Anda di halaman 1dari 227

Evolución regresiva

del Homo sapiens


Una nueva hipótesis evolutiva
Juan Luis Doménech
© Juan Luis Doménech
Apartado de correos 1476
33080 Oviedo, Asturias, España
E-mail: domenech@asturies.org

Maquetación: Nivel Once Visual, S. L.


Filmación: Fotomecánica Principado, S. L.
Impresión: Noega Artes Gráficas, S. L.

Depósito legal: As-1556-99


Nada tiene sentido en Evolución
si no es a la luz de la Nueva Biología
ÍNDICE

AGRADECIMIENTOS................................................................................................. 7

PRÓLOGO................................................................................................................... 9

I. EL PROGRESO EN BIOLOGÍA.......................................................................14
El caos de la paleoantropología........................................................................... 14
El concepto de progreso.....................................................................................15
“Progreso absoluto” ...........................................................................................20

II. ESTADO ACTUAL DE LA FILOGENIA DEL HOMBRE..............................26

III. LA EVOLUCIÓN REGRESIVA EN LA NATURALEZA..................................30


Planteamientos generales................................................................................... 30
Evolución regresiva de los primates.................................................................... 33

IV. LAS PRUEBAS DE LA DISTANCIA MOLECULAR....................................... 36

V. LA REGRESIÓN DE Australopithecus Y DE LOS PRIMEROS Homo...............42


Indicios de regresión en Australopithecus............................................................. 42
Indicios de regresión en los antiguos Homo.........................................................44

VI. TAMAÑO, FORMA Y EVOLUCIÓN..............................................................50

VII. LA REGRESIÓN DE Homo erectus Y NEANDERTHAL.................................. 54


Neanderthal: un caso terminal............................................................................54
La regresión de Homo erectus............................................................................. 55
3a segregación pliocénica..............................................................................56
4a segregación..............................................................................................57
5a segregación..............................................................................................59
6a segregación............................................................................................. 60

VIII. LA REGRESIÓN CULTURAL DEL Homo erectus.............................................64

IX. POR LAS RUTAS REGRESIVAS DE LOS HOMÍNIDOS...............................68

X. EL PROBLEMA DE LA NEOTENIA...............................................................73

XI. INDICIOS DE REGRESIÓN EN Ramapithecus............................................... 77


E v o lu c ió n r e g r e s iv a d e l H o m o s a p ie n s -

XII. LA REGRESIÓN DE LOS PRIMATES SUPERIORES..................................... 81


El confuso origen de los primates....................................................................... 81
Indicios de regresión en primaces superiores........................................................ 82

XIII. LA REGRESIÓN DE LOS PROSIMIOS.........................................................89


Indicios de regresión en prosimios...................................................................... 89
Por las rutas regresivas de los primates.................................................................91

XIV. Homo sapiens-. ¿LA ÚLTIMA REGRESIÓN ?..................................................... 94


Sobre la regresión'del hombre de Cromagnon..................................................... 94
Sobre el origen altruista del Homo sapiens........................................................... 96
Otros indicios de regresión en Homo sapiens......................................................101

XV. LA REGRESIÓN DE LA CONSCIENCIA.....................................................103


Los niveles de la consciencia............................................................................. 103
El cerebro como un computador...................................................................... 106
Funcionamiento incorrecto de la mente............................................................110
Evolución de las funciones mentales..................................................................113
Hacia un correcto aprendizaje.......................................................................... 115

XVI. COMPLEJIDAD, ENTROPÍA Y REGRESIÓN............................................. 121


La complejidad en la frontera del caos...............................................................123
Larga vida al desorden..................................................................................... 128
La macroevolución en la frontera del caos.........................................................130
La filogenia en la frontera del caos.....................................................................131

XVII. MECANISMOS DE LA EVOLUCIÓN REGRESIVA................................... 134


Evolución “por saltos”...................................................................................... 134
Extinciones y explosiones de vida..................................................................... 136
Precocidad de la complejidad...........................................................................140
Precocidad en dinosaurios..........................................................................140
Precocidad en peces.............................. ..................................................... 141
Precocidad en mamíferos............................................................................142
Precocidad en aves..................................................................................... 143
Precocidad en invertebrados....................................................................... 146
Especiación y regresión.................................................................................... 148
“Productividad” genética................................................................................. 152
Parasitismo y regresión.................................................................................... 155
Evolución por atavismo................................................................................... 157

XVIII. UN POCO DE HISTORIA SOBRE LA HIPÓTESIS REGRESIVA...............159

XIX. MÁS MECANISMOS EVOLUTIVOS “ALTERNATIVOS”...........................164


Deriva genética............................................................................................... 164
Otras derivas moleculares................................................................................ 165
Transferencia “horizontal” de ADN................................................................. 166
Deriva meiótica.............................................................................................. 167
6 - Indice

XX. EVOLUCIÓN EPIGENÉTICA...................................................................... 169


Haeckel y su “recapitulación” .......................................................................... 170
Garstang y su “paedomorfosis” ......................................................................... 171
Senilidad embriológica.................................................................................... 172
La embriología recapitula de nuevo.................................................................. 174
Genes homeóticos y macromutación............................................................... 177

XXI. NEOLAMARCKISMO MODERNO.............................................................180


“Aprendizaje hereditario”................................................................................. 182
Envejecimiento en rotíferos............................................................................. 183
La pangénesis de Darwin................................................................................. 184
La diferenciación modifica el núcleo................................................................ 184
“Pseudo-híbridos”............................................................................................185
Envejecimiento en paramecios.........................................................................186
Transducción.................................................................................................. 187
“Transducción” en organismos superiores.........................................................187
Nuevo renacimiento del lamarckismo.............................................................. 188

XXII. MACROMUTACIONES Y PANSPERMIA.................................................... 191

XXIII. EL NUEVO ÁRBOL DE LA VIDA................................................................ 194

XXIV. CLADOGRAMA DE LOS PRIMATES SEGÚN LA HIPÓTESIS


REGRESIVA.............................................................................................198

XXV. CONCLUSIONES........................................................................................ 204


La inexorable decadencia de la materia............................................................. 204
A vueltas con las antiguas ideas finalistas...........................................................205
El ocaso de la selección natural.........................................................................206
Nuevo eclipse del darwinismo......................................................................... 207
Hacia una nueva “Síntesis” .............................................................................. 208
La futura evolución del Homo sapiens...............................................................209
El “Punto Omega” en nuestras manos.............................................................. 210
Revisión “regresionista” de la filogenia humana................................................. 211

RELACIÓN DE TABLAS Y FIGURAS..................................................................... 215

BIBLIOGRAFÍA........................................................................................................219
AGRADECIMIENTOS

Agradezco la colaboración prestada por la revisión del trabajo, así como por las
interesante sugerencias realizadas (hayan sido a favor o en contra de las hipótesis
propuestas), a D. Gustavo Bueno, catedrático emérito de Filosofía de la Universidad
de Oviedo; a D. Máximo Sandín, biólogo evolucionista del departamento de Biolo­
gía (Unidad de Antropología) de la Universidad Autónoma de Madrid (uno de los
principales precursores de la Nueva Biología); a D. Antonio Arnaiz, biólogo molecu­
lar de la Universidad Complutense de Madrid, adscrito al departamento de Inmu­
nología del hospital 12 de Octubre; y a D. José Enrique Egocheaga, catedrático de
Antropología Física del departamento de Biología de Organismos y Sistemas de la
Universidad de Oviedo. Y a todos cuantos han hecho posible este trabajo, en espe­
cial a Ana Alonso, a Andrés Musiera y, sobre todo, a Javier Pérez Prado y a Mina Rodrí­
guez González, verdaderos impulsores de este libro.
PRÓLOGO

Es muy posible que, como concluye Juan Luis Doménech en este tan sugerente
como bien documentado libro, el paso hacia una nueva Síntesis (una nueva teoría uni-
ficadora de los procesos biológicos) haya comenzado ya. Lo que no está tan claro es
cuan duro y largo será el camino.
La necesidad de un modelo alternativo a la Teoría Sintética de la Evolución no es
una cuestión trivial. Ni siquiera es un problema meramente científico. Porque, aun­
que un número creciente de rotundos datos como los que se exponen en esta obra
ponen de manifiesto que el Darwinismo está sumido en una profunda crisis científi­
ca, actualmente se encuentra en todo su esplendor social.
El edificio construido sobre la Teoría Darwinista ha trascendido el campo de la
Ciencia (tal vez como un reflejo de su origen) para convertirse en una sólida estruc­
tura formada por un entramado de intereses económicos y doctrina social que ha arrai­
gado profundamente en la llamada “cultura occidental”.
Esto no debería resultar extraño si se tiene en cuenta que son las teorías económi­
cas y sociales de Malthus, y su “lucha por la vida”, y Spencer, con la “supervivencia del
más apto”, las que constituyen el substrato básico (reconocido por el propio Dar­
win) de la Teoría de la Evolución de las Especies por Selección Natural. Por eso,
tampoco resulta extraña la tendencia actual, señalada por Doménech, a abandonar
campos de investigación básica (o fundamental) en favor de investigaciones más ren­
tables. Una tendencia impulsada por las autoridades científicas y políticas que está
transformando la vieja idea de la Ciencia, como búsqueda del conocimiento, en la
de una tecnología al servicio de la industria y el comercio, y un factor más a incluir
en las oscilaciones de la Bolsa (fenómeno del que las multinacionales de la Biotecno­
logía son el máximo exponente).
La consecuencia de esta degradación del espíritu científico es la confluencia en
un sendero por el que ciencia y economía caminan alegremente (sobre todo para los
accionistas) hacia un callejón sin salida, añadiendo a la creciente degradación ambien­
tal, a la extensión de la pobreza y al agotamiento de los recursos, la progresión, apa­
IO - P ró lo g o

rentemente imparable, de los peligros derivados de la irresponsable manipulación gené­


tica de los seres vivos.
Sólo un proceso de “regresión del psiquismo” del que nos habla Doménech, del
predominio más absoluto del pensamiento reduccionista (lógico) sobre el holístico
(intuitivo), puede explicar esta situación. Porque tanto el modelo económico como
el modelo científico derivado de él son, en realidad, de una extremada simplicidad.
Una simplicidad consecuencia del contexto temporal y cultural en que surgieron,
caracterizado por una euforia económica basada en la creencia de que los recursos
naturales eran inagotables, junto con el auge de la visión mecanicista y reduccionista
de la Naturaleza que llevaba a convertir sucesos restringidos, tanto temporal como
espacialmente, en “leyes” generales.
Sin embargo, a pesar de esta simplificación (o, tal vez, precisamente por ella)
estas “leyes” basadas en el azar irresponsable como fuente de variación (oportuni­
dades) y la competencia como motor de cambio (progreso) han pasado de teorías
a firmes creencias, tanto en el campo científico como en el social. Desde luego,
son fáciles de visualizar, de comprobar “objetivamente” a corto plazo (aunque sus
efectos a largo plazo son, tanto en un campo como en otro, susceptibles de muy
diferentes interpretaciones). Y del mismo modo que en la competencia social
vence el más competitivo (término que se utiliza actualmente como sinónimo de
“excelencia”), en la Naturaleza sobreviven los más aptos (es decir, los que son capa­
ces de sobrevivir y dejar descendencia).
Aunque pueda parecer una crueldad hurgar en la herida de la definición de Selec­
ción Natural como una Tautología (Popper) ya que lo que significa en realidad es “super­
vivencia de los que sobreviven”, lo cierto es que resulta una muestra muy elocuente de
cómo un exceso de racionalismo puede conducir a una auténtica irracionalidad.
Pero, es esta pretensión de intentar explicar todo mediante unos argumentos tan
limitados la que ha conducido a confundir reduccionismo con objetividad, y descri­
bir con comprender. Y lo mismo sirven para “explicar”, desde un punto de vista dar-
winista, la aparición gradual y al azar del ojo (idéntico) de vertebrados y cefalópodos
(“un 5% de ojo es mejor que nada y un 10% mejor que un 5%”) como resultado
“del impresionante poder de la Selección Natural” (Dawkins), que para “comprender”
la aparición gradual y al azar del nido del pájaro tejedor, o de un termitero, median­
te la descripción de su significado adaptativo. Unas supuestas explicaciones más
basadas en firmes creencias que en las observaciones (el extremo de esta actitud lo
muestra la Genética de Poblaciones que, apoyada en supuestos inexistentes en la Natu­
raleza, pretende contradecir, mediante cálculos matemáticos, las evidencias tanto del
registro fósil como de los organismos vivos), que conducen a volver la espalda, tanto
en el sentido metafórico como metodológico, a la realidad.
Evolución regresiva Je! Homo sapiens - / í

Y la realidad es que, como está magníficamente documentado en este libro, una y


otra vez, la evolución de la vida nos muestra evidencias de fenómenos que escapan de
las explicaciones reduccionistas. Desde la aparición de las bacterias en la Tierra, hasta
la misteriosa entrada en escena de los primeros “homínidos”, pasando por la autoorga-
nización de la célula eucariota, la inexplicable explosión del Cámbrico y la súbita apa­
rición de todos los grandes tipos de organización animal y vegetal, sugieren unos “sal­
tos” repentinos entre distintos niveles de complejidad que tienen muy poco que ver
con la pretendida actuación gradual de la Selección Natural sobre cambios al azar.
Probablemente resultará muy chocante para los creyentes en el azar como confi-
gurador de la vida, la idea expuesta por Doménech del mantenimiento de una direc-
cionalidad en medio del extraño proceso de revoluciones, extinciones y regresiones.
Pero tendrán que reconocer que, incluso desde el punto de vista más racionalista, la
acumulación de probabilidades, extremadamente improbables, necesarias para que
se produzcan al azar todos estos fenómenos de tal complejidad (es más, para que se
produzca simplemente la “primera bacteria”, y no hablemos del “primer organismo
multicelular”) llevan a pensar (y aquí no tenemos más remedio que recurrir a una
pequeña dosis de “acientífica” intuición) que tal vez la evolución de la vida se ha
producido así porque ese era el camino.
En todo caso, y utilizando argumentos más ortodoxos, observaciones derivadas de
la Física y la Ecología nos han mostrado las propiedades de los sistemas, en los que sus
elementos constituyentes no pueden existir si no es en presencia de todos los otros que
los forman, y que todos ellos se autoorganizan en sistemas de nivel superior con
nuevas propiedades de modo que “el todo es más que la suma de sus partes”. Y esto
es así, tanto en lo que respecta a un organismo vivo, como descendiendo a nivel ató­
mico o ascendiendo hasta la organización de los ecosistemas.
Estas propiedades, por sí solas, implican la necesidad de la existencia de un meca­
nismo evolutivo que haga posible la aparición súbita de la complejidad. Pero que tam­
bién pueda explicar, los testimonios del registro fósil, tan bien documentados en este
libro. Un mecanismo de “integración de sistemas complejos” (redundancia premedita­
da, ya que los sistemas llevan implícita la complejidad), cuyos indicios se manifiestan
desde el (reconocido) origen de la célula eucariota como resultado de una agregación
de bacterias (sistemas), hasta la creciente evidencia de secuencias de origen viral en los
genomas de los seres vivos y su relación (entre otras muchas funciones) con mecanismos
embrionarios de diferenciación, cuyo máximo exponente son los “genes homeóticos”.
Los datos más recientes han transformado la idea reduccionista del genoma, como
una combinación lineal de secuencias que se pueden tratar matemáticamente como
partes independientes entre sí, en una compleja red en la que la función de cada gen
depende de todos los demás genes, a su vez sometida a varios niveles de regulación,
i 2 - Prólogo

por miles de proteínas que se autorregulan entre sí y a su vez controlada por retroac­
ción desde la fisiología del organismo y desde la relación de éste con el ambiente exter­
no. Pero, además, muchos de estos “genes” (más bien grupos de genes) pueden reali­
zar copias de sí mismos, desplazarse de lugar o reorganizarse. Incluso, pueden reconstruir
una cápsida vírica, salir del organismo e “infectar” otros (lo que se conoce como “trans­
ferencia genética horizontal”).
Esta plasticidad del genoma podría explicar, tanto las bruscas reorganizaciones
genéticas y morfológicas que se pueden deducir de la comparación entre las caracte­
rísticas de los seres vivos actuales y su aparición en el registro fósil, como “las impo­
sibles” regresiones o las convergencias evolutivas justificadas por la teoría convencio­
nal como resultado aleatorio de la adaptación a un medio semejante (véase, como
ejemplo, el caso del ojo humano y el del pulpo).
Antes o después, se habrá de reconocer que la existencia de estos fenómenos
constituye una auténtica subversión de las ideas establecidas (el Paradigma de Kuhn)
y conduce a una nueva forma de ver la vida, la Naturaleza. Pero en esta nueva (¿o vieja?)
forma de mirar, habrá que sustituir las “explicaciones” simplistas (“... en una charca,
con todos los componentes necesarios...”) por una concesión a lo misterioso. ¿Qué
significa el hecho de que existan “subunidades” con los componentes básicos de la
vida?. ¿Cómo y dónde se produjeron?. ¿Es sólo urva fantasía la panspermia de Arrhe-
nius o la de Orgel y Crick?
Desde luego, no será fácil abrir el prepotente pensamiento científico lógíco-racio-
nal-reduccionista a una forma de percibir que, en nuestra cultura (que no en todas),
ha quedado limitada a los niños (hasta que son “enculturados” en terminología utili­
zada por Doménech) y a los poetas (Borges dice que no hay una sola cosa en este
mundo que no sea misteriosa).
Seguramente, ninguna teoría elaborada por el hombre puede explicar todo
(desde luego, no la teoría basada en la Selección Natural, de la que Popper decía que
“pretende explicar todo y en realidad no explica nada”) pero, en todo caso, el necesa­
rio cambio en la forma de mirar la Naturaleza conlleva la obligación de sustituir las
simplistas y destructivas ideas de azar y competencia por cooperación y, sobre todo,
prudencia y respeto ante lo que no conocemos ni controlamos. Al menos, esta acti­
tud sería un freno al peligroso viaje emprendido por la tecnología “científica”.
Sin duda será un camino difícil porque, dados los intereses implicados, ya requie­
re algo más que un cambio de mentalidad, y hay que compartir con Doménech las
dudas sobre lo traumático que habrá de ser el proceso.
Pero son los libros como éste los que invitan a no perder la esperanza, porque nos
demuestran que, a pesar de la aparente solidez del entramado reduccionista y de la
aparente irreversibilidad del camino emprendido, la Idea de la Ciencia como búsqueda
Evolución recesiva del Homo sapiens - I 5

del conocimiento, al igual que la Idea de científico, no desaparecerán mientras exis­


ta un papel, un lápiz y un espíritu libre.
Porque, en palabras de Hegel, (aunque añadiéndoles un significado que él en su
contexto temporal no habría podido imaginar): “cuanto más sólido, bien definido y
espléndido es el edificio erigido por el entendimiento, más imperioso es el deseo de
la vida por escapar de él hacia la libertad".

M. Sandín
Cantoblanco, Marzo de 1999
I. EL PROGRESO EN BIOLOGIA

EL CAOS DE LA PALEOANTROPOLOGÍA

Son muchas las contradicciones que conviven en el mundo paleoantropológico


para que pasen desapercibidas por más tiempo. Cada nuevo hallazgo solo parece
añadir más confusión a las actuales teorías sobre la evolución del hombre, con la
conclusión de que los cimientos construidos en torno al edificio evolucionista del
Homo sapiens podrían no ser tan sólidos como parecían hace unos años. Por otro lado,
aunque apagadas por el sordo clamor de la mayoría, a menudo olvidamos que siem­
pre han existido voces que han cuestionado las teorías de los grandes arquitectos
evolucionistas. Acudiendo a las más admitidas, las de los neutralistas por ejemplo, se
ha llegado a discutir —y ya desde hace más de 30 años— el mismo papel de la selec­
ción natural: mientras que los seleccionistas mantienen que para que un alelo muían­
te se difunda en una población debe existir alguna ventaja selectiva que le haga supe­
rior al resto de alelos menos ventajosos, los neutralistas sostienen que algunos mutantes
pueden difundirse en una población sin tener ninguna ventaja selectiva (Kimura,
1980). El dogma de la adaptación también ha sido cuestionado por genetistas como
R. C. Lewontin, de la Universidad de Harvard, el cual mantiene que “la teoría evolu­
tiva encuentra serias dificultades a la hora de definir el mundo biológico enfunción de la
adaptación ...n o todos los cambios evolutivos se pueden comprender en términos de
adaptación.... esprobable que muchos cambios en la evolución se deban puramente alazar”.
Este autor cita varios mecanismos capaces de ocasionar cambios evolutivos, tales como
la alometría, la pleiotropía, el ligamiento y selección indirecta o el mero azar, y en con­
secuencia se pregunta: “si elprograma adaptacionista está tan repleto de escollos y si hay
tantas explicaciones alternativas del cambio evolutivo, ¿por qué los biólogos no abandonan
de una vez eseprograma?” (Lewontin, 1979).
Sería larga la lista de observaciones y alternativas a los principios que sustentan la
actual teoría sintética de la evolución, principios que sería útil rescatar del olvido gene­
Evolución regresiva ckú Homo sapiens - 15

ral por la dinámica que podrían imprimir a la discusión evolutiva. En esta obra
intentaremos transmitir que no todo está dicho sobre las ideas evolutivas más arrai­
gadas, sobre todo en lo que concierne a aquella parte de la filogenia que más nos
afecta: la del Homo sapiens. Una de estas ideas es la del dominio de la evolución gra­
dual progresiva a lo largo de las diferentes ramas del árbol evolutivo de los primates
(y, por extensión, de todos los restantes grupos).
Ya Darwin escribió en la última página de su conocida obra: “como la selección natu­
ral obra solamente por y para el bien de cada ser, todos los atributos corpóreos y mentales
tenderán a progresar hacia la perfección” (Darwin, 1859). Como bien dice el filósofo
e historiador evolucionista, Michael Ruse, de la Universidad de Guelph en Ontario,
el concepto de progreso ha estado, consciente o inconscientemente, en la mente de
casi todos los biólogos y evolucionistas desde Darwin (Wagensberg etal., 1998). Efec­
tivamente, después de casi 150 años de darwinismo, Jordi Agustí escribe en el prólo­
go de las actas de las Jornadas sobre Evolución y Progreso, celebradas en Barcelona en
1995: “aunque negado formalmente, son muchos los biólogos que admiten la existencia
de cierto progreso biológico, definido de forma más o menos difusa en términos de incre­
mento de complejidad” (Wagensberg et a i, 1998). Es precisamente esta idea de pro­
greso evolutivo la que principalmente será sometida a discusión en ésta obra.

EL CONCEPTO DE PROGRESO

Pero, si vamos a hablar de progreso y retroceso conviene aclarar qué es lo que enten­
demos como tal. Si bien a Darwin le parecía inevitable que la selección natural pro­
moviese el progreso hacia estados superiores, la idea de una naturaleza despiadada pro­
moviendo la supervivencia solo de los más aptos, le parecía a T.H. Huxley incompatible
con la idea de progreso humano. Julián Huxley, nieto del anterior, consideró las “ten­
dencias progresivas” como una creciente adaptación a los aspectos generales del medio,
a la creciente independencia frente a éste, y a la creciente velocidad del cambio evo­
lutivo. Se separa de la postura inicial de Darwin, sin embargo, de que el progreso debe
ser inevitable y, por lo tanto, universal.
Algunas ideas de progreso derivan aun del mismo concepto de selección natural
en el sentido de aumento de la aptitud para sobrevivir. Sin embargo, para J.M. Tho­
day, la idea de aptitud como adaptación al ambiente no está completa pues el ambien­
te es cambiante y “aptos son —más bien—los que se adaptan a los medios existentes y
cuyos descendientes se adaptarán a los mediosfuturos”. Para este autor, el progreso bio­
lógico, entendido como esta aptitud para sobrevivir en el medio actual y en los futu­
ros, puede, en principio, llevarse a cabo: a) por medio de los cambios evolutivos que
16 ' El progreso en biología

mejoren el sistema genético (reducción del antagonismo entre estabilidad genética -o


capacidad de los individuos para producir descendencia similar a ellos mismos- y adap­
tabilidad genética -capacidad de los individuos para producir descendencia distinta
de ellos mismos o variabilidad—); la estabilidad es necesaria para la adaptación al medio
actual, mientras que la adaptabilidad es necesaria para adaptarse a los futuros
medios; b) por medio de los cambios que aumenten la adaptabilidad individual; c)
por medio de los cambios que aumenten la diversidad de tipos; y d) por todo cam­
bio que permita el control del medio.
En cuanto al primer caso, producen progreso los mecanismos implicados en el
mantenimiento de sistemas heterocigóticos equilibrados: los sistemas homocigóticos
producen estabilidad genética pero no conservan la adaptabilidad y por tanto “la selec­
ción natural debe eliminar, a largo plazo, los sistemas homocigóticos y conservar solo las
especies heterocigóticas adaptables... necesitando sistemas de hibridación que restrinjan el
número de apareamientos entre parientes próximos". Del mismo modo, una población
puede resolver parcialmente el antagonismo entre estabilidad y adaptabilidad desdo­
blándose en dos poblaciones a condición de que ambas subpoblaciones no se sepa­
ren por completo. Para Thoday, el desdoblamiento en dos poblaciones supone una
perdida de heterocigosis, y por tanto de adaptabilidad genética, la cual ha de com­
pensarse de algún modo para que exista progreso adaptativo. Por eso, Thoday opina
que, “aunque no es de esperar que la selección natural de lugar a la uniformidad, a un
tipo mejor, ideal', no es la diversidad de especies la que constituye progreso evoluti­
vo -según su definición—sino la diversidad de razas que, de alguna forma, aun pue­
dan cruzarse entre si. Las afirmaciones de Thoday son opuestas a las de los partida­
rios de Darwin que, como Sir Arthur Keith opinan: “si una tribu pierde su integridad...
por cruzamiento libre con sus vecinosy de este modo dispersa sus genes, la tribu como empre­
sa evolutiva ha llegado a su fin y para los propósitos evolutivos ha resultado un fracaso”.
Thoday, por el contrario, opina que una tribu puede aumentar o disminuir su adap­
tación si se mezcla genéticamente con otras.
Pero, para este autor, la capacidad de supervivencia de una población a los cam­
bios ambientales no solo depende de la adaptación genética sino también de la adap­
tabilidad de los individuos que componen la población: los reptiles son capaces de
resistir un mayor margen de humedad que los anfibios; y las aves y mamíferos son
capaces de resistir un mayor margen de temperaturas que los reptiles. Si los individuos
pueden enfrentarse con un gran número de diferentes condiciones ambientales, la
población podrá ocupar un amplio margen de medios, será más numerosa y dismi­
nuirá considerablemente la posibilidad de que desaparezcan todos los medios que
los individuos pueden ocupar. Por otro lado, la adaptabilidad individual depende en
cierta medida de la complejidad fisiológica motivo por el cual “algunos autores han con­
Evolución regresiva del ¡domo sapiens - 1/

siderado la complejidad misma como una prueba de progreso". Para Thoday, sin embar­
go, tan solo constituyen progreso algunos tipos de complejidad particular, como por
ejemplo “la que resulta del aumento de la adaptabilidad individuar, pero no cual­
quier tipo de complejidad. En algunos casos, finalmente, la “complejidad de Tho­
day” (es decir, la derivada de la adaptabilidad individual y genética) iría ligada no
solo a cierta independencia de los cambios ambientales sino también a determinadas
formas de control del medio ambiente circundante. Un castor construye presas y un
ave nidos, modificando así el ambiente y haciéndolo más utilizable para ellos. Igual­
mente, la integridad del suelo depende de las raíces de prados y árboles que, en con­
junto, evitan la erosión, motivando así que la selección favorezca la cooperación. En
la cumbre de esta cooperación, de esta capacidad para modificar el medio y, por tanto,
de este tipo de progreso estaría, obviamente, el hombre (Thoday, 1962).
Más recientemente, apoyándose en las leyes termodinámicas y en la teoría de la
información, Jorge Wagensberg, uno de los organizadores de las mencionadas Jorna­
das sobre “Evolución y Progreso” celebradas en Barcelona en 1995, insiste en esta últi­
ma idea al definir progreso de la siguiente forma: “cuanto menores sean las variaciones
del sistema respecto a las variaciones del entorno, mayor será la independencia activa (no
trivial) y mayor será el grado de progreso alcanzado". Un ser vivo, como sistema com­
plejo abierto que intercambia materia y energía con el ambiente, será menos vulne­
rable a los cambios de éste cuanto mejor se pueda independizar del mismo, indepen­
dencia que se puede conseguir bien de forma inactiva (un oso invernando, una semilla)
(solución trivial) o bien de forma activa (fabricación de madrigueras, etc.), vía inter­
cambio de información (solución no trivial). (Wagensberg et al., 1998).
Existen otras ideas de progreso como la esgrimida por Motoo Kimura en 1961:
“progreso es el aumento de la cantidad de información genética almacenada en el orga­
n is m o o por F.J. Ayala en 1988: “Si los miembros de una secuencia se ordenan por
antigüedad, existe progreso neto siempre que la regresión de la variable relevante con el
tiempo sea significativamente positiva” (Wagensberg et al., 1998). Michael Ruse, final­
mente, viene a sintetizar el progreso como una idea (quizás la más acertada) cuasi—reli­
giosa que constituye un recurso constante para cualquier evolucionista.
Si admitimos que todas las ideas precedentes de progreso tienen algo de verdad,
debemos admitir también que todas ellas, por separado, están incompletas. Muchas
de ellas hablan más de adaptación, éxito y eficacia biológica, que de progreso: no
creemos que las bacterias estén menos adaptadas ni menos diversificadas, ni que sean
menos adaptables ni menos numerosas, ni que hayan colonizado menos medios que
ningún otro grupo existente y no por eso vamos a decir que sean los organismos
más progresivos. Por contra, no creemos que existan muchas objeciones al incluir a
las bacterias entre los organismos más simples —o menos complejos—de la naturale­
18 - El progreso en biología

za. Tampoco creemos que un virus cristalizado sea menos independiente del medio
(ni, aun a pesar de su inactividad, menos apto para sobrevivir, incluso indefinida­
mente) que un oso invernando o un topo en su guarida; tampoco creemos que una
salamandra o determinadas amebas sean más progresivas que el hombre por poseer
más información genética. El quiste del protozoo Ascophrys rodor, parásito de la
quisquilla común, Palaemon serratus, no solo es capaz de aislarse del medio ambien­
te adverso (aun no existe remedio para combatirlo) sino que es capaz de intercam­
biar información con el huésped y detectar sus diferentes estados de muda, adqui­
riendo él mismo diferentes estados en respuesta a aquella información (Doménech
etal., 1997).
El aumento de biodiversidad como idea de progreso es cuestionada por Agustí,
pues “a una tendencia que se la suponga progresiva en términos absolutos se le debe exigir
linealidad en el tiempo'' y las sucesivas interrupciones y altibajos (extinciones y explo­
siones de vida) violan totalmente esa linealidad. Además, las últimas ideas paleonto­
lógicas apuntan a que la diversidad ni siquiera ha aumentado, pues ésta ha alcanzado
su máximo esplendor en el Cámbrico, disminuyendo a continuación, para acabar
sobreviviendo tan solo unas pocas ramas del frondoso árbol original. El progreso neto
de Ayala es cuestionado por el filósofo e historiador de la ciencia David L. Hull,
pues existen muchos patrones que aparentan progreso neto, pero que dejan mucho
que desear como representativos del progreso: por ejemplo, el aumento de la capaci­
dad mental de los diferentes organismos a lo largo del tiempo, muestra progreso
neto pero la mayor parte del tiempo no pasó absolutamente nada; solo muy al final
aparece una criatura con capacidad para pensar; también representa progreso neto
cualquier distribución de organismos que aumente exclusivamente al final de la misma
y que descienda posteriormente para acabar en extinción.
Creemos, sin embargo, que todas esas ideas tienen algo en común, como es una
cierta idea de incremento de complejidad y esa parece, en efecto, la idea más apro­
piada de progreso, si tenemos en cuenta la opinión de la inmensa mayoría de evolu­
cionistas y filósofos. Según la teoría de la complejidad, los sistemas complejos pose­
en propiedades emergentes -que resultan de la interacción de sus partes- que no poseen
los elementos por separado. Algunas cepas de bacterias cooperan bioquímicamente
ante determinadas condiciones de estrés, formando una membrana en la superficie
del medio de cultivo que aumenta su eficacia metabólica; según Wagensberg, se ha
creado una nueva estructura, semejante a un tejido, de mayor tamaño y con más
partes, adaptada y progresiva. Cabe intuir, por tanto, que el tamaño y el número de
partes (por ejemplo, el número medio de apéndices en artrópodos) pueden ser una
primera medida de la complejidad y que un sistema es o puede ser tanto más com­
plejo cuantos más elementos o niveles jerárquicos de organización comprenda.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 19

Según esto, una estructura morfológica, un órgano, un miembro o una estructura for­
mada por varios huesos, por ejemplo, será más complejo si posee algún añadido con
respecto a sus precedentes. Un hormiguero no será más complejo si le añadimos una
hormiga más, pero sí lo sería en el caso de que pudiera cooperar con otros hormi­
gueros, creando una especie de super—hormiguero (un nivel de jerarquía más eleva­
do) que extendiera sus propiedades o su ámbito de acción.
Por lo general no tenemos ningún problema al hablar de complejidad a nivel macro-
evolutivo: sabemos que una babosa es más compleja que una bacteria, y una salaman­
dra más que una babosa y un chimpancé más que una salamandra. Todos ellos han
añadido novedades y complejidad. Pero, ¿que decir de la forma que avanza modificán­
dose, sin añadidos, como la forma de un hueso, la forma de un cráneo o la forma del
cuerpo?. Ahí ya no hay o puede no haber nuevos elementos ¿cómo saber entonces si es
realmente más complejo?; y peor aun, ¿cómo saber si progresa?. ¿Y que decir de la fun­
ción que se modifica tan lentamente que su variación es apenas perceptible?, ¿y de las
conductas, hábitos, comportamientos o actitudes?. En estos casos no queda más reme­
dio que comenzar a especular con términos fragmentarios como la supervivencia del más
apto, la capacidad de control que el individuo puede ejercer sobre el medio, etc.
Afortunadamente, además de las que ya hemos visto, han aparecido muchas otras
formas de medir esta complejidad, como pueden ser el incremento de la complejidad
genética, o la diversidad de tipos celulares (hasta 200 en los organismos más complejos
y hasta un nuevo tipo celular cada 3 millones de años, según algunas aproximaciones)
tal y como proponen J.T. Bonner o J.W. Valentine. Michael Mckinney, paleontólogo de
la Universidad de Tennessee, prefiere medirla por las “extensiones terminales” de tra­
yectorias ontogenéticas preexistentes (complejidad ontogenética) y Brian Goodwin, bió­
logo del desarrollo de la Open University, por el número de simetrías rotas durante la
transformación del huevo fecundado, en la forma adulta.
Aunque para la mayor parte de estos autores, este incremento de complejidad equi­
vale a progreso evolutivo, no siempre es así. Para Brian Goodwin (como para Thoday)
progreso equivale a una mejor adaptación, y como, según su definición, el incremento
de complejidad no tiene nada que ver ésta (sino que responde a la dinámica genera­
tiva que opera en la morfogénesis de los organismos), el incremento de complejidad
no supone progreso alguno.
Este último punto es importante pues, aunque no exactamente en los términos
de Goodwin, estamos de acuerdo en que el incremento de complejidad no siempre
supone progreso evolutivo. Y aquí entra en juego la segunda parte de la definición
de progreso. En efecto, para que exista progreso debe existir incremento de comple­
jidad, pero, además, éste debe resultar ventajoso. Por ejemplo, ciertas especializacio-
nes suponen la aparición de órganos o estructuras sumamente complejas que, sin
20 - El progreso en biología

embargo, pueden conducir a la especie o a su linaje hacia un “callejón sin salida (como
veremos en el correspondiente capítulo). En estos casos no podemos hablar de pro­
greso aunque exista incremento de complejidad, pues existen otros muchos caracte­
res (estructuras, funciones o comportamientos) que, en realidad, están retrocediendo.
Y, por último, aunque fuéramos capaces de definir progreso, en términos concre­
tos de “incremento de complejidad”, creo que la idea estaría incompleta sin el con­
curso del resto de definiciones de progreso citadas al principio. De este modo po­
dríamos definir el progreso evolutivo algo así como el incremento de complejidad (medido
en términos de progreso neto, grado de independencia del medio, incremento de informa­
ción genética, mejora del 'potencialgenético’, número de tipos celulares, tamaño del cuer­
po, interacción de las partes, número de ‘extensiones terminales’, número de simetrías
rotas durante el desarrollo, etc.) que suponga algún tipo de ventaja filogenética (medida
en términos de supervivencia, aptitud, eficacia biológica, relación estabilidad—adaptabi­
lidad, especialización relativa, diversificación, etc.). En definitiva, nuestra medición
de la complejidad no dependería tanto de cualquiera de las citadas como de la
“media intuitiva” de todas ellas.
Aunque hemos acotado muchísimo todas las definiciones anteriores por separado,
si hubiese que buscarle pegas a tal definición seríamos los primeros en extendernos
ampliamente, pues ahora habría que fijar criterios de valoración, establecer diferen­
tes convenios y definir muchas más cosas que antes. No obstante, como no nos vamos
a mover en el ámbito de lo general, sino en un marco muy particular que enseguida
veremos, lo mejor es quedarnos con una idea “muy intuitiva” de progreso, medido
en términos de “incremento ventajoso de complejidad’ y dejar que prosigan las espe­
culaciones que desde hace muchos años mantienen los expertos.

“PROGRESO ABSOLUTO”

Resulta curioso comprobar que incluso cuando los expertos se declaran abierta­
mente no progresionistas (parece que todavía queda alguno) acaban, por lo menos,
haciendo concesiones a un determinado tipo de progreso: aquel que dio lugar al Homo
sapiens. Es el caso del filósofo David Hull quien después de hacer una amplía diser­
tación sobre la intratabilidad de la complejidad y la “ilusión” del progreso a lo largo
de la evolución, no le queda más remedio que admitir, junto con el también filóso­
fo evolutivo Michael Ruse, que “el progreso se ha impuesto al fin ; a l fin al la evolución
se ha vuelto progresiva’’.
No es para menos. Por más que queramos filosofar sobre complejidad y pro­
greso, ¿cómo se puede negar el progreso alcanzado por el Homo sapiens?. Queremos
Evolución regresiva del Hamo sapiens - 21

ser no progresionistas pues “nuestra teoría de la evolución no predice incrementos de


ninguna clase”, com o dice John M ynard Sm ith, pero, por lo menos en los últimos
750 millones de años, “la filogenia comienza a mostrar una direccionalidad obvia”,
com o dice el propio Hull. Tanto éste com o Ruse llegan a la conclusión de que, aun­
que suele negarse, todo el m undo es vasallo del progresionism o, y H ull se ve obli­
gado a concluir; “Si la filogenia tiene una dirección tan clara y de nuestra teoría de la
evolución no se puede inferir ningún incremento en nada, entonces algo falla en esa
teoría" (W agensberg et al., 1998).
Pero lo que para muchos parece un inconveniente se nos antoja una gran ventaja
(si nos despojamos de prejuicios) por la gran cantidad de información que nos ofre­
ce la obvia direccionalidad hacia el H. sapiens: 1) el progreso evolutivo es indiscuti­
ble y ese, para nosotros, ya es un tema cerrado; 2) sólo esa línea evolutiva hacia el hom­
bre constituye una clara referencia de progreso biológico; 3) si una línea filogenética
es la más progresiva, el resto son, obviamente, menos progresivas (lo que parece una
trivialidad será una de las principales argumentaciones de esta obra pues iremos
viendo que en realidad pueden considerarse no progresivas e incluso regresivas).
Esta es, en efecto, la causa de todos los inconvenientes y confusiones: la falta de
una clara referencia de progreso. Nuestra “línea progresiva” hacia el hombre es el único
punto de referencia claro y la única que permite acotar aun más la definición de pro­
greso expuesta más arriba, definición que, sin embargo, preferimos dejar en el
campo de lo intuitivo. En este sentido, no podemos negar que la salamandra es más
compleja y más progresiva que una bacteria, etc., etc., lo mismo que no podemos negar
que el hombre es el más complejo de entre todos los organismos de la naturaleza. Aun­
que esta afirmación aun suscite dudas a muchos evolucionistas, diremos que tal
complejidad no deriva tanto de su morfología (al fin y al cabo, una más en el reino
animal) como de la posesión de un carácter único e innegablemente diferenciador,
como es la consciencia.
El camino hacia la consciencia es el único real e irrefutablemente progresivo y es lo
único certero en evolución. Es el “progreso absoluto” que Ruse define como “mejora­
miento según una escala de valorfija", McKinney como “progreso evolutivo esencial'', Daniel
Dennett, como “progreso global', o David Hull, como la “gran dirección’, conceptos todos
ellos con referencia a las “pequeñas tendencias" direccionales, locales y temporales que
se aprecian por todas las ramas del árbol evolutivo (Wagensberg etal., 1998). Ahí tene­
mos un claro punto de referencia y a esa idea nos vamos a aferrar en este trabajo, idea
que, además, intentaremos ir desarrollando a lo largo del mismo.
Por otro lado, si como dice J. M. Thoday, “la única forma de progreso que la selec­
ción naturalpuedefomentar es elprogreso de la aptitud para sobrevivir", y si nuestra idea
de progreso, en el sentido de incremento de complejidad, se refiere a algo tan dife­
22 - El progreso en biología

rente de dicha aptitud, ¿estamos con ello diciendo que la selección natural tiene un
papel secundario en el progreso evolutivo?. Pues sí. Veremos a lo largo de esta obra
que esa alternativa tiene muchas posibilidades de ser la correcta y que, por lo tanto,
conviene ponerse a buscar otros mecanismos diferentes de la selección natural para
explicar dicho progreso.
Pero, como hemos visto más arriba, esto no es nuevo. El mismo Stephen Jay Gould,
profesor de la Universidad de Harvard, desde hace más de 30 años y "uno de los
grandes evolucionistas contemporáneos”, a decir de otro gran evolucionista como es F.
J. Ayala (1994a), opina que la selección natural es más bien un principio de selec­
ción local y no de progreso general y añade que “la historia de la vida no indica nece­
sariamente progreso, ni es predecible. Los organismos han evolucionado a través de una
serie de episodios contingentes y fortuitos” (Gould, 1994). Según este autor, la historia
de la vida se caracteriza más bien a) por su gran estabilidad (predominancia y domi­
nio de la vida microscópica sobre la macroscópica); b) el escaso papel de la tendencia
hacia lo complejo; c) el escaso número de grandes hitos (concentrados en las grandes
explosiones de vida) y sin aparente graduación; y d) el importante papel de las gran­
des extinciones que ha arruinado las pautas de direccionalidad para convertir la senda
de la vida en un proceso azaroso, accidentado e impredecible (Gould, 1994). Simila­
res ideas son compartidas por otros paleontólogos como Wood et al. (1993).
Pero, ¿y si esa direccionalidad —arruinada según Gould—se refiriese tan solo a la línea
más progresiva que ha existido, como es la que ha conducido al hombre?, ¿no constituye
la inevitable tendencia a la extinción de absolutamente todas las especies otra forma de
direccionalidad en sentido inverso a la anterior?. Si el término “progreso” ya molesta a
muchos, el término dirección (que para muchos autores, como Jordi Agustí, podría sus­
tituir al primero) creo que puede resultar más molesto aun, pues se acerca quizás más
que el primero a las antiguas ideas finalistas. Gould es uno más entre los que prefieren
mantenerse no progresionista, pero que no puede negar “cierto progreso”, aunque sea
en unas pocas líneas evolutivas. Mucho menos desea establecer una “dirección” a éstas
últimas cayendo así también en la trampa de prejuicios posiblemente más religiosos
que científicos. Opina Michael Ruse, volviendo a las Jornadas sobre el Progreso de
Barcelona, que “ ningún biólogo en ejercicio cree hoy en una evolución dirigida y ciertamente
no en una evolución cuyofin último es la humanidad’. El asunto se ha reducido pues a
una simple cuestión de creencias o de modas pues, como bien dijo el paleontólogo Simón
Conway Morris, “ahora no está de moda hablar de progreso evolutivo”, y, mucho menos,
hablar de dirección en la evolución. Parece que solo el miedo (a las murmuraciones
teologistas y teleológicas) puede ser el causante de la negación de la evidencia, pues, que­
rámoslo o no, la humanidad ¡es! el resultado final de la evolución (en términos de
complejidad). Como dice Michael Mckinney “no deberíamos temer a que el progreso
Evolución regresiva del Homo sapiens - 23

evolutivo pueda ser una 'ley de la naturaleza’ (Wagensberg et al., 1998).


Estamos totalmente de acuerdo con Gould en la “escasez” de progreso en la evolución
(como que casi lo vamos a reducir a una única línea filogenética), así como en la pre­
ponderancia de la estabilidad y simplicidad (como que casi todo “el resto” de líneas será
para nosotros estabilidad y regresión), y también en el papel secundario de la selección
natural, pero discrepamos en algunos aspectos: a) como ya hemos dicho y repetimos, el
progreso en evolución es claro e indiscutible; y b) esa línea recta hacia el H. sapiens cons­
tituye, de hecho y por derecho (de que otra forma la podríamos llamar), una dirección.
Las tendencias evolutivas son sugeridas, de hecho (otra de las “rebeldías” que
últimamente pululan en el mundo del evolucionismo), por cada vez mayor número
de autores. Algunos paleontólogos dicen que “el concepto de progreso ha sido rebatido
y expresado en términos de ‘complejidadprogresiva’ o creciente de la biosfera, en contra de
lo esperado según la Teoría Sintética, puesto que los cambios aleatorios no pueden produ­
cir direccionalidadalguna....se han descrito numerosos ejemplos de tendencias evolutivas
documentadas en prácticamente todos los grupos con registro fósil’ (López et al., 1994).
Aunque la Teoría Sintética se ve obligada a negarla, la direccionalidad es tan obvia que
todos los autores intentan explicarla de alguna manera: los antiguos evolucionistas en tér­
minos de “ortogénesis”; Maynard Smith, en términos de “inercia evolutiva” (probabili­
dad de que una mutación ocurra en la misma dirección que la mutación precedente);
Grant, de “especiación dirigida” (orientada según un gradiente ambiental); Stanley, Agus-
tí y otros, de “selección de especies” (las más longevas o con mayor capacidad de espe­
ciación); Alberch de “progreso estructural” (el orden emerge de las mismas propiedades
del sistema); Prigogine, Goodwin, Kauffman y otros, según una pretendida “cuarta ley
de la termodinámica” (una tendencia natural hacia un incremento de la complejidad en
determinadas circunstancias, aplicable también a la evolución desde los quarks hasta las
galaxias, es decir, al dominio inanimado); o la misma Teoría Sintética (en boca de Simp-
son) en términos de “ortoselección” (presión de selección impuesta por cambios sosteni­
dos en el medio ambiente) (López et al., 1994; Wagensberg etal., 1998).
El paleontólogo M. McKinney, uno de los pocos evolucionistas que reconocen
abiertamente el progreso en la evolución, también sugiere que los procesos de
cambio en la velocidad de la ontogenia (o heterocronías en el desarrollo) pueden
generar tendencias evolutivas: “la evolución de la complejidad está lejos de seguir una
pauta lineal y determinista basada en simples adiciones a la ontogenia, como propusie­
ra Haeckel y otros autores clásicos, pero a muchas escalas, la evolución también está
lejos de ser un proceso aleatorio carente de dirección”. Este autor sugiere que existe
una tendencia hacia el incremento de complejidad (estadística y episódica) basada
en la “selección natural de ‘ontogenias modificadas’ especialmente las mutaciones que
afectan la ontogenia tardía, que pueden ampliar -por extensión terminal’—la tra­
24 - El progreso en biología

yectoria del desarrollo” (Wagensberg et al., 1998).


Y ahora que hemos hablado de progreso y de direccionalidad; ¿hay algo que de
acerca del finalismo evolutivo?. Pues parece que los nuevos avances en biología y los
últimos descubrimientos de la genética ni siquiera permiten “cerrar el caso” (pues
nunca fue cerrado del todo) de las causas finales. ParaT.S. Kuhn la principal revolu­
ción de la teoría de Darwin no fue la evolución en sí -pues ésta ya se conocía (Lamarck,
Chambers, Spencer, etc.)—sino el desterrar las causas finales del campo de la biolo­
gía, cambiando así -ahora según Michel Ruse—la concepción del mundo (de los mila­
gros a las leyes naturales). Sin embargo, el filósofo evolucionista David Alvargonzá-
lez opina que la caracterización de Kuhn es “ cuando menos imprecisa pues el evolucionismo
implica negar cierto tipo definalidad (unafinalidad global de la naturaleza tomada como
un todo atributivo), pero no todo tipo definalidad (como la finalidad y la intencionali­
dad que hay que suponer a los organismos con cierta capacidad proléptica, o la finalidad
ejercitada que supone interpretar las estructuras de los organismos inferiores desde las de
los superiores)” (Alvargonzález, 1996). A propósito de los nuevos mecanismos evolu­
tivos derivados de los desconcertantes transposones, plasmidos, virus y otros, capa­
ces de insertarse en el genoma de especies totalmente diferentes, Máximo Sandín, bió­
logo evolucionista de la Universidad Autónoma de Madrid, opina que “el azar, ya
sea biológico o estadístico, quedaría más en entredicho por el determinismo, el contenido
teleológico que implica la existencia de unos ‘componentes de la vida’, cualquiera que sea
su origen, es decir, tanto si han surgido en la Tierra como consecuencia de una ‘propiedad
emergente’ de la materia, como si éste o cualquier otro fenómeno implica que existan y se
propaguen por el Universo" (Sandín, 1997).
Ya Teilhard de Chardin (cuyo “finalismo” evolutivo fue defendido, por cierto, por
J. Huxley, uno de los padres de la moderna Teoría Sintética) opinaba que el proceso evo­
lutivo se orienta hacia niveles de complejidad creciente, tanto en el sentido material exte­
rior como en el aspecto psíquico o interno (entendido éste ampliamente, desde la más
simple percepción animal hasta el conocimiento reflexivo humano). Según su ley de la
complejidad—conciencia, “a una conciencia más desarrollada corresponde siempre un
armazón más rico y mejor organizado.... existiendo un eje privilegiado a lo largo del cual
avanza elprogreso evolutivo” (Ayala, 1994b). Si, como hemos dicho antes, la selección
natural ya no consigue explicar a gusto de todos esta direccionalidad y, poco a poco, va
siendo relegada a un segundo plano, ¿habrá que volver a revisar las viejas ideas ortoge-
néticas como las de Chardin?. Mientras tanto, resulta curioso observar cómo algunos
modernos evolucionistas, como Wagensberg (cuya definición de progreso por inde­
pendencia del medio, implica una sucesiva mejora perceptiva) o Mckinney (que ve en
la “extensión terminal” del cerebro y el incremento acelerado de la complejidad com-
portamental “un mecanismo fundamental para superar las limitaciones de la complejidad
Evolución regresiva del Horno sapiens - 25

morfológica”), prácticamente llegan a la “ley de Ja complejidad-conciencia” de Char-


din, aunque sea por caminos totalmente diferentes. Mckinney ve incluso en el desarro­
llo embrionario “la fuerza impulsora del incremento de complejidad'.
No obstante lo dicho, no va a ser objeto central de este libro hablar de direccio­
nalidad (y mucho menos de sus implicaciones ortogenéticas o teleológicas), sino el
buscar las posibles líneas progresivas que puedan existir en las filogenias que trate­
mos (en especial la de los primates); así como el seguir las huellas de esa hipotética
“línea progresiva absoluta”; y, finalmente, analizar la situación del resto de las líneas
con respecto a las anteriores. Todo lo que haya que decir sobre direccionalidad qui­
zás derive indirectamente de lo que seamos capaces de descubrir acerca de estos aspec­
tos del progreso, seguramente el primer paso, además, para comenzar a cosechar “intui­
ciones” sobre aquella. Al final, quizás comprendamos por qué nadie quiere hablar de
progreso y por qué todo el mundo, en el fondo, es progresionista.
II. ESTADO ACTUAL DE LA FILOGENIA DEL HOMBRE

En 1856 unos obreros extrajeron en el valle de Neander, en Alemania, un cráneo


del que más tarde se llamaría hombre de Neanderthal. Aunque Darwin por entonces
se mantuvo al margen, Thomas Huxley aseguró que “en ningún modo los huesos de
Neanderthal pueden ser considerados como los restos de un ser humano intermedio entre
los hombresy los monos”. Pero su comparación con el ser humano ya era una osadía por
aquel entonces, lo que quizás fue el preludio de las grandes discusiones antropológi­
cas que se avecinaban, y aquellos restos lograron con el tiempo alcanzar la categoría
de Homo sapiens con el título de neanderthalensis, a muy pocos pasos de nuestra misma
graduación (Homo sapiens sapiens).
En 1893 Eugéne Dubois desenterró cerca de Trinil, en Java, unos huesos que pare­
cían pertenecer a un eslabón entre los monos y el hombre, al que denominó Pithe-
canthropus erectus, conocido más popularmente como el hombre deJava (más tarde lla­
mado Homo erectus), cuya edad se estima -aunque permanece incierta- en unos 500.000
años; las discusiones que siguieron a este hallazgo fueron quizás el preludio a la fie­
bre de eslabonesperdidos que seguiría hasta el día de hoy. En 1924 Raymond Dart des­
cubrió en Taung, Sudáfrica, el primer Australopithecus (el niño de Taung), un antro-
poide que presumiblemente caminaba erguido -el primer homínido por lo tanto-,
hace alrededor de 3 millones de años (Ma en lo sucesivo), con el cual se completa­
rían los grandes huecos de la evolución humana.
Prosiguiendo con los hallazgos africanos, Robert Broom descubre en 1938, en
Kromdraai, también en Sudáfrica, una gran mandíbula del que más tarde se llamaría
Australopithecus robustus, y en 1959 Mary Leakey descubre en Olduvai, Tanzania, los
restos del que más tarde se llamaría Australopithecus boisei, llegando así a los años 60
e iniciándose una serie de descubrimientos ininterrumpidos que aun prosiguen. A par­
tir de este año, los Leakey encuentran en Olduvai los primeros fósiles de Homo habi­
lis, un homínido al que se atribuyó una antigüedad de alrededor de 2 Ma, con indi­
cios de haber construido herramientas. En 1973 Donald Johanson descubre en Hadar,
Etiopía, al Australopithecus afarensis (Lucy), el más antiguo de los homínidos por enton­
Evolución regresiva del Homo sapiens - 27

ces, con unos 3,4 Ma. En 1976 Mary Leakey encuentra unas huellas impresas en ceni­
za volcánica en Laetoli, con una antigüedad de unos 3,6 Ma, que se atribuyeron ai
último Austrolopithecus descubierto por aquellas fechas.
Todas las piezas iban encajando y el prestigioso paleoantropólogo Sherwood Wash-
burn afirmaba en 1979: “el orden evolutivo Australopitecus (3 millones de años), Homo
habilis (2 a 1,5 millones de años) y Homo erectus (1,5 a 0,2 millones de años) se ve confir­
madoy en gran medida enriquecido por la cantidady calidad de los hallazgos del este deTur-
kana” (Washburn, 1979 b). Desde entonces, esta secuencia y esta idea evolutiva gene­
ral quedaría plasmada en la mente de la inmensa mayoría de paleoantropólogos.
Pero los hallazgos han proseguido a un ritmo vertiginoso, impensable para el
propio Washburn, y ese esquema general se ha venido abajo sin que aparentemente
nadie parezca dispuesto a reconocerlo:
1) Conforme aparecen nuevos datos, todas las especies de Australopitecus parecen
condenadas a ser apartadas de la línea evolutiva humana. Primero fue apartado
A. robustus y A. boisei, luego A. afiricanus y ahora, a raíz de los nuevos hallazgos
de australopitécidos en Kenia y Etiopía, ya se empieza a apartar, aunque sea tími­
damente, al emblemático vi. afarensis. Este último, con sus 3,6 Ma de antigüe­
dad ya ha sido superado por los 3,9 a 4,2 Ma del A. anamensis, encontrado en
Kanapoi (Kenia) y por los 4,4 Ma de Ardipithecus ramidus lo que está haciendo
aumentar más que nunca la variedad de las filogenias (aunque solo sea en los
detalles) de los homínidos. Hoy en día prácticamente cada paleoantropólogo tiene
su propia filogenia.
2) La identidad de Homo habilis cada vez está menos clara. Mientras que algunos
ejemplares presentan caracteres similares a los de Australopitecus, otros -aun­
que más antiguos—, presentan rasgos más modernos que Homo erectus.
3) La mayoría de antropólogos hace tiempo que han apartado al hombre de
Neanderthal del camino hacia el hombre moderno pues, el descubrimiento en
1979 de un esqueleto de Neanderthal de St. Césaire, Francia (restos de unos
35.000 años), y de restos con anatomía moderna en Skhul y Qafzeh, Israel (unos
90.000 a 100.000 años), demostraron que Neanderthal fue coetáneo del hom­
bre de Cro—Magnon lo que hace muy improbable que éste haya derivado de aquel
(Kurtén, 1993; Mellars, 1998). Otros restos de neanderthales, como los descu­
biertos recientemente en Zafarraya, España, podrían ser incluso más recientes
que los de Saint—Césaire, con unos 30.000 a 33.000 años (Mellars, 1998).
Hoy en día casi todos los paleoantropólogos consideran que Neanderthal no
ha sido más que una línea evolutiva secundaria, habiéndosele retirado, en con­
secuencia, el título de Homo sapiens neanderthalensis para rebautizarle con su anti­
guo nombre Homo neanderthalensis (Stringer, 1993), nombre que nosotros asu­
28 - Estado actual de la filogenia del hombre

miremos en este trabajo para diferenciarle del auténtico H. sapiens (como el hom­
bre de Cromagnon o el hombre moderno actual).
4) Lo mismo podemos decir de Homo erectus -el último candidato a predecesor
de Homo sapiens—, pues según los últimos descubrimientos también había miem­
bros de esta especie hace unos 40.000 años, e incluso menos. Ambas especies
fueron coetáneas, en consecuencia, haciendo también improbable que Homo
sapiens derive de Homo erectus. En el otro extremo del tiempo también prosiguen
los hallazgos, habiéndose encontrado erectus con cerca de 2 Ma de antigüedad
y acercándose por tanto a la generalmente admitida para el H. habilis. Esto ha
obligado a recuperar nombres antiguos o a crear otros nuevos (Homo heidelber-
gensis, H. ergaster, H. antecessor) para diferenciar un sin fin de formas que hasta
ahora se agrupaban en la especie Homo erectus. Este repentino aumento de lon­
gevidad confirma la gran torpeza que se venía atribuyendo a estos homínidos los
cuales fueron incapaces de progresar un ápice, ni física ni culturalmente, en millo­
nes de años (White et al., 1993). Todo lo contrario, parecen retroceder como
veremos en sucesivos capítulos. Por el momento ya se ha apartado a los erectus
asiáticos y a los europeos de nuestra línea evolutiva directa, algo impensable hace
unos años. A nuestro entender, la suerte del último erectus, el erectus africano
(ahora denominado Homo ergaster), está echada, confirmando así lo que, al fin
y al cabo, ya supusieron antaño destacados paleoantropólogos de la talla de Le
Gros Clark o Louis Leakey (Edey, 1993) (Fig. 1).
¿Que es lo que nos queda entonces?: ni más ni menos lo que decíamos en un prin­
cipio, un camino plagado de incoherencias y de contradicciones que se complica cada vez
más con cada nuevo descubrimiento. Son muchos los que opinan igual. Edey (1993), por
ejemplo, dice que “nunca ha habido tal remolino de teorías discordantesy conflictivas acer­
ca de los orígenes del hombre”. Cuando uno examina las condiciones en las que se fueron
encontrando algunas de las piezas del puzzle tiene la sensación de que aquellas se adap­
taron más a las teorías, que éstas a los fósiles: no son pocos los casos en los que un fósil
se ha datado más por su morfología, fauna asociada, “lugar que debe ocupar”, etc., que por
su posición geológica, es decir de forma totalmente inversa a la correcta. Washburn cita
cómo los huesos de Olduvai desataron una gran polémica, datándoseles más por el
lugar que deberían ocupar en la filogenia que por su posición real; lo mismo puede decir­
se en varios casos de fósiles de Australopithecus o de varios homínidos de Java.
Las continuas redataciones -incluidas las de los fósiles más emblemáticos (Tat­
tersall, 1997)—son escandalosas y no hacen más que confirmar que nuestra filogenia
está plagada de interpretaciones erróneas. En estas condiciones parece inexplicable que
algunos autores sigan considerando la filogenia del hombre -en los términos genera­
les expuestos por Washburn—como un caso cerrado.
Fig. 1 Filogenias de los primates y homínidos según diversos autores. En la actualidad prácticamente cada paleoantropóiogo tiene su propia teoría, si bien toda;,
siguen el mismo esquema progresivo. Obsérvese que hasta hace poco la separación chimpancé-Womo se situaba en el Mioceno, mientras que ahora debe situarse en las
Evolución regresiva del Homo sapiens - 29

proximidades del Plioceno lo que hace prácticamente inviables las teorías vigentes.
III. LA EVOLUCIÓN REGRESIVA EN LA NATURALEZA

PLANTEAMIENTOS GENERALES

Mucho tiempo antes de las teorías neutralistas de Motoo kimura, la selección natu­
ral de Darwin era rechazada por ideas religiosas o filosóficas y por las ideas determi­
nistas propias de la ciencia del siglo XIX. Surgieron así teorías como la ortogénesis,
la nomogénesis, la aristogénesis o el punto omega de Teilhard de Chardin, que defen­
dían un impulso interno hacia la perfección o el progreso.
Aunque es cierto que existe cierto determinismo en la selección natural (selec­
ción del más fuerte o del mejor adaptado), el mismo Ernst Mayr, uno de los padres
de la Teoría Sintética de la Evolución, afirmaba que la primera parte del proceso evo­
lutivo depende exclusivamente del azar, debido a la variabilidad genética producida
por mutación aleatoria. Para apoyar el papel del azar, Mayr no tiene inconveniente
en recurrir a las frecuentes regresiones que existen en la naturaleza: “cuando se estudia
detenidamente la tendencia evolutiva de un carácter, por ejemplo la tendencia hacia un
mayor tamaño del cuerpo o de los dientes, dicha tendencia resulta incoherente, ya que cam­
bia de dirección repetidamente, y, a veces, incluso se invierte. La frecuencia de extinción
en cada periodo geológico es otro argumento poderoso contra cualquier tendencia finalis­
ta hacia la perfección” (Mayr, 1979).
Se reconoce que la mayor parte de las mutaciones no solo son neutras sino inclu­
so desventajosas, es decir que -dejando a un lado las mutaciones por sí mismas dele­
téreas- empeoran la situación original del carácter relacionado (Pirlot, 1976; Font-
devilla, 1979; Kimura, 1980). La antropóloga Amparo Font señala con mucha
lógica que las mutaciones no se consideran beneficiosas puesto que el individuo
sano, normal es el que está bien adaptado al ambiente (Font, 1981). Tanto Pirlot (1976)
como Mayr (1979) dudan acerca del papel de la selección, debido al efecto de las muta­
ciones neutras en el cambio evolutivo, como dudan de la solución a la aparente
direccionabilidad de algunas mutaciones, solución que, a decir del primero, “habría
Evolución regresiva del Homo sapiens - 3 1

que buscar en los determinismos energéticos a nivel físico-químico Tales determinis-


mos solo nos hablan de degradación y de tendencia a lo simple, al desorden (Segun­
da Ley de la Termodinámica), aspecto éste muy importante para establecer la hipó­
tesis regresiva, al que dedicaremos todo un capítulo posterior.
Pero no es preciso recurrir a tales procesos azarosos (ni siquiera a los procesos de
extinción) para justificar la vuelta atrás de numerosos caracteres o funciones. La misma
selección natural puede favorecer la progresión de un carácter, en el sentido de aumen­
to de complejidad, y más tarde su reversión, simplemente si los factores ambientales
se invirtieron de nuevo durante suficiente periodo de tiempo. La misma teoría neu­
tralista admite la posibilidad de fijación de genes desventajosos, ocasionalmente arras­
trados por genes seleccionados positivamente, dando lugar a la pérdida de aquellos
caracteres ventajosos adquiridos previamente. Este argumento fue utilizado, por ejem­
plo, por el conocido etólogo Konrad Lorenz (1985) en sus escritos sobre la decaden­
cia del hombre occidental en relación con el progreso.
Para los evolucionistas del pasado siglo la irreversibilidad de la evolución era un hecho
(Ley de Dollo). Se creía que una línea evolutiva no podría jamás desandar el camino reco­
rrido para llegar a una condición pasada o para restablecer una condición perdida. La
Ley de Dollo hace tiempo ha sido superada pues los paleontólogos han constatado
infinidad de casos de reversión en los órganos, funciones o estructuras de la inmensa
mayoría de seres vivos. El profesor de morfología evolutiva de la Universidad de Mon-
treal, Paul Pirlot (1976) nos cita varios casos de reversión, como, por ejemplo, el de los
peces cartilaginosos: contrariamente a lo que sugerían las filogenias tradicionales, los
peces fósiles con hueso aparecen en estratos anteriores a los peces cartilaginosos, lo que
obligó a admitir que tiburones y lampreas han retrocedido a partir de los peces óseos.
A propósito de los placodermos el gran paleontólogo, A.S. Romer, dijo que “aparecen en
un momento en que se esperaba la aparición de los antecesores apropiados de tiburonesy peces
óseos.... ¡Lt situación se habría simplificado si nunca hubieran existido!”. Otro caso claro de
evolución regresiva tuvo lugar entre los agnatos, pues los ciclóstomos modernos no pose­
en las aletas discontinuas de sus supuestos antecesores ostracodermos “los cuales sepue­
den considerar representantes de una forma más progresiva”.
Lo mismo ocurrió con las alas atrofiadas de avestruces, pingüinos y otras aves;
con el retroceso de los miembros a las aletas propias de delfines y cetáceos; con la
pérdida de la concha en los cefalópodos; o con la disminución de tamaño en elefan­
tes, hipopótamos, équidos y muchos otros. En estos últimos, una de las líneas filo-
genéticas más estables a lo largo de los siglos, la relación tibia—fémur ha aumentado
desde Eohippus hasta Merychippus, para luego decrecer hasta los Equus. En la denta­
dura de ciertas focas y otarios se observa una tendencia a retornar a formas anterio­
res, como la reaparición del primer premolar de leche del otario. También los Odón-
32 - L a evolución regresiva en la naturaleza

coceros han vuelto a adquirir dientes isodontos (formas dentarias reptilianas anterio­
res a los mamíferos) mientras que sus ancestros lejanos poseían dientes heterodon-
tos. La presencia de un quinto dedo en el cobaya o un dedo lateral en el caballo moder­
no también son casos de reversibilidad que se atribuyen al despertar de un único gen
o a mutaciones regresivas (atavismo). La regresión de los ojos en peces cavernícolas
(Pirlot, 1976); la reaparición del cuerno queratinoso en los bóvidos, perdido millones
de años antes (Modell, 1979), son también casos de regresión.
Nieves López y Jaime Truyols, paleontólogos de la Universidad Complutense de
Madrid y de la Universidad de Oviedo respectivamente, nos citan más casos bien docu­
mentados de reversión, muchos de los cuales son el motivo de las llamadas conver­
gencias evolutivas. Así por ejemplo, la semejanza de las aves corredoras incapaces de
volar (las ratites actuales como el avestruz, el ñandú, el casuario o el kiwi) y las aves
insulares extinguidas (Dodó, Moa, Aepyornis, Pezophaps, etc.) “ha sido adquirida por
reversión de rasgos derivados anteriormente por sus predecesores, a l perder la capacidad
de vuelo”. Ejemplos de reversión documentada son, para estos autores, el retroceso
de determinados caracteres en la línea de los trilobites Symphysurus—Peraspis; los
finos huesos laterales de las patas de los caballos, los huesos pélvicos de las ballenas o
la “pluma” de los calamares. Citan también el caso del sapo balear, Baleaphryne
muletensis, estudiado por Sanchiz F.B. y Aadrover F., morfológicamente considerado
como un sapo primitivo, pero bioquímica y genéticamente considerado como un sapo
derivado del sapo partero, un anfibio, este último, muy modificado en su morfolo­
gía con respecto al tipo primitivo. Estos autores concluyen diciendo: “muchos carac­
teres parecen haber revertido frecuentemente y a juzgar por los procesos de selección arti­
ficial, la reversión a l carácter ancestral es más probable que el mantenimiento del nuevo
carácter, como señalaba el mismo Darwin. Es por ello difícilpredecir cuando un cambio
será o no reversible” (“criterio de Wagner” o equiprobabilidad del cambio en un sen­
tido o en el inverso) (López etal., 1994).
Aunque casos como el último citado constituyen claros ejemplos de reversión “inte­
gral”, para estos autores, una cosa es “reversión de un carácter” y otra “reversión de la
evolución” , pues les parece “sumamente improbable” la reversión conjunta de
“todos” los caracteres que configuran una especie. Veremos, sin embargo, que la
reversión de un carácter suele llevar pareja la reversión de otros y que, en cualquier
caso, un solo carácter es suficiente para configurar a la especie dentro del marco con­
ceptual “progresivo” o “regresivo” (pensemos en la reversión de las patas a aletas, en
la reversión de las alas, del bipedismo, etc.).
La reversión es admitida, en fin, incluso entre los homínidos pues es un hecho la
vuelta atrás del tamaño de los molares —que era mayor en los supuestos ancestros de las
formas modernas que en éstas—y la del grosor de los huesos del cráneo, mayor y más
Evolución regresiva del Homo sapiens - .'o

pesado en H. erectus que en su supuesto sucesor el hombre moderno (Kurtén, 199.3).


