Anda di halaman 1dari 2

A la comunidad universitaria

Por medio de este comunicado, como asamblea de carrera realizada el día martes 14 de mayo
de 2019, declaramos lo siguiente:

1. Consideramos que la movilización feminista generada el año pasado posibilitó que se


develaran diversos casos de violencia machista ejercida por estudiantes y profesores de
la universidad. Lo anterior, no hubiese sido posible sin los espacios de confianza
necesarios para aquello, como los círculos de mujeres y disidencia, en los que las
compañeras pudieron visibilizar y conversar sobre los problemas que las aquejaban. Del
mismo modo, hacemos el llamado a mantener estas instancias de contención entre
nosotras, dado que nos permite abrir espacios al margen de la institucionalidad.
2. En nuestra carrera hemos visto los frutos de generar instancias de apoyo entre mujeres,
puesto que dentro de la movilización logramos que las compañeras contaran la violencia
que muchos estudiantes habían ejercido hacia ellas. No obstante, evidenciamos que uno
de ellos se repetía en varios testimonios y comenzamos poner mayor atención en él. En
primer lugar, conversamos de manera afectiva con las compañeras en un círculo de
mujeres, donde nos contaron los hechos. En segundo lugar, lo planteamos en asamblea
de carrera para ver los conductos regulares que debíamos seguir. Por último, no
encontrando la comisión de emergencia activa, que había sido un compromiso de rectoría
en la firma del petitorio, el día 13 de septiembre de 2018 decidimos visibilizar la situación
en la universidad.
3. Como consecuencia a esta acción colectiva la universidad decide comenzar un sumario a
seis compañeras acusadas de haber participado en pegar carteles, gritar insultos e incluso
haber golpeado al sujeto en cuestión. En este contexto, como carrera decidimos comenzar
una paralización efectiva en el mes de enero, para apoyar a las compañeras en el proceso
de defensa sobre las diversas situaciones que se les acusaba, el cual mantuvimos hasta
final de marzo hasta que se dio una respuesta de la investigación. Cabe destacar, que el
proceso sumario duró cinco meses, en los que las compañeras sufrieron en carne propia
la violencia institucional, puesto que si bien el sumario ya se encuentra cerrado, para la
institución las compañeras son culpables y por lo tanto, decidieron darles “sanciones
ejemplificadoras” para que la situación no se volviera a repetir.
4. Actualmente nos encontramos en una situación compleja como estudiantes de la carrera,
dado que la semana pasada las autoridades de la carrera nos exponen que el sujeto en
cuestión volverá a clases regularmente, dado que las autoridades máximas de la
universidad así lo estimaban conveniente, pues no se le puede negar el derecho a la
educación. Es por esto, que decidimos comenzar un paralización activa el día martes 7
del presente mes, con el objetivo de presionar para que el estudiante no se reincorpore a
las aulas universitarias, como también considerábamos necesario comenzar a nutrirnos
en torno a diversas temáticas y retomar los círculos separatistas para enfrentar la
constante violencia a la nos vemos expuestas. Esta situación nos ha traído graves
problemas con el estamento académico de la carrera, puesto que no se ha reconocido la
paralización de manera oportuna y constantemente se nos exige que volvamos a las clases
regulares, por esta razón, decidimos que las actividades que realicemos de ahora en
adelante serán solo del estamento estudiantil y no en conjunto con los/as profesoras, dado
que no hemos recibido el respeto correspondiente con respecto a nuestra forma de
organizarnos.
5. Por último, queremos destacar que como carrera entendemos que nuestra situación la
viven muchas compañeras que deben ver a sus acosadores de manera constante en la
universidad, dado que para la institución solo lo que se pueda probar y esté en un tribunal
puede impedir el ingreso de estos sujetos. En función de esto, es que hacemos el llamado
a una paralización general de las actividades académicas de la Universidad de Playa
Ancha, con el objetivo de visibilizar las situaciones de violencia machista dentro de los
espacios universitarios, como también rechazar la injerencia de las autoridades en los
organismos creados para promover la perspectiva de género, los que fueron construidos
de manera triestamental. Los, las y les estudiantes debemos exigir a las autoridades el
respeto al trabajo que realizamos como estamento estudiantil y solo lo conseguiremos
mediante una movilización que nos permita cuestionar las raíces patriarcales de la
institucionalidad.

Asamblea de pedagógica en castellano


Universidad de Playa Ancha
Martes 14 de mayo de 2018