Anda di halaman 1dari 6

MARCO TEORICO:

DEFINICION DE ACEITE DE DESECHO:


Según el Grupo Técnico de Trabajo de la Convención de Base del Programa Ambiental de
Naciones Unidas (UNEP), identifica a los residuos de aceites y grasas comestibles de origen
vegetal o animal (ejm aceites de freir) como aquel desperdicio que es generado por fritura de
alimentos, principalmente en servicios proveedores de éstos, pero además en casas de familia y
la industria de alimentos. Siendo su constitución física: líquida, semisólida o sólida. Los
mayores constituyentes de estos desechos son: triglicéridos y ácidos grasos libres (de aceites y
grasas domésticos de ambos orígenes vegetal y animal), agua y residuos de alimentos (1,5%)
(UNEP, 2001)
GENERACION DE ACEITES DE DESECHO:
El aceite al ser empleado en frituras cumple una doble función, pues actúa como medio de
transmisión de calor y como ingrediente del producto frito al ser absorbido por éste (De La Cruz
y Huamán, 2002).
Los aceites vegetales residuales provienen en mayor proporción de este proceso de fritura, ya
que incluso en el caso de las papas fritas tipo ”chips”; que son el alimento que mayor cantidad
de aceite absorbe durante su fritura, se desecha alrededor de un 65% de la cantidad inicial de
aceite utilizado (Fedeli, 1998)
En Perú, el consumo de aceites vegetales se realiza a nivel industrial, comercial y domestico. En
la ciudad de Lima existen diversos establecimientos como pollerias, restaurantes de frituras de
carne de cerdos (“chicharronerias”), restaurantes de comida china (“chifas”), etc.; en donde se
usan aceites vegetales para frituras de alimentos.
En la mayoría de estos lugares, dichos aceites son reutilizados una y otra vez hasta llegar a
generar benzopirenos y otros hidrocarburos aromáticos (De La Cruz y Huamán, 2002),
reportados como cancerígenos.
ACEITES Y GRASAS:
Los triglicéridos son tri-esteres de glicerol y tres ácidos grasos. Estos están clasificados como
aceites (lípidos que son líquidos a temperatura ambiente) o grasas (lípidos que son sólidos a
temperatura ambiente) y son componentes comunes de los alimentos. Otros tipos de lípidos en
alimentos comprenden los ácidos mono y diesteres de glicerol llamados monoglicéridos y
diglicéridos, respectivamente; los cuales son generados comúnmente durante la descomposición
de las grasas y aceites. Los triglicéridos tienen una muy baja solubilidad, mientras la solubilidad
de mono y diglicéridos pueden ser mayores. La hidrólisis de enlaces éster de tri-, di-, y
monogliceridos (lipólisis) , libera ácidos grasos libres. En alimentos, tal lipólisis es provocada
generalmente por microorganismos lipolíticos productores de las enzimas conocidas como
lipasas (APHA, 2001).
MICROORGANISMOS LIPOLITICOS:
Los microorganismos lipolíticos han sido estudiados inicialmente por Huss, H., en 1908, quien
aisló como el causante de la rancidez de la leche a una bacteria a la que denominó Bactridium
lipolyticum.
Muchos microorganismos como hongos filamentosos, bacterias y levaduras son conocidas
como buenos productores de lipasas. Dentro de los más investigados destacan:

HONGOS FILAMENTOSOS, BACTERIAS REFERENCIA


Y LEVADURAS LIPOLITICOS
Fusarium solani (Maia et al., 2001)
Penicillium restrictum (Freire et al.,1997; Gombert et al., 1999)
Penicillium citrinum (Miranda et al., 1999)
Penicillium chrysogenum (Ferrer et al., 2000)
Rhizopus arrhizus ( Elibol y Ozer, 2002; Mahadik et al., 2002)
Rhizopus oligosporus (Ul-Haq et al., 2002)
), Aspergillus níger Kamini et al., 1998; Mahadik et al., 2002)
Candida (Rao et al., 1993; Benjamín y Pandey, 2001)
(Corzo y Reva, 1999, Domínguez et al.,
Yarrowia lipolytica
2003)
(Cordova et al., 1998)
Rhizomucor pusillus
(Cordova et al., 1998)
Rhizopus rhizopodiformis

En nuestro país el interés por estos microorganismos está limitado al control de la calidad
microbiológica en alimentos, sean de naturaleza vegetal o animal, y su relación con los procesos
de descomposición de ellos. Para la Biodegradación de aceites se puede usar biosurfactantes y/o
microorganismos biodegradadores. Los biosurfactantes disminuyen la tensión superficial de las
interfases aceite / agua, permitiendo su separación en fases distintas y la posterior recuperación
de los hidrocarburos. Si se diseña para los microorganismos biodegradadores la correcta
combinación de nutrientes y oxígeno permitirá romper las cadenas químicas de hidrocarburo y
desactivar sus propiedades (Castro, 2005).

LIPASAS:
Las enzimas son clasificadas y codificadas por la NC-IUBMB (Nomenclatura Comitee of the
Internacional Union of Biochemistry and Molecular Biology) de acuerdo con la reacción
catalizada. La nomenclatura utiliza una abreviación E.C. (Enzyme Comisión) seguido de hasta 4
dígitos referentes a la clase y subclase a la que pertenece la enzima. Lipasa es el nombre
genérico para un grupo de enzimas pertenecientes a la clase hidrolasa y que actúan sobre
ligaciones éster .
Dentro de este grupo, destacan las “verdaderas lipasas” conocidas químicamente como
triacilglicerol lipasas , cuya definición clásica describe a estas enzimas como glicerol éster
hidrolasas que actúan sobre ligaciones éster presentes en acilgliceroles, liberando ácidos grasos
y glicerol (Jaeger et al., 1994), constituyendo esta enzima lipasa una clase especial de carboxil
éster hidrolasas (carboxilesterasas) La reacción típica catalizada por las lipasas en un medio
acuoso es la hidrólisis de éster. Esta reacción ocurre vía hidrólisis secuencial de los grupos acilo
en los glicéridos, de tal forma que en un momento dado la mezcla de reacción no sólo contiene
triglicéridos, agua, glicerol y ácidos grasos, sino también diglicéridos y monoglicéridos (Figura
1)(Gandhi, 1997; Haraldsson, 1991).
Figura 1: Hidrólisis secuencial de los grupos acilo de los triglicéridos, catalizada por las
lipasas

Las dos principales categorías en las cuales las lipasas catalizan reacciones (hidrólisis y síntesis)
pueden ser clasificadas de la siguiente manera (Figura 2):

Figura 2: “Principales categorías en las cuales las lipasas catalizan reacciones”

Las tres últimas reacciones son frecuentemente agrupadas juntas dentro de un sólo término
conocido como transesterificación (Gandhi, 1997).
Las lipasas microbianas presentan una serie de ventajas comparadas a las de origen animal y
vegetal, una vez que las enzimas son extracelulares en su gran mayoría, son fácilmente
separadas del micelio por filtración o centrifugación (Essamri et al., 1998), el proceso puede ser
fácilmente conducido (Jesus et al.,1999).
Las lipasas poseen alta velocidad de síntesis y alto rendimiento de conversión de substrato en
producto (Leal, 2000). La lipasa de Penicillium restrictum mostró un alto nivel de actividad
catalítica hacia los triglicéridos de cadena larga y mediana (Jesus et al.,1999).
Las lipasas pueden ser obtenidas de diver-so origen y su obtención a través de procesos
fermentativos de muchos microorganismos, tales como hongos filamentosos, bacterias y
levaduras (Jaeger et al., 1994; Rapp y Backhaus, 1992). La gran mayoría de los hongos presenta
capacidad de producir lipasas (Cochrane, 1958; Trigiano y Fergus, 1979). Se ha reportado la
disponibilidad comercial de lipasas derivadas de 34 diferentes microorganismos, incluyendo 18
a partir de hongos y siete de bacterias (Jaeger et al., 1999). Algunos hongos reportados con
capacidad lipolítica son: Chromobacterium viscosum, Mortierella vinacea, M. alpine, Rizophus
chinensis, R. orizae, R. microspores, Saccharomyces cerevisiae, Pytium debaryanu, Mucor
circinelloides, Aspergillus ochraceus, A. terreus, Malbranchea rouxii, Malbranchea mucedo,
Malbranchea anmaniana, Malbranchea isabellina, Penicillium iilacinum, Hensemulo,
Cladosporium, Chaetomium, Malbranchea, Yarrowia lipolítica (Ratledge, 1989, 2002; Hannson
et al., 1989; Certik et al., 1993; Hiruta et al., 1997; Corzo y Reva, 1999; Domínguez et al., 2003;
Seraphim et al., 2004; Shah et al., 2004; Pé-rez, 2012; Zago et al., 2014). Actualmente las
lipasas son estudiadas para la producción de biocombustibles, los cuales pueden ser alternativos
al diésel del petróleo y a partir de aceites vegetales (Fukuda et al., 2001; Goodrum y Eiteman,
1996). La producción de aceites a partir de microorganismos parece ser una alternativa
promisoria para la producción de materia prima para la producción de biodiesel, considerando la
rapidez de crecimiento de microorganismos y la disponibilidad de suelos y condiciones
climáticas en comparación con algunos cultivos agrícolas.

Perspectivas de las lipasas.