Esta fue precisamente la causa de que Louis Leakey apartara a H. erectus (y a Neanderthal)
de la línea evolutiva que conduce al hombre moderno pues no admitió los rápidos
cambios de una evolución, en exceso caprichosa, desde el cráneo grácil de H. habilis al
cráneo robusto del H. erectus, para más tarde pasar de nuevo al cráneo fino y grácil del
hombre actual. Louis Leakey hizo derivar a H. sapiens directamente de H. habilis lo
que parece más coherente con la idea de progreso admitida para los homínidos.
En realidad son innumerables los casos constatables en la naturaleza, en los que
se puede hablar de regresión más que de progresión. Para los morfólogos, grandes gru­
pos de seres vivos, como los cetáceos, los ofidios o los antiguos ictiosaurios, no son
más que regresiones a situaciones primitivas; dice Pirlot al respecto: “los tetrápodos
sin miembros o con miembros constituidos especialmente para nadar o volar no represen­
tan más que regresiones secundarias o adaptaciones particulares de un tipo original
andador de cuatro patas".
La regresión es un hecho admitido por la mayor parte de morfologistas y paleon­
tólogos, aunque quizás falte aun estimar la importancia de la misma y su papel en la
evolución. Quizás fuese mucho más frecuente que la que habitualmente suponemos
y, en efecto, recientes estudios -que iremos viendo—sugieren que la tendencia de lo
complejo a lo simple podría ser lo probable y lo esperado. Es lo que trataremos de
indagar más a fondo con el grupo de los primates.

EVOLUCIÓN REGRESIVA DE LOS PRIMATES

Comenzaremos nuestro argumento indicando que existió una familia de prima­


tes, los propliopitécidos (o pliopitécidos, según los autores), muy antigua (de alre­
dedor de 30 millones de años), con una estructura dental muy similar a la del hom­
bre actual. Los fósiles encontrados de esta familia figuran entre los más antiguos de
los primates superiores y se les considera auténticos hominoideos, es decir entre los
grupos de primates más avanzados precursores teóricos de los mismos homínidos.
La dentición de Propliopithecus ha sido catalogada como básicamente humana, pues
además de la fórmula dentaria 2/2—1/1—2/2—3/3 propia de los catarrinos, posee cor­
tos caninos y un arco mandibular más próximo a la forma semicircular humana que
a la forma general de la mayor parte de catarrinos.
En base a esto, la hipótesis de la regresión de los primates podría formularse del
siguiente modo: puesto que podría existir desde el Eoceno hasta tiempos modernos
una línea de antropoides con mandíbula, estructura dental y facial, y quizás otros carac­
teres, próximos a los del hombre moderno (caracteres que ya se habrían adquirido por
34 - L a evolución regresiva en la naturaleza

evolución progresiva hace más de 30 millones de años y que podrían haber seguido
progresando hasta el hombre actual), muchos de los fósiles post-eocénicos derivados
de aquellos, con caracteres más primitivos, podrían considerarse regresivos.
Esta sugerencia no resulta inédita. Estudiando la dentición de Propliopithecus y su
parecido con la dentición humana, el paleoantropólogo y paleogeógrafo Bjorn Kurtén,
aseguró que tal tipo de dentición en un primate tan alejado del hombre en la escala de
tiempo es sumamente extraña, sobre todo cuando supuestos antecesores del hombre
como los antropomorfos (gorila, chimpancé) tienen grandes caninos y grandes mandí­
bulas. Este autor cree difícil suponer que estos pequeños caninos hayan aumentado en
las posteriores formas antropoides, para luego reducirse de nuevo en las posteriores for­
mas homínidas: “talforma de proceder de la evolución sería en exceso caprichosa”. En con­
secuencia Kurtén prefiere un antepasado de pequeña mandíbula durante todo el tra­
yecto evolutivo del hombre y concluye con una afirmación asombrosa al decir: “los
primates inferiores y antropoides descendieron del hombre y no viceversa” (Edey, 1993).
Mientras otros autores prefieren otras hipótesis basadas en la dieta para explicar el aumen­
to de los caninos en gorilas o chimpancés y una nueva reducción en los australopitéci-
dos, M. A. Edey opina que: “la explicación más simple es generalmente la mejor, por lo
que el argumento de Kurtén puede ser superior a los otros desarrollados” (Fig. 2).
Atendiendo básicamente a la estructura facial y mandibular (la más frecuente en
el registro fósil) la regresión de los primates consistiría, entre otras, en el aumento
del tamaño de los caninos, paralelismo de las ramas mandibulares, alargamiento de
la mandíbula y del hocico, diastema entre incisivos y caninos o mayor robustez de
algunos elementos faciales y musculares. En el caso de los grupos más alejados del tron­
co principal, como parapitécidos, cercopitécidos o platirrinos, estas irían acompaña­
das, además, de reducción de tamaño, alargamiento de la cola y hábitos cada vez
más arborícolas o nocturnos, entre otros. Las presiones para esta tendencia al retro­
ceso podrían entenderse como una necesidad de recuperar estructuras más útiles en
la naturaleza, o como dice García Leal, más eficaces y “económicas” (Wagensberg et
al., 1998), que las que adquirieron las formas progresivas incluido el hombre: largos
caninos y fuertes mandíbulas para la defensa; alejamiento de los dientes distales -inci­
sivos y caninos- de los cóndilos (prognatismo y diastemas) para facilitar la función
prensil (Valdés, 1981), pequeña talla o larga cola para la vida arborícola; grandes
extremidades para la braquiación, etc.
De hecho una cuestión que aun se plantean muchos antropólogos es el gran per­
juicio ocasionado por la perdida de grandes caninos —un carácter muy beneficioso-
en los albores del género Homo, lo que exige suponer, por ejemplo, que Homo habi­
lis o Australopitecus utilizaron armas para la defensa mucho tiempo antes del que indi­
can sus fósiles. Washburn cree que la única defensa para un australopiteco macho (cuya
Evolución regresiva del Homo sapiens -

reducción del canino era notable) era el uso de armas y herramientas; sin embargo ni
existen aun evidencias de ello, ni está del todo claro que el bipedismo (crucial para el
uso de las manos y en el proceso de hominización) fuese su postura más habitual. Pero
el problema es un círculo cerrado: “¡los caninos no se achican porque necesites herra­
mientas y posición bípeda para protegerte si tienes caninos pequeños!” según razonó el
antropólogo británico Clifford Jolly (Edey, 1993).
En definitiva, la hipótesis regresiva propone que la línea evolutiva que conduciría
al hombre actual sería la excepción entre la tendencia general a adquirir estructuras
bien adaptadas a la vida boscosa y arborícola, quizás una de las principales ventajas
de los primates. Del tronco principal progresivo partirían las sucesivas ramas regresi­
vas: a) las que llevan a los monos con cola; b) la de los hilobátidos y gibones; c) la de
los póngidos y orangutanes; y d) la de los australopitécidos y demás homínidos plio-
cénicos, gorilas y chimpancés.

Fig. 2.- Mandíbulas fósiles de homínidos y primates mostrando la regresión de la apertura de las ramas mandi­
bulares: A) Propliopithecus haeckeli de El Fayum (Egipto), de unos 33 millones de años; B) mandíbula inferior
de Australopithecus anamensis, de unos 4 Ma, tal y como fue encontrada en Kanapoi (Kenia); los arcos mandi­
bulares se van cerrando; C) mandíbula de Homo habilis de Olduvai (OH 7), con cerca de 2 Ma de antigüedad;
las ramas mandibulares ya son casi paralelas como las del chimpancé; D) mandíbula de Homo sapiens actual,
muy similar a la de Propliopithecus; E) mandíbula de Dmanisi, hallada en 1991 en la ex república soviética de
Georgia y datada (por 3 métodos diferentes) en 1,8 Ma. Aunque más robusta, parece prácticamente humana y
parece esbozar un mentón (F), característica exclusiva del hombre moderno.
IV. LAS PRUEBAS DE LA DISTANCIA MOLECULAR

Hasta hace relativamente poco tiempo la única herramienta para estudiar la filo­
genia del hombre era el registro fósil y la paleontología. Hoy en día son muchas las
disciplinas que intervienen en la construcción de nuestro árbol genealógico. Entre
estas, la más utilizada y quizás también la más discutida es la biología molecular, capaz
de estudiar las diferencias entre las diversas moléculas de diferentes especies dedu­
ciendo de ellas su posible parentesco.
La distancia molecular mide el número de mutaciones acumuladas en las molécu­
las de ADN: cuanto más separados estén dos grupos o dos especies tantas más muta­
ciones habrá acumulado y tantas más diferencias existirán en su ADN (primer méto­
do) o en sus proteínas (segundo método). Un tercer método se basa en la capacidad de
respuesta inmunológica de un animal para formar anticuerpos a fin de defenderse de un
cuerpo extraño; así, los anticuerpos que reaccionan con las proteínas de una criatura,
provocarán reacciones similares con las proteínas de animales estrechamente emparen­
tados. Por ejemplo, es lógico que determinada molécula de un hombre sea mucho más
diferente de la de un pez que de la de un mono. De este modo, según las diferentes
mediciones realizadas en diferentes moléculas, el hombre difiere del chimpancé en un
2,5 %, un poco más del gorila y en más del 10% de los primates inferiores, lo que con­
cuerda con la filogenia tradicional. ¿Qué añade entonces la biología molecular al regis­
tro fósil?: a) en primer lugar una cuestión fundamental y es que las medidas son cuan­
titativas y siempre las mismas en todo experimento; no existe la plasticidad, la variabilidad
y la incoherencia que existe en paleontología; b) en segundo lugar, la extraña diferencia
que parece existir en cuanto a los tiempos de bifurcación que separa a los diferentes
grupos de primates, con respecto a lo deducido de la paleontología.
Así por ejemplo, Vincent M. Sarich de la Universidad de California en Berkeley, esta­
bleciendo la distancia molecular entre los monos del Viejo Mundo y del Nuevo
Mundo en la unidad, y las distancias con el resto de los grupos en fracciones de dicha
Evolución regresiva del Horno sapiem - 3 7

unidad, averiguó que la distancia entre el hombre y los monos del Viejo Mundo es de
0,53 a 0,61, entre aquel y el orangután, de 0,25, y entre aquel y el chimpancé de 0,12
a 0,15- Los datos de Sarich y Wilson (TABLA 1), muestran las relaciones entre los pri­
mates medidas en términos de reacción inmunológica de la seroalbúmina. Morris Good­
man determinó que la distancia inmunológica entre el hombre y los monos del Viejo
Mundo es de menos de 3 unidades, mientras que entre aquel y los gibones es de
menos de 2 y entre aquel y el gorila o el chimpancé es de menos de 0,5 (Fig. 3).
Las aportaciones de la taxonomía molecular deberían ser recibidas con júbilo por
todo el mundo científico, pero nada más alejado de la realidad. La paleontología afir­
ma que la separación entre los grandes antropomorfos vivos como el gorila, el chim­
pancé y el orangután se separaron de la línea de los homínidos hace más de 20 millo­
nes de años (Washburn, 1979 a; Edey, 1993), mientras que los datos moleculares afirman
que esa separación tuvo que tener lugar mucho más recientemente, ¡hace menos de 4
millones de años!. Estos datos han estremecido al mundo científico, y, en opinión de
Washburn, "si la antropología molecular hubiera demostrado que la diferencia entre el
hombre y los antropomorfos era considerable, sus conclusiones se habrían aceptado sin la
menor reticencia”. Utilizar un período de tiempo (unos 3—4 Ma), que apenas ha pro­
ducido cambios perceptibles en muchas otras especies, para la evolución de la especie
más compleja que ha aparecido sobre la tierra, exaspera a los paleontólogos que,
obviamente, no pueden admitir esas fechas. Edey (1993) dice que “lo que ha estreme­
cido la base del mundo antropológico, con un grito de rabia, es que el método de medicio­
nes de Sarich—Wilson muestra una división homínido—chimpancé que tiene menos de 4
millones de años; cualquier hombre experto en huesos se subleva contra esafecha".

HOMBRE GORILA GIBÓN MONO


HOMBRE - 7 14 32
GORILA 7 - 14 32
GIBÓN 14 14 - 32
MONO 32 32 32 -

Tabla 1. D istancia inm unológica de la seroalbúm ina, según datos de Sarich y W ilson. C uan to m ás bajo es ei núm e­
ro m ás próxim a es su relación filogenética. El primero en separarse de la línea evolutiva hum ana serían los m onos,
luego los gibones y finalmente el gorila; adem ás el hom bre y el gorila se apartaron a la vez de la línea evolutiva del
gibón pues am bos presentan la m ism a diferencia (14 unidades) (Edey, 1993).
38 - Las pruebas de la distancia molecular

CHIMPANCE
GORILA
HOMBRE
ORANGUTAN
GIBON
SiAMANG
RHESUS
PAPtOGELADA.
PAPlO DE CHACMA
MONO VE RD E
PATAS
MANGABEY
LANGUR
PROBOSC©
LANGUR DE DOUC
MONO GUERE2A
MONO ARDILLA
CAPUCHINO
SAK1
MONO ARAÑA
MONO LANUDO
UAKARI
TITI
MONO AULLADOR
TAMARÍN
MONO NOCTURNO
«ARMOSE!
TARSERO
l o r is
GALAGO
porro
AYE-AYE
LEMUR RATON
SIFAKA
LEMUR

MUSAfV>tA COMUN

MUSARAÑA FILIPINA
LEMUR VOLADOR
ROEDORES
ELEFANTES
CARNÍVOROS
ARMADILLOS
PEREZOSOS
TENRECS
OSOS HORMIGUEROS
PANGOUNOS
ER12D
MURCIELAGO
MUSARAÑAS
TOPOS
BALLENAS
MUSARAÑAS ELEFANTE
MARSUPIALES
MONOTREMAS

DISTANCIA ANTIGENICA (UNIDADES ARBITRARIAS)

Fig. 3.- Filogenia de los mamíferos de Morris Goodman de la Wayne State University, basada en la distancia
inmunológica. La separación entre unos y otros se indica en el eje horizontal de modo que entre los monotre-
mas y los marsupiales existe una distancia (en unidades arbitrarias) de 1,5, mientras que entre los primeros y el
chimpancé es de 17 unidades. Los hallazgos de la biología molecular ponen de relieve dos hechos que podrían
avalar la hipótesis regresiva: 1) tanto el hombre moderno como los gorilas y chimpancés se encuentran en la cima
del árbol evolutivo de los primates, presentando mínimas diferencias genéticas (menos de 0,5 unidades) que indi­
can que uno derivó del otro muy recientemente; 2) se aprecia que el hombre aparece antes que el gorila y el chim­
pancé, pues su distancia molecular es menor, con respecto a un antecesor común; esto sugiere que los actuales
antropomorfos provienen de Homo y no al contrario como se supone.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 39

Pero la evidencia no puede ser rechazada. Todas las pruebas efectuadas desde
hace ya más de 20 años apuntan en la misma dirección y la mayor parte de antropó­
logos y paleontólogos no han tenido más remedio que admitir nuestra reciente des­
cendencia de gorilas y chimpancés. Para hacer esto posible tampoco ha quedado
más remedio que recomponer de nuevo las familias de antropoides existentes, sacar
al gorila y al chimpancé de su clásica familia los póngidos, crear nuevas familias, como
la familia panidae para agrupar ambas especies (Fig. 4), suponer errores de medición
entre los serólogos, atrasar la separación entre los monos del Viejo Mundo y los del
Nuevo Mundo o realizar malabarismos para retrasar la separación hombre—chimpancé
al menos hasta los 7—8 millones de años.
Pero aun intentando hacer la vista gorda a los 4 ó 5 millones de años que sugiere
la biología molecular y admitiendo esos 7-8 millones de años, imprescindibles para
mantener las teorías clásicas, surge la pregunta: ¿como es posible establecer nuestra
descendencia de los chimpancés en tiempos recientes cuando los últimos hallazgos
de Atistralopithecus o similares ya superan los 5 millones de años?, ¿qué decir de algu­
nos supuestos restos homínidos, aun más antiguos (como la mandíbula de Lothagam,
etc.), que podrían llegar hasta los 8 millones de años?; ¿como se puede mantener esa
hipótesis cuando hasta hace tan poco tiempo se hablaba de Ramapithecus (con un míni­
mo de unos 8 millones de años de antigüedad) como del más seguro candidato a
precursor de los Australopithecus'i; ¿qué hacer con el recientemente descubierto
Ouranopithecus, de unos 9-10 Ma, más moderno que los gorilas y chimpancés?; ¿como
mantener esa hipótesis cuando el siguiente candidato de la lista, el Kenyapithecus,
que para L. Leakey y muchos otros es un verdadero homínido, y para otros el ante­
cesor común de los humanos y de los grandes simios actuales (Senut, 1997), podría
tener más de 14 millones de años de antigüedad?; ¿es que han caído en el olvido
todas las explicaciones paleomorfológicas dadas hasta la fecha para demostrar nues­
tra similitud con los huesos, mandíbulas o dientes de estas especies y, al contrario,
nuestro distanciamiento con gorilas y chimpancés?.
M.A. Edey dice al respecto “está aun el asunto de como considerar a Ramapithecus
de 8 a 14 millones de años de antigüedad, un candidato a antepasado humano”. Para
poder establecer la separación hombre-chimpancé en esos 7-8 millones de años, Edey
dice que es preciso retrasar la separación de los monos del Viejo Mundo y del Nuevo
Mundo hasta los 50 a 75 millones de años, cuando tal separación se ha venido admi­
tiendo en unos 36 millones de años. ¿Podemos admitir estas contradicciones cuan­
do, según las actuales teorías, hace 75 millones de años ni siquiera había comenzado
la gran radiación de los mamíferos?. F.C. Howell afirma “aun no conocemos el origen
de los homínidos, pero es posible que su origen se sitúe entre los 7 y 15 millones de años, y
tal vez no solo en África. Este lapso de tiempo aun no es bien conocido. Cualquiera que
40 - Las pruebas de la distancia molecular

crea que tenemos el problema resuelto se está engañando a si mismo"; y David Pilbeam
es de la opinión de que “ las especies del género Ramapithecus de África y de La India
son homínidos", apostando por la idea de que estos últimos se dividieron de los pri­
mates antropoides en el lejano pasado, hace unos 15 millones de años (Edey, 1993).

Plesiadapiformes ( (Purgatorias, Plesiadapis)

Adapiformes [ (Adapis. Notharctus)

Prosimios

{
Lemuroidea (Lémur)
(primates inferiores)
Indrioidea (Indrí)
Lorisioidea (perezoso)

Í
Omomyidae (Necrolemur)
Tarsiidae (Tarsius)

fmonos'del I Atelidae (Neosaimiri, Tremacebus)


Nuevo Mundo) 1 Cebidae (Ccillithrix)

Parapithecoidea j Parapithecidae (Apidium, Parapithecus)

^ , Cercopithecidae (macacos babuinos)


Cercopithecoidea j
Colobinae (ColubusJ

Pondaurtgia, Oligopithecus,
¡ncertae sedis
Oreopithecus

Antropoideos . . Pliopithecidae (Propliopithecus,


(primales superiores Catarrnmi Pliopithecus)
o simios) (monos del
Viejo Mundo)
Hylobatidae (gibón, siamang)

Pongidae (Procónsul, Dryopithecus,


Hominoidea
Ramapithecus)

Panidae (gorila, chimpancé)

Hominidae (Australopitecus, Homo)

Fig. 4.- Clasificación de ios primates


Evolución reoresira d¿¡ Homo sapiens - 41

No queda más remedio que reconocer que la separación hombre-chimpancé en una


época tan reciente como demuestra la biología molecular no tiene explicación posi­
ble dentro de las teorías vigentes, máxime a tenor de los recientes hallazgos fósiles de
homínidos y de Homo cada vez más antiguos.
Otro dato que llama poderosamente nuestra atención en el contexto que estamos
tratando es la aparente aparición del hombre antes que el gorila y el chimpancé en la
escala evolutiva que muestran las distancias moleculares. Si examinamos el árbol
filogenético de Morris Goodman mostrado en la figura 3, observamos que los taree­
ros están alejados de los prosimios anteriores unas 2 unidades inmunológicas, los monos
del Nuevo Mundo 3,5, los monos del Viejo Mundo unas 7,5, el orangután 9,5, el
hombre unas 10 el gorila unas 10,25 y el chimpancé unas 10,5 unidades. Es decir,
en términos de distancia molecular aparecería primero el hombre que el gorila y que
el chimpancé en la escala evolutiva. Esto puede parecer anecdótico en la filogenia con­
vencional, y de hecho, ha pasado desapercibido, pero no ocurre lo mismo en nuestro
contexto regresivo, en el cual, todo lo contrario, el chimpancé y el gorila ¡ derivarían
de una especie más avanzada que ellos!. Según esta hipótesis, el segundo cromoso­
ma humano no habría aparecido por fusión céntrica de dos de los 48 cromosomas que
presentan los gorilas y los chimpancés, sino que, todo lo contrario, estos habrían
aparecido por división de aquel (Egozcue, 1977).
V. LA REGRESIÓN DE Australopithecus

Y DE LOS PRIMEROS Homo

INDICIOS DE REGRESIÓN EN Australopithecus

En el caso de los australopitécidos la evolución regresiva o inversa es una evi­


dencia: todas las filogenias recientes apartan definitivamente a las especies clásicas
de Australopithecus de la línea evolutiva del hombre. Es decir, gran número de las
pruebas que se argumentaron en su día para justificar nuestra descendencia de
estas especies han sufrido un serio revés, pues el alejamiento de robustus o boisei, por
ejemplo, de las características humanas y su acercamiento a los antropomorfos, como
el gorila, son claras e indiscutibles. La antigüedad de uno de los últimos australo-
pitecinos robustos descubiertos en 1986, A. aethiopicus (ejemplar KN M -W T 17000)
rompía -con sus 2,5 M a- con la supuesta progresión sugerida por Johanson y White,
de la Universidad de California, desde las formas gráciles de australopitécidos
hasta las formas robustas (Alcázar et al., 1986 a). Gribbin et al. (1992), opinan
que *existe la posibilidad de que esas dos líneas de australopitecinos —A. robustus y A.
africanus—sobrevivieran y evolucionaran para convertirse en los gorilas y chimpancés
modernos”. El mismo descubridor de A. robustus, Robert Broom, quedó sorpren­
dido cuando observó que, aun siendo casi un millón de años más reciente que su
supuesto antecesor A. africanus, sus rasgos eran más primitivos: sus mandíbulas y
molares eran menos parecidos a los del hombre moderno que las del africanus y pre­
sentaba además una gran cresta en la cabeza, similar a la de los gorilas, cuya
misión es afirmar los músculos necesarios para la masticación (Fig. 5). Lo mismo
podemos decir de los australopitecos gráciles, como africanus o afarensis, con res­
pecto al chimpancé. Aunque A. afarensis aun se mantiene en la base evolutiva del
hombre de algunas filogenias por pura necesidad, veremos más abajo que también
está a punto de seguir el camino de sus congéneres. Lambert (1988) también com-
Evolución regresiva del Homo sapiens - 43

Fig. 5.- Regresión del cráneo, desde un tipo sapiens a un tipo antropomorfo, en el sentido del crecimiento alo-
métrico de sus diferentes partes: a) zona mandibular; b) protuberancia occipital; c) cresta sagital; d) arco cigo-
mático; e) arcada orbitaria; f) caninos. A: tipo sapiens; B: tipo neandertah C: tipo erectus (ambos se pueden agru­
par en el tipo neandertal-erectus); D: tipo habilis; E: tipo australopitecus grácil; F: tipo antropomorfo (chimpancé);
G: tipo australopitecus robusto (A. boisei)', H: tipo antropomorfo (gorila). En cada una de las segregaciones de
los homínidos mostradas en ei texto, un hipotético Homo sapiens ancestral pasaría por todos estos tipos hasta
dar lugar al tipo correspondiente según la duración o la intensidad de la segregación.
44 - L a regresión de Australopithecus y de los prim eras Homo

para al A. afarensis con un pequeño chimpancé erguido y a los australopitecos robus­


tos con el gorila, describiendo igualmente sus caracteres comunes como su tama­
ño, su arcada orbital y la gran cresta craneal “que servía de inserción a los fuertes
músculos m andibularesAlgunas características cromosómicas acercan al gorila más
al hombre que el chimpancé, como el cromosoma Y que es idéntico en ambos, mien­
tras que el del chimpancé difiere bastante (Egozcue, 1977).
El escaso éxito biológico de estas especies (tanto en cuanto a distribución geográ­
fica como en cuanto a tiempo de existencia) podrían confirmar la tendencia regresi­
va de esas formas extinguidas al poco tiempo de su aparición. En estas condiciones a
nadie debería extrañar que Australopithecus pueda ser considerado antecesor de gori­
las y chimpancés, tal y como parece indicar la morfología comparada, la distancia
molecular e incluso el propio registro fósil. Si algunos paleontólogos aun insisten en
negar los resultados de la biología molecular ¿donde están sus pruebas fósiles?. Sen­
cillamente no existen, pues no se han encontrado fósiles ni de gorilas ni de chimpancés
anteriores a los primeros homínidos (Gribbin et, al, 1992; Aguirre, 1995; Senut, 1997;
Pickford, 1997; Sept, 1998). Debido a esta carencia de fósiles, la paleóntologa Bri-
gitte Senut afirma que “el origen de los chimpancés y gorilas es una 'térra incógnita’ ”
(Senut, 1997). Más aun, los últimos homínidos descubiertos, con antigüedades que
ya rondan los 5 Ma, aun nos pueden aportar más pruebas de regresión, aspecto éste
que analizaremos a continuación.

INDICIOS DE REGRESIÓN EN LOS ANTIGUOS Homo

La identidad de Homo habilis no está muy clara -y en nuestro contexto aun menos-,
pues para algunos autores simplemente es un australopitécido más: según Kurtén
(1993), ambos tipos de homínidos comparten ciertos caracteres como una cara infe­
rior del cráneo plana (e imperfecta capacidad para hablar) o una tasa de crecimiento
rápida, entre muchos otros. A los primeros ejemplares descubiertos en Olduvai (ejem­
plares OH 7, OH 8, OH 13, OH 16 y OH 24, por ejemplo), se les dio el calificati­
vo de Homo, más por las herramientas encontradas -aunque estaban en estratos
diferentes- que por su propia morfología (Edey, 1993). En la filogenia comparada
de la Fig. 1 vemos que Louis Leakey, al igual que otros autores, solo reconoce a Aus­
tralopithecus boisei y agrupa a A. africanus y H. habilis dentro de la última; es de des­
tacar la precocidad de Leakey al detectar la estéril trayectoria evolutiva de homínidos
como H. erectus o el hombre de Neanderthal: para este antropólogo, el primero deri­
varía colateralmente de H. habilis, o quizás de algún antecesor común, dando lugar,
posteriormente, al hombre de Neanderthal, para extinguirse finalmente, siguiendo un
camino similar a Australopithecus (Edey, 1993).
Evolución regresiva del Homo sapiens - 45

Para Simons (1977) el parecido de H. habilis con otras especies llegaría incluso
hasta Ramapithecus, especie más antigua con la que también se han relacionado inclu­
so a los H. erectus más antiguos de Java (Sangiran 2). Este parecido se basa sobre
todo en el tamaño de los caninos de estos antiguos Homo, más grandes que en Aus­
tr a lo p ite c u s , y de los premolares. Además existe un espacio o diastema entre los
dientes, que es típico de los antropoides. Añade Simons que “los primeros fósiles del
género Homo presentan un aspecto craneal y facial que recuerda extraordinariamente a
A u str a lo p ite c u s" y concluye “Homo habilis es una especie que merece ser mejor estu­
diada. Hasta el momento los especialistas no han llegada a un acuerdo sobre los restos que
deben incluirse en esta especie. Sin embargo, parece claro que estos miembros primitivos
d e l género Homo poseían caninos e incisivos de mayor longitud que sus contemporáneos
Australopitecus" (Simons, 1977). De hecho, algunos ejemplares de habilis, como
KNM—ER 1805, descubierto en 1973 en Koobi Fora, presentan una cresta sagital
similar a la de A. boisei y a la del gorila. Otro ejemplar descubierto en Olduvai en 1986
(OH 62) presenta una mezcla de rasgos primitivos y avanzados; aunque su pequeña
estatura (105 cm.), sus largos brazos y algunos huesos del esqueleto recuerdan más a
Lucy que a habilis, algunos huesos obligan a clasificarlo dentro de esta última espe­
cie. Bernard Campbell también encuentra suficientes rasgos de habilis en los primi­
tivos erectus de Java (modjokertensis) descubiertos por Von Koenigswald en 1930, como
para incluirlo en su árbol genealógico como un Homo habilis y M.A. Edey se pregunta
¿proviene H. habilis de un Australopitecus o está él en una línea propia más antigua?
(Edey, 1993). También E.L. Simons se preguntaba: “¿si tanto los supuestos antecesores
del Australopitecus —los Ramapithecus—, como sus sucesores —Homo erectus-, eran cos­
mopolitas del Viejo Mundo (Europa, Asia, África), como esposible que estosprimeros homí­
nidos se hayan encontrado —aunque sea por el momento—tan solo en África?” (Simons,
1977). Tal parece como si los Australopitecus y los habilis africanos, por un lado, y los
primitivos modjokertensis de Java, por otro, fuesen solo reductos en franco retroceso
a partir de antecesores comunes más avanzados (Fig. 6).
Sin embargo, los homínidos encontrados en 1972 por el equipo de Richard Lea­
key al este del lago Rodolfo (ahora lago Turkana), relacionados también con H.
habilis (K N M -ER 1470) y datados originalmente en unos 3 Ma, son claramente
más progresivos que sus parientes posteriores. Estos homínidos, que ahora, dada su
diferencia con los habilis clásicos, reciben el nombre de Homo rudolfensis, superaban
al menos en 30 centímetros al A. africanus y tenían una cultura lírica más perfeccio­
nada que la posterior olduvaiense. Ardrey (1990) ha llegado a decir a propósito de este
homínido que “era probablemente tan superior en estatura y en fuerza que —tras su apa­
rición—tuvo que haber dominado toda nuestra historia evolutiva, pero nofue así, sino que
hasta desaparece de escena.... ninguno de los homínidos similares posteriores fue tan
46 •• La regresión de Austraiopithecus y de los prim eras Homo

Fig. 6.- Regresión de la apertura de las ramas mandibulares de los homínidos. A: tipo sapiens representado por
la mandíbula de Dmanisi (Georgia); B: tipo australopitecus grácil; C: tipo antropomorfo (chimpancé); D: tipo
australopitecus robusto representado por la mandíbula de A. robustus (ejemplar SK 23 de Swartkrans); E: tipo
antropomorfo (gorila).
Evolución regresiva del Homo sapiens - 47

avanzado como este y quizás sus gigantescas proporciones se hayan perdido en la hibrida­
ción con otros homínidos más pequeños". Su capacidad craneal era de 750 centímetros
cúbicos (cc. en adelante), mientras que la de los H. habilis de Olduvai —más recien­
tes- era de alrededor de 650 cc., y algunos (OH 24) no superaban los 590 cc. Se han
encontrado otros fósiles muy similares a KNM—ER 1470, cerca de donde se encon­
tró éste -m uy parecidos a los huesos de los humanos modernos - de los cuales el
más completo es KN M -ER 1481. Otro ejemplar de este tipo descubierto en Koobi
Fora (KNM -ER 1813) es muy similar a KNM—ER 1470 aunque mucho más peque­
ño y con una capacidad craneal de 510 cc.; se le atribuye una antigüedad de 1,8 Ma,
es decir menor que la de KN M -ER 1470, lo que podría ser otro indicio del retroce­
so que estaban experimentando estos homínidos. Es de destacar que tanto los sor­
prendentemente modernos rasgos de K N M -ER 1470 como su antigüedad fueron
motivo de gran controversia, dando lugar a 10 años de fuertes discusiones con el fin
de definir su edad exacta, la cual se estableció finalmente en 1,9 Ma. La redatación
de los estratos geológicos donde se encontró este ejemplar y el esfuerzo empleado en
ello (esfuerzo que no se hubiera realizado si el fósil hubiera encajado en las teorías
vigentes), ha sido para Lubenow (1992) uno de los principales desatinos de la paleo-
antropología, pues muestra cómo en muchas ocasiones se supeditan los fósiles a las
teorías establecidas más que éstas a los primeros. En cualquier caso, aunque R. Ardrey,
el propio Richard Leakey y otros se quedan con la fecha original, los 1,9 Ma de edad
ahora admitidos para H. rudolfensis bastan para avalar la clara regresión de estos pri­
meros Homo con respecto a los posteriores H. habilis y H. erectus (Fig. 7).
Pero aun existen nuevos y más recientes descubrimientos. Los últimos australopité­
cidos encontrados en Kanapoi, Kenia, como Australopithecus anamensis (KP 29281 ó
KP 29285), revelan una antigüedad de, al menos, unos 4 Ma de antigüedad, lo que ha
creado cierta competencia a A. afarensis, suscitando serias dudas sobre las relaciones de
este último con los homínidos posteriores. Algunos paleontólogos ya miran de reojo a
Lucy (una hembra de A. afarensis, AL 288—1, descubierta por Donald Johanson en 1974),
como por ejemplo RusselTutttle de la Universidad de Chicago, que desconfía de la auto­
ría de las pisadas de Laetoli al decir: “los pies de A. afarensis eran demasiado curvos y lar­
gos como para encajar en la forma de las huellas”, afirmando en consecuencia que fue
otra especie de homínido aun desconocida -en nuestro contexto, un Homo, obviamente-
la que dejó las huellas del volcán Sadiman. Por su parte, Lori Hager, de la Universidad
de California comparte estas ideas y opina que los restos de afarensis pertenecían en
realidad a dos especies diferentes, mientras que otros miembros de la Universidad de
Zurich insinúan que Lucy era en realidad un macho (Salomone, 1998). Otro reciente
hallazgo es Ardipithecus ramidus (ARA—VP, zonas 1, 6 y 7), descubierto entre 1992 y
1993 en Aramis, Etiopía, al que se le achaca una antigüedad de unos 4,4 Ma. Presenta
48 - La regresión de Austraíopithect« y de los prim eras Homo

unos dientes y una capa de esmalte más parecida a la del hombre actual que la de los
demás australopitecinos, característica tan especial que ha servido para proponer el nuevo
género, apartando así a todos los australopitecinos, incluido afarensis, de la línea evolu­
tiva humana. Tim White, uno de sus descubridores, solo ve en contra de esa propues­
ta, el enorme hueco que quedaría entre Ardipithecus y los primeros Homo admitidos,
mientras que Peter Andrews insiste en que puede ser la única especie en la línea direc­
ta hacia el hombre (Salomone, 1998). Como decíamos al principio, los hallazgos se suce­
den sin tregua para el paleoantropólogo que ve descomponerse, día a día, todas las filo­
genias propuestas. Australopithecus bahrelghazali, por ejemplo, es otra especie encontrada
en el Chad, aún en estudio, que también presenta substanciales diferencias con respec­
to al resto de australopitecinos, y A. garhi es otra de las últimas “sorpresas” de este “pro­
metedor” grupo de homínidos.
Pero además, algunos autores relacionan a los primeros homínidos de Kanapoi (las
primeras publicaciones del húmero KP 271, descubierto en 1965, le describían
como “prácticamente humano”) con los primeros Homo, aspecto este que sería defi­
nitivo -de confirmarse—para la hipótesis regresiva. Para Brigitte Senut “los primeros
Homo serían antiguos, de unos 3 Ma, y su ancestro directo de alrededor de unos 4 Ma,
con la presencia en Laetoli, Hadar, Kanapoi y Allia Bay, del célebre Praeanthropus afri-
canus (^Australopithecus anamensis= Australopithecus afarensis pro parte)” (Senut, 1997).

Fig. 7.- Regresión del cráneo desde los antiguos Homo habilis a los posteriores Homo erectus. A: Homo habilis
de Koobi Fora, Kenia (ejemplar KNM-ER 1470), ahora denominado Homo rudoífensis, datado inicialmente en
unos 3 Ma y actualmente en 1,9 millones de años; B: Homo erectus de Koobi Fora (ejemplar KNM-ER 3733),
ahora denominado Homo ergaster, de 1,6 Ma; C: Reconstrucción del cráneo del hombre de Pekín (antes Sinan-
thropus pekinensis), de unos 400.000 años. El primero, con un contorno del cráneo más redondeado, resulta
más moderno que los restantes, los cuales presentan una mayor protuberancia occipital, esbozo de cresta sagital
y fuertes arcadas supraorbitarias.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 4 (J

Antes de continuar con la hipotética regresión de otras especies de Homo convie­


ne llamar la atención sobre dos aspectos que ya han salido a relucir. Uno concierne a
la frecuente aparición simultánea de miembros progresivos y regresivos de una -apa­
rentemente- misma especie. Es lo que acabamos de ver tanto con los homínidos de
4-5 Ma como con los homínidos de 2-3 Ma, y es lo que continuaremos viendo en
sucesivos capítulos. El otro aspecto concierne a la aparente reducción progresiva del
tamaño corporal lo cual, en nuestro contexto regresivo, merece un capítulo aparte.
VI. TAMAÑO, FORMA Y EVOLUCIÓN

Una de las principales características capaces de dar lugar a la que en este trabajo
llamamos línea principal progresiva o tronco principal progresivo, del cual derivarían
-por regresión- la mayor parte de fósiles conocidos, capaz también de explicar el bipe-
dismo y la vida en tierra firme —un carácter muy desventajoso en la naturaleza
(Lovejoy, 1989)- puede haber sido un gran tamaño corporal y una considerable
fuerza, similar a la del actual gorila. Esto permitiría paliar las desventajas propias de
la escasa velocidad y de la consiguiente gran vulnerabilidad.
Pirlot (1976) observa que la evolución de la inmensa mayoría de grupos zooló­
gicos y vegetales va acompañada de un aumento de tamaño (Regla de Cope), tal
como ha sucedido con los dinosaurios del Jurásico (Benton, 1991), los mamíferos
Cenozoicos (Melendez, 1995), los peces del Devónico (Wood etal., 1993), los inver­
tebrados o incluso las plantas (Valentine, 1979). Pirlot observa este aumento lo
mismo en marsupiales que en équidos, en rinocerontes, cetáceos, camélidos, jiráfi-
dos, primates, etc., anotando que esta progresión casi siempre va seguida de la dis­
minución de tamaño o de la extinción de la especie o del grupo entero. Observa
también una correlación entre la talla y la forma y entre aumento de tamaño y el
aumento de la complejidad de las estructuras morfológicas. Algunos autores supo­
nen que el crecimiento de los metazoos y las plantas superiores, la agregación de
organismos para formar masas o la integración de organismos sociales es ventajoso
para los individuos, por alcanzarse un mayor tamaño absoluto que es metabólica-
mente más eficiente: los organismos más grandes consumen menos energía por uni­
dad de masa y el animal de mayor tamaño tarda más en fatigarse. Un tamaño mayor
es termodinámicamente más estable al reducir la energía de superficie lo que
causa, por ejemplo, el crecimiento de los cristales (López etal., 1994).
En el caso de los australopitecinos, tanto las formas gráciles (afarensis, africanus)
como las robustas (aethiopicus, boisei y robustus) parecen seguir esa misma norma.
Evolución regresiva del Homo sapiens - I

Así por ejemplo, aunque no necesariamente tienen por qué encontrarse en la misma
línea evolutiva, el Australopithecus anamensis parece haber sido más alto que A. afa-
rensisy éste que A. africanus, al igual que el A. aethioptcus fue más robusto que A.
boisei y éste que A. robustus. El que la capacidad craneal de aethiopicus sea menor
(410 cc.) que la de boisei (530 cc.) puede entenderse -en nuestro contexto regresi­
vo—como pertenecientes a líneas filogenéticas separadas, aunque fuertemente rela­
cionadas. Ya hemos visto también que los homínidos encontrados al este del lago
Rodolfo era considerablemente más alto y robusto que los australopitecinos gráciles
y que los posteriores habilis. En los siguientes capítulos veremos que esta reducción
del tamaño se repite el caso de H. erectus, de los póngidos miocénicos [Proconsul mojor,
Gigantopithecus, algunas especies de Dryopithecus o Sivapithecus, etc.) o de los anti­
guos lemuriformes, cuyos fósiles superaban en tamaño a las actuales -y diminutas-
especies supervivientes; algunas especies, como Archaeoindris, con unos 180 kilogra­
mos de peso, llegó a alcanzar el tamaño de un gorila (Tattersall, 1993). Las ventajas
de un progresivo aumento de tamaño corporal en una línea filética se relacionan con
la mejora de la homeotermia (Margalef en Wagensberg et al., 1998), con la defensa,
una mayor velocidad en cuadrúpedos (caballos), una mayor longevidad, mejor efica­
cia digestiva o cerebral, etc. (Pirlot, 1976).
La reducción de tamaño podría ser, por tanto, un indicio de regresión hacia
situaciones primitivas, no solo en tamaño sino también en forma y estructuras y
quizás una tendencia a determinados tipos de especialización que concluirían con
la extinción de la especie. Precisamente, los primates actuales más alejados del hom­
bre (titis, monos, prosimios) son de pequeño tamaño y están muy adaptados a la
vida arborícola o nocturna, encontrándose muchos de ellos actualmente en peli­
gro de extinción. Aun a pesar de que hablamos de la estabilidad termodinámica
de los organismos de gran tamaño, los mismos autores citados más arriba (López
et al., 1994) creen que el aumento de tamaño implica un aumento de compleji­
dad y un aumento de la superficie interna de los diferentes órganos “que llega a
suponer un mayor desequilibrio termodinámico... y un alto coste energético, no gasta­
do en metabolismo sino en construcción Esta “construcción” tiene lugar principal­
mente durante la ontogenia, fase del desarrollo donde se produce la mayor entro­
pía (como veremos) y la más relacionada con la filogenia. Bien podríamos decir
que las primeras fases del desarrollo tienden termodinámicamente a la reducción
de complejidad y a la reducción del tamaño, lo que estaría totalmente de acuerdo
con la tendencia regresiva que proponemos. Las filogenias progresivas (en cuanto
a tamaño o complejidad) serían lo improbable (posibles tan solo mediante un mayor
aporte energético durante las fases iniciales del desarrollo) y las filogenias regresi­
vas lo probable y lo esperado.
52 - Tamaño, forma y evolución

Así pues, el aumento de tamaño puede ser beneficioso hasta cierto momento en
el que se vuelve negativo; como dice Margalef: “si aumentara hasta dimensiones que
implican dificultades mecánicas o que son imposibles de sustentar con los recursos dispo­
nibles” (Wagensberg et a i, 1998) o si una excesiva especialización conduce a la espe­
cie a una reducción de variabilidad genética y a la entrada en un “callejón sin salida",
en palabras de Mayr (1979). Es lo que podría haber pasado, por ejemplo, con
Gigantopithecus, el mayor primate que jamás haya existido, el cual llegó a alcanzar
los 3 metros de altura.
Esta especialización, y el perjuicio derivado para la especie, no solo afectaría al
tamaño general sino al tamaño de cualquier carácter en particular como ha sucedido
con la cornamenta’de Megaceros, ciervo gigante del Pleistoceno o los grandes caninos
del carnívoro, también Pleistoceno, Smilodon, y muchos otros. La línea de los équi­
dos ha evolucionado desde especies muy pequeñas hasta los actuales Equus, en una
especie de linealidad filogenética que Pirlot (1976) describe como una canalización
o restricción de la variabilidad genética alcanzada al favorecer determinados caracte­
res selectivos. En esas condiciones, el grupo puede tornarse muy vulnerable cuando
las condiciones ambientales cambian drásticamente o cuando una población se dis­
grega de la población original.
El mismo autor observa que la variabilidad en las grandes líneas filéticas se encuen­
tra muy reducida (caso del caballo actual) y que el agotamiento natural de la variabi­
lidad puede constituir una de las normas generales de la evolución. Creo que es legí­
timo en este caso hablar de regresión genética general, lo que, junto con la posible
preponderancia de mutaciones desventajosas ya citada, concuerda con lo esperado
según la segunda ley de la termodinámica. El caballo actual podría encontrarse en la
cima del progreso de su línea evolutiva, aunque próximo al retroceso, si es que éste
no ha comenzado ya. Según Pirlot, la progresión de un carácter (el tamaño por
ejemplo) o del conjunto de caracteres que configuran la especie (la forma), y su pos­
terior regresión, puede entenderse como la transformación de una opción ventajosa
en desventajosa cuando se traspasa cierto umbral máximo (Pirlot, 1976).
En nuestra hipótesis sobre la regresión de los primates admitiremos una lineali-
dad progresiva en tamaño y forma constante hasta el Pleistoceno (el “progreso absolu­
to" de los primates), a lo largo de la cual se disgregarían otras líneas secundarias que
entrarían en regresión y constituirían la inmensa mayoría de las formas de primates
que hoy conocemos. Las líneas segregadas más recientemente (desde hace unos 5 ó 6
millones de años) irían en regresión desde un tipo sapiens a un tipo antropomorfo pasan­
do por todas las formas de homínidos conocidas (ver Fig. 5). Teniendo en cuenta la
coincidencia de muchos caracteres de erectus y Neanderthal, así como el carácter regre­
sivo de ambos y que algunos erectus parecen incluso más avanzados que algunos nean­
Evolucii'm regresiva del Homo sapiens - 55

dertales, se puede crear un único tipo neandertal—erectus que reúna a ambos y que
incluya los caracteres comunes tales como un cráneo largo y bajo, una frente inclina­
da, fuerte arcada supraorbitaria, protuberancia occipital, etc. En todos los casos podría­
mos hablar de un tipo progresivo y otro regresivo, según el grado de alejamiento del
tipo sapiens original.
En la morfogénesis, el prognatismo podría ser más probable que el ortognatismo.
Se ha comprobado que el abombamiento de muchos organismos (equinodermos, fora­
miníferos, etc.) proviene de la acción de fuerzas compresivas en el interior de un
fluido, que devienen tensionales en la membrana elástica que lo limita. Una mem­
brana isótropa que encierra un líquido forma una esfera al aumentar la presión
interna (como se puede observar con un globo), mientras que si la membrana es ani-
sótropa (por ejemplo, si es más gruesa en una zona que en otras) la forma esférica se
pierde y el globo toma forma de pera. Al continuar inflando el globo se tiende de nuevo
a la forma esférica lo que, según De Renzi (1997), resulta clave para comprender
muchas alometrías y multitud de aspectos de la forma animal a diversas escalas. Este
ejemplo podría ser un indicio de que las reglas mecánicas que fundamentan la mor­
fogénesis (de las que hablaremos más ampliamente al tratar de la evolución epigené­
tica) favorecen las fuerzas centrífugas o expansivas frente a las centrípetas, lo que pare­
ce obvio no solo entre los seres vivos (el prognatismo, por ejemplo, es predominante
entre los vertebrados) sino también en el mundo físico.
El máximo tamaño corporal de los homínidos podría haberse alcanzado a comien­
zos del Pleistoceno, o aun en tiempos más recientes, entrando en regresión desde enton­
ces, al tiempo que otros caracteres seguirían su progreso como el comportamiento,
el principal rasgo de la hominización, del que hablaremos más adelante. Serían pre­
cisamente esas nuevas habilidades adquiridas (sociales y culturales) las que permiti­
rían la reducción del tamaño corporal (y con éste, de sus ventajas, sobre todo las defen­
sivas) sin abandonar la línea progresiva principal.
VII. LA REGRESIÓN DE
Homo erectus y NEANDERTHAL

NEANDERTHAL: UN CASO TERMINAL

Hace unos años hubieran hecho falta ríos de tinta para apartar a Neanderthal de
nuestra línea evolutiva. Hoy ya no hace falta, pues con los citados descubrimientos
de Saint—Césaire, Zafarraya, Skhul o Qafzeh, casi todos los paleontólogos coinciden
en señalar que Neanderthal fue una línea colateral a la nuestra (Stringer, 1993; Dia­
mond, 1994; Mellars, 1998). Algunas fuentes que hacen provenir al hombre moder­
no de los neandertaloides africanos, quizás por seguir situando nuestro origen en África,
no parecen tener en cuenta que esas formas pertenecen a los neandertales más primi­
tivos. Mientras que el esqueleto de algunos neandertaloides de hace unos 200.000
años parece totalmente humano, el de los neandertales posteriores es mucho más robus­
to, con un peso medio de unos 100 kg., paticorto y con una cadera extremadamen­
te ancha que origina una postura patizamba poco ventajosa desde el punto de vista
mecánico (Kurtén, 1993). Para Ardrey (1990), como para muchos otros autores, Nean­
derthal no solo no avanza ni física ni culturalmente sino que incluso retrocede,
asunto ya admitido de modo general, por lo que no merece más discusión. Existe
una interesante secuencia fósil en el yacimiento de Monte Carmelo, en el que O.
Bar-Yosef y B. Vandermeersch encuentran que el H. sapiens moderno precede al hom­
bre de Neanderthal siguiendo una pauta de vida similar durante unos 60.000 años, a
la que siguió la conocida revolución cultural del hombre de Cromagnon, la cual aun
carece de una explicación convincente (Bar-Yosef et al., 1993).
Aprovecharemos aquí la ocasión para abordar otro de los mitos de la hominiza-
ción como es el pretendido aumento progresivo del tamaño cerebral y su correlación
con el desarrollo cultural. Siempre se ha admitido que una mayor capacidad craneal iba
acompañada de una mayor capacidad para fabricar herramientas, lo que a menudo
Evolución regresiva del Homo sapiens - 55

ha servido para relacionar los fósiles y los útiles cercanos encontrados. Pues bien, la
capacidad craneal alcanzada por Neanderthal (y algunos H. erectus) llegó hasta cerca de
los 1.800 cc., con una media de unos 1.600 cc. en los varones, cuando la del hombre
moderno apenas supera los 1.450 cc. El apartar al Neanderthal de la línea evolutiva
humana, como sucede en casi todas las modernas filogenias, echa por tierra definiti­
vamente este mito, pues eso significa que un mayor cerebro no implica éxito evoluti­
vo. Por contra, en el caso de la evolución del tamaño cerebral, debemos hablar de regre­
sión más que de progresión tal y como ha sido recientemente demostrado por Martín
(1994), el cual, calculando el volumen relativo —y no el absoluto como se venía hacien­
do- encontró que “los cambios de mayor alcance experimentados en la sociedad humana
han ido acompañados del descenso progresivo del tamaño de nuestro cerebro”. Según este
autor, ni los grandes antropomorfos son los que tienen el cerebro más grande (ese récord
lo tiene Cebus o mono capuchino del Nuevo Mundo), ni el de los prosimios es mayor
que el de los monos (el lémur Daubentonia o Aye-Aye tiene un volumen cerebral
relativo similar a estos), ni la aparición de herramientas estuvo ligada a un momento
histórico de aumento cerebral de los homínidos. Por si fuera poco, la pretendida evo­
lución cerebral del Homo sapiens reciente no solo es también incorrecta sino que es
donde más se aprecia la regresión cerebral como veremos al tratar de la hipotética regre­
sión del hombre moderno. Neanderthal es el más claro ejemplo de regresión tanto en
cuanto a su cultura lítica, más retrograda que la anterior achelense, como en cuanto a
su anatomía pues los primeros neandertales, anteriores a la glaciación del Würm, eran
de apariencia más moderna que los posteriores clásicos neandertales (Ardrey, 1990),
aspecto este que se detallará en el siguiente apartado.

LA REGRESIÓN DE Homo erectus

Los mismos argumentos que se esgrimen para apartar al Neanderthal de la línea evo­
lutiva del hombre actual (su coexistencia en épocas recientes), sirven ahora para apar­
tar también al H. erectus, pues las redataciones de los fósiles de Ngandong (Java) le
confieren una edad de alrededor de 40.000 años, lo que también le hace contemporá­
neo de Homo sapiens, aumentando la improbabilidad de que éste derive de aquel. Por
el momento ya ha sido apartado de nuestra línea evolutiva el H. erectus asiático, pues
“fue una especie de vía muertapaleoantropológica... quepodría haber corrido la misma suer­
te que los neandertales europeos: la extinción a manos de los H. sapiens” (Tattersall, 1997)
La regresión de los homínidos pliocénicos podría haberse producido a través de
varias segregaciones continuas a partir del tronco principal progresivo, desde hace alre­
dedor de 5 Ma. En cada una de estas segregaciones veremos que los primeros fósiles
conocidos son más modernos que los posteriores, lo que demuestra su regresión. Las
56 - La regresión Horno erectus y N eanderthal

dos primeras segregaciones corresponderían a los australopitecinos y habilis, ya trata­


dos, las cuales culminarían con la aparición del gorila y el chimpancé en tiempos recien­
tes. Las siguientes corresponderían básicamente al H. erectus y al hombre de Nean­
derthal de los que trataremos más ampliamente a continuación.

3a segregación pliocénica

Los restos de H. erectus más antiguos encontrados hasta la fecha tienen alrede­
dor de 2 millones de años y se corresponderían con una tercera segregación plio­
cénica, cuyo principal representante —por ahora conocido—podría ser el denomi­
nado chico de Turkana (K N M -W T 15000), el cual presenta algunos rasgos más
modernos que sus descendientes africanos. Este espléndido esqueleto encontrado
en Kenia, prácticamente entero, tiene una antigüedad de 1,6 millones de años y
una capacidad craneal de 880 cc. Con una edad de unos 12 años y una estatura
de 1,60 metros, se estima que de adulto podría haber alcanzado una talla de 1,85
metros y un cráneo de casi 1.000 cc. Un fósil similar es K N M -ER 3733, encon­
trado en Koobi Fora (Kenia), también de 1,6 Ma y unos 850 cc. de capacidad
craneal. Otros Homo erectus africanos posteriores presentan algunos caracteres más
primitivos que los anteriores, con representantes como OH 9 de Olduvai, con unos
1.200 cc. de capacidad craneal y una antigüedad de 1,2—1,4 Ma, y OH 12, des­
cubierto en la misma localidad, con una capacidad craneal de unos 750 cc. y
unos 600.000 a 800.000 años de edad. A excepción de algunos rasgos del cráneo,
el esqueleto del chico de Turkana es como el nuestro y su estatura aun superior, lo
que, por otro lado, supuso un nuevo contratiempo pues siempre se ha asumido que
el H. erectus era más bajo que el H. sapiens. Para Ian Tattersall: “el chico de Turka­
na es una especie claramente como nosotros y con sus extremidades largas y delgadas se
parece más a la gente que hoy vive en climas cálidos” (Tattersall, 1997). Otro homí­
nido de dudosa identidad es el encontrado en Dmanisi, antigua república soviéti­
ca de Georgia. Su edad podría ser de hasta 1,8 Ma, es decir, aun más antiguo que
los primeros erectus africanos, y su mandíbula, diferente de la de Mauer, sugiere
características primitivas a algunos autores (De Bonis, 1994). Para otros, sin embar­
go, varios rasgos dentales y mandibulares les sugieren una edad más reciente y para
otros autores esta mandíbula presenta afinidades con la del H. ergaster africano
(Bermúdez, 1998). Clasificado primero como H. erectus se duda ahora de donde
incluir a este homínido (De Bonis, 1994), pero, a tenor de las fotografías de la man­
díbula (tomadas de Tattersall, 1997) su apariencia no solo parece moderna sino
que apunta incluso a la presencia de un mentón, carácter que solo aparece en el
Homo sapiens moderno (ver Fig. 2).
Evolución regresiva tleí Homo sapiens - 57

Sin embargo, también se han encontrado formas de erectus -de similar antigüe­
dad—claramente más primitivas que las anteriores (algunas relacionadas con Homo
habilis o con Australopithecus), como los desconcertantes homínidos de Djetis
(Java), cuya antigüedad podría rondar también los 1,8 Ma. Entre estos tenemos el
pithecanthropus IV (Sangiran 2), con una capacidad craneal de 780 cc., el cual pre­
senta un diastema como vi. afarensis-, los enigmáticos Meganthropus, grandes homíni­
dos con caracteres intermedios entre los H. erectus y los A. robustus-, el Homo modjo-
jcertensis, al que también se ha relacionado con los //. habilis africanos y con los
australopitecinos (Kurtén, 1993). Algunos autores asignan a este último una anti­
güedad de 1,6 a 2,2 Ma (Alcázar et al., 1986 b). Sin embargo, es el más parecido a
Homo y algunos autores lo incluyen en la base de la fdogenia del hombre actual.
También podríamos incluir aquí a otros homínidos encontrados en China como los
de Longgupo (1,6 a 1,8 Ma), muy parecidos a los de Djetis; los de Lantian (entre
800.000 años y 1,8 Ma) y algunas otras formas primitivas.
Es hora de explicar la relativa contemporaneidad de formas emparentadas moder­
nas con otras más primitivas, en función del momento de segregación del grupo
progresivo principal: los erectus progresivos que acabamos de ver corresponderían a
una segregación iniciada hace unos 2 Ma, mientras que los erectus regresivos con­
temporáneos a aquellos (incluidos el H. habilis clásico y algunos australopitecinos,
sobre todo las formas robustas) corresponderían a una anterior segregación, acaecida
hace quizás unos 3,5 Ma. Del mismo modo, las formas progresivas de ésta última
época estarían relacionadas con H. rudolfensis, mientras que las formas regresivas con­
temporáneas (australopitecinos gráciles principalmente) pertenecerían a una ante­
rior segregación iniciada a principios del Plioceno

4a segregación

La siguiente segregación podría corresponder a ciertas formas fósiles de erectus


fechadas entre 1 millón de años y 300.000 años. Entre los restos progresivos de esta
segregación —esto es, los más próximos a la especie original- tendríamos las robustas
mandíbulas de Ternifine, Argelia, grandes mandíbulas con grandes dientes que po­
drían tener más de 700.000 años de edad, asociadas al Atlanthropus mauritanicus y a
la industria achelense africana; el hombre de Atapuerca (Burgos), el cual, con sus
790.000 años, podría ser uno de los primeros europeos; el hombre de Heidelberg, Ale­
mania (de 500.000 a 700.000 años), cuyos dientes eran prácticamente humanos; los
fósiles de Boxgrove (Inglaterra), con unos fragmentos de tibia que parece totalmente
humana y que podría tener cerca de 600.000 años, etc. Algunos restos más antiguos,
como unos dientes encontrados en Checoslovaquia, podrían tener una antigüedad
58 - La regresión Homo erectus y N ean derth al

de un millón de años. Algunos de estos homínidos, cuya capacidad craneal alcanzó


los 1.500 cc., han sido tradicionalmente clasificados como Homo sapiens “arcaicos”,
pues presentan una amalgama de caracteres intermedios entre los erectus clásicos, los
neandertales y el hombre moderno. Ahora tienden a clasificarse con el antiguo nom­
bre de Homo heidelbergensis, y a considerarse, tal como sucede con los erectus asiáti­
cos, una rama muerta de erectus europeos (Tattersall, 1997).
Por otro lado, mientras que estas formas presentan muchas semejanzas con el hom­
bre actual, los fósiles posteriores -aunque también con una amalgama de caracteres
intermedios- parecen más primitivos, pudiendo citar entre éstos a los erectus clási­
cos, con capacidad craneal entre 850 y 1.225 cc., tales como el Sinanthropuspeki-
nensis u hombre de Pekín (Zhoukoudian), con una edad de 300.000 a 500.000 años;
los cráneos de Yunsien (China), con unos 350.000 años; o, aunque de difícil datación,
el mismo Pithecanthropus u “hombre de Java” el primer fósil de erectus encontrado que
dio nombre a la especie, y cuya edad podría rondar los 500.000 años. Destaca el hecho
de que entre los restos de Pithecanthropus aparecieron mezclados, como en muchos
otros casos (Kanapoi, Saint Cesaire, Krapina, etc.), restos más modernos (en este
caso un fémur encontrado a pocos metros del conjunto principal) que algunos auto­
res atribuyen a Homo sapiens. Entre los restos africanos tendríamos, por ejemplo, los
restos de Bodo, en Etiopía, con unos 400.000 años de antigüedad y entre las formas
europeas tendríamos a los erectus de Tautavel (Francia), con unos 400.000 años; los
de Vértesszollós (Hungría), con unos 350.000—400.000 años; Petralona (Grecia), con
unos 300.000 años; y algunos homínidos de Atapuerca de alrededor de 320.000 años.
Los homínidos de Vértesszollós podrían encontrarse a medio camino entre las for­
mas progresivas y las regresivas citadas, pues mientras su morfología parece avanza­
da, con individuos robustos y cráneos superando los 1.500 cc. (Lambert, 1993), su
industria parecía más primitiva que la de sus antepasados (White et al., 1988). Lo
mismo podríamos decir de los cráneos chinos de Yunsien, que presentan caracteres
intermedios entre erectus y el hombre actual, o de los restos de Petralona, a veces
considerados como pertenecientes a un Homo sapiens arcaico.
Un interesante ejemplo de la secuencia regresiva de los erectus de este período lo
encontramos en el español yacimiento de Atapuerca donde se han encontrado fósiles
tanto de 800.000 años (en la Gran Dolina), como de 320.000 años (Sima de los Hue­
sos). Mientras que algunos caracteres de los más antiguos parecen primitivos, como la
frente huidiza, otros caracteres, como la cara, parecen totalmente modernos (Kun-
zig, 1998). Se dice que estos homínidos, entre los que destacan los restos de un niño
de unos 11 años, tenían la mandíbula de un heidelbergensis, los premolares del ergas-
ter y la cara de un sapiens. Para Bermúdez (1998), los homínidos del nivel T D 6 de
Gran Dolina presentan, en relación con los H. ergaster africanos, una reducción del
Evolución regresiva del Homo sapiens - 59

tamaño del M3 y canino inferiores, un aumento del diámetro bucolingual del MI


inferior, una elevación y arqueamiento de la escama temporal, una gracilización de la
mandíbula expresada por la ausencia de prominencia alveolar y la reducción del
espesor del cuerpo mandibular, así como un incremento significativo de la capacidad
craneal. Todo esto lleva a decir a Bermúdez de Castro que “la presencia de estos y otros
rasgos en los restos humanos de TD 6 indica una clara progresión de estos homínidos en rela­
ción a H. ergaster”. Tan diferente les pareció este homínido al equipo que investiga este
yacimiento que han propuesto una nueva especie denominada Homo antecessor, la cual,
para algunos investigadores, como Chris Stringer, podría estar en la línea evolutiva
que conduce al hombre actual. Pero, mientras que algunos rasgos (morfología de los
premolares inferiores, posición de la línea milohioidea o cierta expansión del tamaño
de la dentición anterior) de estos ejemplares les relacionan filogenéticamente con H.
ergaster y recuerdan al chico de Turkana, los ejemplares de la Sima de los Huesos,
todo lo contrario, presentan rasgos más primitivos (Arsuaga, 1998), asemejándose más
a los erectus de Pekín, lo que les aparta -según Stringer- de la línea evolutiva huma­
na. Con todo, ciertos caracteres encontrados entre algunos de éstos homínidos (como
la gran pelvis de un individuo al que ya se le conoce como “Elvis”), posiblemente empa­
rentados con los homínidos de Heidelberg, demuestran que eran mucho más corpu­
lentos que el hombre actual, con un peso de unos 100 kilogramos y una altura de hasta
1,80 metros. Otros yacimientos con restos líricos prueban la presencia de homínidos
en Europa hace alrededor de un millón de años, como Vallonet y Soleilhac (Fran­
cia), Monte Poggiolo (Italia), Karlich (Alemania) o Korolevo (Ucrania), por lo que
habrá que esperar a que nuevos datos (más antiguos que los de TD6) confirmen la
regresión propuesta para los homínidos de este período.

5a segregación

Una siguiente segregación podría haber tenido lugar hace unos 400.000—300.000
años. Entre las variedades progresivas tendríamos al hombre de Swanscombe (Ingla­
terra), con una antigüedad de unos 380.000 años y con unos 1.325 cc. de capacidad
craneal, y al hombre de Steinheim (Alemania), con una edad de unos 320.000 años
y unos 1.150 cc. de capacidad craneal. Ambos presentan caracteres progresivos, como
la zona posterior del cráneo redondeada, que en su día sirvieron para clasificarles como
hombres prácticamente modernos. Es por este motivo que algunos autores los clasi­
fican como Homo sapiens steinheimensis. Otros restos más recientes, con edades com­
prendidas entre los 200.000 y los 100.000 años, y con caracteres intermedios entre
el H. erectus y el hombre moderno, poseen, sin embargo, algunos caracteres más arcai­
cos que los anteriores. Tenemos entre estos, varias formas africanas como el hombre
60 - La regresión Homo erectus y N eanderthal

deRodesia u hombre de Broken H ill (Zambia), con una capacidad craneal de 1.280 ce.;
el hombre de Saldanha o el hombre de Hárd, todos ellos rondando los 100.000 años.
Entre las formas asiáticas tenemos al hombre de Solo (Java), que podría tener unos
200.000 años o los fósiles de Maba (China), con unos 125.000 años. No obstante
-y como ya dijimos en el apartado anterior-, la amplia y desconcertante mezcla de
caracteres encontrados permite considerar algunas de las formas citadas como inter­
medias o incluirlas incluso entre las progresivas (como el hombre de Rodesia al que
algunos consideran un Homo sapiens arcaico).

6a segregación

Los neandertales clásicos serían el resultado de una última segregación, cuya regre­
sión figura entre las más claras y admitidas (Axdrey, 1990). Se admite la existencia de
dos tipos de neandertales, los llamados neandertales progresivos, de hace unos
200.000-100.000 años, y los neandertales regresivos posteriores. Entre los primeros
tendríamos a los neandertales europeos de Saccopastore (Italia), con unos 120.000
años; los de Fontechevade (Francia), con unos 100.000 a 400.000 años y unos
1.470 cc. de capacidad craneal; los de Krapina (Krapina A) (Yugoslavia), con unos
100.000 años; o los de Ehringsdorf (Alemania), con unos 1.450 cc. de volumen cra­
neal y una posible edad -aunque incierta- de unos 200.000 años. Podríamos incluir
entre estas formas progresivas a los neandertaloides no europeos como los africanos
de Orno—Kibish (Etiopía) (Orno I y III) o Florisbad (Sudáfrica), con edades de alre­
dedor de unos 100.000 años; los del Cercano Oriente, como la llamada mujer de Gali­
lea (Zuttiyeh, Israel), de unos 105.000 años de edad, Qafceh (Israel), con unos 90.000
años, Skhul (5 y 6), también en Israel, con unos 80.000 años, o Shanidar (Iraq), con
unos 70.000 años. Las formas progresivas de esta época podrían sobrepasar incluso a
la anatomía neandertaloide para acercarse más a la del hombre moderno, encontran­
do formas como las de Orno, Border Cave, Mumba Rock Shelter, etc., en África (entre
80.000 y 130.000 años); Wadjak I y II en Indonesia (unos 100.000 años); Skhul o
Qafzeh y otras en Israel (unos 100.000 años), etc.
El resultado final de esta segregación serían los recientes neandertales clásicos euro­
peos, como Neander (Alemania), con unos 40.000 años de edad, La-Chapelle—Aux—Saints
(Francia), unos 60.000 años y 1.620 cc. de capacidad craneal, La Quina (Francia),
unos 35.000 años, Monte Circeo (Italia), unos 45-000 años, etc. Curiosamente
algunos de los neandertaloides no europeos más recientes, como los de Tabun (Isra­
el), con unos 40.000 años, y los de Amud, con unos 28.000 años, así como algunos
individuos de los enclaves israelitas citados, no son formas progresivas como sus
antecesores de la misma zona, sino que son formas regresivas como los neandertales
Evolución regresiva del H o m o sapiens - 61

europeos, lo que prácticamente viene a confirmar las regresiones propuestas. Lo mismo


se observa con algunos neandertaloides africanos, como los de Libia, que tienen una
antigüedad de unos 45.000 años. Algunos restos del lejano Oriente (China) o del
Africa subsahariana aun no son bien conocidos para incluirlos entre las formas pro­
gresivas o regresivas (Fig. 8).
Así pues, en todos los casos citados podemos observar la citada regresión del tama­
ño corporal o cerebral. Así sucede con el chico de Turkana\ los Meganthropus o
gigantes de Java, el hombre de Heidelberg, cuya mandíbula (mandíbula de Mauer) se
consideró en un principio “demasiado grande para pertenecer a un humano” (White et
al., 1993 ), e incluso los neandertales, más robustos que el hombre actual. Esta robus­
tez acompañó incluso a nuestros más recientes antecesores los hombres de Cromag-
non. Como hemos visto, en algunos casos (las formas progresivas tanto de la segre­
gación de hace 1 Ma como esta última de los neandertales) la capacidad craneal alcanzó
o superó los 1.500 cc. disminuyendo en las formas posteriores. Si !a hipótesis regre­
siva es correcta, la capacidad craneal de nuestros antecesores progresivos pliocénicos
podría haber sido superior a las mayores encontradas, las cuales rondan los 1.800 cc.
Evidentemente, para aceptar estas segregaciones no solo deben encontrarse formas
similares al tipo erectus o al tipo neandertal tan antiguas, por lo menos, como los
Australopitecus más antiguos, sino también auténticos sapiens con unos 5 Ma de anti­
güedad. La idea es temeraria, según las actuales teorías, pero no hay que olvidar que
la idea ya ha sido insinuada en anteriores ocasiones (Constable, 1993) y que crecen
los indicios que apuntan a esta idea. En nuestro contexto deben cobrar nuevo prota­
gonismo algunos restos americanos, aparentemente modernos, como los de Califor­
nia (50.000 a 70.000 años) o Brasil (200.000 años), a menudo olvidados por no enca­
jar bien en las teorías vigentes (Font, 1981; Mohen, 1992; Claiborne, 1993). Los
hallazgos atribuidos a Homo cada vez se pueden atrasar más en el tiempo (Semaw,
1997) y son muchos los autores que le atribuyen, una antigüedad de unos 3 millo­
nes de años (Kimbel, 1997) y hasta de 4 millones de años o más (Kurtén, 1993).
Para Brigitte Senut “si los australopitecinos están presentes desde los 4,5 Ma, la de los hom­
bres no es quizás menos antigua.... Un ser mucho más humano —que los Australopite­
cus—estaba presente en África oriental en ésta época como testimonian las huellas de Lae-
toliy los restosposteraneanos descubiertos en Kanapoiy H adar’ (Senut, 1997).
Son precisamente estos restos (huellas de Laetoli, de 3,6 Ma; homínido de Kana­
poi, KP 271, de más de 4 Ma; mandíbula de Lothagam, de más de 5,5 Ma; homínido
ele Lukeino-, etc.) los que podrían estar indicándonos que ya estamos muy cerca de la
prueba definitiva. Aunque la mandíbula de Lothagam, encontrada en 1967 en Africa
oriental, ha sido atribuida, en ocasiones, a Australopitecus afarensis, a la que “se tiende
a atribuir todas las piezas fragmentarias comprendidas entre los 10 y los 4 Ma!’ (Senut,
62 - La regresión Homo erectus y N eanderthal

Fig. 8.- Segregaciones de Homo. El retroceso de Homo hacia formas más primitivas, a partir de una hipotética
especie original progresiva, se puede detectar en varios momentos de nuestro pasado más reciente, esto es (de
arriba abajo): hace dos millones de años; hace un millón de años; hace unos 400.000 años; hace unos 200.000
años. A: Homo ergaster de Nariokotome, cerca del lago Turkana, Kenia (chico de Turkana, KNM-WT 15000),
con 1,6 Ma de antigüedad; B: Homo erectus de Olduvai (OH 9), con 1,2-1,4 Ma de antigüedad; C: Homo ante­
cessor de Atapuerca (790.000 años); el hueso frontal (superpuesto en el dibujo) es como el de un Homo sapiens
moderno (dibujo de fondo); D: Homo erectus de Atapuerca de hace unos 320.000 años; E: Hombre de Steinheim
(Alemania), de unos 340.000 años; F: Hombre de Solo (Java) de unos 200.000 años; G: Orno I, Etiopía, con cerca
de 100.000 años; H: Neanderthal de Monte Circeo, Italia, de unos 45.000 años.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 63

1997), hoy se la considera como un hominoide de afinidades inciertas. Más claramente


homínido se reconoce al molar inferior de Lukeino, con una antigüedad entre 5,5 y 8
M a,yalos restos de Chemeron, Kenia, con una antigüedad de 5,1 Ma (Senut, 1997).
Nuevas revisiones deberían ser realizadas con multitud de fósiles de anatomía moder­
na, descartados por la ciencia al haberse encontrado ‘‘fuera de lugar" como ha sucedi­
do con la mandíbula de Abbeville, el hombre de Kanjera, el hombre de Castenedolo, el
hombre de Guadalupe, el hombre de Galley Hill, “la calavera”, el hombre de Moab, etc.,
algunos de los cuales han sido datados en más de 10 millones de años.
Después de todo son muchos los autores que siempre pensaron que los pies que
dejaron las huellas de Laetoli, hace unos 3,6 millones de años, eran demasiado
humanas para una especie de chimpancé como eran Lucy y sus congéneres.... El árbol
genealógico regresivo resultante puede ser comparado con los tradicionales, como el
de Skelton et al. (1998), que figura entre los más recientes (Fig. 9).

