Anda di halaman 1dari 6

intensidad emocional que se traducen a la

Año: 38, 1996 No. 821 severidad de las sanciones con que se
castiga cada violación de sus preceptos. A
N. D. Director de la Escuela Superior de la Ética la veo aquí desde el ángulo del
Ciencias Sociales de la Universidad «individualismo metodológico», esto es,
Francisco Marroquín de Guatemala, desde desde el supuesto de que son los
1977. Antiguo Prefecto de Estudios del individuos, no las abstracciones de
Seminario Latinoamericano en Roma y grupos, los responsables últimos del bien
Profesor de Sociología, Filosofía y Religión
o el mal que se haga.
en cinco «coIleges» en los Estados Unidos.
Ha realizado estudios en Periodismo,
Derecho, Filosofía, CIásicos y Teología. La A la Etica sus tratadistas habitualmente le
presente es una conferencia brindada con reconocen dos grandes campos de
motivo del XXV Aniversario de la estudio: el de la escala de los valores y el
Universidad Francisco Marroquín, de la fuente de la obligación moral.
Guatemala, 14 de agosto de 1996.
En el primero se discuten aquellos valores
La Mengua de la Vida Ética tenidos por supremos para la convivencia
pacífica entre los hombres. Así, la
por la Intervención Corrupta prohibición de no matar pretende
del Estado en el Mercado resguardar el valor de la vida; la de no
robar, el de la propiedad; la de no mentir,
Por Armando de la Torre el de la verdad; la de no adulterar, el de la
paternidad. «Acontrario sensu», el
Dado que incluyo algunos conceptos mandato de honrar padre y madre o de
claves en el largo título que encabeza la dar al César lo que es del César se
siguiente reflexión permítasenme unas endereza a fomentar los valores
brevísimas explicaciones sobre lo que respectivos de la piedad filial o del
entiendo por ellos. cumplimiento con los deberes
ciudadanos. A un lado dejo los llamados
Por Etica me refiero al conjunto de «consejos de perfección», reunidos en el
normas de la conducta que la hacen Evangelio principalmente bajo e! nombre
moralmente aceptable a todos desde la genérico del «Sermón del Monte> y en
perspectiva de algún fin último en la vida otros incidentes y parábolas de la vida de
humana Dios, la felicidad, el orden social Jesús, que son más bien invitaciones a
justo, la preservación de a naturaleza una vida de superior generosidad para con
racional del hombre, la cooperación Dios y con el prójimo (como el
pacífica, etc. Como tal, responde a menosprecio de las riquezas o la renuncia
motivaciones conscientes de fuerte a la vida de familia).

1
Creo oportuna ora observación con El primero se ubica dentro de las grandes
respecto a los valores: se afirma a veces cosmovisiones monoteístas del Judaísmo,
que todos los valores son relativos. Esto el Cristianismo y el lslam y en él las
es una equivocación; lo relativo no son intenciones del agente al actuar son las
los valores, al menos no todos ellos, sino determinantes decisivas del sello moral,
sus escalas, es decir, la importancia bueno o malo, de cada acción. Una
relativa que les asignamos en un rango, versión racionalista y no teísta de lo
según su mayor o menor importancia en mismo, debida al pensador del siglo
el que estén engarzados. XVIII Emmanuel Kant, el imperativo
categórico, no vale la pena analizarla en
Otro punto importante: los problemas este breve ensayo.
éticos no suelen ofrecérsenos reducidos a
una simple elección entre un bien y un En el segundo, el sistema ético
mal moral indubitables, sino como prudencial, las consecuencias de nuestros
dilemas difíciles de resolver entre dos actos que se perciben como buenas o
bienes, de los cuales uno habría de ser malas, más que nuestras intenciones,
sacrificado, o entre dos males, de los que deciden de la calidad moral bondadosa o
uno habría de ser deliberadamente malévola de cada acto. He de apresurarme
escogido. a añadir que las reflexiones teóricas sobre
la conducta en el marco del mercado
En cuanto al segundo campo importante suelen ser abrumadoramente de la índole
del estudio de la Etica, el de la fuente de prudencial, no de la categórica.
la obligación moral, con ello se quiere
responder a la pregunta: ¿por qué he de Una razón para esto último parece en
preferir el bien al mal, o lo más bueno a parte residir en el hecho de que la
lo menos bueno, o lo menos malo a lo sociedad abierta, la sociedad competitiva
más malo? basada en la división del trabajo, es un
fenómeno relativamente reciente y en
Este cuestionamiento devino inaplazable algunos casos posterior al surgimiento de
cuando se introdujo en el mundo las grandes corrientes morales del
mediterráneo clásico de Roma y Grecia la monoteísmo, con sus valores centrados
concepción semita de un Dios Creador más bien en las sociedades cerradas de la
que interviene personal y continuamente familia y de la tribu.
en la naturaleza y en la historia. Un Dios,
por tanto, que se erige en la conciencia En la perspectiva prudencial, el mercado
íntima de cada individuo como el rasero y el Estado, por otra parte, son dos
inapelable de la obligación moral. De ahí medios muy diversos para lograr la
que se haya insistido en que el cooperación que se considera moralmente
cristianismo le abrió a la moral una deseable entre hombres civilizados: el
interioridad que había estado ausente en mercado es un proceso de intercambios
os tratados de los grandes pensadores de voluntarios, es decir, pacíficos, que
la Antigüedad. Por eso distinguimos hoy institucionalizamos en los contratos, y
entre dos enfoques fundamentalmente donde ambas partes iguales entre sí
diversos al discutir el tema del sentido de ganan. según las respectivas utilidades
la obligación moral: el categórico y el subjetivas <«marginales» las llaman los
prudencial. economistas) de lo que ceden y de lo que
adquieren. Un juego suma-positivo, como