Las lipasas pueden ser obtenidas de diver-so origen y su obtención a través de procesos
fermentativos de muchos microorganismos, tales como hongos filamentosos, bacterias y
levaduras (Jaeger et al., 1994; Rapp y Backhaus, 1992). La gran mayoría de los hongos
presenta capacidad de producir lipasas (Cochrane, 1958; Trigiano y Fergus, 1979). Se ha
reportado la disponibilidad comercial de lipasas derivadas de 34 diferentes
microorganismos, incluyendo 18 a partir de hongos y siete de bacterias (Jaeger et al.,
1999). Algunos hongos reportados con capacidad lipolítica son: Chromobacterium
viscosum, Mortierella vinacea, M. alpine, Rizophus chinensis, R. orizae, R. microspores,
Saccharomyces cerevisiae, Pytium debaryanu, Mucor circinelloides, Aspergillus
ochraceus, A. terreus, Malbranchea rouxii, Malbranchea mucedo, Malbranchea
anmaniana, Malbranchea isabellina, Penicillium iilacinum, Hensemulo, Cladosporium,
Chaetomium, Malbranchea, Yarrowia lipolítica (Ratledge, 1989, 2002; Hannson et al.,
1989; Certik et al., 1993; Hiruta et al., 1997; Corzo y Reva, 1999; Domínguez et al., 2003;
Seraphim et al., 2004; Shah et al., 2004; Pé-rez, 2012; Zago et al., 2014). Actualmente las
lipasas son estudiadas para la producción de biocombustibles, los cuales pueden ser
alternativos al diésel del petróleo y a partir de aceites vegetales (Fukuda et al., 2001;
Goodrum y Eiteman, 1996). La producción de aceites a partir de microorganismos parece
ser una alternativa promisoria para la producción de materia prima para la producción de
biodiesel, considerando la rapidez de crecimiento de microorganismos y la disponibilidad
de suelos y condiciones climáticas en comparación con algunos cultivos agrícolas.
Las aplicaciones comerciales de las lipasas reportan que estas enzimas aisladas o purificadas
poseen un número de propiedades que tornan su uso atractivo como catalizador en
biotransformación, tales como alta eficiencia catalítica (pueden elevar la velocidad de reacción
de 108 a 1012 veces), selectividad, actuación en condiciones blandas de temperatura (30 a 70ºC)
y en presión atmosférica ( Dixon et al.,1979 y Novo Nordisk ,1995).
El aislamiento y selección de microorganismos lipolíticos es un primer paso importante en la
posterior purificación y aplicación de la tecnología enzimática de lipasas capaces de catalizar
procesos como la transesterificación de triglicéridos presentes en aceites y grasas y su
bioconversión en Biodiesel.

BIOIESEL:
El BIODIESEL es por definición un biocarburante o biocombustible líquido producido a partir
de los aceites vegetales y grasas animales, siendo la soja, la colza, y el girasol, las materias
primas más utilizadas mundialmente para este fin
Las propiedades del biodiesel son muy similares a las del GAS OIL de origen fósil, en cuanto a
densidad, número de cetanos, eficiencia y rendimiento de los motores gasoleros (diesel),
destacándose que el biodiesel presenta un punto de inflamación superior.
La ASTM (American Society for Testing and Material Standard) describe al biodiesel como
ésteres monoalquílicos de ácidos grasos de cadena larga, derivados de lípidos tales como aceites
vegetales o grasas de animales, y que se pueden emplear en motores de ignición de compresión
o sea los motores del tipo “Diesel”.
Sin embargo, los ésteres más utilizados, son los de metanol y etanol (obtenidos a partir de la
transesterificación de cualquier tipo de aceites vegetales o grasas animales) debido a su bajo
costo y sus ventajas químicas y físicas. En cuanto a la utilización del biodiesel como
combustible, podemos señalar que las características de los ésteres son más parecidas a las del
diesel que las del aceite vegetal sin modificar y además el índice de cetanos de los ésteres, es
superior, siendo los valores adecuados para su uso como combustible. La viscosidad de los
ésteres es aproximadamente 2 (dos) veces superior a la del gas oil, frente a diez veces ó más de
la del aceite crudo; además el índice de cetanos de los ésteres es superior, siendo adecuado para
su uso como biocombustible.
ASTM ha especificado distintas pruebas que se deben realizar a los combustibles para asegurar
su correcto funcionamiento. En la tabla 1, se enumeran las especificaciones establecidas para el
biodiesel y los métodos de ensayo correspondiente. • Además de las condiciones favorables
desde el punto de vista ecológico y energético, merece destacarse la posibilidad del empleo
inmediato en los motores. El biodiesel produce una correcta y completa combustión, sin requerir
ningún tipo de modificación en los motores existentes, pudiendo alimentarse alternativamente
con gas oil, biodiesel o mezclados entre sí, en cualquier proporción.
Tabla 1" Pruebas que se deben realizar a los combustibles para asegurar su correcto
funcionamiento”