1.2
, 1.2

T 40.000 a j-------1.1 |2.2


& < < < < <
6a 200.000 a;-— 2.1 ¡2.2
I
5a 400.000 a I-------

2.1 2 .2 -3 .2

3* 2 m.a -

Fig. 9.- Cladograma de los homínidos según la hipótesis convencional (elaborado por Skelton et al., 1998) (A),
y según la hipótesis regresiva (B). Este último coincide mejor con los datos paleontológicos y de la biología mole­
cular, y muestra las 7 segregaciones que hemos detectado a partir de una línea principal progresiva, en cada una
de las cuales se pasa de formas avanzadas (n. 1) a formas regresivas (n.2). 1: tipo sapiens; 2: tipo neandertal-erec-
tus\ 3: tipo habilis; 4: tipo australopitecus; 5: tipo antropomorfo. Algunos caracteres regresivos del hombre actual
podrían estar indicando el comienzo de una octava segregación.
VIII. LA REGRESIÓN CULTURAL DEL
Homo erectus

A poco que se rebusque en la infinidad de argumentos clásicos esgrimidos para


explicar el proceso de hominización del H. sapiens, comprobamos que aparecen nue­
vos ejemplos de regresión. Es el caso, por ejemplo, de la pretendida evolución cultu­
ral (paralela a la aparición de herramientas), del pretendido uso consciente del
fuego, de las habilidades en la caza, de la construcción de campamentos, etc.
Ya choca con la lógica, de por sí, el pretender que las diversas especies de homíni­
dos eran capaces de hacer campamentos o de construir chozas, para luego olvidarse
del invento, durante cientos de miles de años. Podemos admitir un progreso cultu­
ral en el hombre neolítico, que no cesó de avanzar desde que descubrió la agricultu­
ra, o en el hombre del Paleolítico Superior, cuyo arte alcanzó su esplendor en el
Magdaleniense, pero no en un ser que parece avanzar un paso, de cuando en cuan­
do, para, acto seguido, retroceder dos. El auténtico hombre creador, al menos el pri­
mero que nos ha dejado verdadera constancia de una auténtica e indiscutible inteli­
gencia, fue el hombre de Cromagnon, el artista, el auténtico artífice de la revolución
cultural que tuvo lugar hace unos 30.000 años.
Lo mismo piensan muchos arqueólogos. Diez (1994) opina que H. erectus ni fue
el gran cazador que se le supone, ni mantuvo campamentos base, ni fue el creador
del fuego, ni fue capaz de perfeccionar su industria lítica. Sobre los campamentos base
afirma que “los estudios de Olduvai han invalidado su existencia, y los de Zhoukoudian
lo han cuestionado... su origen se sitúa con la aparición de los hombres modernos”, sobre
la hipotética caza opina que “la obtención de carroña pudo ser el modo de aprehensión
cárnica más eficaz hasta bien entrado el Pleistoceno Medio...... la caza especializada
parece una actividad ligada al Paleolítico Superior”. Lo mismo opinan Bar—Yosef et
al. (1993) o White e ta l{ 1993) que opinan que el progreso o las pretendidas hazañas
Evolución regresiva del Homo sapiens - 65

atribuidas a erectus son insignificantes, sobre todo teniendo en cuenta que tal perío­
do de progreso abarcó más de 1 millón de años. Beaune et al. (1993) afirman que el
uso consciente del fuego solo se puede constatar en yacimientos posteriores a los 40.000
años, coincidiendo con la revolución cultural del Paleolítico Superior.
Pero el caso más sangrante radica en la pretendida evolución lítica, la cual se está
demostrando que solo existía en nuestra imaginación. La cultura achelense africana
de hace 1,4 millones de años resulta superior a la Europea y Asiática, donde a la sazón
residen homínidos con una capacidad encefálica superior a la de los africanos. En estos
continentes, la cultura achelense no aparece hasta un millón de años más tarde.
Entre los numerosos retrocesos locales existentes, White et al. (1993) citan, por
ejemplo, la regresión cultural de los erectus de Vértesszollós (Hungría), los cuales,
mientras que su fisionomía resulta más avanzada que la de sus antepasados, fabrican
herramientas más primitivas. Esta regresión cultural se observa repetidamente, pues
lo mismo se puede decir para los erectus africanos anteriores a la aparición del ache­
lense, los cuales “fabrican útiles que sus antecesores ya fabricaban cientos de miles de años
antes" (Tattersal, 1997). La industria oldowayense ronda los 2 millones de años y fue
su complejidad y variedad (chopper, punzones, yunques, proto—bifaces, martillos,
hachas, etc.) la que permitió a los Leakey relacionarla con Homo, más que el tamaño
del cerebro de los fósiles asociados (Edey, 1993). De similar edad son las herramien­
tas del valle del Orno (sudoeste de Etiopía) “quizás las más antiguas manifestaciones
de una actividad intencional sobre hueso y piedra' (Ripoll etal., 1981). Dice Emiliano
Aguirre que “En Olduvai I I (1,6 M a) se ha hablado de verdadero achelense antiguo”
(Aguirre, 1997), lo que da cuenta de la envergadura de la cultura oldowayense.
Pero además, las herramientas relacionadas con los homínidos del lago Rodolfo
-que inicialmente fueron datados en 3 millones de años- eran superiores a las fabri­
cadas por los posteriores habilis de Olduvai (Ardrey, 1990). Indagar más atrás en el
tiempo podría traernos otras interesantes sorpresas pues no son pocos los autores
que atribuyen cierta cultura lítica a especímenes tan antiguos como el Kenyapithecus
de hace unos 14 millones de años (Ardrey, 1990).
En realidad la arqueología parece que ya está empezando a admitir la ausencia de
progreso gradual en la fabricación de herramientas, pues a los casos de claro retroce­
so hay que añadir la aplastante monotonía general del achelense que duró alrededor
de dos millones de años (Constable, 1993; White et al., 1993; Fiedler, 1998). Reba­
tiendo algunos conceptos esgrimidos por Diez (1994), tales como la falta de concor­
dancia entre la capacidad conductual de H. erectus y los restos líricos que elabora,
Domínguez (1995) coincide en que "el comportamiento también debe explicase por
saltos en sus estructuras básicas'; al citar los aparentes retrocesos culturales de H. erec­
tus afirma que “no sepuede pretender que la evolución de la conducta humana sea el resul-
66 - La regresión cultural del Homo erectus

todo de un proceso gradual.....este desfase cronológico y regional permite rechazar los con­
ceptos de a más antiguo más im perfectoPero va aun más lejos al afirmar con audacia
que "no existe ningún criterio válido que demuestre que el Musteriense incorpore mejoras
a nivelfuncional con respecto alAchelense que leprecede; la perfección está más en la mente
del arqueólogo que en la realidad tangible de las industrias líticas”, idea compartida por
muchos otros autores como Ardrey (1990). Intentando defender pues, la humani­
dad de H. erectus, Domínguez asesta un golpe de muerte a la pretendida evolución
lítica, que siempre aparentó una tendencia hacia el progreso y una superioridad cul­
tural de los neandertales musterienses con respecto a los erectus anteriores.
El misterio de la pretendida evolución lítica es irresoluble según las actuales teo­
rías evolutivas. Emiliano Aguirre después de una brillante exposición sobre la evolu­
ción humana y su relación con las paralelas crisis ambientales, concluye: “queda por
explicar que una y otras -formas de homínidos recientes- por varias decenas de milenios
de años (c. 130-40 Ka), fabricaran y emplearan el mismo arsenal de utensilios - Paleolí­
tico medio—, y a partir de c. 35 Ka se impusiera el complejo modo de vida y comunica­
ción del Paleolítico superior, en todo el Globo, con inusitada rapidez y con los morfotipos
modernos, esto es, no—neandertales” (Aguirre, 1997).
La falta de continuidad en el pretendido uso del fuego, en la construcción de hoga­
res o campamentos estratégicos, en la fabricación de supuestas mazas y azadas de hueso
(Mania, 1998), o de lanzas de madera, como las de Essex, Lehringen o Schóningen
(Thieme, 1998), así como de la caza organizada y otras aparentes manifestaciones
conscientes, solo estaría indicando -de admitirse su validez- la existencia de remi­
niscencias regresivas a partir de una lejana inteligencia ancestral. Así parecen sugerir­
lo etólogos como el holandés Adriaan Kortlan, especialista en el comportamiento de
los chimpancés, que ya defendió en los años 80 la idea de que “el antepasado común
puede haber tenido una semejanza mayor con el hombre que con el chimpancé’ (Ardrey,
1990). Observando la conducta de defensa, de protección y de caza del chimpancé,
que no podía conocer de antemano y que, por lo tanto, se suponen innatas, Kortlan
dedujo que “la selección natural en un ambiente normal no puede explicar las capacida­
des del chimpancé en un marco experimentar. Concluyó sugiriendo que los anteceso­
res comunes al hombre y al chimpancé se comportaban de modo similar al hombre
actual, comportamiento que seguiría hasta hoy, mientras que en la selva, el compor­
tamiento de los antropomorfos iría degenerando. En consecuencia, el antropólogo
Robert Ardrey (1990) también se pregunta en su conocido libro, La hipótesis del caza­
dor. “¿son las capacidades del chimpancé —las cuales no pueden explicarse por selección
natural—recuerdos de la época de nuestros antepasados comunes?”.
Existen muchos estudios que demuestran que los homínidos, muy lejos de ser los
hábiles cazadores que siempre se ha dejado entrever en todos los tratados, tan solo fue­
Evolución regresiva del Homo sapiens - 6/

ron carroñeros, por demás muy poco eficaces. Blumenschine et al. (1992), sostienen
que el carroñeo era la conducta más habitual de los homínidos, incluido el H. erec­
tus, la cual llegaría hasta algunas etnias de nuestros días, y citan varios autores que han
llegado a conclusiones similares: C.K Brain demostró que los australopitécidos de
Sudáfrica no habían capturado los restos de animales encontrados junto a ellos, sino
que fueron más bien parte conjunta del botín de leopardos y otros depredadores; Glynn
Isaac demostró que los primeros homínidos recogían frutas y carroñas. Lewis R.
Binford sostiene que H. habilis ni fue cazador ni capaz de compartir la comida en
grupo y que la caza solo apareció hace menos de 100.000 años.
Por si fuera poco, se han probado numerosos casos de canibalismo entre los
homínidos, el H. erectus o, incluso, el hombre de Neanderthal (Krapina, Zhoukou-
dian, Solo, Steinheim, Homo antecessor y H. erectus de Atapuerca, etc.) (Lambert,
1988; Ardrey, 1990; Kurtén, 1993; White et al., 1993; Carbonell, 1998). El carro­
ñeo, el canibalismo y la antropofagia dejan mucho que desear y no parece muy pro­
pio de un homínido que ya debería tener unas costumbres conductuales y sociales lo
suficientemente avanzadas, si pretendemos considerarlo nuestro más reciente ante­
cesor. Así terminaron todas estas especies de homínidos. Los hombres de Rodesia,
encontrados en Broken Hill, en 1921, los hombres de Solo (Java), los hombres de
Samarcanda (Rusia) o los clásicos neandertales de Europa o de Monte Carmelo, no
son sino el punto final de algún auténtico Homo sapiens aun escondido entre las entra­
ñas de la Tierra.
IX. POR LAS RUTAS REGRESIVAS DE LOS HOMÍNIDOS

Hace tan solo unos años el esquema era muy simple: la estirpe humana se habría
originado en Africa de donde habría pasado, hace un millón de años, a Asia para
luego difundirse por el resto del mundo. Más tarde la hipótesis de la Eva mitocondrial,
propondría una emigración mucho más reciente, pues según Alian C. Wilson -su prin­
cipal partidario- todos los humanos actuales provendríamos de una única mujer que
habitó, probablemente en África, hace unos 200.000 años (Wilson et al., 1993). Sin
embargo, los continuos hallazgos no respetan teoría y hoy en día ya son necesarias 4 ó
5 migraciones sucesivas para mantener nuestro origen africano (Tattersall, 1997). De
otro modo, ¿cómo explicar que África sea la cuna tanto de los homínidos ancestrales,
como del único antecesor que nos queda {H. ergaster)?. Sin embargo, los restos ache-
lenses de Ubeidiya, en el levante mediterráneo, podrían tener 1,4 Ma y ya hemos
visto que algunos erectus de Java, los fragmentos mandibulares de Longgupo en
China, la mandíbula del yacimiento de Dmanisi en Georgia, o los fragmentos cranea­
les de Orce en Granada, podrían tener entre 1,5 y 2 millones de años. Estos datos con­
fieren al erectus asiático, y al europeo, más antigüedad que a los erectus africanos por lo
que nuestro origen africano es, al menos, tan probable como los restantes. Algunos
autores, empeñados en mantener nuestro origen africano a capa y espada ya han res­
pondido a estas fechas sugiriendo que erectus bien podría haber emigrado primero de
África a Asia, luego de Asia a África, para luego más tarde volver a Asia nuevamente
(Tattersall, 1997), o bien de África a Asia, primero, de Asia a Europa, más tarde
(ramas muertas), y de África a Europa posteriormente (Kunzig, 1998). Demasiados
vaivenes nos parecen cuando lo más probable suele ser lo más sencillo, como lo es el
suponer que las actuales poblaciones permanecen allí donde se han originado. Esa es
precisamente la tesis de los partidarios de las hipótesis muldrregionales, encabezadas
por Alan G. Thorne y Milford H. Wolpoff, que sugieren que las actuales poblaciones
habitan donde posiblemente ya habitaban hace un millón de años, aunque vinculadas,
Evuhición regresiva del H u m o sapiens - 69

eso sí, por intercambio génico (Thorne et al., 1993). Estos autores aseguran que
nuestro origen no es exclusivamente africano, pues “«o existe base arqueológica y más
de 6 décadas de investigación no han demostrado indicios de culturas intrusas en Asia”.
La hipótesis regresiva podría hacer congeniar ambas teorías pues ya hemos visto
que la última segregación citada tendría lugar hace unos 200.000 años, pudiendo ser
sus representantes progresivos los antecesores de las actuales razas (hipótesis de Eva),
mientras que los representantes de todas las segregaciones anteriores, habrían dado
lugar a las hipótesis regionales. Conviene, no obstante, no conceder a estas observa­
ciones otro valor que el meramente especulativo pues nuevos estudios de genética de
poblaciones realizados por J.E Ayala parecen haber llevado a conclusiones totalmen­
te contrarias a las de la Eva mitocondrial (Sandín, 1995).
Sin embargo, aun sin descartar el origen africano o surasiático del hombre, y en
la misma línea especulativa, nuestra hipótesis sugiere indirectamente que el desco­
nocido tronco progresivo al que nos venimos refiriendo, habitaría zonas totalmente
diferentes de las que siempre se ha supuesto como, por ejemplo, las frías zonas sep­
tentrionales euroasiáticas (Fig. 10):
1. estas zonas no siempre han sido frías, existiendo épocas interglaciales templa­
das que motivarían una habitabilidad quizás más accidental que preferencial.
2. la alternancia de épocas climáticas y la llegada de climas fríos, pueden haber pro­
ducido las necesarias inestabilidades para la aceleración de los procesos evolu­
tivos (según las leyes termodinámicas y la teoría de sistemas complejos que
veremos más adelante) que darían lugar al H. sapiens. Estas regiones frías o, cuan­
do menos, inestables, podrían haber sido las más propicias para formar parte del
conjunto de especiales circunstancias (aceleración de la vida social en cuevas o refu­
gios naturales, etc.) que necesariamente tuvieron que tener lugar para originar
una especie tan improbable como es el H. sapiens actual; las especies alejadas de
tales condiciones, volverían a situaciones primitivas (más probables) propias de
la vida salvaje en los bosques.
3. las zonas supuestas (toda la costa euroasiática atlántica) eran anteriormente más
amplias y con mayores conexiones entre ellas debido a la acumulación de hielo
en los casquetes polares y a la retirada de los mares, produciendo un descenso de
nivel de unos 100 metros de media en toda Europa (Hsü, 1978; Ardrey, 1990;
Gribbin etal., 1992; Erickson, 1992). Cabe recordar que la desecación de vastas
zonas hoy inundadas no es infrecuente en la historia geológica, como por ejem­
plo, la que aconteció en el mar Mediterráneo hace unos 6 Ma (Hsü, 1978). En
el Golfo de Vizcaya el nivel del mar bajó durante las glaciaciones hasta 200 metros
dejando al descubierto grandes zonas de la actual plataforma continental, la cual
podría albergar gran parte de los restos de nuestro pasado más reciente.
70 - Por las rutas regresivas de los homínidos

Fig. 10.- Posible dirección de las sucesivas migraciones pliocénicas de los homínidos, según ía hipótesis regresiva. La mayor parte de los homínidos conocidos se­
rían formas en retroceso (a la derecha en las tablas) a partir de una especie progresiva principal, posiblemente perteneciente al tipo sapiens. Los desplazamientos
hacia zonas más cálidas (hipótesis más lógica que la inversa) propiciaría el retroceso hacia unas condiciones de vida más adaptadas al bosque. Algunos primeros
indicios de estas segregaciones (aquí representamos hasta 6) serían las formas intermedias coexistentes, menos recesivas, mostradas a la izquierda en las tablas.
Evolución regresiva del Horno sapiens - 7 1

4. el registro fósil de Homo es aun muy incompleto y no revela ninguna evidencia


sobre las hipotéticas migraciones de los homínidos pleistocénicos (Dennell, 1998).
Hace tan solo unos años el repertorio completo de los fósiles de H. erectus de
todo el mundo se limitaba a poco más de 200 huesos y se referían solo a unas
pocas partes de la anatomía (mandíbula, cráneo, clavícula, ilíaco, fémur y ante­
brazo) (White et al.; 1993). Bonis (1994) dice que los fósiles de homínidos euro­
peos anteriores a los 500.000 años se limitan a unos pocos yacimientos y
opina que “con toda seguridad Europa aportará importantes documentos relativos
a la evolución hum ana". A excepción de la depresión de Baza en Granada
donde se encontraron los fragmentos de Orce (1,6 millones de años), no abun­
dan en Europa zonas aptas para la fosilización de los homínidos del Plio—Pleis­
toceno (Campillo et al., 1996): “cabe la presencia de homínidos de estas edades
—1,6 M a—en Europa pero no se fosilizaron por no darse Las condiciones adecua­
das". Si esto es así para Europa, qué decir para las vastas zonas del norte de Asia
cuya mayor parte permanece aun inexplorada (Dennell, 1998). No cabe duda
de que todas estas zonas aun pueden depararnos muchas sorpresas en cuanto a
futuros hallazgos fósiles. Incluso las aparentemente bien estudiadas tierras afri­
canas nos son desconocidas en su inmensa mayoría. Dice Brigitte Senut al efec­
to: “Si se quiere comprender las modalidades de la evolución de los grandes simios,
hace falta investigar nuevas tierras. Hoy apenas más del 1 % del continente africa­
no está estudiado y los escenarios evolutivos están basados exclusivamente en elÁfrica
oriental. No hay ninguna duda de que estos escenarios están destinados a cambiar
drásticamente en lo sucesivo. La historia del hombre están íntimamente ligada a la
de los grandes simios" (Senut, 1997).
5. algunos autores consideran que el frío facilita el aumento de volumen corporal
(Erickson, 1992), lo que podría haber alargado el progreso del tamaño corpo­
ral de los homínidos hasta el Pleistoceno, tal y como insinuamos más arriba. La
ley de Depéret, por otro lado, dice que “unapoblación bien adaptada a su medio
tiende a aumentar progresivamente su talla y su peso” (Valdés, 1981), a la vez que
la Regla de Von Bergmann establece que “los ejemplares de una especie alcanzan su
talla máxima en los hábitats polares o montañosos” (al disminuir la temperatura)
y la Regla de Alien que “las partes sobresalientes de los organismos (hojas, ramas,
extremidades, orejas, antenas, picos, etc.) son más cortas en regionesfrías" (López et
a i, 1994) (¿dominio de las fuerzas mecánicas centrípetas o retractivas?).
6. no hay ninguna razón que nos impida suponer que el hombre se originó donde
se encontró. Como hemos visto, sus restos fósiles se encuentran tanto más al
norte cuanto más progresivos parecen. Por ejemplo, el hombre de Cro—Mag-
non, el primero que dejó muestra de inteligencia real proviene de Francia y
72 - Por las rutas regresivas de los homínidos

del norte de España (Cerdá, 1992), extendiéndose débilmente hacia el este;


algunos indicios encontrados en Siberia (a orillas del río Lena) podrían indi­
car la presencia del hombre artista en estos parajes. Los neandertales progresi­
vos también son europeos (Fontechevade, Saccopastore, etc.). Lo mismo se
puede decir de los primeros representantes de la segregación de hace un
millón de años, como Heidelberg, Boxgrove o antecessor. Finalmente, la man­
díbula de Dmanisi, quizás progresiva, con cerca de 2 Ma, proviene de Geor­
gia, muy cerca de las vastas estepas rusas....
7. la hipótesis zonas frías explica mejor las migraciones pues parece más lógico huir
de zonas frías hacia zonas cálidas que no de estas hacia zonas frías; para Ardrey
(1990) las migraciones tradicionales admitidas, desde Africa hacia las frías regio­
nes euroasiáticas, carecen de explicación y van en contra de la lógica. Resulta curio­
so que para explicar las migraciones de los grandes simios hominoideos se recu­
rre habitualmente a la hipótesis contraria: para explicar el declive de los grandes
simios miocénicos de África oriental, Brigitte Senut sugiere que fue debida a su
migración hacia el sur de Eurasia ya que el clima “era mucho más caliente que hoy
y probablemente próximo al que conocen actualmente los grandes simios” (Senut,
1997). Las migraciones hacia las zonas frías van en contra de los datos ofrecidos
por los paleogeógrafos, los cuales observan que las comunidades biológicas sue­
len emigrar desde las zonas frías a las zonas tropicales o ecuatoriales (García-Alcal­
de, 1997). Por lo pronto, algunos autores ya se preguntan si los homínidos afri­
canos eran realmente locales o si proceden de los grandes simios asiáticos o europeos,
como el Ouranopithecus de Grecia, de unos 9—10 Ma, “considerado, por algunos
autores, como el antecesor más plausible de los homínidos ’ (Senut, 1997).
8. en última instancia, la hipótesis zonas cálidas (sea el origen africano o surasiáti-
co) no solo no ha conseguido explicar la evolución reciente del hombre sino
que la complica cada vez más.
Cabe destacar que la hipótesis zonas frías es compartida por autores como Erick-
son (1992) o Gribbin etal. (1992).
X. EL PROBLEMA DE LA NEOTENIA

Existe una impresionante evidencia del parentesco entre el hombre y el chim­


pancé: mientras que ambas especies son muy diferentes en estado adulto, se ase­
mejan extraordinariamente en la fase fetal e infantil. Pero, si están tan emparenta­
dos, ¿como se ha adquirido el gran cerebro humano o unos huesos craneales delgados
y sin crestas?, ¿como se han adquirido tantos otros caracteres, ausentes en los pri­
mates como el gran número de glándulas sudoríparas, los lóbulos de las orejas,
una nariz protuberante, la ausencia de pelo en la piel, unas pequeñas mandíbulas y
dientes, una musculatura facial tan compleja, el largo tiempo de crianza o la inva­
lidez de los bebés?, ¿como se ha adquirido una cara corta sin el acusado prognatis­
mo de los antropoides? (Morris, 1992).
La única explicación que se ha esgrimido para tal transformación ha sido la neo-
tenia: el mantenimiento de las características fetales e infantiles en el individuo adul­
to (Fig. 11). El cráneo del feto del chimpancé es casi como el del hombre; es como si
los rasgos propios del feto del chimpancé se hubieran estancado en un punto de su
recorrido. Sin embargo, la neotenia es más un problema que una explicación. Paul
Pirlot lo explica así: “E l hombre recuerda, bajo ciertos aspectos, lasformas embrionarias
de primates menos evolucionados. E l retraso del desarrollo de la especie humana se ha
relacionado con una particularidad del metabolismo juvenil: parece que el hombre, para
aumentar su peso, tendría necesidad de un aporte energético calórico mucho más elevado
que los otros mamíferos. Sin embargo, esto no hace más que trasladar un poco más lejos,
sin resolverlo, el curioso problema de la neotenia ’ (Pirlot, 1976).
Efectivamente, achacar la forma humana actual a un proceso neoténico suscita
diversos problemas. Richard C. Lewontin (1979) destaca uno, la aparición del men­
tón, el cual se desarrolla bastante en los seres humanos, mientras que falta en los antro­
poides, sean éstos jóvenes o adultos: “los intentospor explicar el mentón del hombre como
una adaptación específica seleccionada para crecer más, fracasaron en su afán persuasivo.
74 ' El problema de la neotenia

Finalmente se constató que, en sentido evolutivo ¡el mentón no fxMfe/”(Lewontin, 1979).


La solución esgrimida en esta ocasión fue que el mentón se debe al crecimiento alo-
métrico de determinadas partes de la mandíbula.
Pues bien, aun suponiendo que el mentón no existe -y por lo tanto docenas de otros
caracteres y estructuras similares que aparecen por crecimiento alométrico en el
mundo animal—, para admitir la neotenia en el hombre hay que suponer: 1) que se
produjeron mutaciones positivas en todo el conjunto de genes que controlan el creci­
miento; 2) que esto se produjo mediante el ajuste de la tasa de crecimiento de los dife­
rentes órganos corporales; y 3) que dicho control actuó a través de hormonas tales como
la somatotropina que estimula el crecimiento óseo, y la melatonina que ayuda a desen­
cadenar la pubertad (Lambert, 1988). Para explicar la presencia del mentón en el

A B C

D E

Fig. 11.- Supuesta neotenia del H. sapiens, según la cual el hombre mantiene tanto en su estado fetal (D) como
adulto (E), las formas fetales de su antecesor antropomorfo (A). Esta hipótesis requiere numerosas adaptaciones
y, a tenor de los datos de la biología molecular, se hace a duras penas sostenible. La hipótesis regresiva sugiere que
el chimpancé es una forma degradada de Homo y en consecuencia su desarrollo ontogénico recapitula el desarrollo
filogenético: A: cráneo fetal del chimpancé equivalente al tipo sapiens; B: cráneo juvenil del chimpancé a medio
camino entre un tipo neandertal-erectus y un tipo australopitecus', C: cráneo adulto del tipo antropomorfo. La dis­
torsión de las líneas muestra dónde se producen los cambios más importantes durante el crecimiento.
Evolución regresiva del H o m o sapiens - 75

hombre hay que suponer: 1) que la neotenia actuó principalmente en las zonas denta­
ria y alveolar, zonas de crecimiento de la mandíbula; 2) que tanto una como otra han
ido disminuyendo de tamaño en la línea evolutiva humana; 3) que la zona alveolar ha
ido en regresión más rápidamente que la dentaria; 4) que tal crecimiento asincrono posee
algún valor adaptativo -desconocido—para facilitar su selección (Lewontin, 1979).
Pero esto no es todo. Gran cantidad de los actuales caracteres humanos no tienen
explicación. Tan solo uno de ellos, la pérdida de nuestro ancestral abrigo depiel, y con
éste, de una de las principales armas de la naturaleza para preservar a los mamíferos
del frío y de la intemperie, ha vertido ríos de tinta en el intento de encontrar una
respuesta a sus supuestas ventajas. Existen teorías de todos los tipos, incluidas las
que nos hacen pasar por una etapa anfibia en la que éramos más acuáticos que
terrestres (Kurtén, 1993). Se argumenta también que la prolongación del período fetal
e infantil permite el inusual crecimiento de nuestro encéfalo. Sin embargo, ¿como rela­
cionar ese gran descubrimiento de la selección natural con el hecho de que seamos
una de las especies más desvalidas de la naturaleza durante la infancia?. White et al.
(1993), por ejemplo, observan que el Homo erectus, con un cerebro mayor que el de
sus antepasados, nace mucho más desarmado que estos. ¿Qué ventajas presenta esta
característica?, ¿por qué esta supuesta neotenia resultó beneficiosa?. Ni que decir tiene
que por el momento no hay una respuesta coherente.
En cualquier caso, la neotenia podía ser una explicación hace unos años, pero ¿qué
decir ahora a la luz de los actuales datos de la biología molecular?, ¿son 4 millones de
años un tiempo suficiente para permitir una progresión neoténica de este tipo?, ¿cuán­
do se llegó al morfotipo actual si tanto Australopithecus como Homo habilis presenta­
ban aun un acusado prognatismo?, ¿dónde está el mentón de Australopithecus, de H.
habilis o de H. erectus?. ¿Se formó éste en los últimos 100.000 años?. Ardrey (1990)
opina que la aparición del mentón en el hombre de Cromagnon es un hecho dema­
siado extraño como para que aparezca más de una vez, como insinúan los partidarios
de las hipótesis multirregionales. Para este autor la aparición del hombre de Cromagnon
aun no tiene explicación y las actuales razas —todas ellas con mentón- tuvieron que
derivar exclusivamente de aquel y no de Neanderthal o erectus.
No sabemos hasta cuando podrá sostenerse la teoría neoténica, pero sí sabemos
que para explicar la semejanza de los fetos o formas infantiles del hombre y del
chimpancé basta con aplicar cualquier variante de la Ley Biogenética Fundamental,
según la cual el feto del chimpancé pasaría por las formas de sus antecesores, inclui­
do el hombre. Recordemos de nuevo la frase de M.A. Edey: 11la explicación más sim­
ple es generalmente la mejor'.
Somos conscientes de la discusión entre la recapitulación de Haeckel y la paedo-
morfosis de Garstang (aspectos que trataremos en un capítulo posterior) y de su balan­
76 - El problema de la neotenia

ce a favor de la última (De Beer, 1962), pero, sin decantarnos ni por una ni por otra
(posiblemente coexistan armónicamente como luego veremos que también sucede con
la herencia mendeliana y la herencia lamarckiana), creemos que la posibilidad de
una evolución regresiva generalizada justifica sobradamente la revisión de estos con­
ceptos. De hecho, aunque aclara que la recapitulación haeckeliana estricta no se da
nunca, Michael Mckinney sugiere que “la conservación de losprocesos ontogenéticos tem­
pranos promueve una tendencia estadística hacia las modificaciones tardías del desarrollo
que pueden llevar a pautas recapitulatorias generalizadas en el desarrollo, así como a la
evolución de la complejidad’ y es, de hecho, todo lo contrario a lo que sugiere la neo-
tenia, uno de los partidarios de la idea de que “los humanos somos primates ‘superdesa-
rrollados’ que hemos evolucionado a través de la ‘extensión terminal’ de capacidades físi­
cas, comportamentales e intelectuales” (Wagensberg et al., 1998).
XI. INDICIOS DE REGRESIÓN EN Ramapithecus

Ramapithecus, un antropoide del Mioceno, encontrado sobre todo en Asia, ha sido


considerado, y aun lo es por algunos autores, un firme candidato a antecesor de los homí­
nidos pliocénicos y por lo tanto del hombre. Para ello, en 1977, E.L. Simons se basó
fundamentalmente en la estructura mandibular, en el tamaño de los caninos y en los
huesos faciales. En 1965 creía, como Pilbeam y otros antropólogos contemporáneos,
que los homínidos carecían de la cresta mandibular simiesca (torus o eminencia ósea
horizontal situada en la cara interna de la mandíbula inferior) característica de monos
y antropoides. Mas tarde comprobaron que tanto Ramapithecus como Australopitecus
poseían estas crestas óseas, lo que esgrimieron como prueba de que el primero estaba,
como el segundo, en el camino hacia el hombre actual. Basándose en la arcada dental
de Ramapithecus, en forma de V y con un ángulo de unos 20 grados, argumentó que
Ramapithecus encajaba perfectamente en la secuencia progresiva propuesta: 1) el chim­
pancé o sus antecesores (con un ángulo mandibular de 0o), 2) Dryopithecus (con un ángu­
lo de unos 10°), 3) Ramapithecus (ángulo de 20°), 4) Australopithectis (ángulo de 30°)
y 5) finalmente Homo, con una arcada en forma semicircular. Los Dryopithecus o
monos de roble son los monos más abundantes de esta época, sobre todo en Europa y
Asia, y han sido considerados, ora sí ora no, precursores del Ramapithecus (y de espe­
cies afines como Sivapithecus o Gigantopithecus), lo mismo que Proconsul, otra especie
miocénica africana, con una antigüedad quizás de hasta 23 millones de años, que fue
en su día el más firme candidato a precursor de gorilas y chimpancés. Todas estas espe­
cies forman parte de la familia de los póngidos, si bien las opiniones de los paleontólo­
gos acerca de sus afinidades han sido de lo más variadas, habiéndose creado diferentes
familias como los driopitécidos, proconsúlidos, ramapitécidos, etc.
Pues bien, a la luz de los últimos avances paleontológicos y moleculares, toda esta
secuencia progresiva se ha invertido por completo. La separación hombre-chimpan­
cé en torno a los 5 millones de años, ha obligado a desplazar a gorilas y chimpancés
78 - Indicios de regresión en Ramapithecus

hasta la mismísima cima de la pirámide evolutiva y a crearles una nueva familia,


panidae. Ramapithecus ha tenido que pasar de ser un digno antecesor del hombre a un
humilde antecesor del orangután (Aguirre, 1995). Por lo tanto, como las afinidades
de Ramapithecus con los homínidos (breve nariz, pequeños caninos, dientes en línea
sin diastema, etc.), más avanzadas que las del orangután, no pueden obviarse (así como
las de sus parientes, Sivapithecus o Gigantopithecus), la línea de los póngidos —una de
las más importantes de los primates- ha pasado a ser automáticamente una línea regre­
siva. En efecto, las características de todos estos especímenes “les confiere un aspecto
notablemente humano” (Kurtén, 1993). Así Gigantopithecus, el mayor primate que
jamás haya existido (unos 3 metros de estatura), ha sido incluido en ocasiones entre
los homínidos y considerado uno de los posibles antepasados de la raza humana (D’An-
cona, 1972; Kurtén, 1993). Se conocen fósiles con una edad de unos 10 millones de
años y se cree que este gran espécimen puede haber vivido hasta fechas muy recien­
tes, inspirando quizás leyendas como la del popular Hombre de las Nieves o la de los
gigantes bíblicos. Algunos autores hablan de dos especies, una de mayor tamaño (G.
giganteus), con escasos restos encontrados en el norte de la India, y otra posterior de
menor tamaño (G. blacki), encontrada en China (Russell etal., 1990). Si nuestra hipó­
tesis sobre la correlación del tamaño del cuerpo y el grado de regresión es acertada,
no cabe duda de que Gigantopithecus, o alguno de sus desconocidos parientes,
podría ser el candidato más idóneo para figurar entre los primeros representantes de
esta segregación miócénica.
Más aun, el hallazgo de un Sivapithecus (sinónimo de Ramapithecus según algu­
nos autores) en Rusinga (Africa) sitúa a estas avanzadas especies cerca de Proconsul
en cuanto a antigüedad. El Kenyapithecus encontrado en Fort-Ternan, Kenia, con una
antigüedad de unos 14 millones de años (también sinónimo de Ramapithecus según
otros autores, como Simons, 1977), parece incluso más avanzado ya que presenta
un arco dentario corto y posibles adaptaciones semibípedas. Algunos autores, rela­
cionan a ciertos hallazgos del Mioceno Inferior de Rusinga con Kenyapithecus (Agui­
rre, 1995) al igual que a otro posible Sivapithecus del Mioceno Medio de Turquía, al
hominoideo de Ngorora, al Otavipithecus de Berg Aukas, en Namibia, o al hominoi-
deo de Samburu Hills (con un tamaño próximo al del gorila) (Senut, 1997). Este últi­
mo autor opina que la desecación de Africa pudo favorecer el que la aparición de Ke­
nyapithecus “ancestro probable de todos los grandes simios africanos, asiáticos y de los
homínidos” haya tenido lugar entre los 18 y los 12 millones de años.
No hay que olvidar las formas europeas como el Oreopithecus de Toscana y el Oura-
nopithecus de Macedonia, de unos 9—11 Ma. Del primero se dice que fue uno de los
primeros primates que caminó de forma bípeda y del segundo que presenta afinida­
des con Australopithecus afarensis. Aunque Ouranopithecus presenta caninos reducidos
Evolución regresiva del H o m o sapiens - 79

y otros caracteres que le hacen al menos más moderno que gorilas o chimpancés
(para algunos autores también podría ser antecesor de los homínidos), Senut (1997)
no ve clara tal relación.
De confirmarse —como sugerimos—la contemporaneidad de alguna de estas for­
mas progresivas (como Ramapithecus o Sivapithecus, Kenyapithecus o incluso algún
Gigantopithecus más avanzado que los actualmente conocidos) con las formas regre­
sivas más antiguas (como Proconsul), ésta podría explicarse de forma similar a los casos
pliocénicos ya expuestos: las primeras provendrían de una segregación iniciada a comien­
zos del Mioceno, mientras que las segundas provendrían de segregaciones anteriores.
Mire por donde se mire, la regresión de esta línea de primates parece clara, ya
que, aunque hiciésemos descender al orangután actual de Proconsul o Dryopithecus,
también existe regresión: Proconsul presenta una mayor capacidad encefálica que el
orangután, así como características (seno en la parte interna del hueso frontal) simi­
lares al Homo sapiens (Walker et al., 1989); tanto Proconsul como Dryopithecus po­
seen una cara y caninos más cortos y ramas mandibulares separadas, así como otras
semejanzas con los homínidos.
Teniendo en cuenta que entre Ramapithecus y el orangután existirían formas inter­
medias similares a Dryopithecus (en el caso de que él mismo no esté en la misma línea
evolutiva), la secuencia regresiva de los póngidos quedaría establecida de forma total­
mente inversa a la descrita por Simons en 1977: primero tendríamos a las especies
progresivas como Ramapithecus o Sivapithecus con un ángulo mandibular de unos 30
grados, seguido de especies similares a Dryopithecus, con un ángulo de unos 20 grados
y, finalmente, Pongo, con las ramas mandibulares paralelas, sin formar ángulo (Fig. 12).
Simons (1977) al intentar aclarar los orígenes del hombre, concluyó ya en 1977:
"... otra posibilidad es que los antropoides del Mioceno hayan dado no solo a Ramapithe­
cus sino también a otras líneas de homínidos; si en elfuturo se encuentran restos que per­
mitan confirmar esta hipótesis las ideas actuales sobre el origen de los homínidos deberían
ser totalmente re v isa d a sA nuestro entender, esos restos no solamente ya han sido
encontrados (Sivapithecus o Kenyapithecus de Rusinga, etc.) sino que incluso los que
no han sido encontrados (no existen fósiles antiguos de orangutanes, lo que demues­
tra su origen reciente) justifican sobradamente tal revisión.
80 - Indicios de regresión en Ramapithecus

Fig. 12.- Regresión de la apertura de las ramas mandibulares de los primates desde una forma semicircular
hasta la típica forma en U de los actuales antropoides vivos, pasando por una forma en V. A : morfotipo ances­
tral progresivo (representado por el Propliopithecus del Oligoceno); B: Ramapithecus (Mioceno); C: Dryopi­
thecus (Mioceno); D: orangután (Pleistoceno); E: cercopitecoidea (Mioceno y Plioceno). La regresión se apre­
cia también en el aumento del diastema y en el tamaño de los caninos.
XII. LA REGRESIÓN DE LOS PRIMATES SUPERIORES

EL CO NFUSO ORIGEN DE LOS PRIMATES

La hipótesis regresiva parte de un supuesto original: la existencia de formas muy


antiguas más avanzadas que sus sucesores. Ya hemos visto que tal supuesto es una
evidencia en el caso de la dentición de Propliopithecus, el ya citado hominoideo de El
Fayum (Egipto), pero veremos ahora que es una evidencia también en el caso de pri­
mates mucho más antiguos. La filogenia tradicional de los primates se supone que
transcurre en el siguiente orden: 1) prosimios o primates inferiores; 2) monos; 3) antro­
pomorfos sin cola; 4) homínidos; y 5) el hombre (Fig. 13). Se supone también que
tal secuencia está avalada por el registro fósil. Pues bien, veremos a continuación que
-para nuestra sorpresa- tal registro revela todo lo contrario.
En primer lugar revisaremos el origen de los primates, sobre el que ya surge nues­
tra primera sorpresa: a estas alturas y tras años y años de investigación paleontológica,
aun nos es desconocido. Si ya resulta curioso que uno de los grupos supuestamente
más evolucionados, como los primates, aparezca tan pronto en la evolución de los mamí­
feros, coincidiendo casi simultáneamente con la primera gran radiación de los mismos,
hace alrededor de 65 millones de años, más sorprendente resulta que entre sus hipoté­
ticos antecesores figuren grupos tan diversos como los roedores, las musarañas (los más
firmes candidatos), los insectívoros (como el erizo), los carnívoros (como el lobo), los
ungulados (como el ciervo), los lagomorfos (conejos) o los murciélagos (Lambert, 1988).
Algunas de estas derivaciones resultan absurdas pues la mayor parte de tales grupos o
bien aparecen en la misma época que los prosimios (como los roedores), o bien poste­
riormente (quirópteros, lagomorfos, musarañas). Esto sugiere que, o bien los primates
poseen antecesores mucho más antiguos de lo supuesto, con una larga historia evoluti­
va aun desconocida, o bien que su aparición ha sido sumamente rápida y precoz.
La segunda radiación de los mamíferos se ha fijado clásicamente en torno a los
38 millones de años, con la aparición -supuestamente en África—de los primates supe­
82 - La regresión de los primates superiores

riores. Situar su origen en África resulta, no obstante, problemático ya que apenas se


han encontrado en este continente fósiles anteriores a los 50 Ma y los supuestos
antecesores prosimios poblaban todos los continentes salvo África. El origen de los
platirrinos o monos del Nuevo Mundo, también resulta incierto pues mientras que
para unos autores provienen de Norteamérica (Aguirre, 1995) para otros provienen
de África (Kurtén, 1978). Tan probable puede ser uno como otro pues hace unos 40
millones de años y según la teoría de la Deriva Continental, América del Sur estaba
tan alejada de África como de América del Norte.

INDICIOS DE REGRESIÓN EN PRIMATES SUPERIORES

La segunda sorpresa surge cuando comprobamos que en el registro fósil, de


forma totalmente opuesta a la admitida, aparecen primero los antropomorfos y luego
los monos. El antropoide fósil más antiguo es Pondaungia, un catarrino antropomorfo
con alrededor de 40 Ma de antigüedad, descubierto en Pondaung (Birmania), del que
quedan unos trozos de mandíbula, con anchos molares espesamente esmaltados, simi­
lares a los de Propliopithecus. Ese caso podría ser un hecho aislado o puntual, una
excepción, pero no es así, pues el siguiente fósil en antigüedad, esta vez encontrado en
El Fayum (Egipto) es Oligopithecus, el primer primate superior encontrado en África,
con una antigüedad que ronda los 35 Ma. Su estructura dentaria es intermedia entre
los grandes antropomorfos actuales y el hombre. La antigüedad de estas especies ha
desconcertado a los taxonomistas que generalmente optan por incluirlos entre los gru­
pos inciertos {incertae sedis), permitiendo así la secuencia progresiva clásica. Sin embar­
go, Oligopithecus, por ejemplo, ha sido considerado por muchos autores “elprimer
antropomorfo incuestionable” (Lambert, 1988), siendo en su día un firme candidato
a antecesor de los actuales gibones de largas extremidades. Pero no hemos hecho más
que empezar, pues a continuación, en estratos de unos 33 millones de años, también
de El Fayum, aparecen nuevos y claros antropomorfos, con representantes de peque­
ño tamaño como Aegyptopithecus o nuestro Propliopithecus (sinónimos, para algunos
autores). Como ya hemos visto, aunque sus cráneos se parecían a los de monos infe­
riores, la dentadura de Propliopithecus es una copia de la dentadura humana en minia­
tura (Kurtén, 1978), mientras que la de Aegyptopithecus se parece a la de un gorila
(Washburn, 1979 b). Estas especies se suelen incluir entre los hominoideos, grupo que
incluye a los homínidos y al hombre (Lambert, 1988).
Podemos observar de nuevo en estos antropoides la misma polaridad que ya obser­
vamos en los homínidos o en los póngidos: un grupo de especies que podríamos deno­
minar progresivas (como las citadas) con respecto a otras del mismo período, menos
Evolución regresiva del Homo sapiens - 8.’’

avanzadas, que podemos llamar regresivas. Entre éstas últimas tenemos iApidium y Para-
pithecus que aparecen en estratos del mismo período, o quizás algo posteriores, v en el
mismo yacimiento. Estas especies presentan una característica similar a los platirrinos,
como son 3 premolares a cada lado de la mandíbula, en vez de los 2 premolares que
tienen todos los catarrinos. Aunque no descartamos que los parapitécidos con 3 pre­
molares deriven de los hominoideos de El Fayum con 2 premolares (como aparenta el
registro fósil), nos inclinamos más a pensar que derivan de antecesores comunes a
todos ellos con 3 premolares, avanzando la regresión, por tanto, en el sentido de la re­
ducción del número de piezas dentales. La máxima reducción dentaria se daría en los
lemuriformes que llegan a fórmulas del tipo 1/1—0/0—1/0—3/3 de Daubentonia. Los para­
pitécidos de África pasarían a América del Sur —que por esta época estaba muy próxi-

Millones
de años

PLEISTOCENO 1 1
1 i
PLIOCENO
’Jiopitl ecidae

Proconsulic
Adapiformes I
i Parapithecoidea 1 /
r —
i
OLIGOCENO - - i i
i
i
Plesiadapiformes i

Omomyidae

PALEOCENO

* Ancestro
5 primates

Fig. 13.- Filogenia clásica de los primates. Se observa la habitual concepción progresiva: prosimios, monos, antro­
pomorfos y Homo (líneas a trazos), cuando realmente el registro fósil (líneas continuas) muestra todo lo contra­
rio: los primeros prosimios, no plesiadapiformes, podrían ser póngidos según algunos autores; luego aparecen
los hominoideos, luego los monos con cola, luego los prosimios lemuriformes y finalmente los primates más pri­
mitivos como el tarsero. Los actuales póngidos (orangután), hilobátidos (gibón) y pánidos (gorila y chimpancé)
son de origen muy reciente.
84 - La regresión de ios primates superiores

ma (Kurtén, 1978)-, dando lugar a los platirrinos. A pesar de poseer la dentición más
primitiva entre todos los antropoides de esta época, Apidium presenta otras caracterís­
ticas que le relacionan con Oreopithecus bambolii, una especie miocénica encontrada
enToscana, incluida a veces entre los homínidos (Aguirre, 1995), la cual presentaba acor­
tamiento del hocico y de los arcos dentarios, reducción del canino, manos similares a las
del hombre y tendencia al bipedismo erguido. Fue en su día un firme candidato a
antecesor de los homínidos y hoy en día ha cobrado especial protagonismo al confir­
marse que fue el primer antropoide que anduvo sobre dos patas.
Es por esta época cuando aparecen también los primeros platirrinos como Brani-
sella del Oligoceno temprano de Colombia (unos 30-33 Ma), si bien los restantes
platirrinos proliferan en el Mioceno.
Tras un largo período de estabilidad representado por un largo vacío fósil de cerca de
10 Ma, llegamos al Mioceno, en cuyos comienzos tiene lugar una nueva radiación de
primates, seguida de una nueva estabilidad evolutiva. Es en estos momentos, alrededor
de los 25 millones de años cuando aparecen los póngidos, los cercopitécidos, los hilo-
bátidos, los nuevos pliopitécidos (Pliopithecus, Dendropithecus, etc.) y los lemurifor-
mes. También parece tener lugar la principal radiación de platirrinos con Tremacebus
(unos 26 Ma), Dolichocebus (unos 21 Ma), Homunculus, Stirtonia, etc. La regresión de
los pliopitécidos e hilobátidos (familias que se superponen muchas veces) parece clara
desde nuestro Propliopithecus hasta los actuales gibones, una especie de largas extremi­
dades muy adaptada a la braquiación y con la típica mandíbula de los catarrinos.
Mención aparte merece la aparición de los lemuriformes en un período totalmente
fuera de lugar. Estos se han incluido siempre entre los prosimios, supuestos antece­
sores de los simios o primates superiores, lo que parece acertado si atendemos a sus
primitivos caracteres. Sin embargo, ¿de donde provienen los lemuriformes si los últi­
mos prosimios se extinguieron -como veremos—nada más y nada menos que 20 millo­
nes de años antes?. Los primeros lemuriformes aparecen en estratos de unos 20 Ma de
antigüedad, muchas especies aparecen como subfósiles y muchas otras son de ori­
gen reciente (Archaeolemuridae, Palaeopropithecidae, Daubentonidae, etc.), lo que
no parece corresponderse con la supuesta antigüedad de los prosimios.
Estas fechas encajan perfectamente, sin embargo, en nuestro contexto regresivo
pues los lemuriformes aparecen justo donde deberían estar si les hacemos derivar de
los cercopitécidos, de los parapitécidos o de algún antecesor común. Esta última posi­
bilidad nos parece más factible dada la tendencia a la reducción dental de los lemuri­
formes y su mayor aproximación a los catarrinos con 2 premolares. Varios caracteres
de los lemuriformes podrían avalar esta regresión, como la evolución del ectotimpá-
nico, estructura encargada de sujetar el tímpano, que parece contar con cierto valor
diagnóstico en la taxonomía de los primates. Se piensa que el ectotimpánico es más
Evolución regresiva del Homo sapiens - 85

alargado (forma de tubo) cuanto más avanzada sea la especie y, de hecho, casi todos
los catarrinos presentan un ectotimpánico tubular. Pues bien, los lemuriformes más
antiguos, como Megaladapis o Nycticebus presentan un ectotimpánico tubular más
alargado que algunos lorísidos actuales como los Galagos. La regresión de esta
estructura se observa en todos los primates tanto si aceptamos la hipótesis regresiva
como la progresiva: entre los prosimios abundan los casos de progreso-retroceso (el
tubo de Rooenya es incluso más largo que el de los catarrinos); los platirrinos podrían
ser otro claro ejemplo de regresión pues carecen de ectotimpánico tubular mientras
que sí lo presentan muchos prosimios, supuestos antecesores. Entre los catarrinos
observamos al menos un ejemplo de regresión ectotimpánica pues el Oreopithecus
de Toscana, mencionado líneas arriba, carece de canal auditivo tubular, mientras que
sí ha sido observado en especies mucho más antiguas como Proconsul (Fig. 14).
La mayor aproximación de los lemuriformes a los catarrinos que a los prosimios
quedaría patente además por las relaciones demostradas de algunas especies -que
podríamos llamar progresivas—con los primates superiores. Hadropithecus, por ejem­
plo, es un lemuriforme fósil de Madagascar cuya dentición ha sido comparada con
la de los cercopitécidos, y sus rasgos craneales y faciales con los de los hominoideos.
Aguirre (1995) observa que “en Hadropithecus y en Archaeoíemur se presenta un grado
singular de hipertelencefalización, comparable al de los hominoideos; la cara es corta, y
los arcos zigomáticos están desarrollados en el sentido de la altura ’. Sus cortos caninos y
su corta cara están más en la línea de los antropoides progresivos de El Fayum que
de los cercopitécidos. Tanto Hadropithecus como Archaeoíemur tenían hábitos más
terrestres que arborícolas, lo que les relaciona con primates superiores como el papión
o el gelada (Tattersal, 1993) y hasta es probable que adaptasen frecuentemente la
postura bípeda tal y como se ha observado en algunos de sus parientes actuales,
como Propithecus o Lémur (Buettner—Janusch, 1963). Todos estos caracteres no
parecen corresponderse con el primitivismo con el que se suele asociar a los prosimios.
Ahora bien, si los lemuriformes derivan de los cercopitécidos o de otros catarri­
nos antecesores comunes ¿cómo es que aquellos se encuentran molecularmente más
alejados del hombre que estos? (ver Fig. 3). Ya hemos visto que los organismos más
especializados, como los lemuriformes, presentan una menor variabilidad genética que
los menos especializados. La selección de determinados caracteres, en el sentido de la
especialidad adaptativa y por los motivos de especiación que tengan lugar (aislamiento,
etc.), puede aumentar considerablemente las diferencias genéticas de especies diver­
gentes. Los menos especializados, y más próximos, por tanto, al tronco principal pro­
gresivo, serían los cercopitecoideos ya que aun conservan especies adaptadas a la vida
terrestre (cercopitécidos), seguidos de los platirrinos (con la mayoría de especies arbo­
rícolas), y de los lemuriformes (con representantes muy especializados y adaptados a
86 - L a regresión de los primates superiores

o- .a
-a p

GINI
PJ CQ

<•* t,o ^c

■ g CQ

í.l :
G 3

\ t/ I
03

<

; £ «5
' :s «
I5

CQ

BU £ .<
Evolución regresiva del Homo sapiens - 87

la vida arborícola y nocturna). El tarsero (que en nuestro contexto derivaría de los


lemuriformes), arborícola, nocturno y con unas costumbres muy especiales, sería un
ejemplo de especialización extrema, uno de los primates actuales más regresivos y, por
lo tanto, uno de los más alejados genéticamente del hombre.
Casi todo el Mioceno supone un gran período de estabilidad con una gran
monotonía en cuanto a restos fósiles (casi limitados a los “monos de roble” o Dryo-
pithecus), cuyo vacío es casi total en los últimos 10 Ma. Llegamos así al Plioceno, o
época de los homínidos, en el que aparecen también la mayor parte de especies de
mamíferos y primates vivos (muchos extinguidos recientemente). Es el caso de los
grandes antropomorfos actuales, del gibón, de algunos cercopitécidos (Presbytis, Meso-
pithecus, Cercopithecus, Colubus, macacos, papiones,...), de los pequeños platirrinos
calitrícidos (como los micos y titis), de los lemuriformes (quirogaléidos, Daubentonia,
etc.) o del tarsero. Muchas de estas especies o carecen de fósiles o se encuentran en
estratos con antigüedades de entre 7 y 1,5 Ma, suponiéndoseles de origen moderno
(Aguirre, 1995). Ni Daubentonia ni el tarsero del sudeste de Asia, parecen presentar
relación con otros géneros fósiles conocidos.
La tendencia regresiva de los primates quedaría patente por el peligro de extin­
ción en el que se encuentran muchas de las actuales especies (Senut, 1997), conse­
cuencia de su excesiva especialización (sobre todo a las zonas boscosas), de su anómalo
comportamiento, o de sus deficiencias genéticas o cromosómicas. Así, por ejemplo,
en el caso del chimpancé o bonobo del Zaire, algunos etólogos, como Richard Wrang-
ham, han detectado costumbres insólitas de tipo reproductivo y social que, lejos de
conferirles algún tipo de ventaja evolutiva, les están llevado al borde de la extinción.
Su tasa de natalidad ha descendido notablemente y el despilfarro energético que
producen sus costumbres sexuales es único en todo el reino animal (Waal, 1993, 1995).
Egozcue (1977) observa que el mono araña {Ateles geoffroyt) presenta inversiones peri­
céntricas en determinados cromosomas que “probablemente le provocará problemas
reproductivos’’. Este autor observa también cromosomas supernumerarios, en la mayor
parte de los platirrinos, “que pueden ocasionarles una disminución de la fertilidad”.
De manera que, contemplado el registro fósil de esta forma, la filogenia de los
primates superiores ¡resulta totalmente inversa a la filogenia clásicamente admitida!:
primero aparecen los hominoideos, luego los monos cercopitecoideos y platirrinos,
luego los lemuriformes y finalmente las especies más regresivas como Daubentonia o
el tarsero actual (Fig. 15). No es de extrañar que, al revisar el estado de los hallazgos
fósiles, uno de los más importantes paleontólogos de nuestro tiempo exclame asom­
brado en su obra Nuestros antepasados más remotos: “Resulta muy curioso, pues parece
como si los cercopitecoides hubieran evolucionado a partir de los primeros hominoides, y
no al revés como antaño se había supuesto” (Kurtén, 1993).
88 - Líi regresión de ¡os primates superiores

Homo «j Gorila
sapiens ¿Chim pancé Pongo Gibón

¡PONGIDQsf] HILOBATIDOS | jCERCOPITECOS ITl EMURIFORMES ji


•Sivapithecus p|¡0p¡tecidos Tremacebus

(simios africanos)

Petrolemúridos chinos

Fig. 15 - Árbol genealógico de los primates según la hipótesis regresiva. A la izquierda en trazo grueso transcu­
rriría la línea principal progresiva de la cual saldrían, a su derecha, el resto de ramas conocidas, generalmente
regresivas. El trazo grueso decreciente indica la evolución de la complejidad. En el eje vertical se muestran algu­
nas de las posibles segregaciones acaecidas.
Evolución regresiva del H o m o sapiens - 89

XIII. LA REGRESIÓN DE LOS PROSIMIOS

INDICIOS DE REGRESIÓN EN PROSIMIOS

Pero las sorpresas aun no han terminado, pues al analizar el registro fósil de los
primates más antiguos —los prosimios—encontramos una situación similar a la ante­
rior. Entre estos también se ha venido admitiendo una secuencia evolutiva gradual­
mente progresiva desde los plesiadapiformes a los lemuriformes y tarsiiformes, pasan­
do por los adapiformes. Se ha dicho que Purgatorius, una especie muy primitiva incluida
entre los plesiadapiformes, puede haber sido uno de los primeros primates, mientras
que algún lemuriforme o tarsiiforme omomiido habría sido el precursor de los prima­
tes superiores. Pero, como en los casos ya analizados, este esquema también se ha derrum­
bado. Ya hemos visto que los lemuriformes aparecen demasiado tarde en el registro fósil
para poder ser considerados precursores de los antropoides. Los plesiadapiformes han
sido más frecuentemente asociados con ardillas, musarañas, murciélagos, insectívoros
o roedores que con cualquier otra clase de primate primitivo. Hasta hace poco se decía
que las tendencias adaptativas propias de los cráneos de los primates, los hacía bien dife­
rentes de todos los demás órdenes de mamíferos desde la radiación eocénica. Puede
ser -como siempre- a rasgos generales, pero no parece tan claro cuando los hallazgos
más recientes ya han hecho cambiar de opinión a los taxonomistas. Entre tales
hallazgos figuran una mano de Ignatitis y Phenacolemur (paromomiidos), que relacio­
na estrechamente a los plesiadapiformes con otros ordenes de mamíferos, como los der-
mópteros, los insectívoros tupaiiformes o los quirópteros. Cada vez con mayor fre­
cuencia se tiende a apartar a este grupo del orden de los primates (Aguirre, 1995).
Reducir la clásica filogenia de los prosimios a dos grupos, los adapiformes y los tar­
siiformes, haciendo derivar a los segundos de los primeros, también presenta un pro­
blema pues no solamente aparecen por la misma época, sino que los últimos hallaz­
gos indican que los tarsiiformes aparecen incluso antes que los adapiformes. Altiatlasius
es un nuevo omomiido del Paleoceno Medio de Marruecos y los petrolemuridae son
90 - L a regresión de los prosimios

una nueva familia del Paleoceno de China, aun más antiguos (rondando quizás los 60
Ma), que no solo deja muy atrás a los adapiformes sino que llegan casi a la misma altu­
ra que los más antiguos plesiadapiformes
Mucho más adecuado nos parece la división de todos estos prosimios en los
dos grupos que ya nos resultan familiares: el progresivo y el regresivo. De hecho hay
varias especies que no solo se clasifican indistintamente entre los adapiformes o entre
los tarsiiformes, según los autores, sino que también suelen incluirse entre los pri­
mates superiores, como ha sucedido con Pondaungia, una especie que podría per­
tenecer nada menos que a los primeros hominoideos. Entre las especies regresivas
tendríamos a Tetonius, Necrolemur, Teilhardina o Chlororhysis (omomiidos) y Ada-
pis, Protoadapis o Notharctus (adápidos).
Entre las formas avanzadas estarían Hoanghonius, Amphipithecus o Lushius, especies
que, como decimos, se les ha relacionado incluso con los catarrinos. A Hoanghonius,
del que solo se conocen unas pocas piezas mandibulares del Eoceno de China, se le
suele incluir entre los omomiidos, pero también se le relaciona con los Oligopithecus de
El Fayum (Aguirre, 1995), especie que, como ya hemos visto, podría ser uno de los pri­
meros antropomorfos. Amphipithecus, del Eoceno temprano de Birmania y con unos
50 millones de años de antigüedad, suele incluirse entre los adápidos pero, tanto por
su abierta mandíbula como por su tendencia a la pérdida del segundo premolar y su
proximidad a la fórmula dentaria 2/2—1/1 —2/2—3/3, parece más avanzado que los
platirrinos e incluso que algunos catarrinos de El Fayum, por lo que cada vez se tien­
de más a incluirlo entre los antropoides. El caso de Lushius, incluido también entre
los adápidos o entre los omomiidos según el autor, es similar a los anteriores.
Todos estos géneros son propios del mismo área geográfica (sur de Asia) lo que
acentúa los indicios de parentesco. Chairmanee et al. (1997) han descrito reciente­
mente un nuevo antropoide del Eoceno tardío de Tailandia (alrededor de 38 millo­
nes de años de antigüedad), denominado Siamopithecus eocaenus, al que también rela­
cionan con las formas birmanas y con el Aegyptopithecus de El Fayun, así como con
otro antropoide oligocénico de Omán. Estos autores afirman que tanto Pondaungia
cotteri como Amphipithecus mogaungensis son verdaderos antropoides, habiendo reu­
nido a todas estas especies bajo un mismo grupo filogenético. Resulta curioso el hecho
de que estos nuevos hallazgos tienden a confirmar los trabajos clásicos que incluían a
estas dos especies nada menos que entre los póngidos (Buettner-Janusch, 1963).
A estos géneros quizás habría que añadir los primeros omomiidos descubiertos
recientemente en África, como Algeripithecus (Eoceno Medio de Argelia), de la que
sus descubridores han dicho que es “un verdadero simio ’ o Altiatlasius (Paleoceno Medio
o Superior de Marruecos) (Aguirre, 1995). Diferentes afinidades podría tener otro
género, Smilodectes, al que algunos autores suponen descendiente de Notharctus nunienus.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 91

Es un primate del Eoceno Inferior de Norteamérica y Europa (unos 50 Ma), muy


similar a los lemures actuales, incluido entre los adapiformes, del que John Napier
ha dicho que podría haber sido el primer primate que caminó sobre dos patas (Napier,
1979). Hallazgos como estos podrían retrasar cada vez más en el tiempo el origen de
los primates superiores (o suponer una especialización sumamente precoz), dejando
entrever que aun falta mucho para que podamos conocer con precisión la verdadera
historia evolutiva de los primates ancestrales.

POR LAS RUTAS REGRESIVAS DE LOS PRIMATES

Sin entrar a considerar la época exacta de aparición de los primates, una primera
segregación de los mismos podría haber comenzado justo con la, clásicamente consi­
derada, primera radiación de los mamíferos, hace unos 65 millones de años. Por esta
época se iniciaba la fragmentación de Laurasia, África estaba casi como en la actuali­
dad y la placa índica (desprendida de África millones de años antes) navegaba cami­
no de su actual emplazamiento en Asia. Como en el caso de los homínidos, tanto
África como el sudeste asiático pueden ser candidatas para ubicar a las primeras for­
mas progresivas, pudiendo fijar un punto intermedio entre ambas, aunque sin des­
cartar zonas más septentrionales (Fig. 16). De hecho Kurtén (1978) estudiando la
paleozoogeografía de esta época, observa que muchos mamíferos africanos provie­
nen del norte y que en África tan solo se originaron 4 ó 5 de los 30 órdenes de
mamíferos registrados en Laurasia y Gondwana.
Una segunda segregación, tendría lugar con el inicio del Eoceno y daría lugar a
los restos más antiguos de primates superiores, como podría ser Algeripithecus, y a los
llamados prosimios eocénicos. La tercera, comenzaría hace unos 38 millones de años,
con el Oligoceno, y daría lugar a las formas asiáticas (Pondaungia, Amphipithecus, Lus-
hius, etc.) y africanas (Oligopithecus, Propliopithecus, Aegyptopithecus, etc.), ya verda­
deros antropomorfos. La sugerencia de que los segundos provienen de Asia podría
venir avalada por la llamada “gran ruptura faunística” ocasionada por el cierre del estre­
cho de Turgai (estimado en unos 35 Ma), que pone fin al aislamiento de Europa.
Esta ruptura, asociada al enfriamiento de Laurasia, permitió la sustitución de casi toda
la fauna europea por nueva fauna de supuesto origen asiático (Morales et al., 1997).
A comienzos del Mioceno, una época en la que los continentes estarían ya muy
próximos a su forma actual, nuevas segregaciones a partir de la especie progresiva prin­
cipal (quizás ya verdaderos homínidos), darían lugar a las especies conocidas de rama-
pitecinos (los Sivapithecus y Ramapithecus asiáticos o los Kenyapithecus africanos). En
Europa, posibles vestigios de las formas progresivas podrían haber sido el Oreopithe-
prosimios < _ I* • prosimios
prosimios " gm* \ 2" Amphipiihecus prosimios
92 ' La regresión de ios prosimios

Fig. 16.- Posible ruta de las 4 principales migraciones o segregaciones pre-pliocénicas de los primates, según la hipótesis regresiva. Ninguno de los continentes puede-
ser descartado como zona originaria de los mismos, si bien aquí mostramos un punto intermedio entre los más antiguos catarrinos del norte de África y de Birmania.
Muchas de estas especies son claramente más avanzadas (zona izquierda de las tablas) que sus contemporáneos regresivos (a la derecha en las tablas) y que muchos de
sus sucesores (cercopitecoideos, platirrinos o lemuriformes). Se representan los continentes de hace unos 65 millones de años según la Deriva Continental
Evolución regresiva del H o m o sapicm - 93

cus de Toscana (Italia) o el Ouranopithecus de Macedonia. Además de los póngidos,


otras líneas segregadas en ésta época, más regresivas, serían los hilobátidos o los plio­
pitécidos, mientras que los cercopitecoideos, los platirrinos y los lemuriformes, que
también aparecen por esta época, serían el resultado de anteriores segregaciones.
Según Kurtén (1978), si la fragmentación de los continentes al comienzo de la era
Cenozoica promovió la variedad de mamíferos, el intercambio faunístico posterior (del
Eoceno y del Oligoceno) entre Laurasia y Gondwana, a través de los puentes terres­
tres formados, favoreció su eficiencia biológica. Este autor opina que la competencia
y adaptación subsiguiente produjo una pérdida de variabilidad, sobre todo en Africa,
que causó la extinción de la mayor parte de los 13 órdenes de mamíferos desapareci­
dos durante este período. Sugiere que la fauna derivada de los supercontinentes de Lau­
rasia fue más eficaz que la fauna aislada derivada de los continentes—isla formados como
consecuencia de la fragmentación de Gondwana (Sudamérica, Madagascar, India, Aus­
tralia, Antártida y al menos 3 grandes islas formadas tras la inundación del continen­
te africano). Esta menor eficacia biológica de la fauna africana sugerida por Kurtén
podría contribuir a explicar, junto con otras causas, la aparente regresión que hemos
venido insinuando para todas las especies de primates africanos.
XIV. Homo sapiens: ¿LA ÚLTIMA REGRESIÓN?

