Anda di halaman 1dari 3

BOCA: Empieza propiamente la digestión, los dientes trituran los

alimentos y las secreciones de las glándulas salivales los humedecen


e inician su descomposición química transformándose en el bolo
alimenticio.

Faringe: Es un tubo musculoso situado en el cuello conecta la nariz


y la boca con la tráquea y el esófago. Por ella pasa el aire y los
alimentos, por lo que forma parte del aparato digestivo como en el
respiratorio.

Esófago: El esófago es un tubo sencillo que sirve de paso entre la


faringe y el estómago. Mide unos 30 centímetros Su principal papel
es el transporte del bolo alimenticio desde la boca y faringe hasta el
estómago

Estómago: El esófago desemboca en el estómago, una dilatación


del tubo digestivo en forma de bolsa con una entrada arriba, y una
salida más abajo, que conduce hacia el intestino delgado. Está
formado por un músculo circular.

Hígado: Nuestro hígado se encarga del metabolismo de los


carbohidratos, lípidos y proteínas, secretando la bilis, elemento
esencial para nuestra digestión. Además, evita hemorragias a través
de un proceso de coagulación.

Vesícula Biliar: La vesícula biliar es un órgano situado debajo del


hígado, que forma parte del tubo digestivo. La función
principal de la bilis consiste en facilitar la digestión y absorción de las
grasas durante la digestión.

Páncreas: El páncreas es una glándula larga y plana que se


encuentra en el abdomen. Está ubicada detrás del estómago y
produce enzimas importantes para el proceso de la digestión. El
páncreas también produce la insulina, que ayudan a controlar el
nivel de glucosa (un tipo de azúcar) en la sangre.

Intestino delgado: El intestino delgado es la parte más larga del


tubo digestivo. Suele alcanzar los siete metros en un adulto.
Las funciones principales del intestino delgado son la de terminar la
digestión, absorber agua, sales, hidratos de carbono, grasas,
proteínas y las vitaminas necesarias.

Los productos absorbidos van a un sistema de venas que lo


conducirán a todas las células del cuerpo.

Además, conduce el sobrante de la comida que el cuerpo no


necesita al intestino grueso.

Intestino Grueso: Mide un metro y medio de largo


aproximadamente y de 3 a 7 cm de diámetro según la zona. Es el
encargado de preparar los restos de la digestión para su eliminación
y expulsarlos

RECTO: Es el último tramo del tubo digestivo. El recto recibe los


materiales de desecho que quedan después de todo el proceso de la
digestión de los alimentos, constituyendo las heces. El recto es la
parte final del intestino grueso y tiene una longitud de 15 cm, y de
aquí las heces fecales salen del cuerpo a través del ano.