2
se dice hoy día. El Estado, en cambio, es John Locke, en que habría de establecerse
otra manera de cooperación, esta vez límites bien estrechos y precisos al
obligatoria, según una jerarquía de ejercicio de ese poder. De ahí también la
prioridades fijadas unilateralmente por la corriente constitucionalista moderna con
autoridad pública, de donde puede la que todos estamos hoy tan
resultar aplicable el famoso aforismo de familiarizados y su ulterior refinamiento
Montaigne: «La ganancia de un hombre en el concepto contemporáneo del Estado
es la pérdida de otro». Un juego suma- de Derecho.
cero, en la misma jerga de las Ciencias
Sociales contemporáneas. Por corrupción, por lo tanto, entiendo
entonces el desvío de recursos ajenos para
El Estado, en cualquiera de sus fines. Que no son los de la aprobación de
manifestaciones históricas (la polis, el aquellos ciudadanos que los generaron
Imperio, la nación), ha pretendido sino para otros que arbitrariamente fijan
esencialmente responder a aquellas en su propio beneficio quienes se alzan
necesidades básicas de los individuos de con el poder de consumirlos, ya sea por
protección efectiva y aproximadamente serles accesible el uso o la amenaza del
igual en sus personas y en sus bienes uso de la fuerza estatal, ya, quizás con
contra otros de dentro o de fuera de la mayor frecuencia, por el recurso al
comunidad organizada, y también de engaño político.
dirimir los conflictos inevitables que
surgen entre ellos, por medio del Las manifestaciones hodiernas de esta
monopolio de la coacción y de su aparato corrupción son variadísimas; los sistemas
de la administración de la justicia. totalitarios de los que hemos sido testigos
durante este siglo y de los que todavía nos
Pareciera que no hubiera de ofrecérsenos queda como botón de muestra el
problema moral alguno en conciliar estas totalmente corrupto que impera en Cuba
dos formas simultáneas de cooperación han sido su expresión más extrema. En
entre los hombres. ellos la persona ha quedado degradada
como en toda esclavitud- a la función de
Desgraciadamente como nos lo recordara meras herramientas para los fines del
Lord Acton. «el poder corrompe, y el poderoso de turno. Pero ya a las puertas
poder absoluto corrompe absolutamente». del tercer milenio nos queda esa otra
Al Estado se le reserva el monopolio del versión corruptora, más insidiosa y
uso de la fuerza para que pueda satisfacer diseminada, del Estado que se entromete
más eficientemente esas necesidades en las relaciones contractuales entre
individuales y colectivas de protección y individuos y que conocemos
justicia. Pero la imperfección de nuestra eufemistamente como el «Estado
naturaleza, que busca siempre economizar benefactor» (Welfare state,
esfuerzos aunque sea a costa del bienestar Wohlfartstaat).
ajeno, ha llevado una y otra vez, en todas
las latitudes del globo, al abuso de ese Este se nos ha hecho presente en todos los
poder estatal, es decir, a la corrupción del rincones del planeta, en unos más y en
mero monopolio coactivo. Por eso los otros menos. Su objetivo declarado es la
whigs de la guerra civil en la Inglaterra redistribución niveladora de la riqueza ya
del siglo XVII entre el Parlamento y el generada y distribuida pacíficamente por
Rey insistieron, sobre todo por boca de el mercado, vía impuestos progresivos.

