Anda di halaman 1dari 6

Centro de Documentación Judicial

Id Cendoj: 28079370282009100183
Órgano: Audiencia Provincial
Sede: Madrid
Sección: 28
Nº de Recurso: 362/2008
Nº de Resolución: 188/2009
Procedimiento: Recurso de apelación
Ponente: ENRIQUE GARCIA GARCIA
Tipo de Resolución: Sentencia

AUD.PROVINCIAL SECCION N. 28

MADRID

SENTENCIA: 00188/2009

AUDIENCIA PROVINCIAL DE MADRID

Sección 28ª

Rollo de apelación nº 362/2008

Materia: Sociedades. Impugnación de acuerdos sociales.

Órgano judicial de origen: Juzgado de lo Mercantil nº 6 de Madrid

Autos de origen: juicio ordinario nº 411/2006

SENTENCIA NUM. 188/2009

En Madrid, a 10 de julio de 2009.

La Sección Vigésima Octava de la Audiencia Provincial de Madrid, especializada en materia


mercantil, integrada por los ilustrísimos señores magistrados D. Rafael Sarazá Jimena, D. Enrique García
García y D. Alberto Arribas Hernández, ha visto en grado de apelación, bajo el nº de rollo 362/2008, los
autos del procedimiento nº 411/2006, provenientes del Juzgado de lo Mercantil nº 6 de Madrid, el cual fue
promovido por D. Jose Francisco contra ESTRENOS 21 SL, siendo objeto del mismo acciones de
impugnación de acuerdos sociales.

Han actuado en representación y defensa de las partes, el Procurador D. Juan Antonio García San
Miguel y Orueta y el Letrado D. Luis Paricio Serrano por D. Jose Francisco y el Procurador D. Miguel Torres
Álvarez y el Letrado D. Ignacio Ruiz Damas por ESTRENOS 21 SL.

ANTECEDENTESDEHECHO

PRIMERO.- Las actuaciones procesales se iniciaron mediante demanda presentada con fecha 28 de
julio de 2006 por la representación de D. Jose Francisco contra ESTRENOS 21 SL, en la que, tras exponer
los hechos que estimaba de interés y alegar los fundamentos jurídicos que consideraba que apoyaban su
pretensión, suplicaba que:

"(.) se dicte sentencia por la que se declare:

1.- La nulidad del acuerdo de aprobación de las cuentas anuales y aplicación de los resultados
obtenidos en el ejercicio social correspondiente al año 2005 adoptado en la junta de socios de Estrenos 21
SL, celebrada el día 29 de junio de 2006 por violación del derecho de información de mi representado y
cancelación de su inscripción y de todos los posteriores de los que traigan causa en el Registro Mercantil de

1
Centro de Documentación Judicial

Madrid.

2.- Subsidiaria y alternativamente, para el caso en que no estima la solicitud anterior, la nulidad del
acuerdo de aprobación de las cuentas anuales y aplicación de los resultados obtenidos en el ejercicio social
correspondiente al año 2005 adoptado en la junta de socios de Estrenos 21 SL, celebrada el día 29 de junio
de 2006 por contravención del artículo 172.2 TRLSA al no reflejar las cuentas anuales la imagen fiel de la
sociedad con cancelación de su inscripción y de todos los posteriores de los que traigan causa en el
Registro Mercantil de Madrid.

3.- Subsidiaria y alternativamente, para el caso en que no estime la solicitud anterior se anule el
referido acuerdo de aprobación de las cuentas anuales correspondiente al mencionado ejercicio social por
que las cuentas anuales lesionan el interés social en beneficio del interés del socio D. Braulio con
cancelación de su inscripción y de todos los posteriores de los que traigan causa en el registro Mercantil de
Madrid.

4.- Se condene a la sociedad demandada a estar y pasar por dicha declaración y el pago de las
costas causadas en este proceso."