Como vamos viendo, la evolución regresiva no parece ser gradual sino que existi­
rían ciclos cuyo inicio vendría marcado por las segregaciones que hemos citado, en las
cuales las formas más antiguas serían más avanzadas que las más recientes. Como quie­
ra que se han encontrado restos de Homo sapiens desde hace al menos unos 100.000
años, cabe preguntarse ¿estará nuestra especie inmersa también en uno de estos ciclos?.
En plena naturaleza, el hombre es quizás una de las especies más vulnerables (ya no
solo a corta edad) y muy poco adaptada a las condiciones de vida salvaje (Valdés, 1981).
Su adaptabilidad a todos los ambientes le hace a la vez muy indefenso en cada uno de
ellos por separado por lo que el desarrollo de una especie tan poco especializada solo
pudo tener lugar en condiciones (climáticas, ambientales, geográficas, etológicas, mor­
fológicas, etc.) muy especiales. Cualquier alejamiento de tales condiciones tendría como
consecuencia la especialización y el retroceso hacia pasadas formas de vida.
Ya hemos hablado de dos de estas posibles condiciones: un clima frío como lugar
de origen y un creciente tamaño corporal que permitiría la adquisición de caracteres
tan poco interesantes en plena naturaleza, como los cortos caninos o la bipedestación.
Esbozaremos otra de estas posibles condiciones, referida a la conducta. Pero antes de
abordar este último punto conviene hacer alguna reflexión más acerca de la morfolo­
gía del ancestral Homo sapiens.

SOBRE LA REGRESIÓN D EL HOM BRE DE CROMAGNON

Se han encontrado hombres de anatomía moderna por todo el mundo, con anti­
güedades que van desde los 100.000 años hasta la actualidad. Tenemos ejemplos en
Etiopía y Sudáfrica —entre 80.000 y 130.000 años-, en Skhul y Qafzeh (Israel) -90.000
a 100.000 años-, en Asia (Wadjak, Java, -35.000 años-, Borneo —40.000 años-), etc.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 95

Pero solo se puede atribuir el título de verdadero hombre inteligente, capaz de crear
y resaltar de entre las monótonas culturas anteriores, al moderno, fascinante y total­
mente nuevo hombre de Cromagnon (y los similares hombres de Crouzade, en
Francia, Stetten, en Alemania, o Mladec, en Checoslovaquia) que aparece por Euro­
pa hace unos 30.000-40.000 años, dejándonos muestras de su indiscutible arte en
multitud de cuevas de Francia y la Cornisa Cantábrica.
Pues bien, si para muchos la aparición repentina de esta nueva especie -totalmente
progresiva- resulta misteriosa e inexplicable (Bar-Yosef et al., 1993; Mellars, 1998),
para mi resulta simplemente imposible, pues, aun cuando tratemos de llevar el ori­
gen del hombre de Cromagnon hasta los 100.000 ó incluso hasta los 150.000 ó 200.000
años, la enorme rapidez de los cambios físicos y culturales acaecidos y el número de
coincidencias simultáneas que tienen que haberse producido para pasar de un tipo
erectus o similar a un tipo sapiens, resulta inadmisible. Recordemos que tanto los pa­
leontólogos como los arqueólogos aun están perplejos ante la dimensión de los radi­
cales cambios que tuvieron lugar en todos los ámbitos culturales: la tecnología de pro­
ducción de herramientas, la expresión simbólica, las pautas de obtención de alimentos,
demografía, organización social, comunicación y estructuras cognitivas, etc. (Mellars,
1998). Tan solo una de las múltiples funciones de nuestro cerebro, como es la conscien­
cia (de la que luego hablaremos más ampliamente), resulta tan compleja que su
mera comprensión escapa de las posibilidades del actual conocimiento humano (Hor-
gan, 1994). La repentina y vertiginosa aparición del hombre de Cromagnon deja un
tanto en ridículo las hipótesis multirregionales y hoy en día la mayor parte de paleo-
antropólogos se decanta por la hipótesis de la sustitución de la población (Mellars,
1998). Para la hipótesis regresiva esto no solo resulta obvio sino que predice que el
hombre moderno existió desde hace millones de años en alguna otra parte. Pero,
¿dónde?. Como ya dijimos anteriormente, tal parece que su origen debe buscarse en
las proximidades de las costas atlánticas europeas o euroasiáticas, pues los restos líri­
cos y artísticos del hombre moderno no europeo (posiblemente, ya en regresión) dejan
mucho que desear en relación con el europeo.
Los ciclos de regresión que hemos venido viendo llegarían pues, hasta el avanzado
artista paleolítico europeo. Jordá Cerdá fue uno de los principales investigadores del
arte rupestre que descubrió la gran regresión cultural y social que sufrieron muchos
de los grupos que unos pocos miles de años antes realizaron las fascinantes pinturas
de Altamira o Lascaux. La creatividad artística mueble y parietal aparece ya desde las
primeras épocas auriñacienses, con fascinantes representaciones como las de L’Arbre-
da o el Castillo (España), Hóhlenstein-Stadel (Alemania) o las de la Grotte Chauvet
(Francia) (Mellars, 1998) y permanece más o menos estable (el bestiario no cambia
en absoluto), hasta que el hombre de Cromagnon comienza claramente a retroceder
96 - Homo sapiens ¿la última regresión?

(Ripoll etal., 1981) con culturas como la Azilense, que participa de la desaparición del
arte Magdaleniense y de la “disgregación del mundo paleolítico'’ (Tresguerres, 1990) o
la Asturiense, cuyos representantes volvieron hace unos 7.000 años a “una industria
lítica retrograda y carente de toda expresión artística”, así como a una subsistencia casi
limitada a la recolección de moluscos (Cerdá, 1976) (Fig. 17).
Este retroceso a duras penas llegó a la órbita neolítica en la que aparece un nuevo
tipo de hombre, proveniente de nuevo de regiones desconocidas. Para Ardrey (1990)
la aparición de este nuevo hombre neolítico es tan enigmática como la anterior del
hombre de Cromagnon y como las condiciones que motivaron el rápido cambio cli­
mático de esta época. Este autor comparte la misma sorpresa que han repetido doce­
nas de historiadores y antropólogos: 1) el hombre neolítico parece un hombre total­
mente nuevo y diferente a su antecesor Cromagnon; 2) sus actividades son aun más
revolucionarias, destacando la agricultura; y 3) aparece independiente y casi simultá­
neamente en varias partes del mundo, como en el Cercano Oriente, en China, en
México o en Sudamérica.

SOBRE EL ORIGEN ALTRUISTA D EL Homo sapiens

Con respecto a la conducta del ancestral Homo sapiens, es lícito pensar que la
evolución de la especie más avanzada que existe actualmente en todos los aspectos,
solo pudo tener lugar en base al desarrollo de un comportamiento similar, al menos,
al de las especies más avanzadas. Tal tipo de conducta se denomina conducta altruis­
ta, y se da en especies, poblaciones o individuos que se sacrifican por el bien de sus
congéneres, comportamiento que parece ir en contra de la selección natural (Ardrey,
1990). Este tipo de comportamiento en sus múltiples facetas (alimento, reproduc­
ción, vigilancia, cuidados, aseo, etc.) está presente en muchas especies como el cuer­
vo, el delfín, las hormigas, las abejas, la abubilla, el picamaderos, algunas gaviotas,
los murciélagos, muchos grandes carnívoros y herbívoros, etc. (Ligón et al., 1982;
Stacey etal., 1984; Dawkins, 1994; etc.).
Parece lógico pensar pues que, para llegar a cotas más altas de socialización y comu­
nicabilidad el hombre tuvo que pasar obligadamente por una conducta de este tipo,
quizás mucho antes del pleno desarrollo de la capacidad de raciocinio. Ardrey
(1990) por ejemplo, opina que la caza en equipo exige un paso radical de la conduc­
ta egóica a una conducta cooperativa y altruista. Wood et al. (1993) opinan que los
primeros australopitecinos “solo pudieron prosperar en un mundo dominado por ani­
males más grandes y dañinos gracias a un elevado grado de organización social, sin prece­
dentes en el mundo anim al”. Además de la competencia derivada de la lucha por la exis­
Evolución regresiva del Homo sapiens - 9/

tencia de organismo contra organismo, Gould (1993) nos muestra otro tipo de
lucha motivada por el organismo contra el ambiente, la cual lleva a la cooperación.
Como quiera que esta última caracteriza a los animales más avanzados dentro de
cada grupo (hormigas entre los insectos o mamíferos entre los vertebrados) facilitan­
do la supervivencia, la eficacia y el desarrollo de la inteligencia, concluye que “la ayuda
mutua se convierte en un principio más importante que la competencia”. El mismo
autor cita a otros que, estudiando la fauna de climas extremos, como la de los rudos
parajes de Siberia o Manchuria, apenas encuentran indicios de la típica competencia
darwiniana por la existencia, predominando la ayuda mutua en la lucha común con­
tra el clima y demás condiciones adversas. Del mismo modo, Nowak et al. (1995)
demuestran computacionalmente que es la cooperación y no la explotación el factor
dominante en la lucha por la supervivencia; el genetista J.M. Thoday opina que “el
control del medio —para este autor, una de las causas de progreso evolutivo- depende,
en alto grado, de la cooperación entre individuos y entre especies.... y la selección natural
tenderá a favorecer la cooperación”; y el mismo Richard Dawkins, autor de la teoría
del gen egoísta, acepta el altruismo recíproco en el caso del hombre (Dawkins, 1994).
Aun cuando el altruismo fuera el resultado de una genética egoísta, como supone Daw­
kins, tal resultado es anti—egoísta, reconociendo el mismo autor que el altruismo supo­
ne un importante avance (a nivel de individuo) de los genes (aun dentro de sus obje­
tivos de supervivencia egoísta). El altruismo es, en cualquiera de los casos, un logro
evolutivo con respecto a la conducta egóica.

Fig. 17.- Cráneo del hombre de Cro-Magnon (Les Eyzies, Francia, unos 30.000 años) (A), algunos de cuyos
rasgos, como la forma posterior del mismo, prodrían ser regresivos con respecto a un Homo sapiens precursor
de cráneo más redondeado, mientras que otros, como el tamaño, son claramente más progresivos que el cráneo
del hombre actual (B)
98 - Homo sapiens ¿la últim a regresión?

Las especies altruistas son más avanzadas que las especies no sociales, por ejem­
plo, en su capacidad de vigilancia y observación o percepción del conjunto de pará­
metros bio—ambientales. Las especies solitarias, individuales, solo poseen en sus genes
mecanismos que procuran su propia supervivencia, mientras que la especie coopera­
tiva o altruista posee sistemas de protección, alimentación, etc., que sobrepasan el
marco individual para contribuir a la supervivencia de la familia, el grupo, la pobla­
ción o la especie; es capaz, por ejemplo, de percibir un mayor número de elementos
de peligro que el individuo solitario —libre de responsabilidades-, del mismo modo
que la hembra de casi todas las especies aumenta su vigilancia en período de crianza.
El instinto de supervivencia de grupo es tal que lleva a algunas de estas especies a velar
por cualquier individuo en situación de peligro, aunque sea de otra especie: los cetá­
ceos suelen ayudar a miembros de la bandada enfermos o heridos a nadar o a llegar a
aguas tranquilas y someras, y existe al menos un caso constatado en el que varios del­
fines salvajes salvaron a un nadador a punto de ahogarse (Dawkins, 1994).
Para J. Wagensberg la capacidad de percepción del medio exterior y la capacidad
para procesar la información percibida debe de ser objeto de la selección natural pues,
según su definición de progreso, permite aumentar la independencia del medio y con
ésta la probabilidad de supervivencia del individuo (Wagensberg et al., 1998). Puede
que la independencia del medio y la probabilidad de supervivencia no constituyan la
más completa definición de progreso (algunas bacterias y protozoos hacen esto muy
bien), pero sí es totalmente correcto que la percepción de conjunto, la amplitud de per­
cepción, la mayor capacidad de observación, propia de las sociedades animales (ani­
males sociales, cooperativos y altruistas) constituye incremento de complejidad (y,
por lo tanto, progreso) en relación con la percepción más fragmentaria de las especies
solitarias. Conviene resaltar la importancia de esta cuestión porque saldrá a relucir en
el siguiente capítulo, al tratar del declive de las facultades mentales del hombre.
Como quiera que un comportamiento de tipo instintivo, como el altruismo, es
anterior, evolutivamente hablando, a la aparición del pensamiento reflexivo, es posi­
ble que la aparición de este último en el hombre dependa de genes que aun no han
desarrollado -y quizás no desarrollen nunca- el nivel de altruismo alcanzado por el
primero. En ese caso, nuestro comportamiento actual estaría gobernado por condi­
cionantes culturales -en la práctica, claramente egóicos—que habrían enmascarado un
comportamiento altruista innato. Aunque este último aflora de vez en cuando en deter­
minados casos y en determinadas sociedades, sería un carácter en retroceso ya que
las actuales reglas sociales (quizás impuestas por el aumento de población y de com­
petencia) priman más la competencia agresiva que la cooperación. Este podría ser un
ejemplo de cómo un carácter inicialmente progresivo penaliza el balance final pro­
vocando regresión general. En estas circunstancias nuestras únicas posibilidades de
Evolución regresiva del H o m o sapiens - 99

desarrollo solo pueden ser de tipo cultural, tal y como señala el mismo Dawkins: “si
se desea construir una sociedad en la cual los individuos cooperen generosamente y con
altruismo, al bien común, poca ayuda se puede esperar de la naturaleza biológica. Trate­
mos de “enseñar” la generosidad y el altruismo, porque hemos nacido egoístas
Citar a los autores que están de acuerdo con esta regresión del comportamiento,
quizás la más importante prueba de regresión del hombre actual, sería vanal pues
nos remitimos a las conclusiones de casi toda la literatura sobre evolución humana
escrita en los últimos 20 ó 30 años; quizás baste con señalar las obras de Heinrich
Erben (¿Se extinguirá la raza humana?, 1982), Konrad Lorenz (Decadencia de lo huma­
no, 1985), Jared Diamond (El tercer chimpancé, 1994), Richard Dawkins (Elgen
egoísta, 1994) o Richard Leakey y Roger Lewin (La sexta extinción, 1997). La des­
cripción de Diamond de especie asesina, agresiva, egoísta y evolutivamente inadap­
tada, no deja al H. sapiens precisamente muy bien parado y causan pavor con respecto
a la situación de nuestra especie.
El comportamiento de H. erectus y del hombre de Neanderthal, con abundantes
y demostrados casos de canibalismo, antropofagia y carroñeo, no parece precisamente
el de los protagonistas de la arcadia feliz. El éxito social de las diversas especies de
australopitecinos no debía ser tan grande cuando desaparecieron apenas entrados en
escena. Es de destacar que la organización social de cualquiera de estos homínidos
(incluida la del hombre actual) ni le hace sombra a la del más insignificante de los
insectos sociales altruistas, como es la hormiga, un insecto cosmopolita con cientos
de miles de especies, y que vive en la Tierra desde hace decenas de millones de años.
Del mismo modo, el comportamiento aparentemente cooperativo de gorilas, chim­
pancés y otros primates, citado por algunos autores, no sería más que una reminiscencia
de anteriores conductas más avanzadas (Ardrey, 1990). Por contra, muchos autores con­
sideran al chimpancé —como a los machos de muchas especies de primates- una espe­
cie totalmente egoísta, de la que no sobran casos de canibalismo y crueldad entre los
propios miembros de un clan (Ardrey, 1990). Diamond (1994) afirma que “el chim­
pancé y el gorila tienen tantas posibilidades de convertirse en asesinos como cualquier ser
humano” y observa que los gorilas machos suelen matar a las crías de sus rivales.
Las observaciones de Jane Goodall, sobre los chimpancés de Gombe en libertad,
permitieron conocer un “comportamiento maternal extraordinariamente indiferente e
ineficiente; algunas hembras matan a las crías de las otras hembras y se las comen y coo­
peran entre dos o más hembras para ello” (Gould, 1993). Las hembras de gorila cauti­
vas presentan tan anómalo comportamiento que hasta llegan a matar a sus crías, y aun­
que se suele atribuir a las condiciones de estrés, no se suele observar tal conducta en
otras especies privadas de libertad. Además de la degeneración de las costumbres sexua­
les del bonobo del Zaire (para algunos despistados primatólogos todo un éxito evo­
J 00 - Homo sapiens ¿la últim a regresión?

lutivo) que ya tratamos en otro capítulo, se observan casos similares en otras espe­
cies. La degeneración de las costumbres del gorila, por ejemplo, parece probada con
las afirmaciones de Desmond Morris sobre la habitual costumbre de esta especie —que
no parece precisamente muy avanzada- de recrearse con sus propios excrementos, con­
ducta que, por cierto, se suele observar en los zoológicos: “en el 99% de nidos aban­
donados de gorila en una región de África, había excrementos dentro de ellos y en el 73
% de los casos, los animales habían dormido sobre los mismos.... esto puede constituir un
riesgo de enfermedad a l aumentar las probabilidades de infección y constituye una nota­
ble ilustración de la básica indiferencia fecal de los primates” (Morris, 1992). La dege­
neración del comportamiento parece obvia en las especies regresivas.

C .C

1.800 --

1.700

1.600 1.581

1.500 -■ 1.484

1.436

1.400 --

1.300 --

1.200 --

1.100 --

i.ooo --

Paleolítico Paleolítico Bronce Alta B a ja Europeo


M edio Superior Neolítico Edad Hierro Edad M adia Edad M adia Moderno

Fig. 18.- Regresión del volumen cerebral de Homo sapiens. La primera columna se ha compuesto a partir de los
restos de tipos neandertal-erectus con mayor capacidad encefálica, los cuales, según la hipótesis regresiva,
derivarían de un tipo sapiens de similar capacidad. El resto de columnas según Martín (1994).
Evolución regresiva del Homo sapiens - 101

OTROS INDICIOS DE REGRESIÓN EN Homo sapiens

La regresión del hombre actual podría venir confirmada además por algunos recien­
tes trabajos como los de Martín (1994), que observa cómo el volumen relativo
medio del cerebro ha venido retrocediendo desde los primeros cromañones hasta el
hombre actual, precisamente cuando el hombre ha experimentado sus mayores
avances técnicos (Fig. 18). Los trabajos de Kates (1994), también reflejan dicha regre­
sión en cuanto a la estatura media, la cual ha descendido desde los cerca de 2 metros
de los primeros auriñacenses (González et al., 1989), a los 1,65 metros del hombre
actual (Kelso, 1978) (Fig. 19). Otros detalles apuntan en el mismo sentido: los últi­
mos hallazgos de Atapuerca, por ejemplo, revelan que la pelvis de los homínidos de

Primeros Mediterráneo Europeo Norteamericano Hombre moderno


cromañones preagrícoia agrícola tardío industrial(talla media
("Hombre de Morín") (én trelo s (unos 1.350 años) actual mundial)
(30.000 años) 30.000 y los
9.000 años)

Fig. 19.- Regresión de la estatura media del Homo sapiens (varones), desde el Paleolítico Superior. La primera
columna (según González et al., 1989) corresponde a un único ejemplar de Cantabria (España). La última colum­
na según Kelso (1978), las restantes según Kates (1994).
102 - Homo sapiens ¿la últim a regresión?

hace unos 300.000 años era más amplia que la actual lo que permitía un parto más
holgado y menos complejo. A esto se puede añadir el problema, que ya de por sí, supo­
ne para el parto el excesivo -¿anómalo?- crecimiento alométrico del cráneo cerebral
en relación con el facial (Valdés, 1981).
Edward Deevey demostró en 1960 que cada uno de los tres grandes avances de la
humanidad reciente (la utilización de herramientas por el hombre de Cromagnon;
el uso de la agricultura y la ganadería por el hombre neolítico; y la era industrial del
hombre actual) ha ido seguido de un espectacular aumento de la población y subsi­
guiente etapa de recesión y decadencia (Kates, 1994) (Fig. 20). Constatada esta, sobre
todo en las dos primeras revoluciones y en un sin fin de épocas históricas, ese autor
se pregunta, como ya hiciera Malthus hace 200 años, Erben (1982) y tantos otros, si
no serán tales ciclos de prosperidad y decadencia -que aquí podemos relacionar con
progreso y regresión- lo habitual en la naturaleza.
En definitiva, la consecuencia de esa gran duda puede ser vital para nosotros: nues­
tro mundo de hoy con unos 6000 millones de habitantes en progresivo aumento, y
con unos sistemas sociales (económicos, políticos y culturales) en franca decadencia,
podría encontrarse totalmente inmersa en el último de estos ciclos y a un paso de la
misma extinción (Lorenz, 1985; Erben, 1982; Diamond, 1994).

AÑOS HASTA EL PRESENTE

Fig. 20.- Ciclos de progreso y decadencia de Kates (1994). Tras una época de progreso sigue siempre una época
de retroceso, representada aquí por las 3 últimas revoluciones culturales más destacadas. La fecha de 100.000
años representa la fecha de aparición de los primeros fósiles de hombres anatómicamente modernos, si bien la
verdadera revolución cultural de esta época habría que fijarla en el Paleolítico Superior, con la aparición del hom­
bre artista, en torno a los 40.000 años.
XV. LA REGRESIÓN DE LA CONSCIENCIA

Indagar en la evolución de las diferentes facetas de la mente supone introducirse


en terrenos (como el de la neurología, la psicología de la cognición o la filosofía de
la consciencia), que no suelen ser habituales en estos trabajos de antropología. Sin
embargo, con el reciente auge del estudio científico de la consciencia y la imperiosa
necesidad de explicar éste carácter en el marco evolutivo, cada vez resulta más frecuente
la unión de todas estas disciplinas. Los científicos coinciden en la búsqueda de una
teoría unificada que comprenda tanto la neurología como la psicología cognitiva
(Horgan, 1994) y, aun, Chalmers (1996) sugiere que la ansiada teoría de todo
—capaz de explicar todo el universo- solo puede provenir de la unión de las leyes físi­
cas con las aun embrionarias leyes psíquicas. En nuestro caso resulta además inevita­
ble tratar estas cuestiones pues veremos que la hipótesis de la regresión de la conscien­
cia o del psiquismo será una de las principales conclusiones de este trabajo. Esta idea
exige todo un desarrollo que intentaremos resumir en 5 pasos:

LOS NIVELES D E LA CONSCIENCIA

Comenzaremos por establecer la existencia de diferentes niveles de capacidad cog­


nitiva y su relación con la capacidad de percibir conscientemente. Siempre que un
autor trate el delicado tema de la consciencia debería definir cual es su idea no solo
de la misma, sino también de los diferentes términos relacionados tales como mente,
percepción, subjetividad, percatación, etc., aspectos no siempre aclarados que suelen
llevar a confusión. Para algunos neurólogos, consciencia es el acto de percatarse de
las cosas (Crick et al., 1992); para David J. Chalmers (1996) Matemático y Filósofo
de la Universidad de California en Santa Cruz, la consciencia constituye el conjunto
de experiencias subjetivas de la mente y “guarda una buena correlación con lo quepo-
104 ' La regresión de la consciencia

dríamos llamarpercatarse: elproceso gracias al cual la información del cerebro viene a estar
globalmente disponible para los procesos motores del estilo del habla o de la acción corpo­
ral' ; y para John Horgan (1994) sería “el conocimiento subjetivo e inmediato que tene­
mos del mundo y de nosotros mismos ’. Los neurólogos y fisiólogos acostumbran a dis­
tinguir entre los procesos físicos u objetivos del cerebro (tales como el mecanismo por
el que la retina capta los fotones, etc.) y los hechos subsiguientes propios de la mente
subjetiva. La forma por la que los primeros dan lugar a los segundos (el problema
duro de la consciencia) es hoy objeto de intenso debate (Chalmers, 1996).
En nuestro caso, aunque la aclaración de los términos citados es precisamente el obje­
to principal de todo este capítulo, partiremos del significado etimológico de conscien­
cia (conscientia) que la define como “ciencia o conocimiento con nosotros” o “conocimien­
to que acompaña nuestras acciones e impresiones” (Delay et al., 1991), equivalencia más
o menos admitida por todo el mundo (Horgan, 1994). Convengamos pues, que la
consciencia se relaciona con un determinado tipo de conocimiento, entendido éste como
la percepción y reconstrucción interna más fiable del mundo real (Ursua, 1993), el
cual puede adquirirse por grados mediante determinadas técnicas de aprendizaje.
Ya la teoría del conocimiento de Platón1estipulaba que no se puede hablar sim­
plemente de consciente e inconsciente —como suele hacerse erróneamente- sino que
existen varios niveles de consciencia equivalentes a otros tantos tipos de capacidad
de cognición (eikasia, pistis, dianoia, nous) y por lo tanto a otros tantos tipos de apren­
dizaje. El primero de estos grados, el inferior, corresponde al conocimiento superfi­
cial y aparente, instintivo y pasional. El segundo, pertenece al conocimiento teórico
o intelectual; es el mundo del razonamiento, las creencias, teorías, ideologías, etc.; es,
como el anterior, sensible y condicionado. El hombre de consciencia dianoética,
tiende a adquirir autonomía de criterios; es consciente de sus condicionantes cultu­
rales; aspira a mayores cotas de conocimiento y presta gran atención al mundo exte­
rior e interior; supervisa percepciones e impresiones; sintetiza y enjuicia críticamen­
te conceptos e ideas; intenta discernir lo útil de lo inútil. El cuarto conocimiento
corresponde al conocimiento intuitivo; es el hombre no condicionado, objetivo y equi­
librado {filósofo, o auténtico sabio en palabras de Platón) (Tovar, 1997). Conforme

1 Uno de los más im portantes filósofos de la H istoria, autor adem ás de una de las primeras concepciones sobre la natu­
raleza del hombre, que llegó hasta la m ism a época de Darw in, a la que m ás tarde Karl Popper llam aría esencialismo
y según la cual, los objetos materiales no son m ás que m eros reflejos de esencias invariables (o ideas) (M a y T , 1979)-
Estas ideas, con m ás o m enos m odificaciones, han sido resucitadas por algunos autores de este siglo, entre los que des­
tacan el biólogo Rupert Sheldrake, con su teoría de los cam pos m órficos (Sheldrake, 1994) o el neurólogo Jacobo
Grinberg-Zilberbaum con sus campos neuronales (Grinberg, 1990). Bernard Shaw abjuró de su idea de progreso cuan­
do leyó a Platón: “si la hum anidad ha producido tal hom bre, hace 25 siglos, obligado es confesar que la cultura no
ha progresado en todos sus aspectos” (G am bra, 1977). Y W hitehead ha dicho de Platón que “toda la filosofía occi­
dental no es más que un conjunto de notas al margen de los apuntes de Platón” (Popper, 1992).
Evolución regresiva del Homo sapiens - ¡0>

subimos en la escala del conocimiento (como en la escala social de los animales) aumen­
ta la percepción del conjunto de información que llega a los sentidos y de la realidad
del mundo exterior e interior. El hombre instintivo, con pobre capacidad de conscien­
cia, apenas sabe más que mantener sus gustos y beneficios (conducta egóica), mien­
tras que el hombre intuitivo contempla el mundo como un todo interrelacionado y,
consciente de esa realidad, participa del beneficio grupal (conducta cooperativa).
Estos tipos de conocimiento han sido admitidos por prestigiosos psicólogos y filó­
sofos. El psicólogo Ken Wilber (1991) clasifica el conocimiento en sensible (eika.ua,
pistis), racional (dianoia) e intuitivo (nous). En su teoría filosófica de los tres géneros
de conocimiento, Espinosa divide éste en imaginativo, racional e intuitivo, afirman­
do que sólo el último constituye el verdadero conocimiento (Bueno, 1985). Los
místicos llaman al conocimiento más elemental lumen exterius, el cual permite cono­
cer los objetos sensoriales; al segundo tipo de conocimiento, lamen interius, con el cual
se está en condiciones de alcanzar las verdades filosóficas-, y al tercero, lumen superíus,
que permite alcanzar las verdades absolutas. Sería igualmente la cogitatio, meditatio y
comtemplatio de Hugo de San Victor, etc.
Aunque, según estas escalas, la consciencia pueda llegar a ser teóricamente objetiva,
muchos neurólogos y psicólogos suelen tratarla solo como subjetiva y muchas veces como
la única responsable de los procesos cerebrales de salida o efectores (García, 1992). Sin
embargo, aunque hay que ser extremadamente prudentes con esta cuestión, negar la
variedad de estados extraordinarios de consciencia, incluidos los estados místicos o para-
normales registrados en la literatura (algunos de los cuales supuestamente llegan a cier­
to conocimiento de tipo objetivo), no solo resultaría propio de mentes cerradas o en
exceso intolerantes (anticientíficas, en cierto modo) sino de personas irresponsables e
indocumentadas. Brian D. Josephson, de la Universidad de Cambridge, premio Nobel
de Física en 1973, reclama, en cambio, una “teoría de campo unificada capaz de explicar
incluso las experiencias místicas y el ocultismo” (Horgan, 1994). Para muchos pensado­
res, este tipo de conocimiento superior, de tipo objetivo, puede ser alcanzado por medio
de la intuición y otras facultades poco conocidas de la mente: Kant (igual que para
Plotino, Descartes y muchos otros destacados pensadores) “la intuición pura de espacio
y tiempo es una fiuente de conocimiento infalible de la que surge la certeza absoluta. Psicó­
logos, como Kóhler, en definitiva, han demostrado que la intuición existe incluso en
animales a condición de que todos los elementos de la tarea a realizar puedan ser perci­
bidos en un solo golpe de vista; esta intuición no es posible en un laberinto, por ejem­
plo, donde solo se tiene una idea fragmentaria de la situación (Delay et al., 1991). Los
resultados de estas experiencias nos recuerdan a la mayor capacidad de percepción de
conjunto (y, por tanto, mayor capacidad de supervivencia del grupo o de la población)
de las especies cooperativas o altruistas, que mencionamos en el capítulo anterior.
106 - La regresión de la consciencia

No obstante, para los modernos psicólogos cognitivos, el aspecto sensible del cono­
cimiento difícilmente puede penetrar en los misterios de la razón, del mismo modo
que ésta es incapaz de comprender (ni siquiera de aceptar) los objetos del conocimiento
transcendente. Cualquier incursión de uno en otro incurre en un error categorial (Wil-
ber, 1991) por lo que, en la presente lectura, los más escépticos no tienen por que acep­
tar que la mente humana es capaz de llegar al conocimiento intuitivo o de alcanzar
el conocimiento objetivo o noético de Platón (las verdades eternas del mundo de las
ideas); bastará, para todos los efectos, con aceptar los 3 primeros tipos de conocimiento
visibles en la vida cotidiana. En cualquier caso, debemos admitir que existe una gran
diferencia entre una consciencia exageradamente subjetiva y una consciencia míni­
mamente subjetiva, próxima por lo tanto a la objetividad, graduación que, aun sin
caer en la cuenta de su importancia, es generalmente admitida. La psicología distin­
gue 7 niveles de consciencia correspondiendo los dos primeros al estado habitual de
vigilia, el tercero a una especie de atención no concentrada y los 4 últimos al sueño
(Delay e ta l, 1991). El ahora neurólogo del Instituto Salk de Estudios Biológicos de
San Diego, Francis Crick (codescubridor con James Watson, de la estructura en doble
hélice del ADN) y el experto en redes neuronales del Instituto de Tecnología de
California, Christof Coch, también admiten dicha graduación -aunque sea indi­
rectamente—al decir que “la consciencia puede adoptar multitud deformas, desde la sim­
ple experiencia del dolor hasta la de autoconsciencia o consciencia de uno mismo ” (Crick
et al., 1992). La experiencia sensible del dolor pertenece a eikasia, mientras que la
consciencia de uno mismo (millones de personas ni siquiera saben que existen) per­
tenece a dianoia o nous.

EL CEREBRO CO M O UN COMPUTADOR

Admitida la enorme flexibilidad de la consciencia, el segundo paso consiste en esta­


blecer el lugar que ésta ocupa en la mente y la relación que tiene con el resto de fun­
ciones mentales. Provenga la mente del cerebro físico (reduccionistas) o del espíritu
inmaterial (dualistas), convendremos junto con el neurólogo Fischbach (1992)- sin
entrar en otras disquisiciones filosóficas—que “la mente es simplemente una sucesión de
procesos mentales”. Para los efectos que nos atañen hablaremos pues indistintamente
-dentro de lo posible- de funciones cerebrales o mentales sin establecer distinción
entre ambas entidades. Es el momento pues de establecer algún tipo de clasificación
que nos permita trabajar con las diferentes funciones cerebro—mentales en nuestra bús­
queda de las causas de la regresión psíquica sugerida. Pues bien, nuestro cerebro fun­
ciona como un ordenador (Hinton, 1992) en el que todas sus funciones se pueden
Evolución regresiva del Horno sapiens - 107

agruparen dos: las funciones efectoras o emisoras y procesadores de información (como


el lenguaje, la lógica, la memoria, cualquier tipo de pensamiento, razonamiento o acti­
vidad intelectual, la voluntad, las emociones, la imaginación, etc.) y las funciones recep­
toras o adquisitorias de información (como la atención, la observación, la percep­
ción, la comprensión, la inspiración, la intuición, etc.).
Una de las tesis principales en el desarrollo de esta teoría consiste en la proposición
de que todas las funciones efectoras o emisoras son subjetivas e inconscientes, mien­
tras que las funciones receptoras —por cuanto se acercan más, tanto en espacio como
en tiempo, al hecho real—tienden a la objetividad y a la plena consciencia. Una fun­
ción emisora es subjetiva porque siempre se aleja del hecho real objetivo (siempre se
interpone entre ambos una función receptora que, en consecuencia, está más cerca
de la objetividad) y es inconsciente porque se aleja del presente o única realidad
-distancia a la que llamamos tiempo—(también entre ambos se interpone una fun­
ción receptora, mucho más próxima al momento actual). Las funciones emisoras
son propias de la consciencia en eikasia o pistis, mientras que las funciones recepto­
ras pertenecen a la consciencia en dianoia o nous. La consciencia, por lo tanto, puede
ser tanto emisora como receptora (principal motivo de confusión), motivo por el cual
no incluimos a esta función en ninguno de los dos grupos anteriores. Ahora bien, de
incluirla en un grupo, debería incluirse entre las funciones receptoras pues la conscien­
cia se encuentra más lúcida cuanto más atenta está al hecho real, lo que solo se da en
el caso de dianoia o nous-, la consciencia en eikasia o pistis solo es, como veremos más
abajo, otra forma de inconsciencia.
Esta relatividad del término consciencia, en el uso habitual, puede apreciarse en
la mayoría de las funciones mentales, pues todas son susceptibles de graduación. La
atención, por ejemplo, puede ser de varios tipos: a) la atención habitual, de tipo mecá­
nico, la cual está abierta a cualquier clase de pensamiento o impresión errática, alter­
nando momentos de atención no concentrada con momentos de total distracción
(correspondiéndose con la consciencia en eikasia o en pistis)-, b) la atención concen­
trada en una sola cosa (la cual pertenece a pistis)-, y c) la atención de conjunto o aten­
ción holística, la verdadera y auténtica atención, que se corresponde con el estado
dianoia. Para los psicólogos J. Delayy P. Pichot “¡a concentración exige un esfuer­
zo que moviliza y gasta mucha energía y conduce a la fatiga". La atención de conjun­
to, por el contrario, moviliza energía pero no la derrocha sino que, siempre y cuando
se eviten los procesos emisores, se retiene al nivel de la recepción de información. Es
obviamente ésta, la que proporciona un mayor control sobre la situación y sobre el
resto de funciones mentales (las cuales se pueden procesar simultáneamente, sean estas
intelectuales o no), mientras que la atención concentrada se absorbe en una única cosa,
constituyendo en realidad otra forma de distracción. Ray Jackendoff dice que “la
J 08 ' La regresión de la consciencia

consciencia se enriquece con la atención"y los mismos Crick y Koch suscriben la impor­
tancia de la misma al añadir "... lo que supone que, mientras esta última -la atención-
puede no ser esencial para ciertos tipos de consciencia limitados, sí resulta necesaria para
la consciencia plena’ (Crick et al., 1992)
Lo mismo podemos decir en el caso de la percepción. La percepción habitual, acos­
tumbrada a la mayor parte de objetos visibles, es mecánica e inconsciente y pone en
juego procesos subjetivos diferentes a la mera recepción de información; se corres­
ponde obviamente con los estados de consciencia inferiores (eikasia y pistis). La per­
cepción comprende, según la Psicología, tres procesos íntimamente relacionados: el
proceso receptor (el que capta el hecho real por medio de los sentidos y lo hace llegar
a los órganos receptores); el proceso simbólico (el que asocia la sensación a un con­
cepto que ya poseemos); y el proceso afectivo (el que traduce el concepto en aspectos
afectivos como agradable, desagradable, indiferente, etc.) (Delay etal., 1991). Obvia­
mente, los dos últimos son emisores y subjetivos, mientras que solo el primero cons­
tituye la verdadera recepción de información, objetiva o próxima a la objetividad. Este
tipo de percepción al mismo nivel de la recepción solo puede procesarse con la conscien­
cia en estado de dianoia de modo que impida los procesos subjetivos inmediatos. Equi­
vale en cierto modo al percatarse de algo o al awareness (el darse cuenta) de la Gestalt
que algunos neurobiólogos empiezan a tratar. Chalmers (1996) al intentar buscar un
puente psicofísico que una los procesos físicos del cerebro con la experiencia subjeti­
va, separa el percatarse -lo que considera objetivo-, de la consciencia -a la que con­
sidera subjetiva-. Chalmers aproxima su concepto sobre el percatarse al tipo de conscien­
cia dianoia, como una función receptora totalmente alejada de la consciencia
emisora y subjetiva propia del estado pistis.
Igualmente, la imaginación, habitualmente efectora, también puede considerarse
receptora en el caso de la imaginación creadora, la cual consiste en un acto de percep­
ción instantáneo, de perspicacia, discernimiento o penetración psicológica (insight), y
lo mismo podríamos decir en el caso de otras funciones típicamente emisoras, como
la voluntad o la capacidad de raciocinio. Los antiguos griegos hablaban de un tipo de
voluntad (que nada tiene que ver con la voluntad emisora resultante de los procesos
razonativos y efectores habituales) consistente en actuar en función del lugar que ocu­
pamos en el sistema y en las relaciones con el entorno. Es un actuar en función del con­
junto de elementos percibidos que exige una atenta claridad receptiva. En ese punto
se confunde la voluntad con la intuición y con un tipo de razón también atenta que
equivale al verdadero nous (la razón superior). Lo importante, por lo tanto, en esta cla­
sificación es distinguir cuando una función está adquiriendo o recibiendo información,
pudiendo llegar a decir que, en los extremos de la escala, el mecanismo básico de fun­
cionamiento podría ser el mismo para la mayor parte de las funciones de un conjun­
Evolución regresiva del Homo sapiens - 109

to: por ejemplo, el término insight al que hemos hecho referencia bien podría aplicar­
se a la imaginación creadora, a la percepción instantánea, a la inspiración, a la intui­
ción, ala comprensión repentina, al atento raciocinio holístico o a los sueños creativos.
Podemos pues, establecer una graduación decreciente en objetividad del siguien­
te modo: a) los objetos y hechos reales del mundo físico (lo que Popper llama el Pri­
m er Mundo) y las verdades absolutas (propias del Tercer Mundo, a las que Platón llama
id e a s, formas o verdades eternas, Hegel, espíritus objetivos, y Popper proposiciones obje­
tivas, o contenidos de pensamiento objetivo); b) la atención y la observación, c) la per­
cepción, d) percatación, y e) los procesos emisores habituales. Las cuatro últimas
forman parte de lo que Popper llama el Segundo Mundo o mundo subjetivo y son
tanto más subjetivas cuanto más se alejan del hecho real. Poco importa si la obser­
vación va delante o detrás de las hipótesis o de las inclinaciones individuales,
como sugiere Popper (1992); esa sería obviamente una observación emisora y cla­
ramente subjetiva, sentido que ya creemos haber expresado con claridad. Nuestra
hipótesis se aproxima a la teoría del sentido común o de la tabula rasa de los empi-
ristas, que sostiene que nuestra mente al nacer está vacía (o semivacía), adquiere
conocimientos por medio de los sentidos y todo lo que se añade a ese conocimien­
to elemental (directo o inmediato, como ellos dicen), le añade subjetividad. Popper
(que la llama teoría del cubo) opina que incluso ese primer conocimiento está ya con­
taminado pues poseemos disposiciones innatas que nos infunden expectativas pre­
vias incluso a la observación y a la percepción (Popper, 1992). Un ejemplo de que
la expectativa puede ir por delante de la observación (lo que Popper denuncia fre­
cuentemente en el caso de los experimentos científicos) es el caso ya citado del crá­
neo KNM —ER 1470 y la redatación de los estratos donde se encontró por no res­
ponder a las expectativas evolucionistas (y muchos casos similares de lo que Lubenow
llama the datinggam é). Resulta obvio pues, que sólo si somos capaces de mante­
nernos en los primeros niveles de la recepción (en los cuales los puntos b, c y d
pueden llegar a ser lo mismo), con la consciencia o atención en estado dianoético,
sin traducción o movimiento mental alguno, la subjetividad puede llegar a redu­
cirse substancialmente (aun cuando tengamos la expectativa de 'no tener expectati­
vas’ o de ‘vigilar nuestras posibles expectativas); seremos por tanto más objetivos y
habremos dado un paso de gigantes en nuestro desarrollo evolutivo. Tampoco se
trata de eliminar la individualidad resultante de nuestros procesos subjetivos, sino
de eliminar la mecanización de tales procesos, pues este estado de percepción
atenta o consciente puede aplicarse también sobre las funciones mentales subjeti­
vas, tales como el pensamiento o el razonamiento: sería una especie de objetiviza-
ción de lo subjetivo, donde nuestras emociones, juicios, proyectos o ideas son
supervisadas por una función mental de orden superior.
110 - La regresión de la consciencia

Según Horgan (1994), la simple intención de mover un dedo ya produce activi­


dad electroencefalográfica (EEG) por lo que no es de extrañar que las funciones
mentales emisoras y de proceso, que producen mucho movimiento cerebral (intención,
elección, decisión o proyección), se procesen generalmente con mucha actividad EEG,
mientras que las funciones receptoras, todo lo contrario, se procesan con escaso movi­
miento neuronal y poca actividad EEG. El estado de vigilia habitual, que se corres­
ponde con los estados 1 y 2 de la psicología y los estados 1 y 2 de Platón (eikasia y
pistis) (funciones mentales generalmente en estado de emisión) produce las denomi­
nadas ondas beta de más de 14 ciclos por segundo. La atención flotante no concentra­
da o estado de consciencia tipo 3 de la psicología, que “corresponde a una eficacia
excelente del comportamiento.... en el que se sitúan algunas formas delpensamiento crea­
dor” (Delay et al., 1991), se corresponde con el estado 3 de Platón (dianoia) y pro­
duce ondas alfa con vibraciones de 7 a 14 ciclos por segundo. Los estados del sueño
(estados 4 a 7 de la psicología) producen vibraciones de 4 a 7 hertzios, en el caso del
sueño ligero (ondas theta) y de 0 a 4 hertzios, en el caso del sueño profundo (ondas
delta), pudiendo relacionarse con ciertos estados alterados de consciencia próximos a
nous. El sueño o el inconsciente son casos especiales de funciones efectoras (pues uti­
lizan información ya almacenada) que producen poca actividad EEG y que, en
determinados casos, se comportan como funciones receptoras de información.

FUNCIONAM IENTO INCORRECTO DE LA M ENTE

La regresión del psiquismo propuesta consistiría en el sobredesarrollo y dominancia


de las funciones emisoras sobre las receptoras, dominancia adquirida en algún momen­
to de nuestro desarrollo filogenético y ontogenético. Mientras que en el siguiente apar­
tado hablaremos del aspecto filogenético, veremos ahora que tal defecto se adquiere
en el curso de nuestro desarrollo individual debido a la consolidación histórica de
sistemas de aprendizaje no solo incorrectos sino también extremadamente perjudi­
ciales para la supervivencia de la especie. Daniel C. Dennett, filósofo de la conscien­
cia, opina que “en realidad no somos conscientes de nada.... la consciencia es en gran medi­
da ilusión", ya que “en la vida cotidiana asumimos inconscientemente la actitud intencional”
(Beardsley, 1996). Lo mismo opina el antropólogo Ramón Valdés al afirmar que el
proceso de enculturación “empieza tan pronto y es tan sutil que nadie, ni en retrospec-
to, llega a tener idea clara de hasta quépunto lo ha sufrido” (Valdés, 1981). Toda inten­
ción o movimiento de la mente distrae la atención lo que nos sitúa en un estado infe­
rior de consciencia. La realidad será tanto mejor percibida (y el aprendizaje será
tanto más eficaz) cuanto mayor sea la atención consciente puesta en juego y mayor
Evolución regresiva del Humo sapiens - II !

número de elementos puedan ser captados. Todos parecen dar la razón a Freud,
cuando decía que los impulsos del inconsciente gobiernan la mayor parte de la vida
de las personas, o a Leibnitz que decía que "en cada instante hay en nosotros un
número infinito depercepciones que no se acompañan de conciencia ni de reflexión" (Delay
etal., 1991). Y así, en la actualidad la moderna psicología reconoce: “hoy en día sabe­
mos que una parte considerable, quizás la más importante, de nuestra vida mental se desa­
rrolla deforma inconsciente” (Delay et al., 1991).
La neurobiología también parece dar la razón a Freud y a Dennett: recientes
experimentos de formación de imágenes del cerebro parecen demostrar que los dife­
rentes niveles de consciencia activan vías neuronales diferentes. Usando tomografía
por emisión de positrones (TEP) Marcus E. Raichle de la Universidad de Washing­
ton en Saint Louis observó que algunas actividades cerebrales que muchos consideran
automáticas, como el habla habitual -o la mera repetición de palabras- (consciencia
en eikasid) solo activa áreas motoras del cerebro “confirmando algo que se venía sospe­
chando: que a veces hablamos sin ser conscientes de lo que decimos” (Raichle, 1994).
Cuando entran en juego dos tareas nuevas, la evaluación consciente del significado
de una palabra y la elección de una respuesta apropiada (generación de un verbo en
respuesta a un nombre) (consciencia en pistis), se activan dos nuevas áreas cerebrales,
desactivándose, en cambio, las áreas motoras implicadas en la simple repetición ruti­
naria de palabras. Otro interesante hallazgo fue que cuando el sujeto se ejercita en la
generación de verbos, se cambian por completo los circuitos neuronales puestos en
juego, activándose los circuitos responsables de la repetición de nombres y demos­
trando así que la rutina, la práctica o la habilidad producen una relajación de la
atención o, en definitiva, de la consciencia: “la práctica modifica la manera en que se
organiza nuestro cerebro y esto tal vez no haya sabido apreciarse enteramente” (Raichle,
1994), ya que nuestros métodos de educación podrían estar facilitando la pérdida de
atención o de consciencia y, todo lo contrario, una vida plagada de hábitos incons­
cientes. Así pues, tanto la neurología como la psicología, como la filosofía parecen
coincidir en un aspecto crucial para entender la hipótesis de la regresión de la conscien­
cia: las funciones emisoras o intelectuales (las cuales rigen el comportamiento de los
diferentes sectores sociales como la economía o la política) se procesan con poca
consciencia o, dicho de otro modo, de forma variablemente inconsciente.
Este proceso podría tener lugar del siguiente modo: a) la relajación de la atención
provoca el disparo automático de determinadas vías neuronales de la zona de la memo­
ria, sobre todo de la memoria a corto plazo o funcional (Goldman-Rakic, 1992)
(durante los sueños se activan también las áreas de memoria a largo plazo); b) la infor­
mación liberada activa, también de forma mecánica, las funciones de procesamiento
y emisión de información (pensamientos, razonamientos, lenguaje, etc.; el familiar
¡ 12 - La regresión de la consciencia

parloteo mental)', tal y como propone la psicología científica, estas funciones también
se activan durante el sueño, aunque de un modo diferente (con baja actividad EEG
y una adecuada recuperación energética) ; c) finalmente por asociación de ideas lle­
gamos a las conclusiones, conceptos o teorías más complejas y dispares, propias del
comportamiento subjetivo. Esta especie de razonamiento inconsciente pertenece al esta­
do más bajo de consciencia (eikasia) y permite explicar las ideas fanáticas o desorde­
nadas y los, cada vez más frecuentes, comportamientos extremos. Cuando este razo­
namiento es más o menos dirigido y voluntario (propio de las conductas intelectuales),
pertenece al estado pistis pues aun no hay un verdadero control por parte de la conscien­
cia propiamente dicha o dianoia.
En definitiva, si bien es cierto que existen estados pistis muy próximos a dianoia,
donde el razonamiento empieza a ser controlado por el consciente (las llamadas per­
sonas razonables y tolerantes), creemos totalmente acertado aseverar que la mayor
parte del comportamiento humano es en cierto modo y en diferente grado, incons­
ciente. Podemos incluso establecer paralelos con la psicología tradicional de Freud: los
actos propiamente inconscientes (por debajo de los niveles de eikasia) equivaldrían
al ello de Freud y suelen expresarse durante los sueños; los niveles menos inconscien­
tes, lo que podríamos llamar el subconsciente (eikasia y pistis), equivaldrían al yo de
Freud y suelen expresarse durante el estado habitual de vigilia (que pasa a ser otra forma
de sueño); finalmente, el consciente (dianoia, nous) sería propio del superyo de
Freud (la auténtica vigilia en el sentido de vigilancia o atención). Además de la mayor
parte de lo aprendido (a través de la percepción habitual de tipo inconsciente o
subliminal, o bien a través de percepciones conscientes pero que, por rutinización,
han pasado al inconsciente) también pertenece al inconsciente todo lo innato que aun
no ha aflorado a la consciencia (el inconsciente colectivo de Cari Gustav Jung, o las
expectativas innatas de Popper)
Cuando la información del subconsciente y del inconsciente aflora al consciente
existe en realidad una verdadera adquisición de información pues hay emisión en
una zona del cerebro-mente y recepción en otra, tal y como si los datos provinieran
del exterior. Los grandes inventos y genialidades suelen ser ideas, percepciones,
comprensiones, aprehensiones o intuiciones repentinas (insight) que no pocas veces
tienen lugar durante los sueños. Como ya vimos para otras funciones, este tipo de sue­
ños (son famosos los descubrimientos de los axiomas de geometría de Descartes o el
hexágono bencénico de Kekulé, entre otros) pueden incluirse entre las funciones recep­
tivas. En estos casos, los datos afloran al consciente de forma holística de modo que
hace posible la inspiración o la solución intuitiva de un problema. Cobran así senti­
do determinadas experiencias de meditación, relajación o control mental, técnicas
orientales ancestrales, tan de moda hoy en día en occidente.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 113

David Bohm es el único físico que ha desarrollado una teoría determinista seria
-cada vez más reconsiderada (Albert, 1994)-, alternativa a la actual mecánica cuánti­
ca. En su libro La totalidad y el orden implicado declaraba que “tanto la relatividad
como la teoría cuántica están de acuerdo en que ambas implican una necesidad de mirar
el muruio como un todo indiviso, en el que todas ¡aspartes del universo, incluidos el obser­
vadory sus instrumentos sefunden y se unen en una totalidad’. Para Bohm la realidad es
la totalidad y “p or tanto hacefalta que el hombrepreste atención a su hábito depensamiento
fragmentario, tenga conciencia de él, y así leponga fin ”. Para Bohm terminar con la ilu­
sión de un mundo fragmentario requiere “un acto de percepción original y creativo de
todos los aspectos de la vidd’ y “cuanto más sutiles sean nuestras percepciones mayor será el
contenido del orden implicado " (Holroyd, 1993). Este holismo no es exclusivo de la Físi­
ca, destacando también entre las ideas de biólogos, filósofos o psiquiatras, como
Bateson, Jan Christian Smuts, Alfred Adler, John Dewey, etc. La moderna psicología
reconoce que “e/principio fundamental que gobierna todas las leyes de la percepción es el
de que un conjunto es más que la suma de las partes que lo componen; posee propiedades
autónomas que no derivan de las partes” (Dehy etal., 1991). Aunque la atención holís-
tica implica cierto esfuerzo de atención solo este estado garantiza la mejor relación
aprendizaje/gasto de energía. Solo la mente atenta al conjunto de inputs proporciona
mínimo movimiento cerebral, orden y eficacia (conducta cooperativa, por ejemplo), y
una imagen lo más fielmente posible de la realidad (óptimo aprendizaje).

EVOLUCIÓN DE LAS FUNCIONES MENTALES

Hemos visto pues, que nuestra mente—cerebro funciona incorrectamente. Ahora


bien ¿en qué momento de la historia o de la prehistoria invirtió nuestra mente su pro­
greso evolutivo?. En el mundo natural dependiente del entorno; propio de nuestros
antecesores, podemos suponer que la capacidad de percibir (y de pasar la mayor
parte del tiempo viviendo en tiempo real) fue anterior con respecto al conocimien­
to racional y al resto de funciones intelectivas. Es el paso obvio entre el comporta­
miento instintivo y las facetas complejas de la mente tales como la capacidad de arti­
cular palabras, elaborar conceptos o la capacidad de razonar. El hecho de que los
animales dotados de percepción instintiva sean capaces de aprender por intuición,
viene a demostrar que éste es quizás nuestro modo de aprendizaje original y natural.
Observando la capacidad de observación de los bebés y los niños de corta edad y tal
como sucede con los caracteres morfológicos, también podemos decir que la ontoge­
nia de nuestras facultades mentales recapitula la filogenia. El desarrollo de la razón
(al incorporar paulatinamente toda suerte de tradiciones, culturas, experiencias,
¡ 14 - L a regresión de la consciencia

conceptos, teorías e ideologías) avanzaría en el sentido de un aumento constante y


acumulado de complejidad cultural con menoscabo de la capacidad de observación
y de percepción y, por lo tanto, de la propia capacidad de razonar en función del
presente real. Esta capacidad de raciocinio, capaz de distinguir al animal irracional
del hombre, lejos de conferir una mayor ventaja a las capacidades ya existentes de tipo
perceptivo (lo que se conseguiría con un especial tipo de raciocinio, bien de tipo recep­
tor o bien dependiente de las funciones receptoras), fue la causante —por un mal
uso—de la práctica anulación de éstas.
Julián Jaynes sostenía en su libro The Origin o f Conciousness in the breakdotvn ofthe
Bicameral M ind que la psiquis del hombre tomó un camino equivocado hace unos
5000—7000 años (lo que también aprueba el físico David Bohm) con el surgimiento
de ciertas facetas mentales favorecedoras de la conducta egoísta (que, como ya vimos
serían todas las funciones emisoras). Arthur Koestler sostenía que algo había ido mal
en la evolución del Homo sapiens sugiriendo que “éste podría ser una especie biológica
aberrante afectada por una imperfección que afectó a los circuitos de nuestro sistema ner­
vioso’’-, ésta anomalía podría radicar en la desincronización entre el neurocórtex y el
hipotálamo, sugiriendo la búsqueda de “algún correctivo que reparase ese evidente error
evolutivo” (Holroyd, 1993). También el conocido psicólogo C.G. Jung opinaba que
la mente del hombre occidental está enferma porque el modo de proceder de la moder­
na civilización reprime la capacidad de percibir [as formas universales de conducta, los
patrones de comportamiento o instintos psicológicos básicos comunes a todas las culturas
(los arquetipos del inconsciente colectivo).
El filósofo Rafael Gambra cita a algunos autores que sostienen que tanto los cal­
deos como los egipcios, los hindúes o los chinos poseían profundos conocimientos éti­
cos y psicológicos y que la antigua Grecia -donde solemos situar el origen de la histo­
ria de la filosofía—no supuso más que una reducción de horizontes con respecto a la
antigua filosofía oriental. Muchos filósofos como Schopenhauer, Pablo Deussen, Jiddu
Krishnamurti y otros han basado su sistema filosófico en los Vedas y el pensamiento
oriental (Gambra, 1977; Holroyd, 1993) (filosofía que mucho antes de Platón ya cla­
sificaba los estados de consciencia en tamas, rajas y sattwas). Suele considerarse a Gre­
cia como la cuna de la razón lo que parece patente a tenor de los grandes filósofos que
nos ha dejado la historia. No hay que descartar, por tanto, que en la época helenista haya
culminado el proceso de desarrollo de las facultades intelectuales del hombre en detri­
mento de las perceptivas, ya en declive desde miles de años antes, quizás desde el comien­
zo del Neolítico, como intuía Julián Jaynes. Y quizás podamos decir también —como
aprobaría Popper, Shaw y muchos otros filósofos, incluso contemporáneos- que con
Platón empieza y acaba la filosofía y que desde entonces no solo han continuado retro­
cediendo nuestras facultades perceptivas sino también las intelectuales.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 1 ¡5

Y ya, por último, si hemos perdido la oportunidad de alcanzar un óptimo grado


de desarrollo psíquico ¿es posible recuperar el tiempo perdido?, ¿está el ser humano
en condiciones de aspirar aun a un grado más alto de evolución?. Teilhard de Char-
din, de acuerdo con la imperiosa ley de la complejidad-conciencia, y de modo simi­
lar a como ha sucedido en el pasado, opinaba que la evolución permitirá alcanzar
grados más altos de psiquismo (el “Punto Omega”) sobrepasando así la reflexión mera­
mente individualista que inevitablemente conduce a la conducta egóica. Quizás tenga
razón, pero no hay que confiar en que esa mejora en la calidad de la conciencia pro­
venga ya, cruzándose de brazos, de la mera evolución. El hombre ha conseguido influir
en el medio y en la naturaleza y está claro que solo por su propia iniciativa y hacien­
do uso de su propia voluntad podrá aspirar, mediante un adecuado aprendizaje, a lo
que probablemente sería el último y el mejor de sus progresos.

HACIA UN CORRECTO APRENDIZAJE

Si el uso excesivo de nuestras funciones efectoras enmascara, en fin, el correcto


funcionamiento de las funciones receptoras cabe pensar ¿serán entonces estas últi­
mas las únicas responsables de un correcto desarrollo de nuestras capacidades men­
tales?. Obviamente no. Si un bebé no recibe adecuada educación de tipo cultural o
intelectual (funciones emisoras como el lenguaje o la capacidad de razonar, planifi­
car o emitir juicios) el niño pasará el resto de su vida observando muy atentamente
como cualquier otro animal de la naturaleza. Posiblemente sepa cuidarse muy bien en
un medio salvaje, pero ni siquiera tendrá consciencia de sí mismo ni de su propia exis­
tencia. El caso de los niños salvajes (como el caso de Victor, un niño perdido en los
bosques franceses hasta los 12 años) o de los niños aislados desde su nacimiento (como
Genie, una niña encontrada en 1970 que permaneció incomunicada hasta los 13 años
de edad), dejan claro este asunto y demuestran que las funciones cerebrales que no
se usan, se atrofian de modo irreversible (García, 1992). Estos célebres casos,
ampliamente estudiados y documentados, no solo han demostrado que el habla y el
resto de funciones intelectuales -y posiblemente cualquier tipo de función cere­
bro—mental—son difíciles de recuperar a partir de cierta edad, sino que confirman
que las primeras funciones en desarrollarse son las funciones de percepción y obser­
vación -funciones animales imprescindibles para sobrevivir en la selva o en situa­
ciones extremas-, las cuales se encuentran sumamente agudizadas en todos estos casos.
Es precisamente la aparición de la razón la que permite la graduación de la conscien­
cia humana, hasta llegar a dionoia o nous, la verdadera consciencia, ausente en ani­
males irracionales. La graduación de la consciencia en animales -privados de razón-
1 1 6 - L a re gresió n de la co n sc ie n c ia

puede entenderse como una graduación de la percepción, que también varía desde el
sueño hasta un estado de máxima vigilancia de tipo irracional instintivo. La razón
es, por tanto, vital para el desarrollo de la consciencia y, aun cuando inicialmente se
incluyó entre las funciones típicamente emisoras, al nivel de la recepción de infor­
mación pasa a ser una función receptora equivalente a lo que los antiguos griegos
entendían por nous o razón superior.
Recientes hallazgos de neurobiólogos de las Universidades de Columbia y de Cali­
fornia indican que el cerebro se desarrolla de un modo u otro en función de las viven­
cias de la infancia y que algunas de sus áreas, como las que afectan a la percepción tác­
til, crecen más cuanto más se ejercitan. Las zonas que más trabajan, sobre todo en la
infancia, se desarrollan más que las que se usan menos. Este hecho se pone de manifiesto
en los experimentos de Michael Merzenich de la Universidad de California en San Fran­
cisco por los que consiguió que un mono tocase un disco giratorio con sólo los tres dedos
centrales de su mano; tras haber dado el disco varios miles de vueltas, el área cortical
del simio dedicada a los tres dedos centrales se había expandido a expensas de la dedi­
cada a los otros dedos. De este modo "la arquitectura de nuestros cerebros se irá modifi­
cando de manera personal... constituyendo la base biológica -junto con la estructura
genética- de la expresión de la individualidad’ (Kandel etal., 1992). Si, como también
parece deducirse de los experimentos de Marcus E. Raichle, las funciones emisoras
provienen de zonas del cerebro diferentes a las perceptivas, estaría claro que nuestros sis­
temas educativos -que solo se ocupan de las primeras- serían totalmente erróneos, man­
teniendo y perpetuando así ese error evolutivo en el que estamos inmersos.
El aprendizaje será inferior en los niveles bajos de consciencia (eikasia, pistis),
pues obviamente no habrá adquisición de nueva información sino mero movimien­
to o traslado de la ya poseída, con emisión de nuevas formas subjetivas (tal como sugie­
re Popper), mientras que será muy eficaz en los niveles altos de consciencia, pues
solo ahí es posible la adquisición de nueva información. Y esto sería así aun cuando
Popper suponga que “todo aprendizaje o conocimiento adquirido consta de modificacio­
nes de cierto tipo de conocimiento o disposiciones que ya se poseían previamente y, en últi­
ma instancia, consta de disposiciones innatas” (Popper, 1992). En este caso, el nuevo
conocimiento sería el descubrimiento de esas disposiciones innatas, hasta entonces
desconocidas, y de su hipotética subjetividad. Insistimos en que este nuevo conoci­
miento incluye las intuiciones (insight o captura de los inquilinos propios del Tercer
Mundo) aunque provengan de un conjunto de elementos más simples ya almacena­
dos en la memoria; aunque esta parezca un mero traslado de información, es, en rea­
lidad, un nuevo conocimiento para funciones receptoras, como la consciencia, que
bien podría ser una emergente del resto de funciones, sin localización cerebral propia.
La emergencia es una de las propiedades de los sistemas complejos, como el cerebro,
Evolución regresiva del Homo sapieiu - 1 1 7

que surge como consecuencia de la integración de las partes, y que no se da en nin­


guno de los elementos por separado (Solé et al., 1996). En función de todo lo dicho
resulta obvio que la mejor edad para aprender es claramente durante la infancia
cuando, por un lado, las funciones perceptivas están en pleno desarrollo y comien­
zan a activarse las facultades emisoras tales como el habla, el lenguaje o la razón, y, por
otro lado, las pautas de conducta aun no están establecidas definitivamente. Aun cuan­
do tengamos inclinaciones conductuales innatas, todo el comportamiento posterior
del individuo depende del equilibrio entre el desarrollo de las funciones emisoras y
receptoras durante la fase inicial del aprendizaje infantil.
Así pues, nuestro aprendizaje debe incidir en el desarrollo de las funciones recep­
toras de modo que se equilibren con las emisoras, a través, sobre todo, del desarro­
llo de la atención holística, en una especie de búsqueda de la objetividad. Si, como
ya hemos dicho, las funciones emisoras son las principales causantes de subjetividad
y las funciones receptoras de objetividad, el principal objetivo de este aprendizaje infan­
til será, no el pretender ser plenamente objetivos (lo que se supone prácticamente
imposible), sino de hacerse consciente de la subjetividad. Lo subjetivo es irreal con
respecto al hecho objetivo, pero cobra realidad cuando es observado por el conscien­
te, pues en ese momento hasta lo subjetivo pasa a ser un hecho objetivo real. Es ese
estado de percepción consciente, objetiva, atenta, holística (el awarenes, el darse
cuenta o tomar conciencia de la Gestalt), el que constituye el mejor sistema de apren­
dizaje para la adquisición de conocimientos. Un estado tal de la mente, en cierto modo
natural, permite tener presentes todos los elementos del conjunto y probablemente
conduzca al aprendizaje intuitivo que la psicología conoce y que ya hemos definido
como la capacidad para formar insight o actos de penetración psicológica.
Con este conocimiento desarrollado o en desarrollo mejorarían infinitamente los
tipos de aprendizaje habituales basados en el condicionamiento y la asociación (Delay
et al., 1991), lo que la neurología ahora relaciona con los tipos de aprendizaje implí­
cito y explícito (Kandel et al., 1992) y que obviamente pertenecen a las funciones infe­
riores del tipo eikasia y pistis. Es cierto que los animales, que usan mejor que noso­
tros sus facultades de percepción, son capaces de aprender y memorizar por asociación
y condicionamiento en los experimentos forzados a los que son sometidos, pero
también es cierto que suelen aprender mejor que nosotros determinadas habilidades
al alcance de su capacidad y sobre todo de aprender por intuición, tal y como
demostró Kóhler (Delay et al., 1991). Mientras que esto podría demostrar que nues­
tro aprendizaje natural o innato es dé tipo intuitivo, es obvio que la mayor parte de
nuestro conocimiento actual es condicionado y que solo un tipo de aprendizaje dia-
noético podría formar a personas incondicionadas (o conscientes de sus condicionan­
tes), responsables y con auténtico criterio propio. A la hora de aprender una habili­
i 18 - La regresión de la consciencia

dad es harto sabido que una buena práctica es mucho más eficaz que el doble de teo­
ría, sobre todo si en aquella se pone la máxima atención, al igual que también es harto
sabido que “las personas muy observadoras tienenfam a de tener más intuición que las per­
sonas más cerebrales' (Vallejo—Nágera, 1996). El aprendizaje habitual basado en la
adquisición de nuevas formas de comportamiento (Delay et al., 1991) es un simple
aprendizaje de nuevas formas subjetivas, un lastre continuo para nuestra capacidad de
objetivización o captación de la realidad. La simple repetición y memorización del
inmenso caudal de información con la que hoy saturamos a nuestros estudiantes podría
ser una de las principales causas del deterioro psíquico y social posterior.
Las modernas tendencias de formación apuntan totalmente en este sentido: el esta­
dounidense David Goleman propone a los directivos de empresa un nuevo tipo de
formación no basada en estimular la parte racional del cerebro (el neocortex), sino
“la emocional (la amígdala), crucialpara desarrollar el estudio de uno mismo, la evalua­
ción individual, la motivación en el trabajo, la creatividad, la participación en los obje­
tivos globales”, etc. Los beneficios del desarrollo de la “inteligencia emocional”
-como Goleman la denomina- son tanto humanos, como laborales, como econó­
micos y sus métodos se están implantando por numerosas empresas de todo el mundo
con notable éxito.
Ya hemos hablado del cómo hay que aprender y del cuando hay que aprender, pero
¿qué es lo que realmente tenemos que aprender?. Hemos hablado también en térmi­
nos generales de la necesidad de hacerse conscientes de lo subjetivo y de tender a lo
objetivo, el hecho presente y real, y esa es realmente la primera lección de ésta asig­
natura pendiente. Pero si además nos atenemos a la definición que sobre la conscien­
cia hace el psiquiatra, Vallejo-Nágera (1996) como “el conocimiento que tenemos de
nosotros mismos y del mundo exterior" la cosa se concreta más. En efecto, repite este
autor que “muchas veces es necesario acudir a un experto, un psiquiatra o psicólogo, o a
otras personas, para que nos ayuden a interpretar lo que nos sucede o a conocernos
mejor.... otras personas tienen gran dificultad para analizar e interpretar sus sentimien­
tos'. En definitiva, hemos aprendido a volar, a navegar, a hacer islas artificiales, a mane­
jar el átomo... pero no hemos aprendido a controlar e interpretar nuestros propios
pensamientos y sentimientos. Más aun, si hay o hubo un método indiscutiblemente
eficaz en psicología para autoexplorarnos, como es la introspección, la tendencia entre
los psicólogos es a arrinconarlo. Dice el mismo autor: “de hecho, el método introspecti­
vo, muy utilizado por lospsicólogos clásicos, ha sidoprogresivamente sustituido por la moder­
na psicología de la conductay del comportamiento y por la psicología experimental’. Dicen
también Delay y Pichot (199 \) “la ligazón entre la llamada a la introspección y una posi­
ción filosófica, ética o metafísica ha contribuido a despertar las sospechas de los psicólogos
que desean mantenerse ‘científicos’ “. Con las declaraciones de los expertos la tenden-
Evolución regresiva del Homo sapiens - 1 19

cía involutiva hacia lo subjetivo parece demostrada. Por lo tanto, solo si somos capa­
ces de observar nuestros propios procesos mentales (el famoso “conócete a ti mismo”de
los antiguos filósofos griegos) podremos ser capaces de observar atentamente el mundo
exterior y aspirar así a la altruización social, recuperando así esa avanzada forma de
comportamiento -seguramente heredada de nuestros hipotéticos ancestros progresi­
vos- que hemos ido perdiendo en el curso de nuestra deficiente evolución cultural.
Nuestra teoría sobre la regresión del psiquismo quedaría plenamente confirma­
da, en fin, con los trabajos de algunos psicólogos a los que no se les ha dado la
importancia que merecen. Resulta curioso ver que, a pesar de que todos los manua­
les de psicología hablan de la superioridad de la capacidad de atención holística
sobre las funciones intelectuales -y de su capital importancia en el desarrollo del indi­
viduo-, el aprendizaje basado en las funciones receptoras apenas haya transcendido
en nuestros sistemas educativos. El psicólogo Pierre Janet, por ejemplo, se refiere a esa
superioridad del siguiente modo: “elpresente que estudia la psicometría, esa pulsión de
una décima de segundo, no es lo que nosotros apreciamos como presente. Para nosotros, el
presente real es un acto, pero un acto de cierta complejidad que abarcamos en un solo
estado de consciencia a pesar de su complejidady de su mayor o menor duración real... Hay
unafacultad mental que, forzando el término, podría llamarse ‘presentificacióny que con­
siste en hacer presente un estado del espíritu y un grupo de fenómenos’ ” (Delay et. al,
1991). Esta presentificación -que algunos llaman momentaneidady otros tomar concien­
cia (awareness, por contraposición a la consciousness o consciencia propia del estado
de vigilia habitual)—presupone que el tiempo es un obstáculo para el funcionamien­
to natural de la mente. Janet colocó esta presentificación o aprehensión de la realidad
(en todas sus formas) en la cima de la jerarquía de las funciones mentales y vemos
una correlación con los estados de consciencia superiores del tipo nous o dianoia. El
individuo dotado de presentificación permanente vive en el máximo grado de atención
y de percepción de la realidad, pudiendo afirmar que pertenece a un tipo de hombre
de conocimiento superior (el verdadero sabio de Platón o Espinosa); dice Janet: "...
captar la realidad, es decir, coordinar alrededor de esta percepción todas nuestras tenden­
cias y actividades es la obra capital de la atención”. En su jerarquía, Janet coloca a con­
tinuación, en un segundo nivel “las mismas percepciones delprimer nivel, pero despoja­
das de la agudeza del sentimiento de la realidad; son acciones sin adaptación exacta a los
hechos nuevos, sin coordinación de todas las tendencias del individuo, percepciones vagas
sin certidumbre y sin disfrute del presente; es lo que yo a menudo he designado con el
nombre de ‘acciones y percepciones desinteresadas” ’. Vemos en este caso un acercamien­
to al estado pistis, aunque aun próximo a dianoia. En tercer lugar “es preciso colocar
en un rango muy inferior, a pesar de la opinión popular, las operaciones mentales que
tratan con ideas o imágenes, el razonamiento, la imaginación, la representación inútil
120 - La regresió n de la c o n scie n cia

del pasado, el ensueño". La correspondencia con la consciencia de tipo pistis en este


caso es total. Y finalmente, Janet sitúa en el nivel inferior “las agitaciones motoras,
mal adaptadas, inútiles, las reacciones viscerales o vasomotoras que se consideran como
elemento esencial de la emoción , lo que hemos venido definiendo como eikasia o tipo
de consciencia próxima ya al inconsciente. Hallamos pues, una correlación casi total
de la moderna psicología con los estados de consciencia que Platón nos describió hace
más de 2000 años y con los que comenzamos este capítulo. Aunque citadas en los
manuales comunes de Psicología, las observaciones de Janet suelen pasar desaperci­
bidas, pues resulta difícil admitir que el razonamiento y la lógica intelectual -basa-
das en hechos temporales y nunca en el presente (o única realidad)- se encuentran
entre las más bajas de nuestras facultades mentales (Delay et al., 1991).
Los defectos de nuestras técnicas de aprendizaje repercuten obviamente en nues­
tras relaciones sociales, con el consiguiente deterioro observado. Profundizar en esta
hipótesis podría ser crucial para marcar las pautas de nuestros futuros sistemas edu­
cativos y, por lo tanto, de nuestra futura evolución cultural (Doménech, 1996).
XVI. COMPLEJIDAD, ENTROPÍA Y REGRESIÓN

