Anda di halaman 1dari 645

Historia de la Ley

Nº 20.305

Mejora condiciones de retiro de los trabajadores del


sector público con bajas tasas de reemplazo de sus
pensiones.

05 de diciembre, 2008
Téngase presente

Esta Historia de Ley ha sido construida por la Biblioteca del Congreso Nacional
a partir de la información proporcionada por el Sistema de Tramitación de
Proyectos del Congreso Nacional (SIL).

Se han incluido los distintos documentos de la tramitación legislativa,


ordenados conforme su ocurrencia en cada uno de los trámites del proceso de
formación de la ley, en ambas Cámaras.

Se han omitido documentos de mera o simple tramitación, que no


proporcionan información relevante para efectos de la Historia de Ley, como
por ejemplo la cuenta en Sala o la presentación de urgencias.

Para efectos de facilitar la impresión de la documentación de este archivo, al


lado izquierdo de su pantalla se incorpora junto al índice, las páginas
correspondientes a cada documento, según la numeración del archivo PDF.

La Biblioteca del Congreso Nacional no se hace responsable de las alteraciones,


transformaciones y/o del uso que se haga de esta información, las que son de
exclusiva responsabilidad de quienes la consultan y utilizan.
INDICE

1. Primer Trámite Constitucional: Cámara de Diputados 4


1.1. Mensaje Presidencial 4
1.2. Informe Comisión de Trabajo 18
1.3. Informe comisión de Hacienda 69
1.4. Discusión en Sala 77
1.5. Discusión en Sala 84
1.6. Oficio de Cámara de Origen a Cámara Revisora 116

2. Segundo Trámite Constitucional: Senado 132


2.1. Primer Informe Comisión Trabajo 132
2.2. Discusión en Sala 172
2.3. Boletín de Indicaciones 191
2.4. Boletín de Indicaciones 194
2.5. Segundo Informe Comisión de Trabajo 204
2.6. Informe Comisión de Hacienda 445
2.7. Discusión en Sala 525
2.8. Discusión en Sala 553
2.9. Nuevo Informe Comisión de Hacienda 568
2.10. Discusión en Sala 593
2.11. Oficio de Cámara Revisora a Cámara de Origen 597

3. Tercer Trámite Constitucional: Cámara de Diputados 605


3.1. Discusión en Sala 605
3.2. Oficio de Cámara de Origen a Cámara Revisora 609

4. Publicación de Ley en Diario Oficial 610


4.1. Oficio de Cámara de Origen al Ejecutivo 610

5. Publicación de Ley en Diario Oficial 625


5.1. Ley N° 20.305 625
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 4 de 645

MENSAJE PRESIDENCIAL

1. Primer Trámite Constitucional: Cámara de


Diputados
1.1. Mensaje del Ejecutivo
Mensaje de S.E. La Presidenta de la República con el que inicia un Proyecto de
Ley que mejora condiciones de retiro de los trabajadores del sector público con
bajas tasas de reemplazo de sus pensiones. Fecha 05 de septiembre, 2005.
Cuenta en Sesión 40, Legislatura 353.

A S.E. EL MENSAJE DE S.E. EL PRESIDENTE DE LA


PRESIDENTE REPUBLICA CON EL QUE SE INICIA UN PROYECTO
DE LA H. DE LEY QUE MEJORA CONDICIONES DE RETIRO DE
CAMARA DE LOS TRABAJADORES DEL SECTOR PÚBLICO CON
DIPUTADOS. BAJAS TASAS DE REEMPLAZO DE SUS PENSIONES.
__________________________
SANTIAGO, septiembre 5 de 2005

M E N S A J E Nº 239-353/

Honorable Cámara de Diputados:

Tengo el honor de someter a vuestra consideración un proyecto de ley que


mejora las condiciones de retiro de los trabajadores del sector público con
bajas tasas de reemplazo de sus pensiones.

ANTECEDENTES.

En el marco del proceso de modernización del Estado, hemos desarrollado


diversas iniciativas tendientes a mejorar las condiciones de trabajo y estimular
la tarea funcionaria orientadas a lograr mejores prestaciones de servicios a la
ciudadanía que acude cotidianamente a las instituciones públicas. Producto de
esta persistente política de los Gobiernos de la Concertación, expresada en
diversas iniciativas legales, hoy la función pública, tanto a nivel de los
directivos y sus funcionarios, ha recuperado esa valoración social necesaria
para que las instituciones continúen modernizándose en la búsqueda de un
servicio público de excelencia a la ciudadanía.
Brindar servicios de calidad a la gente, especialmente la más modesta, que
acude diariamente a los diversos servicios públicos y municipales, requiere
valorar y estimular a sus funcionarios. Por ello, en este período hemos
modernizado y profesionalizado la carrera funcionaria, hemos promovido una
mayor eficiencia y productividad de los servicios públicos a través de aumentos
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 5 de 645

MENSAJE PRESIDENCIAL

en la inversión en capacitación funcionaria, de estímulos al desempeño y


mediante una nueva política de desarrollo laboral.
En la implementación de esas políticas de desarrollo laboral, corresponde
abordar el tema de mejorar las condiciones de retiro de los funcionarios.
En una primera etapa, se generaron diversas bonificaciones para el retiro,
tanto transitorias como permanentes, beneficiando a los funcionarios en los
diversos ámbitos del sector público central y descentralizado. Sin embargo, los
gremios –coordinados por la Central Unitaria de Trabajadores- comenzaron a
plantear que un número importante de funcionarios obtenían una pensión muy
inferior a sus expectativas y que tenían bajas tasas de reemplazo.
El año 2001, en el marco del acuerdo sobre reajuste salarial de ese año, el
Gobierno con la CUT y los gremios del sector público convinieron constituir una
mesa de diálogo “sobre las condiciones de retiro de los funcionarios públicos”,
llamada por los gremios “daño previsional”. Con ello se inició este largo
proceso de diálogo y de construcción de acuerdos que abordaría este tema
desde el ámbito de la política laboral.

UNA SOLUCIÓN LABORAL.


La construcción de un mecanismo de apoyo post laboral, acordada con la CUT
y los gremios, se sitúa en el marco de las políticas laborales y de personal de
cada sector de la administración, focalizando su beneficio en las personas más
necesitadas, es decir, en aquellos funcionarios con bajas pensiones y bajas
tasas de reemplazo.
Una fórmula de este tipo para los funcionarios públicos del sector central y
descentralizado sólo era posible desde el ámbito laboral y desde su rol de
empleador. Este criterio laboral fue compartido por la CUT y la mayoría de los
gremios del sector público, lo que permitió consensuar este mecanismo de
apoyo post laboral de por vida a los funcionarios públicos y municipales más
vulnerables.

LAS BASES DEL ACUERDO CON LA CUT Y LOS GREMIOS.


Mejorar las condiciones de retiro de los funcionarios o en el discurso gremial
llamado solución al “daño previsional”, requería de un acuerdo, que fue
largamente trabajado entre las autoridades gubernamentales y la mesa de
gremios del sector público coordinada por la CUT. Este culminó exitosamente el
25 de agosto pasado con la suscripción de un “Protocolo de acuerdo sobre el
mejoramiento de las condiciones de retiro de los funcionarios públicos” entre el
Gobierno y la CUT y la mayoría los gremios del sector público, que sustenta y
origina este proyecto de ley que hoy conoce el Parlamento.
De este modo, se ratifica uno de los criterios que sustentan las políticas
gubernamentales de avanzar en el mejoramiento de las condiciones laborales
de los funcionarios, sobre la base del diálogo y el acuerdo con los gremios.
Los aspectos principales de este Protocolo de acuerdo entre el Gobierno y la
CUT con los gremios del sector público y que describen el beneficio post laboral
establecido en este proyecto de ley, son:
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 6 de 645

MENSAJE PRESIDENCIAL

“ ... la CUT y los gremios del sector público hemos convenido una fórmula
laboral para mejorar las condiciones de retiro de los funcionarios públicos,
también denominado “daño previsional” según los gremios, y cuyo objetivo es
el de beneficiar a aquellos funcionarios - tanto de la administración central
como descentralizada- que tienen bajas tasas de reemplazo al término de su
vida laboral.
Las partes acuerdan enviar un proyecto de ley, en el mes de septiembre de
2005, que otorgue un beneficio post laboral para los funcionarios públicos”.
El beneficio acordado tiene las siguientes características:
Beneficio.
El beneficio consiste en un bono mensual de naturaleza laboral, de un monto
de $50.000, que beneficiará a los trabajadores del sector público que más
adelante se señalan, siempre que reúnan copulativamente las condiciones
señaladas en los puntos 2 y 3 siguientes. Este bono se extingue por el
fallecimiento del beneficiario. El bono no será imponible ni constituirá renta
para ningún efecto legal.
Beneficiarios.
Los beneficiarios del bono serán los trabajadores que a la fecha de entrada en
vigencia de la ley desempeñen un cargo de planta o a contrata o estén
contratados conforme al Código del Trabajo, en las instituciones del Sector
Público, tanto centralizadas como descentralizadas. Este personal tendrá
derecho al bono siempre que cumpla con los requisitos del punto siguiente.
Los funcionarios públicos que en el transcurso de la duración del sistema
obtuvieren una pensión de invalidez y cumplieren con todos los requisitos que
señalan el número 3 siguiente, tendrán derecho igualmente al bono.
Requisitos para obtener el beneficio.
Para tener derecho al bono será necesario cumplir con los siguientes requisitos
copulativos:
Estar afiliado al Sistema de Pensiones del decreto ley N° 3.500, de 1980, por el
ejercicio de su función pública;
Tener las calidades mencionadas en el punto 2, tanto a la fecha de postulación
para acceder al bono, como con anterioridad al 1° de mayo de 1981;
Tener a lo menos 20 años de servicios en las instituciones señaladas en el
punto 2 ó las que sean sus antecesores legales, a la fecha de la publicación de
la ley;
Tener una tasa de reemplazo líquida estimada inferior a 55% y acceder a una
pensión de vejez líquida regida por el decreto ley N° 3.500, de 1980, inferior a
$600.000;
Tener cumplidos 65 años de edad en el caso de los hombres y 60 años de edad
en el caso de las mujeres; y
Renunciar voluntariamente al cargo o empleo u obtener pensión por vejez de
conformidad al decreto ley N° 3.500, dentro de los 12 meses siguientes de
cumplirse las edades antes señaladas.
Duración del Sistema.
Se considerará como duración del sistema para acceder al beneficio el período
comprendido entre el 1 de enero del 2006 y el 31 de diciembre del año 2024.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 7 de 645

MENSAJE PRESIDENCIAL

Reajustabilidad.
La reajustabilidad del beneficio y de todas las cantidades en dinero que se
señalan en este acuerdo, se realizará una vez al año aplicando la variación que
experimente el Índice de Precios al Consumidor (INE) en los 12 meses
anteriores al reajuste.
Compatibilidad con Bonificación por Retiro del Título II de la Ley N° 19.882.
Respecto del personal que es beneficiario de la bonificación por retiro
voluntario establecida en el Título II de la ley 19.882, se acordó lo siguiente:
Para el funcionario cuyo promedio de remuneraciones de los 12 últimos meses
anteriores al retiro sea igual o inferior a $ 437.500, el bono se devengará y
pagará desde el mes subsiguiente al cese de funciones.
Para el funcionario cuyo promedio de remuneraciones imponibles de los 12
últimos meses anteriores al cese de funciones, sea superior a $437.500, el
bono comenzará a devengarse y pagarse en el mes siguiente del que se
obtenga de dividir por $50.000 el resultado de restar el monto de la
bonificación por retiro voluntario establecida en el título II de la ley 19.882,
menos $4.375.000 si es mujer y de $3.937.500 si es hombre. Con todo, si el
resultado de la división anterior fuere superior a 84, el bono se devengará y
pagará a partir del mes 85 contado desde el mes siguiente del cese de
funciones del personal.”.
Sobre este último punto del acuerdo, que originó un largo impasse con los
gremios, es importante aclarar que este tema de la compatibilidad parcial
afecta sólo a los beneficiarios de la ley 19.882 asociados a ANEF y Ajunji, que
comprende sólo a un 16% de los funcionarios representados por los gremios
en el diálogo con el Gobierno y, que con la fórmula acordada de una carencia a
las personas con rentas imponibles superiores a $435.000, potencialmente
afectará sólo a alrededor del 6% de los funcionarios representados en la mesa
del sector público.
De este modo, la fórmula laboral propuesta por el Gobierno acordada con la
CUT y los gremios, permite dar un sustantivo paso para mejorar la situación
post laboral de los funcionarios con bajas pensiones y así generar un nuevo
reconocimiento a quienes cumplen tareas de servicio público y a la vez generar
mayor equidad en nuestra sociedad.

CONTENIDO DEL PROYECTO.


Consecuente con el Acuerdo, el proyecto establece lo siguiente:
El bono.
El proyecto establece, en primer lugar, un bono de naturaleza laboral de $
50.000 mensuales para los trabajadores que en este artículo se indica.
Define que sólo el personal que se encuentre prestando servicios a la fecha de
entrada en vigencia de la ley, en las calidades y entidades que señala, podrá
acceder a este Bono. Este personal tendrá derecho al beneficio siempre que se
encuentre afiliado al Sistema de Pensiones del decreto ley N° 3.500, de 1980,
y cotice en dicho sistema por el ejercicio de su función pública y cumpla con
los requisitos del artículo 2°.
Requisitos.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 8 de 645

MENSAJE PRESIDENCIAL

En segundo lugar, el proyecto determina los requisitos copulativos que deberá


cumplir el personal mencionado en el artículo anterior para ser beneficiario del
bono. Además, fija el 31 de diciembre de 2024 como fecha de término para
acceder al bono.
Procedimiento.
A continuación, el proyecto establece el procedimiento para acceder al bono,
considerando las etapas siguientes:
El jefe superior de servicio o la jefatura máxima de la entidad a la que
pertenece el trabajador, a partir del primer mes del semestre anterior a aquel
en que el trabajador cumpla 65 años de edad si es hombre y 60 años de edad
si es mujer, se entenderá facultado para requerir de los organismos
previsionales y de la Superintendencia de Administradoras de Fondos de
Pensiones, la estimación acerca de la tasa de reemplazo líquida del trabajador.
El jefe superior de servicio o la jefatura máxima de la entidad a la que
pertenece el trabajador, una vez que recepcione las respuestas de la letra
anterior, enviará una comunicación escrita al trabajador informándole su tasa
de reemplazo líquida.
El trabajador a partir de la notificación de la comunicación señalada en la letra
anterior y hasta los 120 días siguientes al cumplimiento de las edades indicada
en la letra “a)”, deberá presentar la solicitud para acceder al bono ante el jefe
superior de servicio o la jefatura máxima a la cual pertenece.
En caso que el trabajador no haya sido notificado de la comunicación antes
mencionada y haya cumplido las edades indicadas en la letra “a)”, deberá
presentar ante el jefe superior de servicio o jefatura máxima de la entidad a la
cual pertenece la solicitud para acceder al bono dentro de los 120 días
siguientes al cumplimiento de las edades antes mencionadas.
Con todo, si el trabajador no presenta la solicitud para acceder al bono dentro
de los plazos señalados en esta letra, se entenderá que renuncia al bono.
En el caso de las corporaciones municipales creadas en virtud de lo dispuesto
por el decreto con fuerza de ley N°1-3.063, de 1980, del Ministerio del
Interior, remitirán a la Municipalidad respectiva, todos los antecedentes del
trabajador que acrediten el cumplimiento de los requisitos señalados en el
artículo 2°. El Municipio, con el mérito de dichos antecedentes, dictará el acto
administrativo correspondiente y, cuando proceda, los remitirá al Servicio de
Tesorerías para el pago del bono.
Jornada parcial.
Enseguida, el proyecto establece normas de postulación al bono para aquellos
trabajadores que presten servicios por jornada parcial. Ellos deberán adjuntar
una declaración jurada simple que señale el número de horas que tienen
contratadas, en cualquier calidad jurídica, en alguno de los servicios
mencionados en el artículo 1°.
Características del bono.
El proyecto señala que el bono no será imponible ni constituirá indemnización
ni renta para ningún efecto legal. El derecho a impetrar o percibirlo se extingue
con el fallecimiento del beneficiario.
Fondo bono laboral.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 9 de 645

MENSAJE PRESIDENCIAL

Además, el proyecto crea un “Fondo Bono Laboral”, con cargo al cual se pagará
el Bono. Este Fondo se constituirá con un aporte mensual de cada servicio u
organismo afecto al sistema; con el producto de la rentabilidad que genere la
inversión de sus recursos, y con el aporte fiscal que indica este proyecto de
ley.
El Servicio de Tesorerías recaudará y administrará el “Fondo Bono Laboral”.
Por otra parte, establece que los organismos que se retrasen en el pago del
aporte señalado, deberán pagar un interés penal con cargo a su presupuesto
ordinario sin que proceda suplemento alguno por esta causal.
Además, indica los giros que pueden realizarse con cargo al Fondo.
También, el proyecto determina que el Ministerio de Hacienda fijará los valores
e instrumentos financieros en los cuales se invertirán los recursos del Fondo
antes mencionado.
El Servicio de Tesorerías debe pagar el bono a los beneficiarios. Para ello, el
proyecto fija un procedimiento al cual deberán sujetarse los jefes superiores de
servicio o jefatura máxima de la entidad a la que pertenezca el trabajador
beneficiario. Dicho servicio podrá suscribir convenios con las entidades que
indica el proyecto de ley para efectuar el pago del bono.
Por otra parte, se determina desde cuando se devenga y paga el Bono,
estableciendo una normas especial respecto de aquellos que son beneficiarios
de la bonificación por retiro del Título II de la ley N° 19.882.
Reincorporación y bono.
El proyecto, por otra parte, señala que el personal que cese en sus cargos y
perciba el bono y que con posterioridad se reincorpore a alguna de las
instituciones afectas a la presente ley, deberán devolver la totalidad del
beneficio, según las normas que fija. En ningún caso podrá volver a percibir el
bono.
Reajustabilidad.
Enseguida, fija el sistema de reajustabilidad de todas las cantidades en dinero
señaladas en esta ley. Esta se hará en el mes de enero de cada año, según
IPC.
Sanciones.
El proyecto establece sanciones para las personas que perciban
maliciosamente el bono.
Bono y pensión de invalidez.
El proyecto, enseguida, establece que los trabajadores señalados en el artículo
1° que obtengan la pensión de invalidez que establece el decreto ley N° 3.500,
de 1980, podrán acceder al bono una vez que cumplan 65 años de edad si es
hombre o 60 años de edad si es mujer y acrediten el cumplimiento de los
requisitos establecidos en al artículo 2°, con excepción del numeral 5° de ese
artículo. Además, adecua los requisitos antes mencionados en consideración a
la naturaleza de dicha pensión.
Normas transitorias.
El proyecto, en primer lugar concede el bono de que trata el presente proyecto
al personal mencionado en el artículo 1°, que a la fecha de entrada en vigencia
de la ley tenga 65 o más años de edad si son hombres o 60 o más años de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 10 de 645

MENSAJE PRESIDENCIAL

edad sin son mujeres, siempre que cumplan los requisitos del artículo 2° y
presenten su solicitud dentro del plazo definido.
En segundo lugar, determina que la presente ley entrará en vigencia el 1 de
enero del año 2006 o el día 1° del mes siguiente a la fecha de su publicación
en el Diario Oficial, si ésta fuera posterior a dicha data. Sin embargo, el
artículo 10° entrará en vigencia el año 2007.
Finalmente, establece la forma de financiamiento del presente proyecto de ley
durante el año 2006.

En consecuencia, tengo el honor de someter a vuestra consideración, el


siguiente

P R O Y E C T O D E L E Y:

“Artículo 1°.- Establécese un bono de naturaleza laboral de $ 50.000


mensuales, en adelante el bono, para el personal que a la fecha de entrada en
vigencia de esta ley desempeñe un cargo de planta o a contrata y al
contratado conforme al Código del Trabajo, en los órganos y servicios públicos
regidos por el Título II de la Ley N° 18.575; el decreto N° 2.421, de 1964, del
Ministerio de Hacienda, que fija el texto refundido de la ley N° 10.336; el
decreto N° 291, de 1993, del Ministerio del Interior, que fija el texto refundido
de la ley N° 19.175; la ley N° 18.838; el párrafo 2° del título III de la ley N°
18.962; la ley N° 16.752; el título VII de la ley N° 19.284; la ley N° 19.140;
los artículos 4° letra i) y 19 de la ley N° 18.348; las leyes Nos. 17.995 y
18.632, y las Municipalidades, y a los trabajadores de sectores de la
Administración del Estado que hayan sido traspasados o se traspasen a dichas
municipalidades en virtud de lo dispuesto por el decreto con fuerza de ley N°1-
3.063, de 1980, del Ministerio del Interior.
El personal mencionado en el inciso anterior tendrá derecho al bono
siempre que se encuentre afiliado al Sistema de Pensiones del decreto ley N°
3.500, de 1980, y cotice en dicho sistema por el ejercicio de su función pública
y cumpla con los requisitos del artículo 2°.
Artículo 2°.- Para tener derecho al bono del artículo anterior será
necesario cumplir con los siguientes requisitos copulativos:
1.- Tener las calidades mencionadas en el inciso primero del artículo
1° en los referidos organismos o en sus antecesores legales, tanto a la fecha
de la postulación para acceder al bono como con anterioridad al 1° de mayo de
1981;
2.- Tener a lo menos 20 años de servicios en las instituciones
señaladas en el artículo anterior o las que sean sus antecesores legales, a la
fecha de la publicación de la presente ley.
3.- Tener una tasa de reemplazo líquida estimada igual o inferior a
55% y acceder a una pensión de vejez líquida regida por el decreto ley N°
3.500, de 1980, igual o inferior a $600.000. Para este efecto se entenderá por:
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 11 de 645

MENSAJE PRESIDENCIAL

a) Pensión de vejez líquida. Es aquella pensión de vejez


otorgada según el decreto ley N° 3.500, de 1980, a que pueda tener derecho
el personal afecto a la presente ley, descontadas las cotizaciones obligatorias
de salud. Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra pensión y
jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex -cajas de
previsión del antiguo régimen previsional fusionadas en el Instituto de
Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de
Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.
Para efectos del inciso anterior de este literal, en la estimación del
monto de la pensión de vejez líquida sólo se considerará la modalidad de retiro
programado establecida en el decreto ley N° 3.500, de 1980, calculada para la
primera anualidad, a que tendría derecho el trabajador, sin perjuicio de la
modalidad de pensión de vejez a que opte el beneficiario del bono al momento
de pensionarse.
Para lo anterior, la administradora de fondos de pensiones
considerará el saldo acumulado en la cuenta de capitalización individual
incluido el Bono de Reconocimiento a que tenga derecho el trabajador, al
último día del mes en que es informado el certificado del bono de
reconocimiento o al último día del mes en que la Superintendencia de
Administradoras de Fondos de Pensiones le solicitó la información si a la data
de dicha solicitud ya estuviere informado el bono de reconocimiento. No se
incluirán en dicho monto las cotizaciones voluntarias, los depósitos de ahorro
previsional voluntario, ni los depósitos convenidos a que se refiere el artículo
20 del decreto ley N° 3.500, de 1980.
b) Remuneración promedio líquida. Es el promedio de las
remuneraciones mensuales percibidas durante los 36 meses anteriores a la
fecha de la solicitud de información señalada en el inciso primero del artículo
3°, actualizadas según la variación del índice de precios al consumidor
determinado por el Instituto Nacional de Estadísticas, respecto de las cuales se
hubieren efectuado cotizaciones obligatorias, descontadas estas últimas.
c) Tasa de reemplazo líquida. La expresión porcentual del
cuociente que resulte de dividir el monto mensual de la pensión de vejez
líquida determinado de conformidad con la letra a) precedente, por la
remuneración promedio líquida calculada según la letra b) anterior.
4.- Tener cumplidos 65 años de edad en el caso de los hombres y 60
años de edad tratándose de las mujeres, y
5.- Renunciar voluntariamente al cargo u obtener pensión por vejez
de conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980, dentro de los 12 meses
siguientes de cumplirse las edades señaladas en el número anterior, según
corresponda.
El personal que preste servicios por jornadas parciales deberá renunciar
al total de horas que sirvan en las entidades mencionadas en el artículo
anterior.
Podrá acceder al bono el personal que cese en sus funciones por las
causales señaladas en el número anterior hasta el 31 de diciembre del 2024.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 12 de 645

MENSAJE PRESIDENCIAL

Artículo 3°.- El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que


corresponda, a partir del primer mes del semestre anterior a aquel en que el
trabajador cumpla las edades señaladas en el numeral 4 del artículo 2°, se
entenderá facultado para requerir de los organismos previsionales y de la
Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones, la estimación
acerca de la tasa de reemplazo líquida del trabajador de conformidad a lo
dispuesto en el numeral 3 del artículo anterior. Para ello, el jefe superior de
servicio o la jefatura máxima que corresponda, informará a dichos organismos
y Superintendencia, la remuneración promedio líquida del trabajador según lo
establecido en el numeral antes señalado.
Para los efectos de lo dispuesto en el inciso anterior, la Superintendencia
de Administradoras de Fondos de Pensiones, podrá solicitar los antecedentes
necesarios a las administradoras de fondos de pensiones.
Los organismos previsionales y la Superintendencia de Administradoras
de Fondos de Pensiones deberán remitir la información señalada en el inciso
primero dentro del plazo de 60 días contados desde la recepción de solicitud de
información. Sin embargo, si al vencimiento de dicho plazo no estuviere
informado, el bono de reconocimiento del trabajador, la Superintendencia
prorrogará ese plazo por 30 días.
El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que corresponda,
sumará las tasas de reemplazos líquidas informadas por las entidades
señaladas en el inciso anterior y el resultado lo comunicará por escrito al
trabajador.
El trabajador, a partir de la notificación de la comunicación dispuesta en
el inciso anterior y hasta los 120 días siguientes al cumplimiento de las edades
señaladas en el numeral 4 del artículo anterior, deberá presentar la solicitud
para acceder al bono ante el jefe superior de servicio o la jefatura máxima de
la entidad en la cual preste sus servicios.
En caso que el trabajador no haya sido notificado de la comunicación
señalada en el inciso anterior y haya cumplido las edades indicadas en el
numeral 4 del artículo 2°, deberá presentar ante el jefe superior de servicio o
la jefatura máxima de la entidad a la cual pertenece la solicitud para acceder al
bono dentro de los 120 días siguientes al cumplimiento de las edades antes
mencionadas.
Con todo, si el trabajador no presenta la solicitud para acceder al bono
dentro de los plazos señalados en los incisos quinto o sexto, se entenderá que
renuncia a dicho beneficio.
El jefe superior de servicio o la jefatura máxima de la entidad a la que
pertenece el trabajador, ordenará certificar a quien corresponda el
cumplimiento de los requisitos señalados en el artículo anterior. Para ello,
podrá requerir información de cualquier otro organismo público para efectos de
lo previsto en dicho artículo.
El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que corresponda, en
ningún caso podrá conocer de la probable cuantía de la jubilación, pensión de
vejez o el monto de los recursos registrados en la cuenta de capitalización
individual del personal.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 13 de 645

MENSAJE PRESIDENCIAL

El acto administrativo que conceda el bono al funcionario deberá


establecer que el pago se efectuará en la oportunidad que corresponda según
el artículo 8°. Dicho acto administrativo no está sujeto al trámite de toma de
razón y deberá enviarse en original para su registro y control posterior a la
Contraloría General de la República.
En el caso de las corporaciones municipales creadas en virtud de lo
dispuesto por el decreto con fuerza de ley N°1-3.063, de 1980, del Ministerio
del Interior, remitirán a la Municipalidad respectiva, todos los antecedentes del
trabajador que acrediten el cumplimiento de los requisitos señalados en el
artículo 2°. El Municipio, con el mérito de dichos antecedentes, dictará el acto
administrativo correspondiente, y cuando proceda los remitirá al Servicio de
Tesorerías de conformidad al artículo 8°.
Artículo 4°.- El personal que preste servicios por jornada parcial en
alguna de las instituciones señaladas en el artículo 1°, deberá presentar la
solicitud a que se refiere el artículo anterior, al jefe superior de servicio o al
jefatura máxima de aquella entidad en la que tiene el mayor número de horas
contratadas, en cualquier calidad jurídica. A igual número de horas
contratadas, presentará la solicitud en aquella entidad en que tenga más años
de servicios. Si tiene la misma cantidad de años de servicios, podrá presentar
la solicitud en cualquiera de ellas. Además, deberá adjuntar una declaración
jurada simple del número de horas que tengan contratadas, en cualquier
calidad jurídica, en alguno de los servicios mencionados en el artículo 1°.
El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que corresponda
remitirá copia del acto administrativo señalado en el inciso décimo del artículo
anterior, a los demás empleadores que hubiere indicado el trabajador en su
declaración jurada.
Artículo 5°.- El bono no será imponible ni constituirá indemnización ni
renta para ningún efecto legal. El derecho a impetrar o percibir el bono se
extingue con el fallecimiento del beneficiario.
Artículo 6°.- El bono se pagará con los recursos provenientes del “Fondo
Bono Laboral”, que se formará del siguiente modo:
a) Con el aporte mensual de cada servicio u organismo señalado en
el artículo 1°, el que ascenderá a un monto equivalente al 1% de las
remuneraciones mensuales imponibles de sus trabajadores que, a la fecha del
aporte, cumplan con los requisitos copulativos siguientes: tengan los años de
servicios señalados en el numeral 2 del artículo 2°, que reúnan las calidades
mencionadas en el artículo 1° con anterioridad al 1° de mayo de 1981, que
estén afectos al sistema de pensiones establecido en el decreto ley N° 3.500,
de 1980 y que cumplan las edades señaladas en el numeral 4° del artículo 2°,
a más tardar al 31 de diciembre de 2024, inclusive.
Este aporte sólo se realizará hasta las remuneraciones que se
devenguen en el mes de diciembre del año 2024.
b) Con el producto de la rentabilidad que genere la inversión de los
recursos del Fondo.
c) Con aporte fiscal, cuando los recursos señalados en las letras a) y
b) de este artículo sean insuficientes para el pago de los bonos. Este aporte
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 14 de 645

MENSAJE PRESIDENCIAL

será de un monto equivalente a la diferencia entre el monto total que se debe


pagar por concepto de bonos y los aportes indicados en la letras antes
mencionadas.
Artículo 7°.- El Servicio de Tesorerías recaudará y administrará los
recursos del “Fondo Bono Laboral”. Para tal efecto, llevará una cuenta especial
de dicho Fondo. En ella deberán ser enterados los aportes señalados en la letra
a) del artículo anterior, dentro de los diez primeros días del mes siguiente a
aquél en que se hayan devengado las remuneraciones o subsidios, término que
se prorrogará hasta el primer día hábil siguiente si dicho plazo expirare en día
sábado, domingo o festivo.
Por cada día de atraso en el pago del aporte señalado en la letra a) del
artículo 6°, se devengará un interés penal equivalente a la tasa de interés
corriente para operaciones reajustables en moneda nacional a que se refiere el
artículo 6° de la ley N° 18.010. Esta sanción será de responsabilidad del
servicio u organismo respectivo, el que deberá solventar los recargos con su
presupuesto ordinario sin que proceda suplemento alguno por esta causal. El
Servicio de Tesorerías cobrará y recaudará dichos intereses y los enterará en el
Fondo Bono Laboral.
Con cargo a dicha cuenta especial, el Tesorero General del Servicio de
Tesorerías sólo podrá girar en los siguientes casos:
a) Para dar cumplimiento a los actos administrativos de los jefes
superiores de servicio respectivos que ordenen el pago del bono al personal
que tenga derecho a él,y
b) Para hacer inversiones con los recursos del fondo.
Los recursos del “Fondo de Bono Laboral” serán invertidos en los valores
e instrumentos financieros según las normas y límites de inversión que
establezca el Ministerio de Hacienda, a través de decreto supremo suscrito bajo
la fórmula “Por Orden del Presidente de la República”.
Artículo 8°.- El Servicio de Tesorerías pagará el bono a los beneficiarios. Para
ello, el jefe superior de servicio o jefatura máxima respectiva remitirá a dicho
servicio copia del acto administrativo que concede el bono, adjuntando los
antecedentes que acrediten el cumplimiento de los requisitos establecidos en
los numerales 2° y 4° del artículo 2°, y la respuesta de los organismos
previsionales y de la Superintendencia Administradora de Fondos de Pensiones
sobre la tasa de reemplazo líquida. Además, deberá informar la fecha en que
comenzará a pagarse el bono al beneficiario.
El Servicio de Tesorerías podrá celebrar convenios con las
administradoras de fondos de pensiones, compañías de seguros u otras
entidades, para efectuar el pago del bono a través de ellas.
El bono se pagará una vez que el personal mencionado en el artículo 1°
haya cesado en funciones por retiro voluntario o por pensión de vejez de
conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980, según las normas siguientes:
1) El bono se devengará y pagará a contar del mes subsiguiente del
cese de funciones del personal.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 15 de 645

MENSAJE PRESIDENCIAL

2) Para el personal que es beneficiario de la bonificación por retiro


voluntario establecida en el Título II de la ley N° 19.882, el bono de la
presente ley se devengará y pagará en las fechas siguientes:
a) Para el personal cuyo promedio de remuneraciones
imponibles de los 12 últimos meses anteriores al retiro sea igual o inferior a
$437.500, el bono se devengará y pagará en la misma oportunidad señalada
en el numeral anterior.
b) Para el personal cuyo promedio de remuneraciones
imponibles de los 12 últimos meses anteriores al cese de funciones, sea
superior a $437.500, el bono comenzará a devengarse y pagarse en el mes
siguiente del que se obtenga de dividir por $50.000 el resultado de restar el
monto de la bonificación por retiro voluntario establecida en el Título II de la
ley 19.882, menos $4.375.000 si es mujer y $3.937.500 si es hombre. Con
todo, si el resultado de la división anterior fuera superior a 84, el beneficio se
devengará y pagará a partir del mes 85 contado desde el mes siguiente del
cese de funciones del personal. Si el resultado de la resta antedicha implicare
un número inferior a $ 50.000 se aplicará lo dispuesto en la letra a) de este
numeral.
Artículo 9°.- El personal que cese en sus cargos y perciba el bono, y que
con posterioridad se reincorpore a alguna de las instituciones u organismos
señalados en el artículo 1°, sea en calidad de titular, a contrata u honorario,
deberá devolver la totalidad del beneficio percibido, expresado en unidades de
fomento, más el interés corriente para operaciones reajustables. En ningún
caso se podrá volver a percibir el bono.
Artículo 10.- Todas las cantidades en dinero señaladas en esta ley se
reajustarán en el mes de enero de cada año, según la variación que
experimente el índice de precios al consumidor en los 12 meses anteriores,
determinado por el Instituto Nacional de Estadísticas.
Artículo 11.- Las personas que perciban maliciosamente el bono que
otorga esta ley, deberán devolver la totalidad del beneficio percibido,
expresado en unidades de fomento, más el interés corriente para operaciones
reajustables, sin perjuicio de las sanciones que pudieran corresponderles según
la legislación vigente.
Artículo 12.- Los trabajadores señalados en el artículo 1° que obtengan
pensión de invalidez que establece el decreto ley N° 3.500, de 1980, podrán
acceder al bono una vez que cumplan las edades señaladas en el numeral 4°
del artículo 2° y acrediten el cumplimiento de los demás requisitos establecidos
en dicho artículo, con excepción del determinado en el numeral 5°. En este
caso, el personal deberá cumplir con el requisito que se establece en el
numeral 1° de dicho artículo, tanto a la fecha en que obtuvo la pensión de
invalidez como con anterioridad al 1° de mayo de 1981.
Dicho personal presentará su solicitud ante el jefe superior de servicio o
jefatura máxima de la institución u organismo mencionado en el artículo 1° en
el cual hubiere cesado en funciones, a partir del cumplimiento de las edades
señaladas en el inciso anterior y hasta los 120 días siguientes a él. Con todo, si
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 16 de 645

MENSAJE PRESIDENCIAL

dicho personal no presenta la solicitud para acceder al bono dentro del plazo
indicado, se entenderá que renuncia a dicho beneficio.
A partir de la fecha de presentación de la solicitud del inciso anterior, la
referida jefatura se entenderá facultada para requerir la información sobre el
monto de la pensión de invalidez otorgada de conformidad al decreto ley N°
3.500, de 1980.
En este caso, el pensionado de invalidez señalado en el inciso primero
deberá tener una tasa de reemplazo líquida estimada igual o inferior a 55% y
acceder a una pensión de invalidez líquida regida por el decreto ley N° 3.500,
de 1980, igual o inferior a $600.000.
Para lo dispuesto en el inciso anterior, la tasa de reemplazo líquida será
la expresión porcentual del cuociente que resulte de dividir el monto mensual
de la pensión de invalidez líquida, por la remuneración promedio líquida. Para
estos efectos se entenderá por:
a) Pensión de invalidez líquida: aquella que perciba el trabajador
señalado en el inciso primero de conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980,
al momento de presentar la solicitud indicada en el inciso segundo. Además, a
dicha pensión se le sumará cualquiera otra pensión y jubilación líquida que
estuviere percibiendo por alguna de las ex -cajas de previsión del antigüo
régimen previsional fusionadas en el Instituto de Normalización Previsional, por
la Dirección de Previsión de Carabineros de Chile, y por la Caja de Previsión de
la Defensa Nacional.
b) Remuneración promedio líquida: corresponderá a la última
remuneración mensual que percibió el trabajador antes de obtener la pensión
de invalidez mencionada en el inciso primero, reajustada de acuerdo a los
reajustes generales de remuneraciones otorgados a los trabajadores del sector
público, por el período comprendido entre la obtención de la pensión de
invalidez y el cumplimiento de las edades indicadas en el numeral 4° del
artículo 2°.
Para los referidos trabajadores, el bono se devengará y pagará a contar
del mes subsiguiente a la total tramitación del acto administrativo que concede
el bono.
Este personal podrá acceder al bono siempre que presente su solicitud
para acceder al bono hasta el 31 de diciembre del 2024.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Artículo primero.- El personal mencionado en el artículo 1° que a la


fecha de entrada en vigencia de la presente ley tenga 65 o más años de edad
si son hombres o 60 o más años de edad si son mujeres, accederá al bono en
la mismas condiciones señaladas en los artículos permanentes siempre que
presenten la solicitud respectiva dentro de los 120 días siguientes a dicha
entrada en vigencia y cumplan con los requisitos señalados en el artículo 2°.
En este caso deberán renunciar voluntariamente a su cargo o pensionarse por
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 17 de 645

MENSAJE PRESIDENCIAL

vejez según el decreto ley N° 3.500, de 1980, dentro de los 12 meses


contados desde la presentación de su solicitud. El personal que no presente la
solicitud de bono dentro del plazo señalado, se entenderá que renuncia a él.
El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que corresponda, a
partir de la publicación de la presente ley, se entenderá facultado para requerir
la información indicada en el inciso primero del artículo 3° respecto del
personal señalado en el inciso anterior como del personal que cumpla las
edades establecidas en el numeral 4 del artículo 2° durante el año 2006.
Artículo segundo.- La presente ley entrará en vigencia el 1 de enero del
año 2006 o el día 1° del mes siguiente a la fecha de su publicación en el Diario
Oficial, si ésta fuera posterior a dicha data. Sin embargo, el artículo 10°
entrará en vigencia el año 2007.

Artículo tercero.-El mayor gasto que represente la aplicación de esta ley,


durante el año 2006, se financiará con los recursos provenientes del Fondo
Bono Laboral del artículo 6°. El aporte fiscal que se establece en la letra c) del
citado artículo se financiará mediante transferencias con cargo a las
provisiones dispuestas en la partida presupuestaria Tesoro Público de la Ley de
Presupuestos para dicha anualidad.”.
Dios guarde a V.E.,

RICARDO LAGOS ESCOBAR


Presidente de la República

NICOLÁS EYZAGUIRRE GUZMÁN


Ministro de Hacienda
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 18 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

1.2. Informe Comisión de Trabajo


Cámara de Diputados. Fecha 11 de octubre, 2005. Cuenta en Sesión 52,
Legislatura 353.

BOLETIN N° 3975-13-1

INFORME DE LA COMISION DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL,


RECAIDO EN EL PROYECTO DE LEY QUE MEJORA CONDICIONES DE
RETIRO DE LOS TRABAJADORES DEL SECTOR PÚBLICO CON BAJAS
TASAS DE REEMPLAZO DE SUS PENSIONES.
_____________________________________________________________

HONORABLE CAMARA:

Vuestra Comisión de Trabajo y Seguridad Social pasa a


informaros, en primer trámite reglamentario, sobre el proyecto de ley, en
primer trámite constitucional, iniciado en Mensaje de S.E. el Presidente de la
República, que mejora las condiciones de retiro de los trabajadores del sector
público con bajas tasas de reemplazo de sus pensiones, boletín 3975-13.

Cabe señalar que el Gobierno hizo presente la urgencia con


calificación de “suma” para el despacho de este proyecto.

A las sesiones que vuestra Comisión destinó al estudio de la


referida iniciativa legal asistieron el señor Ministro de Hacienda, don Nicolás
Eyzaguirre Guzmán, y el señor Ministro de la Secretaría General de la
Presidencia, don Eduardo Dockendorf Vallejos, como asimismo, los asesores de
la Cartera de Hacienda, señores Alberto Arenas y Julio Valladares.

I.- ANTECEDENTES GENERALES.

1.- Consideraciones prelimares.-

En el año 2001, en el marco del acuerdo sobre reajuste


salarial de ese año, el Gobierno con la Central Unitaria de Trabajadores y los
gremios del sector público convinieron constituir una mesa de diálogo “sobre
las condiciones de retiro de los funcionarios públicos”, llamada por los gremios
“daño previsional”. Con ello se inició un largo proceso de diálogo y de
construcción de acuerdos que abordaría este tema desde el ámbito de la
política laboral.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 19 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Los orígenes del problema, se remontan a la década de los


80, en la que, como es sabido, numerosos funcionarios públicos fueron
perjudicados porque las cotizaciones que legalmente el Estado debía enterar en
su fondo de pensiones fueron calculadas sobre bases lo suficientemente bajas
como para provocar una fuerte disminución en sus pensiones debido a que sus
bonos de reconocimiento reflejaban esa subcotización, traduciéndose ello en
una baja tasa de reemplazo, que consiste en el porcentaje que significa la
pensión sobre el total del último ingreso mensual del trabajador activo.
De hecho, tanto las cotizaciones como el bono de
reconocimiento de estas personas se calcularon en base a una remuneración
muy inferior a la percibida por ellas. En efecto, el bono de reconocimiento y las
cotizaciones durante más de una década se calcularon a partir del llamado
sueldo base, que en la generalidad de los casos representaba una fracción del
sueldo total. Ello fue corregido parcialmente en 1987 y luego en 1993, por las
leyes Nºs 18.675 y 19.200, respectivamente.
A este hecho, se debe sumar el que las cotizaciones del
sistema previsional del DL. 3.500 de 1980, eran inferiores a las del antiguo
sistema de las cajas de previsión, al tiempo que, como lo han expresado
numerosos invitados a vuestra Comisión, las autoridades de la época forzaron
la entrada de los funcionarios públicos al nuevo sistema previsional, dejando
sin opción a numerosas personas.
Por otra parte, el nivel de remuneraciones del sector público
fue extremadamente reducido durante la década de 1980. Pese a la importante
recuperación que dichas remuneraciones han experimentado a partir de 1990,
todavía mantienen un nivel relativo muy inferior al Índice General de Sueldos y
Salarios.
En esta situación, a juicio de las organizaciones de los
trabajadores, se encuentran un total de 178.637 personas, considerando
aquellas que ya han jubilado con grave deterioro de sus pensiones, y aquellas
que aún permanecen activas a pesar de su avanzada edad.
Un antecedente importante de destacar, es que para estimar
la magnitud del problema y los recursos requeridos para su solución, la
Agrupación de Funcionarios Públicos por Daño Previsional (AFPDP) efectuó una
encuesta a más de 12.000 funcionarios públicos, cuyos resultados son
avalados por otros trabajo realizados, por ejemplo por los empleados de la
Contraloría General de la República.
Estos estudios, incorporan una estimación del descuento a
realizar por la diferencia de cotizaciones previsionales entre los empleados
públicos que permanecieron en el Instituto de Normalización Previsional y
aquellos que se cambiaron a las Administradoras de Fondos de Pensiones.
Según se afirma, dicha diferencia fue, en promedio, del orden del 2.9% de la
renta líquida entre 1981 y la actualidad. Es decir, una persona que permaneció
en el antiguo sistema recibió una renta líquida inferior en 2.9% a otra persona
del mismo grado que se cambió a las AFP. El descuento a realizar sobre las
pensiones de los empleados públicos afectados por daño previsional, en el caso
de volver al sistema antiguo, sería del orden de $26.758 al mes, en promedio,
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 20 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

para reponer las menores cotizaciones efectuadas en el pasado con relación a


aquellos que permanecieron en el INP.
Los principales resultados del análisis efectuado por estas
organizaciones apuntan a destacar las siguientes conclusiones:

-- El daño previsional promedio neto, es decir, una vez


efectuado el descuento por diferencia de cotizaciones, del conjunto se estima
en un 30% de las remuneraciones imponibles promedio. Es decir, mientras la
remuneración imponible promedio –que equivale aproximadamente a la
pensión que recibe una persona afiliada al antiguo sistema– es de $395.290 ($
de 1999), la pensión que recibirán dichas personas al jubilar por el sistema de
AFP se estima $251.890. La diferencia neta, una vez descontados los $26.758
que en promedio se deben devolver por menores cotizaciones en relación a
quiénes permanecieron en el INP, resulta en un daño previsional neto
promedio de $116.642 mensuales, lo que es un 30% de la renta imponible.

-- A juicio de las organizaciones escuchadas, el daño


previsional promedio, sin embargo, no refleja adecuadamente la fuerte
dispersión que existe al respecto entre los diferentes tramos de edad. Es así
que en el tramo de personas que ya han alcanzado su edad para jubilar, la
pensión de la AFP no alcanza al 45% de la pensión INP, con un daño de 55%.
En cambio, en el tramo de personas más jóvenes, a quienes faltan en
promedio 24 años para jubilar, la pensión que recibirán por la AFP
prácticamente iguala su renta imponible, bajo los supuestos de rentabilidad
utilizados.

-- Se estima, en este sentido, que la magnitud del eventual


bono adicional de reconocimiento que el Estado debería traspasar a las AFP
para que éstas completaran la diferencia hasta igualar las rentas imponibles –
monto similar al de la pensión INP empiezan con 2,005 millones de dólares el
primer año, donde a las 5.112 personas que ya excedieron su edad de
jubilación pero que continúan trabajando, se acumulan las 21.435 personas
que ya jubilaron con perjuicio (en el caso de que el beneficio cubriera
situaciones en forma retroactiva) y van adicionando anualmente montos que
empiezan con 179 millones de dólares anuales y llegan a un máximo de 461
millones de dólares anuales, para luego disminuir gradualmente. El total de
recursos a traspasar en esta alternativa a lo largo de los años resulta ser de
7.314 millones de dólares. El valor presente de dicha cifra, sin embargo, debe
actualizarse según la tasa de rentabilidad del fondo de pensiones, por lo que
debe ser inferior en un porcentaje cercano al 25%. Este es un buen estimador
del monto total de recursos que se requiere para atender el problema
planteado. Expresado en pesos de 1999, dicha cifra equivale a $2.607.654
millones de pesos, es decir, aproximadamente 2.6 billones de pesos de 1999.

En este contexto y, como se ha mencionado, luego de un


extenso proceso de diálogo con las organizaciones del sector, la mayoría de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 21 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

ellas ha acordado con las autoridades de gobierno un esquema de solución a


través de un bono de carácter laboral, el que tiene como fundamento radical el
mejoramiento de la gestión pública a través de la renovación de su personal,
permitiendo la entrega de incentivos al retiro a través de un complemento en
dinero a las pensiones de dichas personas.

En efecto, el proyecto establece, un bono de naturaleza


laboral de $ 50.000 mensuales para el personal que se encuentre prestando
servicios a la fecha de entrada en vigencia de la ley. Este personal tendrá
derecho al beneficio siempre que se encuentre afiliado al Sistema de Pensiones
del decreto ley N° 3.500, de 1980, y cotice en dicho sistema.

En segundo lugar, el proyecto determina los requisitos


copulativos que deberá cumplir el personal mencionado para ser beneficiario
del bono. Además, fija el 31 de diciembre de 2024 como fecha de término para
acceder al bono.

De esta forma, aún cuando las organizaciones de


trabajadores y el propio gobierno asumen que no se trata de una solución
integral y definitiva a la solución del llamado daño previsional, este proyecto de
ley constituye un avance sustantivo en el mejoramiento de la situación de los
trabajadores públicos afectados por las políticas previsionales de las últimas
dos décadas.

2.- Características del beneficio acordado.-

El beneficio acordado en dicha mesa de diálogo tiene las


siguientes características:

a.- Beneficio.

El beneficio consiste en un bono mensual de naturaleza


laboral, de un monto de $50.000, que beneficiará a los trabajadores del sector
público que más adelante se señalan, siempre que reúnan copulativamente las
condiciones señaladas en los puntos 2 y 3 siguientes. Este bono se extingue
por el fallecimiento del beneficiario. El bono no será imponible ni constituirá
renta para ningún efecto legal.

b.- Beneficiarios.

Los beneficiarios del bono serán los trabajadores que a la


fecha de entrada en vigencia de la ley desempeñen un cargo de planta o a
contrata o estén contratados conforme al Código del Trabajo, en las
instituciones del Sector Público, tanto centralizadas como descentralizadas.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 22 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Este personal tendrá derecho al bono siempre que cumpla con los requisitos
del punto siguiente.

Los funcionarios públicos que en el transcurso de la duración


del sistema obtuvieren una pensión de invalidez y cumplieren con todos los
requisitos que señala la letra C siguiente, tendrán derecho igualmente al bono.
c.- Requisitos para obtener el beneficio.

Para tener derecho al bono será necesario cumplir con los


siguientes requisitos copulativos:

a) Estar afiliado al Sistema de Pensiones del decreto ley N°


3.500, de 1980, por el ejercicio de su función pública;

b) Tener las calidades mencionadas en el punto 2, tanto a la


fecha de postulación para acceder al bono, como con anterioridad al 1° de
mayo de 1981;

c) Tener a lo menos 20 años de servicios en las instituciones


señaladas en el punto 2 ó las que sean sus antecesores legales, a la fecha de
la publicación de la ley;

d) Tener una tasa de reemplazo líquida estimada inferior a


55% y acceder a una pensión de vejez líquida regida por el decreto ley N°
3.500, de 1980, inferior a $600.000;

e) Tener cumplidos 65 años de edad en el caso de los


hombres y 60 años de edad en el caso de las mujeres; y

f) Renunciar voluntariamente al cargo o empleo u obtener


pensión por vejez de conformidad al decreto ley N° 3.500, dentro de los 12
meses siguientes de cumplirse las edades antes señaladas.

d.- Duración del Sistema.

Se considerará como duración del sistema para acceder al


beneficio el período comprendido entre el 1 de enero del 2006 y el 31 de
diciembre del año 2024.

e.- Reajustabilidad.

La reajustabilidad del beneficio y de todas las cantidades en


dinero que se señalan en este acuerdo, se realizará una vez al año aplicando la
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 23 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

variación que experimente el Índice de Precios al Consumidor (determinado


por el INE) en los 12 meses anteriores al reajuste.

f.- Compatibilidad con Bonificación por Retiro del Título


II de la Ley N° 19.882.

Respecto del personal que es beneficiario de la bonificación


por retiro voluntario establecida en el Título II de la ley 19.882, se acordó lo
siguiente:

Para el funcionario cuyo promedio de remuneraciones de los


12 últimos meses anteriores al retiro sea igual o inferior a $ 437.500, el bono
se devengará y pagará desde el mes subsiguiente al cese de funciones.

Para el funcionario cuyo promedio de remuneraciones


imponibles de los 12 últimos meses anteriores al cese de funciones, sea
superior a $437.500, el bono comenzará a devengarse y pagarse en el mes
siguiente del que se obtenga de dividir por $50.000 el resultado de restar el
monto de la bonificación por retiro voluntario establecida en el título II de la
ley 19.882, menos $4.375.000 si es mujer y de $3.937.500 si es hombre. Con
todo, si el resultado de la división anterior fuere superior a 84, el bono se
devengará y pagará a partir del mes 85 contado desde el mes siguiente del
cese de funciones del personal.

Sobre este último punto del acuerdo, que originó un largo


impasse con los gremios, es importante aclarar que este tema de la
compatibilidad parcial afecta sólo a los beneficiarios de la ley 19.882 asociados
a ANEF y Ajunji, que comprende sólo a un 16% de los funcionarios
representados por los gremios en el diálogo con el Gobierno y, que con la
fórmula acordada de una carencia a las personas con rentas imponibles
superiores a $435.000, potencialmente afectará sólo a alrededor del 6% de los
funcionarios representados en la mesa del sector público.

De este modo, la fórmula laboral propuesta por el Gobierno


acordada con la CUT y los gremios, permite dar un sustantivo paso para
mejorar la situación post laboral de los funcionarios con bajas pensiones y así
generar un nuevo reconocimiento a quienes cumplen tareas de servicio público
y a la vez generar mayor equidad en nuestra sociedad.

II.- MINUTA DE LAS IDEAS MATRICES O FUNDAMENTALES DEL


PROYECTO.

En conformidad con el N° 1 del artículo 287 del Reglamento


de la Corporación y para los efectos de los artículos 66 y 70 de la Constitución
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 24 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Política de la República, como, asimismo, de los artículos 24 y 32 de la Ley Nº


18.918, Orgánica Constitucional del Congreso Nacional, cabe señalaros que la
idea matriz o fundamental del proyecto es otorgar un bono post laboral a los
funcionarios públicos con bajas pensiones y bajas tasas de reemplazo.

Tal idea matriz se encontraba desarrollada en el proyecto


enviado por el Ejecutivo en doce artículos permanentes y tres transitorios, el
que, después de la discusión habida en vuestra Comisión y en virtud de
indicaciones presentadas por el Ejecutivo, que se analizarán en el presente
Informe, quedó, finalmente, desarrollado en quince artículos permanentes y
cinco transitorios.

El contenido original del proyecto consistía en los siguientes


aspectos.
a.- El bono.

El proyecto establece, en primer lugar, un bono de


naturaleza laboral de $ 50.000 mensuales para los trabajadores que en este
artículo se indica.

Define que sólo el personal que se encuentre prestando


servicios a la fecha de entrada en vigencia de la ley, en las calidades y
entidades que señala, podrá acceder a este Bono. Este personal tendrá
derecho al beneficio siempre que se encuentre afiliado al Sistema de Pensiones
del decreto ley N° 3.500, de 1980, y cotice en dicho sistema por el ejercicio de
su función pública y cumpla con los requisitos del artículo 2°.

b.- Requisitos.

En segundo lugar, el proyecto determina los requisitos


copulativos que deberá cumplir el personal mencionado en el artículo anterior
para ser beneficiario del bono. Además, fija el 31 de diciembre de 2024 como
fecha de término para acceder al bono.

c.- Procedimiento.

A continuación, el proyecto establece el procedimiento para


acceder al bono, considerando las etapas siguientes:

a) El jefe superior de servicio o la jefatura máxima de la


entidad a la que pertenece el trabajador, a partir del primer mes del semestre
anterior a aquel en que el trabajador cumpla 65 años de edad si es hombre y
60 años de edad si es mujer, se entenderá facultado para requerir de los
organismos previsionales y de la Superintendencia de Administradoras de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 25 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Fondos de Pensiones, la estimación acerca de la tasa de reemplazo líquida del


trabajador.

b) El jefe superior de servicio o la jefatura máxima de la


entidad a la que pertenece el trabajador, una vez que recepcione las
respuestas de la letra anterior, enviará una comunicación escrita al trabajador
informándole su tasa de reemplazo líquida.

c) El trabajador a partir de la notificación de la comunicación


señalada en la letra anterior y hasta los 120 días siguientes al cumplimiento de
las edades indicada en la letra “a)”, deberá presentar la solicitud para acceder
al bono ante el jefe superior de servicio o la jefatura máxima a la cual
pertenece.

En caso que el trabajador no haya sido notificado de la


comunicación antes mencionada y haya cumplido las edades indicadas en la
letra “a)”, deberá presentar ante el jefe superior de servicio o jefatura máxima
de la entidad a la cual pertenece, la solicitud para acceder al bono dentro de
los 120 días siguientes al cumplimiento de las edades antes mencionadas.

Con todo, si el trabajador no presenta la solicitud para


acceder al bono dentro de los plazos señalados en esta letra, se entenderá que
renuncia al bono.

d) En el caso de las corporaciones municipales creadas en


virtud de lo dispuesto por el decreto con fuerza de ley N°1-3.063, de 1980, del
Ministerio del Interior, remitirán a la Municipalidad respectiva, todos los
antecedentes del trabajador que acrediten el cumplimiento de los requisitos
señalados en el artículo 2°. El Municipio, con el mérito de dichos antecedentes,
dictará el acto administrativo correspondiente y, cuando proceda, los remitirá
al Servicio de Tesorerías para el pago del bono.

d.- Jornada parcial.

Enseguida, el proyecto establece normas de postulación al


bono para aquellos trabajadores que presten servicios por jornada parcial.
Ellos deberán adjuntar una declaración jurada simple que señale el número de
horas que tienen contratadas, en cualquier calidad jurídica, en alguno de los
servicios mencionados en el artículo 1°.

e.- Características del bono.

El proyecto señala que el bono no será imponible ni


constituirá indemnización ni renta para ningún efecto legal. El derecho a
impetrar o percibirlo se extingue con el fallecimiento del beneficiario.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 26 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

f.- Fondo bono laboral.

Además, el proyecto crea un “Fondo Bono Laboral”, con


cargo al cual se pagará el Bono. Este Fondo se constituirá con un aporte
mensual de cada servicio u organismo afecto al sistema; con el producto de la
rentabilidad que genere la inversión de sus recursos, y con el aporte fiscal que
indica este proyecto de ley.

El Servicio de Tesorerías recaudará y administrará el “Fondo


Bono Laboral”.

Por otra parte, establece que los organismos que se retrasen


en el pago del aporte señalado, deberán pagar un interés penal con cargo a su
presupuesto ordinario sin que proceda suplemento alguno por esta causal.

Además, indica los giros que pueden realizarse con cargo al


Fondo.

También, el proyecto determina que el Ministerio de


Hacienda fijará los valores e instrumentos financieros en los cuales se
invertirán los recursos del Fondo antes mencionado.

El Servicio de Tesorerías debe pagar el bono a los


beneficiarios. Para ello, el proyecto fija un procedimiento al cual deberán
sujetarse los jefes superiores de servicio o jefatura máxima de la entidad a la
que pertenezca el trabajador beneficiario. Dicho servicio podrá suscribir
convenios con las entidades que indica el proyecto de ley para efectuar el pago
del bono.

Por otra parte, se determina desde cuando se devenga y


paga el Bono, estableciendo una normas especial respecto de aquellos que son
beneficiarios de la bonificación por retiro del Título II de la ley N° 19.882.

g.- Reincorporación y bono.

El proyecto, por otra parte, señala que el personal que cese


en sus cargos y perciba el bono y que con posterioridad se reincorpore a
alguna de las instituciones afectas a la presente ley, deberán devolver la
totalidad del beneficio, según las normas que fija. En ningún caso podrá volver
a percibir el bono.

h.- Reajustabilidad.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 27 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Enseguida, fija el sistema de reajustabilidad de todas las


cantidades en dinero señaladas en esta ley. Esta se hará en el mes de enero
de cada año, según IPC.

i.- Sanciones.

El proyecto establece sanciones para las personas que


perciban maliciosamente el bono.

j.- Bono y pensión de invalidez.

El proyecto, enseguida, establece que los trabajadores


señalados en el artículo 1° que obtengan la pensión de invalidez que establece
el decreto ley N° 3.500, de 1980, podrán acceder al bono una vez que cumplan
65 años de edad si es hombre o 60 años de edad si es mujer y acrediten el
cumplimiento de los requisitos establecidos en al artículo 2°, con excepción del
numeral 5° de ese artículo. Además, adecua los requisitos antes mencionados
en consideración a la naturaleza de dicha pensión.

III.- ARTICULOS CALIFICADOS COMO NORMAS ORGANICAS


CONSTITUCIONALES O DE QUORUM CALIFICADO.

En relación con esta materia, a juicio de vuestra Comisión el


proyecto de ley no contiene artículos que posean el carácter de normas de
quórum calificado u orgánica constitucional.

IV.- DOCUMENTOS SOLICITADOS Y PERSONAS RECIBIDAS POR LA


COMISION.

A las sesiones que vuestra Comisión destinó al estudio de la


referida iniciativa legal asistieron el señor Ministro de Hacienda, don Nicolás
Eyzaguirre Guzmán; el señor Ministro Secretaría General de la Presidencia,
don Eduardo Dockendorf Vallejos; los asesores de la Cartera de Hacienda,
señores Alberto Arenas y Julio Valladares; el Presidente de la Central Unitaria
de Trabajadores, don Arturo Martínez Molina, y el Presidente de la Asociación
Nacional de Empleados Fiscales, don Raúl De La Puente Peña. Asimismo,
asistieron don Manuel Bravo Muñoz, Consejero Nacional de la Central Unitaria
de Trabajadores y Coordinador de la Mesa del Sector Público; don René
Osorio, Presidente de la Asociación Nacional de la Junta de Jardines Infantiles;
don Oscar Yáñez, Presidente de la Confederación Nacional de Funcionarios
Municipales; la señora Beatriz Garrido, Presidenta de la Asociación Nacional de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 28 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Trabajadores de Universidades Estatales; don Esteban Maturana, Presidente


de la Confederación de Funcionarios de la Salud Municipalizada; don Roberto
Alarcón, Presidente de la Confederación Nacional de Funcionarios de la Salud;
don Arturo Escarez, Presidente de la Confederación Nacional de Funcionarios
de Educación Municipalizada; don Jorge Pavez, Presidente del Colegio de
Profesores; la señora Gladys Corral, Presidenta del Colegio de Enfermeras;
don Juan Díaz, Presidente de la Federación Nacional de Profesionales
Universitarios de los Servicios de la Salud, la señora Carmen Godoy,
Presidenta de la Federación de Asociaciones de Académicos de Universidades
Estatales; don Carlos Abarca, Presidente de la Federación Nacional de
Funcionarios de la Universidad de Chile; don Mario De Luca Capdevila,
Presidente Nacional de la Federación de Trabajadores de Hacienda, y don Juan
Rapiman, Presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de
Funcionarios Técnicos de los Servicios de Salud.

V.- ARTICULOS DEL PROYECTO DESPACHADO POR LA COMISION QUE


DEBEN SER CONOCIDOS POR LA COMISION DE HACIENDA.

A juicio de vuestra Comisión, la totalidad del articulado del


proyecto debe ser objeto de estudio por la Comisión de Hacienda de esta
Corporación, por contener normas que inciden en el manejo financiero y
presupuestario del Estado.

VI.- DISCUSION GENERAL y PARTICULAR.

El proyecto de ley en informe fue aprobado, en general y


particular, por vuestra Comisión en su sesión de fecha 11 de octubre de 2005,
por la unanimidad de los Diputados presentes en la Sala.

Durante su discusión el Ejecutivo, por medio del señor Ministro


de Hacienda, manifestó que esta iniciativa legal busca enfrentar una situación
que tiene origen en la existencia de un grupo de empleados públicos que ya se
encuentra en edad de jubilar, y otro grupo –también numeroso- pronto a
acceder a esas edades, y que se ven en la necesidad de seguir trabajando por
la baja acumulación de fondos previsionales que registran sus cuentas de
capitalización individual y, fundamentalmente, para evitar así una merma
considerable en sus ingresos.

Agregó que es un tema –el del daño previsional- que tiene más
de una década de historia, y que fue abordado por la actual administración por
medio de la creación de una Comisión, la que llegó a la redacción de un
protocolo, firmado por todas las asociaciones de empleados fiscales -menos
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 29 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

por la ANEF, la CONFENAT y el Colegio de Profesores- con una representación,


a su juicio, del 72% de los trabajadores.

Manifestó, asimismo, que el problema se origina en que el


sistema del decreto ley Nº 3.500 se sostiene sobre los fondos acumulados en
la cuenta de capitalización individual de los trabajadores, y que entre los años
1977 y 1988 las cotizaciones de ellos se calculaban sólo sobre el sueldo base y
no sobre la totalidad de sus remuneraciones, amén que los reajustes del sector
público, en ese mismo período, se efectuaron sobre la base de “bonos no
imponibles”, y sólo el año 1988 se modificó el sistema de cálculo de las
cotizaciones reajustándose los salarios de tal forma que el conjunto resultara
imponible sincerando la cotización de los empleados fiscales.

Subrayó que, en este escenario, el proyecto propone un bono


post laboral -de por vida- de $50.000.-, a quienes perciban pensiones
inferiores a $600.000.- y que posean una tasa de reemplazo igual o menor al
55%, estimando que el universo beneficiado será de unos cien mil trabajadores
públicos.

Manifestó, del mismo modo, que el proyecto busca


compatibilizar otras asignaciones originadas en la ley de nuevo trato y su
sistema de incentivo al retiro que consiste en un bono equivalente a 9
remuneraciones en el caso de los hombres y 10 en las mujeres, mediante una
ecuación que permita no tener dos escenarios distintos y con costos financieros
que el Estado no está en condiciones a asumir, por lo que se acordó la
compatibilidad con dicho bono cuyo monto sea inferior a $ 4.357.000.-, y si es
mayor, la diferencia se imputa al bono y recibe los $ 50.000.- al mes siguiente
de cumplido el período de carencia.

Por su parte el señor el señor Arturo Martínez, Presidente


de la Central Unitaria de Trabajadores –CUT-, señaló que éste es un tema que
los gremios, 13 en total, debatieron latamente con el Gobierno, primero en el
marco de una reforma previsional, y luego en el escenario del protocolo que da
lugar al proyecto de ley en informe.

Agregó que, no obstante los gremios firmaron el protocolo,


es necesario señalar que ello obedece a la necesidad de contar con el beneficio
lo antes posible y no seguir esperando en un debate ya agotado.

Subrayó el hecho de que este acuerdo estaba casi resuelto al


inicio de este año, pero esperaron hasta esta fecha para dar una oportunidad a
los gremios de la administración centralizada que debían solucionar la situación
del “nuevo trato”, incompatible con el bono propuesto. En ese marco se obtuvo
el acuerdo de la carencia, beneficiando a la mayoría de los asociados de la
ANEF. Desde esa perspectiva el acuerdo no estuvo exento de controversias y
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 30 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

dificultades, 9 de 13 gremios firmaron, y reconoció el derecho de los no


firmantes a luchar por obtener algo mejor.

Hizo presente, no obstante, que quedaron algunos temas sin


resolver, como por ejemplo: a) La base de cálculo de la tasa de reemplazo, ya
que siempre se habló de 18 meses y no de 36, y se firmó el protocolo con 12
meses, por lo cual solicitó su modificación; b) En los artículos 3 y 12, siempre
se consideró sobre la base de 12 meses y no de 120 días; c) Ampliación de la
cobertura a noviembre de 2003; d) La incorporación de los trabajos pesados,
los que pueden tener hasta 10 años de bonificación y ese trabajador debe ser
considerado, y e) El cálculo de la tasa de reemplazo debe decir relación con la
renta imponible y no la líquida, como acordaron el Gobierno y los gremios.

Asimismo, el señor Presidente de la Asociación Nacional de


Empleados Fiscales, Raúl De la Puente, señaló que no concurrieron a la firma
del protocolo de acuerdo propuesto por el Gobierno y por lo tanto no comparte
el proyecto de ley en comento, básicamente por cuanto la iniciativa lesiona
gravemente la bonificación por retiro de la ley 19.882, puesto que se establece
un período de carencia para acceder al bono post laboral que afectará a todos
los directivos de carrera; profesionales; fiscalizadores; técnicos y
administrativos que perciben la asignación profesional. Por lo que demandó la
compatibilidad –total- de la bonificación del nuevo trato con el bono que se
propone.

Asimismo, sostuvo que no se respetó, a su juicio, el


compromiso de no afectar a quienes encontrándose en condiciones de acceder
a los beneficios de la ley 19.882 no se acogieron a retiro por ser afectados
directos del daño previsional. En este aspecto la Anef exige la incorporación de
un sistema que reconozca y solucione esta situación.

Del mismo modo, señaló que el monto del bono propuesto


resulta insuficiente ya que no contribuye a salvar la baja tasa de reemplazo,
produciendo un porcentaje de variación menor en la medida que los fucionarios
registren ingresos superiores a $ 400.000, por lo que demandó el aumento
significativo del bono, a niveles que produzcan un impacto real en la tasa de
reemplazo.

Expresó, además, que es necesario que se incluyan, en


calidad de beneficiarios, a quienes se acogieron a retiro entre noviembre de
2003 –inicio de las negociaciones- y la fecha de entrada en vigencia de esta
ley.

A su juicio, manifestó, que la iniciativa debe considerar la


situación especialísima de quienes laboran en actividades calificadas como
“trabajos pesados”, y
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 31 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Finalmente, subrayó que, a juicio de su organización, el


beneficio debe tener un real carácter voluntario, puesto que la iniciativa legal
establece un período dentro del cual se debe manifestar el funcionario para
beneficiarse por el bono post laboral luego del cual se pierde.

Por su parte, los señores Diputados manifestaron que el


problema, que no se resuelve en este proyecto de ley, -- que sostienen tiene el
carácter de previsional y no laboral-- es que muchos trabajadores se
encuentran en un sistema al que nunca quisieron acceder, y que las tasas de
reemplazo que tienen personas, en edades y situaciones similares, son
radicalmente distintas ya sea que se encuentren en una AFP o en el Instituto
de Normalización Previsional, creando un grave problema previsional.

En particular les preocupó, principalmente, el aspecto de la


vigencia de la ley y su efecto retroactivo, puesto que,. a juicio de ellos, se
requiere beneficiar también a aquellos trabajadores que se han retirado y se
encuentran en condiciones lamentables. Del mismo modo, estiman que la
tendencia debería ser no dejar al margen del beneficio -- por medio del
tecnicismo de la tasa de reemplazo igual o inferior al 55% y que en derecho
internacional es del alrededor del 70% -- a trabajadores realmente afectados,
y que no sólo se opere por medio del retiro programado, olvidando el sistema
de renta vitalicia, puesto que se eleva la tasa de reemplazo, dejando fuera a
muchos. Asimismo, les parece improcedente la incompatibilidad del artículo 8º,
que opera sobre la idea de un período de carencia relacionado con la
bonificación especial obtenida por los funcionarios públicos en la ley de “nuevo
trato funcionario”, dictada hace dos años.

Finalmente, estiman que no resulta comprensible que la


solución no diga directa relación con el origen del problema. A juicio de ellos,
resulta complejo funcionar sobre la base de un monto fijo cuando se enfrenta
una situación que refleja tantas situaciones como afectados existen, por lo que
la solución debería ser un beneficio relacionado a la renta. Pero además,
agregaron, solo utiliza como índice el retiro programado, pudiendo resultar un
mal proyecto para las rentas bajas, por lo que solicitaron formalmente se
estudiara la posibilidad de operar sobre la última renta y considerar la
modalidad de renta vitalicia, y un sistema retroactivo que reconozca el derecho
al beneficio a partir de la fecha de inicio de la mesa de negociación.

En el marco de dichas consideraciones, vuestra Comisión


sometió a votación el proyecto de ley, conjuntamente con las indicaciones
formuladas por algunos señores Diputados y por el Ejecutivo, el que recogió
algunas de las inquietudes manifestadas precedentemente, de las que se da
cuenta a continuación.

“Artículo 1°.-
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 32 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Establécese un bono de naturaleza laboral de $ 50.000


mensuales, en adelante el bono, para el personal que a la fecha de entrada en
vigencia de esta ley desempeñe un cargo de planta o a contrata y al
contratado conforme al Código del Trabajo, en los órganos y servicios públicos
regidos por el Título II de la Ley N° 18.575; el decreto N° 2.421, de 1964, del
Ministerio de Hacienda, que fija el texto refundido de la ley N° 10.336; el
decreto N° 291, de 1993, del Ministerio del Interior, que fija el texto refundido
de la ley N° 19.175; la ley N° 18.838; el párrafo 2° del título III de la ley N°
18.962; la ley N° 16.752; el título VII de la ley N° 19.284; la ley N° 19.140;
los artículos 4° letra i) y 19 de la ley N° 18.348; las leyes Nos. 17.995 y
18.632, y las Municipalidades, y a los trabajadores de sectores de la
Administración del Estado que hayan sido traspasados o se traspasen a dichas
municipalidades en virtud de lo dispuesto por el decreto con fuerza de ley N°1-
3.063, de 1980, del Ministerio del Interior.

El personal mencionado en el inciso anterior tendrá derecho


al bono siempre que se encuentre afiliado al Sistema de Pensiones del decreto
ley N° 3.500, de 1980, y cotice en dicho sistema por el ejercicio de su función
pública y cumpla con los requisitos del artículo 2°.

-- Puesto en votación, el artículo, fue aprobado por la


unanimidad de los Diputados presentes en la Sala.

Artículo 2°.-

Para tener derecho al bono del artículo anterior será


necesario cumplir con los siguientes requisitos copulativos:

1.- Tener las calidades mencionadas en el inciso


primero del artículo 1° en los referidos organismos o en sus antecesores
legales, tanto a la fecha de la postulación para acceder al bono como con
anterioridad al 1° de mayo de 1981;

2.- Tener a lo menos 20 años de servicios en las


instituciones señaladas en el artículo anterior o las que sean sus antecesores
legales, a la fecha de la publicación de la presente ley.
3.- Tener una tasa de reemplazo líquida estimada igual
o inferior a 55% y acceder a una pensión de vejez líquida regida por el decreto
ley N° 3.500, de 1980, igual o inferior a $600.000. Para este efecto se
entenderá por:

a) Pensión de vejez líquida. Es aquella pensión de vejez


otorgada según el decreto ley N° 3.500, de 1980, a que pueda tener derecho
el personal afecto a la presente ley, descontadas las cotizaciones obligatorias
de salud. Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra pensión y
jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex -cajas de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 33 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

previsión del antiguo régimen previsional fusionadas en el Instituto de


Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de
Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.

Para efectos del inciso anterior de este literal, en la


estimación del monto de la pensión de vejez líquida sólo se considerará la
modalidad de retiro programado establecida en el decreto ley N° 3.500, de
1980, calculada para la primera anualidad, a que tendría derecho el trabajador,
sin perjuicio de la modalidad de pensión de vejez a que opte el beneficiario del
bono al momento de pensionarse.

Para lo anterior, la administradora de fondos de


pensiones considerará el saldo acumulado en la cuenta de capitalización
individual incluido el Bono de Reconocimiento a que tenga derecho el
trabajador, al último día del mes en que es informado el certificado del bono de
reconocimiento o al último día del mes en que la Superintendencia de
Administradoras de Fondos de Pensiones le solicitó la información si a la data
de dicha solicitud ya estuviere informado el bono de reconocimiento. No se
incluirán en dicho monto las cotizaciones voluntarias, los depósitos de ahorro
previsional voluntario, ni los depósitos convenidos a que se refiere el artículo
20 del decreto ley N° 3.500, de 1980.

b) Remuneración promedio líquida. Es el promedio de


las remuneraciones mensuales percibidas durante los 36 meses anteriores a la
fecha de la solicitud de información señalada en el inciso primero del artículo
3°, actualizadas según la variación del índice de precios al consumidor
determinado por el Instituto Nacional de Estadísticas, respecto de las cuales se
hubieren efectuado cotizaciones obligatorias, descontadas estas últimas.

c) Tasa de reemplazo líquida. La expresión porcentual


del cuociente que resulte de dividir el monto mensual de la pensión de vejez
líquida determinado de conformidad con la letra a) precedente, por la
remuneración promedio líquida calculada según la letra b) anterior.

4.- Tener cumplidos 65 años de edad en el caso de los


hombres y 60 años de edad tratándose de las mujeres, y

5.- Renunciar voluntariamente al cargo u obtener


pensión por vejez de conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980, dentro de
los 12 meses siguientes de cumplirse las edades señaladas en el número
anterior, según corresponda.

El personal que preste servicios por jornadas parciales


deberá renunciar al total de horas que sirvan en las entidades mencionadas en
el artículo anterior.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 34 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Podrá acceder al bono el personal que cese en sus funciones


por las causales señaladas en el número anterior hasta el 31 de diciembre del
2024.

Indicaciones del Ejecutivo.-

Al artículo 2°, numeral 3

-- Para reemplazar, en el inciso tercero de la letra a), la


oración: “al último día del mes en que es informado el certificado del bono de
reconocimiento o al último día del mes en que la Superintendencia de
Administradora de Fondos de Pensiones le solicitó la información si a la data de
dicha solicitud ya estuviere informado el bono de reconocimiento” por la
siguiente: “al último día del mes en que la Superintendencia de Administradora
de Fondos de pensiones le solicitó la información a que se refiere el inciso
segundo del artículo 3°”.

-- Fue aprobada por 8 votos a favor, 1 en contra y ninguna


abstención.

-- Para reemplazar, en la letra b), la frase “36 meses” por la


siguiente: “12 meses inmediatamente”.

-- Fue aprobada por unanimidad.

-- Para agregar el siguiente inciso segundo nuevo a la letra


b):

“Sin embargo, en los casos que a continuación se indican, la


remuneración promedio líquida se calculará considerando el promedio de las
remuneraciones mensuales percibidas durante los 36 meses inmediatamente
anteriores a la fecha de la solicitud de información indicada en el inciso
anterior, respecto de las cuales se hubieren efectuado cotizaciones
obligatorias, descontadas estas últimas, las que se actualizarán de conformidad
a lo dispuesto en el inciso anterior:

i) Respecto de aquellos funcionarios a contrata que en los


tres últimos años anteriores a la fecha de la solicitud de información indicada
en el inciso anterior hayan cambiado la calidad jurídica de su designación,
pasando en un mismo servicio desde un cargo de planta a un empleo a
contrata.

ii) Respecto de los funcionarios a contrata que en los tres


últimos años anteriores a la fecha de solicitud de información antes indicada
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 35 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

hayan cambiado de grado. Lo anterior, no será aplicable en los casos de


cambios de calidad jurídica desde la contrata a la planta, o de aumentos de
grados por promoción o ascenso.

iii) Respecto de los trabajadores afectos al Código del


Trabajo que en los tres últimos años anteriores a la fecha de solicitud de
información antes señalada hayan aumentado sus remuneraciones, y ese
aumento no tenga su origen en reajustes generales de remuneraciones
otorgados al sector público o en alguna otra ley.

iv) Respecto de los trabajadores que durante los 12 meses


inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de información antes
indicada no hubieren percibido remuneraciones mensuales por encontrarse
designados en comisión de servicio o con permiso sin goce de
remuneraciones.”.

-- Fue aprobada por 8 votos a favor, ninguno en contra y una


abstención.

-- Puesto en votación, el artículo con las indicaciones


señaladas, fue aprobado por la unnimidad de los Diputados presentes
en la Sala.

Artículo 3°.-

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que


corresponda, a partir del primer mes del semestre anterior a aquel en que el
trabajador cumpla las edades señaladas en el numeral 4 del artículo 2°, se
entenderá facultado para requerir de los organismos previsionales y de la
Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones, la estimación
acerca de la tasa de reemplazo líquida del trabajador de conformidad a lo
dispuesto en el numeral 3 del artículo anterior. Para ello, el jefe superior de
servicio o la jefatura máxima que corresponda, informará a dichos organismos
y Superintendencia, la remuneración promedio líquida del trabajador según lo
establecido en el numeral antes señalado.

Para los efectos de lo dispuesto en el inciso anterior, la


Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones, podrá solicitar
los antecedentes necesarios a las administradoras de fondos de pensiones.

Los organismos previsionales y la Superintendencia de


Administradoras de Fondos de Pensiones deberán remitir la información
señalada en el inciso primero dentro del plazo de 60 días contados desde la
recepción de solicitud de información. Sin embargo, si al vencimiento de dicho
plazo no estuviere informado, el bono de reconocimiento del trabajador, la
Superintendencia prorrogará ese plazo por 30 días.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 36 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que


corresponda, sumará las tasas de reemplazos líquidas informadas por las
entidades señaladas en el inciso anterior y el resultado lo comunicará por
escrito al trabajador.

El trabajador, a partir de la notificación de la comunicación


dispuesta en el inciso anterior y hasta los 120 días siguientes al cumplimiento
de las edades señaladas en el numeral 4 del artículo anterior, deberá presentar
la solicitud para acceder al bono ante el jefe superior de servicio o la jefatura
máxima de la entidad en la cual preste sus servicios.

En caso que el trabajador no haya sido notificado de la


comunicación señalada en el inciso anterior y haya cumplido las edades
indicadas en el numeral 4 del artículo 2°, deberá presentar ante el jefe
superior de servicio o la jefatura máxima de la entidad a la cual pertenece la
solicitud para acceder al bono dentro de los 120 días siguientes al
cumplimiento de las edades antes mencionadas.

Con todo, si el trabajador no presenta la solicitud para


acceder al bono dentro de los plazos señalados en los incisos quinto o sexto, se
entenderá que renuncia a dicho beneficio.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima de la entidad


a la que pertenece el trabajador, ordenará certificar a quien corresponda el
cumplimiento de los requisitos señalados en el artículo anterior. Para ello,
podrá requerir información de cualquier otro organismo público para efectos de
lo previsto en dicho artículo.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que


corresponda, en ningún caso podrá conocer de la probable cuantía de la
jubilación, pensión de vejez o el monto de los recursos registrados en la cuenta
de capitalización individual del personal.
El acto administrativo que conceda el bono al funcionario
deberá establecer que el pago se efectuará en la oportunidad que corresponda
según el artículo 8°. Dicho acto administrativo no está sujeto al trámite de
toma de razón y deberá enviarse en original para su registro y control
posterior a la Contraloría General de la República.
En el caso de las corporaciones municipales creadas en virtud
de lo dispuesto por el decreto con fuerza de ley N°1-3.063, de 1980, del
Ministerio del Interior, remitirán a la Municipalidad respectiva, todos los
antecedentes del trabajador que acrediten el cumplimiento de los requisitos
señalados en el artículo 2°. El Municipio, con el mérito de dichos antecedentes,
dictará el acto administrativo correspondiente, y cuando proceda los remitirá al
Servicio de Tesorerías de conformidad al artículo 8°.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 37 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Indicación del Ejecutivo.-

Al artículo 3°

-- Para reemplazar en los incisos quinto y sexto del artículo


3°, las palabras “120 días” por “12 meses”.

-- Fue aprobada por unanimidad.

-- Puesto en votación, el artículo con la indicación


precedente, fue aprobado por la unnimidad de los Diputados presentes
en la Sala.

Artículo 4°.-

El personal que preste servicios por jornada parcial en alguna


de las instituciones señaladas en el artículo 1°, deberá presentar la solicitud a
que se refiere el artículo anterior, al jefe superior de servicio o al jefatura
máxima de aquella entidad en la que tiene el mayor número de horas
contratadas, en cualquier calidad jurídica. A igual número de horas
contratadas, presentará la solicitud en aquella entidad en que tenga más años
de servicios. Si tiene la misma cantidad de años de servicios, podrá presentar
la solicitud en cualquiera de ellas. Además, deberá adjuntar una declaración
jurada simple del número de horas que tengan contratadas, en cualquier
calidad jurídica, en alguno de los servicios mencionados en el artículo 1°.
El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que
corresponda remitirá copia del acto administrativo señalado en el inciso décimo
del artículo anterior, a los demás empleadores que hubiere indicado el
trabajador en su declaración jurada.

Indicación del Ejecutivo.-

Al artículo 4°

-- Para agregar al artículo 4°, los siguientes incisos segundo


y tercero nuevos, pasando el actual inciso segundo a ser cuarto:

“Para el personal al que se le aplica el presente artículo y que


tenga más de un empleador de aquellos mencionados en el artículo 1°, se
entenderá por remuneración promedio líquida, la suma de las remuneraciones
promedio calculadas de acuerdo a la letra b) del numeral 3° del artículo 2°
que haya percibido en alguna de las calidades y organismos señalados en el
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 38 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

artículo 1°, determinada por cada uno de los empleadores que hayan solicitado
la información indicada en el inciso primero del artículo 3°.