SEGUNDO.- Tras seguirse el juicio por sus trámites correspondientes por el Juzgado de lo Mercantil
nº 6 de Madrid se dictó sentencia, con fecha 13 de marzo de 2008 , cuyo fallo era el siguiente:

"Que debo desestimar y desestimo la demanda interpuesta por el procurador Sr. García San Miguel
en nombre y representación de Jose Francisco , contra ESTRENOS 21, S.L., representada por el
procurador Sr. Torres Álvarez y, en consecuencia, DEBO ABSOLVER Y ABSUELVO a la demandada de los
pedimentos contenidos en la demanda, todo ello con expresa imposición de costas a la parte actora."

TERCERO.- Publicada y notificada dicha resolución a las partes litigantes, por la representación de D.
Jose Francisco se interpuso recurso de apelación que, admitido por el mencionado juzgado y tramitado en
legal forma, con oposición al mismo por ESTRENOS 21 SL, ha dado lugar a la formación del presente rollo
en esta sección de la Audiencia Provincial de Madrid, ante la que se ha seguido con arreglo a los trámites
de los de su clase.

La deliberación del asunto se celebró ante este tribunal con fecha 9 de julio de 2009.

Ha actuado como ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D. Enrique García García, que expresa el parecer
del tribunal.

CUARTO.- En la tramitación del presente recurso se han observado las prescripciones legales.

FUNDAMENTOSDEDERECHO

PRIMERO.- El apelante, D. Jose Francisco , insiste en esta segunda instancia en la impugnación del
acuerdo adoptado con el ordinal primero en la junta general de la sociedad ESTRENOS 21 SL celebrada el
29 de junio de 2006, relativo a las cuentas anuales y aplicación de resultados del ejercicio 2005, por los
siguientes motivos: 1º) por infracción del derecho de información del socio demandante tanto con carácter
previo a la junta como durante la celebración de la misma; 2º) por no reflejar las cuentas la imagen fiel de la
situación social; y 3º) porque el acuerdo aprobatorio de las cuentas lesionaría el interés social en beneficio
de determinado socio.

En la primera instancia no ha sido estimado ninguno de esos motivos, en los que vuelve a incidir el
apelante, que reprocha a la resolución recurrida la comisión de errores tanto en la valoración de las pruebas
como en la aplicación de las normas vigentes.

Por su parte la entidad apelada ha esgrimido, junto con sus motivos de fondo para oponerse al
recurso, un óbice de índole procesal al considerar que el recurso debió ser inadmitido de plano por no
haberse preparado en el plazo de cinco días desde la notificación de la sentencia sino más de veinte días
naturales después al lograr la prolongación artificial de dicho lapso temporal mediante una solicitud de
aclaración que estima que se articuló como un fraude procesal.

SEGUNDO.- Los reparos que la parte demandada-apelada pretende oponer a la admisión del recurso
de apelación no pueden ser tomados en cuenta, ya que la previsión del nº 8 del artículo 267 de la LOPJ es
terminante, de manera que los plazos para recurrir se interrumpen desde que se solicita la aclaración,

2
Centro de Documentación Judicial

rectificación, subsanación o complemento de una resolución judicial y, en todo caso, comenzarán a


computarse desde el día siguiente a la notificación del auto que reconociera o negase la omisión de
pronunciamiento y acordase o denegara remediarla. De manera que no podemos considerar extemporánea
la preparación del recurso si se hizo dentro del plazo que para apelar establece el artículo 457 de la LEC ,
pero computado desde la notificación de la resolución aclaratoria del juzgado, puesto que ésta se integra
con la sentencia de la que también viene a formar parte (artículo 267 nº 7 de la LOPJ ). Retrotraer tal
referencia a la de la inicial notificación de la sentencia, para así considerar fuera de plazo el recurso, como
propone la parte apelada, supondría desentenderse de una previsión legal que no admite modulación
alguna, si la solicitud de aclaración, que además en este caso fue atendida en sentido positivo por la
juzgadora, fue planteada en tiempo y forma por la parte interesada en el ejercicio de su derecho.