Curiosamente, muy lejos de ser lo anormal, lo extraño, lo inesperado, las leyes físi­
cas y las leyes del equilibrio entre el orden y el desorden, nos enseñan que la regresión
es lo normal, lo probable y lo esperado. Pirlot (1976) al intentar explicar el proceso evo­
lutivo dice: “el morfólogo, igual que elfísico o el químico, a l buscar una teoría sintética de
la materia en movimiento se encuentra confrontado con el enigma de la distribución del
orden y desorden del Universo”. En consecuencia, opina que el desarrollo de la forma y
función global del individuo “debe inscribirse en el sistema de intercambio energético uni­
versaly su función debe enunciarse en los términos utilizados por la Física”.
Del antiguo determinismo de la mecánica newtoniana, se pasó al indeterminis­
mo de la mecánica cuántica, en la que los elementos subatómicos, comportándose
extrañamente como onda y partícula simultáneamente, transformaban las certidum­
bres en meras probabilidades. Más tarde se observó que algunos sistemas (algunos gases
y reacciones químicas) que debían tender a un estado de equilibrio homogéneo adqui­
rían sorprendentes configuraciones ordenadas, que parecían ir contra la segunda ley
de la termodinámica, por la cual, la entropía, y por tanto el desorden, aumentan cons­
tantemente. Poco a poco se fue observando que en determinados sistemas químicos
que, de suyo, deben tender al máximo desorden, surge un orden espontáneo que no
puede ser explicado por el segundo principio. El orden y el desorden, coexistiendo
entrelazados, subyacentes entre las leyes de la materia y de la vida, comenzaban a aflo­
rar como dos eternos enamorados.
La segunda ley de la termodinámica describe la evolución de un sistema aislado
(sin intercambio de materia ni energía con el entorno) en el que una determinada mag­
nitud (la entropía) crece constantemente, en el transcurso -suficientemente largo- de
cualquier transformación de energía, hasta alcanzar un valor máximo en el llamado
equilibrio termodinámico. Este último estado coincide con el máximo desorden del
sistema y se puede representar por medio de dos gases diferentes aislados, separados
por una membrana (ordenados), los cuales se van mezclando poco a poco aleatoria­
122 - Complejidad, entropía y regresión

mente. Alcanzado el máximo desorden, la situación es irrreversible: los gases no se


separarán espontáneamente para volver al estado inicial.
Sin embargo, algunos procesos biológicos complejos, como el crecimiento o la evo­
lución han suscitado muchas controversias a nivel energético, pues parecen fenóme­
nos contraentropía, ajenos a las leyes de la Física, que exigen la suposición de múlti­
ples convergencias, casualidades o coincidencias de muchos procesos fortuitos
(Lurié et al., 1979). No podemos decir que la sucesión de especies y poblaciones en
un ecosistema en formación, o el armonioso crecimiento del cuerpo humano, tien­
dan al desorden. Tanto la estabilidad alcanzada por los primeros (equilibrio ecológi­
co) como por los segundos (homeostasis) es innegable. ¿Cómo explicar entonces la
evolución de estos sistemas biológicos?.
La sucesión de estados hasta alcanzar la estabilidad y el orden es posible si en estos
sistemas se consigue reducir la producción de entropía. Los sistemas vivos roban orden
al ambiente por medio de un flujo negativo de entropía que Schródinger llamó “neguen-
tropía”. Efectivamente, los sistemas biológicos son sistemas abiertos que, por lo tanto,
pueden escapar, en parte, del determinismo termodinámico, intercambiando energía
con su entorno, pudiendo así llegar a la estabilidad o estado estacionario.
En tal estado, los sistemas se encuentran estables y ordenados, alejados, por lo tanto,
del temido equilibrio termodinámico (o desorden). Pero este orden ya no equivale al
“tranquilo” orden lineal del segundo principio (o de Boltzmann) sino a una especie
de “orden por fluctuaciones” no lineal en el que pueden aparecer inestabilidades que
pueden conducir al sistema a nuevos estados estables (las llamadas “estructuras disi-
pativas”) (Lurié et al., 1979).
Así pues, los sistemas vivos utilizan procesos no lineales para aumentar su disipa­
ción y solo una vez superadas las fases iniciales de inestabilidad avanzan hacia un
estado estacionario caracterizado por un mínimo valor de la producción de entropía.
Para desarrollarse, mantenerse y evolucionar, los organismos requieren recibir conti­
nuamente energía de alto nivel, la cual degradan produciendo entropía. Para I. Aoki la
producción de entropía en el caso del hombre aumenta entre los 0 y los 2 años de edad,
disminuye rápidamente hasta los 25 y luego gradualmente hasta los 85 (López, 1997). El
nacimiento va acompañado de una importante producción de materia y aumento de bio-
masa que poco a poco se va organizando y ordenando. Tal y como vimos en el capítulo
6, a propósito del aumento de tamaño, se puede relacionar el crecimiento (aumento de
materia) con aporte entrópico y la diferenciación con organización de la biomasa: “la
recién creada biomasa debe contemplarse como un sistema inestable e imperfecto” (Lurie et al.,
1979). La entropía de las primeras fases del crecimiento va descendiendo hasta llegar al
estado estacionario o estable: la producción es mínima y la biomasa ha alcanzado su máxi­
mo; hay un equilibrado y óptimo intercambio energético y la producción de entropía es
Evolución regresiva del Homo sapiens - 123

mínima. La vejez es un período de descompensación energética, de nuevas inestabilida­


des y perturbaciones que finalizan con el equilibrio termodinámico (muerte térmica) y
la muerte biológica (estado de máxima entropía).
La evolución del crecimiento de un organismo se podría expresar mediante una curva
(Fig. 21, 4) cuya fase ascendente representa la fase de organización, orden, estabilidad
y complejidad creciente, hasta alcanzar un máximo que finalmente va descendiendo
hasta el máximo desorden. La continuidad del sistema se garantiza por medio de la repro­
ducción (solución más económica desde el punto de vista entrópico, según David
Lurié y Jorge Wagensberg) representada por las sucesivas curvas de la figura corrres-
pondiente. En la zona superior de las curvas, el sistema se encuentra muy alejado del
máximo desorden (existe un “orden por fluctuaciones”), formando “estructuras disipa-
tivas” donde se pueden crear perturbaciones y en consecuencia diferentes estados de orga­
nización. Esta es en esencia la sucesión que cabe esperar de todo sistema biológico sea
. referido a los organismos vivos, a los ecosistemas, al cerebro o a la macroevolución.
Más allá del indeterminismo o del azar preconizado por la no linealidad de los
sistemas complejos, por el orden por fluctuaciones, existe de nuevo determinismo pues
el destino final de todo sistema, sea cual sea el número de estados intermedios por
los que pase, es el caos y la muerte térmica. El físico P.W. Atkins (1992), observa
que todo sistema complejo está formado por elementos simples que por separado pro­
ducen entropía. Atkins demuestra que “la estructura profunda del cambio es la degra­
dación, solo hay degradación y la aparente complejidad u orden —como ocurriría con la
evolución o el crecimiento celular—solo es consecuencia de procesos individuales que, por
separado, aumentan la entropía y el caos”.
Analizando la teoría de la complejidad, Nicholas Pippenger (1978), llega a la misma
conclusión: los sistemas más complejos, sean sistemas biológicos o las más complejas
redes de conmutación, provienen de la interacción de componentes muy simples
que por separado producen desorden. El único e inexorable destino del Universo pare­
ce ser la senectud, la muerte térmica o equilibrio termodinámico y el caos, destino
que comparten todos los procesos biológicos incluida la evolución.

LA COMPLEJIDAD EN LA FRONTERA DEL CAOS

Si asumimos que los sistemas complejos alejados del equilibrio termodinámico


representan energía de alta calidad y que el destino de todo sistema es el desorden total,
no debe extrañarnos que tales sistemas se encuentren siempre “al borde del caos”: donde
hay mucho orden el peligro de desorden es mucho mayor que donde ya existe éste.
Ricard V. Solé y su equipo de Sistemas Complejos de la Universidad Politécnica
124 - Complejidad, entropía y regresión

de Cataluña, sugieren que los hormigueros, las selvas tropicales, la evolución o el cere­
bro son sistemas complejos a medio camino entre el orden y el desorden (Solé et al.,
1996). Se encuentran así propiedades de conjunto, propios de estos sistemas, que apa­
recen como resultado de la interacción de las partes, las cuales no pueden explicarse
a partir de las propiedades de los elementos componentes: un hormiguero funciona
como un todo, cavando galerías, almacenando alimento, explorando nuevos territo­
rios, etc., pero consideradas las hormigas una por una, desaparecen todas esas tareas.
Lo mismo ocurre con el cerebro y las neuronas o el ecosistema y las especies que lo
componen. La aparición de propiedades emergentes, adicionales a las que ya poseen
sus componentes, podría explicar muchos sucesos evolutivos, como el comportamiento
altruista o el primer organismo pluricelular (agrupación de células libres) (Lurié et al.,
1979). Una segunda propiedad de estos sistemas es la no linealidad y la tercera es la
coexistencia, en determinadas condiciones, del orden y el desorden. El orden es
necesario para almacenar información y mantener la estabilidad de las estructuras,
pero también se necesita flexibilidad en la transmisión de información.
La complejidad se origina en condiciones muy especiales, conocidas desde anta­
ño por la física: los puntos críticos en los que tienen lugar las transiciones de fase. La
hipótesis de la frontera del caos -como se la conoce- establece que los sistemas com­
plejos son el resultado de una evolución hacia tales estados críticos. Estas transicio­
nes se dan, por ejemplo, cuando se enfría un trozo de hierro asociado a una red de
pequeños imanes: a alta temperatura la interacción de todos estos imanes es insigni­
ficante y los elementos están en desorden, mientras que a baja temperatura los ele­
mentos interaccionan entre sí estableciéndose el orden y creándose un imán perma­
nente homogéneo. En el punto crítico, conocido como temperatura de Curie, coexiste
el orden y el desorden, coexistencia que da lugar a una propiedad muy frecuente en
los sistemas complejos naturales, las estructuras fractales (o sibisemejantes), caracte­
rizadas por presentar el mismo aspecto básico a distintas escalas.
La visión evolucionista de Teilhard de Chardin ya contemplaba estos estados de
transición y la emergencia de nuevas propiedades una vez conseguido cierto umbral
o nivel de complejidad. Dice Teilhard en su obra “E l Fenómeno humano”: “Cuando
una magnitud ha crecido de manera suficiente, cambia bruscamente de aspecto, de esta­
do o de naturaleza. La curva refluye, la superficie se reduce a un punto, el sólido se derrum­
ba, el líquido hierve, el huevo se segmenta, la intuición estalla sobre los hechos amonto­
nados... Puntos críticos, cambios de estado, rellanos sobre la pendiente, saltos de todo tipo
en el curso del desarrollo" (Ayala, 1994b).
Estructuras fractales de este tipo han sido observadas en la dinámica de claros de
las selvas tropicales y en muchos otros sistemas complejos, pero el que más nos inte­
resa ahora es el caso de la evolución biológica, la cual parece desarrollarse también en
Evolución regresiva del Horno sapiens - 125

la frontera del caos. Así Solé y su equipo observan que la fluctuación temporal del
número de familias de algunos grupos biológicos es compatible con lo que cabría espe­
rar de un sistema crítico. Por otro lado, la estructura del árbol filogenético es fractal,
tal y como ha demostrado Bruno Burlando de la universidad de Genova.
Además, el análisis de patrones de extinción revela que la probabilidad de extin­
ción de un grupo cualquiera es constante a lo largo del tiempo independientemente
de su adaptabilidad y longevidad como especie. La hipótesis de la Reina Roja de Van
Valen (paleontólogo de la Universidad de Chicago), sugiere que una especie interac-
ciona no solo con el medio sino también con el resto de especies, de tal modo que
unas deben responder a los cambios evolutivos de la otras en una carrera sin fin en la
que, como en el cuento de Alicia, no se puede dejar de correr para mantenerse en el
mismo sitio. Según esta hipótesis la selección natural no mejora la adaptación sino
que tan solo la mantiene y las especies incapaces de cambiar con la rapidez necesaria
se extinguen (Solé et al., 1996). Para Pere Alberch, director del Museo de Ciencias
Naturales de Madrid, la “hipótesis de la Reina Roja” es demoledora “ya que demues­
tra que la probabilidad de supervivencia de una especie, en un tiempo específico, es inde­
pendiente de la longevidadprevia de esta especie... lo único que consiguen los organismos
bajo los efectos de la selección natural es mantener su nivel de adaptación". Una vez más,
otro evolucionista más se resigna a admitir: “el análisis paleobiológico corrobora la tesis
de que la selección natural es un agente de adaptación localy no un proceso determinista
de efectos macroevolutivos” (Wagensberg et al., 1998).
Kauffman ha elaborado un modelo por el que cada especie obliga a las demás a
cambiar, evolucionando todo el sistema hacia un punto crítico en el cual, la búsqueda
de una mejor adaptación por parte de los elementos del sistema, genera inestabilida­
des a todas las escalas; estas inestabilidades pueden arrastrar consigo a las especies
que las generaron. Es en estos puntos críticos, de cambio de estado brusco, donde una
especie mejor puede producir esos ”saltos de todo tipo en el curso del desarrollo". Es en
tales puntos donde podría acabar una etapa de progreso para comenzar otra de
retroceso. Y es en estos puntos críticos -donde reina el orden y el desorden- donde
generalmente tendría lugar la extinción y aparición de nuevas especies.
Respecto al cerebro y sus funciones también sucede lo mismo. Hermann Haken
y su grupo del Instituto Max Planck en Stuttgart, han demostrado que los cambios en
la actividad cerebral macroscópica bajo ciertas circunstancias responden a una
estructura de transición de fase. Se realizó un experimento mediante el cual el cere­
bro de un individuo —realizando una actividad física—recibía un estímulo cuya fre­
cuencia iba variando lentamente a lo largo del tiempo. Para ciertos valores del estí­
mulo, la actividad cerebral presenta una súbita transición dinámica que reveló un
fenómeno crítico, sugiriendo que el cerebro puede operar normalmente cerca de estos
126 - Complejidad, entropía y regresión

Orden Diversidad
Estabilidad Biom asa
Com plejidad Equilibrio Menor producción

M adurez M enor consum o energía

Organización Menor producción entropía

4. Crecimiento
individual pe PC \PC
\
'\
M áximo
\ / \ /

desorden V' V
___ ____

d2
, -------'X
3. Línea
filogenética
\f / \l
/ \/ V' y/ \ /

2. Macroevolución

1. biosfera

Fig. 2 1 Evolución de varios sistemas complejos en la frontera del caos. 1: biosfera; 2: macroevolución; 3: línea
filogenética; 4: crecimiento individual. Cada sistema es siempre un susbsistema de otro de mayor jerarquía. En
abscisas se representa el tiempo y en ordenadas la complejidad. El trazo ascendente de las curvas representa aumen­
to de complejidad y de orden y el trazo descendente desorganización y desorden. La zona superior de cada curva
representa un período de estabilidad al final del cual se encuentra siempre un “ punto crítico” (pe) en el que con­
viven el orden y el desorden, y donde se producen inestabilidades o fluctuaciones que desequilibran el sistema.
Son estas las que producen los cambios de estado o “saltos” hacia nuevas situaciones: un nuevo ecosistema, un
nuevo individuo, una nueva especie o un nuevo tipo. Es aquí donde se produce la divergencia hacia nuevas for­
mas (especies, géneros, familias, etc.) progresivas (el, c2, d i, d2, e l, e2) o regresivas (c3, c4, b l). En la gráfica
2 (en la que no se representan los innumerables “puntos críticos” existentes entre los grupos representados) se
aprecia que solo una línea filogenética de los reptiles aumenta en complejidad, dando lugar a los mamíferos, mien­
tras que el resto da lugar a líneas de reptiles menos complejas (más explicación en el texto).
EvulucU'm regresiva del Huma sapiens - 12/

puntos críticos. De ser así “ tal vez el sistema rnás complejo que conocemos se encuentre
también en la frontera del caos” (Solé et al., 1996). Tal parece que el orden implícito
a estos sistemas complejos proviene de la totalidad del sistema, mientras que el
desorden proviene de la inestabilidad de sus elementos, de la fragmentación, tal y como
propone la hipótesis holística de Bohm.
Para Teilhard algunos organismos alcanzaron con el tiempo, en el curso de la evo­
lución, un grado más elevado de complejidad y en una de las formas evolutivas de desa­
rrollo se alcanzó un nuevo punto crítico, otro umbral. Se produjo un cambio de esta­
do y apareció un nuevo fenómeno: la conciencia reflexiva, el ser humano (Ayala, 1994b).
Al igual que vimos para la evolución del organismo individual, el cerebro huma­
no (como cualquier otro órgano) pasaría por las mismas fases que aquel (crecimien­
to, madurez y senescencia), sin embargo el funcionamiento habitual de las funciones
mentales, como sistema independiente del órgano como tal, podría ser el de una suce­
sión continua de orden (percepción) y desorden (pensamiento fragmentario) con pre­
dominio del segundo. De hecho, las personas dominadas por sus preocupaciones y
elucubraciones, es decir, las vulgarmente llamadas “personas complicadas" (la gran
mayoría), podrían encontrarse en perpetuo desorden, con el peligro de irreversibili-
dad que se aprecia en las variadas y crecientes patologías psíquicas.
Ahora bien, como dicen Solé et al. (1996) conviene distinguir entre complejidad
y complicación, pues un sistema complejo puede actuar de forma sencilla o compli­
cada. Por ejemplo, un programa de ordenador puede realizar complejas funciones
tanto con 40 instrucciones de código, como con 4.000, dependiendo de la pericia
del programador. El primero puede ser más sencillo pero mucho más eficaz que el
segundo, en el cual el riesgo de fallos es mucho mayor.
Con las funciones mentales sucede exactamente lo mismo: aunque la complejidad
subyacente a las mismas es igual para todo el mundo, unas personas funcionan de forma
sencilla, natural, económica (mínimo derroche de energía) y ordenada (percepción direc­
ta del medio), mientras que otras todo lo complican (elucubraciones enrevesadas del
pensamiento). En el primer caso hay orden manifiesto, en el segundo hay un comple­
to desorden. Se puede afirmar con total seguridad que cada pensamiento equivale a un
punto crítico, a una alteración dentro del funcionamiento natural de la mente, consti­
tuyendo una de las principales fuentes de producción de entropía del organismo.
Si nuestra teoría sobre el mal funcionamiento de la consciencia es correcto, sería
posible la permanencia constante en la zona estacionaria, mediante la percepción holís­
tica, manteniendo la estabilidad, el ahorro de energía, una baja producción de
entropía y, con estos, no solamente una óptima capacidad intelectiva sino también un
retraso del envejecimiento: “cerca de estos puntos críticos el cerebro poseería la capaci­
dad óptima de manejar y procesar información” (Solé et a i, 1996).
i2 8 - Complejidad, entropía y regresión

LARGA VIDA AL DESORDEN

Contemplemos la evolución como una sucesión de poblaciones interrelacionadas


entre sí y con su ambiente. El resultado es una sucesión de ecosistemas, una evolución
del ecosistema global o biosfera que, en consecuencia, conviene analizar como paso
previo al estudio de sus componentes.
En un ecosistema estable existe orden (sistema maduro con mucha biomasa,
mucha diversidad y aprovechamiento máximo de la energía disponible), mientras que
su alteración o fragmentación produce desorden y, en consecuencia, un retroceso hacia
las condiciones originales (rejuvenecimiento del sistema con reducción de la diversidad,
aumento de la producción y despilfarro energético) (Lobo, 1973). Algunos autores como
R. Margalef, E.P. Odum, R.H. MacArthur, D. Goodman, etc. opinan que el aumento
de la biodiversidad, que conlleva un incremento en la complejidad y en la organiza­
ción de los ecosistemas, produce un aumento de la estabilidad, mientras que otros, como
N. López, R.M. May o F. Berendse opinan que el incremento en la biodiversidad dis­
minuye la estabilidad del ecosistema en el sentido de su capacidad de respuesta y resis­
tencia a las perturbaciones (López, 1997). ¿A qué se debe esta contradicción?.
Si entendemos la evolución como un aumento constante de complejidad (por ejem­
plo en cuanto a interacción de las diversas especies con el ambiente y de estas entre
sí), sin perturbaciones intermedias, llegará un momento en que la complejidad sea
máxima. En el complejo ecosistema global resultante, todos los nichos estarán ocu­
pados (saturados) y la diversidad será máxima (teoría del equilibrio ecológico). El núme­
ro de especies fluctuará alrededor de ese máximo, en función de las condiciones ambien­
tales, y en el equilibrio dinámico la tasa de aparición de especies será igual a la tasa de
extinción. Según esta interpretación el incremento del número de taxones que se obser­
va en el registro fósil desde comienzos del Mesozoico tan solo sería aparente debido
a la mejor conservación de los fósiles más jóvenes. Por contra, la teoría del no equili­
brio sugiere que la biosfera, o cualquier ecosistema, está aun muy lejos de alcanzar la
saturación (si es que esta existe) en cuanto al número de especies, lo que, en conse­
cuencia, viene a decir que no hay regulación entre el numero de especies que se
extinguen y número de especies que aparecen.
Nieves López, paleogeógrafa de la Universidad Complutense de Madrid, ha estu­
diado la relación entre la variación de la biodiversidad y la variación del espacio ocu­
pado en las cuencas mediterráneas durante el Terciario, con el fin de establecer cual
de las dos teorías es la correcta: en el caso de existir equilibrio las especies aumenta­
rían en relación a la extensión del área disponible mientras que en el caso de dese­
quilibrio ambas variables serían independientes. Sus resultados muestran que no exis­
te relación entre taxones y áreas ocupadas “lo que sugiere un proceso de desequilibrio que
Evolución regresiva del Humo sapiens - I 29

haproducido un fuerte incremento de la proporción de taxones en relación con la exten­


sión habitada.... E l predominio de la aparición o la extinción de especies responde a pro­
ceses (aleatorios o periódicos) en gran parte aun desconocidos” (López, 1997).
Aun cuando algunos sistemas complejos, como el que acabamos de ver o la diná­
mica de claros en las selvas tropicales, estudiada por Solé y su equipo (1996), apa­
raten estar en desequilibrio, la estabilidad de muchos ecosistemas maduros (arreci­
fes coralinos, por ejemplo, o muchas selvas tropicales) es indiscutible. En consecuencia,
Ja disparidad entre la teoría del equilibrio y la teoría del no equilibrio podría ser el
resultado de la frontera del caos. Estamos de acuerdo con la teoría ecológica de Ramón
Margalef, pues la sucesión biológica de un ecosistema (incremento de la biodiversi­
dad) después de una perturbación tiende a la estabilidad, pero también es cierto que
las perturbaciones internas y externas a un sistema en equilibrio son prácticamente
continuas, por lo que a la estabilidad inevitablemente sigue la inestabilidad y viceversa.
El ecosistema global está formado por ecosistemas regionales y estos por ecosiste­
mas locales que, en continua sucesión de orden y desorden, sin períodos definidos y
sin localización concreta, pueden hacer inviable el análisis de su evolución en retros-
pecto. Orden y desorden, estabilidad e inestabilidad, progreso y retroceso o madura­
ción y rejuvenecimiento son procesos inherentes a cualquier sistema complejo, exis­
tiendo equilibrios locales y temporales que a una escala superior aparentan desequilibrio,
y desequilibrios generales o regionales que a escala de susbsistemas locales presentan
equilibrio. Cualquier sistema puede descomponerse en subsistemas y cualquier siste­
ma puede ser una parte o elemento de un conjunto superior, cambiando así el curso
de nuestras observaciones. La observación de un sistema complejo siempre es, por
tanto, fragmentario, lo que desvirtúa la apreciación final.
Como en el caso del organismo, esto se puede representar mediante una suce­
sión de curvas en las que equilibrio y desequilibrio se suceden separados por ines­
tabilidades o “puntos críticos” (Fig. 21, 1). Después de cada perturbación se pro­
duce un incremento de biodiversidad (ocupación sucesiva de todos los nichos
ecológicos), un aumento de orden, organización (o información), equilibrio y
estabilidad. El ecosistema avanza hacia su madurez o máxima complejidad, aumen­
tando la biomasa, lo que repercute en una disminución de la productividad. A medi­
da que se acerca a su máxima estabilidad (la cual no siempre se consigue, debido a
las continuas perturbaciones) disminuye el despilfarro energético, así como la pro­
ducción de entropía (menos desorden). El sistema parece avanzar así en contra de
las leyes termodinámicas, posible, solo en sistemas abiertos, gracias al aporte exter­
no de energía. Sin embargo, como hemos visto, la.frontera del caos establece la lle­
gada de puntos críticos que inevitablemente -y ahora más de acuerdo con la
segunda ley- conducen al sistema al desorden.
1 3 0 - C o m p le jid a d , e n tro p ía y regresió n

Una vez el orden o complejidad ha alcanzado ciertos niveles (aumentando así el


riesgo de desorden), es decir, en el punto máximo de cada fase ascendente (con el nivel
de complejidad que haya alcanzado), cualquier perturbación (competencia o tensio­
nes interespecíficas, invasión de una nueva especie, incendios naturales, catástrofes,
etc.) puede alterar o fragmentar el sistema produciendo desorden, inestabilidad, desor­
ganización y vuelta a las condiciones iniciales (retroceso o rejuvenecimiento). La bio-
diversidad y la biomasa disminuyen y la productividad aumenta de nuevo para recu­
perar y ocupar los huecos producidos. El consumo de energía aumenta de nuevo (mayor
despilfarro energético) al igual que la producción de entropía. Los puntos críticos
tienen lugar en los cambios de fase entre estabilidad e inestabilidad, donde el orden
y el desorden coexisten, siguiéndoles una fase de desorden que puede ser (en fun­
ción de su carácter más o menos drástico) muy rápido e incluso instantáneo.

LA MACROEVOLUCIÓN EN LA FRONTERA DEL CAOS

Igual en macroevolución. En épocas de estabilidad ambiental, las especies varían


poco, están bien adaptadas al ambiente y se produce poca o nula especiación (míni­
mo aumento de biodiversidad). El sistema está muy organizado, muy ordenado y en
equilibrio bio-ecológico, con poca producción de entropía.
Como sugiere la hipótesis de la Reina Roja, el sistema avanza inevitablemente hacia
algún tipo de inestabilidad, alguna perturbación intrínseca (intra o interespecíficas)
o, más probablemente, extrínseca (perturbaciones locales o grandes cataclismos: meteo­
ritos, terremotos, glaciaciones, inundaciones, etc.) que producen desorganización y
desorden. Es en estos puntos críticos donde principalmente se produce la extinción,
la especiación (o fragmentación) y la biodiversidad, si bien esta última se va consoli­
dando y acoplando al ambiente posteriormente en las subsiguientes etapas de estabi­
lidad o de estasis. La macroevolución es una sucesión de puntos críticos o puntuacio­
nes (como propone la Teoría del Equilibrio Puntuado que luego veremos) en los
cuales se produce desorganización y reorganización, extinción y formación de nue­
vas especies generalmente regresivas o neutras, y raramente progresivas.
Aunque en el gráfico (Fig. 21, 2) parece existir un aumento de orden creciente
en sucesivos puntos críticos (con disminución constante de entropía), en realidad el
progreso representado (desde las bacterias al hombre) tan solo ha sucedido en una
línea evolutiva, siendo la mayor parte de las restantes, vías neutras, en el sentido de
aumento de complejidad, o meros callejones sin salida. El balance final a escala glo­
bal, tal y como revelan las observaciones de López (1997), siempre es el mismo: el
aumento de entropía.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 131

la FILOGENIA EN LA FRONTERA DEL CAOS

Podemos considerar que la sucesión de formas a lo largo del tiempo, en una misma
línea filogenética, responde al comportamiento de un sistema complejo cuyo avance
en las fases ascendentes de la gráfica (Fig. 21,3) produce orden y estabilidad genética.
En ese sentido entenderemos aquí el aumento de complejidad. La estabilidad genética
es lacapacidad de la población de mantenerse homogénea, adaptada al ambiente actual,
lo que no implica adaptación a los ambientes venideros. Dice J. M. Thoday: “ la selec­
ción naturalpuede establecer, y de hecho establece, especies con sistemas homocigóticos (por
ejemplo, especies que se reproducen por autofecundación), pero a largo plazo debe eliminar­
las y conservar sólo las especies heterocigóticas más adaptables” (Thoday, 1962).
No obstante, no debemos entender como estabilidad genética tanto el mantenimiento
de la homocigosis (se ha observado que lo que predomina es la heterocigosis), como el
mantenimiento del número de alelos en la población. En épocas de estasis se produci­
ría recombinación, mediante la reproducción sexual principalmente, pero no excesiva
producción de nuevos alelos. Esta se produciría (principalmente por mutación) en
épocas de inestabilidad, desorden y desorganización (en los puntos críticos o épocas
de perturbaciones biológicas, climáticas o geológicas). Aunque la especiación o divi­
sión de una población en dos o más poblaciones, produce por sí misma, una disminu­
ción de la variabilidad (parte de los alelos pueden quedar a un lado, y parte a otro), la
verdadera “productividad” consistiría en la mutación y “producción” de nuevos genes.
En este sentido, el aumento de biodiversidad que representan las ordenadas en la
gráfica de los sistemas ecológicos, equivaldría al aumento de producción de nuevos
alelos y genes en la filogenia, y la disminución de productividad en los primeros se
correspondería con la menor “productividad” genética, propia de los períodos de esta­
sis, en los segundos. En ambos casos se observa una recuperación o rejuvenecimiento
del sistema, por retorno esporádico (puntuado) a las condiciones iniciales.
Cada forma o especie, hábito o conducta, estructura o función, que aparece en
tiempos de desorden, se va moldeando, acoplando o ajustando al sistema, de forma
paralela a la reorganización genética, a medida que ascendemos por la curva, com­
pletándose durante la fase de estabilidad. Estos ajustes podrán producir pequeños cam­
bios a nivel de especie, pero la verdadera especiación tendrá lugar principalmente en
momentos de inestabilidad. La fase ascendente final, y sobre todo la fase de estasis,
suele ser de acoplamiento, organización y adaptación, pero no de evolución.
A medida que subimos por la escala ascendente de la gráfica, el incremento de
complejidad es más cualitativo que cuantitativo, refiriéndose más bien al desarrollo, con­
solidación o expresión de las estructuras o estados previamente formados. El incremento
o decremento de complejidad como tal, en términos cuantitativos (el verdadero pro­
1 3 2 - C o m p le jid a d , e n tro p ía y regresió n

greso o retroceso), es decir las estructuras, funciones o estados realmente nuevos, solo
suelen aparecer en momentos de inestabilidad (principalmente zonas bajas de la curva,
próximas a la máxima entropía), siendo el decremento de complejidad (tendencia a la
simplicidad) en sucesivos puntos críticos, lo más habitual. Es en estos puntos críticos
donde se produce el “orden por fluctuaciones” que permite la formación de diversos esta­
dos y es justo aquí donde se produce la divergencia evolutiva. Tan solo en muy pocos
casos y en unas pocas líneas filogenéticas, y quizás por extraordinarios aportes de ener­
gía, se llega a producir un verdadero incremento de complejidad (o, como vimos en el
capítulo 6, de tamaño) a través de sucesivos puntos críticos (progreso filogenético), el
cual, no obstante, más tarde o más temprano, acaba invirtiendo su dirección.
Este es el comportamiento evolutivo que cabe esperar, al menos a largo plazo, de
cualquier proceso biológico (el envejecimiento y la muerte tras un período de madu­
rez), en cuanto que sistema complejo en la frontera del caos. Es el comportamiento
que, con esta nueva visión, se puede observar en la naturaleza, en el desarrollo del hom-

Frecuencia

Fig. 22.- Evolución de la complejidad mostrando que el progreso no gobierna el proceso evolutivo (modificado
de Gould, 1994). Los organismos que mayor éxito han tenido han sido las bacterias cuyo modo de vida no cam­
bia de posición con el tiempo, tan solo crece. Ocasionalmente surgen nuevas estructuras con mayor compleji­
dad que las existentes extendiendo la curva hacia la derecha. La mayor parte de las mismas, sin embargo, son
de igual o menor complejidad quedando absorbidas bajo la curva a su izquierda.
E v o l u c ió n regresiva del H o m o sa pie ns - J 33

bre y de los organismos individuales, en los ecosistemas y en las sociedades. Y es el


comportamiento que, junto con sus mecanismos internos, intentaremos ir desvelan­
do en sucesivos capítulos.
Gould (1994) opina que el triunfo de la evolución radica en el dominio de las espe­
cies más simples, como las bacterias, las cuales han llegado a dominar el mundo en
cantidad y variedad, añadiendo que la complejidad solo puede prosperar cuando el
linaje fundador comienza lejos de esas formas simples y cuando puede moverse
tanto hacia lo complejo (progreso) como hacia lo simple (estabilidad o retroceso). Este
autor cita varios estudios que avalan su hipótesis y concluye que solo la tendencia a
lo simple es lo realmente probable en la naturaleza (Fig. 22).
Gould, Atkins, Bohm y tantos otros nos avalan para afirmar: 1) lo complejo nace de
la interrelación de procesos simples que, separados o fragmentados, producen desorden;
2) la complejidad puede permanecer estable en la frontera del caos; 3) el caos sobrevie­
ne principalmente en los puntos críticos o de inestabilidad; 4) a mayor complejidad mayor
peligro de desorden y mayor cantidad de desorden cuando este se produce.
Y si esto es así, demos gracias al desorden. Porque orden y desorden, progreso y
retroceso, complejidad y simplicidad, han motivado, motivan y motivarán, sin
duda, el origen, el mantenimiento y la finalidad de la vida.
XVII. MECANISMOS DE LA EVOLUCIÓN REGRESIVA

Así las cosas, solo nos faltaría formular los mecanismos bio—genéticos capaces de
explicar las tendencias regresivas. Sin embargo, cuando uno analiza los mecanismos
esgrimidos por la Teoría Sintética se da cuenta de que aquellos ya están perfectamen­
te formulados: 1) el carácter preponderantemente perjudicial de las mutaciones; 2)
la superioridad de los heterozigotos sobre los homozigotos, que potencialmente per­
miten la persistencia de alelos desventajosos en las poblaciones; 3) la fijación de
genes adaptativamente neutros; 4) la excesiva especialización o hipertelias; 5) la pér­
dida de eficacia biológica de los híbridos.; 6) el despertar de genes dormidos y con
estos de estructuras perdidas hace tiempo (atavismos), 7) la realidad de las constan­
tes extinciones reveladas por el registro fósil (Pirlot, 1976;Ayala, 1979;Gould, 1994).
Pero existen además muchos otros procesos que nos llevan siempre al mismo punto,
algunos de los cuales intentaremos desvelar en los siguientes apartados.

EVOLUCIÓN “POR SALTOS”

En realidad resulta difícil admitir que la evolución sea un proceso de progreso y


creación. Ciertamente, los mecanismos esgrimidos por la teoría evolutiva no pueden
negar que lo único cierto y seguro en evolución es la extinción de las especies. El mismo
Ayala (1994a) advierte que “esposible que la misma selección natural conduzca a la mayo­
ría de las especies a la extinción”, aspecto este compartido por Máximo Sandín: “la Selec­
ción Natural, como único mecanismo de evolución, sería, en una naturaleza esencialmente
dinámica y cambiante, un mecanismo destructivo, puesto que su tendencia sería, sin las
condiciones arbitrarias que le confiere la genética depoblaciones, llevar a las especies a una
total homogeneidad, es decir, a una total adaptación a su ambiente, y por tanto, absolu­
tamente inermes ante un cambio en las condiciones ambientales” (Sandín, 1995).
Tras más de un siglo de intenso trabajo, los paleontólogos vienen a dar la razón a los
Evolución regresiva del Homo sapiens - 135

primeros saltacionistas que aseguraban que la evolución tiene lugar de forma disconti­
nua, por saltos y no de forma continua. No es de extrañar, por tanto, que una de las
principales discusiones actuales en evolución sea la que mantienen los que proponen
que la evolución morfológica es un proceso gradual, consecuencia de pequeños cambios
continuos en el tiempo -teoría clásica y más aceptada hasta ahora- y los que sostienen
que esta es consecuencia de cambios súbitos periódicos intercalados por grandes perío­
dos de estabilidad. La primera es la evolución gradual y la segunda es la evolución pau­
tada, puntuada o episódica, propuesta por Niles Eldredge y Stephen Jay Gould (Fig.
23). La teoría del equilibriopuntuado opautado, propone un proceso evolutivo a dos nive­
les, uno gradual por medio de sustituciones génicas a nivel individual (mutación, deriva
genética, selección natural y otros), y otro más o menos súbito, por medio de la espe­
ciación, que sería cuando realmente ocurren los cambios morfológicos, mientras que la
especie permanecería inalterable durante su subsiguiente existencia. Después de más de
100 años desde las primeras teorías saltacionistas, desde las primeras ideas de Cuvier o

Fig. 23.- Evolución gradual (A) y por saltos (B). La primera teoría sugiere que los cambios son graduales y
continuos, mientras que para la segunda son puntuales y discontinuos. Para la hipótesis regresiva la evolución
es por saltos, el grupo aparece desde un principio con toda su complejidad potencial y a continuación se estabi­
liza, retrocede o se extingue.
i36 - Mecanismos de la evolución regresiva

le Robert Chambers, autor de “Vestiges of Creation”, obra publicada anónimamente en


1844, ya citada por Darwin (1859), los paleontólogos no han podido obviar la eviden­
cia: continuas extinciones masivas y grandes explosiones de vida, registradas en los estra­
tos geológicos que no hacen más que apoyar la evolución saltacional y confirmar las
leyes de la Física expuestas en el anterior capítulo. Es más, se conocen varios ejemplos
de especies que muestran una ausencia total de evolución gradual, como los braquiópo-
dos Ungula, el reptil Sphenodon punctatus, el dipnoo Neoceratodus, el celacanto, el Nau-
tilus, etc., las cuales han permanecido inalterables durante decenas y cientos de millones
de años. El mismo Mayr (1979) reconoce que son numerosos los casos (las aves por ejem­
plo) en los que las nuevas especies parecen formarse exclusivamente por especiación
(aislamiento geográfico, poliploidía, especiación simpátrica, etc.).
Cualquier crítica reflexiva al gradualismo darwinista acaba sopesando la impro­
babilidad de evolución gradual. Pero dejando a un lado la lógica y teniendo en cuen­
ta que una mutación es básicamente una patología, una alteración del genotipo
(aunque ésta resulte positiva), los matemáticos demuestran que la posibilidad de que
el mecanismo mutación—selección pueda hacer aparecer un órgano nuevo, es prácti­
camente nula. ¿Qué no decir, entonces, de la transición desde los antiquísimos virus
a los actuales mamíferos?. Aunque esta comprenda miles de millones de años, cada
vez son más los matemáticos (que terminan por ser anti—gradualistas) capaces de demos­
trar la ausencia de probabilidad de evolución gradual (Canto, 1996), resultando
cada vez más claro, en consecuencia, que la única vía para la aparición de nuevos órga­
nos en el curso de la historia evolutiva, es la existencia de eventos especiales, bruscos
o episódicos como los que esgrime el equilibrio puntuado.

EXTINCIONES Y EXPLOSIONES DE VIDA

La evolución puntuada vendría avalada por acontecimientos como la explosión del


Cámbrico y de Burgess Shale, ocurrida hace unos 570 Ma ( “el mayor misterio de la his­
toria de la vida ’ como decía G.G. Simpson), cuando aparecen repentinamente, en lo
que Valentine (1979) llama una “sucesión rápida”, todos los tipos de invertebrados
actuales y gran número de fósiles que parecen sobrepasar en diversidad anatómica a
todos los organismos modernos que hoy pueblan los océanos de todo el mundo (Gould,
1993). Para J.S. Levinton “los nuevos tipos parecen haber surgido de manera súbita y
simultánea y para R.K. Bambach “las nuevas clases surgidas después del Cámbrico tar­
dío decrecieron en picado” (Levinton, 1993). La “fauna de Burgess” podría compren­
der hasta 20 nuevos tipos, además de otros ya conocidos, que se extinguieron, sin dejar
rastro, antes del Cámbrico superior (García—Alcalde, 1997).
Evolución regresiva del Homo sapiens - 137

Toda la historia de la vida está plagada de estas grandes extinciones y explosiones.


En el tránsito del Silúrico al Devónico, hace cerca de 400 Ma aparecen casi todos los
grupos de peces (acantódidos, condrictios, dipnoos, crosopterigios y condrósteos)
(Millot, 1978), los primeros invertebrados terrestres (insectos, arácnidos, gusanos y
moluscos) y las plantas terrestres (licópsidos o musgos, filocópsidos o helechos, esfe-
nópsidos y plantas portadoras de semilla). Poco después, a finales del Devónico o prin­
cipios del Carbonífero, hace unos 350 Ma, aparecen los anfibios, cuando ya los
artrópodos y las plantas estaban bien asentadas en tierra firme.
De nuevo, en la siguiente “explosión” del Pérmico, hace unos 285 Ma, apare­
cen, también a partir de una línea muy antigua de anfibios, la mayor parte de las
ramas de los reptiles, como los sinápsidos, los euriápsidos, los eosuquios, los coti-
losaurios, los mesosaurios o los terápsidos. Entre las plantas, aparecen también
las coniferales, las ginkgoales, las glosopteridales, las cicadiales y las pteridosper-

Inicio Era Período Época Inicio


en Ma en Ma
1,8 Cuaternario Pleistoceno 1,8
Plioceno 5,5
Cenozoico Mioceno 25
Terciario Oligoceno 38
Eoceno 55
65 Paleoceno 65
Cretácico 130
Mesozoico Jurásico 190
225 (Secundaria) Triásico 225
Pérmico 285
Carbonífero 350
Paleozoico Devónico 395
(Primaria) Silúrico 430
Ordovícico 500
570 Cámbrico 570
>' Precámbrico

Tabla 2. Cronología de los tiempos fanerozoicos


138 - Mecanismos de la evolución regresiva

mas mesozoicas. Cabe hacer notar que mantenemos la aparición de los reptiles en
el Pérmico por mantener cierta coherencia evolutiva, pues en realidad el descu­
brimiento, en 1988, del reptil Westlothiana lizziae, por parte de S. Wood, en las
rocas escocesas de East Kirkton, de principios del Carbonífero, les sitúan prácti­
camente a la misma altura de los anfibios.
Los mamíferos tampoco aparecen recientemente, a partir de los últimos reptiles,
como cabría esperar, sino que aparecen casi inmediatamente después de éstos, en la
explosión del Triásico, hace unos 225 Ma, a partir de una de las líneas más precoces,
los terápsidos. Aparecen también, más o menos repentinamente, nuevos grupos de
reptiles, como los dinosaurios, los anápsidos, los ictiosaurios, los rincocéfalos, los sau-
ropterigios y los primeros vertebrados voladores o pterosaurios. En esta época tam­
bién podría haber tenido lugar el origen de las aves a partir de los reptiles “protoa-
vianos” (Melendez, 1986). S. Chaterjee, también cree que las aves aparecen en esta
época, pues el género Protoavis “presenta 30 sinapomorfías avianas, de las cuales 20 se
consideran como avanzadas, indicando que este género debe ser considerado como antece­
sor de las aves modernas ” (Sanz, 1997). También entre los peces tiene lugar una nueva
radiación de la que surgen las diferentes líneas de holósteos, como los folidoforifor-
mes, los amiiformes, los aspidorrinquiformes, los picnodontiformes y los semionoti-
formes; también aparecen los primeros teleósteos y los acipenseriformes, dentro de los
condrósteos, así como nuevos grupos de condrictios.
En el Cretácico, hace unos 130 Ma, tiene lugar otra importante radiación que da
lugar a la mayor parte de teleósteos y a las plantas angiospermas con flores (liliáceas,
alismiáceas, manoliáceas, renunculáceas, cariofiliáceas, dileniáceas, rosáceas, astridá-
ceas, etc.). Sorprende también la gran explosión del Paleoceno en la que aparecen a
un tiempo la práctica totalidad de los actuales órdenes de mamíferos, así como de otros
ya extinguidos (lagomorfos, folidotos, desdentados, roedores, primates, dermópteros,
quirópteros, insectívoros, carnívoros, cetáceos, sirénidos, artiodáctilos, tilodontos, peri­
sodáctilos, litopternos, notungulados, astrapoterios, amblípodos, embritópodos, des-
mostilios, teniodontos, hiracoideos y proboscídeos). También tiene lugar la principal
radiación de los marsupiales (caenolestoidea, polydolopoidea, borhyaenoidea, didel-
phoidea, microbiotheriidae, dasyuroidea, perameloidea, notoryctoidea, vombatoidea,
wynyardioidea, phalangeroidea, macropodidae, diprotodontidae) (Valentiñe, 1979).
La evidencia de tales explosiones llega hasta tiempos recientes. Analizando la dis­
tancia molecular del citocromo b mitocondrial de algunos pequeños pájaros canto­
res actuales, distribuidos a lo largo del globo, A. Arnaiz—Villena y su equipo del Depar­
tamento de Inmunología de la Universidad Complutense de Madrid, parecen demostrar
que toda la evolución tiene lugar en forma de “explosiones” sucesivas, tanto a escala
local como global y a cualquier nivel de la escala taxonómica. Estos autores han regis­
Evolución regresiva del Homo sapiens - 139

trado diferencias en la cantidad de sustituciones de nucleótidos de alrededor del 4 %


en especies muy alejadas, lo que sugiere una especiación y radiación “sorprendentemente
rápida” (Arnaiz et al., 1998, 1999).
De modo similar, la mayor de las extinciones, a finales del Pérmico, diezmó a los
trilobites, ammonoideos, foraminíferos, etc., y acabó con la vida del 95 % de las espe­
cies existentes (Valentine, 1979). Erwin (1996) compara esta extinción -que se cree
debida en parte a una fuerte actividad volcánica- con la de finales del Ordovícico, en
la que se extinguieron el 57 % de los géneros marinos, y la del Cretácico-Terciario en
la que desaparecieron los dinosaurios y el 47 % de los géneros existentes. Cita además
que esta extinción duró quizás solo un millón de años y no los 5 a 10 Ma que hasta
ahora se creía "... los organismos más sensibles a cambios ambientales se extinguieron
rápidamente”, tras lo cual siguió una nueva e igualmente súbita explosión de vida.
Para García-Alcalde (1997) la extinción de finales del Ordovícico alcanzó al menos al
70% de las especies existentes, pudiendo estar relacionada con una gran glaciación en
Gondwana. Es de destacar que esta glaciación, que duró cerca de 1 Ma, es una de las
más sorprendentes de todas las habidas pues tuvo lugar de forma repentina en medio
de unas condiciones climáticas más bien cálidas. Notable fue también la extinción de
finales del Frasniense, en el Devónico medio (hace unos 370 Ma), estimándose pérdi­
das de más del 80% de especies animales (la flora terrestre no parece, en cambio,
haber sufrido mucho), afectando a niveles taxonómicos muy altos (incluso órdenes).
Entre las causas probables de este suceso, para algunos casi instantáneo, se esgrimen
principalmente el impacto de cometas o meteoritos (García—Alcalde, 1987).
Según Russell (1982), la extinción de finales del Cretácico, hace unos 65 Ma, inclu­
yó a todos los dinosaurios y a 24 familias enteras de reptiles, así como a otros verte­
brados, protozoos, ammonites, belemnites y muchos otros invertebrados. Este autor
cita un revelador estudio —que podría reflejar fielmente lo que realmente sucede en estas
épocas de transición- efectuado sobre una sucesión de sedimentos marinos, de un
mar tropical del sur de España, compuestos por restos de caparazones de foraminífe­
ros. Durante más de 10 millones de años se aprecia una gran estabilidad sin cambios
en la totalidad de especies encontradas. Luego, a finales del Mesozoico, en un nivel de
roca de no más de 5 milímetros, correspondiente a no más de 200 años (es decir, un
instante en la escala geológica), desaparecen el 90 % de las especies de foraminíferos
encontradas en las capas previas. Las especies supervivientes -que fueron las más peque­
ñas- fueron sucumbiendo en los siguientes 20.000 años, hasta extinguirse completa­
mente. Posteriormente comenzó una nueva radiación de foraminíferos, con nuevas
especies que poblaron todo el antiguo mar español. Curiosamente, un episodio simi­
lar parece haber ocurrido en un mar situado a miles de kilómetros de distancia en lo
que hoy es Dakota del Norte, lo que puede dar cuenta del gran alcance de esta extin­
140 - Mecanismos de la evolución regresiva

ción. Cabe llamar la atención sobre el hecho de que no solamente tienden a extinguirse
los dinosaurios y animales terrestres de mayor porte sino también las especies más gran­
des de animales prácticamente microscópicos como son los protozoos.
Ejemplos de este tipo parecen apoyar la idea del agotamiento genético en las espe­
cies más maduras —una especie de punto final en su carrera evolutiva- con la consi­
guiente desventaja frente a especies más jóvenes o renovadas genéticamente, idea que
parece reforzada por la falta de correspondencia entre las grandes extinciones de tetrá­
podos mesozoicos y de las plantas (Valentine, 1979).
Las pruebas de evolución puntuada parecen, pues, abrumadoras. La misma línea
de los équidos, tantas veces citada como modelo de progreso lineal, podría no estar
tan clara a partir de los estudios de D.R. Prothero y N. Shubin, los cuales observan
una evolución puntual con largos períodos de estasis, sospechado ya desde los tiem­
pos y estudios de G.G. Simpson efectuados en 1951 (Gould, 1993). Es nuevamente
el iconoclasta profesor de Harvard el que nos recuerda que el caballo actual y el
género Equus apenas sobrevive como un residuo colateral de un grupo (cuya línea prin­
cipal era otra) que antaño dominó la historia evolutiva de los mamíferos ungulados.
Como colofón a las numerosas pruebas de evolución puntuada que se pueden citar
basta con señalar, en fin, la del mismo H. erectus, cuya estasis evolutiva ha sido cita­
da por algunos investigadores y tanto para los erectus europeos, como para los asiáti­
cos o africanos (Diez, 1994). También Donald Johanson, Tim White y otros esgri­
men este mecanismo para explicar algunos de sus hallazgos de Olduvai y en especial
el paso brusco de H. habilis a H. erectus. Sugieren, en ese sentido, que hace unos 3
Ma comenzó un período de estabilidad evolutiva, que duró alrededor de 1 Ma, al
que siguió un brusco período de actividad que habría dado lugar, quizás en unos
200.000 años, a H. erectus (Lubenow, 1992).
Como vemos, la clásica idea de evolución gradual parece estar siendo también aban­
donada en evolución humana y, en realidad, ya resulta abrumadora la cantidad de
paleontólogos que se están “pasando” a la evolución puntuada.

PRECOCIDAD DE LA COMPLEJIDAD

Precocidad en dinosaurios

Otra importante observación hecha por la Paleontología y la Morfología Evoluti­


va tiene que ver con la precocidad de la complejidad, ya insinuada en capítulos ante­
riores, la cual ha sido observada en el caso de los peces (Pirlot, 1976), los mamíferos
(Napier, 1979), los dinosaurios (Novas, 1994), etc.. El gran morfólogo Erik Jarvik,
Evolución regresiva del Homo sapiens - 141

refiriéndose a los vertebrados, dice: “casi todas las estructuras complejas aparecen alprin­
de su evolución (canales sensoriales, nervios craneanos, hipófisis, órgano pineal, órga­
c ip io

nos respiratorios, músculos, etc.) ” (Pirlot, 1976).


Fue Richard Owen el que, ya en 1841, observó que los dinosaurios exhibían ras­
gos más avanzados que los reptiles actuales en la construcción de la columna vertebral
y miembros posteriores, aspecto este compartido por Novas que cita que tanto los sau-
risquios como los ornitisquios de hace unos 230 Ma poseían rasgos avanzados, sus
patas traseras adoptaban una postura vertical y eran bípedos (Novas, 1994). Una teo­
ría muy en boga es la de que los dinosaurios eran de sangre caliente, como los actua­
les mamíferos, muy ágiles y activos por tanto, y, desde luego, muy diferentes de los
actuales reptiles de sangre fría (Benton, 1991).
En cualquier caso, decir que nuestros actuales anfibios y reptiles (como el resto de
vertebrados) no son más que una nimia representación de sus imponentes antecesores
paleozoicos y mesozoicos no creo que exija más explicación. Por cierto, uno de los
primeros representantes de los anfibios, el Ichtyostega, de unos 350 Ma, “ya disponía
de los grandes cambios anatómicos que hacían posible elpaso de una vidaflotante en el agua
al movimiento por tierra: tenía las articulaciones de las extremidades perfectamente for­
madas y fuertes costillas ancladas en una sólida columna vertebral capaz de resistir elpeso
de todo el cuerpo” (Sandín, 1995). Por supuesto, no debe sorprendernos la ausencia de
fósiles intermedios entre los últimos crosopterigios y estos primeros anfibios.

Precocidad en peces

Si ya resulta sorprendente la aparición de un miembro (Pikaia) de nuestro pro­


pio phylum, los cordados, junto al resto de la fauna cámbrica de Burguess Shale, es
decir, al mismo tiempo que todos los tipos de invertebrados actuales, no es menos sor­
prendente la posterior, y casi repentina, aparición de los peces.
Las estructuras o funciones de los recientes teleósteos más especializados (como
los vivaces blenniformes o gobiformes, grupos muy diversos y con múltiples
adaptaciones a la vida intermareal, algunos de los cuales, como el saltarín delfango,
llegan a desplazarse fuera del agua) ni se acercan a los avances experimentados
por los antiguos crosopterigios que dieron lugar a los anfibios, al poco tiempo de
su aparición, hace unos 350 millones de años (Doménech et al., 1980). Los anti­
guos dipnoos, emparentados con los crosopterigios, que ya aparecen en el Devó­
nico o quizás antes, desarrollaron órganos complejos como un tipo de pulmón,
una circulación sanguínea doble con división parcial de la aurícula, o un encéfalo
similar al de los anfibios, estructuras que no han desarrollado los perciformes más
recientes (D ’Ancona, 1972).
i4 2 - Mecanismos de la evolución regresiva

Al igual que se considera a la lamprea un representante degenerado de los peces agna-


tos (Millot, 1978), o a las mixinas actuales, representantes degenerados de la antigua
Myxinikela con ojos (Martini, 1998), todos los actuales peces vivos pueden considerarse
regresiones o, a lo sumo, generalizaciones (en el sentido de menor complejidad) a partir de
sus antiguos precursores. El éxito evolutivo de los crosopterigios es innegable: han dado lugar
a los anfibios en un tiempo récord y algunos representantes (como el celacanto) aun se
conservan vivos después de decenas de millones de años de su aparición; los crosopterigios
(posiblemente los ripidistios) serían la auténtica línea progresiva (y sumamente precoz) de
los peces, mientras que todas las demás líneas (con escasas progresiones puntuales y filoge-
néticamente temporales) no constituirían más que mera estabilidad y regresión.
Casi todos los peces actuales derivan del tipo de aletas con radios mientras que
resulta mucho más compleja la antigua aleta lobulada provista de soportes óseos en su
interior, de las que derivan las extremidades de todos los vertebrados. La indiscutible
complejidad de los primeros peces se observa también en otras estructuras como los
pulmones funcionales, a veces dobles, de los antiguos peces de aletas lobuladas, a los
que seguiría el pulmón funcional simple de los holosteos, llegando así a los teleós-
teos fisóstomos en los que la vejiga natatoria permanece unida al esófago por medio
de un canal neumático. En los teleósteos fisoclistos -la inmensa mayoría de los peces
actuales- la vejiga natatoria constituye un órgano cerrado, totalmente independien­
te del aparato digestivo, pudiendo incluso faltar en muchos peces bentónicos, tales
como los peces planos, chafarrocas, bienios o gobios (Marshall, 1974).
La misma precocidad se puede observar en peces aun más antiguos, como en los
placodermos, de los que A.S. Romer ha dicho que aparecen fuera de lugar (ver capí­
tulo 3), o en los ostracodermos (los primeros peces), de los que Bermudo Melendez
dice: "debieron desarrollarse ya en el Cámbrico, aunque hasta ahora no se hayan encon­
trado restos fósiles, pues las formas que encontramos en el Ordovícico y en el Silúrico,
están ya muy especializadas” (Melendez, 1986).

Precocidad en mamíferos

John Napier (1979) observa lo mismo en los primates y además referido nada
menos que a la bipedestación, pues aprecia una especialización precoz en antiguos pri­
mates eocénicos de alrededor de 50 Ma (Smilodectes), cuyas extremidades muestran
que podía mantenerse en posición vertical. Este autor considera que ha sido un impor­
tante paso en la evolución de la locomoción de los primates. La precocidad observa­
da por Napier concuerda con todas nuestras observaciones realizadas sobre la preco­
cidad de los fósiles de El Fayum y con la posibilidad de que los primeros homínidos
hayan aparecido ya a principios del Mioceno.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 143

La misma ausencia de fósiles que hemos visto con respecto al gorila, orangután o
chimpancé, aparece en muchos otros grupos a poco que se indague. Los mamíferos
monotremas, como el conocido ornitorrinco, fueron considerados antaño anteceso­
res de los marsupiales, y estos de los placentados, comprobándose posteriormente que
“constituyen líneas evolutivas independientes ya desde el Mesozoico” (Alférez, 1990) y
demostrando, una vez más, que el progreso suele estar presente más a menudo en nues­
tra imaginación que en el registro fósil. Pero además, lo cierto es que no solo no se
conocen monotremas fósiles mesozoicos, sino que los primeros fósiles significativos
aparecen nada menos que en el Plioceno, mucho después que cualquier otro orden
de mamíferos. Si hacemos caso exclusivamente del registro fósil, habría que decir
que los monotremas, con su peculiar forma de reproducción ovípara, como los rep­
tiles, tan solo son descendientes degenerados de placentados o marsupiales.
La precocidad reina por doquier en el mundo de los vertebrados. Ya vimos que los mamí­
feros no derivan de los dinosaurios más recientes sino de uno de los primeros grupos que
aparecen en el Pérmico, los terápsidos, la más compleja línea de los reptiles si tenemos en
cuenta sus avanzados rasgos mamiferoides, como el paladar secundario, el doble cóndilo occi­
pital o el predominio del hueso dentario en la mandíbula (Alférez, 1990). Profundizar en el
mundo de los mamíferos terciarios nos llevaría otro libro pues por todas partes encontra­
mos precocidad y senilidad. Richard Leakey dice que el misterioso origen de los proboscí-
deos (por citar el suborden quizás más dominante de los mamíferos terciarios) está ligado a
la “erupción de actividad evolutiva que se produjo ajínales del Cretácico, hace unos 65 M a”.
Desde luego, las más de 200 especies de proboscídeos que se calcula que existían hace unos
20 Ma, según el mismo autor, nada tienen que ver con el exiguo número de especies de ele­
fantes (tan solo dos) que -a duras penas- sobreviven en la actualidad (Leakey et al., 1997).

Precocidad en aves

Con respecto a las aves, lo primero que llama la atención es que las plumas, el
carácter más distintivo del ciado, aparecen con toda su complejidad, “comparable
en todos los aspectos a las de las aves actuales”, en el mismo momento en el aparecen
los primeros fósiles. Aunque las ideas gradualistas sugieren la existencia de formas
ancestrales al Archaeopteryx del Jurásico (de unos 140 Ma), dotadas de plumas
más primitivas, lo cierto es que, según el paleontólogo José Luis Sanz, “ésta evi­
dencia es, de momento, desconocida en el registro fósil” y además “estamos muy lejos
de tener una idea clara de cómo aparecieron tan formidables elementos dérmicos ....
la estructura de las plumas de Archaeopteryx y su disposición en el ala son compara­
bles a las de las aves modernas y la pluma presenta un vano asimétrico que típicamen­
te aparece en las aves voladoras actuales” (Sanz, 1997).
144 - Mecanismos de la evolución regresiva

A propósito del origen del vuelo, parece ir ganando adeptos la “hipótesis del corredor”
(“from the ground up” o “desde el suelo hacia arriba”) frente a la “hipótesis del arborícola”
(“from the trees down” o “desde los árboles hacia abajo”) aun cuando la primera suponga
ir en contra de la gravedad y, por lo tanto, de lo más lógico según la idea gradualista, que
sería el planeo desde los árboles para poco a poco ir avanzando en el vuelo activo.
En cuanto al origen del aparato volador, el consenso actual es que Archaeopteryx, en línea
con lo anterior, “practicaría algún tipo de vuelo batidoy no era el meroplaneador que defienden
algunas propuestas”. Lo mismo piensa John Rubén, zoólogo de la Universidad de Oregón,
que opina que Archaeopteryx era un buen volador gracias a sus potentes músculos capaces
de compensar las imperfecciones del esqueleto. Destaca en este ave, además de sus avanza­
das plumas, la presencia de una desarrollada furcula o espoleta (clavículas soldadas). Su larga
cola emplumada podría haber tenido, incluso, algún tipo de función aerodinámica quizás
más compleja que en las aves modernas. El vuelo activo parece plenamente confirmado en
un ave próxima, del Cretácico inferior, Iberomesomis (unos 115 Ma) que ya presentaba fusión
de las últimas vértebras caudales (pigostilo), así como un coracoides, un sistema múscu-
lo-esquelético y una función furcular similar a las aves modernas. Otra ave de similar
edad, Concornis, ya presentaba quilla esternal y un tibiotarso. Teniendo en cuenta que
otros caracteres aparecidos posteriormente (tarso—metatarso y sinsacro), e, incluso, algu­
nos de los citados, carecen de interpretación funcional y evolutiva cierta, podemos consi­
derar que la mayoría de las estructuras complejas necesarias para el vuelo ya aparecen al
comienzo de la misma radiación de las aves. El resto de caracteres, secundarios para el
vuelo (ausencia de dientes, por ejemplo), pueden considerarse propios de las diversas espe-
cializaciones características del grupo, con tendencia a la generalización y, en no pocas oca­
siones, al retroceso (avestruces y resto de aves no voladoras, aves nadadoras y acuáticas, etc.).
La regresión de estas especies parece clara y admitida por muchos autores, y para
Sanz “la aparición deformas no voladoras es un proceso recurrente en la historia de las
aves... común en aves modernas y que también habría ocurrido en los comienzos de la
historia del grupo". Los estudios al efecto revelan que las aves no voladoras (como las
Hesperornitiformes del Cretácico medio y superior y las Paleognatas o ratites) pro­
ceden de antepasados dotados con capacidad de vuelo. Un caso muy revelador
puede ser el del recientemente descubierto Mononykus, un género del Cretácico
superior de Mongolia, con características que le asemejan a los reptiles terópodos no
avianos, pero que, para algunos autores, es un ave no voladora (Sanz, 1997). En
caso de confirmarse estos datos (aun en estudio) podríamos estar ante un posible
caso de atavismo desde las aves voladoras a la antigua condición reptiliana.
Como ya esperábamos, al analizar el registro fósil comprobamos que las Paleog­
natas o ratites no voladoras, con alas atrofiadas, que en todas las filogenias suelen figu­
rar como antecesoras de las Neognatas, aparecen más tarde que estas últimas: las Tina-
Evolución regresiva del Homo .vipiens - I 4 5

miformes son del Plioceno de Patagonia, las Struthionifomes (avestruces) del Mio­
ceno Superior, las Rheiformes (ñandús) del Pleistoceno de Argentina, las Casuarifor-
mes (casuarios) son del Pleistoceno de Australia y Nueva Zelanda, las gigantes Aepvor-
nitiformes del Pleistoceno, y los Dinornitiformes y Apterygiformes son del Pleistoceno
de Nueva Zelanda. Como también era de esperar el tamaño de los actuales Paleog-
natos vivos ni les hace sombra al de sus antecesores, los cuales, como Aepyornis o Dinor-
nis, alcanzaban los 3 metros de altura.
Este retroceso desde las aves voladoras a las aves no voladoras o acuáticas se
puede ver también entre las mismas Neognatas pues los fósiles de las mejores aves vola­
doras aparecen en el Cretácico (Gaviiformes o colimbos, Podicipediformes o somor­
mujos, Pelecaniformes o alcatraces y pelícanos, Ciconiformes o cigüeñas, Charadrii-
formes o chorlitos) o en el Eoceno (Procellariformes o albatros, Gruiformes eocénicos
o gallinetas de agua, Lariformes o gaviotas, Cuculiformes o cucos, Strigiformes o búhos,
Apodiformes o vencejos, Trogoniformes o quetzales, Coraciformes, como el "Martín
pescador”, y Piciformes o “pájaros-carpinteros”). Entre estos quizás deberíamos incluir
también al Ichthyornis del Cretácico de Kansas, semejante a las gaviotas y golondri­
nas de mar y posiblemente un buen volador. Algunos autores piensan que la mandí­
bula con dientes que se le atribuye no pertenecía a esta ave.
Algunas aves Neognatas que han perdido la facultad de volar pertenecen, sin embar­
go, al Oligo—Mioceno (Sphenisciformes o “pájaros-bobos”, Gruiformes oligo-mio-
cénicos, como Cariamos y Phororhacos) o al Pleistoceno (Dididae o “Dodó”).
Algunos órdenes, buenos voladores como las Falconiformes (águilas, buitres, gavila­
nes, etc.), Columbiformes (palomas) o Caprimulgiformes (chotacabras), Trochiliformes
(colibríes) y algunas familias de los Passeriformes (pájaros cantores) que, sin embargo,
aparecen más recientemente, en el Plioceno o en el Pleistoceno, podrían ser los descen­
dientes de las aves voladoras cretácicas y eocénicas, citadas más arriba, formando parte
con ellas del tronco principal progresivo de las aves. El puente entre las aves voladoras
eocénicas y las actuales Passeriformes serían algunas familias oligocénicas de éste último
orden (alondras) y miocénicas (cuervos, alcaudones y aves del paraíso). De acuerdo con
los estudios efectuados por Arnaiz et al. (1998, 1999) los mismos pájaros cantores
(Fringillidae) podrían haber aparecido ya en el Mioceno antes que los Paleognatos. Los
Passeriformes son el orden que más éxito ha tenido a juzgar por su número y diversidad
(más de la mitad de todas las aves actuales). Sin embargo, algunos indicios podrían estar
indicándonos que estos órdenes están también al borde de la reversión: ya hemos habla­
do de la reciente extinción del “Dodó” (un claro ejemplo de reversión para los paleon­
tólogos López etal., 1994), un palomo gigante de unos 70 cm. de alto, que había perdi­
do la facultad de volar, descubierto por los holandeses en Isla Mauricio a finales del siglo
XVI; algunos buitres antecesores de los actuales, como Teratomis, eran gigantescos y lie-
146 - M ecanismos de la evolución regresiva

garon a medir entre 5 y 8 metros de envergadura; como en el caso del hombre y de


otros vertebrados actuales en aparente “buena situación evolutiva”, la gran mayoría de los
representantes actuales de estos 5 órdenes, incluidos los Passeriformes, son de tamaño más
reducido que sus antecesores, preludio quizás de un retroceso más acentuado.
Las Galliformes (gallinas, perdices, faisanes, pavos, etc.) ya aparecen en el Eoceno,
sin embargo sus alas son cortas y su vuelo corto y pesado lo que podría indicar que es
un grupo en transición hacia aves no voladoras, con el peligro que ello supone para la
supervivencia del grupo. El Opisthocomus del Brasil es una galliforme arborícola con
quilla reducida y garras en los alerones para trepar (en las crías) “que ha sido interpre­
tado por algunos autores como un carácter ancestral heredado de las Arqueornitas del
Jurásico" (Melendez, 1986). Otro grupo intermedio o en transición hacia formas no
voladoras podría ser el de los Anseriformes (patos, gansos, cisnes, ocas, etc.), presentes
durante todo el Terciario, con los que algunos autores relacionan al aberrante Gastor-
nis eocénico, una posible palmípeda gigante de 2 metros de altura con alas atrofiadas.
Otro grupo intermedio podrían ser las esbeltas “zancudas” voladoras del Cretáci­
co superior (las Ciconiformes similares a las actuales cigüeñas, flamencos, garzas) y del
Eoceno (las Gruiformes similares a las actuales grullas y gallinetas de agua), quizás for­
mas en transición desde las aves voladoras del Jurásico y Cretácico inferior, a las pos­
teriores “zancudas” no voladoras como las Dyatrimiformes eocénicas, aves gigantes
con alas atrofiadas de hasta dos metros y medio de alto, y muchas Gruiformes gigan­
tes del Oligoceno y Mioceno, también con alas atrofiadas (sobre todo Cariamas,
Phororhacos y similares). Las Paleognatas plio-pleistocénicas serían los últimos des­
cendientes de estos grupos, dando a entender así que, al contrario de lo siempre se
ha supuesto, el paladar neognato fue previo al paleognato.
Como ya hemos dicho, y era de esperar, muchos antecesores de las actuales aves
Neognatas eran de gran tamaño, como los Anthropomis y Pachypterix del Mioceno
de las Islas Seymour, pingüinos gigantes del tamaño de un hombre robusto; Diatry-
ma, ave corredora con unos 2,5 metros de altura; Gastomis, con unos 2 metros de
altura; Gigantomis, el mayor ave voladora conocida (una especie de albatros), con una
envergadura de unos 6 metros; el Osteodontomis, similar a los alcatraces, con 4 metros
de envergadura; o Teratornis, una especie de buitre extinto del Pleistoceno, de
inmenso tamaño, quizás aun mayor que el propio Gigantomis (Melendez, 1986).

