Anda di halaman 1dari 1

La Letra con Sangre Entra.

Dentro del articulo leído se pueden observar distintos puntos de vista con respecto al dar
golpes a los niños durante su desarrollo y tomarlo como parte de su educación. Si bien hoy
es un tema candente en cómo se educan y se está tratando de cambiar el paradigma con
respecto a golpear con amor es educar, tampoco se observan reales estudios que
comprueben efectivamente que se puede generar un trauma que vaya más allá y traspase
la formación y personalidad del niño una vez que este crezca.

Pues todo depende del lugar y entorno que se haya desollado más allá de los golpes. Si bien
se menciona los golpes leves, estos ¿cómo pueden ser medidos cuando la persona que los
aplica es un ser violento? Algo que quizás va en su naturaleza más que su crianza. Si bien es
cierto, que los niños imitan el comportamiento de los padres, creo que esto es lo que más
influye en que sean realmente violentos en el futuro más que los golpes entregados, pues
mientras se puedan desarrollar en un ambiente de amor y cariño, ellos imitaran este
comportamiento sin dejar de lado el que quizás alguna vez hayan recibido algún golpe leve.
Esto no justifica el hecho de que todos los niños o los padres tengan la autoridad para dar
golpes a sus hijos, pues en una forma desmedida puede entregar algún tipo de inseguridad
o algún tipo de rencor en contra de los padres, pues muchas veces los niños no entienden
el concepto de porque son golpeados; si bien muchos saben que lo reciben cuando están
haciendo algo que molesta a sus padres, por qué son golpeados puede que genere este tipo
de cuestionamiento hacia los padres.

Cuando se lee que los golpes son reprimidos dentro de la crianza de los hijos, mi pregunta
es ¿cómo entonces los padres entregarán un castigo a sus hijos? Entonces aparece el castigo
verbal, que, si bien no es mencionado en el artículo, también es un tema importante en la
crianza de los hijos; y que ante un padre violento que se reprime del golpe y con un mal uso
de las palabras puede generar una violencia aun peor que el golpe, pues genera una
inseguridad y problema de autoestima directa al niño; pues las palabras muchas veces son
aplicadas algún ante defecto o menoscabando al menor.

Es por eso muy importante el analizar no solo los golpes físicos que se pueden entregar a
un menor, sino que además el maltrato verbal, considerando estudios que puedan entregar
herramientas efectivas a los padres y sean una guía al momento de entregar una mejor
enseñanza a sus hijos.