TERCERO.- La jurisprudencia ha reconocido la trascendencia del derecho de información como


instrumental del derecho de voto (sentencias del TS de 22 de mayo de 2002, 12 de noviembre de 2003 y 29
de julio de 2004 ). También ha señalado la existencia de límites al mismo, pues debe ceñirse a los extremos
concretos sometidos a la junta y ejercitarse conforme a las exigencias de la buena fe (sentencia del TS 4
octubre de 2005 ), por lo que deberán evitarse situaciones en las que se impida u obstaculice el
funcionamiento normal de la sociedad y rechazarse los modos de ejercicio que resulten abusivos
(sentencias del TS de 31 de julio de 2002, 8 de mayo de 2003 y 10 de noviembre de 2004 ).

La interpretación restrictiva que mereció en la pretérita jurisprudencia, ha sido superada con un


criterio de mayor amplitud que ya no constriñe el derecho de información al mero examen de los
documentos que van a ser sometidos a la aprobación de la junta, lo que en la práctica podría convertirlo en
algunos casos en ilusorio e inoperante. Por eso el Tribunal Supremo (sentencias de 15 de diciembre de
1998 y 26 de septiembre de 2005 ) parte de un amplio criterio de conexión de la información solicitada con
el orden del día, al subrayar que la ley permite recabar la que se estime, por los propios accionistas, como
pertinente.

La jurisprudencia ha rechazado que deba apreciarse la existencia de abuso cuando no concurra


causa para denegar la información ni de la misma se derive perjuicio efectivo a los intereses sociales
(sentencias del TS de 23 de enero de 1993 y 29 de noviembre 1994 ).

Por otro lado, deberá tenerse muy presente cuáles sean las especiales previsiones legales que rigen
en materia de derecho de información según el tipo concreto de entidad de que se trate y, en este concreto
caso, las aplicables de modo específico al régimen de las sociedades de responsabilidad limitada.

CUARTO.- El demandante recibió de la entidad demandada, en su respuesta a su petición y con


suficiente antelación, los documentos a que se refiere el nº 1 del artículo 86 de la LSRL , que en relación
con los asuntos para los que se convocó la junta para el 29 de junio de 2009 eran la copia del balance, de la
cuenta de pérdidas y ganancias, de la memoria, del informe de auditoría y del relativo a la propuesta de
aumento de capital.

Pese a ello, y a partir de aquí empezamos a discrepar abiertamente de las conclusiones de la


resolución apelada, el actor padeció, con carácter previo a la junta, la infracción del derecho que el artículo
86.2 de la LSRL reconoce al socio que supere el 5% en su participación en la sociedad para examinar en el
domicilio social, por sí o en unión de experto contable, los documentos que sirvan de soporte y de
antecedente a las cuentas anuales.

El demandante, que es partícipe en un 6,11 % en la entidad demandada, anunció por escrito, hasta
en dos ocasiones, que iba a hacer uso de ese derecho y se personó, a tal fin, en la sede social de
ESTRENOS 21 SL, el día 21 de junio de 2006, acompañado de un experto contable que le asesorase y de
un notario que pudiera dar fe de lo que aconteciese. Pues bien, al llegar allí el Sr. Braulio , presidente del
consejo de ESTRENOS 21 SL, manifestó que no le era posible permitir el acceso del actor a los soportes
solicitados, sin explicitar entonces el porqué, y remitiéndose a la información que ya le había proporcionado,
que no era otra que la que prevé el nº 1 del artículo 86 de la LSRL . Sin embargo, ello no excluye el derecho
del socio a ejercitar el derecho al examen, no de las cuentas anuales, sino de los propios documentos que
constituían los soportes sobre los que se habría elaborado la contabilidad, tal como se prevé de modo
expreso en la normativa específica de las sociedades de responsabilidad limitada (artículo 86.2 de la LSRL
y sentencia del TS, Sala 1ª, de 21 de marzo de 2006 ).