Para lo dispuesto en el inciso anterior, la Superintendencia de


Administradora de Fondos de Pensiones sumará las remuneraciones promedios
líquidas informadas por los referidos empleadores y calculará la tasa de
reemplazo líquida. En este caso, la Superintendencia informará dicha tasa con
la individualización de los empleadores que remitieron informe sobre
remuneraciones promedio líquidas y que fueron consideradas en la estimación
de esa tasa, lo que deberá ser comunicado al trabajador por el empleador.”.

-- Fue aprobada por unanimidad.

-- Puesto en votación, el artículo, con la indicación


precedente, fue aprobado por la unnimidad de los Diputados presentes
en la Sala.

Artículo 5°.-

El bono no será imponible ni constituirá indemnización ni


renta para ningún efecto legal. El derecho a impetrar o percibir el bono se
extingue con el fallecimiento del beneficiario.

-- Puesto en votación, el artículo, fue aprobado por


cinco votos a favor, cuatro en contra, y ninguna abstención.

Artículo 6°.-

El bono se pagará con los recursos provenientes del “Fondo


Bono Laboral”, que se formará del siguiente modo:

a) Con el aporte mensual de cada servicio u organismo


señalado en el artículo 1°, el que ascenderá a un monto equivalente al 1% de
las remuneraciones mensuales imponibles de sus trabajadores que, a la fecha
del aporte, cumplan con los requisitos copulativos siguientes: tengan los años
de servicios señalados en el numeral 2 del artículo 2°, que reúnan las calidades
mencionadas en el artículo 1° con anterioridad al 1° de mayo de 1981, que
estén afectos al sistema de pensiones establecido en el decreto ley N° 3.500,
de 1980 y que cumplan las edades señaladas en el numeral 4° del artículo 2°,
a más tardar al 31 de diciembre de 2024, inclusive.

Este aporte sólo se realizará hasta las remuneraciones que se


devenguen en el mes de diciembre del año 2024.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 39 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

b) Con el producto de la rentabilidad que genere la inversión


de los recursos del Fondo.

c) Con aporte fiscal, cuando los recursos señalados en las


letras a) y b) de este artículo sean insuficientes para el pago de los bonos. Este
aporte será de un monto equivalente a la diferencia entre el monto total que se
debe pagar por concepto de bonos y los aportes indicados en la letras antes
mencionadas.

-- Puesto en votación, el artículo, fue aprobado por


siete votos a favor, ninguno en contra, y tres abstenciones.

Artículo 7°.-

El Servicio de Tesorerías recaudará y administrará los


recursos del “Fondo Bono Laboral”. Para tal efecto, llevará una cuenta especial
de dicho Fondo. En ella deberán ser enterados los aportes señalados en la letra
a) del artículo anterior, dentro de los diez primeros días del mes siguiente a
aquél en que se hayan devengado las remuneraciones o subsidios, término que
se prorrogará hasta el primer día hábil siguiente si dicho plazo expirare en día
sábado, domingo o festivo.

Por cada día de atraso en el pago del aporte señalado en la


letra a) del artículo 6°, se devengará un interés penal equivalente a la tasa de
interés corriente para operaciones reajustables en moneda nacional a que se
refiere el artículo 6° de la ley N° 18.010. Esta sanción será de responsabilidad
del servicio u organismo respectivo, el que deberá solventar los recargos con
su presupuesto ordinario sin que proceda suplemento alguno por esta causal.
El Servicio de Tesorerías cobrará y recaudará dichos intereses y los enterará en
el Fondo Bono Laboral.

Con cargo a dicha cuenta especial, el Tesorero General del


Servicio de Tesorerías sólo podrá girar en los siguientes casos:

a) Para dar cumplimiento a los actos administrativos de los


jefes superiores de servicio respectivos que ordenen el pago del bono al
personal que tenga derecho a él, y

b) Para hacer inversiones con los recursos del fondo.

Los recursos del “Fondo de Bono Laboral” serán invertidos en


los valores e instrumentos financieros según las normas y límites de inversión
que establezca el Ministerio de Hacienda, a través de decreto supremo suscrito
bajo la fórmula “Por Orden del Presidente de la República”.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 40 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

-- Puesto en votación, el artículo, fue aprobado por


ocho votos a favor, ninguno en contra, y dos abstenciones.

Artículo 8°.-

El Servicio de Tesorerías pagará el bono a los beneficiarios.


Para ello, el jefe superior de servicio o jefatura máxima respectiva remitirá a
dicho servicio copia del acto administrativo que concede el bono, adjuntando
los antecedentes que acrediten el cumplimiento de los requisitos establecidos
en los numerales 2° y 4° del artículo 2°, y la respuesta de los organismos
previsionales y de la Superintendencia Administradora de Fondos de Pensiones
sobre la tasa de reemplazo líquida. Además, deberá informar la fecha en que
comenzará a pagarse el bono al beneficiario.

El Servicio de Tesorerías podrá celebrar convenios con las


administradoras de fondos de pensiones, compañías de seguros u otras
entidades, para efectuar el pago del bono a través de ellas.

El bono se pagará una vez que el personal mencionado en el


artículo 1° haya cesado en funciones por retiro voluntario o por pensión de
vejez de conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980, según las normas
siguientes:

1) El bono se devengará y pagará a contar del mes


subsiguiente del cese de funciones del personal.

2) Para el personal que es beneficiario de la bonificación por


retiro voluntario establecida en el Título II de la ley N° 19.882, el bono de la
presente ley se devengará y pagará en las fechas siguientes:

a) Para el personal cuyo promedio de remuneraciones


imponibles de los 12 últimos meses anteriores al retiro sea igual o inferior a
$437.500, el bono se devengará y pagará en la misma oportunidad señalada
en el numeral anterior.

b) Para el personal cuyo promedio de remuneraciones


imponibles de los 12 últimos meses anteriores al cese de funciones, sea
superior a $ 437.500, el bono comenzará a devengarse y pagarse en el mes
siguiente del que se obtenga de dividir por $ 50.000 el resultado de restar el
monto de la bonificación por retiro voluntario establecida en el Título II de la
ley 19.882, menos $4.375.000 si es mujer y $3.937.500 si es hombre. Con
todo, si el resultado de la división anterior fuera superior a 84, el beneficio se
devengará y pagará a partir del mes 85 contado desde el mes siguiente del
cese de funciones del personal. Si el resultado de la resta antedicha implicare
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 41 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

un número inferior a $ 50.000 se aplicará lo dispuesto en la letra a) de este


numeral.

-- Solicitada la votación dividida de este artículo se dio


el siguiente resultado:

-- los incisos primero; segundo y tercero -este último


sólo en su epígrafe-, fueron aprobados por la unanimidad de los
Diputados presentes en la Sala.

-- los numerales 1 y 2 del inciso tercero, fueron


aprobados por cinco votos a favor, tres en contra y dos abstenciones.

Artículo 9°.-

El personal que cese en sus cargos y perciba el bono, y que


con posterioridad se reincorpore a alguna de las instituciones u organismos
señalados en el artículo 1°, sea en calidad de titular, a contrata u honorario,
deberá devolver la totalidad del beneficio percibido, expresado en unidades de
fomento, más el interés corriente para operaciones reajustables. En ningún
caso se podrá volver a percibir el bono.

-- Puesto en votación, el artículo, fue aprobado por la


unnimidad de los Diputados presentes en la Sala.

Artículo 10.-

Todas las cantidades en dinero señaladas en esta ley se


reajustarán en el mes de enero de cada año, según la variación que
experimente el índice de precios al consumidor en los 12 meses anteriores,
determinado por el Instituto Nacional de Estadísticas.

-- Puesto en votación, el artículo, fue aprobado por la


unnimidad de los Diputados presentes en la Sala.

Artículo 11.-

Las personas que perciban maliciosamente el bono que


otorga esta ley, deberán devolver la totalidad del beneficio percibido,
expresado en unidades de fomento, más el interés corriente para operaciones
reajustables, sin perjuicio de las sanciones que pudieran corresponderles según
la legislación vigente.

-- Puesto en votación, el artículo, fue aprobado por la


unnimidad de los Diputados presentes en la Sala.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 42 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Artículo 12.-
Los trabajadores señalados en el artículo 1° que obtengan
pensión de invalidez que establece el decreto ley N° 3.500, de 1980, podrán
acceder al bono una vez que cumplan las edades señaladas en el numeral 4°
del artículo 2° y acrediten el cumplimiento de los demás requisitos establecidos
en dicho artículo, con excepción del determinado en el numeral 5°. En este
caso, el personal deberá cumplir con el requisito que se establece en el
numeral 1° de dicho artículo, tanto a la fecha en que obtuvo la pensión de
invalidez como con anterioridad al 1° de mayo de 1981.

Dicho personal presentará su solicitud ante el jefe superior


de servicio o jefatura máxima de la institución u organismo mencionado en el
artículo 1° en el cual hubiere cesado en funciones, a partir del cumplimiento de
las edades señaladas en el inciso anterior y hasta los 120 días siguientes a él.
Con todo, si dicho personal no presenta la solicitud para acceder al bono
dentro del plazo indicado, se entenderá que renuncia a dicho beneficio.

A partir de la fecha de presentación de la solicitud del inciso


anterior, la referida jefatura se entenderá facultada para requerir la
información sobre el monto de la pensión de invalidez otorgada de conformidad
al decreto ley N° 3.500, de 1980.

En este caso, el pensionado de invalidez señalado en el inciso


primero deberá tener una tasa de reemplazo líquida estimada igual o inferior a
55% y acceder a una pensión de invalidez líquida regida por el decreto ley N°
3.500, de 1980, igual o inferior a $600.000.

Para lo dispuesto en el inciso anterior, la tasa de reemplazo


líquida será la expresión porcentual del cuociente que resulte de dividir el
monto mensual de la pensión de invalidez líquida, por la remuneración
promedio líquida. Para estos efectos se entenderá por:

a) Pensión de invalidez líquida: aquella que perciba el


trabajador señalado en el inciso primero de conformidad al decreto ley N°
3.500, de 1980, al momento de presentar la solicitud indicada en el inciso
segundo. Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra pensión y
jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex -cajas de
previsión del antigüo régimen previsional fusionadas en el Instituto de
Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de
Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.
b) Remuneración promedio líquida: corresponderá a la última
remuneración mensual que percibió el trabajador antes de obtener la pensión
de invalidez mencionada en el inciso primero, reajustada de acuerdo a los
reajustes generales de remuneraciones otorgados a los trabajadores del sector
público, por el período comprendido entre la obtención de la pensión de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 43 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

invalidez y el cumplimiento de las edades indicadas en el numeral 4° del


artículo 2°.

Para los referidos trabajadores, el bono se devengará y


pagará a contar del mes subsiguiente a la total tramitación del acto
administrativo que concede el bono.

Este personal podrá acceder al bono siempre que presente su


solicitud para acceder al bono hasta el 31 de diciembre del 2024.

Indicaciones del Ejecutivo.-

Al artículo 12

-- Para sustituir, en el inciso segundo del artículo 12, las


palabras “120 días siguientes a él” por “12 meses siguientes al cumplimiento
de dichas edades”.

-- Para reemplazar, en el inciso tercero del artículo 12, la


oración siguiente: “sobre el monto de la pensión de invalidez otorgada de
conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980”, por la frase: “señalada en el
inciso primero del artículo 3°”.

-- Ambas indicaciones fueron aprobadas por unanimidad.

-- Puesto en votación, el artículo, con las indicaciones


precedentes, fueron aprobados por la unnimidad de los Diputados
presentes en la Sala.

Indicaciones del Ejecutivo

Artículo 13, nuevo

-- Para agregar el siguiente artículo 13, nuevo:

“Artículo 13.- El personal señalado en el artículo 1° que


obtenga pensión de vejez del decreto ley N° 3.500, de 1980, por la aplicación
del artículo 68 bis de dicho decreto ley, podrá acceder al bono una vez que
cumpla las edades señaladas en el numeral 4° del artículo 2° y acredite el
cumplimiento de los demás requisitos establecidos en dicho artículo, con
excepción del determinado en el numeral 5°. En este caso, el personal deberá
cumplir con el requisito que se establece en el numeral 1° del artículo 2°, tanto
a la fecha en que cesó en funciones por haber obtenido la pensión antes
señalada, como con anterioridad al 1° de mayo de 1981.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 44 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Para los efectos de aplicar el numeral 3° del artículo 2°, se


entenderá por:

a) Pensión de vejez líquida, aquella pensión de vejez del


decreto ley N° 3.500, de 1980, que perciban al momento de presentar la
solicitud indicada en el inciso siguiente, descontadas las cotizaciones
obligatorias de salud. Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra
pensión y jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex-
cajas de previsión del antiguo régimen previsional fusionadas en el Instituto de
Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de
Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.

b) Remuneración promedio líquida, corresponderá a la última


remuneración mensual que percibió el trabajador antes de obtener la pensión
de vejez señalada en el inciso primero, reajustada de acuerdo a los reajustes
generales de remuneraciones otorgados a los trabajadores del sector público,
por el período comprendido entre la obtención de la pensión de vejez antes
mencionada y el cumplimiento de las edades indicadas en el numeral 4° del
artículo 2°.

Dicho personal presentará su solicitud ante el jefe superior


de servicio o jefatura máxima de la institución u organismo mencionado en el
artículo 1° en el cual hubiere cesado en funciones, a partir del cumplimiento de
las edades señaladas en el numeral 4° del artículo 2° y hasta los 12 meses
siguientes al cumplimiento de esas edades. Con todo, si dicho personal no
presenta la solicitud para acceder al bono dentro de este plazo, se entenderá
que renuncia al bono.

A partir de la fecha de presentación de la solicitud del inciso


anterior, la referida jefatura se entenderá facultada para requerir la
información señalada en el inciso primero del artículo 3°.

Para el personal señalado en este artículo, el bono se


devengará y pagará en las oportunidades señaladas en el artículo 8°, según
corresponda. Para efectos del presente artículo, en el caso del numeral 1) y
letra a) del numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°, el bono se devengará
y pagará a contar del mes subsiguiente de la fecha de la total tramitación del
acto administrativo que lo concede.

El personal a que se refiere el presente artículo podrá


acceder al bono siempre que presente su solicitud hasta el 31 de diciembre del
año 2024.”.

-- Fue aprobada por unanimidad.


Historia de la Ley Nº 20.305 Página 45 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Artículo 14, nuevo


-- Para agregar el siguiente artículo 14, nuevo:
Artículo 14.- En caso que la tasa de reemplazo líquida
estimada de conformidad al numeral 3° del artículo 2°, fuere superior a la
exigida para acceder al bono, el trabajador afecto al artículo 1° podrá solicitar
que se le estime nuevamente dicha tasa cuando haya cesado en funciones en
alguna de las entidades señaladas en el artículo 1°. Para ello deberá cumplir
con los requisitos siguientes:
1.- Haber cesado en funciones dentro de los 12 meses
siguientes al cumplimiento de las edades señaladas en el numeral 4° del
artículo 2°, por alguna de las causales indicadas en el numeral 5° de dicho
artículo.
2.- Haber obtenido pensión de vejez bajo la modalidad de
renta vitalicia inmediata o renta vitalicia inmediata con retiro programado,
otorgada de conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980.
3.- Cumplir con los requisitos establecidos en el artículo 2°.
En este caso, el personal deberá cumplir con el requisito que se establece en el
numeral 1° de dicho artículo, tanto a la fecha del cese de funciones como con
anterioridad al 1° de mayo de 1981. Por otra parte, para los efectos de aplicar
el numeral 3° del artículo 2°, se entenderá por:
a) Pensión de vejez líquida: es aquella pensión de vejez
obtenida bajo la modalidad de renta vitalicia inmediata o renta vitalicia
inmediata con retiro programado, de acuerdo al decreto ley N° 3.500, de 1980,
devengada para el primer mes de pensionado del trabajador, descontadas las
cotizaciones obligatorias de salud.
En caso que el trabajador haya optado por retirar excedentes
de libre disposición, la pensión de vejez líquida para efectos de este artículo
será estimada considerando: i) el saldo acumulado en la cuenta de
capitalización individual al momento de obtener la pensión, incluido tanto el
monto retirado antes señalado como el bono de reconocimiento a que tenga
derecho, y ii) la tasa de interés promedio implícita en las rentas vitalicias
correspondientes a las pensiones de vejez contratadas en el mes en que el
trabajador suscribió el contrato de seguro de renta vitalicia. Si el monto
estimado de esta pensión fuere menor a aquella señalada en el inciso anterior
del presente literal, se considerará la de mayor valor.
Además, a la pensión estimada de acuerdo a este literal se le
sumará cualquier otra pensión o jubilación líquida que estuviere percibiendo
por alguna de las ex - cajas de previsión del antiguo régimen previsional
fusionadas en el Instituto de Normalización Previsional, por la Dirección de
Previsión de Carabineros de Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa
Nacional.
La Superintendencia de Administradoras de Fondos de
Pensiones solicitará a las administradoras de fondos de pensiones el monto de
la pensión señalada en el inciso primero de esta letra, como asimismo, los
antecedentes necesarios para estimar el monto de la pensión de acuerdo al
inciso segundo de la misma.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 46 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

b) Remuneración promedio líquida: es el promedio de las


remuneraciones mensuales percibidas durante los 12 meses inmediatamente
anteriores al cese de funciones del trabajador, actualizadas según la variación
del índice de precios al consumidor determinado por el Instituto Nacional de
Estadísticas, respecto de las cuales hubieren efectuado cotizaciones
obligatorias, descontadas estas últimas.
El personal a que se refiere este artículo presentará su
solicitud ante el jefe superior de servicio o jefatura máxima de la institución u
organismo mencionado en el artículo 1° en el cual hubiere cesado en
funciones, dentro de los 120 días siguientes a la selección de la modalidad de
pensión de aquellas señaladas en el numeral 2 del presente artículo. A partir
de esa fecha, el jefe antes mencionado podrá solicitar la información indicada
en el inciso primero del artículo 3°. Con todo, si dicho personal no presenta la
solicitud dentro de dicho plazo, se entenderá que renuncia al bono.
Para los trabajadores señalados en este artículo y que sean
beneficiarios del bono, éste se devengará de conformidad al artículo 8°, según
corresponda.
Este personal podrá acceder al bono siempre que cese en
funciones hasta el 31 de diciembre del 2024.”.

-- Fue aprobada por unanimidad.

Artículo 15, nuevo


-- Para agregar el siguiente artículo 15, nuevo:
“Artículo 15.- En caso que los trabajadores a que se refieren
los artículos 12 y 13, hayan optado por retirar excedentes de libre disposición,
la pensión de invalidez o vejez líquida para efectos de dichos artículos será
estimada según sea la modalidad de pensión que se encuentren percibiendo al
momento de presentar la solicitud para acceder al bono, de acuerdo a lo
siguiente:
1.- Renta Vitalicia Inmediata o Renta Vitalicia Inmediata con
Retiro Programado: se aplicará lo dispuesto en el inciso segundo de la letra a)
del numeral 3 del artículo 14. En el caso de la pensión de invalidez se
considerará la tasa de interés promedio implícita para esas pensiones.
2.- Retiro Programado o Renta Temporal con Renta Vitalicia
Diferida: el monto de la pensión de invalidez o vejez líquida, según
corresponda, será estimada incluyendo en el saldo de la cuenta de
capitalización individual incluyendo los excedentes de libre disposición
retirados.
La Superintendencia de Administradora de Fondos de
Pensiones solicitará a las administradoras de fondos de pensiones los
antecedentes necesarios para estimar la pensión de acuerdo a este artículo.”.

-- Fue aprobada por unanimidad.


Historia de la Ley Nº 20.305 Página 47 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Artículo primero.- El personal mencionado en el artículo 1°


que a la fecha de entrada en vigencia de la presente ley tenga 65 o más años
de edad si son hombres o 60 o más años de edad si son mujeres, accederá al
bono en la mismas condiciones señaladas en los artículos permanentes
siempre que presenten la solicitud respectiva dentro de los 120 días siguientes
a dicha entrada en vigencia y cumplan con los requisitos señalados en el
artículo 2°. En este caso deberán renunciar voluntariamente a su cargo o
pensionarse por vejez según el decreto ley N° 3.500, de 1980, dentro de los
12 meses contados desde la presentación de su solicitud. El personal que no
presente la solicitud de bono dentro del plazo señalado, se entenderá que
renuncia a él.
El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que
corresponda, a partir de la publicación de la presente ley, se entenderá
facultado para requerir la información indicada en el inciso primero del artículo
3° respecto del personal señalado en el inciso anterior como del personal que
cumpla las edades establecidas en el numeral 4 del artículo 2° durante el año
2006.

Indicación del Ejecutivo

Al artículo 1° transitorio

-- Para sustituir, en el inciso primero del artículo primero


transitorio, las palabras “120 días” por “12 meses”.

-- Fue aprobada por unanimidad.

-- Puesto en votación el artículo, con la indicación


precedente, fue aprobado por la unanimidad de los Diputados
presentes en la Sala.

Artículo segundo.- La presente ley entrará en vigencia el 1


de enero del año 2006 o el día 1° del mes siguiente a la fecha de su
publicación en el Diario Oficial, si ésta fuera posterior a dicha data. Sin
embargo, el artículo 10° entrará en vigencia el año 2007.

-- Puesto en votación el artículo fue aprobado por la


unanimidad de los Diputados presentes en la Sala.

Artículo tercero.- El mayor gasto que represente la


aplicación de esta ley, durante el año 2006, se financiará con los recursos
provenientes del Fondo Bono Laboral del artículo 6°. El aporte fiscal que se
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 48 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

establece en la letra c) del citado artículo se financiará mediante transferencias


con cargo a las provisiones dispuestas en la partida presupuestaria Tesoro
Público de la Ley de Presupuestos para dicha anualidad.”.

-- Puesto en votación el artículo fue aprobado por la


unanimidad de los Diputados presentes en la Sala.

Indicaciones del Ejecutivo

Artículo 4° transitorio nuevo

-- Para agregar los siguientes artículos transitorios, nuevos:

“Artículo cuarto.- El personal a que se refiere el numeral 2)


del inciso tercero del artículo 8° que le resulte aplicable lo dispuesto en el
artículo primero transitorio, no quedará afecto a lo establecido en el artículo
noveno de la ley N° 19.882 siempre que cumpla con lo señalado en ese
artículo transitorio y postule al bono dentro del plazo señalado en dicho
artículo.

-- Fue aprobada por unanimidad.

Artículo 5° transitorio nuevo

“Artículo quinto.- Las personas que se hayan acogido a la


bonificación por retiro voluntario a que se refiere el numeral 2) del inciso
tercero del artículo 8° y aquellas que hubieren cesado en funciones, sea por
renuncia voluntaria o por obtención de pensión de vejez de conformidad al
decreto ley N° 3.500, de 1980, en alguna de las calidades y organismos
señalados en el inciso primero del artículo 1° o en sus antecesores legales,
tendrán derecho al bono que establece esta ley, el que se devengará y pagará
de conformidad a lo dispuesto en el artículo 8° y en los incisos sexto y séptimo
de este artículo, según corresponda.

Las personas señaladas en el inciso anterior, tendrán derecho


al bono que establece esta ley siempre que cumplan con los requisitos
copulativos siguientes:

a) Haber obtenido la bonificación por retiro voluntario


señalada en el inciso anterior o haber cesado en funciones, sea por renuncia
voluntaria o por obtención de pensión de vejez de conformidad al decreto ley
N° 3.500, de 1980, en alguno de los organismos mencionados en el inciso
primero del artículo 1° o en sus antecesores legales, durante el período
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 49 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

comprendido entre el 14 de noviembre de 2003 y la entrada en vigencia de la


presente ley;

b) Tener las calidades mencionadas en el inciso primero del


artículo 1° en los referidos organismos o sus antecesores legales, tanto a la
fecha del cese de funciones indicado en la letra anterior, como con anterioridad
al 1° de mayo de 1981;

c) Estar afiliado al Sistema de Pensiones del decreto ley N°


3.500, de 1980, y haber cotizado en él por el ejercicio de su función pública;

d) Haber tenido a lo menos 20 años de servicios en las


instituciones señaladas en el artículo 1°, a la fecha del cese de funciones
establecido en la letra a);

e) Cumplir con lo dispuesto en el numeral 3° del artículo 2°.

Cuando se trate de personas afectas a este artículo que se


encuentren percibiendo pensiones de vejez del decreto ley N°3.500, de 1980,
se le considerará como pensión de vejez líquida, aquella que hubieren obtenido
al mes siguiente del cese de sus funciones, descontadas las cotizaciones
obligatorias de salud. Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra
pensión y jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex-
cajas de previsión del antiguo régimen previsional fusionadas en el Instituto de
Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de
Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.

Para efectos de esta letra, se entenderá por remuneración


promedio líquida, el promedio de las remuneraciones mensuales percibidas
durante los 12 meses inmediatamente anteriores al cese de funciones,
actualizadas según la variación del índice de precios al consumidor
determinado por el Instituto Nacional de Estadísticas, respecto de las cuales se
hubieren efectuado cotizaciones obligatorias, descontadas estas últimas.

f) Tener cumplidos 65 o más años de edad si son hombres y


60 o más años de edad si son mujeres, al momento de la solicitud del bono.

Las personas afectas al presente artículo, presentarán sus


solicitudes ante el jefe superior de servicio o jefatura máxima de la institución
u organismo mencionado en el artículo 1° en el cual hubiere cesado en
funciones, a partir de la fecha de entrada en vigencia de esta ley y hasta
dentro de los 12 meses siguiente a ella. Con todo, si dichas personas no
presentan las solicitudes para acceder al bono dentro del plazo indicado, se
entenderá que renuncian a dicho beneficio.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 50 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Respecto de las personas mencionadas en el inciso primero


que hubieren obtenido la bonificación por retiro voluntario en virtud de lo
dispuesto en el inciso final del artículo octavo de la ley N° 19.882, el plazo para
presentar la solicitud para acceder al bono correrá a partir del cumplimiento de
las edades señaladas en el numeral 4° del artículo 3° y hasta los 12 meses
siguientes a ellas. Con todo, si dichas personas no presentan las solicitudes
para acceder al bono dentro de este plazo, se entenderá que renuncian a dicho
beneficio.

A partir de la fecha de presentación de la solicitud del inciso


anterior, la referida jefatura se entenderá facultada para requerir la
información señalada en el inciso primero del artículo 3°.

Para efectos del presente artículo, en el caso del numeral 1)


y letra a) del numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°, el bono se
devengará y pagará a contar del mes subsiguiente de la fecha de la total
tramitación del acto administrativo que lo concede.

A las personas que cumplan con lo señalado en este artículo


y se hubieren acogido a los beneficios concedidos por el artículo 4° de la ley N°
20.044; el artículo primero transitorio de la ley N° 19.937; el artículo 6°
transitorio de la ley N° 19.933 y el artículo primero transitorio de la ley N°
19.813, se les considerará para efectos de la aplicación de lo dispuesto en la
letra b) del numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°, el monto del beneficio
percibido en virtud de las mencionadas leyes.”.

Respecto de esta indicación, el Ejecutivo presentó


posteriormente la siguiente indicación que la modificaba:
-- Intercálase en el inciso segundo de la letra e), después del
punto seguido (.) que sigue a la expresión “de salud”, la oración siguiente:
“En caso que dichas personas hayan optado por retirar
excedentes de libre disposición, la pensión de vejez líquida para efectos de
este artículo, será calculada según sea la modalidad de pensión de vejez que
hubieren tenido a dicha data:
1.- Renta Vitalicia Inmediata o Renta Vitalicia Inmediata con
Retiro Programado: se aplicará lo dispuesto en el inciso segundo de la letra a)
del numeral 3 del artículo 14.
2.- Retiro Programado o Renta Temporal con Renta Vitalicia
Diferida: el monto de la pensión de vejez líquida, será estimada incluyendo en
el saldo de la cuenta de capitalización individual los excedentes de libre
disposición retirados.”.
-- Suprímase en el inciso segundo de la letra e) la oración
siguiente: “Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra pensión y
jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex – cajas de
previsión del antiguo régimen previsional fusionadas en el Instituto de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 51 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de


Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.”.
-- Intercálase a la letra e, los siguientes incisos tercero y
cuarto, pasando el actual inciso tercero a ser quinto:
“Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra
pensión y jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex –
cajas de previsión del antiguo régimen previsional fusionadas en el Instituto de
Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de
Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.
La Superintendencia de Administradoras de Fondos de
Pensiones solicitará a las administradoras de fondos de pensiones los
antecedentes necesarios para estimar la pensión de acuerdo a este artículo.”.”

-- Fue aprobada por unanimidad, con la modificación


propuesta en la segunda indicación.

VII.- SINTESIS DE LAS OPINIONES DISIDENTES AL ACUERDO


ADOPTADO EN LA VOTACION EN GENERAL.

No hubo en vuestra Comisión opiniones disidentes al acuerdo


adoptado en la votación en general.

VIII.- ARTICULOS E INDICACIONES RECHAZADAS O DECLARADAS


INADMISIBLES POR LA COMISION.

Con ocasión del debate habido en la discusión en particular


del proyecto, las siguientes indicaciones fueron rechazadas por la Comisión o
declaradas inadmisibles por su Presidente, y no reclamadas dichas
inadmisibilidades.

1.- Indicaciones de la señora Muñoz, doña Adriana, y


de los señores Aguiló, Muñoz, don Pedro, y Rivero.

-- Para eliminar los numerales 1 y 2 del artículo 8º, y la


frase “según las normas siguientes”, que los precede.

-- Fue declarada inadmisible por el señor Presidente de la


Comisión y no reclamada dicha declaración.

2.- De los señores Riveros, Robles y Tapia.

Al artículo 1º
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 52 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

-- Para agregar en el primer párrafo: “ley 19.170,


modificado por el decreto con fuerza de ley Nº 94 de 1960.”.

-- Fue declarada inadmisible por el señor Presidente de la


Comisión y no reclamada dicha declaración.

Al artículo 2º, numeral 3

-- “Para reemplazar en la letra b la expresión.


“Remuneración promedio líquida” por “remuneración promedio imponible”, y
para eliminar la frase final “respecto de las cuales se hubieren efectuado
cotizaciones obligatorias, descontadas estas últimas”.

-- Fue declarada inadmisible por el señor Presidente de la


Comisión y no reclamada dicha declaración.

Al artículo 6º

-- Para eliminar el artículo en su totalidad y reemplazar


como sigue:

“El bono se pagará con los recursos provenientes del “Fondo


Bono Laboral”, que se formará en su totalidad con aporte fiscal.”.

-- Fue declarada inadmisible por el señor Presidente de la


Comisión y no reclamada dicha declaración.

Al artículo 7º

-- Para eliminar la oración final de su inciso primero: “En ella


deberán ser enterados los aportes señalados en la letra a) del artículo
anterior, dentro de los diez primeros días del mes siguiente a aquél en que se
hayan devengado las remuneraciones o subsidios, término que se prorrogará
hasta el primer día hábil siguiente si dicho plazo expirare en día sábado,
domingo o festivo”, y sus incisos segundo y tercero.

-- Fue rechazada por ocho votos en contra, ninguno a favor


y ninguna abstención.

Al artículo 5º Transitorio propuesto por el Ejecutivo

-- Para cambiar en el párrafo tercero de su letra e) la


expresión “Remuneración promedio líquida” por “Remuneración promedio
imponible”, y eliminar su frase final “respecto de las cuales se hubieren
efectuado cotizaciones obligatorias, descontadas estas últimas”.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 53 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

-- Fue declarada inadmisible por el señor Presidente de la


Comisión y no reclamada dicha declaración.

-- Para eliminar el último inciso de su letra f) “A las personas


que cumplan con lo señalado en este artículo y se hubieren acogido a los
beneficios concedidos por el artículo 4º de la Ley Nº 20.044; el artículo 1º
transitorio de la Ley Nº 19.937; el artículo 6º transitorio de la Ley Nº 19.933 y
el artículo 1º transitorio de la Ley Nº 19.813, se les concederá para efecto de
la aplicación de lo dispuesto en la letra b) del numeral 2) del inciso tercero del
artículo 8º, el monto del beneficio percibido en virtud de las mencionadas
leyes.”.

-- Fue declarada inadmisible por el señor Presidente de la


Comisión y no reclamada dicha declaración.

---------------------

Como consecuencia de todo lo expuesto y por las


consideraciones que os dará a conocer oportunamente el señor Diputado
Informante, vuestra Comisión de Trabajo y Seguridad Social os recomienda la
aprobación del siguiente:

P R O Y E C T O D E L E Y:

“Artículo 1°.- Establécese un bono de naturaleza laboral de


$ 50.000 mensuales, en adelante el bono, para el personal que a la fecha de
entrada en vigencia de esta ley desempeñe un cargo de planta o a contrata y
al contratado conforme al Código del Trabajo, en los órganos y servicios
públicos regidos por el Título II de la Ley N° 18.575; el decreto N° 2.421, de
1964, del Ministerio de Hacienda, que fija el texto refundido de la ley N°
10.336; el decreto N° 291, de 1993, del Ministerio del Interior, que fija el texto
refundido de la ley N° 19.175; la ley N° 18.838; el párrafo 2° del título III de
la ley N° 18.962; la ley N° 16.752; el título VII de la ley N° 19.284; la ley N°
19.140; los artículos 4° letra i) y 19 de la ley N° 18.348; las leyes Nos. 17.995
y 18.632, y las Municipalidades, y a los trabajadores de sectores de la
Administración del Estado que hayan sido traspasados o se traspasen a dichas
municipalidades en virtud de lo dispuesto por el decreto con fuerza de ley N°1-
3.063, de 1980, del Ministerio del Interior.

El personal mencionado en el inciso anterior tendrá derecho


al bono siempre que se encuentre afiliado al Sistema de Pensiones del decreto
ley N° 3.500, de 1980, y cotice en dicho sistema por el ejercicio de su función
pública y cumpla con los requisitos del artículo 2°.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 54 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Artículo 2°.- Para tener derecho al bono del artículo anterior


será necesario cumplir con los siguientes requisitos copulativos:

1.- Tener las calidades mencionadas en el inciso primero


del artículo 1° en los referidos organismos o en sus antecesores legales, tanto
a la fecha de la postulación para acceder al bono como con anterioridad al 1°
de mayo de 1981;

2.- Tener a lo menos 20 años de servicios en las


instituciones señaladas en el artículo anterior o las que sean sus antecesores
legales, a la fecha de la publicación de la presente ley.

3.- Tener una tasa de reemplazo líquida estimada igual


o inferior a 55% y acceder a una pensión de vejez líquida regida por el decreto
ley N° 3.500, de 1980, igual o inferior a $600.000. Para este efecto se
entenderá por:

a) Pensión de vejez líquida. Es aquella pensión de vejez


otorgada según el decreto ley N° 3.500, de 1980, a que pueda tener derecho
el personal afecto a la presente ley, descontadas las cotizaciones obligatorias
de salud. Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra pensión y
jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex -cajas de
previsión del antiguo régimen previsional fusionadas en el Instituto de
Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de
Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.

Para efectos del inciso anterior de este literal, en la


estimación del monto de la pensión de vejez líquida sólo se considerará la
modalidad de retiro programado establecida en el decreto ley N° 3.500, de
1980, calculada para la primera anualidad, a que tendría derecho el trabajador,
sin perjuicio de la modalidad de pensión de vejez a que opte el beneficiario del
bono al momento de pensionarse.

Para lo anterior, la administradora de fondos de


pensiones considerará el saldo acumulado en la cuenta de capitalización
individual incluido el Bono de Reconocimiento a que tenga derecho el
trabajador, al último día del mes en que la Superintendencia de Administradora
de Fondos de pensiones le solicitó la información a que se refiere el inciso
segundo del artículo 3°. No se incluirán en dicho monto las cotizaciones
voluntarias, los depósitos de ahorro previsional voluntario, ni los depósitos
convenidos a que se refiere el artículo 20 del decreto ley N° 3.500, de 1980.

b) Remuneración promedio líquida. Es el promedio de


las remuneraciones mensuales percibidas durante los 12 meses
inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud de información señalada
en el inciso primero del artículo 3°, actualizadas según la variación del índice
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 55 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

de precios al consumidor determinado por el Instituto Nacional de Estadísticas,


respecto de las cuales se hubieren efectuado cotizaciones obligatorias,
descontadas estas últimas.

Sin embargo, en los casos que a continuación se


indican, la remuneración promedio líquida se calculará considerando el
promedio de las remuneraciones mensuales percibidas durante los 36 meses
inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud de información indicada en
el inciso anterior, respecto de las cuales se hubieren efectuado cotizaciones
obligatorias, descontadas estas últimas, las que se actualizarán de conformidad
a lo dispuesto en el inciso anterior:

i) Respecto de aquellos funcionarios a contrata que en


los tres últimos años anteriores a la fecha de la solicitud de información
indicada en el inciso anterior hayan cambiado la calidad jurídica de su
designación, pasando en un mismo servicio desde un cargo de planta a un
empleo a contrata.

ii) Respecto de los funcionarios a contrata que en los


tres últimos años anteriores a la fecha de solicitud de información antes
indicada hayan cambiado de grado. Lo anterior, no será aplicable en los casos
de cambios de calidad jurídica desde la contrata a la planta, o de aumentos de
grados por promoción o ascenso.

iii) Respecto de los trabajadores afectos al Código del


Trabajo que en los tres últimos años anteriores a la fecha de solicitud de
información antes señalada hayan aumentado sus remuneraciones, y ese
aumento no tenga su origen en reajustes generales de remuneraciones
otorgados al sector público o en alguna otra ley.

iv) Respecto de los trabajadores que durante los 12


meses inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de información antes
indicada no hubieren percibido remuneraciones mensuales por encontrarse
designados en comisión de servicio o con permiso sin goce de remuneraciones.

c) Tasa de reemplazo líquida. La expresión porcentual


del cuociente que resulte de dividir el monto mensual de la pensión de vejez
líquida determinado de conformidad con la letra a) precedente, por la
remuneración promedio líquida calculada según la letra b) anterior.

4.- Tener cumplidos 65 años de edad en el caso de los


hombres y 60 años de edad tratándose de las mujeres, y

5.- Renunciar voluntariamente al cargo u obtener


pensión por vejez de conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980, dentro de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 56 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

los 12 meses siguientes de cumplirse las edades señaladas en el número


anterior, según corresponda.

El personal que preste servicios por jornadas parciales


deberá renunciar al total de horas que sirvan en las entidades mencionadas en
el artículo anterior.

Podrá acceder al bono el personal que cese en sus funciones


por las causales señaladas en el número anterior hasta el 31 de diciembre del
2024.

Artículo 3°.- El jefe superior de servicio o la jefatura


máxima que corresponda, a partir del primer mes del semestre anterior a
aquel en que el trabajador cumpla las edades señaladas en el numeral 4 del
artículo 2°, se entenderá facultado para requerir de los organismos
previsionales y de la Superintendencia de Administradoras de Fondos de
Pensiones, la estimación acerca de la tasa de reemplazo líquida del trabajador
de conformidad a lo dispuesto en el numeral 3 del artículo anterior. Para ello,
el jefe superior de servicio o la jefatura máxima que corresponda, informará a
dichos organismos y Superintendencia, la remuneración promedio líquida del
trabajador según lo establecido en el numeral antes señalado.

Para los efectos de lo dispuesto en el inciso anterior, la


Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones, podrá solicitar
los antecedentes necesarios a las administradoras de fondos de pensiones.

Los organismos previsionales y la Superintendencia de


Administradoras de Fondos de Pensiones deberán remitir la información
señalada en el inciso primero dentro del plazo de 60 días contados desde la
recepción de solicitud de información. Sin embargo, si al vencimiento de dicho
plazo no estuviere informado, el bono de reconocimiento del trabajador, la
Superintendencia prorrogará ese plazo por 30 días.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que


corresponda, sumará las tasas de reemplazos líquidas informadas por las
entidades señaladas en el inciso anterior y el resultado lo comunicará por
escrito al trabajador.

El trabajador, a partir de la notificación de la comunicación


dispuesta en el inciso anterior y hasta los 12 meses siguientes al cumplimiento
de las edades señaladas en el numeral 4 del artículo anterior, deberá presentar
la solicitud para acceder al bono ante el jefe superior de servicio o la jefatura
máxima de la entidad en la cual preste sus servicios.

En caso que el trabajador no haya sido notificado de la


comunicación señalada en el inciso anterior y haya cumplido las edades
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 57 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

indicadas en el numeral 4 del artículo 2°, deberá presentar ante el jefe


superior de servicio o la jefatura máxima de la entidad a la cual pertenece la
solicitud para acceder al bono dentro de los 12 meses siguientes al
cumplimiento de las edades antes mencionadas.

Con todo, si el trabajador no presenta la solicitud para


acceder al bono dentro de los plazos señalados en los incisos quinto o sexto, se
entenderá que renuncia a dicho beneficio.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima de la entidad


a la que pertenece el trabajador, ordenará certificar a quien corresponda el
cumplimiento de los requisitos señalados en el artículo anterior. Para ello,
podrá requerir información de cualquier otro organismo público para efectos de
lo previsto en dicho artículo.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que


corresponda, en ningún caso podrá conocer de la probable cuantía de la
jubilación, pensión de vejez o el monto de los recursos registrados en la cuenta
de capitalización individual del personal.

El acto administrativo que conceda el bono al funcionario


deberá establecer que el pago se efectuará en la oportunidad que corresponda
según el artículo 8°. Dicho acto administrativo no está sujeto al trámite de
toma de razón y deberá enviarse en original para su registro y control
posterior a la Contraloría General de la República.

En el caso de las corporaciones municipales creadas en virtud


de lo dispuesto por el decreto con fuerza de ley N°1-3.063, de 1980, del
Ministerio del Interior, remitirán a la Municipalidad respectiva, todos los
antecedentes del trabajador que acrediten el cumplimiento de los requisitos
señalados en el artículo 2°. El Municipio, con el mérito de dichos antecedentes,
dictará el acto administrativo correspondiente, y cuando proceda los remitirá al
Servicio de Tesorerías de conformidad al artículo 8°.

Artículo 4°.- El personal que preste servicios por jornada


parcial en alguna de las instituciones señaladas en el artículo 1°, deberá
presentar la solicitud a que se refiere el artículo anterior, al jefe superior de
servicio o al jefatura máxima de aquella entidad en la que tiene el mayor
número de horas contratadas, en cualquier calidad jurídica. A igual número de
horas contratadas, presentará la solicitud en aquella entidad en que tenga más
años de servicios. Si tiene la misma cantidad de años de servicios, podrá
presentar la solicitud en cualquiera de ellas. Además, deberá adjuntar una
declaración jurada simple del número de horas que tengan contratadas, en
cualquier calidad jurídica, en alguno de los servicios mencionados en el artículo
1°.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 58 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Para el personal al que se le aplica el presente artículo y que


tenga más de un empleador de aquellos mencionados en el artículo 1°, se
entenderá por remuneración promedio líquida, la suma de las remuneraciones
promedio calculadas de acuerdo a la letra b) del numeral 3° del artículo 2°
que haya percibido en alguna de las calidades y organismos señalados en el
artículo 1°, determinada por cada uno de los empleadores que hayan solicitado
la información indicada en el inciso primero del artículo 3°.

Para lo dispuesto en el inciso anterior, la Superintendencia de


Administradora de Fondos de Pensiones sumará las remuneraciones promedios
líquidas informadas por los referidos empleadores y calculará la tasa de
reemplazo líquida. En este caso, la Superintendencia informará dicha tasa con
la individualización de los empleadores que remitieron informe sobre
remuneraciones promedio líquidas y que fueron consideradas en la estimación
de esa tasa, lo que deberá ser comunicado al trabajador por el empleador.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que


corresponda remitirá copia del acto administrativo señalado en el inciso décimo
del artículo anterior, a los demás empleadores que hubiere indicado el
trabajador en su declaración jurada.

Artículo 5°.-El bono no será imponible ni constituirá


indemnización ni renta para ningún efecto legal. El derecho a impetrar o
percibir el bono se extingue con el fallecimiento del beneficiario.

Artículo 6°.- El bono se pagará con los recursos


provenientes del “Fondo Bono Laboral”, que se formará del siguiente modo:
a) Con el aporte mensual de cada servicio u organismo
señalado en el artículo 1°, el que ascenderá a un monto equivalente al 1% de
las remuneraciones mensuales imponibles de sus trabajadores que, a la fecha
del aporte, cumplan con los requisitos copulativos siguientes: tengan los años
de servicios señalados en el numeral 2 del artículo 2°, que reúnan las calidades
mencionadas en el artículo 1° con anterioridad al 1° de mayo de 1981, que
estén afectos al sistema de pensiones establecido en el decreto ley N° 3.500,
de 1980 y que cumplan las edades señaladas en el numeral 4° del artículo 2°,
a más tardar al 31 de diciembre de 2024, inclusive.

Este aporte sólo se realizará hasta las remuneraciones que se


devenguen en el mes de diciembre del año 2024.

b) Con el producto de la rentabilidad que genere la inversión


de los recursos del Fondo.

c) Con aporte fiscal, cuando los recursos señalados en las


letras a) y b) de este artículo sean insuficientes para el pago de los bonos. Este
aporte será de un monto equivalente a la diferencia entre el monto total que se
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 59 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

debe pagar por concepto de bonos y los aportes indicados en la letras antes
mencionadas.

Artículo 7°.- El Servicio de Tesorerías recaudará y


administrará los recursos del “Fondo Bono Laboral”. Para tal efecto, llevará una
cuenta especial de dicho Fondo. En ella deberán ser enterados los aportes
señalados en la letra a) del artículo anterior, dentro de los diez primeros días
del mes siguiente a aquél en que se hayan devengado las remuneraciones o
subsidios, término que se prorrogará hasta el primer día hábil siguiente si
dicho plazo expirare en día sábado, domingo o festivo.

Por cada día de atraso en el pago del aporte señalado en la


letra a) del artículo 6°, se devengará un interés penal equivalente a la tasa de
interés corriente para operaciones reajustables en moneda nacional a que se
refiere el artículo 6° de la ley N° 18.010. Esta sanción será de responsabilidad
del servicio u organismo respectivo, el que deberá solventar los recargos con
su presupuesto ordinario sin que proceda suplemento alguno por esta causal.
El Servicio de Tesorerías cobrará y recaudará dichos intereses y los enterará en
el Fondo Bono Laboral.

Con cargo a dicha cuenta especial, el Tesorero General del


Servicio de Tesorerías sólo podrá girar en los siguientes casos:
a) Para dar cumplimiento a los actos administrativos de los
jefes superiores de servicio respectivos que ordenen el pago del bono al
personal que tenga derecho a él,y

b) Para hacer inversiones con los recursos del fondo.

Los recursos del “Fondo de Bono Laboral” serán invertidos en


los valores e instrumentos financieros según las normas y límites de inversión
que establezca el Ministerio de Hacienda, a través de decreto supremo suscrito
bajo la fórmula “Por Orden del Presidente de la República”.

Artículo 8°.- El Servicio de Tesorerías pagará el bono a los


beneficiarios. Para ello, el jefe superior de servicio o jefatura máxima
respectiva remitirá a dicho servicio copia del acto administrativo que concede
el bono, adjuntando los antecedentes que acrediten el cumplimiento de los
requisitos establecidos en los numerales 2° y 4° del artículo 2°, y la respuesta
de los organismos previsionales y de la Superintendencia Administradora de
Fondos de Pensiones sobre la tasa de reemplazo líquida. Además, deberá
informar la fecha en que comenzará a pagarse el bono al beneficiario.

El Servicio de Tesorerías podrá celebrar convenios con las


administradoras de fondos de pensiones, compañías de seguros u otras
entidades, para efectuar el pago del bono a través de ellas.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 60 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

El bono se pagará una vez que el personal mencionado en el


artículo 1° haya cesado en funciones por retiro voluntario o por pensión de
vejez de conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980, según las normas
siguientes:

1) El bono se devengará y pagará a contar del mes


subsiguiente del cese de funciones del personal.

2) Para el personal que es beneficiario de la bonificación por


retiro voluntario establecida en el Título II de la ley N° 19.882, el bono de la
presente ley se devengará y pagará en las fechas siguientes:

a) Para el personal cuyo promedio de remuneraciones


imponibles de los 12 últimos meses anteriores al retiro sea igual o inferior a
$437.500, el bono se devengará y pagará en la misma oportunidad señalada
en el numeral anterior.

b) Para el personal cuyo promedio de remuneraciones


imponibles de los 12 últimos meses anteriores al cese de funciones, sea
superior a $437.500, el bono comenzará a devengarse y pagarse en el mes
siguiente del que se obtenga de dividir por $50.000 el resultado de restar el
monto de la bonificación por retiro voluntario establecida en el Título II de la
ley 19.882, menos $4.375.000 si es mujer y $3.937.500 si es hombre. Con
todo, si el resultado de la división anterior fuera superior a 84, el beneficio se
devengará y pagará a partir del mes 85 contado desde el mes siguiente del
cese de funciones del personal. Si el resultado de la resta antedicha implicare
un número inferior a $ 50.000 se aplicará lo dispuesto en la letra a) de este
numeral.

Artículo 9°.- El personal que cese en sus cargos y perciba el


bono, y que con posterioridad se reincorpore a alguna de las instituciones u
organismos señalados en el artículo 1°, sea en calidad de titular, a contrata u
honorario, deberá devolver la totalidad del beneficio percibido, expresado en
unidades de fomento, más el interés corriente para operaciones reajustables.
En ningún caso se podrá volver a percibir el bono.

Artículo 10.- Todas las cantidades en dinero señaladas en


esta ley se reajustarán en el mes de enero de cada año, según la variación que
experimente el índice de precios al consumidor en los 12 meses anteriores,
determinado por el Instituto Nacional de Estadísticas.

Artículo 11.- Las personas que perciban maliciosamente el


bono que otorga esta ley, deberán devolver la totalidad del beneficio percibido,
expresado en unidades de fomento, más el interés corriente para operaciones
reajustables, sin perjuicio de las sanciones que pudieran corresponderles según
la legislación vigente.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 61 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Artículo 12.- Los trabajadores señalados en el artículo 1°


que obtengan pensión de invalidez que establece el decreto ley N° 3.500, de
1980, podrán acceder al bono una vez que cumplan las edades señaladas en el
numeral 4° del artículo 2° y acrediten el cumplimiento de los demás requisitos
establecidos en dicho artículo, con excepción del determinado en el numeral
5°. En este caso, el personal deberá cumplir con el requisito que se establece
en el numeral 1° de dicho artículo, tanto a la fecha en que obtuvo la pensión
de invalidez como con anterioridad al 1° de mayo de 1981.

Dicho personal presentará su solicitud ante el jefe superior


de servicio o jefatura máxima de la institución u organismo mencionado en el
artículo 1° en el cual hubiere cesado en funciones, a partir del cumplimiento de
las edades señaladas en el inciso anterior y hasta los 12 meses siguientes al
cumplimiento de dichas edades. Con todo, si dicho personal no presenta la
solicitud para acceder al bono dentro del plazo indicado, se entenderá que
renuncia a dicho beneficio.

A partir de la fecha de presentación de la solicitud del inciso


anterior, la referida jefatura se entenderá facultada para requerir la
información señalada en el inciso primero del artículo 3°.

En este caso, el pensionado de invalidez señalado en el inciso


primero deberá tener una tasa de reemplazo líquida estimada igual o inferior a
55% y acceder a una pensión de invalidez líquida regida por el decreto ley N°
3.500, de 1980, igual o inferior a $600.000.

Para lo dispuesto en el inciso anterior, la tasa de reemplazo


líquida será la expresión porcentual del cuociente que resulte de dividir el
monto mensual de la pensión de invalidez líquida, por la remuneración
promedio líquida. Para estos efectos se entenderá por:

a) Pensión de invalidez líquida: aquella que perciba el


trabajador señalado en el inciso primero de conformidad al decreto ley N°
3.500, de 1980, al momento de presentar la solicitud indicada en el inciso
segundo. Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra pensión y
jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex -cajas de
previsión del antigüo régimen previsional fusionadas en el Instituto de
Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de
Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.

b) Remuneración promedio líquida: corresponderá a la última


remuneración mensual que percibió el trabajador antes de obtener la pensión
de invalidez mencionada en el inciso primero, reajustada de acuerdo a los
reajustes generales de remuneraciones otorgados a los trabajadores del sector
público, por el período comprendido entre la obtención de la pensión de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 62 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

invalidez y el cumplimiento de las edades indicadas en el numeral 4° del


artículo 2°.

Para los referidos trabajadores, el bono se devengará y


pagará a contar del mes subsiguiente a la total tramitación del acto
administrativo que concede el bono.

Este personal podrá acceder al bono siempre que presente su


solicitud para acceder al bono hasta el 31 de diciembre del 2024.

Artículo 13.- El personal señalado en el artículo 1° que


obtenga pensión de vejez del decreto ley N° 3.500, de 1980, por la aplicación
del artículo 68 bis de dicho decreto ley, podrá acceder al bono una vez que
cumpla las edades señaladas en el numeral 4° del artículo 2° y acredite el
cumplimiento de los demás requisitos establecidos en dicho artículo, con
excepción del determinado en el numeral 5°. En este caso, el personal deberá
cumplir con el requisito que se establece en el numeral 1° del artículo 2°, tanto
a la fecha en que cesó en funciones por haber obtenido la pensión antes
señalada, como con anterioridad al 1° de mayo de 1981.

Para los efectos de aplicar el numeral 3° del artículo 2°, se


entenderá por:

a) Pensión de vejez líquida, aquella pensión de vejez del


decreto ley N° 3.500, de 1980, que perciban al momento de presentar la
solicitud indicada en el inciso siguiente, descontadas las cotizaciones
obligatorias de salud. Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra
pensión y jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex-
cajas de previsión del antiguo régimen previsional fusionadas en el Instituto de
Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de
Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.

b) Remuneración promedio líquida, corresponderá a la última


remuneración mensual que percibió el trabajador antes de obtener la pensión
de vejez señalada en el inciso primero, reajustada de acuerdo a los reajustes
generales de remuneraciones otorgados a los trabajadores del sector público,
por el período comprendido entre la obtención de la pensión de vejez antes
mencionada y el cumplimiento de las edades indicadas en el numeral 4° del
artículo 2°.

Dicho personal presentará su solicitud ante el jefe superior


de servicio o jefatura máxima de la institución u organismo mencionado en el
artículo 1° en el cual hubiere cesado en funciones, a partir del cumplimiento de
las edades señaladas en el numeral 4° del artículo 2° y hasta los 12 meses
siguientes al cumplimiento de esas edades. Con todo, si dicho personal no
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 63 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

presenta la solicitud para acceder al bono dentro de este plazo, se entenderá


que renuncia al bono.

A partir de la fecha de presentación de la solicitud del inciso


anterior, la referida jefatura se entenderá facultada para requerir la
información señalada en el inciso primero del artículo 3°.

Para el personal señalado en este artículo, el bono se


devengará y pagará en las oportunidades señaladas en el artículo 8°, según
corresponda. Para efectos del presente artículo, en el caso del numeral 1) y
letra a) del numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°, el bono se devengará
y pagará a contar del mes subsiguiente de la fecha de la total tramitación del
acto administrativo que lo concede.

El personal a que se refiere el presente artículo podrá


acceder al bono siempre que presente su solicitud hasta el 31 de diciembre del
año 2024.

Artículo 14.- En caso que la tasa de reemplazo líquida


estimada de conformidad al numeral 3° del artículo 2°, fuere superior a la
exigida para acceder al bono, el trabajador afecto al artículo 1° podrá solicitar
que se le estime nuevamente dicha tasa cuando haya cesado en funciones en
alguna de las entidades señaladas en el artículo 1°. Para ello deberá cumplir
con los requisitos siguientes:

1.- Haber cesado en funciones dentro de los 12 meses


siguientes al cumplimiento de las edades señaladas en el numeral 4° del
artículo 2°, por alguna de las causales indicadas en el numeral 5° de dicho
artículo.
2.- Haber obtenido pensión de vejez bajo la modalidad de
renta vitalicia inmediata o renta vitalicia inmediata con retiro programado,
otorgada de conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980.
3.- Cumplir con los requisitos establecidos en el artículo 2°.
En este caso, el personal deberá cumplir con el requisito que se establece en el
numeral 1° de dicho artículo, tanto a la fecha del cese de funciones como con
anterioridad al 1° de mayo de 1981. Por otra parte, para los efectos de aplicar
el numeral 3° del artículo 2°, se entenderá por:
a) Pensión de vejez líquida: es aquella pensión de vejez
obtenida bajo la modalidad de renta vitalicia inmediata o renta vitalicia
inmediata con retiro programado, de acuerdo al decreto ley N° 3.500, de 1980,
devengada para el primer mes de pensionado del trabajador, descontadas las
cotizaciones obligatorias de salud.
En caso que el trabajador haya optado por retirar excedentes
de libre disposición, la pensión de vejez líquida para efectos de este artículo
será estimada considerando: i) el saldo acumulado en la cuenta de
capitalización individual al momento de obtener la pensión, incluido tanto el
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 64 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

monto retirado antes señalado como el bono de reconocimiento a que tenga


derecho, y ii) la tasa de interés promedio implícita en las rentas vitalicias
correspondientes a las pensiones de vejez contratadas en el mes en que el
trabajador suscribió el contrato de seguro de renta vitalicia. Si el monto
estimado de esta pensión fuere menor a aquella señalada en el inciso anterior
del presente literal, se considerará la de mayor valor.
Además, a la pensión estimada de acuerdo a este literal se le
sumará cualquier otra pensión o jubilación líquida que estuviere percibiendo
por alguna de las ex - cajas de previsión del antiguo régimen previsional
fusionadas en el Instituto de Normalización Previsional, por la Dirección de
Previsión de Carabineros de Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa
Nacional.
La Superintendencia de Administradoras de Fondos de
Pensiones solicitará a las administradoras de fondos de pensiones el monto de
la pensión señalada en el inciso primero de esta letra, como asimismo, los
antecedentes necesarios para estimar el monto de la pensión de acuerdo al
inciso segundo de la misma.
b) Remuneración promedio líquida: es el promedio de las
remuneraciones mensuales percibidas durante los 12 meses inmediatamente
anteriores al cese de funciones del trabajador, actualizadas según la variación
del índice de precios al consumidor determinado por el Instituto Nacional de
Estadísticas, respecto de las cuales hubieren efectuado cotizaciones
obligatorias, descontadas estas últimas.
El personal a que se refiere este artículo presentará su
solicitud ante el jefe superior de servicio o jefatura máxima de la institución u
organismo mencionado en el artículo 1° en el cual hubiere cesado en
funciones, dentro de los 120 días siguientes a la selección de la modalidad de
pensión de aquellas señaladas en el numeral 2 del presente artículo. A partir
de esa fecha, el jefe antes mencionado podrá solicitar la información indicada
en el inciso primero del artículo 3°. Con todo, si dicho personal no presenta la
solicitud dentro de dicho plazo, se entenderá que renuncia al bono.
Para los trabajadores señalados en este artículo y que sean
beneficiarios del bono, éste se devengará de conformidad al artículo 8°, según
corresponda.
Este personal podrá acceder al bono siempre que cese en
funciones hasta el 31 de diciembre del 2024.

Artículo 15.- En caso que los trabajadores a que se refieren


los artículos 12 y 13, hayan optado por retirar excedentes de libre disposición,
la pensión de invalidez o vejez líquida para efectos de dichos artículos será
estimada según sea la modalidad de pensión que se encuentren percibiendo al
momento de presentar la solicitud para acceder al bono, de acuerdo a lo
siguiente:
1.- Renta Vitalicia Inmediata o Renta Vitalicia Inmediata con
Retiro Programado: se aplicará lo dispuesto en el inciso segundo de la letra a)
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 65 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

del numeral 3 del artículo 14. En el caso de la pensión de invalidez se


considerará la tasa de interés promedio implícita para esas pensiones.
2.- Retiro Programado o Renta Temporal con Renta Vitalicia
Diferida: el monto de la pensión de invalidez o vejez líquida, según
corresponda, será estimada incluyendo en el saldo de la cuenta de
capitalización individual incluyendo los excedentes de libre disposición
retirados.
La Superintendencia de Administradora de Fondos de
Pensiones solicitará a las administradoras de fondos de pensiones los
antecedentes necesarios para estimar la pensión de acuerdo a este artículo.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Artículo primero.- El personal mencionado en el artículo 1°


que a la fecha de entrada en vigencia de la presente ley tenga 65 o más años
de edad si son hombres o 60 o más años de edad si son mujeres, accederá al
bono en la mismas condiciones señaladas en los artículos permanentes
siempre que presenten la solicitud respectiva dentro de los 12 meses
siguientes a dicha entrada en vigencia y cumplan con los requisitos señalados
en el artículo 2°. En este caso deberán renunciar voluntariamente a su cargo o
pensionarse por vejez según el decreto ley N° 3.500, de 1980, dentro de los
12 meses contados desde la presentación de su solicitud. El personal que no
presente la solicitud de bono dentro del plazo señalado, se entenderá que
renuncia a él.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que


corresponda, a partir de la publicación de la presente ley, se entenderá
facultado para requerir la información indicada en el inciso primero del artículo
3° respecto del personal señalado en el inciso anterior como del personal que
cumpla las edades establecidas en el numeral 4 del artículo 2° durante el año
2006.

Artículo segundo.- La presente ley entrará en vigencia el 1


de enero del año 2006 o el día 1° del mes siguiente a la fecha de su
publicación en el Diario Oficial, si ésta fuera posterior a dicha data. Sin
embargo, el artículo 10° entrará en vigencia el año 2007.

Artículo tercero.- El mayor gasto que represente la


aplicación de esta ley, durante el año 2006, se financiará con los recursos
provenientes del Fondo Bono Laboral del artículo 6°. El aporte fiscal que se
establece en la letra c) del citado artículo se financiará mediante transferencias
con cargo a las provisiones dispuestas en la partida presupuestaria Tesoro
Público de la Ley de Presupuestos para dicha anualidad.”.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 66 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

Artículo cuarto.- El personal a que se refiere el numeral 2)


del inciso tercero del artículo 8° que le resulte aplicable lo dispuesto en el
artículo primero transitorio, no quedará afecto a lo establecido en el artículo
noveno de la ley N° 19.882 siempre que cumpla con lo señalado en ese
artículo transitorio y postule al bono dentro del plazo señalado en dicho
artículo.

Artículo quinto.- Las personas que se hayan acogido a la


bonificación por retiro voluntario a que se refiere el numeral 2) del inciso
tercero del artículo 8° y aquellas que hubieren cesado en funciones, sea por
renuncia voluntaria o por obtención de pensión de vejez de conformidad al
decreto ley N° 3.500, de 1980, en alguna de las calidades y organismos
señalados en el inciso primero del artículo 1° o en sus antecesores legales,
tendrán derecho al bono que establece esta ley, el que se devengará y pagará
de conformidad a lo dispuesto en el artículo 8° y en los incisos sexto y séptimo
de este artículo, según corresponda.

Las personas señaladas en el inciso anterior, tendrán derecho


al bono que establece esta ley siempre que cumplan con los requisitos
copulativos siguientes:

a) Haber obtenido la bonificación por retiro voluntario


señalada en el inciso anterior o haber cesado en funciones, sea por renuncia
voluntaria o por obtención de pensión de vejez de conformidad al decreto ley
N° 3.500, de 1980, en alguno de los organismos mencionados en el inciso
primero del artículo 1° o en sus antecesores legales, durante el período
comprendido entre el 14 de noviembre de 2003 y la entrada en vigencia de la
presente ley;

b) Tener las calidades mencionadas en el inciso primero del


artículo 1° en los referidos organismos o sus antecesores legales, tanto a la
fecha del cese de funciones indicado en la letra anterior, como con anterioridad
al 1° de mayo de 1981;

c) Estar afiliado al Sistema de Pensiones del decreto ley N°


3.500, de 1980, y haber cotizado en él por el ejercicio de su función pública;

d) Haber tenido a lo menos 20 años de servicios en las


instituciones señaladas en el artículo 1°, a la fecha del cese de funciones
establecido en la letra a);

e) Cumplir con lo dispuesto en el numeral 3° del artículo 2°.


Cuando se trate de personas afectas a este artículo que se
encuentren percibiendo pensiones de vejez del decreto ley N°3.500, de 1980,
se le considerará como pensión de vejez líquida, aquella que hubieren obtenido
al mes siguiente del cese de sus funciones, descontadas las cotizaciones
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 67 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

obligatorias de salud. En caso que dichas personas hayan optado por retirar
excedentes de libre disposición, la pensión de vejez líquida para efectos de
este artículo, será calculada según sea la modalidad de pensión de vejez que
hubieren tenido a dicha data:
1.- Renta Vitalicia Inmediata o Renta Vitalicia Inmediata con
Retiro Programado: se aplicará lo dispuesto en el inciso segundo de la letra a)
del numeral 3 del artículo 14.
2.- Retiro Programado o Renta Temporal con Renta Vitalicia
Diferida: el monto de la pensión de vejez líquida, será estimada incluyendo en
el saldo de la cuenta de capitalización individual los excedentes de libre
disposición retirados.

Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra


pensión y jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex –
cajas de previsión del antiguo régimen previsional fusionadas en el Instituto de
Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de
Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.

La Superintendencia de Administradoras de Fondos de


Pensiones solicitará a las administradoras de fondos de pensiones los
antecedentes necesarios para estimar la pensión de acuerdo a este artículo.

Para efectos de esta letra, se entenderá por remuneración


promedio líquida, el promedio de las remuneraciones mensuales percibidas
durante los 12 meses inmediatamente anteriores al cese de funciones,
actualizadas según la variación del índice de precios al consumidor
determinado por el Instituto Nacional de Estadísticas, respecto de las cuales se
hubieren efectuado cotizaciones obligatorias, descontadas estas últimas.

f) Tener cumplidos 65 o más años de edad si son hombres y


60 o más años de edad si son mujeres, al momento de la solicitud del bono.

Las personas afectas al presente artículo, presentarán sus


solicitudes ante el jefe superior de servicio o jefatura máxima de la institución
u organismo mencionado en el artículo 1° en el cual hubiere cesado en
funciones, a partir de la fecha de entrada en vigencia de esta ley y hasta
dentro de los 12 meses siguiente a ella. Con todo, si dichas personas no
presentan las solicitudes para acceder al bono dentro del plazo indicado, se
entenderá que renuncian a dicho beneficio.

Respecto de las personas mencionadas en el inciso primero


que hubieren obtenido la bonificación por retiro voluntario en virtud de lo
dispuesto en el inciso final del artículo octavo de la ley N° 19.882, el plazo para
presentar la solicitud para acceder al bono correrá a partir del cumplimiento de
las edades señaladas en el numeral 4° del artículo 3° y hasta los 12 meses
siguientes a ellas. Con todo, si dichas personas no presentan las solicitudes
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 68 de 645

INFORME COMISION TRABAJO

para acceder al bono dentro de este plazo, se entenderá que renuncian a dicho
beneficio.

A partir de la fecha de presentación de la solicitud del inciso


anterior, la referida jefatura se entenderá facultada para requerir la
información señalada en el inciso primero del artículo 3°.

Para efectos del presente artículo, en el caso del numeral 1)


y letra a) del numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°, el bono se
devengará y pagará a contar del mes subsiguiente de la fecha de la total
tramitación del acto administrativo que lo concede.

A las personas que cumplan con lo señalado en este artículo


y se hubieren acogido a los beneficios concedidos por el artículo 4° de la ley N°
20.044; el artículo primero transitorio de la ley N° 19.937; el artículo 6°
transitorio de la ley N° 19.933 y el artículo primero transitorio de la ley N°
19.813, se les considerará para efectos de la aplicación de lo dispuesto en la
letra b) del numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°, el monto del beneficio
percibido en virtud de las mencionadas leyes.”.

*************************

SE DESIGNÓ DIPUTADA INFORMANTE A DOÑA XIMENA


VIDAL LÁZARO.

SALA DE LA COMISION, a 11 de octubre de 2005.

Acordado en sesiones de fecha 13 de septiembre y 4 y 12 de


octubre del año en curso, con asistencia de los señores Diputados Aguiló;
Cornejo; Correa; Dittborn; Muñoz, don Pedro; Muñoz, doña Adriana;
Salaberry; Seguel; Tapia; Urrutia; Vidal, doña Ximena, y Vilches.

Pedro N. Muga Ramírez


Abogado Secretario de la Comisión
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 69 de 645

INFORME COMISIÓN HACIENDA

1.3. Informe Comisión de Hacienda


Cámara de Diputados. Fecha 12 de octubre, 2005. Cuenta en Sesión 52,
Legislatura 353.

INFORME DE LA COMISIÓN DE HACIENDA RECAÍDO EN EL PROYECTO


DE LEY QUE MEJORA CONDICIONES DE RETIRO DE LOS
TRABAJADORES DEL SECTOR PÚBLICO CON BAJAS TASAS DE
REEMPLAZO DE SUS PENSIONES.

BOLETÍN Nº 3.975-13

HONORABLE CÁMARA:

La Comisión de Hacienda informa el proyecto de ley mencionado en el


epígrafe, en cumplimiento del inciso segundo del artículo 17 de la ley N°
18.918, Orgánica Constitucional del Congreso Nacional y conforme a lo
dispuesto en los artículos 220 y siguientes del Reglamento de la Corporación.

CONSTANCIAS REGLAMENTARIAS PREVIAS

1.- Origen y urgencia

La iniciativa tuvo su origen en la Cámara de Diputados por un Mensaje


de S.E. el Presidente de la República, calificada de “suma urgencia” para su
tramitación legislativa.

2.- Disposiciones o indicaciones rechazadas

Ninguna.

3.- Disposiciones que no fueron aprobadas por unanimidad

El número 2) del artículo 8°.

4.- Se designó Diputado Informante al señor Von Mühlenbrock, don


Gastón.

* * *

Asistieron a la Comisión durante el estudio del proyecto los señores


Alberto Arenas, Subdirector de Racionalización y Función Pública, y Julio
Valladares, Asesor, ambos del Ministerio de Hacienda y la señorita Patricia
Orellana, Abogada del Ministerio de Hacienda.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 70 de 645

INFORME COMISIÓN HACIENDA

Concurrieron también los señores Raúl de la Puente, Presidente y


Cipriano Aldea, Vicepresidente, ambos de la Agrupación de Empleados Fiscales,
ANEF, junto a otros representantes de este gremio, y los señores Rafael Reyes,
Presidente de la Asociación Nacional de Funcionarios de la Contraloría General
de la República y Mario de Luca, Presidente de la Federación de Funcionarios
de Hacienda.

El propósito de la iniciativa consiste en otorgar un beneficio post laboral


a los funcionarios públicos, de las municipalidades o que hubieran sido
traspasados o se traspasen a éstas, con el objeto de mejorar sus condiciones
de retiro. El beneficio alcanzará a cien mil trabajadores y tiene carácter
vitalicio.

El informe financiero elaborado por la Dirección de Presupuestos,


con fecha 6 de septiembre de 2005, señala que el costo fiscal del beneficio
propuesto se extiende por un período de 50 años (termina con el fallecimiento
del último beneficiario), alcanzando un máximo en el año 2025. El siguiente
cuadro muestra el costo fiscal anual para algunos años:

Impacto Fiscal Proyecto de Ley Sobre Condiciones de Retiro

Año MM$ de 2005

2006 3.058
4.335
5.745
7.267
8.955
18.528
26.285
30.379
27.316
20.807
13.901
7.885

El valor presente del costo fiscal estimado para todo el período de pago
asciende a alrededor de $ 313 mil millones.

En el debate de la Comisión el señor Alberto Arenas hizo hincapié en


que por el proyecto se pretende mejorar las condiciones de retiro de los
funcionarios del sector público. Destacó el acuerdo logrado con la CUT y la
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 71 de 645

INFORME COMISIÓN HACIENDA

mayoría de los gremios de este sector que constituyeron una mesa de diálogo
con el Gobierno, en el año 2001, lográndose consensuar un Protocolo de
acuerdo en agosto del 2005, el cual sirvió de base al proyecto en informe. Los
trabajadores estuvieron representados por el Presidente de la CUT, señor
Antonio Martínez y agrupaban a 11 gremios. No obstante, los representantes
de la ANEF han mantenido su desacuerdo con diversas disposiciones del
proyecto.

Precisó que el ámbito del proyecto incluye a los trabajadores que a la


fecha de entrada en vigencia de la ley desempeñen un cargo de planta o a
contrata o estén contratados conforme al Código del Trabajo, en las
instituciones del sector público, tanto centralizadas como descentralizadas y
que renuncien voluntariamente al cargo u obtengan pensión dentro de los 12
meses siguientes de cumplirse las edades exigidas.
.

El bono de $ 50.000 mensuales se otorga al personal afiliado al Sistema


de Pensiones del decreto ley N° 3.500, de 1980, y que cumpla, además, con
los requisitos siguientes: 1) tener a lo menos 20 años de servicios en las
instituciones señaladas; 2) tener una tasa de reemplazo líquida estimada igual
o inferior a 55% y acceder a una pensión de vejez igual o inferior a $
600.000.-, 3) tener cumplidos 65 años de edad en el caso de los hombres y 60
años, tratándose de las mujeres, y 4) renunciar voluntariamente al cargo u
obtener pensión.

El proyecto establece un procedimiento para acceder a este beneficio,


que se solicita en el Servicio al que pertenece el trabajador. Se dispone que el
jefe superior de éste o la jefatura máxima de la entidad, a partir del primer
mes anterior a aquél en que el trabajador cumpla los 60 ó 65 años, según el
caso, se entenderá facultado para requerir de los organismos previsionales y
de la Superintendencia de AFP, la estimación acerca de la tasa de reemplazo
líquida del trabajador.1 El trabajador podrá impetrar los beneficios a partir del
mes subsiguiente del cese de funciones.

El señor Julio Valladares, Asesor del Ministerio de Hacienda, aclaró


que el proyecto se trabajó con la CUT y la ANEF. Los gremios que no
suscribieron el protocolo de acuerdo con el Gobierno son: el Colegio de
Profesores, la Confederación Nacional de Trabajadores de la Salud
(CONFENATS), la Agrupación de Empleados Fiscales (ANEF) y la Federación
Frente Trabajadores de Hacienda (FTH), los que representan sólo el 35 % del
total de funcionarios de la Administración Pública.
1
El proyecto define la tasa de reemplazo líquida como la expresión porcentual del cuociente que resulte de
dividir el monto mensual de la pensión de vejez líquida determinado de conformidad con la letra a)
precedente, por la remuneración promedio líquida calculada según la letra b) anterior (artículo 2° del
proyecto).
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 72 de 645

INFORME COMISIÓN HACIENDA

Es por ello que, a juicio del Ejecutivo, el acuerdo que dio sustento a este
proyecto cuanta con una alta representatividad, lo que se condice con el
discurso de los gremios disidentes en la Comisión de Trabajo que pusieron en
duda su legitimidad.

En relación a la negociación que se realizó con los gremios del sector


público, reconoció el señor Alberto Arenas que quedaron temas pendientes,
que han sido incorporados al debate por la vía de indicaciones presentadas por
el Ejecutivo, durante la tramitación del proyecto de ley, entre las cuales
destacó las siguientes:

- La incorporación al beneficio a todos los funcionarios públicos que se


hubieren retirado de la Administración Pública desde el 14 de noviembre del
año 2003 en adelante, siempre que cumplan con los requisitos que exige la
ley.

- La ampliación del período de postulación para acceder a este bono de 4


a 12 meses.

- La inclusión a este beneficio de todos los funcionarios del sector público


que jubilan con anterioridad a la edad legal, esto es, 65 años en el caso de los
hombres y 60 de las mujeres, por haber realizado trabajos pesados.

- La incorporación de un artículo cuarto transitorio que establece que los


funcionarios públicos del Gobierno Central que habiendo cumplido la edad para
hacer uso de la bonificación por retiro voluntario regulada en la Ley de Nuevo
Trato Laboral, no hayan impetrado este beneficio, no se les aplicará el artículo
noveno de esa ley, que establece una disminución en un mes por cada
semestre en que el funcionario habiendo cumplido el requisito de la edad no
haya renunciado voluntariamente, siempre que presenten la solicitud para
acceder al bono de $ 50.000 dentro de los 12 meses siguientes a la entrada en
vigencia del proyecto y renuncien voluntariamente al cargo o se pensionen por
vejez dentro de los 12 meses contados desde la presentación de la solicitud.

- Respecto del tema de la tasa de reemplazo líquida, esto es, el


porcentaje que percibe el trabajador por concepto de pensión en relación a su
remuneración promedio, se estableció que el trabajador que opte por otro
mecanismo de jubilación, como por ejemplo, la renta vitalicia y que no cumpla
con la tasa de reemplazo exigida en el proyecto, que debe ser igual o inferior
al 55 %, pueda en un plazo de 4 meses volver a postular al bono, siempre que
cumpla con el requisito de la tasa indicada.

Agregó que, en el trabajo de la Comisión Técnica sólo quedó pendiente


una indicación relativa al número 2 del artículo 8° del proyecto, que disminuye
en 1 año promedio, según el caso, el tiempo de carencia, es decir, el tiempo de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 73 de 645

INFORME COMISIÓN HACIENDA

espera para aquellos funcionarios, con rentas superiores a $ 437.500, que


hubieren obtenido una bonificación por retiro voluntario de la Ley de Nuevo
Trato.

Puntualizó finalmente, que el proyecto en trámite busca mejorar las


condiciones de retiro de los trabajadores del sector público y no reparar el
daño previsional, como mal han considerado algunos gremios. Con este
proyecto se incentiva el retiro de trabajadores que se mantienen en sus cargos
debido a la baja tasa de reemplazo que tienen sus pensiones, lo que los obliga
a continuar trabajando más allá del límite legal. Como resultado de este
incentivo al retiro muchos funcionarios podrán jubilar dignamente y, por otro
lado, habrá más movimiento en las carreras de los trabajadores que
permanecen en la Administración Pública.

El señor Raúl de la Puente, Presidente de la ANEF, hizo hincapié en las


distorsiones que el sistema previsional establecido por el decreto ley N° 3.500,
de 1980, ha producido en la tasa de reemplazo de aquellos trabajadores del
sector público que se jubilan, puesto que la pensión alcanza a un tercio de su
remuneración. Este efecto se habría expresado en los bonos de
reconocimiento, porque la cotización en los primeros años del sistema se
calculaba para los funcionarios públicos sobre el sueldo base y los bienios. A
partir del año 1988 el imponible fue incluyendo las demás asignaciones. De
esta realidad, que difiere de la situación de los cotizantes del sector privado,
que siempre se les impuso por el total de la remuneración, nace lo que
denominan “daño previsional”, aspecto que no ve reflejado en la iniciativa, por
lo que el bono post laboral no contribuirá a promover el retiro de los
funcionarios con daño previsional, afirmó.

Reconoció que la indicación del Ejecutivo al tiempo de espera disminuye


el perjuicio que ocasiona la norma originalmente propuesta, pero mantiene un
período de carencia o de tiempo en espera para aquellos trabajadores que
tienen derecho a la bonificación por retiro de la ley N° 19.882, cuya línea de
corte es de $ 437.500.-, o sea, todos los que tengan una renta imponible
superior a ese monto quedan sujetos a ese período de carencia para acceder al
bono post laboral. En consecuencia, demanda la compatibilidad total del bono
post laboral y el incentivo al retiro de la ley N° 19.882.

El señor Cipriano Aldea, Vicepresidente de la ANEF y Presidente


de la Asociación Nacional de Trabajadores de Vialidad, ANATRAVIAL, señaló
que pese a la indicación que incorpora al proyecto a los trabajadores de
vialidad que ejecutan trabajos pesados, quedan fuera de este bono de $
50.000, aproximadamente, 200 trabajadores regulados por el Código del
Trabajo, lo que representa, a todas luces, una situación injusta y
discriminatoria.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 74 de 645

INFORME COMISIÓN HACIENDA

El señor Rafael Reyes, Vicepresidente de la ANEF, profundizó en


señalar los orígenes del daño previsional que habría significado un importante
ahorro para el Estado. Argumentó que en los niveles superiores de renta la
situación derivada del proyecto es más complicada porque nadie va a acogerse
al mecanismo con una tasa de reemplazo equivalente a un tercio de su
remuneración. El Estado afirmó, tendrá que absorber el pago de los $ 50.000.-
y la pensión mínima garantizada, en los casos de rentas inferiores.

El señor Alberto Arenas justificó la existencia del período de carencia en


un criterio de equilibrio respecto de aquellos funcionarios que no gozan del
beneficio al retiro de la Ley de Nuevo Trato, ya que los beneficiados con esta
última recibirían una mayor rentabilidad con la indemnización invertida en el
mercado financiero en el período de la carencia.

Por otra parte, señaló que el informe financiero establece que el valor
presente del costo fiscal para todo el período de pago asciende
aproximadamente a $ 313 mil millones, lo que constituye el esfuerzo máximo
que el Ejecutivo puede realizar. En el año 2025, que constituye el peak de este
beneficio, el costo asciende a $ 30 mil millones. Agregó que el bono de $
50.000 significará, para un número importante de trabajadores, un aumento
en sus pensiones de entre 40 a 50%.

Afirmó que el Ejecutivo no va a presentar ninguna otra indicación ni en


la Sala de la Cámara ni durante la tramitación de la iniciativa en el Senado,
porque este es el compromiso al que se llegó con los gremios y, además,
porque los temas que estaban pendientes, fueron solucionados mediante las
indicaciones que ha presentado el Ejecutivo tanto en la Comisión de Trabajo
como en esta Comisión.

En cuanto al tema del financiamiento de esta iniciativa, precisó el señor


Arenas que el bono se pagará con los recursos provenientes de un Fondo Bono
Laboral que se formará con las cotizaciones que debe hacer el empleador, con
el producto de la rentabilidad que genere la inversión de los recursos del Fondo
y con un aporte fiscal, producto de las transferencias del Tesoro Público. Dicho
financiamiento no tiene ninguna relación con los presupuestos de los Servicios,
los que se determinan cada año en la Ley de Presupuestos.

La Comisión de Trabajo y Seguridad Social dispuso en su Certificado que


todo el proyecto era de conocimiento de esta Comisión.

En relación con la discusión y votación particular del articulado, cabe


señalar que el número 2 del artículo 8° fue objeto de una indicación del
Ejecutivo.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 75 de 645

INFORME COMISIÓN HACIENDA

En el artículo 8° del proyecto se establece que el Servicio de Tesorerías


pagará el bono a los beneficiarios. Para ello, el jefe superior de servicio o
jefatura máxima respectiva remitirá a dicho servicio copia del acto
administrativo que concede el bono, adjuntando los antecedentes que
acrediten el cumplimiento de los requisitos establecidos en los numerales 2° y
4° del artículo 2°, y la respuesta de los organismos previsionales y de la
Superintendencia Administradora de Fondos de Pensiones sobre la tasa de
reemplazo líquida. Además, deberá informar la fecha en que comenzará a
pagarse el bono al beneficiario.

En el inciso segundo, se dispone que el Servicio de Tesorerías podrá


celebrar convenios con las administradoras de fondos de pensiones, compañías
de seguros u otras entidades, para efectuar el pago del bono a través de ellas.

En el inciso tercero, se señala que el bono se pagará una vez que el


personal mencionado en el artículo 1° haya cesado en funciones por retiro
voluntario o por pensión de vejez de conformidad al decreto ley N° 3.500, de
1980, según las normas siguientes:

1) El bono se devengará y pagará a contar del mes subsiguiente del cese


de funciones del personal.

2) Para el personal que es beneficiario de la bonificación por retiro


voluntario establecida en el Título II de la ley N° 19.882, el bono de la
presente ley se devengará y pagará en las fechas siguientes:

a) Para el personal cuyo promedio de remuneraciones imponibles de los


12 últimos meses anteriores al retiro sea igual o inferior a $437.500, el bono
se devengará y pagará en la misma oportunidad señalada en el numeral
anterior.

b) Para el personal cuyo promedio de remuneraciones imponibles de los


12 últimos meses anteriores al cese de funciones, sea superior a $437.500, el
bono comenzará a devengarse y pagarse en el mes siguiente del que se
obtenga de dividir por $50.000 el resultado de restar el monto de la
bonificación por retiro voluntario establecida en el Título II de la ley 19.882,
menos $4.375.000 si es mujer y $3.937.500 si es hombre. Con todo, si el
resultado de la división anterior fuera superior a 84, el beneficio se devengará
y pagará a partir del mes 85 contado desde el mes siguiente del cese de
funciones del personal. Si el resultado de la resta antedicha implicare un
número inferior a $ 50.000 se aplicará lo dispuesto en la letra a) de este
numeral.

