Anda di halaman 1dari 2

 

 
COMUNICADO
 
Es  con  mucha  fortaleza  que  yo,  Patricia  Azócar,  fundadora  y  presidenta  del  Grupo  Exclusiva,  he  decidido 
dirigirme a los medios de comunicación, clientes, amigos y familiares, para informar que desde hace meses 
se viene gestando a mis espaldas una campaña para desprestigiar al Grupo Exclusiva y, específicamente, a 
mi como su cabeza principal. 
 
Una  campaña  que  lamentablemente  perjudica  a  los  fundadores  de  la  empresa,  así  como  también  a 
empleados, lectores, seguidores y, por supuesto, nuestros clientes. 
 
El  día  28  de  mayo  se  trasladó  a  casa  de  mi  madre  un  grupo  de  efectivos  del  Cuerpo  de  Investigaciones 
Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) para preguntar por mí. Solo que, en vista de que ella no pudo 
comunicarse conmigo, decidió llamar por teléfono a mi esposo, Henry Parada, quien forma parte del Grupo 
Exclusiva, y quien invitó entonces a los efectivos a sostener una reunión en nuestra antigua sede. Una vez 
allí se lo llevan detenido a la jefatura y desde entonces no lo he visto. 
 
Es posteriormente que el tren legal de Grupo Exclusiva se entera, para mi sorpresa, que detrás de todo está 
el Coronel Ramón Carrasco, con quien tenía desde hace pocos meses una relación mercantil a través de una 
compañía   de  nombre  Publigespro,  y  quien  en  2018  me  invitó  a  realizar  un  evento  para  la  Alcaldía  de 
Valencia de nombre Expo Valencia 2018. 
 
Era  la  primera  vez  que  en  Valencia  se  construía  un  parque  temático  entre  la  avenida  Sucre  y  la  avenida 
Bolívar. Era la primera vez que se realizaba allí una gran feria turística y cultural a la que se unió el Teatro 
Municipal, donde  se  presentaron  piezas  teatrales,  donde  artistas  de  gran  renombre   dieron  a  conocer  sus 
propuestas, y donde agrupaciones musicales dieron demostración de su arte, todos contratados y pagados 
por Grupo Exclusiva. 
 
En ese mismo espacio se ofreció una muestra de foodtrucks en la que distintos  empresarios gastronómicos 
ofrecieron al público una degustación de los mejores platillos. Mientras que algunas embajadas de nuestro 
país,  todas  en  coordinación  con  Grupo  Exclusiva,  se  reunieron  en  el  paraninfo  en  una  suerte  de  área 
diplomática en la que aprovecharon para mostrar los mejor de su cultura en la Plaza Sucre de Valencia. Y 
junto con Publigespro se acordó la comercialización de stands para autofinanciar el evento de la Alcaldía. 
 
Un evento que superó las expectativas de todos, incluyendo las del gobernador de Carabobo, Rafael Lacava, 
quien, tal como se puede escuchar en un video, agregó que sus expectativas  eran “elevadas y exigentes”, 
pero que el evento había sido manejado de manera “inmejorable”, según sus propias palabras, y que por lo 
tanto vendrían muchas actividades a futuro. 
 
Días  antes  de  la  Expo  Valencia  2018,  Ramón  Carrasco  y  la  Alcaldía  de  Valencia  se  las  arreglaron  para 
apoderarse  de  la  producción  del  evento  y  apartar  en  lo  posible  a  Grupo  Exclusiva.  Vendieron  stands, 
pagaron  comisiones  a  entes  gubernamentales,  presionaron  a  comerciantes  para  que  invirtieran  en  el 
evento, y se empeñaron en que contratáramos el servicio de tres carpas que fueron instaladas poquísimas 
horas antes de darse inicio a la feria, por lo cual fue imposible determinar a tiempo que se encontraban en 
mal estado, mal tensadas, sin aire y, peor aún, dejaban colar el agua; ninguno de estos gastos, por cierto, fue 
relacionado por Carrasco. 
 

 
 
Algunos  de  estos  servicios,  como  la  contratación  de  las  tres  carpas  y  el  pago  de  algunos  artistas  que  se 
presentaron  en  el  Teatro  Municipal  tuvieron  que  ser  pagados  por  Grupo  Exclusiva,  pese  a  haber  sido 
contratados  por  la  Alcaldía  y  por  Ramón  Carrasco,  quien  ahora  no  reconoce  ningún  gasto  y  habla  con 
ligereza de estafa. 
 
Solo  que  nada  de  lo  que  alega  Ramón  Carrasco  es  cierto,  y  no  solo  puedo  dar  fe  de  ello  a  través  de  mi 
palabra.  Hay  pruebas  de  cada  uno  de  los  contratos  que   se  hicieron  para  llevar  a  cabo  la  Expo  Valencia. 
Pruebas  del  monto  que  se  canceló   a  los  artistas,  pruebas  de  la  publicidad  que  se  contrató  en  medios  de 
comunicación,  pendones,  vallas  y  redes  sociales.  Y  pruebas  de  lo  cancelado  a  los  productores  de  la  gran 
exposición que montó Grupo Exclusiva. 
 
Las  acusaciones  de  Carrasco  no  solo  han  causado  daños  a  mi  dignidad  y  prestigio  como  mujer  y  como 
empresaria de las comunicaciones, sino a una empresa que tiene más de quince años de trayectoria, a sus 
empleados y a sus intachables clientes y a los familiares de todos nosotros. 
 
Ha  causado  sobre  todo  gravísimos  daños  a  mi  esposo  Henry  Parada,  quien  ni  siquiera  está  en  el  acta 
constitutiva de Grupo Exclusiva, mucho menos en la de Publigespro, pero a quien se le han violado todos sus 
derechos, y quien ha pagado el perjurio de un Goliat con botas que cree poder aplastar a quien lo desee. 
 
Solo que, como David en la Biblia, planeo hacer rueda de prensa en la que no solo ofreceré pruebas de mi 
inocencia y mi integridad, valga decir que también la de mi esposo, sino que revelaré con detalles la relación 
que existe entre Carrasco y la Alcaldía de Valencia, que es en realidad lo que nos ha traído hasta aquí. 
 
De  acuerdo  con  el  artículo  60  de  la  Constitución,  se  están  violentando  nuestros  derechos  al  honor,  a  la 
dignidad,  el  respeto  y  la  reputación,  personal  y  mercantil.  Y  se  viola  nuestro  derecho  a  la  presunción  de 
inocencia. 
 
 
 
Atentamente, 
Patricia Azócar 
Presidenta Grupo Exclusiva 
 

Minat Terkait