Anda di halaman 1dari 2

IMPLEMENTACIÓN DE LAS NIIF EN COLOMBIA Y ¿LOS CONTADORES SON

DOBLEMENTE ÉTICOS?
Por: Valeria Ortiz Contreras
Es innegable el gran beneficio que ha traído la ejecución de las Normas Internacionales de
Información Financiera en el país, teniendo en cuenta la enorme facilidad que aportan estas
últimas, al momento de generar Estados Financieros con información clara y contundente para
la toma de decisiones sobre el futuro de la empresa. Sin embargo, a pesar de que ya son cinco
años desde la adopción oficial de las NIIF de manera obligatoria, actualmente, profesionales
contables no las están implementando a la hora de ejercer su labor, esto se debe a que aún
siguen aplicando la Contabilidad Colombiana que se implementaba anteriormente.
Para empezar, desde el comienzo de la implementación de las normas contables en Colombia,
se ha llevado a cabo una relación de lo tributario con la contabilidad y así fue por muchos años,
pero en el estándar internacional, la contabilidad es totalmente independiente del ámbito
tributario (impuestos). Por lo tanto, empresas multinacionales erradicadas en el país,
conocedoras de la norma internacional, exigían a sus contadores la implementación de las
NIIF en la generación de los Estados Financieros, aunque no estuviera vigente la norma,
legalmente, a nivel nacional. No obstante, se ha venido presentando que muchas entidades
económicas, han seguido siendo participe del método que anteriormente era aplicada, sin tener
en cuenta la gran diferencia que existe con respecto al estándar internacional.
Pero si bien, de acuerdo con las instrucciones impartidas por el Consejo Técnico de la
Contaduría, las Normas Internacionales de Información Financiera en Colombia, están
clasificadas en tres grupos determinantes, en el Grupo 1, se aplica la NIIF Plena que es de
carácter publico para empresas grandes y extranjeras, en cambio, para el Grupo 2, es aplicable
la NIIF para Pymes, es decir, para pequeñas y medianas empresas, el concepto empleado es
el mismo siendo que en este caso los requisitos son menos rigurosos. En el Grupo 3, no se
aplica el estándar internacional, ya que se implementa lo que conocemos Contabilidad
Simplificada, en este caso, para microempresas y personas naturales que ejercen la actividad
comercial.
En mi opinión, la aplicación del estándar internacional, en el país, es ciertamente complejo, ya
que, si tenemos en cuenta la realidad, los requerimientos que implica el ejercicio de las NIIF
es difícil a la hora de materializarlo y una de las razones es la constante actualización que
deben tener los contadores en materia de norma internacional, porque tienen que manejar
cualquier reforma que se haya generado o simplemente la creación de nuevas leyes. Por otra
parte, los contadores que venían manejando la norma colombiana en aquel contexto, al ser
exigible en el país la aplicación del estándar internacional, ocasiono que se vieran en la
obligación de volver a estudiar la Contabilidad basándose en las NIIF, debido a que esta última
es diferente en materia conceptual, dejando completamente atrás el concepto que se tenia de
contabilidad, porque anteriormente primaba las obligaciones que tienen las entidades
económicas con el Estado sobre el ámbito contable como tal. La norma internacional
reorganizó la contabilidad haciéndola totalmente independiente del tema fiscal. En donde se
exige un mayor análisis de la información económica y financiera a la hora de la generación
de los Estados Financieros de la empresa.
Y así sucesivamente, en el país existe cierta discordia con respecto a un tema no muy ajeno
al anterior, que tiene que ver con el código de ética que rige a la Contaduría Publica en
Colombia. Actualmente, existen dos códigos, el constituido por la Ley 43 de 1990 y el Código
de Ética de IFAC, que son instrumentos que facilitan el cumplimiento y la puesta en practica
del mandato otorgado para el desarrollo de la profesión contable, en donde se hace prioritario
la satisfacción de la sociedad asumiendo la responsabilidad de lo que se refleja en la
información financiera, traducido a la hora de dar Fe Pública sin ningún interés en particular.
Desde mi punto de vista, los contadores no son doblemente éticos por el hecho de que se
implementen dos códigos de ética en el país, al contrario, hay que tener en cuenta que el
código de ética de IFAC recopila lo estipulado en la Ley 43, agregándole ciertos aspectos en
específico, en síntesis, si cumplimos con el código de ética de IFAC ya estamos cumpliendo
con el de la Ley 43. Además, todo reside en los principios determinados que de alguna forma
establecen lo mismo para el profesional contable.
En conclusión, teniendo en cuenta todo lo mencionado anteriormente, la no aplicación de las
Normas Internacionales de Información Financiera de manera correcta trae consigo
discrepancia al momento de analizar la información económica y financiera, debido a que los
parámetros utilizados no son los pertinentes a nivel internacional, y es obvio que se pone en
desventaja a la entidad económica con respecto a la competencia, porque como ya sabemos
la evaluación de la información nos lleva a la toma de decisiones. Si embargo, no hay que
olvidar que tanto los estándares internacionales como los códigos de ética, son relevantes para
el desarrollo de la Contaduría Pública en el país.