La indicación del Ejecutivo es del siguiente tenor:


Historia de la Ley Nº 20.305 Página 76 de 645

INFORME COMISIÓN HACIENDA

- Para reemplazar en la letra b) del numeral 2) la expresión “de dividir


por $ 50.000, el resultado de restar el monto de la bonificación” por “de
multiplicar 6/7 por el resultado de dividir por $ 50.000 la resta entre el
monto de la bonificación”.

Puesta en votación esta disposición con la indicación precedente fue


aprobada por 4 votos a favor y 2 votos en contra.

Los artículos 1° al 7°, el 8° número 1 y los artículos 9° al 15 y 1° al 5°


transitorio, fueron aprobados por unanimidad.

Acordado en sesión de fecha 12 de octubre de 2005, con la asistencia de


los Diputados señores Silva, don Exequiel (Presidente); Alvarado, don Claudio;
Dittborn, don Julio; Escalona, don Camilo (Muñoz, don Pedro); Jaramillo, don
Enrique; Kuschel, don Carlos Ignacio; Ortiz, don José Miguel; Pérez, don José;
Tuma, don Eugenio, Von Mühlenbrock, don Gastón, según consta en las actas
respectivas.

JAVIER ROSSELOT JARAMILLO


Abogado Secretario de la Comisión
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 77 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

1.4. Discusión en Sala


Cámara de Diputados. Legislatura 353, Sesión 52. Fecha 18 de octubre. 2005.
Discusión general. Queda pendiente.

MEJORAMIENTO DE LAS CONDICIONES DE RETIRO DE LOS


FUNCIONARIOS PÚBLICOS. Primer trámite constitucional.

El señor ORTIZ (Presidente accidental).- Corresponde ocuparse del


proyecto de ley, en primer trámite constitucional, que mejora condiciones de
retiro de los trabajadores del sector público con bajas tasas de reemplazo de
sus pensiones.
Diputados informantes de las comisiones de Trabajo y Seguridad Social
y de Hacienda son la señora Ximena Vidal y el señor Gastón Von Mühlenbrock,
respectivamente.
Antecedentes:
-Mensaje, boletín Nº 3975-13, sesión 40ª, en 6 de septiembre de 2005.
Documentos de la Cuenta Nº 1.
-Informes de las Comisiones de Trabajo y Seguridad Social y de
Hacienda. Documentos de la Cuenta Nºs 25 y 26, respectivamente, de esta
sesión.

El señor ORTIZ (Presidente accidental).- Tiene la palabra la diputada


informante de la Comisión de Trabajo, diputada señora Ximena Vidal.

La señora VIDAL (doña Ximena).- Señor Presidente, en nombre de la


Comisión de Trabajo y Seguridad social, paso a informar, en primer trámite
reglamentario y primero constitucional, sobre el proyecto de ley, iniciado en
mensaje de su excelencia el Presidente de la República, que mejora las
condiciones de retiro de los trabajadores del sector público con bajas tasas de
reemplazo de sus pensiones.
El Gobierno hizo presente la urgencia con calificación de “suma” para el
despacho de este proyecto.
A las sesiones que la Comisión destinó al estudio de la referida iniciativa
legal asistieron el ministro de Hacienda, don Nicolás Eyzaguirre Guzmán, y el
ministro Secretario General de la Presidencia, don Eduardo Dockendorf
Vallejos, como asimismo, los asesores de la Cartera de Hacienda, señores
Alberto Arenas y Julio Valladares. Además, los señores Arturo Martínez Molina,
presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, y Raúl de la Puente Peña,
presidente de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales, quienes se
hicieron acompañar por numerosos dirigentes gremiales de las organizaciones
que se detallan en el informe.

I. Antecedentes generales.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 78 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

1. Consideraciones preliminares.
En 2001, el Gobierno con la Central Unitaria de Trabajadores y los gremios
del sector público convinieron constituir una mesa de diálogo sobre las
condiciones de retiro de los funcionarios públicos, llamada por los gremios “daño
previsional”. Con ello se inició un largo proceso de diálogo y de construcción de
acuerdos que abordaría este tema desde el ámbito de la política laboral.
Los orígenes del problema se remontan a la década de los ochenta, en la
que, como es sabido, numerosos funcionarios públicos fueron perjudicados
porque las cotizaciones que legalmente debía enterar el Estado en sus fondos
de pensiones fueron calculadas sobre bases lo suficientemente bajas como
para provocar una fuerte disminución en sus pensiones, debido a que sus
bonos de reconocimiento reflejaban esa subcotización, traduciéndose ello en
una baja tasa de reemplazo, que consiste en el porcentaje que significa la
pensión sobre el total del último ingreso mensual del trabajador activo. De
hecho, tanto las cotizaciones como el bono de reconocimiento de estas
personas se calcularon en base a una remuneración muy inferior a la percibida
por ellas.
A ello se debe sumar el hecho de que las cotizaciones del sistema
previsional del decreto ley Nº 3.500, de 1980, eran inferiores a las del antiguo
sistema de las cajas de previsión, al tiempo que, como lo han expresado
numerosos invitados a la Comisión, las autoridades de la época forzaron la
entrada de los funcionarios públicos al nuevo sistema previsional, dejando sin
opción a numerosas personas.
Por otra parte, el nivel de remuneraciones del sector público fue
extremadamente reducido durante la década de 1980.
En esta situación, a juicio de las organizaciones de los trabajadores, se
encuentran un total de 178.637 personas, considerando aquellas que ya han
jubilado con grave deterioro de sus pensiones, y aquellas que aún permanecen
activas, a pesar de su avanzada edad.
En este contexto, luego de un extenso proceso de diálogo con las
organizaciones del sector, la mayoría de ellas ha acordado con las autoridades
de Gobierno un esquema de solución a través de un bono de carácter laboral,
el que tiene como fundamento radical el mejoramiento de la gestión pública a
través de la renovación de su personal, permitiendo la entrega de incentivos al
retiro a través de un complemento en dinero a las pensiones de dichas
personas.
En efecto, el proyecto establece un bono de naturaleza laboral de 50 mil
pesos mensuales para el personal que se encuentre prestando servicios a la fecha
de entrada en vigencia de la ley. Este personal tendrá derecho al beneficio
siempre que se encuentre afiliado al sistema de pensiones del decreto ley Nº
3.500, de 1980, y cotice en dicho sistema.
En segundo lugar, el proyecto determina los requisitos copulativos que
deberá cumplir el personal mencionado para ser beneficiario del bono.
Además, fija el 31 de diciembre de 2024 como fecha de término para acceder
al bono.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 79 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

De esta forma, aun cuando las organizaciones de trabajadores y el


propio Gobierno asumen que no se trata de una solución integral y definitiva a
la solución del llamado “daño previsional”, este proyecto de ley constituye un
avance sustantivo para el mejoramiento de la situación de los trabajadores
públicos afectados por las políticas previsionales de las últimas dos décadas.
2. Características del beneficio acordado.
El beneficio consiste en un bono mensual de naturaleza laboral, de un
monto de 50 mil pesos, que beneficiará a los trabajadores del sector público
que más adelante se señalan, siempre que reúnan copulativamente las
condiciones señaladas en los puntos 2 y 3 siguientes. Este bono se extingue
por el fallecimiento del beneficiario. El bono no será imponible ni constituirá
renta para ningún efecto legal.
Los beneficiarios del bono serán los trabajadores que a la fecha de
entrada en vigencia de la ley desempeñen un cargo de planta o a contrata o
estén contratados conforme al Código del Trabajo en las instituciones del
sector público, tanto centralizadas como descentralizadas. Este personal tendrá
derecho al bono siempre que cumpla con los requisitos del punto siguiente.
También tendrán derecho al bono los funcionarios públicos que en el
transcurso de la duración del sistema obtuvieren una pensión de invalidez y
cumplieren con todos los requisitos copulativos que a continuación se señalan:
a) Estar afiliado al sistema de pensiones del decreto ley Nº 3.500, de 1980,
por el ejercicio de su función pública;
b) Tener las calidades mencionadas en el punto 2, tanto a la fecha de
postulación para acceder al bono, como con anterioridad al 1 de mayo de
1981;
c) Tener, a lo menos, 20 años de servicios en las instituciones señaladas en
el punto 2, o las que sean sus antecesores legales, a la fecha de la publicación
de la ley;
d) Tener una tasa de reemplazo líquida estimada inferior a 55 por ciento y
acceder a una pensión de vejez líquida regida por el decreto ley Nº 3.500, de
1980, inferior a 600 mil pesos;
e) Tener cumplidos 65 años de edad, en el caso de los hombres, y 60 años
de edad en el de las mujeres, y
f) Renunciar voluntariamente al cargo o empleo u obtener pensión por vejez,
de conformidad con el decreto ley Nº 3.500, dentro de los 12 meses siguientes al
cumplimiento de las edades antes señaladas.
Se considerará como duración del sistema para acceder al beneficio el
período comprendido entre el 1 de enero del 2006 y el 31 de diciembre del
2024.
La reajustabilidad del beneficio y de todas las cantidades de dinero que se
señalan en este acuerdo se realizará una vez al año, aplicando la variación que
experimente el Índice de Precios al Consumidor, determinado por el INE, en los
12 meses anteriores al reajuste.
Respecto del personal beneficiario de la bonificación por retiro voluntario
establecida en el Título II de la ley Nº 19.882, se acordó lo siguiente:
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 80 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

Para el funcionario cuyo promedio de remuneraciones de los 12 últimos


meses anteriores al retiro sea igual o inferior a 437.500 pesos, el bono se
devengará y pagará desde el mes subsiguiente al cese de funciones.
Para el funcionario cuyo promedio de remuneraciones imponibles de los
12 últimos meses anteriores al cese de funciones, sea superior a 437.500
pesos, el bono comenzará a devengarse y pagarse al mes siguiente del que se
obtenga de dividir por 50 mil pesos el resultado de restar el monto de la
bonificación por retiro voluntario establecida en el Título II de la ley Nº 19.882,
menos 4.375.000 pesos, si es mujer, y de 3.937.500 pesos, si es hombre. Con
todo, si el resultado de la división anterior fuere superior a 84, el bono se
devengará y pagará a partir del mes 85, contado desde el mes siguiente del
cese de funciones del personal.
Sobre este último punto del acuerdo, el Gobierno presentó una
indicación que lo modifica, flexibilizando el período de carencias.
De este modo, la fórmula laboral propuesta por el Gobierno, acordada
con la CUT y con los gremios, permite dar un sustantivo paso para mejorar la
situación post laboral de los funcionarios con bajas pensiones y así generar un
nuevo reconocimiento a quienes cumplen tareas de servicio público y, a la vez,
mayor equidad en nuestra sociedad.

Ideas matrices o fundamentales del proyecto.


En conformidad con lo señalado, ésta no es otra que otorgar un bono
post laboral a los funcionarios públicos con bajas pensiones y bajas tasas de
reemplazo.
Tal idea matriz se encontraba desarrollada en el proyecto enviado por el
Ejecutivo en doce artículos permanentes y tres transitorios, el que, después de
la discusión habida en la Comisión y en virtud de indicaciones presentadas por
el Ejecutivo, las que se analizarán en el presente informe, quedó, finalmente,
desarrollado en quince artículos permanentes y cinco transitorios.
Dicho bono post laboral -como ya lo señalé- tiene determinadas
características y se inserta en una estructura que está desarrollada
ampliamente en el informe de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social que
los señores diputados tienen en su poder y que pueden consultar para mayor
detalle.
En relación con la calificación de las normas, a juicio de la Comisión, el
proyecto de ley no contiene artículos que tengan el carácter de normas de
quórum calificado u orgánico constitucional.
Asimismo, a juicio de la Comisión, la totalidad del articulado debe ser
objeto de estudio por la Comisión de Hacienda, por contener normas que
inciden en el manejo financiero y presupuestario del Estado.
Como ya señalé, el proyecto tiene urgencia calificada de “suma”, y fue
aprobado por la Comisión, en general y particular, en sesión de fecha 11 de
octubre de 2005, por la unanimidad de los diputados presentes.
Durante la discusión, los representantes del Gobierno, los dirigentes
gremiales y los diputados que integran la Comisión realizaron valiosos aportes,
cuya síntesis se encuentra en el texto del informe que nos convoca.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 81 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

En el marco de dichas consideraciones, la Comisión sometió a votación


el proyecto en conjunto con las indicaciones presentadas por algunos señores
diputados y por el Ejecutivo, que recogió algunas de las inquietudes ya
mencionadas, obteniéndose los acuerdos y aprobándose las normas del
proyecto que se somete a vuestra consideración, el que, por su extensión, daré
por informado. Además, su texto se encuentra en poder de las señoras
diputadas y de los señores diputados.
Antes de concluir, quiero informar que hoy en la mañana el ministro de
Hacienda se reunió con algunos gremios y acogió algunos de sus
planteamientos.
Es cuanto puedo informar.
He dicho.

El señor ASCENCIO (Presidente).- El diputado señor José Miguel Ortiz


va a rendir el informe de la Comisión de Hacienda, en reemplazo del diputado
señor Gastón Von Mühlenbrock.

El seño ORTIZ.- Señor Presidente, en representación de la Comisión de


Hacienda, paso a informar sobre el proyecto que mejora las condiciones de
retiro de los trabajadores del sector público con bajas tasas de reemplazo de
sus pensiones, que fue tratado por la Comisión en sesión del 12 de octubre
recién pasado.
Antes de iniciar el informe, quiero aclarar a quienes están presenciando
este debate que el rol de la diputada señora Ximena Vidal, informante de la
Comisión de Trabajo y Previsión Social, y del diputado que habla, informante de la
de Hacienda, es dar a conocer lo que sucedió en la comisión respectiva. La
interpretación del proyecto que tenga cada uno, podrá darla a conocer durante el
debate y por medio de la votación del mismo. Lo digo para dejar claro lo que es el
proceso legislativo.

Constancias reglamentarias previas.


La iniciativa tuvo su origen en mensaje de su excelencia el Presidente de
la República e ingresó a la Cámara con urgencia calificada de “suma”.
Disposiciones o indicaciones rechazadas.
La Comisión de Hacienda no rechazó ninguna disposición o indicación, y
tal como lo indicó la diputada informante, la Comisión técnica, esto es, la de
Trabajo y Previsión Social, concluyó que la Comisión de Hacienda debía
conocer todo el articulado del proyecto.
Disposiciones que no fueron aprobadas por unanimidad.
Sólo se aprobó, en votación dividida, el número 2) del artículo 8º.
Durante el estudio del proyecto concurrieron a la Comisión, para dar a
conocer sus puntos de vista, los señores Raúl de la Puente y Cipriano Aldea,
presidente y vicepresidente, respectivamente, de la Agrupación de Empleados
Fiscales, Anef, junto con otros representantes de ese gremio, y los señores
Rafael Reyes, presidente de la Asociación Nacional de Funcionarios de la
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 82 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

Contraloría General de la República y Mario de Luca, presidente de la


Federación de Funcionarios de Hacienda.
En representación del Gobierno, asistieron los señores Alberto Arenas,
subdirector de Racionalización y Función Pública, y Julio Valladares, asesor,
ambos del Ministerio de Hacienda, y la señorita Patricia Orellana, abogada del
mismo.
El propósito de la iniciativa es otorgar un beneficio post laboral a los
funcionarios públicos, de las municipalidades o que hubieran sido traspasados
o se traspasen a éstas, con el objeto de mejorar sus condiciones de retiro. El
beneficio alcanzará a 100 mil trabajadores y es de carácter vitalicio.
El informe financiero, elaborado por la Dirección de Presupuestos, con
fecha 6 de septiembre de 2005, señala que el costo fiscal del beneficio
propuesto se extiende por un período de 50 años -termina con el fallecimiento
del último beneficiario, es decir, el último de los 100 mil trabajadores-,
alcanzando un máximo en el año 2025.
A continuación, daré algunos ejemplos, para mejor comprensión de la
historia fidedigna de la ley.
Por ejemplo, el 2006, tendrá un costo de 3.058 millones de pesos; el
2007, 4.335 millones de pesos; el 2008, 5.745 millones de pesos; el 2010,
8.955 millones de pesos; el 2015, 18.528 millones de pesos; el 2020, 26.285
millones de pesos; el 2025, 30.379 millones de pesos. Culmina el año 2045
con 7.885 millones de pesos.
El valor actual de costo fiscal estimado por el director de Presupuestos
para todo el período asciende a alrededor de 313 mil millones de pesos.

-Manifestaciones en las tribunas.

El señor ASCENCIO (Presidente).- ¿Me permite, señor diputado?


Ruego a los asistentes a las tribunas respetar al diputado informante y no
emitir calificativos, independientemente de las posiciones que puedan tener. El
señor diputado está informando lo que pasó en la Comisión de Hacienda y no
merece el trato de que está siendo objeto.
Puede continuar, señor diputado.

El señor ORTIZ.- Voy a dar a conocer las dos intervenciones más


importantes efectuadas durante el debate del proyecto en la Comisión.
El señor Raúl de la Puente, Presidente de la Anef, hizo hincapié en las
distorsiones que el sistema previsional establecido por el decreto ley Nº 3.500,
de 1980, ha producido en la tasa de reemplazo de aquellos trabajadores del
sector público que se jubilan, puesto que la pensión alcanza a un tercio de su
remuneración. Este efecto se habría expresado en los bonos de
reconocimiento, porque la cotización en los primeros años del sistema se
calculaba para los funcionarios públicos sobre el sueldo base y los bienios. A
partir del año 1988 el imponible fue incluyendo las demás asignaciones.
De esta realidad, que difiere de la situación de los cotizantes del sector
privado a quienes siempre se les impuso por el total de sus remuneraciones, nace
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 83 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

lo que se denomina “daño previsional”, aspecto que no se ve reflejado en la


iniciativa, por lo que el bono post laboral no contribuirá a promover el retiro de los
funcionarios con daño previsional.
También reconoció que la indicación del Ejecutivo al tiempo de espera
disminuye el perjuicio que ocasiona la norma originalmente propuesta, pero
mantiene un período de carencia o de tiempo en espera para aquellos
trabajadores que tienen derecho a la bonificación por retiro en conformidad
con la ley Nº 19.882, cuya línea de corte es de $ 437.500. O sea, todos
aquellos que tengan una renta imponible superior a ese monto, quedan sujetos
a ese período de carencia para acceder al bono post laboral.
En consecuencia, demanda la compatibilidad total del bono post laboral
y el incentivo al retiro que establece la ley Nº 19.882.
Por otro lado, el Ejecutivo, a través de su director de Presupuestos, don
Alberto Arenas, hizo especial hincapié en que mediante este proyecto se
pretende mejorar las condiciones de retiro de los funcionarios del sector
público. Destacó que, a raíz de las conversaciones con la CUT y la mayoría de
los gremios de este sector que constituyeron una mesa de diálogo con el
Gobierno en el año 2001, se logró consensuar un protocolo de acuerdo en
agosto del 2005, que sirvió de base al proyecto en informe.
Precisó que el ámbito del proyecto incluye a los trabajadores que a la
fecha de entrada en vigencia de la ley desempeñen un cargo de planta o a
contrata o estén contratados conforme al Código del Trabajo en las
instituciones del sector público, tanto centralizadas como descentralizadas, y
que renuncien voluntariamente al cargo u obtengan pensión dentro de los 12
meses siguientes de cumplirse las edades exigidas.
El bono de 50 mil pesos mensuales se otorga al personal afiliado al
sistema de pensiones del decreto ley Nº 3.500, de 1980, y que cumplan,
además, con los siguientes requisitos: 1) tener a lo menos 20 años de servicios
en las instituciones señaladas; 2) tener una tasa de reemplazo líquida
estimada igual o inferior a 55 por ciento y acceder a una pensión de vejez igual
o inferior a $ 600.000; 3) tener cumplidos 65 años de edad en el caso de los
hombres y 60 años, tratándose de las mujeres, y 4) renunciar voluntariamente
al cargo u obtener pensión.
El resto del articulado lo explicó muy claramente la diputada informante
de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social. Por lo tanto, mi exposición
llegaría hasta aquí para dar lugar al debate respectivo.
He dicho.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Señoras y señores diputados, en


siete minutos termina el Orden del Día y se encuentran inscritos los diputados
Sergio Correa, Edgardo Riveros, Pablo Lorenzini, Edmundo Villouta, Carlos
Vilches y Sergio Aguiló. Seguramente se inscribirán varios más. Por lo tanto,
no es posible realizar su discusión en este momento.
Los jefes de los Comités parlamentarios van a acordar su incorporación a
la Tabla de las próximas sesiones.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 84 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

1.5. Discusión en Sala


Cámara de Diputados. Legislatura 353, Sesión 54. Fecha 19 de octubre, 2005.
Discusión general. Se aprueba en general y en particular a la vez.

MEJORAMIENTO DE CONDICIONES DE RETIRO DE LOS FUNCIONARIOS


PÚBLICOS. Primer trámite constitucional. (Continuación).

El señor ASCENCIO (Presidente).- Corresponde iniciar el debate, en


primer trámite constitucional, del proyecto de ley, iniciado en mensaje, que
mejora las condiciones de retiro de los trabajadores del sector público con
bajas tasas de reemplazo de sus pensiones.

Antecedentes:
-Mensaje, boletín Nº 3975-13, sesión 40ª, en 6 de septiembre de 2005.
Documentos de la Cuenta Nº 1.
-Primeros informes de las Comisiones de Trabajo y Seguridad Social y de
Hacienda, sesión 52ª, en 18 de octubre de 2005. Documentos de la Cuenta
Nºs. 25 y 26, respectivamente.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Los informes de las Comisiones de


Trabajo y de Hacienda fueron rendidos en la sesión de ayer.
En discusión el proyecto.
Tiene la palabra el diputado señor Edgardo Riveros.

El señor RIVEROS.- Señor Presidente, este proyecto podría llamar a


confusión, porque todos esperábamos uno que resolviera el denominado “daño
previsional”. Sin embargo, estamos conociendo una iniciativa que mejora las
condiciones de retiro de los trabajadores del sector público con bajas tasas de
reemplazo de sus pensiones. Es decir, toca tangencialmente lo referente al
daño previsional, pero -debo decirlo con franqueza- no lo soluciona de manera
global y definitiva. De manera que muchos trabajadores del sector público
seguirán reclamando por esta situación, y nosotros -lo digo con absoluta
decisión- los seguiremos acompañando en esa reclamación.
El daño previsional tiene un origen estrictamente previsional. El
elemento que más incide en que las tasas de reemplazo -es decir, la
remuneración que el trabajador recibirá una vez que se pensione comparada
con la de su etapa activa- sean sensiblemente más bajas para los trabajadores
que se cambiaron del antiguo al nuevo sistema de pensiones es el cálculo del
bono de reconocimiento, que se hizo sobre la base de sus cotizaciones
previsionales en el antiguo sistema de pensiones, de acuerdo con su
remuneración base, y no en relación con el total de sus haberes. Entonces, al
revisarlo, uno se da cuenta de que su monto es considerablemente menor al
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 85 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

que correspondería, si se hubiera considerado -reitero- el total de sus haberes.


Ahora bien, ¿qué ocurre con el proyecto que estamos discutiendo? Que
el Ejecutivo lo catalogó como laboral y no previsional. Por lo tanto, se produce
una distancia enorme entre los numerosos requerimientos de la Cámara para
solucionar el daño previsional y la respuesta del Ejecutivo. Se han presentado
varios proyectos de acuerdo e, incluso, se realizó una sesión especial para
tratar el tema. Desgraciadamente, en este plano, así como también en otros,
los parlamentarios no tenemos iniciativa legal y quedamos sujetos a la
voluntad del Ejecutivo y a las condiciones que éste fije para enfrentar estas
materias. Es algo que debo dejar planteado, porque hay una distancia enorme
entre lo que nosotros señalamos y la respuesta que hemos tenido a través de
este proyecto.
Además, el senador Andrés Zaldívar presentó un proyecto que apuntaba
directamente a resolver el daño previsional, pero la moción no fue patrocinada
ni acogida por el Ejecutivo. Creo que estaríamos en otro escenario si se
hubiera acogido esa iniciativa, la cual no puede ser tramitada en esta
Corporación ni en el Senado, porque está fuera de nuestras facultades como
parlamentarios.
Cuando intervengo, no lo hago sólo en nombre propio, sino en el de
muchos otros parlamentarios, entre los cuales se encuentra el diputado
Eduardo Saffirio, quien ha estado íntimamente comprometido con el problema,
toda vez que conoce casos muy específicos en la Novena Región, los que se
repiten a lo largo de todo el país.
Quiero señalar un punto que cruza el proyecto, y que hemos debido
analizar en comisiones especializadas. Sin ser miembro de la Comisión de
Trabajo y Seguridad Social concurrí a ella, porque me parecía importante
analizar algunos aspectos, partiendo de la base -insisto- de que este proyecto
no resuelve de manera definitiva el daño previsional.
¿Qué preocupaciones surgieron durante la discusión del proyecto? Que hay
elementos técnicos a los cuales había que hacer frente. Por ejemplo, la base de
cálculo para la tasa de reemplazo estaba establecida única y exclusivamente en
relación al retiro programado, que es una de las modalidades de nuestro sistema
previsional. Ése era el proyecto original presentado por el Ejecutivo. Si sólo se
toma como base de cálculo de la tasa de reemplazo el retiro programado, una
gran cantidad de trabajadores puede quedar al margen de este beneficio, que aun
cuando no soluciona el daño previsional, es significativo. La tasa de reemplazo,
que se fija en 55 por ciento, calculada de otro modo pudiera dejarlos fuera.
El proyecto incorpora otras modalidades para definir la pensión de los
trabajadores. Por ejemplo, la renta vitalicia inmediata o renta vitalicia
inmediata con retiro programado, o retiro programado o renta temporal
vitalicia diferida, para quienes se encuentren percibiendo pensiones de vejez
del decreto ley Nº 3.500, de 1980.
Sin embargo, fue necesario hacerse cargo de otras situaciones. Para
ello, se instaló una mesa de diálogo con el sector público y en la Comisión de
Trabajo y Seguridad Social se analizó la retroactividad del beneficio, que luego
fue refrendada en la Comisión de Hacienda.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 86 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

En el proyecto original el financiamiento era mediante las partidas de las


distintas reparticiones. Pero el Estado debe financiar totalmente este beneficio
con dineros extras del Tesoro Público, sin tocar los recursos asignados a cada
uno de los servicios de la administración pública.
Por otra parte, el artículo 8º, a mi juicio, declara la incompatibilidad
entre el bono al que los trabajadores tienen derecho, por concepto de nuevo
trato, con el bono que ahora se plantea. Está redactado de tal manera, que
elude una situación muy concreta: que los trabajadores del sector público
tienen derechos adquiridos.
Hemos buscado la forma de votar por separado el artículo 8º, pero está
redactado de tal manera que ni por esa vía se lograría el objetivo deseado,
porque colisionaría con los intereses de algunos beneficiados por la futura ley.
Es una situación típica que se produce en proyectos de iniciativa exclusiva del
Ejecutivo, en los cuales se toma o se deja. Desde mi punto de vista, esa no es
la forma más idónea de legislar.
Algunos sectores han quedado fuera del proyecto. Por ejemplo, los
ferroviarios, que también tienen una tasa de reemplazo muy precaria una vez
que termina el período de puente que establece la ley. Por eso, con energía
digo que aquellos que se acogieron a jubilación por una ley especial deberían
estar entre quienes mejoren sus pensiones a través de ésta o de otra iniciativa
que solucione el daño previsional.
Insisto, con este proyecto no se solucionará el daño previsional, porque
muchos trabajadores seguirán con tasas de reemplazo muy precarias. Hay
casos emblemáticos, como el de la arquitecta señora María Teresa Hortal, del
Ministerio de Vivienda y Urbanismo, que debió trabajar diez años más, hasta
los 70 años de edad, y sólo logró mejorar en un 50 por ciento su tasa de
reemplazo.
En definitiva, debemos procurar que se repare el daño previsional.
He dicho.

El señor CORNEJO (Vicepresidente).- Tiene la palabra el diputado señor


Julio Dittborn.

El señor DITTBORN.- Señor Presidente, hace un tiempo realizamos una


sesión especial para analizar el daño previsional. En aquella ocasión contamos
con la presencia en las tribunas de muchos trabajadores, ante los cuales,
durante mi intervención en el debate, comprometí el apoyo de la UDI para
aprobar cualquier iniciativa del Gobierno -el Presidente de la República tiene
iniciativa exclusiva en esta materia- que buscara reparar la injusticia de la que
durante muchos años fueron objeto los funcionarios públicos.
El origen de esa injusticia, que sólo afecta a los trabajadores del sector
público, no a los del sector privado, se encuentra en una práctica utilizada por
diversos y sucesivos gobiernos, de todos los signos políticos, que incluyeron
entre las remuneraciones de sus trabajadores una serie de asignaciones no
imponibles, como la de profesionales, la de responsabilidad y otras.
Esta situación nunca se habría notado si no hubiéramos cambiado de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 87 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

sistema previsional, porque aunque eran muchos los regímenes que


consideraba el antiguo sistema, el de cajas de previsión, el concepto era el
mismo: la pensión se calculaba, básicamente, de acuerdo con un promedio de
las remuneraciones brutas que durante los últimos tres o cinco años había
percibido el trabajador. Por cierto, ese promedio incluía las asignaciones no
imponibles.
Por eso no se notaba esta “frescura” de los gobiernos, que buscaban
abaratar la contratación de funcionarios públicos mediante el pago de
cotizaciones previsionales que no consideraban el total de sus remuneraciones.
Pero cuando se produjo el cambio de sistema previsional, quedó al desnudo,
porque hubo que calcular el bono de reconocimiento a todos los trabajadores
que se cambiaron de sistema.
Ése es el origen del problema.
Creemos que debe repararse esa injusticia, razón por la cual en la sesión
especial que mencioné comprometí el apoyo de la UDI a cualquier iniciativa del
Gobierno que tendiera a hacer justicia en esta materia.
Lamentablemente, el proyecto en debate es insuficiente, pues en lugar
de proponer una solución por grupo, de acuerdo con el daño que se les causó,
otorga un bono parejo a todos los afectados. Más que un real intento por
reparar la injusticia cometida, esto parece una dádiva. Además, el beneficio se
hace incompatible con otros que los trabajadores han obtenido por diversos
conceptos, como el bono considerado en la ley de nuevo trato.
Por otra parte, hay sectores, como el de los ferroviarios, como mencionó
el diputado señor Riveros, que resultan completamente fuera del beneficio, no
obstante que también fueron perjudicados por la mala práctica de no imponer
cotizaciones a los trabajadores del sector público por el total de sus
remuneraciones.
Estamos ante un proyecto respecto del cual el Congreso Nacional no
tiene mucho que decir, pues, por carecer de facultades, los parlamentarios no
podemos corregir nada. Estamos entregados a la voluntad del Ejecutivo.
Se ha hecho un esfuerzo, pero, a nuestro juicio, es menor. Además, la
iniciativa fue calificada como un proyecto de carácter laboral, cuando todos
sabemos que, en el fondo, tiene carácter previsional. Como consecuencia de ello,
estamos obligados a votar a favor o en contra de lo que se nos ha presentado.
Obviamente, lo haremos a favor, pues si bien es insuficiente el grado de justicia
que se hace, como dicen los jóvenes: “Es lo que hay”.
Nos parecería absurdo negar a los trabajadores al menos una reparación
parcial por la injusticia que se cometió con ellos durante tantos años, al no
imponérseles cotizaciones por el total de sus remuneraciones.
Por eso, anuncio el voto a favor de mi bancada.
He dicho.

El señor CORNEJO (Vicepresidente).- Tiene la palabra la diputada


señora Adriana Muñoz.

La señora MUÑOZ (doña Adriana).- Señor Presidente, nuestras


Historia de la Ley Nº 20.305 Página 88 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

facultades constitucionales son tan restringidas en materia de seguridad social


y en otras que sólo debemos remitirnos a aceptar o rechazar el proyecto. Ni
siquiera podemos formular indicaciones, por lo cual resulta muy compleja la
discusión.
También resulta difícil, y quizás tedioso, remontarnos a los orígenes
históricos del daño previsional de los funcionarios públicos. El diputado
Dittborn señaló una secuencia de gobiernos, pero no indicó exactamente el
momento histórico en que se produjo.
A mi juicio, el daño previsional se inició con el cambio del antiguo
sistema previsional al nuevo, representado por las AFP, que ocasionó una
pérdida de hasta un 30 por ciento de las rentas al momento de jubilar.
Hay responsabilidad política del gobierno que dictó el decreto ley Nº
3.550, que creó el nuevo sistema previsional, y también de aquellos que lo
sucedieron al no haber resuelto hasta ahora el problema.
El proyecto que hoy nos convoca, más que una reparación al daño
previsional, es una bonificación al retiro. Mejora las condiciones de retiro de los
trabajadores y de las trabajadoras del sector público. Su discusión ha sido un
trabajo difícil y además viene con urgencia.
En la Comisión de Trabajo escuchamos a los funcionarios y a las
funcionarias del sector público y sus integrantes quedamos convencidos, como
lo señaló el diputado Edgardo Riveros, que sólo se establece un incentivo o una
bonificación al retiro. De reparación al daño previsional hay muy poco.
Quiero reconocer el esfuerzo que han hecho los funcionarios públicos por
mejorar esta situación. Sin embargo, hay conflicto, hay tensión, como también
lo señaló el diputado Riveros, porque ni siquiera con una votación separada en
el artículo 8º podría salvarse el problema de fondo, que tiene que ver con los
derechos adquiridos de los funcionarios públicos.
Fue nuestro deseo que este proyecto se hubiera visto con más calma,
ojalá en noviembre; sin embargo, fue calificado con urgencia. Ayer logramos
que, de alguna manera, se redujeran las carencias. Ahí es donde radica el
conflicto en relación a los derechos que han ganado los funcionarios públicos
gracias a sus muchas movilizaciones. Porque nada de lo que han obtenido, entre
ello la ley de Nuevo Trato, ha sido un regalo, sino consecuencia de las
movilizaciones realizadas durante muchos años. Por eso señalamos que en el
número 2) del artículo 8º está el conflicto de fondo del proyecto.
Si bien es cierto que aquí se favorece a un gran número de funcionarios
y de funcionarias de la administración pública que hoy ganan menos de 437
mil pesos, queda pendiente otra gran cantidad, quienes van a tener que
esperar el bono durante cinco años si es que hoy aprobamos esa modificación
mínima que hemos solicitado al Ejecutivo, para reducir este conflicto
relacionado con los derechos adquiridos.
Lamento esta situación, porque, de verdad, no hay un mejoramiento en el
daño previsional que se provocó con el nuevo sistema. Éste va a persistir. Hoy,
todos los afiliados al antiguo sistema reciben el ciento por ciento de lo que han
cotizado -es decir, en el antiguo sistema no se produce esta “frescura” de que
hablaba el diputado Dittborn-. Ellos se jubilan con el ciento por ciento de sus
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 89 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

remuneraciones, lo que no sucede en el nuevo sistema. Aquí se cometió un error


histórico que hoy provoca tanto daño a miles de chilenas y chilenos, y que
tenemos el deber de corregir profundamente en los próximos gobiernos de la
Concertación. El Estado debe subsidiar permanentemente, a través de distintas
pensiones asistenciales o de la garantía estatal, de manera de ir subsanando los
desaciertos perversos que contiene este sistema previsional fundado en la
capitalización individual de los fondos de pensiones.
He dicho.
-Aplausos.

El señor CORNEJO (Vicepresidente).- Tiene la palabra el diputado señor


Carlos Vilches.

El señor VILCHES.- Señor Presidente, esta mañana la Cámara de


Diputados nos ha convocado a debatir sobre un proyecto, de iniciativa del
Ejecutivo y, por lo mismo, me alegro mucho de que esté presente en la Sala el
ministro de Hacienda para escuchar lo que los diputados de Oposición
pensamos al respecto.
Lo digo de esta manera, porque el proyecto es diferente de como dice el
epígrafe “Proyecto de ley que mejora condiciones de retiro de los trabajadores
del sector público con bajas tasas de reemplazo de sus pensiones”.
Efectivamente, aquí hay una propuesta para las rentas más bajas de los
funcionarios públicos, pero -quiero decirlo con la claridad que requiere esta
materia- es absolutamente insuficiente para resolver el problema del daño
previsional.
El país debe asumir que existe un grupo de chilenos que durante más de
veinte años prestaron servicios al país como funcionarios públicos; le
entregaron parte de su vida para servirlo bien, lo cual ha sido reconocido en
este proyecto.
Ya se explicó a la Sala que el daño previsional viene de cambiar, en 1981,
el sistema de reparto, solidario, por el de las administradoras de fondos de
pensiones. Es decir, el ahorro privado, particular, de cada trabajador.
Pero, en ese tiempo, los funcionarios públicos tenían un sueldo base y
asignaciones que no estaban consideradas en el sistema previsional. Ésa es la
primera razón de su increíble deterioro previsional.
Durante los quince años de gobiernos de la Concertación hemos
legislado sobre distintas materias. Por ejemplo, el país asumió la situación de
los exonerados políticos que implicaba resolver, entre otros derechos que
habían perdido, un problema previsional. Los diputados de Derecha también
concurrimos con nuestros votos para ayudar a los exonerados políticos.
En esta oportunidad, un daño previsional no puede resolverse con un
bono de carácter laboral. Es imposible aceptar esta solución cuando hemos
trabajado para demostrar que el cálculo del bono de reconocimiento -cifra más
bien ilustrativa, porque esa plata no existe; no la tiene el Estado; la perdieron
todos los gobiernos anteriores- no aporta nada nuevo al sistema previsional de
los trabajadores públicos.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 90 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

Por eso, voy a votar en contra, porque, con los recursos de que dispone
el erario y con la responsabilidad política de un Presidente popular, reconocido
por todos los sectores como que ha hecho un buen gobierno, no podemos
aceptar que un sector de 178 mil chilenos sea sometido a una vejez invivible,
etapa en la que necesitan más recursos. Por eso, es imprescindible hacer una
modificación.
Las razones dadas por el ministro de Hacienda en las Comisiones de
Trabajo y Previsión Social, y de Hacienda, son atendibles sólo en parte. Este
proyecto, incluso, atropella la ley de Nuevo Trato Laboral, pues quita derechos
adquiridos por los trabajadores y los hace incompatibles.
Debemos actuar con responsabilidad y sin demagogia. Nunca el país en
su historia republicana había tenido tal nivel de ingresos. Es el momento de
devolver la mano a los funcionarios públicos.
El proyecto será financiado con fondos del Tesoro Público que en este
momento tiene reservas suficientes para asumir el gasto. En el informe de la
Comisión de Hacienda se señala que, en 2006, el costo fiscal del beneficio
propuesto alcanzará a los 3.058 millones de pesos, cifra que irá en aumento en
los años siguientes. El país está perfectamente en condiciones de financiar
estas rentas, jubilaciones y pensiones.
¿Cuál es la realidad que hemos apreciado en los últimos años, porque
este problema no es nuevo? Profesores, con más de 70 ó 75 años, no pueden
jubilar y deben seguir trabajando, incluso, impidiendo que asuman profesores
jóvenes en escuelas estatales. Y no pueden jubilar porque su tasa de
reemplazo, su remuneración, se reduce prácticamente a un tercio. Eso se trata
de mejorar acá, pero sólo respecto de rentas menores, pues existe un techo
que impide que se mejoren todas. Entonces, hay profesionales cuyo sueldo,
por sus años de servicio, la calidad del trabajo que realizan y los cargos y
responsabilidades que desempeñan, supera el millón o el millón doscientos mil
pesos mensuales, cifra que se reduciría a un tercio si jubilaran. Por eso no
pueden hacerlo. Ésa es la realidad y tenemos que buscar una solución a este
problema.
La totalidad de los dirigentes de asociaciones gremiales del sector
público agrupadas en la Anef con los que me he reunido -Confenats, Colegio de
Profesores, Ajunji, Antue, Asemuch, Confusam, Confemuch, Colegio de
Enfermeras, Fenpruss, Fentess, Fauech, Fenafuch y Fenafuech- rechazan este
proyecto, sin perjuicio de que varios firmaron un acuerdo con el Gobierno,
encabezados por la CUT.
Hoy -insisto- es necesario abordar con seriedad este problema. Se debe
resolver ahora, cuando el país está en condiciones económicas para ello,
cuando se reclama por una pensión digna con la calidad de ex funcionario
público. Espero que se abra una puerta, porque no podemos tolerar que se
legisle de esta manera, en que sólo el Ejecutivo tiene la palabra.
El diputado Edgardo Riveros, aun cuando no es miembro de la Comisión
de Trabajo y Seguridad Social, señaló que en años anteriores se presentaron
varios proyectos de acuerdo con el objeto de pedir una solución a este
problema; sin embargo, luego de quince años de gobiernos de la Concertación
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 91 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

aparece este proyecto absolutamente parcial, pues -reitero- no resuelve el


problema del daño previsional en su totalidad. Por eso lo voy a votar en
contra.
He dicho.

-Aplausos.

El señor CORNEJO (Vicepresidente).- Ruego a las personas que se


encuentran en las tribunas no efectuar manifestaciones, a fin de poder
escuchar todas las opiniones de las señoras diputadas y de los señores
diputados.
Tiene la palabra el diputado señor Pablo Lorenzini.

El señor LORENZINI.- Señor Presidente, el Gobierno de la Concertación


no es culpable del daño previsional, pues hay que recordar que el problema
partió en la década del ochenta. Piñera se llamaba quien creó el sistema de las
AFP, que esperamos corregir. Es uno de los puntos clave del programa
presidencial de Michelle Bachelet y lo hemos conversado con los diputados
señores Riveros, Álvarez-Salamanca, Villouta y Vilches.
Disiento de la opinión del diputado Vilches. Este problema va más allá de
un asunto de Gobierno y de Oposición. Es un tema ciudadano, de la gente. Por
lo tanto, no mezclo las cosas. En los temas ciudadanos, dejemos de lado la
politiquería.
El diputado Riveros es experto en el tema. Muchos hablan de esta
materia sin conocerla. Es un asunto específico que hay que estudiar en
profundidad y tener experiencia.
Tenemos pendiente una reforma integral de todo el sistema previsional;
no sólo de los civiles, de los empleados públicos, sino también de las Fuerzas
Armadas. Ése es el primer punto del programa de gobierno, a partir de marzo,
que dio a conocer nuestra candidata presidencial -lo dijo ayer-. Es cierto lo que
han expresado los diputados aquí. Nos comprometemos a tramitar el proyecto
respectivo con la mayor celeridad.
Por lo tanto, queda claro que hay una demanda por satisfacer, sin
importar de quien haya sido la culpa, los errores del pasado y las soluciones
parche. Debemos establecer una previsión final acorde con la realidad del país.
Tampoco se trata de decir aquí -como el diputado Dittborn señaló- ”Es lo
que hay”. No, a mí no me eligieron diputado para decir “Es lo que hay”. En
esta Sala estamos quienes decidimos sobre los proyectos de ley y si lo que hay
no nos satisface, deberemos buscar los canales para mejorar aquello. Ése es el
punto.
No hay que politizar un tema tan importante como éste. Estamos
próximos a elecciones y se tiende a buscar los respaldos de quienes hoy se
sienten afectados. Este tema es de todos; no sólo del ministro de Hacienda, del
director de Presupuestos o de otros secretarios de Estado. A través del
proyecto se intenta paliar el efecto causado por el daño previsional. A lo mejor,
no es lo que se esperaba, pero, hay que reconocer que es un avance. Peor es
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 92 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

no hacer nada, aunque sin duda, no es suficiente.


Estoy seguro de que la señora María Teresa Hortal -que nos acompaña
desde las tribunas-, con 71 años de edad, viuda y después de haber trabajado
treinta y siete años, recibe de pensión menos de la mitad de lo que le
correspondería. Obviamente, debido a su situación, ella pregunta, ¿qué hago
diputado? Lo que hemos hecho es conversar con representantes del Ejecutivo.
El ministro de Hacienda fue receptivo a nuestra propuesta de ayer y hoy se ha
presentado una indicación que reduce en 28 por ciento el tiempo de espera de
las personas, poniendo como límite cinco años. Es un avance. Primero
estábamos en siete años; luego en seis, y ahora estamos en cinco. O sea, los
canales todavía están abiertos para conversar. Entonces,¿para qué tanta
rapidez?.
Ayer me opuse a que hoy viéramos el proyecto. Sin embargo, en una
reunión de Comités, a la cual no asistí, ya que no me avisaron, porque
seguramente sabían que me iba a oponer, acordaron tratarlo hoy. Estaba en la
Comisión de Hacienda despachando la futura ley de Presupuestos. No veo la
urgencia. Es cierto que deberá entrar en vigencia el 1º de enero de 2006, pero
antes debe pasar al Senado.
Pienso que en esta Cámara debemos darle otra vuelta al proyecto. Por
de pronto, vamos a pedir votación separada para el artículo 8º, en lo que
corresponda.
Hay cosas que están bien en el proyecto; tenemos las mejores
intenciones, porque es un avance. ¡Miren la cantidad de millones: 3.058 para
el próximo año!; 30 mil millones para el 2025; 80 mil millones para el 2045; es
decir, 313 mil millones destinados por el Gobierno a este efecto. ¡Es plata!
Tampoco se trata de echar todo por la borda. Esto está aquí. Es un pájaro
en la mano. ¡Pero veamos cómo solucionamos los temas de la Empresa de
Ferrocarriles, de la Anef, del período de carencia! La voluntad está. Hemos bajado
el tope a cinco años. Todavía nos queda espacio para dialogar, para conversar, sin
cerrar posiciones, para que así, nuestra querida María Teresa Hortal, pueda tener
también un poquito más. Hay disposición y ahí está la indicación presentada.
Este es un tema país; juntos, Gobierno, parlamentarios -aquí está la
democracia- y representantes de los trabajadores. ¡Ésta es la manera de hacer
las cosas!
Por lo tanto, agradezco al Ejecutivo haber puesto en la mesa 313 mil
millones de pesos, de aquí al 2050. Partamos de ahí, la plata ya está. También
agradezcamos al ministro por haber bajado las proyecciones iniciales, de siete
años a cinco, como tope máximo a un extremo del período de carencia. Eso ya
está.
¿Qué nos queda? Avanzar en las excepciones. Entiendo que se arregló la
del promedio de los últimos 36 meses para aquellos que hayan incrementado
sus remuneraciones por concepto de ascensos; está la voluntad para que ello
no sea un impedimento. También entiendo que está el intento de considerar a
quienes laboran en actividades calificadas como trabajos pesados. Es decir,
está la disposición de avanzar.
Pero nos queda el problema de la incompatibilidad producto de la ley de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 93 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

Nuevo Trato Funcionario. Lo dijeron los diputados señores Riveros, Vilches y


Dittborn; es decir, se entrecruzaron las bancadas en algo que está. Entiendo
que habrá problemas de dinero; estamos hablando del sector público, acotado
a 150, 180 o 200 mil funcionarios, dependiendo de las circunstancias.
Queremos modernizar la función pública; lo ha hecho el Presidente Lagos,
y ha sido nuestra mayor intención. Hemos modernizado los presupuestos; hemos
buscado programas. Queremos gente más capacitada. No quiero decir que los
actuales funcionarios no estén capacitados; pero sí que durante muchos años no
se les dio la opción de capacitarse. Todavía trabajan empleados que tienen 71
años, en circunstancias que merecen un descanso. Pero, para producir el
recambio, necesitamos que esta gente opte por el retiro voluntario y pueda irse
medianamente contenta, permitiendo que muchachas y muchachos jóvenes
ingresen a la Administración Pública. Nadie está en contra de eso, porque se trata
de una rotación normal, pero démosles una salida razonable a los que se van.
Me cuesta entender cómo, con ejecutivos inteligentes, que han
demostrado su capacidad en estos siete años, con dirigentes que defienden lo
suyo, como el señor de la Puente, con quien hemos discutido estos problemas,
y con un Congreso que se expresa por encima de temas políticos, no se haya
podido encontrar una solución. No es posible que con este tipo de ejecutivos,
de dirigentes y de parlamentarios, no podamos llegar, de una manera u otra, a
un resultado correcto, concreto, positivo, sin pasarnos de la raya.
Cuesta encontrar razones para no tener una solución final. No sé si los
orgullos o los “empotamientos” de los sectores no nos dejan avanzar. Nos pasa
en los partidos. De repente, las figuras máximas se ponen a pelear entre ellas
y, a lo mejor, abajo se resolverían los temas de las regiones, sin ningún
problema, pero las envidias...
¿Por qué no buscamos una solución? Hay tiempo. El proyecto va al
Senado. Recojo lo suyo, diputado señor Riveros, y vamos a pedir votación
separada, no para rechazarlo, sino en el ánimo positivo, porque hay que
sacarlo adelante. Vamos a procurar que en el Senado se encuentre una
fórmula de solución. A lo mejor, nos volveremos a juntar, pero ya no con los
técnicos. Todos sabemos hasta dónde llega la labor de los técnicos; todos
conocemos “el primer piso y el segundo piso de La Moneda”, pero el que
manda es el jefe.
Debemos hacer una reunión entre quienes entienden la materia, con la
mejor disposición, y en presencia de quienes toman la decisión final. Tenemos
plazo hasta noviembre, mes en que el proyecto se trata en el Senado.
Debemos aprovechar las próximas dos semanas para no perjudicar a nuestros
esforzados servidores públicos de todo el país. Todos los conocemos. Incluso
aquí, en la Cámara de Diputados, tuvimos, hace poco, una telefonista que
trabajó hasta después de los de 80 años, porque si jubilaba antes no alcanzaba
a percibir ni siquiera el 55 por ciento de su renta; se iba a jubilar con 20 veinte
o 25 por ciento, y eso no puede ser.
Sabemos que tenemos problemas presupuestarios, pero también
estamos enterados de que Codelco y los buenos manejos del ministro de
Hacienda y de su equipo nos están dejando miles y miles de millones de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 94 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

dólares, y eso lo entiende muy bien el diputado Salaberry.


La Unión Demócrata Independiente y Renovación Nacional comparten
nuestra oposición al proyecto en los términos actuales. También la comparte la
diputada señora Adriana Muñoz, ex presidenta de la Cámara. Pero nuestra
oposición no pretende provocar un quiebre y votar en contra sólo por
oponernos; por el contrario, nos anima el mejor de los propósitos. Queremos
agotar todas las instancias para lograr un mejor proyecto; nos quedan dos
semanas de tramitación. Entonces, agotemos la discusión, pero con la
presencia del ministro de Hacienda y del director de Presupuestos.
Felicito a los técnicos por todo lo que han avanzado en la tramitación de
la iniciativa, pero llegó el momento de los ajustes finales. Hagamos un intento.
¡Qué lástima que hoy tengamos que votar el proyecto! Ayer planteé que
dejáramos la votación para noviembre. Estamos por una solución justa y
razonable. Están las platas necesarias, así han opinado los partidos. No lo
votemos hoy, para no pedir votación separada, porque creemos que todavía se
puede hacer un último esfuerzo.
En esas circunstancias, pido a la Mesa que llame a reunión de Comités
para tratar la materia.
He dicho.

El señor CORNEJO (Vicepresidente).- Tiene la palabra el diputado


Sergio Correa.

El señor CORREA.- Señor Presidente, las intervenciones de los dos


diputados que me antecedieron en el uso de la palabra me ahorran mucho de
lo que pensaba decir. Sin embargo, no quiero dejar de manifestar que estamos
ante una situación dramática y debemos ser capaces de abordarla como país y
no desde la perspectiva político partidista.
Tal como se ha señalado, el problema se origina con la entrada en
vigencia del decreto ley Nº 3.500, de 1980, que estableció un sistema de
pensiones cuya característica esencial radica en que los montos de dinero que
perciben los pensionados al jubilarse tienen directa relación con las
cotizaciones aportadas durante su vida laboral.
De este modo, se generó un programa obligatorio de ahorro privado,
administrado por las AFP, bajo una fuerte regulación estatal. En forma
paralela, para quienes no se cambiaron de sistema, se mantuvo el régimen
antiguo, basado en una cuenta única a la que aportan todos sus miembros.
Así, hoy coexisten dos sistemas previsionales.
En la Comisión de Trabajo, al momento de iniciar el estudio del
proyecto, se nos dijo que existía un protocolo de acuerdo entre la CUT y el
Gobierno. Con posterioridad, las diversas organizaciones invitadas a la
Comisión destruyeron esa tesis y dieron argumentos en contra del proyecto.
Tengo en mi poder un documento de la Federación del Frente de
Trabajadores de Hacienda en el que se señala que el origen del problema está
en los bajos montos de los bonos de reconocimiento, que fueron calculados a
partir del sueldo base que, en la mayoría de los casos, representaba una
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 95 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

fracción de la remuneración: para el grado A de la Escala Única de Sueldos,


sueldo tope, el base era de $ 36.000; para el grado 31, último de la Escala, era
de 4.500, y sobre eso se calculó el bono de reconocimiento.
Antes de la entrada en vigencia de la ley Nº 18.675, sólo eran
imponibles el sueldo base y los bienios, por lo que, hasta 1989, el capital
acumulado fue ínfimo.
La realidad de lo que está ocurriendo con las pensiones la conocimos
hace unos días, a propósito de la celebración del día del profesor. En la
comuna de Curicó jubilaron alrededor de treinta profesores por el sistema de
las AFP. Profesores que ganaban entre 500 y 700 mil pesos, hoy se jubilan con
una renta de 170 mil pesos, en circunstancias que los que lo hacen a través del
antiguo sistema, del INP, reciben una renta de 400 ó 500 mil pesos. Es decir,
con lo que recibe un jubilado del INP se pagan dos o tres de las AFP. Esto no
puede seguir ocurriendo.
Lo que hoy estamos entregando es muy poco. Entiendo que el gobierno
hace un esfuerzo, pero, de acuerdo con los cálculos entregados por el ministro
de Hacienda, no se puede dar más. En consecuencia, independientemente de
quien asuma el próximo gobierno, será fundamental reformar el actual sistema
previsional.
La Iglesia también se ha referido a la desigualdad que genera el actual
sistema previsional. Es más, en la ceremonia de despedida de los profesores
que jubilaron en Curicó, habló un sacerdote y dijo que una profunda reforma al
sistema previsional era la única manera de mejorar la situación de miles de
pensionados que no pueden vivir con lo que reciben.
He dicho.

El señor CORNEJO (Vicepresidente).- Saludamos a los dirigentes de la


Asociación Nacional de Empleados Fiscales, de la Confenat, del Colegio de
Profesores y de otras organizaciones de empleados fiscales que se encuentran
en las tribunas.
Tiene la palabra el diputado señor Pedro Muñoz.

El señor MUÑOZ.- Señor Presidente, quiero hacer un poco de historia y


recordar los inicios de un largo proceso de dialogo para abordar la
preocupación de los funcionarios públicos por reparar lo que ellos llaman daño
previsional, que se origina en la década de los ochenta, con el nuevo el
sistema de pensiones..
Ya, en 1999, diversas agrupaciones de funcionarios del sector público se
reúnen, través de audiencias públicas, con la Comisión de Trabajo y Previsión
Social de la Cámara. Así empezamos a darnos cuenta del enorme daño
previsional que les causaba el haberse cambiado desde el antiguo sistema
solidario a uno de capitalización individual, como es el de las AFP.
Como bien ha dicho el Ejecutivo, el proyecto no repara el daño
previsional: es un bono post laboral, que tiene por objeto mejorar las
condiciones de retiro de los trabajadores del sector público a contar del 1º de
enero.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 96 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

Muchos trabajadores del sector público tienen remuneraciones bajísimas.


Algunos están jubilando con 60 mil o 70 mil pesos. Indudablemente, este bono
de 50 mil pesos les hará más llevadera su situación, pues podrán contar con
una pensión de 120 mil pesos. No obstante lo anterior, considero que aún son
pensiones indignas, que no resolverán los problemas económicos y sociales
que tendrán los funcionarios públicos cuando se acojan a retiro.
Por eso, es necesario enfrentar esto como problema-país. Hoy en la
mañana ha quedado de manifiesto, al igual que en las Comisiones de Trabajo y
de Hacienda, que existe la voluntad de todas las bancadas políticas de este
Congreso Nacional para buscar soluciones a este sector público que está
bastante desmejorado en sus pensiones.
Este problema debiéramos enfrentarlo a partir del próximo año. La
candidata presidencial Michelle Bachelet ha anunciado una profunda reforma
previsional, que tiene por finalidad mejorar las pensiones de todos los
trabajadores del país, tanto del sector público como del sector privado,
procurando que puedan tener una buena vejez quienes han dejado el trabajo
activo. Nosotros, a través de la Comisión de Trabajo, la solicitamos para este
período al Presidente Ricardo Lagos. Pero eso está pendiente, a pesar de que
la Cámara de Diputados ha solicitado durante muchos años, a través de los
proyectos de acuerdo, a los diversos gobiernos de la Concertación que envíen
un proyecto de reforma para mejorar todo el sistema previsional, porque
creemos que éste ha colapsado y está generando graves problemas sociales,
económicos y de pobreza en las personas de la tercera edad.
No me voy a referir a las ideas matrices del proyecto, pues otros
parlamentarios ya lo han hecho. Sin embargo, quiero manifestar que esta
deuda que tenemos con los funcionarios públicos, con los trabajadores de
nuestra patria que se pensionan, debemos resolverla de una vez por todas.
Creemos que la forma de hacerlo es que nos concentremos todos los actores
políticos, de las diferentes corrientes, a conversar con el Ejecutivo, a fin de
entregarle fórmulas y propuestas tendientes a encontrar la solución que
necesitamos.
El proyecto es un pequeño avance, no la solución definitiva que buscan
los funcionarios públicos, a quienes hemos dicho que esto no cierra las puertas
para seguir luchando por sus reivindicaciones y para que, en definitiva, tengan
pensiones dignas, que merecen después de tantos años de trabajo.
He dicho.

-Aplausos.

El señor CORNEJO (Vicepresidente).- Informo a los señores diputados y


señoras diputadas que el término del Orden del Día es a las 13.08 y que hay
ocho diputados inscritos. En consecuencia, les ruego que sus intervenciones
sean breves, ya que, además, hay en Tabla otros tres proyectos de ley.
Tiene la palabra el diputado señor Gonzalo Ibáñez.

El señor IBÁÑEZ.- Señor Presidente, este proyecto de ley nuevamente


Historia de la Ley Nº 20.305 Página 97 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

nos lleva a un terreno extraordinariamente delicado, por una parte, y


extraordinariamente olvidado, por otra. Así lo he sostenido durante
prácticamente los últimos ocho años.
Nuestro presupuesto nacional se construye “patas arriba”, porque lo que
debiera ser considerado primero en la destinación de los fondos públicos es, de
hecho, lo último. Deberíamos recoger fondos a través de los impuestos para
pagar en primerísimo lugar a la administración pública y los gastos efectivos
del gobierno nacional y de los gobiernos regionales.
Reitero, la administración pública debiera ser el primer objetivo en la
asignación de los recursos públicos; pero, en los hechos, pasa a ser
prácticamente el último. Lo que queda del presupuesto, después de hacer
todas las asignaciones, es para pagar al sector público. De hecho, y lo vamos a
ver nuevamente este año, el análisis de la ley que reajusta las remuneraciones
de la administración pública se hace después de la discusión en la Sala de la
ley de Presupuestos, en una sesión “entre gallos y media noche”, a última
hora, donde se debate por una migaja más o una migaja menos, dentro de lo
poco que significa el reajuste para la administración pública.
Tenemos un sector público subpagado, en general. Por eso, quiero
afirmar categóricamente que ese “ahorro” nos sale extraordinariamente caro,
porque, en definitiva, lo que garantiza la calidad en el servicio es pagar a la
gente lo que en justicia merece.
Una serie de distorsiones que se aprecian en las remuneraciones del
sector público se derivan del hecho de que existe una especie de pudor para
enfrentar este problema, lo cual impide pagar a los funcionarios de la
administración pública las remuneraciones que, en justicia, merecen. Repito,
aquí hacemos mal el cálculo, porque en lugar de calcular primero lo que nos
costaría tener un sector público de primera categoría y el saldo repartirlo entre
las múltiples partidas, primero se distribuyen los recursos entre las partidas y
lo que sobra se entrega a la administración pública.
Por eso encuentro interesante el proyecto, porque repara una injusticia
derivada del hecho de que mucha gente del sector público no tuvo las
cotizaciones previsionales por el total de sus remuneraciones, lo que en
definitiva afectó su bono de reconocimiento cuando se afilió a las AFP.
Ciertamente, ésta es una injusticia matemática. Aquí hay una situación
extremadamente grave, porque el Estado, durante años, hizo caso omiso a su
obligación de pagar las cotizaciones que correspondían para formar los fondos de
pensión, lo cual repercutió al determinar los bonos de reconocimiento.
En consecuencia, esto no es más que el pago de una mínima parte de
una deuda que, por lo demás, se puede calcular matemáticamente caso a
caso, que es lo que deberíamos hacer. Aquí no caben soluciones globales; por
el contrario, se debe analizar caso a caso para determinar el monto de lo que
no se le impuso a la gente durante tanto tiempo y que ahora repercute en su
bono de reconocimiento. La justicia impone reparar el daño en su totalidad, no
en una parte. No se trata de calcular de nuevo lo que sobra en la caja pública
para repartir las migajas entre la gente del sector público con el objeto de,
además, incitarla a jubilar.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 98 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

A pesar de estar muy de acuerdo con la idea matriz del proyecto, tengo
severos reparos respecto de la fórmula que emplea para enfrentar este
problema. Por ejemplo, tratar de dar por cerrado esta situación con el
proyecto, francamente me parece un absurdo, pues no es más que una
iniciativa que abre la puerta a la solución global del problema, que, como país,
debemos enfrentar si de verdad queremos hacer justicia con un sector tan
postergado como el de la administración pública.
Por otra parte, si se dan 50 mil pesos mensuales a quienes jubilen de
acuerdo con las condiciones establecidas, está bien; pero de ninguna manera
se puede entender que con ello queda solucionado el problema. Desde luego,
algunos trabajadores quedarán tremendamente discriminados, como los de
Ferrocarriles, lo que no puede ser.
Aquí hay una duda muy grande respecto de la justicia del proyecto, que
a uno le pone un tremendo signo de interrogación acerca de cómo tendremos
que votarlo, porque si el Gobierno quiere dejar zanjado el problema con esto,
la respuesta es “No”; si quiere dar el primer paso en esta situación, la
respuesta es “Sí”. Pero eso lo tenemos que oír del Ejecutivo, para tomar una
decisión adecuada al respecto. Nuestro interés es ir saldando la deuda.
Probablemente, tengamos que hacerlo de a poco, con pasos como los que
señala el proyecto, pero siempre en el entendimiento de que éste es un primer
paso; de ninguna manera, el último.

-Aplausos.

El señor CORNEJO (Vicepresidente).- Tiene la palabra el diputado señor


Jaime Quintana.

El señor QUINTANA.- Señor Presidente, comparto con los diputados


que me han antecedido en el uso de la palabra que éste es un proyecto que
tiene poco de reparación, porque el daño ya está hecho, pues se provocó hace
muchos años. De manera que aquí debemos buscar un mecanismo que mitigue
el impacto que tendría el que un número muy significativo de personas jubile
en las condiciones existentes, con remuneraciones 30 por ciento menores de lo
que efectivamente les corresponde.
Sé lo que significa este drama en regiones: hoy, más de un centenar de
funcionarios públicos sobrepasan los 80 años de edad, por lo que se debe
generar un mecanismo que les permita retirarse en condiciones más dignas.
Algunos diputados de oposición han sido demagogos en sus planteamientos
sobre una materia delicada y sensible como ésta y que, como dijo el diputado
señor Pedro Muñoz, debiéramos analizarla con una perspectiva de Estado. Por
ejemplo, el diputado Vilches planteó que el proyecto es insuficiente, inadecuado,
que no resuelve nada y que mejor lo votemos en contra. Pregunto a la oposición
qué pasó cuando la derecha votó en contra de la reforma del sistema previsional
de las Fuerzas Armadas, en circunstancias de que eso genera al país un déficit de
600 mil millones de pesos al año, es decir, 20 veces lo que el Estado invertirá en
resolver esta materia.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 99 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

Insisto, esto no resuelve el aspecto de fondo, pero es un avance


importante para un número significativo de personas, particularmente para
quienes perciben ingresos inferiores a 437 mil pesos.
Por otra parte, también cabe preguntarse qué hubiera pasado si
hubiéramos votado ayer el proyecto. Sin duda, el haber reducido esto de siete a
cinco años es un avance. Me preocupa que esto se nos pueda caer. Cuando el
diputado Vilches plantea que rechacemos la iniciativa, me pregunto por qué no
llegamos a un acuerdo para hacer una gran reforma tributaria, con el objeto de
resolver todos los problemas que la dictadura nos heredó. Algunos olvidan el
origen de estas cosas.
Los gobiernos de la Concertación, no solamente el del Presidente Lagos,
sino también los de Aylwin y Frei, se han preocupado de reparar una serie de
cosas que se hicieron mal. Por ejemplo, la ley de exonerados políticos tampoco
logró dar cabida a todas las personas que tenían el legítimo derecho a percibir
ese beneficio. Lo mismo sucedió con la ley sobre prisión política y tortura. En
mi región todavía me encuentro con personas que me cuentan todos los
vejámenes que sufrieron y que tampoco lograron ser parte de ese beneficio.
Como el diputado Vilches está tan generoso, propongo que lleguemos a
un gran acuerdo para realizar una gran reforma tributaria que nos permita
incorporar también a los trabajadores del PEM y del Pojh, a quienes el gobierno
militar tampoco pagó sus imposiciones.
Por lo tanto, éste es un tema respecto del cual debemos ser lo
suficientemente serios para avanzar.
Por eso, antes de anunciar mi voto favorable, me sumo a lo señalado por
la diputada señora Adriana Muñoz y por el diputado señor Edgardo Riveros.
Además, solicito al Gobierno que incorpore a este beneficio a la
Asociación de Egresados de la ley Nº 19.170, de Ferrocarriles del Estado, que
constituye un grupo muy numeroso de personas que jubilarían en muy malas
condiciones. Entonces, debemos ver qué posibilidades hay para mejorar eso.
Sin embargo, en un ánimo de responsabilidad -porque creo que el tema
debe resolverse pronto; además, valoro la disposición que ha tenido el
Gobierno-, quiero que el ministro de Hacienda responda, por intermedio de su
señoría, qué ocurriría si votamos en contra del numeral 2 del artículo 8º.
He dicho.

El señor CORNEJO (Vicepresidente).- Tiene la palabra el diputado señor


Alberto Cardemil.

El señor CARDEMIL.- Señor Presidente, en respuesta a la pregunta del


diputado señor Quintana, quiero decir que votamos en contra del proyecto de
ley que reformaba el sistema previsional de las Fuerzas Armadas, porque una
parte considerable de su articulado fue mal concebida. Era un proyecto
inequitativo que terminaba con derechos adquiridos o, a lo menos, con
expectativas de derechos ciertas de una cantidad importante del personal de
las Fuerzas Armadas, que había estado sujeta a determinadas reglas del juego,
pero que la ley las cambiaría de pronto. Es un sistema de reparto, no de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 100 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

capitalización, que da alguna garantía a la persona que ha impuesto durante


toda su vida para que algo de su ahorro pase a su cónyuge o a sus hijas en
determinados casos. Terminar abruptamente con ese sistema sería
manifiestamente injusto.
Los diputados de las bancadas de la UDI y de Renovación Nacional se
negarán sistemáticamente y siempre a meter la mano en los bolsillos de un
grupo de pobres para ayudar a otro tan pobre como aquel. Así no se hace
justicia. Los sectores más postergados de Chile son los jubilados y
montepiados, incluidos los de las Fuerzas Armadas. El problema no se
soluciona quitando recursos a un grupo de ellos para dárselo a otro. De
manera que tenemos perfectamente clara la razón por la cual votamos en
contra. Lo seguiremos haciendo.
Por otra parte, vamos a apoyar la idea de votar el proyecto
favorablemente y en general. Pero, tal como se ha dicho, vamos a pedir
votación separada del numeral 2 del artículo 8º, por una razón muy sencilla.
Tirar una línea para definir que los que ganan menos de 437.500 pesos
tendrán determinado beneficio y que los que ganan más no lo obtendrán es
manifiestamente injusto. El daño previsional se le produjo a todos, por las
razones expuestas. Incluso, es muy posible -porque es lógica pura- que los
que ganaban 437.500 pesos han tenido más daño previsional que aquellos que
percibían menos que esa cantidad, porque el Estado debió haberse hecho
cargo de las imposiciones más altas.
De manera que esta norma -a nuestro juicio, este es el argumento- es
inequitativa y atenta contra el principio de igualdad ante la ley, establecido en
la Constitución. Esa es la razón por la cual pediremos votación separada del
número 2 del artículo 8º.
Por último, aquí se produce una discriminación -que conozco
personalmente- respecto del personal de la empresa de Ferrocarriles del
Estado, que constituye un grupo importante de más de 1.200 familias que se
acogieron a la ley Nº 19.170, las cuales actualmente perciben remuneraciones
mensuales del Estado y al momento de cumplir la edad correspondiente se
pensionan automáticamente. Este importante grupo de chilenos quedó excluido
de los beneficios que contempla el proyecto, lo que constituye una situación
manifiestamente arbitraria, de la que dejamos constancia. Desgraciadamente,
no podemos presentar una indicación para incorporarlos, pero, a lo menos, nos
haremos cargo de su problema; seguiremos luchando para que se les haga
justicia y queden incorporados en la futura ley.
He dicho.

-Aplausos.

El señor CORNEJO (Vicepresidente).- Tiene la palabra el diputado señor


Alberto Robles.

El señor ROBLES.- Señor Presidente, desde hace mucho tiempo hemos


solicitado al Ejecutivo que otorgue prioridad a este proyecto.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 101 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

La deuda previsional es un tema muy relevante para los trabajadores del


sector público, entre ellos, los de la salud y de la educación, que se ven
afectados por una situación que se generó durante la dictadura, cuando se
impulsó el cambio de los cotizantes desde el INP hasta las AFP. En esa
oportunidad, a muchas personas se les obligó a cambiarse al nuevo sistema y
no tuvieron ninguna posibilidad de elegir. Hoy, a quienes se les conminó a
cambiarse se encuentran en edad de jubilar, pero ven que sus pensiones son
precarias en comparación con las que reciben quienes lograron permanecer en
el INP.
En nuestras visitas a los hospitales, consultorios y escuelas nos damos
cuenta de que mucha gente no desea jubilar, porque si lo hacen no podrán
mantener el estatus económico de sus familias. Cuando comparan la jubilación
que obtendrían en la AFP con la de quienes jubilaron en el INP, las diferencias
son enormes. Esto ha provocado que personas que trabajaron toda su vida
juntas, al momento de retirarse obtienen rentas distintas, lo que constituye
una injusticia tremenda.
Por eso, es muy importante que podamos solucionar este tema.
Entiendo que el proyecto no soluciona el problema por completo, pero
constituye un esfuerzo del Gobierno para mejorar las condiciones de retiro de
los trabajadores del sector público, a través de un bono que -reitero- no
soluciona el problema que, en nuestra opinión, debe ser resuelto en forma
integral.
Nuestra candidata a la presidencia, señora Michelle Bachelet, ha
planteado que una de las prioridades de su futuro gobierno será mejorar las
pensiones.
Se trata de un tema que va a seguir en el debate público en los próximos
años, pero que, a mi juicio, debe tener una mirada de país, equitativa para
todas las personas que jubilen. Hoy tenemos una situación diferencial.
Evidentemente, en algunos puntos del proyecto hay acuerdo con los dirigentes
de los trabajadores, pero en otros no se ha dado.
El acuerdo más importante que debemos consensuar, antes del segundo
trámite, dice relación con la tasa de reemplazo incorporada a la ley en el
numeral 3 del artículo 2º permanente. Conversamos con los trabajadores, que
piensan que en esta tasa de reemplazo no hay suficiente justicia, pues no se
logra equiparar lo que perdieron aquellas personas que fueron conminadas a
cambiarse al sistema de administradoras de fondos de pensiones.
Los trabajadores plantean que la tasa de reemplazo suba de 55 a 70 por
ciento, lo cual me parece justo. Sin embargo, hay que entender la posición del
Ejecutivo, que se funda en aspectos económicos y financieros. Lo importante
es que lleguen a un acuerdo, de manera que en este segundo trámite
constitucional se solucionen las diferencias que aún subsisten, especialmente la
relativa al numeral 2 del artículo 8º.
Ojalá que la tasa de reemplazo suba de 55 a 70 por ciento.
Pero hay otros dos aspectos del proyecto que me preocupan, por lo cual
presenté igual número de indicaciones durante el tratamiento de la iniciativa
en la Comisión de Trabajo y Seguridad Social, las que, lamentablemente,
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 102 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

fueron declaradas inadmisibles.


El primero de esos aspectos es la incorporación entre el personal que
tendrá derecho al bono aquel que salió de Ferrocarriles, pues no fueron
considerados.
Conozco el desempeño de los funcionarios de esa empresa del Estado
desde que era niño, porque durante varios años mi padre trabajó en la
maestranza de San Bernardo. Por tanto, me consta que se trata de personas
que han dedicado su esfuerzo, trabajo y tesón a engrandecer al país.
El gobierno militar prácticamente destruyó la empresa, pues privatizó
gran parte de ella. De hecho, todo el transporte ferroviario de carga fue
privatizado.
En consecuencia, me parece justo que quienes hayan salido de
Ferrocarriles sean incorporados a los beneficios que considera la iniciativa en
debate. No me refiero a los actuales funcionarios, sino a aquellas personas que
la empresa estimó que no necesitaba para continuar con sus funciones
después de realizadas las privatizaciones, de acuerdo con las disposiciones de
la ley Nº 19.170, esto es, aproximadamente 1.200 personas, entre los cuales
no hay nadie que haya ejercido cargos directivos y el menor de los cuales
ingreso a la empresa en 1968, por lo que se trata de un grupo de personas
bastante acotado.
Como señalé, presenté una indicación en tal sentido en la Comisión de
Trabajo y Seguridad Social, pero fue declarada inadmisible. No obstante,
solicito al Ejecutivo que la evalúe y reconsidere, porque me parece de justicia
incorporar a esos ex trabajadores de Ferrocarriles al beneficio del proyecto.
El otro aspecto que me preocupa, que considero aún más importante, es
que la iniciativa establece que el Fondo Bono Laboral se financiará con recursos
provenientes de los servicios en los que se desempeñan los beneficiarios, entre
ellos, los servicios de salud y educacionales, que representan dos sectores
tremendamente importantes para nuestro país.
Incorporar en los presupuestos de esos servicios el costo del pago del
bono laboral me parece administrativamente inadecuado. Debería financiarse
con un aporte fiscal directo.
Evidentemente, el problema es de carácter administrativo, pues el
problema no radica en la existencia de los recursos necesarios, que serán
contemplados en los presupuestos anuales de cada servicio, sino en los
problemas que conllevará la administración de dichos recursos por los
directores de los servicios. Me parece que sería mejor, más fácil y transparente
que el Fisco aportara directamente los recursos al Fondo Bono Laboral, y que,
además, éste se financiara exclusivamente con el aporte fiscal, de manera que
los servicios públicos no tengan problemas por esa causa.

(Aplausos).

Cuando mi indicación sobre este punto fue declarada inadmisible por la


Comisión, no tuve oportunidad para reclamar. Por eso, en esta ocasión, solicito
que la Mesa se pronuncie sobre tal inconstitucionalidad, ya que mi propuesta
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 103 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

no aumenta el gasto público ni cambia el fondo de lo que establece el


proyecto; sólo pretende modificar lo relativo a la fuente de los recursos que
financiarán el Fondo Bono Laboral.
Me correspondió dirigir el Servicio de Salud de Atacama, por lo que sé
que las disposiciones legales que obligan a hacerse cargo de situaciones que
no tienen que ver con la administración del propio servicio producen problemas
mayores.
Por eso, pido reconsiderar la inadmisibilidad de la indicación e
incorporarla al debate a fin de eliminar en su totalidad el artículo 6º y
reemplazarlo por el que sigue: “El bono se pagará con los recursos
provenientes del “Fondo Bono Laboral” que se formará en su totalidad con
aporte fiscal”.”
He dicho.

-Aplausos.

El señor CORNEJO (Vicepresidente).- Señor Robles, la admisibilidad de


la indicación se va a ver al término del Orden del Día.
Tiene la palabra el diputado señor García.

El señor GARCÍA (don René Manuel).- Señor Presidente, es fácil darse


cuenta de lo que está pasando: el proyecto no soluciona el problema del daño
previsional.
Tampoco se trata de citar cifras o decir lo que han hecho el Presidente
Lagos y los ex presidentes Aylwin y Frei, porque, sin lugar a dudas, lo que todo
gobierno desea es mejorar las pensiones de los jubilados, independientemente
de su color político.
Claramente, aquí hay un tremendo daño. Por ejemplo, una persona que
gana 400 mil pesos y jubila por una AFP, va a quedar con una jubilación de
120 mil pesos; con los 50 mil pesos del bono va a quedar en 170 mil pesos. En
cambio, quienes están en el INP jubilan casi con el mismo sueldo que están
ganando. En consecuencia, tendría que ser masoquista para jubilar. La gente
no jubila cuando no le conviene, y eso lo vemos con los profesores y con los
funcionarios de los servicios públicos y en todos los que se jubilan en forma
voluntaria, porque nadie puede obligar a una persona a jubilar.
Se han producido dos graves daños. Primero, se está quitando una
jubilación digna a una persona que entra en una etapa de su vida en que en
ninguna parte le van a dar trabajo; segundo, y tan importante como lo
anterior, la gente que ha dado su vida por el país merece una jubilación justa y
digna.
Además, por esta vía el ministro puede tener una gran fuente de
trabajo, porque si la gente recibe una pensión justa, es indudable que va a
jubilar, lo que va a producir tiraje a la chimenea. Inmediatamente, setenta u
ochenta mil personas podrían incorporarse al mundo del trabajo. Ése es el
fondo del problema.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 104 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

(Aplausos).

Por un lado, estamos con la chimenea tapada, se está llenando la casa


de humo y lo más probable es que nos asfixiemos y, por otro, los jóvenes no
tienen ninguna posibilidad de ingresar a la vida laboral porque las personas no
quieren jubilar ya que no les conviene.
Esto es lo mismo que si un trabajador acostumbrado a vivir con 100 mil
o 150 mil pesos al mes el día de mañana se lo reducen a 50 mil pesos. ¿Qué
hace esa persona? Aunque tenga que arrastrar las herramientas de trabajo, no
va a jubilar.
Por tanto, es de extrema justicia que las pensiones se nivelen de
acuerdo con las remuneraciones.
Además, la gente no tiene la culpa de que se hayan perdido los
registros, sobre todo, si se conocen sus años de servicio. La verdad es que me
parece lamentable esa postura.
Queremos un país solidario, que dé a su gente lo que le corresponde, por
una razón muy simple. A ningún chileno que entra a trabajar le preguntan si
quiere que le hagan imposiciones. Por ley, le quitan una parte de su sueldo para
jubilación. En eso estamos todos de acuerdo, pero no podemos, por negligencia
o por engaño, quitarle parte de su jubilación. Eso no tiene perdón de Dios. No
obstante, eso se puede remediar, porque basta con que el Ejecutivo envíe un
proyecto de ley y lo aprobaremos sin ningún problema.
Hablamos de miles de millones de pesos y de miles de personas a las
cuales podemos mejorar sus jubilaciones. Eso es ser solidario. Con la mitad de
los impuestos que dejan los altos precios de los combustibles y con las
ganancias por el elevado precio del cobre, felizmente, tenemos plata. Ahora,
debemos demostrar que queremos ser un país solidario, para que la gente
tenga un mejor pasar.
En verdad, debo reconocer que estoy en una encrucijada. Por un lado,
algunas personas necesitan el bono de 50 mil pesos y, por otro, hay
funcionarios que no quieren jubilar. Considero que lo más justo sería revisar
nuevamente el proyecto.

(Aplausos).

Creo que es preferible esperar tres, cuatro o seis meses, a fin de lograr
que las personas afectadas reciban una jubilación justa, y no por un
apresuramiento los liquidemos de por vida.
Esa es la encrucijada: legislamos apresuradamente y liquidamos a los
funcionarios que fueron cambiados del INP a la AFP, o tenemos la paciencia
suficiente para buscar la manera y los recursos para hacerlo.
También quiero aprovechar de referirme a lo que dijo mi amigo y
diputado por la Novena Región, don Jaime Quintana, en términos de hacer una
reforma tributaria. Ya aprobamos una reforma tributaria que permitió recaudar
500 millones de dólares. El ministro Eyzaguirre fue uno de los impulsores.
Ahora nos gustaría saber si esos 500 millones de dólares que se recaudan año
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 105 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

a año están llegando a las personas que están jubilando, porque tengo
entendido que era una de las grandes promesas para subir las pensiones, y
este año subieron sólo mil pesos. Entonces, queremos saber si esos 500
millones de dólares están disponibles para los jubilados de Chile.
Ahora, decir que el señor Büchi le quitó el 10,6 por ciento a los jubilados
y que el Gobierno de Pinochet hizo esto y lo otro, ¡Perdónenme! Lo voy a
repetir una vez más: el pasado no lo podemos cambiar, pero de nosotros
depende que tengamos un futuro y un mejor pasar para todos. Por lo tanto, no
le echemos más la culpa a nadie y empecemos a trabajar para que la gente
tenga una jubilación justa, mejores derechos a la salud y a una vivienda digna.

(Aplausos).

No sé lo que voy a decidir, pero soy partidario de darle una vuelta más
al proyecto para no perjudicar más a las personas que tanto sacrificio y
esfuerzo han hecho por el país.

(Aplausos).

Lo digo con mucho dolor: no estamos aquí unos en contra de otros.


Debemos apoyar las iniciativas que son buenas, vengan de donde vengan. Eso
se llama tener criterio, visión de país y un futuro para nuestra patria.
Por tanto, hago un llamado a los colegas, tanto de la Concertación como
de la Oposición, en términos de darle otra vuelta al proyecto para no
perjudicar más a la gente que quiere jubilar, por el bien de nuestra patria y de
sus trabajadores.
He dicho.

-Aplausos.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Tiene la palabra la diputada señora


Ximena Vidal.

La señora VIDAL (doña Ximena).- Señor Presidente, quiero decirle al


diputado García que si somos solidarios en el discurso, también debemos
demostrarlo en la acción política, porque este proyecto va en la dirección
correcta. Sabemos que los discursos populistas tienen aplausos.
Inicio mi intervención diciendo: “Contenta, Señor contenta”, como diría
el padre Hurtado. Ello, porque he sido miembro de la Comisión de Trabajo
durante todo mi período parlamentario, donde hemos revisado, estudiado y
presentado muchos proyectos que apuntan a mejorar los derechos y la
dignidad de los trabajadores.
Este proyecto ingresó a la Comisión el 2002 y era muy difícil prever una
respuesta en algún sentido, porque así como muchos proyectos se veían
demasiado difíciles de sacar adelante, sobre todo los que tienen que ver con
recursos financieros, es una buena noticia tener hoy una respuesta sobre este
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 106 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

proyecto.
Aquí hay un compromiso personal de dar una respuesta a un problema.
Estamos ante una urgencia real para las personas que se van a ver
beneficiadas por este proyecto; aquí hay una férrea voluntad política de dar
una respuesta a más de 150 mil trabajadores del sector público; aquí hay 40
mil millones de pesos que el Estado destina a estos trabajadores, lo cual
equivale a lo que invierte en educación preescolar.
Cuando se responde con políticas sociales focalizadas, se abre una
puerta para que otros se sientan discriminados. Ése es un problema que nos
afecta a todos. Culturalmente, debemos ser capaces de ser responsables y
reconocer los esfuerzos que se realizan. Aunque este proyecto no responda a
las expectativas de algunos trabajadores, amplía los beneficios a una gran
mayoría dañada por un sistema que no eligieron, y eso es lo que hoy está en el
debate.
También es un deber reconocer que los recursos financieros
generalmente son menos que las necesidades reales.
Al dar este paso tenemos mucho más que hacer, mucho más que
caminar. Eso estamos realizando hoy para mañana cumplir el sueño de una
reforma previsional global.
No quiero terminar mis palabras sin recordar que este proyecto tiene su
origen en un Protocolo de Acuerdo, suscrito el 25 de agosto del presente año,
entre el Gobierno y la Central Unitaria de Trabajadores y diez organizaciones
del sector público.
Como puede apreciarse, el proyecto de ley cuenta con el apoyo de las
organizaciones gremiales más importantes de los trabajadores y las de estos
potenciales beneficiarios. Es decir, es una conquista de sus beneficiarios; no se
trata de una iniciativa originada por osmosis.
Sabemos que hay temas pendientes, pero hemos ido avanzando en
algunas cosas. Por ejemplo, mediante indicaciones se aumentó la cobertura, se
incorpora a los trabajadores que se pensionan por haber realizado trabajos
pesados y a los ex trabajadores del sector público que son pasivos, siempre
que hayan cesado en sus funciones al 14 de noviembre de 2003; se aumenta
el período de postulación del bono, hay una rebaja del período de transición.
Efectivamente, hemos debatido el proyecto como corresponde, como
queremos, con un Gobierno que tiene la voluntad política para dar respuestas,
aunque a veces no son las mejores. Por eso, nos haremos cargo de algunas
votaciones separadas para seguir avanzando.
Ésa es la mirada que quería compartir con ustedes.
He dicho.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Tiene la palabra el diputado señor


Ulloa.

