Anda di halaman 1dari 9

Sistematización de la información

Se elaboró el formato del cuestionario para aplicarlo a una población de 10 personas pertenecientes a
un foro de Cuidadores de enfermos de Alzheimer dentro de una red social (Facebook). Aquí se muestra
el formato a aplicar:
Una vez elaborado el formato del cuestionario, se contactaron a las personas para que respondieran
éste, y una vez terminados los cuestionarios, procedí a sistematizar la información cuyos resultados e
interpretaciones son los siguientes:

Gráficos y sistematización de datos obtenidos:

“¿Es la nutrición un factor que impacta en la progresión de la enfermedad de Alzheimer?”

Información de Contacto

Marca temporal Dirección de correo electrónico Nombre: Edad Ocupación Tiempo cursando la enfermedad
22/5/2019 4:42:29 m4ndr4gor476@gmail.com Guadalupe 42 años Hogar 3 años
22/5/2019 4:48:40 ximenagpe2g@gmail.com Ximena 25 años Estudiante 2 años
22/5/2019 4:51:45 monik_gard@hotmail.com Mónica 42 años hogar 2 años
22/5/2019 4:58:06 buhomgr@gmail.com Miguel 48 años empleado 2 años

22/5/2019 7:23:01 womancrowe@hotmail.com María 20 y mas comerciante 1 año


22/5/2019 12:30:16 chedesmer@yahoo.com.mx Mercedes 39 años Profesionista 3 años

22/5/2019 13:15:04 julivenus97@hotmail.com Karen Julissa 41 años Recepcionista 2 años


23/5/2019 4:52:24 lorenza.garac@yahoo.com Lorenza 43 años Hogar 3 años

23/5/2019 5:19:22 luis_garycolin@outlook.com Luis 32 años Empleado 5 años


23/5/2019 18:33:45 frima2003@hotmail.com Frida 27 años Cuidador 2 años
Relación entre el número de pacientes vs el transcurso de la enfermedad.

Tiempo cursando Correo


la enfermedad electrónico

1 año 1

2 años 5

3 años 3

5 años 1

Suma total 10

Cuestionario:

Un 20% reporta una disminución


considerable del apetito, un60%
reporta una disminución menor
del apetito, el 20% restante no
reportan cambios .La hiporexia
(pérdida del apetito) está ligada
a la enfermedad debido
principalmente a una disfunción
motora lingual, a la falla del
control motor del bolo
alimenticio o a una masticación
ausente, resultando en disfagia,
una manifestación común en
este padecimiento.
En el 30% de la población se ha
observado una pérdida de más de 3
kg de peso, 50 % reporta una
pérdida entre 1 y 3 kg, y el 20% no
reporta pérdida de peso; los
porcentajes más altos tienen que ver
con la disminución del apetito por
causas orgánicas en personas con
mayor tiempo de evolución de
Alzheimer, esto debido a la disfagia
antes mencionada, dando como
consecuencia la pérdida de peso.

Un 60% sólo son autónomos en el


interior de los domicilios, el30%, de la
cama al sillón mientras que el 10% sale
de su domicilio. La sarcopenia, la
desnutrición y en estos casos el
deterioro cognitivo, están
relacionados, ya que afectan el estado
funcional y la movilidad de las
personas. Los pacientes que presentan
sarcopenia coinciden con el
porcentaje de los que presentan
mayor tiempo de progresión de la
enfermedad y desnutrición.
El 40% de los pacientes
presentan un grado leve de
deterioro cognitivo, el 40%
presentan uno moderado, otro
20% grave. Sus cuidadores
refieren tenerlos en control con
los medicamentos, aunado a sus
hábitos alimenticios y actividades
de estimulación física de
acuerdo a su condición física y
mental.

Una de las formas para estimar la


situación del peso corporal y la nutrición
de una persona es a través del índice de
masa corporal (IMC), entre menor sea el
IMC, prevalece la desnutrición y hay
mayor probabilidad que exista un
deterioro cognitivo.

Aquí podemos observar que un elevado


porcentaje de la población (50%)
presenta un IMC menor a 19, le sigue el
30% con un IMC 19<21, son aquellos
pacientes con un deterioro cognitivo
moderado y representada por el 10%
tiene un IMC de 21<23 y por último, un
paciente con un IMC>23, estos últimos
con un deterioro leve.

La mayoría de los pacientes tienen un


IMC menor de 19, son los pacientes que
presentan mayor tiempo de evolución de
la enfermedad y el deterioro más
avanzado, esto lo observé al comparar al
paciente, el grado de progresión de la
enfermedad y sus hábitos alimenticios.
Un 60% tiene una alimentación completa 2
veces al día, 10% de los pacientes recibe 3
comidas al día que es lo más recomendable
y un 30% sólo toma 2 comidas completas al
día. Casualmente, quienes reciben menor
alimento al día son aquellos que tienen cierto
grado de autonomía, eso derivado del leve a
moderado deterioro cognitivo que presentan,
mientras que, aquel cuya dependencia es
total, recibe poca cantidad de alimento pero
más veces al día. El cuidador está más al
pendiente de la alimentación de un paciente
dependiente total.

A grosso modo se puede decir que no todos los pacientes reciben una alimentación equilibrada y que
esté planeada de acuerdo a sus necesidades nutricionales. Sólo el 40% de la población ofrecen a sus
pacientes alimentos balanceados y considerados como “neuroprotectores”, ya que para algunos
participantes son poco costeables estos productos, otros por ignorar los beneficios que éstos ofrecen al
contribuir en la lenta progresión de la enfermedad y otros porque no se les ofrece. Si sumamos estos
factores con las pocas veces que reciben alimento “bueno” al día, se reafirma la desnutrición y por
ende, se marca el deterioro cognitivo.
La ingesta de agua y el funcionamiento
cerebral están directamente relacionados.
La falta de suministro de agua hacia
nuestro cerebro puede provocar varios
síntomas como falta de atención,
problemas de memoria, fatiga, vista
nublosa, dolor de cabeza, trastornos del
sueño, ira, depresión y más.

En este gráfico observamos que el 50%


de la población ingiere agua en
suficiencia a comparación del 40%, 4 de
los 10 sujetos de estudio se hidratan de
manera deficiente pero uno de ellos que
representa el 10% tiene una hidratación
preocupante.

El 60% de la población puede


alimentarse solos sin problema, esto
explicaría el IMC menor a 19 que se
traduce en desnutrición debida a
problemas fisiológicos, etc.

Aquellos pacientes que se alimentan


solos pero con dificultad (20%) y los 2
pacientes que requieren una
alimentación asistida (20%) presentan
un IMC por encima de 19. Indicando
que están bajo observancia constante
sobre lo que comen.
La circunferencia de la pantorrilla es
un marcador de desnutrición en el
anciano de fácil determinación y alta
sensibilidad, independiente del sexo y
la edad. Y en la enfermedad del
Alzheimer es casi inherente éste
fenómeno. Y eso se demuestra en
este gráfico donde el 90% de la
población presentan alteraciones
antropométricas.