Precocidad en invertebrados

Aunque indagar entre los invertebrados podría multiplicar las observaciones anterio­
res, baste con dar una breve pincelada a tres de sus más importantes grupos. Parece lógi­
co pensar que especies tan evolucionadas y complejas como el pulpo, capaces de esgri­
Evolución regresiva del Homo sapiens - H /

mir funciones avanzadas de memorización y aprendizaje (Boycott, 1965) y tan diferen­


tes de nuestros mejillones, almejas o caracoles, deberían aparecer recientemente en la esca­
la evolutiva, situándose así en la cima de la pirámide de los moluscos. Pues no. Se han
encontrado fósiles de belemnites desde el Jurásico, de ammonoideos desde el Devónico,
y de nautiloideos desde el Cámbrico, es decir, desde el mismo comienzo de la radiación
de los tipos de invertebrados existentes hoy en día. El éxito de esta clase se pondría de
manifiesto por el tamaño que, aun hoy, llegan a alcanzar algunas especies de calamares
-verdaderos monstruos marinos- que llegan a superar los 20 metros de largo (Architeu-
this), o por la longevidad de algunos fósiles vivientes, como Nautilus pompilus o N.
ombilicatus, que confieren a este género una existencia de más de 500 millones de años.
A propósito de este interesante grupo de animales cabe recordar que “los ojos de los
cefalópodos alcanzan en algunos géneros un extraordinario grado deperfección. Al igual que
en los vertebrados, y por un efecto de convergencia funcional, son de tipo camerular o con
cámara ocular” (Grassé et al., 1976). El ojo camerular, con su compleja estructura, su
iris, su cristalino, su retina, etc., quizás uno de los órganos más fascinantes y más
valiosos creados por la naturaleza, aparece primero en los cefalópodos y antecede en
varios millones de años al ojo de los vertebrados. Esta convergencia de órganos en espe­
cies sin relación evolutiva alguna ya fue utilizada por los primeros antidarwinistas
para defender las “tendencias regulares” en contra de la selección al azar (Bowler, 1985).
Más adelante veremos cómo la “nueva genética” es capaz de explicar las “convergen­
cias” de este tipo, de un modo, desde luego, muy diferente del convencional.
Del mismo modo, los crustáceos “están demasiado especializados comopara que hayan
originado un grupo tan importante como los insectos ’ (Grassé et al., 1976); tal misión debe
sin duda atribuirse a un antecesor común a todos los artrópodos, que habrían seguido
una evolución similar a los vertebrados en su conquista del medio acuático, de tierra firme
y del aire. En efecto, ni los gigantostráceos del Ordovícico (que podían alcanzar los 2
metros de largo), ni los xifosuros paleozoicos (que aun viven), ni los trilobites del Cám­
brico (que dominaron los mares paleozoicos) tienen nada que envidiar en complejidad
a las actuales especies de crustáceos, varias de las cuales han llegado a ser aberrantes o pará­
sitas. Una vez más, el éxito evolutivo de estas especies quedaría demostrado por los fósi­
les vivientes, como Xiphosurapolyphemus o Tachypleus, xifosuros muy próximos a los anti­
guos trilobites (Grassé et a i, 1976). Para algunos autores, hasta el mismo Spriggina, un
género del precámbrico ediacariense, frecuentemente asociado a los poliquetos, podría
tratarse de un protoartrópodo próximo a los trilobites.
Lo mismo sucedería con los crinoideos y los pelmatozoos, un subtipo de equino­
dermos que ya aparece en el Cámbrico con toda la complejidad del phylum, y que
aun posee representantes vivos. Tuvieron una amplia distribución en el Paleozoico y
en el Mesozoico y algunas especies fósiles, como Pentacrinus asteria, llegaron a alean-
148 - Mecanismos de la evolución regresiva

zar los 20 metros de longitud. Como en los demás casos, se desconoce a ciencia cier­
ta el tipo antecesor de los equinodermos pues “¿os pelmatozoos están ya muy evolucio­
nados y son muy diferentes del tronco original’ (supuestamente un organismo vermi­
forme) (Grassé et al., 1976). Mckinney cita estudios recientes que revelan que “los
crinoideos se originaron en una explosión de diversificación morfológica acelerada con
saltos relativamente grandes en el morfoespacio, durante un breve período de tiempo al
principio del Paleozoico, tras la cual la diversificación se hizo más lenta y consistió prin­
cipalmente en la aparición de ciados secundarios" (Wagensberg et al., 1998).
Levinton (1993) comparte la idea de otros muchos paleontólogos “sobre la exis­
tencia de periodos de cambio evolutivo rápido y frenético que alternan con inversiones y
largosperíodos de pocos cambios". Este autor opina que tras una de estas explosiones “la
evolución podría establecer programas de desarrollo para limitar las modificaciones de los
planes corporales que han tenido éxito.... Por tratarse de un proceso de exquisita preci­
sión, el desarrollo no admite cambios drásticos sin más". Al tratar de la enorme comple­
jidad de cualquiera de los procesos celulares, Máximo Sandín opina que “más bien
da la sensación de un mecanismo que tuvo que ser así desde elprincipio (al menos parece
claro que no se pudo producir gradualmente) y que el aumento de complejidad desde las
células procariotas hasta los mamíferos representa una progresión, cuyas potencialidades
estaban inscritas en la primera célula” (Sandín, 1995).
Y, una vez más, Gould (1994), al referirse a la sorprendente celeridad con la que
la explosión cámbrica fijó ya desde un principio los principales tipos anatómicos, rema­
ta: “losprimeros animales pluricelulares gozarían de unaflexibilidadpara el cambio gené­
tico y la transformación embriológica, que irían perdiendo a medida que los organismos
‘se bloquearan en un conjunto de patrones estables y prósperos". Más tarde veremos los
diversos tipos de mecanismos biológicos (genéticos y embriológicos principalmente)
que explican la precocidad de la complejidad.

ESPECIACIÓN Y REGRESIÓN

La hipótesis regresiva propone que la especiación -como principal fuente de for­


mación de nuevas especies- tiene lugar, principalmente, durante los períodos de cam­
bios geológicos, climáticos, biológicos o ecológicos, mientras que durante los perío­
dos de estabilidad geoclimática y a excepción de especiaciones esporádicas de menor
rango, las especies permanecerían, por lo general, también estables. Es durante los
períodos de inestabilidad y por lo tanto de creación de nuevos nichos ecológicos, y
de aislamiento reproductivo, cuando mejor se pueden producir nuevas estructuras,
generalmente más simples o similares a las precedentes y, raramente, más complejas.
Evolución regresiva del Homo sapiens - I49

La intensidad y la duración de las épocas de inestabilidad aumentará la probabilidad


de aparición de estructuras complejas y por lo tanto de especies progresivas por lo que
posiblemente su aparición tendría lugar solo durante las épocas de grandes convul­
siones, las cuales pueden durar cientos de miles y hasta millones de años (Fig. 24).
Entre los períodos de grandes cambios existirían obviamente épocas de inestabilidad
y especiación menos intensas -incluso a escala local- que formarían estructuras pro­
bablemente estables o recesivas (y algunas veces, muy raramente, progresivas).
Si aceptamos la improbabilidad de la progresión, la aparición de un carácter pro­
gresivo en una línea en la que previamente apareció otro carácter progresivo, o lo
que es lo mismo, la progresión constante en una misma línea evolutiva, y además
con una tendencia direccional (como ocurriría con el hombre) precisaría de una
dosis de azar tan elevada (y tan improbable) que no puede menos que hacernos
recordar los viejos fantasmas de las teorías finalistas (Mayr, 1979). Pero, aun existe
un gran desconocimiento de la totalidad de los procesos implicados en la evolución.
Se ha descubierto, por ejemplo, un gran número de segmentos de ADN con función
desconocida que, además, se repiten múltiples veces en la misma especie, en contra de
lo que cabe esperar de un proceso de mutación aleatorio. En el genoma humano,
por ejemplo, se ha descubierto una secuencia de unos 300 pares de nucleótidos, deno­
minada Alu, que se repite unas 300.000 veces, constituyendo nada menos que el 3
% de todo el ADN. Casos como este han conducido a “especular con la idea de que la
evolución molecular fuera determinista y siguiera una dirección independiente tanto del
azar como de la selección natural “ (Stebbins et al., 1985).
La especiación puede ser considerada como un proceso de deterioro en sí misma,
no solo en los casos de aparición de caracteres regresivos, sino también en las mismas
líneas progresivas, pues es obvio que la formación de nuevas especies conlleva -por
lo general—la desaparición de la especie original. Ya hemos visto en los primeros
capítulos que J.M Thoday, genetista de la Universidad de Sheffield, considera que,
aun cuando se mantenga la estabilidad genética, la especiación supone una pérdida de
adaptabilidad genética, ya que la división de una población en dos o más supone
pérdida de alelos y, por tanto, de variabilidad; para este investigador “la especiación
no es necesariamenteprogresiva, puesto que implica alguna pérdida de adaptabilidadgené­
tica y elprogreso es más probable si la diversidad se consigue sin especiación, es decir, por
la formación de razas separadas que en algún grado se crucen entre s í’ (Thoday, 1962).
Teniendo en cuenta esa improbabilidad de la progresión, muchas nuevas especies
recién formadas pueden ser inviables a corto o a largo plazo. La especiación cuántica o
saltacional, por ejemplo, producida por mutaciones cromosómicas, permite la for­
mación de especies de una forma extremadamente rápida, en una o dos generaciones
(poliploidía). Es un mecanismo de especiación, por lo tanto, sumamente eficaz, que,
150 - Mecanismos de la evolución regresiva

EPOCA DE CAMBIOS
GEOCLIMÁTICOS

EPOCA DE
ESTABILIDAD

EPOCA DE CAMBIOS
GEOCLIMÁTICOS

Fig. 24.- Mecanismos de la evolución regresiva. La formación de especies tiene lugar, por especiación princi­
palmente, durante las épocas de cambios geoclimáticos, estabilizándose o degradándose genéticamente durante
las épocas de estasis. Las novedades suelen ser, por lo general, estables o regresivas (trazo fino), y sólo esporá­
dicamente progresivas (trazo grueso a la izquierda de los puntos de divergencia) cuando las grandes convulsio­
nes aumentan la probabilidad de las mismas y el potencial genético de la especie (variabilidad o nuevos genes,
por ejemplo) lo permite.
Evolución regresiva del Homo sapiens - J 5 i

sin embargo, puede traer como contrapartida una importante reducción de la fertili­
dad de los individuos heterozigotos (Avala, 1994a). Las especies que, no obstante,
consiguen estabilizarse tienden invariablemente a la extinción, sobre todo en subsi­
guientes épocas de inestabilidad geoambiental y de nueva especiación. La tendencia
a la extinción (dejando a un lado las producidas por catástrofes naturales) tendría lugar,
sobre todo, en especies, familias u ordenes evolutivamente agotados (maduros), bien
por una pérdida acumulada de variabilidad, bien por una excesiva especialización, bien
por una pérdida de eficacia, bien por una mala calidad de la carga genética acumula­
da (relación estabilidad—variabilidad u otras) o bien por medio de mecanismos evo­
lutivos especiales (como los que veremos más adelante).
Es de destacar que, a pesar de que la cantidad de ADN suele ser mayor -en términos
generales—cuanto más complejo es el organismo (Stebbins et al., 1985), la variabilidad
genética resulta ser menor en mamíferos que en invertebrados y la de estos menor que
en las plantas (Ayala, 1979, 1994a). Del mismo modo, se ha comprobado que la varia­
bilidad de los placentarios es menor que la de los marsupiales (Pirlot, 1976), etc.
Una adecuada variabilidad genética o bien una adecuada relación estabilidad—varia­
bilidad podría ser, por tanto, una de las principales causas de aparición de nuevas
estructuras progresivas, mientras que la pérdida de tal variabilidad, generalmente
asociada a una especialización de la especie o del órgano en cuestión, contribuiría nota­
blemente a la regresión, a la generalización o a la extinción.
Esta tendencia a la especialización en líneas filogenéticas en regresión podría parecer
una contradicción con la tendencia a lo simple que hemos venido esgrimiendo en este
trabajo. Pero no debemos confundir especialización con complejidad: el hombre es la
especie más compleja, al menos en algunas estructuras, como el cerebro, y, sin embargo,
está poco especializado en general, adaptándose bien a todos los ambientes; las bacte­
rias, por contra, son organismos muy simples y algunas especies, sin embargo, están
muy especializadas en determinadas funciones o a determinados ambientes. Sí es cierto,
sin embargo, que existe aumento de complejidad en estructuras que podemos entender
como especializadas, como pudiera ser la transformación de las aletas pares de los peces
en las patas de los anfibios o la transformación de las patas delanteras de los reptiles en
las alas de las aves. Hay especializaciones que conducen a un callejón sin salida, general­
mente ligadas a pérdida de variabilidad genética y de capacidad de adaptación, pero hay
otras especializaciones que no son restrictivas, quizás porque no ven reducida su variabi­
lidad o porque (casualmente o no) permiten la conquista de nuevos medios o de nuevas
funciones de tipo expansivo. Podría ser, este último, el caso de la conquista de tierra firme
(y de una inmensidad de nuevos nichos libres) por parte de los primeros invertebrados
o de los primeros anfibios; la conquista del aire por parte de los primeros insectos o pri­
meras aves; el cuadrupedismo, el bipedismo, el vuelo, etc.
152 - Meamismos de la evolución regresiva

Especialización es, cuando menos, un término ambiguo que conviene manejar con
precaución, pareciendo lícito hablar de especialización progresiva y de especialización
regresiva, según ésta permita, entre otros, el mantenimiento (o el aumento, o la recu­
peración) de la variabilidad o calidad genética (en el primer caso) o su reducción (en
el segundo caso). No es extraño, por lo tanto, que puedan aparecer caracteres regre­
sivos en líneas filéticas que venían progresando, si estas pasaron de una estabilidad o
especialización progresiva a una especialización restrictiva (dando lugar a sucesos como
la evolución en mosaico, con caracteres avanzados y primitivos simultáneos, tan fre­
cuente, por ejemplo, entre los primates y los homínidos), lo mismo que no es des-
cartable que una nueva estructura o función se torne progresiva (caso de las alas de
las aves) cuando venía en regresión (remonte evolutivo), si, en un momento dado,
adquiere inusitada funcionalidad.
La formación de nuevos grupos y la precocidad morfológica que hemos visto en el
apartado anterior podrían entenderse como una forma de explosión de la especie pre­
cursora más exitosa (esto es, con más variabilidad genética, con poca especialización o
con especialización progresiva) y en la cima de su progreso, en nuevas especies (algunas
de ellas progresivas), ante drásticos cambios ambientales: una línea es progresiva preci­
samente porque la especie va acumulando estructuras complejas, realmente nuevas den­
tro del grupo al que pertenece, la cual, en un momento dado, puede llegar a ser muy
diferente de sus congéneres y, aun más, ante cada nueva explosión o puntuación.
El éxito de los crosopterigios, por ejemplo, podría deberse, entre otros, a una ade­
cuada variabilidad genética, o mejor, a una adecuada relación estabilidad—variabilidad
(calidadgenética), lo que le permitiría no solo originar nuevos grupos (caso de los ante­
cesores de los anfibios), sino también perpetuarse en el tiempo, aun sin aparentes
cambios morfológicos externos (caso del celacanto). De hecho, en contra de lo que
sugerían los seleccionistas (una correlación entre la variabilidad ambiental y la varia­
bilidad genética), y a favor de los neutralistas (que sugieren que la variabilidad genéti­
ca depende de la estructura y función molecular) los organismos que viven en el
fondo del mar (como el celacanto) tienen más variabilidad genética que los que viven
en las zonas intermareales, donde existen más fluctuaciones ambientales (Kimura, 1980).

“PRODUCTIVIDAD” GENÉTICA

Pero el éxito de las especies progresivas, como el celacanto, podría venir dado no
solo por su calidad genética sino también por lo que podríamos llamar productividad
genética: producción de nuevos genes en momentos de rejuvenecimiento o de inestabi­
lidad geoambiental. Kimura (1980) apunta que “se puede demostrar matemáticamente
Evolución rt’gresiui del Homo sapiens - 153

que ¡a variabilidad genética debida a alelos neutros puede verse fuertemente reducida por
un “cuello de botella” -tal como una glaciación- sufrido de vez en cuando por la pobla­
ción después de la cual hacen falta millones de generaciones para que la variabilidad
pueda alcanzar de nuevo el nivel teórico característico de las grandes poblaciones". Este des­
censo de la variabilidad se puede explicar por la división de la población inicial (aisla­
miento y especiación) y consiguiente reducción del número de alelos en las poblacio­
nes resultantes. Aunque ésta reducción se podría compensar con la producción de nuevos
alelos por mutación, habría que determinar en qué términos puede la biología mole­
cular o la genética de poblaciones formular un hipotético aumento de producción de
nuevos genes para explicar las explosiones de vida y la precocidad de la complejidad.
La importancia de la adquisición de nuevos genes (y su superioridad sobre la modi­
ficación de los ya existentes) en la formación de nuevas especies, entre las que, obvia­
mente, figuran las representantes de los nuevos grupos biológicos que pueden surgir en
cada explosión o puntuación, es reconocida por Stebbins y Ayala (1985). Es de nuevo
en épocas de grandes cambios donde pueden darse las condiciones ideales para que se
den estos casos de productividad o incorporación de nuevo material genético, incluso
como una parte de la simultánea modificación de variabilidad. Dada la improbabili­
dad de que una secuencia aleatoria de genes tenga sentido, es lógico esperar que la mayor
parte de nuevo material genético provenga de genes o segmentos de ADN (propio o
ajeno) ya existente. Un caso de aumento drástico de material genético es la poliploidía
por la cual se puede multiplicar la dotación genética, permitiendo, como ya hemos visto,
la formación, casi repentina, de nuevas especies. La importancia de éste fenómeno no
es menospreciable pues se estima que cerca del 47 % de las plantas con flores, por
ejemplo, se han formado por poliploidía (Stebbins etal., 1985).
Otra forma de aumentar el material genético, que ampliaremos más adelante, tiene lugar
por medio de la multiplicación de determinados segmentos de ADN, los cuales pueden
llegar a repedrse cientos de miles de veces, tal como ocurre en el ratón o en el hombre (como
el segmento Alu ya citado). La formación de genes totalmente nuevos se obtiene tanto por
la unión de varios genes como por la duplicación de uno de ellos, resultando dos o más
genes. La multiplicación en tándem de una breve secuencia de nucleótidos en posiciones
adyacentes a lo largo de un mismo cromosoma puede tener lugar en el curso del aparea­
miento cromosómico durante la meiosis. Cuando se producen dos genes a partir de un
gen original, las funciones de ambos pueden divergir hasta que uno de ellos puede llegar a
ser afúncional, formando pseudogenes que acumulan mutaciones al margen de la selección
natural. Estos últimos parece que son frecuentes en vertebrados y otros organismos.
Otro mecanismo de adquisición de material génico, mucho más desconcertante,
es el que se conoce como transferencia horizontal de ADN, mediante el cual el mate­
rial genético de una especie puede pasar a otra incorporándose a su genoma, aspecto
154 - Mecanismos de la evolución regresiva

este que, por su importancia, volveremos a tratar con más detalle en un capítulo
posterior. Mientras que para algunos autores, la coadaptación de los genes, reduce éste
mecanismo a la categoría de fenómeno evolutivo raro (Stebbins et al., 1985), otros
opinan que “si se demostrara que los elementos transponibles se mudan de una especie a
otra, deberíamos concederles la categoría de agentes de cambio evolutivo” (Rennie, 1993).
Debemos a Máximo Sandín todo un nuevo Modelo de Evolución por Integración de Sis­
temas Complejos, basado precisamente en la incorporación de genes extraños y ele­
mentos transponibles. La capacidad de los virus, por ejemplo, para insertar sus secuen­
cias en genomas de animales y plantas y traducir en ellos su propia información genética
es una forma de que dos sistemas genéticos se combinen y se integren en una unidad
de mayor rango. Se han encontrado ya suficientes ejemplos (que van en aumento)
para demostrar la importancia de estos procesos en la evolución, posiblemente
implicados no solo en el origen de la célula eucariota (prácticamente demostrado —y
aceptado—con los trabajos de L. Margulis y D. Sagan) sino también en el origen de
los organismos pluricelulares y de los principales tipos biológicos (Sandín, 1998).
Aun cuando muchos de los casos expuestos pudieran ser, en líneas filogenéticas
regresivas o ante determinadas condiciones ambientales, perjudiciales o regresivos,
parece que existen suficientes fenómenos conocidos (y seguramente muchos otros
sin conocer) de producción génica, para suponer que son capaces de contribuir a la for­
mación repentina de especies y de explicar los saltos que propone la hipótesis regre­
siva y el equilibrio puntuado.
Aunque se ha visto que la cantidad de ADN aumenta cuanto mayor es la comple­
jidad del organismo (desde los 1300 pares de nucleótidos que puede tener un virus
hasta los varios miles de millones por célula que pueden tener los organismos supe­
riores), existen organismos excepcionales que rompen esa regla. Entre estos figuran algu­
nos grupos de plantas superiores, salamandras y peces, como el celacanto, el Lepisos-
teus o el esturión, con una dotación de ADN extremadamente elevada, de hasta unos
10'° pares de nucleótidos por célula, muy superior a la de la mayoría de los mamífe­
ros. La salamandra, Triturus cristatus, tiene seis veces más de ADN que el hombre. Algu­
nas especies de amebas o los Psilopsida (plantas muy antiguas próximas a los helechos),
poseen aun más ADN, del orden de 10 pares de nucleótidos por célula. Algunos genes
de estas especies aparecen repetidos miles de veces, al igual que largos fragmentos de
ADN que no codifican proteínas y que, por lo tanto, no pueden considerarse genes,
dando pie a las ya mencionadas ideas que proclaman cierto determinismo molecular.
Como ya hemos visto, algunas de estas especies, como el celacanto o el Lepisosteus, no
son, ni mucho menos, especies primitivas (como se las suele considerar para justificar
éstas “excepciones”), sino, todo lo contrario, las más complejas y progresivas dentro de
su grupo. Lepisosteus pertenece, curiosamente (como el celacanto), a otro exitoso grupo
Evolución regresiva del Homo sapiens - 155

de peces, los holosteos, que aun poseen especies vivas, cuyos fósiles aparecen en estra­
tos geológicos intermedios entre los peces de aletas lobuladas y los teleósteos recientes.
Como ya hemos dicho, la mayor complejidad de éstos con respecto a los teleósteos
quedaría manifiesta por la presencia de un órgano pulmonar constituido por una veji­
ga gaseosa compartimentada que puede servir para respirar aire (se les ve, de hecho, subir
a la superficie, de cuando en cuando, a respirar) (Marshall, 1974). Lo mismo podemos
decir en el caso de las amebas, protozoos rizoflagelados a los que pertenecen, por ejem­
plo, los foraminíferos, un orden con complejas estructuras y con miles de especies, que
existe desde los tiempos más remotos. La ameba Chaos diffluens, por ejemplo, es una
ameba con hábitos libres (no parásita) que posee nada menos que 500—600 cromoso­
mas en su núcleo y llega a alcanzar las 500 mieras de largo (Grassé et al., 1976).
El caso del celacanto o de Lepisosteus, sugieren cierta correlación entre éxito biológi­
co (estabilidad y perpetuación, en este caso) y éxito genético (calidad genética: adecuada
resolución del compromiso estabilidad-adaptabilidad, o adecuada cantidad de ADN) y
podrían constituir un buen ejemplo de cómo actúa la evolución saltacional, pues, aun­
que no conocemos la estructura genética de los antiguos celacantos, cabe suponer que la
actual haya cambiado lo suficiente (en cantidad y en variedad) como para constituir
una estructura fractal (una de las propiedades de los sistemas complejos) en la frontera
del caos. Esta permitiría la variación gradual interna (del sistema genético) aun cuando
su apariencia (su fenotipo) haya sido básicamente la misma durante millones de años.
El que alguno de los múltiples “puntos críticos” ambientales aun no haya hecho
evolucionar al celacanto dependería tanto de la capacidad de estabilización de su sis­
tema genético como de la estabilidad de los ambientes que frecuenta (fondos mari­
nos y grutas, entre los 200 a 500 metros, de muy contados reductos, como las Islas
Comores o Indonesia). Si es cierto que la estructura genética del celacanto actual ha
venido cambiando gradualmente con respecto a la de antaño, un próximo “punto crí­
tico” (inestabilidad o perturbación) podría provocar el “salto” (como el grado de T a
que provoca la ebullición del agua) a una nueva especie. Ese “salto” será progresivo,
si el cambio produce alguna estructura o estado más complejo, o estabilizador-regre­
sivo si este supone el retroceso a algún estado anterior.

PARASITISMO Y REGRESIÓN

Ya que hemos hablado de amebas y de lampreas, conviene hacer un breve apunte


sobre una de las consecuencias más drásticas de la evolución regresiva: el parasitis­
mo. Si bien las formas libres de los protozoos o de cualquier grupo de invertebrados
pueden mantenerse en el tiempo gracias a su escasa o nula especialización, no se puede
f5 6 - M ecanismos de la evolución regresiva

decir lo mismo de las formas parásitas, las cuales han llegado a un grado de especia-
lización tal, que pueden llegar a depender de una sola especie huésped o de una
única fase del ciclo de vida de éstas.
Tales formas parásitas, a menudo adaptadas a un ambiente muy concreto (la san­
gre, un tejido, un órgano, una sustancia química, etc.) tienden a reducir o a transfor­
mar sus estructuras hasta hacerlos irreconocibles (aberrantes) dentro de su grupo bio­
lógico; por contra, y como era de esperar, no parece que el parasitismo contribuya en
ningún caso a la formación de órganos nuevos (Baer, 1971). La inmensa mayoría de
especies parásitas son formas degeneradas del grupo al que pertenecen, habiendo modi­
ficado radicalmente su forma y función y, por supuesto, su modo de vida.
Nosotros hemos estudiado una de estas formas parásitas, descubierta recientemente
(Campillo etal., 1974), el protozoo ciliado Ascophrys rodor, ectoparásito enquistante
de la quisquilla Palaemon serratas. Su grado de especialización es tal que los quistes lle­
gan a detectar los momentos previos a la muda con el fin de reproducirse y perpetuarse
antes de que aquella tenga lugar; obviamente, si la quisquilla llegara a mudar antes
de que la reproducción del ciliado tenga lugar (arrastrando con el exuvio a los pará­
sitos), la supervivencia de la especie podría verse comprometida. En condiciones extre­
mas de cultivo intensivo el protozoo infesta masivamente a la quisquilla obligándola
a mudar antes de tiempo y provocándole la muerte (Doménech et al., 1997), Aun­
que en este caso el protozoo puede infectar también a P. varians y quizás a otros pa-
laemónidos, existen muchos casos en los que un parásito solo es capaz de infectar a
una especie (lo que podría ser una tendencia general del parasitismo) como sucede,
por ejemplo, con las larvas de Entobdella soleae que tan solo parasitizan al lenguado
Solea solea o el Diplozoon paradoxum, que parasitiza solo a la oblada y a los híbridos
oblada—sargo, pero no al sargo; Diclidophora merlangi parasitiza solo al merlán, D. lus-
cae a la faneca, D. pollachii al abadejo, D. minor a la bacaladilla, D. denticulata al
carbonero, etc. Los moluscos parásitos suelen parasitizar solo a los equinodermos y los
endoparásitos, en particular, a las holoturias. Es obvio que la desaparición de los hués­
pedes conlleva la extinción del parásito, aspecto especialmente grave en estos casos
de especificidad parasitaria, lo que pone de manifiesto la estrecha dependencia de
estas especies y el grado de incertidumbre evolutiva en el que viven.
Pero además, y a la inversa, no sería de extrañar que, en el curso de la evolución, la
adaptación de estas formas regresivas a sus huéspedes haya sido la causa de numerosas
extinciones, constituyendo así el parasitismo un nuevo mecanismo de extinción, no solo
de la especie regresiva, sino también de las especies huéspedes (Thoday, 1962). La gran
mayoría de quisquillas salvajes capturadas directamente en el mar presentan quistes de
Ascophrys rodor en su caparazón, pero en número insuficiente para precipitar la muda.
Si el ciliado evolucionase en el sentido de mejorar su capacidad reproductiva (en con­
Evolución regresiva del Homo sapiens - ¡5 7

tía de la gran prolificidad de muchos protozoos, cada individuo de A. rodor, solo pro-
duce actualm ente unos 40 tomitos o formas libres infectantes) podrían llegar a alcan-
jarse en el mar las condiciones de infestación letal observadas en el laboratorio, provo­
cando así la extinción de la quisquilla P. serratus y de otras especies similares.
Resulta curioso, por cierto, el hecho de que, entre todos los peces actuales, tan solo
Jas “especies fósiles” (Latim eria, Amia, Lepisosteus, Polypterus, etc.) carezcan de
monógenos parásitos en sus branquias (Baer, 1971), aun cuando han tenido tiempo
suficiente (al contrario que muchos otros peces más recientes) para que tan funesta
relación tenga lugar. Esto podría estar indicando excelentes mecanismos de defensa
ante parásitos adversos, así como el excelente “estado evolutivo” en el que se encuen­
tran tan exitosas especies.

EVOLUCIÓN POR ATAVISMO

La tendencia a la regresión quedaría constatada, finalmente, por los abundantes


casos de atavismo registrados, incluso en el hombre, a los que quizás no se les ha
dado la importancia que merecen. Refiriéndonos a éste último, Morín et al. (1983)
describen varios caracteres que reflejan ese retroceso a estructuras primitivas o, según
denominan estos autores, simiescas. Citan así varias mutaciones que producen modi­
ficaciones morfológicas, como los pliegues palmarios en la trisomía 21, la cual recuer­
da a los monos; el tubérculo de Darwin del pabellón de la oreja, el cual se encuentra
presente en la mayor parte de los cercopitécidos; la soldadura del segundo y tercer arte­
jo (cigodactilia), que también se encuentra en los gibones; la disminución del psi-
quismo, etc. Entre las mutaciones intramoleculares que producen modificación de los
factores sanguíneos tenemos el grupo sanguíneo Am, con presencia de A en la saliva
y ausencia de hematíes (propio de los catarrinos cercopitecoideos); la mutación Me
parcialmente responsable de la síntesis del factor N al lado de M (cercopitecoideos);
la mutación cD de los negroides que reproduce una estructura antigénica presente
en los antropomorfos, etc. Ayala (1994a) también nos hace mención de algunos carac­
teres atávicos presentes en el hombre como el rudimento de cola en el esqueleto huma­
no, las aperturas branquiales de los embriones o el apéndice vermiforme, un órgano
sin función, bien desarrollado en algunos herbívoros.
El atavismo ya fue observado por los antiguos investigadores, como William Bateson
(que lo llamaba “degeneración genética) el cual, tras estudiar cientos de especies, llegó a la
conclusión, ya en 1914, de que la evolución se producía por mutaciones negativas de los
numerosos genes inhibidores de la expresión génica. Tras la anulación de estos genes se
expresaría el carácter que, hasta entonces, había permanecido oculto (Bowler, 1985).
158 - Mecanismos de la evolución regresiva

Una vez más, la nueva “genética molecular del desarrollo”, con sus apasionantes descu­
brimientos en cuanto a genes estructurales y genes reguladores, apunta a que las observa­
ciones de Bateson podrían ser totalmente correctas: estudiando la mosca, Drosophila mela-
nogaster, se ha puesto de manifiesto la existencia de un sistema genético regulador del
desarrollo, por el cual, antes de la diferenciación, actúan los genes de la polaridad (los
cuales dirigen los ejes del organismo, anrero-posterior, dorso-ventral, etc.), luego, los genes
de la segmentación (que controlan la aparición de los segmentos) y luego los genes
homeóticos (que dan a cada segmento una estructura propia), los cuales determinan, por
ejemplo, que el segundo segmento torácico tenga un par de alas y un par de patas, mien­
tras que el tercero tiene, en lugar de alas, dos pequeños balancines o halterios.
Pues bien, cuando se inactiva (tempranamente en el desarrollo) determinado grupo
de genes en el tercer segmento, aparecen dos alas en vez de los dos balancines, lo que
indica que existe un sistema regulador del desarrollo que cambia la expresión de los
genes sin necesidad de cambiar la información genética. Además, mediante manipu­
lación genética, se ha conseguido la formación de un apéndice mixto formado por
un fragmento de ala y un esbozo de balancín lo que, según Máximo Sandín, parece
indicar que no existe transición de una estructura a otra, sino que “pone de manifies­
to que los genes activados expresan una u otra estructura de forma excluyente” (Sandín,
1995). Ejemplos como éste, de los que hablaremos de nuevo más adelante, ponen en
evidencia la evolución discreta o discontinua.
El ejemplo que acabamos de ver, aplicado a los sistemas complejos (épocas de esta­
sis y de “puntos críticos”) posibilitaría la futura aparición de estructuras progresivas
o regresivas (sobre todo las segundas), en el caso del celacanto que vimos más arriba.
La precocidad de la complejidad por producción genética repentina (como la “inte­
gración de sistemas complejos” de Sandín) y la expresión de genes antiguos que perma­
necían inhibidos en el genoma (la “evolución por atavismo” de. Bateson) son dos pre­
ciosos ejemplos capaces de explicar, por sí solos, la evolución regresiva.
XVIII. UN POCO DE HISTORIA SOBRE

LA HIPÓTESIS REGRESIVA

Si esta tendencia a la regresión parece tan evidente como hemos venido sugiriendo
hasta ahora ¿por qué la idea no está más generalizada?, ¿por qué nadie ha hablado de ella
hasta ahora?. Pues bien, resulta sorprendente comprobar, y es lo que haremos en las siguien­
tes líneas de la mano del historiador de la ciencia, Peter J. Bowler (1985), que esta hipó­
tesis no solo ha sido formulada hace muchos años, sino que nunca ha sido refutada.
Tanto la hipótesis de la evolución por saltos como la hipótesis regresiva son en
esencia tan antiguas como el darwinismo, y aun más, pues el mismo Darwin cita
como Geoffroy Saint—Hilaire “sospechó, ya en 1795, que lo que llamamos especies son dege­
neraciones variadas del mismo tipo ’ (Darwin, 1859), convirtiéndose así en uno de los pri­
meros autores en hablar de la mutabilidad de las especies. T.H. Huxley insistía, en 1859,
en la importancia de los saltos en la evolución natural, creyendo, durante toda su carre­
ra, que el problema planteado por la discontinuidad del registro fósil podría solucionarse
suponiendo que las discontinuidades constituían pasos reales en la evolución. Francis
Galton, un primo de Darwin, defendía la evolución discontinua y en 1889 afirmó que
aunque la selección natural podía actuar sobre las diferencias individuales cotidianas
no podía producir una mejora permanente de la raza, pues cada generación tenía ten­
dencia a retroceder al valor inferior del carácter seleccionado. Solo los grandes saltos
podían establecer una nueva calidad para el carácter, produciéndose así un salto en la
evolución. La teoría de Galton que, como la de Huxley, admitían el papel de la selec­
ción natural en los saltos, también fue adoptada, entre otros, por G.J. Mivart.
En 1896, Edward Drinker Cope, uno de los 3 descubridores, junto con Alpheus
Packard y Alpheus Hyatt, de la ley de la aceleración del crecimiento, expuso su teoría de
que la evolución es un proceso discontinuo que ocurre en explosiones súbitas '‘cuando
la presión por el cambio alcanza un punto de exp resió n Alpheus Hyatt estableció,
como Cope, un paralelismo entre el proceso embriológico y la evolución de modo
160 - Un poco de historia sobre la hipótesis regresiva

que ésta estaba dirigida y ordenada. Estudiando fósiles de invertebrados, y especial­


mente los ammonites, formuló en 1866 la ley de la aceleración al observar que los nue­
vos caracteres adultos adquiridos en el curso de la evolución del grupo eran compri­
midos gradualmente en las partes interiores de la concha (las menos maduras). Los
segmentos interiores de conchas más recientes preservaban las formas inmaduras de los
individuos que podían ser comparadas con las formas adultas de las especies ancestra­
les. Fue Hyatt el primero que formuló la teoría de la senilidad racial, según la cual una
forma simple ancestral se hace progresivamente más compleja antes de degenerar y
adquirir similitud con la forma primitiva de la que surgió: “elprogreso y la decadencia
formaba pues parte inexorable de la tendencia de desarrollo del grupo y se hallaban tam­
bién en elproceso de vida del individuo ” (Bowler, 1985). Hyatt decía que tal degenera­
ción comenzaba cuando “los poderes vitales" que habían permitido prosperar al grupo
se habían agotado impidiéndole hacer frente a los desafíos del medio. Se podrían pro­
ducir nuevos caracteres pero sin utilidad alguna. Mientras que Hyatt atribuía este retro­
ceso a una aceleración del crecimiento (y adición de nuevas etapas), Cope, que tam­
bién observó esta degeneración y retroceso al carácter ancestral, la explicaba como debida
a un retraso del crecimiento; ambos compartían, sin embargo, la visión lamarckiana
de que una vez que un grupo de formas relacionadas adquiría un estilo de vida parti­
cular, el efecto continuo y heredado de los mismos hábitos conduciría a cada una de
ellas, de forma paralela, por el mismo camino de especialización. Hyatt creía que
todas las tendencias evolutivas debían conducir a la senilidad y a la extinción y afir­
maba, además, que “el hombre también posee rasgos seniles o regresivos”, pensando,
como el etólogo Konrad Lorenz (1985) y tantos otros autores de nuestros días (Erben,
1982), que la raza humana estaba en decadencia. De forma total y asombrosamente
idéntica a la que nosotros hemos observado y propuesto en este trabajo, Hyatt sugirió
que “la aparición de tipos seniles se producía después de un cambio general en las condi­
ciones de la Tierra a las que el grupo no podía hacerfrente, habiendo llegado a un punto
máximo en el Cretácico, cuando se extinguieron los ammonoideos”.
A comienzos del siglo XX, un grupo de paleontólogos americanos, estudiando
los braquiópodos (C.E. Beecher y J.M . Clarke), los pelecípodos y equinoideos (R. T.
Jackson), los gastrópodos (A. Grabau) y los ammonites (J.P. Smith), llegaron a las mis­
mas conclusiones que Hyatt, admitiendo que cuando se agotaban Los poderes de
adaptación del grupo sobrevenía la fase senil. Aunque el recuerdo del vitalismo hacia
rechazar esa teoría a muchos paleontólogos darwinistas, varios naturalistas de la pri­
mera década del siglo XIX admitieron que el sobredesarrollo (como el detectado en
el alce irlandés o el tigre de dientes de sable) podía ser una causa de extinción. Char­
les Depéret escribía en 1907: “cuando una línea desaparece por extinción, entrega la
antorcha a otra línea que hasta entonces ha evolucionado más lentamente, y, a su vez, esa
Evolución regresiva del Homo sapiens - 161

Uned atraviesa las fases de madurez y vejez que conducen inevitablemente a su decaden­
cia”. Depéret opinaba que muchos grupos actuales como las ballenas, los elefantes o
las avestruces están en su fase senil y próximos al final de su existencia.
William Bateson, uno de los primeros y más importantes naturalistas que vincu­
ló la evolución saltacionista con el mendelismo, rechazó en 1894 el gradualismo y el
propósito adaptativo de las estructuras, vaticinando que el darwinismo nunca conse­
guiría explicar todos los detalles de las diferentes estructuras de las especies. Los cen­
tenares de especies estudiadas por Bateson le llevaron a afirmar en una reunión de la
Rritish Association celebrada en Australia, en 1914, que la mutación provocaba la eli­
minación de los factores mendelianos existentes, y que la aparición esporádica de nue­
vos caracteres se producían por la mutación negativa de los numerosos genes inhibi­
dores de los mismos. Cuando uno de estos genes era eliminado o anulado, el carácter
que había ocultado volvía a aparecer en la especie. Esta interpretación (confirmada
hoy en día por los numerosos casos de atavismo encontrados) permitía la posibilidad
de que toda la evolución pudiera ser consecuencia de una degeneración genética que
permitía la aparición gradual de caracteres que habían existido en las formas origina­
les de vida junto con los correspondientes inhibidores.
En 1906, J.P. Lotsy, analizando la aparición súbita de las grandes clases, su gran diver­
sidad y la eliminación gradual de muchas de esas primeras formas, desarroüó su teoría
de la hibridación y su importancia en la evolución y en la formación de las especies,
las clases y los fila. Para Lotsy la idea de progreso evolucionista era un error y especuló
con “el último intento de la vida por mantenerse” después de que se hubiera “agotado toda
su potencialidad” de hibridación creativa. Coincidía con Bateson en que el modelo de
la historia de la vida se hallaba originalmente contenido en el potencial genético de unas
cuantas formas. A pesar de lo heterodoxo de las ideas de ambos investigadores y del
avance imparable, por aquella época, de una evolución basada en las mutaciones pro­
gresivas, Bowler se extraña de que fueran tan pocos los que condenaran sus ideas
como una amenaza para la investigación científica. En la primera década del siglo XX,
muchos seguidores de Hugo de Vries y de su teoría de la mutación, adoptaron la posi­
ción de Bateson en el sentido de que las exigencias del medio no eran importantes y que
las mutaciones que no producían beneficios de ningún tipo podían dirigir el curso de
la evolución. De Vries opinaba que la selección solo podía producir razas locales que
retrocedían al tipo original en cuanto se les apartaba de su medio ambiente caracterís­
tico y que las nuevas especies se forman por mutación rápida seguida de períodos de
estabilidad. Como parecen demostrar las llamadas explosiones de vida, la evolución
podía haberse producido en un plazo de tiempo mucho más corto del que Darwin había
creído. Las mutaciones progresivas eran muy esporádicas y con ventajas suficientes para
desplazar tanto a la forma parental como a las mutaciones regresivas acumuladas. Muchos
162 - U n poco de historia sobre la hipótesis regresiva

seguidores de De Vries proponían que los saltos abarcaban a las clases y a los phyla y
todavía en 1936, O.H. Schindewolf argumentaba que las mutaciones ocurridas en las
primeras fases de la ontogenia podían producir grandes cambios en la forma adulta por­
que la plasticidad del proceso de crecimiento permitía al organismo acomodarse a la
reorganización de su estructura. Este planteamiento no era aceptado por la mayor parte
de genetistas que opinaban que las mutaciones a gran escala eran siempre deletéreas.
Destacados genetistas, como Richard Goldschmidt siguieron interesados ¡hasta 1940!
en la evolución saltacionista, aun admitiendo que la mayor parte de tales mutaciones
eran, en efecto, fatales. Incluso algunos naturalistas totalmente partidarios del gradua-
lismo, creían poseer testimonios de que algunos grandes saltos evolutivos habían dado
lugar a nuevas formas. Tal fue el caso de H.B Guppy o de J.C. Willlis que, estudiando
la distribución de las plantas, también llegaron a la conclusión, en 1917 y en 1922
respectivamente, de que la evolución transcurría mediante saltos. Curiosamente,
como observa Bowler y luego veremos, “en los últimos años, algunos biólogos han
comenzado a defender una visión epigenética de la evolución derivada de las ideas de Schin­
dewolfy Goldschmidt sobre las macromutaciones”.
Es de destacar que J.C. Willis “aceptó la vieja teoría racial para explicar la decaden­
cia de los géneros”. En 1924 Richard Swan Lull, siguiendo testimonios de Cope, desa­
rrolló el concepto de enfermedad racial y sugirió que algunas especies de dinosaurios
(como Stegosaurus) estaban abocadas a la extinción como consecuencia de esta enfer­
medad racial. En 1930 Francis Nopsca explicaba el retorno de los anfibios al agua como
consecuencia de una acumulación de caracteres adquiridos no adaptativos; en 1932
Henry F. Osborn aun se esforzaba en buscar mecanismos genéticos que explicasen las
tendencias lineales detectadas por la paleontología, “quizás el más serio intento por desa­
rrollar una teoría de la ortogénesis'-, y todavía en 1933 el americano George W. Crile
aplicaba la teoría de la senilidad racial a algunos caracteres presentes en el hombre actual.
Con un revisado seleccionismo y una ciencia genética cada vez más firme, a par­
tir de 1920, Theodosius Dobzhansky, Julián Huxley, Bernhard Rensch, Simpson, G.
Ledyard Stebbins y Ernst Mayr construyen la síntesis conocida hoy en día como Teo­
ría Sintética de la Evolución, cuyo éxito sería ya imparable hasta el día de hoy. Sin
embargo, pocos saben de las concesiones que tuvo que hacer la nueva síntesis a las
antiguas ideas. Peter J. Bowler nos recuerda que “bs creadores de la síntesis moderna se
vieron obligados a hacer una serie de concesiones ante la ortogénesis, especialmente en el
tema de los caracteres no adaptativos (como el sobredesarrollo o el crecimiento alo mé­
trico de Julián Huxley).... f.B .S. Haldane reconoció también que no podían explicarse
de forma satisfactoria las tendencias -de la senilidad racial- descubiertas por la escuela
de Hyatt, aunque los paleontólogos dedicados a l estudio de los invertebrados intentaban
justificarlas como consecuencia de la adaptación a una serie de hábitos distintos”.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 163

Entre las causas del eclipse de la teoría de la senilidad, Bowler cita el peligro q u e
provocaban estas ideas ortogenéticas en cuanto a la resurrección de las teorías teleo-
Jógicas, y el pesimismo motivado por las implicaciones de la teoría en el hombre: el
inevitable progreso y decadencia del mismo “habría implicado una visión del destino
de la humanidad mucho más negativa que la que se atribuía al darwinismo ”. Quizás
por motivos como estos, los viejos descubrimientos -totalmente científicos, como
acredita Bowler, y totalmente válidos, como admitió la nueva síntesis- se fueron olvi­
dando con el paso de los años y con las nuevas generaciones de biólogos, deslumbra­
das y entregadas por completo a las ideas generales del darwinismo. Lo mismo pien­
sa Jordi Agustí después de asistir a las citadas Jornadas de Evolución y Progreso,
celebradas en 1995 en Barcelona: “esposible que algunos aspectos ‘positivos’ del viejo para­
digma queden minusvalorados o despreciados y sean olvidados durante décadas por su
asociación con unas viejas ideas ya desechadas. Este fue el caso, por ejemplo, de los estu­
dios ontogenéticos en la evolución, rescatadospor Gouldy que habían sido enviados al baúl
de las reliquias históricas por los autores de la Síntesis neodarwinista” (Wagensberg et
al., 1998). No descubrimos más motivos para que la senilidad racial no sea hoy en
día enseñada en las escuelas.
Vemos pues que todas estas antiguas ideas están siendo recuperadas ahora. Qui­
zás la senilidad racial esté alcanzando a la ciencia misma pues los antiguos naturalis­
tas parecen haber demostrado mucha más sagacidad que los actuales. En nuestro caso,
debemos admitir que llegamos a la hipótesis de la senilidad racial de los homínidos de
forma totalmente independiente, antes de revisar las viejas teorías citadas. Sin ideas
preconcebidas surgía la evidencia a cada instante, al igual que ahora surge la pregun­
ta: ¿es la senilidad racial de Hyatt tan evidente en otros tipos, clases u ordenes de
seres vivos?. Los paleontólogos tienen la palabra.
XIX. MÁS MECANISMOS EVOLUTIVOS “ALTERNATIVOS”

Además de la hipótesis regresiva, ya hemos visto al menos tres teorías actuales


que comprometen muy seriamente a la teoría sintética de la evolución: el neutralis­
mo, la evolución puntuada y ciertas derivas moleculares de origen aun desconocido.
Pero en los últimos años ha habido diferentes hallazgos —tratados, la mayoría, de forma
residual en los libros de genética evolutiva- que no solamente tienden a dar la razón
a los antiguos apóstatas del darwinismo, sino que, algunos de ellos, llegan a ir con­
tra las mismísimas leyes de la genética convencional. En este capítulo y en los dos
que siguen veremos algunos ejemplos.

DERIVA GENÉTICA

Al contrario de lo que suele pensarse, los mismos padres de la teoría sintética afir­
maron muchas veces que el problema de la evolución en absoluto estaba resuelto. Opi­
nan que la selección natural no puede ser responsable de todos los polimorfismos y
aceptan que existe una evolución no darwinista para aquellos cambios aleatorios que
no son debidos a la selección natural. Uno de estos procesos aleatorios, al que suelen
acudir los neutralistas, es la deriva genética (la cual es debida, sobre todo en pobla­
ciones pequeñas, a accidentes de muestreo) por medio de la cual se pueden formar
diferentes especies sin intervención de la selección natural.
Las frecuencias génicas pueden variar más o menos bruscamente por aislamiento
geográfico y reproductivo de un grupo particular de la población, por pérdida alea­
toria de algunos alelos en poblaciones aisladas de pequeño tamaño o por desapari­
ción de parte de la población. Sin extendernos más en un tema bastante tratado en
la literatura evolucionista, cabe decir que existen importantes argumentos que apo­
yan este tipo de especiación, como la Paradoja de Haldane: cuando aparece una muta­
ción favorable en una población, el resto de individuos pasan a portar un lastre gené­
tico cuya eliminación escapa de los cálculos predichos en los modelos de poblaciones,
Evolución regresiva del Homo sapiens - 165

planteando serias dudas a la evolución por selección (Dobzhansky et a l, 1980).


La genética de poblaciones, uno de los pilares iniciales de la Teoría Sintética, ya no
p are cevalida para mantener los postulados iniciales. Si el dilema de Haldane ya no per­
mitía explicar la especiación en los años 50, en los 60 surge otro problema adicional,
el de la gran heterocigosis de las poblaciones, las cuales no se pueden explicar por la
selección natural; en los años 70 surge un problema añadido, el de los polimorfismos,
constatándose que muchos genes no solo tienen dos alelos diferentes sino que pueden
llegar a tener muchos más. A partir de los años 80 aparece nuevos y complejos siste­
mas de control de la expresión de los genes, lo que hace concluir a Máximo Sandín:
“los modelos matemáticos de la genética de poblaciones no se pueden considerar en la
actualidad como un método para explicar la evolución de las especies’ (Sandín, 1995).
Este mismo autor opina que la genética de poblaciones no ha conseguido explicar
otros fenómenos de especiación como la especiación simpátrica (una de las primeras
críticas al darwinismo): mientras que en la especiación alopátrica existe aislamiento
reproductor, en aquella se forman nuevas especies dentro del mismo área de distribu­
ción, manteniéndose así un flujo de genes que hace imposible la diferenciación espe­
cífica. La única explicación posible es el aislamiento reproductor repentino por medio
de reordenaciones cromosómicas bruscas tales como la poliploidía, las fusiones, las
inversiones o las traslocaciones. Pero la poliploidía, si aparece una sola vez en un solo
individuo, ni puede ser bien explicada por la genética de poblaciones (dilema de Hal­
dane) ni permite (probablemente) la interfecundidad con sus congéneres (de hecho,
uno de los principales argumentos de los neodarwinistas para rechazar las macromu-
taciones saltacionales). De este modo, cada vez cobran más importancia los principios
neutralistas que afirman: “a nivel molecular, la mayor parte de los cambios evolutivos y
de la variabilidad dentro de una especie no se deben a la selección natural sino a la deriva
genética de genes mutantes selectivamente equivalentes” (Kimura, 1980).

OTRAS DERIVAS MOLECULARES

Existen casos más complejos, en los que la fijación de genes en la población no solo
escapan de los principios darwinistas sino que parecen presentar cierto determinismo
que sobrepasa al mismo azar. Es el caso de los genes afuncionales (o con función desco­
nocida) citados anteriormente, causante de la presencia de múltiples copias similares
-sin función aparente- en el genoma de muchas especies o de los pseudogenes, también
citados, que se forman tras la duplicación de un gen original (Stebbins etal., 1985).
Para Rennie (1993), algunos genes gigantes que se forman repentinamente por repe­
tición en tándem, responden a un tipo de mutación, totalmente alejada de la genéti­
166 ' M á s mecanismos evolutivos “alternativos ”

ca ortodoxa, que frecuentemente va asociada a enfermedades y alteraciones más o


menos graves. En el hombre, el síndrome delXfrágil, causa de retraso mental, es con­
secuencia de una mutación del cromosoma X (X frágil) en la que cierta secuencia de
bases del gen FMR—1 se repite miles de veces; la misma secuencia se repite solo unas
60 veces en los individuos sanos y unas 200 en los portadores. Lo mismo se ha encon­
trado en el caso de la distrofia miotónica y en la atrofia muscular espinaly bulbar. En
el ratón se han encontrado secuencias de genoma que aumentan y disminuyen de
tamaño, aunque de forma menos espectacular que en el caso del FMR—1. Por razo­
nes que se desconocen el gen FM R-1 se dispara en individuos que han heredado el
cromosoma X frágil de su madre, pero no en la primera o en la segunda generación
sino en las siguientes (paradoja de Sherman).
El que los cambios de las secuencias nucleótidas se produzcan solo en la línea
germinal de la madre lleva a los genetistas a pensar en otro proceso implicado que tam­
bién viola el dogma genético tradicional: la impronta cromosómica dependiente del sexo.
Aunque la genética mendeliana dice que el efecto ejercido por un gen no depende
de su procedencia paterna o materna, existen casos en los que machos o hembras ejer­
cen una impronta o marca sobre los genes que transmiten. En ratones por ejemplo,
existen embriones anormales cuando no existe impronta materna, y la placenta no
llega a desarrollarse cuando falta la impronta paterna, fenómeno de nuevo relaciona­
do con trastornos graves. En el hombre, los niños que padecen el síndrome de Pra-
der—Willi (retraso mental y obesidad) parecen haber heredado las dos copias del cro­
mosoma 15 de sus madres y, a la inversa, los niños a los que le faltan porciones de su
cromosoma 15 materno (y cuyo cromosoma paterno está por tanto desproporciona­
damente representado) presentan el síndrome de Angelman, caracterizado por retraso
mental y movimientos anormales. Carmen Sapienza y otros autores han relaciona­
do ciertos casos de cáncer infantil con casos similares de impronta génica (Stebbins
et al., 1985; Rennie, 1993). Sandín (1998) cita algunos estudios recientes que rela­
cionan los casos de impronta paterna o materna que hacen posible la placentación,
con la expresión de virus endógenos.

TRANSFERENCIA “HORIZONTAL” DE ADN

Un extraño fenómeno es el denominado transferencia horizontal delADN, median­


te el cual, algunos genes se transmiten a otra especie coexistente -que además puede estar
muy alejada filogenéticamente- en lugar de transmitirse a la descendencia. Stebbins et
al. (1985) citan un ejemplo en el que los genes que codifican las histonas H3 y H4 pare­
cen haber pasado de una especie de erizos a otra, hace apenas 1 millón de años, aun cuan-
Evolución regresiva del Homo sapiens - 167

¿O su antecesor común vivió hace unos 65 Ma. Se especula con la posibilidad de que
Jos agentes transmisores sean unos pequeños segmentos anulares de ADN, denomina­
dos plasmidos, capaces de transportar material hereditario de una célula a otra.
Rennie (1993) cita un posible, y sorprendente, caso de transferencia horizon­
tal llevada cabo por un acaro parásito de la mosca de la fruta: Houck y Kidwell
comprobaron en 1991 que ciertos transposones o genes saltarines (los denomina­
dos elementos P) habían saltado de una especie de mosca a otra sin saber en un
principio el mecanismo causante; analizando un ácaro parásito descubrieron de
forma fortuita que su aparato bucal alargado recordaba a los finos tubos de cristal
utilizados en ingeniería genética para la manipulación de genes: tras alimentarse
de su huésped, el ácaro, con un elemento P aun en la boca o en el tubo digestivo,
podría haberse alimentado luego con un huevo de la otra especie transfiriéndole
el ADN. A Houck no le cabe la menor duda de que se trata de un fenómeno de
transferencia horizontal, habiendo comprobado, además, que los elementos P se
propagan rápidamente una vez integrados en el nuevo genoma. Otro agente de
transferencia similar, y de capital importancia en nuestro contexto, como luego
veremos, son los virus, constando al menos un caso de transposón infectado a varias
especies de insectos (Rennie, 1993). Cada vez son más los casos descubiertos y cada
vez son más los autores que creen que éstos elementos transponibles pueden ser
capaces de producir macromutaciones en un tiempo menos dilatado del que pro­
pone la doctrina darwinista tradicional.

DERIVA MEIÓTICA

Pero quizás uno de los descubrimientos más sorprendentes de la genética sea el que
se conoce como deriva meiótica, mediante la cual un gen amaña el proceso de repro­
ducción -violando completamente las leyes de Mendel- para conseguir pasar en exclu­
siva a la descendencia. Se conoce uno de estos genes, el distorsionador de la segrega­
ción (SD), en Drosophila, el cual induce a su homólogo a destruirse. El proceso por
el cual el cromosoma SD instruye a su homólogo no—SD y le induce a comportarse
anormalmente, se desconoce. Como el cromosoma SD se transmite a casi toda la des­
cendencia (en vez de solo a la mitad como cabría esperar) se extiende rápidamente por
toda la población. De hecho no alcanza la frecuencia del 100% gracias a que el macho
homocigoto para el SD es letal o estéril.
Se han detectado genes de este tipo en muchas especies, como el lirio, el maíz,
el tabaco, el centeno, los mosquitos, los saltamontes, etc. Estos casos se detectan
porque la población ha conseguido ajustarse al proceso de deriva meiótica, si bien
168 - M á s mecanismos evolutivos “alternativos

pueden ser poblaciones en proceso de extinción. Las poblaciones que no consi­


guen ajustarse a este mecanismo, obviamente sucumben. Las consecuencias de un
sistema de este tipo en el cromosoma Y son fatales. En el caso de la Drosophila, el
genetista Terrence W. Lyttle observó que se extinguiría en un par de generaciones
por falta de hembras. W.D. Hamilton, de la Universidad de Michigan, sugiere que
los pocos genes que porta el cromosoma Y en la mayor parte de las especies puede
ser un mecanismo de defensa, que previene la aparición de mutantes creadores de
deriva meiótica (Anónimo, 1979).
Dawkins (1994) llama a estos genes, genes egoístas, y no ve nada extraño en que la
propia selección natural seleccione genes que se beneficien a sí mismos, aun violan­
do otras leyes que se creían inviolables. Describe un gen similar al de la Drosophila,
en ciertas poblaciones de ratones (el gen t) que es letal cuando es homozigótico. En
su opinión no solo esta población de ratones puede estar en proceso de extinción
sino que cita pruebas de que muchas otras poblaciones de ratones pueden haberse
extinguido como consecuencia de epidemias de genes t.
Como vemos, aun existe un gran desconocimiento en cuanto a los procesos evo-
tivos; la posibilidad de regresión generalizada abre nuevos caminos a la genética evo-
ativa que parece necesario abordar con celeridad. La tendencia a la decadencia y a la
extinción no solo parece lo probable sino que la misma selección natural darwiniana
parece apoyarla. La transferencia horizontal de ADN supone una intromisión de genes
extraños en genes ya coadaptados. La presencia de gran cantidad de ADN repetido o
sin función conocida, puede contribuir a aumentar la probabilidad de mutaciones
(generalmente perjudiciales) y de sistemas de deriva meiótica como los descritos. Estos
últimos, finalmente, podrían ser más habituales de lo que se cree, encontrándonos
así ante un mecanismo de autoextinción en toda regla.
XX. EVOLUCIÓN EPIGENÉTICA

La biología evolutiva está experimentando un renovado interés en el desarrollo.


Michael Mckinney opina que “después de décadas de pensamiento evolutivo basado en
genes e individuos adultos, los evolucionistas están volviendo a comprender que es el desa­
rrollo individual (la ontogenia) lo que evoluciona, no los genes o los adultos. Tras la evo­
lución ontogenética subyacen mutaciones genéticas y elproducto son adultos modificados”
(Wagensberg et al., 1998).
Si la teoría del equilibrio puntuado recuerda a la interpretación de De Vries de la
teoría de la mutación, la nueva teoría de la evolución epigenética recuerda al concepto
de presión de mutación invocado por algunos de los primeros genetistas (Bowler, 1985).
Los partidarios de esta teoría, entre ellos los puntuacionistas, creen que debe existir
una fuerza más poderosa que la selección natural para mantener la rígida estabilidad
de especies bien establecidas, tal vez una compulsión impuesta en el curso del desa­
rrollo individual que surgiría del hecho de que la ontogenia debe seguir un modelo
viable con el cual no serían compatibles muchas de las mutaciones al azar. Mientras
que los caracteres determinados por los primeros estadios del desarrollo serían muy
rígidos (y los primerísimos, casi inmutables), los últimos serían más flexibles y sus­
ceptibles a cambios. Sin embargo, las mutaciones podrían producirse, incluso en los
estadios iniciales, cuando tales compulsiones desaparecen, en circunstancias excep­
cionales, permitiendo un cambio rápido hacia un modelo nuevo de desarrollo. En una
palabra, la producción de caracteres nuevos durante la especiación no ocurriría total­
mente al azar como propone la selección natural.
El modelo existente de desarrollo solo puede permitir el cambio en determinadas
direcciones produciendo una predisposición que dirige la evolución con independencia
de la selección. Esta referencia a la ontogenia como fuerza directora recuerda a la orto­
génesis “y demuestra que algunos aspectos de las posiciones antidarwinistas antiguas pue­
den tener alguna validez” (Bowler, 1985). La creación de nuevos modelos viables de
desarrollo puede resultar de una pequeña mutación que afecte a las primeras etapas
170 - Evolución epigenética

del crecimiento, haciendo posible la evolución por saltos que preconizan los salta-
cionistas. Algunos creen que esos cambios constituyen la única fuente de nuevos carac­
teres identificándose con las olvidadas ideas de Goldschmidt y Schindewolf.