El señor ULLOA.- Señor Presidente, siento que calificar de demagogo a


quienes tienen una visión distinta es absolutamente antidemocrático. Y quienes
se lavan la boca con la democracia, debieran practicarla mejor.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 107 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

Cuando se nos ha señalado que el daño previsional se soluciona con este


proyecto, debemos ser honestos y decir que no es así. Al respecto, debemos
aclarar que se ha buscado un camino que algunos podrán compartir como
positivo y otros no. Es un camino que, desde mi perspectiva, no se ha hecho
cargo del origen del problema, que no está en el cambio del sistema, y ahí
reconozco la responsabilidad no sólo de los gobiernos que crearon el sistema
de reparto, sino que hasta hace muy poco, pasando incluso por el gobierno
militar, en que los funcionarios públicos tenían una división tan grande de su
renta que hacía que su sueldo base fuera una pequeña parte de su total de
haberes.
Esa situación queda al descubierto cuando se cambia al nuevo sistema,
porque éste habló del sueldo base. Ahí está el meollo del problema, del que
nadie se hizo cargo, sino hace muy pocos años, cuando en el gobierno militar
partieron colocándose al día con los funcionarios municipales, y ahora los
gobiernos de la Concertación, con los funcionarios fiscales.
Entonces, es bastante fácil tirar la piedra. Lo difícil es acertar no sólo en
el diagnóstico, sino también en el resultado. Cuando el diagnóstico es errado,
el resultado no puede ser el más acertado. Mucha gente ha dicho que ésta es
una solución, pero no la más justa. ¿Es lo mismo entregar un bono, el que sea,
a quien tuvo 20 años de servicios antes del cambio? ¿Es eso justicia? Todos
tendremos que concordar en que no es justo.
Por otro lado, estamos hablando de un total de recursos del Estado muy
alto: más de 7 mil millones de dólares, distribuidos en muchos años. Es
necesario que lo entendamos los pocos diputados que estamos en este
hemiciclo. ¿Por qué? Por una razón muy sencilla -como alguien lo señaló desde
las tribunas-: porque tenemos gente que se sacó la mugre por nuestro país y
que hoy se está muriendo de hambre. Ése es el problema.

(Aplausos).

Sin embargo, también debemos ser justos. Cuando hablamos de este


beneficio laboral, también estamos pecando porque dejamos afuera a muchos
sectores. Todos se han referido a importantes grupos de ex trabajadores -en
realidad, todos son importantes- que han sido discriminados, como ocurre con
los de la Empresa de Ferrocarriles del Estado. Hace un instante, el distinguido
colega Robles decía: “y cuando la empresa se privatizó por la dictadura...”
¡Dejémonos de historias! Si la empresa se privatizó durante los gobiernos de la
Concertación, tal como ocurrió con el agua y otros servicios. No obstante, debo
señalar que eso no es malo, porque se hizo lo que había que hacer en el
momento preciso. Lo comparto y lo digo con todas certeza: siento que lo que
hicimos fue lo correcto. Asimismo, lo que se hizo en el gobierno militar fue lo
que en ese momento se consideró que era lo correcto, tal como ocurrió con lo
que se hizo durante el gobierno del Presidente Frei Montalva. Lo que sucede es
que hoy estamos viviendo las consecuencias de esas decisiones. Ése es el
punto.
Aquí se habla de un proyecto que repara el daño previsional, pero no es
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 108 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

así, porque es una iniciativa de carácter laboral.


Por otro lado, este beneficio se considera un impedimento para
conseguir otros, lo que no parece razonable. Además, independientemente de
si es constitucional, el proyecto no es legítimo, porque no puede tener ese
carácter una iniciativa que, al intentar reparar un problema, quita otros
beneficios. Eso carece de legitimidad.
En consecuencia, cuando aquí se hemos planteado la posibilidad de
votar separadamente, lo que estamos diciendo diputados de distintas bancadas
es que queremos buscar la posibilidad de mejorar un proyecto que, a todas
luces, no soluciona un problema, pero que apunta en una dirección que todos
quisiéramos que fuera mejor. Pero hay otras opciones y oportunidades, y
durante su tramitación en el Senado puede ser mejorado.
Quiero señalar que, ante los problemas reales de la gente, debemos
dejar de enrostrarnos las decisiones políticas de un pasado que dañó a todo el
mundo, a todos por igual, y que nos sigue persiguiendo hasta hoy. Creo que
nosotros somos los llamados a cicatrizar esas heridas, que no quisimos los que
estamos aquí, pero que se produjeron en el cuerpo social chileno y que -
reitero- es necesario comenzar a cicatrizar.
En ese sentido, apoyaré cualquier proyecto que busque mejorar las
condiciones de un personal que le prestó valiosos servicios a Chile y al cual hoy
el país no le está devolviendo razonables y mínimas condiciones para vivir.

(Aplausos).

Al terminar mi intervención quiero reiterar que me parece que en el


Congreso Nacional se encontrarán las condiciones apropiadas para que, si
existe voluntad de parte del Ejecutivo, sin demagogia y sin tirarnos los trastos
por la cabeza, busquemos alternativas que supongan, en primer lugar, la
posibilidad real y cierta de entregar más recursos. Esa posibilidad existe, y
todos sabemos por qué: porque el precio del cobre ha alcanzado un valor
inigualable, que nos permitiría destinar recursos, en forma directa y aunque
sea por única vez, para mejorar las pensiones de las personas dañadas
previsionalmente.
He dicho.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Tiene la palabra el diputado señor


Sergio Aguiló.

El señor AGUILÓ.- Señor Presidente, creo que lo que voy a decir no le


va a gustar a nadie, en particular, a mis amigos que están en las tribunas.
Quienes tuvimos el coraje de luchar contra la dictadura y en 1981, cuando
se privatizaba el sistema de pensiones, estábamos en la cárcel, hoy, a menos de
sesenta días de una elección presidencial, tenemos el coraje de decir las cosas
que pensamos, aunque en nuestros distritos se levanten carteles y se hagan
compañas con nuestras fotografías. Pero vamos a decir lo que pensamos, porque
así lo hemos hecho siempre.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 109 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

En primer lugar, resulta indignante que mientras discutimos un proyecto


de ley relacionado con el daño previsional, en esta Sala se tenga el cinismo de
eludir preguntas esenciales. ¿Quién provocó ese daño? ¿Por qué se produjo?
¿En qué consistió? Debemos saberlo para poder enfrentarlo.
Los daños previsionales no son producidos -otros sí- por el clima. En
este caso, tampoco fue producido por ángeles que bajaron del cielo o por
demonios que subieron de los infiernos, sino porque a comienzos de la década
del 80, en plena dictadura militar y contra la voluntad inmensamente
mayoritaria de los chilenos, se impuso a los trabajadores, en forma unilateral,
arbitraria y autoritaria, un cambio de sistema previsional. Además, empresa
por empresa y con la anuencia de los empleadores, se fue engañando a los
trabajadores, diciéndoles que si se cambiaban al nuevo sistema, iban a tener
una pensión extraordinaria al momento de cumplir la edad para jubilar.
En las tribunas hay trabajadores que no se acuerdan, no obstante haber
vivido la situación, por qué se afiliaron a las AFP, si no fue por el engaño, la
arbitrariedad y el autoritarismo que regía en ese momento.
Yo no voy a incurrir en el cinismo de escuchar con respeto a Manuel
Contreras pontificando sobre los derechos humanos; así como tampoco voy a
caer en el cinismo de escuchar a quienes fueron partidarios de ese cambio
autoritario y que hoy vienen a pontificar las soluciones del mismo. No voy a
creer a Manuel Contreras cuando me diga que quiere cerrar las heridas. Lo que
debemos hacer es proponer una solución a los problemas de derechos
humanos, porque Manuel Contreras no tiene autoridad moral para hablar sobre
ellos. Pues bien, tampoco la tienen quienes propiciaron el cambio del sistema
previsional, y tampoco pueden venir a decirnos cuán mezquinos somos los de
la Concertación. ¡No, señor! Yo, por lo menos, no voy a caer en la adulación de
quienes infligieron ese daño, en forma autoritaria y arbitraria, cuando el pueblo
estaba indefenso, cuando los trabajadores no tenían organización porque sus
dirigentes y ellos mismos estaban siendo perseguidos.
Considero indispensable hacer esta primera aclaración moral, porque por
muy oportuno que resulte, en particular, en los períodos preelectorales, alguna
vez debemos decir la firme y cómo ocurrieron las cosas, para que no cualquier
señor en esta Sala, porque tiene algunos votos, venga a pontificar sobre
ciertas cosas, porque no tiene autoridad moral alguna para hacerlo.
En segundo lugar, este proyecto -así me lo ha señalado la mayoría de
los trabajadores con los cuales he conversado- no resuelve el daño previsional,
pero al menos constituye un avance, materializado en un bono que se otorgará
al personal que perciba una remuneración inferior a 450 mil pesos, y que le
significará un buen apoyo al momento de pensionarse.
No resuelve el daño previsional porque, en realidad, no tiene que ver
con ello. Primero, porque no es proporcional a las remuneraciones ni a las
jubilaciones. Es así como recibirán 50 mil pesos quienes tengan una pensión de
100 mil pesos, en cuyo caso el bono representa el 50 por ciento de su pensión;
pero también lo recibirán quienes perciban rentas de 800 ó 900 mil pesos, y
que al momento de jubilarse obtendrán una pensión de un tercio de esa suma,
es decir, unos 300 ó 350 mil pesos. En este caso, los 50 mil pesos representan
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 110 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

un porcentaje mucho menor del daño que han experimentado durante estos
años y que les perjudicará al momento de jubilar. Por cierto, son situaciones
distintas.
Segundo, no constituye una solución al daño previsional porque, si lo
fuera, sería heredable, y no lo es. Reitero categóricamente que no es una
solución al daño previsional.
Por intermedio del diputado Pedro Muñoz, los socialistas y muchos
diputados de la Concertación hemos dicho que vamos a seguir luchando por
que se repare el daño previsional sufrido por los trabajadores. La lucha de los
trabajadores y de quienes los acompañaremos en el intento de que se repare
el daño previsional no terminará con la aprobación de este proyecto. Es una
tarea pendiente. Sin embargo, como hay personas que hoy se están
pensionando, que se pensionaron ayer y que se pensionarán mañana, este
bono de 50 mil pesos constituye una colaboración, un aporte, un alivio que
llega en un muy buen momento para las personas que reciben una pensión de
80, 90 ó 120 mil pesos.
En tercer lugar, en la Comisión de Trabajo hemos trabajado en serio, no
haciendo discursos para la galería ni demagogia; hemos trabajado en silencio y
con rigurosidad para mejorar, incluso, las condiciones en que se iba a pagar el
bono. Así, hemos pedido que se incorpore a la gente, con los plenos beneficios
que otorga el Código del Trabajo, que se desempeña en algunos sectores de la
Administración Pública, como la Dirección de Vialidad del MOP, la Junji y otros
sectores, de manera que no pierdan la indemnización de un mes por años de
servicios.
Respecto de la incompatibilidad del bono con derechos adquiridos
anteriormente, públicamente decimos que nos parece injusta. Por eso, hemos
pedido que sea menos drástica y que el tiempo de espera se acorte. Es lo que
hemos podido conseguir y lo que hemos intentado hacer positivamente.
Asimismo, hemos hecho esfuerzos para que este bono se otorgue en
forma retroactiva y para que la gente que se ha pensionado por trabajos
pesados también reciba el beneficio; hemos hecho esfuerzos para que este
bono, que no repara el daño previsional, sea efectivamente mejor y llegue a
más familias, a más chilenos.
Pero, para que se repare de verdad el daño previsional sufrido por los
trabajadores, para que esta lucha continúe con perspectivas de éxito, será
necesario tener más recursos públicos, cambiar el sistema tributario, aumentar
la carga tributaria. Por eso, les quiero proponer a los demagogos de las
bancadas de enfrente, que han venido a pontificar acerca de esta materia y
que son los mismos que crearon este daño, que subamos en dos puntos -no en
10 ni en 50- el impuesto a las empresas, de 17 a 19 por ciento, y destinemos
esos recursos para resolver el daño previsional. Solución concreta.
Busquemos financiamiento y propongamos un proyecto de ley para
reparar el daño previsional. Hablemos en serio. Reparemos el daño previsional.
Por el momento, atengámonos a los recursos con que cuenta el Estado.
Con mi amigo Raúl de la Puente, por quien tengo respeto, cariño y
admiración, hemos peleado por muchos años, incluso durante la dictadura. Por
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 111 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

eso, si ni siquiera con bayonetas pudieron amedrentarnos, menos lo van a


hacer ahora con anuncios de boicot electoral, porque siempre hemos
enfrentado a nuestros electores con la verdad, con la cara limpia y con
trayectoria; no con discursos.
En otras épocas no se podía hacer discursos porque, en el mejor de los
casos, nos llevaban presos.
El daño previsional lo causó la derecha reaccionaria, junto con la dictadura,
y ninguno de los que hoy reclaman una solución se paró para enfrentar con coraje
la situación.
He dicho.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Tiene la palabra el diputado señor


Edmundo Villouta.
El señor VILLOUTA.- Señor Presidente, me siento moralmente obligado
con el proyecto por todos aquellos que me creyeron cuando, durante más de
dos años, les dije que no jubilaran porque íbamos a tratar de que se mejoraran
las pensiones.
Estoy en los últimos meses de mi vida parlamentaria y tengo interés en
votarlo. Creo que significa un gran esfuerzo; que establece cosas nuevas. Pero
no es suficiente porque no soluciona el daño previsional, que representa 3.500
millones de dólares en su totalidad, ni resuelve la deuda histórica.
El señor ministro de Hacienda ha manejado bien la economía. Incluso,
cuando propuso prepagar algunos compromisos internacionales, con alguna
duda, confiamos en su manejo. Pero, ¿por qué prepagar, con los excedentes
del cobre, en circunstancias de que miles de trabajadores no pueden jubilar
porque las pensiones son insuficientes?
Con 79 años, afortunadamente tengo capacidad para comprar los
remedios que necesito. Pero cuando deje de ser diputado cambiará la
situación. Es bueno que la gente sepa que los parlamentarios no tenemos
previsión, salvo la que logra cada uno con bastante sacrificio. En mi caso,
recibiré 600 mil pesos mensuales. ¿Creen que voy a vivir con esa suma? Por
eso, con la “sabrosa” pensión de 150 mil pesos de un empleado público, ya
que otros reciben el mínimo, indudablemente me siento interpretado por esa
necesidad histórica de los trabajadores de este sector.
Se ha dicho que el daño previsional viene desde hace muchos años. Por
lo menos, desde que soy parlamentario, casi 16 años, he preguntado por qué
algunos beneficios, como bonos, asignaciones, etcétera, no son imponibles. En
mi opinión, aquí está su origen y es culpa de todos los gobiernos, con mayor o
menor responsabilidad.
En muchas oportunidades los parlamentarios nos vemos obligados a
votar a favor proyectos de ley, aunque estemos en desacuerdo con algunos
artículos, con la ilusión de que con ellos se conseguirán efectos favorables. Es
el caso del artículo 8º, que seguramente se ha visualizado en ese sentido.
Le sugiero al señor ministro de Hacienda que analice la suspensión del
prepago, porque podría ser una buena alternativa. A lo mejor, por ceder a esta
petición su gestión no termine con tanto éxito, pero podría beneficiar no sólo a
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 112 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

quienes nos acompañan en las tribunas, sino que también a la gente modesta
de nuestros distritos, de la que somos su voz.
Aunque no es motivo de este proyecto, le manifesté al ministro de
Hacienda que estudie la eliminación de los tres o cuatro últimos grados de la
escala única de sueldos del sector público, ya que los montos que conllevan ni
siquiera se equiparan con el ingreso mínimo del sector privado. ¡No puede ser!
Es una vergüenza, máxime si se sabe que nadie puede vivir dignamente con
127 mil 500 pesos. Sin embargo, un trabajador que ingresa al sector público
gana 80 mil pesos.
Somos inconsecuentes y tenemos que ponernos la mano en el corazón
para solucionar, de una vez por todas, ese problema.
He dicho.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Cerrado el debate.


El señor Secretario va a dar lectura a los pareos.

El señor ÁLVAREZ (Secretario accidental).- En la Secretaría se han


registrados los pareos de los siguientes diputados y diputadas: de la señora
Rosa González con el señor Eduardo Díaz; del señor Roberto Delmastro con el
señor Exequiel Silva; del señor Eugenio Tuma con el señor Arturo Longton; del
señor Enrique Jaramillo con el señor Cristián Leay; del señor Felipe Letelier con
el señor Maximiano Errázuriz; de la señora Carmen Ibáñez con el señor Fulvio
Rossi; del señor Pedro Araya con el señor Manuel Rojas; del señor Pablo
Lorenzini con el señor Pedro Álvarez-Salamanca; del señor Boris Tapia con el
señor Néstor Jofré y del señor Edgardo Riveros con el señor Francisco Bayo.

-Con posterioridad, la Sala se pronunció sobre este proyecto en los


siguientes términos:

El señor ASCENCIO (Presidente).- Corresponde votar el proyecto que


mejora las condiciones de retiro de los trabajadores del sector público con
bajas tasas de reemplazo de sus pensiones.

El señor CORREA.- Señor Presidente, ¿se votará por separado el


número 2) del artículo 8º?

El señor ASCENCIO (Presidente).- Eso se decidirá cuando el proyecto se


vote en particular.

El señor CORREA.- Señor Presidente, de su respuesta depende nuestra


votación en general.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Señor diputado, ahora corresponde


votar en general el proyecto.
Tiene la palabra el diputado señor Jorge Ulloa.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 113 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

El señor ULLOA.- Señor Presidente, es determinante para la votación en


general del proyecto que su señoría nos señale si existe o no la voluntad de
votar en forma separada esa norma.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Señor diputado, se han planteado


dos peticiones.
Una, del diputado señor Robles, para admitir a tramitación una
indicación, que ya fue declarada inadmisible por el presidente de la Comisión,
relativa a la ley Nº 19.770. La Mesa mantiene el criterio de inadmisibilidad y,
por lo tanto, no la vamos a someter a votación.
Otra, para votar en forma separada el artículo 8º. Al respecto, la Mesa
declara que dicha petición no corresponde en consideración a que este
proyecto es de iniciativa exclusiva del Presidente de la República y el Congreso
Nacional sólo puede aprobar, disminuir o rechazar la proposición. De permitirse
tal división, la Cámara podría aprobar un beneficio completamente distinto al
propuesto por el Ejecutivo e incluso ampliar los beneficios otorgados por éste.
El artículo 146, letra b), de nuestro Reglamento dispone que cualquier
diputado podrá pedir que se divida la votación de una propuesta, a menos que
de esa división pueda incurrirse en una decisión inconstitucional, situación que
sólo debe ser calificada por el Presidente de la Cámara.
Por lo tanto, no vamos a proceder a la votación separada.
Tiene la palabra el diputado señor Jorge Ulloa.

El señor ULLOA.- Señor Presidente, como usted dice, existe la


posibilidad de rechazar, y por eso estoy solicitando que tenga la gentileza de
dividir la votación.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Señor diputado, no me corresponde


esa decisión.
Tiene la palabra el diputado señor Claudio Alvarado.

El señor ALVARADO.- Señor Presidente, la decisión que usted acaba de


anunciar no se condice con la votación que se produjo tanto en las Comisiones
de Trabajo como en la de Hacienda. Dependiendo de la forma en que se
redacten los artículos, estaríamos obligados a votar favorablemente.
Por consiguiente, pido reunión de Comités.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Cito a reunión de Comités


parlamentarios.
Se suspende la sesión.

-Transcurrido el tiempo de suspensión:

El señor ASCENCIO (Presidente).- En votación general el proyecto.

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico,


Historia de la Ley Nº 20.305 Página 114 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 72 votos; por la negativa, 1 voto.


Hubo 1 abstención.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Aprobado.

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:


Accorsi Opazo Enrique; Aguiló Melo Sergio; Alvarado Andrade Claudio;
Araya Guerrero Pedro; Ascencio Mansilla Gabriel; Barros Montero Ramón;
Bauer Jouanne Eugenio; Bertolino Rendic Mario; Burgos Varela Jorge; Bustos
Ramírez Juan; Cardemil Herrera Alberto; Ceroni Fuentes Guillermo; Cornejo
Vidaurrázaga Patricio; Correa de la Cerda Sergio; Cristi Marfil María Angélica;
Cubillos Sigall Marcela; Dittborn Cordua Julio; Egaña Respaldiza Andrés; Encina
Moriamez Francisco; Escalona Medina Camilo; Espinoza Sandoval Fidel; Forni
Lobos Marcelo; Galilea Carrillo Pablo; Galilea Vidaurre José Antonio; García
García René Manuel; García-Huidobro Sanfuentes Alejandro; Girardi Lavín
Guido; González Torres Rodrigo; Guzmán Mena María Pía; Hales Dib Patricio;
Ibáñez Santa María Gonzalo; Jarpa Wevar Carlos Abel; Jeame Barrueto Víctor;
Kast Rist José Antonio; Leal Labrín Antonio; Longueira Montes Pablo; Lorenzini
Basso Pablo; Martínez Labbé Rosauro; Mella Gajardo María Eugenia; Meza
Moncada Fernando; Mora Longa Waldo; Moreira Barros Iván; Muñoz Aburto
Pedro; Muñoz D’Albora Adriana; Norambuena Farías Iván; Ojeda Uribe Sergio;
Olivares Zepeda Carlos; Ortiz Novoa José Miguel; Paredes Fierro Iván; Paya
Mira Darío; Pérez Arriagada José; Pérez San Martín Lily; Pérez Varela Víctor;
Quintana Leal Jaime; Robles Pantoja Alberto; Saa Díaz María Antonieta;
Saffirio Suárez Eduardo; Salaberry Soto Felipe; Salas de la Fuente Edmundo;
Sánchez Grunert Leopoldo; Seguel Molina Rodolfo; Sepúlveda Orbenes
Alejandra; Soto González Laura; Tapia Martínez Boris; Ulloa Aguillón Jorge;
Uriarte Herrera Gonzalo; Valenzuela Van Treek Esteban; Vargas Lyng Alfonso;
Venegas Rubio Samuel; Vidal Lázaro Ximena; Villouta Concha Edmundo;
Walker Prieto Patricio

-Votó por la negativa el diputado señor Vilches Guzmán Carlos.

-Se abstuvo el diputado señor Álvarez-Salamanca Büchi Pedro.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Por no haber sido objeto de


indicaciones, se declaran aprobados en particular todos los artículos del
proyecto, salvo el 8º, que tiene indicaciones de la Comisión de Hacienda y de
su excelencia el Presidente de la República. “Para reemplazar en la letra b) del
numeral 2) la expresión “de dividir por $ 50.000, el resultado de restar el
monto de la bonificación” por “de multiplicar 6/7 por el resultado de dividir por
$ 50.000 la resta entre el monto de la bonificación”.

El señor ASCENCIO (Presidente).- En votación el artículo 8º con la


indicación.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 115 de 645

DISCUSIÓN EN SALA

-Efectuada la votación en forma económica, por el sistema electrónico,


dio el siguiente resultado: por la afirmativa, 34 votos; por la negativa, 30
votos. Hubo 3 abstenciones.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Aprobado.

(Manifestaciones en las tribunas).

-Votaron por la afirmativa los siguientes señores diputados:


Accorsi Opazo Enrique; Aguiló Melo Sergio; Ascencio Mansilla Gabriel;
Burgos Varela Jorge; Bustos Ramírez Juan; Ceroni Fuentes Guillermo; Encina
Moriamez Francisco; Escalona Medina Camilo; Espinoza Sandoval Fidel; Girardi
Lavín Guido; González Torres Rodrigo; Guzmán Mena María Pía; Hales Dib
Patricio; Jarpa Wevar Carlos Abel; Jeame Barrueto Víctor; Leal Labrín Antonio;
Meza Moncada Fernando; Mora Longa Waldo; Muñoz Aburto Pedro; Muñoz
D’Albora Adriana; Ortiz Novoa José Miguel; Paredes Fierro Iván; Pérez
Arriagada José; Quintana Leal Jaime; Robles Pantoja Alberto; Saa Díaz María
Antonieta; Salas de la Fuente Edmundo; Sánchez Grunert Leopoldo; Soto
González Laura; Valenzuela Van Treek Esteban; Venegas Rubio Samuel; Vidal
Lázaro Ximena; Villouta Concha Edmundo; Walker Prieto Patricio.

-Votaron por la negativa los siguientes señores diputados:


Alvarado Andrade Claudio; Barros Montero Ramón; Bauer Jouanne
Eugenio; Bertolino Rendic Mario; Cardemil Herrera Alberto; Cornejo
Vidaurrázaga Patricio; Correa de la Cerda Sergio; Cristi Marfil María Angélica;
Cubillos Sigall Marcela; Dittborn Cordua Julio; Egaña Respaldiza Andrés; Forni
Lobos Marcelo; Galilea Carrillo Pablo; Galilea Vidaurre José Antonio; García
García René Manuel; García-Huidobro Sanfuentes Alejandro; Kast Rist José
Antonio; Longueira Montes Pablo; Martínez Labbé Rosauro; Moreira Barros
Iván; Norambuena Farías Iván; Ojeda Uribe Sergio; Paya Mira Darío; Pérez
San Martín Lily; Pérez Varela Víctor; Salaberry Soto Felipe; Ulloa Aguillón
Jorge; Uriarte Herrera Gonzalo; Vargas Lyng Alfonso; Vilches Guzmán Carlos.

-Se abstuvieron los diputados señores:


Olivares Zepeda Carlos; Saffirio Suárez Eduardo; Sepúlveda Orbenes
Alejandra.

El señor ASCENCIO (Presidente).- Despachado el proyecto.


Historia de la Ley Nº 20.305 Página 116 de 645

OFICIO DE LEY

1.6. Oficio de Cámara de Origen a Cámara Revisora.


Oficio de Ley. Comunica texto aprobado. Fecha 19 de octubre, 2005. Cuenta
en Sesión 44, Legislatura 353.

Oficio Nº 5892

VALPARAISO, 19 de octubre de 2005

A S.E. EL
PRESIDENTE DEL
H. SENADO

Con motivo del Mensaje, Informes y demás antecedentes que tengo a


honra pasar a manos de V.E., la Cámara de Diputados ha tenido a bien prestar
su aprobación al siguiente mlp/mtc
S.54ª

PROYECTO DE LEY:

“Artículo 1°.- Establécese un bono de naturaleza laboral de $50.000


mensuales, en adelante el bono, para el personal que a la fecha de entrada en
vigencia de esta ley desempeñe un cargo de planta o a contrata y al
contratado conforme al Código del Trabajo, en los órganos y servicios públicos
regidos por el Título II de la ley N° 18.575; el decreto N° 2.421, de 1964, del
Ministerio de Hacienda, que fija el texto refundido de la ley N° 10.336; el
decreto N° 291, de 1993, del Ministerio del Interior, que fija el texto refundido
de la ley N° 19.175; la ley N° 18.838; el párrafo 2° del título III de la ley N°
18.962; la ley N° 16.752; el título VII de la ley N° 19.284; la ley N° 19.140;
los artículos 4° letra i) y 19 de la ley N° 18.348; las leyes N° 17.995 y
N°18.632, y las municipalidades, y a los trabajadores de sectores de la
Administración del Estado que hayan sido traspasados o se traspasen a dichas
municipalidades en virtud de lo dispuesto por el decreto con fuerza de ley N°1-
3.063, de 1980, del Ministerio del Interior.

El personal mencionado en el inciso anterior tendrá derecho al bono


siempre que se encuentre afiliado al Sistema de Pensiones del decreto ley N°
3.500, de 1980, y cotice en dicho sistema por el ejercicio de su función pública
y cumpla con los requisitos del artículo 2°.

Artículo 2°.- Para tener derecho al bono del artículo anterior será
necesario cumplir con los siguientes requisitos copulativos:
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 117 de 645

OFICIO DE LEY

1.- Tener las calidades mencionadas en el inciso primero del artículo 1°


en los referidos organismos o en sus antecesores legales, tanto a la fecha de la
postulación para acceder al bono como con anterioridad al 1 de mayo de 1981;

2.- Tener a lo menos 20 años de servicios en las instituciones señaladas


en el artículo anterior o las que sean sus antecesores legales, a la fecha de la
publicación de la presente ley.

3.- Tener una tasa de reemplazo líquida estimada igual o inferior a 55%
y acceder a una pensión de vejez líquida regida por el decreto ley N° 3.500, de
1980, igual o inferior a $600.000. Para este efecto se entenderá por:

a) Pensión de vejez líquida. Es aquella pensión de vejez otorgada según


el decreto ley N° 3.500, de 1980, a que pueda tener derecho el personal afecto
a la presente ley, descontadas las cotizaciones obligatorias de salud. Además,
a dicha pensión se le sumará cualquiera otra pensión y jubilación líquida que
estuviere percibiendo por alguna de las ex -cajas de previsión del antiguo
régimen previsional fusionadas en el Instituto de Normalización Previsional, por
la Dirección de Previsión de Carabineros de Chile, y por la Caja de Previsión de
la Defensa Nacional.

Para efectos del inciso anterior de este literal, en la estimación del


monto de la pensión de vejez líquida sólo se considerará la modalidad de retiro
programado establecida en el decreto ley N° 3.500, de 1980, calculada para la
primera anualidad, a que tendría derecho el trabajador, sin perjuicio de la
modalidad de pensión de vejez a que opte el beneficiario del bono al momento
de pensionarse.

Para lo anterior, la administradora de fondos de pensiones considerará el


saldo acumulado en la cuenta de capitalización individual incluido el Bono de
Reconocimiento a que tenga derecho el trabajador, al último día del mes en
que la Superintendencia de Administradora de Fondos de Pensiones le solicitó
la información a que se refiere el inciso segundo del artículo 3°. No se incluirán
en dicho monto las cotizaciones voluntarias, los depósitos de ahorro previsional
voluntario, ni los depósitos convenidos a que se refiere el artículo 20 del
decreto ley N° 3.500, de 1980.

b) Remuneración promedio líquida. Es el promedio de las


remuneraciones mensuales percibidas durante los 12 meses inmediatamente
anteriores a la fecha de la solicitud de información señalada en el inciso
primero del artículo 3°, actualizadas según la variación del índice de precios al
consumidor determinado por el Instituto Nacional de Estadísticas, respecto de
las cuales se hubieren efectuado cotizaciones obligatorias, descontadas estas
últimas.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 118 de 645

OFICIO DE LEY

Sin embargo, en los casos que a continuación se indican, la


remuneración promedio líquida se calculará considerando el promedio de las
remuneraciones mensuales percibidas durante los 36 meses inmediatamente
anteriores a la fecha de la solicitud de información indicada en el inciso
anterior, respecto de las cuales se hubieren efectuado cotizaciones
obligatorias, descontadas estas últimas, las que se actualizarán de conformidad
a lo dispuesto en el inciso anterior:

i) Respecto de aquellos funcionarios a contrata que en los tres últimos


años anteriores a la fecha de la solicitud de información indicada en el inciso
anterior hayan cambiado la calidad jurídica de su designación, pasando en un
mismo servicio desde un cargo de planta a un empleo a contrata.

ii) Respecto de los funcionarios a contrata que en los tres últimos años
anteriores a la fecha de solicitud de información antes indicada hayan
cambiado de grado. Lo anterior, no será aplicable en los casos de cambios de
calidad jurídica desde la contrata a la planta, o de aumentos de grados por
promoción o ascenso.

iii) Respecto de los trabajadores afectos al Código del Trabajo que en los
tres últimos años anteriores a la fecha de solicitud de información antes
señalada hayan aumentado sus remuneraciones, y ese aumento no tenga su
origen en reajustes generales de remuneraciones otorgados al sector público o
en alguna otra ley.

iv) Respecto de los trabajadores que durante los 12 meses


inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de información antes
indicada no hubieren percibido remuneraciones mensuales por encontrarse
designados en comisión de servicio o con permiso sin goce de remuneraciones.

c) Tasa de reemplazo líquida. La expresión porcentual del cuociente que


resulte de dividir el monto mensual de la pensión de vejez líquida determinado
de conformidad con la letra a) precedente, por la remuneración promedio
líquida calculada según la letra b) anterior.

4.- Tener cumplidos 65 años de edad en el caso de los hombres y 60


años de edad tratándose de las mujeres, y

5.- Renunciar voluntariamente al cargo u obtener pensión por vejez de


conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980, dentro de los 12 meses
siguientes de cumplirse las edades señaladas en el número anterior, según
corresponda.

El personal que preste servicios por jornadas parciales deberá renunciar


al total de horas que sirvan en las entidades mencionadas en el artículo
anterior.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 119 de 645

OFICIO DE LEY

Podrá acceder al bono el personal que cese en sus funciones por las
causales señaladas en el número anterior hasta el 31 de diciembre del 2024.

Artículo 3°.- El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que


corresponda, a partir del primer mes del semestre anterior a aquel en que el
trabajador cumpla las edades señaladas en el numeral 4 del artículo 2°, se
entenderá facultado para requerir de los organismos previsionales y de la
Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones, la estimación
acerca de la tasa de reemplazo líquida del trabajador de conformidad a lo
dispuesto en el numeral 3 del artículo anterior. Para ello, el jefe superior de
servicio o la jefatura máxima que corresponda, informará a dichos organismos
y Superintendencia, la remuneración promedio líquida del trabajador según lo
establecido en el numeral antes señalado.

Para los efectos de lo dispuesto en el inciso anterior, la Superintendencia


de Administradoras de Fondos de Pensiones, podrá solicitar los antecedentes
necesarios a las administradoras de fondos de pensiones.

Los organismos previsionales y la Superintendencia de Administradoras


de Fondos de Pensiones deberán remitir la información señalada en el inciso
primero dentro del plazo de 60 días, contado desde la recepción de solicitud de
información. Sin embargo, si al vencimiento de dicho plazo no estuviere
informado, el bono de reconocimiento del trabajador, la Superintendencia
prorrogará ese plazo por 30 días.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que corresponda,


sumará las tasas de reemplazos líquidas informadas por las entidades
señaladas en el inciso anterior y el resultado lo comunicará por escrito al
trabajador.

El trabajador, a partir de la notificación de la comunicación dispuesta en


el inciso anterior y hasta los 12 meses siguientes al cumplimiento de las
edades señaladas en el numeral 4 del artículo anterior, deberá presentar la
solicitud para acceder al bono ante el jefe superior de servicio o la jefatura
máxima de la entidad en la cual preste sus servicios.

En caso que el trabajador no haya sido notificado de la comunicación


señalada en el inciso anterior y haya cumplido las edades indicadas en el
numeral 4 del artículo 2°, deberá presentar ante el jefe superior de servicio o
la jefatura máxima de la entidad a la cual pertenece la solicitud para acceder al
bono dentro de los 12 meses siguientes al cumplimiento de las edades antes
mencionadas.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 120 de 645

OFICIO DE LEY

Con todo, si el trabajador no presenta la solicitud para acceder al bono


dentro de los plazos señalados en los incisos quinto o sexto, se entenderá que
renuncia a dicho beneficio.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima de la entidad a la que


pertenece el trabajador, ordenará certificar a quien corresponda el
cumplimiento de los requisitos señalados en el artículo anterior. Para ello,
podrá requerir información de cualquier otro organismo público para efectos de
lo previsto en dicho artículo.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que corresponda, en


ningún caso podrá conocer de la probable cuantía de la jubilación, pensión de
vejez o el monto de los recursos registrados en la cuenta de capitalización
individual del personal.

El acto administrativo que conceda el bono al funcionario deberá


establecer que el pago se efectuará en la oportunidad que corresponda según
el artículo 8°. Dicho acto administrativo no está sujeto al trámite de toma de
razón y deberá enviarse en original para su registro y control posterior a la
Contraloría General de la República.

En el caso de las corporaciones municipales creadas en virtud de lo


dispuesto por el decreto con fuerza de ley N°1-3.063, de 1980, del Ministerio
del Interior, remitirán a la municipalidad respectiva, todos los antecedentes del
trabajador que acrediten el cumplimiento de los requisitos señalados en el
artículo 2°. El municipio, con el mérito de dichos antecedentes, dictará el acto
administrativo correspondiente, y cuando proceda los remitirá al Servicio de
Tesorerías de conformidad al artículo 8°.

Artículo 4°.- El personal que preste servicios por jornada parcial en


alguna de las instituciones señaladas en el artículo 1°, deberá presentar la
solicitud a que se refiere el artículo anterior, al jefe superior de servicio o al
jefatura máxima de aquella entidad en la que tiene el mayor número de horas
contratadas, en cualquier calidad jurídica. A igual número de horas
contratadas, presentará la solicitud en aquella entidad en que tenga más años
de servicios. Si tiene la misma cantidad de años de servicios, podrá presentar
la solicitud en cualquiera de ellas. Además, deberá adjuntar una declaración
jurada simple del número de horas que tengan contratadas, en cualquier
calidad jurídica, en alguno de los servicios mencionados en el artículo 1°.

Para el personal al que se le aplica el presente artículo y que tenga más


de un empleador de aquellos mencionados en el artículo 1°, se entenderá por
remuneración promedio líquida, la suma de las remuneraciones promedio
calculadas de acuerdo a la letra b) del numeral 3° del artículo 2° que haya
percibido en alguna de las calidades y organismos señalados en el artículo 1°,
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 121 de 645

OFICIO DE LEY

determinada por cada uno de los empleadores que hayan solicitado la


información indicada en el inciso primero del artículo 3°.

Para lo dispuesto en el inciso anterior, la Superintendencia de


Administradora de Fondos de Pensiones sumará las remuneraciones promedios
líquidas informadas por los referidos empleadores y calculará la tasa de
reemplazo líquida. En este caso, la Superintendencia informará dicha tasa con
la individualización de los empleadores que remitieron informe sobre
remuneraciones promedio líquidas y que fueron consideradas en la estimación
de esa tasa, lo que deberá ser comunicado al trabajador por el empleador.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que corresponda


remitirá copia del acto administrativo señalado en el inciso décimo del artículo
anterior, a los demás empleadores que hubiere indicado el trabajador en su
declaración jurada.

Artículo 5°.-El bono no será imponible ni constituirá indemnización ni


renta para ningún efecto legal. El derecho a impetrar o percibir el bono se
extingue con el fallecimiento del beneficiario.

Artículo 6°.- El bono se pagará con los recursos provenientes del “Fondo
Bono Laboral”, que se formará del siguiente modo:

a) Con el aporte mensual de cada servicio u organismo señalado en el


artículo 1°, el que ascenderá a un monto equivalente al 1% de las
remuneraciones mensuales imponibles de sus trabajadores que, a la fecha del
aporte, cumplan con los requisitos copulativos siguientes: tengan los años de
servicios señalados en el numeral 2 del artículo 2°, que reúnan las calidades
mencionadas en el artículo 1° con anterioridad al 1 de mayo de 1981, que
estén afectos al sistema de pensiones establecido en el decreto ley N° 3.500,
de 1980 y que cumplan las edades señaladas en el numeral 4° del artículo 2°,
a más tardar al 31 de diciembre de 2024, inclusive.

Este aporte sólo se realizará hasta las remuneraciones que se


devenguen en el mes de diciembre del año 2024.

b) Con el producto de la rentabilidad que genere la inversión de los


recursos del Fondo.

c) Con aporte fiscal, cuando los recursos señalados en las letras a) y b)


de este artículo sean insuficientes para el pago de los bonos. Este aporte será
de un monto equivalente a la diferencia entre el monto total que se debe pagar
por concepto de bonos y los aportes indicados en la letras antes mencionadas.

Artículo 7°.- El Servicio de Tesorerías recaudará y administrará los


recursos del “Fondo Bono Laboral”. Para tal efecto, llevará una cuenta especial
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 122 de 645

OFICIO DE LEY

de dicho Fondo. En ella deberán ser enterados los aportes señalados en la letra
a) del artículo anterior, dentro de los diez primeros días del mes siguiente a
aquél en que se hayan devengado las remuneraciones o subsidios, término que
se prorrogará hasta el primer día hábil siguiente si dicho plazo expirare en día
sábado, domingo o festivo.

Por cada día de atraso en el pago del aporte señalado en la letra a) del
artículo 6°, se devengará un interés penal equivalente a la tasa de interés
corriente para operaciones reajustables en moneda nacional a que se refiere el
artículo 6° de la ley N° 18.010. Esta sanción será de responsabilidad del
servicio u organismo respectivo, el que deberá solventar los recargos con su
presupuesto ordinario sin que proceda suplemento alguno por esta causal. El
Servicio de Tesorerías cobrará y recaudará dichos intereses y los enterará en el
“Fondo Bono Laboral”.

Con cargo a dicha cuenta especial, el Tesorero General del Servicio de


Tesorerías sólo podrá girar en los siguientes casos:

a) Para dar cumplimiento a los actos administrativos de los jefes


superiores de servicio respectivos que ordenen el pago del bono al personal
que tenga derecho a él,y

b) Para hacer inversiones con los recursos del fondo.

Los recursos del “Fondo Bono Laboral” serán invertidos en los valores e
instrumentos financieros según las normas y límites de inversión que
establezca el Ministerio de Hacienda, a través de decreto supremo suscrito bajo
la fórmula “Por Orden del Presidente de la República”.

Artículo 8°.- El Servicio de Tesorerías pagará el bono a los beneficiarios.


Para ello, el jefe superior de servicio o jefatura máxima respectiva remitirá a
dicho servicio copia del acto administrativo que concede el bono, adjuntando
los antecedentes que acrediten el cumplimiento de los requisitos establecidos
en los numerales 2° y 4° del artículo 2°, y la respuesta de los organismos
previsionales y de la Superintendencia Administradora de Fondos de Pensiones
sobre la tasa de reemplazo líquida. Además, deberá informar la fecha en que
comenzará a pagarse el bono al beneficiario.

El Servicio de Tesorerías podrá celebrar convenios con las


administradoras de fondos de pensiones, compañías de seguros u otras
entidades, para efectuar el pago del bono a través de ellas.

El bono se pagará una vez que el personal mencionado en el artículo 1°


haya cesado en funciones por retiro voluntario o por pensión de vejez de
conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980, según las normas siguientes:
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 123 de 645

OFICIO DE LEY

1) El bono se devengará y pagará a contar del mes subsiguiente del cese


de funciones del personal.

2) Para el personal que es beneficiario de la bonificación por retiro


voluntario establecida en el Título II de la ley N° 19.882, el bono de la
presente ley se devengará y pagará en las fechas siguientes:

a) Para el personal cuyo promedio de remuneraciones imponibles de los


12 últimos meses anteriores al retiro sea igual o inferior a $437.500, el bono
se devengará y pagará en la misma oportunidad señalada en el numeral
anterior.

b) Para el personal cuyo promedio de remuneraciones imponibles de los


12 últimos meses anteriores al cese de funciones, sea superior a $437.500, el
bono comenzará a devengarse y pagarse en el mes siguiente del que se
obtenga de multiplicar 5/7 por el resultado de dividir por $50.000 la resta
entre el monto de la bonificación por retiro voluntario establecida en el Título II
de la ley 19.882, menos $4.375.000 si es mujer y $3.937.500 si es hombre.
Con todo, si el resultado de la división anterior fuera superior a 84, el beneficio
se devengará y pagará a partir del mes 85 contado desde el mes siguiente del
cese de funciones del personal. Si el resultado de la resta antedicha implicare
un número inferior a $50.000 se aplicará lo dispuesto en la letra a) de este
numeral.

Artículo 9°.- El personal que cese en sus cargos y perciba el bono, y que
con posterioridad se reincorpore a alguna de las instituciones u organismos
señalados en el artículo 1°, sea en calidad de titular, a contrata u honorario,
deberá devolver la totalidad del beneficio percibido, expresado en unidades de
fomento, más el interés corriente para operaciones reajustables. En ningún
caso se podrá volver a percibir el bono.

Artículo 10.- Todas las cantidades en dinero señaladas en esta ley se


reajustarán en el mes de enero de cada año, según la variación que
experimente el índice de precios al consumidor en los 12 meses anteriores,
determinado por el Instituto Nacional de Estadísticas.

Artículo 11.- Las personas que perciban maliciosamente el bono que


otorga esta ley, deberán devolver la totalidad del beneficio percibido,
expresado en unidades de fomento, más el interés corriente para operaciones
reajustables, sin perjuicio de las sanciones que pudieran corresponderles según
la legislación vigente.

Artículo 12.- Los trabajadores señalados en el artículo 1° que obtengan


pensión de invalidez que establece el decreto ley N° 3.500, de 1980, podrán
acceder al bono una vez que cumplan las edades señaladas en el numeral 4°
del artículo 2° y acrediten el cumplimiento de los demás requisitos establecidos
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 124 de 645

OFICIO DE LEY

en dicho artículo, con excepción del determinado en el numeral 5°. En este


caso, el personal deberá cumplir con el requisito que se establece en el
numeral 1° de dicho artículo, tanto a la fecha en que obtuvo la pensión de
invalidez como con anterioridad al 1 de mayo de 1981.

Dicho personal presentará su solicitud ante el jefe superior de servicio o


jefatura máxima de la institución u organismo mencionado en el artículo 1° en
el cual hubiere cesado en funciones, a partir del cumplimiento de las edades
señaladas en el inciso anterior y hasta los 12 meses siguientes al cumplimiento
de dichas edades. Con todo, si dicho personal no presenta la solicitud para
acceder al bono dentro del plazo indicado, se entenderá que renuncia a dicho
beneficio.

A partir de la fecha de presentación de la solicitud del inciso anterior, la


referida jefatura se entenderá facultada para requerir la información señalada
en el inciso primero del artículo 3°.

En este caso, el pensionado de invalidez señalado en el inciso primero


deberá tener una tasa de reemplazo líquida estimada igual o inferior a 55% y
acceder a una pensión de invalidez líquida regida por el decreto ley N° 3.500,
de 1980, igual o inferior a $600.000.

Para lo dispuesto en el inciso anterior, la tasa de reemplazo líquida será


la expresión porcentual del cuociente que resulte de dividir el monto mensual
de la pensión de invalidez líquida, por la remuneración promedio líquida. Para
estos efectos se entenderá por:

a) Pensión de invalidez líquida: aquella que perciba el trabajador


señalado en el inciso primero de conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980,
al momento de presentar la solicitud indicada en el inciso segundo. Además, a
dicha pensión se le sumará cualquiera otra pensión y jubilación líquida que
estuviere percibiendo por alguna de las ex -cajas de previsión del antigüo
régimen previsional fusionadas en el Instituto de Normalización Previsional, por
la Dirección de Previsión de Carabineros de Chile, y por la Caja de Previsión de
la Defensa Nacional.

b) Remuneración promedio líquida: corresponderá a la última


remuneración mensual que percibió el trabajador antes de obtener la pensión
de invalidez mencionada en el inciso primero, reajustada de acuerdo a los
reajustes generales de remuneraciones otorgados a los trabajadores del sector
público, por el período comprendido entre la obtención de la pensión de
invalidez y el cumplimiento de las edades indicadas en el numeral 4° del
artículo 2°.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 125 de 645

OFICIO DE LEY

Para los referidos trabajadores, el bono se devengará y pagará a contar


del mes subsiguiente a la total tramitación del acto administrativo que concede
el bono.

Este personal podrá acceder al bono siempre que presente su solicitud


para acceder al bono hasta el 31 de diciembre del 2024.

Artículo 13.- El personal señalado en el artículo 1° que obtenga pensión


de vejez del decreto ley N° 3.500, de 1980, por la aplicación del artículo 68 bis
de dicho decreto ley, podrá acceder al bono una vez que cumpla las edades
señaladas en el numeral 4° del artículo 2° y acredite el cumplimiento de los
demás requisitos establecidos en dicho artículo, con excepción del determinado
en el numeral 5°. En este caso, el personal deberá cumplir con el requisito que
se establece en el numeral 1° del artículo 2°, tanto a la fecha en que cesó en
funciones por haber obtenido la pensión antes señalada, como con anterioridad
al 1 de mayo de 1981.

Para los efectos de aplicar el numeral 3° del artículo 2°, se entenderá


por:

a) Pensión de vejez líquida, aquella pensión de vejez del decreto ley N°


3.500, de 1980, que perciban al momento de presentar la solicitud indicada en
el inciso siguiente, descontadas las cotizaciones obligatorias de salud. Además,
a dicha pensión se le sumará cualquiera otra pensión y jubilación líquida que
estuviere percibiendo por alguna de las ex-cajas de previsión del antiguo
régimen previsional fusionadas en el Instituto de Normalización Previsional, por
la Dirección de Previsión de Carabineros de Chile, y por la Caja de Previsión de
la Defensa Nacional.

b) Remuneración promedio líquida, corresponderá a la última


remuneración mensual que percibió el trabajador antes de obtener la pensión
de vejez señalada en el inciso primero, reajustada de acuerdo a los reajustes
generales de remuneraciones otorgados a los trabajadores del sector público,
por el período comprendido entre la obtención de la pensión de vejez antes
mencionada y el cumplimiento de las edades indicadas en el numeral 4° del
artículo 2°.

Dicho personal presentará su solicitud ante el jefe superior de servicio o


jefatura máxima de la institución u organismo mencionado en el artículo 1° en
el cual hubiere cesado en funciones, a partir del cumplimiento de las edades
señaladas en el numeral 4° del artículo 2° y hasta los 12 meses siguientes al
cumplimiento de esas edades. Con todo, si dicho personal no presenta la
solicitud para acceder al bono dentro de este plazo, se entenderá que renuncia
al bono.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 126 de 645

OFICIO DE LEY

A partir de la fecha de presentación de la solicitud del inciso anterior, la


referida jefatura se entenderá facultada para requerir la información señalada
en el inciso primero del artículo 3°.

Para el personal señalado en este artículo, el bono se devengará y


pagará en las oportunidades señaladas en el artículo 8°, según corresponda.
Para efectos del presente artículo, en el caso del numeral 1) y letra a) del
numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°, el bono se devengará y pagará a
contar del mes subsiguiente de la fecha de la total tramitación del acto
administrativo que lo concede.

El personal a que se refiere el presente artículo podrá acceder al bono


siempre que presente su solicitud hasta el 31 de diciembre del año 2024.

Artículo 14.- En caso que la tasa de reemplazo líquida estimada de


conformidad al numeral 3° del artículo 2°, fuere superior a la exigida para
acceder al bono, el trabajador afecto al artículo 1° podrá solicitar que se le
estime nuevamente dicha tasa cuando haya cesado en funciones en alguna de
las entidades señaladas en el artículo 1°. Para ello deberá cumplir con los
requisitos siguientes:

1.- Haber cesado en funciones dentro de los 12 meses siguientes al


cumplimiento de las edades señaladas en el numeral 4° del artículo 2°, por
alguna de las causales indicadas en el numeral 5° de dicho artículo.

2.- Haber obtenido pensión de vejez bajo la modalidad de renta vitalicia


inmediata o renta vitalicia inmediata con retiro programado, otorgada de
conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980.

3.- Cumplir con los requisitos establecidos en el artículo 2°. En este


caso, el personal deberá cumplir con el requisito que se establece en el
numeral 1° de dicho artículo, tanto a la fecha del cese de funciones como con
anterioridad al 1° de mayo de 1981. Por otra parte, para los efectos de aplicar
el numeral 3° del artículo 2°, se entenderá por:

a) Pensión de vejez líquida: es aquella pensión de vejez obtenida bajo la


modalidad de renta vitalicia inmediata o renta vitalicia inmediata con retiro
programado, de acuerdo al decreto ley N° 3.500, de 1980, devengada para el
primer mes de pensionado del trabajador, descontadas las cotizaciones
obligatorias de salud.

En caso que el trabajador haya optado por retirar excedentes de libre


disposición, la pensión de vejez líquida para efectos de este artículo será
estimada considerando: i) el saldo acumulado en la cuenta de capitalización
individual al momento de obtener la pensión, incluido tanto el monto retirado
antes señalado como el bono de reconocimiento a que tenga derecho, y ii) la
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 127 de 645

OFICIO DE LEY

tasa de interés promedio implícita en las rentas vitalicias correspondientes a


las pensiones de vejez contratadas en el mes en que el trabajador suscribió el
contrato de seguro de renta vitalicia. Si el monto estimado de esta pensión
fuere menor a aquella señalada en el inciso anterior del presente literal, se
considerará la de mayor valor.

Además, a la pensión estimada de acuerdo a este literal se le sumará


cualquier otra pensión o jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna
de las ex - cajas de previsión del antiguo régimen previsional fusionadas en el
Instituto de Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de
Carabineros de Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.

La Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones


solicitará a las administradoras de fondos de pensiones el monto de la pensión
señalada en el inciso primero de esta letra, como asimismo, los antecedentes
necesarios para estimar el monto de la pensión de acuerdo al inciso segundo
de la misma.

b) Remuneración promedio líquida: es el promedio de las


remuneraciones mensuales percibidas durante los 12 meses inmediatamente
anteriores al cese de funciones del trabajador, actualizadas según la variación
del índice de precios al consumidor determinado por el Instituto Nacional de
Estadísticas, respecto de las cuales hubieren efectuado cotizaciones
obligatorias, descontadas estas últimas.

El personal a que se refiere este artículo presentará su solicitud ante el


jefe superior de servicio o jefatura máxima de la institución u organismo
mencionado en el artículo 1° en el cual hubiere cesado en funciones, dentro de
los 120 días siguientes a la selección de la modalidad de pensión de aquellas
señaladas en el numeral 2 del presente artículo. A partir de esa fecha, el jefe
antes mencionado podrá solicitar la información indicada en el inciso primero
del artículo 3°. Con todo, si dicho personal no presenta la solicitud dentro de
dicho plazo, se entenderá que renuncia al bono.

Para los trabajadores señalados en este artículo y que sean beneficiarios


del bono, éste se devengará de conformidad al artículo 8°, según corresponda.

Este personal podrá acceder al bono siempre que cese en funciones


hasta el 31 de diciembre del 2024.

Artículo 15.- En caso que los trabajadores a que se refieren los artículos
12 y 13, hayan optado por retirar excedentes de libre disposición, la pensión
de invalidez o vejez líquida para efectos de dichos artículos será estimada
según sea la modalidad de pensión que se encuentren percibiendo al momento
de presentar la solicitud para acceder al bono, de acuerdo a lo siguiente:
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 128 de 645

OFICIO DE LEY

1.- Renta Vitalicia Inmediata o Renta Vitalicia Inmediata con Retiro


Programado: se aplicará lo dispuesto en el inciso segundo de la letra a) del
numeral 3 del artículo 14. En el caso de la pensión de invalidez se considerará
la tasa de interés promedio implícita para esas pensiones.

2.- Retiro Programado o Renta Temporal con Renta Vitalicia Diferida: el


monto de la pensión de invalidez o vejez líquida, según corresponda, será
estimada incluyendo en el saldo de la cuenta de capitalización individual los
excedentes de libre disposición retirados.

La Superintendencia de Administradora de Fondos de Pensiones


solicitará a las administradoras de fondos de pensiones los antecedentes
necesarios para estimar la pensión de acuerdo a este artículo.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Artículo primero.- El personal mencionado en el artículo 1° que a la


fecha de entrada en vigencia de la presente ley tenga 65 o más años de edad
si son hombres o 60 o más años de edad si son mujeres, accederá al bono en
la mismas condiciones señaladas en los artículos permanentes siempre que
presenten la solicitud respectiva dentro de los 12 meses siguientes a dicha
entrada en vigencia y cumplan con los requisitos señalados en el artículo 2°.
En este caso deberán renunciar voluntariamente a su cargo o pensionarse por
vejez según el decreto ley N° 3.500, de 1980, dentro de los 12 meses
contados desde la presentación de su solicitud. El personal que no presente la
solicitud de bono dentro del plazo señalado, se entenderá que renuncia a él.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que corresponda, a


partir de la publicación de la presente ley, se entenderá facultado para requerir
la información indicada en el inciso primero del artículo 3° respecto del
personal señalado en el inciso anterior como del personal que cumpla las
edades establecidas en el numeral 4 del artículo 2° durante el año 2006.

Artículo segundo.- La presente ley entrará en vigencia el 1 de enero del


año 2006 o el día 1° del mes siguiente a la fecha de su publicación en el Diario
Oficial, si ésta fuera posterior a dicha data. Sin embargo, el artículo 10 entrará
en vigencia el año 2007.
Artículo tercero.- El mayor gasto que represente la aplicación de esta
ley, durante el año 2006, se financiará con los recursos provenientes del
“Fondo Bono Laboral” del artículo 6°. El aporte fiscal que se establece en la
letra c) del citado artículo se financiará mediante transferencias con cargo a las
provisiones dispuestas en la partida presupuestaria Tesoro Público de la Ley de
Presupuestos para dicha anualidad.

Artículo cuarto.- El personal a que se refiere el numeral 2) del inciso


tercero del artículo 8° que le resulte aplicable lo dispuesto en el artículo
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 129 de 645

OFICIO DE LEY

primero transitorio, no quedará afecto a lo establecido en el artículo noveno de


la ley N° 19.882 siempre que cumpla con lo señalado en ese artículo transitorio
y postule al bono dentro del plazo señalado en dicho artículo.

Artículo quinto.- Las personas que se hayan acogido a la bonificación por


retiro voluntario a que se refiere el numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°
y aquellas que hubieren cesado en funciones, sea por renuncia voluntaria o por
obtención de pensión de vejez de conformidad al decreto ley N° 3.500, de
1980, en alguna de las calidades y organismos señalados en el inciso primero
del artículo 1° o en sus antecesores legales, tendrán derecho al bono que
establece esta ley, el que se devengará y pagará de conformidad a lo dispuesto
en el artículo 8° y en los incisos sexto y séptimo de este artículo, según
corresponda.

Las personas señaladas en el inciso anterior, tendrán derecho al bono


que establece esta ley siempre que cumplan con los requisitos copulativos
siguientes:

a) Haber obtenido la bonificación por retiro voluntario señalada en el


inciso anterior o haber cesado en funciones, sea por renuncia voluntaria o por
obtención de pensión de vejez de conformidad al decreto ley N° 3.500, de
1980, en alguno de los organismos mencionados en el inciso primero del
artículo 1° o en sus antecesores legales, durante el período comprendido entre
el 14 de noviembre de 2003 y la entrada en vigencia de la presente ley;

b) Tener las calidades mencionadas en el inciso primero del artículo 1°


en los referidos organismos o sus antecesores legales, tanto a la fecha del cese
de funciones indicado en la letra anterior, como con anterioridad al 1 de mayo
de 1981;

c) Estar afiliado al Sistema de Pensiones del decreto ley N° 3.500, de


1980, y haber cotizado en él por el ejercicio de su función pública;

d) Haber tenido a lo menos 20 años de servicios en las instituciones


señaladas en el artículo 1°, a la fecha del cese de funciones establecido en la
letra a);

e) Cumplir con lo dispuesto en el numeral 3° del artículo 2°.

Cuando se trate de personas afectas a este artículo que se encuentren


percibiendo pensiones de vejez del decreto ley N°3.500, de 1980, se le
considerará como pensión de vejez líquida, aquella que hubieren obtenido al
mes siguiente del cese de sus funciones, descontadas las cotizaciones
obligatorias de salud. En caso que dichas personas hayan optado por retirar
excedentes de libre disposición, la pensión de vejez líquida para efectos de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 130 de 645

OFICIO DE LEY

este artículo, será calculada según sea la modalidad de pensión de vejez que
hubieren tenido a dicha data:

1.- Renta Vitalicia Inmediata o Renta Vitalicia Inmediata con Retiro


Programado: se aplicará lo dispuesto en el inciso segundo de la letra a) del
numeral 3 del artículo 14.

2.- Retiro Programado o Renta Temporal con Renta Vitalicia Diferida: el


monto de la pensión de vejez líquida, será estimada incluyendo en el saldo de
la cuenta de capitalización individual los excedentes de libre disposición
retirados.

Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra pensión y


jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex – cajas de
previsión del antiguo régimen previsional fusionadas en el Instituto de
Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de
Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.

La Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones


solicitará a las administradoras de fondos de pensiones los antecedentes
necesarios para estimar la pensión de acuerdo a este artículo.

Para efectos de esta letra, se entenderá por remuneración promedio


líquida, el promedio de las remuneraciones mensuales percibidas durante los
12 meses inmediatamente anteriores al cese de funciones, actualizadas según
la variación del índice de precios al consumidor determinado por el Instituto
Nacional de Estadísticas, respecto de las cuales se hubieren efectuado
cotizaciones obligatorias, descontadas estas últimas.

f) Tener cumplidos 65 o más años de edad si son hombres y 60 o más


años de edad si son mujeres, al momento de la solicitud del bono.

Las personas afectas al presente artículo, presentarán sus solicitudes


ante el jefe superior de servicio o jefatura máxima de la institución u
organismo mencionado en el artículo 1° en el cual hubiere cesado en
funciones, a partir de la fecha de entrada en vigencia de esta ley y hasta
dentro de los 12 meses siguiente a ella. Con todo, si dichas personas no
presentan las solicitudes para acceder al bono dentro del plazo indicado, se
entenderá que renuncian a dicho beneficio.

Respecto de las personas mencionadas en el inciso primero que hubieren


obtenido la bonificación por retiro voluntario en virtud de lo dispuesto en el
inciso final del artículo octavo de la ley N° 19.882, el plazo para presentar la
solicitud para acceder al bono correrá a partir del cumplimiento de las edades
señaladas en el numeral 4° del artículo 3° y hasta los 12 meses siguientes a
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 131 de 645

OFICIO DE LEY

ellas. Con todo, si dichas personas no presentan las solicitudes para acceder al
bono dentro de este plazo, se entenderá que renuncian a dicho beneficio.

A partir de la fecha de presentación de la solicitud del inciso anterior, la


referida jefatura se entenderá facultada para requerir la información señalada
en el inciso primero del artículo 3°.

Para efectos del presente artículo, en el caso del numeral 1) y letra a)


del numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°, el bono se devengará y pagará
a contar del mes subsiguiente de la fecha de la total tramitación del acto
administrativo que lo concede.

A las personas que cumplan con lo señalado en este artículo y se


hubieren acogido a los beneficios concedidos por el artículo 4° de la ley N°
20.044; el artículo primero transitorio de la ley N° 19.937; el artículo 6°
transitorio de la ley N° 19.933 y el artículo primero transitorio de la ley N°
19.813, se les considerará para efectos de la aplicación de lo dispuesto en la
letra b) del numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°, el monto del beneficio
percibido en virtud de las mencionadas leyes.”.

Dios guarde a V.E.

GABRIEL ASCENCIO MANSILLA


Presidente de la Cámara de Diputados

ADRIÁN ÁLVAREZ ÁLVAREZ


Secretario Accidental de la Cámara de Diputados
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 132 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

2. Segundo Trámite Constitucional: Senado


2.1. Informe Comisión de Trabajo
Senado. Fecha 10 de julio, 2006. Cuenta en Sesión 30, Legislatura 354.

INFORME DE LA COMISIÓN DE TRABAJO Y


PREVISIÓN SOCIAL, recaído en el proyecto de
ley, en segundo trámite constitucional, que
mejora condiciones de retiro de los trabajadores
del sector público con bajas tasas de reemplazo
de sus pensiones.

BOLETÍN Nº 3.975-13
____________________________________

HONORABLE SENADO:

Vuestra Comisión de Trabajo y Previsión Social tiene el honor de


informaros respecto del proyecto de ley de la referencia, iniciado en un
Mensaje de S.E. el Presidente de la República.

Cabe destacar que este proyecto fue discutido sólo en general, en virtud
de lo dispuesto en el artículo 36 del Reglamento de la Corporación.

A una o más de las sesiones en que la Comisión estudió esta iniciativa


de ley, asistieron, además de sus miembros, el entonces Senador señor Andrés
Zaldívar Larraín; el Subsecretario del Trabajo y Previsión Social, señor Zarko
Luksic, acompañado del asesor de dicha Cartera de Estado, señor Francisco del
Río. Asimismo, el Subdirector de Racionalización y Función Pública de la
Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda, señor Julio Valladares y
la abogada de ese organismo, señora Patricia Orellana.

---

OBJETIVOS DEL PROYECTO

Fundamentalmente, otorgar un bono post laboral a los funcionarios


públicos con bajas tasas de reemplazo de sus pensiones, con el objeto de
mejorar sus condiciones económicas de vida.

---
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 133 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

Durante la discusión del proyecto, a las sesiones celebradas por la


Comisión en el año 2005, concurrieron especialmente invitadas a exponer sus
puntos de vista sobre el mismo, las entidades que se indican a continuación,
representadas del siguiente modo:

- La Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), encabezada por


su Presidente, señor Raúl De la Puente, y los Vicepresidentes, señora Nury
Benites y señor Jorge Consales.

- La Federación Frente de Trabajadores de Hacienda, encabezada por su


Presidente, señor Mario De Luca, la Vicepresidenta, señora Patricia Velásquez,
y el Director, señor Rafael Reyes, Presidente de la Asociación de Funcionarios
Profesionales de la Contraloría General de la República.

- La Agrupación de Empleados Públicos por Reparación al Daño


Previsional, encabezada por su Presidenta, señora Yasmir Fariña, y el
Vicepresidente, señor Sergio Román.

- La Agrupación Provincial Concepción por Reparación del Daño


Previsional, por intermedio de su Presidente, señor Otilio Sánchez.

- El Consorcio de Universidades del Estado, mediante el Rector de la


Universidad de Valparaíso, señor Juan Riquelme; el Director de Recursos
Humanos de esa Universidad, señor Pablo Méndez, y la Directora Ejecutiva de
dicho Consorcio, señora Marcela Letelier.

Posteriormente, a la sesión celebrada el 5 de julio de 2006, asistieron


especialmente invitadas a fin de presentar sus opiniones y comentarios al
proyecto, las siguientes entidades, representativas de la mesa de diálogo de
trabajadores del sector público:

- La Central Unitaria de Trabajadores, representada


por su Consejero Coordinador, señor Manuel Bravo.
- La Agrupación Nacional de Empleados Fiscales,
representada por su Presidente, señor Raúl de la Puente.
- La Confederación Nacional de Funcionarios
Municipales, encabezada por su Presidente, señor Oscar Yáñez, y el
Vicepresidente, señor Juan Camilo.
- La Asociación Nacional de Trabajadores
Universidades Estatales, por intermedio de su Presidente, señor Manuel
Madariaga.
- La Asociación de Funcionarios de la Junta de
Jardines Infantiles, mediante su Presidente, señor René Osorio.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 134 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

- La Confederación Nacional de Asociaciones de


Funcionarios Municipalizados de Chile, representada por su Vicepresidente,
señor José Medina.
- La Confederación Nacional de Funcionarios de la
Salud Municipalizada, mediante la Directora Nacional, señora Viviana Yáñez.
- El Colegio de Profesores, por intermedio de su
Presidente, señor Jorge Pavez.
- El Colegio de Enfermeras, mediante su Presidenta,
señora Gladys Corral.
- La Federación de Académicos de Universidades
Estatales de Chile, representada por su Presidenta, señora Carmen Godoy.
- La Federación Nacional de Asociaciones de
Funcionarios de Universidades Estatales de Chile, representada por su
Presidenta, señora María Cristina Castro.
- La Federación Nacional de Técnicos Servicios de
Salud, encabezada por su Presidenta, señora Silvia Aguilar.
- La Federación Nacional de Profesionales
Universitarios Servicios de Salud, representada por el Secretario Regional V
Región, señor Guillermo Peña.
- La Federación Nacional de Funcionarios de la
Universidad de Chile, por intermedio de su Vicepresidenta, señora Yasmir
Fariña.
- La Confederación Nacional de Trabajadores de la Salud, mediante su
Presidente, señor Roberto Alarcón.

Por otra parte, también intervinieron en esta sesión la Asociación de


Egresados de la Empresa de los Ferrocarriles del Estado, acogidos a la ley Nº
19.170, representada por su Presidente, señor Sergio Román, quien hizo
entrega de un documento en el cual solicitan ser incorporados en los beneficios
que concede el proyecto de ley; y la Federación Frente de Trabajadores de
Hacienda, por intermedio de su Presidente, señor Mario De Luca, quien
acompaño nuevos documentos con propuestas al texto de la iniciativa en
informe

Se deja constancia de que todos los documentos acompañados por


quienes concurrieron invitados a la Comisión, fueron debidamente
considerados por los señores Senadores integrantes de la misma, y se
contienen en un Anexo único que se adjunta al original de este informe, copia
del cual queda a disposición de los señores Senadores en la Secretaría de la
Comisión.
---

ANTECEDENTES

Para el debido estudio de esta iniciativa legal, se han tenido en


consideración, entre otros, los siguientes:
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 135 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

I.- ANTECEDENTES JURÍDICOS

1) La ley Nº 16.752, que fija organización y funciones y establece


disposiciones generales a la Dirección General de Aeronáutica Civil; 2) la ley Nº
17.995, que concede personalidad jurídica a los servicios de asistencia jurídica
que se indican, en las regiones que se señalan; 3) la ley Nº 18.348, que crea
la Corporación Nacional Forestal y de Protección de Recursos Naturales
Renovables; 4) la ley Nº 18.632, que crea Corporaciones de Asistencia Judicial
de las Regiones de Tarapacá y Antofagasta y les concede personalidad jurídica;
5) la ley Nº 18.838, que crea el Consejo Nacional de Televisión; 6) la ley Nº
18.962, Orgánica Constitucional de Enseñanza; 7) la ley Nº 19.140, que
sustituye planta de personal del Servicio de Cooperación Técnica; 8) la ley Nº
19.284, que establece normas para la plena integración social de personas con
discapacidad; 9) la ley Nº 19.813, que otorga beneficios a la salud primaria;
10) la ley Nº 19.882, que regula nueva política de personal a los funcionarios
públicos que indica; 11) la ley Nº 19.933, que otorga un mejoramiento
especial a los profesionales de la educación que indica; 12) la ley Nº 19.937,
que modifica el decreto ley Nº 2.763, de 1979, con la finalidad de establecer
una nueva concepción de la autoridad sanitaria, distintas modalidades de
gestión y fortalecer la participación ciudadana; 13) la ley Nº 20.044, que
establece facultades en materias financieras para las universidades estatales;
14) el decreto ley Nº 3.500, de 1980, que establece nuevo sistema de
pensiones; 15) el decreto con fuerza de ley Nº 1-3.063, del Ministerio del
Interior, de 1980, que reglamenta aplicación del inciso segundo del artículo 38
del decreto ley Nº 3.063, de 1979; 16) el decreto con fuerza de ley Nº 1, del
Ministerio Secretaría General de la Presidencia, de 2001, que fija el texto
refundido de la ley Nº 18.575, Orgánica Constitucional de Bases Generales de
la Administración del Estado; 17) el decreto con fuerza de ley Nº 1, del
Ministerio del Trabajo y Previsión Social, de 2003, que fija el texto refundido,
coordinado y sistematizado del Código del Trabajo; 18) el decreto supremo Nº
2.421, del Ministerio de Hacienda, de 1964, que fija el texto refundido de la ley
Nº 10.336, sobre organización y atribuciones de la Contraloría General de la
República, y 19) el decreto supremo Nº 291, del Ministerio del Interior, de
1993, que fija el texto refundido de la ley Nº 19.175, Orgánica Constitucional
sobre Gobierno y Administración Regional.

II.- ANTECEDENTES DE HECHO

El Mensaje con el que se inicia este proyecto de ley señala que, en el


marco del proceso de modernización del Estado, se han desarrollado diversas
iniciativas tendientes a mejorar las condiciones de trabajo y estimular la tarea
funcionaria, orientadas a lograr mejores prestaciones de servicios a la
ciudadanía que acude cotidianamente a las instituciones públicas. Producto de
esta política, expresada en diversas iniciativas legales, hoy la función pública,
tanto a nivel de los directivos y sus funcionarios, ha recuperado esa valoración
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 136 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

social necesaria para que las instituciones continúen modernizándose en la


búsqueda de un servicio público de excelencia a la ciudadanía.

Agrega que brindar servicios de calidad a la gente, especialmente la más


modesta, que acude diariamente a los diversos servicios públicos y
municipales, requiere valorar y estimular a sus funcionarios. Por ello, en este
período se ha modernizado y profesionalizado la carrera funcionaria,
promoviéndose una mayor eficiencia y productividad de los servicios públicos,
a través de aumentos en la inversión en capacitación funcionaria, de estímulos
al desempeño y mediante una nueva política de desarrollo laboral.

En la implementación de dicha política, corresponde abordar el tema de


mejorar las condiciones de retiro de los funcionarios.

El Mensaje precisa que, en una primera etapa, se generaron diversas


bonificaciones para el retiro, tanto transitorias como permanentes,
beneficiando a los funcionarios en los distintos ámbitos del sector público
central y descentralizado. Sin embargo, los gremios -coordinados
por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT)- comenzaron a plantear que un
número importante de funcionarios obtenía una pensión muy inferior a sus
expectativas y tenía bajas tasas de reemplazo.

El año 2001, en el marco del acuerdo sobre reajuste salarial de ese año,
el Gobierno con la CUT y los gremios del sector público convinieron constituir
una mesa de diálogo “sobre las condiciones de retiro de los funcionarios
públicos”, llamada por los gremios “daño previsional”. Con ello, se inició este
largo proceso de diálogo y de construcción de acuerdos que abordaría este
tema desde el ámbito de la política laboral.

S.E. el Presidente de la República añade que la construcción de un


mecanismo de apoyo post laboral, acordado con la CUT y los gremios, se sitúa
en el marco de las políticas laborales y de personal de cada sector de la
Administración, focalizando su beneficio en las personas más necesitadas, es
decir, en aquellos funcionarios con bajas pensiones y bajas tasas de
reemplazo.

Una fórmula de este tipo para los funcionarios públicos del sector central
y descentralizado sólo era posible desde el ámbito laboral y desde su rol de
empleador. Este criterio laboral fue compartido por la CUT y la mayoría de los
gremios del sector público, lo que permitió consensuar este mecanismo de
apoyo post laboral de por vida a los funcionarios públicos y municipales más
vulnerables.

El Mensaje destaca que mejorar las condiciones de retiro de los


funcionarios, o en el discurso gremial llamado solución al “daño previsional”,
requería de un acuerdo, que fue largamente trabajado entre las autoridades
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 137 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

gubernamentales y la mesa de gremios del sector público, coordinada por la


CUT. Éste culminó exitosamente con la suscripción de un “Protocolo de acuerdo
sobre el mejoramiento de las condiciones de retiro de los funcionarios
públicos”, entre el Gobierno y la CUT y la mayoría de los gremios del sector
público, que sustenta y origina este proyecto de ley que hoy conoce el
Parlamento.

De este modo, se ratifica uno de los criterios que fundamentan las


políticas gubernamentales de avanzar en el mejoramiento de las condiciones
laborales de los funcionarios, sobre la base del diálogo y el acuerdo con los
gremios.

Los aspectos principales de este Protocolo de acuerdo, y que describen


el beneficio post laboral establecido en este proyecto de ley, son:

“ ... la CUT y los gremios del sector público hemos convenido una
fórmula laboral para mejorar las condiciones de retiro de los funcionarios
públicos, también denominado “daño previsional” según los gremios, y cuyo
objetivo es el de beneficiar a aquellos funcionarios -tanto de la Administración
central como descentralizada- que tienen bajas tasas de reemplazo al término
de su vida laboral.

Las partes acuerdan enviar un proyecto de ley, en el mes de septiembre


de 2005, que otorgue un beneficio post laboral para los funcionarios públicos.”.

Posteriormente, el Mensaje detalla el beneficio en cuestión, los


beneficiarios del mismo, los requisitos para obtenerlo, la duración del sistema,
la reajustabilidad, y la compatibilidad con la bonificación por retiro del Título II
de la ley Nº 19.882.

---

DISCUSIÓN EN GENERAL

En la primera sesión, el señor Presidente de la Agrupación Nacional de


Empleados Fiscales (ANEF) inició su exposición respecto del proyecto,
efectuando una reseña histórica de las situaciones que motivaron el problema
que esta iniciativa busca resolver, en relación con las bajas pensiones que
obtendrían aquellos trabajadores del sector público que se trasladaron del
antiguo al nuevo sistema previsional, por cuanto hasta el año 1989 gran parte
de sus remuneraciones se pagaban como asignaciones no imponibles, a lo cual
se agrega que el cálculo del bono de reconocimiento tomó en consideración
igual tipo de emolumentos, esto es, también imponibles sólo en parte. Ello
significa para las personas involucradas en esta problemática una jubilación
que equivale, aproximadamente, a 1/3 de su remuneración en actividad.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 138 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

Se trata, en consecuencia, de lo que se ha denominado “el daño


previsional”, cuya solución corresponde enfrentar al Estado.

Destacó que el proyecto de ley en estudio no corrige satisfactoriamente


el conjunto de las situaciones descritas, razón por la cual la ANEF no concurrió
a la firma del respectivo Protocolo de acuerdo, suscrito por el Gobierno y
diversos gremios del sector público, en agosto de 2005.

A continuación, el señor Presidente de la ANEF acompañó un documento


que contiene las observaciones y peticiones de su agrupación respecto del
proyecto de ley en examen, y que, en lo fundamental, están referidas a que se
incremente el bono propuesto en esta iniciativa legal, para que aumente
efectivamente la tasa de reemplazo que significa la pensión en relación con la
remuneración en actividad; a que se incremente la tasa de reemplazo que el
proyecto considera como uno de los requisitos para acceder al bono; a que
dicho bono sea totalmente compatible con el incentivo al retiro contemplado en
la ley Nº 19.882, y que, en cuanto a los trabajadores del sector público regidos
por el Código del Trabajo, el beneficio no esté condicionado a presentar una
renuncia voluntaria, pues ello afecta a la indemnización por término de la
relación laboral consignada en el citado Código.

El referido documento contiene, además, ejemplos respecto de la tasa


de reemplazo y su determinación, y el impacto sobre la pensión que significa el
bono que se otorga, como también un cuadro relativo a los tiempos de
carencia para recibir el bono que contempla el proyecto, según el tramo de
corte de remuneraciones, para quienes perciben el incentivo al retiro de la ley
Nº 19.882.

Cabe señalar que todos los antecedentes aludidos se contienen en el


Anexo único que se adjunta al original de este informe.

Al término de su exposición, el señor Presidente de la ANEF manifestó


que, aunque el proyecto no constituye una real solución al daño previsional,
solicitaba a la Comisión su aprobación en general.

El Honorable Senador señor Parra consultó al expositor a qué universo


del personal afectado por el daño previsional representa la ANEF; si tiene
estadísticas o antecedentes del grado de impacto que han tenido las leyes
dictadas para incentivar el retiro de los funcionarios públicos, y cuál es el total
de personas que habiéndose traspasado del antiguo al nuevo sistema
previsional resultan afectadas en cuanto al monto de sus pensiones.

El señor Presidente de la ANEF, en lo pertinente a la primera pregunta,


señaló que tres de los trece gremios que concurrieron a la Mesa de Diálogo con
el Ejecutivo no firmaron el acuerdo, teniendo la representación que se indicará:
la ANEF, 70.000 trabajadores; el Colegio de Profesores, más de 100.000, y la
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 139 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

CONFENATS, alrededor de 60.000. Vale decir, si bien se trata de tres gremios,


su representación alcanza a más del 60% de los funcionarios de la
Administración Pública.

En relación con las leyes que han consagrado incentivos al retiro,


expresó que han impactado principalmente a los trabajadores que se
pensionaron por el antiguo sistema previsional, en el cual se aplica el promedio
de las 36 últimas remuneraciones, lo que significa, mayoritariamente, una tasa
de reemplazo del 70% y, en algunos casos, del 90%. Esta situación no se ha
dado respecto de quienes se traspasaron a las AFP, por cuanto, como ya se
dijo, su tasa de reemplazo, en la mayoría de los casos, sólo alcanza al 33%.

En lo relativo a la última consulta, precisó que la respuesta se contempla


en los antecedentes a que se referirán los representantes de la Federación
Frente de Trabajadores de Hacienda.

A continuación, y al iniciar su exposición, los representantes de la


Federación Frente Trabajadores de Hacienda, a saber, el señor Presidente de la
misma y el señor Presidente de la Asociación de Funcionarios Profesionales de
la Contraloría General de la República, dieron respuesta a la última consulta
formulada por el Honorable Senador señor Parra, refiriéndose a los datos que
constan en los documentos que acompañaron a la Comisión, los cuales se
adjuntan al Anexo único del original de este informe.

Señalaron que de un total de 384.449 empleados públicos activos, los


que están involucrados en la normativa a dictar por este proyecto son
308.856, que corresponden a aquellos funcionarios que perteneciendo a alguna
de las Cajas que se fusionaron en el INP, hoy en día son cotizantes de AFP, y
de éstos, según la Comisión Técnica del Daño Previsional que funcionó en el
Ministerio del Trabajo y Previsión Social entre los años 2001 y 2004, se
concluyó que 153.000 se encontraban directamente afectados por el daño
previsional.

Enseguida, los expositores continuaron su presentación, relatando los


antecedentes que se consignan en los documentos aludidos, los cuales se
refieren, en lo principal, al origen del problema, con la dictación del decreto ley
Nº 249, de 1974, y de otras normativas de carácter previsional; a la
subsistencia de dos sistemas previsionales; a bonos de reconocimiento
disminuidos; a cotizaciones previsionales calculadas sólo sobre sueldos base y
bienios en la Administración Pública hasta 1989; a los efectos y consecuencias
del daño previsional; a las características del proyecto de ley presentado por el
Ejecutivo, y a las objeciones que la organización expositora formula al mismo.

El Honorable Senador señor Parra, en relación a las cifras de empleados


públicos adscritos a los sistemas previsionales, connotó que si son 42.000 los
que sólo han cotizado en AFP, ello representa, escasamente, alrededor de un
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 140 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

10% del total, lo que demuestra que la renovación de los empleados públicos
en los últimos 24 años ha sido muy baja. En consecuencia, puede concluirse
que el efecto de esta iniciativa legal será mucho más significativo en el tiempo
que en el inicio de su aplicación.

Finalmente, el Honorable Senador señor Zaldívar, don Andrés, manifestó


que resultaría conveniente que la Comisión tuviera a la vista lo que fue la
propuesta denominada “Fondo Solidario Transitorio de Reparación” (FOSTRAR),
y su proyección financiera, así como el análisis que de la misma efectuó el
Ministerio de Hacienda, pues había una gran disparidad entre ambos.

Su Señoría señaló que, a la luz de los antecedentes conocidos, el daño


previsional es un tema de responsabilidad del Estado, y para poder enfrentarlo
es necesario saber qué significa para el país acometer esa tarea.

El señor Senador subrayó que, si bien el proyecto en análisis puede


aprobarse en general, sólo significará una solución mínima, para quienes
acceden o pueden acceder a bajas pensiones, pero no corregirá el daño
previsional de la mayor parte de los funcionarios de la Administración Pública,
cuyo personal tendería a envejecerse cada vez más.

En la segunda sesión, el señor Presidente de la Agrupación Provincial


Concepción por Reparación del Daño Previsional efectuó una exposición -que
se acompaña en el Anexo único adjunto al original de este informe-, en la cual
se enfatiza que el proyecto en análisis no constituye una real solución a la
situación previsional que los afecta, por lo que debiera mejorarse
sustancialmente o enviarse una nueva iniciativa legal sobre la materia.