No puede justificarse ese comportamiento de los responsables de la entidad demandada con la


posterior entrega, dos días después, de una carta en nombre de ESTRENOS 21, SL, con la que se
pretendía responder al requerimiento del socio, puesto que tal misiva, además de no remediar la palmaria
negativa de la fecha precedente, incurrió, a tenor de su contenido, en los siguientes defectos: 1º) se

3
Centro de Documentación Judicial

confundía el derecho de información del nº 1 del artículo 86 con el del nº 2 de dicho precepto legal, sin que
haber atendido el primero supusiese una excusa admisible para desatender el segundo ; 2º) se adujo la
excusa de que el socio no había señalado qué es lo que deseaba conocer, cuando no se esgrimió ese
argumento ante el propio interesado en su comparecencia en el domicilio social, momento adecuado para
haber concretado lo necesario en lugar de despacharle sin atender su petición; además lo que el nº 2 del
artículo 86 de la LSRL permite hacer al socio es acceder al examen directo de los soportes documentales
para contrastar el contenido de las cuentas anuales, sin que la normativa de las sociedades limitadas
imponga restricciones a dicha facultad de comprobación, por lo que el marco de la actuación del socio
vendrá delimitado por las circunstancias de cada caso y por el principio de la buena fe en el ejercicio de los
derechos, que no consideramos que fue rebasado en el presente supuesto; y 3º) no resultaba admisible que
la sociedad se remitiera a lo que pudiera decidir la junta al respecto cuando el derecho del socio debería
haber sido atendido con anterioridad a su celebración.

QUINTO.- También se infringió el derecho de información del socio demandante durante el acto de la
junta. El órgano de administración tiene la obligación, que le impone el artículo 51 de la LSRL , de
responder a las solicitudes de información que en relación con los asuntos del orden del día se planteen por
los socios. Sin embargo tal previsión legal fue desatendida por el presidente del consejo de administración y
de la propia junta Sr. Braulio . Basta acudir al acta notarial de la junta de 29 de junio de 2006 para
comprobar: 1º) que el Sr. Jose Francisco planteó preguntas en relación a dos asuntos: a) las relativas al
reflejo en la contabilidad de 2005 de un crédito contra INTRIPLE INTERNATIONAL SA, pues solicitó
explicaciones sobre su origen y naturaleza; y b) la petición de aclaraciones sobre las remuneraciones
percibidas en 2005 por los administradores sociales, concepto e importes recibidos y explicación sobre el
momento en que se autorizaron. Se trataba de preguntas directamente relacionadas con el primer asunto
del orden del día, cuál era el examen de las cuentas del ejercicio 2005, por lo que resultaba comprensible
pedir mayor información sobre partidas contables muy significativas correspondientes a ese espacio
temporal, como la de elevada cuantía de la entidad INTRIPLE INTERNATIONAL SA (100.429,15 euros) o la
referida a un tema tan delicado, y proclive al abuso si no se controla, como lo son las cantidades que hayan
podido cobrar los administradores de la entidad.

La respuesta proporcionada por el presidente fue que "todas estas preguntas las responderá el
órgano de administración cunado haya estudiado la cuestión", lo que de facto constituyó una negativa a dar
la información requerida el evacuar la contestación en términos evasivos y vacíos de contenido. Porque
resulta difícil de entender que los propios administradores, que obviamente lo han de conocer
perfectamente por ser los beneficiarios de ello, no quisieran explicar ante la junta, con el detalle que fuera
posible en función de las circunstancias de ese acto, qué era lo que habían cobrado de la sociedad que
gestionaban, en qué concepto y en virtud de qué título que les pudiera habilitar para gravar con ello el
patrimonio de la entidad. Como tampoco se puede comprender que no se proporcionase ni una sola
explicación sobre una partida de tan elevada cuantía, y por tanto significativa, como aquélla por la que
preguntó el demandante en relación a una operación que implicaba al principal socio, INTRIPLE
INTERNATIONAL SA, que según consta en la memoria había contraído un relevante endeudamiento con
ESTRENOS 21.

SEXTO.- No se vislumbra que exista base suficiente para justificar el reproche hacia el demandante
de haber incurrido en una actuación abusiva por el hecho de haber interesado tal información, lo que
hubiera podido operar como un límite frente a su solicitud (conforme al artículo 7 del C Civil ). Ya hemos
dicho que sus peticiones gozaban de amparo legal, estaban referidas a lo que era el asunto del orden del
día, no constituían una exigencia desmedida de información y podían haber sido atendidas de un modo
razonable. En consecuencia, ni puede imputársele que constituyera una solicitud abusiva, que sólo
persiguiese obstaculizar, ni se advierte que se tratase de una simple excusa para preconstituir un escenario
para impugnar. La imputación de actuación abusiva debería sustentarse en la apreciación de que la parte
actora hubiese ejercitado su derecho con intención de dañar, o sin verdadero interés en ejercitarlo -ausencia
de interés legítimo- o de modo anormal - contrario a los fines económico-sociales del mismo-, lo que no se
detecta en función de las circunstancias de este caso.

Por otro lado, el argumento de que se denegó la información porque mediaba una situación de
conflicto de intereses en el caso del demandante, por su relación con una entidad competidora, debe ser
analizado con un cierto rigor para evitar que la defensa del interés social pueda constituirse en una simple
excusa para infringir los derechos de la minoría. Así, en relación con el acceso a los soportes contables, la
ley ya establece, en el art. 86.2 de la LSRL, un requisito objetivo, que es el de alcanzar el 5 % de
participación en el capital, lo que el legislador ha considerado que entraña un interés de suficiente
relevancia como para facultar al socio para efectuar una fiscalización mediante la directa comprobación de
los documentos en los que se sustentaba la contabilidad, sin condicionamiento alguno y sin que la sociedad,

4
Centro de Documentación Judicial

salvo en situaciones muy excepcionales, debida y racionalmente justificadas, pudiera oponer resistencia a
ello.

Con respecto a la información interesada en la propia junta, no parece que pueda sostenerse con
seriedad que haber contestado al demandante pudiera entrañar un perjuicio efectivo para los intereses
sociales cuando lo que se demandaba era una explicación sobre las percepciones de los administradores
sociales y sobre el crédito pendiente de cobrar de un socio lo que debería haberse facilitado a cualquier
socio que preguntase al respecto, tuviese o no intereses en otras empresas, pues nada justificaba, de modo
razonable, en aras al principio de buena fe del artículo 7.1 del C. Civil , la negativa informativa en la que se
incurrió.

El ejercicio de la competencia de control sobre el flujo de la información que, según el artículo 51 del
LSRL , incumbe al órgano de administración debe realizarse de modo que se mantenga un equilibrio
adecuado entre el derecho de información que asiste al socio y la protección de los intereses sociales. Por
lo que el juicio al respecto del órgano de administración deberá corresponderse con una decisión razonable
y prudente en aras a la protección de los intereses sociales, sin caer en el mero ejercicio de arbitrariedad
contra el socio con el que no mediare buena relación. Esto es precisamente lo que ha ocurrido en el
presente caso, pues la opacidad informativa de la sociedad demandada ha sido más una consecuencia de
lo segundo que de lo primero, ya que la entidad demandada no ha concretado, de modo suficiente, el
perjuicio efectivo que la sociedad podría sufrir como consecuencia de que se desvelase la información
requerida. No basta con aducir que el socio demandante pudiera tener intereses en alguna otra empresa de
la competencia, sino que habría que haber concretado qué información en concreto era la que se quería
preservar porque podía perjudicar a la sociedad y beneficiar a otra determinada. Como tampoco el hecho de
haber llegado a verse envueltos en tales discrepancias que han derivado en actuaciones penales
relacionadas con la gestión social o la existencia de polémica sobre derechos de marca pueda justificar que
no se respeten por parte de los gestores de ESTRENOS 21 SL los derechos que, les guste o no a aquéllos,
le reconoce la ley al demandante por su condición de socio.

