Anda di halaman 1dari 1

¿Quién es el psicólogo educativo?

El psicólogo educativo es el profesional de la psicología cuya misión es el estudio e intervención


sobre el comportamiento humano en el contexto de la educación. Su objetivo último es el desarrollo
de las capacidades de las personas, grupos e instituciones. Además, en la definición se entiende el
término educativo en el sentido más amplio de formación, esa que posibilita el desarrollo personal y
colectivo.

El campo de estudio y de actuación del psicólogo educativo está relacionado con los procesos
cognitivos asociados o derivados del aprendizaje. Reflexiona y desarrolla su labor en todos los
niveles de la psicología, ya sea el nivel social, personal, biológico, de salud, etc.

El grueso de la población desconoce la existencia de esta profesión. Esto lleva a que la psicología
educativa tenga una visibilidad nula, dificulta la difusión de sus conocimientos y la llegada de
financiación que apoye la investigación en este campo. Es necesario la divulgación sobre la
existencia de este profesional y la labor que desempeña para así aumentar la visión de esta
disciplina tan importante para la calidad educativa de las personas.

Las administraciones públicas ni siquiera reconocen dentro de sus actividades profesionales al


psicólogo educativo. Aquellos que se forman en esta disciplina son reconocidos a los ojos del estado
como orientadores o psicopedagogos. Esta falta de apoyo no es únicamente a nivel de etiqueta,
tampoco son generosos con los recursos que aportan a la disciplina para fomentar su desarrollo.

Debido a la mala organización estatal, existe una confusión profesional entre las funciones que
desempeñan los diferentes profesionales. En un mismo puesto de trabajo, una misma persona suele
desempeñar las funciones del pedagogo, psicólogo educativo y orientador. En lugar de una persona
haciendo el trabajo de todos, tendría que haber un equipo de profesionales bien coordinado
trabajando por la educación de los alumnos.

En este sentido, el sistema educativo actual esta lleno de errores que dificultan la práctica de los
psicólogos educativos. Hoy en día estamos ante un sistema educativo cuyo objetivo parece diferente
al que en principio se perseguía con su diseño.

Garaigordobil reconoce que actualmente la figura de este profesional ha ido diluyéndose. Por eso,
considera esencial una delimitación de funciones de esta figura educativa, la incorporación de la
misma a todos los centros educativos y un postgrado obligatorio de Psicología Educativa con un
itineraria europeo específico.

Además, en última instancia las decisiones corresponden a un poder político que ignora las
recomendaciones de la investigación científica. Aplicar buenas iniciativas en un sistema que no
funciona no soluciona el problema. Se necesita un cambio estructural de la educación para que esta
sea digna del nombre “educación”.