Enseguida, intervino la señora Presidenta de la Agrupación de


Empleados Públicos por Reparación al Daño Previsional, la que acompañó su
exposición con un conjunto de transparencias sobre este asunto -que se
contienen en el aludido Anexo único-, destacando diversos casos que afectan a
personas a propósito de la baja pensión que han obtenido u obtendrían, de no
corregirse su situación previsional, cuestión que, a su juicio, no se soluciona
con el bono que concede este proyecto de ley.

Cabe agregar que, a continuación, el Honorable Senador señor Ruiz De


Giorgio anunció su intención de rechazar en general esta iniciativa legal, por
cuanto, de aprobarse, podría, posteriormente, sostenerse que el daño
previsional se habría reparado, lo que no ocurre en los hechos.

En la tercera sesión, los representantes del Consorcio de Universidades


del Estado, encabezados por el señor Rector de la Universidad de Valparaíso,
expusieron apoyados en diversas transparencias -que se acompañan en el
Anexo único adjunto al original de este informe-, resaltando la situación de
estrechez de financiamiento que ha ido afectando en el curso del tiempo a
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 141 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

dichas Universidades, a raíz de diversos costos que han debido asumir, por
ejemplo, con motivo de la aplicación de las leyes números 16.744 y 19.200.

Por ello, en las conclusiones de su exposición solicitan incluir en este


proyecto una norma que señale que los montos correspondientes al 1% de
aporte al “Fondo Bono Laboral”, que se crea por esta iniciativa, serán
contemplados en el presupuesto de la Nación y reembolsados a las
universidades estatales durante la vigencia de la ley en proyecto.

Posteriormente, el representante de la Dirección de Presupuestos del


Ministerio de Hacienda realizó una presentación respecto del proyecto,
especialmente en relación con los siguientes temas: fundamentos de la
iniciativa legal; algunos ejemplos de bonificaciones al retiro; bonificación por
retiro-nuevo trato laboral años 2003, 2004 y 2005; características de los
beneficiarios de la bonificación por retiro; el origen del bono post-laboral y el
acuerdo con los gremios; proceso de diálogo Gobierno-CUT-Mesa del Sector
Público; gremios que suscribieron el Protocolo de agosto de 2005; contenidos
del proyecto de ley; costo fiscal; cobertura del beneficio y simulación de tasas
de reemplazo y de pensión período 2006-2024; efecto del beneficio en
Administración central y descentralizada; y regla de pago para beneficiarios de
planes de retiro.

La exposición fue acompañada con la proyección de un conjunto de


transparencias, contenidas en el Anexo único que se adjunta al original de este
informe, copia del cual queda a disposición de los señores Senadores en la
Secretaría de la Comisión.

El Honorable Senador señor Longueira solicitó al representante de la


Dirección de Presupuestos se sirviera hacer llegar información acerca del
número de funcionarios de las organizaciones gremiales involucradas en este
proyecto.

Cabe señalar que los miembros de la Comisión se mostraron interesados


en conocer las razones por las cuales el monto del beneficio es igual para todos
los involucrados en el proyecto, sin considerar un escalonamiento en relación a
la cuantía de la pensión o al porcentaje de la tasa de reemplazo que se
considera en esta iniciativa.

El representante de la Dirección de Presupuestos señaló que este último


punto se debatió con los Gremios, y éstos siempre estuvieron por una fórmula
como la propuesta en el proyecto, esto es, un bono parejo, sin escalonamiento,
cuestión que el Ejecutivo acogió, en aras a alcanzar un acuerdo.

Agregó que, en consecuencia, esta fórmula significa un mayor beneficio


para los estamentos más bajos, que, en todo caso, son los más afectados por
la situación de bajas pensiones que se busca remediar.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 142 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

A la siguiente sesión celebrada por la Comisión para el estudio de este


proyecto, asistieron, especialmente invitados, los representantes de la mesa de
trabajadores del sector público, individualizados al inicio de este informe,
quienes expusieron sus observaciones respecto a la iniciativa legal en análisis y
presentaron sendos documentos referidos a la materia, los que, en ejemplar
único, se contienen en el Anexo que acompaña a este informe.

En dicha oportunidad, solicitaron la aprobación en general del proyecto


toda vez que, si bien éste no constituye una solución real al problema derivado
del denominado daño previsional, sí representa un avance en la materia,
especialmente en cuanto a la posibilidad de mejorar las condiciones de retiro
de los funcionarios del sector que perciben u obtendrán las pensiones más
bajas.

No obstante lo anterior, plantearon una serie de enmiendas que, a su


parecer, deberían ser incorporadas al proyecto en la medida que, en los
actuales términos de la iniciativa, ésta no responde a las expectativas del
sector.

Coincidieron en señalar que la iniciativa legal no reproduce íntegramente


el acuerdo logrado el año 2005 con el Gobierno, e hicieron presente que,
además, muchos de los gremios del sector no suscribieron tal acuerdo, toda
vez que el daño previsional que les afecta continuaba sin reparación.

Las enmiendas propuestas dicen relación con las siguientes materias:

1) Las incompatibilidades que contiene el proyecto.


2) La situación de los trabajadores sujetos a las normas del Código del
Trabajo.
3) La base de cálculo de la tasa de reemplazo.
4) La posibilidad de aumentar dicha tasa.
5) El monto del bono.

Respecto de cada una de dichas propuestas, los dirigentes del sector


expusieron lo siguiente:

1) Eliminar la incompatibilidad del bono contemplado en este proyecto


con los beneficios establecidos en otros cuerpos legales, tales como la ley Nº
19.882, que regula la nueva política de personal a los funcionarios públicos, la
ley Nº 19.813, que otorga beneficios a la Salud Primaria, la ley Nº 19.933, que
otorga un mejoramiento especial a los profesores, la ley Nº 19.937, sobre
Autoridad Sanitaria y la ley Nº 20.044, que establece facultades en materias
financieras para las universidades estatales.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 143 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

Para tales efectos, sugirieron la supresión de los artículos 8º, Nº 2),


letra b), y 5º transitorio, letra f), inciso final.

Sobre este punto, el Presidente de la Agrupación Nacional de Empleados


Fiscales (ANEF) explicó que el proyecto lesiona los derechos adquiridos de los
trabajadores a la luz de lo dispuesto en la ley Nº 19.882, la que fue el
resultado de una negociación sectorial de la entidad que representa con el
Gobierno.

Agregó que, la línea de corte establecida respecto de estos funcionarios


y fijada en la suma de $ 437.500.- por concepto de renta imponible, les
significa un período de carencia o de espera para percibir el bono post laboral,
que fluctúa entre un mes y 7 años.

Dicho límite afecta a un alto porcentaje de funcionarios de la


Administración Central del Estado, entre ellos profesionales, fiscalizadores,
directivos de carrera, técnicos y administrativos con títulos profesionales,
quienes, además de tener que esperar un período importante para ser
beneficiarios de este bono, sólo alcanzarán tasas de reemplazo de un 39%
aproximado.

Manifestó que, en ese contexto, el artículo 8º, Nº 2), del proyecto sería
inconstitucional, porque, a su juicio, se trata de un beneficio de seguridad
social que es otorgado en forma desigual a funcionarios que se encuentran en
la misma situación de carencia, lo que vulneraría el artículo 19, Nº 18, inciso
tercero, de la Constitución, que asegura que la acción del Estado estará
dirigida a garantizar el acceso a todos los habitantes al goce de prestaciones
básicas uniformes.

Asimismo, la disposición en comento infringiría el


artículo 19, Nº 22, de la Carta Fundamental, por cuanto se produciría una
discriminación arbitraria en el trato que debe dar el Estado y sus organismos
en materia económica, en la medida que no existiría razón alguna para excluir
del beneficio a funcionarios con rentas superiores a determinada suma.

Impondría, además, una discriminación de género,


pues las mujeres resultan más afectadas ya que, conforme a lo dispuesto en la
citada ley Nº 19.882, cuentan con un mes adicional de Bonificación por Retiro
y, en consecuencia, tienen un mayor tiempo de carencia para percibir el bono
que otorga el proyecto en análisis.

Finalmente, tal exclusión afectaría en su esencia el


derecho de los trabajadores públicos a la Bonificación por Retiro de la ley Nº
19.882, vulnerando así el artículo 19, Nº 26, de la Ley Suprema.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 144 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

Por su parte, la Presidenta de la Federación Nacional


de Asociaciones de Funcionarios de Universidades Estatales, señora María
Cristina Castro, hizo presente otra incompatibilidad contenida en el proyecto,
cual es que. el bono post laboral se hace también incompatible con cualquier
otra pensión o jubilación líquida que el afectado estuviere percibiendo por
alguna de las ex cajas de previsión, fusionadas en el Instituto de Normalización
Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de Chile y por la Caja
de Previsión de la Defensa Nacional. Lo anterior acontece al disponer que a la
pensión de vejez líquida estimada para los efectos de este beneficio, se le
sumarán tales pensiones.

Expresó que ello afectará especialmente a quienes se


encuentren percibiendo, por ejemplo, una pensión de viudez u otra. Calificó
como una iniquidad que en los cálculos respectivos para acceder a este bono,
se sumen tales pensiones cuyo causante es distinto a la persona beneficiaria
del mismo.

2) Eliminar la exigencia de renuncia voluntaria al cargo impuesta a los


trabajadores del sector privado beneficiados con este bono, para lo cual
propusieron suprimir lo establecido en el artículo 2º, Nº 5, de la iniciativa en
examen.

Lo anterior, en razón de que el proyecto establece, entre los requisitos


para que estos trabajadores accedan a la bonificación, la presentación de la
renuncia voluntaria a su cargo, con lo cual pierden el derecho a la
indemnización por años de servicio, perjudicándolos gravemente.

Ello los obliga a optar entre un beneficio y otro, con lo cual el objetivo
perseguido por el proyecto, en orden a mejorar las condiciones de retiro de los
trabajadores del sector, se vuelve ilusorio.

3) Reformular la base de cálculo de la tasa de reemplazo que permite


acceder al beneficio.

Explicaron que la actual fórmula consiste en un cálculo a partir de una


pensión estimada sobre la base de la modalidad de retiro programado, con la
cual se obtiene una pensión cuyo monto es más alto al que se logra bajo el
concepto de renta vitalicia.

Señalaron, asimismo, que la modalidad de retiro programado arroja una


pensión ficticia, ya que su monto se calcula sólo para el primer año de retiro,
bajando drásticamente la pensión a partir del segundo año.

Con dicho cálculo, se aumenta la tasa de reemplazo entre un 8 y un


11%, disminuyendo las posibilidades para que el trabajador acceda al
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 145 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

beneficio. En consecuencia, dicho sistema margina del proyecto a un gran


número de personas.

En efecto, esta fórmula puede significar una pensión cercana a la


remuneración en actividad, dejando a los afectados sin acceso al bono al
aplicárseles la tasa que exige el actual proyecto.

4) Derivado de lo anterior, los representantes del sector propusieron


elevar la tasa de reemplazo de la remuneración promedio líquida en actividad,
fijada en un 55%, a un 70%.

Destacaron que un porcentaje importante de trabajadores se vería


impedido de percibir el bono post laboral al ser perjudicados por la fórmula de
cálculo bajo el sistema de retiro programado, lo que haría necesario
incrementar la referida tasa de reemplazo.

Agregaron que el concepto de renta líquida también influye en la


exclusión de un significativo número de personas, por cuanto la pensión
obtenida se aproxima o supera rápidamente el 55% que el proyecto contempla
como tasa de reemplazo.

5) Finalmente, aumentar el monto del bono, actualmente establecido en


$ 50.000 (cincuenta mil pesos), modificando al efecto el artículo 1º del
proyecto.

Calificaron dicho monto como insuficiente y destacaron que los más


afectados con el mismo serán los escalafones de profesionales, fiscalizadores,
técnicos, administrativos con asignación profesional y directivos de carrera.
Este personal, precisaron, se verá doblemente discriminado por cuanto, de una
parte, tienen un período de carencia de hasta 7 años para gozar del beneficio
y, por la otra, tal monto no mejora significativamente su tasa de reemplazo.

Indicaron que, de lo anterior, es posible concluir que estas personas


permanecerán en sus puestos de trabajo porque, de lo contrario, perderán un
60% de la renta que perciben en actividad.

En esta materia, el Presidente del Frente de Trabajadores de Hacienda


presentó dos alternativas para los efectos de aumentar el monto del bono.

La primera de ellas, propone que la totalidad del dinero que


correspondería recibir a los trabajadores del sector por concepto del bono post
laboral, se incorpore de una sola vez a la cuenta de capitalización individual del
trabajador, lo que permitiría no incurrir en un mayor gasto fiscal para
incrementar el beneficio porque se trataría de los mismos fondos que se
programa pagar en mensualidades, pero enterados en una misma oportunidad.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 146 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

Como segunda opción, planteó aumentar el monto del bono al doble de


la cifra actualmente considerada.

Concluidas las exposiciones y peticiones de los gremios del sector, el


Presidente de los Egresados de la Empresa de los Ferrocarriles del Estado
(EFE) presentó un documento informativo -que se acompaña en el Anexo único
adjunto al original de este informe-.

En su presentación, el referido personero se refirió a los objetivos


perseguidos por la ley Nº 19.170, conforme a la cual se privatizaron los
servicios de carga, entre otros, y se reestructuró la planta de funcionarios de
EFE. Explicó que, para los funcionarios que resultaron desahuciados, la ley
contempló una indemnización compensatoria de la remuneración mensual, que
es pagada por el Estado, la que, en todo caso, constituye un magro ingreso.

Indicó asimismo que, los Egresados de EFE al pensionarse en una


Administradora de Fondos de Pensiones, resultan en una muy desmejorada
situación en relación a sus pares que lo hacen conforme al antiguo sistema de
previsión, ya que mientras los primeros se pensionan con el equivalente a un
tercio de sus remuneraciones, los segundos obtienen una pensión sobre la
base de una tasa de reemplazo equivalente al cien por ciento de sus ingresos.

En mérito de lo anterior, solicitó que los trabajadores agrupados en la


entidad que representa, sean incorporados entre los beneficiarios de este
proyecto de ley.

Posteriormente, durante el debate desarrollado en la Comisión, los


Honorables señores Senadores manifestaron sus inquietudes y consultas en
torno a esta materia, las que se reseñan a continuación.

El Honorable Senador señor Longueira solicitó al Ejecutivo informar


acerca de los términos del acuerdo logrado entre el Gobierno y los gremios del
sector, ya que, al tenor de las exposiciones presentadas, el proyecto de ley en
análisis no reproduciría íntegramente lo convenido.

El asesor del Ministerio del Trabajo y Previsión Social explicó que las
negociaciones en este ámbito fueron desarrolladas por el Ministerio de
Hacienda, en tanto que el Ministerio del Trabajo cumplió un rol coadyuvante
durante las mismas. No obstante, agregó, se recopilaría la información
solicitada a fin de proporcionarla a la Comisión.

El Honorable Senador señor Longueira consultó, asimismo, cuál sería el


porcentaje de funcionarios de la ANEF, desglosado por cada Servicio, a quienes
este proyecto efectivamente beneficia y a quiénes excluye. También preguntó
cuál fue el monto del bono que se debatió durante las negociaciones que
dieron origen a esta iniciativa legal.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 147 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

El Presidente de la ANEF, respondiendo a la primera pregunta, señaló


que este proyecto beneficia a aquellos funcionarios de más bajas rentas.
Además, si dichos funcionarios no superan la línea de corte que el proyecto
establece en la suma de $ 437.500.- podrán acceder inmediatamente al
beneficio, es decir, sin mediar un período de carencia. Sin embargo, dicha
restricción afectará a quienes superen tal monto, porque les impone un tiempo
de espera para acceder al beneficio. Precisó que en esta situación se
encuentran, entre otros, los profesionales y técnicos, quienes suman el 60%
del universo de funcionarios.

En cuanto al monto del bono, indicó que en las primeras negociaciones


los representantes del Ejecutivo plantearon la suma de $ 10.000.-, siendo
posteriormente elevada a $ 20.000.- y, tras dos años de trabajo, se fijó en los
$ 50.000.- que contempla el proyecto. Puntualizó que la ANEF propuso la suma
de $ 200.000.-

El Honorable Senador señor Letelier manifestó su preocupación por los


datos aparentemente contradictorios que se estaban develando, toda vez que
los porcentajes de funcionarios favorecidos y el de excluidos recién citados, no
corresponde al informado durante la tramitación del proyecto en la Cámara de
Diputados. En razón de lo anterior, solicitó al Ejecutivo que se presente a la
Comisión información precisa respecto de los trabajadores beneficiados y de
los excluidos, y sus respectivos niveles de renta, a fin de apreciar el impacto
de la línea de corte contemplada en el proyecto.

Por su parte, el Honorable Senador señor Longueira requirió información


acerca del porcentaje de trabajadores que se habrían acogido a los beneficios
consagrados en la ley Nº 19.933, y cuyo otorgamiento culminó el año 2005.

Asimismo, consultó cuántas entidades del sector firmaron el acuerdo con


el Gobierno y cuántas no concurrieron al mismo, como también qué porcentaje
de funcionarios representan cada una de dicha organizaciones. También
preguntó cuál es la cifra real de trabajadores que conforman el universo de
beneficiarios de este proyecto de ley. Lo anterior, puntualizó, reviste particular
importancia ya que los afectados no sienten satisfecha su demanda ante el
llamado daño previsional.

El Honorable Senador señor Letelier hizo presente que, de acuerdo a la


información oficial recibida, fueron once las entidades del sector que firmaron
el acuerdo logrado en la materia con el Gobierno y que el universo de
funcionarios que podrían acogerse a esta bonificación post laboral, como se la
ha denominado, alcanza al 60% de los funcionarios del área. Insistió,
entonces, en la importancia de contar con información clara y precisa en la
materia y reiteró su petición al Ejecutivo en dicho sentido.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 148 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

El Honorable Senador señor Allamand solicitó, tanto a los gremios


presentes como al Ministerio del Trabajo y Previsión Social, la confección de un
cuadro comparativo de los beneficios que reciben los trabajadores del sector,
de conformidad a sus respectivos estatutos jurídicos, incluyendo los vigentes y
los que dejaron de serlo, a fin de contar con una herramienta que permita
definir con claridad las incompatibilidades de tales beneficios con el bono post
laboral a que se refiere esta iniciativa legal. Pidió, asimismo, que se informe
acerca de los fundamentos que motivaron dichos beneficios, por cuanto ello
permitiría comprender las razones por las cuales ellos pueden o no ser
incompatibles con el bono que aquí nos ocupa.

El Honorable Senador señor Letelier hizo presente al Ejecutivo las


inquietudes surgidas en torno a la materia en análisis, las que se resumen en
los temas antes abordados, esto es, las incompatibilidades que contiene el
proyecto respecto de otros beneficios legales, la situación de los funcionarios
sujetos a las normas del Código del Trabajo, la base de cálculo de la tasa de
reemplazo que determina el acceso al bono y el monto del mismo.

A la última sesión celebrada por la Comisión, concurrió el Subdirector de


Racionalización y Función Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio
de Hacienda, quien se refirió, principalmente, a las materias en cuestión.

En primer lugar, manifestó que esta iniciativa legal es un instrumento


producto de una negociación y cuyo objetivo fundamental es mejorar las
condiciones de retiro de aquellos trabajadores del sector que registran las
remuneraciones y pensiones más bajas.

Puso énfasis en señalar que esa es la lógica del proyecto y, en ese


entendido, se focaliza hacia las personas con menores ingresos y que
obtendrían menor pensión, incluso al momento de establecer las
incompatibilidades parciales que éste contempla.

Puntualizó que, en dicho segmento, es mayor la brecha entre


remuneraciones y pensiones, por cuanto la tasa de reemplazo que se les aplica
al momento de acogerse a jubilación no supera el rango del 30 ó 40%, por lo
que obtienen una pensión muy exigua y, bajo esa perspectiva, el bono viene a
incrementar en forma significativa sus ingresos. En cambio, dicho impacto es
menor en el área de los profesionales, para quienes el bono no representa un
aumento ostensible.

Añadió que por la estructura del sector público, un 60% de sus


funcionarios corresponden al personal beneficiado con la iniciativa.

En el área de la salud, dicho porcentaje aumenta a cerca de un 70%.


Explicó que en este sector, las remuneraciones comprenden una serie de
asignaciones que, en el transcurso del tiempo se han hecho imponibles,
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 149 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

modificando así la remuneración líquida en base a la cual se calcula la tasa de


reemplazo. Como en dicho cálculo el numerador aumenta, la tasa de
reemplazo resulta inferior al 55%.

Expresó que si bien el proyecto es perfectible, es innegable que es un


gran paso para avanzar en esta materia y destacó que se están
comprometiendo recursos por más de veinte años.

Agregó que, como la finalidad perseguida es favorecer a las pensiones


más bajas, se ha puesto un límite o punto de corte para la obtención del
beneficio. Bajo esa óptica, la tasa de reemplazo se fijó en 55%.

Explicó que en los sistemas previsionales, sean de reparto o de


capitalización individual, la tasa de reemplazo garantizada fluctúa entre un 50
y un 55%; los sistemas más óptimos logran garantizar una tasa del orden del
70%, lo que obedece principalmente a su forma de financiamiento.

Indicó que establecer la tasa de reemplazo, para estos efectos, en un


55% como punto de corte, responde a la necesidad de beneficiar a las
pensiones efectivamente más desmejoradas en comparación a una pensión
estimada razonable para acogerse a jubilación. Modificar dicha tasa de
reemplazo conllevaría la discusión del sistema de previsión en general.

En lo relativo al cálculo de la tasa de reemplazo en base a la modalidad


del retiro programado, el Subdirector recordó que durante el debate del
proyecto en la Cámara de Diputados, se analizó la posibilidad de efectuar dicho
cálculo bajo el mecanismo de la renta vitalicia y, atendido a que se estimó que
resultaba más beneficiosa la fórmula del retiro programado, se optó por esta
última. Enfatizó que sólo se trata de establecer un determinado sistema de
cálculo de la tasa de reemplazo, y no de fomentar la adopción de alguna
modalidad de pensión en particular.

Advirtió que no puede evaluarse el proyecto sólo desde la perspectiva de


las expectativas generadas en torno al mismo, por cuanto las mayores
aspiraciones del sector dicen relación con la posibilidad de regresar al antiguo
sistema previsional, alternativa que no tiene viabilidad. Indicó que ello tiene
que ver más bien con la reformulación general del sistema y no con la
situación previsional de un sector en particular, como sucede en la especie.
Precisó que la aplicación del bono contemplado en esta iniciativa de ley
involucra recursos por seiscientos millones de dólares, en tanto que una
reforma general al sistema importa un costo mucho mayor.

El proyecto debe ser analizado en función de la realidad, la que indica


que las pensiones de ciertos sectores de la Administración Pública resultan
muy desmejoradas en relación a las rentas en actividad, por lo que el bono
significa un incremento de consideración.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 150 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

En lo que dice relación con las incompatibilidades que contempla el


proyecto, el Subdirector señaló que adoptar un sistema de incompatibilidad
total respecto de beneficios legales anteriores, resultaba muy complejo, de ahí
entonces que se siguiera la vía de las incompatibilidades parciales.

Explicó que, en lo que respecta a la bonificación por retiro contemplada


en la ley Nº 19.882, siguiendo la línea de favorecer a las pensiones más bajas,
no se ha establecido incompatibilidad alguna en este proyecto.

En efecto, agregó, aquellas pensiones inferiores a $ 437.500.- acceden


tanto a la bonificación por retiro de la ley Nº 19.882, así como también a este
bono post laboral y, en este último caso, obtienen el beneficio en forma
inmediata, sin mediar tiempo de espera. En esta situación, reiteró, se
encuentra el 60% del universo funcionario del sector. La lógica del sistema
apunta a que quienes perciben mayores pensiones, esperan más tiempo para
recibir el bono, en tanto que los que registran menores pensiones, no tienen
tiempo de espera o éste es menor.

En lo relativo a los funcionarios sujetos a las normas del Código del


Trabajo, el Subdirector advirtió que, a fin de evitar que se superpongan
beneficios legales, se ha ofrecido la posibilidad de optar por uno u otro
beneficio, por cuanto, de lo contrario, estos funcionarios contarían con tres
beneficios: indemnización por años de servicio del Código del Trabajo,
incentivo por retiro de la ley Nº 19.882 y este bono post laboral.

Finalmente, el Subdirector hizo presente que si bien el problema de


fondo es atendible, ya que la baja tasa de reemplazo impide que los
funcionarios de la administración pública se acojan a retiro, no es menos cierto
que se ha hecho un gran esfuerzo para superar dicho problema y, en esa línea,
se han comprometido recursos por seiscientos millones de dólares hasta el año
2024, intentado favorecer a las pensiones más bajas, esto es, aquellas que
resultan de aplicar una tasa de reemplazo inferior al 55%. Lo anterior,
concluyó, debería permitir el egreso regular de funcionarios, con la
consiguiente renovación de los mismos y, a la postre, un mejoramiento en la
calidad y eficiencia de los servicios públicos.

Seguidamente, los miembros de la Comisión formularon observaciones y


consultas en torno a la materia, en los siguientes términos.

El Honorable Senador señor García manifestó su preocupación en


relación al sector salud, en donde la aplicación de una baja tasa de reemplazo,
sumada a las bajas rentas, arrojan pensiones muy desmejoradas al final de
una carrera de más de 30 años de servicios. Lo anterior se agrava, añadió,
cuando estas personas acceden a la pensión mínima, porque ello las alejaría
definitivamente de este bono. En ese contexto, indicó, sería lamentable que,
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 151 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

contrariamente a lo que persigue este proyecto, quienes perciben las


pensiones más bajas no reciban este beneficio.

Sobre el particular, el Honorable Senador señor Letelier hizo presente


que en el caso de los trabajadores del sector salud la situación descrita tiene
que ver con la base de cálculo de su tasa de reemplazo, en cuyo cómputo no
se consideran ciertas asignaciones que forman parte de las remuneraciones.

En otro orden de ideas, el señor Senador advirtió que el proyecto


efectivamente necesita algunos ajustes, por ejemplo, en lo relativo a las
incompatibilidades. Citó al efecto la discriminación de que podrían ser objeto
las mujeres a propósito del beneficio de la ley Nº 19.882 ya que, al otorgarles
dicha ley diez meses de incentivo en lugar de los nueve que se contemplan
para los hombres, tendrán un mayor tiempo de vacancia o espera para acceder
a este bono post laboral. Lo propio acontece respecto de las incompatibilidades
que surgen en relación a pensiones originadas en otros causantes, dado que
los ambiguos términos del proyecto, hacen necesaria una mayor precisión.
Asimismo, hizo presente que la retroactividad de esta ley es otro aspecto que
merece mayor análisis.

Sobre esta materia, el Honorable Senador señor García consultó cómo


operará la retroactividad de estas disposiciones, porque ello determinará, a su
vez, quiénes tendrán el derecho que ellas consagran.

El ya individualizado Subdirector de Presupuestos, explicó que esta


normativa será aplicable en ciertos casos a partir de noviembre de 2003,
estableciéndose un plazo determinado a contar de la fecha en que la ley entre
en vigencia, para impetrar el beneficio.

El Honorable Senador señor Muñoz Aburto consultó por qué no es


posible establecer para estas personas la posibilidad de regresar al antiguo
sistema previsional, como ha sido su anhelo.

El Subdirector de Presupuestos respondió que ello no es factible dado el


alto costo de recursos fiscales que significa.

El Honorable Senador señor García preguntó si dicho costo se ha


cuantificado, a lo que el Subdirector de Presupuestos respondió
afirmativamente, indicando que ese antecedente se proporcionó a la Comisión,
cuando se planteó el denominado proyecto FOSTRAR.

El Honorable Senador señor Longueira dejó constancia de su aprensión


en torno a las incompatibilidades que afectan al bono, especialmente respecto
de las pensiones provenientes de otros causantes como acontece, por ejemplo,
en el caso de las viudas. Indicó que una pensión originada en otra persona no
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 152 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

puede ser óbice para acceder al bono que aquí se estudia. El Honorable
Senador señor García se sumó a esta preocupación.

En cuanto a la forma de cálculo estimada, el Honorable Senador señor


Longueira consultó si el mecanismo actualmente contemplado en el proyecto
es en efecto el más conveniente o si, por el contrario, es necesario definir una
nueva fórmula. Asimismo, preguntó si es factible establecer algún sistema
optativo.

El Subdirector de Presupuestos contestó que establecer un sistema


opcional es demasiado complejo y, en cuanto a la fórmula de cálculo más
adecuada, indicó que sería necesario hacer previamente las respectivas
operaciones de simulación o proyección, a fin de definir dicha fórmula y
consagrarla en la ley.

El Honorable Senador señor Longueira hizo presente que la mayor


insatisfacción que se genera en torno al proyecto, deriva de que éste no
resuelve definitivamente el denominado daño previsional, lo cual conlleva el
analizar cómo se solucionará este problema. Coincidió en que el proyecto
apunta a mejorar las pensiones más bajas, sin embargo, advirtió, con este
beneficio no se vislumbra un incentivo real para que las personas hagan
dejación de su cargo y, consecuencialmente, generen el movimiento o egreso
necesario en la Administración Pública en pro de la modernización de la misma.
Además, de conformidad a lo expuesto por los gremios del sector, quienes
están sobre la renta límite superan el 60% del universo de funcionarios y, por
consiguiente, serán los menos quienes se beneficien del sistema.

Dentro de dicho contexto, consultó qué podría significar aumentar la


tasa de reemplazo a un 60 ó 70%, como se ha propuesto. Asimismo, preguntó
qué mecanismo podría generar un efectivo egreso de personal en situación de
jubilar.

El Subdirector de Presupuestos indicó que en la administración


centralizada un 65% del personal no supera los 45 años de edad, razón por la
cual el porcentaje restante es el potencial destinatario del beneficio
contemplado en este proyecto. Advirtió que esa proporción puede variar según
sea el sector público específico de que se trate y, así, por ejemplo, en el área
de la salud la relación es a la inversa, motivo por el cual, desde esa
perspectiva, se trata del sector más favorecido, en tanto que, en el Servicio de
Impuestos Internos un 70% de su personal pertenece al grupo etario más
joven.

Agregó que el proyecto apunta al tercio de funcionarios de mayor edad


y, de ellos, entre quince mil y veinte mil personas continúan en el Instituto de
Normalización Previsional, razón por la cual la tasa de reemplazo no les afecta
negativamente.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 153 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

Recordó que el origen de este problema se remonta a los años noventa,


época en la cual se ejecutaron planes de retiro al cabo de los cuales, de
acuerdo a la normativa vigente, personas que estaban en iguales condiciones
de trabajo se jubilaban con distintas pensiones atendida las disímiles tasas de
reemplazo aplicadas, esto es, en el caso de los pensionados por las
Administradoras de Fondos de Pensiones, jubilaban con una tasa no superior a
un 30%, en tanto que los pensionados por el Instituto de Normalización
Previsional, lo hacían con una tasa entre un 65 y un 70%.

El Honorable Senador señor García consultó a cuántas personas se


estima que beneficiará este proyecto.

El Subdirector de Presupuestos indicó que entre 80 mil y 100 mil


personas hasta el año 2024. Advirtió que las dificultades se presentan ante las
expectativas de los gremios del sector. Sin embargo, añadió, el Ejecutivo ha
sido enfático en señalar que con esta iniciativa de ley no se intenta dar
solución definitiva al daño previsional, sino solamente mejorar las condiciones
de retiro de quienes tendrán las pensiones más bajas y, con ello, promover el
egreso de funcionarios que puedan pensionarse.

El Honorable Senador señor Longueira manifestó que sería importante


conocer el costo de implementar las diversas propuestas de los gremios, por
cuanto ellos insisten en la necesidad de dar una solución definitiva al daño
previsional, lo cual no se consigue solamente con este bono. Con dicha
información, la cual solicitó al Ejecutivo, será posible evaluar la viabilidad de
las alternativas sugeridas.

El Honorable Senador señor Letelier expresó que el problema de fondo


dice más bien relación con el tema de la baja tasa de reemplazo, ya que para
los afectados, pensionados o por acogerse a pensión en el nuevo sistema
previsional, con una desmejorada pensión producto de una baja tasa de
reemplazo, es una verdadera aspiración alcanzar la tasa de 65 ó 70% que se
aplica a los jubilados por el INP.

El Subdirector de Presupuestos insistió en que si bien este proyecto no


aborda el problema del denominado daño previsional, sin lugar a dudas
constituye un gran esfuerzo, que hay que continuar, para cerrar las profundas
brechas existentes en esta materia.

- Puesto en votación en general el proyecto, fue aprobado por la


unanimidad de los miembros de la Comisión, Honorables Senadores
señora Alvear y señores Allamand, Letelier, Longueira y Muñoz Aburto.

---
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 154 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

TEXTO DEL PROYECTO

A continuación, se transcribe literalmente el texto del proyecto de ley


despachado por la Honorable Cámara de Diputados, y que vuestra Comisión de
Trabajo y Previsión Social os propone aprobar en general:

PROYECTO DE LEY

“Artículo 1°.- Establécese un bono de naturaleza


laboral de $50.000 mensuales, en adelante el bono, para el personal que a la
fecha de entrada en vigencia de esta ley desempeñe un cargo de planta o a
contrata y al contratado conforme al Código del Trabajo, en los órganos y
servicios públicos regidos por el Título II de la ley N° 18.575; el decreto N°
2.421, de 1964, del Ministerio de Hacienda, que fija el texto refundido de la ley
N° 10.336; el decreto N° 291, de 1993, del Ministerio del Interior, que fija el
texto refundido de la ley N° 19.175; la ley N° 18.838; el párrafo 2° del título
III de la ley N° 18.962; la ley N° 16.752; el título VII de la ley N° 19.284; la
ley N° 19.140; los artículos 4° letra i) y 19 de la ley N° 18.348; las leyes N°
17.995 y N°18.632, y las municipalidades, y a los trabajadores de sectores de
la Administración del Estado que hayan sido traspasados o se traspasen a
dichas municipalidades en virtud de lo dispuesto por el decreto con fuerza de
ley N°1-3.063, de 1980, del Ministerio del Interior.

El personal mencionado en el inciso anterior tendrá


derecho al bono siempre que se encuentre afiliado al Sistema de Pensiones del
decreto ley N° 3.500, de 1980, y cotice en dicho sistema por el ejercicio de su
función pública y cumpla con los requisitos del artículo 2°.

Artículo 2°.- Para tener derecho al bono del artículo


anterior será necesario cumplir con los siguientes requisitos copulativos:

1.- Tener las calidades mencionadas en el inciso


primero del artículo 1° en los referidos organismos o en sus antecesores
legales, tanto a la fecha de la postulación para acceder al bono como con
anterioridad al 1 de mayo de 1981;

2.- Tener a lo menos 20 años de servicios en las


instituciones señaladas en el artículo anterior o las que sean sus antecesores
legales, a la fecha de la publicación de la presente ley.

3.- Tener una tasa de reemplazo líquida estimada


igual o inferior a 55% y acceder a una pensión de vejez líquida regida por el
decreto ley N° 3.500, de 1980, igual o inferior a $600.000. Para este efecto se
entenderá por:
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 155 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

a) Pensión de vejez líquida. Es aquella pensión de


vejez otorgada según el decreto ley N° 3.500, de 1980, a que pueda tener
derecho el personal afecto a la presente ley, descontadas las cotizaciones
obligatorias de salud. Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra
pensión y jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex -
cajas de previsión del antiguo régimen previsional fusionadas en el Instituto de
Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de
Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.

Para efectos del inciso anterior de este literal, en la


estimación del monto de la pensión de vejez líquida sólo se considerará la
modalidad de retiro programado establecida en el decreto ley N° 3.500, de
1980, calculada para la primera anualidad, a que tendría derecho el trabajador,
sin perjuicio de la modalidad de pensión de vejez a que opte el beneficiario del
bono al momento de pensionarse.

Para lo anterior, la administradora de fondos de


pensiones considerará el saldo acumulado en la cuenta de capitalización
individual incluido el Bono de Reconocimiento a que tenga derecho el
trabajador, al último día del mes en que la Superintendencia de Administradora
de Fondos de Pensiones le solicitó la información a que se refiere el inciso
segundo del artículo 3°. No se incluirán en dicho monto las cotizaciones
voluntarias, los depósitos de ahorro previsional voluntario, ni los depósitos
convenidos a que se refiere el artículo 20 del decreto ley N° 3.500, de 1980.

b) Remuneración promedio líquida. Es el promedio de


las remuneraciones mensuales percibidas durante los 12 meses
inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud de información señalada
en el inciso primero del artículo 3°, actualizadas según la variación del índice
de precios al consumidor determinado por el Instituto Nacional de Estadísticas,
respecto de las cuales se hubieren efectuado cotizaciones obligatorias,
descontadas estas últimas.

Sin embargo, en los casos que a continuación se


indican, la remuneración promedio líquida se calculará considerando el
promedio de las remuneraciones mensuales percibidas durante los 36 meses
inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud de información indicada en
el inciso anterior, respecto de las cuales se hubieren efectuado cotizaciones
obligatorias, descontadas estas últimas, las que se actualizarán de conformidad
a lo dispuesto en el inciso anterior:

i) Respecto de aquellos funcionarios a contrata que en los tres últimos


años anteriores a la fecha de la solicitud de información indicada en el inciso
anterior hayan cambiado la calidad jurídica de su designación, pasando en un
mismo servicio desde un cargo de planta a un empleo a contrata.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 156 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

ii) Respecto de los funcionarios a contrata que en los tres últimos años
anteriores a la fecha de solicitud de información antes indicada hayan
cambiado de grado. Lo anterior, no será aplicable en los casos de cambios de
calidad jurídica desde la contrata a la planta, o de aumentos de grados por
promoción o ascenso.

iii) Respecto de los trabajadores afectos al Código del Trabajo que en los
tres últimos años anteriores a la fecha de solicitud de información antes
señalada hayan aumentado sus remuneraciones, y ese aumento no tenga su
origen en reajustes generales de remuneraciones otorgados al sector público o
en alguna otra ley.

iv) Respecto de los trabajadores que durante los 12


meses inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de información antes
indicada no hubieren percibido remuneraciones mensuales por encontrarse
designados en comisión de servicio o con permiso sin goce de remuneraciones.

c) Tasa de reemplazo líquida. La expresión porcentual


del cuociente que resulte de dividir el monto mensual de la pensión de vejez
líquida determinado de conformidad con la letra a) precedente, por la
remuneración promedio líquida calculada según la letra b) anterior.

4.- Tener cumplidos 65 años de edad en el caso de


los hombres y 60 años de edad tratándose de las mujeres, y

5.- Renunciar voluntariamente al cargo u obtener


pensión por vejez de conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980, dentro de
los 12 meses siguientes de cumplirse las edades señaladas en el número
anterior, según corresponda.

El personal que preste servicios por jornadas


parciales deberá renunciar al total de horas que sirvan en las entidades
mencionadas en el artículo anterior.

Podrá acceder al bono el personal que cese en sus


funciones por las causales señaladas en el número anterior hasta el 31 de
diciembre del 2024.

Artículo 3°.- El jefe superior de servicio o la jefatura


máxima que corresponda, a partir del primer mes del semestre anterior a
aquel en que el trabajador cumpla las edades señaladas en el numeral 4 del
artículo 2°, se entenderá facultado para requerir de los organismos
previsionales y de la Superintendencia de Administradoras de Fondos de
Pensiones, la estimación acerca de la tasa de reemplazo líquida del trabajador
de conformidad a lo dispuesto en el numeral 3 del artículo anterior. Para ello,
el jefe superior de servicio o la jefatura máxima que corresponda, informará a
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 157 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

dichos organismos y Superintendencia, la remuneración promedio líquida del


trabajador según lo establecido en el numeral antes señalado.

Para los efectos de lo dispuesto en el inciso anterior,


la Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones, podrá
solicitar los antecedentes necesarios a las administradoras de fondos de
pensiones.

Los organismos previsionales y la Superintendencia


de Administradoras de Fondos de Pensiones deberán remitir la información
señalada en el inciso primero dentro del plazo de 60 días, contado desde la
recepción de solicitud de información. Sin embargo, si al vencimiento de dicho
plazo no estuviere informado, el bono de reconocimiento del trabajador, la
Superintendencia prorrogará ese plazo por 30 días.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que


corresponda, sumará las tasas de reemplazos líquidas informadas por las
entidades señaladas en el inciso anterior y el resultado lo comunicará por
escrito al trabajador.

El trabajador, a partir de la notificación de la


comunicación dispuesta en el inciso anterior y hasta los 12 meses siguientes al
cumplimiento de las edades señaladas en el numeral 4 del artículo anterior,
deberá presentar la solicitud para acceder al bono ante el jefe superior de
servicio o la jefatura máxima de la entidad en la cual preste sus servicios.

En caso que el trabajador no haya sido notificado de


la comunicación señalada en el inciso anterior y haya cumplido las edades
indicadas en el numeral 4 del artículo 2°, deberá presentar ante el jefe
superior de servicio o la jefatura máxima de la entidad a la cual pertenece la
solicitud para acceder al bono dentro de los 12 meses siguientes al
cumplimiento de las edades antes mencionadas.

Con todo, si el trabajador no presenta la solicitud


para acceder al bono dentro de los plazos señalados en los incisos quinto o
sexto, se entenderá que renuncia a dicho beneficio.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima de la


entidad a la que pertenece el trabajador, ordenará certificar a quien
corresponda el cumplimiento de los requisitos señalados en el artículo anterior.
Para ello, podrá requerir información de cualquier otro organismo público para
efectos de lo previsto en dicho artículo.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que


corresponda, en ningún caso podrá conocer de la probable cuantía de la
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 158 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

jubilación, pensión de vejez o el monto de los recursos registrados en la cuenta


de capitalización individual del personal.

El acto administrativo que conceda el bono al


funcionario deberá establecer que el pago se efectuará en la oportunidad que
corresponda según el artículo 8°. Dicho acto administrativo no está sujeto al
trámite de toma de razón y deberá enviarse en original para su registro y
control posterior a la Contraloría General de la República.

En el caso de las corporaciones municipales creadas


en virtud de lo dispuesto por el decreto con fuerza de ley N°1-3.063, de 1980,
del Ministerio del Interior, remitirán a la municipalidad respectiva, todos los
antecedentes del trabajador que acrediten el cumplimiento de los requisitos
señalados en el artículo 2°. El municipio, con el mérito de dichos antecedentes,
dictará el acto administrativo correspondiente, y cuando proceda los remitirá al
Servicio de Tesorerías de conformidad al artículo 8°.

Artículo 4°.- El personal que preste servicios por


jornada parcial en alguna de las instituciones señaladas en el artículo 1°,
deberá presentar la solicitud a que se refiere el artículo anterior, al jefe
superior de servicio o al jefatura máxima de aquella entidad en la que tiene el
mayor número de horas contratadas, en cualquier calidad jurídica. A igual
número de horas contratadas, presentará la solicitud en aquella entidad en que
tenga más años de servicios. Si tiene la misma cantidad de años de servicios,
podrá presentar la solicitud en cualquiera de ellas. Además, deberá adjuntar
una declaración jurada simple del número de horas que tengan contratadas, en
cualquier calidad jurídica, en alguno de los servicios mencionados en el artículo
1°.

Para el personal al que se le aplica el presente artículo y que tenga más


de un empleador de aquellos mencionados en el artículo 1°, se entenderá por
remuneración promedio líquida, la suma de las remuneraciones promedio
calculadas de acuerdo a la letra b) del numeral 3° del artículo 2° que haya
percibido en alguna de las calidades y organismos señalados en el artículo 1°,
determinada por cada uno de los empleadores que hayan solicitado la
información indicada en el inciso primero del artículo 3°.

Para lo dispuesto en el inciso anterior, la


Superintendencia de Administradora de Fondos de Pensiones sumará las
remuneraciones promedios líquidas informadas por los referidos empleadores y
calculará la tasa de reemplazo líquida. En este caso, la Superintendencia
informará dicha tasa con la individualización de los empleadores que remitieron
informe sobre remuneraciones promedio líquidas y que fueron consideradas en
la estimación de esa tasa, lo que deberá ser comunicado al trabajador por el
empleador.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 159 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que


corresponda remitirá copia del acto administrativo señalado en el inciso décimo
del artículo anterior, a los demás empleadores que hubiere indicado el
trabajador en su declaración jurada.

Artículo 5°.- El bono no será imponible ni constituirá


indemnización ni renta para ningún efecto legal. El derecho a impetrar o
percibir el bono se extingue con el fallecimiento del beneficiario.

Artículo 6°.- El bono se pagará con los recursos


provenientes del “Fondo Bono Laboral”, que se formará del siguiente modo:

a) Con el aporte mensual de cada servicio u


organismo señalado en el artículo 1°, el que ascenderá a un monto equivalente
al 1% de las remuneraciones mensuales imponibles de sus trabajadores que, a
la fecha del aporte, cumplan con los requisitos copulativos siguientes: tengan
los años de servicios señalados en el numeral 2 del artículo 2°, que reúnan las
calidades mencionadas en el artículo 1° con anterioridad al 1 de mayo de
1981, que estén afectos al sistema de pensiones establecido en el decreto ley
N° 3.500, de 1980 y que cumplan las edades señaladas en el numeral 4° del
artículo 2°, a más tardar al 31 de diciembre de 2024, inclusive.

Este aporte sólo se realizará hasta las


remuneraciones que se devenguen en el mes de diciembre del año 2024.

b) Con el producto de la rentabilidad que genere la inversión de los


recursos del Fondo.

c) Con aporte fiscal, cuando los recursos señalados


en las letras a) y b) de este artículo sean insuficientes para el pago de los
bonos. Este aporte será de un monto equivalente a la diferencia entre el monto
total que se debe pagar por concepto de bonos y los aportes indicados en la
letras antes mencionadas.

Artículo 7°.- El Servicio de Tesorerías recaudará y


administrará los recursos del “Fondo Bono Laboral”. Para tal efecto, llevará una
cuenta especial de dicho Fondo. En ella deberán ser enterados los aportes
señalados en la letra a) del artículo anterior, dentro de los diez primeros días
del mes siguiente a aquél en que se hayan devengado las remuneraciones o
subsidios, término que se prorrogará hasta el primer día hábil siguiente si
dicho plazo expirare en día sábado, domingo o festivo.

Por cada día de atraso en el pago del aporte señalado


en la letra a) del artículo 6°, se devengará un interés penal equivalente a la
tasa de interés corriente para operaciones reajustables en moneda nacional a
que se refiere el artículo 6° de la ley N° 18.010. Esta sanción será de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 160 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

responsabilidad del servicio u organismo respectivo, el que deberá solventar


los recargos con su presupuesto ordinario sin que proceda suplemento alguno
por esta causal. El Servicio de Tesorerías cobrará y recaudará dichos intereses
y los enterará en el “Fondo Bono Laboral”.

Con cargo a dicha cuenta especial, el Tesorero


General del Servicio de Tesorerías sólo podrá girar en los siguientes casos:

a) Para dar cumplimiento a los actos administrativos


de los jefes superiores de servicio respectivos que ordenen el pago del bono al
personal que tenga derecho a él, y

b) Para hacer inversiones con los recursos del fondo.

Los recursos del “Fondo Bono Laboral” serán


invertidos en los valores e instrumentos financieros según las normas y límites
de inversión que establezca el Ministerio de Hacienda, a través de decreto
supremo suscrito bajo la fórmula “Por Orden del Presidente de la República”.

Artículo 8°.- El Servicio de Tesorerías pagará el bono


a los beneficiarios. Para ello, el jefe superior de servicio o jefatura máxima
respectiva remitirá a dicho servicio copia del acto administrativo que concede
el bono, adjuntando los antecedentes que acrediten el cumplimiento de los
requisitos establecidos en los numerales 2° y 4° del artículo 2°, y la respuesta
de los organismos previsionales y de la Superintendencia Administradora de
Fondos de Pensiones sobre la tasa de reemplazo líquida. Además, deberá
informar la fecha en que comenzará a pagarse el bono al beneficiario.

El Servicio de Tesorerías podrá celebrar convenios


con las administradoras de fondos de pensiones, compañías de seguros u otras
entidades, para efectuar el pago del bono a través de ellas.

El bono se pagará una vez que el personal


mencionado en el artículo 1° haya cesado en funciones por retiro voluntario o
por pensión de vejez de conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980, según
las normas siguientes:

1) El bono se devengará y pagará a contar del mes


subsiguiente del cese de funciones del personal.

2) Para el personal que es beneficiario de la


bonificación por retiro voluntario establecida en el Título II de la ley N° 19.882,
el bono de la presente ley se devengará y pagará en las fechas siguientes:

a) Para el personal cuyo promedio de remuneraciones


imponibles de los 12 últimos meses anteriores al retiro sea igual o inferior a
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 161 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

$437.500, el bono se devengará y pagará en la misma oportunidad señalada


en el numeral anterior.

b) Para el personal cuyo promedio de remuneraciones


imponibles de los 12 últimos meses anteriores al cese de funciones, sea
superior a $437.500, el bono comenzará a devengarse y pagarse en el mes
siguiente del que se obtenga de multiplicar 5/7 por el resultado de dividir por
$50.000 la resta entre el monto de la bonificación por retiro voluntario
establecida en el Título II de la ley 19.882, menos $4.375.000 si es mujer y
$3.937.500 si es hombre. Con todo, si el resultado de la división anterior fuera
superior a 84, el beneficio se devengará y pagará a partir del mes 85 contado
desde el mes siguiente del cese de funciones del personal. Si el resultado de la
resta antedicha implicare un número inferior a $50.000 se aplicará lo dispuesto
en la letra a) de este numeral.

Artículo 9°.- El personal que cese en sus cargos y


perciba el bono, y que con posterioridad se reincorpore a alguna de las
instituciones u organismos señalados en el artículo 1°, sea en calidad de
titular, a contrata u honorario, deberá devolver la totalidad del beneficio
percibido, expresado en unidades de fomento, más el interés corriente para
operaciones reajustables. En ningún caso se podrá volver a percibir el bono.

Artículo 10.- Todas las cantidades en dinero


señaladas en esta ley se reajustarán en el mes de enero de cada año, según la
variación que experimente el índice de precios al consumidor en los 12 meses
anteriores, determinado por el Instituto Nacional de Estadísticas.

Artículo 11.- Las personas que perciban


maliciosamente el bono que otorga esta ley, deberán devolver la totalidad del
beneficio percibido, expresado en unidades de fomento, más el interés
corriente para operaciones reajustables, sin perjuicio de las sanciones que
pudieran corresponderles según la legislación vigente.

Artículo 12.- Los trabajadores señalados en el artículo


1° que obtengan pensión de invalidez que establece el decreto ley N° 3.500,
de 1980, podrán acceder al bono una vez que cumplan las edades señaladas
en el numeral 4° del artículo 2° y acrediten el cumplimiento de los demás
requisitos establecidos en dicho artículo, con excepción del determinado en el
numeral 5°. En este caso, el personal deberá cumplir con el requisito que se
establece en el numeral 1° de dicho artículo, tanto a la fecha en que obtuvo la
pensión de invalidez como con anterioridad al 1 de mayo de 1981.

Dicho personal presentará su solicitud ante el jefe superior de servicio o


jefatura máxima de la institución u organismo mencionado en el artículo 1° en
el cual hubiere cesado en funciones, a partir del cumplimiento de las edades
señaladas en el inciso anterior y hasta los 12 meses siguientes al cumplimiento
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 162 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

de dichas edades. Con todo, si dicho personal no presenta la solicitud para


acceder al bono dentro del plazo indicado, se entenderá que renuncia a dicho
beneficio.

A partir de la fecha de presentación de la solicitud del inciso anterior, la


referida jefatura se entenderá facultada para requerir la información señalada
en el inciso primero del artículo 3°.

En este caso, el pensionado de invalidez señalado en el inciso primero


deberá tener una tasa de reemplazo líquida estimada igual o inferior a 55% y
acceder a una pensión de invalidez líquida regida por el decreto ley N° 3.500,
de 1980, igual o inferior a $600.000.

Para lo dispuesto en el inciso anterior, la tasa de


reemplazo líquida será la expresión porcentual del cuociente que resulte de
dividir el monto mensual de la pensión de invalidez líquida, por la
remuneración promedio líquida. Para estos efectos se entenderá por:

a) Pensión de invalidez líquida: aquella que perciba el


trabajador señalado en el inciso primero de conformidad al decreto ley N°
3.500, de 1980, al momento de presentar la solicitud indicada en el inciso
segundo. Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra pensión y
jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex -cajas de
previsión del antigüo régimen previsional fusionadas en el Instituto de
Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de
Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.

b) Remuneración promedio líquida: corresponderá a


la última remuneración mensual que percibió el trabajador antes de obtener la
pensión de invalidez mencionada en el inciso primero, reajustada de acuerdo a
los reajustes generales de remuneraciones otorgados a los trabajadores del
sector público, por el período comprendido entre la obtención de la pensión de
invalidez y el cumplimiento de las edades indicadas en el numeral 4° del
artículo 2°.

Para los referidos trabajadores, el bono se devengará y pagará a contar


del mes subsiguiente a la total tramitación del acto administrativo que concede
el bono.

Este personal podrá acceder al bono siempre que


presente su solicitud para acceder al bono hasta el 31 de diciembre del 2024.

Artículo 13.- El personal señalado en el artículo 1° que obtenga pensión


de vejez del decreto ley N° 3.500, de 1980, por la aplicación del artículo 68 bis
de dicho decreto ley, podrá acceder al bono una vez que cumpla las edades
señaladas en el numeral 4° del artículo 2° y acredite el cumplimiento de los
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 163 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

demás requisitos establecidos en dicho artículo, con excepción del determinado


en el numeral 5°. En este caso, el personal deberá cumplir con el requisito que
se establece en el numeral 1° del artículo 2°, tanto a la fecha en que cesó en
funciones por haber obtenido la pensión antes señalada, como con anterioridad
al 1 de mayo de 1981.

Para los efectos de aplicar el numeral 3° del artículo 2°, se entenderá


por:

a) Pensión de vejez líquida, aquella pensión de vejez del decreto ley N°


3.500, de 1980, que perciban al momento de presentar la solicitud indicada en
el inciso siguiente, descontadas las cotizaciones obligatorias de salud. Además,
a dicha pensión se le sumará cualquiera otra pensión y jubilación líquida que
estuviere percibiendo por alguna de las ex-cajas de previsión del antiguo
régimen previsional fusionadas en el Instituto de Normalización Previsional, por
la Dirección de Previsión de Carabineros de Chile, y por la Caja de Previsión de
la Defensa Nacional.

b) Remuneración promedio líquida, corresponderá a la última


remuneración mensual que percibió el trabajador antes de obtener la pensión
de vejez señalada en el inciso primero, reajustada de acuerdo a los reajustes
generales de remuneraciones otorgados a los trabajadores del sector público,
por el período comprendido entre la obtención de la pensión de vejez antes
mencionada y el cumplimiento de las edades indicadas en el numeral 4° del
artículo 2°.

Dicho personal presentará su solicitud ante el jefe superior de servicio o


jefatura máxima de la institución u organismo mencionado en el artículo 1° en
el cual hubiere cesado en funciones, a partir del cumplimiento de las edades
señaladas en el numeral 4° del artículo 2° y hasta los 12 meses siguientes al
cumplimiento de esas edades. Con todo, si dicho personal no presenta la
solicitud para acceder al bono dentro de este plazo, se entenderá que renuncia
al bono.

A partir de la fecha de presentación de la solicitud del inciso anterior, la


referida jefatura se entenderá facultada para requerir la información señalada
en el inciso primero del artículo 3°.

Para el personal señalado en este artículo, el bono se devengará y


pagará en las oportunidades señaladas en el artículo 8°, según corresponda.
Para efectos del presente artículo, en el caso del numeral 1) y letra a) del
numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°, el bono se devengará y pagará a
contar del mes subsiguiente de la fecha de la total tramitación del acto
administrativo que lo concede.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 164 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

El personal a que se refiere el presente artículo podrá


acceder al bono siempre que presente su solicitud hasta el 31 de diciembre del
año 2024.

Artículo 14.- En caso que la tasa de reemplazo líquida


estimada de conformidad al numeral 3° del artículo 2°, fuere superior a la
exigida para acceder al bono, el trabajador afecto al artículo 1° podrá solicitar
que se le estime nuevamente dicha tasa cuando haya cesado en funciones en
alguna de las entidades señaladas en el artículo 1°. Para ello deberá cumplir
con los requisitos siguientes:

1.- Haber cesado en funciones dentro de los 12


meses siguientes al cumplimiento de las edades señaladas en el numeral 4°
del artículo 2°, por alguna de las causales indicadas en el numeral 5° de dicho
artículo.

2.- Haber obtenido pensión de vejez bajo la


modalidad de renta vitalicia inmediata o renta vitalicia inmediata con retiro
programado, otorgada de conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980.

3.- Cumplir con los requisitos establecidos en el


artículo 2°. En este caso, el personal deberá cumplir con el requisito que se
establece en el numeral 1° de dicho artículo, tanto a la fecha del cese de
funciones como con anterioridad al 1° de mayo de 1981. Por otra parte, para
los efectos de aplicar el numeral 3° del artículo 2°, se entenderá por:

a) Pensión de vejez líquida: es aquella pensión de


vejez obtenida bajo la modalidad de renta vitalicia inmediata o renta vitalicia
inmediata con retiro programado, de acuerdo al decreto ley N° 3.500, de 1980,
devengada para el primer mes de pensionado del trabajador, descontadas las
cotizaciones obligatorias de salud.

En caso que el trabajador haya optado por retirar


excedentes de libre disposición, la pensión de vejez líquida para efectos de
este artículo será estimada considerando: i) el saldo acumulado en la cuenta
de capitalización individual al momento de obtener la pensión, incluido tanto el
monto retirado antes señalado como el bono de reconocimiento a que tenga
derecho, y ii) la tasa de interés promedio implícita en las rentas vitalicias
correspondientes a las pensiones de vejez contratadas en el mes en que el
trabajador suscribió el contrato de seguro de renta vitalicia. Si el monto
estimado de esta pensión fuere menor a aquella señalada en el inciso anterior
del presente literal, se considerará la de mayor valor.

Además, a la pensión estimada de acuerdo a este


literal se le sumará cualquier otra pensión o jubilación líquida que estuviere
percibiendo por alguna de las ex - cajas de previsión del antiguo régimen
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 165 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

previsional fusionadas en el Instituto de Normalización Previsional, por la


Dirección de Previsión de Carabineros de Chile, y por la Caja de Previsión de la
Defensa Nacional.

La Superintendencia de Administradoras de Fondos


de Pensiones solicitará a las administradoras de fondos de pensiones el monto
de la pensión señalada en el inciso primero de esta letra, como asimismo, los
antecedentes necesarios para estimar el monto de la pensión de acuerdo al
inciso segundo de la misma.

b) Remuneración promedio líquida: es el promedio de


las remuneraciones mensuales percibidas durante los 12 meses
inmediatamente anteriores al cese de funciones del trabajador, actualizadas
según la variación del índice de precios al consumidor determinado por el
Instituto Nacional de Estadísticas, respecto de las cuales hubieren efectuado
cotizaciones obligatorias, descontadas estas últimas.

El personal a que se refiere este artículo presentará


su solicitud ante el jefe superior de servicio o jefatura máxima de la institución
u organismo mencionado en el artículo 1° en el cual hubiere cesado en
funciones, dentro de los 120 días siguientes a la selección de la modalidad de
pensión de aquellas señaladas en el numeral 2 del presente artículo. A partir
de esa fecha, el jefe antes mencionado podrá solicitar la información indicada
en el inciso primero del artículo 3°. Con todo, si dicho personal no presenta la
solicitud dentro de dicho plazo, se entenderá que renuncia al bono.

Para los trabajadores señalados en este artículo y que


sean beneficiarios del bono, éste se devengará de conformidad al artículo 8°,
según corresponda.

Este personal podrá acceder al bono siempre que


cese en funciones hasta el 31 de diciembre del 2024.

Artículo 15.- En caso que los trabajadores a que se


refieren los artículos 12 y 13, hayan optado por retirar excedentes de libre
disposición, la pensión de invalidez o vejez líquida para efectos de dichos
artículos será estimada según sea la modalidad de pensión que se encuentren
percibiendo al momento de presentar la solicitud para acceder al bono, de
acuerdo a lo siguiente:

1.- Renta Vitalicia Inmediata o Renta Vitalicia


Inmediata con Retiro Programado: se aplicará lo dispuesto en el inciso segundo
de la letra a) del numeral 3 del artículo 14. En el caso de la pensión de
invalidez se considerará la tasa de interés promedio implícita para esas
pensiones.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 166 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

2.- Retiro Programado o Renta Temporal con Renta


Vitalicia Diferida: el monto de la pensión de invalidez o vejez líquida, según
corresponda, será estimada incluyendo en el saldo de la cuenta de
capitalización individual los excedentes de libre disposición retirados.

La Superintendencia de Administradora de Fondos de


Pensiones solicitará a las administradoras de fondos de pensiones los
antecedentes necesarios para estimar la pensión de acuerdo a este artículo.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Artículo primero.- El personal mencionado en el


artículo 1° que a la fecha de entrada en vigencia de la presente ley tenga 65 o
más años de edad si son hombres o 60 o más años de edad si son mujeres,
accederá al bono en la mismas condiciones señaladas en los artículos
permanentes siempre que presenten la solicitud respectiva dentro de los 12
meses siguientes a dicha entrada en vigencia y cumplan con los requisitos
señalados en el artículo 2°. En este caso deberán renunciar voluntariamente a
su cargo o pensionarse por vejez según el decreto ley N° 3.500, de 1980,
dentro de los 12 meses contados desde la presentación de su solicitud. El
personal que no presente la solicitud de bono dentro del plazo señalado, se
entenderá que renuncia a él.

El jefe superior de servicio o la jefatura máxima que


corresponda, a partir de la publicación de la presente ley, se entenderá
facultado para requerir la información indicada en el inciso primero del artículo
3° respecto del personal señalado en el inciso anterior como del personal que
cumpla las edades establecidas en el numeral 4 del artículo 2° durante el año
2006.

Artículo segundo.- La presente ley entrará en


vigencia el 1 de enero del año 2006 o el día 1° del mes siguiente a la fecha de
su publicación en el Diario Oficial, si ésta fuera posterior a dicha data. Sin
embargo, el artículo 10 entrará en vigencia el año 2007.

Artículo tercero.- El mayor gasto que represente la aplicación de esta


ley, durante el año 2006, se financiará con los recursos provenientes del
“Fondo Bono Laboral” del artículo 6°. El aporte fiscal que se establece en la
letra c) del citado artículo se financiará mediante transferencias con cargo a las
provisiones dispuestas en la partida presupuestaria Tesoro Público de la Ley de
Presupuestos para dicha anualidad.

Artículo cuarto.- El personal a que se refiere el numeral 2) del inciso


tercero del artículo 8° que le resulte aplicable lo dispuesto en el artículo
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 167 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

primero transitorio, no quedará afecto a lo establecido en el artículo noveno de


la ley N° 19.882 siempre que cumpla con lo señalado en ese artículo transitorio
y postule al bono dentro del plazo señalado en dicho artículo.

Artículo quinto.- Las personas que se hayan acogido a la bonificación por


retiro voluntario a que se refiere el numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°
y aquellas que hubieren cesado en funciones, sea por renuncia voluntaria o por
obtención de pensión de vejez de conformidad al decreto ley N° 3.500, de
1980, en alguna de las calidades y organismos señalados en el inciso primero
del artículo 1° o en sus antecesores legales, tendrán derecho al bono que
establece esta ley, el que se devengará y pagará de conformidad a lo dispuesto
en el artículo 8° y en los incisos sexto y séptimo de este artículo, según
corresponda.

Las personas señaladas en el inciso anterior, tendrán derecho al bono


que establece esta ley siempre que cumplan con los requisitos copulativos
siguientes:

a) Haber obtenido la bonificación por retiro voluntario señalada en el


inciso anterior o haber cesado en funciones, sea por renuncia voluntaria o por
obtención de pensión de vejez de conformidad al decreto ley N° 3.500, de
1980, en alguno de los organismos mencionados en el inciso primero del
artículo 1° o en sus antecesores legales, durante el período comprendido entre
el 14 de noviembre de 2003 y la entrada en vigencia de la presente ley;

b) Tener las calidades mencionadas en el inciso primero del artículo 1°


en los referidos organismos o sus antecesores legales, tanto a la fecha del cese
de funciones indicado en la letra anterior, como con anterioridad al 1 de mayo
de 1981;

c) Estar afiliado al Sistema de Pensiones del decreto ley N° 3.500, de


1980, y haber cotizado en él por el ejercicio de su función pública;

d) Haber tenido a lo menos 20 años de servicios en las instituciones


señaladas en el artículo 1°, a la fecha del cese de funciones establecido en la
letra a);

e) Cumplir con lo dispuesto en el numeral 3° del artículo 2°.

Cuando se trate de personas afectas a este artículo


que se encuentren percibiendo pensiones de vejez del decreto ley N°3.500, de
1980, se le considerará como pensión de vejez líquida, aquella que hubieren
obtenido al mes siguiente del cese de sus funciones, descontadas las
cotizaciones obligatorias de salud. En caso que dichas personas hayan optado
por retirar excedentes de libre disposición, la pensión de vejez líquida para
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 168 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

efectos de este artículo, será calculada según sea la modalidad de pensión de


vejez que hubieren tenido a dicha data:

1.- Renta Vitalicia Inmediata o Renta Vitalicia


Inmediata con Retiro Programado: se aplicará lo dispuesto en el inciso segundo
de la letra a) del numeral 3 del artículo 14.

2.- Retiro Programado o Renta Temporal con Renta Vitalicia Diferida: el


monto de la pensión de vejez líquida, será estimada incluyendo en el saldo de
la cuenta de capitalización individual los excedentes de libre disposición
retirados.

Además, a dicha pensión se le sumará cualquiera otra


pensión y jubilación líquida que estuviere percibiendo por alguna de las ex –
cajas de previsión del antiguo régimen previsional fusionadas en el Instituto de
Normalización Previsional, por la Dirección de Previsión de Carabineros de
Chile, y por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional.

La Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones


solicitará a las administradoras de fondos de pensiones los antecedentes
necesarios para estimar la pensión de acuerdo a este artículo.

Para efectos de esta letra, se entenderá por remuneración promedio


líquida, el promedio de las remuneraciones mensuales percibidas durante los
12 meses inmediatamente anteriores al cese de funciones, actualizadas según
la variación del índice de precios al consumidor determinado por el Instituto
Nacional de Estadísticas, respecto de las cuales se hubieren efectuado
cotizaciones obligatorias, descontadas estas últimas.

f) Tener cumplidos 65 o más años de edad si son hombres y 60 o más


años de edad si son mujeres, al momento de la solicitud del bono.

Las personas afectas al presente artículo, presentarán sus solicitudes


ante el jefe superior de servicio o jefatura máxima de la institución u
organismo mencionado en el artículo 1° en el cual hubiere cesado en
funciones, a partir de la fecha de entrada en vigencia de esta ley y hasta
dentro de los 12 meses siguiente a ella. Con todo, si dichas personas no
presentan las solicitudes para acceder al bono dentro del plazo indicado, se
entenderá que renuncian a dicho beneficio.

Respecto de las personas mencionadas en el inciso primero que hubieren


obtenido la bonificación por retiro voluntario en virtud de lo dispuesto en el
inciso final del artículo octavo de la ley N° 19.882, el plazo para presentar la
solicitud para acceder al bono correrá a partir del cumplimiento de las edades
señaladas en el numeral 4° del artículo 3° y hasta los 12 meses siguientes a
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 169 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

ellas. Con todo, si dichas personas no presentan las solicitudes para acceder al
bono dentro de este plazo, se entenderá que renuncian a dicho beneficio.

A partir de la fecha de presentación de la solicitud del inciso anterior, la


referida jefatura se entenderá facultada para requerir la información señalada
en el inciso primero del artículo 3°.

Para efectos del presente artículo, en el caso del numeral 1) y letra a)


del numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°, el bono se devengará y pagará
a contar del mes subsiguiente de la fecha de la total tramitación del acto
administrativo que lo concede.

A las personas que cumplan con lo señalado en este artículo y se


hubieren acogido a los beneficios concedidos por el artículo 4° de la ley N°
20.044; el artículo primero transitorio de la ley N° 19.937; el artículo 6°
transitorio de la ley N° 19.933 y el artículo primero transitorio de la ley N°
19.813, se les considerará para efectos de la aplicación de lo dispuesto en la
letra b) del numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°, el monto del beneficio
percibido en virtud de las mencionadas leyes.”.

---

Acordado en sesiones celebradas los días 8 de noviembre y 14 y 20 de


diciembre, de 2005, con asistencia de los Honorables Senadores señores
Augusto Parra Muñoz (Presidente Accidental), Baldo Prokurica Prokurica
(Presidente Accidental), José Ruiz De Giorgio (Presidente Accidental), Julio
Canessa Robert y Marco Cariola Barroilhet; y en sesiones celebradas los días
17 de mayo y 5 y 6 de julio de 2006, con asistencia de los Honorables
Senadores señor Juan Pablo Letelier Morel (Presidente), señora Soledad Alvear
Valenzuela (señor Jorge Pizarro Soto) y señores Andrés Allamand Zavala (José
García Ruminot), Pablo Longueira Montes y Pedro Muñoz Aburto.

Sala de la Comisión, a 10 de julio de 2006.

MARIO LABBÉ ARANEDA


Secretario de la Comisión
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 170 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

RESUMEN EJECUTIVO
________________________________________________________
_____
PRIMER INFORME DE LA COMISIÓN DE TRABAJO Y PREVISIÓN
SOCIAL, ACERCA DEL PROYECTO DE LEY QUE MEJORA CONDICIONES
DE RETIRO DE LOS TRABAJADORES DEL SECTOR PÚBLICO CON BAJAS
TASAS DE REEMPLAZO DE SUS PENSIONES
(Boletín Nº 3.975-13)

I. PRINCIPALES OBJETIVOS DEL PROYECTO PROPUESTO POR LA


COMISIÓN: fundamentalmente, otorgar un bono post laboral a los
funcionarios públicos con bajas tasas de reemplazo de sus pensiones,
con el objeto de mejorar sus condiciones económicas de vida.

II. ACUERDOS: aprobado en general (5x0).

III. ESTRUCTURA DEL PROYECTO APROBADO POR LA COMISIÓN:


consta de quince artículos permanentes y cinco disposiciones
transitorias.

IV. NORMAS DE QUÓRUM ESPECIAL: no hay.

V. URGENCIA: no tiene.

VI. ORIGEN INICIATIVA: Cámara de Diputados. Mensaje de S.E. el


Presidente de la República.

VII. TRÁMITE CONSTITUCIONAL: segundo.

VIII. APROBACIÓN POR LA CÁMARA DE DIPUTADOS: 72 votos a favor,


uno en contra y una abstención.

IX. INICIO TRAMITACIÓN EN EL SENADO: 2 de noviembre de 2005.

X. TRÁMITE REGLAMENTARIO: primer informe.

XI. LEYES QUE SE MODIFICAN O QUE SE RELACIONAN CON LA


MATERIA: 1) la ley Nº 16.752, que fija organización y funciones y
establece disposiciones generales a la Dirección General de Aeronáutica
Civil; 2) la ley Nº 17.995, que concede personalidad jurídica a los
servicios de asistencia jurídica que se indican, en las regiones que se
señalan; 3) la ley Nº 18.348, que crea la Corporación Nacional Forestal y
de Protección de Recursos Naturales Renovables; 4) la ley Nº 18.632,
que crea Corporaciones de Asistencia Judicial de las Regiones de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 171 de 645

INFORME DE COMISION TRABAJO

Tarapacá y Antofagasta y les concede personalidad jurídica; 5) la ley Nº


18.838, que crea el Consejo Nacional de Televisión; 6) la ley Nº 18.962,
Orgánica Constitucional de Enseñanza; 7) la ley Nº 19.140, que
sustituye planta de personal del Servicio de Cooperación Técnica; 8) la
ley Nº 19.284, que establece normas para la plena integración social de
personas con discapacidad; 9) la ley Nº 19.813, que otorga beneficios a
la salud primaria; 10) la ley Nº 19.882, que regula nueva política de
personal a los funcionarios públicos que indica; 11) la ley Nº 19.933,
que otorga un mejoramiento especial a los profesionales de la educación
que indica; 12) la ley Nº 19.937, que modifica el decreto ley Nº 2.763,
de 1979, con la finalidad de establecer una nueva concepción de la
autoridad sanitaria, distintas modalidades de gestión y fortalecer la
participación ciudadana; 13) la ley Nº 20.044, que establece facultades
en materias financieras para las universidades estatales; 14) el decreto
ley Nº 3.500, de 1980, que establece nuevo sistema de pensiones; 15)
el decreto con fuerza de ley Nº 1-3.063, del Ministerio del Interior, de
1980, que reglamenta aplicación del inciso segundo del artículo 38 del
decreto ley Nº 3.063, de 1979; 16) el decreto con fuerza de ley Nº 1,
del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, de 2001, que fija el
texto refundido de la ley Nº 18.575, Orgánica Constitucional de Bases
Generales de la Administración del Estado; 17) el decreto con fuerza de
ley Nº 1, del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, de 2003, que fija
el texto refundido, coordinado y sistematizado del Código del Trabajo;
18) el decreto supremo Nº 2.421, del Ministerio de Hacienda, de 1964,
que fija el texto refundido de la ley Nº 10.336, sobre organización y
atribuciones de la Contraloría General de la República, y 19) el decreto
supremo Nº 291, del Ministerio del Interior, de 1993, que fija el texto
refundido de la ley Nº 19.175, Orgánica Constitucional sobre Gobierno y
Administración Regional.
_____________________________________________________________

Valparaíso, 10 de julio de 2006.

MARIO LABBÉ ARANEDA


Secretario de la Comisión
---
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 172 de 645

DISCUSION EN SALA

2.2. Discusión en Sala.


Senado. Legislatura 354, Sesión 33. Fecha 12 de julio, 2006. Discusión
general. Se aprueba en general.

BONO POSLABORAL PARA FUNCIONARIOS PÚBLICOS CON BAJAS


TASAS DE REEMPLAZO DE PENSIONES

El señor FREI, don Eduardo (Presidente).- Proyecto de ley, en segundo trámite


constitucional, que mejora las condiciones de retiro de los trabajadores del
sector público con bajas tasas de reemplazo de sus pensiones, con informe de
la Comisión de Trabajo y Previsión Social (Boletín Nº 3975-13).

--Los antecedentes sobre el proyecto (3975-13) figuran en los Diarios de


Sesiones que se indican:
Proyecto de ley:
En segundo trámite, sesión 44ª, en 2 de noviembre de 2005.
Informe de Comisión:
Trabajo, sesión 30ª, en 11 de julio de 2006.

El señor FREI, don Eduardo (Presidente).- Tiene la palabra el señor Secretario.


El señor HOFFMANN (Secretario).- El objetivo principal de la iniciativa es el
otorgamiento de un bono poslaboral a los funcionarios públicos con bajas tasas
de reemplazo de sus pensiones, con el propósito de mejorar sus condiciones
económicas de vida.
La Comisión de Trabajo y Previsión Social la discutió sólo en
general, y dio su aprobación a la idea de legislar por unanimidad (Senadores
señora Alvear y señores Allamand, Letelier, Longueira y Muñoz Aburto), en los
mismos términos en que lo hizo la Cámara de Diputados.
El texto correspondiente se consigna en el respectivo informe.
Cabe tener presente que durante la discusión particular el
proyecto deberá ser analizado también por la Comisión de Hacienda.
El señor FREI, don Eduardo (Presidente).- En discusión general.
Ofrezco la palabra.
Puede hacer uso de ella el Honorable señor Letelier.
El señor LETELIER.- Señor Presidente, permítame explicar brevemente que la
voluntad de la Comisión fue aprobar en general la iniciativa, a la espera de las
indicaciones que presentará el Ejecutivo. Después voy a precisar los aspectos
respecto de los cuales se solicitó, por consenso, más información e indicación
específica.
Este proyecto beneficia a los funcionarios públicos, tanto de los
servicios centralizados como de los descentralizados, a los trabajadores
municipales y de las universidades públicas. De acuerdo con los antecedentes
que se nos entregó, existe un universo potencial de beneficiarios de entre 110
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 173 de 645

DISCUSION EN SALA

mil y 130 mil personas. Se trata de trabajadores del sector público que cotizan
en AFP, quienes, de jubilarse, recibirían una pensión significativamente menor
al ingreso que percibían.
El propósito del proyecto no es como se ha indicado resolver el
problema previsional, sino otorgar un bono poslaboral de por vida a las
personas que cumplan ciertos requisitos. No se trata de una modificación a los
derechos previsionales propiamente tales. Esa reforma está pendiente.
Reitero: la iniciativa beneficia sólo a los funcionarios públicos que
están en las AFP, porque a ellos, en un período de sus vidas laborales, no se
les impuso por el total de sus ingresos, sino por el sueldo base, que
obviamente es menor. Además, hubo trabajadores que salieron perjudicados
por el bono de reconocimiento que se pagó cuando pasaron al actual sistema
de administradoras de fondos de pensiones, que consagró el decreto ley Nº
3.500.
¿Cuál es el alcance del proyecto?
Se establece que tendrán derecho a este bono poslaboral quienes
cumplan los siguientes requisitos: pertenecer al sector público; tener la edad
exigida para jubilar; contar con determinada tasa de reemplazo de pensiones,
y acceder a una pensión de vejez -después me referiré al tema de la base de
cálculo- igual o menor a 600 mil pesos en términos líquidos.
¿Cómo se calcula el beneficio? ¿Qué personas podrán obtenerlo?
Para ello es necesario determinar un cuociente, el que resulta de dividir el
monto mensual de la pensión líquida por las remuneraciones del último año.
Sobre este punto, hubo un debate en la Comisión en cuanto a qué elementos
permiten definir esta abstracción llamada “tasa de reemplazo”, considerando,
en particular, el concepto de pensión futura que se establece.
El Senado ha propuesto una base de cálculo, pero la Cámara de
Diputados planteó estimar la pensión líquida según el mecanismo de retiro
programado. Sobre esta modalidad, se señaló que el monto se calcula sólo
para el primer año de retiro.
Dado que este asunto es discutible, la Comisión acordó analizar
diferentes opciones. Lo primero es asegurar que el cuociente por definir sea el
más conveniente y abarque al mayor número de personas. Dejo constancia de
que esto se le planteó al Ejecutivo, por haber discrepancias respecto de cómo
estructurar el porcentaje de la tasa de reemplazo.
Por otra parte, el proyecto propone como requisito que los
trabajadores tengan una tasa de reemplazo líquida igual o inferior a 55 por
ciento. Sobre el particular, se discutió si tal valor era el correcto o no. Este
debate quedó abierto en la Comisión, pues se trata de un punto controversial.
Otro aspecto que se planteó, señor Presidente, dice relación a las
incompatibilidades indicadas para impetrar el bono. La iniciativa dispone que
todos los trabajadores del sector público que perciban una pensión líquida de
hasta 600 mil pesos podrán acogerse al beneficio. Sin embargo, establece
situaciones distintas según el nivel de ingresos.
Quienes registren un promedio de remuneraciones imponibles de
437 mil 500 pesos o menos -no importa el servicio público al que pertenezcan
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 174 de 645

DISCUSION EN SALA

ni las leyes especiales que los rijan- van a tener derecho, de forma inmediata,
al bono poslaboral de 50 mil pesos mensuales de por vida.
Pero no sucede lo mismo con los que perciban un monto mayor y
hayan trabajado en un servicio donde se apliquen leyes especiales de retiro. En
tal caso, la propuesta determina diferentes períodos de espera para acceder al
bono. Ello dependerá del monto de la bonificación por retiro voluntario.
Las normas especiales son la ley Nº 19.882, sobre Nuevo Trato
Laboral, que se aplica a los trabajadores afiliados a la ANEF, y otras vinculadas
a salud y a educación. Hay cuatro normativas respecto de las cuales se
establecen incompatibilidades, pero sólo se mantiene vigente la individualizada
precedentemente, pues las otras ya se extinguieron.
Cabe recordar que esta normativa legal dispone para las mujeres
diez meses de incentivo al momento del retiro, y para los hombres, nueve, lo
que influye en el periodo de espera.
Según el cálculo propuesto en el proyecto, lo máximo que algunos
trabajadores tendrían que esperar para recibir el bono de 50 mil pesos son
siete años, teóricamente. ¿Cómo opera el cómputo? Por ejemplo, si una
persona percibe un bono de 5 millones de pesos al jubilarse -esto es, la
bonificación por retiro-, para definir su tiempo de espera se calculará cuántos
meses deberían transcurrir hasta que dicha cantidad se acumule, considerando
un pago mensual de 50 mil pesos. Se trata de una operación de pago diferido.
Éste ha sido otro tema de discusión fuerte. Se debatió si es
adecuado que exista esta incompatibilidad; si el bono por retiro es un derecho
adquirido previamente o no. Esta materia es controversial, pues apunta a
precisar quiénes acceden a este beneficio.
En resumen, el proyecto señala que la tasa de reemplazo debe ser
igual o inferior a 55 por ciento, cifra que se obtiene de un cuociente definido en
su articulado. Pero ha habido discusión en cuanto a la incompatibilidad que
afecta a algunas personas para acceder al bono propuesto.
Además, se plantea un requisito adicional para tener derecho al
beneficio: a los que desempeñen un cargo de planta o a contrata y al
contratado conforme a las normas del Código del Trabajo se les exige la
renuncia voluntaria.
Para las personas de planta esto no reviste dificultad, pero sí para
quienes están a contrata. Se ha representado a la Comisión que los
contratados bajo las disposiciones del referido Código sí pueden verse
afectados, por cuanto hay derechos consagrados en él que los trabajadores
perderían al presentar la renuncia voluntaria.
Éste constituye otro tema de discusión y, sin duda, será objeto de
indicaciones.
En este mismo punto, hay un capítulo abierto respecto de la
situación del personal a honorarios. Tal debate excede el ámbito de la ley,
porque se supone que toda persona que se encuentre en relación de
subordinación y dependencia, sin importar el método de pago, está regida por
el Código del Trabajo. Por lo tanto, queda pendiente la pregunta de qué pasa
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 175 de 645

DISCUSION EN SALA

con quienes están en dicho régimen y cumplen los demás requisitos (de edad,
de permanencia, de años de cotización, etcétera) para impetrar el beneficio.
Este asunto se discutió en la Comisión, donde, por su carácter
controversial, no quisimos avanzar mayormente en él. Decidimos esperar las
indicaciones que se formulen.
Señor Presidente, es importante señalar que el proyecto, que nace
de la voluntad de todos por concretar esta ayuda, está concebido -digo esto a
modo de recordatorio- como un apoyo para los funcionarios públicos que
perciben los menores ingresos del aparato estatal.
El beneficio, sin duda, está dirigido primero a ese porcentaje de
personas que están en edad de jubilar y que cotizan en el sistema de las AFP.
Insisto: está pensado para aquellos funcionarios de menores ingresos.
Esta materia también ha sido tema de discusión por parte de las
personas que nos acompañaron.
La filosofía del proyecto es que se trata de un bono poslaboral
dirigido en particular, según la estimación entregada, al 60 por ciento de
funcionarios públicos afiliados a administradoras de fondos de pensiones. La
iniciativa se encuentra orientada al segmento de menores ingresos.
En la Comisión se alzaron voces que plantearon que el bono
debería ser más diferenciado respecto de personas con mayores
remuneraciones, porque para las vinculadas al Ministerio de Hacienda, por
ejemplo -por su rol se hallan en un nivel superior de ingreso y en el momento
de acogerse a retiro obtienen una pensión de 590 mil pesos-, 50 mil pesos no
representan nada. Pero esta suma adicional importa una diferencia muy
grande en quienes laboran en el sector Salud y jubilan con 100 mil o 120 mil
pesos.
Por último, señor Presidente -no lo mencioné antes, porque lo
había olvidado-, existía una duda acerca del cálculo de la tasa de reemplazo, lo
cual quedó despejado en la Comisión.
Se trata de dos temas. Uno de ellos tiene que ver con una norma
relativa a las personas que perciben otros ingresos. La letra a) del número 3
del artículo 2º se refiere a cómo se calcula la pensión por recibir. Se dispone
que al interesado “se le sumará cualquiera otra pensión y jubilación líquida que
estuviere percibiendo por alguna de las ex cajas de previsión”, incluida la
Dirección de Previsión de Carabineros.
Se entiende que quedan excluidas las pensiones percibidas no por
quienes fueron sus causantes. Por ejemplo, la de viudez no entra en el cálculo,
lo que fue una de las inquietudes planteadas. Así quedó absolutamente
establecido. Es bueno aclararlo, para efectos de información.
De la misma forma, respecto de algunos funcionarios públicos se
da la situación de que al jubilar podrían recibir una pensión por debajo de la
mínima con garantía estatal. Y se ha suscitado una discusión también acerca
de cómo se calcula la tasa de reemplazo y si podría originarse un perjuicio.
Porque ese monto que pasarían a recibir algunos empleados, en especial del
sector Salud, automáticamente se aumentaría. La pregunta es si tienen
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 176 de 645

DISCUSION EN SALA

derecho o no al bono en caso de quedar por sobre el 55 por ciento de la tasa


de reemplazo.
Sobre el particular, el Ejecutivo planteó que mediaba la absoluta
voluntad de precisar que en ningún momento se quiso excluir a esas personas
del derecho al bono poslaboral.
Señor Presidente, dejo hasta ahí la información sobre el debate
registrado y el alcance del proyecto, indicando que desde el Ejecutivo se
expresó que se iban a recoger varias de las inquietudes en cuanto a cómo se
calcula la tasa de reemplazo, cuál es el universo efectivamente beneficiado y
cómo evitar situaciones que pudieran limitar el acceso de quienes queden con
pensiones bajas.
Pero se reiteró y clarificó que la pensión poslaboral no apunta a
introducir un cambio al sistema previsional y no colisionaría con las otras
normas de una futura reforma de él.
Y de la misma manera insistimos en que se revisaran las
incompatibilidades, lo que fue una posición unánime de la Comisión.
Se vislumbró, por lo menos, alguna luz en un túnel que hasta
ahora ha sido un poco oscuro cuando se ha planteado en otros debates.
Es cuanto puedo informar, señor Presidente.
Solicito que se apruebe en general, a la espera de indicaciones,
entre ellas las del Ejecutivo.
El señor FREI, don Eduardo (Presidente).- Se hallan inscritos cuatro señores
Senadores.
Si le parece a la Sala, se abrirá la votación y se prorrogará el
Orden del Día hasta el despacho del proyecto.
Acordado.
En votación.
--(Durante la votación).
El señor FREI, don Eduardo (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor
Bianchi.
El señor BIANCHI.- Señor Presidente, el proyecto de ley en debate es fruto de
un largo proceso que busca entregar condiciones de justicia a los trabajadores
del sector público afectados por el denominado “daño previsional”.
Ello, dentro de un proceso mayor que hace tiempo se ha querido
iniciar, como es la modernización del Estado, que hasta la fecha encuentra sólo
soluciones parciales, sin ser enfrentado de manera integral y suficiente,
quedando siempre la sensación de que se establecen parches para evitar un
colapso general del complejo aparataje central y descentralizado.
Sin perjuicio de apoyar la iniciativa -que intenta mejorar las
condiciones de retiro de los trabajadores del sector público-, creo que dicho
proceso de modernización debe incluir una profunda regularización, por
ejemplo, de los funcionarios a contrata y a honorarios, privados de sus
legítimos derechos por hallarse excluidos de las plantas de personal, así como
avanzar decididamente, en general, en un proceso descentralizador verdadero
de nuestro Estado unitario, tema que debe ser prioritario en la agenda del
Gobierno. En cuanto a esto último, muchas de las dificultades en relación con
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 177 de 645

DISCUSION EN SALA

las pensiones, como ocurre con el daño previsional, se evitarían si mediara una
efectiva descentralización.
Igualmente aprovecho el análisis que dice relación al daño
previsional experimentado por nuestros adultos mayores, para reiterar en la
Sala la petición al Gobierno para que de la misma forma se repare la deuda
previsional -la he denominado “prehistórica”- que mantiene con los jubilados
de la Región de Magallanes, defraudados en los legítimos derechos que les
otorgó una ley especial, la que ha sido desconocida hasta la fecha.
Las demandas sociales, como las formuladas por los diversos
gremios involucrados en la normativa en estudio, son del todo justas y
atendibles. Es de esperar que podamos avanzar decididamente en su pronta
revisión, al igual que respecto de tantas otras existentes en nuestra sociedad,
como la relativa a las deudas, también prehistóricas, con los profesores y las
de otros grupos de jubilados que luego de más de quince años de democracia
aún esperan una respuesta.
Voto a favor.
El señor FREI, don Eduardo (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor
García.
El señor GARCÍA.- Señor Presidente, el que nos ocupa es, sin duda, un
proyecto polémico, porque nació como respuesta del Gobierno del Presidente
Lagos al llamado “daño previsional”.
Y digamos las cosas como son: durante muchos años se mantuvo
ilusionados a los funcionarios públicos con la idea de volver al antiguo sistema,
de reafiliarse al Instituto de Normalización Previsional, para que pudieran
jubilar con una pensión muy cercana a su última remuneración.
Con posterioridad, el ex Senador señor Andrés Zaldívar, hoy
Ministro del Interior, elaboró un plan para crear un fondo con miras a que la
respectiva administradora de fondos de pensiones pagara las pensiones de
aquellos servidores, calculadas en la forma como lo hace el INP, hasta que
duraran los recursos, y luego de ello siguiera haciéndolo el Fisco.
Tal planteamiento -que ni siquiera alcanzó a ser proyecto de ley,
dado que, obviamente, los parlamentarios carecemos de iniciativa en estas
materias- fue profusamente difundido en todo el país. Y hasta el día de hoy
nos preguntan qué pasó con la “Ley Zaldívar”; cuándo aprobamos la “Ley
Zaldívar”. Porque, por desgracia, señor Presidente, muchas veces nosotros
mismos, con nuestras actuaciones, desinformamos a la ciudadanía y
generamos un enorme daño en el necesario prestigio y consideración que los
ciudadanos deben tener del Congreso Nacional.
Por lo tanto, cuando surge el bono de 50 mil pesos como
respuesta al llamado “daño previsional", nace como una medida insuficiente.
Las expectativas generadas eran muchísimo más altas y, por lo tanto, las
opiniones están divididas. Algunos sectores del ámbito público quieren que el
proyecto se apruebe; otros preferirían que se rechazara. Todo depende de
quién represente a uno y otro. Aquellos gremios que representan a los
funcionarios que finalmente obtendrán el mínimo garantizado por el Estado son
partidarios de él, pues la entrega de un bono de 50 mil pesos a quien obtendrá
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 178 de 645

DISCUSION EN SALA

una jubilación de aproximadamente 75 mil lo ayuda bastante. En cambio, para


los profesores y los profesionales de la salud, cuyas pensiones probablemente
sean cercanas a 400 mil o 350 mil pesos, esa suma obviamente no representa
una solución ni significa un aporte importante a su futura pensión.
En todo caso, creo que el beneficio propuesto es mejor que nada.

