Anda di halaman 1dari 3

¿Dónde está Dios?

Isangel Alcántara Falcon

Nov 20, 2018

Joven, Liderazgo, Matrimonio,

Reflexiones, Temática

744

Mateo 25:37 … Entonces los justos le responderán diciendo: Señor,

¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber?

38 ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos?

39 ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?

40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis
hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

Dios está muy cerca de nosotros, el problema está, en que la ignorancia y la dureza de nuestro corazón
han cerrado nuestros ojos para no verlo.

Muchas personas se preguntan día a día, ¿Dónde está Dios?, porque los crimenes y la maldad en el
mundo de hoy ha excedido los limites naturales y el hombre ha agotado todos sus recursos humanos
para combatir la maldad y es como si al intentar hacerlo, le estuviera echando un cerillo a la gasolina. El
hombre está involucrado en sus afanes diarios y se ha rendido a los placeres de este mundo porque ha
creído que la solución a esta problemática descansa en el gobierno, en la nación, en el estado, o
cualquier entidad natural. Al hombre estar tan acostumbrado a vivir en lo natural, hoy en día no le
queda más remedio que negar la existencia de Dios, porque creen que Dios puede arreglarlo todo
cuando el hombre no quiere ni siquiera arrepentirse y dejar que Dios gobierne su vida. Por los tantos
sucesos que pasan alrededor del mundo, es notable decir que Dios no es quien los gobierna, sino
satanás, por eso la maldad sigue creciendo a medida que el hombre continúa apartándose más y más de
los caminos del señor.

Dios también está en aquellas personas que padecen necesidad física y espiritual Mateo 25:40 .

Aun en un mundo lleno de maldad, Dios está muy cerca de nosotros, el problema radica en que no
conocemos la palabra de Dios para saber en cuantos ámbitos Dios se presenta a nuestra vida. Dios se
puede presentar de muchas maneras, entre las que se pueden citar: Dios se puede presentar a través de
un predicador en las calles, Dios se puede presentar a través de un mendigo, a través de un enfermo, a
través de un anciano discapacitado, Dios se puede presentar a través de una obra de bondad y
generosidad, Dios se presenta en el amor familiar cuando hay unidad, Dios se presenta a través del
perdón y la reconciliación, Dios se presenta a través de un milagro, ya sea una sanidad sobrenatural o un
milagro financiero, Dios se presenta en las oportunidades imposibles en nuestras vidas, Dios se presenta
a través de un sentimiento de paz, a través de lágrimas de alegría, gozo, entre muchas cosas más.
Lamentablemente es imposible distinguir algo que aún no conocemos, por eso muchas personas dicen
que Dios no existe, porque no lo conocen y no saben cuan cerca está de nosotros.

Dios no solamente está en el amor, en la unidad, en la generosidad, en la compasión, en la alegría,


también está en la voz tu conciencia.

En cada corazón donde hay bondad, amor, generosidad, humildad, mansedumbre, gozo, entre otras
cosas más, ahí está Dios, porque el hombre en su esencia no puede producir estos atributos por la
naturaleza caída en la que se encuentra. Dios es esa voz interna que te dice que hagas las cosas bien
aunque nadie te este mirando, que seas honesto (a), esa voz que te dice: todavía hay esperanza sigue
intentando, esa voz que te dice: no debes mentir para salir de los problemas solo debes organizarte
mejor. Esa voz que te dice: no le mientas a tus padres, se obediente y sumiso, no te aíres, no pelees. Esa
voz que te dice: aunque te fallaron dale otra oportunidad. Esa voz que te dice: debes perdonar sin
importar el dolor que te haya causado. Hemos estado luchando con Dios desde hace mucho tiempo
porque no sabíamos que era él quien nos hablaba a través de nuestra conciencia Romanos 9:1 .

Estos hombres justos le preguntaron a Dios, ¿Dónde te vimos señor? Y el señor le respondió: yo era
aquel hombre que estaba hambriento, forastero, sediento, desnudo, incapacitado, enfermo,
encarcelado, y podríamos agregar, yo era aquel hombre que no tenía dinero, aquel hombre que te debía
un dinero que no podía pagarte, yo era aquella mujer que te pedía limosna todos los días, yo era aquel
anciano que necesitaba compañía, yo era aquel joven que estaba atado a los vicios y esperaba que
compartieras una palabra de aliento conmigo, yo era aquella mujer que tenía problemas en el
matrimonio y tú nunca me invitaste a la iglesia, yo era aquel predicador que te invitaba a la iglesia todos
los fines de semana, yo use a aquel gerente para que te diera esa oportunidad de trabajo que tanto
anhelabas, entre muchas cosas más.

Concluyo diciendo: realmente muchos de nosotros debemos arrepentirnos por haberle dado la espalda
a Dios. Cuantos de nosotros pasamos por estos distintos escenarios y sin darnos cuenta fuimos
probamos para ver si realmente estábamos viviendo lo que estábamos profesando. Sin darnos cuenta
fuimos probados en el área más importante y la que define si realmente somos hijos de Dios, el amor.
Sin amor es imposible manifestar a Dios ni mucho menos ver a Dios. Y Dios es el amor que habita en
cada corazón. Un corazón sin amor es un corazón que no es sensible a las necesidades de los demás. Y
Dios nos dice en Mateo 25:40 , si lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo
hicisteis. Si queremos amar a Dios empecemos con aquel que Dios puso a nuestro lado. Dios no está
lejos, Dios es más cerca de lo que imaginamos.

Un corazón sin amor es un corazón incapaz de ver a Dios.

Oración: Señor te alabo porque solo tú eres digno de suprema alabanza. Vengo delante de ti con un
corazón arrepentido, te pido que me perdones por todas las veces que te vi en todas las áreas de mi
vida y por ignorancia te di la espalda. Hoy he recibo luz en esas áreas oscuras que me impedían verte y
tratarte como tal. Perdona todas las veces que hice callar la voz de mi conciencia porque lo malo que
hay en mi quería prosperar. Hazme un hombre nuevo, límpiame, lléname de tu amor para sensibilizarme
a las necesidades de los demás. Todo esto te lo pido en el nombre de Jesús, amen.