Anda di halaman 1dari 2

1) Tipos de producción:

Los tipos de producción cumplen la función de cubrir una demanda de mercado de manera
específica de modo tal que su clasificación va a determinarse de acuerdo con la cantidad de
productos que se pueden elaborar. En tal sentido, los tipos de producción son; por trabajo o
proyectos, por lotes, por masas y por flujo continuo.

Por trabajo o proyecto


Una producción es por trabajo o proyectos cuando se pretende cubrir una demanda específica
que involucra una cantidad de productos a entregar en un periodo determinado. Dicha cantidad
y fecha implica una administración entre los recursos y la mano de obra de tal manera, que esta
última se centre en la elaboración de un producto específico.

Es decir, si un laboratorio debe entregar 300 resultados de tipo sanguíneo durante un período de
8 horas, el personal encargado del laboratorio debe cubrir la demanda y deben involucrar a la
mayor cantidad de empleados en la elaboración eficiente de cada prueba para obtener
resultados rápidos utilizando todos los recursos disponibles y evitando exceder el período
pautado para la entrega.

Cuando la producción se realiza por pedidos, el fabricante tiene la responsabilidad de dotarse


de la mano de obra y materia prima necesaria para intensificar las labores que implican la
fabricación de cada producto

Por lotes
Cuando un juguete sale al mercado, se sabe que previamente ha pasado por un sistema de
producción que ha permitido su fabricación. El sistema utilizado para la elaboración de los
juguetes por lo general, es por lote permitiendo aumentar la diversidad de juguetes y limitando
la cantidad de un mismo tipo o modelo.

Cada lote de producción se ocupa de crear un modelo diferente cubriendo distintas demandas a
la vez aunque con cantidades más pequeñas de productos. Esto explica por qué muchos de los
juguetes señalan “edición limitada” en los empaques, aunque este tipo de producción también
se usa en la fabricación de otros productos como zapatos.

Por masas
La producción por masas es un tipo utilizado en las grandes industrias y fábricas especializadas
en la elaboración de un producto determinado pero en grandes sumas.

Este tipo de producción puede llegar a cubrir una gran solicitud, por eso se opta por el uso de
materiales y maquinarias que permitan acelerar el proceso de producción, utilizando todos los
espacios y recursos necesarios. La producción masiva puede elaborar productos que cubran la
demanda total de un país entero o incluso varios.
Un ejemplo, son las fábricas de salchichas enlatadas que disponen de todos sus recursos para
elaborar altas cantidades de salchichas que permitan cubrir una demanda nacional o en muchos
casos, internacional, de manera que implementan maquinarias y gran cantidad de mano de obra
para cumplir con los procesos de forma interrumpida.

Por flujo continuo


A diferencia de la producción por masas, la continua se mantiene constante aplicando
maquinarias capaces de mantener la producción en manera ininterrumpida generando una
cantidad excesiva de productos iguales que pueden llegar a cubrir demandas mundiales.

Suelen fabricar productos muy demandados cuyo uso es necesario de manera prolongada ya
que la producción no se detiene. Un ejemplo muy claro es la producción de energía eléctrica o
las fábricas de papel higiénico. La energía eléctrica es requerida día y noche y su producción no
puede parar ya que podría acarrear grandes pérdidas desde diferentes puntos de vista.

Lo mismo ocurre con las fábricas de papel higiénico, todo el mundo los utiliza y su gasto es
constante, por lo que su producción debe realizarse de manera incesante y en grandes
cantidades para cubrir la altísima demanda que tiene este artículo.