Anda di halaman 1dari 2

La publicación del Seminario VI nos presenta, entre otros aspectos, a un Jacques Lacan

lector. En Marginalia del seminario sobre el deseo Jacques-Alain Miller reconstruye y


nos orienta, lección por lección, con las referencias y los autores trabajados por Lacan.
Luego, en Indice de nombres propios, encontramos escritores diversos y contemporaneos,
como Vladimir Nabokov o Adolfo Bioy Casares. Fatigoso sería enumerar a los autores
de literatura psicoanalítica que son comentados y criticados por Lacan.
Entre las lecturas de Lacan, los textos o las menciones a las toxicomanías, el alcoholismo
o consumos de drogas, aparecen como laterales. Pocas veces le merecen alguna reflexión
extendida. Muchas veces, surgen en algún momento de desarrollo de otra idea principal.
Las referencias que encontramos en su enseñanza, relativas a este campo de investigación,
son mas bien pocas.
Así mismo, si bien escasas, esas menciones, ya se encuentran en su tesis doctoral y
volveremos a encontrarlas en los escritos previos al comienzo de su enseñanza, así como
en las últimas presentaciones de enfermos que realizará en Saint Anne. Esto es, atraviesan
sus lecturas y su reflexión en un periodo superior a los 50 años.
A modo de ejemplo, una orientación precisa encontramos en su tesis doctoral. Allí
menciona el texto de Sandor Ferenczi “El alcohol y las neurosis”1, que surge a partir de
la experiencia del Dr. Drenkhahn y cierta polémica con el psiquiatra suiza Bleuler.
Recordemos la anécdota. A comienzos del siglo XX, el Dr. Drenkhahn, en su carácter de
médico militar, encuentra que, apartir de una propoganda anti-alcoholica en el ejercito
alemán, los casos de alcoholismo han de disminuido de 4,19 casos por 1.000 soldados a
0,7 por 1.000. Esta baja estadística de la morbidez alcoholica entre los soldados encuentra
una contrapartida; han aumentado en identicas proporciones los casos de neurosis y
psicosis.
De la lectura de la investigación del Dr. Drenkhahn y el texto de Ferenczi, Jacques Lacan
extraerá una enseñanza. Señala que es preciso ver en la intoxicación misma no la causa
primera de la enfermedad. Se trata a menudo de un síntoma de un transtorno psíquico
previo, ya sea como tentativa del sujeto de compensar un desequilibrio psíquico, ya sea
por ser signo de una “deficiencia moral”. Es decir, en las consecuencias de la intoxicación
se manifiestan las fallas psíquicas primeras. Luego el consumo puede ser una tentativa de
compensación o un indicador de un transtorno previo, de acuerdo a la terminología del
joven psiquiatra Lacan.

Jacques Lacan lector de Edward Glover


A lo largo de las lecciones del 13 de Mayo, del 17 de Junio y del 1 de Julio Lacan ira
desarrollando su comentario al texto de Glover “La relación entre la formación de
perversión y el desarrollo del sentido de realidad”. También, en la clase del 17 de Junio
se referirá a otro texto de Glover, “On the aetiology of drug addictions” de 1932.

En su afán por la elaboración genética de las relaciones del sujeto con

En síntesis, los transtornos mentales del alcoholismo dependen más de las disposiciones
psíquicas del sujeto que de la intoxicación en sí.
En el párrafo precende encontramos una orientación. Esta nos permite distinguir que la
causa no está en el tóxico consumido sino en las disposiciones del sujeto.

1
El texto se encuentra, afortunadamente, publicado en el número 11 de esta Revista Pharmakon.
El Dr. Drenkhahn, médico militar, ha demostrado, basándose en las estadísticas del
ejército alemán, que la propaganda anti-alcohólica de los últimos años ha hecho disminuir
la “morbidez alcohólica en el ejército del 4,19 por 1.000 al 0,7 por 1.000, pero que, como
contrapeso, las neurosis y psicosis han aumentado en idénticas proporciones”

En 1909, en el ejercito alemán se prohibe el consumo de alcohol.

Lacan dice de Glover: “hay que conocer su obra, sin duda, por la suma de experiencias
que incluye y porque es una de las más útiles para quien pretenda saber qué hace –lo cual
en el análisis, es más indispensable que en otro lugar”.
En su seminario 6 Lacan recuerda las tentativas de clasificar el objeto tóxico nen las
etapas de desarrollo. Glover lo situaba entre el objeto paranoide y el objeto neurótico. Fue
el primero en notar que cualquier cosa podía funcionar como soporte de la adicción

Es la contingencia estructural del encuentro con el goce lo que es determinante