Anda di halaman 1dari 10

Tribunal Supremo N. ref.: 9841.

001
Sala de Gobierno
Madrid
Sala de lo Penal
Causa especial 3/20907/2017
Pieza separada de sanción
Despatx Simeó Miquel, advocats associats • Rambla Ferran, 27, 1r • 25007 - Lleida • Tel. 973 237 626 • advocats@despatxsm.cat

A LA SALA

XXXXXXXXXXXXXXXX , procuradora de los tribunales, actuando en representa-


ción de ANTONIO BAÑOS BONCOMPAIN según ya consta acreditado en el pro-
cedimiento arriba identificado, ante este órgano comparezco y DIGO:

Que el pasado 27 de mayo se me notificó el acuerdo dictado el día 22 del mismo


mes por la Sala Segunda de este tribunal en la pieza separada de sanción de la
causa especial indicada, por el que se desestima el recurso de audiencia en justi-
cia interpuesto contra el adoptado el día 28 de febrero por el Presidente dicha Sa-
la, de incoación de la pieza separada e imposición de una multa de 2.500,000 €.

Entendiendo que dicho acuerdo no se ajusta a derecho y resulta perjudicial para


los intereses de mi representado, interpongo en su contra RECURSO DE ALZA-
DA, instando la NULIDAD DE ACTUACIONES por infracción de normas y garan-
tías esenciales del procedimiento que causa indefensión, en base a las conside-
raciones de orden jurídico que contienen las siguientes

ALEGACIONES

Primera - Procedimiento

1. El recurso se interpone ante la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo y en el


plazo de cinco días, de acuerdo con el artículo 194.2 de la ley orgánica del poder
judicial.

(.../...)
(…/…) pág. 2

2. La nulidad de actuaciones se insta a través del recurso contra el acuerdo indi-


cado, por exigencia del artículo 240.1 de la ley orgánica del poder judicial, y se
Despatx Simeó Miquel, advocats associats • Rambla Ferran, 27, 1r • 25007 - Lleida • Tel. 973 237 626 • advocats@despatxsm.cat

formula al amparo del tercer supuesto del artículo 238 del mismo texto.

Segunda - Antecedentes

3. Es preciso efectuar una exposición de los antecedentes del acuerdo que se re-
curre para una adecuada comprensión del presente recurso y los motivos en que
se funda.

4. Mi representado compareció ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo la tar-


de del pasado 27 de febrero para declarar en calidad de testigo en la causa espe-
cial 3/20907/2017.

5. Después de prestar promesa de decir verdad y facilitar los datos a los que se
refiere el artículo 436 de la ley de enjuiciamiento criminal, por parte del Presidente
de la Sala se le indicó que había sido propuesto como testigo por la acusación
popular, ejercida por el partido político Vox, y que debía responder a las pregun-
tas que le formulara.

6. El testigo manifestó que no iba a contestar a dicha parte procesal pero sí al res-
to de intervinientes, incluyendo al Ministerio Fiscal y la Abogacía del Estado (es
decir, que mostró su plena disposición a responder a las preguntas que se le for-
mulara por cualquier parte procesal a excepción de la acusación popular).

7. Luego de algunas indicaciones sobre la obligación de responder, el testigo


mantuvo y argumentó su negativa a contestar a la acusación popular.

8. Por parte del Presidente se indicó hasta en dos ocasiones que se iba a dejar
constancia en acta de lo ocurrido y se acordó la suspensión del acto (“cuatro mi-
nutos”, en palabras textuales) para deliberación de los miembros del tribunal.

(.../...)
(…/…) pág. 3

9. Luego de exactamente tres minutos de deliberación, por parte de quien presidía


Despatx Simeó Miquel, advocats associats • Rambla Ferran, 27, 1r • 25007 - Lleida • Tel. 973 237 626 • advocats@despatxsm.cat

el tribunal se le indicó al testigo que podía marcharse y que se iba a deducir tes-
timonio de lo actuado para su remisión al juzgado de guardia. Los hechos hasta
aquí expuestos constan en la grabación de imagen y sonido de la sesión.

10. Al día siguiente el Presidente de la Sala Segunda adoptó un acuerdo por el


que se incoaba la pieza separada de sanción y se le imponía una multa de
2.500,00 €.

11. Contra dicho acuerdo se interpuso recurso de audiencia en justicia, en el que


se articulaban tres motivos de impugnación instando la nulidad del mismo por in-
fracción de normas y garantías esenciales del procedimiento.