3
por ejemplo, o la protección a sentimientos de amorosa solidaridad, que
empresarios, el tutelaje de los obreros o se les pretende imponer con las ficciones
de los grupos étnicos, la erección de de nuevas «virtudes» como la de la tan
monopolios legales (es decir, los que mentada justicia «social», o la
vedan por la ley el acceso a otros delimitación de un bien «común»
competidores), la multiplicación de independientemente de la suma de los
regulaciones que eleven los costos de bienes particulares de los individuos que
transacción y orillen hacia la informalidad integren una sociedad libremente
a los posibles nuevos oferentes, o aun los organizada y que busquen racionalmente
ahoguen del todo, los controles de precios maximizar sus beneficios y minimizar sus
a granel, o inclusive a través de la costos.
mediación del más inmoral de los fraudes
monetarios: la inflación. Esta preocupación con fines últimos no
abiertos al análisis racional ha llevado al
Al fondo de todo ello anida con descuido inmoral de las verdaderas
demasiada frecuencia la fea mancha funciones del Estado: asegurar la estricta
moral de la envidia y, por supuesto, la observancia de los contratos, el respeto
arrogancia, con razón llamada fatal por igual a los derechos de todos, sobre todo
Hayek, de quienes desde el poder creen los de la propiedad y sucesión, el apego
saben mejor que los demás lo que a los minucioso a las normas del debido
demás conviene o lo que los demás proceso en los conflictos de
deberían preferir. interpretación, de esperar entre hombres
limitados e imperfectos, condiciones más
El mercado, se ha visto una y otra vez, que suficientes para esa virtud de la
distribuye lo que se produce con una justicia a secas entre hombres dispuestos
justicia aproximadamente proporcional a a cooperar pacíficamente intercambiando
lo que cada uno aporta a la producción. recursos por definición siempre escasos y
Aquí quiero subrayar la legitimidad moral que nunca nos resultan accesibles sin un
del lucro empresarial, que hace, sólo él, dispendio de esfuerzo tenaz. A esto se
posible a mediano plazo la existencia de refería D. H Robertson cuando hace unos
la retribución a los otros factores de años se preguntaba «¿What does the
producción en la forma de rentas para el Economist economize?» (Economic
terrateniente, salarios para el obrero, Commentaries, London: Staples, 1956, p.
intereses para el capitalista, y hasta 148). Al identificar las reglas de la
impuestos para el gobierno, sin contar las conducta en el mercado, los economistas
donaciones adicionales para las nos ahorran el tener que apelar a la buena
instituciones de beneficencia. Además, la voluntad del creyente, su amor a Dios y al
competencia que le es cosubstancial prójimo, al intencionalismo moral, en fin,
disciplina moralmente a todos los en él en nuestros actos, que son de la esfera
involucrados y facilita esa autocorrección íntima y ciertamente bienvenida de la
de nuestros excesos que tan rara vez moral categórica, pero también, como
vemos lograda en los ámbitos de las resortes de la acción, de entre los recursos
jerarquías del poder político. más escasos. Y como ese «ahorro» se
ejecuta a través del Derecho vigente, por
En todo ello poco cuentan ello mismo había adelantado Jellinek que
prudencialmente las intenciones morales el Derecho es «un mínimo de moral »
con respecto a los fines últimos, como los