Por lo tanto, a título personal, votaré a favor de la idea de legislar,


esperando sinceramente que durante la discusión particular perfeccionemos el
proyecto. Eso aguardan miles y miles de funcionarios públicos, muchos de los
cuales están esperanzados en la aprobación de esta iniciativa legal para
acogerse a jubilación. Una vez que así suceda, ello permitirá un recambio
generacional en la Administración Pública o, por lo menos, en parte de ella.
Hoy día hay mujeres de 70 años y más que se desempeñan en los
hospitales como técnicos paramédicos. En los turnos que deben cumplir, una
sola persona tiene que atender a ochenta enfermos. ¿Qué me han dicho esas
funcionarias? "Senador, cuando yo tenía 35 años era capaz de correr toda la
noche para atender ochenta enfermos. Hoy día tengo 70 años y no puedo
hacerlo. Y, por lo tanto, en más de una oportunidad me equivoco en algún
procedimiento o dejo de ver a algún paciente.".
Esas personas nos piden dramáticamente que solucionemos su
problema. Si hoy día su sueldo alcanza los 200 mil pesos, no pueden jubilar
con 70 mil. Eso es injusto y constituye un abuso, porque estamos hablando de
trabajadores que probablemente tienen 35, 40, 45 y hasta 50 años de servicio.
Y esto se origina -como bien señaló el Senador señor Letelier en
su exposición- porque a tales servidoras, durante gran parte de su vida
laboral, se les impuso por una parte mínima de sus remuneraciones.
Por lo tanto, aprobaré la idea de legislar con la esperanza de que
en la discusión particular podamos revisar la tasa de reemplazo, que el
proyecto establece en 55 por ciento, y ver si con tal porcentaje estamos
apuntando a que el beneficio llegue a las pensiones más bajas o si estamos
marginando de él a personas que reciben o recibirán pensiones de ese rango.
Asimismo, me parece que debemos estudiar el monto del bono. Ya
lo señalé anteriormente: un bono de 50 mil pesos para personas con pensiones
superiores a 250 mil o 300 mil pesos representa bastante poco.
Y, por supuesto, es preciso analizar la incompatibilidad que el
proyecto consagra respecto del bono con otros beneficios de los trabajadores,
en particular con la asignación por retiro establecida en la llamada "Ley ANEF".
El recálculo que ha de realizarse y que atrasa la entrega del bono es una
materia que debemos revisar, porque el objetivo del proyecto en definitiva
consiste en hacer justicia, conceder un reconocimiento a los trabajadores del
sector público que han cumplido una vida de servicios y, a la vez, permitir el
necesario recambio generacional.
En la actualidad hay altas tasas de desocupación. Yo les aseguro,
Honorables colegas, que podrían crearse muchos empleos estables al dar tiraje
a la chimenea y permitir que jubilen en condiciones dignas miles de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 179 de 645

DISCUSION EN SALA

funcionarios públicos que hoy no lo pueden hacer dado el bajo monto de las
pensiones.
El señor FREI, don Eduardo (Presidente).- Tiene la palabra la Honorable señora
Matthei.
La señora MATTHEI.- Señor Presidente, en el mundo se aplican en general dos
filosofías distintas sobre las pensiones.
La primera tiende a entregar una jubilación universal a todas
aquellas personas que superan cierta edad o que, por invalidez o enfermedad,
no pueden trabajar. La pensión asistencial se otorga independientemente de
que hayan cotizado o no. Se entrega sencillamente para que aquéllas puedan
subsistir atendidas sus condiciones de salud, de incapacidad o de vejez.
La otra filosofía consiste en otorgar una pensión que guarde
relación con lo que la persona ganaba. Para ello generalmente existen los
sistemas de reparto o los de capitalización individual. En este caso, la pensión
se calcula en proporción a las remuneraciones que el causante obtuvo mientras
cotizaba y se hallaba en servicio activo.
Por ejemplo, si una persona se invalida, muere o se ve aquejada
por una enfermedad profesional durante su edad activa, se establecen
fórmulas de reemplazo que generalmente oscilan en alrededor de 70 por ciento
de su sueldo. Esa suma es considerada aceptable internacionalmente.
Respecto de las pensiones de vejez, también rige el 70 por ciento,
ya sea en sistemas de reparto o en los de capitalización individual. En este
último caso, se calcula una tasa de cotización que, unida a una cierta
rentabilidad esperada, permita a un trabajador promedio, sin demasiadas
lagunas, obtener una pensión aproximada a ese porcentaje de sus
remuneraciones.
Prácticamente, ningún país del mundo deja de tener ciertos
elementos de esta segunda filosofía, conforme a la cual las pensiones guardan
alguna relación con el sueldo que ganaban mientras cotizaban y se
encontraban en edad activa.
En razón de tal filosofía, la solución propuesta por el proyecto
para reparar el daño previsional es absolutamente inaceptable, pequeña,
injusta y técnicamente incorrecta. Es técnicamente incorrecta porque rompe de
modo absoluto la proporción que debe existir entre la futura pensión de una
persona y su remuneración.
Al darse un bono fijo, independientemente de la remuneración, se
rompe con la filosofía de que la pensión debe guardar cierta relación con el
sueldo. Por lo demás ello es indispensable, porque lo que se trata de obtener
con el sistema de pensiones es que la persona que deja de trabajar, sea por
vejez o invalidez, no sufra un cambio de vida dramático. Y, en ese sentido, el
proyecto es absolutamente inaceptable.
Además, la propuesta es doblemente inaceptable, porque a
principios de los Gobiernos de la Concertación, específicamente en el del
Presidente Aylwin, se dio una solución parcial al problema.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 180 de 645

DISCUSION EN SALA

El daño previsional se originaba porque miles de trabajadores del


sector público tenían una cotización cercana, en promedio, a la tercera parte
de su sueldo. El resto no era imponible.
Estas personas cotizaban en el mismo sistema y con idénticas
tasas. Todas pertenecían al régimen antiguo. Algunas se traspasaron a una
AFP; otras no. Llegó el Gobierno de Aylwin y dio una solución que significó un
tremendo regalo -del cual me alegré-, pero sólo para quienes se quedaron en
el antiguo sistema. Desde ese punto de vista, fue de una odiosidad y de una
discriminación inaceptables.
En el régimen de reparto, las pensiones se calculan sobre la base
de las imposiciones efectuadas los últimos 5, 7 ó 10 años. Y lo que hizo la ley
dictada bajo el Gobierno de Aylwin fue considerar exclusivamente un año: el
final. Como ahí ya se había cotizado sobre el total, el efecto de la subcotización
sufrida durante mucho tiempo por los trabajadores del Estado se diluyó por
completo en el antiguo sistema.
Sin embargo, tal solución, si el Gobierno estaba dispuesto a
regalar ese dinero -lo que considero aceptable y hasta normal, por tratarse de
una deuda del Fisco-, debió ir acompañada de un incremento sustantivo en el
monto de los bonos de reconocimiento. Éstos debieron aumentarse en 200 por
ciento. No estoy diciendo "a" un 200 por ciento, sino "en" un 200 por ciento. O
sea, tendrían que haberse triplicado, cosa que no se ha hecho hasta el día de
hoy.
Más aún, a quienes se cambiaron al nuevo sistema se les debió
haber enterado en sus respectivas cuentas de capitalización las sumas que se
les adeudaban. Ésa hubiera sido la solución técnicamente correcta y, además,
justa. No obstante, señor Presidente, la Concertación siempre ha querido
castigar a los que optaron por el sistema de AFP. Lo ha hecho una y otra vez,
como con la ley dictada bajo el Gobierno de Aylwin. Les dije hasta que me dio
puntadas que era injusto, porque el problema lo sufrieron todos: tanto los que
se quedaron en el antiguo sistema como quienes se traspasaron al nuevo. Pero
no hubo un solo oído que escuchara.
Una y otra vez lo hemos repetido en esta Sala, también, cuando
se presentan los aguinaldos de Fiestas Patrias y de Navidad, que únicamente
se otorgan para los beneficiarios de pensiones mínimas del antiguo sistema y
no para quienes reciben pensiones mínimas de una AFP. Son tan pobres éstos
como aquéllos, pese a lo cual se les da a unos y no a los otros. En cuanto al
bono de invierno, nos costó dos años convencer al Ministro de Hacienda que
debía ser entregado a todos los beneficiarios de pensiones mínimas.
Finalmente lo logramos.
Pero hay muchos ámbitos donde se sigue discriminando a las
personas que se cambiaron a una administradora de fondos de pensiones,
porque -digámoslo con claridad- la Concertación no puede aceptar el sistema
de AFP sencillamente por haber sido implementado durante el Gobierno militar.
Y, por tanto, castiga una y otra vez a toda la gente del nuevo sistema por el
solo hecho de haber optado por él.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 181 de 645

DISCUSION EN SALA

Señor Presidente, nosotros hemos señalado que la solución


técnicamente correcta consiste en triplicar el bono de reconocimiento a todos
quienes trabajaron en el sector público, respecto del período indicado en dicho
documento, y aumentarlo en 200 por ciento, con los intereses y reajustes que
procedan, en lo que atañe al período cotizado en una AFP. Eso es lo que
corresponde. Ésa es la solución técnicamente correcta, y es la solución justa,
además. Porque es lo que se dio a los afiliados del antiguo sistema, y yo no
veo por qué la Concertación, si estuvo dispuesta a dar una solución
técnicamente correcta a los del antiguo sistema, no adopta la misma
disposición también en cuanto a los del nuevo sistema.
Lo que hace el proyecto es seguir castigando a los cotizantes de
AFP, y eso es inaceptable. Un trabajador que gana 600 mil pesos -un buen
sueldo, pero que no permite afirmar que se trata de una persona rica- puede
terminar jubilando con 200 mil pesos, lo cual significa un cambio dramático en
el estilo de vida de una familia. ¿Dónde está el 70 por ciento comprometido
como tasa de reemplazo?
Además, señor Presidente, nosotros hemos señalado que aquello
no sólo se debe hacer, sino que también se puede hacer.
La verdad es que el Estado continuamente abusa de los
trabajadores fiscales. Lo hace cuando los tiene a honorarios, cuando no les
paga vacaciones, cuando no les da pre ni posnatal... ¡Para qué voy a seguir! Lo
hemos visto tantas veces acá. Abusó cuando a sus funcionarios les cotizaba
sobre la tercera parte de lo que ganaban, y sigue abusando ahora, por
ejemplo, en el proyecto sobre plantas de Investigaciones, donde nuevamente
se establece una asignación no imponible.
¿Hasta cuándo se va a continuar con esta forma de abuso de los
trabajadores fiscales?
Entonces, señor Presidente, en este momento están los recursos.
Porque uno podría entender que el Fisco recurrió a esa situación desesperada
cuando el país estaba prácticamente quebrado. Pero hoy a Chile le sobra plata.
El problema es que no la podemos gastar toda de un viaje porque
terminaríamos liquidando el tipo de cambio y, por lo tanto, eliminando también
a las empresas exportadoras y a las que compiten con las importaciones. Sin
embargo, aquí no habría ningún efecto sobre el tipo de cambio, pues
sencillamente reemplazaríamos ahorro público por ahorro privado.
Si, en el fondo, sacamos dinero de los ahorros del cobre y lo
metemos en los bonos de reconocimiento o en las cuentas individuales de los
afiliados a las AFP en cuestión, no se produce efecto alguno sobre el tipo de
cambio, ni sobre la demanda agregada, ni sobre ninguna variable
macroeconómica. Estas sumas comenzarían a entrar paulatinamente en la
economía en la medida en que tales personas jubilaran y empezaran a recibir
mejores pensiones.
En mi caso, señor Presidente, estoy totalmente en contra de este
proyecto, porque lo considero una burla para los cotizantes de AFP que
creyeron en el nuevo sistema, independientemente de si éste le gustaba o no a
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 182 de 645

DISCUSION EN SALA

la Concertación. La gente no tiene por qué pagar por una decisión económica
que tomó durante un Gobierno que a esa coalición no le agrada.
Y estoy en contra porque, si el proyecto es aprobado, la
Concertación sentirá que ha cumplido pagando el daño previsional, cuando en
realidad no ha cumplido con nada.
Aquí hay una discriminación absoluta e inaceptable en contra de
los afiliados a las AFP. Así que por lo menos yo, señor Presidente, voto que no.
El señor FREI, don Eduardo (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor
Muñoz Aburto.
El señor MUÑOZ ABURTO.- Señor Presidente, Honorables colegas, la iniciativa
que analizamos avanza en un problema de larga data, iniciado desde el
momento mismo de la creación del nuevo sistema de pensiones.
Muchos funcionarios del sector público fueron obligados a
traspasarse a las administradoras de fondos de pensiones, como los propios
afectados lo han señalado en diversas ocasiones, tanto en la Cámara de
Diputados como en el Senado. Y, más aún, vieron mermados sus haberes
previsionales al realizarse cálculos erróneos de éstos o subdeclararse sus
remuneraciones. El Senado ya tuvo la oportunidad de abordar el tema hace
algunas semanas al analizar el proyecto que crea nuevos escalafones en las
plantas de la Policía de Investigaciones de Chile.
Tal situación, como decía, se arrastra por largos años y ha traído
un enorme problema social y laboral. Muchos funcionarios han debido
abandonar sus labores en condiciones muy precarias, con pensiones que no
representan el nivel real de sus ingresos y esfuerzo. Otros, en tanto, han
permanecido en funciones hasta muy avanzada edad, por cuanto jubilar,
ejerciendo su legítimo derecho, los condena a la pobreza segura.
No es extraño entonces, señor Presidente, que, como lo
demuestra un detallado estudio realizado por agrupaciones de funcionarios
fiscales, nos encontremos en la Administración Pública con trabajadores de 70
años, 80 o incluso más, a quienes, en los hechos, se les impide ejercer su
derecho a pensionarse producto del problema mencionado.
El proyecto que analizamos pretende reparar en parte esa
situación. Digo "en parte", porque no soluciona el daño previsional. El que
estamos tratando no es un asunto previsional, sino un bono poslaboral que
permite mejorar las condiciones de retiro de los trabajadores del sector
público, aliviando, aunque no subsanando íntegramente, los errores cometidos.
Sin embargo, ese bono, a pesar de todo, resulta muy significativo
para muchos trabajadores que tienen remuneraciones o pensiones bajísimas.
Todos conocemos en nuestras Regiones a funcionarios públicos
que están jubilando con pensiones de 60 ó 70 mil pesos. Indudablemente, en
esos casos, un bono de 50 mil pesos les hará más llevadera su precaria
situación. Sabemos que esa cifra sigue siendo insuficiente, que no resuelve por
completo sus problemas económicos y sociales y que no responde a la
reparación total del daño causado, pero constituye -según los técnicos del
Ministerio de Hacienda- el mayor esfuerzo que en estos momentos el Fisco
puede realizar y representa una inmensa inversión de recursos públicos.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 183 de 645

DISCUSION EN SALA

Pero insisto, aquí no se trata de un tema previsional, sino de un


bono poslaboral que entrega el Estado para reparar en parte los perjuicios
económicos y sociales que sufre una persona cuando es excluida de la
Administración Pública.
Por ello, deseo expresar mi apoyo al proyecto, en el
convencimiento de que en la Comisión del Trabajo, con las indicaciones y
observaciones que se le incorporen, abordaremos en forma seria y viable una
materia cuya solución ha tardado mucho tiempo y que de seguir dilatándose
perjudicará aún más a los funcionarios del sector público. Pero también lo
respaldo en el entendido de que constituye un paso que, espero, pueda
adicionarse en el futuro, cuando las disponibilidades del erario lo permitan.
Nosotros, los socialistas, como todos los Parlamentarios de la
Concertación, queremos mejorar la situación de los servidores públicos que se
pensionan con rentas muy escuálidas, las cuales constituyen la tercera parte
de las remuneraciones que reciben en actividad.
Por eso, la Comisión de Trabajo tendrá la gran responsabilidad de
perfeccionar lo más posible el proyecto para despachar una ley a plena
satisfacción de los empleados fiscales.
He dicho.
El señor HOFFMANN (Secretario).- ¿Cómo vota, Su Señoría?
El señor MUÑOZ ABURTO.- Voto a favor.
El señor FREI, don Eduardo (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor
Longueira.
El señor LONGUEIRA.- Señor Presidente, la verdad es que después de la
brillante intervención de la Senadora señora Matthei es bastante poco lo que
uno puede agregar.
Nosotros votaremos a favor en general el proyecto, porque
entendemos que estamos legislando para corregir o terminar con el daño
previsional. Éste no se subsana en el texto en debate. Pero, tal como lo hemos
señalado los Senadores de la Alianza, no lo aprobamos exactamente -como
dijo el señor Secretario en su relación- en los mismos términos como viene de
la Cámara de Diputados, porque falta pronunciarnos en particular sobre la
iniciativa.
La materia que aborda la normativa en análisis tuvo su origen en
negociaciones llevadas a cabo entre agrupaciones del sector público y el
Ejecutivo, en 2001, con el objeto de solucionar el daño previsional. Sin
embargo, como el Gobierno no otorgó los recursos necesarios para que tales
gremios sintieran que efectivamente se reparaba del todo aquél, el resultado
terminó siendo lo que habitualmente ocurre en las Comisiones: un camello. Y a
ese camello lo denominaron “bono poslaboral”, que, en el fondo, para las
agrupaciones no significa resarcir el daño previsional.
Es importante dejar en claro que esa solución no satisfizo a
ninguna de las organizaciones, ni a las que firmaron el acuerdo, ni a las que no
lo hicieron.
Cabe destacar que entre las que no suscribieron dicho acuerdo
con el Ejecutivo el año recién pasado se hallan la CUT, la ANEF y el Colegio de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 184 de 645

DISCUSION EN SALA

Profesores. Es decir, las tres agrupaciones más masivas del sector público. Y
de las que participaron en la Comisión y que sí lo firmaron, varias señalaron
que lo habían hecho bajo presión, y otras, porque ya no había opción y recibir
algo era mejor que nada.
Entonces, resulta fundamental tener en cuenta que hoy día se
presenta este proyecto como un bono poslaboral, porque en el fondo no
cumplió el objetivo original de solucionar el daño previsional. Y preciso lo
anterior, pues en la discusión en particular haremos presentes algunas
materias del texto en debate que no compartimos.
Tal como sostuvo la Senadora señora Matthei, aquí se establece
un bono de 50 mil pesos fijos que carece de todo vínculo con la remuneración.
Por decirlo de alguna forma, pienso que al sector público chileno lo podemos
encasillar masivamente en la clase media. Por lo tanto, para alguien que
percibe una renta de 600 mil a 700 mil pesos es mucho más dramático pasar a
tener un ingreso de 200 mil. Y no solucionamos a nadie de la clase media -
profesionales y técnicos- esa realidad que enfrenta al momento de jubilarse.
Nadie querrá pensionarse.
Por consiguiente, no pretendamos creer que el proyecto generará
un tiraje de la chimenea, porque nadie con rentas por sobre el corte que aquí
se establece se acogerá a retiro. Porque esas personas aún tienen hijos en la
universidad, viven “bicicleteando” y -como todos sabemos- llevan una mochila
de gastos que no les permite jubilar.
El bono de 50 mil pesos significará, a quienes están en torno al
corte de los 600 mil pesos, una tasa de reemplazo o un aumento en la
jubilación de 15 por ciento, lo cual hará que los trabajadores permanezcan en
la Administración Pública. Y, como hizo presente el Honorable señor García, a
los 15 años se tiene capacidad física para hacer muchas actividades que a los
60, 65, 70, incluso 80 u 86 años –edad, esta última, de uno de los afiliados a
esas agrupaciones- no se pueden realizar.
¿Qué tiraje habrá en la Administración Pública? Obviamente, se
producirá en el nivel de quienes el bono de 50 mil pesos representa un
incremento significativo de pensiones, que son básicamente los que perciben
rentas más bajas. Por lo tanto, va a haber una movilidad de servidores
públicos que no se hallan en los rangos técnicos y profesionales, que es donde
debemos generar el mayor tiraje, especialmente en el caso de los profesores.
Por otra parte, me parece muy importante lo planteado por la
Senadora señora Matthei, en el sentido de que se establece dicho bono sin
ningún vínculo con la renta. De manera que nadie puede afirmar que aquí se
soluciona el daño previsional, porque éste se relaciona con las imposiciones
que el Estado dejó de hacer a los empleados fiscales durante su vida laboral. Y
nada tiene que ver si ellos permanecieron o no en el sector público, ni con lo
establecido en el decreto ley Nº 3.500.
Lo que ocurrió es que, efectivamente, se generó una
discriminación enorme, sin ningún otro criterio que no sea el ideológico,
político, y se dijo: “Señor A, usted que está en el INP tendrá tal previsión”. Y
aun cuando, afortunadamente, se han ido resolviendo los problemas a través
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 185 de 645

DISCUSION EN SALA

de distintos cuerpos legales, para quienes permanecieron en las AFP no ha


habido solución alguna, pues la que se propone en la iniciativa pretende ser la
primera.
El segundo punto que deseo abordar dice relación al
establecimiento de una tasa de reemplazo en 55 por ciento. Y como hizo
presente la Honorable señora Matthei, aquélla fluctúa, en general, en torno a
70 y 75 por ciento. Así también lo señalaron los asesores del Ministerio del
Trabajo, y de ese rango son los parámetros internacionales. De modo que no
veo ninguna razón para no fijar una tasa con ese porcentaje.
Ésa fue la demanda planteada por las agrupaciones y constituyó
una de las causales para no suscribir el acuerdo con el Ejecutivo. Y, según
entiendo, la Comisión Marcel estableció ese mismo criterio. Por lo tanto, esa
exigencia es algo que debemos apoyar, porque soluciona parte del problema.
Si fijamos una tasa de reemplazo en 55 por ciento, mucha gente no se va a
pensionar. Es decir, no desearán pasar a percibir un ingreso que será la mitad
del que está recibiendo y va a continuar cinco, seis, diez años más en la
Administración Pública, por la imposibilidad de sustentar sus gastos familiares
con una remuneración disminuida en 50 por ciento.
Además, establecen la tasa de reemplazo sumando a los
funcionarios públicos cualquier otra pensión que reciban. O sea, si existe una
pensión de viudez, la cual no tiene ningún vínculo con la relación laboral con el
Estado, se suma para los efectos del cálculo, lo que es del todo absurdo. Y,
obviamente, esperamos que eso sea eliminado, pues se trata de un derecho
generado por otra persona; por ejemplo, el cónyuge. De modo que, para
calcular “su pensión”, el Estado no tiene por qué sumar un beneficio causado
por un tercero.
El tercer punto -ya lo manifestó el Senador señor García- se
refiere a que este bono se hace incompatible con la Ley ANEF. ¿Por qué, si
tampoco esa ley fue una solución? Entonces, cabe preguntar qué razón hay
para excluir del proyecto en debate a funcionarios que reciben el beneficio allí
consagrado, cuyo objetivo es modernizar el sector público y dar debido
descanso a miles de chilenos que han servido al país por décadas y no pueden
jubilar porque el Estado chileno sólo ha impuesto -tal como señaló la
Senadora señora Matthei-, históricamente, en torno a un tercio de sus
remuneraciones.
Por último, lo que causa mayor indignación a las agrupaciones
sindicales -me he referido básicamente a los trabajadores de planta y a
contrata- es que a todos aquellos que se encuentran bajo el régimen del
Código del Trabajo se los obliga a renunciar a su cargo en forma voluntaria.
Si presentáramos esto para el sector privado, sería un escándalo.
O sea, en el fondo, se le dice al trabajador: “Usted se acogerá al bono si
renuncia a las indemnizaciones que le corresponden”. Eso es lo que se les está
manifestando a quienes se rigen por el Código Laboral.
La verdad es que las indemnizaciones constituyen un legítimo
derecho de todos los trabajadores. Y no vemos ninguna justificación para que
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 186 de 645

DISCUSION EN SALA

quienes se encuentran regidos por el Código del Trabajo no puedan recibir el


bono si no renuncian a ellas.
Por eso -porque no es el sentido de esta discusión extenderse en
los detalles del proyecto-, quiero dejar claro, al menos en este trámite, que
votaremos a favor de la idea de legislar exclusivamente porque entendemos
que la iniciativa va a resolver el daño previsional. De lo contrario, en la
discusión particular plantearemos nuestros puntos de vista, pues no queremos
más soluciones de parche. Creemos que debemos abordar el problema en
forma definitiva. El país tiene recursos suficientes para ello. De no hacerlo,
tendremos permanentemente a todas las organizaciones de empleados
públicos del país demandando el término del daño previsional, porque no
sienten que éste sea el proyecto de ley que lo repara.
A lo mejor al Estado le va a terminar costando mucho más, pues
las organizaciones a las cuales escuchó la Comisión de Trabajo consideraron
que se trataba de un bono poslaboral, pero no del proyecto que habían
conversado con el Gobierno.
No tenemos ninguna duda de que el Ministro del Interior, que fue
un propulsor de una iniciativa en tal sentido y con quien uno muchas veces se
topaba en los distritos donde había que apoyar las soluciones que planteaba,
también acogerá nuestros puntos de vista. Recordemos también que él fue
Subsecretario a fines de la década del 60 y sostuvo que el tan conocido
sistema solidario, de reparto, estaba absolutamente quebrado.
Por eso, ahora, cuando tenemos un sistema de capitalización
individual, el Estado debe cumplir su rol subsidiario. Y éste consiste en
reconocer los bonos que correspondan a los funcionarios. Hoy día existen los
recursos; es la hora de poner término a una demanda legítima de los
servidores públicos, y no vemos la razón de hacer un corte e impedir que los
profesionales y técnicos de la Administración Pública no accedan al bono
planteado, al que sólo tendrán derecho -¡en buena hora!- los funcionarios de
más escasos recursos.
Señor Presidente, queremos una solución para el daño previsional
y no el otorgamiento de un bono más, que finalmente generará una sensación
de insatisfacción que llevará a una presión social permanente.
Creo que es la oportunidad de mostrar a los chilenos que cuando
hay recursos se gastan en lo que corresponde. Ésta es una iniciativa que
beneficia especialmente a la clase media. Casi todos los servidores públicos del
país, por su nivel de ingresos, caen en esa categoría. Por lo tanto, alguna vez
debemos acordarnos de ellos y no darles una solución parche, mediana, sin
justicia social y que no responda, al término de la vida laboral, a una relación
adecuada entre remuneración y jubilación: en torno al 70 por ciento, como son
las tasas de reemplazo existentes en prácticamente todos los países del
mundo.
Voto que sí.
El señor FREI, don Eduardo (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor
Escalona.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 187 de 645

DISCUSION EN SALA

El señor ESCALONA.- Señor Presidente, afortunadamente Chile ha iniciado un


diálogo con altura de miras a partir de la propuesta hecha durante la reciente
campaña presidencial y respaldada en forma mayoritaria por el país en el
sentido de llevar adelante una reforma previsional.
Éste es un hecho, un dato de la realidad. La ciudadanía compartió
lo que planteó la entonces candidata y hoy Presidenta de la República, Michelle
Bachelet, en cuanto a que en el ámbito de la previsión Chile tiene uno de sus
mayores desafíos.
En virtud de ello, se constituyó, trabajó y, en un tiempo breve,
entregó su informe -valorado por todos los sectores políticos- el Consejo
Asesor Presidencial para la Reforma Previsional, encabezado por el economista
y ex Director de Presupuestos Mario Marcel, y conocido popularmente como
“Comisión Marcel”.
Allí están los contenidos, que apuntan a abordar a fondo parte de
las cuestiones planteadas en el curso del debate y del diálogo relativos a esta
materia, que ha recibido el calificativo de “daño previsional”.
El Ejecutivo, no obstante, ha mantenido la tramitación del
proyecto que el conjunto de las fuerzas políticas aprobó el año pasado en la
Cámara de Diputados. Y ello, con el objeto de resolver las situaciones más
graves y delicadas que obstruyen la jubilación de un número significativo de
servidores públicos -por encima de las 100 mil personas- que, razonablemente,
debiesen ya haber dejado la actividad laboral y, sin embargo, no lo hacen
debido a la expectativa de una pensión extraordinariamente baja e incapaz de
asegurarles el decoro que merece todo ser humano.
Desde ese punto de vista, el Ejecutivo, encabezado por la
Presidenta Bachellet, mantiene el proyecto de ley iniciado por el Gobierno de
Ricardo Lagos para entregar una respuesta a dichos trabajadores.
Siento, en consecuencia, que no se debe abusar del sentido del
proyecto. Esta iniciativa legal tiene aquel objetivo. La reforma previsional, para
lo cual se constituyó la Comisión Marcel, persigue el propósito de dar una
respuesta multilateral al conjunto de debilidades e insuficiencias del actual
sistema.
Sí me parece que falta al decoro político el señalar que la iniciativa
en debate está inspirada o inducida por una odiosidad hacia los afiliados al
sistema de las AFP. En realidad, es exactamente lo contrario: ella nace por
respeto a esas personas, que fueron engañadas, porque dicho sistema no
cumple lo que se señaló en 1981, cuando se formó, en el sentido de asegurar a
todos los que se afiliaran a él -así se manifestó ese año al imponerse el
sistema; en aquel tiempo no existía la posibilidad de debatir, porque no había
Parlamento- que tendrían una tasa de reemplazo de 70 por ciento.
Este sistema se instaló con aquel título. No creo que se pueda
llamar “compromiso”, ya que era difícil hacer compromisos en ese momento,
cuando la opinión pública no se podía constituir como tal, pues no había
libertad de prensa ni de expresión.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 188 de 645

DISCUSION EN SALA

Yo sugeriría leer el discurso del entonces Ministro del Trabajo, don


José Piñera, quien lo expresó de esa forma: prometió a los chilenos un régimen
previsional en que se iba a posibilitar una tasa de reemplazo de 70 por ciento.
Pues bien, ello no se ha cumplido. Ése es el problema que existe:
los afiliados cuentan hoy con tasas de reemplazo bajísimas. Y uno de los
sectores que más baja tasa tienen es precisamente el de los servidores
públicos, quienes, en consecuencia, no pueden jubilar.
Esta iniciativa surgió por respeto a esas personas y no porque el
Ejecutivo de Ricardo Lagos o el de Michelle Bachelet hayan estado movidos por
un sentimiento de animosidad hacia ellas, sino al contrario: buscando generar
una respuesta, por insuficiente y mínima que sea, a la gente que, por el hecho
de haberse cambiado de sistema, lamentablemente recibirá una pensión que
no le permitirá vivir con el decoro que exige su condición de ser humano, se ha
presentado, a solicitud de amplios sectores de la opinión pública, un proyecto
de ley que pueda responder al llamado “daño previsional”.
Por lo tanto, quisiera que no nos dejáramos llevar por el calor de
la improvisación. La verdad es que resulta útil para el debate y para un
adecuado intercambio de ideas que las improvisaciones tengan el calor y la
creatividad necesarios, pero siempre que ello no signifique una tan rotunda y
flagrante negación de la realidad, como la que inspira a este proyecto de ley.
Señor Presidente, buscando que el texto sea perfeccionado -es
lógico que pueda serlo en el curso del debate; incluso más, es factible
empalmar este diálogo con la futura reforma previsional animada por las
propuestas de la Comisión Marcel-, deseo manifestar mi voto favorable a la
idea de legislar, en el entendido de que el proyecto implicará un avance para
los sectores sociales más dramáticamente perjudicados por la manera como se
realizó su cambio del antiguo al nuevo sistema previsional, el que,
lamentablemente, no fue capaz de cumplir las promesas que se hicieron en su
momento.
Voto que sí.
El señor FREI, don Eduardo (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor
Larraín, último orador inscrito.
El señor LARRAÍN.- Señor Presidente, considero importante dejar constancia de
la raíz de este problema.
He tenido diversas conversaciones con personeros de mi Región
que se sienten afectados por la situación descrita -por lo que he visto en el
debate, se trata de un fenómeno nacional-, quienes han manifestado su
inquietud frente a la solución que se le ha dado.
Cabe recordar que los cambios introducidos al régimen de
pensiones en 1981 originaron un programa obligatorio de ahorro privado, el
que fue administrado por las AFP bajo una fuerte regulación estatal. Y, en
forma paralela, para quienes no se cambiaron se mantuvo vigente el antiguo
sistema, construido sobre la base de una cuenta única, en la que aportaban
todos sus cotizantes.
Un importante número de los afiliados a las AFP proviene, sin
embargo, del antiguo sistema de pensiones. Y, para materializar su
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 189 de 645

DISCUSION EN SALA

incorporación al nuevo, teniendo presente que el cambio suponía pasar de una


cuenta común a una individual, las cajas de previsión emitieron un documento,
conocido como “bono de reconocimiento”, que representaba los períodos de
cotizaciones registrados bajo el régimen antiguo por cada trabajador que optó
por el cambio.
Empero, en la determinación de ese bono, los empleados del
sector público se vieron perjudicados, porque en el antiguo sistema no había
relación entre los aportes individuales y la pensión, ya que todo entraba a un
fondo común, por lo que existía el incentivo a cotizar por una cifra inferior al
total de las remuneraciones percibidas, disminuyendo así costos para los
empleadores y aumentando los ingresos líquidos de los trabajadores.
El Estado también empleó tal modalidad y durante muchos años
impuso sólo por una parte del sueldo de sus funcionarios, dado que una serie
de asignaciones y bonificaciones no se consideraban para el cálculo de las
cotizaciones, conducta que, lamentablemente -como hemos visto-, subsiste
hasta el día de hoy en diversos proyectos de ley. No hace mucho, uno que
mejoraba sueldos y creaba plantas en la Policía de Investigaciones repitió esa
misma tradición viciosa utilizada en el pasado y que ha sido el origen del
problema en comento.
Por lo tanto, como el bono se fijó sobre la base de las cotizaciones
efectuadas por los trabajadores, la contribución a sus respectivas cuentas fue
muy inferior a lo que les correspondía.
Ésa es la situación que motiva que los servidores del sector
público que se trasladaron al sistema nuevo reciban, al momento de jubilar,
pensiones en muchos casos bastante por debajo de las últimas remuneraciones
percibidas y, además, inferiores a las de quienes optaron por seguir cotizando
en el régimen antiguo.
Ése es el daño previsional. Y eso es lo que ha causado la inquietud
que hemos visto desde hace muchos años en aquellos funcionarios -son varios
cientos de miles-, quienes han pedido restaurar su situación buscando la
solidaridad del Estado.
Ello originó este proyecto, que se supone ayuda a solucionar el
problema. Pero la verdad es que, como hemos visto en este debate, la fórmula
planteada en él -un bono de 50 mil pesos- no lo resuelve. Sólo lo hace en el
caso de quienes perciben sueldos bajos. Pero para el grueso de los empleados
públicos que se hallan en la situación descrita -los sectores medios, la clase
media- no hay una solución. Y por eso la molestia y la protesta de funcionarios
que están deseosos de jubilar pero no lo hacen porque la pérdida de ingresos
que experimentarían no les permitiría una vejez digna.
Por eso, señor Presidente, creo que en la discusión particular del
proyecto deberíamos atender aquella inquietud y modificar el articulado. La
propia Comisión Marcel, a la que se aludió, dijo que las tasas de reemplazo
deben ser de 70 por ciento. Sin embargo, esta iniciativa las mantiene entre 50
y 55 por ciento.
Eso no es aceptable. Por lo tanto, esperamos que haya coherencia
en los planteamientos del Gobierno y que se acoja lo que la gente quiere, lo
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 190 de 645

DISCUSION EN SALA

que los empleados públicos piden y lo que la Comisión Marcel sugiere, que no
es lo que se contiene en este proyecto.
Entonces, votaremos a favor de la idea de legislar, en la
esperanza de que en el transcurso de la discusión particular el Ejecutivo, que,
como se ha señalado esta tarde, tiene los recursos para afrontar esta situación
(son gastos por una sola vez), pueda atender la inquietud de esos funcionarios,
quienes se hallan en una situación extremadamente compleja por las malas
prácticas de no habérseles cotizado por el ciento por ciento de sus ingresos, las
cuales les provocaron un daño previsional que les va a penar por el resto de
sus días, a menos que, en forma solidaria, lo corrijamos con una iniciativa legal
que realmente apunte al fondo del problema.
Voto que sí.
El señor FREI, don Eduardo (Presidente).- Continúa la votación, siguiendo
ahora el orden alfabético.
La señora ALVEAR.- Señor Presidente, votaré a favor de este proyecto de ley,
que, sin duda, como se ha expresado aquí, no es “la solución” al problema,
pero sí constituye un avance importante.
Hace algunos días conocimos las propuestas del denominado
“Informe Marcel”, que se entregó a la Presidenta de la República, las cuales
buscan realizar en el país una gran modificación en el ámbito previsional. Ese
trabajo acucioso, efectuado por quince profesionales, a quienes felicito,
claramente constituye un aporte que pronto se traducirá en una iniciativa
legislativa que conocerá el Congreso Nacional.
Dentro de la Democracia Cristiana analizamos tales proposiciones
y hemos querido incluir una que no está considerada en el informe de la
Comisión Marcel, cual es precisamente la reparación del daño previsional.
Espero que ese punto sea incorporado dentro de la reforma al
sistema previsional completo que debe llevarse a efecto.
Voto que sí.
El señor HOFFMANN (Secretario).- ¿Algún señor Senador no ha emitido su
voto?
El señor FREI, don Eduardo (Presidente).- Terminada la votación.
--Se aprueba en general el proyecto (28 votos contra 1).
Votaron por la afirmativa los señores Allamand, Alvear, Arancibia,
Bianchi, Cantero, Chadwick, Coloma, Escalona, Espina, Frei (don Eduardo),
García, Gazmuri, Girardi, Gómez, Horvath, Larraín, Letelier, Longueira, Muñoz
Aburto, Muñoz Barra, Novoa, Núñez, Ominami, Orpis, Pizarro, Prokurica, Ruiz-
Esquide y Vásquez.
Votó por la negativa la señora Matthei.
El señor FREI, don Eduardo (Presidente).- Se debe fijar plazo para presentar
indicaciones.
Como en este momento no hay quórum, ello se resolverá en la
próxima sesión.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 191 de 645

BOLETÍN DE INDICACIONES

2.3. Boletín de Indicaciones


Boletín de Indicaciones. Fecha 31 de julio, 2006. Indicaciones de Senadores.

BOLETIN N° 3975-13
(Indicaciones)
31.07.06

INDICACIONES FORMULADAS DURANTE LA DISCUSION GENERAL DEL


PROYECTO DE LEY QUE MEJORA CONDICIONES DE RETIRO DE LOS
TRABAJADORES DEL SECTOR PUBLICO CON BAJAS TASAS DE
REEMPLAZO DE SUS PENSIONES

De los Honorables Senadores señora Matthei, y señores Allamand y Longueira,


para reemplazarlo por el siguiente:

“Título I

Normas sobre el otorgamiento de un Bono complementario a funcionarios


públicos que indica.

1. De los beneficiarios del bono complementario

Artículo 1º: Concédese por una sola vez, un bono


complementario al bono de reconocimiento, que se regirá por las disposiciones
contenidas en los artículos siguientes, a los funcionarios públicos que a la fecha
de entrada en vigencia de esta ley desempeñen un cargo de planta o a
contrata y a los contratados conforme al Código del Trabajo, en los órganos y
servicios públicos regidos por el Título II de la ley N° 18.575; el decreto N°
2.421, de 1964, del Ministerio de Hacienda, que fija el texto refundido de la ley
N° 10.336; el decreto N° 291, de 1993, del Ministerio del Interior, que fija el
texto refundido de la ley N° 19.175; la ley N° 18.838; el párrafo 2° del título
III de la ley N° 18.962; la ley N° 16.752; el título VII de la ley N° 19.284; la
ley N° 19.140; los artículos 4° letra i) y 19 de la ley N° 18.348; las leyes N°
17.995 y N°18.632, y las municipalidades, y a los trabajadores de sectores de
la Administración del Estado que hayan sido traspasados o se traspasen a
dichas municipalidades en virtud de lo dispuesto por el decreto con fuerza de
ley N°1-3.063, de 1980, del Ministerio del Interior.

El personal mencionado en el inciso anterior tendrá derecho al


bono siempre que haya desempeñado un cargo de aquéllos contemplados en el
inciso precedente con anterioridad al 31 de diciembre de 1992 y se encuentre
afiliado al Sistema de Pensiones del decreto ley N° 3.500, de 1980. Podrá
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 192 de 645

BOLETÍN DE INDICACIONES

solicitar el bono complementario cuando tenga 60 años de edad en el caso de


las mujeres y 65 años en el caso de los hombres.

Artículo 2°: Tendrán asimismo derecho a un bono complementario


al bono de reconocimiento las personas que se hayan pensionado por vejez
entre el 31 de Diciembre de 1992 y la fecha de entrada en vigencia de esta
ley, y que cumplan con los siguientes requisitos:

a) hayan estado afiliadas a una AFP al momento de pensionarse;


b) hayan estado desempeñando un cargo de aquellos mencionados en el
primer inciso del artículo 1 al momento de pensionarse;
c) hayan desempeñado un cargo de aquellos mencionados en el primer inciso
del artículo 1 con anterioridad al 22 de diciembre de 1992.

2. Del cálculo y forma de entrega del bono

Artículo 3º: En el caso de los funcionarios contemplados en el


artículo 1° de esta ley, el bono complementario al bono de reconocimiento se
calculará de tal manera que, sumado al saldo de la cuenta individual y al Bono
de Reconocimiento, garantice al beneficiario una renta vitalicia equivalente al
70% del promedio de su remuneración salarial real de los últimos 60 meses
antes de pensionarse.

Artículo 4°: En el caso de los beneficiarios contemplados en el


artículo 2°, el bono se calculará de la siguiente forma:

Si la persona está en modalidad de retiro programado, se sumará al saldo de


la cuenta individual un monto tal que asegure una renta vitalicia equivalente al
70% de la remuneración real promedio de los últimos 5 años antes de
jubilarse. Si la persona ha realizado retiros de excedentes, esos montos
deberán reajustarse según IPC y sumarse al saldo de la cuenta individual para
los efectos anteriores.
Si la persona está en modalidad de renta vitalicia, deberá calcularse el capital
necesario para que la renta vitalicia acreciente a un 70% de la remuneración
real promedio de los últimos 5 años antes de jubilarse.
Si la persona está en modalidad de retiro programado con renta vitalicia
diferida, el monto del bono complementario deberá ser tal que acreciente el
retiro programado y la renta vitalicia diferida, a un 70% de la remuneración
real promedio de los últimos 5 años antes de jubilarse.

En todos los casos anteriores, deberá incluirse en el cálculo del


bono complementario a los beneficiarios de pensión de sobrevivencia que
tenían esa calidad al momento de pensionarse el beneficiario de esta ley, y que
mantengan ese derecho al momento de solicitar el bono complementario. Los
cálculos anteriores deben referirse al momento de presentación de la solicitud
de obtención del bono complementario.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 193 de 645

BOLETÍN DE INDICACIONES

Artículo 5°: El método de cálculo del bono será definido por un


reglamento del Ministerio de Hacienda.

Artículo 6°: En el caso de las personas que aún no jubilan, el bono


complementario será pagado de una vez al momento de acogerse a jubilación
y será depositado en la cuenta de capitalización individual en la AFP en la que
esté afiliado.

En el caso de las personas que se encuentren en el caso


contemplado en el artículo 2° de la presente ley, el bono complementario será
incluido de una vez en la cuenta de capitalización individual en la AFP en la que
esté afiliado, o en la Compañía de Seguros que esté pagando o esté
comprometida a pagar la renta vitalicia.

Artículo 7º: Cada pensionado tendrá derecho a un solo bono, aún


cuando goce de más de una pensión.

Titulo II Normas sobre Financiamiento del Bono

Artículo 8°: Anualmente la Dirección de Presupuestos estimará el


monto requerido para pagar los bonos complementarios del año siguiente, e
incluirá dicho monto en la Ley de Presupuestos. Para ello, podrá girar del
monto acumulado en la cuenta de excedentes del Fondo del Cobre.

III. Disposiciones varias

Artículo 9° : A quienes perciban maliciosamente el bono que


otorga esta ley, les serán aplicables las sanciones penales que correspondan
según el número 8 del artículo 470 del Código Penal.

Artículo 10° : El bono compensatorio que concede esta ley no


constituirá remuneración o renta para ningún efecto legal y, en consecuencia,
no será imponible ni tributable y no estará afecto a descuento alguno.

Este bono será de carácter intransferible.

Articulos Transitorios:

ArtÍculo 1°.- El reglamento al que se refiere el inciso tercero del


artículo 2° deberá dictarse en un plazo no mayor a 120 días contados desde la
publicación de la presente ley.

Artículo 2°.- Las personas contempladas en el artículo 2° de esta ley, tendrán


un plazo de 360 días a contar de la promulgación de esta ley para presentar la
solicitud de obtención del bono compensatorio.”.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 194 de 645

BOLETÍN DE INDICACIONES

2.4. Boletín de Indicaciones


Boletín de Indicaciones. Fecha 28 de agosto, 2006. Indicaciones de S.E. la
Presidenta de la República y de Senadores.

BOLETIN N° 3975-13
(Indicaciones)
28.08.06

INDICACIONES FORMULADAS DURANTE LA DISCUSION GENERAL DEL


PROYECTO DE LEY QUE MEJORA CONDICIONES DE RETIRO DE LOS
TRABAJADORES DEL SECTOR PUBLICO CON BAJAS TASAS DE REEMPLAZO DE
SUS PENSIONES

1.- De los Honorables Senadores señora Matthei, y señores Allamand y


Longueira, para reemplazarlo por el siguiente:

“Título I

Normas sobre el otorgamiento de un Bono complementario a


funcionarios públicos que indica.

1. De los beneficiarios del bono complementario

Artículo 1º: Concédese por una sola vez, un bono complementario al


bono de reconocimiento, que se regirá por las disposiciones contenidas en los
artículos siguientes, a los funcionarios públicos que a la fecha de entrada en
vigencia de esta ley desempeñen un cargo de planta o a contrata y a los
contratados conforme al Código del Trabajo, en los órganos y servicios públicos
regidos por el Título II de la ley N° 18.575; el decreto N° 2.421, de 1964, del
Ministerio de Hacienda, que fija el texto refundido de la ley N° 10.336; el
decreto N° 291, de 1993, del Ministerio del Interior, que fija el texto refundido
de la ley N° 19.175; la ley N° 18.838; el párrafo 2° del título III de la ley N°
18.962; la ley N° 16.752; el título VII de la ley N° 19.284; la ley N° 19.140;
los artículos 4° letra i) y 19 de la ley N° 18.348; las leyes N° 17.995 y
N°18.632, y las municipalidades, y a los trabajadores de sectores de la
Administración del Estado que hayan sido traspasados o se traspasen a dichas
municipalidades en virtud de lo dispuesto por el decreto con fuerza de ley N°1-
3.063, de 1980, del Ministerio del Interior.

El personal mencionado en el inciso anterior tendrá derecho al bono siempre


que haya desempeñado un cargo de aquéllos contemplados en el inciso
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 195 de 645

BOLETÍN DE INDICACIONES

precedente con anterioridad al 31 de diciembre de 1992 y se encuentre afiliado


al Sistema de Pensiones del decreto ley N° 3.500, de 1980. Podrá solicitar el
bono complementario cuando tenga 60 años de edad en el caso de las mujeres
y 65 años en el caso de los hombres.

Artículo 2°: Tendrán asimismo derecho a un bono complementario al bono de


reconocimiento las personas que se hayan pensionado por vejez entre el 31 de
Diciembre de 1992 y la fecha de entrada en vigencia de esta ley, y que
cumplan con los siguientes requisitos:

a) hayan estado afiliadas a una AFP al momento de pensionarse;


b) hayan estado desempeñando un cargo de aquellos mencionados en el
primer inciso del artículo 1 al momento de pensionarse;
c) hayan desempeñado un cargo de aquellos mencionados en el primer inciso
del artículo 1 con anterioridad al 22 de diciembre de 1992.

2. Del cálculo y forma de entrega del bono

Artículo 3º: En el caso de los funcionarios contemplados en el artículo


1° de esta ley, el bono complementario al bono de reconocimiento se calculará
de tal manera que, sumado al saldo de la cuenta individual y al Bono de
Reconocimiento, garantice al beneficiario una renta vitalicia equivalente al 70%
del promedio de su remuneración salarial real de los últimos 60 meses antes
de pensionarse.

Artículo 4°: En el caso de los beneficiarios contemplados en el artículo


2°, el bono se calculará de la siguiente forma:

Si la persona está en modalidad de retiro programado, se sumará al saldo de


la cuenta individual un monto tal que asegure una renta vitalicia equivalente al
70% de la remuneración real promedio de los últimos 5 años antes de
jubilarse. Si la persona ha realizado retiros de excedentes, esos montos
deberán reajustarse según IPC y sumarse al saldo de la cuenta individual para
los efectos anteriores.
Si la persona está en modalidad de renta vitalicia, deberá calcularse el capital
necesario para que la renta vitalicia acreciente a un 70% de la remuneración
real promedio de los últimos 5 años antes de jubilarse.
Si la persona está en modalidad de retiro programado con renta vitalicia
diferida, el monto del bono complementario deberá ser tal que acreciente el
retiro programado y la renta vitalicia diferida, a un 70% de la remuneración
real promedio de los últimos 5 años antes de jubilarse.

En todos los casos anteriores, deberá incluirse en el cálculo del bono


complementario a los beneficiarios de pensión de sobrevivencia que tenían esa
calidad al momento de pensionarse el beneficiario de esta ley, y que
mantengan ese derecho al momento de solicitar el bono complementario. Los
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 196 de 645

BOLETÍN DE INDICACIONES

cálculos anteriores deben referirse al momento de presentación de la solicitud


de obtención del bono complementario.

Artículo 5°: El método de cálculo del bono será definido por un


reglamento del Ministerio de Hacienda.

Artículo 6°: En el caso de las personas que aún no jubilan, el bono


complementario será pagado de una vez al momento de acogerse a jubilación
y será depositado en la cuenta de capitalización individual en la AFP en la que
esté afiliado.

En el caso de las personas que se encuentren en el caso contemplado en


el artículo 2° de la presente ley, el bono complementario será incluido de una
vez en la cuenta de capitalización individual en la AFP en la que esté afiliado, o
en la Compañía de Seguros que esté pagando o esté comprometida a pagar la
renta vitalicia.

Artículo 7º: Cada pensionado tendrá derecho a un solo bono, aún


cuando goce de más de una pensión.

Titulo II Normas sobre Financiamiento del Bono

Artículo 8°: Anualmente la Dirección de Presupuestos estimará el monto


requerido para pagar los bonos complementarios del año siguiente, e incluirá
dicho monto en la Ley de Presupuestos. Para ello, podrá girar del monto
acumulado en la cuenta de excedentes del Fondo del Cobre.

III. Disposiciones varias

Artículo 9° : A quienes perciban maliciosamente el bono que otorga esta


ley, les serán aplicables las sanciones penales que correspondan según el
número 8 del artículo 470 del Código Penal.

Artículo 10° : El bono compensatorio que concede esta ley no


constituirá remuneración o renta para ningún efecto legal y, en consecuencia,
no será imponible ni tributable y no estará afecto a descuento alguno.

Este bono será de carácter intransferible.

Artículos Transitorios:

ArtÍculo 1°.- El reglamento al que se refiere el inciso tercero del artículo


2° deberá dictarse en un plazo no mayor a 120 días contados desde la
publicación de la presente ley.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 197 de 645

BOLETÍN DE INDICACIONES

Artículo 2°.- Las personas contempladas en el artículo 2° de esta ley, tendrán


un plazo de 360 días a contar de la promulgación de esta ley para presentar la
solicitud de obtención del bono compensatorio.”.

ARTICULO 1º

2.- Del H. Senador señor Horvath, para agregar el siguiente inciso nuevo:

“El bono establecido por esta ley es compatible con todo otro beneficio
contemplado en leyes anteriores para quienes accedan a aquél. En el caso de
trabajadores cuya relación laboral se encuentre regida por las normas del
Código del Trabajo y que tengan derecho a acceder al bono establecido por la
presente ley, tendrán derecho a percibir indemnización por años de servicios
no obstante la presentación de renuncia voluntaria que realicen para cumplir
con el requisito prescrito por el número 5 articulo 2º del presente cuerpo
legal. Para el cálculo y otorgamiento del bono establecido por la presente ley
se incluirá y se tendrá en especial consideración las asignaciones de zona
prescritas por la ley. ”

De S. E. la señora Presidenta de la República:

ARTICULO 2º
Nº 3

3.- Para reemplazar, en su encabezamiento, la expresión “a $ 600.000” por


las frases “al monto del límite máximo inicial de pensiones de las ex –cajas de
previsión fusionadas en el Instituto de Normalización Previsional a que se
refiere el artículo 9° de la ley N° 19.200, vigente a la fecha en que la
Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones solicite la
información señalada en el inciso segundo del artículo 3°”.

letra a)

4.- Para sustituir el punto final (.) de su inciso primero por coma (,), y
agregar la frase “con excepción de las pensiones de viudez y de sobrevivencia,
contempladas en cualquiera de los regímenes previsionales.”.

5.- Para reemplazar su inciso segundo por el siguiente:

“Para efecto del inciso anterior de este literal, la estimación del monto
de la pensión de vejez líquida corresponderá a la primera anualidad de la
modalidad de retiro programado establecida en el decreto ley N° 3.500, de
1980, debiendo utilizarse en su proyección la menor tasa de interés entre la
tasa de retiro programado y la tasa de interés promedio implícita en las rentas
vitalicias de vejez, vigente al mes en que la Superintendencia de
Administradoras de Fondos de Pensiones solicite la información a que se refiere
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 198 de 645

BOLETÍN DE INDICACIONES

el inciso segundo del artículo 3°. Dicha proyección se efectuará considerando el


Fondo de Pensiones en que se encontraren las cotizaciones obligatorias; sin
embargo, si éstas estuvieren en los Fondos de Pensiones Tipo A y B, la
proyección deberá efectuarse en el Fondo de Pensiones Tipo D. Con todo, en la
estimación de dicho monto se descontará el valor presente de la cuota
mortuoria, calculada con los mismos parámetros utilizados en la estimación de
la pensión de vejez señalados precedentemente. Lo dispuesto en este inciso,
es sin perjuicio de la modalidad de pensión de vejez a que opte el beneficiario
del bono al momento de pensionarse.”.

Nº 5

6.- Para sustituir su inciso primero por el siguiente:

“5.- Cesar en el cargo o terminar el contrato de trabajo, en las


instituciones señaladas en el artículo 1°, sea por renuncia voluntaria, por
obtener pensión de vejez de conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980, o
por aplicación del inciso primero del artículo 161 del Código del Trabajo, dentro
de los 12 meses siguientes de cumplirse las edades señaladas en el número
anterior, según corresponda.”.

7.- Para intercalar, en el inciso final del artículo, a continuación de la


palabra “funciones”, la frase “o termine su contrato de trabajo,”.

ARTICULO 3º

8.- Para agregar a su inciso primero la siguiente oración final: “Además,


deberá adjuntar una declaración del trabajador sobre sus eventuales
beneficiarios de pensión de sobrevivencia, a menos que éste no la proporcione.
Dicha declaración se efectuará de acuerdo a las instrucciones que imparta la
Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones.”.

9.- Para reemplazar, en su inciso segundo, la palabra “podrá” por “deberá”.

ARTICULO 8º

10.- Para sustituir su inciso tercero por el siguiente:

“El bono se pagará al personal mencionado en el artículo 1° que cumpla


con las exigencias establecidas en el artículo 2°, según las normas siguientes:

1) El bono se devengará y pagará a contar del mes subsiguiente al de la


fecha en que el personal hubiere cesado en el cargo o terminado el contrato de
trabajo, sea por renuncia voluntaria o por obtener pensión de vejez de
conformidad al decreto ley N° 3.500, de 1980.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 199 de 645

BOLETÍN DE INDICACIONES

2) Para el personal que es beneficiario de la bonificación por retiro


voluntario establecida en el Título II de la ley N° 19.882 o de la indemnización
por años de servicios establecida en el artículo 163 del Código del Trabajo, el
bono de la presente ley se devengará y pagará en las fechas siguientes:

a) Para el personal cuyo promedio de remuneraciones imponibles de los


12 últimos meses anteriores al cese del cargo o término del contrato de trabajo
sea igual o inferior a $454.300, el bono se devengará y pagará en la misma
oportunidad señalada en el numeral anterior.

b) Para el personal cuyo promedio de remuneraciones imponibles de los


12 últimos meses anteriores a la fecha del cese en el cargo o término del
contrato de trabajo sea superior a $454.300, el bono comenzará a devengarse
y pagarse a partir del término del período de carencia que se determinará
multiplicando 3/7 por el resultado de dividir por $50.000 la resta entre el
monto de la bonificación por retiro voluntario establecida en el Título II de la
ley 19.882 o el monto de la indemnización por años de servicios establecida en
el Código del Trabajo, menos $4.543.000 si es mujer y $4.088.700 si es
hombre. El resultado que se obtenga equivaldrá al número de meses de
carencia del bono, el que se contará desde el mes siguiente a la fecha de cese
en el cargo o término del contrato de trabajo del personal. Con todo, si el
resultado de la operación anterior fuera superior a 48, el bono se devengará y
pagará a partir del mes 49 contado desde el mes siguiente del cese de
funciones o término del contrato de trabajo del personal. Si el resultado de la
resta antedicha implicare un número inferior a $50.000 se aplicará lo dispuesto
en la letra a) de este numeral.”.

ARTICULO 9º

11.- Para reemplazar su frase inicial “El personal que cese en sus cargos y
perciba el bono, y que con posterioridad” por “El personal que perciba el bono
y que con posterioridad a la fecha de inicio de su percepción”, y para
intercalar, a continuación de la expresión “a contrata”, la frase “, contratado
bajo el Código del Trabajo”.

ARTICULO 12

12.- Para intercalar, en su inciso segundo, a continuación de las palabras


“cesado en funciones”, la frase “o terminado su contrato de trabajo”.

13.- Para intercalar, en su inciso cuarto, después de las palabras “inciso


primero”, la frase “del presente artículo”, y para reemplazar la expresión “a $
600.000”, por las frases “al monto del límite máximo inicial de pensiones de las
ex -cajas de previsión fusionadas en el Instituto de Normalización Previsional a
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 200 de 645

BOLETÍN DE INDICACIONES

que se refiere el artículo 9° de la ley N° 19.200, vigente a la fecha en que la


Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones solicite la
información señalada en el inciso segundo del artículo 3°”.

14.- Para agregar, en la letra a) de su inciso quinto, a continuación de las


palabras “el inciso segundo”, la frase “, descontadas las cotizaciones
obligatorias de salud”, y para agregarle las siguientes frases finales: “con
excepción de las pensiones de viudez y de sobrevivencia, contempladas en
cualquiera de los regímenes previsionales”.

ARTICULO 13

15.- Para agregar, en la letra a) de su inciso segundo, las siguientes frases


finales: “con excepción de las pensiones de viudez y de sobrevivencia,
contempladas en cualquiera de los regímenes previsionales”.

16.- Para agregar, a su inciso quinto, la siguiente oración final: “Con todo, si
el personal antes señalado cumplió el período de carencia a la fecha del acto
administrativo que le concede el bono de la presente ley, éste se devengará y
pagará a contar del mes subsiguiente al de la fecha de la total tramitación de
dicho acto.”.

17.- Para intercalar, a continuación de su inciso quinto, el siguiente, nuevo:

“Para la aplicación del numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°, se
considerará el promedio de las remuneraciones imponibles percibidas durante
los últimos 12 meses inmediatamente anteriores al cese de funciones o
término del contrato de trabajo en alguna de las instituciones señaladas en el
artículo 1° de la presente ley, actualizadas de acuerdo a la variación que
experimente el índice de precios al consumidor entre el mes siguiente al cese
de funciones o término del contrato antes indicado y el mes anterior a aquél en
que la jefatura solicite la información señalada en el inciso anterior.”.

ARTICULO 14

18.- Para suprimirlo.

ARTICULO 15

19.- Para intercalar, en su encabezamiento, a continuación de la frase


“excedentes de libre disposición,”, la frase “con cargo a sus cotizaciones
obligatorias,”.

Nº 1
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 201 de 645

BOLETÍN DE INDICACIONES

20.- Para reemplazar las frases “se aplicará lo dispuesto en el inciso segundo
de la letra a) del numeral 3 del artículo 14. En el caso de la pensión de
invalidez se considerará la tasa de interés promedio implícita para esas
pensiones” por “la pensión de vejez o de invalidez líquida será estimada
considerando: i) el saldo acumulado en la cuenta de capitalización individual al
momento de obtener la pensión, incluidos el monto retirado como excedente
de libre disposición con cargo a sus cotizaciones obligatorias y el bono de
reconocimiento a que tenga derecho, y ii) la tasa de interés promedio implícita
en las rentas vitalicias correspondientes a las pensiones de vejez contratadas
en el mes en que el trabajador suscribió el contrato de seguro de renta
vitalicia”.

21.- Para intercalar, a continuación del inciso primero del artículo, el


siguiente, nuevo:

“Para el caso que en el cálculo del monto de las pensiones de los


trabajadores a que se refieren los artículos 12 y 13, se hubieren incluido sus
cotizaciones voluntarias, depósitos de ahorro previsional voluntario y depósitos
convenidos a que se refiere el artículo 20 del decreto ley N° 3.500, de 1980,
éstos se excluirán de la estimación de su pensión de invalidez o de vejez
líquida reguladas por dichos artículos para efecto de la aplicación de la
presente ley, de acuerdo al método de cálculo que establezca mediante
instrucciones la Superintendencia de Administradoras de Fondos de
Pensiones.”.

ARTICULO PRIMERO TRANSITORIO

22.- Para intercalar, en la segunda oración de su inciso primero, a


continuación de las palabras “En este caso deberán”, la frase “terminar su
contrato de trabajo por aplicación del artículo 161 del Código del Trabajo o”.

23.- Para agregar, a su inciso segundo, la frase final “o en el año de la


publicación de la presente ley en el diario oficial, si ésta fuera posterior a esta
última data”.

ARTICULO SEGUNDO TRANSITORIO

24.- Para sustituir su expresión final “el año 2007” por “el 1 de enero del año
2007”.

ARTICULO CUARTO TRANSITORIO

25.- Para finalizarlo con la palabra “transitorio”.

ARTICULO QUINTO TRANSITORIO


Historia de la Ley Nº 20.305 Página 202 de 645

BOLETÍN DE INDICACIONES

26.- Para intercalar, en su inciso primero, a continuación de las palabras “sea


por renuncia voluntaria”, la frase “, por término del contrato de trabajo por
aplicación del artículo 161 del Código del Trabajo”.

27.- Para intercalar, en la letra a) de su inciso segundo, a continuación de las


palabras “sea por renuncia voluntaria”, la frase “, por término del contrato de
trabajo por aplicación del artículo 161 del Código del Trabajo”.

28.- Para intercalar, en el encabezamiento del inciso segundo de su letra e),


a continuación de la expresión “excedentes de libre disposición,”, la frase “con
cargo a sus cotizaciones obligatorias,”.

29.- Para reemplazar en el numeral 1.- del inciso segundo de su letra e), la
frase “ se aplicará lo dispuesto en el inciso segundo de la letra a) del numeral 3
del artículo 14” por “la pensión de vejez líquida será estimada considerando: i)
el saldo acumulado en la cuenta de capitalización individual al momento de
obtener la pensión, incluidos el monto retirado como excedente de libre
disposición con cargo a las cotizaciones obligatorias y el bono de
reconocimiento a que tenga derecho, y ii) la tasa de interés promedio implícita
en las rentas vitalicias correspondientes a las pensiones de vejez contratadas
en el mes en que el trabajador suscribió el contrato de seguro de renta
vitalicia”.

30.- Para agregar, al inciso tercero de su letra e), las frases finales “con
excepción de las pensiones de viudez y de sobrevivencia, contempladas en
cualquiera de los regímenes previsionales”.

31.- Para agregar, en su inciso penúltimo, la siguiente oración final: “Para la


aplicación del numeral 2) del inciso tercero del artículo 8°, se considerará el
promedio de las remuneraciones imponibles percibidas durante los últimos 12
meses inmediatamente anteriores al cese de funciones o término del contrato
de trabajo en alguna de las instituciones señaladas en el artículo 1° de la
presente ley, actualizadas de acuerdo a la variación que experimente el índice
de precios al consumidor entre el mes siguiente al cese de funciones o término
del contrato antes indicado y el mes anterior a aquél en que la jefatura solicite
la información señalada en el inciso anterior.”.

32.- Para reemplazar, en su inciso final, las frases que siguen a la expresión
“ley Nº 19.813, “ por las siguientes: “se les aplicará lo dispuesto en el numeral
2) del inciso tercero del artículo 8°, para lo que se considerará el monto del
beneficio percibido en virtud de las mencionadas leyes. El plazo que resulte de
la aplicación de la letra b) de dicho numeral se contará desde el mes siguiente
al cese de funciones del personal en algunas de las instituciones señaladas en
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 203 de 645

BOLETÍN DE INDICACIONES

el artículo 1°. Con todo, si el personal antes señalado cumplió el período de


carencia a la fecha del acto administrativo que le concede el bono de la
presente ley, éste se devengará y pagará a contar del mes subsiguiente al de
la fecha de la total tramitación de dicho acto.”.

ººº
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 204 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

2.5. Segundo Informe Comisión de Trabajo


Senado. Fecha 11 de julio, 2008. Cuenta en Sesión 44, Legislatura 356.

SEGUNDO INFORME DE LA COMISIÓN DE


TRABAJO Y PREVISIÓN SOCIAL, recaído en
el proyecto de ley, en segundo trámite
constitucional, que mejora condiciones de retiro
de los trabajadores del sector público con bajas
tasas de reemplazo de sus pensiones.

BOLETÍN Nº 3.975-13
____________________________________

HONORABLE SENADO:

Vuestra Comisión de Trabajo y Previsión Social tiene


el honor de presentaros su segundo informe respecto del proyecto de ley de la
referencia, iniciado en un Mensaje del ex Presidente de la República, señor
Ricardo Lagos Escobar.
A una o más de las sesiones en que se consideró esta
iniciativa de ley asistieron, además de los miembros de la Comisión, la
Honorable Senadora señora Evelyn Matthei Fornet, el Subdirector de
Racionalización y Función Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio
de Hacienda, señor Julio Valladares, acompañado de la abogada de dicho
organismo señora Macarena Lobos, el asesor del señor Ministro del Trabajo y
Previsión Social, don Francisco Del Río y el asesor del señor Subsecretario del
Trabajo, don Alejandro Alarcón. También asistió el abogado señor Marcelo
Drago.
Asimismo concurrieron, especialmente invitadas a
exponer sus puntos de vista sobre el proyecto de ley en informe, las entidades
que se indican a continuación, representadas del siguiente modo:

- La Agrupación Nacional de Empleados Fiscales


(ANEF), encabezada por su Presidente, señor Raúl De la Puente, acompañado
por la Primera Vicepresidenta Nacional, señora Nury Benites, la Segunda
Vicepresidenta Nacional, señora Elsa Páez, la Secretaria General, señora
Jeanette Soto, el Vicepresidente Modernización del Estado, señor Bernardo
Jorquera, la Vicepresidenta Previsión, señora María Luz Navarrete, el
Encargado de Conflictos, señor Ernesto Muñoz, la Vicepresidenta de la Mujer,
señora Ángela Rifo, el Dirigente Nacional, señor José Pérez, el Presidente
Regional V Región, señor Ricardo Garrido y la Secretaria Regional V Región,
señora Mercedes Córdova.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 205 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

- La Federación de Trabajadores de la Salud de


Quillota, representada por su Vicepresidente, señor Reinaldo Barriga.

- La Federación de Trabajadores de la Salud de


Temuco, por intermedio de su Directora, señora Otilia Flores.

- La Asociación de Jubilados de Temuco, mediante la


señora Elsa Riveros.

- La Confederación Nacional de Trabajadores de la


Salud, encabezada por el Presidente Nacional, señor Roberto Alarcón,
acompañado por el Secretario General, señor Víctor Silva, el Secretario de
Organización, señor Jorge Araya, la Presidenta Federación V Región, señora
Gina Rossi y la Presidenta Federación VI Región, señora Emperatriz Gómez.

- La Confederación Nacional de Funcionarios


Municipales de Chile, representada por el Director Nacional, señor Miguel Angel
Gómez y la Tesorera Nacional, señora Verónica Carvajal.

- La Federación de Asociaciones de Funcionarios,


Universidad de Chile, representada por su Vicepresidenta, señora Yasmir
Fariña, y la Secretaria General, señora Cristina Tapia.

- La Federación Nacional de Profesionales


Universitarios de los Servicios de Salud, mediante el Presidente Nacional, señor
Claudio González, el Secretario Nacional, señor Patricio Gavilán, y la asesora,
señora Nayareth Quevedo.

---

Para los efectos de lo dispuesto en el artículo 124 del


Reglamento del Senado, se deja constancia de lo siguiente:

1.- Artículos que no fueron objeto


de indicaciones ni modificaciones: ninguno.

2.- Indicaciones aprobadas


sin modificaciones: números 4 quáter; 6 quáter; 7 ter; 8 ter; 9 ter; 9
sexies; 12 ter; 13 ter; 15 quáter; 16 ter; 18 ter; 19 ter; 22 ter; 24
quinquies; 27 ter; 28 ter; 30 quinquies; 31 ter, y 32 ter.

3.- Indicaciones aprobadas


con modificaciones: números 3; 5 ter; 9 quáter; 10 quáter; 11 quáter; 14
ter; 15 ter; 20 ter; 21 ter; 23 ter; 24 ter; 25 ter; 26 ter; 29 ter; 30 ter, y
30 quáter.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 206 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

4.- Indicaciones rechazadas: ninguna.

5.- Indicaciones retiradas: números 3 bis; 4; 4 bis; 5; 5 bis; 6; 6 bis; 7; 7


bis; 8; 8 bis; 9; 9 bis; 10; 10 bis; 11; 11 bis; 12; 12 bis; 13; 13 bis; 14;
14 bis; 15; 15 bis; 16; 16 bis; 17; 17 bis; 18; 18 bis; 19; 19 bis; 20; 20
bis; 21; 21 bis; 22; 22 bis; 23; 23 bis; 24; 24 bis; 24 quáter; 25; 25 bis;
26; 26 bis; 27; 27 bis; 28; 28 bis; 29; 29 bis; 30; 30 bis; 31; 31 bis; 32,
y 32 bis.

6.- Indicaciones declaradas


inadmisibles: números 1; 1 bis; 2; 3 ter; 4 ter; 6 ter; 9 quinquies; 10 ter;
11 ter; 21 quáter; 33 y 34.

---

DISCUSIÓN EN PARTICULAR

A continuación, se efectúa, en el orden del articulado


del proyecto -que se describe-, una relación de las indicaciones presentadas al
texto aprobado en general por el Honorable Senado, y de los acuerdos
adoptados a su respecto por vuestra Comisión de Trabajo y Previsión Social:

ooo

La indicación número 1, de los Honorables


Senadores señora Matthei y señores Allamand y Longueira, propone
reemplazar el texto del proyecto, por el siguiente:

“Título I

Normas sobre el otorgamiento de un Bono


complementario a funcionarios públicos que indica.

1. De los beneficiarios del bono complementario

Artículo 1º: Concédese por una sola vez, un


bono complementario al bono de reconocimiento, que se regirá por las
disposiciones contenidas en los artículos siguientes, a los funcionarios
públicos que a la fecha de entrada en vigencia de esta ley desempeñen
un cargo de planta o a contrata y a los contratados conforme al Código
del Trabajo, en los órganos y servicios públicos regidos por el Título II
de la ley N° 18.575; el decreto N° 2.421, de 1964, del Ministerio de
Hacienda, que fija el texto refundido de la ley N° 10.336; el decreto N°
291, de 1993, del Ministerio del Interior, que fija el texto refundido de
la ley N° 19.175; la ley N° 18.838; el párrafo 2° del título III de la ley
N° 18.962; la ley N° 16.752; el título VII de la ley N° 19.284; la ley N°
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 207 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

19.140; los artículos 4° letra i) y 19 de la ley N° 18.348; las leyes N°


17.995 y N°18.632, y las municipalidades, y a los trabajadores de
sectores de la Administración del Estado que hayan sido traspasados o
se traspasen a dichas municipalidades en virtud de lo dispuesto por el
decreto con fuerza de ley N°1-3.063, de 1980, del Ministerio del
Interior.

El personal mencionado en el inciso anterior


tendrá derecho al bono siempre que haya desempeñado un cargo de
aquéllos contemplados en el inciso precedente con anterioridad al 31
de diciembre de 1992 y se encuentre afiliado al Sistema de Pensiones
del decreto ley N° 3.500, de 1980. Podrá solicitar el bono
complementario cuando tenga 60 años de edad en el caso de las
mujeres y 65 años en el caso de los hombres.

Artículo 2°: Tendrán asimismo derecho a un


bono complementario al bono de reconocimiento las personas que se
hayan pensionado por vejez entre el 31 de Diciembre de 1992 y la
fecha de entrada en vigencia de esta ley, y que cumplan con los
siguientes requisitos:

a) hayan estado afiliadas a una AFP al momento


de pensionarse;

b) hayan estado desempeñando un cargo de


aquellos mencionados en el primer inciso del artículo 1 al momento de
pensionarse;

c) hayan desempeñado un cargo de aquellos


mencionados en el primer inciso del artículo 1 con anterioridad al 22
de diciembre de 1992.

2. Del cálculo y forma de entrega del bono

Artículo 3º: En el caso de los funcionarios


contemplados en el artículo 1° de esta ley, el bono complementario al bono de
reconocimiento se calculará de tal manera que, sumado al saldo de la cuenta
individual y al Bono de Reconocimiento, garantice al beneficiario una renta
vitalicia equivalente al 70% del promedio de su remuneración salarial real de
los últimos 60 meses antes de pensionarse.

Artículo 4°: En el caso de los beneficiarios


contemplados en el artículo 2°, el bono se calculará de la siguiente forma:

a) Si la persona está en modalidad de retiro


programado, se sumará al saldo de la cuenta individual un monto tal que
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 208 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

asegure una renta vitalicia equivalente al 70% de la remuneración real


promedio de los últimos 5 años antes de jubilarse. Si la persona ha realizado
retiros de excedentes, esos montos deberán reajustarse según IPC y sumarse
al saldo de la cuenta individual para los efectos anteriores.

b) Si la persona está en modalidad de renta vitalicia,


deberá calcularse el capital necesario para que la renta vitalicia acreciente a un
70% de la remuneración real promedio de los últimos 5 años antes de
jubilarse.

c) Si la persona está en modalidad de retiro


programado con renta vitalicia diferida, el monto del bono complementario
deberá ser tal que acreciente el retiro programado y la renta vitalicia diferida,
a un 70% de la remuneración real promedio de los últimos 5 años antes de
jubilarse.

En todos los casos anteriores, deberá incluirse


en el cálculo del bono complementario a los beneficiarios de pensión de
sobrevivencia que tenían esa calidad al momento de pensionarse el beneficiario
de esta ley, y que mantengan ese derecho al momento de solicitar el bono
complementario. Los cálculos anteriores deben referirse al momento de
presentación de la solicitud de obtención del bono complementario.

Artículo 5°: El método de cálculo del bono será


definido por un reglamento del Ministerio de Hacienda.

Artículo 6°: En el caso de las personas que aún


no jubilan, el bono complementario será pagado de una vez al momento de
acogerse a jubilación y será depositado en la cuenta de capitalización individual
en la AFP en la que esté afiliado.

En el caso de las personas que se encuentren


en el caso contemplado en el artículo 2° de la presente ley, el bono
complementario será incluido de una vez en la cuenta de capitalización
individual en la AFP en la que esté afiliado, o en la Compañía de Seguros que
esté pagando o esté comprometida a pagar la renta vitalicia.

Artículo 7º: Cada pensionado tendrá derecho a


un solo bono, aún cuando goce de más de una pensión.

Titulo II Normas sobre Financiamiento del Bono

Artículo 8°: Anualmente la Dirección de


Presupuestos estimará el monto requerido para pagar los bonos
complementarios del año siguiente, e incluirá dicho monto en la Ley de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 209 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

Presupuestos. Para ello, podrá girar del monto acumulado en la cuenta de


excedentes del Fondo del Cobre.

III. Disposiciones varias

Artículo 9° : A quienes perciban


maliciosamente el bono que otorga esta ley, les serán aplicables las sanciones
penales que correspondan según el número 8 del artículo 470 del Código
Penal.

Artículo 10°: El bono compensatorio que


concede esta ley no constituirá remuneración o renta para ningún efecto legal
y, en consecuencia, no será imponible ni tributable y no estará afecto a
descuento alguno.

Este bono será de carácter intransferible.

Articulos Transitorios:

ArtÍculo 1°.- El reglamento al que se refiere el


inciso tercero del artículo 2° deberá dictarse en un plazo no mayor a 120 días
contados desde la publicación de la presente ley.

Artículo 2°.- Las personas contempladas en el artículo


2° de esta ley, tendrán un plazo de 360 días a contar de la promulgación de
esta ley para presentar la solicitud de obtención del bono compensatorio.”.

El señor Subdirector de Racionalización y Función


Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda explicó que
la entidad a la que representa, atendida la solicitud que le formulara la
Comisión, efectuó una valorización respecto de los recursos que involucraría el
financiamiento de la propuesta contenida en la indicación número 1, en
comparación al beneficio que contempla este proyecto de ley.

Sin perjuicio de hacer llegar a la Comisión el cuadro


comparativo solicitado, explicó que la referida valorización fue calculada al
tenor de la indicación en consulta y sobre la base de los siguientes factores:

- Se otorga una pensión con una tasa de reemplazo


equivalente al 70%.

