Anda di halaman 1dari 3

La agricultura ecológica, orgánica o biológica1 es un sistema de cultivo de

una explotación agrícola autónoma basada en la


utilización óptima de los recursos naturales, sin
emplear productos químicos sintéticos,
u organismos genéticamente
modificados (OGMs) —ni para abono ni para
combatir las plagas—ni para cultivos, logrando
de esta forma obtener alimentos orgánicos a la
vez que se conserva la fertilidad de la tierra y se
respeta el medio ambiente. Todo ello de manera
sostenible, equilibrada y mantenible.2
Los principales objetivos de la agricultura orgánica son la obtención
de alimentos saludables, de mayor calidad nutritiva, sin la presencia de sustancias de
síntesis química y obtenida mediante procedimientos sostenibles. Este tipo de
agricultura es un sistema global de gestión de la producción, que incrementa y realza la
salud de los agrosistemas, inclusive la diversidad biológica, los ciclos biológicos y la
actividad biológica del suelo. Esto se consigue aplicando, siempre que sea posible,
métodos agronómicos, biológicos y mecánicos, en contraposición a la utilización de
materiales sintéticos para desempeñar cualquier función específica del sistema. Esta
forma de producción, además de contemplar el aspecto ecológico, incluye en su filosofía
el mejoramiento de las condiciones de vida de sus practicantes, de tal forma que su
objetivo se apega a lograr la sostenibilidad integral del sistema de producción agrícola;
o sea, constituirse como un agrosistema social, ecológico y económicamente sostenible.
La agricultura natural, la agricultura indígena, la agricultura familiar, la agricultura
campesina, son tipos de agricultura natural que buscan el equilibrio con el ecosistema,
son sistemas agrícolas sostenibles, que se han mantenido a lo largo del tiempo en
distintas regiones del mundo buscando satisfacer la demanda de alimento natural y
nutritivo a las personas y los animales, de manera que el agroecosistema mantenga el
equilibrio.

Los productos ecológicos son más saludables ya que están libres de residuos tóxicos
persistentes procedentes de pesticidas,
insecticidas, antibióticos, fertilizantes sintéticos,
aditivos y conservantes, muchos de ellos
utilizados en la agricultura convencional para
eliminar insectos o plagas y combatir
enfermedades, para añadirles color y brillo
(manzanas, naranjas, etc.) y que a medio o largo
plazo producen causas muy negativas en
nuestro organismo, como por ejemplo Párkinson.
Al no contener substancias artificiales, los
alimentos procedentes de la agricultura ecológica son asimilados correctamente por el
organismo sin alterar las funciones metabólicas. Según los especialistas en nutrición,
gran parte de las enfermedades degenerativas tienen su origen en la alimentación.

Otra característica de la agricultura ecológica es que, al cultivar los alimentos en suelos


equilibrados por fertilizantes naturales, los productos son más nutritivos ya que
contienen unos niveles más altos de vitaminas –especialmente la C–, minerales
esenciales –calcio, magnesio, hierro, cromo…–, antioxidantes –que ayudan a prevenir
determinadas enfermedades como el cáncer–, hidratos de carbono y proteínas.
La agricultura industrial es aquella agricultura que se centra en la producción masiva de
un solo producto pero lleva un alto nivel de
tecnificación y necesita una alta inversión de
capital, energía y otros recursos, requiriendo
normalmente trabajo externo y ayuda de
especialistas. Es dudoso que sea sostenible en
ausencia de una fuente masiva de energía
barata como la obtenida, con alto costo
ambiental, de los combustibles fósiles.

Una característica esencial es la orientación en


las explotaciones agrícolas y ganaderas hacia un
producto determinado, y esto da lugar a los
monocultivos.

Es la última etapa del proceso de intensificación de la agricultura que lleva a un


desplazamiento de la agricultura de mediana escala para dar paso a la gran industria
del campo, integrada a los agronegocios y a las cadenas de exportación.

La agricultura industrial está asociada a la extensión de monocultivos y vinculada a


deforestación de ecosistemas de gran valor e incluso de bosque primario. Al ser cultivos
tan desarraigados de la naturaleza se generan desequilibrios, siendo terrenos
empobrecidos vulnerables a enfermedades y plagas. Los monocultivos provocan un
desequilibrio ecológico importante, empobrecen los suelos y son más susceptibles a
enfermedades y plagas.

Por tanto, se genera la necesidad de aplicar


grandes dosis de productos químicos
como fertilizantes sintéticos y productos
químicos (pesticidas y herbicidas) con altísimos
impactos ambientales como por ejemplo la
contaminación del suelo, de acuíferos y cursos
de agua, así como efectos en seres vivos como
es el c aso del declive de las poblaciones de las
abejas, que a la vez sirve de alerta de algo
estamos haciendo mal.
El actual modelo de agricultura y ganadería intensiva es uno de las principales causas
de cambio climático. Las mayores emisiones directas de la agricultura se deben al
sobreuso de fertilizantes, a la destrucción de ecosistemas para obtención de nuevas
tierras, a la degradación de los suelos y al modelo de ganadería intensiva.

El empleo masivo de fertilizantes y las emisiones resultantes de N2O (Óxido


nitroso) representan el mayor porcentaje de contribución agraria al cambio climático.
¡Con un potencial de producción de calentamiento global unas 296 veces mayor que el
CO2!

Es vital cambiar el modelo de agricultura y alejarse del modelo agrario basado en


pesticidas, fertilizantes, transgénicos y consumo masivo de agua y petróleo.

Es posible una agricultura basada en la biodiversidad, la sostenibilidad ambiental y


social, llegando a ser un sumidero de CO2 que contribuya a paliar los efectos del cambio
climático.
El dominio representa las coordenadas en X en la cual existe la función, y el rango
representan todas las imágenes ubicadas en el eje Y.

1- Df : (-∞,+∞) ∧ Rf : [2,-∞)

2- Df: [-2,-3] ∧ Rf: [1,-3]

3- Df: (-∞,0] U [2,+∞) ∧ Rf : (-∞,2] U (2,+∞)

4- Df = (-∞,+∞) ∧ Rf = [2,-2]

Siempre es importante estar pendiente si los intervalos son cerrados o abiertos y esto
nos lo dirá la gráfica. Si se tiene al final de la gráfica y punto relleno significa cerrado, si
se tiene un punto sin relleno es abierto.

Reflexionar sobre la gramática


El tiempo pasado perfecto
Úselo para hablar sobre una acción que sucedió antes de otra acción en el pasado.
 Cuando llegó el periodista, el fotógrafo ya había tomado algunas fotos del
accidente.
 Primero, el fotógrafo tomó algunas fotos del accidente. (Más tarde) llegó el
periodista.
Expresiones comunes: antes (que), para entonces, ya
El pasado simple
Úsalo para expresar acciones que empezaron y terminaron en el pasado.

 ¿Cómo produjo la última noticia sobre el accidente de camión?

Lo publicamos la semana pasada.


 Expresiones comunes: la semana pasada, ayer, ese día, cuando.