Anda di halaman 1dari 3

Introducción

La sexualidad humana representa el conjunto de comportamientos que conciernen la

satisfacción de la necesidad y el deseo sexual. Al igual que los otros primates, los seres

humanos utilizan la excitación sexual con fines reproductivos y para

el mantenimiento de vínculos sociales, pero le agregan el goce y el placer propio y el

del otro. El sexo también desarrolla facetas profundas de la afectividad y

la conciencia de la personalidad. En relación a esto, muchas culturas dan un sentido

religioso o espiritual al acto sexual, así como ven en ello un método para mejorar (o

perder) la salud.

La complejidad de los comportamientos sexuales de los humanos es producto de

su cultura, su inteligencia y de sus complejas sociedades, y no están gobernados

enteramente por los instintos, como ocurre en casi todos los animales. Sin embargo,

el motor base del comportamiento sexual humano siguen siendo los instintos, aunque su

forma y expresión dependen de la cultura y de elecciones personales; esto da lugar a una

gama muy compleja de comportamientos sexuales. En la especie humana, la mujer lleva

culturalmente el peso de la preservación de la especie.

En la sexualidad humana pueden distinguirse aspectos relacionados con la salud, el

placer, legales, religiosos, etcétera. El concepto de sexualidad comprende tanto el

impulso sexual, dirigido al goce inmediato y a la reproducción, como los diferentes

aspectos de la relación psicológica con el propio cuerpo (sentirse hombre, mujer o

ambos a la vez) y de las expectativas de rol social. En la vida cotidiana, la sexualidad

cumple un papel muy destacado ya que, desde el punto de vista emotivo y de la relación

entre las personas, va mucho más allá de la finalidad reproductiva y de las normas o

sanciones que estipula la sociedad.


Objetivos Generales

Contribuir al desarrollo integral de la sexualidad de las personas. Por medio del

desarrollo y afianzamiento de los procesos de autoestima, convivencia y salud. Se

espera que los conocimientos, actitudes y comportamientos relacionados con la vivencia

de la sexualidad se asuman de forma más auténtica, creativa, responsable y ética.

Propiciar a los alumnos de la Institución una formación especial, en lo relacionado con

la Educación Sexual con el fin de que adquieran un mejor sentido de valoración de sí y

de quienes le rodean.

Objetivos Específicos

 Promover un crecimiento en las relaciones de pareja y en los familiares.


 Propiciar cambios en los valores, conocimientos, actitudes y comportamientos

relativos a la sexualidad, de acuerdo con la ciencia y el humanismo y fomentar

la salud en general y la salud sexual en particular.


 Replantear los roles sexuales tradicionales, buscando una mejor relación

hombre – mujer que permita la desaparición del sometimiento del uno al otro

basados en los principios de igualdad social, jurídica y económica de ambos

sexos.
 Propiciar el conocimiento del cuerpo, su funcionamiento y su promoción.
 Contribuir al reconocimiento y valoración de sí mismo y de los demás.
 Que el educando tenga un verdadero y sano concepto de la sexualidad y la

ejercite con madurez.


 Brindar espacios para que los alumnos expresen sus inquietudes referentes a su

sexualidad.
 Brindar elementos de respeto a la vida, desde la concepción.
 Crear un clima de respeto a toda persona, a cualquier edad.
 Aumentar su cultura sexual mediante charlas, conferencias, lecturas, vídeos, etc.
 Concienciar por el respeto a cualquier ser humano, no importando su condición,

raza, sexo, edad, cultura, enfermedad.


 Adquirir conocimientos sobre los órganos genitales, anatómica y

fisiológicamente.