- Se establece un límite de $ 700.000 para cubrir la


diferencia que falte para obtener una pensión equivalente al señalado 70%.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 210 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

- Se consideran como beneficiarios sólo a personas


solteras, situación que, si bien es la menos frecuente, es la que permite
efectuar el ejercicio con menor costo fiscal.

- Asimismo, se considera sólo a quienes actualmente


aparecen registrados en la base de datos del Ministerio de Hacienda como
posibles beneficiarios de este bono, los que, a contar del año 2000, suman
aproximadamente cien mil personas. Esta cifra es inferior a la que resulta de la
aplicación de la indicación en análisis, por cuanto ésta última extiende el
beneficio hasta el año 1992.

- Finalmente, se proyecta que el pago del bono se


efectúa de una sola vez.

Efectuado el cálculo sobre la base de todas esas


variantes, el ejercicio arroja un gasto fiscal anual que fluctúa entre 150 y 200
millones de dólares, y registra su mayor ejecución entre los años 2010 y 2013.

Dicha suma, enfatizó, es notoriamente superior al


costo fiscal que significa la implementación del bono post laboral a que se
refiere el proyecto de ley análisis, elevándose dicho gasto a más del doble.

Entre las diferencias que conllevan a este mayor


gasto fiscal, señaló el hecho de que la indicación plantea como objetivo
garantizar una determinada tasa de reemplazo, la que, además, aumenta a un
70%. Ello, necesariamente, hace incurrir en un mayor gasto a fin de solventar
la diferencia para alcanzar ese 70%. Así, entonces, el gasto se orienta a cubrir
ese porcentaje.

El bono post laboral, en cambio, no asegura una tasa


de reemplazo predefinida, sino que constituye un paliativo para quienes
reciben las pensiones más bajas y hacia éstas, en consecuencia, está
focalizado el gasto.

El Honorable Senador señor Longueira hizo presente


que la indicación en análisis no pretende el solo otorgamiento de un bono
determinado, sino que busca enfrentar y solucionar el problema global de la
deuda generada por el daño previsional.

Sobre el particular, el señor Subdirector apuntó que,


bajo esa perspectiva, el bono post laboral y el beneficio contemplado en la
indicación en estudio, obedecen a enfoques claramente distintos y en ello
radicaría un nuevo elemento diferenciador entre ambas propuestas. En efecto,
mientras la indicación contempla un beneficio de carácter previsional, el bono
que consagra el proyecto de ley es un beneficio de tipo laboral circunscrito al
ámbito de los funcionarios del sector público. Si este último estuviera
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 211 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

concebido como un beneficio previsional, no podría otorgarse sólo en favor de


un determinado segmento o sector, ya que la universalidad de los beneficios
previsionales no admite tal discriminación.

Los beneficios de seguridad social son universales,


por tanto no pueden ser establecidos en favor de unos excluyendo a otros, en
la especie, discriminando entre trabajadores del sector público y del sector
privado. En cambio, el bono contemplado en esta iniciativa legal, es otorgado
por la Administración Pública en su condición de ex empleador, de ahí su
carácter de post laboral. Si fuera concebido como beneficio previsional, debería
concederse indiscriminadamente, y ello daría lugar a que, posteriormente,
cualquier persona reclame para sí el mismo beneficio.

El Honorable Senador señor Allamand refutó lo


anterior, señalando que no existe razón para entender que el beneficio
concebido en favor de algunos, pueda ser indistintamente reclamado por otros
a quienes éste no alcanza, a pretexto que, de lo contrario, se incurre en
discriminación. Ejemplificó con el caso del problema previsional que fue
resuelto en beneficio de las personas afiliadas al Instituto de Normalización
Previsional, y respecto de las cuales no se habría planteado un dilema en torno
a una eventual discriminación.

El señor Subdirector explicó que en dicha oportunidad


la solución fue concebida para el conjunto de afiliados al INP,
independientemente de que fueran funcionarios del sector público o
trabajadores del sector privado.

El Honorable Senador señor Longueira apuntó que en


dicha solución quedaron excluidos los afiliados a las Administradoras de Fondos
de Pensiones, aun cuando en muchos casos se trataba de personas que,
estando en sistemas previsionales distintos, prestaban servicios para el mismo
empleador.

El Honorable Senador señor Letelier aclaró que este


tema no se relaciona con el empleador para el cual la persona se desempeña,
sino con el sistema previsional al cual se encuentra adscrita. Así, si se trata de
los afiliados al INP, los beneficios se universalizan respecto de todos ellos, y
otro tanto sucede respecto de los afiliados a las AFP.

Recalcó que, en la especie, se trata de un beneficio


post laboral porque es un bono que concede un ex empleador.

El Honorable Senador señor Allamand hizo hincapié


en que existen numerosos fallos del Tribunal Constitucional en los que se
declara que respecto de un universo determinado de individuos que comparten
unas mismas características que los identifican, procede otorgar el mismo
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 212 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

tratamiento, y que ello no debe necesariamente hacerse extensivo a quienes


no respondan a tales características, a pretexto de evitar la discriminación. La
inconstitucionalidad se genera cuando, al interior de ese universo o grupo de
personas que se encuentran en la misma situación, se discrimina a unas
respecto de otras.

El señor Subdirector puntualizó que la indicación


número 1 apunta hacia quienes fueron objeto de subcotización y sufrieron el
consiguiente daño previsional, en tanto que la iniciativa legal en estudio,
apunta específicamente a los funcionarios públicos.

Bajo la premisa de la indicación, si el beneficio se


convierte en previsional, las personas que prestaron servicios en el sector
público, pero que ya no pertenecen a él, o quienes por diversas circunstancias
sufrieron una subcotización, podrían posteriormente reclamarlo en su favor,
por cuanto la universalidad previsional del mismo impediría circunscribirlo
solamente a los funcionarios del sector público.

El Honorable Senador señor Allamand especificó que


el universo al cual se refiere la indicación en comento, lo constituyen los
funcionarios públicos que sufrieron daño previsional con motivo de la
subcotización de que fueron objeto. Manifestó su discrepancia en cuanto a que
el beneficio que se concedería a este universo deba extenderse al sector
privado, máxime si no se configura a su respecto la hipótesis de la
subcotización.

El Honorable Senador señor Letelier reiteró que el


problema se plantea respecto de quienes pertenecieron al sector público y que
actualmente prestan servicios en el sector privado.

El Honorable Senador señor Allamand sostuvo que si


una persona registra en su trayectoria previsional un período como funcionario
público, y durante ese lapso de tiempo sufrió el daño previsional,
eventualmente, podría acceder al beneficio en la proporción que corresponda a
dicho período. Sin embargo, insistió, una cosa muy distinta es que un beneficio
concebido para funcionarios públicos que sufrieron daño previsional por
subcotización, sea imperioso hacerlo extensivo a los trabajadores del sector
privado a fin de evitar la discriminación y en pro de la universalidad.

El Honorable Senador señor Letelier apuntó que quien


tenga derecho a reclamar del daño previsional por subcotización, debería poder
hacerlo para resarcir todo ese daño, con independencia del tiempo durante el
cual éste se produjo, y ello, consecuencialmente, podría abrir un universo que
no estaba contemplado originalmente en el beneficio.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 213 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

El señor Subdirector señaló que en la dictación de la


ley Nº 19.200, ya antes aludida, que estableció nuevas normas sobre
otorgamiento de pensiones, imperó el criterio que aquí se ha señalado, por
cuanto dicha normativa no resolvió el problema sólo para los funcionarios
públicos, sino para todos los afiliados al sistema del INP, sea que pertenecieran
al ámbito público o al privado.

Explicó que en dicha ley se elevó la base de cálculo


de las pensiones de un 40% a un 70% y esa solución se dispuso para el
conjunto de trabajadores afiliados al antiguo sistema previsional. Las razones
para adoptar tal medida fueron varias, entre ellas, porque el sistema estaba en
extinción y el universo de beneficiarios estaba definitivamente establecido ya
que nadie más ingresaría al mismo, con lo cual quedaba claramente
determinado el impacto fiscal de la medida.

El Honorable Senador señor Allamand consultó a


quiénes alcanzó el beneficio en dicha oportunidad.

El señor Subdirector respondió que a todos quienes


se encontraban adscritos al antiguo sistema previsional, el cual reunía más de
treinta Cajas de Previsión Social y al que pertenecían un gran número de
trabajadores, tanto del sector público como del sector privado.

El asesor del señor Ministro del Trabajo y Previsión


Social aclaró que en materia de seguridad social, la universalidad está dada
por el tipo de contingencia y no por el empleador para el cual se presta
servicios. Así, si varias personas están sujetas a la misma contingencia, con
independencia de sus empleadores o del sector al que pertenezcan -público o
privado-, el Estado debe proporcionar la respectiva solución para todas ellas
sin incurrir en discriminación.

El Honorable Senador señor Longueira insistió en la


necesidad de tener a la vista la valoración numérica de la propuesta contenida
en la indicación número 1, más allá del problema de inadmisibilidad de la
misma. En consecuencia, reiteró la petición al Ejecutivo para que proporcione
dicha información, ya que ella permitirá evaluar el beneficio que propone esta
iniciativa legal. Señaló que la alternativa que ofrece la referida indicación
persigue solucionar el daño previsional, lo que si bien efectivamente la hace
más costosa para el erario nacional, a la postre podría significar el fin de un
problema no resuelto y que no se subsanará con el solo otorgamiento de un
bono de tipo laboral.

A continuación, y sin perjuicio de la información que


sobre la materia entregará posteriormente a la Comisión el Ejecutivo, el
Presidente de la Comisión, Honorable Senador señor Letelier, declaró
inadmisible la indicación número 1, por recaer en materias reservadas a la
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 214 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

iniciativa legal exclusiva del Ejecutivo, de conformidad a lo dispuesto en el


artículo 65, inciso cuarto, números 4º y 6º, de la Constitución Política de la
República, ya que tienen relación con el otorgamiento de beneficios
económicos y con normas de seguridad social.

Posteriormente, el señor Subdirector de


Racionalización y Función Pública de la Dirección de Presupuestos presentó a la
Comisión un documento que contiene el solicitado informe financiero de la
indicación número 1. En dicho informe, se abordan las siguientes materias:
universo de beneficiarios de la referida indicación, universo de la estimación
efectuada, características de la indicación, características de la estimación,
cálculo del bono según la estimación, el costo de la indicación según
presupuestos de la estimación, estadísticas de la base de datos utilizada y
resultados, inadmisibilidad de la indicación y, finalmente, las conclusiones.

Se deja constancia de que dicho documento fue


debidamente considerado por los señores Senadores integrantes de la
Comisión, y se contiene en un Anexo único que se adjunta al original de este
informe, copia del cual queda a disposición de los señores Senadores en la
Secretaría de la Comisión.

Por su parte, la Honorable Senadora señora Matthei


hizo presente su discrepancia con el cálculo del costo financiero de la
indicación número 1, presentado en el referido informe de la Dirección de
Presupuestos. Puso énfasis en señalar que dicha estimación no se condice con
el sistema de cálculo del bono de reconocimiento, razón por la cual tal
valorización no habría sido correctamente efectuada.

---

Previo al análisis pormenorizado del resto de las


indicaciones al proyecto, el señor Subdirector de Racionalización y Función
Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda explicó las
modificaciones propuestas por las indicaciones presentadas por el Ejecutivo y
el fundamento de las mismas.

Manifestó que dichas indicaciones versan,


fundamentalmente, sobre siete materias específicas en las cuales se recogen
las principales observaciones efectuadas durante la discusión en general de
esta iniciativa legal, tanto por parte de los representantes del sector público
como por parte de los señores Senadores. Las enmiendas son las siguientes:

1.- Ampliación del universo de beneficiarios del bono


a los contratados por el Código del Trabajo, cuando sus contratos hayan
terminado por necesidades de la empresa.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 215 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

Actualmente el proyecto de ley considera como


beneficiarios del bono post laboral a los contratados bajo el régimen del Código
del Trabajo cuyos contratos terminen por renuncia voluntaria. La respectiva
indicación amplía este universo de beneficiarios a los contratados por el
referido Código, cuyos contratos terminen en virtud de la causal “necesidades
en la empresa”. En este evento, la única limitación establecida es aplicar a su
respecto el mismo período de carencia a que están sujetos los funcionarios que
recibieron la bonificación al retiro de la ley Nº 19.882 y otras leyes especiales.

2.- Eliminación de la exigencia de tener una pensión


de vejez líquida igual o inferior a $ 600.000 mensuales.

El proyecto de ley establece como requisito para


tener derecho al bono, que el trabajador acceda a una pensión de vejez líquida
igual o inferior a $ 600.000. La indicación pertinente reemplaza dicho monto
por el equivalente al límite máximo inicial de pensiones de las ex cajas de
previsión, fusionadas en el INP. Dicho monto máximo, a la fecha, asciende a $
820.233.

3.- En la estimación de la pensión de vejez líquida se


considerará la modalidad de renta vitalicia.

Otra indicación permite que los funcionarios


inicialmente opten por la modalidad de cálculo más ventajosa para ellos. Para
tales efectos, se establece que la estimación de la pensión de vejez líquida se
efectuará considerando la menor tasa de interés entre la del retiro programado
y la tasa de interés promedio implícita de las rentas vitalicias.

4.- En la misma línea, otra indicación excluye del


cálculo de la pensión de vejez líquida, las pensiones de viudez y sobrevivencia
que se encuentre percibiendo el beneficiario.

El proyecto de ley, en sus actuales términos,


establece que en el cálculo de la pensión de vejez deben sumarse todas las
pensiones que perciba el trabajador, entre ellas, las de viudez y de
sobrevivencia. La modificación propuesta señala que, en la estimación de la
referida pensión de vejez líquida, no se sumarán aquellas pensiones de viudez
y de sobrevivencia que perciba el trabajador.

5.- Elevación de la renta de corte para la aplicación


del período de carencia.

Actualmente, esta iniciativa legal establece un


período de carencia para percibir el bono cuando sus beneficiarios hayan
obtenido algún incentivo al retiro, como la bonificación contemplada en la Ley
del Nuevo Trato Laboral, y perciban una remuneración superior a $ 437.500.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 216 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

La indicación respectiva aumenta dicha renta de corte a $ 454.300,


permitiendo que un mayor número de funcionarios no tenga período de
carencia.

6.- Disminución del período de carencia.

En el texto aprobado en general, el período de


carencia es de 5/7 del tiempo de espera que resulte de la aplicación de la
fórmula de cálculo que para estos efectos contempla el proyecto; en todo caso
el período de carencia no puede ser superior a 7 años. La indicación propuesta
reduce dicho período de carencia a 3/7, con un tope máximo de 4 años.

7.- Cómputo del período de carencia.

La indicación pertinente establece que el período de


carencia se contará desde el mes siguiente a la fecha en que el trabajador
haya cesado en funciones. Esto significa que muchos de los trabajadores que
dejaron de pertenecer a la administración pública entre el 14 de noviembre de
2003 y la entrada en vigencia de la ley y que fueron beneficiarios de algún
incentivo al retiro, ya hayan cumplido con su período de carencia.

Al término de su presentación, el señor


Subdirector hizo entrega a la Comisión de dos documentos: el primero,
una minuta sobre los principales contenidos del proyecto de ley en
análisis; y el segundo, una minuta que contiene su exposición acerca
de las indicaciones presentadas por el Ejecutivo a la referida iniciativa
legal.

Se deja constancia de que ambos documentos fueron


debidamente considerados por los señores Senadores integrantes de la
Comisión, y se contienen en un Anexo único que se adjunta al original de este
informe, copia del cual queda a disposición de los señores Senadores en la
Secretaría de la Comisión.

Enseguida, los miembros de la Comisión formularon


diversas consultas e inquietudes en torno a las enmiendas precedentemente
reseñadas, según se consigna a continuación.

El Honorable Senador señor Letelier, en relación al


primer punto expuesto, preguntó si los trabajadores cuyos contratos de trabajo
terminen por necesidades de la empresa, son incorporados al proyecto en los
mismos términos que los restantes beneficiarios del bono que cuentan con
algún sistema de incentivo al retiro o si, por el contrario, se establece alguna
diferencia entre éstos y aquéllos.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 217 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

El señor Subdirector respondió que tales trabajadores


son incorporados en iguales condiciones que los demás beneficiarios del bono
que perciben algún tipo de indemnización o incentivo por retiro. Enfatizó que,
precisamente, una de las preocupaciones en torno a este tema era no generar
modificación alguna a las normas del Código del Trabajo, a raíz de la
incorporación de dichos trabajadores a este proyecto.

El Honorable Senador señor Letelier apuntó que,


conforme al proyecto aprobado en general, para acceder al bono es necesario
tener una pensión de vejez líquida igual o inferior a $600.000 mensuales, en
tanto que en las indicaciones en análisis se exige que dicha pensión sea
equivalente al límite máximo de la pensión inicial de las ex cajas de previsión.
Consultó a cuántas personas más aprovechará este beneficio, de aprobarse tal
modificación.

El señor Subdirector respondió que con dicha


enmienda se añaden como beneficiarios 2.500 personas adicionales,
aproximadamente.

El Honorable Senador señor Letelier solicitó mayor


información en cuanto a cómo está distribuido ese nuevo universo de 2.500
personas adicionales, en especial en qué servicios públicos se desempeñan,
qué cargos ocupan y a qué grados de la Escala Única de Sueldos corresponden.

El señor Subdirector señaló que, sin perjuicio de


proporcionar a la Comisión la información detallada sobre la actual estructura
de funcionarios del sector público, es posible adelantar que son principalmente
los profesionales quienes resultan beneficiados con esta modificación y, entre
ellos, los profesionales que ocupan cargos directivos.

Explicó que, durante los últimos quince años, en el


sector público se ha desarrollado un proceso de profesionalización de los
servicios, lo que ha significado aumentar el porcentaje de profesionales: de un
40% registrados en la década de 1980 a un 60% en la dotación actual. Sin
embargo, advirtió, existen servicios que desde antiguo están integrados, en
gran número, por personal profesional, como por ejemplo, la Contraloría
General de la República o el Servicio de Impuestos Internos.

Además, el Honorable Senador señor Letelier


consultó cuántas personas resultan beneficiadas al cambiar el sistema de
cálculo de la pensión de vejez que permite acceder al bono, la que según el
proyecto se calcula sobre la base de la modalidad del retiro programado, en
tanto que la nueva propuesta del Ejecutivo lo hace en relación a la menor tasa
de interés entre la del retiro programado y la tasa de interés promedio
implícita de las rentas vitalicias.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 218 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

El señor Subdirector respondió que el aumento de


beneficiarios por este concepto está estimado en 1.000 personas,
aproximadamente, lo que representa entre el 1% y el 2% del universo. Agregó
que este tema fue muy debatido durante las negociaciones con los gremios del
sector, por cuanto, según éstos, con dicho cambio la cantidad de beneficiarios
aumentaría en forma significativa. Sin embargo, el referido porcentaje revela
que el aumento de la cobertura es más bien marginal. No obstante lo anterior,
igualmente se recogieron los reparos formulados en cuanto a que el cálculo
sobre la base de la modalidad del retiro programado era menos ventajoso para
los funcionarios y, por tal motivo, se modificó la norma asociando dicho cálculo
a la tasa de interés.

El Honorable Senador señor Letelier consultó por qué


para tales efectos se recurrió a la tasa de interés promedio implícita de las
rentas vitalicias.

La asesora de la Dirección de Presupuestos del


Ministerio de Hacienda explicó que en la modalidad de la renta vitalicia se
aplica la tasa de interés promedio del mercado, en tanto que el retiro
programado opera con la tasa de interés de los distintos fondos, ponderando
en un 80% la tasa histórica -diez años hacia atrás- y en un 20% la tasa de
interés promedio del mercado.

La modificación que introduce la respectiva


indicación, permite que el funcionario o trabajador, inicialmente, pueda optar
por el cálculo que le sea más favorable. De esta forma, en la estimación de la
pensión de vejez líquida para acceder a este beneficio, se le permitirá elegir la
menor tasa de interés entre la del retiro programado y la tasa de interés
promedio implícita de las rentas vitalicias.

El Honorable Senador señor Letelier consultó si esta


alternativa corresponde o no a la propuesta de los gremios del sector público
en esta materia.

El señor Subdirector de Racionalización y Función


Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda señaló que
los gremios efectivamente planteaban la posibilidad de cambiar el sistema de
cálculo de la pensión, y que, en lugar de recurrir a la modalidad del retiro
programado, se efectuara en base a la renta vitalicia. Sin embargo, los datos
históricos revelan las fluctuaciones que se registran en el sistema, lo que a la
postre, podría resultar más perjudicial que beneficioso. En consecuencia,
enfatizó, la fórmula que se propone vía indicación es, sin lugar a dudas, la más
favorable para los trabajadores.

El Honorable Senador señor Letelier solicitó a los


representantes del Ejecutivo que explicaran la fórmula de cálculo del período
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 219 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

de carencia que se contempla en el artículo 8º, inciso tercero, letra b), del
proyecto, así como también las modificaciones que se proponen a su respecto.

El señor Subdirector de Racionalización y Función


Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda señaló que,
en esta materia, son varios los cambios relevantes, todos en orden a aumentar
el número de personas sin tiempo de carencia.

Explicó que la referida fórmula está concebida para el


universo de funcionarios o trabajadores que cuenten con algún sistema de
incentivo al retiro y, con la modificación propuesta, también para quienes
perciban la indemnización por años de servicio del Código del Trabajo. Quienes
estén en dicha situación, quedarán sujetos a tiempo de espera para percibir el
bono, según si su promedio de remuneraciones imponibles supere o no cierta
cifra que, para estos efectos, se ha establecido como límite o punto de corte.
Dicha cifra, inicialmente establecida en $ 437.500, en las indicaciones
presentadas fue elevada a
$ 454.300. Así, para el personal cuyo promedio de remuneraciones imponibles
sea igual o inferior a $ 454.300, no habrá período de carencia, en tanto que
quienes superen dicha suma, tendrán un tiempo de espera, equivalente al que
resulte de aplicar la ecuación o fórmula que el citado artículo 8º contempla en
la letra b) de su inciso tercero.

Precisó que, en definitiva, la mayoría de los


funcionarios -entre técnicos, administrativos y auxiliares- no quedan sujetos al
período de carencia, en tanto que sí se aplica dicho período respecto de los
profesionales, ya que ellos superan el monto que se ha definido como punto de
corte para estos efectos.

Añadió que en cuanto al tiempo de carencia


propiamente tal y a su ecuación de cálculo, también se han introducido algunas
enmiendas de importancia. Así, por ejemplo, se ha rebajado el tiempo máximo
de espera de 84 a 48 meses, es decir, de 7 a 4 años, y, para tales efectos, se
han modificado los factores de cálculo para la determinación de dicho período.

La asesora de la Dirección de Presupuestos del


Ministerio de Hacienda complementando lo anterior, detalló la referida
ecuación aritmética.

Señaló que, al tenor de dicha fórmula, en primer


término, a la bonificación por retiro percibida de conformidad a leyes
especiales o a la indemnización por años de servicio del Código del Trabajo,
según corresponda, se le resta la suma de $ 4.543.000 en el caso de las
mujeres y $ 4.088.700 en el de los hombres. Aclaró que dichas cantidades
fueron definidas sobre la base de los ya referidos $ 454.300, multiplicados por
10 en el caso de las mujeres y por 9 en el de los hombres. Lo anterior porque,
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 220 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

la bonificación por retiro contemplada en diversas leyes especiales, otorgan 10


y 9 meses de bonificación, para mujeres y hombres, respectivamente. Si el
resultado de la señalada resta es inferior a
$ 50.000, no habrá período de carencia. En caso contrario, se sigue aplicando
la fórmula y, para ello, se divide el resultado de la resta antedicha por $
50.000 (que corresponde al monto del bono que contempla este proyecto) y,
finalmente, dicho cuociente se multiplica por 3/7.

Especificó que el resultado final que se obtiene con


esta operación, corresponde al número de meses durante el cual se prolongará
la carencia y, si éste es superior a 48, el bono se devengará y pagará a partir
del mes 49 contado desde el mes siguiente al cese de funciones o término del
contrato de trabajo. Ahí, entonces, queda fijado el límite máximo de espera.

Puntualizó que esta es la nueva fórmula propuesta ya


que, para conseguir la reducción del tiempo de carencia, fue necesario
introducir algunos cambios en la ecuación:

- Elevar las cifras que se descuentan de la


bonificación por retiro o de la indemnización por años de servicio, según
corresponda, de $ 4.375.000 a $ 4.543.000, en el caso de las mujeres y de $
3.937.500 a $ 4.088.700 en el de los hombres. Lo anterior, producto de
aumentar la remuneración establecida como punto de corte.

- Reducir el factor que define el número de meses de


espera, de 5/7 a 3/7.

Estas enmiendas permiten ampliar el número de


personas que, teniendo las más bajas pensiones, accedan a este beneficio sin
quedar sujetas a tiempo de espera.

A continuación, el Honorable Senador señor Letelier


solicitó al Ejecutivo información acerca de cuántos funcionarios o trabajadores
del sector público perciben remuneraciones superiores a
$ 450.000 y cuántos las registran bajo esa cifra, así como también a qué
grados corresponden los cargos que ocupan y en qué servicios cumplen
funciones.

En la sesión siguiente, la Comisión escuchó a los


representantes de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF),
encabezada por su Presidente, señor Raúl De la Puente, quien expuso las
opiniones y comentarios de dicha entidad en torno a las referidas indicaciones
del Ejecutivo.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 221 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

Acompañó su exposición con una presentación en


power point -contenida además en un documento impreso-, en la que se
abordan, fundamentalmente, los siguientes aspectos: antecedentes sobre el
origen del daño previsional, la acción de los gobiernos de la Concertación en
esta materia, los compromisos de la señora Presidenta de la República, el
informe de la Comisión Marcel, las observaciones a las indicaciones del
Ejecutivo y las conclusiones finales.

Se deja constancia de que el referido documento fue


debidamente considerado por los señores Senadores integrantes de la
Comisión, y se contiene en un Anexo único que se adjunta al original de este
informe, copia del cual queda a disposición de los señores Senadores en la
Secretaría de la Comisión.

Al iniciar su exposición, el señor Presidente de la


ANEF puso especial énfasis en señalar que el proyecto de ley que se analiza no
ofrece la solución al daño previsional que afecta a los trabajadores del sector
público.

Entre las causas que originaron el referido daño


previsional, mencionó las siguientes:

- Cotizaciones de los funcionarios públicos


efectuadas sobre el sueldo base y los bienios, lo que significó cotizar sobre un
tercio de sus remuneraciones.

- Reajustes de remuneraciones inferiores al Índice


de Precios al Consumidor (IPC) y, generalmente, con bonos y asignaciones no
imponibles.

- Un sistema previsional implementado durante el


Gobierno Militar, sin la debida información, con gran presión de la autoridad y
con una campaña publicitaria unilateral.

- Funcionarios presionados, engañados u obligados a


traspasarse desde las Cajas de Previsión a las Administradoras de Fondos de
Pensiones.

Agregó que, como resultado de lo anterior, estos


funcionarios actualmente tienen un bajo bono de reconocimiento y, como
cotizaron por un tercio de sus remuneraciones hasta el año 1993, tienen un
bajo monto acumulado en sus cuentas de capitalización individual y, por tanto,
jubilarán con una tasa de reemplazo del 33%. En cambio, quienes se
mantuvieron en el sistema de reparto se pensionarán con una tasa de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 222 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

reemplazo del 80%, aproximadamente. Puntualizó que ese es el daño


previsional.

En cuanto a la acción desplegada por los gobiernos


de la Concertación en esta materia, reseñó que en el año 1993 se dictó la ley
Nº 19.200, la que benefició sólo a los imponentes del antiguo sistema
previsional. Añadió que hasta el año 2000 no se abordó la revisión de una
solución al daño previsional. En el año 2003, el gobierno de la época y los
gremios del sector público, instalaron una mesa de negociación para analizar el
tema desde la perspectiva de las condiciones de retiro, y no del daño
previsional, aduciendo que no existiría una reforma al sistema previsional
propiamente tal. Fue así como en agosto de 2005, el Presidente de la
República de la época, señor Ricardo Lagos Escobar, envió el proyecto de ley
sobre condiciones de retiro.

Posteriormente, agregó, con fecha 7 de enero de


2006, la entonces candidata a Presidenta de la República, actual Primera
Mandataria, asumió sendos compromisos con la Agrupación Nacional de
Empleados Fiscales, entre los cuales citó los siguientes:

“Una profunda reforma al sistema previsional, que


permita que todas las chilenas y chilenos tengan pensiones dignas y decentes.
Esta reforma incluirá la participación ciudadana, de las organizaciones y de
todos los sectores involucrados. Mi compromiso es que una de las primeras
medidas será nombrar de inmediato un Consejo de Reforma Previsional, con la
participación activa de todos y sin duda de la ANEF.

Implementar a la brevedad un mejoramiento de las


condiciones de retiro de los funcionarios públicos, en base al proyecto en
trámite en el Parlamento, y dar prioridad a una solución adecuada a los
funcionarios que fueron afectados por el Daño Previsional causado en los años
80, instruyendo al Consejo de Reforma Previsional que incluya el tratamiento
de este tema en su labor y proponga medidas pertinentes, de acuerdo con una
política de gasto público acorde con un manejo responsable de la economía y
del gasto fiscal.”.

Sin embargo, continuó, en julio del año 2006, el


informe del Consejo Asesor Presidencial para la Reforma Previsional, también
denominado Comisión Marcel, sobre esta materia concluyó que el bono de que
trata esta iniciativa legal es la solución al daño previsional. En efecto, en dicho
informe se consigna que:

“…el acuerdo suscrito por el Gobierno y las


organizaciones de trabajadores proveyó una solución simple y generosa con los
trabajadores públicos, estableciendo el pago de un bono mensual de $
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 223 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

50.000.-, para los trabajadores con al menos 20 años de servicio, una tasa de
reemplazo inferior al 55% y una pensión de vejez inferior a $ 600.000.

El principal problema que persiste es la situación de


los funcionarios que podrían aspirar a una pensión superior a los $ 600.000.-
mensuales.

Para resolver este problema, el Consejo, propone


eliminar esta restricción.”.

Enseguida, el personero de la ANEF se refirió in


extenso a las indicaciones presentadas por el Ejecutivo al proyecto de ley en
comento.

En primer término, mencionó que las indicaciones


suprimen la restricción o requisito de tener una pensión de vejez líquida
inferior a $ 600.000 mensuales, para acceder al bono. Con ello, el Gobierno
acogería la propuesta del informe Marcel en el sentido de que este proyecto es
la solución al daño previsional. Esta situación cambiaría el escenario del
debate, ya que para el Gobierno el bono post laboral se transformaría en
solución al daño previsional.

En segundo lugar, agregó, las indicaciones no


eliminan la incompatibilidad de este bono con el incentivo al retiro de la ley Nº
19.882, sino que sólo rebajan la duración máxima -de 7 a 4 años- del período
de carencia al que se somete a sus beneficiarios. En efecto, el beneficio de la
citada ley Nº 19.882, el que calificó como un gran logro de los trabajadores del
sector, se ve ahora restringido ya que, para recibir el bono de $ 50.000, este
proyecto establece un período de espera o de carencia para quienes hayan
percibido el referido incentivo al retiro. Ejemplificó lo anterior con diversos
casos, en cada uno de los cuales se calculó el respectivo período de carencia.
Así:

- El directivo de carrera, grado 9º, que percibe una


remuneración de $ 1.122.000, tendrá un tiempo de carencia o de espera de 57
meses, es decir, de 4 años.

- El profesional, grado 11º, con una remuneración de


$ 985.553, tendrá un período de carencia de 45,5 meses, es decir, 3 años y 9
meses y medio.

- El técnico, grado 16º, con título profesional, y grado


9º, sin título profesional, cuya remuneración es de $ 603.409, tendrá un
tiempo de espera equivalente a 12,8 meses, esto es, 1 año y 1 mes.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 224 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

- El administrativo, grado 15º, con título profesional,


con una remuneración de $ 657.238, tendrá un período de espera de 17,4
meses, esto es, 1 año y 5 meses.

- El administrativo, grado 15º, sin título profesional,


que percibe una remuneración de $ 402.697, no tendrá período de carencia.

- El auxiliar, grado 20º, sin título, y con una


remuneración de $ 318.290, tampoco tendrá tiempo de espera.

Agregó que lo anterior lleva a concluir que los


funcionarios de la Administración Central del Estado que se verán afectados
por este lapso de carencia al momento de jubilar, serán:

- El 100% de los directivos, los que constituyen el


5,6% del personal.

- El 100% de los profesionales, que representan el


32,21% del personal.

- El 100% de los técnicos, que son el 28,21% del


personal.

- El 20% de los administrativos, que constituyen el


5% del personal.

En total, la carencia afectará al 70% de los


funcionarios de la Administración Central del Estado.

En tercer lugar, continuando con el análisis de las


indicaciones, el señor Presidente de la ANEF señaló que no se modifica el
monto del bono post laboral, por lo que las tasas de reemplazo de los
beneficiados no variarán significativamente.

Para graficar lo anterior, expuso los siguientes


ejemplos:

- El directivo de carrera, grado 9º de la EUS, cuya


remuneración es de $ 1.122.000, con una tasa de reemplazo del 33%, recibirá
una pensión de $ 370.260. Con el bono post laboral de $ 50.000, su pensión
aumenta a $ 420.260, lo que significa elevar su tasa de reemplazo al 37%.

- El profesional, grado 11º de la EUS, con una


remuneración de $ 985.553 y una pensión de $ 328.518 al aplicar la tasa de
reemplazo del 33%, si se le suma el bono de $ 50.000, aumenta su pensión a
$ 378.518, lo que equivale a incrementar su tasa de reemplazo a un 38,4%.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 225 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

- El técnico, grado 16º, con título profesional, y el de


grado 9º, sin título profesional, que percibe una remuneración de $ 603.409,
tendrá una pensión de $ 199.125 al jubilar con una tasa de reemplazo del
33%, por lo que el bono de $ 50.000 aumentará su pensión a $ 249.125,
elevando su tasa de reemplazo al 41%.

- El administrativo, grado 15º de la EUS, con título


profesional, siendo su remuneración de $ 657.238, su pensión alcanzará los $
216.889, con una tasa de reemplazo del 33%. Sumando el bono, aumenta su
pensión a $ 266.889 y su tasa de reemplazo al 40,6%.

- El administrativo, grado 15º de la EUS, sin título


profesional, con una remuneración de $ 402.697, su pensión se calcula en $
132.890, con una tasa de reemplazo del 33%. Con el bono post laboral, eleva
la pensión a $ 182.890 y la tasa de reemplazo al 45,4%.

- El auxiliar, grado 20º de la EUS, sin título, cuya


remuneración es de $ 318.290 y que obtiene una pensión de $ 105.035, con
una tasa de reemplazo del 33%, si se suma el bono de $ 50.000, incrementa
su pensión a $ 155.035 y su tasa de reemplazo al 49%.

Este último caso, precisó, corresponde al de quien


resulta mayormente beneficiado, pues, en la mejor de las hipótesis, al
momento de jubilar sólo perderá el 51% de su remuneración en actividad.

Otras observaciones que el señor Presidente de la


ANEF hizo presente en torno a las indicaciones al proyecto, son:

- Se elimina el requisito de renuncia voluntaria para


los funcionarios regidos por el Código del Trabajo y se les aplica la misma
incompatibilidad que rige para los beneficiarios del incentivo al retiro de la ley
Nº 19.882.

- Se mantiene la tasa de reemplazo de 55% como


requisito para percibir el beneficio, implementándose una fórmula engorrosa y
poco clara para su cálculo.

En definitiva, precisó, las indicaciones no modifican


significativamente el proyecto de ley, ni son una solución al problema de la
previsión de los funcionarios públicos.

Al cabo de lo expuesto, señaló, es posible concluir


que:
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 226 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

- El máximo beneficio alcanzará al personal auxiliar y


administrativo sin título -que representa alrededor del 29% del personal-, el
que no tendrá tiempo de espera, pero que verá reducido su ingreso mensual
en un 50%, aproximadamente.

- Los directivos y profesionales, para aumentar su


tasa de reemplazo de un 33% a un 38%, aproximadamente deberán esperar
un promedio de 4 años, lo que les representa perder un 62% de su
remuneración en actividad.

- Esta situación significará que un muy alto


porcentaje de funcionarios no jubilará, lo que afectará al resto del personal que
no podrá acceder a un ascenso y al desarrollo de su carrera funcionaria. Esto
acarreará, además, un envejecimiento al interior del sector público.

- El proyecto de ley viola derechos adquiridos por los


trabajadores de la Administración Central afiliados a la ANEF, contemplados en
la ley Nº 19.882.

- La aprobación de este bono post laboral como


solución al daño previsional, lesiona gravemente la credibilidad de los
compromisos asumidos por el actual Gobierno.

El señor Presidente de la ANEF finalizó su exposición


reiterando que el proyecto de ley en análisis no constituye la solución al daño
previsional y que la entidad a la que representa insiste en la necesidad de
encontrar dicha solución al tenor de los compromisos contraídos.

Destacó que la Administración Pública de nuestro país


se encuentra catalogada como la mejor de la región según los estudios
internacionales especializados, con un alto nivel de eficiencia y probidad.
Mayor razón existiría, entonces, para atender sus demandas.

Indicó que una solución de fondo pasa por aumentar


la tasa de reemplazo que se aplica a estos funcionarios al momento de jubilar,
a lo menos a un 70%. Señaló que en la actualidad existen países donde dicha
tasa alcanza el 80%, en tanto que en nuestro país los trabajadores se
pensionan, en promedio, con una tasa no superior al 45%, lo que les significa
perder más de la mitad de la remuneración que percibían en actividad, lo cual
es muy difícil de enfrentar.

En consecuencia, puntualizó, la entidad que preside


no comparte el proyecto en sus actuales términos, así como tampoco las
enmiendas propuestas por las indicaciones del Ejecutivo. Enfatizó que, en tales
circunstancias, la respuesta al daño previsional aún está pendiente.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 227 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

A continuación, el Honorable Senador señor Letelier


dejó constancia de que la Comisión se ha abocado al estudio de un proyecto de
ley que está referido al otorgamiento de un bono de carácter post laboral en
beneficio de los funcionarios y trabajadores del sector público que cumplan
determinados requisitos. Aclaró que el debate desarrollado a su respecto no ha
sido abordado bajo la perspectiva de dar una solución global y definitiva al
problema del daño previsional mediante la concesión de este bono, sino, por el
contrario, dar lugar a un beneficio de carácter laboral, por parte de un ex
empleador, que mejore las condiciones de retiro de los destinatarios del
mismo.

Enseguida, el señor Subdirector de Racionalización y


Función Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda
expuso la visión del Ejecutivo sobre esta materia.

Al respecto señaló que un tema largamente discutido


con los gremios fue precisamente definir si ésta era una solución de tipo
laboral o previsional. Sin embargo, a pesar de las discrepancias, se optó por
avanzar en las negociaciones a fin de encontrar una vía alternativa que
permitiera dar una respuesta en la materia, con independencia de la forma
como las partes interesadas la calificaran o denominaran.

Precisó que, para el Ejecutivo, se trata del


mejoramiento de las condiciones de retiro de determinado sector de
trabajadores y, por tanto, esta propuesta siempre ha tenido un claro carácter
laboral. Si el bono contemplado fuera estimado como un beneficio previsional,
no podría quedar circunscrito a un determinado grupo de trabajadores, pues,
tal como ya lo señalara con anterioridad ante esta Comisión, los beneficios
previsionales son de carácter universal, y si este bono fuera calificado de tal,
un significativo número de personas que alguna vez hayan prestado servicios
en la Administración Pública, pero que actualmente no permanezcan en ella,
podrían reclamar para sí el mismo beneficio en aras de la no discriminación.

En cuanto a las recomendaciones contenidas en el


informe de la Comisión Marcel, señaló que en dicho informe se hace un análisis
comparativo de este bono y sus efectos a futuro sobre las tasas de reemplazo
en relación a otros mecanismos y, a partir de ello, concluye que ésta es una
solución simple y generosa, que tiende a resolver parte importante de las
situaciones que se habían planteado y que, desde esa perspectiva, soluciona
apropiadamente el daño previsional. Agregó que el Ejecutivo ha preferido
continuar avanzando en el otorgamiento de este beneficio en particular, sin
trabarlo en una discusión conceptual que bien podría derribar el proyecto
mismo.

Enfatizó que el Gobierno ha asumido una actitud


pragmática y consistente en pro de la consagración legal de este beneficio, a
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 228 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

fin de avanzar con los funcionarios públicos en un marco laboral, sin


incursionar en el tema previsional. En este último ámbito, puntualizó, el
Gobierno está conciente de que existen otros tantos chilenos y chilenas que se
encuentran en una situación previsional más desmejorada aún y que requiere
pronta atención. Ello obliga permanentemente a definir prioridades a fin de
focalizar los recursos siempre hacia quienes más lo necesitan.

Manifestó coincidir con lo expuesto por el señor


Presidente de la ANEF en cuanto a que los más beneficiados con este bono son
los funcionarios administrativos y los auxiliares, en tanto que los menos
favorecidos son los directivos y los profesionales. Sin embargo, en el ámbito de
los técnicos subsisten las diferencias ya que, según las estimaciones del
Ejecutivo, es mayor el universo de estos funcionarios que resultan beneficiados
por este proyecto, al contrario de lo que sostiene la ANEF. Asimismo, indicó
que en los datos aportados por la referida entidad en su reciente presentación,
no estarían incluidos los servicios de salud, así como tampoco los servicios
municipales, cuyas realidades, que son muy distintas a la que expresan las
cifras y ejemplos citados, no pueden pasar inadvertidas.

Hizo hincapié en que este proyecto de ley no debe ser


evaluado en función de las expectativas de los trabajadores, las que pueden
superarlo largamente, sino en función de la realidad de nuestro país, donde las
personas jubilan con una tasa de reemplazo del 35 ó 40% y, para quienes, por
tanto, resulta atractivo mejorar sus pensiones por esta vía.

Subrayó que la necesidad de solucionar problemas


previsionales de mayor envergadura, que involucran al sistema previsional
completo, como por ejemplo aumentar la tasa de reemplazo a un 70%,
significa asumir otro desafío que, en todo caso, no debería ser óbice para
concretar el beneficio que este proyecto contempla. Indicó que, si bien este
bono no proporciona la solución macro a nivel previsional, al menos constituye
un avance y, para muchas personas que actualmente se están pensionando,
representa una legítima expectativa de ver incrementada su pensión.

En lo relativo al tema del envejecimiento del sector


público, comprometió el aporte de cifras que indiquen el porcentaje del
personal que corresponde a cada tramo de edad. No obstante, adelantó que en
los últimos años se ha producido una renovación del personal que permite la
coexistencia de funcionarios de larga trayectoria con personas de menor
experiencia laboral, manteniendo la eficiencia y calidad de servicio que le son
reconocidas al sector.

A continuación, el Honorable Senador señor Allamand


consultó a los representantes de la ANEF por qué estiman que este proyecto de
ley lesiona o vulnera los derechos adquiridos por los trabajadores del sector
público mediante la ley Nº 19.882.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 229 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

El señor Presidente de la ANEF respondió que, si bien


este proyecto no impide percibir el incentivo al retiro que se contempla en la
ley Nº 19.882, establece para sus beneficiarios un período de carencia o de
espera para recibir este bono de $ 50.000. Es decir, un beneficio que demandó
tanto esfuerzo conseguir, se ve ahora afectado pues se castiga a quien lo
recibe y se le obliga a esperar, para percibir el nuevo bono, un lapso de tiempo
que puede llegar a ser hasta de cuatro años. En tal sentido, ello importa una
vulneración de los derechos adquiridos.

Enseguida, el Honorable Senador señor Letelier


formuló las siguientes observaciones y consultas.

En primer término, indicó que, para los efectos de


acceder a este bono post laboral, se deben cumplir algunos requisitos, entre
ellos, tener una pensión de vejez líquida de cierto monto. Para tales efectos, se
contempla un sistema de cálculo de la referida pensión, sistema respecto del
cual durante el debate de este proyecto se han manifestado diversas
aprensiones e inquietudes. Consultó, entonces, a los representantes de la
ANEF cuál es su opinión sobre esta materia, ya que no abordaron el punto en
su exposición, aún cuando las indicaciones presentadas introducen enmiendas
al proyecto en dicho ámbito.

En segundo lugar, manifestó su preocupación en


cuanto a la situación del estamento de los técnicos, quienes, de acuerdo a la
información presentada, si tienen título profesional, reciben una asignación
que, al elevar sus remuneraciones, los sujeta a un período de espera para
percibir este bono post laboral. Señaló que sería óptimo que dicha asignación
profesional tuviera un rol neutro y no influyera en la procedencia y oportunidad
de pago de este bono, por cuanto, de lo contrario, se excluiría o postergaría a
quienes precisamente se pretendía preferir y beneficiar.

Recordó que, con motivo del primer informe, se


solicitó información acerca del universo de beneficiarios del bono post laboral y
cómo están distribuidos al interior de la Administración Pública. En esta
ocasión, Su Señoría requirió información acerca del universo real que
comprende el estamento de los técnicos que estarían en la situación antes
descrita a fin de definir con claridad quiénes de ellos serán favorecidos con
este bono. Lo anterior, atendida la discrepancia que a este respecto existe
entre las cifras que maneja el Ejecutivo y las que proporcionan los gremios del
sector.

Por su parte, el Honorable Senador señor Longueira


solicitó información acerca del costo adicional real que involucraría la concesión
de este bono post laboral, sin períodos de carencia o de espera.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 230 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

El Honorable Senador señor Letelier,


complementando lo anterior, requirió dicha información desagregada, esto es,
clasificada por estamentos.

El Honorable Senador señor Longueira preguntó qué


incompatibilidades se mantienen en el proyecto, luego de presentadas las
indicaciones.

La señora asesora de la Dirección de Presupuestos


del Ministerio de Hacienda señaló que si bien se ha mantenido el período de
carencia para quienes reciban la bonificación o incentivo al retiro de la ley Nº
19.882, dicho período ha sido reducido en su duración máxima, de 7 a 4 años
de espera. Además, se ha incorporado en esta norma a quienes perciban la
indemnización por años de servicio que contempla el Código del Trabajo y, por
tanto, a ellos también se aplica el referido período de carencia.

El Honorable Senador señor Letelier pidió mayores


antecedentes en cuanto a la posibilidad de aumentar la tasa de reemplazo,
efectuando un cálculo diferenciado por tramos, especialmente para el
estamento de técnicos y auxiliares.

El Honorable Senador señor Muñoz Aburto,


complementando lo anterior, consultó por el costo que ello significaría y si, en
tal evento, el aumento de la tasa de reemplazo podría efectuarse en forma
parcial o gradual.

El Honorable Senador señor Allamand preguntó cómo


operó la modificación que introdujo la ley Nº 19.200.

El señor Subdirector de Racionalización y Función


Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda explicó que
dicha ley benefició a quienes eran imponentes del Instituto de Normalización
Previsional, mejorando la base de cálculo de sus pensiones.

Agregó que ello fue posible porque se trata de un


sistema previsional distinto. Precisó que cuando se plantean beneficios
definidos, se promueve el tránsito de un sistema de capitalización individual a
un sistema de reparto y a ello apuntaría, en la especie, la discusión de fondo.

El Honorable Senador señor Longueira advirtió que la


discusión de fondo más bien parte de la subcotización de que fueron objeto los
funcionarios del sector público y que, consecuencialmente, derivó en bonos de
reconocimiento que no reflejan el nivel de remuneraciones que dichos
funcionarios llegaron a tener.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 231 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

El Honorable Senador señor Letelier solicitó a los


representantes de la ANEF precisar algunos datos, en particular respecto al
universo de beneficiarios de este bono post laboral, cuáles serían sus tasas de
reemplazo y a cuántos de ellos se aplicaría el período de carencia. Tales
antecedentes, apuntó, serían de gran utilidad a fin de compararlos con los que
proporcione el Ejecutivo.

El señor Presidente de la ANEF indicó que los


ejemplos expuestos en su presentación, se basan en los datos oficiales sobre el
personal de la Administración Central del Estado, como por ejemplo, las cifras
aportadas en materia de remuneraciones. Asimismo, aclaró que, al contrario
de lo sostenido por el representante del Ministerio de Hacienda, en su
presentación sí se ha considerado al personal de los servicios de salud, y que
los únicos excluidos son el personal de los municipios y el de las universidades.

En lo relativo al envejecimiento del personal del


sector público, señaló que las personas que actualmente se acogen a
jubilación, corresponden aquéllas que son imponentes del Instituto de
Normalización Previsional, porque ellas no sufren la merma de ingresos que sí
padecen quienes se jubilan por medio de las Administradoras de Fondos de
Pensiones. Ello ha permitido, efectivamente, una cierta renovación del
personal, sin embargo el problema se presenta hacia el futuro, cuando ya sólo
resten por pensionarse los cotizantes del nuevo sistema previsional, los que
preferirán mantenerse en actividad a fin de no reducir sus ingresos de manera
tan significativa, como ocurrirá si se les aplica la tasa de reemplazo del 35 ó
40% a la que actualmente pueden acceder.

Enfatizó que no es interés de la ANEF presentar


simplemente obstáculos, sino que mejorar las condiciones de jubilación de
miles de personas. Para ello, reiteró, se propone elevar la tasa de reemplazo al
70% de la remuneración en actividad, meta que calificó como absolutamente
factible. Ejemplificó con el caso de una funcionaria del Servicio de Impuestos
Internos, cuya liquidación de pensión de jubilación reflejaría la realidad de
tantas personas que han dedicado una vida al servicio público y que,
finalmente, se pensionan en condiciones muy desmejoradas.

El Honorable Senador señor Letelier preguntó a los


representantes de la ANEF cuántos son, según los datos estadísticos que dicha
entidad maneja, los funcionarios públicos que no terminan su carrera
funcionaria en la Administración Pública. Lo anterior, atendida la inquietud que
se ha presentado en repetidas oportunidades respecto de quienes alguna vez
han prestado servicios en el sector público pero que, en la actualidad, han
dejado de pertenecer a dicho sector y que, sin embargo, pudieran reclamar
para sí el bono post laboral que aquí se analiza.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 232 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

El señor Presidente de la ANEF respondió que, si bien


no cuenta con datos precisos al respecto, es posible señalar que la realidad de
la Administración Pública demuestra que prácticamente todas las personas que
ingresan a ella culminan allí su carrera funcionaria. Distinto es el caso, por
ejemplo, de alumnos en práctica que ingresan a algún servicio público de
manera temporal, sólo para cumplir dicho requisito de titulación profesional.

En otro orden de ideas, reiteró que el daño


previsional deriva de la subcotización de que fueron objeto los funcionarios
públicos, situación que no se dio en el sector privado. A ello se suma la
realidad de la época, con una crisis del petróleo que afectaba la economía del
país y reajustes de remuneraciones bajo el IPC. Asimismo, quienes se
cambiaron de sistema previsional lo hicieron desinformados en virtud de una
publicidad engañosa. De todo ello, apuntó, da cuenta el informe de la Comisión
Marcel, el cual solicitó tener a la vista.

El resultado fue el daño previsional, el cual, enfatizó,


debe ser compensado por el Estado y, con este proyecto de ley, no se
proporciona dicha solución.

El Honorable Senador señor Letelier insistió en que la


Comisión no ha abordado el tema del daño previsional ni de la solución al
mismo, sino que, a propósito de la tramitación de este proyecto de ley, sólo se
ha abocado al estudio de un beneficio de carácter post laboral, que se
concedería a los trabajadores de un determinado sector, por parte de su ex
empleador.

El señor Vicepresidente de Modernización del Estado,


integrante de la mesa directiva de la ANEF, hizo presente algunas
observaciones. En primer lugar, enfatizó que el daño previsional es una
realidad reconocida hoy en día, social y políticamente. En segundo término,
indicó que nunca se han presentado las cifras relativas al costo real que
involucraría solucionar el daño previsional para los 150.000 funcionarios
afectados. Sin embargo, al tenor de lo informado por la Comisión Marcel y de
las indicaciones presentadas a este proyecto de ley, es casi evidente que con
esta iniciativa legal el Ejecutivo estaría dando por resuelto el daño previsional
que se ha denunciado, en circunstancias que nunca este bono post laboral tuvo
ese carácter ni se le atribuyó tal efecto. Así fue establecido en las
negociaciones desarrolladas y así también se abordó en los compromisos
asumidos por la actual señora Presidenta de la República. Por tal razón, no se
trata ahora de evaluar este proyecto conforme a meras expectativas sino a la
luz de los compromisos contraídos.

Expresó que lo que ha faltado en el análisis de este


problema previsional, es enfocar la modernización del Estado desde la
perspectiva laboral, ya que si así se hubiera hecho, ésta habría sido la gran
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 233 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

oportunidad para generar una renovación del personal a partir de quienes se


alejen de la Administración Pública con motivo de cumplir la edad legal para
jubilar. Ello permitiría agilizar la acción del aparato estatal, implementar
nuevos puestos de trabajo y de mayor calificación e incorporar nuevas
tecnologías, todo lo cual cedería en beneficio de los usuarios de los servicios
públicos en todo el país.

La señora Segunda Vicepresidenta Nacional de la


ANEF advirtió que, a su juicio, el representante del Ministerio de Hacienda no
despejó la duda, que persiste, en cuanto a si para el Ejecutivo este proyecto de
ley resuelve o no el daño previsional, así como tampoco precisó qué lugar
ocupa la solución de este problema entre las futuras prioridades previsionales a
las que aludió en su intervención.

El Honorable Senador señor Longueira pidió que se


proporcionen datos precisos acerca de cuántos funcionarios y trabajadores del
sector público permanecen en el antiguo sistema previsional, o sea, como
imponentes del INP, y cuántos se encuentran adscritos al sistema de las
Administradoras de Fondos de Pensiones. Lo anterior, apuntó, reviste la mayor
importancia, máxime cuando las cifras que se han develado por el Ejecutivo,
por una parte, y por los gremios del sector, por la otra, revelan significativas
diferencias entre ellas.

El Honorable Senador señor Letelier recordó que tal


antecedente ha sido requerido con anterioridad por la Comisión, incluso
desglosado por área.

Los representantes del Ejecutivo comprometieron la


recopilación de dicha información, a fin de disponer de ella durante el análisis
particularizado de las indicaciones presentadas al proyecto.

En la sesión siguiente, el señor Subdirector de


Racionalización y Función Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio
de Hacienda presentó la información previamente solicitada por la Comisión,
acompañando su exposición con un documento en el que se abordan las
siguientes materias: universo de beneficiarios del bono post laboral,
distribución entre estamentos; tasas de reemplazo y pensión 2006, incluyendo
el bono post laboral de $ 50.000; funcionarios no afectos a la carencia;
distribución personal ANEF por estamento; distribución personal servicios de
salud por estamento; mayor cobertura del proyecto que crea el bono post
laboral producto de las indicaciones del Ejecutivo; universo que no tendrá
período de carencia a consecuencia de la elevación de la renta de corte que
introduce la indicación del Ejecutivo; y, finalmente, otros antecedentes
relativos a la distribución del personal y su nivel remuneratorio.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 234 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

Se deja constancia de que el referido documento fue


debidamente considerado por los señores Senadores integrantes de la
Comisión, y se contiene en un Anexo único que se adjunta al original de este
informe, copia del cual queda a disposición de los señores Senadores en la
Secretaría de la Comisión.

Al iniciar su presentación, el señor Subdirector señaló


que a partir de las diversas inquietudes planteadas durante el debate de este
proyecto de ley, la entidad a la que representa ha revisado la información
requerida específicamente en tres ámbitos: el universo de beneficiarios del
bono post laboral, los efectos que dicho bono tendrá en las pensiones y el
período de carencia que afecta a ciertos beneficiarios.

En lo que respecta al universo de beneficiarios del


bono, explicó que los datos aportados fueron obtenidos de los registros de la
Contraloría General de la República, considerándose en este catastro el
conjunto de la Administración Pública, esto es, ANEF, servicios de salud,
municipios y universidades.

De acuerdo a las cifras registradas, el referido


universo se compone, según estamentos, por: 1.220 directivos, 16.900
profesionales, 40.276 técnicos, 24.162 administrativos y 18.461 auxiliares,
sumando un total de 101.018 funcionarios destinatarios del bono. En ese
contexto, precisó, el 82,1% de los beneficiarios del bono post laboral
pertenecen al estamento técnico, administrativo y auxiliar.

En cuanto a los efectos del bono en las pensiones,


indicó que, tal como se ha señalado con anterioridad, el impacto del bono es
mayor en las pensiones de menor monto, y menor en las pensiones de mayor
cuantía. Así, de acuerdo a los cálculos practicados, el bono mejoraría entre un
28% y un 44% los ingresos post laborales del personal de los estamentos
técnicos, administrativos y auxiliares de los servicios públicos centralizados y
descentralizados.

En lo relativo al período de carencia, dijo que el


análisis se centró en el personal técnico, administrativo y auxiliar,
considerando por separado el sector de funcionarios de la ANEF y el de los
servicios de salud, cuya remuneración imponible, de acuerdo a las exigencias
del proyecto de ley para no quedar sujeto a tiempo de espera, es inferior a $
454.300.

Precisó que, en el sector ANEF, en tales condiciones


se encuentran: 13.251 técnicos, 13.129 administrativos y 8.577 auxiliares,
sumando un total de 34.957 funcionarios no afectos a la referida carencia, que
representan el 87,8% del universo, en tanto que en el ámbito de los servicios
de salud se registran 25.976 técnicos, 10.583 administrativos y 10.741
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 235 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

auxiliares, alcanzando un total de 47.300 funcionarios no afectos a carencia,


que representan el 99,7% del universo. Agregó que en el sector municipal la
situación es muy similar a la de los servicios de salud.

Enseguida, se refirió a la dotación total del personal,


nuevamente distinguiendo entre aquel perteneciente a la ANEF y al
correspondiente a los servicios de salud, distribuidos, en cada caso, según sus
respectivos estamentos. En el sector ANEF, figuran 4.125 directivos, 14.662
profesionales, 16.268 técnicos, 14.841 administrativos y 6.669 auxiliares,
sumando un total de 56.565 funcionarios. Dichas cifras reflejan que el 67% del
personal corresponde a funcionarios de los estamentos técnicos,
administrativos y auxiliares.

Añadió que en los servicios de salud se registran


2.019 directivos, 13.977 profesionales, 26.112 técnicos, 10.583
administrativos y 12.756 auxiliares, sumando un total de 65.447 funcionarios.
En este caso, el 76% del personal corresponde a funcionarios de los
estamentos técnicos, administrativos y auxiliares.

Al cabo de lo expuesto, señaló, es posible concluir


que el bono post laboral tiende a favorecer a las personas de menores
ingresos, razón por la cual su cobertura es mayor en los estamentos de
técnicos, administrativos y auxiliares, en tanto que su impacto es menor en el
caso de los directivos y profesionales.

Acorde a lo anterior, puntualizó, el período de


carencia se ha concentrado entre directivos y profesionales, siendo menor su
incidencia entre técnicos, administrativos y auxiliares. Para tales efectos, se
hizo encuadrar la remuneración establecida como punto de corte para acceder
al bono, con el grado 12º, que es el que corresponde al nivel de los técnicos.

En consecuencia, manifestó que se confirma una vez


más que el objetivo del proyecto de ley no es dar una solución global y
definitiva al daño previsional, sino beneficiar, mediante el otorgamiento de un
bono de carácter post laboral, a quienes perciben las pensiones más bajas y,
en ese contexto, aún cuando la iniciativa no responda a todas las expectativas
cifradas, ello no puede ser un obstáculo para que el proyecto prospere, sobre
todo si se considera que existe un número significativo de personas que se
verán favorecidas y quienes, legítimamente, se mantienen a la espera de su
pronta aprobación.

El señor Subdirector concluyó su intervención


aportando otros antecedentes en relación a la mayor cobertura que alcanzaría
el proyecto de ley en estudio, con motivo de las modificaciones propuestas por
las indicaciones del Ejecutivo, así como también mencionó algunos datos en el
ámbito de las remuneraciones. Al respecto señaló:
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 236 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

- La cobertura del bono post laboral aumenta a 3.810


beneficiarios más, de los cuales, 1.300 derivan del aumento del límite de
pensión de vejez líquida y de la exclusión de las pensiones de viudez y de
sobrevivencia en el cálculo de aquélla.

- Los 2.510 restantes, corresponden a la


incorporación del personal regido por el Código del Trabajo cuya relación
laboral termina por la causal referida a las necesidades de la empresa. A su
vez, este personal se distribuye entre los siguientes Servicios: MOP – Jornales,
con 733 cargos; Sercotec, con 226 cargos y CONAF, con 1.551 cargos.

- La elevación de la renta de corte desde $ 437.700 a


$ 454.300, aumenta en 13.250 funcionarios el universo que no estará afecto al
período de carencia para la obtención del bono post laboral. Dicha cifra
equivale al 3,8% del personal de la Administración Pública centralizada y
descentralizada.

- En el campo de las remuneraciones, del universo


total de 348.674 personas pertenecientes a la Administración Pública
centralizada (excluidas las Fuerzas Armadas) y descentralizada, 253.835
tienen una remuneración imponible inferior a $ 454.300, lo que equivale al
72,8% del total.

- Del universo precedente, 117.096 personas


corresponden a la Administración centralizada y 136.739 a la descentralizada.

- Asimismo, 21.269 personas pertenecientes a la


Administración Pública centralizada (excluidas las Fuerzas Armadas) y
descentralizada, tienen una remuneración imponible superior a $ 1.000.000, lo
que equivale a un 6,1%.

Concluida la exposición, la Comisión se abocó a un


detallado análisis de la información proporcionada. A continuación, se
consignan los principales aspectos del referido debate:

La Honorable Senadora señora Matthei consultó a qué


años corresponden los datos proporcionados.

El señor Subdirector de Racionalización y Función


Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda respondió
que para la estimación del universo de beneficiarios del bono se consideraron
los datos correspondientes a los años 2001 y 2002, pero, en materia de
remuneraciones, se recogieron las cifras vigentes al mes de marzo de 2006.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 237 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

El Honorable Senador señor Longueira preguntó a


qué servicios pertenecen los 101.000 funcionarios identificados como
beneficiarios del bono, ya que dicha cantidad no le resulta compatible con los
56.000 y 65.000 funcionarios que figuran, respectivamente, en la ANEF y en
los servicios de salud. Además, consultó por qué en las cifras no aparecen los
funcionarios municipales ni los de las universidades estatales, lo que hace que
la información proporcionada no sea completa.

El señor Subdirector explicó que una cosa es el


universo total de funcionarios públicos y otra es el universo de funcionarios
públicos beneficiados con el bono post laboral.

Precisó que, en la actualidad, la dotación total del


personal en el sector público alcanza a las 350.000 personas, comprendiendo
tanto la Administración Pública centralizada como la descentralizada.

Este proyecto de ley, puntualizó, apunta a un


subconjunto de esa dotación total, esto es, aquellos funcionarios que reúnan
los requisitos que el propio proyecto señala para acceder al bono. Ese
subconjunto, ha sido estimado en los señalados 101.000 funcionarios, también
correspondientes tanto a la Administración Pública centralizada como
descentralizada.

El Honorable Senador señor Longueira solicitó


información acerca del universo de funcionarios que, reuniendo las calidades
necesarias de funcionarios públicos, no reciben este beneficio.

El señor Subdirector señaló que efectivamente hay


quienes, si bien cumplen con el requisito de haber pertenecido a la
Administración Pública al año 1981, como lo exige el proyecto de ley, tienen
una tasa de reemplazo superior al 55%, que es el tope contemplado y, por
tanto, quedan al margen del beneficio. Precisó que en dicha situación se
encuentran entre 10.000 y 15.000 personas.

El Honorable Senador señor Letelier advirtió que,


siendo 350.000 funcionarios la dotación total del sector público y siendo
100.000 los beneficiarios del bono, restarían 250.000 que, en principio, no lo
recibirían. Consultó, entonces, cuántos funcionarios, de esos 250.000,
continúan adscritos al antiguo régimen previsional y cuántos pertenecen al
sistema de las Administradoras de Fondos de Pensiones. Asimismo, cuántos
funcionarios son los que estando en el Instituto de Normalización Previsional se
traspasaron al nuevo sistema previsional y, sin embargo, no son beneficiarios
del bono.

El señor Subdirector respondió que, sin perjuicio de


proporcionar posteriormente cifras concretas, es posible adelantar que quienes
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 238 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

se mantienen en la actualidad en el Instituto de Normalización Previsional


alcanzan una cifra cercana al 10% del universo total, esto es, alrededor de
35.000 personas, en tanto que quienes están en las Administradoras de
Fondos de Pensiones suman 165.000. Por otra parte, serían alrededor de
20.000 personas las que se traspasaron desde el antiguo al nuevo sistema
previsional y que, no obstante lo anterior, no resultan ser destinatarios del
bono post laboral.

El Honorable Senador señor Longueira consultó a


quiénes corresponde ese conjunto de 20.000 personas.

El señor Subdirector respondió que corresponden,


principalmente, a los cargos directivos, quienes registran una tasa de
reemplazo superior al 55%. Sin embargo, podría también darse dicha situación
en los otros estamentos.

El Honorable Senador señor Letelier solicitó que se


precisen las cifras, a fin de tener a la vista los antecedentes concretos respecto
de cada estamento.

Asimismo, consultó qué porcentaje del estamento de


los técnicos, administrativos y auxiliares no recibe el beneficio. Manifestó su
preocupación a este respecto, señalando que si lo que el proyecto persigue es
favorecer a las personas que perciben las pensiones más bajas, no debería
quedar al margen del beneficio ningún técnico, administrativo o auxiliar.
Sugirió que, de ser preciso, podría aumentarse la tasa de reemplazo algunos
puntos porcentuales, si es que con ello se logra cubrir la totalidad de quienes
conforman dichos estamentos.

El Honorable Senador señor Allamand compartió


dicha inquietud, señalando que las diferencias al interior de un mismo
estamento representan una eventual fuente de conflicto, ya que tales
discriminaciones entre quienes desempeñan unas mismas funciones, se
traducen, al momento de recibir el beneficio, en que unos tendrán acceso al
bono y otros no, o bien, en que accederán a él en desigualdad de condiciones
ya que unos quedarán sujetos a tiempo de espera y otros no.

La Honorable Senadora señora Matthei se sumó a


esta preocupación.

Sobre el particular, el señor Subdirector explicó que


en todos las situaciones reales que fueron estudiadas para estos efectos, se
pudo constatar que, invariablemente, la tasa de reemplazo con que se
pensionan estos funcionarios fluctúa entre el 35% y el 45%, sin superar jamás
el 55%, incluso tratándose de los casos más extremos.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 239 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

El Honorable Senador señor Letelier insistió en que


deben precisarse las cifras aportadas. Por ejemplo, indicó, respecto de
técnicos, administrativos y auxiliares se señala que alrededor de 82.000
personas, sumando los sectores ANEF y Salud, no quedan afectas a período de
carencia. Sin embargo, respecto de los mismos estamentos nada se dice en
cuanto al porcentaje que resulta beneficiado con el bono ni al que no lo es,
siendo ése una dato previo y de decisiva relevancia.

El señor Subdirector advirtió que las cifras


presentadas en relación al período de carencia, no fueron ajustadas al universo
de beneficiarios del bono post laboral, sino que sólo fueron calculadas en
relación al universo total de funcionarios de la Administración Pública, esto es,
en relación a las 350.000 personas que actualmente integran la dotación del
personal del sector público. Así, el respectivo porcentaje fue estimado a partir
de quienes perciben una remuneración inferior a $ 454.300, ya que éstos, al
tenor del proyecto de ley, no quedarán afectos a carencia. En consecuencia,
para obtener la respectiva proporción que éstos guardan en relación al total de
beneficiarios del bono, debe efectuarse el correspondiente cálculo de ajuste.

El Honorable Senador señor Letelier insistió en la


importancia de contar con datos específicos y no sólo con cifras globales. Si
bien es importante tener a la vista el número total de beneficiados con el bono,
también lo es conocer su distribución al interior de la Administración Pública y
por estamentos, así como también saber cuántos de ellos quedarán sujetos a
carencia y cuántos no. Lo anterior, destacó, permitirá definir la real dimensión
del universo afecto a carencia ya que, si dicho universo resulta muy menor,
podría incluso ameritar la eliminación del referido tiempo de espera, por cuanto
no se justificaría su implementación.

Asimismo, solicitó que la información comprenda


todos los sectores, porque los antecedentes aportados sólo develan los datos
que se registran en los distintos estamentos del personal perteneciente a la
ANEF y a los servicios de salud. Sin embargo, el universo total debe considerar
además, por ejemplo, al sector municipal y al universitario.

El señor Subdirector explicó que los antecedentes


acompañados intentan graficar que los estamentos correspondientes a
técnicos, administrativos y auxiliares no resultan afectos al período de carencia
en tanto que sí lo son los directivos y profesionales. Es decir, se ha procurado
demostrar que la etapa de carencia no involucra a los estamentos
mayoritarios.

Reiteró que la cantidad de funcionarios no sujetos a


carencia fue calculada en relación al universo de la dotación total del personal
de la Administración Pública, es decir, comprendiendo el conjunto tanto de
beneficiados como de no beneficiados con el bono, pero que, en ambos casos,
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 240 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

registran remuneraciones por debajo de los $ 454.300 establecidos como


punto de corte para estos efectos. Dicha suma, acotó, corresponde al grado
12º, lo que excluye del alcance de la carencia a técnicos, administrativos y
auxiliares.

La Honorable Senadora señora Matthei señaló que se


ha presentado un cálculo de las pensiones mensuales más lo que en ellas
representa el bono post laboral, para el caso de los técnicos, administrativos y
auxiliares. Enseguida consultó si dichos cálculos fueron efectuados sobre la
base de la remuneración promedio o la correspondiente al tope de carrera.

El señor Subdirector respondió que se practicaron en


base al grado promedio. Explicó que la remuneración de tope de carrera
genera distorsión en el resultado.

La Honorable Senadora señora Matthei agregó que,


en consecuencia, los cálculos no serían exactos ni se condicen con lo expuesto,
por cuanto la mayoría de los funcionarios resultan, al tenor de las cifras
presentadas, con una remuneración superior a los $ 454.300 fijados como
punto de corte.

Citó como ejemplo el caso de los técnicos, quienes


aparecen con una pensión mensual que, sumada al bono post laboral, asciende
a $ 229.626 y con una tasa de reemplazo de 49,9%. Ello significa que la
remuneración promedio sería de $ 460.000. Lo anterior se traduce, entonces,
en que dicho funcionario queda por sobre la remuneración establecida como
punto de corte, al contrario de lo que se ha sostenido respecto al estamento al
cual pertenece.

El señor Subdirector advirtió que en el ejemplo


anterior el bono post laboral se ha sumado a la pensión mensual, lo que
distorsiona el resultado, razón por la cual lo que en la cifras aparentemente es
correcto, conceptualmente no lo es. Enfatizó que los ejercicios presentados
permiten demostrar que el porcentaje de personas que están bajo la
remuneración de corte es mucho mayor al 25% ó 30% señalado como tal ante
esta Comisión por los representantes de la ANEF, quienes sostuvieron que la
indicación presentada por el Ejecutivo en esta materia, tendiente a aumentar
el punto de corte -y con ello la cobertura del proyecto-, no resolvía problema
alguno por cuanto la mayoría de los destinatarios del bono seguía quedando
sujeto a período de espera o carencia.

El Honorable Senador señor Longueira consultó,


entonces, en cuántas personas más ha calculado el Ejecutivo que se
incrementa el universo de funcionarios que no resulta afecto a carencia.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 241 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

El señor Subdirector respondió que en el caso de los


funcionarios ANEF se registra un 87,8% del personal en tal situación, en tanto
que en el de los servicios de salud, figura un 99,7%. En ambos casos, el
porcentaje corresponde a técnicos, administrativos y auxiliares.

El Honorable Senador señor Letelier hizo hincapié en


que la totalidad de dichos funcionarios debe acceder al bono post laboral y
reiteró la sugerencia de eliminar el período de carencia o bien de excluir a los
niveles más altos, directivos o profesionales, a fin de favorecer a quienes
tienen mayores problemas post laborales. Para todo ello, es muy importante
contar con datos precisos tanto respecto a los beneficiados por el bono, como
también acerca de su distribución entre los distintos estamentos de la
Administración Pública. Asimismo, tener información clara acerca de los
beneficiarios del bono que quedarán sujetos a período de carencia y de quienes
no lo serán, y, en ambos casos, detallando su distribución al interior del sector
público.

La Honorable Senadora señora Matthei manifestó su


preocupación por las personas que, perteneciendo a la clase social media de
nuestro país, también sufrirán una merma importante de sus ingresos al
momento de jubilar, y que, sin embargo, no son los destinatarios de este
proyecto de ley.

El Honorable Senador señor Muñoz Aburto apuntó


que, si bien es efectivo que a propósito de esta iniciativa legal se está
estudiando el otorgamiento de un bono de carácter post laboral, no es menos
cierto que queda pendiente la tarea mayor que apunta a resolver el daño
previsional, el cual involucra no sólo a quienes son beneficiados por este
proyecto, sino a un universo mucho mayor y cuyas demandas también
requieren atención.

Por su parte, el Honorable Senador señor Longueira


consultó por la situación de las personas contratadas a honorarios por la
Administración Pública.

El señor Subdirector explicó que, a propósito del


estudio de la Ley de Presupuestos, se ha revisado la situación de quienes se
encuentran contratados a honorarios, en el ámbito de la Administración Central
del Estado, por un lapso no menor de doce meses. Así, a principios del año
2.000 figuraban en tal condición entre 5.000 y 6.000 personas, de las cuales
3.500 fueron incorporadas al régimen de contrata durante el período 2.000 a
2.002, por lo cual ellas ya estarían consideradas en la dotación actual del
sector. En relación al año 2.005, se registran entre 2.550 y 2.600 personas en
la misma situación descrita y respecto de las cuales se proyecta su
incorporación a la dotación entre los años 2.007 y 2.008.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 242 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

Por otra parte, el Honorable Senador señor Letelier


señaló que, en mérito de las indicaciones del Ejecutivo, se incorporarían a la
cobertura del proyecto un total de 2.510 personas que se encuentran
contratadas bajo el régimen del Código del Trabajo. Agregó que, según lo
informado, dichas personas prestan servicios en MOP – Jornales, SERCOTEC y
CONAF. Preguntó si existen otros servicios, tanto de la Administración Pública
centralizada como descentralizada, en los cuales se desempeñen personas en
dicha condición laboral. Citó como ejemplo, en el ámbito de la educación, el
caso de los co-docentes o para-docentes.

El señor Subdirector advirtió que, si bien en este


aspecto la información proporcionada sólo incluyó los datos correspondientes a
la Administración Central, el objetivo era más bien demostrar que un
importante número de personas se integrarían a este beneficio al hacerlo
compatible con la causal de término del contrato de trabajo.

El Honorable Senador señor Letelier indicó que


también en esta materia sería importante precisar los antecedentes, por
cuanto efectivamente podría significar la incorporación de nuevos beneficiarios
al proyecto.

A continuación, Sus Señorías recapitularon las


inquietudes expuestas. Al efecto, el Honorable Senador señor Longueira
expresó que, en primer término, debe informarse acerca del universo total de
funcionarios que conforman la Administración Pública, comprendiendo ANEF,
servicios de salud, municipios y universidades y, en todos los casos, señalar su
distribución por estamentos.

Asimismo, es necesario precisar el universo total de


beneficiarios del bono post laboral, también detallados por estamentos.

La Honorable Senadora señora Matthei sugirió que,


además, se informe cuántos funcionarios y trabajadores del sector son
imponentes del antiguo sistema previsional, cuántos pertenecen al nuevo
sistema y cuántos se han traspasado desde el Instituto de Normalización
Previsional a las Administradoras de Fondos de Pensiones y, entre estos
últimos, cuántos serían beneficiarios del bono post laboral y cuántos no.

Por su parte, el Honorable Senador señor Letelier


insistió en el desglose de la referida información, en la que debe detallarse el
total de la dotación en cada estamento, como asimismo el total de
beneficiarios en cada uno de ellos. Lo anterior permitirá comparar el universo
total versus el universo de beneficiarios.

La Honorable Senadora señora Matthei apuntó que,


además, se indique la distribución de los funcionarios según rango de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 243 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

remuneraciones. Señaló que no es posible trabajar sobre la base de los


promedios, por cuanto los resultados se distorsionan ostensiblemente.

El Honorable Senador señor Letelier requirió,


asimismo, el detalle de los funcionarios afectos a período de carencia y el de
los que no quedan sujetos a dicho período y, nuevamente, informando según
los distintos estamentos.

El Honorable Senador señor Longueira enfatizó que


es necesario tener datos precisos a la vista que permitan ser comparados con
los aportados anteriormente por la ANEF.

El Honorable Senador señor Letelier indicó que


habiendo sido fijada la tasa de reemplazo límite para acceder al bono post
laboral en un 55%, no se ha señalado aún con claridad cuántas personas están
por debajo o por sobre dicha tasa porcentual, así como tampoco a qué
estamentos de la Administración Pública corresponden en cada caso.

En lo relativo a la ecuación de cálculo para la


determinación de la pensión de vejez líquida, solicitó se explicara el criterio al
que ella obedece, en particular en lo que respecta a haber adoptado como base
de cálculo la remuneración líquida.

El señor Subdirector explicó que la ecuación responde


al criterio básico de remuneración líquida versus pensión líquida.

El Honorable Senador señor Letelier apuntó que el


objetivo debería ser procurar que se incorpore como beneficiarios del bono a la
mayor cantidad de gente posible y, en ese sentido, consultó si sería mejor
considerar para estos efectos la remuneración bruta.

La señora asesora de la Dirección de Presupuestos


del Ministerio de Hacienda aclaró que, conforme a la indicación presentada por
el Ejecutivo en esta materia, se entrega al trabajador la opción para elegir la
forma de cálculo de su pensión de vejez líquida, según la que le resulte más
conveniente para los efectos de acceder al bono post laboral. Para ello, puede
escoger la menor tasa de interés entre la del retiro programado y la tasa de
interés promedio implícita de las rentas vitalicias.

El señor Subdirector agregó que, en este caso, lo que


resulta más conveniente para el trabajador, es que adopte una forma de
cálculo con la cual obtenga una tasa de reemplazo inferior al 55% y que le
permita acceder a este bono. Enfatizó que la indicación del Ejecutivo sobre
este particular obedece a la inquietud planteada por los gremios quienes,
reiteradamente, sostuvieron que el cálculo en base al retiro programado -como
originalmente estaba contemplado-, no beneficiaba a los trabajadores. Esa
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 244 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

inquietud fue recogida y se tradujo en la respectiva indicación presentada al


proyecto.

El Honorable Senador señor Letelier reiteró sus


aprensiones en cuanto a si pudiera ser más favorable efectuar los cálculos
sobre la base de la remuneración bruta en lugar de la líquida, ya que, en su
opinión, aquélla constituye el verdadero patrimonio de las personas. Con
motivo de lo anterior, solicitó al Ejecutivo efectuar un ejercicio en cuyo cálculo
se estime la remuneración bruta, a fin de poder verificar, en los números, qué
sistema incorpora más beneficiarios al proyecto.

Finalizó indicando que sería un contrasentido otorgar


bonificaciones para fomentar el retiro y que, al legislar con tal fin, se
establezcan una serie de limitaciones que, lejos de estimular dicho retiro, se
conviertan en un verdadero obstáculo para el mismo.

Concluido el debate, la Comisión acordó solicitar al


Ejecutivo, adicionalmente, los siguientes antecedentes:

- Universo total de funcionarios de la Administración


Pública, tanto centralizada como descentralizada, identificados por estamentos.

- Universo total de funcionarios de dicha


Administración que resultan beneficiados con el bono post laboral, distribuidos
por estamentos y con indicación de su rango de remuneraciones.

- Porcentaje del universo de funcionarios que registra


una tasa de reemplazo inferior al 55% y de los que superan dicho índice, en
cada caso, distribuidos por estamentos.

- Porcentaje del universo de funcionarios que


perciben una remuneración inferior a $ 454.300 y de los que superan dicha
suma, en cada caso, distribuidos por estamentos.

- Porcentaje del universo de funcionarios que son


imponentes del antiguo sistema previsional, de los que están adscritos al
nuevo sistema previsional y de los que se traspasaron desde el Instituto de
Normalización Previsional a las Administradoras de Fondos de Pensiones,
distinguiendo, entre estos últimos, los que acceden al bono post laboral y los
que no.

- Universo de beneficiarios afectos al período de


carencia y de beneficiarios que no quedan sujetos a ella, en ambos casos, con
identificación del estamento al que pertenecen.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 245 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

En la sesión siguiente, el señor Subdirector de


Racionalización y Función Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio
de Hacienda presentó nuevos antecedentes relativos a la cobertura del bono
post laboral, acompañando dos documentos, en los cuales se tratan las
siguientes materias:

En el primero de ellos: funcionarios públicos civiles:


gobierno central, dotación efectiva a mayo de 2006; gobierno local, 2006.
Funcionarios públicos civiles, gobierno central según sistema previsional.
Universo de beneficiarios del bono post laboral: distribución por sectores y sub
sectores (municipales); distribución entre estamentos. Universo de
beneficiarios del bono post laboral: gobierno central (sin salud), servicios de
salud, sector municipal, universidades: distribución entre estamentos.
Distribución de beneficiarios del bono post laboral, por estamento y
remuneración: gobierno central (sin salud), directivos no profesionales;
profesionales; técnicos profesionales; técnicos no profesionales;
administrativos; auxiliares. Distribución de beneficiarios del bono post laboral,
por estamento y remuneración: servicios de salud, directivos no profesionales;
profesionales; técnicos profesionales; técnicos no profesionales;
administrativos; auxiliares. Distribución de beneficiarios del bono post laboral,
por estamento y remuneración: funcionarios municipales (auxiliares –
administrativos); personal docente; personal no docente. Distribución de
beneficiarios del bono post laboral, por nivel y remuneración: atención primaria
de salud. Período de carencia respecto al universo: gobierno central (sin
salud), servicios de salud, sector municipal.

En el segundo de los referidos documentos: retiros


voluntarios ley Nº 19.882, por año, según sexo y sistema previsional;
porcentaje de retiros voluntarios anuales, según estamento – base total anual;
retiros voluntarios ley Nº 19.882, según calidad jurídica – base total anual.

Se deja constancia de que ambos documentos fueron


debidamente considerados por los señores Senadores integrantes de la
Comisión, y se contienen en un Anexo único que se adjunta al original de este
informe, copia del cual queda a disposición de los señores Senadores en la
Secretaría de la Comisión.

Al iniciar su exposición, el señor Subdirector de


Racionalización y Función Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio
de Hacienda señaló que la nueva información proporcionada responde a las
diversas inquietudes manifestadas en la Comisión durante la última sesión
celebrada.

Explicó que, básicamente, los temas consultados


están referidos a la definición de la actual dotación de funcionarios públicos, a
la determinación del universo de beneficiarios del bono post laboral y su
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 246 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

distribución al interior de la Administración Pública y al período de carencia que


afecta a un sector de dicho universo de beneficiarios.

En lo que respecta a la dotación efectiva del personal


de la Administración Pública, indicó que las cifras entregadas corresponden a la
totalidad de funcionarios públicos civiles, esto es, excluido solamente el
personal de las Fuerzas Armadas.

Precisó que dicho universo total alcanza la cantidad


de 174.170 funcionarios, de los cuales, 161.876 pertenecen a la
Administración Central -y de ellos, 78.550 al sector ANEF y 83.326 al sector
salud-, en tanto que 8.751 corresponden a los Poderes Judicial y Legislativo y
3.543 al Ministerio Público. Todas las cifras, apuntó, corresponden a mayo de
2006.

En materia de gobierno local, también al año 2006,


indicó que el total de funcionarios alcanza a 184.885 personas, de las cuales
37.500 corresponden a funcionarios municipales, 120.871 pertenecen a la
educación municipalizada -entre éstos, 84.523 docentes y 36.348 no docentes-
, y 24.409 a la atención primaria de salud. Asimismo, se registran 2.105
personas correspondientes a otros servicios traspasados, como el de
cementerios y la atención de menores.

En lo que respecta a las universidades estatales


señaló que, por tratarse de entidades autónomas, no se incluye información a
su respecto en materia de dotación de personal. No obstante lo anterior, sí se
proporcionan antecedentes en cuanto a los beneficiarios del bono post laboral
que dichas entidades aportan.

