Anda di halaman 1dari 4

Estructura y funciones del aparato respiratorio

Introducción

Normalmente con el término respiración se define el intercambio de gases entre el medio ambiente
externo y el medio interno. Sin embargo, bajo esta definición tan simple se incluye no solamente el
movimiento de aire entre el interior y exterior de los pulmones, sino también el paso de los mismos
del interior pulmonar a la sangre; el transporte mediante la vía sanguínea hasta las células y su
posterior difusión a través de las membranas celulares. Todos estos pasos permiten a las células el
consumo de O2 y la liberación de CO2. Desde un punto de vista más limitado, como es el celular, la
respiración (o respiración celular) se refiere al metabolismo oxidativo (oxidación de nutrientes) para
la generación de energía metabólica; y en este proceso es dónde se consume el oxígeno y se forma
anhídrido carbónico.

El aire se introduce en el sistema respiratorio a través de la nariz o la boca, pasando por la tráquea.
Esta se ramifica en los pulmones a través de unos pequeños conductos denominados bronquiolos,
y penetra en los alvéolos, donde el estrecho contacto entre la sangre y los gases da lugar a que estos
se intercambien con facilidad. Por otro lado, el dióxido de carbono que transporta la sangre, que se
produce por el desecho de las células, llega a los pulmones y es expulsado.

Este proceso se produce como resultado de la contracción muscular. Al respirar hacia dentro
(inspiración) dos conjuntos de músculos se contraen: el diafragma, que separa el pecho del
abdomen, y los músculos intercostales, que se encuentran situados en las costillas.

El volumen del pecho aumenta con la contracción de estos músculos, con lo que los pulmones se
expanden y entra el aire. Tras la contracción de los músculos estos se relajan pasivamente y los
pulmones se deshinchan, lo que hace salir el aire (espiración).

Para poder realizar todas las funciones descritas se requiere la participación de otros aparatos
además del respiratorio. Así el aparato cardiovascular o la sangre son piezas tan importantes e
imprescindibles como el propio aparato respiratorio.

Funciones no respiratorias del aparato respiratorio

Además del intercambio gaseoso, el aparato respiratorio desarrollas otras funciones. Así:

 Las vías aéreas ejercen una gran acción de defensa del organismo, impidiendo la entrada de
agentes patógenos en el cuerpo.

 Participa en mecanismos homeostáticos como el control de la temperatura, control de


líquidos corporales, control ácido-básico, etc.

 El lecho capilar pulmonar es un importante reservorio de sangre.

Estructura del aparato respiratorio

El aparato respiratorio se divide en dos partes desde el punto de vista funcional

 a) Sistema de conducción o vías aéreas.

 b) Sistema de intercambio o superficie alveolar.


Vías respiratorias o sistema respiratorio conductor

 Vías aéreas altas: fosas nasales y faringe.

 Vías aéreas bajas: laringe, tráquea y bronquios.

La faringe es un conducto complejo que conecta la cavidad nasal y la cavidad


oral con el esófago y con la laringe. Es una zona de paso mixta para el alimento
y el aire respirado.

La laringe tiene una región denominada la glotis, formada por dos pares de
pliegues o cuerdas vocales, siendo los pliegues superiores las cuerdas vocales
falsas y los pliegues inferiores las cuerdas vocales verdadera. Las cuerdas
vocales verdaderas son las responsables de la emisión de los sonidos propios
del habla al vibrar cuando entre ellas pasa el aire espirado.

La tráquea es un conducto de unos 12 cm de longitud y 2,5-3,5 cm de


diámetro, que conecta la laringe con los bronquios. Su mucosa tiene células
pseudoestratificadas y ciliadas, que actúan de línea defensiva frente a la
entrada de partículas. Contiene unos 16-20 anillos de cartílago hialino en
forma de C o de U localizados uno encima de otro. La porción abierta de los
anillos se orienta hacia atrás, donde está el esófago, permitiendo su distensión
durante la deglución de los alimentos. La tráquea se divide en dos conductos
o bronquios primarios, uno dirigido hacia el pulmón izquierdo y otro dirigido
hacia el derecho. Dentro de cada pulmón, los bronquios primarios van
subdividiéndose en bronquios secundarios, terciarios y así sucesivamente
hasta llegar a las vías aéreas de conducción de menor calibre o bronquiolos
terminales.

Pulmones

Los pulmones son dos masas esponjosas situadas en la caja torácica, formados
por los bronquios, bronquiolos y alvéolos, además de los vasos sanguíneos para
el intercambio. El pulmón derecho es mayor que el izquierdo y presenta tres
lóbulos. El izquierdo es más pequeño debido al espacio ocupado por el corazón
y sólo tiene dos lóbulos.

El número total de alvéolos en los pulmones oscila entre 300-600 millones; al


final de la espiración, su diámetro medio es de unas 100 μ, lo cual hace que la superficie o área total
conjunta para el intercambio gaseoso sea de 100 m2, área de tamaño suficientemente grande como
para garantizar los intercambios con toda eficacia.
Los alvéolos son estructuras en forma esférica, llenas de aire, y de pared muy fina donde se realiza
el intercambio de gases.