HAECKEL Y SU “RECAPITULACIÓN”

Ya Darwin sabía del paralelismo entre la escala de los seres y las fases del desarrollo
embrionario. Sus datos provenían en parte de los principios de embriología comparada
enunciados por Karl von Baer en 1828, que afirmaban que “cuanto másjóvenes son los embrio­
nes de los diferentes miembros del mismo grupo de animales más íntimamente se asemejan
entre sí, y queprogresivamente van difiriendo a medida que se hacen mayores” (De Beer, 1962).
Estos principios ayudaron a Darwin, como no, a establecer “afinidades genéticas” entre
estos embriones y a reforzar su idea de evolución a partir de un antepasado común. A la
pregunta de por qué se observa más semejanza entre los embriones que entre los adultos,
Darwin contestaba que era debido a la mayor estabilidad del medio en el que se desarro­
lla el embrión. Es importante destacar que von Baer no hablaba de recapitulación de las
fases adultas de los antepasados (que el embrión del hombre pase por la forma “pez” adul­
ta, por ejemplo) sino de recapitulación de sus formas embrionarias (que el embrión del
hombre pase por la forma y organización general del embrión del pez ancestral).
Una obra posterior fue la de J.L.R. Agassiz, aparecida en 1850, el cual observa un
triple paralelismo entre la sucesión paleontológica de los fósiles, la posición sistemá­
tica de diversas clases de animales en la jerarquía de la clasificación y las etapas del
desarrollo embrionario. En 1864, Fritz Müller sugirió otra posible relación entre desa­
rrollo embrionario y la ascendencia evolutiva según la cual el descendiente pudiera
pasar en su desarrollo por las fases del desarrollo del antepasado y rebasar incluso su
forma adulta. En contra de lo que sugería von Baer, sería como un añadido al desa­
rrollo anterior completo.
Con todos estos argumentos en la mano, E. Haeckel elabora en 1866 su conoci­
da “ley Biogenética” o “teoría de la recapitulación” por la cual las fases embrionarias
por las que atraviesa un individuo son una recapitulación de las fases ancestrales de
los adultos antecesores, es decir la “ontogenia recapitula la filogenia”. En 1914, E.W.
MacBride utilizó la teoría de la recapitulación en sus ideas lamarckianas, pues si las
fases embrionarias de la descendencia constituyen una sucesión de fases adultas
sucesivas durante la evolución, habría que deducir que las novedades evolutivas apa­
recen en las fases adultas de los antepasados, comprimiéndose posteriormente en sus
descendientes: “suele darse un nuevo paso en la evolución cuando los adultos de una
especie buscan un nuevo medio y en su reacción con él modifican su estructura”.
Evolución regresiva del Horno sapiens - 171

GARSTANG Y SU “PAEDOMORFOSIS”

Pero al éxito inicial del aserto de Haeckel siguió una época de críticas de la
mano de C.H . Hurst, A. Pavlov, L.E Spath y finalmente W. Garstang, en 1922,
quien, estudiando los crustáceos, aportó pruebas de que un organismo no reca­
pitula las fases adultas de la historia evolutiva, sino sus fases embrionarias. Dijo
además, que las larvas de invertebrados como la trocófora, velígera, nauplius o
auricularia son adaptaciones que permiten la dispersión de especies que en esta­
do adulto tienen una movilidad limitada; en ningún modo podrían considerase
reliquias de adultos antepasados.
Pero la aportación principal de Garstang seguramente fue su “teoría de la pae-
domorfosis” formulada en 1926, según la cual el adulto de una especie puede
proceder de la forma joven de su antecesor por conservación de sus rasgos juveni­
les. Esta teoría que, de paso, ayudaba a explicar el problema de las lagunas en el
registro fósil (pues al darse este fenómeno, habría menos partes duras conservables)
es opuesta a la de la recapitulación (pues las novedades se producirían en las pri­
meras fases del desarrollo). Determinar la importancia de cada cual resulta cru­
cial en Evolución pues ya vimos en el capítulo 10 la diferencia entre considerar que
el hombre descienda del chimpancé por neotenia o que el chimpancé descienda del
hombre por recapitulación.
G. De Beer no tiene ninguna duda en defender las ideas de von Baer, pues “pre­
tender que el embrión de un mamífero se asemeja alpez adulto de un modo tal que lo repre­
sente es una clara equivocación de los hechos. Las bolsas branquiales del embrión de mamí­
fero no se asemejan a las hendiduras branquiales del pez adulto; se asemejan a Lis bolsas
branquiales del embrión de pez y a partir de esa fase, elpez y el mamífero divergen en su
desarrollo: el mamífero no sobrepasa el desarrollo delpez". Este autor parece suficiente­
mente explícito al exponer que “rara vez un aserto como la teoría de la recapitulación
de Haeckel, fácil, ordenada y plausible, ampliamente aceptada sin examen crítico, ha cau­
sado tanto daño a la ciencia (De Beer, 1962).
Añade además que la importancia de la paedomorfosis puede ser, sin embargo,
variable: en unos casos produce vías especializadas y degeneradas, como en el caso de
las salamandras neoténicas o las aves sin alas (ratites), pero en otros casos dan lugar a
especies, clases o filum de muy alto valor sistemático y con gran capacidad de ulte­
rior evolución. Estamos de acuerdo en que la neotenia es en realidad una forma más
de regresión (similar al atavismo), pero habría que valorar más a fondo la aportación
de estos procesos (tanto de la neotenia como de la recapitulación) al incremento de
complejidad y al progreso evolutivo.
172 - Evolución epigenética

SENILIDAD EMBRIOLÓGICA

La biología del desarrollo no es la única disciplina que ha irrumpido con fuerza


en la teoría evolutiva, durante los últimos años. Como ya hemos visto al tratar de los
sistemas complejos, la Física se une a ésta y a la genética para explicar los procesos de
cambio, que dejan así de ser estrictamente adaptacionistas o ambientalistas para incor­
porar nuevos aspectos (el ambiente, la regulación mecánica y química, la trayectoria
filogenética -genoma y bauplan- y la función). Ese ambientalismo olvidaba con fre­
cuencia la concepción de sistema del organismo, el cual presenta fuerte interacción
entre sus partes y está sujeto a leyes físico-químicas “que han de cumplir las leyes de la
Geometría ’, tal como proponen autores como Miquel De Renzi, paleontólogo de la
Universidad de Valencia (De Renzi, 1997). Para Brian Goodwin el concepto de
selección natural ni siquiera es necesario pues se puede tratar de manera más con­
sistente hablando de estabilidad o inestabilidad dinámica. Para este autor la forma
viene dada por el desarrollo, los genes, la física y la química, lo cual “hay queponer todo
junto para -por medio de un modelo matemático, por ejemplo—generar la estructura
tridimensional' (Wagensberg et al., 1998).
Las reglas geométricas de la biomorfodinámica se pueden analizar cualitativa o cuan­
titativamente, con ejemplos que van desde la filotaxis o disposición foliar hasta el
crecimiento de los caparazones de los foraminíferos. Las plantas presentan patrones
en cuanto a la disposición de las yemas en los vástagos que pertenecen básicamente a
3 tipos: el espiral (de la patata o la hiedra), el verticilado (del arce o la menta) y el
dístico (del maíz); y responden a tres tipos de instrucciones generativas: el alejamien­
to de los primordios del ápice, la periodicidad de su aparición y la ocupación del máxi­
mo espacio disponible. Según De Renzi las escamas leñosas de la piña se disponen en
haces de espirales dextrógiras y levógiras que son términos consecutivos de una suce­
sión de FIBONACCI y las disposiciones que estuvieran en contradicción con ésta,
estarían prohibidas por la misma naturaleza geométrica de las reglas enunciadas.
Estas mismas reglas se pueden aplicar a organismos tan dispares como briozoos o
foraminíferos y, de hecho, el biólogo del desarrollo Brian Goodwin las encuentra inclu­
so en Acetabularia acetabulum, un alga verde unicelular cuyos verticilos (una estruc­
tura sin ninguna función actual que ancestralmente hacía las veces de gametángios)
se disponen de forma verticilada de modo similar a las hojas de las plantas superio­
res. En la morfogénesis del orden de las Dasycladales los verticilos se forman “porque
representan una forma genérica, una estructura que este tipo de sistema tiende a generar
de forma natural. La explicación no reside ni en la historia ni en la selección natural,
sino en la dinámica: se trata depatrones altamente probablesy estables en este campo mor-
fogenético”. Para Goodwin la morfogénesis de Acetabularia supone una secuencia de
Evolución regresiva del Homo sapiens - 173

rupturas de simetría: primero se rompe la simetría esférica del cigoto y se desarrolla


un eje (gradientes espaciales de calcio y tensión); después se rompe la simetría cóni­
ca del polo apical (el gradiente se desplaza hacia un gradiente anular alrededor del
ápice) y, por último, la simetría circular del anillo apical (Wagensberg et al., 1998).
Otros ejemplos de autoorganización serían la adquisición de la forma abombada
de equinodermos, foraminíferos, etc., que ya vimos en al capítulo 6 o los principios
generativos de las extremidades de los tetrápodos.
Así pues, existen unas reglas físicas que canalizan el desarrollo hasta llevar al
organismo a un estado estacionario, lo que quiere decir que no todos los caminos
son válidos para la evolución. Como dice De Renzi “la intersección entre las condicio­
nes de estabilidad mecánica y estabilidad química delimitarán el marco general en que
se producirá el estado fin al estacionario, al cual no se llegará por cualquier vía sino por
una vía de seguimiento preferenciaf. Las formas permitidas circularían por las zonas
bajas de un relieve salpicado de valles (o creodos) y montes (el “p aisaje epigenético” de
Waddington), correspondiendo los primeros a zonas estables y los segundos a zonas
de inestabilidad termodinámicamente inviables. Para éste y otros autores, los cambios
evolutivos bruscos podrían corresponder a especies con fuerte canalización en el desa­
rrollo (cuando los cambios genéticos consigan influir en el desarrollo -lo cual no siem­
pre sucedería—la especiación supondría el paso de un creodo a otro), mientras que el
gradualismo filético podría aplicarse a especies flojamente canalizadas (las condicio­
nes en las que se da equilibrio tendrían una cierta amplitud y las expresiones de poli-
genes variando continuamente conducirían a diferentes fenotipos ordenables). Sin
embargo, la interpretación podría ser también exactamente la contraria, pues una fuer­
te canalización podría suponer un estrechamiento progresivo de los caminos dispo­
nibles (cada vez menos valles o creodos) hasta acabar en el estrangulamiento de la
línea filogenética. Los linajes con más creodos tendrían más caminos por los que cir­
cular y por tanto más posibilidades de cambio a su disposición (más plasticidad).
Además, muchos experimentos de selección artificial dejan ver que los rasgos feno-
u'picos cambian direccionalmente durante un tiempo hasta que dicho cambio se detie­
ne a partir de un límite determinado. De hecho, David Alvargonzález (1996) sugie­
re que la teoría de Darwin es un modelo “construido por analogía con el modelo de la
selección artificiar, pero que no puede mantenerse por sí solo (debido a esas limita­
ciones de la selección artificial) sin el “apoyo” del resto de materias implicadas (geo­
logía, paleontología, biogeografía, etc.). Estamos de acuerdo con que la selección arti­
ficial no es precisamente el mejor modelo para la selección natural, pues aquella es
incapaz de crear nuevas especies, pero no tanto con que el conjunto del resto de las
ciencias relacionadas contribuya a sostener la verdad del teorema de la evolución. Todo
lo contrario, es cada vez mayor el número de científicos que piensan que uno de los
174 - Evolución epigenéttca

mayores problemas de la teoría evolutiva actual es la falta de integridad (al menos en


la actualidad) entre todas las materias que intervienen en su construcción. Y es pre­
cisamente al integrar las mismas cuando se observa, como hemos venido haciendo
hasta ahora, sus mayores carencias, algunas de las cuales corresponden a las limita­
ciones de la “franja de verdad” de la teoría evolutiva, citadas por Alvargonzález.
De todo esto se sigue que el desarrollo presenta una especie de plasticidad inicial
que se va estrechando a lo largo de la filogenia, tal y como demuestra la precocidad de
la complejidad que se observa en la naturaleza. Es, obviamente, una senilidad embrio­
lógica similar o paralela a la senilidad genética que ya vimos en anteriores capítulos.

LA EMBRIOLOGÍA RECAPITULA DE NUEVO

Como venimos viendo a lo largo de esta obra, las aseveraciones radicales, como
las de De Beer en contra de Haeckel, son peligrosas al hablar de evolución. Ese
autor, llevado seguramente por su anti-ortogenismo o anti-teleologismo, llega a recha­
zar todos los planteamientos del germano, como suele ser habitual en estas ciencias.
Pero, algunos indicios podrían estar indicando que la recapitulación podría
tener, al menos en algunas versiones, una base más sólida de lo que se suponía. Mi-
chael L. Mckinney al que debemos un espléndido artículo presentado a las Jornadas
sobre “Progreso Evolutivo” ya citadas (y al que merece la pena citar profusamente),
sugiere que “la conservación de procesos ontogenéticos tempranos promueve una tenden­
cia estadística hacia las modificaciones tardías del desarrollo, lo que podría llevar a pau­
tas recapitulatorias generalizadas”. Mckinney argumenta que los cambios en las fases
iniciales del desarrollo embrionario no son frecuentes porque tienen efectos en cas­
cada sobre demasiadas interacciones posteriores y, aunque con matices, no solo
incluye entre los mecanismos del desarrollo las “adiciones terminales” de Haeckel y
las “substracciones terminales” de Garstang sino todas las variantes causantes de
heterocronías (procesos de cambio en la velocidad de la ontogenia), tales como
inserciones y modificaciones terminales y hasta cambios en las fases iniciales del
desarrollo, a las que agrupa bajo el concepto de “extensión terminal”. Ahora bien, estos
cambios no serían lineales como en la concepción haeckeliana sino más bien no li­
neales, debido a los numerosos tipos de interacciones implicados. Veamos cómo desa­
rrolla Mckinney sus afirmaciones.
Los fósiles evidencian que los patrones de desarrollo de todas las formas de vida en
la Tierra se han ido haciendo cada vez más restrictivos, como vimos en el apartado
anterior: “se ha reunido una considerable evidencia ontogenética y paleontológica enfavor
de que el diseño corporal de los diversos grupos de organismos se ha ido congelando gradual­
Evolución rtgresiw del Homo sapiens - 175

mente tras un período inicial de relativa plasticidad'. Los niveles taxonómicos superio­
res, que representan las variantes ontogenéticas y evolutivas, se agolpan al principio de
la era Paleozoica. Ejemplos de este tipo serían todos los vistos en el capítulo de precoci­
dad de la complejidad y en especial el que hemos visto a propósito de los crinoideos.
Los organismos vivos muestran la misma pauta de “congelación” que los fósiles
pues los caracteres que definen a los tipos o clases (los niveles taxonómicos superio­
res) tienden a aparecer pronto en la ontogenia y muestran poca variación si se com­
paran con rasgos ontogenéticos tardíos. Se ha señalado que los patrones básicos han
sido sumamente conservadores en vertebrados e insectos y, de hecho, “casi todos los
metamos comparten muchos procesos embrionarios básicos que se remontan a un patrón
ancestral común en el Precámbrico tardío”.
El conservadurismo ontogenético entre los taxones superiores llegaría hasta el nivel
subcelular y genético. La evidencia reciente “muestra que la evolución de los metazoos
ha implicado en gran medida cambios en la expresión de series de genes homeóticos
-genes de activación temprana que determinan el diseño corporal básico de estos
animales—y otros muchos genes regulados por ellos que intervienen en el desarrollo Como
preconiza la ley de von Baer, el conservadurismo ontogenético es incluso mayor
entre los taxones más estrechamente relacionados, lo que implica que los taxones infe­
riores comparten pautas ontogenéticas similares incluso después del establecimiento
del diseño corporal básico: “p or ejemplo, la formación del esboza de los miembros ante­
riores es similar en peces, aves y mamíferos, hasta el punto de que el proceso de formación
delpatrón es controlado por los mismos genes homeóticos y sob en el desarrollo tardío las
extremidades se diferencian en aletas, alas o patas". Se ha demostrado, por ejemplo,
que la transformación de las aletas de los peces en dedos se puede explicar por medio
de cambios en genes reguladores (Wagensberg et al., 1998).
Otra cuestión se refiere a las causas que motivarían ese “congelamiento” de los pro­
cesos iniciales del desarrollo embrionario, que conlleva una mayor frecuencia de la
“extensión terminal”. Se han esgrimido muchas causas de tipo estructural, celular,
funcional, genético, biomecánico (intrínsecas) o ambiental (extrínsecas), algunas de
las cuales ya vimos en el apartado anterior, sugiriendo la última que tras la explosión
del Cámbrico la mayor parte del morfoespacio disponible estaría ocupado, impidiendo
la proliferación de nuevos tipos.
Con respecto a la dirección que parece tomar el incremento de complejidad, Mckin-
ney sugiere que se trata de una “tendencia estadística” lejos de la tendencia determi­
nista asociada al recapitulacionismo. Las fuerzas intrínsecas y extrínsecas que gobier­
nan la evolución producen muchos otros cambios además de la extensión terminal
(o “superdesarrollo”), tales como inserciones preterminales, sustituciones y trunca­
mientos terminales (“subdesarrollo” o juvenilización o paedomorfosis) o cambios en
í 76 - Evolución epigenédca

las fases tempranas del desarrollo, todos ellos con la misma probabilidad de ocurren­
cia. Pero todo lo visto implica para Mckinney que la recapitulación y en concreto la
“adición terminal” es un hecho que puede llegar a dar cuenta de hasta el 51,9 % de
la evolución de los caracteres de los peces centrárquidos y, si se incluye el resto de cam­
bios terminales (supresiones, etc.), de hasta el 75 % de la variación.
Pero, por otro lado, la “tendencia estadística” de Mckinney, con ser aleatoria,
también está lejos del mero azar, al que se suele recurrir al hablar de evolución: “las
pautas aleatorias no reflejan una ausencia de causas. Lo que indican es que se desconocen
los procesos subyacentes, procesos que, a menudo, implican muchas interacciones comple­
jas que imposibilitan un conocimiento pleno de los m ism o sEn otras palabras, el movi­
miento aleatorio de la “difusión de la complejidad” que sugiere, no significa que dicho
movimiento no pueda obedecer a fuerzas intrínsecas o extrínsecas (aun ignoradas desde
nuestras deficientes perspectivas observacionales) y concluye: “la teoría que aquí pre­
sento se opone a la idea de que la evolución es predominantemente azarosa en sentido cien­
tífico ” (Wagensberg et al., 1998).
De hecho, opina que el desarrollo embrionario es una fuerza impulsora funda­
mental del incremento de complejidad: “las ontogenias (no los genes ni los individuos
adultos) evolucionan de manera que las tendencias en el desarrollo tardío resultan a menu­
do favorecidas. La extensión terminal del desarrollo es una tendencia común'. Esta ten­
dencia es analizada por muchos autores, como Cesare Marchetti, que, estudiando
numerosas pautas estadísticas de incremento de complejidad, observa que siempre se
forma una “curva en S” debida a que cualquier novedad pasa por un período inicial
de rápido crecimiento exponencial, seguida de una reducción de complejidad, debi­
da a las inevitables limitaciones que siempre surgen. La única forma de superar esa
limitación es innovar, crear algo realmente nuevo.
En contra de quienes piensan que los humanos surgieron por medio de un “sub-
desarrollo” de tipo neoténico, Mckinney piensa, junto con muchos otros autores, que
éstos provienen del “superdesarrollo” de la ontogenia primate ancestral, tal y como suge­
rimos en el capítulo 10, cuando hablamos del “problema de la neotenia”. Entre los auto­
res recientes, citados por Mckinney, que rechazan la juvenilización y apoyan la evolu­
ción humana vía “superdesarrollo” (peramorfosis), se encuentran B. Bogin, H. Smith,
B.T. Shea, K.R. Gibson, T. Ingold, S.T. Parker, M. Konner, P.M. Greenfield y B. Eks-
tig. Parece que las explicaciones “clásicas”, como la supuesta neotenia del H. sapiens,
se van desmoronando, una tras otra, ante el avance imparable de la Nueva Biología.
Para Jeffrey S. Levinton también está del todo claro que el “congelamiento” de nue­
vas clases y tipos después del Cámbrico (y la persistencia de los tipos originales) se debe
a una especie de plasticidad inicial que posteriormente va cristalizando poco a poco,
aunque ésta pueda durar millones de años: “las estrellas de mar no surgieron de las nie­
Evolución regresiva del Homo sapiens - 1 7 /

blas del Cámbrico en una forma definitiva y permanente. Antes bien, la morfología que
conocemos cristalizó durante el Cámbrico a través de millones de años. En resumen, los datos
de la observación muestran que los caracteres definidores de un grupo van cuajando, gra­
dualmente, en una condición más estable después de un largo período de plasticidad evo­
lutiva original'. Pero también se observa una gran diversidad en embriones y larvas de
erizos de mar, que implican diferencias fundamentales en las pautas de desarrollo de las
larvas e incluso en zonas del embrión destinadas a convertirse en estructuras del adul­
to, pero que, sin embargo, no conllevan diferencias entre las formas adultas (todos los
erizos de mar adultos son similares). Esto lleva a Levinton a sugerir que “aunque el desa­
rrollo guíe los pasos de la evolución morfológica, la selección naturalpodría ser la principal
responsable de la persistencia de los caracteres que definen a los phyla
Según Levinton pues, podrían existir programas de desarrollo que limitan las modi­
ficaciones de los planes corporales exitosos, es decir, existiría un desarrollo encauza­
do o sometido a limitaciones que no admite sin más cualquier tipo de mutación: “en
esa hipótesis hallan explicación la diversificación deformas del Cámbrico y el subsiguien­
tefracaso en la aparición de nuevosplanes corporales después de las extinciones del Pérmico
tardío’ (Levinton, 1993).
Ni que decir tiene que la hipótesis regresiva está totalmente de acuerdo con Mckin-
ney y otros en la realidad de la direccionalidad del progreso y en la estrecha canaliza­
ción que poco a poco se va adquiriendo en el curso de la filogenia.

GENES HO M EÓTICOS Y MACROMUTACIÓN

Pero la senilidad embrionaria no es el único descubrimiento hecho por la Nueva


Biología. Ya vimos que Mckinney no solo habla de la “extensión terminal” de onto­
genias sino que también admite los cambios en las fases tempranas del desarrollo impli­
cadas en los grandes cambios morfológicos a nivel de clase o tipo
Por otro lado, los límites impuestos al fenotipo, citados por De Renzi, dejaban entre­
ver que la evolución no es continua como propone la teoría sintética; más bien habría
progresos o retrocesos y paradas, más o menos repentinas, seguidas de nuevas formas
(por cambios de creodo). Lo mismo que sucede en los cambios de fase observados por
la Física, sucedería con el cambio evolutivo: una condición umbral a partir de la cual
el sistema se bifurca, tal y como vimos al hablar de los sistemas complejos.
Ya hablamos en el apartado anterior de que el proceso de formación del patrón
de los miembros anteriores de peces, aves o mamíferos, podría estar controlado por
los mismos genes homeóticos; y cuando hablamos de atavismo ya vimos cómo la mani­
pulación de un grupo de genes podía formar una estructura u otra de forma discon­
178 - Evolución epigenética

tinua (sin pasar por etapas intermedias), en el caso de la Drosophila. De Renzi cita
también el carácter de las teratologías o monstruosidades que de vez en cuando se
observan en la naturaleza: independientemente del grupo de vertebrados donde se pre­
senten, casi siempre adoptan las mismas pautas; por ejemplo, la bicefalia, los siame­
ses y otras malformaciones humanas se presentan de forma casi idéntica en el pez Fun-
dulus, y ocurren de forma discreta sin series intermedias, ni dándose cualquier tipo
de forma. Esta evolución discontinua sería similar a la evolución de una masa de agua,
la cual, aun cuando sus propiedades físicas (densidad, etc.) varíen de forma conti­
nua, pasa del estado líquido al estado sólido, una vez que su temperatura sobrepasa
cierto umbral (un punto crítico), sin pasar por estados intermedios (De Renzi, 1997).
Según Máximo Sandín, en los últimos años se han encontrado más de 350 secuen­
cias genéticas denominadas “homeoboxes”, grupos de genes que controlan el
desarrollo embrionario de los distintos tejidos y órganos tanto animales como vege­
tales. Estos genes activan la transcripción de otros genes y pueden realizar la misma
función en diferentes grupos sistemáticos, artrópodos, peces, aves o mamíferos.
Se han identificado “homeoboxes” para ojos, alas, oído, extremidades, ejes del
embrión, gastrulación, órganos sexuales, etc. destacando el último hallazgo de con­
trol simultáneo del desarrollo de dedos y sistema urogenital, lo que, según San­
dín, puede explicar nada menos que la transición del medio acuático al terrestre y
los grandes cambios experimentados en cuanto a locomoción y fertilización inter­
na. Grupos de genes de este tipo podrían explicar también las convergencias de
órganos (el ojo camerular, por ejemplo) en animales tan dispares como los cefaló­
podos y los vertebrados (Sandín, 1998).
La discontinuidad de la evolución y la posibilidad de cambios drásticos en las
primeras fases del desarrollo nos lleva directamente a reconsiderar las antiguas teo­
rías de la macromutación, como la de Goldschmidt. De hecho, parece bastante claro
que los moluscos gasterópodos derivan de uno de estos cambios acaecidos durante
las primeras fases de vida embrionaria. Según Gavin de Beer, mientras que los
moluscos ancestrales eran simétricos, los gasterópodos primitivos eran formas cuyo
cuerpo había experimentado una torsión de 180 grados, la cual causaba una asimetría
que alcanzaba a todas las relaciones de los órganos del cuerpo. Según de Beer “siem­
pre había sido difícil imaginar cómo hubiera podido producirse tal torsión por una
modificación gradual de los adultos" . Como quiera que esta torsión se realiza bastante
bruscamente en una de las fases larvarias iniciales del desarrollo embrionario, com­
pletándose en unas pocas horas (como resultado de la inestabilidad mecánica de la
forma de la larva) “de un golpe se trastorna el plan estructural de todos los gasterópodos,
y así ha debido trastornarse el antepasado simétrico cuya larva experimentó por primera
vez esta torsión” (De Beer, 1962).
Evolución regresiva del Homo sapiens - / 79

A la vez que Levinton cree en un desarrollo encauzado o sometido a limitaciones,


admite también que éstas no pueden ser absolutas, violándose a veces las reglas del
desarrollo. Cita, a propósito, el ejemplo de las ranas arborícolas. Todas las ranas
adultas tienen la misma forma, pero unas cuantas especies poseen bolsas donde
depositan huevos enormes y llenos de vitelo. Las primeras etapas de la embriología
de estas especies difieren de la epigénesis de otras ranas arborícolas para permitir
que el embrión se desarrolle sobre un gran huevo en tierra firme fuera del agua. Tal
modificación afecta a la gastrulación, período crítico del desarrollo, durante el cual
se determina la identidad futura de los tejidos: “la posibilidad de subvertir el desarro­
llo refleja que el embrión, en sus primeras fases, no siempre es impermeable a alteraciones
importantes” (Levinton, 1993).
La fascinante biología del desarrollo prácticamente ha demostrado la posibilidad
de cambio drástico, por un lado, y la senilidad filogenética, por otro, y, con ellas, la
posibilidad de una evolución regresiva generalizada.
XXI. NEOLAMARCKISMO MODERNO

Además de las teorías defendidas por los dadistas y otros científicos radicales que
investigan la inviabilidad de la evolución “sintética”, más inquietante parece el retor­
no de ideas que parecían para siempre desterradas de la biología y de la genética moder­
na como son la herencia de los caracteres adquiridos o las mutaciones dirigidas.
El naturalista francés Jean Baptiste de Lamarck creía que el uso y desuso de un
órgano condicionaba el desarrollo del mismo en la descendencia, concepto que pre­
valeció hasta primeros de nuestro siglo. Esto fue desestimado -y hasta ridiculizado-
más tarde por la genética moderna al comprobarse que las adaptaciones experi­
mentadas por una parte del organismo no pueden trasladarse a las células germi­
nales. Aun hoy en día es fácil encontrar frases como ésta en los modernos manua­
les de genética: “queda descartada la hipótesis lam arckiana de la herencia de las
modificaciones adquiridas porque un mecanismo molecular que hiciera esto posible, ni
existe ni se puede im aginar’ (Landman, 1993).
Pero, una vez más, las afirmaciones de muchos genetistas (que no parecen gozar
de buena imaginación) podrían haber sido precipitadas. Ya Bowler decía en
1985, a propósito del neolamarckismo: “los recientes intentos de TedSteelepara refor-
mular el lamarckismo en términos aceptables para la genética moderna y de dotarlo
de una base experimental, demuestran que la idea básica no era de una falsedad tan
evidente”. De hecho, Otto E. Landman decía en 1993: “hay cambios inducidos por
el entorno que sí son heredables’’. Algunas críticas al lamarckismo derivan del
hecho observado de que algunas células, como las de algunos tejidos o las del sis­
tema inmune, pueden cambiar sus genes en respuesta al ambiente, pero no así las
células germinales. Sin embargo, John Rennie afirma que “en biología las genera­
lizaciones son arriesgadas... los tejidos sexuales de las flores, por ejemplo, se producen
a partir de células somáticas normales....... a l menos en algunas especies los cambios gené­
ticos quefavorecen la supervivencia pueden ser inmediatamente transmitidos a la siguien­
te generación" (Rennie, 1993).
Evolución regresiva del Homo sapiens - 181

Aunque a muchos biólogos modernos (genetistas incluso) les parezca extraño, en


realidad el lamarckismo nunca ha dejado de existir. Desde la aparición de la obra de
Lamarck, Philosophie zoologique, en 1809, el lamarckismo ha venido apareciendo de
cuando en cuando con cierto ímpetu, aunque seguido de cierto eclipsamiento, pri­
mero por el darwinismo y luego por la herencia mendeliana. El motivo ha sido el
empecinamiento de la mayoría de los biólogos en considerar tan solo una vía de heren­
cia o evolución, negándose a admitir la existencia de mecanismos complementarios.
Podemos establecer 4 etapas en la historia del lamarckismo, en sus diferentes ver­
siones. La primera comenzaría con el propio Lamarck y la obra citada, en 1809, per­
durando prácticamente durante todo el siglo XIX (recordemos que el mismo Dar-
win era lamarckista y que algunas fuentes -ver Bowler, 1985- afirman que al final
de su vida abandonó la teoría de la selección). La segunda comenzaría en 1885 con
el nuevo “neolamarckismo” del americano Alpheus Packard, alcanzando su cénit duran­
te la década de 1890. Este coincidió con el nuevo “neodarwinismo” de Weismann que,
en una postura más dogmática que en años anteriores, excluía del seleccionismo los
componentes lamarckianos. Coincidió también con la que DonaJd Michie llama “p ri­
mera etapa de la genética”, en la que Weismann lanza su nueva teoría de la herencia
por medio del plasm a germinal, ( “herencia de una vía”). El lamarckismo de esta
época fue defendido por muchos grandes autores, entre los que se cuentan Ray Lan-
kester, Spencer, Samuel Butler, Paul Kammerer (recordado por sus célebres y contro­
vertidos experimentos con el sapo partero, realizados más tarde en los años veinte),
Luther Burbank y la inmensa mayoría de los científicos americanos (y su peculiar
lamarckismo de tipo ortogenético). Hay que mencionar que en esta época el lamarckismo
europeo resultaba atractivo porque podía servir como vehículo del progreso huma­
no: “los seres vivos no quedaban reducidos a la condición de meras marionetas mecáni­
cas, sino que podían ser vistos como entidades activas y con sentido, que elegían su respuesta
a l medio ambiente dirigiendo, así, su propia evolución..... los seres humanos podían pla­
nificar su propio futuro controlando la evolución lamarckiana (Bowler, 1985). Aun­
que esta segunda etapa se fue debilitando a partir de 1910 (primero, a favor de la heren­
cia de una vía y, luego, de la embrionaria Síntesis), J.B.S. Haldane todavía apuntaba
en 1927 que “tal vez existe un efecto lamarckiano que actúa con tal lentitud que sólo
llegará a ser detectable con elpaso del tiempo geológico” (Bowler, 1985).
La tercera etapa del lamarckismo comienza aproximadamente hacia 1940, con la
consolidación de la nueva Teoría Sintética de la Evolución y el inicio de la “segunda
etapa de la g e n é tic a 'en la que (como nueva reacción) el foco de atención de los
genetistas se desplaza hacia los fenómenos hereditarios que no se ajustan al cuadro clá­
sico, es decir, hacia la transmisión de efectos no cromosómicos, la reproducción ase­
xual, el papel del citoplasma en la herencia celular que se manifiesta en la diferen-
182 - Neolamarckismo moderno

dación embrionaria, la propagación de clonas de organismos unicelulares, etc. Con


la defensa del lamarckismo por parte de autores como Arthur Koestler y con el desa­
rrollo de numerosas experiencias genéticas, entre las que hay que incluir el contro­
vertido “caso Lysenko”, en Rusia (ver Ayala, 1994b), nace una nueva generación de
biólogos dualistas que incorporan al sistema tradicional cromosómico un segundo sis­
tema citoplásmico (“herencia de dos vías"). Conviene detenernos en esta etapa, pues,
a diferencia de la etapa anterior, el eclipse paulatino de la misma tiene más de olvido
(la segunda mitad del siglo XX podría pasar a la historia como la época de los gran­
des “olvidos” biológicos) que de crítica. Con todo, es una etapa en la que el lamarckismo
se ha mantenido (aunque marginalmente) de forma continuada hasta nuestros días,
lo que no es óbice para que podamos hablar de una cuarta etapa que podría haber
comenzado hace unos pocos años, como luego veremos.
De algunos de los descubrimientos de la tercera etapa del lamarckismo nos da cuen­
ta Donald Michie (1962), genetista de la Universidad de Londres, en un artículo
realizado con motivo del centenario del Origen de las especies-,

“APRENDIZAJE HEREDITARIO”

Cuando se inyectan unos cuantos cientos de paramecios, Paramecium aurelia, a un


conejo, este fabrica anticuerpos contra las proteínas (o antígenos) de sus cilios, anti­
cuerpos que solo destruirán a los paramecios de la misma estirpe o a otras que con­
tengan tal tipo de antígenos. En cierta variedad de paramecio, el tipo de antígeno
formado por una estirpe dada varía desde temperaturas moderadas de unos 23 gra­
dos (“antígeno de tipo frío”) hasta temperaturas altas, de unos 31 grados (“antígenos
de tipo caliente”). Pues bien, cuando los paramecios se cultivan a temperaturas
intermedias (27 °) tanto ellos como sus descendientes vegetativos continúan mani­
festando el antígeno propio de la temperatura de la cual se ha transferido. Por ejem­
plo, los paramecios cultivados entre 23 y 27 grados continúan con antígenos fríos, al
igual que sus descendientes, mientras que los miembros de la misma estirpe que habí­
an adquirido antígenos de tipo caliente por cultivo a 31 grados, seguían conserván­
dolo indefinidamente, aun al pasarlos a 27 grados. Según Michie “esta conducta
francamente lamarckiana puede mostrarse que se debe a la modificación por la tempera­
tura del citoplasma, que es capaz de propagar el estado modificado en ciertas condiciones
neutrales’ de temperatura”.
En este ejemplo, y en otros similares realizados también con paramecios, no es
necesario buscar partículas citoplásmicas que se autorreproduzcan (como proponían
los dualistas y a las que llamaban “plasmagenes”), del tipo de los genes nucleares, para
Evolución regresiva del Homo sapiens - 183

explicar la determinación citoplásmica, la transmisión y Ia estabilidad de las diferen­


cias inducidas por la temperatura. La estabilidad de caracteres inducidos ambiental­
mente a través de muchas generaciones de células podría explicarse teóricamente por
la existencia de equilibrios estables en un sistema complejo de reacciones químicas
enlazadas tal y como parecía suceder con algunos tipos de bacterias. Algunos experi­
mentos mostraban que algunas bacterias eran capaces de “aprender” a comportarse de
diferente modo ante nuevos alimentos o venenos, transmitiendo persistentemente sus
conocimientos bioquímicos (adquiridos) a sus descendientes remotos. Lo mismo pare­
cía suceder en organismos pluricelulares como en la mosca de la fruta. Algunas estir­
pes de Drosophila reaccionan con una parálisis característica y mortal ante pequeñas
concentraciones de dióxido de carbono, sensibilidad heredada fuertemente a través de
la línea femenina pero débilmente a través de la masculina. Parece una indicación razo­
nable de transmisión citoplásmica pues el espermatozoide posee relativamente poco
citoplasma en relación al óvulo. La inyección de líquidos corporales de una mosca
sensible, a una mosca resistente, hace que parte de su descendencia sea sensible.
Además, cuando una hembra resistente se aparea primero con un macho susceptible
y luego con un macho resistente, produce alguna descendencia (según pruebas gené­
ticas, procedente del padre resistente) que resulta sensible: la cópula previa parece tener
influencia sobre la descendencia de la cópula posterior (la telegonia de Darwin); es
como si el espermatozoide supernumerario procedente del macho susceptible pene­
trase en el citoplasma del óvulo fecundado por el macho resistente. Según Michie
“parece implicarse una partícula autorreproducida con propiedades infecciosas, parecida
a un virus, pero los síntomas solo perturban a l individuo afectado en presencia de canti­
dades anormales de dióxido de carbono”.

ENVEJECIM IENTO EN ROTÍFEROS

Otro ejemplo de transmisión hereditaria de efectos somáticos en organismos plu­


ricelulares, muy ilustrativo en nuestro contexto regresivo, concierne al rotífero Philo-
dina citrina, un animal que se reproduce partenogenéticamente y cuya vida media es
de unos 25 días. Se observó que la vida media de los rotíferos procedentes de hembras
viejas era cada vez más corta, de generación en generación, hasta que el linaje se extin­
guía. Sin embargo, la propagación a partir de madres jóvenes (de unos 5 días de edad)
causaba el efecto contrario, con una vida media extraordinariamente larga. Parece claro
que las cualidades del huevo dependían de los cambios acumulativos producidos en
el cuerpo de la madre. Y si el germen del nuevo rotífero está en parte determinado por
lo que ha sucedido en el cuerpo de la madre, el dualista tenderá a atribuir el fenóme­
J 84 - Neolamarckismo moderno

no a la categoría citoplásmica, tanto si se inclina a pensar en la acumulación en el cito­


plasma de una sustancia tóxica como en la multiplicación no regulada de alguna
partícula autorreproducible. Conviene llamar la atención sobre este proceso de enve­
jecimiento progresivo porque un poco más abajo volveremos sobre ello.

LA PANGÉNESIS DE DARWIN

Estas y muchas otras “segundas vías” de la herencia ya habían sido observadas por
Darwin que, intrigado, lo intentó explicar por medio de su teoría de la pangénesis:
“las células “arrojan”gránulos diminutos o átomos que circulan libremente por el sistema y
que, cuando reciben el alimento adecuado, se multiplican por autodivisión. Estos “granu­
los” o “gémulas” se transmiten de los padres a la descendencia y “en estado durmiente”po­
seen una afinidad mutua que los conduce a agregarse, bien en las yemas o bien en los ele­
mentos sexuales”. Así razonaba un buen observador de la naturaleza antes de la aparición
de la Genética. Aunque hoy pueda parecemos ingenua, la pangénesis de Darwin fue
el preludio del descubrimiento de los genes cromosómicos y, sobre todo, intentó uni­
ficar las dos vías hereditarias, algo que los genetistas de hoy -al ignorar tales vías- ni
han intentado ni parecen intentar. Dice Donald Michie: “ la pangénesis constituye una
tentativa heroica de unir la herencia de la línea germinaly el desarrollo corporal en un
solo esquema en el que la línea germinal no quede aparte, remota e inviolable sino sujeta
a lasfuerzas de desarrollo y decadencia que gobiernan al resto del cuerpo. Durante estos 100
años estas teorías se han excluido resueltamente de la esfera de la biología”.
Para Michie, tales intentos de unificación eran, a comienzos de los 60, el anuncio
del inicio de una “tercera etapa de la genética” (y con ella, quizás, la cuarta del
lamarckismo), capaz de unir las dos anteriores explicando los mecanismos por los cua­
les los caracteres adquiridos pueden alcanzar a los genes cromosómicos, transmitién­
dose así a la descendencia por vía germinal. Michie no solo pensaba que algunos de
los descubrimientos de esa época, algunos de los cuales citamos a continuación, anun­
ciaban la aparición inminente de esa tercera etapa de la genética, sino que ésta
podría estar plenamente establecida a finales de los años 70:

LA DIFERENCIACIÓN MODIFICA EL NÚCLEO

En contra de las teorías que aseguran que los núcleos de los diferentes tejidos de
un mismo organismo son idénticos con respecto a sus genes cromosómicos, varias inves­
tigaciones relacionadas con la inmunogenética han demostrado que la diferenciación
Eivlucum regresiva del Homo sapiens - 185

délas células modifica sus núcleos. Cuando se trasplantan núcleos de células de embrio­
nes de rana a huevos fecundados de la misma especie, desprovistos de núcleo, se
obtienen diferentes efectos cuanto más avanzado se encuentre el embrión. Cuando el
embrión se encuentra en estado de gástrula inicial (células no diferenciadas) el tras­
plante tuvo un éxito casi completo, dando lugar a renacuajos normales; cuando el núcleo
se extrajo de células endodérmicas (diferenciadas) de embriones en estado de gástrula
avanzada, los trasplantes tienen escasos éxitos pero algunos huevos logran llegar a rena­
cuajos; cuando el núcleo procede de un estado más avanzado (neúrula media) son muy
pocos los huevos que llegan a renacuajo; y cuando el núcleo, finalmente, procede de
una neúrula avanzada, apenas hay huevos que lleguen a renacuajo. El núcleo que se
sitúa en el huevo fecundado es, por hipótesis, idéntico en potencialidades biológicas
al que se había separado por lo que, si los núcleos no se afectaran por la diferenciación
celular, tendrían que haberse obtenido embriones perfectamente normales. Para Michie
“se ha demostrado el hecho de que la diferenciación de las células lleva consigo una modi­
ficación progresiva e irreversible de sus núcleos, juera de toda duda posible”.

“PSEUDO -H ÍBRIDOS”

En experimentos similares al anterior, pero intercambiando núcleos celulares entre


dos especies unicelulares distintas (las amebas Amoeba proteusy A. discoides), se
obtienen resultados similares. El resultado de tal cruzamiento es una especie de “pseu-
do—híbrido” con una forma intermedia entre las especies parentales (el padre que apor­
ta el núcleo y la madre que aporta el citoplasma) y un diámetro del núcleo similar a
la especie citoplasmática. En una clona pseudo—híbrida que se propagó durante 6 años,
la forma siguió siendo intermedia y el diámetro nuclear siguió invariable, probando
así que los sistemas citoplásmicos implicados se autopropagan. Además, al retransfe-
rir núcleos desde los pseudo—híbridos al citoplasma de las especies parentales y al
sustituir núcleos de los pseudo-hibridos por núcleos de las especies parentales, se com­
probó que tanto el núcleo como el citoplasma se habían alterado durante los 6 años
de coexistencia y que las alteraciones eran específicas, es decir, se había producido una
aproximación entre las propiedades, tanto nucleares como citoplásmicas, de las espe­
cies. Pero, si bien en este caso puede haber un efecto somático sobre la célula germi­
nal, pero no necesariamente sobre su núcleo y, en el caso de los embriones de rana,
sobre el núcleo de las células somáticas, aun hay que demostrar que es posible pro­
ducir efectos somáticos sobre el núcleo de células germinales. A esto nos pueden lle­
var los ejemplos siguientes.
i 86 - Neolamarckismo moderno

ENVEJECIMIENTO EN PARAMECIOS

Para Donald Michie, tanto este ejemplo como el que sigue, son procesos que
permiten explicar tanto el empobrecimiento como el rejuvenecimiento genético de
un organismo o linaje. Su interés en nuestro contexto es, por tanto, evidente. Para-
mecium aurelia posee un micronúcleo y un macronúcleo que se dividen en la repro­
ducción vegetativa por escisión binaria, mientras que en la reproducción sexual
solo participa el micronúcleo (el macronúcleo se desintegra y el micronúcleo forma
uno nuevo). El paramecio puede vivir sin micronúcleo pero no sin macronúcleo
durante la reproducción vegetativa. Podemos decir pues, que el macronúcleo se
comporta como un núcleo somático, activo durante los procesos de multiplicación
asexual, mientras que el micronúcleo se comporta como un núcleo germinal,
activo durante el proceso de fecundación. Pero las clonas asexuales de paramecios
no pueden propagarse indefinidamente y tienen que pasar por una generación de
reproducción sexual, de tiempo en tiempo, para “ rejuvenecerse” . Sin embargo, no
es necesario el cruzamiento propiamente dicho sino que basta con la autogamia
en la que el animal se conjuga consigo mismo por medio de una reorganización
interna de los micronúcleos. Como en el cruzamiento sexual, durante la autoga­
mia el macronúcleo se desintegra, reconstruyéndose nuevamente bajo la influen­
cia del micronúcleo.
Esto sirvió de base para encontrar la clave del envejecimiento de las clonas: se vio
que el deterioro progresivo se debe a la acumulación de defectos en el macronúcleo,
relacionados, al menos en parte, con la pérdida de genes o cromosomas durante la dis­
tribución a las células hijas de las sucesivas escisiones. Si el proceso de deterioro somá­
tico sobrepasa cierto límite, comienza a perderse la capacidad de rejuvenecimiento por
autogamia, ya que la “clona senescente" no logra restaurar su pleno vigor. Parece obvio
que el mismo micronúcleo se ha corrompido por la prolongada cohabitación con los
productos de un macronúcleo defectuoso. Vemos pues un ejemplo en el que parece
estar implicado el núcleo de la “célula germinal”. Pero, en este caso, debe llamarnos
más la atención la similitud entre el envejecimiento de las estirpes de animales infe­
riores (paramecios, rotíferos) reproducidos asexualmente, y el envejecimiento filoge-
nético del que hemos venido hablando.
El deterioro progresivo de la dotación genética con el paso del tiempo, parece estar
implicado de tal modo que hasta se podría establecer un principio: en cualquier suce­
sión biológica se produce un deterioro gradual de la dotación genética, recuperable única­
mente por reorganización o renovación genética (rejuvenecimiento), el cual se hace irre­
versible una vez superado cierto umbral.
Evolución regresiva del Homo sapiens - i 87

TRANSDUCCIÓN

El otro ejemplo al que hacía referencia Michie, ya en 1962, relacionado con la


“herencia horizontal” y que completa el anterior en cuanto a sus posibilidades de reju­
venecimiento o enriquecimiento genético, se refiere a ciertos efectos de los virus bac­
teriófagos sobre ciertas bacterias como Escherichia coli. En el caso anterior, el rejuve­
necimiento del “núcleo germinal” podía implicar una adquisición de material pero
también una reordenación o una pérdida del mismo. En el caso que vamos a ver, y
que amplía las observaciones que ya hemos hecho sobre “herencia horizontal”, se
demuestra claramente la adquisición de nuevo material.
El modo normal de existencia de estos virus es en forma de profago, el cual se encuen­
tra insertado de forma inofensiva en el ADN de la bacteria, pudiendo, por tanto, repro­
ducirse de forma acompasada con ésta y, en consecuencia, heredarse invariablemen­
te. Ante determinadas condiciones ambientales el profago se activa y se multiplica a
expensas del huésped, el cual termina por reventar liberando nuevos fagos al medio.
Estos últimos pueden ser virulentos e infectar a nuevas bacterias o benignos, en cuyo
caso pueden establecerse en nuevos huéspedes en forma de profago estable. Lo impor­
tante de este hecho es que estos pro fagos hijos pueden transferir información genéti­
ca de los huéspedes antiguos a los nuevos huéspedes, lo que se conoce como trans-
ducción. Además, se observó que el profago lamda se hereda en los cruzamientos sexuales
de E. coli (en las estirpes que se reproducen sexualmente) como un gen ligado al gen
marcador Gal, que regula la fermentación de la galactosa. El profago-gen lamda trans-
duce el gen Gal. Es decir, el profago constituye parte del aparato genético del hués­
ped, pudiendo transferirse, junto con algunos genes inmediatos, a un nuevo hués­
ped y asimilándose al nuevo genotipo.
Michie ya decía hace casi 40 años: “la importancia de este ejemplo, por remota que
parezca su aplicación a organismos superiores, radica, en mi opinión, en que demuestra
que, en principio, es posible, no solo el empobrecimiento, sino también el deliberado enri­
quecimiento de la dotación genética de un organismo" (Michie, 1962).

“TRAN SD U CCIÓ N ” EN ORGANISMOS SUPERIORES

A tenor del ejemplo anterior, Donald Michie ya imaginó entonces, mucho antes
de los casos hoy conocidos de “transferencia horizontal de A D N ”, que el fenómeno
podría extrapolarse a organismos superiores. Dos ejemplos más así se lo sugerían. Cuan­
do se injertan tomates de la variedad “Golden Trophy” a patrones de tomates de la
variedad “Kartofelisni” las semillas sembradas, procedentes de frutos del injerto, die­
I 88 - Neolamarckismo moderno

ron plantas que en su mayor parte presentaban uno o más caracteres del patrón (“Kar-
tofelisni”). Cuando una planta de cada combinación de caracteres se autofecunda exis­
te una tendencia a engendrar formas análogas a ella.
El caso parecía similar al de la transmisión hereditaria de la sensibilidad al dióxido
de carbono en Drosophila, pero con la diferencia de que los caracteres implicados en
el caso del tomate son caracteres cromosómicos verdaderos, comportándose mende-
lianamente en cruzamientos sexuales. Tal parece que existe una transferencia de genes
cromosómicos, de tipo infeccioso, desde el patrón a las células germinales del esqueje
y Michie dice; “la analogía con la transducción de losfagos es muy sugerentey estoy tenta­
do a pensar que puede tratarse defragmentos cromosómicos expulsados y desbocados”.
Michie también cita un caso, que abría las puertas a la manipulación genética en
organismos superiores, relativo a la inserción de ADN de patos de la variedad Khaki
Campbell en crías de la variedad Pekín. La mayor parte de patos así tratados y sus
descendientes presentaban una mezcla de caracteres de ambas variedades. Esto indi­
caba una “formación de híbridos entre distintas variedades sin la intervención de los
órganos sexuales”, que dejaba la puerta abierta a la posibilidad de fenómenos similares
alcanzados de forma natural.

NUEVO RENACIMIENTO DEL LAMARCKISMO

La genética comenzaba así a detectar rutas muy interesantes entre soma y germen,
muy prometedoras para el esclarecimiento de los mecanismos reales de la herencia,
pero seguramente “poco comerciales” frente a las prometedoras y rentables técnicas de
manipulación genética. Las predicciones de Michie sobre la “tercera etapa” de la
genética no se cumplieron: si bien las nuevas técnicas de manipulación de genes siguie­
ron un crecimiento imparable, no sucedió lo mismo con la unificación de las dos gené­
ticas anteriores, sumiendo así a la herencia lamarckiana, una vez más, en el olvido.
Pero hoy, como entonces, nuevas voces reclaman fijar nuevamente la atención en
esas ineludibles vías alternativas. Quizás aun no haya comenzado la “tercera etapa”
de la genética, pero es posible que, con obras como las de Ted Steele (Somatic Selec-
tion andAdaptative Evolution) o Máximo Sandín (Lamarcky los mensajeros), lo haya
hecho ya la “cuarta etapa del lamarckismo” . John Reenie (1993) y Otto E. Landman
(1993) son dos de los autores que de nuevo han dado la voz de alarma sobre la posi­
bilidad de “las dos vías” de la herencia, y Máximo Sandín (1995) reclama toda una
reinterpretación de la evolución en base a mecanismos de corte lamarckiana. Los tres
autores nos citan algunos casos más, unos ya conocidos, otros derivados de los cons­
tantes descubrimientos relacionados con la transferencia horizontal.
fcwlurión regresiva del Hamo sapiens - i 89

Destacan, por ejemplo, los casos de probable mutación dirigida de algunas bacterias
y levaduras cultivadas con ciertas carencias, las cuales parecen alcanzar las mutaciones
precisas para su supervivencia. Aunque muchos autores achacan este fenómeno a depen­
dencias fisiológicas de ciertas tasas de mutación, otros piensan que el ambiente realmente
puede dirigir la mutación; si, por ejemplo, un microbiólogo elimina la pared celular de
una bacteria, la bacteria crece y se multiplica indefinidamente sin ella, es decir, ese carác­
ter adquirido se transmite a la progenie. Oxytricha es un protozoo que a veces produce
gemelos fusionados; si se separan longitudinalmente cada mitad dará una descenden­
cia normal, si se separan transversalmente se producen gemelos fusionados de forma
indefinida. Estos casos son consecuencia de cambios estabilizados en la expresión de la
actividad génica, sin modificaciones concomitantes en los propios genes.
Otro tipo de cambio heredable inducido por el ambiente tiene lugar cuando se
añaden o eliminan grupos específicos de genes a un organismo. Por ejemplo, la mosca
de la fruta, que hoy sabemos infectada por el virus sigma (causante de la sensibilidad al
dióxido de carbono) transmite el virus a su descendencia, a no ser que, mientras pro­
ducen huevos, las sometamos a unas condiciones de temperatura que maten el virus. En
ese caso, las crías nacidas opondrán resistencia al dióxido de carbono. Es un caso de evo­
lución conjunta de dos especies que no siempre es tan distinguible: el protozoo Eugle-
na posee cloroplastos u orgánulos autorreplicativos que realizan la fotosíntesis; si median­
te un tratamiento con estreptomicina eliminamos los cloroplastos, Euglena llevará su
propia vida y transmitirá a su descendencia la incapacidad para fotosintetizar.
Del mismo modo, la adquisición de ADN foráneo, como los plasmidos, puede
producir los mismos efectos. Si agregamos Escherichia coli con el factor de fertilidad F
a un cultivo sin éste, el factor F se propaga con rapidez a todo el cultivo y se vuelve
hereditario. Lo mismo sucede con los virus, los cuales, como ya hemos visto, pueden
transmitirse a la descendencia y convertirse en material hereditario. Se calcula que el
ratón posee unos 25.000 genes procedentes de retrovirus, adquiridos a través de los siglos
por infección. Como suponía Michie, las posibilidades de los virus en cuanto a trans­
misión horizontal pueden ser sorprendentes: se han hallado casos de tal transmisión entre
phyla distintos, de insectos a planarias (platelmintos); lo mismo que ya vimos con res­
pecto a los virus endógenos, cuando tratamos los casos de “impronta” paterna o mater­
na, se han detectado casos de cáncer transmitidos de esta forma; el virus del SIDA (y
el del Ébola) podría haber estado insertado en el hombre y en los simios desde hace
mucho tiempo, etc. Según Sandín (1998) se han detectado más de mil secuencias
génicas correspondientes a retrovirus endógenos relacionados con 37 tejidos humanos
“que se expresan como parte constituyente en cerebro, embrión, pulmón, riñón, etc. ”.
Muchos biólogos convienen en aceptar que las células complejas adquirieron la
capacidad de fotosintetizar cuando una de ellas, en el pasado, se fusionó con una bac­
190 - Neolamarckismo moderno

teria dotada de ese carácter.; los descendientes de la bacteria en cuestión serían los clo-
roplastos de las plantas. A tenor de los datos aportados por L. Margulis y D. Sagan,
el origen bacteriano de los cloroplastos y mitocondrias, y con ellos el origen de la célu­
la eucariota, ha dejado de ser una mera hipótesis. Otro caso, aportado por W. Sch-
wemmler, se refiere a las bacterias intracelulares de la cigarra, Eucelis incisus, las cua­
les proporcionan a su huésped colesterol y aminoácidos que la cigarra no puede sintetizar;
en determinado momento de su ciclo de vida, las bacterias emigran a los ovarios de
la cigarra, a través de la hemolinfa, y se introducen entre la célula huevo y su mem­
brana “produciéndose una transmisión lamarckiana a la descendencia” (Sandín, 1995).
Todos los mecanismos citados, entre muchos otros ejemplos similares, sugieren a
Landman (1993) que “han desempeñado un papel fundam ental en la evolución” y
apostilla “los grandes avances registrados en biología molecular han demostrado que la
herencia de los caracteres adquiridos coexiste armónicamente con la genética molecular ”.
Sandín va aun más lejos al proponer una nueva concepción del proceso evolu­
tivo basado en la “transferencia horizontal de A D N ” y en los virus integrados.
Estos conceptos desbordan lo imaginado por Donald Michie hace tan solo unos
años, pues los virus, entre otros, podrían llegar a alcanzar la categoría de verdade­
ros agentes naturales de manipulación genética capaces de provocar, por lo tanto,
macromutaciones de alto nivel.
XXII. MACROMUTACIONES Y PANSPERMIA

Como ya hemos visto, los grandes saltos que se observan en los registros geológi­
cos ya llamaron la atención de los primeros paleontólogos, que no dudaron en atri­
buir la evolución a grandes macromutaciones que provocarían la aparición de gran­
des grupos a nivel de orden, clase o tipo. Incluso el mismo año de aparición de “El
origen de las especies”, en 1859, el “bulldog de Darwin”, T.H. Huxley, continuó
defendiendo el origen saltacionista de las especies; lo mismo que Hugo de Vries, en
1901, que defendía que las especies se originaban por mutación, y lo mismo que
Richard B. G. Goldschmidt que, todavía en los años 40 de este siglo, defendía las
“mutaciones sistémicas” para explicar el origen de los tipos superiores.
Como el lamarckismo, el saltacionismo nunca dejó de existir, aun cuando el famo­
so “monstruo prometedor” de Goldschmidt fuese rechazado por los darwinistas, debi­
do a que, por mucho futuro que tuviese, nunca sería capaz de reproducirse y perpetuarse
por no tener con quien. La Teoría Sintética no acepta que una misma macromutación
ocurra en dos o más individuos simultáneamente (aunque, curiosamente, admite casos
similares como la poliploidía). El saltacionismo fue entonces “olvidado” por un tiempo
(aunque no del todo), hasta la reciente aparición de los equilibrios puntuados.
Pero tampoco en el caso de las macromutaciones “la mayoría” parece gozar de buena
imaginación. Ya hemos visto varias posibles causas de macromutación viable en
capítulos anteriores, pero ahora nos interesa más otro punto de vista derivado tam­
bién de la, cada vez más sugerente, “transmisión horizontal de A D N ”. Cada vez se
publican más ejemplos, tanto de patologías como de procesos biológicos fundamen­
tales, en los que participan retrovirus endógenos (posiblemente derivados de virus exó-
genos que pasan a ser endógenos al insertarse en las células germinales), los cuales pue­
den acumular múltiples mutaciones (Sandín, 1995, 1998) y muchos genetistas ya
empiezan a intuir y a proponer que una buena parte de la evolución podría haberse
debido a las macromutaciones producidas por invasiones víricas en el ADN de la espe­
cie infectada (Rennie, 1993). Teniendo en cuenta que se han identificado miles de
192 - Macromwcaciones y pampennia

copias de origen vírico en aves y mamíferos y la gran posibilidad de que las secuen­
cias repetitivas o los elementos transponibles tengan también un origen vírico, la
proporción de ADN con tal origen puede ser considerable, incrementando su
importancia en los procesos evolutivos.
La idea no es nueva pues ya fue propuesta en 1982 por el astrónomo inglés Sir
Alfred Hoyle, quien mantenía que los virus u otras partículas orgánicas podían gra­
vitar alrededor de la Tierra, arrastrados por cometas o asteroides, atravesando la atmós­
fera ante determinadas circunstancias (como las que podrían tener lugar en las épo­
cas de grandes convulsiones geoclimáticas que provocaron los cambios de eras y períodos
geológicos). ¿Constituyen las observaciones de Hoyle y otras similares de la moderna
exobiología (ciencia que estudia las posibilidades de vida fuera de la Tierra) un retor­
no a la Panspermia de Arrhenius?. El químico sueco y premio Nobel, Svante Arrhe-
nius, propuso en 1907 la hipótesis de la panspermia, según la cual la vida se halla
dispersa por todo el universo transmitiéndose de un lugar a otro mediante diminu­
tas esporas que, impulsadas por la presión de la luz solar, pueden llegar a planetas cuyas
condiciones medioambientales resulten favorables. Tampoco entonces la idea era total­
mente nueva, pues ya había sido considerada en el siglo XIX por el ilustre Lord Kel-
vin. Una de las principales críticas a esa hipótesis era que la acción de las radiaciones
destruirían tales esporas. Esto no solo fue desmentido más tarde por E Hoyle sino
también por el astrofísico holandés J. M. Greemberg, quien señaló que bastaría con
que las esporas estuvieran cubiertas de una finísima capa de hielo o de carbono, cuyo
espesor fuera de aproximadamente 0.0001 centímetros, para que resistieran impu­
nemente cualquier tipo de radiación durante millones de años.
Por lo pronto, la idea de una panspermia es admitida por científicos como Cari Sagan,
Francis Crick o Leslie E. Orgel (que, por cierto, no tienen ningún rubor en admitir la
posibilidad de que esa panspermia sea de upo inteligente) y algunos evolucionistas moder­
nos, como Máximo Sandín, el cual profundiza en la idea admitiendo que “elgran inte­
rés de esa hipótesis es que explicaría no solo el salto brusco en la información genética, sino
la forma de conseguir genes o grupos de genes con información nueva, que sería más proba­
ble que la obtenida por simples errores de copias o mutación puntual... además la infección
vírica de un numeroso grupo de organismos —animales o plantas—haría posible la apari­
ción simultánea de las nuevas características, condición indispensable para su perpetua­
ción” (Sandín, 1995). Para el bioquímico Richard E. Dickerson “la idea de una pans­
permia dirigida podría explicar por ejemplo, porqué el molibdeno, cuya presencia terrestre
es tan escasa, es esencialpara elfuncionamiento de muchos enzimas clave” (Dickerson, 1979).
Los nuevos transposones recuperan, por tanto, conceptos totalmente desterrados
de la teoría evolutiva, como las macromutaciones, el lamarckismo, las mutaciones diri­
gidas....con todas las implicaciones que ello supone en los procesos macroevolutivos.
Evolución regresiva del Homo sapiens - l c>3

Estos mecanismos permiten especular, además, con el origen de la vida a partir de virus
o microorganismos llegados a la Tierra en meteoritos, sobre todo a raíz de los últimos
descubrimientos que indican que los bacteriófagos de tipo T, por ejemplo, pueden
cristalizar, permitiéndoles así integrarse de forma indefinida en las rocas (una especie
de enquistamiento en la materia inorgánica), hasta la eventual fragmentación de las
mismas; tales hipótesis se pueden además enlazar con las teorías que basan las gran­
des extinciones en la llegada de meteoritos y otros sucesos astronómicos, los cuales,
además, según algunos autores, podrían tener naturaleza cíclica (Benton, 1991; Grib-
bin etal., 1992; Erickson, 1992; Sandín, 1995).
Si anteriormente retamos a los paleontólogos a que revisen todos sus fósiles en
busca de la senilidad “perdida”, creemos ahora que los genetistas tienen suficientes ele­
mentos de partida para formular el mecanismo exacto (si es que los ejemplos expues­
tos no fueran suficientes) por el que se produce dicha senilidad.
x x iii. e l n u e v o Ar b o l d e l a v id a

Los nuevos tipos podrían aparecer después de las grandes perturbaciones geoclimá-
ticas con todo el potencial morfogenético que la nueva forma desplegará durante la
fase progresiva de su recorrido filogenético. Tras los correspondientes períodos de esta­
sis, seguirían otros de perturbación apunto críticofilogenético”), más o menos intensos,
donde se producirían los principales cambios, y así sucesivamente hasta alcanzar el máxi­
mo progreso o complejidad. Esta fase sería rápida tal y como se aprecia en todos los
vertebrados y tal como hemos expuesto al tratar sobre la precocidad de la complejidad.
El resto de líneas filogenéticas formadas en cada punto crítico o puntuación, serían regre­
sivas o neutras (generales), tendencia que ya continuaría hasta la extinción (Fig. 25)
En la figura observamos que sólo una ha sido la línea filogenética que ha conduci­
do a la máxima complejidad producida por la naturaleza (el “progreso absoluto” del
que ya hablamos). No es cierto que los peces hayan dado lugar a los anfibios ni éstos
a los reptiles. Lo correcto sería decir que solo una línea filogenética del grupo de los
peces (en realidad, tan solo una especie del mismo) ha dado lugar a los anfibios, y lo
mismo podemos decir de éstos con respecto a los reptiles. La inmensa variedad de peces
que han existido no han contribuido en absoluto a la aparición de los anfibios y, por
supuesto, a alcanzar la máxima complejidad lograda por la naturaleza: el Homo sapiens.
El recorrido de la rama progresiva principal de cada grupo es sumamente corto en
comparación con el resto de las ramas, lo que deja clara la precocidad y rapidez inicial
del progreso. El tronco principal progresivo de los peces, por ejemplo, adquiere una
gran “plasticidad” evolutiva en sus inicios, dando lugar a los anfibios en el punto máxi­
mo de la misma, en el Carbonífero; ésta “plasticidad” va decayendo (senilidad) y ya
nunca se alcanza durante el resto del árbol de divergencia de los peces. La compleji­
dad alcanzada por los peces pre-anfibios en el cénit de esa “plasticidad” ya nunca será
alcanzada por ninguna de las líneas filogenéticas del grupo. Si tenemos en cuenta que
estos pre-anfibios, los últimos representantes de la corta línea progresiva de los peces,
ya tenían que presentar caracteres propios del siguiente grupo evolutivo (los anfibios),
Evolución regresiva del Homo sapiens - 195

difícilmente se puede mantener que el resto de líneas filogenéticas puedan ser más pro­
gresivas que aquellos. Lo que habitualmente hemos llamado “especies modernas" de peces
(asumiendo con ello ser las más avanzadas o progresivas, simplemente por ser las más
recientes o por estar actualmente vivas), en ningún caso pueden ser más avanzadas
que la especie que entregó la antorcha evolutiva al siguiente grupo en la escala de la
complejidad, aunque se haya extinguido hace millones de años.
Todas las ramas laterales de los peces, salvo la línea progresiva, han dado lugar a
nuevos peces; ninguna ha dado lugar, que se sepa, a nuevos anfibios, el siguiente
nivel jerárquico en complejidad. Ninguna rama lateral de los anfibios ha dado lugar
a nuevos reptiles. Y tampoco tenemos constancia de que alguna rama lateral de los
reptiles haya dado lugar a nuevos mamíferos. Podemos pensar que los nichos ya esta­
ban ocupados, pero ¿es tan fuerte la competencia y está siempre tan saturada la natu-

Homo
sapiens Mamíferos Reptiles Anfibios Feces

Fig. 25.- Nueva visión del árbol de la vida. La tendencia a la estabilidad o regresión frente al progreso quedaría
constatada si tenemos en cuenta que sólo ba habido una línea filogenética (trazo grueso) en el camino hacia la
máxima complejidad alcanzada, como es la consciencia, y que el resto de las líneas son inevitablemente menos
complejas que aquella. Ninguna especie de todo el árbol filogenético de los peces (rama de la derecha) puede
haber sido más compleja que la que dio lugar (nada menos que un pre-tetrápodo) a los anfibios ya en el Carbo­
nífero. Aquí se ve claramente que progreso no es sinónimo de adaptación, eficacia biológica, independencia
del medio, aptitud para sobrevivir, etc., pues las especies más complejas (precisamente las que se han transfor­
mado en el siguiente grupo más avanzado en complejidad) ya hace mucho que se han extinguido.
¡9 6 - El nuevo árbol de la vida

raleza de formas diferentes, como para que no haya ni atisbos de nuevos intentos
evolutivos en el mismo sentido?.
Todas las líneas evolutivas de los peces, salvo una, han dado peces; todas las líneas
de los anfibios, salvo una, han dado anfibios y todas las líneas de los reptiles, salvo
dos (una de ellas, las aves, una rama lateral más, a todos los efectos), han dado repti­
les. Esto llegaría hasta la misma base de la pirámide evolutiva pues, salvo excepciones
(como la de J.O . Corliss que propone un origen poüfilético de los organismos plu­
ricelulares), no tenemos evidencia de que los protistas hayan dado más de una línea
de metazoos (López et al., 1994). Por lo tanto, no podemos decir que la evolución
tienda al progreso y ni siquiera al incremento de complejidad. Lo correcto es decir que
solo una rama, o mejor dicho, solo un “tronco central progresivo”, la “línea progresi­
va absoluta” (del estilo del famoso árbol pintado por Haeckel en 1874), ha manteni­
do encendida la antorcha del progreso y la complejidad.
Poco importa que las n-1 líneas evolutivas que han existido presenten algunas
estructuras o caracteres progresivos puntuales o temporales: en poco habrán contri­
buido al incremento de complejidad global y en nada a alcanzar el “progreso absolu­
to”. Con ello no queremos decir que no existan otras líneas progresivas o que no
existan innumerables series que aparentan progreso, lo que, por otro lado, sería absur­
do. Ya hemos dicho que siempre que aparece un nuevo grupo (órgano, carácter o fun­
ción), realmente innovador (las aves, por ejemplo, un grupo “autónomo” sin rela­
ción con nuestra línea evolutiva), parece recorrer el mismo ciclo: un período, más o
menos corto, de progreso para luego estabilizarse y, poco a poco, tender a la simpli­
cidad. Lo mismo ocurre siempre con respecto al nivel jerárquico en el que nos mova­
mos: Jordi Agustí cita, por ejemplo, el progreso del tamaño y de la altura de la coro­
na dentaria de ciertos roedores a lo largo de todo el Plioceno (Wagensberg et al., 1998);
aunque podamos calificar a una serie tal, como de progresiva (que para Pere Alberch
no lo es, y para otros es una simple adaptación) con respecto a un carácter determi­
nado, no necesariamente implica progreso de la línea filogenética, ni de la familia o
del orden y mucho menos de los mamíferos o del conjunto de seres vivos. Cada uno
de esos niveles se perderá en un mar de generalización, posiblemente retroceda tarde
o temprano (a no ser que una extinción brusca interrumpa el proceso) y final e ine­
vitablemente desaparecerá.
Al igual que muchas series aparentemente progresivas a escala local, dejan de serlo
en un contexto más amplio, el progreso de las aves (con toda la importancia que este
grupo tiene dentro de los vertebrados) apenas significa nada en la evolución global hacia
la máxima complejidad. Lo importante es comprender que la nueva visión implica
tendencia a la simplicidad o a la generalización y no a la complejidad. La serie final, la
tendencia última de cualquier línea filogenética (sea cual sea el número y la dirección
Evolución regresiva del Homo sapiens - 197

de las series o tendencias previas) es la simplicidad y la extinción. Al exponer su defini­


ción de progreso, Jorge Wagensberg, inspirado por Gould, decía: “hay unas pocas líneas
progresivas, muchas líneas regresivasy muchísimas líneas que cambian poco’ (Wagensberg
et al., 1998). Es obvio que ya nos acercamos a esa nueva visión de la evolución.
La evolución podría ser así una sucesión de puntos críticos que, en su conjunto,
se ajusta a las leyes de la termodinámica, a la teoría de la complejidad, a la teoría del
equilibrio puntuado, a la hipótesis de la Reina Roja, a la dinámica embriológica y gené­
tica (variabilidad, estabilidad, “productividad”, “integración”), a la hipótesis regresi­
va, a la evidencia paleogeográfica y al registro fósil. Aun cuando el árbol resultante sea,
en esencia, el mismo de siempre, la interpretación es totalmente diferente: por extra­
ñas razones tan solo una línea ha progresado (por el momento) hacia la máxima
complejidad, avanzando la mayor parte del resto de las ramas -la inmensa mayoría del
árbol de la vida- hacia la estabilidad y la simplicidad (Fig. 26).