SÉPTIMO.- Las referidas infracciones del derecho de información del socio suponen contravenciones
legales (artículos 51 y 86.2 de la LSRL ) que afectaron a la validez del primero de los acuerdos sociales
referente a la aprobación de las cuentas del ejercicio 2005, lo que justifica la procedencia de declarar su
nulidad (artículo 56 de la LSRL en relación con los números 1 y 2 del articulo 115 del TRLSA ). Y en
consecuencia deviene igualmente nulo lo acordado, en el mismo número, respecto a la aplicación del
resultado de esa anualidad, puesto que éste solo existirá si ha sido previamente fijado en las cuentas
válidamente aprobadas.

Además, una vez afirmada la vulneración del derecho de información del actor resulta innecesario
entrar a analizar si se habría producido asimismo la vulneración de la exigencia legal de que las cuentas
anuales estuviesen redactadas con claridad y mostrasen la imagen fiel del patrimonio, de la situación
financiera y de los resultados de la sociedad (art. 172.2 de la Ley de Sociedades Anónimas , por remisión
del art. 84 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada ), puesto que siendo nulos los acuerdos
impugnados por uno de los motivos alegados, la concurrencia de algún otro motivo de nulidad, que se ha
planteado además en la demanda con carácter subsidiario, carece de relevancia.

OCTAVO.- Ya que las cuentas anuales son objeto, tras su aprobación, de depósito en el Registro
Mercantil (artículo 218 a 220 del TR de la LSA), causando los correspondientes asientos (artículo 368 del
RRM ), procede acceder a la petición de que se libre mandamiento a los efectos previstos en el artículo 122
del TR de la LSA merced a la remisión del artículo 56 de la LSRL .

NOVENO.- Las costas ocasionadas en la primera instancia deben ser impuestas a la parte
demandada, tal como se desprende del nº 1 del artículo 394 de la LEC para las decisiones estimatorias de
la demanda.

DÉCIMO.- En materia de costas de la segunda instancia nos atenemos a lo establecido en el nº 2 del


artículo 398 de la L.E.C . para los casos de estimación total o parcial del recurso de apelación,

Vistos los preceptos citados y demás concordantes de general y pertinente aplicación al caso, este
tribunal dicta el siguiente

FALLO

Que estimando el recurso de apelación interpuesto por la representación de D. Jose Francisco contra
la sentencia dictada el 13 de marzo de 2008 por el Juzgado de lo Mercantil nº 6 de Madrid , en el juicio

5
Centro de Documentación Judicial

ordinario nº 411/2006 del que este rollo dimana, debemos revocar y revocamos dicha resolución, y en su
lugar:

1º) estimamos en su integridad la demanda planteada por D. Jose Francisco contra ESTRENOS 21
SL relativa a la impugnación del acuerdo adoptado con el ordinal primero en la junta general de dicha
sociedad demandada celebrada el 29 de junio de 2006;

2º) declaramos la nulidad del citado acuerdo primero, relativo a las cuentas anuales y aplicación de
resultados del ejercicio 2005;

3º) acordamos que deberá librarse mandamiento al Registro Mercantil para la cancelación de los
asientos correspondientes;

4º) imponemos a la entidad demandada ESTRENOS 21 SL las costas correspondientes a la primera


instancia; y

5º) no efectuamos expresa imposición de las costas correspondientes a la apelación.

Así, por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos los ilustrísimos señores
magistrados integrantes de este tribunal.

PUBLICACION.- Dada y pronunciada fué la anterior Sentencia por los Ilmos. Sres. Magistrados que la
firman y leída por el/la Ilmo. Magistrado Ponente en el mismo día de su fecha, de lo que yo el/la Secretario
certifico.