El epitelio alveolar es muy plano y está rodeado de capilares. Formado por células epiteliales
denominadas neumocitos o células alveolares. Por fuera de estas células hay fibroblastos que
sintetizan fibras elásticas y conectivas que le proporcionan soporte al alvéolo y son responsables del
comportamiento elástico de este órgano.

Pleura

Es una membrana serosa que tapiza los pulmones doblada sobre sí misma. Dispone de dos hojas, la
externa o parietal, adherida a la cara interna de la pared costal; y la interna o visceral, que se
encuentra adherida firmemente a los pulmones. Entre ellas prácticamente no hay separación, tan
sólo un poco de líquido que las mantiene aún más adheridas entre sí.

El espacio pleural (también denominado intra o interpleural) separa ambas pleuras unas 5-10 μ y
está relleno de unos 20 ml de líquido pleural, obtenidos por ultrafiltración del plasma, que se están
renovando continuamente. Este espacio intrapleural es virtual, pero cuando entre las hojas aparece
aire o líquido, se separan y puede apreciarse la existencia individualizada de cada hoja. La pleura
tiene dos funciones: a) mantener en contacto el pulmón con la pared torácica, de forma que sus
movimientos vayan al unísono, y actuar como lubricante permitiendo que las hojas resbalen entre
sí y no haya mucha fricción en un órgano en continuo movimiento. La presencia de esa pequeña
cantidad de líquido favorece de forma extraordinaria la adherencia. La presión en la cavidad pleural
es negativa, y puede mantenerse gracias a los capilares linfáticos que drenan el líquido y generan
con su aspiración una presión negativa. La entrada de aire a la cavidad pleural elimina la presión
negativa, provocando el colapso del pulmón y limitando de forma importante la respiración.

Funciones del sistema de conducción

En las cavidades nasales la presencia de los cornetes da lugar a un incremento de superficie


recubierta por un epitelio columnar ciliado y con gran cantidad de células mucosas. Además también
hay pelos o vibrisas y una densa red de capilares a nivel de la submucosa. Estas características
estructurales, permite que el aire al penetrar en las fosas nasales, desarrolle, por lo tortuoso de su
recorrido, un flujo turbulento que golpea contra las paredes, permitiendo así las funciones
siguientes:

 Filtrado del aire inspirado, eliminando las partículas en suspensión que tengan un diámetro
superior a las 4-6 micras.

 Calentamiento del aire, por contacto con el flujo sanguíneo, pudiendo elevarse la
temperatura del aire de 2 a 3ºC.

 Humidificación del aire, el recorrido por las vías aéreas altas produce una saturación de
vapor de agua (100%).

 Protección, ya que la presencia de terminaciones nerviosas sensoriales del nervio trigémino


detectan la presencia de irritantes y produce el reflejo del estornudo.
La faringe es un conducto que conecta la cavidad nasal con la laringe, y también la cavidad oral con
el esófago y la cavidad nasal con el oído medio. La faringe es una encrucijada de paso tanto para el
aparato respiratorio como para el digestivo, durante la deglución el alimento procedente de la
cavidad bucal es desviado de la laringe por una lengüeta cartilaginosa, la epiglotis. La laringe es una
estructura cartilaginosa tapizada también por una mucosa ciliada que ayuda a limpiar, humidificar
y calentar el aire. Por su estructura y posición protege de la entrada de sólidos o líquidos al aparato
respiratorio y en ella se realiza la fonación o formación de sonidos.

La pared bronquiolar está formada por un epitelio cúbico simple sin cilios en los bronquiolos
terminales, fibras musculares lisas y fibras elásticas. Las fibras musculares lisas están inervadas por
el parasimpático (vago) que produce broncoconstricción. Existen terminaciones sensoriales que son
estimuladas por la presencia de irritantes o por estiramiento de las paredes bronquiolares. En el
epitelio hay células mucosas que, junto con las glándulas submucosas, producen un fluído mucoso
que ayuda en el proceso de la humidificación y limpieza del aire inspirado.

El epitelio alveolar está formado por células de dos tipos:

1. Células alveolares o neumocitos Tipo I.

2. Células alveolares o neumocitos Tipo II.

Las células alveolares Tipo I son las más abundantes (95%) y son células epiteliales planas o
escamosas; las de Tipo II son células cúbicas más grandes, con microvellosidades en su superficie
apical, su metabolismo es mucho más activo, sintetizan surfactante que acumulan en cuerpos
lamelares y secretan a la capa líquida que baña los alvéolos. El surfactante es una
sustancia tensoactiva, que reduce la tensión superficial entre aire respirado y sangre, disminuye el
trabajo respiratorio y proporciona estabilidad a los alvéolos impidiendo su colapso. También se
encuentran macrófagos alveolares que recorren la superficie alveolar y fagocitan las partículas
extrañas que alcanzan el epitelio alveolar, constituyendo la última barrera defensiva.