Homo
Mamíferos sapiens Mamíferos Aves Reptiles
Actualidad

Plioceno

Terciario

Cretácico

Jurásico

Triásico

Pérmico

Carbonífero

Devónico

Silúrico

Ordovícico

Fig. 26. Otra representación (suponemos que antropocéntrica) del árbol de la vida de los vertebrados, mostran­
do el “progreso absoluto” citado por diversos autores (ver capítulo 1). Todas las ramas a izquierda y derecha
del árbol representan tan solo estabilidad, generalización, simplicidad y, a lo sumo, algunos progresos secunda­
rios. Como se puede apreciar, aun después de intensos debates, es difícil obviar la idea de dirección....
XXIV. CLADOGRAMA DE LOS PRIMATES SEGÚN LA
HIPÓTESIS REGRESIVA

Así pues, y a modo de conclusión final, solo nos quedaría describir el árbol genea­
lógico de los primates a la luz de todo lo expuesto. Este podría ajustarse a una evolu­
ción regresiva puntuada, cuya estructura podría ser similar a la expuesta en la Fig. 27.
Efectivamente, si repasamos capítulos anteriores, observamos que los principales
hitos de la evolución de los primates tienen lugar siempre en las proximidades de los
límites de transición entre épocas geológicas. Haremos pues un breve repaso a las mis­
mas, sin querer decir con ello que toda especiación tenga lugar tan solo durante tales
épocas, ni que la alteración de las condiciones geológicas o ambientales sean las úni­
cas causas de la formación de especies, sino tan solo que son estas épocas las más evi­
dentes y las que podrían propiciar las mejores condiciones para tales sucesos.
La primera radiación de los primates, hace unos 65 millones de años, fue una época
de gran actividad volcánica y grandes cambios geoclimáticos que culminaron en
una de las más importantes extinciones conocidas y en la consiguiente gran explo­
sión de vida (incluida la radiación de los mamíferos y de los primates). A finales del
Cretácico, época en la que comenzó la fragmentación de Laurasia, hubo al menos 16
inversiones del campo magnético de la Tierra (cuya causa real aun se desconoce),
destacando además la importante cantidad de materiales siderófilos, como el iridio,
acumulados en los sedimentos marinos. Se calcula que más de medio billón de tone­
ladas de iridio (muy escaso en nuestro planeta) cayó sobre la Tierra procedente del
exterior, dando pie a las teorías -aun discutidas- que basan la extinción de los dino­
saurios en el paso o el choque de cometas o meteoritos (Russell, 1982).
El comienzo del Eoceno, hace unos 55 Ma, en el que hemos situado otra de
nuestras segregaciones, fue otra época de grandes cambios geológicos, con impor­
tantes movimientos de aguas, como los que inundaron parte de la actual África, dividién­
dola en grandes islas (Kurtén, 1978). Fue la época de extinción de la mayor parte de
los plesiadapiformes y de la principal radiación de los adapiformes y tarsiiformes.
II
if-o
SOapl0331|do.U3J
S3U¡J0j!JnU!3'| f
I

lf?
eolj. 5
5£*

gg
fl
Fig. 27.- Cladograma de los primates, según la hipótesis regresiva, en función de las “ puntuaciones" o “puntos críticos” más destacados del Cenozoico. Los princi­
pales hitos de la evolución de éste ciado habría tenido lugar durante las épocas de grandes cambios geoclimáticos (tramado), permaneciendo estable, por lo general,
entre éstas. El improbable progreso (ramas a la izquierda de los puntos de divergencia) siempre va acompañado de una mayor diversidad de Jornias estables o regre­
Evolución regresiva del Homo sapiens - 199

sivas y, por supuesto, de extinción (ramas a la derecha o en el centro de los puntos de divergencia).
200 - Cladograma de los primates según la hipótesis regresiva

La siguiente segregación coincidiría con el paso del Eoceno al Oligoceno, hace unos
38 millones de años, en el que tuvieron lugar nuevos e importantes cambios geocli-
máticos, los cuales motivaron, entre otros, una gran acumulación de hielo en el polo
sur. Según la teoría de la deriva continental, se inicia la separación de la Antártida de
Australia, la India habría entrado en contacto con la placa asiática, y tiene lugar el final
del aislamiento de Europa, debido al cierre del estrecho deTurgai (Morales et al., 1997).
Tienen lugar importantes y sucesivas extinciones -que en esta ocasión solo alcanza­
ron el nivel de géneros y especies asociadas a climas cálidos-, achacadas también a nue­
vas colisiones de meteoritos. Estas extinciones incluyeron a la mayor parte de los
prosimios adapiformes y tarsiiformes (presentes sobre todo en Europa y Norteaméri­
ca) y a la totalidad de los plesiadapiformes europeos. Estas extinciones fueron segui­
das de una nueva radiación de primates entre los que tendríamos a los primeros antro­
pomorfos africanos y surasiáticos, la cual coincide, más o menos, con la llamada “gran
ruptura faunística” o “ruptura de Stehlin”, provocada por el cierre del estrecho de Tur-
gai, en la que se sustituye la mayor parte de las familias endémicas europeas (inclui­
dos los primates) por nuevas familias de supuesto origen asiático. En Checoslovaquia,
por ejemplo, se ha encontrado una fauna típicamente postruptura, de unos 37,5
Ma, así como la sustitución de una flora de tipo tropical por otra claramente tem­
plada, lo que denota un enfriamiento coincidente (Morales et al., 1997).
Es de destacar, por un lado, que los inmigrantes no solo colonizan Europa, sino
también Norteamérica (atravesando el estrecho de Bering) y supuestamente África, y
que, por otro lado, aunque se les supone procedentes de China, India y Asia septen­
trional, “muchos de los mamíferos implicados en estas olas migratorias tienen origen desco­
nocido o, al menos, no se encuentran en el registrofósil conocido’ (Morales et al., 1997).
Nuestra cuarta segregación coincidiría con el comienzo del Mioceno, hace unos
25 millones de años, y con nuevas transformaciones geoclimáticas que originaron,
entre otras, un clima mucho más seco en África, la formación de los Alpes, los Diná-
rides o el Taurus y el comienzo del cierre del mar de Tetis (mar que posteriormente
se dividiría en otros dos mares, el Tetis y el Paratetis, antes de su desecación). Esta
época fue muy prolífica pues aparecen, casi simultáneamente, los lemuriformes, los
cercopitécidos, los pliopitécidos o hilobátidos, los póngidos y, según nuestra hipóte­
sis, los primeros homínidos bípedos. Al final del Mioceno Inferior puede haber
habido otro importante “punto crítico” “que anteriormente había sido poco valorado”,
relacionado con la fase orogénica Estírica, en el que aparecen nuevos grupos de mamí­
feros y tienen lugar sustituciones drásticas como la de los rumiantes inermes por los
rumiantes con apéndices craneales (astas, cuernos y osiconos). Igual se aprecia con
las sustituciones faunísticas del Mioceno Medio lo que indica que la sucesión de “pun­
tos críticos”, de mayor o menor envergadura, es continua (Morales et al., 1997).
Evolución regresiva del Homo sapiens - 201

El inicio del Plioceno, hace unos 5 ó 6 millones de años, marcaría una nueva
época de convulsiones, en la que se han constatado cerca de 40 inversiones geo-
magnéticas. Hace unos 6 Ma se secó completamente lo que hoy es el mar Medite­
rráneo como consecuencia del cierre del estrecho de Gibraltar y del cierre del mar
de Tetis iniciado mucho antes. Según el paleogeólogo Kenneth Hsü, que en 1970
participó en las expediciones del Glomar Challenger en el Mediterráneo, esta situa­
ción duró más de 500.000 años, hasta que hace unos 5 Ma el Atlántico irrumpió de
nuevo en el Mediterráneo, con todos los cambios climáticos (mayor humedad, entre
otros) que estos grandes movimientos de aguas llevan asociados (Hsü, 1978). Para
los paleogeógrafos, la desecación del mar Mediterráneo y el fin del Mioceno marca
otro gran cambio faunístico que coincide con acontecimientos como la fase orogé-
nica Rodánica (Morales et al., 1997).
La explosión de vida del Plioceno fue igual de intensa, sino más, a juzgar por
el número de segregaciones observadas. Efectivamente, se extinguen la inmensa
mayoría de primates miocénicos, apareciendo nuevas formas de vida, totalmente
renovadas, entre las cuales figuran la práctica totalidad de los mamíferos que hoy
conocemos (y otros muchos ya extinguidos), cuyos representantes más significa­
tivos serían los homínidos rescatados por la arqueología. Hace unos 3,5 Ma ten­
dría lugar otra segregación coincidiendo con la primera de las glaciaciones (Donau),
previa a las 4 grandes glaciaciones más conocidas. Sería el tiempo de las pisadas
de Laetoli, de Homo habilis y de otras especies más regresivas como los australo-
pitecos gráciles y robustos.
El inicio del Cuaternario y del Pleistoceno, hace 1,8 Ma, coincidió, entre otros,
con una nueva inversión del campo magnético de la Tierra (Hsü, 1978), dando
lugar a otra importante divergencia que nos dejaría los restos más próximos -por
ahora—al Homo sapiens progresivo, como pueden ser los de Dmanisi o los erectus de
Turkana (hoy denominados Homo ergaster). Es una época de importante actividad vol­
cánica y nuevas alteraciones geoclimáticas, en la que se produce la unión de las dos
Américas por medio del istmo de Panamá o el surgimiento de las islas Galápagos en
el Océano Pacífico. Por esta época aparecen algunos monos cercopitécidos, como Cer-
copithecus, Papio, etc.; pequeños platirrinos, como los cébidos; los gíbones y quizás
también el gorila y el chimpancé.
La siguiente segregación, que nosotros situamos en torno al millón de años,
que dio lugar al hombre de Heidelberg, al hombre de Boxgrove o al Homo anteces­
sor de Atapuerca, podría corresponder bien al inicio del período interglacial Tiglien-
se (1,6 Ma), bien a la glaciación del Gunz (en torno a los 1,4 Ma), o bien al inter­
glacial Cromeriense (fechado en torno a los 700.000 años). Aunque los restos de
Atapuerca, etc. con unos 700.000—800.000 años se aproximan más a la última, todos
202 - Cladograma de los primates según la hipótesis regresiva

esos eventos indican una gran actividad geoclimática por lo que cualquier fecha
puede ser considerada. Los 700.000 años parece ser una fecha clave que se corres­
ponde con una de las múltiples inversiones de los polos magnéticos de la Tierra
-muy utilizada en paleontología para datación de fósiles—que por esta época tam­
bién se sucedían constantemente.
Nuestra segregación de los 400.000 años, podría corresponderse o bien con la gla­
ciación Mindel, fechada en torno a los 600.000 años, o bien al interglacial Hoxoniense
de hace unos 300.000 años. Es la época de aparición de formas progresivas como Stein-
heim o Swanscombe y de los erectus clásicos regresivos como Pithecanthropus, Sinan-
thropus, Tautavel, etc. Las formas más progresivas de esta segregación darían a las regre­
sivas de la siguiente, como el hombre de Rodesia, el hombre de Saldanha o el
hombre de Solo, coincidiendo con el comienzo de la glaciación del Riss, hace unos
200.000 años. Entre las nuevas formas progresivas derivadas directamente de H. sapiens
tendríamos a los llamados neandertales progresivos como Saccopastore, Fontecheva-
de, Omo o Florisbad, que a su vez darían lugar a los principales neandertales regresi­
vos o clásicos a partir de la última glaciación (Würm), hace unos 80.000 años
(segregación que nosotros situamos en torno a los 40.000 años). Aparecen también
los primeros restos del H. sapiens progresivo, como los hombres de Cromagnon.
Pero además de la influencia de las glaciaciones en la sucesión de “puntos críticos”,
determinantes en la evolución de los homínidos, Emiliano Aguirre nos da una amplia
lista de eventos registrados durante el Plioceno en determinadas zonas del mundo, que
indican diferentes tipos de actividad geoclimática (actividad volcánica, reactivación
tectónica, discordancias erosivas, nivel del mar, istmos o clima) con obvias repercu­
siones en todas las regiones del Globo y en la cladogénesis de Homo (Aguirre, 1997).
Hace tan solo 12.000 años, aun continuaban las grandes transformaciones cli­
máticas, coincidiendo en este caso con la rápida retirada de los hielos del Würm y
el consiguiente aumento del nivel del mar (hasta unos 200 metros en el Golfo de
Vizcaya), lo que posiblemente sumergió los principales enclaves del hombre del
paleolítico superior, vitales quizás para conocer mejor nuestro pasado más recien­
te. Curiosamente, esta fecha coincide con la aparición del renovado hombre neolí­
tico y con la última de las grandes extinciones en la que desaparecen la práctica tota­
lidad de especies que evolucionaron en el Pleistoceno, sobre todo —una vez más- las
de mayor tamaño (Gribbin et al., 1992).
Como vemos los ciclos de progreso—retorno o radiación—extinción han llegado
prácticamente hasta nuestros días. La rápida sucesión de períodos de cambio geo-
climático que a veces ha tenido lugar (como la detectada entre los neandertales pro­
gresivos de unos 200.000 años y los regresivos de unos 40.000 años), así como la
diversidad regresiva que se puede producir en cada uno de esos períodos (sobre todo
Evolución regresiva del Homo sapiens - 203

en los más drásticos), indican que la velocidad de regresión puede ser muy rápida.
El tránsito de un tipo sapiens a un tipo antropomorfo -la secuencia completa de regre­
sión del Homo sapiens—podría ser incluso del orden de unos pocos miles de años,
haciendo así posible la aparición casi simultánea (en tiempo geológico) de un tipo
erectus y un tipo australopitecus a principios del Plioceno, tal como se señalaba en
el cladograma de la Fig. 9.
XXV. CONCLUSIONES

LA INEXORABLE DECADENCIA DE LA MATERIA

Todo en el Universo parece progreso y decadencia. Tanto la hipótesis de Gould


(predominio de la simplicidad), como los períodos de decadencia de Kates, los ciclos
de Deevey, los trabajos de Atkins, la filogenia de Wilson, las ideas neutralistas de Motoo
Kimura o los mismos mecanismos evolutivos y todas las leyes que rigen los inter­
cambios energéticos, parecen apuntar en la misma dirección: expansión y contracción,
construcción y destrucción, progreso y decadencia.
La hipótesis de Gould (1994) congenia la evolución con el resto de procesos físi­
cos donde la creación de entropía y aumento de desorden, es más aparente. Es muy
de suponer que lo habitual en evolución -de la vida y del universo—sea la estabilidad
y la tendencia a la simplicidad mientras que la creación de estructuras más complejas
que las precedentes sería lo inusual, lo improbable y lo anómalo y solo posible gra­
cias a la existencia simultánea de procesos simples superpuestos. Creemos llegado el
momento de replantearnos todas estas cuestiones y, tal como aconsejó Gould “apren­
der a ilustrar la gama completa de la variación mediante la cual observaremos que la mayor
parte de las ramas evolutivas navegan en un mar de estabilidad casi ya desde el comien­
zo de la vida pluricelular”, limitándose toda la historia subsiguiente a la extinción de
la mayoría de las ramas y al progreso fortuito de unas pocas.
De hecho, la gran mayoría de los autores repiten tanto la improbabilidad de la
conciencia reflexiva en el hombre (Mayr, 1979) que parece increíble que ésta pueda
haber llegado a existir. Es cierto que Darwin marcó un hito en biología pero tam­
bién es cierto que la Teoría de la Evolución (que debería pasar a llamarse de la Trans­
formación de las especies) aun permanece incompleta pues no explica con claridad los
procesos de degradación inherentes a todo lo existente.
El hombre como especie, obviamente, no solo no puede escapar de estos
ciclos de vida y muerte, sino que podría estar más próximo a su destrucción que
Evolución regresiva del Homo sapiens - 205

muchas otras especies, pues a las causas naturales hay que añadir las causas artifi­
ciales derivadas de su imprudente (inconsciente) proceder. Ejemplos de enfer­
medades tan “modernas” como el SIDA o el mal de Parkinson, las cuales podrían
estar causadas por el despertar de “genes dormidos” —en el que parecen intervenir
los pesticidas y otros agentes químicos-, vienen a indicarnos, tal y como bien nos
relata Máximo Sandín, que la manipulación genética (transferencia de genes, ali­
mentos transgénicos, poliploidización y haploidización, clonación, quimerización,
etc.) ira contribuyendo poco a poco, y de forma muy eficaz, a acelerar la activa­
ción, movilización, transmisión e “integración” de genes y retrovirus endógenos
patógenos o letales.
La, tan de moda como irresponsable, manipulación genética se ha unido así, con
pleno éxito, al resto de manipulaciones (químicas, industriales, económicas, cultura­
les, psíquicas, etc.) logradas por el hombre en su búsqueda infatigable de nuevas fór­
mulas que permitan acelerar su autoextinción.

A VUELTAS CO N LAS ANTIGUAS IDEAS FINALISTAS

Ignoramos si los ciclos de progreso y decadencia, ya observados por los antiguos


paleontólogos post—darwinianos, obedecen a algún tipo de tendencia determinis­
ta o si obedecen al puro azar, aunque sea limitado por ciertos condicionantes gené­
ticos o morfológicos. Es cierto que todo lo que hemos expuesto parece ajustarse a
la existencia de “un eje privilegiado a lo largo del cual avanza el progreso evolutivo:
la línea de descendencia que conduce a l ser humano ”, como dijera Teilhard de Char-
din (Ayala, 1994b), así como a la existencia de una tendencia -de la mayor parte
del resto de las líneas- hacia la estabilidad o el retroceso. La evidencia de ese eje
principal es tan obvia que las últimas discusiones sobre progreso evolutivo llevan
a hablar de una supuesta “cuarta ley de la termodinámica”, aun por formular, que
sea capaz de explicar esa direccionalidad evolutiva. Merece la pena citar, a propó­
sito de esta “cuarta ley”, una de las conclusiones -formulada por Pere Alberch—
de las Jornadas sobre Evolución y Progreso a las que repetidamente nos hemos refe­
rido en este libro: “Estoy de acuerdo en que si se elimina la selección natural -algo
ya muy admitido por muchos evolucionistas—hay que asumir que existen otros meca­
nismos, de lo contrario no se puede explicar nada”. Y Jordi Agustí, como dando por
sentado la realidad del progreso, da con el verdadero problema de fondo: “elpro­
blema es cómo explicarlo —el progreso—pues existe la sospecha generalizada de que el
mecanismo de la selección natural en el seno de un sistema puramente darwiniano es
insuficiente para dar cuenta de ét' (Wagensberg et al., 1998).
206 - Conclusiones

Estas últimas frases nos recuerdan a la que Francis Crick formuló en 1981: “los
hechosfundamentales de la Evolución son, a primera vista, tan extraños, que solo podrán
ser explicados mediante una hipótesispoco convencional” (Sandín, 1997). Como la mera
selección natural no es capaz de explicar la direccionalidad en series superiores a unos
pocos de miles de años, se suele acudir a recursos como la denominada “selección de
especies” (no de individuos), la cual, como nos recuerda Jordi Agustí, “impondríafina­
lidad a l proceso evolutivo... y sería el único mecanismo capaz de impartirle direccionali­
dad a b largo de Lapsos de tiempo prolongados
Ni que decir tiene que el rechazo de tan débil hipótesis (¿una explicación deses­
perada?), seleccionista en el fondo, es más que frecuente entre paleontólogos y evo­
lucionistas. De este modo, no debe extrañar que la idea de una mayor independen­
cia del medio como síntoma de progreso y su logro mediante el aumento de la capacidad
de percepción o de consciencia (como sugieren, por ejemplo, Wagensberg, Mckinney,
Parker, Greenfield, Konner y tantos otros) se aproximen tanto a las ideas finalistas de
Teilhard de Chardin. Es quizás hora de reafirmarse en la sentencia con la que abri­
mos este libro (émulo de la famosa frase que Dobzhansky formulara hace décadas:
“Nada tiene sentido en Biología sino es a la luz de la Evolución”), y que merece la pena
repetir (ahora quizás se entienda mejor): Nada tiene sentido en Evolución sino es a la
luz de la Nueva Biología.
Aun no sabemos si las leyes termodinámicas unidas a las leyes genéticas y del
desarrollo y al resto de aspectos que hemos tratado en este libro, conseguirán expli­
car tales tendencias, permitiéndonos así huir de discusiones ya pasadas, pero tampo­
co podemos huir fácilmente de la realidad de esa línea progresiva hacia el hombre -sea
o no privilegiada-, así como de la existencia de unos ciclos perfectamente registrados
en las capas estratigráficas, que resulta obligado explicar.

EL OCASO DE LA SELECCIÓN NATURAL

El papel de la selección natural, aunque obvio a nivel intraespecífico, cada vez


está más en entredicho en el marco evolutivo. Obviamente, no ha conseguido expli­
car el progreso evolutivo y cada vez parece más claro que “no es más que un principio
de selección local’, como han dicho S. J. Gould (1994), Pere Alberch (Wagensberg et
al., 1998) y tantos otros; o un proceso “no solo secundario, sino ocasional y vacío de
contenido como mecanismo de evolución”, como ha dicho Sandín (1998).
Recordemos una vez más que ya en 1968 Motoo Kimura destacó que gran parte
del cambio evolutivo podría ser neutro a nivel molecular (mutaciones neutras), sin
dependencia por tanto de la selección natural (Fontdevila, 1979). El aparente deter-
Evolución regresiva del H orno sapiens - 20/

minismo molecular que propugnan algunos aurores cuestiona no solo el papel de la


selección natural sino también el del mismo azar (Stebbins etal, 1985). La adaptación
y la influencia de la selección natural a nivel morfológico cada vez es cuestionada
por más evolucionistas (Lewontin, 1979; Prevosti, 1979). El gradualismo, base fun­
damental de la teoría evolutiva (Mayr, 1979), se ve también cuestionada con teorías
como la del equilibrio puntuado (Gould, 1994). Y ahora, se cuestiona la idea de
progreso —siempre subyacente al concepto de evolución—, quizás la única idea que le
quedaba a la Síntesis, que se ve así acosada por todos sus flancos.
En tales condiciones ni es de extrañar la aparición de un número cada vez mayor de
críticos científicos radicales, ni el resurgimiento de una nueva generación de paleontólo­
gos creacionistas que no solo han resucitado un antiguo y conocido debate (esta vez en
las autopistas de la información) sino que, con su despliegue de datos, parecen estar ganan­
do el respeto -pues han tenido que aceptar el reto- de los paleontólogos darwinistas (Bow-
ler, 1985) (ver el libro de Marvin Lubenow Bones o f Contention, 1992). Esta situación
no debe extrañar cuando, ante los nuevos descubrimientos de la genética evolutiva o de
la biología molecular, muchos genetistas modernos miran hacia otro lado. Por ejemplo,
al hablar de los nuevos datos que sugieren una reinterpretación de la herencia de los carac­
teres adquiridos, Landman (1993) dice: “Pese a la abundante documentación que prueba
la herencia de los caracteres adquiridos, no he encontrado una sola alusión a su existencia en
la revisión de una treintena de manuales de genética contemporáneos”.

NUEVO ECLIPSE DEL DARWINISMO

Ya en 1985, Stebbins y Ayala insinuaban una posible caída del darwinismo en su


actual versión sintética: “la teoría sintética del siglo XXI se apartará considerablemente
de la que se elaboró hace unos pocos decenios, pero su proceso de aparición tendrá más de
evolución que de cataclismo” (Stebbins et a i, 1985). En su revisión de la historia del
darwinismo, Bowler (1985) opina: “lospocos científicos que afirmaron que las ideas desa­
creditadas —por la teoría sintética—contenían un núcleo de verdad, han sido ignorados
hasta hace muy poco tiempo. Algunos biólogos modernos creen posible realizar una sínte­
sis aun más amplia de los diferentes modos de cambio”.
El biólogo evolucionista Máximo Sandín piensa que “la teoría de la evolución pare­
ce encontrarse en un callejón sin salida. A medida que se producen nuevos descubrimien­
tos, aparecen más misterios, lagunas y excepciones que hacen tambalearse las basesfunda­
mentales de la Teoría Sintética ’ (Sandín, 1995, 1997, 1998). Y Niles Eldredge, uno
de los principales protagonistas del pensamiento evolutivo moderno, y, junto con
Gould, coartífice de la teoría del equilibrio puntuado, opina que “la evolución es
208 - Conclusiones

probablemente un asunto más complejo de lo que la teoría sintética nos ha hecho creer”;
“la teoría sintética es incompleta y parcialmente incorrecta” (Eldredge, 1997).
Resulta curioso comprobar cómo, a tenor del creciente número de obras que, cons­
ciente o inconscientemente, amenazan las ideas ortodoxas, se termina el siglo discu­
tiendo los mismos conceptos con los que empezó (determinismo, saltacionismo, neo-
lamarckismo, macromutación, ortogénesis, teleología, senilidad racial....), retornos
demasiado dramáticos como para que el paso a una hipotética nueva teoría evolutiva
tenga el carácter leve que suponían Ayala y Stebbins. Como bien dice Máximo San­
dín, a propósito de tales obras, “da la sensación de que algo se está moviendo en el
campo de la Biología” (Sandín, 1995).
Independientemente del grado de exactitud que tenga la hipótesis expuesta en este
libro, cada vez parece más obvio que la Teoría Sintética no nos ha transmitido toda
la verdad. La ligereza con la que se ha tratado este asunto (cómo vemos, en absoluto
cerrado), puede haber constituido uno de los mayores errores de la historia de la Cien­
cia, pues gran parte del pensamiento científico y filosófico actual se basa en el con­
cepto de Evolución. Tan craso error puede haber sido consecuencia, entre otros, de
una pérdida de horizontes, de intromisiones ideológicas, de intereses ajenos a la
ciencia, de una creciente apatía mental y de una escasa visión de conjunto, siendo muy
posible -lección que hemos aprendido a lo largo de estos últimos capítulos- que la
verdad (lo único que debe interesarnos por encima de intereses particulares) radique
en la “armónica coexistencia” de las grandes teorías evolucionistas, como el lamarckismo,
el darwinismo, la ortogénesis y la teoría de la mutación.

HACIA UNA NUEVA “SÍNTESIS”

Ignoramos el grado de traumatismo que tendrá el paso hacia una nueva Síntesis, pero
cada vez parece más claro que éste tendrá lugar en breve si es que no ha comenzado ya.
En tal síntesis el proceso evolutivo probablemente tendrá poco que ver con el
gradualismo y el progresismo de la actual Teoría Sintética, surgiendo los nuevos gru­
pos, sean estos progresivos o regresivos, principalmente por especiación (en la que pro­
bablemente las “nuevas” mutaciones y macromutaciones tendrían mucho que ver), de
forma más o menos brusca, y principalmente en épocas de inestabilidad ambiental.
Es también en estos mismos “puntos críticos” o “puntuaciones” donde tendrían
lugar los principales sucesos de extinción.
Un nuevo plan de organización corporal aparecería con todo su “potencial”
genético y “plasticidad” morfológica (como muestra la precocidad de la complejidad
observada en todos los grupos), pudiendo así progresar muy rápidamente hacia nue­
Evolución regresiva Jel Homo sapiens - 209

vas formas. Superado ese período, todos los planes corporales irían perdiendo esa plas­
ticidad inicial, entrando en una fase de senilidad genética (pérdida de variabilidad,
especialización, procesos genéticos atávicos y degenerativos, etc.), embriológica (cana­
lización o restricciones morfológicas) y física (tendencia entrópica generalizada).
Está claro que, por razones que aun se nos escapan, el progreso continuo de un lina­
je desde el origen de la vida hasta la aparición de la consciencia (la cumbre de la evo­
lución biológica), tan solo ha ocurrido una vez en toda la historia de la vida.
En la nueva síntesis en ciernes, la selección natural y la adaptación probablemen­
te pasarán a ser simples procesos de ajuste evolutivo, de estabilidad o maduración del
sistema, meros procesos secundarios que, en épocas de estasis, producirán acoplamiento
de las especies con el ambiente y de estas entre sí, dando lugar tan solo a subespe-
cies, especies y quizás algunos géneros (microevolución), mientras que los grandes
cambios biológicos a nivel de orden, clase, etc. (macroevolución) tendrían lugar
principalmente durante las citadas épocas de inestabilidad.

LA FUTURA EVOLUCIÓN DEL Homo sapiens

Otra importante conclusión derivada de la hipótesis regresiva, con respecto


ahora al Homo sapiens en particular, tiene que ver con los supuestos caminos que podría
tomar nuestra futura evolución. Teniendo en cuenta que ésta es actualmente, y posi­
blemente será (si la manipulación genética lo permite), sobre todo, de tipo cultural
(Esteva, 1981), el camino equivocado tomado por nuestro cerebro —al que se refieren
numerosos autores-, habría sido sin duda el del predominio de las funciones inte­
lectuales o emisoras (artificiales, irreales y poco conscientes) sobre las receptoras o
perceptivas (más naturales y más capacitadas para aprehender la realidad).
La evolución no contó con que uno de sus últimos y más importantes logros, la
capacidad de raciocinio, llegase a enmascarar (con nuestra cultura y nuestros siste­
mas educativos artificiales) la capacidad de percepción animal natural adquirida ante­
riormente, malogrando así el balance final. El resultado ha sido un hombre racional
inconsciente, subconsciente o semiconsciente, a medio camino entre el animal irra­
cional y el hombre racional consciente.
Este último solo puede alcanzarse por medio del adecuado equilibrio entre las
funciones emisoras, como el raciocinio, y las facultades receptoras, como la
observación atenta del medio, del mismo modo que la clave para entender nues­
tra filogenia posiblemente radique en el equilibrio entre los procesos progresivos
y los procesos regresivos inherentes a toda la materia. Teorías como la del orden
implicado de David Bohm, así como las modernas teorías de la complejidad -según
210 - Conclusiones

las cuales el orden proviene de la interrelación de las partes, esto es del conjunto
o totalidad- nos dejan claro que el actual desorden mundial (retroceso de la
socialización) proviene de la fragmentación de sus componentes, sean estos pue­
blos, razas, culturas o sociedades.
Si bien la antigua teoría de la Senilidad Racial fue olvidada por pesimista —más que
por incorrecta- hoy habría que aceptarla como totalmente optimista ya que estaría
dándonos las pistas necesarias para corregir las causas del palpable desorden que expe­
rimenta la sociedad global, un sistema complejo claramente en la frontera del caos.
El desarrollo de las funciones cerebrales perceptivas, la subordinación de las fun­
ciones emisoras a las receptoras, el desarrollo de la atención holística de Bohm, el desa­
rrollo de la presentificación (percepción de lo real) de Pierre Janet o el abandono de
ciertas formas de intelectualismo inconsciente que solo pueden funcionar con datos
que provienen de acontecimientos pasados o futuros (irreales, por lo tanto), podrían
ser ese factor de corrección que Arthur Koestler buscaba para alcanzar el orden psí­
quico y contribuir, con éste, a la correcta evolución del Homo sapiens.

EL “PUNTO OMEGA” EN NUESTRAS MANOS

Si aceptamos que nuestro desarrollo psíquico está en retroceso (o, cuando menos,
estancado), urgiría desarrollar toda una teoría del aprendizaje basada en las ideas
expuestas más arriba y en el desarrollo holístico de la psicología infantil (paralela­
mente a una antropología filosófica que oriente al hombre en la búsqueda del
conocimiento objetivo, y a una antropología social que le guíe hacia una conducta
de tipo altruista), propuesta que, en mayor o menor medida, ya ha venido siendo
insinuada desde comienzos de siglo por los promotores de la antropología psicoló­
gica, como R. F. Benedict o B. Malinowski (Esteva, 1981), del holismo, como J.C .
Smuts o Kurt Goldstein, o de la psicología Gestalt, como Frederik S. Perls o Paul
Goodman (Robine, 1998).
Aunque todo lo aprendido se suele incluir dentro del término cultura, una clave
fundamental de ese proceso sería la adecuada separación entre desarrollo cultural y
desarrollo psicológico, tantas veces confundidos. La cultura, como apunta la antro­
pología cultural, es variable, forma parte del tiempo y del lugar y dificulta, por lo tanto,
la correcta investigación de los supuestos -y tantas veces buscados- universales psí­
quicos comunes a todo ser humano (Esteva, 1981). Si, como hemos dicho, un ade­
cuado desarrollo psicológico debe alcanzarse a partir de la adecuada interrelación entre
las funciones mentales perceptivas y las funciones intelectuales emisoras, resulta obvio
que en nuestro desarrollo cultural -que no es otra cosa que transmisión y manejo de
Evolucum regresiva del Mama sapiens - 211

información—hemos concedido excesivo protagonismo a las segundas, impidiendo así


un adecuado progreso evolutivo.
No es de extrañar, por consiguiente, que muchos pensadores modernos conside­
ren a la cultura acumulada como una de las principales y más pesadas cargas que sopor­
tan las actuales sociedades en su camino “hacia eso que llamamos Realidad’ (Bueno,
1996). Quizás ahora nos parezca un poco más clara aquella tópica frase de “la evolu­
ción está en nuestras manos

REVISIÓN “REGRESIONISTA” DE LA FILOGENIA HUMANA

No cabe duda, en fin, de que la hipótesis regresiva y su aplicación a la evolución


humana, expuesta en este trabajo, resulta incipiente y es evidente que aun son muchas
las dudas que quedan por resolver. Pero, también es cierto que existen muchos casos
probados de regresión, muchísimos hallazgos fósiles o moleculares comprometedo­
res y cada vez más casos de errores de datación descubiertos. Cabe señalar pues,
como punto final, que una gran parte de la evidencia evolutiva en el camino hacia el
Homo sapiens podría estar plagada de interpretaciones erróneas enmascaradas por la
inmensidad del edificio progresista construido durante décadas.
No es fácil acceder a todo el material fósil y documental disperso para hacer las
pertinentes comprobaciones de una forma más exhaustiva y, sobre todo, integral,
por eso creo que los especialistas de cada grupo deberían esforzarse por revisar una
filogenia que podría estar haciendo agua por todos sus poros. El esfuerzo puede
ser ímprobo, las sorpresas múltiples y las consecuencias imprevisibles, pero creo que
merecería la pena.
Relación de tablas y figuras
RELACIÓN DE TABLAS Y FIGURAS

Tabla 1. Distancia inmunológica de la seroalbúmina,


según datos de Sarich y Wilson.............................................................. 37

Tabla 2. Cronología de los tiempos fanerozoicos............................................... 137

Figura 1. Filogenias de los primates y homínidos según diversos autores............. 29

Figura 2. Mandíbulas fósiles de homínidos y primates mostrando


la regresión de la apertura de las ramas mandibulares............................35

Figura 3. Filogenia de los mamíferos de Morris Goodman, de la


Wayne State University, basada en la distancia inmunológica.............. 38

Figura 4. Clasificación de los primates...................................................................40

Figura 5. Regresión del cráneo, desde un tipo sapiens a un tipo antropomorfo,


en el sentido del crecimiento alométrico de sus diferentes partes......... 43

Figura 6. Regresión de la apertura de las ramas mandibulares


de los homínidos.................................................................................... 46

Figura 7. Regresión del cráneo desde los antiguos Homo habilis


a los posteriores Homo erectus................................................................48

Figura 8. Segregaciones de Homo........................................................................... 62

Figura 9. Cladograma de los homínidos según la hipótesis convencional


(elaborada por Skelton et al., 1998) (A)
y según la hipótesis regresiva (B)............................................................63

Figura 10. Posible dirección de las sucesivas migraciones pliocénicas


de los homínidos, según la hipótesis regresiva....................................... 70
216 - Relación de cablas y figuras

Figura 11. Supuesta neotenia del H. sapiens, según la cual el hombre


mantiene, tanto en su estado fetal (D) como adulto (E),
las formas fetales de su antecesor antropomorfo (A)............................ 74

Figura 12. Regresión de la apertura de las ramas mandibulares de los


primates desde una forma semicircular a una forma en V, hasta
llegar a la típica forma en U de los actuales antropoides vivos.............. 80

Figura 13. Filogenia clásica de los primates............................................................ 83

Figura 14. Evolución del hueso ectotimpánico de los primates,


un carácter con valor taxonómico muy utilizado en paleontología..... 86

Figura 15. Arbol genealógico de los primates según la hipótesis regresiva............. 88

Figura 16. Posible ruta de las 4 principales migraciones o segregaciones


pre-pliocénicas de los primates, según la hipótesis regresiva..................92

Figura 17. Cráneo del hombre de Cro-Magnon.................................................... 97

Figura 18. Regresión del volumen cerebral de Homo sapiens................................100

Figura 19. Regresión de la estatura media del Homo sapiens (varones)


desde el Paleolítico Superior..................................................................101

Figura 20. Ciclos de progreso y decadencia de Kates (1994)............................... 102

Figura 21. Evolución de varios sistemas complejos en la frontera del caos.......... 126

Figura 22. Evolución de la complejidad mostrando que el progreso


no gobierna el proceso evolutivo.......................................................... 132

Figura 23. Evolución gradual (A) y por saltos (B).................................................135

Figura 24. Mecanismos de la evolución regresiva................................................. 150

Figura 25. Nueva visión del árbol de la vida......................................................... 195

Figura 26. Otra representación del árbol de la vida.............................................. 197

Figura 27. Cladograma de los primates según la hipótesis regresiva.....................199


Bibliografía
BIBLIOGRAFÍA

Anónimo, 1979. Genes que violan las leyes Ardrey R., 1990. La evolución del hombre:
de Mendel. Investigacióny Ciencia (32): la hipótesis del cazador. Alianza Edito­
52-55. rial. Madrid. 255 p.

Aguirre Emiliano, 1995. Primates. En Pale­ Arnaiz-Villena A., Alvarez-Tejado M., Ruíz-
ontología 3. Volumen 2. Mamíferos 2 a
del-Valle V., García-de-la-Torre C., Vare-
parte. Bermudo Melendez. Ed. Para­
la P, Recio M J., Ferre S. and Martínez-
ninfo. Madrid: 381-433.
Laso J., 1998. Phylogeny and rapid
Aguirre Emiliano, 1997. Crisis ambienta­ Northern and Southern Hemisphere
les y evolución humana. En Registros speciation of goldfinches during the
fósiles e historia de la Tierra. Editorial Miocene and Pliocene Epochs. Mol. Life
Complutense. Madrid: 407-433. Sci. (54): 1031-1041.

Albert Z. D., 1994. Teoría alternativa de Amaiz-Villena A., Alvarez-Tejado M., Ruíz-
Bohm a la mecánica cuántica. Investi­
del-Valle V, García-de-la-Torre C„ Vare-
gación y Ciencia (214): 20-27.
la P, Recio M.J., Ferre S. and Martínez-
Laso J., 1999. Rapid Radiation of
Alcázar J. y Robles A., 1986. Las raíces
del hombre. Investigacióny ciencia (122): Canaries (Genus Serinus). Mol. Biol.
42-43. Evol. 16(1): 2-11.

Alcázar J. y Robles A., 1986. Homo habilis. Arsuaga J.L., 1998. Los fósiles humanos de
Investigación y ciencia (122): 44-44. la Sima de los Huesos. En Losprimeros
pobladores de Europa: últimos descubri­
Alférez F., 1990. Mamíferos. En Paleonto­ mientos y debate actual. Editado por
logía 3. Volumen 1. Mamíferos I aparte.
Eudald Carbonell, José María Bermú-
Bermudo Melendez. Ed. Paraninfo.
dez de Castro, Juan Luis Arsuaga y Xosé
Madrid 1990: 1-24.
Pedro Rodríguez. Burgos: 67-74.
Alvargonzález David, 1996. El darvinismo
visto desde el materialismo filosófico. El Atkins P.W., 1992. La segunda ley. Prensa
Basilisco (20): 3-46. Científica S.A. Barcelona. 230 p.
220 - Bibliografía

Ayala F.J., 1979. Mecanismos de la evolu­ Bermúdez de Castro J. M., 1993. El hom­
ción. En Evolución. Libros de Investi­ bre de Atapuerca. Fronteras de la Cien­
gación y Ciencia. Editorial Labor S.A. cia y la Tecnología (2). CSIC: 38-41.
Barcelona: 13-28.
Bermúdez de Castro J. M., 1998. Homí­
Ayala F.J., 1994. La teoría de la evolución. nidos de Atapuerca: el primer pobla-
De Darwin a los últimos avances de la miento de Europa. En Losprimerospobla­
genética. Ediciones Temas de Hoy. dores de Europa: últimos descubrimientos
Madrid. 237 p. y debate actual. Editado por Eudald Car-
bonell, José María Bermúdez de Cas­
Ayala F.J., 1994. La naturaleza inacabada. tro, Juan Luis Arsuaga y Xosé Pedro
Ensayos en torno a la evolución. Salvat Rodríguez. Burgos: 45-66.
Editores S.A. Barcelona. 270 p.
Blumenschine R. y Cavallo J.A., 1992.
Baer J. G., 1971. Elparasitismo animal. Edi­
Carroñeo y evolución humana. En Orí­
ciones Guadarrama S A Madrid. 256 p.
genes del hombre moderno. Libros de
Investigación y Ciencia. Prensa Cientí­
Bar-YosefO. y Vandermeersch B„ 1993. El
fica S.A. 1993, Barcelona: 90-97.
hombre moderno de Oriente Medio.
En Orígenes del hombre moderno. Libros
Boycott B. B., 1965. Aprendizaje en el pulpo.
de Investigación y Ciencia. Prensa Cien­
En Oceanografía. Selecciones de Scien-
tífica S A. 1993, Barcelona: 33-40.
tific American. 1978. H. Blume Edi­
Barnett S.A., 1985. Un siglo después de Dar­ ciones. Madrid: 268-277.
win. 1. La evolución. Alianza Editorial
S.A. Madrid. 248 p. Bowler Peter, 1985. E l eclípse del darwi-
nismo. Teorías evolucionistas antidarwi-
BeardsleyT., 1996. Daniel C. Dennett: a nistas en las décadas en torno a 1.900.
vueltas con la consciencia Investigación Editorial Labor S A. Barcelona. 286 p.
y Ciencia (235): 28-29.
Bueno Gustavo, 1985. E l animal divino.
Beaune A. S. y White R., 1993. Las lám­ Ensayo de una filosofía materialista de
paras de la Edad de Hielo. Investigación la religión. Pentalfa Ediciones. Oviedo.
y Ciencia (200): 54-59. 309 p.

BentonM., 1991. Tras las huellas de los dino­ Bueno Gustavo, 1996. El mito de ¡a cultu­
saurios. Editorial Acanto S.A. Barcelo­ ra. Editorial Prensa Ibérica S A Barce­
na. 144 p. lona. 259 p.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 221

Buettner-Janusch J„ 1963. Evolutionary and and Ducrocq S., 1997. A new Late Eoce-
genetic biology o f primates. Academic ne anthropoid primate from Thailand.
Press INC. New York. 327 p. Nature, vol 385 (6615): 429-431.

BuffetautE., 1992. Fósilesy hombres. Plaza Ciochon Russell L. & Brunetto A. Chia-
& Janés Editores. Barcelona. 356 p. relli, 1980. Evolutionary biology o f the
new world monkeys and continental drift.
Carbonell Eudald, 1998. ¿Cómo ocupaban Plenum Publishing Corporation. New
la Sierra de Atapuerca los homínidos del
York. 528 p.
Pleistoceno?. En Los primeros poblado­
res de Europa: últimos descubrimientos y
Ciochon Russell L. & Corruccini R.S.,
debate actual. Editado por Eudald Car­
1983. New interpretations ofape and
bonell, José María Bermúdez de Cas­
human ancestry. Plenum Press. New
tro, Juan Luis Arsuaga y Xosé Pedro
Rodríguez. Burgos: 11 - 43. York. 888 p.

Calvin W.H., 1994. Aparición de la inte­ Ciochon Russell L, Dolores R. and Robert
ligencia. Investigación y Ciencia (219): G. Thompson, 1990. Opal phytoliths
78-85. found on the teeth of the extinct ape,
Gigantopithecus blacki\ Implications for
Campillo A. et Deroux G., 1974. Parasi- paleodietary studies. Proceedings o f the
tologie des invertébrés. Un nouveau NationalAcademyofScience (87): 8120-
mode de parasitisme exteme, aux dépens 8124.
des arthropodes, chez les Ciliés: l’utili-
sation trophique directe, par Ascophrys Claiborne R., 1993. Los primeros Ameri­
rodor, n.g., n.sp., des strates cuticulaires canos (I). Orígenes del hombre 11. Edi­
du test. C.R Acad Se. Paris (279): 1447- ciones Folio S A. Barcelona. 87 p.
1450.
Constable G., 1993. El hombre de Nean­
Campillo Doménec y Gibert Josep, 1996.
derthal (I). Orígenes del Hombre 7- Edi­
El hombre de Orce. Investigacióny Cien­
ciones Folio. Barcelona. 87 p.
cia (234): 64-69.

Crick Francis y Koch Christof, 1992. El


Canto Díaz P., 1996. Evolución: ¿mito ofrau­
de?. Lidergraf. Gijón. 368 p. problema de la consciencia. Investiga­
ción y Ciencia (194): 114-122.
Chalmers David, 1996. El problema de la
consciencia. Investigacióny Ciencia (233): Damasio A. R. y Damasio H., 1992. Cere­
60-67. bro y lenguaje. Investigación y Ciencia
Chairmanee Y., Suteethom V., Jaeger J.J. (194): 59-66.
222 - Bibliografía

D ’Ancona H., 1972. Tratado de zoología. Diamond Jared, 1994. El tercer chimpancé.
Tomo II. Editorial Labor S A. Barcelo­ Espasa Calpe S.A. Madrid. 508 p.
na: 432-1054 p.
Dickerson R.E., 1979. La evolución quí­
Darwin Charles, 1859. El origen de las espe­ mica y el origen de la vida. En Evo­
cies. Ediciones Akal S A. Madrid. 1994. lución. Libros de Investigación y Cien­
573 p. cia. Editorial Labor S.A. Barcelona:
29-48.
Dawkins Richard, 1994. Elgen egoísta. Las
bases biológicas de nuestra conducta. Sal-
DíezFémandez-LomanaJ.C., 1994. Homo
vat Editores S A. Barcelona. 407 p.
erectus y arqueología. Revista de Arqueo­
logía (164): 6-11.
De Beer, 1962. Darwin y la embriología.
En Un siglo después de Darwin. 1. La
evolución. S.A. Barnett. Alianza Edi­ Dobzhansky T., Ayala F., Stebbins G. y
torial S.A. Madrid. 1985: 119-142. ValentineJ., 1980. Evolución. Edicio­
nes Omega S.A. Barcelona. 558 p.
De Bonis L., 1994. Paleoantropología euro­
pea. Raíz georgiana. Investigacióny Cien­ Doménech J.L., 1996. El futuro de una
cia (2\6): 30-3\. sociedad altruista. Papeles (59/60):
131-136.
Delay J. y Pichot P., 1991. Manual de psi­
cología. Massón S A. Barcelona. 500 p. Doménech J.L., De la Hoz M.M. y Ortea
J A , 1980. Captura de Tripterygion delai-
Dennell Robin, 1998. El nivel TD6 de Ata- si y consideraciones sobre su evolución.
puerca y la primera colonización de Euro­
Bol. Cien. Nat. I.D.EA. (26): 147-172.
pa: una perspectiva euroasiática. En Los
primeros pobladores de Europa: últimos
Doménech J.L. y León S., 1997. Pato­
descubrimientosy debate actual. Editado
logías asociadas al cultivo intensivo
por Eudald Carbonell, José María Ber-
de la quisquilla, Palaemon serratus
múdez de Castro, Juan Luis Arsuaga y
Xosé Pedro Rodríguez. Burgos: 75-93. (Pennant). Bol. Cien. Nat. R.I.D.E.A.
(44): 217-252.
De Renzi Miquel, 1997. La forma: sus reglas
y evolución, y los datos del registro fósil. Dominguez-Rodrigo M., 1995. Arqueo­
En Registros fósiles e historia de la Tie­ logía del Homo erectus. Su papel y su sig­
rra. Editorial Complutense. Madrid: nificado en el proceso de hominización.
57-77. Revista de Arqueología (167): 6-11.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 223

Douglas T. y Brinch E., 1987. Un campa­ Fiedler Lutz, 1998. La concepción de los
mento mesolítico en Dinamarca. En instrumentos del Achelense Inferior.
Orígenes del hombre moderno. Libros de En Los primeros pobladores de Europa:
Investigación y Ciencia. Prensa Cientí­ últimos descubrimientosy debate actual.
fica S.A. Barcelona: 106-115. Editado por Eudald Carbonell, José
María Bermúdez de Castro, Juan Luis
Edey Maitland, 1993. E l eslabón perdido Arsuaga y Xosé Pedro Rodríguez. Bur­
(Iy II). Orígenes del hombre 1 y 2. gos: 117-136.
Ediciones Folio S.A. Barcelona: 77
p. y 159 p. Fischbach Gerald, 1992. Mente y cere­
bro. Investigacióny Ciencia (194): 6-15.
Egozcue 1977. Evolución cromosómica
de los primates. Investigación y Ciencia Font Amparo, 1981. Antropología física.
(9): 72-81. En Las razas humanas. Tomo I. Com­
pañía Internacional Editora S.A. Bar­
Eldredge Niles, 1997. Síntesis inacabada.
celona: 19-44.
Fondo de Cultura Económica de Espa­
ña S.L. Madrid. 284 p.
Fontdevila A., 1979. El mantenimiento de
la variabilidad genética de las pobla­
Erben Heinrich, 1982. ¿Se extinguirá la
ciones. En Evolución. Libros de Inves­
raza humana?. Editorial Planeta S.A.
tigación y Ciencia. Editorial Labor S A.
Barcelona. 249 p.
Barcelona: 153-163.
Erickson Jon, 1992. La extinción de las espe­
Gallay A., 1991. El hombre neolítico y la
cies. McGraw-Hill-Interamericana de
muerte. En Orígenes del hombre moder­
España. Madrid. 212 p.
no. Libros de Investigación y Ciencia.
Erickson Jon, 1992. La vida en la Tierra. Prensa Científica S A 1993, Barcelona:
Origeny evolución. McGraw-Hill-Inter- 124-133.
americana de España. Madrid. 302 p.
Gambra Rafael, 1977. Historia sencilla de
Erwin H.D., 1996. La mayor extinción bio­ lafilosofía. Ediciones Rialp S A Madrid.
lógica conocida. Investigación y Cien­ 304 p.
cia (240): 62-69.
García-Alcalde Jenaro, 1997. Evolución
Esteva F. Claudio, 1981. Antropología psi­ biótica y geográfica en el Paleozoico infe­
cológica. En Las razas humanas. Tomo rior y medio. En Registrosfósiles e histo­
I. Compañía Internacional Editora S A. ria de la Tierra. Editorial Compluten­
Barcelona: 241-266. se. Madrid: 120-142.
224 - Bibliografía

García Rodríguez F., 1992. El sistema huma­ Grinberg-Zilberbaumjacobo, 1990. Lacre-


noy su mente. Ediciones Díaz de Santos ación de la experiencia. Ed. Los libros
S.A. Madrid. 391 p. del comienzo. Madrid. 215 p.

Gibert J„ Palmqvist R y Martínez B., 1994. Hallam A., 1978. La deriva continental y
Los primeros europeos. Investigación y el registro fósil. En Ecología, Evolución
Ciencia (219): 28-29. y Biología depoblaciones. Libios de Scien-
tific American. Ediciones Omega S A.
Goidman-Rakic P. S., 1992. La memoria Barcelona: 81-90.
funcional y la mente. Investigación y
Ciencia (194): 69-75. Hay R. y Leakey M., 1982. Las pisadas fósi­
les de Laetoli. Investigación y Ciencia
González L.G. y Freeman, 1989. El hom­ (67): 16-25.
bre de Morín. Un enterramiento de
hace 29.000 años. Revista de Histo­
Hinton G. E., 1992. Redes neuronales que
ria, (16) 4.
aprenden de la experiencia. Investiga­
ción y Ciencia (194): 105-112.
Goodall J., Schaller G.B. y Smith M.G.,
1993. Grandes simios. Ediciones Folio
Holroyd Stuart, 1993. Krishnamurti. El hom­
SA. Barcelona. 200 p.
bre, el misterio y el mensaje. Ediciones
Temas de Hoy SA. Madrid. 285 p.
Gould S. Jay, 1984. La falsa medula delhom­
bre. Antoni Bosch Editor S.A. Barce­
Horgan John, 1994. ¿Puede explicarse la
lona. 376 p.
conciencia?. Investigacióny Ciencia (216):
Gould S. Jay, 1993. Brontosaurusy la nalga 70-77.
del ministro. Crítica (Grijalbo Comer­
cial SA.). Barcelona. 485 p. Jordá Cerdá F„ 1976. Guía de las cuevas
prehistóricas asturianas. Ayalga Edicio­
Gould S. Jay, 1994. La evolución de la nes. Gijón. 167 p.
vida en la tierra. Investigación y Cien­
cia (219): 54-61. Jordá Cerdá F. 1992. La cultura del Paleo­
lítico Superior. En El nacimiento delarte
Grassé R R, Poisson R. A yTuzet O., 1976. en Europa. Coord. Balande E. y otros.
Zoología. 1. Invertebrados. Toray-Mas- Unión Latina. París: 62-65.
son S.A. Barcelona. 938 p.
Kandel E. R. y Hawkins R. D., 1992. Bases
Gribbin J. y Gribbin M „ 1992. Hijos del biológicas del aprendizaje y de la indi­
hielo. Clima y orígenes del hombre. Edi­ vidualidad. Investigacióny Ciencia (194):
ciones Pirámide S A Madrid. 215 p. 49-57.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 225

Kates R.W., 1994. El mantenimiento de la Kurtén Bjórn, 1993. Nuestros antepasados


vida sobre la tierra. Investigacióny Cien­ más remotos. Alianza Editorial. Madrid.
cia (219): 94-101. 169 p.

Kay F. Richard and Frailey D. Cari., 1993. Lambert David, 1988. Guía de Cambrid­
Large fossil platyrrhines from the Río ge del hombreprehistórico. Editorial EDAF.
Acre local fauna, late Miocene, western Madrid. 257 p.
Amazonia. Journal ofHuman Evolution
(25): 319-327. Landman E. O., 1993. Pero, ¿existe la heren­
cia lamarckiana?. Investigación y Cien­
Kelso A. J., 1978. Antropologíafísica. Edi­
cia (202): 96-96.
ciones Bellaterra S A. Barcelona. 362 p.

Leakey R. y Lewin R, 1997. La sexta extin­


Kimbel W.H., 1996. Late Pliocene Homo
and Oldowan Tools from the Hadar ción. Tusquets Editores S.A. Barcelo­
Formation.Journal o f Human Evolution na. 296 p.
(31): 549-561
Levinton S. J., 1993. La edad de oro de la
KimuraMotoo, 1980. Teoría neutralista de evolución animal. Investigación y Cien­
la evolución molecular. Investigación y cia (196): 44-52.
Ciencia (40): 46-55.
Lewontin R.C., 1979. La adaptación. En
Kolfschoten Van Thijs, 1998. Evidencia Evolución. Libros de Investigación y
bioestratigráfica de la primera ocupa­ Ciencia. Editorial Labor S.A. Barce­
ción de Europa. En Losprimerospobla­ lona: 139-151.
dores de Europa: últimos descubrimientos
y debate actual. Editado por Eudald Car- Ligón J.D. y Ligón S.H., 1982. La repro­
bonell, José María Bermúdez de Cas­ ducción cooperativa de la abubilla arbó­
tro, Juan Luis Arsuaga y Xosé Pedro
rea. Investigación y Ciencia-. 84-93.
Rodríguez. Burgos: 99-115.
Lobo Fernando, 1973. Los océanos. Salvat
Kunzig R „ 1998. ¿Nuestro antepasado?.
Editores S.A. Barcelona. 144 p.
Revelador hallazgo en Atapuerca. Dis-
cover. 42-55.
López M. Nieves, 1997. Cambios paleo-
Kurtén Bjórn, 1978. La evolución y la deri­ biogeográficos en las cuencas medite­
va continental. En Ecología, Evolución y rráneas durante el Terciario: ¿un pro­
Biología depoblaciones. Libros de Scien- ceso en equilibrio?. En Registrosfósiles
tific American. Ediciones Omega S.A. e historia de la Tierra. Editorial Com­
Barcelona: 91-100. plutense. Madrid: 236-263.
226 ' Rihlinorafín

López M. N. y Truyols S. J., 1994. Paleo­ Martín R.D., 1994. Capacidad cerebral y
ntología. Conceptos y métodos. Editorial evolución humana. Investigacióny Cien­
Síntesis S.A. Madrid. 334 p. cia (219): 71-77.

Lorenz Konrad, 1985. Decadencia de lo Martini F. H., 1998. Secretos de las mixi-
humano. Plaza & Janes Editores S.A. nas. Investigación y Ciencia (267):
Barcelona. 239 p.
54-59.

Lovejoy C.O., 1989. Evolución de la mar­


May R. M., 1979. La evolución de los sis­
cha humana. Investigación y Ciencia
temas ecológicos. En Evolución. Libros
(148): 72-80.
de Investigación y Ciencia. Editorial
Lubenow Marvin, 1992. Bones o f Con- Labor S.A. Barcelona: 101-114.
tention. A creationist assessment ofhuman
fossils. Baker Books. Grand Rapids, Maynard Smith., 1979. La evolución del
Michigan. USA. 295 p. comportamiento. En Evolución. Libros
de Investigación y Ciencia. Editorial
Mania Dietrich, 1998. El Paleolítico Infe­ Labor SA. Barcelona: 115-126.
rior en la región de Elbe-Saale. El yaci­
miento de Bilzingsleben. En Losprime­ Mayr Ernst, 1979. Evolución. En Evo­
ros pobladores de Europa: últimos lución. Libros de Investigación y Cien­
descubrimientosy debate actual. Editado cia. Editorial Labor S.A. Barcelona:
por Eudald Carbonell, José María Ber- 1- 12 .
múdez de Castro, Juan Luis Arsuaga y
Xosé Pedro Rodríguez. Burgos: 137-
Melendez Bermudo, 1986. Paleontolo­
149.
gía. Tomo 2. Vertebrados (peces, anfi­
bios, reptilesy aves). Ed. Paraninfo S.A.
Mania Ursula, 1998. Un aspecto concreto
Madrid. 571 p.
de la evolución cultural: las herramien­
tas de material orgánico de Homo erec­
tus del Pleistoceno Medio. En Los pri­ Melendez Bermudo, 1990. Paleontología
meros pobladores de Europa: últimos 3. Volumen 1. Mamíferos I a parte. Ed.
descubrimientosy debate actual. Editado Paraninfo S.A. Madrid. 383 p.
por Eudald Carbonell, José María Ber-
múdez de Castro, Juan Luis Arsuaga y Melendez Bermudo, 1995. Paleóntologa 3.
Xosé Pedro Rodríguez. Burgos: 151- Volumen 2. Mamíferos 2aparte. Ed. Para­
167. ninfo S.A. Madrid. 451 p.
Evolución regresiva tle! Homo sapiens - 227

Mellars Paul, 1998. La revolución huma­ Morin E. y Piatelli-Palmarini M., 1983. El


na: la arqueología y los orígenes de los primate y el hombre. Ed. Argos Vergara
humanos modernos en Europa. En Los S.A. Barcelona. 240 p.
primeros pobladores de Europa: últimos
descubrimientosy debate actual. Editado Morris Desmond, 1992. El mono desnu­
por Eudald Carbonell, José María Ber- do. Plaza & Janes Editores. Barcelona.
múdez de Castro, Juan Luis Arsuaga y 269 p.
Xosé Pedro Rodríguez. Burgos: 195-
215. Moure Romanillo Alfonso. 1992. La cueva
de Tito Bustillo. El artey los cazadores del
Michie Donald, 1962. La tercera fase de Paleolítico. EdicionesTrea S. L. Gijón.
la genética. En Un siglo después de Dar- 61 p.
win. 1. La evolución. SA, Bamett. Alian­
za Editorial S A. Madrid. 1985:83-117. Moyá-Solá S. y Kohler M., 1993. Dryo-
pithecus y el origen de los grandes monos
Millot Jacques, 1955. El celacanto. En Oce­
actuales. Investigación y Ciencia (207):
anografía. Selecciones de Scientific Ame­
30-31.
rican. 1978. H. Blume Ediciones.
Madrid: 310-316.
Moyá-Solá S. y Kohler M., 1997. El yaci­
miento de Can Llobateres y los nue­
Milton Katharine, 1993. Dieta y evolución
vos restos de Dryopithecus. En Registros
de los primates. Investigación y Ciencia
fósiles e historia de Lt Tierra. Editorial
(205): 56-63.
Complutense. Madrid: 323-343.
Modell W., 1979. Cuernas y cornamentas.
Napierjohn, 1979. La historia del caminar
En Vertebrados, Estructura y Función.
Selecciones de Scientific American. H. humano. En Vertebrados, estructura y
Blume Ediciones. Madrid: 75-83. función. Selecciones de Scientific Ame­
rican. H. Blume Ediciones. Madrid: 52-
MohenJ.P., 1992. Todos tenemos 400.000 62.
años. Editorial Planeta S A. Barcelona.
263 p. Norton J., 1993. La revolución del Neolíti­
co (I). Orígenes del hombre 13. Edi­
Morales J. y Nieto M., 1997. El registro ter­ ciones Folio SA. Barcelona: 73 p.
ciario y cuaternario de los mamíferos de
España. En Registrosfósiles e historia de Novas E. F., 1994. Origen de los dinosau­
¡a Tierra. Editorial Complutense. Madrid: rios. Investigación y Ciencia (217): 52-
297-321. 59.
228 - Bibliografía

Nowak A. Martin, May M. Robert y Sig- Raichle E. M., 1994. Representación visual
mund Karl, 1995. La aritmética de la de las operaciones mentales. Investiga­
ayuda mutua. Investigación y Ciencia ción y Ciencia (213): 22-29.
(227): 42-48.
Reichholf J.H., 1994. La aparición del hom­
Palomeque Rico J., 1997. Hombre. Idea bre. Grijalbo Comercial S.A. Barcelo­
Books S A. Barcelona. 96 p. na: 257 p.

Pickford Martin, 1997. Hominoid Evo­ Rennie John, 1993. Los nuevos giros del
lution in African Neogene Environ- ADN. Investigación y Ciencia (200):
ments. En Registrosfósiles e historia de 68-75.
la Tierra. Editorial Complutense.
Madrid: 367-382. Ridley M., 1987. La evolución y sus pro­
blemas. Ediciones Pirámide S.A.
Pilbeam David, 1984. Origen de homi- Madrid. 191 p.
noideos y homínidos. Investigación y
Ciencia (92): 48-58. Ripoll E. y Rovira J„ 1981. El mundo del
hombre prehistórico. En Las razas huma­
Pippenger Nicholas, 1978. Teoría de la com­ nas. Tomo I. Compañía Internacional
plejidad. Investigación y Ciencia (23). Editora S.A. Barcelona: 59-88.

Pirlot Paul, 1976. Morfología evolutiva de Robine Jean-Marie, 1998. Terapia Gestalt.
¡os cordados. Ediciones Omega SA , Bar­ Gaia Ediciones. Madrid. 91 p.
celona. 966 p.
Rukang Wu y Shenglong Lin, 1983. El
Popper Karl R„ 1992. Conocimiento obje­ hombre de Pekín. Investigación y Cien­
tivo. Editorial Tecnos S.A. Madrid. cia (83): 48-57.
342 p.
Russell Dale, 1982. Extinciones en masa
Prevosti A , 1979. Polimorfismo cromosó- del Mesozoico tardío. Investigación y
mico y evolución. En Evolución. Libros Ciencia (66): 26-34.
de Investigación y Ciencia. Editorial
Labor SA. Barcelona: 85-100. Salomone M., 1998. La cuna africana del
hombre. Conocer (175) : 32-58.
PrideauxT., 1993- E l hombre de Cro-Mag-
non (Iy II). Orígenes del hombre 9 y Sandín Máximo, 1995. Lamarcky los men­
10. Ediciones Folio S.A. Barcelona. 87 sajeros. La función de los virus en la evo­
y 159 p. lución. Ediciones Istmo. Madrid. 165 p.
Evolución regresiva del Homo sapiens - 229

Sandín Máximo, 1997. Teoría sintética: Skelton Randall R. & McHenry Henry M.,
crisis y revolución. Arbor (623-624): 1998. Trait list bias and a reappraisal
269-303. of early hominid phylogeny. Journal
o f Human Evolution (34): 109-113.
Sandín Máximo, 1998. La función de los
virus en la evolución. Bol. R. Soc. Esp. Solé V. R , BascompteJ., Delgado J., Luque
Hist. Nat. (Actas) (95): 17-22. B. y Manrubia C. S., 1996. Compleji­
dad en la frontera del caos. Investigación
Sanz J. L., 1997. Historia macroevolutiva
y Ciencia (236): 14-21.
de las aves mesozoicas. En Registrosfósi­
les e historia de la Tierra. Editorial Com­
Stacey P. y Koening W., 1984. Repro­
plutense. Madrid: 207-233.
ducción cooperativa del picamaderos
Schopf J.W., 1979. La evolución de las de las bellotas. Investigación y Ciencia
células primitivas. En Evolución. Libros (72): 96-104.
de Investigación y Ciencia. Editorial
Labor S.A. Barcelona: 49-68. Stebbins G.L y Ayala F„ 1985. La evolu­
ción del darwinismo. Investigación y
Semaw S., 1997.2.5.million-year-old Stone Ciencia (108): 42-53.
Tools from Gona, Ethiopia. Nature
(385): 333-336. Strait David S. & Grine F.E., 1998. Trait
list bias? A reply to Skelton and
Senut Brigitte, 1997. Des hominoides aux McHenry. Journal o f Human Evolu­
hominidés: défis et succes adaptatifs. En tion (34): 115-118.
Registrosjosiles e historia de la Tierra. Edi­
torial Complutense. Madrid: 345-366. Stringer C.B., 1993. ¿Está en Africa nues­
tro origen?. En Orígenes del hombre
Septjeanne, 1998. Shadows on a changing
moderno. Libros de Investigación y Cien­
landscape: comparing nesting patterns
cia. Prensa Científica S.A. 1993, Bar­
of hominids and chimpanzees since their
celona: 12-19.
last common ancestor. American Jour­
nal ofPrimatobgy (46): 85-101.
Tattersall Ian, 1993. Lemures de Mada-
Sheldrake Rupert, 1994. El renacimiento de gascar. Investigación y Ciencia (198):
la naturaleza. Ediciones Paidós. Barce­ 48-55.
lona. 264 p.
Tattersall Ian, 1997. De Africa ¿una... y
Simons E. L., 1977. Ramapithecus. Investi­ otra vez?. Investigación y Ciencia
gación y Ciencia (10): 12-20. (249): 20-28.
230 - Bibliografía

Thieme Hartmut, 1998. Las lanzas más Ursua Nicanor, 1993. Cerebroy conocimiento:
antiguas del mundo: armas de caza del un enfoque evolucionista. Editorial Anth-
Paleolítico Inferior de Schóningen, Ale­ ropos. Barcelona. 377 p.
mania. En Los primeros pobladores de
Europa: últimos descubrimientosy deba­ Valdés Ramón, 1981. El concepto de cul­
te actual. Editado por Eudald Carbo- tura. En Las razas humanas. Tomo I.
nell, José María Bermúdez de Castro, Compañía Internacional Editora S.A.
Juan Luis Arsuaga y Xosé Pedro Rodrí­ Barcelona: 45-58.
guez. Burgos: 169-193.
Valentine J.W., 1979. La evolución de las
Thoday J.M., 1962. La selección natural plantas y los animales pluricelulares. En
y el progreso biológico. En Un siglo des­ Evolución. Libros de Investigación y
pués de Darwin. 1. La evolución. S.A. Ciencia. Editorial Labor S.A.. Barce­
Barnett. Alianza Editorial S.A. Madrid. lona: 69-83.
1985: 183-208.
Vallejo-NágeraJ.A., 1996. Guía práctica de
Thorne A.G. y Wolpoff M. H., 1992. Evo­
psicología. Ediciones Temas de Hoy S A
lución multirregional de los humanos.
Madrid. 777 p.
En Orígenes del hombre moderno. Libros
de Investigación y Ciencia. Prensa Cien­
Waal F., 1993. El bonobo del Zaire. Geo
tífica S.A. 1993, Barcelona: 26-32.
(83).
Tovar Antonio, 1997. Un libro sobre Pla­
Waal F., 1995. Vida social de los bonobos.
tón. Círculo de Lectores S.A. Barcelo­
Investigación y Ciencia-. 52-59.
na. 191 p.

TresguerresF. J., 1990. Yacimientos arqueo­ Wagensberg J., Agustí J., Alberch P, Good-
lógicos asturianos. Patrimonio Artístico win B., Hull D., Margalef R., McKin-
Asturiano. Oviedo. ney M. y Ruse M., 1998. El progreso.
¿Un concepto acabado o emergente?. Tus-
Trinkaus Erik y Howells William, 1980. quets Editores S A Barcelona. 339 p.
Neandertales. Investigación y Ciencia
(41): 60-72. Walker Alan y Leakey Richard, 1978. Los
homínidos deTurkana Oriental. Inves­
Turner C. G., 1989. Dientes y prehistoria tigación y Ciencia (25): 26-39.
en Asia y América. En Orígenes del hom­
bre moderno. Libros de Investigación y Walker Alan y Teaford Mark, 1989. La caza
Ciencia. Prensa Científica S.A. 1993, de Proconsul. Investigación y Ciencia
Barcelona: 41-48. (150): 66-73.
Washburn Sherwood L., 1979. La evolu­
ción de la especie humana. En Evolu­
ción. Libros de Investigación y C ien ­
cia. Editorial Labor S.A. Barcelona:
127-137.

Washburn Sherwood L., 1979. Del mono


al hombre. Alianza Editorial SA Madrid.
234 p.

Wernick R , 1994. Los constructores de mega-


litos. Orígenes del hombre 15. Edicio­
nes Folio S.A. Barcelona. 79 p.

White R., 1989. El pensamiento visual en


la Edad de Hielo. En Orígenes del hom­
bre moderno. Libros de Investigación y
Ciencia. Prensa Científica S.A. 1993,
Barcelona: 98-105.

White E. y Brown D., 1993. Elprimer hom­


bre (I) y (II). Orígenes del Hombre 5 y
6. Ediciones Folio. Barcelona. 86 p.

Wilber Ken, 1991. Los tres ojos del cono­


cimiento. Editorial Kairós. Barcelo­
na. 315 p.

Wilson A. y Cann R.L., 1992. Origen afri­


cano reciente de los humanos. En Orí­
genes del hombre moderno. Libros de
Investigación y Ciencia. Prensa Cientí­
fica SA. 1993, Barcelona: 20-25.

Wood P., Vaczek L., Hamblin D.J. y Leo-


nard J.N., 1993. La vida antes del hom­
bre (L). Orígenes del Hombre 3. Edi­
ciones Folio S.A. Barcelona. 86 p.