Asimismo, aclaró que la dotación efectiva de la que


se habla, comprende tanto el personal de planta como el de contrata y, por
tanto, no considera a quienes se encuentran prestando servicios a honorarios.

Sobre el particular, explicó que, tal como lo señalara


con anterioridad, a propósito del estudio de la Ley de Presupuestos, la entidad
a la que representa ha informado acerca de la cantidad de personas
contratadas a honorarios por la Administración Pública, distinguiendo entre
quienes están en dicha situación por períodos superiores e inferiores a doce
meses. Todas ellas suman alrededor de 9.000 y 10.000 personas, de las cuales
3.000 están contratadas por doce meses. Agregó que el gasto en esta materia
alcanza a un 3% y que, conforme a lo programado, se espera incorporar el año
próximo la cantidad de 1.050 personas en la dotación a contrata, tal como se
ha hecho ya en años anteriores.

A continuación, el señor Subdirector de


Racionalización y Función Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 247 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

de Hacienda se refirió al sistema previsional al cual se encuentran adscrito el


mencionado universo de funcionarios públicos que, según se dijo, alcanza a
174.170 personas, comprendiendo los sectores ANEF y servicios de salud,
excluido, entonces, el sector municipal.

Al respecto enfatizó que las cifras siguientes


corresponden al dato duro del que se tiene registro. Señaló que en el antiguo
sistema previsional se registran 13.848 funcionarios imponentes del Instituto
de Normalización Previsional, 1.447 de la Caja de Previsión de la Defensa
Nacional (CAPREDENA) y 10.344 de la Dirección de Previsión de Carabineros
de Chile (DIPRECA), en tanto que 148.531 son cotizantes de las
Administradoras de Fondos de Pensiones. Entre estos últimos, se distinguen
aquellos que provienen del antiguo sistema previsional y los que han
pertenecido exclusivamente al nuevo régimen de previsión. Sin embargo,
advirtió que no existe un sistema de registro de este tipo de antecedentes,
razón por la cual la información que se proporciona corresponde sólo a cifras
aproximadas, calculadas a partir de los datos que ha sido posible recuperar.
Así por ejemplo se ha estimado que, si por una parte, figura un total de
148.531 personas adscritas al nuevo sistema previsional y, por la otra, el
universo de beneficiarios del bono post laboral -considerando los sectores ANEF
y servicios de salud-, se estima entre 39.000 y 40.000 personas, es posible
concluir que el contingente que ha pertenecido exclusivamente a las
Administradoras de Fondos de Pensiones bordea las 100.000 personas. Lo
anterior, agregó, porque quienes son beneficiarios del bono post laboral,
necesariamente son traspasados del antiguo al nuevo sistema previsional.

Insistió en que sobre esta materia no existe una base


de datos de la cual se puedan extraer los porcentajes correspondientes, motivo
por el cual se ha construido la información a partir de aproximaciones
numéricas.

Por otra parte, añadió, a contar del año 1990 a la


fecha ha ingresado a la Administración Pública cerca del 50% de su dotación
actual, razón por la cual para obtener la relación de adscritos INP – AFP, deben
revisarse los porcentajes de retiro desde la Administración Pública. Según
datos estadísticos, entre los años 2003 y 2006 -primer semestre-, desde la
Administración Pública Central, sin considerar los servicios de salud, se han
acogido a retiro voluntario de conformidad a la ley Nº 19.882, un total de
2.276 funcionarios, de los cuales el 56,3% corresponde al INP y un 43,7% a
las AFP.

De igual modo, precisó, si se analizan los estamentos


a los cuales pertenecen quienes se han retirado, es posible constatar que 6,8%
son directivos, 31,0% son profesionales, 9,1% son técnicos, 30,8% son
administrativos y 17,9% son auxiliares.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 248 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

En lo que respecta a la calidad jurídica que ostentan


quienes se retiran, conforme a las mismas estadísticas, registradas desde el
año 2003 al primer semestre de 2006, un 69,9% corresponde al personal de
planta y un 30,1% al personal a contrata.

De lo anterior, enfatizó, es posible concluir lo


siguiente:

- Efectivamente se está generando un movimiento al


interior de la Administración Publica con motivo del retiro de funcionarios, aún
cuando la tasa de rotación continúa siendo baja.

- Asimismo, se constata que quienes se acogen a


retiro pertenecen tanto al antiguo como al nuevo sistema previsional, y no sólo
a aquél como reiteradamente se ha sostenido.

Destacó que, en todo caso, las personas que se han


retirado a partir del 14 de noviembre del 2003, si reúnen los demás requisitos
que contempla el proyecto de ley serán beneficiarias del bono post laboral, por
cuanto así lo contempla su artículo quinto transitorio.

En cuanto al número de beneficiarios del bono post


laboral señaló que, el universo total de 101.019 funcionarios favorecidos, se
distribuye por sectores de la siguiente forma: 16.264 beneficiarios en gobierno
central (sin servicios de salud), 23.639 en los servicios de salud, 55.460 en el
sector municipal y 5.656 en las universidades. Reiteró que éste es el único
aspecto del que se tienen datos respecto de las entidades de educación
superior.

En el ámbito municipal destacó el elevado número de


personas que resultan favorecidas, y apuntó que, al interior de dicho sector,
los 55.460 beneficiados se distribuyen entre 10.180 funcionarios municipales,
26.905 docentes, 11.116 no docentes y 7.259 en atención primaria de salud.

A continuación, el señor Subdirector presentó el


referido universo de 101.019 beneficiarios del bono, distribuidos por
estamentos. Entre ellos, se registran: 1.220 directivos, 16.900 profesionales,
40.276 técnicos, 24.162 administrativos y 18.461 auxiliares. Añadió que el
mismo universo fue desglosado entre los diversos sectores existentes al
interior de la Administración Pública y, nuevamente, en cada caso, haciendo la
distinción por estamentos:

- En el gobierno central (sin servicios de salud), se


registran 197 directivos, 2.721 profesionales, 6.484 técnicos, 3.890
administrativos y 2.972 auxiliares.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 249 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

- En los servicios de salud, figuran: 285 directivos,


3.955 profesionales, 9.425 técnicos, 5.654 administrativos y 4.320 auxiliares.

- En el sector municipal, hay 670 directivos, 9.278


profesionales, 22.112 técnicos, 13.265 administrativos y 10.135 auxiliares.

- En las universidades estatales, se registran: 68


directivos, 946 profesionales, 2.255 técnicos, 1.353 administrativos y 1.034
auxiliares.

Por último, el señor Subdirector abordó el tema del


período de carencia. Recordó que los antecedentes fueron solicitados a fin de
definir, al interior del universo de beneficiarios, quiénes quedan sujetos a
período de carencia y quiénes no, según si registran remuneraciones
superiores o inferiores a $ 454.300, respectivamente.

Conforme a lo anterior, proporcionó información que


distribuye el universo de beneficiarios del bono post laboral, entre los distintos
sectores, detallando las cifras por estamentos y, además, por remuneraciones.

La señora asesora de la Dirección de Presupuestos


del Ministerio de Hacienda explicó que, de acuerdo a tales cifras, se obtiene
que:

- En el gobierno central (sin servicios de salud), del


universo total de beneficiarios, 2.864 personas quedan afectas a período de
carencia, por tener remuneraciones que superan el punto de corte establecido
en $ 454.300, en tanto que, quienes no alcanzan dicha suma y, por tanto, no
quedan sujetas a carencia, son 13.400 personas. Lo anterior significa que un
82% del universo no tiene tiempo de espera para recibir el beneficio,
concentrándose dicho porcentaje en los estamentos técnicos (profesionales y
no profesionales), administrativos y auxiliares, mientras que el 18% restante,
que sí tiene período de carencia, son directivos (no profesionales) y
profesionales.

- En el sector de los servicios de salud, se mantiene


la relación de 82% y 18% entre quienes no están afectos a carencia y los que
sí la tienen, registrándose 19.447 personas con remuneraciones inferiores a $
454.300 y 4.192 personas con remuneraciones superiores a dicha cantidad.
Nuevamente en este sector el período de carencia se aplica a los estamentos
directivos (no profesionales) y profesionales y no recae sobre técnicos
(profesionales y no profesionales), administrativos y auxiliares.

- En el sector municipal, apuntó, es el único ámbito


donde se rompe la relación, ya que se registran 28.280 personas no sujetas a
carencia y 27.180 personas sí afectas a la misma, arrojando una proporción de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 250 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

51% las primeras y de 49% las segundas. Explicó que lo anterior obedece a
que, en el ámbito de la educación, los docentes registran remuneraciones por
sobre los $ 454.300, aumentando el porcentaje afecto a carencia.

Finalizada la exposición de los representantes del


Ejecutivo, al interior de la Comisión se desarrolló una ronda de consultas, las
que se consignan a continuación.

En primer término, la Honorable Senadora señora


Matthei se refirió a las personas contratadas a honorarios por la Administración
Pública. Advirtió que el criterio de clasificación a aplicar a su respecto no
debería ser el tiempo por el cual se contratan los servicios, sino la
circunstancia de prestarlos bajo una verdadera relación de subordinación y
dependencia, con cumplimiento de horario y bajo las órdenes de un superior.
Enfatizó que respecto de estas personas, que prestan servicios en tales
condiciones, también deben acatarse las normas previsionales, tal como se
exige a la empresa privada en las mismas circunstancias, y donde no se
permiten rangos de flexibilidad.

El Honorable Senador señor Allamand indicó que en


esta materia deberían transparentarse las cifras y proporcionarse información
fidedigna que refleje la realidad que se vive en este ámbito.

La Honorable Senadora señora Alvear apuntó que la


experiencia ha demostrado que es muy difícil introducir cambios al interior de
la Administración Pública, y que el régimen del Estatuto Administrativo genera
una rigidez que hace poco conveniente incorporar cada vez más gente al
aparato estatal. De ahí que la contratación de servicios a honorarios sea una
práctica recurrida, porque permite obtener la prestación de servicios
especializados, por un tiempo determinado, sin necesidad de incrementar la
dotación del personal.

Citó como ejemplo el proceso de la reforma procesal


penal, durante el cual fue necesaria la participación de especialistas ajenos a la
Administración Pública, y cuya labor se prolongó lo que demoró el referido
proceso. Concluyó que, si bien es imperiosa la modernización del Estado, ella
no pasa por acrecentar el aparato estatal, sino por establecer criterios de
racionalidad que promuevan dicha modernización en bien del país.

En otro orden de ideas, el Honorable Senador señor


Allamand solicitó una aclaración en torno al universo de funcionarios públicos
adscritos al nuevo sistema previsional, el que, según las cifras entregadas,
asciende a 148.531 personas. A este respecto, Su Señoría consultó cuántas
personas corresponden a traspasados desde el antiguo sistema de previsión y
cuántas sólo han pertenecido al nuevo régimen previsional.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 251 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

El señor Subdirector de Racionalización y Función


Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda señaló que,
tal como lo mencionó con anterioridad, no se dispone de ese dato específico,
razón por la cual las cifras proporcionadas en esta materia responden a las
aproximaciones hechas a partir de la información que se ha logrado
reconstruir. Recordó que en la actualidad no existe una base de datos que
contenga estos registros y, por ello, resulta muy complejo entregar
antecedentes exactos sobre el particular.

La Honorable Senadora señora Matthei apuntó que,


en verdad, la única forma de obtener una cantidad precisa de las personas que
sólo han pertenecido al nuevo sistema de capitalización individual y de quienes
se traspasaron a él desde el antiguo sistema de reparto, es haciendo un
catastro en base a la edad. Sin embargo, si bien dicho método arrojaría una
cifra exacta, en los hechos, podrían haber más individuos en una u otra
situación.

El señor Subdirector añadió que las estimaciones


fueron efectuadas a partir de los referidos 148.000 funcionarios públicos (de
los sectores ANEF y servicios de salud), que actualmente se registran como
adscritos a las Administradoras de Fondos de Pensiones. Siendo alrededor de
40.000 los beneficiarios del bono post laboral, esto es, quienes se traspasaron
del antiguo al nuevo régimen previsional, los 100.000 restantes,
aproximadamente, corresponderían a quienes sólo han pertenecido al sistema
de las Administradoras de Fondos de Pensiones.

El Honorable Senador señor Letelier destacó que,


efectivamente, es necesario precisar las cifras ya que, entre los mencionados
100.000 funcionarios restantes, hay que distinguir, a su vez, entre quienes
sólo han cotizado en las Administradoras de Fondos de Pensiones y quienes se
traspasaron del antiguo al nuevo sistema previsional pero que no son
beneficiarios del bono post laboral. Enfatizó la importancia de conocer a
cabalidad qué porcentaje corresponde a cada uno de dichos grupos.

El señor Subdirector indicó que se está trabajando en


relación a dicho contingente a fin de precisar la información a su respecto.
Advirtió que los antecedentes se han obtenido de la base de datos que registra
la Contraloría General de la República, pero que siendo una fuente elaborada
hace más de veinte años, la información que es posible obtener es más bien
precaria, por lo que requiere ser cotejada, por ejemplo, con la que se registra
en la Superintendencia de Administradoras de Fondos de Pensiones.

Reiteró que, asimismo, se han revisado las


estadísticas relativas a las personas que se han retirado de la Administración
Pública bajo el amparo de la ley Nº 19.882, estadísticas de las cuales es
posible concluir que efectivamente se está registrando un egreso de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 252 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

funcionarios y que, entre ellos, hay quienes pertenecen tanto al antiguo como
al nuevo sistema previsional.

La Honorable Senadora señora Matthei solicitó mayor


información en torno al sistema previsional al que pertenecen quienes se han
acogido a retiro, distinguiendo entre estamentos.

Por su parte, el Honorable Senador señor Letelier


consultó si la información entregada corresponde al universo de beneficiados
por el proyecto de ley en estudio, con o sin las modificaciones propuestas por
las indicaciones del Ejecutivo.

El señor Subdirector respondió que las cifras han sido


estimadas en relación al universo de beneficiarios que resulta del proyecto de
ley con las modificaciones que le incorporan las indicaciones.

El Honorable Senador señor Letelier consultó si están


o no considerados en los cálculos los contratados bajo las normas del Código
del Trabajo. Citó como ejemplo el caso de los no docentes quienes,
perteneciendo a dicho régimen laboral, no habrían estado incorporados al
proyecto.

El señor Subdirector señaló que los no docentes


siempre han estado contemplados como beneficiarios del bono post laboral y
que, de hecho, el respectivo gremio es uno de los firmantes del acuerdo
suscrito en su oportunidad con los representantes del sector.

La señora asesora de la Dirección de Presupuestos


del Ministerio de Hacienda, complementando lo anterior, explicó que
efectivamente el personal no docente, así como todos aquellos contratados
conforme al Código del Trabajo, siempre han estado dentro de la cobertura del
proyecto. La diferencia está en que ahora, con las modificaciones de las
indicaciones, se eliminaría la incompatibilidad que se producía entre el bono
post laboral y la causal de renuncia voluntaria que era necesaria para percibir
el bono, pero que impedía a las personas recibir la indemnización por años de
servicio. Para suprimir tal incompatibilidad, las indicaciones contemplan el
término de la relación laboral por necesidades de la empresa, lo que permite
acceder a ambos beneficios, con la única limitación de aplicar respecto de
estas personas, el mismo período de carencia que afecta a quienes perciben
bonificaciones especiales al retiro.

El Honorable Senador señor Letelier insistió en que es


necesario precisar las cifras por cuanto, según la información entregada en
esta oportunidad, habría 16.264 beneficiarios del bono post laboral en el
gobierno central (sin servicios de salud), respecto de un universo total de
78.550 funcionarios. Sin embargo, no queda claro qué proporción de ese
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 253 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

universo corresponde a personas traspasadas del antiguo al nuevo sistema


previsional y qué cantidad de las mismas sólo han estado adscritos al nuevo
régimen de previsión.

El señor Subdirector explicó que del universo de


78.550 funcionarios, se ha estimado en un 35%, aproximadamente, el
porcentaje de quienes ingresaron a la Administración Pública antes del año
1982. Sin embargo, de ese subconjunto, hay quienes permanecieron en el
antiguo sistema de previsión y otros que emigraron al nuevo sistema. Advirtió
que esas son las cifras que falta precisar. Añadió que si, por otro lado, se
revisan las estadísticas sobre jubilación, se obtiene que el mayor porcentaje de
quienes se acogen a retiro pertenecen al INP y ello se explica porque, al
momento de jubilar, lo hacen con una tasa de reemplazo mayor que quienes
se pensionan en las Administradoras de Fondos de Pensiones. Lo anterior ha
significado que, tratándose de personas que desempeñaban unas mismas
funciones, encontrándose en el mismo cargo y grado, se pensionen en
condiciones absolutamente diferentes a consecuencia de pertenecer a
regímenes previsionales distintos.

El Honorable Senador señor Letelier apuntó que, de


acuerdo a la información entregada, quienes se pensionan por intermedio de
las Administradoras de Fondos de Pensiones, desde el año 2003 a la fecha,
alcanzan un 43,7%. Añadió que es posible suponer que esas personas, por su
edad, pertenecieron en algún momento al antiguo sistema previsional.

El Honorable Senador señor Allamand consultó si es


posible obtener un dato preciso, registrado en algún sistema computacional,
que permita saber qué cantidad de personas pertenece a cada régimen de
previsión.

El señor Subdirector respondió que no existe tal


registro y que, precisamente, uno de los temas a abordar en la futura reforma
previsional es la creación de una base de datos en este ámbito. Enfatizó la
importancia de contar con un sistema de registro de esta índole, pero advirtió
que, durante el análisis de otras iniciativas legales, cuando se ha estudiado la
posibilidad de acceder este tipo de información, se ha argumentado en contra
que ello podría resultar inconstitucional por vulnerar derechos esenciales de las
personas.

El Honorable Senador señor Letelier consultó si los


antecedentes aportados sobre las remuneraciones percibidas en cada área del
sector público, dicen relación con el período de carencia contemplado en el
proyecto de ley.

El señor Subdirector señaló que, efectivamente, el


detalle de las remuneraciones tiene por finalidad demostrar, en cifras, qué
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 254 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

segmentos quedan sujetos a período de carencia. De ello es posible constatar,


una vez más, que el período de espera afecta a directivos y profesionales, en
tanto que no alcanza a técnicos, administrativos y auxiliares. Destacó que en el
sector salud el estamento más masivo es el de los técnicos.

Para estos efectos, explicó, se recogieron las


remuneraciones registradas en cada sector, distinguiendo, a su vez, entre los
diversos estamentos. Asimismo, se consideró la remuneración propia del grado
más las respectivas asignaciones, circunscribiendo el universo, lógicamente, a
los beneficiarios del bono post laboral.

La Honorable Senadora señora Matthei solicitó que se


precisara acerca de los criterios que se aplicaron para tales efectos, qué
correcciones se hicieron, porque, en principio, para ello sería necesario conocer
la identificación de cada uno de los beneficiarios del bono post laboral, lo cual
no es posible.

El señor Subdirector respondió que a este respecto se


efectuó un ajuste del universo según antigüedad, revisando, además, las
estadísticas en cada sector, ya que en algunos de ellos la movilidad es
prácticamente nula.

Enseguida, señaló que, del detalle de remuneraciones


es posible constatar, además, la heterogeneidad en la configuración de las
plantas del personal del sector público, por lo que no es de extrañar que, por
ejemplo, figuren directivos sin título profesional. Lo anterior se explica porque,
con motivo de los encasillamientos practicados en épocas pasadas en función
de procesos de modernización, personal no profesional pasó a ocupar cargos
de rango directivo, aún encontrándose en los grados 10º ó 12º a 18º ó 19º.

La Honorable Senadora señora Matthei apuntó la


importancia de contar con información pormenorizada sobre el particular, a fin
de constatar la existencia de directivos que ostenten tales grados de la Escala
Única de Sueldos. Asimismo, consultó si las remuneraciones presentadas
incluyen alguna asignación que no sea imponible.

El señor Subdirector respondió negativamente,


agregando que, además, toda asignación imponible está considerada.
Ejemplificó con las bonificaciones por desempeño cuyo pago, si bien es
trimestral, para estos efectos han sido mensualizadas.

En cuanto al encasillamiento de personal, que dio


lugar al posicionamiento de no profesionales en rangos directivos, añadió que
en la actualidad se han acrecentado las exigencias en torno a la asignación
profesional, porque lo que se persigue es que el reconocimiento profesional
efectivamente privilegie los conocimientos especializados y la capacitación.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 255 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

Por su parte, el Honorable Senador señor Longueira


se refirió al período de carencia, y solicitó que se efectúe un cálculo del valor
presente del otorgamiento del bono post laboral, eliminando las etapas de
carencia. Lo anterior, apuntó, resulta de vital importancia para saber cuál es el
costo real que involucra la concesión de este beneficio pero sin aplicar ese
tiempo de espera que tanta controversia ha generado a su respecto.

En la siguiente sesión celebrada por la Comisión, el


Honorable Senador señor Letelier reiteró a los representantes del Ejecutivo la
solicitud de que se proporcionen cifra exactas en cuanto al universo de
beneficiarios del bono post laboral, así como también la cantidad de personas
que fueron funcionarios públicos y que se traspasaron desde el antiguo al
nuevo sistema previsional y, entre ellos, cuántos resultan favorecidos por el
bono y cuántos no.

Asimismo, requirió que se informe con precisión cuál


es el costo que involucra la concesión de este beneficio y cuál es el costo de
otras alternativas que se han planteado para enfrentar la problemática post
laboral, como por ejemplo, la propuesta denominada “Fondo Solidario
Transitorio de Reparación” (FOSTRAR) y la indicación presentada a este mismo
proyecto de ley por los Honorables Senadores señora Matthei y señores
Allamand y Longueira.

Todo lo anterior, enfatizó, es de vital importancia


para dimensionar la magnitud del universo de favorecidos y de los recursos
disponibles para estos efectos.

El señor Subdirector de Racionalización y Función


Pública de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda respondió
que, según los antecedentes ya aportados a la Comisión con anterioridad, el
presente proyecto de ley, incluidas las modificaciones incorporadas por las
indicaciones, abarca un universo de 101.000 personas beneficiadas con el bono
post laboral, de las cuales un 40% corresponde a la Administración Central del
Estado, incluidos los servicios de salud, un 55% corresponde al sector
municipal y un 5% a las universidades estatales. En consecuencia, se trata de
un beneficio bastante extendido en la heterogénea estructura de la
Administración Centralizada y Descentralizada del Estado.

Además, identificando los estamentos entre los


cuales están distribuidos los 101.000 beneficiarios, es posible constatar que el
mayor porcentaje de ellos corresponde a técnicos, administrativos y auxiliares,
alcanzando un 82% del universo total de favorecidos, en tanto que la
cobertura del beneficio es menor en el ámbito de directivos y profesionales. Lo
anterior deriva de la estructura y características del beneficio, que es uno bono
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 256 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

fijo y, por tanto, tiene mayor incidencia o impacto en los estamentos de rentas
medias e inferiores.

En materia de período de carencia, acotó que el


principal problema alegado por la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales
(ANEF), dice relación con la determinación de un cierto monto a partir del cual
habrá o no tiempo de espera para recibir el beneficio. A este respecto, apuntó,
es posible afirmar, con bastante certeza, que haber fijado el punto de corte de
remuneraciones en $ 454.300, permite favorecer con este bono post laboral y
sin período de carencia, fundamentalmente, a técnicos, administrativos y
auxiliares, lo que resulta acorde con uno de los objetivos esenciales del
proyecto de ley, cual es que quienes perciban menores pensiones no tengan
tiempo de espera para recibir el beneficio, incrementando sus ingresos post
laborales de inmediato, una vez que se hayan acogido a retiro.

En lo que respecta al costo por el otorgamiento del


bono post laboral, señaló que conforme a los sucesivos informes financieros
elaborados para estos efectos, es posible afirmar que el esfuerzo económico
que éste involucra, alcanza, en valor presente, a 600 millones de dólares.

Puso énfasis en señalar que se trata de un beneficio


que se paga de por vida, y cuyo otorgamiento se prolongará hasta el año
2024, año a partir del cual se continuará pagando el bono a quienes se acojan
a jubilación en dicha época. Es decir, puntualizó, se está comprometiendo un
esfuerzo fiscal que se extenderá, a lo menos, por 30 ó 40 años.

En cuanto a la indicación presentada por los


Honorables Senadores señora Matthei y señores Allamand y Longueira, recordó
que ya con anterioridad se acompañó a la Comisión una estimación del costo
que dicha propuesta involucra, estimación conforme a la cual se duplica o
triplica el costo en relación al gasto asociado al beneficio contemplado en el
proyecto del Ejecutivo, y ello, a pesar de que la respectiva valoración
financiera fue realizada sobre la base de los factores de cálculo que resultaban
menos onerosos. Aún así, el resultado arrojó un costo de, a lo menos, 2,5
veces el egreso que significa otorgar el bono post laboral.

En relación a la propuesta FOSTRAR, contenida en


una moción que en su oportunidad presentaron los Honorables Senadores
señores Páez, Sabag y Zaldívar, don Andrés, explicó que ésta proponía la
posibilidad de que las personas, al acogerse a jubilación, pudieran optar por la
mejor pensión que les ofreciera el sistema previsional, ya sea del Instituto de
Normalización Previsional o de las Administradoras de Fondos de Pensiones.
Contemplaba, asimismo, un financiamiento proveniente, por una parte, de los
ahorros de la cuenta de capitalización individual y, por la otra, de subsidios
públicos.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 257 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

Recordó que en junio del año 2003, el Ejecutivo


presentó a la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la época, un
documento que contenía el cálculo financiero de los montos que involucraba
dicha propuesta. Precisó que para tales efectos, se consideró una pensión
promedio de $ 255.000 a obtener, en aquel entonces, en el Instituto de
Normalización Previsional, haciendo el cálculo en relación a una esperanza de
vida, también promedio, de 15 años. Con esa base, el costo de la propuesta
resultó del orden de los 871 millones de dólares, cifra que, naturalmente, iría
en aumento a medida que se prolongara la esperanza de vida estimada,
pudiendo alcanzar sumas que fluctuarían entre los 3.000 y 3.500 millones de
dólares.

Asimismo, agregó, en dicha oportunidad se planteó la


problemática derivada de tener que incluir tanto a los trabajadores del sector
público como del privado, dado el carácter de solución previsional que revestía
la propuesta y que hacía imperioso extenderla a todo el universo potencial.
Enfatizó que, sin duda, implicaba una transformación radical del sistema
previsional.

En cambio, aseveró, el bono post laboral que aquí se


analiza, representa una alternativa posible, viable y financiable en el mediano
plazo, considerando, además, que en el horizonte del actual Gobierno existen
también otras medidas que implementar en el ámbito previsional, con mayor
focalización y que van a significar importantes compromisos fiscales hacia el
futuro. Dentro de dicho contexto, debe darse cabida a este beneficio concebido
para aproximadamente cien mil personas dentro del universo de funcionarios
públicos que, a la vez, representan el 8% de la fuerza laboral del país. Lo
anterior, sin perjuicio de tener que resolver también el desafío de mejorar el
sistema previsional respecto de más del 90% restante del universo laboral lo
que, inevitablemente, traerá aparejado un nuevo costo fiscal que solventar.

El Honorable Senador señor Letelier insistió en la


importancia de contar con cifras lo más precisas posibles en esta materia,
tanto en lo relativo al universo de beneficiarios como en lo que respecta al
costo involucrado. Enfatizó que deben revisarse las distintas alternativas a fin
de poder definir cuál de todas es la que ofrece el mayor número de
beneficiarios y a qué costo. Lo anterior es relevante, concluyó, para saber si
con los recursos disponibles es posible obtener una mejor solución.

El señor Subdirector reiteró que los cálculos


solicitados en relación a las diversas alternativas existentes en este ámbito,
han sido ya proporcionados oportunamente a la Comisión, recordando la
permanente disponibilidad de la entidad a la que representa para el estudio y
revisión de este tema.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 258 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

Señaló, asimismo, que la propuesta del proyecto de


ley que se analiza, tuvo su origen en un acuerdo suscrito por diez
organizaciones gremiales del sector público más la Central Unitaria de
Trabajadores (CUT). Hizo presente que, en una negociación no siempre se
obtiene como resultado el diseño perfecto, sino que más bien se persigue la
solución posible, y esta negociación no ha sido la excepción a dicha regla.
Explicó que, por ejemplo, la estructura del bono fue materia largamente
discutida, estudiándose la posibilidad de conceder un bono escalonado, más
alto para las pensiones más bajas y, viceversa, menor para las pensiones más
altas, alternativa que, sin embargo, no prosperó por cuanto la diferenciación
generaba mayor rechazo aún. Asimismo, se buscó una solución de carácter
unitario, la que finalmente tampoco se alcanzó por cuanto hubo algunas
organizaciones que no suscribieron el acuerdo logrado.

Concluyó señalando que, sin embargo, el compromiso


existe y permanece respecto de los gremios que sí concurrieron a dicho
acuerdo. Estas personas, enfatizó, tienen la legítima esperanza de que este
proyecto de ley prospere y reiteró la preocupación del Ejecutivo por cumplir el
compromiso asumido porque, más allá de las críticas que se formulen respecto
del bono contemplado en el proyecto, éste representa un beneficio que
favorecerá a quienes perciben las pensiones más bajas, incrementándolas en
un 20 ó 25%, lo que no es menor.

Finalmente, cabe consignar que durante el desarrollo


de la referida sesión, la Comisión recibió los siguientes documentos:

El primero de ellos, fue remitido por la Agrupación


Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), y en el cual dicha entidad formula sus
observaciones al primer documento acompañado por el Ejecutivo sobre
“Antecedentes relativos a la cobertura y período de carencia del proyecto de
ley que crea bono post laboral para funcionarios públicos con bajas tasas de
reemplazo”, documento este último del que ya se dejara constancia con
anterioridad en este informe.

El segundo, también entregado por la ANEF, contiene


una minuta titulada “Observaciones y demandas al proyecto de ley que mejora
las condiciones de retiro de los funcionarios del sector público con bajas tasas
de reemplazo de sus pensiones.”.

El tercero, fue acompañado por el señor Subdirector


de Racionalización y Función Pública de la Dirección de Presupuestos del
Ministerio de Hacienda, titulado “Posición del Ejecutivo en el diálogo “sobre
condiciones para el retiro de los funcionarios públicos””, fechado el 5 de junio
de 2003 y que, según también se señaló con anterioridad, fue elaborado en su
oportunidad para el estudio de la propuesta FOSTRAR.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 259 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

Se deja constancia de que los referidos documentos


fueron debidamente considerados por los señores Senadores integrantes de la
Comisión, y se contienen en un Anexo único que se adjunta al original de este
informe, copia del cual queda a disposición de los señores Senadores en la
Secretaría de la Comisión.

En la sesión siguiente, la Comisión recibió a los


representantes de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), de la
Federación de Trabajadores de la Salud de Quillota, de la Federación de
Trabajadores de la Salud de Temuco y de la Asociación de Jubilados de
Temuco, quienes se refirieron a los alcances del beneficio del bono post laboral
que contempla la ley en proyecto y al acuerdo celebrado entre la ANEF y el
Gobierno, con fecha 5 de febrero de 2007.

En primer término, el señor Presidente de la ANEF


explicó que la entidad a la que representa llevó a cabo una larga y compleja
negociación con el Gobierno, la cual culminó recientemente con la suscripción
de un acuerdo mediante el cual se alcanzan un conjunto de beneficios que
satisfacen las demandas planteadas. Entre tales beneficios, añadió, se
contempla una bonificación por retiro que será compatible con el bono post
laboral que la presente iniciativa legal a su vez consagra. En consecuencia, la
bonificación adicional conseguida con la negociación antedicha, mejorará las
perspectivas de retiro para los trabajadores asociados a la ANEF. Este acuerdo,
apuntó, deberá plasmarse en un futuro proyecto de ley para cuya aprobación
solicitó el apoyo de todos.

Bajo este nuevo contexto, agregó, el bono post


laboral, que en un principio fue considerado insuficiente para los efectos
pretendidos, ya no sería una solución inviable sobre todo porque se le
incorporaría una última modificación que finalmente ajustaría la ley en
proyecto a una de las más encarecidas aspiraciones del sector. En efecto,
explicó, el Ejecutivo ha asumido el compromiso de presentar una nueva
indicación mediante la cual se eliminaría el período de carencia, tema este
último que, según acotó, ha sido uno de los más complejos de resolver.
Recordó que dicho período de carencia afecta a los beneficiarios del bono post
laboral que también lo son de una bonificación especial por retiro, sujetándolos
a un tiempo de espera para percibir el referido bono. Ese tiempo, que en
principio fue calculado en un máximo 7 años, posteriormente, producto de las
indicaciones presentadas, se redujo a un total de 4 años. Con la nueva
indicación que se anuncia, se eliminaría este período de espera, salvando así
una de las mayores anomalías de que adolece la iniciativa legal en análisis.

A raíz de todo lo acontecido, concluyó, durante la


última asamblea nacional celebrada por la ANEF, se concordó solicitar que se
otorgue la máxima urgencia para la tramitación de este proyecto de ley, a fin
de que prontamente se concrete el beneficio post laboral que éste instaura.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 260 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

Finalmente, el personero de la ANEF hizo entrega a la


Comisión de una copia del documento en el que consta el acuerdo suscrito por
la entidad a la que representa y el Gobierno.

Se deja constancia de que el referido documento fue


debidamente considerado por los señores Senadores integrantes de la
Comisión, y se contiene en un Anexo único que se adjunta al original de este
informe, copia del cual queda a disposición de los señores Senadores en la
Secretaría de la Comisión.

La Honorable Senadora señora Matthei hizo presente


su inquietud ante la opinión expresada por el representante de la ANEF, ya que
dicha entidad siempre se manifestó en contra del proyecto de ley en estudio,
en cambio ahora no sólo lo apoya, sino que, además, solicita urgencia para su
tramitación. Ejemplificando lo anterior, citó una minuta presentada por la
misma ANEF a esta Comisión, fechada en octubre de 2006, y en la cual se
señala expresamente que el bono post laboral “es un beneficio de seguridad
social otorgado en forma desigual a los/as funcionarios/as que se encuentran
en la misma situación de carencia que el proyecto afecta…”, que “es una
discriminación arbitraria en el trato que debe dar el Estado y sus organismos
en materia económica, ya que no obedece a ninguna racionalidad la exclusión
de funcionarios con rentas superiores a una determinada cifra …”, que “es una
ley que afecta en esencia el derecho de los trabajadores públicos al incentivo al
retiro reconocido por la Ley 19.882…”, y que su monto es “insuficiente,
especialmente, para los/as funcionarios/as de los escalafones de Directivos de
Carrera, Profesionales, Fiscalizadores, Técnicos y Administrativos con
Asignación Profesional…”. Consultó, entonces, los motivos de este diametral
cambio de opinión.

El señor Presidente de la ANEF señaló que el acuerdo


celebrado con el Gobierno, es producto de una negociación desarrollada con
posterioridad a la presentación a que se ha hecho referencia y, por tanto, las
opiniones vertidas en esa oportunidad antecedieron a la negociación efectuada
y, más bien, fueron la motivación de la misma. Hizo presente que la ANEF,
desde un principio, no adhirió al proyecto del bono post laboral precisamente
por estimar insuficiente su propuesta. Agregó que el tema previsional tiene una
envergadura que excede en mucho a la concesión de un bono. En efecto, el
bono post laboral no soluciona el denominado daño previsional originado en el
fenómeno de subcotización que afectó a los trabajadores del sector público. Sin
embargo, en un comienzo, dicho bono fue planteado en ese carácter y, como
tal, fue enérgicamente rechazado por la ANEF en aras de la obtención de una
solución real y efectiva a dicha problemática. Fue así como, en una actitud
coherente y consecuente, la ANEF continuó luchando por lograr la mayor
compensación posible para sus asociados -que son los destinatarios directos de
su gestión-, hasta alcanzar este acuerdo con el Ejecutivo que les permite
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 261 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

acceder a un programa de retiro que culminaría el año 2010, mediante el pago


de una bonificación que es complementaria al bono post laboral. Ello explica,
acotó, que ahora se haya solicitado continuar con la tramitación de este
proyecto de ley.

Sin perjuicio de lo anterior, enfatizó, la entidad que


preside seguirá en su persistente lucha por la solución definitiva del daño
previsional, así como también por obtener la reforma del sistema previsional
en su conjunto, a fin de que los trabajadores efectivamente accedan a una
pensión digna al término de su vida laboral.

La Honorable Senadora señora Matthei reiteró que,


en su oportunidad, la ANEF hizo severas críticas de fondo al proyecto del bono
post laboral y se manifestó permanentemente en contra del mismo. Sin
embargo, en virtud del acuerdo que ha logrado, ahora apoya esta iniciativa
legal y pide urgencia para su tramitación, no obstante que las mismas críticas
hechas al bono post laboral continúan vigentes para todos los gremios
restantes que no son parte de este acuerdo alcanzado con el Ejecutivo. Su
Señoría expresó lamentar esta situación, ya que con este procedimiento sólo
algunos reciben beneficios adicionales, en tanto que otros son abiertamente
excluidos. Indicó que esta es, en verdad, una política antisindical por cuanto
divide a los gremios, beneficiando a unos y marginando a otros y, lo que es
peor aún, es una política respaldada por el Gobierno y por parlamentarios de
su coalición.

El Honorable Senador señor Muñoz Aburto señaló que


el tema en actual debate es el bono post laboral, y no los alcances del acuerdo
suscrito entre la ANEF y el Gobierno, asunto sobre el cual se hará el análisis
pertinente cuando se tramite el respectivo proyecto de ley que materialice el
referido acuerdo.

Por su parte, el Honorable Senador señor Letelier


subrayó que aquí se está tramitando un proyecto de ley referido a la concesión
de un bono post laboral de $ 50.000, a los trabajadores del sector público que
reúnan determinados requisitos. Recordó que, durante el análisis de dicho
proyecto de ley se han planteado diversas inquietudes a su respecto, entre las
cuales las más relevantes han sido aquellas referidas a la existencia de un
período de carencia y a la discriminación por niveles de remuneración. En ese
entendido, acotó, el actual punto de vista de la ANEF respondería a la
circunstancia de haberse dado solución a tales inquietudes, como por ejemplo,
disponiendo la eliminación del período de carencia, materia que también habría
sido objeto del acuerdo alcanzado con el Gobierno. Otro aspecto que el
acuerdo de la ANEF superaría en relación al bono post laboral en proyecto, es
el relativo a la discriminación, por cuanto el beneficio que se contempla en
aquél no se estructuraría sobre la base de una diferenciación por niveles de
remuneración como sí lo hace el bono en análisis.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 262 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

Sin perjuicio de lo anterior, y no obstante estimar


valioso el acuerdo en cuestión, manifestó su aprensión en torno al instrumento
que normalmente eligen los gremios para materializar estos beneficios, como
por ejemplo, el otorgamiento de un incentivo al retiro que se traduce en el
pago directo de una suma de dinero a título de bonificación. En su opinión,
apuntó, el retiro podría incentivarse mediante la concesión de un beneficio de
carácter pecuniario, pero cuyos recursos se destinen a incrementar los
respectivos fondos de pensiones, en lugar de hacerse un pago en dinero en
efectivo.

El Honorable Senador señor Longueira preguntó si la


ANEF, en este nuevo escenario, da o no por solucionado el daño previsional.
Requirió la mayor precisión sobre este punto por cuanto, según recordó, la
reparación del daño previsional fue uno de los temas más debatidos durante la
discusión de este proyecto de ley, llegando incluso a postergar su tramitación
parlamentaria.

El señor Presidente de la ANEF indicó que dicha


entidad, a diferencia de otras organizaciones gremiales, no suscribió el acuerdo
que en su oportunidad dio lugar al proyecto de ley sobre el bono post laboral,
por considerar que éste era insuficiente para dar solución definitiva al
mencionado daño previsional. Entre las falencias de dicho proyecto se
anotaron, por ejemplo, el exiguo monto del bono y el período de carencia a
que quedaban sujetos los beneficiarios que, a la vez, lo eran de las
bonificaciones por retiro concedidas por leyes especiales. En razón de ello,
recordó, se analizaron las diversas modificaciones que era necesario introducir
a la iniciativa legal a fin de mejorarla, las que luego dieron lugar a una serie de
indicaciones que fueron presentadas por el Ejecutivo y conforme a las cuales,
por ejemplo, se redujo de 7 a 4 años el período de carencia y se incluyó entre
los beneficiarios del bono a los trabajadores contratados bajo el régimen del
Código del Trabajo.

No obstante lo anterior, apuntó, la ANEF persistió en


su intento por conseguir mayores beneficios para sus asociados y, con tal fin,
continuó su proceso de negociación, el que culminó mediante el acuerdo
suscrito con el Gobierno durante el mes de febrero recién pasado. Destacó
que, entonces, este acuerdo es fruto del trabajo en solitario de la ANEF, sin la
intervención de otros gremios, los cuales sí concurrieron al acuerdo para la
concesión del bono post laboral, sin insistir más en sus propias negociaciones
sectoriales.

Señaló que, en todo caso, la problemática mayor dice


relación con el sistema previsional propiamente tal, el cual es necesario
modificar. Se manifestó contrario a un sistema de capitalización individual
conforme al cual las personas se pensionan con tasas de reemplazo que, en
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 263 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

promedio, no superan el 50%, es decir, enfatizó, jubilar en ese régimen


conduce a la pobreza. Agregó que en nuestro país debería implementarse un
régimen previsional mixto, donde coexistan el sistema de reparto y el de
capitalización individual. En ese sentido, acotó, la ANEF continuará en su
esfuerzo por la instauración de un sistema previsional que otorgue pensiones
razonables y dignas.

El Honorable Senador señor Longueira expresó que


su pregunta no apunta al sistema previsional en sí, sino al daño previsional
originado en la subcotización de que fueron objeto los trabajadores del sector
público. Enfatizó que la reparación de dicho daño fue un compromiso electoral
y que luego, cuando para tales efectos se planteó la alternativa del bono post
laboral, la ANEF no compartió la solución ofrecida. Se insistió, entonces, en que
este era un bono cuya finalidad era mejorar las condiciones de retiro y no para
dar por resarcido el daño previsional y, bajo esa perspectiva, se continuó
tramitando esta iniciativa legal. La consulta es, precisó Su Señoría, si con el
nuevo contexto que ofrece el acuerdo recientemente alcanzado, la ANEF da o
no por solucionado el daño previsional.

El señor Presidente de la ANEF respondió que


continuarán en su lucha para que se dé solución al daño previsional de los
funcionarios públicos, así como también para que se reforme el sistema
previsional en el que estamos insertos, ya que el cambio de un sistema de
reparto a uno de capitalización individual, dio lugar al perjuicio y es, por tanto,
el marco al interior del cual éste se configura. Insistió en que jubilar bajo el
actual régimen previsional es sinónimo de reducir ostensiblemente los ingresos
de las personas y llevarlas a la pobreza después de toda una vida de trabajo.
Es por ello que el esfuerzo debe continuar, no sólo por reparar el daño
previsional, sino que también por lograr la reforma del sistema previsional en
general.

A continuación, la Comisión escuchó a los


representantes de la Federación de Trabajadores de la Salud de Quillota, de la
Federación de Trabajadores de la Salud de Temuco y de la Asociación de
Jubilados de Temuco, quienes manifestaron su preocupación en torno al
acuerdo alcanzado por la ANEF con el Ejecutivo, particularmente por la
exclusión de que fue objeto el sector salud.

El señor Vicepresidente de la Federación de


Trabajadores de la Salud de Quillota señaló que la referida situación ha
motivado gran inquietud entre los trabajadores de dicho sector. Enfatizó que la
expresa exclusión del área de la salud ha provocado gran desazón, sobre todo
porque estos trabajadores han luchado en forma permanente y durante años
por la reparación del daño previsional, desplegando sus esfuerzos desde el
inicio del proceso para la reivindicación de los derechos previsionales.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 264 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

Agregó que el daño previsional se produjo a todos los


funcionarios públicos afectados por el cambio al nuevo sistema previsional
instaurado el año 1981, razón por la cual la solución que se busque también
debe beneficiar a todos por igual, sin distinción ni exclusión de ninguna
especie. Eso es, apuntó, legislar para todos, con la mayor cobertura posible y
sin discriminación.

Hizo presente que entre los trabajadores del sector


hay quienes se acogieron a jubilación con la esperanza de que se mejorarían
las condiciones de retiro y se repararía el daño causado, sin embargo, a la luz
de los últimos acontecimientos, ello, al parecer, inexplicablemente no
sucedería. Recordó la existencia de otras propuestas -como la denominada
FOSTRAR-, que tampoco prosperaron a pesar de los estudios técnicos y
especializados en los que se fundaban, lo cual sólo ha contribuido a la
persistencia del problema.

Concluyó señalando que la interrogante que surge es


por qué se beneficia sólo a unos cuantos, en circunstancias que las
necesidades de todo el sector público afectado por el daño previsional, son las
mismas.

Por su parte, las personeras de la Federación de


Trabajadores de la Salud de Temuco y de la Asociación de Jubilados de
Temuco, hicieron entrega a la Comisión de un documento titulado “Algunas
consideraciones necesarias para evitar la discriminación”.

Se deja constancia de que el referido documento fue


debidamente considerado por los señores Senadores integrantes de la
Comisión, y se contiene en un Anexo único que se adjunta al original de este
informe, copia del cual queda a disposición de los señores Senadores en la
Secretaría de la Comisión.

La señora Directora de la Federación de Trabajadores


de la Salud de Temuco se manifestó contraria a la exclusión de los
trabajadores de su sector del acuerdo celebrado entre la ANEF y el Ejecutivo.
Señaló que la perspectiva es bastante complicada para quienes se desempeñan
en el área de la salud, por cuanto no sólo perciben de las más bajas
remuneraciones que registra el sector público, sino que, además, dichas
remuneraciones se verán reducidas en forma ostensible al momento de
acogerse a jubilación, lo que mermará aún más su ya precaria situación
económica. A ello se sumaría este trato desigual que en materia de ingresos
post laborales se estaría dando a estos trabajadores en relación a los asociados
a la ANEF, trato que calificó como discriminatorio e injusto.

La representante de la Asociación de Jubilados de


Temuco hizo presente que en esta materia hay que distinguir dos cosas: por
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 265 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

una parte, está el bono post laboral de $ 50.000 que contempla el proyecto de
ley en análisis y, por la otra, está el acuerdo que la ANEF logró suscribir con el
Gobierno y mediante el cual consiguió para sus asociados una bonificación por
retiro que fluctúa entre los 10 y los 20 millones de pesos, según sea el
estamento al que pertenezca el respectivo funcionario. De este acuerdo está
expresamente excluido, entre otros, el sector salud, lo cual coincidió en definir
como discriminatorio, en circunstancias que todos los trabajadores del área
afectados por el daño previsional sufrieron el mismo perjuicio y tienen las
mismas necesidades.

El Honorable Senador señor Muñoz Aburto consultó a


los representantes del sector salud su opinión acerca del bono post laboral, sin
perjuicio de la insatisfacción demostrada por la falta de solución al daño
previsional.

La Honorable Senadora señora Matthei enfatizó que,


al tenor de lo expuesto, resulta claro que los trabajadores del área de la salud
no sólo insisten en la reparación del daño previsional, sino que además no
comparten la solución ofrecida mediante la concesión del bono post laboral de
$ 50.000, porque, en verdad, éste no les repara perjuicio alguno. Asimismo,
destacó, a dichos trabajadores les preocupa su expresa exclusión del acuerdo
logrado por la ANEF, y respecto de lo cual no tienen explicación.

El Honorable Senador señor Muñoz Aburto reiteró que


los términos del acuerdo suscrito por la ANEF con el Ejecutivo y sus alcances,
deberán ser debatidos con motivo del análisis del respectivo proyecto de ley en
que se materialice dicho acuerdo y, por consiguiente, no es una materia de la
discusión propia de la iniciativa legal en actual trámite.

El Honorable Senador señor Letelier reiteró que el


tema que aquí se analiza es el bono post laboral de $ 50.000 que se otorgaría
a los funcionarios públicos que cumplan determinados requisitos. Agregó que
dicho bono, a pesar de su monto, para algunos estamentos
-como el de auxiliares y técnicos-, puede representar un aumento significativo
en sus ingresos post laborales. Asimismo, hizo presente que, conforme al
documento proporcionado por las representantes de la Federación de
Trabajadores de la Salud de Temuco y de la Asociación de Jubilados de
Temuco, habría cierta inquietud en el sector en cuanto a la fecha a partir de la
cual se concedería este bono post laboral, porque podría quedar excluida
mucha gente que ya se ha acogido a retiro.

La Honorable Senadora señora Matthei apuntó que la


preocupación no sólo es por la fecha en cuestión, sino que también por el
monto insuficiente a percibir.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 266 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

La asesora de la Dirección de Presupuestos del


Ministerio de Hacienda aclaró que, al tenor del proyecto de ley en estudio,
habrá una aplicación retroactiva de la norma, por cuanto no sólo serán
beneficiarios del bono post laboral quienes se acojan a retiro en lo sucesivo,
sino que también quienes ya se hubiesen pensionado durante el período
comprendido entre el 14 de noviembre de 2003 y la fecha de entrada en
vigencia de la ley.

Por su parte, la Honorable Senadora señora Alvear


formuló sus observaciones y consultas. En primer término señaló que,
efectivamente, estamos en presencia de dos instancias distintas: el proyecto
de ley sobre el bono post laboral respecto del cual debe pronunciarse esta
Comisión, y el acuerdo ANEF – Gobierno, que aún no cuenta con una iniciativa
legal en trámite. Asimismo, acotó, conforme a lo expuesto por los
representantes del sector salud, la inquietud de éstos estaría motivada en su
exclusión del referido acuerdo, siendo su aspiración que los beneficios allí
concedidos se hagan extensivos también a su respecto. Bajo las señaladas
premisas, preguntó a los personeros del área de la salud si están o no de
acuerdo con la concesión del bono post laboral de $ 50.000.

En segundo lugar, consultó a los representantes del


Ejecutivo cuál fue la razón para suscribir un acuerdo con la ANEF, otorgando
determinados beneficios a sus asociados, excluyendo a los trabajadores de las
otras áreas del sector público.

Los personeros del sector salud coincidieron en


rechazar el otorgamiento del bono post laboral sobre la base de la concesión
paralela de beneficios superiores, en monto y condiciones, en favor de la ANEF
y con expresa exclusión del sector al que representan, calificando lo anterior
como una discriminación inaceptable.

El Honorable Senador señor Letelier reiteró su opinión


crítica hacia los gremios en cuanto se abocan a la tarea de obtener incentivos
al retiro mediante la concesión de bonificaciones especiales que se pagan
directamente en dinero, en lugar de hacerlo mediante la destinación de
recursos para incrementar los fondos previsionales. Según recordó, se han
llevado a cabo diversas negociaciones por las distintas organizaciones
gremiales del sector, pero todas en busca del mismo fin, esto es, la obtención
de una bonificación en efectivo que incentive el retiro. No obstante lo anterior,
señaló, es preciso distinguir entre tales incentivos y el bono post laboral que
aquí se trata, porque son cosas completamente distintas que no es posible
confundir. Agregó que probablemente el sector salud es uno de los cuales
registra el menor nivel de remuneraciones en el ámbito de la Administración
Pública, pero, por lo mismo, el bono post laboral podría significar para muchos
trabajadores un incremento significativo de sus ingresos tras su retiro.
Entonces, concluyó, no puede mezclarse el análisis de este bono con la
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 267 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

posibilidad de hacer extensivo a otros gremios el acuerdo suscrito por la ANEF.


La competencia de esta Comisión, enfatizó, sólo alcanza al proyecto de ley
actualmente sometido a su consideración.

El señor Vicepresidente de la Federación de


Trabajadores de la Salud de Quillota indicó que ambas propuestas no dejan de
estar relacionadas. Explicó que, mientras a unos se ofrece un bono de
$ 50.000, bajo el cumplimiento de determinados requisitos -que, por lo demás,
dejarán a muchos al margen de dicho beneficio-, a otros, en tanto, se ofrece
una bonificación especial que alcanza varios millones de pesos. Ello genera
inquietud entre los trabajadores, para quienes ante una misma condición en el
cumplimiento de la función pública, debe existir un mismo trato legal.

La Honorable Senadora señora Matthei insistió en que


la ANEF siempre se declaró en contra del otorgamiento del bono post laboral y
que ahora, en cambio, en atención al acuerdo que logró con el Ejecutivo, está
dispuesta a apoyar este proyecto de ley, sin considerar que las mismas críticas
que antes formuló a su respecto, siguen siendo igualmente válidas para todos
aquellos gremios que no tienen acuerdo alguno con el Gobierno.

La asesora de la Dirección de Presupuestos del


Ministerio de Hacienda destacó la importancia de distinguir entre el bono post
laboral y el acuerdo ANEF – Gobierno. Respecto del primero, señaló, la mayoría
de los gremios adhirió a la propuesta, sin perjuicio de introducir algunas
modificaciones -vía indicaciones-, para ajustar el beneficio a los diversos
requerimientos del sector. En ese orden de cosas se incluiría también el actual
compromiso del Ejecutivo para presentar una nueva indicación que elimine el
período de carencia inicialmente contemplado.

Respecto de lo segundo -y respondiendo a la consulta


de la Honorable Senadora señora Alvear-, señaló que el reciente acuerdo entre
la ANEF y el Gobierno es fruto de una negociación que viene a culminar con
una serie de convenios sectoriales que el Ejecutivo ha suscrito con los diversos
gremios -del área salud, educación y atención primaria-, y en los cuales se han
contemplado sendas bonificaciones por retiro, estableciendo distintos montos y
en base a diferentes períodos. Es decir, lo que se ha hecho, en verdad, es
convenir con los distintos gremios del sector sus propios beneficios conforme a
sus particularidades específicas.

Ahora bien, la posibilidad de hacer extensivo el


acuerdo de la ANEF a otros gremios del sector público, es un análisis que no se
vincula al bono post laboral, sino que se relaciona con la respectiva iniciativa
legal que concrete dicho acuerdo.

La Honorable Senadora señora Matthei expresó que


no es posible separar dos cosas que están indudablemente ligadas entre sí.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 268 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

Enfatizó que es evidente que el apoyo que hoy la ANEF brinda a la concesión
del bono post laboral responde a la circunstancia de haber alcanzado un
acuerdo que beneficia a sus asociados y, por tanto, una cosa ha llevado a la
otra.

La asesora de la Dirección de Presupuestos del


Ministerio de Hacienda hizo presente que, en todo caso, más allá de la
existencia del acuerdo ANEF – Gobierno, esa entidad ha manifestado su
conformidad con el bono post laboral en atención a que la mayoría de las
objeciones que alguna vez planteó en torno al mismo, fueron recogidas y
resueltas por las indicaciones que el Ejecutivo presentó al proyecto de ley. El
último punto pendiente, destacó, era el relativo al período de carencia,
respecto del cual, tal como ya se ha anunciado, será propuesta su eliminación
mediante una nueva indicación, solución con la cual la ANEF prestó su
definitiva conformidad a la iniciativa legal en trámite.

La Honorable Senadora señora Matthei refutó lo


anterior, señalando que el tema del período de carencia era sólo uno más, y
quizás el menos importante, entre los muchos reparos formulados por la ANEF
y que la hacían persistir en su rechazo al bono post laboral.

El señor Vicepresidente de la Federación de


Trabajadores de la Salud de Quillota enfatizó que la lucha por la reparación del
daño previsional la han librado todos los gremios del sector público, sin
embargo ahora, los beneficios sólo estarían llegando a unos cuantos,
excluyendo a los demás que tienen tanto derecho como aquellos.

La señora Directora de la Federación de Trabajadores


de la Salud de Temuco agregó que, así como la ANEF no aceptó el bono de $
50.000 por estimarlo insuficiente, de igual manera resulta insuficiente para los
demás gremios del sector. En cuanto a los incentivos sectoriales al retiro a los
que se ha hecho referencia, señaló que no es comparable una bonificación que
alcanza los 10 ó 20 millones de pesos, con una bonificación que no supera los
2 millones de pesos, que se paga por una sola vez y que, más aún, es
concursable. Como esta última, acotó, es la que atañe a su sector y es otra
muestra de la discriminación que se denuncia.

Finalmente, la representante de la Asociación de


Jubilados de Temuco coincidió en que el acuerdo logrado por la ANEF ha sido el
motivo real de su actual conformidad con el bono post laboral. Sin embargo,
ello importa incurrir en una severa discriminación hacia los restantes gremios
del sector, los que tendrán que aceptar un beneficio ostensiblemente menor,
no obstante haber sido todos igualmente afectados por el mismo daño
previsional.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 269 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

En la sesión siguiente, la Comisión intercambió


opiniones en relación al bono post laboral en estudio y su vinculación con el
acuerdo celebrado el 5 de febrero de 2007, entre la ANEF y el Gobierno.

En primer término, la Honorable Senadora señora


Matthei destacó la importancia de saber si el Gobierno hará o no extensivo el
acuerdo alcanzado con la ANEF a los restantes gremios del sector. Ello incide,
añadió, en el curso del proyecto de ley sobre el bono post laboral, por cuanto
la vinculación entre este último y el citado acuerdo es innegable. Calificó como
inaceptable que mientras a unos trabajadores se concede un bono de 50.000
pesos, a otros, en tanto, se otorga un beneficio que alcanza varios millones. Se
manifestó contraria a este tipo de soluciones, por cuanto el daño previsional es
un problema que afectó de igual manera a todos los trabajadores del sector
público que fueron objeto de subcotización; sin embargo, en las actuales
circunstancias, la reparación del perjuicio ocasionado no sería la misma para
todos.

El Honorable Senador señor Allamand agregó que es


importante que el Ejecutivo busque una solución al problema que se ha
suscitado con motivo del acuerdo logrado con la ANEF. Recordó que durante la
tramitación del proyecto de ley sobre el bono post laboral, dicha organización
se opuso tenazmente a su aprobación y ahora, en cambio, se muestra a favor
del mismo a raíz de haber alcanzado un acuerdo con el Gobierno. Indicó que si
bien dicho acuerdo es positivo y va en la línea correcta, sería conveniente que
el Ejecutivo explicara los fundamentos del mismo y aclarara si lo hará
extensivo a los otros gremios del sector público, cuestión cuya resolución debe
ser previa a la decisión que se adopte en torno al bono post laboral, dada la
evidente relación que existe entre éste y aquél.

Por su parte, el Honorable Senador señor Letelier se


manifestó contrario a lo señalado, enfatizando que el bono post laboral que
aquí se analiza no guarda relación alguna con el acuerdo celebrado entre la
ANEF y el Gobierno. Agregó que, en su opinión, ya debería haber un
pronunciamiento en particular de la Comisión respecto del presente proyecto
de ley, el cual nunca fue planteado como la solución al daño previsional, sino
que como un bono que permitirá incrementar los ingresos post laborales de los
beneficiarios y, en ese sentido, favorecerá a muchas personas que registran
bajas tasas de reemplazo y, en consecuencia, bajas pensiones. Aún más,
indicó, con las indicaciones presentadas se ha ampliado ostensiblemente el
ámbito de aplicación de la ley en proyecto, lo cual no deja de ser relevante.

En lo que respecta al acuerdo ANEF – Gobierno,


señaló no advertir razón alguna para condicionar la aprobación del bono post
laboral a un proyecto de ley que aún no ha sido ni siquiera remitido al
Congreso Nacional, por lo tanto nada obsta el despacho de la iniciativa legal en
actual curso. Cuando el proyecto de ley correspondiente al referido acuerdo
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 270 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

sea sometido a tramitación legislativa, sólo entonces habrá que pronunciarse a


su respecto.

Asimismo, recordó que ya con anterioridad ha


señalado que no es partidario de los incentivos al retiro bajo la forma de una
bonificación que se paga en dinero directamente, sin embargo, acotó, es la
modalidad que normalmente usan los gremios para estos efectos y la ANEF no
ha sido la primera en recurrir a dicha modalidad. A su juicio, los recursos
respectivos deberían ser destinados a las cuentas de capitalización individual
de los trabajadores, a fin de incrementar sus fondos previsionales, pero, al
parecer, esta no sería la alternativa preferida por los gremios. Enfatizó que
éste es un tema cuyo debate está pendiente y que debe ser analizado con el
Ejecutivo, pero debe serlo en su mérito, esto es, cuando se estudie la manera
de resolver la cuestión relativa a los incentivos al retiro en el ámbito de la
Administración Pública, debate que, además, debe plantearse en forma global
y no solamente respecto de determinados gremios u organizaciones.

La Honorable Senadora señora Matthei discrepó de lo


anterior, calificando como un eufemismo la denominación del bono post
laboral, el cual sólo aparentemente pretende mejorar los ingresos post
laborales, pues, en verdad, más bien apunta a dar por zanjado el problema del
daño previsional. Si así no fuera, enfatizó, el bono sería otorgado a todos los
imponentes del antiguo sistema previsional, cosa que no ocurre por cuanto sus
beneficiarios corresponden, precisamente, a quienes fueron dañados
previsionalmente por efecto de la subcotización de que fueron objeto.

Lo anterior, puntualizó, es la mejor prueba de que no


se trata de un bono destinado simplemente a incrementar ingresos post
laborales, sino que, en definitiva, está orientado a dar por reparado el citado
perjuicio previsional. Es ilusorio, entonces, esperar una posterior solución a
dicho problema porque, sencillamente, se dará por resuelto con la concesión
de este bono.

Recalcó que el Gobierno, sostenidamente, ha


celebrado acuerdos parciales con distintos gremios del sector, pero dejando a
otros tantos al margen, motivándolos a seguir luchando por una solución
integral que también los favorezca. Tras el bono post laboral, concluyó, no
habrá nada más, y eso es lo grave de la situación porque, si bien el bono
pretende beneficiar a muchas personas, respecto de muchas otras más se dará
por solucionado un problema que, en verdad, estará todavía pendiente.

El Honorable Senador señor Muñoz Aburto señaló


que, en su opinión, cuando sea sometido a la consideración del Congreso
Nacional el proyecto de ley que materialice el acuerdo ANEF – Gobierno,
llegará el momento de pronunciarse a su respecto. Por el momento, indicó,
sólo existe una iniciativa legal cuyo objetivo es otorgar un bono post laboral a
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 271 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

quienes tengan bajas tasas de reemplazo de sus pensiones y así incrementar


sus ingresos tras su retiro laboral. Sobre este proyecto en curso, enfatizó, la
Comisión debe pronunciarse. La posibilidad de extender los beneficios del
acuerdo ANEF – Gobierno a los otros gremios del sector, deberá ser materia de
otro debate y las opiniones sobre el tema deberán hacerse presentes y
discutirse con el Ejecutivo en su oportunidad.

El Honorable Senador señor Allamand apuntó que la


oportunidad de los gremios excluidos para reclamar por los beneficios
concedidos a unos al margen de otros, es precisamente ahora, y de ahí la
importancia de atender sus planteamientos. De lo contrario, podría estimarse
que se está favoreciendo sólo a algunos y se está desprotegiendo al resto.

El Honorable Senador señor Letelier insistió en que el


referido debate procederá cuando se analice el sistema general de incentivos al
retiro y, en especial, cuando se discuta el respectivo proyecto de ley que se
anuncia para concretar el acuerdo de la ANEF.

Por su parte, el Honorable Senador señor Longueira


manifestó sus inquietudes en torno a la materia en análisis.

En primer lugar, advirtió sobre una eventual


inconstitucionalidad de que podría adolecer el acuerdo suscrito entre la ANEF y
el Gobierno, por cuanto se estarían otorgando beneficios en favor de algunos
funcionarios públicos con la expresa exclusión de otros tantos. En efecto,
explicó, el acuerdo hace una diferenciación entre los funcionarios públicos
adscritos a la ANEF y los que no lo están, para los efectos de conceder los
beneficios que en él se contemplan. Recordó que el Tribunal Constitucional en
otras oportunidades ha declarado la inconstitucionalidad de normas legales con
ocasión de haber incurrido en discriminaciones arbitrarias. Citó como ejemplo
el proyecto de ley referido a las denominadas funciones críticas y que
establecía un sistema de remuneraciones distinto para los funcionarios del
Ministerio de Obras Públicas. Ello, acotó, hace necesario tener presente la
jurisprudencia emanada de dicho Tribunal en esta materia, ya que nada impide
que vuelva a pronunciarse en el mismo sentido si nuevamente se incurre en
falta similar.

En un segundo orden de cosas, requirió al Ejecutivo


que, previo a que se someta a votación las indicaciones al proyecto de ley
sobre el bono post laboral, presente a la Comisión un informe financiero sobre
el costo que involucra, por una parte, el acuerdo suscrito con la ANEF y, por la
otra, el costo que significaría hacer extensivo dicho acuerdo a los restantes
gremios del sector público involucrado en la materia en debate. Señaló que,
para haber celebrado este acuerdo, el Gobierno debió hacer una cuantificación
del gasto fiscal que conllevaría, razón por la cual podrá, sin mayor
inconveniente, proporcionar dicha información. Sin embargo, agregó, es
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 272 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

necesario conocer, además, un cálculo estimativo del costo que importaría


extender los respectivos beneficios a quienes han sido excluidos del acuerdo.
Reiteró, entonces, su solicitud al Ejecutivo para que efectúe dicho cálculo, e
insistió en que lo presente a esta Comisión antes de que el proyecto sobre el
bono post laboral sea sometido a votación en particular. Lo anterior, enfatizó,
resulta de vital importancia por cuanto esa información permitirá cuantificar no
sólo los beneficios contemplados en el acuerdo, sino que también estimar
monetariamente la posible extensión de tales beneficios, en el caso que se
amplíe el ámbito de aplicación de los mismos, a fin de evitar toda
discriminación.

Además, apuntó, el acuerdo celebrado con la ANEF


tuvo su origen, precisamente, en el proyecto de ley sobre el bono post laboral,
lo cual demuestra la innegable vinculación que existe entre ambas materias.
De ahí entonces, concluyó, la importancia de contar con la información
solicitada antes de la votación de esta iniciativa legal.

A continuación, la Comisión escuchó a los


representantes de la Confederación Nacional de Trabajadores de la Salud
(CONFENATS), de la Confederación Nacional de Funcionarios Municipales de
Chile (ASEMUCH) y de la Federación de Asociaciones de Funcionarios
Universidad de Chile (FENAFUCH), quienes expusieron acerca de los alcances
del acuerdo ANEF-Gobierno y su relación con el bono post laboral.

En primer lugar, el señor Presidente Nacional de la


Confederación Nacional de Trabajadores de la Salud (CONFENATS), expuso la
opinión de la entidad que representa respecto del proyecto de ley en análisis.
Asimismo, hizo entrega a la Comisión de un conjunto de documentos en los
que apoyó su intervención.

Se deja constancia de que los referidos documentos


fueron debidamente considerados por los señores Senadores integrantes de la
Comisión, y se contienen en un Anexo único que se adjunta al original de este
informe, copia del cual queda a disposición de los señores Senadores en la
Secretaría de la Comisión.

Sobre el particular, señaló que la CONFENATS desde


un comienzo rechazó el otorgamiento del bono post laboral y que lo continúa
haciendo en la actualidad. Explicando lo anterior, reseñó la evolución histórica
que ha tenido este beneficio.

Indicó que, tras varios años en la búsqueda


permanente de una solución al daño previsional, en 1999, tanto el Senado
como la Cámara de Diputados, solicitaron al Ejecutivo estudiar la posibilidad de
iniciar un proyecto de ley que autorizara la desafiliación del sistema previsional
instaurado por el decreto ley Nº 3.500, a los ex imponentes del antiguo
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 273 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

régimen previsional. Producto de lo anterior y de la persistente acción de los


gremios, durante la negociación del reajuste para el sector público, en el año
2001, el Gobierno de la época asumió el compromiso de constituir una
comisión bipartita, compuesta por representantes de los Ministerios del Trabajo
y Previsión Social y de Hacienda, y de los gremios del sector, radicada en la
Subsecretaría de Previsión Social, y encargada de examinar y buscar las
alternativas para la reparación al daño previsional.

A partir del año 2002 dicha comisión inició su trabajo,


entregando un primer resultado a comienzos del año 2005, en el cual se
planteó a los gremios una propuesta dirigida a mejorar las condiciones se
retiro de los trabajadores del sector público, tema que incluso fue objeto del
discurso presidencial del 1º de mayo de dicho año. Sin embargo, la propuesta
en referencia no respondió a la finalidad pretendida de solucionar el daño
previsional, razón por la cual los gremios continuaron en su lucha por
conseguir tal reparación, hasta que, en agosto de 2005, lograron la suscripción
de un acuerdo con el Ejecutivo, conviniendo una fórmula para mejorar el retiro
de los trabajadores del sector público con bajas tasas de reemplazo. No
obstante lo anterior, tanto la ANEF como el Colegio de Profesores y la propia
CONFENATS, no concurrieron a dicho acuerdo por considerar que la propuesta
del Gobierno no se ajustaba al propósito para el cual se creó la comisión
bipartita, esto es, buscar una solución para los más de 150.000 trabajadores
del sector afectados por el daño previsional.

Destacó que, una vez iniciada la tramitación del


respectivo proyecto de ley, los gremios firmantes del acuerdo coincidieron con
el Gobierno en que tales gremios representaban el 70% de los funcionarios
públicos, sin embargo, posteriormente, se demostró que las organizaciones
gremiales que no firmaron el protocolo en cuestión, a pesar de ser sólo tres,
reunían a más del 70% de los dañados previsionalmente.

Posteriormente, en octubre de 2005, los gremios


firmantes del acuerdo retiraron el apoyo que inicialmente habían dado al
proyecto de ley sobre el bono post laboral, en razón de que la referida
iniciativa legal se apartaba del espíritu original del proyecto, agregando nuevas
exigencias para acceder al beneficio e incorporando en la regla de
incompatibilidad -que en principio sólo afectaba a la ANEF-, a las demás
organizaciones gremiales del sector que en algún momento percibieron una
asignación por concepto de incentivo al retiro, a pesar de no haber constituido
ésta un beneficio de carácter permanente.

Por su parte, continuó explicando, tanto la ANEF


como la CONFENATS, propusieron diversas modificaciones a la iniciativa legal
en trámite, no sólo en aras de mejorarla, sino que también para demostrar que
el proyecto de ley no ofrecía una solución al daño previsional y que, además,
era un proyecto excluyente que sólo incentivaba al retiro. Entre otras
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 274 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

observaciones, se señaló que el monto del bono a percibir es muy bajo, como
también lo es la tasa de reemplazo establecida como requisito para obtener el
beneficio; asimismo, que limita el acceso al beneficio incluso a las pensiones
más bajas, producto de la fórmula utilizada para el cálculo de la tasa de
reemplazo y que distorsiona el verdadero concepto de ésta, cual es, la última
remuneración en actividad versus pensión a percibir.

Asimismo, añadió, entre las exclusiones en que


incurría el proyecto de ley se mencionaron a los contratados bajo el régimen
del Código del Trabajo, los jubilados por trabajos pesados y los que se
acogieron a jubilación por salud no recuperable, reconociendo a estos últimos
el derecho al beneficio sólo a partir de que cumplan la edad legal para obtener
una pensión de vejez. También se objetó que la iniciativa legal sólo contempla
la modalidad de retiro programado para determinar la pensión líquida, en
circunstancias que ésta implica un monto ficticio de pensión, toda vez que a
partir del segundo año disminuye el monto efectivo a percibir.

Sin embargo, advirtió el señor Presidente de la


CONFENATS, algunas de las referidas observaciones dieron lugar a sendas
indicaciones que fueron presentadas por el Ejecutivo al proyecto de ley, y en
virtud de las cuales, por ejemplo, se modifica el promedio de 36 últimas rentas
por el de las 12 últimas, se disminuyen los porcentajes de incompatibilidad con
otros beneficios, se reconoce el beneficio para el personal contratado por el
Código del Trabajo y se amplía el plazo para acceder al beneficio de 4 a 12
meses.

No obstante lo anterior, enfatizó, la CONFENATS


mantiene su rechazo al proyecto de ley en cuestión, por las siguientes razones:

- El exiguo monto de $ 50.000 resulta significativo


sólo para las pensiones inferiores al ingreso mínimo mensual, no teniendo
mayor impacto en aquellos casos que, aún accediendo al beneficio, se obtienen
pensiones superiores a $ 200.000, manteniendo una tasa de reemplazo que no
supera el 55% y agravando las condiciones de retiro de un número importante
de funcionarios que, superando levemente la tasa de reemplazo exigida,
quedan al margen del beneficio.

- La definición de la tasa de reemplazo a partir de la


fórmula basada en el promedio de las remuneraciones líquidas de los últimos
12 meses versus pensión líquida, produce una diferencia importante en la
proporción debida entre menor remuneración y mayor pensión, marginando del
bono a un mayor número de funcionarios.

- La modalidad de pensión a considerar para


determinar la tasa de reemplazo debe ser aquella a la cual el funcionario
efectivamente se acoge y no privilegiar para tales efectos el retiro programado,
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 275 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

dado el carácter transitorio que tiene el monto de la pensión inicialmente


obtenida bajo dicha modalidad.

Sobre este particular, manifestó su preocupación por


la eventual eliminación del artículo 14 del proyecto de ley, según propone una
indicación del Ejecutivo. Explicó que conforme a la referida disposición, cuando
la tasa de reemplazo líquida estimada sea superior a aquélla exigida para
acceder al bono post laboral, el trabajador, dentro de cierto plazo y cumpliendo
determinados requisitos, podrá solicitar que dicha tasa de reemplazo le sea
nuevamente estimada. Lo anterior acrecentará sus posibilidades de obtener el
beneficio.

La supresión de dicha norma, explicó, obedecería, a


su vez, a otra indicación del Ejecutivo, en mérito de la cual la estimación del
monto de la pensión de vejez líquida corresponderá a la primera anualidad de
la modalidad de retiro programado establecida en el decreto ley N° 3.500, de
1980, debiendo utilizarse en su proyección la menor tasa de interés entre la
tasa de retiro programado y la tasa de interés promedio implícita en las rentas
vitalicias de vejez.

Es decir, aparentemente se estaría estableciendo una


opción en favor del trabajador. Sin embargo, dicha opción no sería tal en la
medida que la menor tasa de interés se aplicará sólo para los efectos de la
proyección de la pensión de vejez, con lo cual el efecto pretendido no se
cumple y, más aún, la normativa pertinente se debilita.

- El carácter voluntario para acceder al beneficio se


pierde al imponer un plazo máximo de 12 meses para solicitarlo.

- En el caso de las pensiones de invalidez, debe


contemplarse la posibilidad de acceder al beneficio a partir de la pensión
definitiva y no a contar de la edad legal para jubilar, especialmente en atención
a aquellos casos en que el deterioro de la salud que obliga a pensionarse
anticipadamente es de tal magnitud, que los afectados no logran alcanzar los
60 ó 65 años exigidos.

- La incompatibilidad que contempla el proyecto con


otros beneficios destinados a incentivar el retiro de los funcionarios -y que en
un principio concernía solamente al personal afecto a la ley Nº 19.882,
respecto del incentivo permanente que ésta contempla-, se hizo extensiva a
funcionarios de otras instituciones que han percibido un incentivo al retiro en
forma transitoria, produciéndose con ello una nivelación hacia abajo, en lugar
de eliminar la incompatibilidad y afectando a un mayor número de personas.
Lo anterior importa que, dada la contradicción que se produce entre la
incompatibilidad antes señalada y la entrega de un bono especial de retiro a
funcionarios adscritos a la ANEF, pierde toda validez la figura de
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 276 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

incompatibilidad que contempla el proyecto de ley en estudio respecto de


quienes hayan percibido un incentivo al retiro mediante leyes especiales.

- En relación a los recursos comprometidos en el


proyecto de ley, esto es, 30.000 millones de pesos en régimen, señaló que
éstos demuestran claramente que los beneficiarios del bono no superarán el
tercio de los más de 150.000 funcionarios públicos afectados por el daño
previsional.

Sin perjuicio de reconocer el esfuerzo realizado en


función de mejorar el retiro de los funcionarios con bajas pensiones, el señor
Presidente de la CONFENATS confirmó el planteamiento de que esta iniciativa
legal, además de no apuntar a una solución al daño previsional, incentiva el
retiro especialmente de los funcionarios con peores condiciones de jubilación.
Asimismo, acentúa las diferencias particularmente con los dos tercios de
funcionarios que no accederán al beneficio y que, sobrepasando levemente la
tasa de reemplazo tope del 55%, igualmente percibirán bajas pensiones.

Seguidamente, el señor Presidente de la CONFENATS


expuso la opinión de la referida organización gremial en torno al acuerdo
celebrado entre la ANEF y el Gobierno, indicando que todas las observaciones
precedentemente expuestas adquieren mayor sustento a partir del referido
acuerdo, el cual considera un monto importante de recursos para beneficiar, en
forma especial, a un reducido número de funcionarios con daño previsional,
coyuntura que es aprovechada para dar por cerrada la discusión respecto del
daño previsional y, al mismo tiempo, permitir la pronta aprobación del bono
post laboral, a pesar de que ambas iniciativas involucran al conjunto de los
trabajadores del sector público afectados por dicho daño, no obstante lo cual
se aplican exclusiones y discriminaciones como las que se señalan
expresamente en el referido acuerdo.

En atención a lo anterior, explicó, la CONFENATS ha


hecho llegar a todas las bancadas parlamentarias su posición en esta materia,
solicitando a los Honorables señores Diputados y Senadores no dar su
aprobación a una iniciativa de esta naturaleza, por cuanto fijará un precedente
respecto de la concesión de beneficios en forma parcial a algunos funcionarios
de la Administración del Estado, a partir de discriminaciones y, lo que es más
grave, teniendo como justificación la pertenencia o afiliación a una
determinada organización gremial, lo cual, de acuerdo con la normativa laboral
vigente, incluyendo convenios internacionales ratificados por Chile, hace que
cualquier iniciativa legal dirigida a otorgar un beneficio en tales términos,
adolezca de un vicio de constitucionalidad.

Insistió en que no se oponen a que se otorguen


beneficios especiales a un determinado sector, sin embargo las razones que
justifican tales beneficios para unos, también son aplicables para favorecer a
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 277 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

los otros, por cuanto dichas razones son iguales para todos los trabajadores
del sector público afectados por el mismo daño previsional, con independencia
del tipo de organización que éstos se hayan dado.

Destacó que el Gobierno al otorgar el bono especial


comprometido con la ANEF, está dando una clara señal de reconocer, una vez
más, el daño previsional que afecta a los empleados públicos,
independientemente de la forma en que esté dando respuesta a la demanda de
su reparación.

Finalizó su exposición manifestando que, a partir del


otorgamiento del bono post laboral, su forma de financiamiento (fondo con
recursos provenientes de las propias instituciones, aportando el 1% de la
planilla por el total de funcionarios afectados), el objetivo que persigue y las
características de sus beneficiarios, es posible sostener que estarían dadas las
condiciones para entregar una solución definitiva al daño previsional a cada
funcionario afectado, al momento de su retiro.

Dentro de ese contexto, precisó, incluso es factible


proponer una nueva fórmula que, incluyendo el bono post laboral -pensiones
más bajas-, permita la obtención de una pensión con una tasa de reemplazo
similar a la obtenida al jubilar por el antiguo sistema previsional, es decir del
80% y, en el caso de las pensiones que queden al margen del bono post
laboral -o sea, aquéllas por sobre el 55% de la tasa de reemplazo-, permita
que éstas se incrementen hasta alcanzar una pensión equivalente a una tasa
de reemplazo del 75%. Dicha fórmula, acotó, junto con solucionar el daño
previsional al conjunto de los afectados, tiene un costo per cápita menor en
relación al bono especial entregado a los funcionarios de la ANEF. Además,
añadió, debe tenerse presente la disminución del porcentaje de aporte especial
que se produce en el tiempo, en la medida que disminuye el daño previsional
al aumentar los años de cotizaciones en el actual régimen de previsión.

A continuación, intervino la señora Vicepresidenta de


la Federación de Asociaciones de Funcionarios Universidad de Chile
(FENAFUCH), quien dio a conocer el punto de vista de dicha entidad respecto
del proyecto de ley en estudio.

Asimismo, hizo entrega a la Comisión de un


documento titulado: “Observaciones al proyecto de ley que mejora las
condiciones de retiro de los trabajadores del sector público.”.

Se deja constancia de que el referido documento fue


debidamente considerado por los señores Senadores integrantes de la
Comisión, y se contiene en un Anexo único que se adjunta al original de este
informe, copia del cual queda a disposición de los señores Senadores en la
Secretaría de la Comisión.
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 278 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

En primer término, la señora Vicepresidenta de la


FENAFUCH solicitó a la Comisión que, previo a la votación de este proyecto de
ley, se analicen una serie de temas de fondo que aún requieren de mayor
debate y que corresponden a los contenidos en el documento que acompaña.

Destacó que, durante cinco años ya, los trece


gremios nacionales del sector público han estado solicitando al Estado de Chile
una solución definitiva que repare el daño previsional. En ese orden de cosas,
se formó una mesa especializada para el análisis del mismo, con el expreso
compromiso del Gobierno de la época para procurar la solución demandada por
los gremios del sector.

En pro de este cometido, recalcó, la FENAFUCH


encargó diversos estudios relativos a la materia, entre ellos, uno realizado por
la Asociación Gremial de Administradoras de Fondos de Pensiones, y otro del
Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (CENDA),
comprometiendo importantes recursos en aras de un acabado análisis del
tema, desde las ópticas más diversas.

Explicó que si bien, en principio, la FENAFUCH adhirió


a la solución aportada por el bono post laboral, no lo hizo en razón de
estimarlo como una propuesta suficiente para los efectos de reparar el daño
previsional, sino porque se presentaba como la única alternativa viable para
promover desde allí el resarcimiento tan esperado. En efecto, precisó, la
reforma al sistema previsional que habría sido necesaria para ejecutar dicha
tarea, no se contemplaba en el programa del Gobierno de la época. Fue así
como se optó por seguir la vía del incentivo al retiro, con la esperanza de que
en el transcurso de la respectiva tramitación legislativa, se alcanzara una
solución real al problema previsional denunciado. Sin embargo, posteriormente
fue posible constatar que el proyecto de ley resultante no se ajustaba
plenamente a los acuerdos alcanzados entre los gremios y el Ejecutivo en la
materia.

Recalcó que el daño previsional es un problema que


no sólo atañe al trabajador afectado, sino que también a toda su familia.
Agregó que los funcionarios de las universidades estatales que se acogen a
retiro, perciben una pensión apenas equivalente a un tercio de su
remuneración en actividad, lo que los conduce irremediablemente a una
precaria situación económica y, en muchos casos, a la pobreza. Calificó como
injusto e inaceptable que después de 30 ó 40 años de servicios, el trabajador
sólo pueda obtener una pensión que no supera el 30% de su remuneración.

Indicó que, si bien ya han transcurrido cinco años de


esfuerzos, aún es necesario trabajar más a fondo esta materia. Destacó que la
FENAFUCH también ha aportado propuestas para la mejor resolución del tema
Historia de la Ley Nº 20.305 Página 279 de 645

SEGUNDO INFORME COMISIÓN TRABAJO

y que, en su permanente labor, ha recibido el apoyo de parlamentarios de las


más diversas posiciones políticas.

Puso especial énfasis en señalar que de aprobarse sin


más el bono post laboral en comento, se avalará una verdadera iniquidad y no
se dará una efectiva solución al daño previsional. Añadió que ya es hora de
que nuestro país transite por un camino que haga justicia, sin más
discriminaciones que dividan a los chilenos entre trabajadores de primera y
segunda categoría. Todos los dañados previsionalmente, sin excepción alguna,
fueron trabajadores del Estado. Asimismo, quienes se desempeñaron en las
universidades estatales -que son financiadas con recursos fiscales-, fueron
empleados del Estado. Cuando se aplicó el decreto ley Nº 3.500, de 1980, el
legislador de la época debió advertir que había un problema de subcotización,
que era necesario exigir la total imponibilidad, así como también que era
preciso efectuar un adecuado cálculo del bono de reconocimiento. Sin
embargo, una verdadera negligencia por parte del Estado al no corregir
legislativamente la imponibilidad de los trabajadores del sector público, cuando
entró en vigencia el nuevo sistema previsional, dio lugar al grave problema
previsional que ahora afecta a dichos trabajadores. De ello, entonces, es
responsable el Estado, con independencia del gobierno de turno y al margen de
toda consideración política.

Finaliz