12. El día 10 de abril la Sala dictó otro acuerdo por el que se requería a mi repre-
sentado para que en el plazo de tres días manifestase de forma clara y terminante
si accedía a declarar como testigo en la forma prevista en la legislación procesal o
“persiste en la negativa exteriorizada” el día 27 de febrero. En dicho acuerdo se
indicaba, además, que “el fundamento legal de la decisión adoptada por la Sala
en su sesión de 27 de febrero último plasmada en acuerdo escrito fechado al día
siguiente viene constituido por el art. 716 de la ley de Enjuiciamiento Criminal y
art. 557 de la Ley Orgánica del Poder Judicial en cuanto al procedimiento”.

13. El día 17 de abril esta representación presentó escrito de alegaciones en las


que, en síntesis, se reiteraba que el testigo no se había negado ni se negaba a
declarar si bien rechazaba hacerlo a las preguntas que le pudiera formular la acu-
sación popular.

Tercera - Nulidad del acuerdo por infracción de las normas procesales que
causa indefensión: inadecuación del procedimiento e incumplimiento de las
previsiones legales

(.../...)
(…/…) pág. 4

14. Como primer motivo de impugnación del acuerdo de 28 de febrero de 2019 es-
Despatx Simeó Miquel, advocats associats • Rambla Ferran, 27, 1r • 25007 - Lleida • Tel. 973 237 626 • advocats@despatxsm.cat

ta parte interesaba su nulidad por entender que el procedimiento a seguir debería


haber sido el previsto en el artículo 194 de la ley orgánica del poder judicial y no el
delos artículos 552 a 557 de la misma norma.

15. El acuerdo que resuelve, desestimándolo, el recurso de audiencia en justicia


sostiene que el procedimiento adecuado es el del artículo 557 de la ley orgánica
del poder judicial por entender que se estaría ante una de las “correcciones espe-
ciales previstas en las leyes procesales para casos determinados” que dicho pre-
cepto menciona; en concreto, la del artículo 716 de la ley de enjuiciamiento crimi-
nal.

16. Argumenta el acuerdo ahora impugnado que la cuestión, aún siendo contro-
vertida, tiene un corto alcance por “la casi absoluta identidad de trámites” y por-
que “las diferencias estriban en el plazo […] y el órgano que ha de resolver la au-
diencia en justicia”, añadiendo que, en definitiva, el trámite seguido resultaba más
favorable para el sancionado, por ser mayor el plazo de impugnación, y es el que
correspondía porque las medidas del artículo 716 de la ley de enjuiciamiento cri-
minal “deben considerarse competencia de la Sala y no en exclusiva de quien la
preside”.

17. Esta parte muestra su disconformidad con lo argumentado y se ve en la obli-


gación de reiterar su alegación, manteniendo la petición de nulidad, porque es
precisamente en aquellas diferencias entre ambos procedimientos, aplicadas al
caso concreto, que se patentiza la infracción causante de indefensión.

18. En primer lugar, porque el título V del libro VII de la ley orgánica del poder ju-
dicial, contempla las causas y el procedimiento para la imposición de correcciones
disciplinarias a abogados y procuradores por su intervención o actuación ante los
órganos judiciales. Así, el artículo 552 de la ley orgánica del poder judicial esta-

(.../...)
(…/…) pág. 5

blece que “los abogados y procuradores que intervengan en los pleitos y causas,
cuando incumplan las obligaciones que les impone esta ley o las leyes procesa-
Despatx Simeó Miquel, advocats associats • Rambla Ferran, 27, 1r • 25007 - Lleida • Tel. 973 237 626 • advocats@despatxsm.cat

les, podrán ser corregidos a tenor de lo dispuesto en este título, siempre que el
hecho no constituya delito”.

19. En contraposición, los artículos 186 a 195 de dicha norma establecen la forma
de desarrollarse la audiencia pública y de tratar las incidencias que en ella se pro-
duzcan en relación con todos los intervinientes -incluyendo explícitamente los tes-
tigos- a excepción de los abogados y procuradores, para quienes el artículo 193.2
se remite a los artículos 552 a 557 (“no están comprendidos en esta disposición
los abogados y procuradores de las partes, respecto de los cuales se observará lo
dispuesto en el título V del libro VII”).

20. No obstante, la cuestión planteada debe analizarse teniendo en cuenta, en


primer lugar, lo dispuesto por el artículo 716 de la ley de enjuiciamiento criminal
ya que dicho precepto contiene, de forma clara y precisa, la forma de abordar la
negativa a declarar de un testigo. Y más concretamente, a lo que debería haberse
hecho en su momento y no se hizo, bien sea por decisión o por omisión, sin que
resulte admisible una corrección a posteriori al amparo de una forzada interpreta-
ción de otra norma procesal.

21. En efecto, si atendemos a lo acontecido en la declaración del testigo del día


27 de febrero puede advertirse que tiene su encaje en lo previsto por el artículo
716 de la ley de enjuiciamiento criminal. Dicho precepto establece que:

“El testigo que se niegue a declarar incurrirá en la multa de 200 a 5.000 eu-
ros, que se impondrá en el acto.

Si a pesar de esto persiste en su negativa, se procederá contra él como au-


tor del delito de desobediencia grave a la autoridad.”

22. La expresión “en el acto” que utiliza el precepto cuando se refiere a la imposi-

(.../...)
(…/…) pág. 6

ción de la multa tiene una interpretación inequívoca, en el sentido de que es en el


momento de la negativa a declarar del testigo que debe materializarse. Añadiendo
Despatx Simeó Miquel, advocats associats • Rambla Ferran, 27, 1r • 25007 - Lleida • Tel. 973 237 626 • advocats@despatxsm.cat

que, de persistir en la negativa, se proceda contra el testigo por un delito de deso-


bediencia.

23. Y de ahí que, en consonancia con los dispuesto por el artículo 194.1 de la ley
orgánica del poder judicial, “se hará constar en el acta el hecho que motiva la
sanción, la explicación que, en su caso, dé el sancionado y el acuerdo que se
adopte por quien presida el acto” (en este último inciso se encuentra el motivo por
el cual la sanción debería haberse impuesto por el Presidente de la Sala).

24. Aducir, como hace el acuerdo impugnado, que la imposición de la sanción no


debe ser inmediata porque “ha de ser adaptada cuando se trata de acuerdo cole-
giado que exige un mínimo de deliberación” resulta abiertamente contrario, pues,
a los artículos 716 de la ley de enjuiciamiento criminal y 194.1 de la ley orgánica
del poder judicial.

25. Pero es que además, en el caso concreto que nos ocupa, los acuerdos dicta-
dos omiten un dato muy relevante que entra en colisión con la tesis que sostie-
nen.

26. En efecto, y como ya se ha expuesto en el relato de antecedentes de este re-


curso, no debe perderse de vista que en el acto de la declaración se indicó hasta
en dos ocasiones que se iba a dejar constancia en acta de lo ocurrido y se acordó
suspender la sesión unos minutos para deliberación de los miembros del tribunal,
tras la cual no se impuso sanción alguna al testigo aunque sí se le traslado la de-
cisión de deducir testimonio de lo actuado para su remisión al juzgado de guardia.

27. Por lo tanto, aquella previa deliberación que se dice necesaria para imponer la
multa se llevó a cabo, sin que se decidiera imponerla y, por el contrario, decidien-
do deducir testimonio de lo actuado.

(.../...)
(…/…) pág. 7

28. No resulta admisible, pues, que la decisión previamente deliberada de no im-


Despatx Simeó Miquel, advocats associats • Rambla Ferran, 27, 1r • 25007 - Lleida • Tel. 973 237 626 • advocats@despatxsm.cat

poner la sanción en el acto sea reconducida por medio de una forzada interpreta-
ción del cauce procesal sobre el momento en que debía adoptarse, y más si cabe
tratándose de una cuestión disciplinaria o sancionadora.

29. Por todo ello, habiéndose infringido claramente las normas procesales, tanto
las relativas al tipo de procedimiento sancionador como las exigencias concretas
del mismo, procede declarar la nulidad de la sanción impuesta.

Cuarta - Infracción del artículo 418 de la ley de enjuiciamiento criminal: ejer-


cicio del derecho a la libertad ideológica y de conciencia

30. Tanto en el recurso de audiencia en justicia como en las alegaciones presen-


tadas el día 17 de abril esta parte ha manifestado, en coherencia con lo dicho per-
sonalmente por el testigo en el acto del juicio, que éste siempre ha accedido a de-
clarar y nunca ha expresado su negativa a hacerlo.

31. EL Sr. Baños compareció a declarar como testigo, prestó promesa de decir
verdad, facilitó los datos de identidad, edad, estado civil y profesión que le fueron
solicitados y expresó, con toda claridad y de forma reiterada, su plena disposición
a responder a todas las preguntas que le formularan el Ministerio Fiscal, la Abo-
gacía del Estado y el resto de partes procesales, a excepción de la acusación po-
pular ejercida por el partido político Vox.

32. Difícilmente puede calificarse la actuación del testigo como una negativa a de-
clarar cuando este expuso que a lo que se oponía no era a lo que se le pudiera
preguntar sino a quien se lo pretendía preguntar (en concreto, la acusación popu-
lar ejercida por un partido político) y por motivos claramente expresados y ampa-
rados en el ejercicio de los derechos a la libertad ideológica y de conciencia.

(.../...)
(…/…) pág. 8

33. En definitiva, esta parte invocaba que el acusado actuó bajo el paraguas del
artículo 418 de la ley de enjuiciamiento criminal, precepto que impide que un tes-
Despatx Simeó Miquel, advocats associats • Rambla Ferran, 27, 1r • 25007 - Lleida • Tel. 973 237 626 • advocats@despatxsm.cat

tigo sea obligado a declarar acerca de preguntas cuya contestación pueda perju-
dicarle moralmente y de una manera directa e importante.

34. La Sala rechaza la argumentación indicando que “el art. 418 LECrim ni está
previsto para supuestos como el presente, ni puede justificar la negativa de un
testigo a responder las preguntas de una parte procesal en virtud de razones de
discrepancia ideológica”.

35. Al entender de esta parte, con dichos argumentos se da prevalencia a la cues-


tión formal de la acusación popular como parte procesal frente al contenido con-
creto del ejercicio de la acción penal por parte de dicha acusación popular, en re-
lación con la función que legalmente tiene encomendada y que puede afectar a
derechos fundamentales.

36. Así, el testigo manifestó que se negaba a contestar, única y exclusivamente, a


las preguntas que le formulara la representación procesal de Vox por razones de
“dignidad democrática y antifascista”, con las que se estaba aludiendo a la praxis
política y el posicionamiento ideológico contrarios a diversos derechos fundamen-
tales y libertades públicas que mantiene la mencionada formación política. No se
trata, pues, de una discrepancia en abstracto de carácter político o ideológico con
la parte procesal sino con la preservación por parte del testigo de su integridad
ideológica frente a quien entiende que ha instrumentalizado y aprovechado su in-
tervención en el proceso judicial con fines de proselitismo y propaganda política.

37. No nos encontramos, por lo tanto, ante una cerrada e injustificada negativa del
testigo a contribuir al esclarecimiento de los hechos, que es lo que pretende pre-
servar el artículo 420 de la ley de enjuiciamiento criminal, sino ante derechos fun-
damentales cuyo ejercicio tiene y debe tener respaldo en lo dispuesto por el ar-
tículo 418 de la misma norma procesal.

(.../...)
(…/…) pág. 9

38. En este punto se reiteran unos datos que no pueden ser ignorados, como que
Despatx Simeó Miquel, advocats associats • Rambla Ferran, 27, 1r • 25007 - Lleida • Tel. 973 237 626 • advocats@despatxsm.cat

el Sr. Baños fue diputado por una formación política -y fue por ello que se le llamó
como testigo al proceso- con un ideario totalmente antagónico al del partido políti-
co que, bajo la cobertura procesal de la figura de la acusación popular, pretendía
interrogarle y que dicho interrogatorio al exdiputado iba a llevarse a cabo perso-
nalmente por quien, precisamente, es secretario general de Vox y actualmente os-
tenta cargo de representación electivo.

39. Desconocer, omitir o hacer abstracción de tales extremos cuando de valorar la


actitud del testigo se trata -y, más concretamente, de determinar la procedencia
de imponerle una sanción o multa- implica, como ya se ha dicho, abordar la cues-
tión desde una perspectiva meramente formal y sin atender a los derechos fun-
damentales que están en juego en el caso concreto.

Por lo expuesto,

SOLICITO A LA SALA: Que tenga por presentado este escrito y por interpuesto,
en tiempo y forma legales, RECURSO DE ALZADA contra el acuerdo de la Sala
Segunda del Tribunal Supremo de 22 de mayo de 2019; y que, una vez cumplidos
los trámites legalmente procedentes, se dicte una resolución en virtud de la cual
se declare la nulidad del acuerdo recurrido o, subsidiariamente, se revoque y deje
sin efecto la multa impuesta.

OTROSÍ DIGO: Que para la adecuada resolución del presente recurso y de


acuerdo con lo manifestado en la alegación tercera del mismo, esta parte conside-
ra imprescindible como medio de prueba el visionado de la grabación de imagen y
sonido de la sesión del día 27 de febrero del presente año y, como sea que esta
parte no tiene acceso a la misma por no serlo en la causa en que acaecieron los
hechos, interesa que se reclame de la Sala Segunda dicha grabación.

(.../...)
(…/…) pág. 10

Por lo expuesto,
Despatx Simeó Miquel, advocats associats • Rambla Ferran, 27, 1r • 25007 - Lleida • Tel. 973 237 626 • advocats@despatxsm.cat

SOLICITO A LA SALA: Que se tenga por hecha la anterior manifestación y se


acuerde solicitar a la Sala Segunda del Tribunal Supremo la aportación de la gra-
bación de imagen y sonido de la sesión del día 27 de febrero de 2019; en concre-
to, de la declaración íntegra del testigo Sr. Baños.

Madrid, a tres de junio de dos mil diecinueve.

Carles López Miquel XXXXXXXXXXXXX


Abogado (colegiado nº 1351 de Lleida) Procuradora de los tribunales