Anda di halaman 1dari 3

Taladro Mecánico horizontal

Objetivo: Diseñar un utilaje que sea de fácil adaptación a la máquina herramienta “Taladro
Mecánico” para poder no solo taladrar de manera vertical sino también de manera horizontal.

Concepto del proceso: Se denomina taladradora o taladro a la máquina o


herramienta con la que se mecanizan la mayoría de los agujeros que se hacen a las piezas en los
talleres mecánicos. Destacan estas máquinas por la sencillez de su manejo. Tienen dos
movimientos: El de rotación de la broca que le imprime el motor eléctrico de la máquina a
través de una transmisión por poleas y engranajes, y el de avance de penetración de la broca,
que puede realizarse de forma manual sensitiva o de forma automática, si incorpora transmisión
para hacerlo.
Se llama taladrar a la operación de mecanizado que tiene por objeto producir agujeros
cilíndricos en una pieza cualquiera, utilizando como herramienta una broca.
De todos los procesos de mecanizado, el taladrado es considerado como uno de los procesos
más importantes debido a su amplio uso y facilidad de realización, puesto que es una de las
operaciones de mecanizado más sencillas de realizar y que se hace necesaria en la mayoría de
los componentes que se fabrican.

Principio de funcionamiento
El taladrado es aquel proceso de elaboración de piezas mediante el cual se obtiene como
resultado final un agujero; este agujero puede ser primario o ser producido mediante una
elaboración posterior a la obtención del agujero primario.

Los movimientos fundamentales del proceso de taladrado son realizados por las herramientas
de corte y son: giratorio alrededor del eje geométrico de la herramienta (movimiento principal)
y el desplazamiento lineal en la dirección del eje de la herramienta (movimiento de avance). No
obstante, este proceso puede ser realizado en máquinas del tipo tornos con algunas
particularidades especificas dadas por los movimientos de estas máquinas.

Dada la configuración de la herramienta básica, el proceso de taladrado adquiere características


más complejas que en otros procesos, la operación de corte es realizado por los dos filos
principales, con el núcleo o filo puente y los filos secundarios.
La velocidad de corte, a lo largo de los filos principales es variable y en la zona del núcleo es muy
baja, llegando a ser nula en el centro. Es por ello que en esta zona el metal no es cortado, sino
prácticamente comprimido existiendo una elevada fricción y provocándose una alta generación
de calor y temperaturas elevadas.

Los filos secundarios no poseen ángulo de incidencia por lo que el rozamiento es alto, estas
características del taladrado hacen que el proceso se realice en condiciones mas difíciles que
durante el torneado.

Tipos de máquinas taladradoras


Taladradoras de banco: se emplea para la elaboración de agujeros de pequeño diámetro
(0.25 ÷ 12 mm), su instalación se realiza sobre bancos de madera metálicos con fijación
mediante tornillos.

Taladradoras verticales de columna: se utilizan para elaborar agujeros con diámetros


hasta 75 mm, estas máquinas se caracterizan por tener una columna vertical sobre la cual se
instala la caja de velocidades con el motor, la caja de avances y la mesa, esta última con
posibilidad de desplazamiento vertical y en algunos casos con rotación respecto a la columna y
rotación sobre su eje de simetría.

Taladradoras radiales: se emplean para el taladrado de agujeros en piezas grandes, y


con agujeros en piezas grandes, y con agujeros situados a considerable distancia uno
de otro, en las máquinas de este tipo, la coincidencia de los ejes de agujeros y la
herramienta se consigue desplazando el husillo de la taladradora con respecto a la pieza
fija.
Taladradoras multihusillos: permiten aumentar considerablemente la productividad
del trabajo en comparación con las de un solo husillo, ellas se emplean en la producción
en serie de piezas en las que se requiere taladrar simultáneamente, así como escarear
o roscar en una gran cantidad de agujeros.
Taladradoras especiales: se emplean para realizar una o varias operaciones en una pieza dada;
por sus características no admiten reajustes para el maquinado de otras piezas. Estas máquinas
se utilizan grandemente en la industria automovilística y en las grandes fábricas de máquinas
agrícolas, en ellas se realizan operaciones de taladrado, mandrilado, roscado y fresado, pueden
trabajar en líneas independientes o formar parte de líneas en cadenas o automáticas.

Partes de Taladro Mecanizo Horizontal


Base o placa de asiento: soporta a la máquina dándole estabilidad y aportando un montaje
rígido para la columna. Está construida generalmente en hierro fundido y puede soportar
vibraciones. Viene provista de orificios para poder atornillarla al banco de trabajo o al piso.
También contiene ranuras que permiten fijar una morsa o abrazaderas para sujetar la pieza de
trabajo o, llegado el caso, sujetar la propia pieza de trabajo.
Columna: construida en acero fundido, es el miembro principal de la máquina que se erige
desde la base y sobre la cual van montados otros componentes, como la mesa y el cabezal
de taladrado. Puede ser de tipo caja, redonda o tubular, aunque este último diseño es el
más común. La altura de la columna es la que determina que el taladro sea de banco o de
piso.

Mesa: Puede ser redonda o rectangular y se usa para soportar la pieza de trabajo. Su
superficie es perpendicular a la columna, y mediante un conjunto de manija y cremallera
puede elevarse, descender o girar en torno a la columna. En algunos modelos es posible
inclinar la mesa en ambos sentidos para taladrar agujeros en ángulo. La mayoría de las
mesas tienen ranuras en T para sujetar sobre ellas matrices, dispositivos de sujeción o
piezas de trabajo de gran tamaño.

Cabezal taladrador: está montado en el costado superior de la columna y aloja el


mecanismo para girar la herramienta de corte y hacerla avanzar hacia la pieza de trabajo.
Este mecanismo consiste en un husillo y un motor de accionamiento que están conectados
por medio de una correa trapezoidal y poleas escalonadas en la parte superior de la
máquina, como muestra la siguiente figura.