4
Después de más de un siglo de ensayos, a el ahorro, mientras ha alentado el
veces heroicos, y a un costo en despilfarro irresponsable de lo
sufrimiento humano inmensurable, de acumulado: ha engañado a los incautos,
intentar sustituir por el Evado, con su manoseado a los débiles y triturado en
planificación central del bienestar igual cada uno el sentido personal del deber
para todos, aquel otro bienestar desigual para con nosotros mismos y para con
resultado de aportes en el mercado quienes de nosotros dependen, ha
desiguales, por fin parece que la pisoteado, en fin, nuestra dignidad de
humanidad comienza a aprender de sus adultos, y nos ha mantenido así
errores. aherrojados en una pobreza mayor de
aquella que debiéramos sufrir a estas
La tendencia a reducir la intromisión alturas, mientras que embotado en
enormemente exagerada de los políticos muchos la sagacidad para aprovechar las
en los procesos del mercado empieza por oportunidades de mejorar, con el
devolver a los hombres al menos parte de resultado todavía más entristecedor de
su autonomía moral, que es lo mismo, a la mantenernos más violentos de lo que
adversa, que decir que empieza por nuestras frustraciones de convivencia
reconocérles otra vez su responsabilidad justifican.
individual de laborar por el propio
bienestar y de no constituirse una carga La hemorragia legislativa de controles
para los demás. acaba por hacer del ciudadano obediente
a la ley un delincuente en contra de su
Esa sostenida intromisión, en sus orígenes voluntad, so pena de no sobrevivir en el
socialistas, intencionadamente mercado competitivo.
«benefactora», durante más de un siglo
hoy se ve con claridad, ha pervertido la Es precisamente en nombre de la
ley en una herramienta para que unos a integridad moral y ética de cada quien por
otros nos expoliemos, como lo explicara el que hoy tantos clamamos por un
Federico Bastiat en su conocido ensayo; regreso al orden espontáneo y libre de las
ha minado, además esa célula transacciones pacíficas del mercado y por
imprescindible del tejido social, la el restablecimiento de frenos enérgicos a
familia, al expulsar al hombre del hogar la expansión ilimitada del recurso a la
para que a la mujer y a los hijos les pueda fuerza y al engaño por parte de los que
llegar el cheque estipulado por las manejan la cosa pública, en una
agencias estatales de asistencia, a costa de reafirmación táctica de nuestra parte del
los demás contribuyentes; ha desalentado principio moral tan olvidado de que el fin
la creación del empleo al confiscar no justifica los medios.
progresivamente la propiedad de los que
se han mostrado más eficientes en Es para que cada uno de nosotros pueda
satisfacer las necesidades de los en lo intimo de su conciencia rendir culto
consumidores como ellos lo prefieren; ha a Dios como lo creamos más procedente,
consagrado el parasitismo de los dar generosamente de lo nuestro a quien
buscadores improductivos de rentas consideramos más necesitado, llorar
validos de las inmorales maniobras solidariamente como adulto con el que
monetarias a corto plazo de los Bancos llora y reír con el que ríe, para que nos
Centrales; ha desalentado en todos la sea otra vez posible crear, innovar,
visión del largo plazo, de la que depende explorar, estudiar, emprender

5
racionalmente según nuestras respectivas «El gobierno que gobierna menos es el
ventajas comparativas, es precisamente mejor».
por todo eso, por un resurgimiento
generalizado del bienestar sobre bases
ética y morales, y no por el bienestar de
pequeñas minorías violenta o El Centro de Estudios Económico-
engañosamente privilegiadas, que hoy nos Sociales, CEES, fue fundado en 1959. Es
alzamos desde premisas exclusivamente una entidad privada, cultural y académica
morales por la mayor libertad posible de , cuyos fines son sin afan de lucro,
mercado bajo reglas iguales para todos. apoliticos y no religiosos. Con sus
publicaciones contribuye al estudio de los
Siempre se supo ex post facto que las problemas económico-sociales y de sus
decisiones políticas tienen efectos en el soluciones, y a difundir la filosofia de la
nivel del progreso social y económico de libertad.
los pueblos, pero hoy vemos con una
visión «ex ante facto», es decir, de Apto. Postal 652, Guatemala, Guatemala
anticipación, la urgencia moral de prever correo electrónico: cees@cees.org.gt
las consecuencias que cualquier http://www.cees.org.gt
legislación o decisión ejecutiva en
nombre del Estado pueda tener en el nivel Permitida su Reproducción con fines
de las iniciativas individuales moralmente educativos y citando la fuente.
sanas y productivas.

La tan llevada y traída corrupción en la


vida pública cotidiana se vería
enormemente disminuída si se practicara
la justicia a secas y no se pretendiera
ingenuamente diseñar toda la sociedad
según un conocimiento que
inevitablemente siempre habrá de estar
disperso por toda la sociedad.

Es eso lo que nos enseña, entre otros, la


novísima escuela de opciones públicas,
iniciada por James Buchanan y Gordon
Tullock. A lo mismo apuntan las
variantes de las corrientes de análisis
económico de lo normativo, sea la moral
o el Derecho. Eso es lo que queremos ver
hecho extensivo al campo de la política,
en un intento de dos vías: también el
análisis ético de lo económico, lo político
y lo jurídico.

Lo que pareciera confirmar hoy


directamente la sabiduría de ayer Thomas
Jefferson: