Anda di halaman 1dari 39

¿Cómo establecer una disciplina con normas y limites adecuados a los niños sin

dañarlos?
NTRODUCCION

La disciplina es importante para todos los niños ya que podemos considerarla como
base de la educación, sin embargo nos preguntamos como hacerlo, quien es el mayor
responsable en enseñarla y ponerla en práctica, muchas veces los padres opinan que
los maestros son los que deben imponer las bases de la disciplina y llevarlas a cabo
en el aula, por el contrario los maestros afirman que esta debe ser dada en casa, y
muchas veces esto ocasiona que se esperen del niño conductas que no le han sido
enseñadas ni en casa ni en la escuela.
En ocasiones dentro de la practica escolar o en casa se considera a los niños como
problema por no tener un control sobre ellos, y nos hacemos preguntas como: ¿Soy
demasiado estricto?, ¿Doy demasiadas libertades?, ¿Estoy dañando al niño?, ¿puede
el niño entender lo que le digo?, ¿Soy capaz de disciplinar al niño?, ¿Cómo debo
corregir sus conductas?, etc., es un tema que nos preocupa y muchas veces no
sabemos como abordarlo de la mejor manera.
Dentro de la practica cotidiana todos hablamos de disciplina y límites sin embargo
muchas veces no aplicamos estos conceptos de la mejor manera, `por lo tanto en
ocasiones vemos que el niño no responde o no tiene las conductas que esperamos y
pensamos que el niño no entiende, no quiere o simplemente nos esta molestando, es
por todo lo anterior que debemos reconocer que a pesar que el niño tiene
características propias podemos lograr una disciplina adecuada que sea productiva
para el niño y a la vez nos beneficiemos tanto maestros como padres y todo aquel que
tiene relación directa con el niño.
Mi objetivo principal dentro de este escrito es que todos los lectores
tomen conciencia que la disciplina no solo es castigar a los niños y lograr que hagan
solo lo que nosotros queremos, sino se abarcan muchos otros aspectos ya que se
crean capacidades o habilidades respetando sus características individuales; además
se fomentan valores como el respeto, la tolerancia, responsabilidad, es por todo lo
anterior que la disciplina no solo es importante en la infancia sino también ayudará en
la vida adulta.
La disciplina es un concepto muy cotidiano y utilizado comúnmente pero en ocasiones
no nos damos cuenta que es un proceso que no se da de la noche a la mañana y
cada uno de los que trabajamos con los niños somos parte de este proceso, o por otro
lado no le brindamos la importancia que merece; es imperativo reconocer que este es
un tema importante en la vida de todo individuo, en ocasiones le damos la importancia
que merece ya que tenemos un conflicto con el niño y buscamos una solución rápida,
pero lamentablemente no existen soluciones mágicas que solucionen el problema,
para evitar estas complicaciones yo considero necesario iniciar el proceso de la
disciplina desde edades muy tempranas.
El presente escrito nos brindará las bases para iniciar este proceso tan importante en
los niños, ya que se mencionan aspectos generales, algunos errores que cometemos
al educar, lo cual permite que aprendamos de ellos y evitar cometerlos.
Existen aspectos importantes que deben ser considerados al aplicar la disciplina,
además de algunas estrategias y pasos que nos sirven de guía para establecer una
disciplina con normas y limites adecuados, lo cual conocerás ya que te adentres en
la lectura.
Recuerda que la disciplina no es solo castigo, sino como se menciona antes es un
proceso que conlleva muchos aspectos.
CAPITULO 1: "DISCIPLINA."

La disciplina es un tema de gran importancia para todos aquellos que tenemos una
relación cercana con los niños, existen diferentes conceptos de disciplina que
podemos encontrar como lo son: "entrenamiento mediante reglas y ejercicios
especificados", "Vigilancia o control de la conducta.", "Control de la conducta mediante
recompensas y castigos" , sin embargo estos conceptos solo nos dan una idea vaga y
muy general de lo que es una verdadera disciplina y todo lo que conlleva, es por ello
importante reconocer que es un proceso esencial para el desarrollo del niño que le
ayudará a ser autónomo, feliz, con capacidad de resolver problemas, reconocer
errores y éxitos.

Es imperativo darnos cuenta que somos seres humanos complejos y que no se puede
tomar en cuenta solo un aspecto, la disciplina eficaz se dará si tomamos en cuenta:
las cogniciones (pensamientos), emociones (sentimientos) y comportamientos (como
actuamos), sin dejar de lado ningún aspecto ya que están interrelacionados; uno lleva
al otro.
Por lo anterior podemos darnos cuenta que la disciplina es más que un simple castigo
o imposición de reglas, dentro de este escrito muchas veces hablare de conductas y
como corregirlas, sin embargo esto no quiere decir que solo me este enfocando en las
conductas y deje lo demás de lado, sino que muchas veces es más fácil y objetivo
cambiar una conducta ya que es lo que estamos observando y es donde nos podemos
dar cuenta que nuestras estrategias están funcionando, pero nos percataremos que
los pensamientos y sentimientos o emociones van cambiando a consecuencia
del cambio de conducta, esto puede sonarnos un tanto ilógico por lo que daré un
ejemplo de ello:
"Un niño se mantiene peleando (conducta) todo el tiempo con sus hermanos o
compañeros de clases, lo cual le conlleva diferentes consecuencias como: castigos,
que los otros niños lo rechacen o hasta el mismo rechazo de los adultos, lo cual lo
lleva a sentirse enojado, triste o confundido (sentimientos o emociones), y puede
llegar a pensar que no lo quieren, que no es comprendido por los demás
(pensamientos) etc; si nosotros logramos cambiar la conducta del niño por otra como
compartir con los demás tendrá otro tipo de consecuencias como: que los demás
niños jueguen con él, que mamá no lo regañe, y esto lo llevará a sentirse aceptado y
tranquilo (sentimientos), y tendrá pensamientos mas placenteros"
"No se posee un control directo de lo que ocurre en la cabeza o en el corazón de los
niños. Pero si se puede controlar lo que hacen: por ello todas las normas deben
escogerse concretamente para conductas específicas que se desee obtener de los
niños"
Esto puede sonar muy fácil y simple, sin embargo al llegar a la aplicación es algo
totalmente diferente, es por esto que debemos reconocer que el implantar disciplina
no es algo mágico o milagroso, es un trabajo que en muchas ocasiones es muy difícil;
ya que como sabemos, todos somos distintos unos de otros, tenemos intereses,
pensamientos, ideas propias que dan lugar a lo que somos y no existe un fórmula
exacta para lograr obtener lo que deseamos con los niños, en muchas ocasiones no
sabemos como dirigirnos o actuar ante las situaciones que se presentan con los
pequeños, podemos actuar de manera incorrecta y esto se puede considerar como
aceptable, ya que realmente no contamos con la preparación necesaria para enfrentar
estos conflictos, lo importante es reconocer que podemos mejorar y aprender de los
errores.
En ocasiones podemos decir que el niño ya es de tal o cual manera, que así nació, y
por ello creemos que él no cambiará sus conductas, pero recordemos
la personalidad del pequeño no esta determinada desde su nacimiento sino que se va
desarrollando de acuerdo a las experiencias y vivencias que va teniendo, aunque
existen factores que él puede heredar o traer consigo esto no es lo que lo determina
en su totalidad, con esto no quiero decir que hagamos de él lo que nosotros
hubiéramos querido ser o querer crear un niño perfecto, sino nosotros solo seremos
orientadores y guías, para lograr que logre ser una persona plena, con valores
definidos y pueda afrontar los diversas dificultades que se presenten en su vida, de
acuerdo a sus características propias. Lo importante no es que logremos que el niño
sea médico, maestro, ingeniero, químico, etc., sino lo que haga en la vida, lo haga
bien, resulte útil y sobre todo se logre que sea FELIZ.
En ocasiones como educadores o como padres tenemos diferentes puntos de vista
acerca de quien debe imponer la disciplina, si padres o maestros y estamos en
constante conflicto con el niño ya que esperamos que tenga conductas que creemos
ha aprendido en casa o por el contrario en la escuela, y puede resultar muy cómodo
deslindarte de la responsabilidad y dársela al otro ya sea al maestro, al padre o a la
madre, y esto es una idea errónea, ya que la disciplina debe ser un trabajo conjunto
tanto del educador como de "los padres", y digo "los padres" por que no solo es papá
o mamá sino una labor de ambos, es un trabajo en conjunto ya que los padres desde
los primeros años de vida deben iniciar este proceso y debe ser continuado por los
educadores y padres a la par, es por esto importante mantener el compromiso
constante para lograr esta disciplina que ayuda mucho al desarrollo pleno del niño.
La disciplina es una responsabilidad importante para los padres principalmente ya que
son los que están el mayor tiempo con ellos y el tomarlo como una responsabilidad no
significa que se tenga una vida de sacrificios, renunciamientos y solemnidades por el
contrario, puede ser placentero y dar muchas satisfacciones, el educar a un niño es
como crear una obra de arte y el niño será lo que tu hagas de él.
Es importante recalcar que la disciplina no es solo para que el niño se porte "bien",
sino se crean mayor número de habilidades, que ayudan al niño en el proceso de
convertirse en una persona adulta, en una ocasión escuche del profesor José de
Jesús Gutiérrez Rodríguez: "El mejor padre es el que enseña a su hijo a ser una
persona independiente y autosuficiente" y concuerdo con esta idea, la disciplina es de
gran ayuda en este cometido, los padres sobre todo desearían estar todo el tiempo
acompañando a sus hijos por la vida, desgraciadamente o por fortuna según el punto
en que se vea, esto no es posible, es por ello de gran valor ir ayudando a los niños
desde pequeños a que se conviertan en esa persona autosuficiente, independiente,
feliz y plena.
Durante este escrito me refiero primordialmente a los niños y esto es por que la
infancia es la base o los cimientos de la educación, aunque los seres humanos
tenemos la capacidad de aprender y desarrollarnos a lo largo de la vida; es más
efectivo iniciar desde que somos pequeños una disciplina adecuada, ya que esto
permite tener un crecimiento mas estable. Para explicar esto podemos utilizar como
analogía un edificio si planeamos y decidimos desde el principio como lo queremos y
para que lo queremos será mucho más factible llegar a nuestro objetivo; por el
contrario si no planeamos como queremos ese edificio y lo tratamos de cambiar ya
que esta terminado será mas complicado y muchas veces no tendremos el resultado
que deseamos; esto es por que tendríamos que modificar cosas que ya están bien
establecidas, con esto no quiero decir que si iniciamos a mejorar la disciplina cuando
los niños son mas grandes o adolescentes no lo lograremos, sino que será más difícil.
Podemos concluir que los niños tienen características propias sin embargo podemos ir
creando en el niño diversas habilidades y actitudes, tomando en cuenta los 3 aspectos
fundamentales de todo individuo: pensamientos, sentimientos y conductas, lo cual
facilitará un desarrollo pleno de los pequeños.
"Un niño disciplinado no es un niño que todo el tiempo esta quieto, sino que reconoce
limites, logra tener independencia y momentos agradables".
CAPITULO 2: CARACTERÍSTICAS DE UNA MALA APLICACIÓN DE LA
DISCIPLINA O ERRORES.
Tal vez nos preguntaremos el por que tocar el tema de los errores o de la mala
aplicación de la disciplina, pues a mi punto de vista es muy importante ya que como se
dice "De los errores se aprende", o en muchas ocasiones no nos damos cuenta de
ellos y los repetimos constantemente, esto no quiere decir que seamos malos padres
o malos educadores, lo que nos dice es que podemos mejorar, además es oportuno
mencionar que a lo largo de este escrito no solo se mencionarán los errores sino
también aspectos de como podemos lograr una disciplina efectiva.
Los padres y educadores pueden adoptar estilos de educación definidos y que en
muchas ocasiones no son los mejores, lo que puede traer consecuencias en el niño,
ya que muchas veces se utilizan métodos que están en los extremos y no llegan a un
punto medio, existen una serie de métodos que no dan resultados efectivos, que son:
Métodos rígidos:
Mediante este las figuras de autoridad padres o maestros tienen todo el poder y las
reglas, es decir son demasiado estrictos, no se administran consecuencias sino
castigos, no se toman en cuenta las necesidades del niño u opiniones, en
este modelo los adultos tienen la razón, y no hay discusión alguna ya que el niño solo
es entrenado para seguir instrucciones, obedecer y tal vez que el niño se porte "bien",
se puede lograr dar seguridad, estabilidad y predictibilidad, lo cual se puede
considerar como ventajas, sin embargo lo que se logra cuando crecen es que son
niños sin iniciativa, poca capacidad para tomar decisiones, poca creatividad, además
que no se fomenta la responsabilidad, estos niños pueden llegar a ser rebeldes, tener
una pobre autoestima o ser dependientes de la opinión de las otras personas.
Métodos permisivos:
Este método es totalmente opuesto a la anterior, se da paso a la expresión, desarrolla
la creatividad, se toman en cuenta los sentimientos, opiniones, ideas del niño y se le
da la oportunidad de tomar las decisiones, acerca de si hacen o no tarea, de si quieren
ayudar en las labores de la casa o no, etc., Es decir se establecen pocas reglas o
ninguna, además no administran consecuencias por que se cree que el niño
aprenderá por la experiencia, sin embargo en este método no se toma en cuenta que
el niño no tiene la capacidad de autorregular sus conductas y tomar decisiones a largo
plazo, esto puede generar ansiedad, inseguridad, poca capacidad para satisfacer sus
necesidades y no reconocen la importancia de las cosas, muchas veces estos niños
crecen y no logran adaptarse a las normas sociales y tienen frustración por la falta
de herramientas para enfrentarse a la vida, ya que con este tipo de educación no se
crean habilidades y los niños carecen de estructura para lograr objetivos.
Combinación de métodos:
Muchos padres quieren encontrar el punto medio y buscan pasar de la disciplina rígida
a la permisiva y viceversa, cuando la rigidez no funciona pasan a permisividad, y lo
hacen indiscriminadamente, lo cual ocasiona en el niño inseguridad, incongruencias,
contradicciones extremas y el niño no logra comprender como debe actuar o no
actuar, ya que en momentos queremos que el niño respete nuestra autoridad y en
otros momentos le permitimos hacer lo que desea.
Métodos utilizados por nuestros padres.
En ocasiones los padres como no saben como manejar a sus hijos deciden tomar el
patrón que usaron sus padres con ellos, sin embargo como fuimos parte de ese
proceso, lo que a nosotros no nos gustaba de niños no lo aplicamos y si nos gustaba
lo aplicamos, pero muchas veces lo que dio resultado es lo que no era agradable para
nosotros, sin embargo es importante darnos cuenta que las generaciones o épocas
son distintas, además cada niño es distinto y tiene sus propias necesidades
particulares, por lo cual los hijos se parecen mas a la generación que les toco vivir que
a sus padres.
Copiar algún método usado por otra persona.
En ocasiones no sabemos como reaccionar y utilizamos el método que utiliza otra
persona y le ha funcionado y puede ser posible que si haya dado los resultados que la
persona esperaba, sin embargo muchas o la mayoría de las veces no funciona por
que son circunstancias distintas, y el niño tiene características propias.
ERRORES QUE COMETEN LOS PADRES FRECUENTEMENTE
Como se observa existen diversas formas o métodos de educar que son inadecuados
para los niños, además muchas de nuestras conductas como educadores o padres no
propician un buen desarrollo del niño o por el contrario le causan daño, por ello
mencionaré algunos errores que podemos cometer al disciplinar a los niños, en los
cuales podemos trabajar para mejorar como padres o educadores.
El reaccionar a base de impulsos y de emociones, puede ser común en los
educadores, solo se actúa sin pensar y se puede llegar a golpear o dañar a los niños
no solo física sino también emocionalmente, ya que solo se trata de resolver el
conflicto que se tiene en el momento, sin reflexionar y darse cuenta de lo que
verdaderamente sucede, en que circunstancias esta pasando y como puedo
enfrentarlo para que no sea recurrente.
Las estrategias que utilizamos con los niños algunas veces son muy buenas, sin
embargo no se da tiempo para que estas den resultados y se cambia constantemente
para lograr obtener lo que estamos buscando rápidamente, sin embargo las
soluciones no siempre son inmediatas; se debe dar tiempo suficiente y tener
perseverancia, para que funcionen; por ejemplo un niño no le gusta hacer tareas y le
hacemos ver que es su responsabilidad y la tiene que cumplir, y si no la cumple no
podrá realizar alguna de sus actividades favoritas, por ejemplo: jugar, ver televisión,
salir al recreo etc., esta suele ser una buena estrategia pero muchas veces no
funciona debido a que esperamos que el niño con la primera vez aprenda y realice sus
tareas por si mismo, y no es así necesita de que nosotros seamos consistentes y
constantes.
Muchas veces no se sabe como reaccionar ante las conductas o actitudes de los
niños, lo que ocasiona mostrarse indecisos ante ellos, y este suele ser un error, ya
que los niños lo perciben, esto afecta sus sentimientos de seguridad y bienestar, el ser
autoridades indecisas puede dar al niño la oportunidad para ser caprichosos y
dominantes, lo cual le da al niño la oportunidad de hacer lo que quiere, sin respetar
normas y reglas.
Existen muchas conductas o comportamientos que queremos cambiar en los niños,
sin embargo no analizamos las causas o naturaleza de los comportamientos que
queremos cambiar, es por esto que no funcionan nuestras estrategias de cambio, es
necesario indagar el porque surge esta conducta y de ahí encontraremos la manera
de solucionarla, por ejemplo si un niño hace berrinche al ir a la tienda por que no se le
compra un dulce, lo que hacemos es comprarle el dulce para evitar el berrinche o el
llanto, sin embargo no nos damos cuenta que el berrinche ocurrirá cada vez que el
niño quiera algo, ya que con esto consigue las cosas y por el contrario lo que
debemos hacer es enseñarle al niño que se pueden obtener las cosas sin hacer
berrinche y en ocasiones no es posible comprar el dulce u obtener lo que él quiere.
Por comodidad, pereza, falta de autodisciplina o simplemente por que así lo aprendió
de los padres, siguen un patrón de enseñanza y no se desea cambiar, lo cual suele
ser un grave error ya que como se ha dicho antes, los niños son distintos unos de
otros, además de acuerdo al desarrollo natural del niño, nos lleva a la necesidad de
cambiar esos patrones de conducta, lo cual nos parece difícil y preferimos seguir
como hasta el momento ya que a pesar de no ser lo mas conveniente para él es lo
que conozco y me ha ayudado a lograr lo que hasta ahora tengo, pero es importante
darnos cuenta que lo importante es adaptarse a las necesidades y características de
ellos.
Aunque como educadores creemos que tenemos el control de los pequeños, un error
grande es que permitimos la manipulación de los hijos a los padres, esto mucha veces
sin darnos cuenta, mediante caprichos o hacerles sentir culpables a las figuras de
autoridad con frases como eres malo, te odio, no te quiero, etc., lo cual nos hace sentir
culpables de la decisión que hemos tomado y la cambiamos, esto logra que el niño
consiga hacer lo que él quiere o conseguir que los padres o adultos hagan lo que no
quieren hacer, y el niño no lo hace con premeditación de voy a manipular a mis
padres, simplemente es un medio para conseguir lo que busca y lo puede lograr si
nosotros lo permitimos sintiéndonos culpables.
Algunos educadores, principalmente los padres piensan que mientras el niño es
chiquito "hay que ahorrarle trabajo, pues ya tendrá que luchar más tarde", esto es, se
realizan actividades o tareas por los niños, o por el contrario no se le permite
ayudarnos en las labores por que el niño es un poco torpe y no realiza las actividades
como quisiéramos y en ocasiones nos toma mayor tiempo que si lo hacemos por
nosotros mismos, esto es un error muy grande ya que no se le permite al niño
aprender perseverar y a ser responsable, lo que se logra con estas actitudes es que
sean perezosos, pasar el tiempo queriendo descansar y matando el tiempo en cosas
que no le serán de utilidad, o por otro lado se exige de más, es necesarios que los
niños realicen actividades de acuerdo a su edad y sus capacidades reales, ya que si
no es así el niño será constantemente frustrado por no poder realizar las actividades
encomendadas, lo cual le generará inseguridad y angustia, es por ello importante
conocer las características de los niños y conocer por lo menos de forma general el
desarrollo infantil.
En muchas ocasiones hay una falta de acuerdos al implantar la disciplina, lo que se
logra es que el niño pueda manipular a los padres mediante berrinches, en ocasiones
los niños le dan el papel de bueno o malo a cada uno de los padres y esto permite que
el niños tenga una figura que le cause temor y otra a la que no se le toma como
autoridad, lo importante es que las personas encargadas del niño que la mayoría de
las veces son padre y madre, lleguen a un acuerdo de cómo implementar reglas, ya
que si no se llega a un acuerdo él puede manejar a los padres para que discrepen y el
obtener lo que quiere, lo que le da un poder excesivo de tomar decisiones y manipular
el comportamiento de sus padres, esto le da un sentimiento irreal de autoridad y la
ausencia de control efectivo genera ansiedad.
Podemos tener un concepto equivocado de lo que es el amor a los niños, muchas
veces no los dejamos hacer nada por temor a lo que les pueda suceder, no
permitimos que tenga molestia alguna, no dejamos que tome riesgos que en
ocasiones son necesarios para su desarrollo, quisiéramos mantener al niño en una
burbuja de cristal, como se dice comúnmente "no queremos que ni el aire le de" ,
consentimos demasiado y podemos llegar a creer erróneamente que lo que estamos
haciendo es lo mejor, sin embargo existe una sobreprotección, y esto en lugar de
demostrarle al niño cuanto lo queremos genera una criatura insegura, tímida, indecisa,
acostumbrada a que los demás actúen y decidan en su lugar.
El Introducir miedos es desarmar y limitar al niño, es importante darnos cuenta que el
miedo desorganiza y debilita la mente, inhibe, crea timidez y además perjudica la
psiquis, muchas veces nosotros como educadores tenemos miedo a algo y los
transmitimos a los niños, esto es le enseñamos a temerle a algo que el en realidad no
temía, este miedo nosotros podemos hacer que aumente o disminuya, si nosotros nos
mostramos alterados provocamos que el niño aumente su temor, y si por el contrario
nos mostramos tranquilos y le damos seguridad este miedo ira disminuyendo poco a
poco, por otro lado también se infunde miedo en el niño para lograr control sobre el,
muchas ocasiones se le dice al niño: "si te portas mal te lleva el diablo", "Si vas para
haya te lleva el viejo", lo cual no le lleva al niño a aprender algo productivo, por el
contrario se le perjudica, y esto muchas veces lo hacemos por no pegarles o
regañarles y creemos que es la mejor solución, pero es necesario recapacitar y
encontrar otras maneras de mantener el control de los niños.
Aburrimiento de los alumnos: hay alumnos que parecen no tener problemas de
disciplina aunque están tremendamente aburridos, sin embargo han desarrollado
estrategias de "adaptación", pero otros no las han podido desarrollar y no ocultan su
aburrimiento aún pese a las consecuencias que su conducta genere. En estos casos
ocurre un problema de disciplina donde tanto el profesor como el alumno son
responsables.
Otro error que me parece muy importante mencionar es que muchas veces se ataca
la dignidad del niño, la dignidad no solo no agredir físicamente ya que también se
agrede al niño con frase como "Eres un tonto", "No te soporto", "Me tienes harto",
"Nunca haces las cosas bien", "siempre eres tu", lo que logra que el niño se vaya
interiorizando las ideas y llegue a creerlas o por el contrario se revele y no lo podamos
controlar, esto causa un efecto en el autoconcepto del niño que es negativo y le da
inseguridades, y con esto no quiero decir que no se corrija al niño, sino por el contrario
corregir sus conductas específicamente.
Las agresiones, tanto físicas como verbales, creemos muchas veces que nos pueden
ayudar a controlar al niño y lograr que hagan lo que nosotros esperamos, sin embargo
esto ataca al niño en su integridad corporal, psicológica, emocional y tal vez se logre
que él realice lo que quieres, sin embargo es la forma en la que él aprenderá a
conseguir que los otros hagan lo que desea mediante agresiones a otros mas débiles
que él, y son patrones que se van repitiendo a través de las generaciones.
Podemos usar la culpa para hacer sentir al niño responsable de todo lo malo que
sucede y su presencia se le considera el malestar de los otros, con esto se le hace
creer que es malo y no tiene mucha alternativa de cambiar según la visión de los
adultos, esto logra que el niño sea inseguro y temeroso, tiene un pobre autoconcepto,
con esto no quiero decir que no se le haga responsable de sus acciones sino no
dejarle toda la responsabilidad a él y hacerle ver como puede cambiar sus acciones.
Debido al mundo agitado que vivimos muchas veces el niño esta solo por mucho
tiempo lo que pone una distancia afectiva, esto ocasiona que él se sienta con falta de
afecto, ya le hace falta el contacto físico o emocional, esto puede provocar que él
perciba que no lo queremos o que hay algo malo en él y puede influir en sus
relaciones futuras con otras personas, otro aspecto importante que puede dañarlo es
el rechazo ya sea este dicho de manera explicita o implícita, esto afecta la seguridad
del niño y provoca una autoestima. baja
Los adultos queremos que el niño este quieto, no juegue y no toque, es necesario
comprender que él juega y tiene mucha actividad por que es su forma de conocer el
mundo, el impedirle que juegue y tenga movimientos implica que no aprenda y retrase
su desarrollo, claro esto debe tener límites y control; es un error el creer que
el éxito de una disciplina adecuada se mide por la obediencia, sino por muchos
aspectos más como: el autocontrol que el niño tenga y los valores que va
demostrando día a día.
Los niños según las quejas de algunos padres son desobedientes, pero muchas veces
el error es que damos órdenes o instrucciones absurdas o ambiguas, que el niño no
puede entender o cumplir, solo le decimos lo que no queremos que haga, mas no
damos alternativas de lo que si deseamos que realice.
Antes de finalizar creo que es de suma importancia reconocer uno de los errores más
grandes que se pueden cometer "la ignorancia", esto es no existe una cultura general,
hay falta de información fisiológica y psicológica en relación con la niñez; esto puede
ocasionar muchos problemas en cuanto a la disciplina de nuestros niños.
Lo anterior son errores que como educadores: padres, maestros y personas cercanas
a los niños cometemos, muchas veces sin darnos cuenta, y lo importante no es culpar
a alguien o preocuparnos por que no estamos haciendo lo correcto, sino a mi punto de
vista lo importante es reconocer que tenemos lo que hacemos no es lo mas
conveniente y buscar la forma de mejorar.
Para concluir este capitulo, es necesario que reconocer que cada uno de estos errores
mencionados son factibles de ser corregidos por nosotros mismos, y evitarlos en la
medida de lo posible, sin embargo es necesario poner gran empeño en conocer la
forma en que podemos ayudar a los pequeños y poner en práctica dichos
conocimientos.
CAPITULO 3: CARACTERÍSTICAS QUE SE TOMAN EN CUENTA PARA APLICAR
LA DISCIPLINA.
Para mi lo principal en este capítulo es lograr que los lectores vean la importancia de
tomar en cuenta las características propias de los niños al aplicar la disciplina, ya que
para lograr mejores resultados nos debemos basar tanto a la edad del niño, como
temperamento, capacidades y contexto.
Como se ha mencionado a lo largo del texto la disciplina es un proceso en el cual se
deben tomar en cuenta diferentes aspectos de los niños para lograr una aplicación
adecuada. Es importante reconocer las características de los niños ya que de acuerdo
a la edad del niño y a sus características propias nos damos cuenta que acciones
pueden o no funcionar con él, también es importante comprender que el contexto en el
que se desarrolla él es de suma importancia, para lograr la planificación de este
proceso tan importante.
Por otra parte un aspecto que me parece de suma importancia considerar para la
aplicación de la disciplina es el objetivo que nos vamos a plantear, el cual dependerá
de los valores y necesidades de los educadores y niños, me refiero a educadores y
niños por que considero que cada niño nos dará una guía de cómo ir implantando una
disciplina eficaz de acuerdo a sus características propias, creo necesario recalcar que
nosotros solo funcionaremos como guías para que el niño llegue a ser un adulto capaz
de tomar decisiones sobre lo que desea en la vida y no tratarle de imponer lo que
nosotros hubiéramos deseado ser.
"Para poder educar necesitamos tener algunos conocimientos
básicos acerca de las características de los niños"
Mencionaré principalmente características de niños pequeños desde recién nacidos
hasta finales de la edad preescolar, esto debido a que son los cimientos de la
educación, con esto no quiero decir que las demás etapas no sean importantes, sin
embargo por cuestiones de espacio y tiempo, solo abordaremos los primeros años de
la infancia principalmente, sin embargo exhorto a todos los lectores a informarse sobre
las características de los niños en los siguientes años de vida.
Los niños entre los 0 meses hasta los 5 años tienen las siguientes características que
considero necesario reconocer:
Pasan por diferentes etapas del desarrollo:
Los niños pasan por diferentes etapas, las cuales pueden ser predecibles y todos
tienen que pasar por ellas para llegar a la madurez, no se puede pasar a una etapa
más avanzada si no se han superado las anteriores, es muy significativo por ejemplo
para que un niño camine fue necesario que antes desarrollara otras características,
como poder levantar la cabeza, sentarse solo, gatear, pararse, esto es todo un
proceso anterior para llegar finalmente a caminar, tal vez suene muy sencillo, pero en
ocasiones le pedimos que realice actividades para las cuales no esta preparado.
Dependen completamente de los adultos:
Simplemente para sobrevivir, satisfacer sus necesidades básicas de comida, salud,
afecto, nuevas experiencias, educación y aprendizaje, es imprescindible la presencia
de un adulto, y desde esta etapa se le brinda seguridad, hasta que pueda ser
autosuficiente.
Son inquietos por naturaleza:
Les gusta explorar, hacer ruido y moverse, ya que esta es su forma de aprender y
conocer el mundo que les rodea, para ellos todo es nuevo.
Cambia de estado de ánimo fácilmente y muchas veces sin previo aviso:
Los niños no tienen control sobre la expresión de sus sentimientos, esto lo va
adquiriendo con la edad. Muchas veces sus reacciones son exageradas y se
manifiestan como alegría extrema, berrinches, enojo y cambios de humor exagerados
y repentinos, que no logramos comprender, esto es por que el niño va adquiriendo el
control de si mismo conforme pasa el tiempo, madura su cerebro y aprende del medio.
Son impulsivos por naturaleza:
Al igual que en el estado de ánimo los niños poco a poco tienen que ir aprendiendo a
controlarse y a decir que es lo que necesitan o quieren, es importante darnos cuenta
que los niños necesitan constante supervisión ya que no miden peligros y puede ser
muy fácil para ellos el realizar actividades que no corresponden a su edad.
Tienden a aprender habilidades en todas la áreas:
Los niños en esta edad tienen cambios en todos los aspectos rápidamente, ya que es
una etapa de adaptación al medio que les rodea, va aprendiendo poco a poco el
control de sus movimientos, a expresarse, a saber para que se usan las cosas y como
comportarse en diferentes situaciones. Algunas de las habilidades como el control de
sus movimientos la coordinación se deben a la maduración del sistema
nervioso central, la edad y la estimulación; otras son aprendidas del medio.
Su pensamiento es concreto:
Las explicaciones que se les dan deben ser como ejemplos que pueden ver y
comprender, para los niños en esta edad es difícil que entiendan toda una explicación
del porque es necesario que hagan las actividades que se le piden, es por esto
necesario que se les de una explicación corta, clara y precisa, obviamente
adecuándonos a su vocabulario.
Los niños pequeños piensan y sienten que son el centro del mundo:
En esta edad los niños pueden considerarse envidiosos o egoístas, esto es por que el
niño solo toma su punto de vista como único, desechando el de los demás, no se da
cuenta que fuera de él existen normas y pensamientos diferentes a los que el tiene,
este pensamiento va cambiando después del preescolar y es necesario o importante
que se le enseñe poco a poco que es necesario comprender el punto de vista del otro
y a compartir.
Hasta el final de la edad preescolar confunden la realidad con la fantasía:
Creo que este punto es muy importante ya que es necesario estar al pendiente de los
niños por que para ellos lo que sucede en la televisión o en los cuentos es real, no
distinguen la realidad de la fantasía, es por esto importante estar supervisando el tipo
de programas que ve, las fantasías que va creando, etc.
Manejan un concepto de tiempo completamente diferente al de los adultos:
Para los niños 1 día es muchísimo tiempo, conforme crecen su percepción de tiempo
se vuelve mas exacta y mas cercana a la realidad, es importante tomarlo en cuenta ya
que para nosotros 15 min. es poco tiempo pero para ellos no es igual, por ejemplo una
mamá que llega 10 o 15min. tarde por el niño, puede crear en el niño inseguridad ya
que puede cree que mamá ha llegado tarde por el.
Aprenden a través de la imitación y el juego sobre todo en la edad preescolar:
Como se dijo anteriormente el juego es su principal actividad y su forma más eficaz de
aprendizaje ya que les permite interpretar el mundo, es por esto que es indispensable
para su desarrollo, por otro lado él aprende a partir de la imitación es por ello que
nosotros como educadores debemos enseñar con el ejemplo, no solo aprenden de
nosotros por imitación sino también de sus compañeros de escuela y gente con la que
él interactúa.
A continuación presentaré una tabla de desarrollo de los 0 a los 6 años, donde se
presentan las características esenciales de los niños y algunos datosque podemos
tomar en cuenta:

Edad Necesidades Habilidades Conductas Tareas que podemos


de seguridad esperadas problemáticas de pedir de acuerdo con su
y la edad edad
predictibilida
d.
0-9 - Necesita Desarrollo de -Establecimiento
meses una persona habilidades de hábitos de
. constante y psicomotoras sueño y comida.
rutinas básicas: - Desarrollo
predecibles. - Se sientan con de muestra malest
- Requiere la apoyo (4meses) ar al separarse de
satisfacción - Se sienta solo (6 la persona que lo
de meses) cuida (8- 18
necesidades meses)
básicas a - Se arrastra (7
través de la meses)
calidez y - Se levanta
contácto apoyandose en
físico así un mueble
como (8meses)
obtener
respuestas a - Camina cuando
sus llamadas le damos la mano
de atención. (9 meses)
- Sostiene una
taza con las
manos (9meses)
Responde a la
sonrisa de las
personas que le
rodean (3 o 4
meses)

9- 12 - Requiere - Se para solo (11


meses de la misma meses)
. atención que - Empieza a
en la etapa caminar (12
anterior. meses).
- Empieza a decir
palabras aisladas
(10-11 meses)
- Se muestra
ansioso al
separarse de las
personas que
conoce o que lo
cuidan.

12 a - Requiere - Camina solo -Conductas


18 de - Dice varias inadecuadas par
meses flexibilidad palabras aisladas. llamar la atención
para conocer lo que lo pueden
suambiente y - Continúa poner en
de limites presentando situaciones de
firmes ante ansiedad al peligro.
situaciones separarse de las
personas -Dificultad para
peligrosas. establecer el
conocidas.
horario y lugar de
- Tiene gran sueño.
curiosidad por
explorar los
objetos que lo
rodean.
- Busca la
aprobación de las
personas a su
alrededor.

18 a - Requiere - Dice frases - Berrinches -


24 de un cortas. -Conductas Recoger juguetes grande
meses ambiente sin - Puede correr. oposicionistas s.
peligros para
poder - -Quiere hacer las -Comer algunas cosas
explorarlo. Realiza juegos de cosas solo, cuando utilizando una cuchara.
imitación. aún no tiene las
- Inicia la habilidades
autoafirmación. necesarias.

- Inicio del control -Teme separarse


de esfínteres. de las personas
conocidas.

2 – 3 - Necesita -El lenguaje se - Establecimiento -Comunicar lo que


años. que su desarrolla de control de necesita
ambiente sea rápidamente (de esfínteres. -Ponerse la ropa aunque
predecible en los 2 a los 4 años) - Berrinches todavía no lo haga bien.
cuanto a - Su juego es de
rutinas tanto - Terrores -Quitarse los zapatos y
imitación y nocturnos (llanto algunas prendas para
en la casa coordinado con
como en la en las noches sin
escuela o otros niños. una causa desvestirse.
guardería. - Ya se reconce aparente y sin que -Poner servilletas en la
- Es como persona se despierte) mesa.
necesario separada de los - Ansiedad al
informarle otros. separarse de las
sobre su - Confunde la personas de su
rutina y los realidad y la casa.
cambios que fantasía (de los 2
pueda haber a los 6 años)
en ella.
- Piensa que es el
centro de lo que
sucede.
-
Muestra interés p
or otros niños

4 - Necesita - El control de - Puede mostrar -Comer solo


años. una persona esfínteres ya se conductas -Ponerse prendas
que lo ha establecido. agresivas hacia sencillas.
acompañe y - El lenguaje es sus compañeros.
observe sus -Dibujar una figura
fluido y - Puede presentar humana incipiente.
progresos y comprensible. dificultad en la
estimule sus aceptación de
logros. -Comprende el
lenguaje de los reglas.
adultos.
-Empieza a
darsecuenta de
sus habilidades y
limitaciones.
- desarrolla
habilidades
de socialización.

5- 6 - Es -Ya puede - Miedo a -Puede ayudar en


años importante empezar a separarse de la algunas tareas de la
que la casa y aprender algunas mamá para irse a casa como poner la
la escuela letras y números la escuela. mesa, poner en orden
sean como principio de - En caso de existir sus juguetes.
estables y la lectoescritura. dificultades en la - Se puede bañar y
que no haya -Ya come y se atención
grandes viste solo. coordinación viso- arreglar solo.
discrepancia - Ya tiene un motora o
s entre las horario para aprendizaje se
reglas y dormir. hacen evidentes
formas de en la escuela.
educación - Hace juegos de
por parte de fantasía y
las personas representación
encargadas solo o con otros
del niño. niños.
-Necesita un
ambiente
donde se le
muestre el
afecto,
respeto,
aceptación y
se les
marquen
limites.

* Las edades en las que se esperan las conductas únicamente son para ofrecer una
parámetro de referencia. Todos los niños pueden presentar variaciones en su
desarrollo. Si la conducta tarda en desarrollarse es conveniente consultar a un
especialista.
También es importante darnos cuenta que los niños tienen características propias, es
decir nacen con ellas y determinan como se relaciona con el mundo y el medio
ambiente, esto es parte del temperamento que tiene elementos que pueden ser
heredados y se van modificando de acuerdo a lainteracción con el medio ambiente, lo
cual debe ser tomado en cuenta al momento de aplicar la disciplina, por ejemplo
existen niños que por su naturaleza son más activos que otros, algunos tiene mayor
nivel de adaptabilidad, otros tienen un umbral sensorial muy alto y otros muy bajo,
también el humor o estados de ánimo pueden venir predeterminados.
Otro factor de suma importancia son las capacidades del niño, que están
determinadas por las aptitudes, que se pude también decir tiene factores hereditarios
y educativos, esto es importante ya que no se le puede pedir a un niño que no tiene
aptitudes artísticas , ser un pintor éxito, se pueden desarrollar habilidades, pero no se
debe exigir de más.
A manera de conclusión puedo decir que al tener contacto y llevar a cabo la educación
de los pequeños, es necesario tomar en cuenta todos los aspectos de su desarrollo,
ya que le brindaremos herramientas y habilidades de acuerdo a su edad y
características propias, para ello es importante conocer e investigar sobre el desarrollo
y no simplemente educar a base de sentido común.
CAPITULO 4: LOS PASOS Y ESTRATEGIAS PARA ESTABLECER LA DISCIPLINA
(NORMAS, LÍMITES)
"El educador debe pensar que el niño o la niña se hará hombre o mujer no por arte de
magia, espontáneamente, sino al revés: que llegar a ser hombre o mujer de verdad es
un fruto que se siembra temprano, se cultiva desde la cuna hasta los 17 o 18 años, y
se recoge después… y no debe sólo pensar todo eso, sino creerlo y actuar en
consecuencia"
Muchos autores han hablado de la disciplina, el cual es un proceso de suma
importancia para el desarrollo y crecimiento de los individuos, sin embargo no existe
una receta exacta para lograr una disciplina eficaz y productiva, y esto es totalmente
comprensible ya que como seres humanos somos muy complejos, y cada uno
necesita una forma de actuar determinada, sin embargo podemos dar elementos
generales que sirven de base para lograr un disciplina adecuada para los futuros
hombres del mañana (los niños).
La disciplina es sinónimo de enseñanza y preparación, para iniciar a aprender este
proceso es necesario mencionar las herramientas básicas que debe tener un
educador para lograr llevar a cabo el proceso:
 Tiempo
 Interés
 Deseo de disfrutar en el desafió de educar a los niños.

Con esto nos damos cuenta que lo mas importante es que el educador en pocas
palabras se comprometa a realizar esta labor, ya que si no existe la completa
disposición, será mucho más difícil que pueda afrontar las diversas dificultades que se
le presentan durante el proceso, ya que como hemos mencionado anteriormente en
ocasiones es complicado y podemos cometer muchos errores, mas no por ello
debemos desistir de esta labor que dará frutos importantes para los niños, en
ocasiones nosotros tendremos que cambiar algunas de nuestras conductas para
lograr nuestros objetivos, pero esto a su vez nos ayudará a mejorar como personas y
no solo será un beneficio para el niño sino también para nosotros como educadores.
Otros puntos importantes son los pasos para establecer las normas y límites:
1. Observar cuidadosamente a los niños.
2. Analizar las situaciones problemáticas.
3. Establecer normas.
4. Ser coherente al aplicarlas.

Estos pasos son de suma importancia ya que al aplicar la disciplina es importante


tomar en cuenta la mayor cantidad de factores posibles y mediante estos pasos
lograremos esquematizar y ser objetivos, para lograr encontrar la mejor forma de
aplicación.
El observar cuidadosamente, es mirar al niño con sumo cuidado tanto cuando estas
presente como cuando juega solo o en compañía de otras personas, esto nos puede
indicar como es el comportamiento tanto en grupo como en individual; de acuerdo al
contexto en que se encuentra el pequeño es como se comporta y a partir de
la observación se logra reconocer los factores que provocan un buen comportamiento
o uno indeseado, esto será de gran ayuda para reforzar las conductas que deseamos
en el niño o eliminar conductas indeseadas.
Analizar situaciones problemáticas, es importante que después de la observación
detallada nos demos cuenta como se producen las conductas, esto es encontrar las
causas, nos daremos cuenta que hemos analizado correctamente las situaciones si la
solución o alternativa que aplicamos dio resultados favorables, a mi punto de vista es
necesario que no solo analicemos las situaciones que dan problema, sino también las
positivas ya que como lo dije anteriormente también es necesario desarrollar más
estas conductas, por otro lado también debemos reconocer que no siempre la primera
opción que se nos viene a la mente como alternativa de cambio o mantenimiento de la
conducta es la mas efectiva, es por ello que también debemos analizar una gama
amplia de posibilidades de solución y la posibilidad real de que estas sean ejercidas.
Establecer normas: El establecimiento de normas es hacerle saber al niño hasta
donde puede llegar en su comportamiento y que es lo que se espera de él, estas
deben ser bien definidas, y en caso de ser quebrantadas conllevarán a una
consecuencia.
Es de suma importancia la coherencia ya que es la manera de hacerle saber al niño
que los padres piensan lo que dicen, lo que lleva al niño enseñarle que sus padres
están al pendiente de su comportamiento, el ser coherentes le da seguridad, se
promueve el orden, disciplina en la familia, seguridad y contribuirá a que todos
ofrezcan una mejor disposición, pero también es necesario antes de ser coherentes
cerciorarnos que es una buena norma y no perjudicará al niño.
NORMAS (Limites)
Anteriormente mencioné la palabra "normas", y me parece oportuno definir más
ampliamente lo que son; ya que es un elemento base para la aplicación de la
disciplina, primero es preciso decir que uniré el concepto de norma al de límite, ya que
algunos autores manejan el concepto de límite (Ma. Anglea Verduzco Alvarez Icaza,
Ether Murow Troice) y otros de norma (Harrys Clames, Reynold Bean) para referirse a
aspectos muy similares.
Las normas son un planteamiento para que el niño pueda saber que se espera de él, o
hasta donde puede llegar en su comportamiento, esto le permite al niño saber como y
cuando se debe hacer una cosa, las normas le dan la oportunidad al niño de
reconocer entre lo bueno y lo malo, busca que las cosas estén claras y se pueda
saber que puede ocurrir y cuando.
Las normas fungen como una forma de comunicación que le dice al niño que se
espera de él, los valores que tienen sus padres y le permite saber cuando a actuado
de manera poco conveniente o bien cuando lo hace de la mejor manera, estas pueden
ayudar a organizar y dar orden a la vida del niño y permite dar un papel a cada uno de
los miembros del grupo, ya sea la familia, el grupo de la escuela o cualquier grupo con
el que se relacione.
Establecer normas es decirle al niño que nos preocupamos por el, se le enseña como
funciona el mundo que le rodea y le enseñamos que lo queremos y respetamos,
mediante estas se le enseña la manera de convivir con otras personas, la labor de las
normas es para que los adultos traten de crear un ambiente propicio para que los
menores se desarrollen.
Una base para que las normas sean efectivas es que se establezcan entre todos los
miembros que las impondrán, en el caso de los padres ambos deberán estar de
acuerdo, estas estarán basadas en las dificultades que se presentan con los niños, o
para prevenir conductas indeseadas.
La normas deben ser planteadas de manera muy consciente y dirigidas a
comportamientos específicos.
Características necesarias para las normas:
 Es importante la consistencia más que la intensidad, lo importante no es mostrarte
agresivo, enojado, lo que importa es repetir constantemente para que logre
aprender e interiorizar lo que se le pide; si no respeta la norma en ocasiones incluso
es necesario poner consecuencias.
 La consecuencias deben ser reciprocas esto es sanciones que están directamente
relacionadas con la falta, éstas ayudan al menor a construir sus propias reglas
 Es un trabajo constante, es necesario insistir y recordarlas todos los días de la
misma manera.
 Deben ser de acuerdo a la edad del niño, ya que las características del niño son un
importante criterio para implantar una norma.
 Se les debe jerarquizar de acuerdo a su importancia.
 No tienen que ser solemnes, esto que se puede hacer de forma divertida, mediante
juegos, sin embargo deben cumplir las características anteriores.
 Es importante darnos cuenta que las normas se deben dar por anticipado, no se le
deben pedir cosas al niño que no puede cumplir.
 Las normas deben ser razonables esto es que dispone de recursos suficientes para
realizarlas y tiene tiempo suficiente para lograrlas.
 Es importante poder distinguir si la regla se cumple o no.
 Imprescindible una actitud de aceptación, afecto y respeto hacia el niño, ya que sin
esto no dará los resultados esperados y por el contrario dará resultados negativos
ya que el niño necesita de comprensión.
 Es necesario describir las normas a detalle, para que sean claras y precisas.

Como implantar normas firmes:


Es importante que se tomen en cuenta varios aspectos para lograr que las normas
sean efectivas y tengan los efectos que esperamos:
 La norma debe ser importante para la persona que lo pone: Esto es debe tener un
objetivo específico que sea importante y que sea siempre respetado.
 Las normas deben ser claras: es decir describir las normas a detalle, pero además
de esto debe centrarse en la conducta y presentarse de manera positiva es decir
evitando poner el "NO", el mensaje debe ser específico y no general, para que se
logre cumplir, además lo que decimos debe ser congruente con lo que hacemos.
 Se debe expresar por anticipado: La norma debe ser conocida con anterioridad, no
podemos sacarlas de la manga.
 Se debe estar seguro que el niño entendió el mensaje: Es importante preguntarle al
niño si ha entendido lo que se le pide y para verificarlo puede repetirnos lo que
entendió.
 Se deben marcar con afecto: Es importante utilizar afecto y utilizar un tono de voz
normal y tratar de evitar el enojo ya que este no suele funcionar, solo logra
preocuparlo y no reacciona a la norma, sino al enojo o al grito.
 Es importante presentar alternativas: Se le pueden dar opciones al niño, pero al final
de cuentas realiza lo que se le pide, esto le ayuda a asumir la responsabilidad de
sus acciones.
 Consistentes: Es necesario reforzar constantemente, ya que las normas no se
cumplen a la primera es necesaria la constancia y perseverancia.

"La clave en todo el proceso es la perseverancia y la consistencia", es por ello que


debemos ser pacientes y prudentes al aplicar cualquier norma.
En general la disciplina se debe considerar como una educación positiva, ya que lo
que busca es el desarrollo y educación de los niños, algunos puntos importantes son:
Los adultos son educadores:
Ya que son una guía, que le ayuda al niño a reconocer lo que puede hacer, los adultos
somos los que debemos introducir a los niños en el mundo y darles herramientas
necesarias para enfrentar al mundo, además que somos un modelo o ejemplo para
ellos.
Los niños requieren de una presencia constante de un adulto:
Necesitan una guía que principalmente es dada por los padres, pero también los
maestros pueden ayudar, ya que si no se pueden sentir desamparados y perdidos,
necesitan amor y cariño, es importante darle un espacio al niño e integrarlo, en tanto
sea posible a la vida del adulto, los padres eficaces les dedican tiempo a sus hijos y
atienden sus necesidades y demandas, platican y pasan tiempo con ellos y les
enseñan habilidades.
Los niños necesitan amor y aceptación incondicionales.
El sentimiento de seguridad y el concepto de si mismos depende del amor y
aceptación que reciben de los adultos, lo cual debe ser incondicional, sin requisitos,
para que el niño se desarrolle seguro.
Los niños necesitan ser respetados:
Es necesaria la comprensión de los demás, deben ser escuchados, entender su
posición, no criticarlos, no humillarlos, ni abusar de ellos física o emocionalmente, el
respeto a los niños no es hacer lo que ellos quieren, y el respeto debe ser mutuo,
recíproco y en dos sentidos de los niños a los adultos y de los adultos a los niños.
Los niños son diferentes.
Es necesario reconocer que todos los niños son diferentes y por lo tanto tiene
necesidades distintas unos de otros, además las necesidades de los niños también
van de acuerdo según la etapa de su desarrollo.
Un medio ambiente adecuado
Es importante crear en los niños un ambiente constante y predecible, lo cual los hará
sentir mas seguros y tranquilos, le brinda al niño estabilidad. Si es un medio hostil y de
constantes peleas y disturbios familiares el niño se siente inseguro y repercutirá en su
comportamiento.
Enseñarle al niño a enfrentar la vida de una manera positiva.
La actitud que se toma ante la vida es importante y se puede transmitir a los hijos, un
buen ejemplo es aprender a ser responsables de sus acciones, y hacerle comprender
que todos cometemos errores, pero que existen maneras de remediarlos y aprender
de ello.
Utilizar el sentido común.
Es importante no encasillarnos en técnicas que nos brindan los libros, muchas veces
nosotros conocemos al niño y podemos guiarnos por sentido común lo que puede
darnos resultados, ya que este sentido se basará en el conocimiento que tenemos del
niño.
DISCIPLINA "MAS QUE UNA SOLUCIÓN DE PROBLEMAS"
La disciplina a mi punto de vista no solo se debe utilizar para resolver los problema
que se van presentado, sino por el contrario, utilizarla para lograr en los niños,
características que los lleven a crecer de una manera estructurada, con objetivos
definidos, capacidad de tomar decisiones y resolver problemas que se presentan en la
vida cotidiana, es por esto que es importante hablar de una disciplina donde se
abarquen 3 aspectos:
 Prevención:

El objetivo es establecer un ambiente en el cual se prevengan los problemas de


disciplina, y para lograrlo es importante involucrar a lo niños en los 3 componentes
cognoscitivos (pensamiento), comportamentales (como actuó) y afectivos
(sentimientos).
Para lograr el objetivo es necesario seguir los siguientes etapas:
1. Incrementar la conciencia de sí mismo: El educador debe reflejar lo que es, y ser
congruente con lo que hace y dice.
2. Desarrollo de la conciencia en los alumnos: Se debe interactuar tanto la figura de
autoridad como el niño, tanto más se conozca al niño más eficiente será trabajar
con ellos. El enfoque tridimensional es interactivo y toma en cuenta a sus alumnos
3. Expresar sentimientos genuinos: Es importante expresar los sentimientos al niño,
claro de una manera que el comprenda de acuerdo a su edad, y el de la misma
manera aprenderá a expresarlos y a confiar en la figura de autoridad.
4. Descubrir y reconocer alternativas: Es importante que se tengan alternativas de
cómo manejarse con los niños, pero además es importante que se ajusten a los
valores e ideología del adulto.
5. Motivación para el aprendizaje: Es importante impulsar al niño a aprender y
mantenerlo motivado.
6. Establecimiento de contratos: Es importante tener una lista de reglas y
consecuencias, y si el niño tiene la edad adecuada puede intervenir en la
planificación de tales normas, para sentirse mas parte del proceso.
7. Manejo del estrés cuando las normas no son acatadas: Es importante que la
figura de autoridad, sepa afrontar el estrés y lograr buscar estrategias para que las
normas se cumplan, sin que pierda la cordura.

 Acción:

Aunque se trata de prevenir el tener problemas con la disciplina, en ocasiones es


inevitable enfrentarse a problemas, y se tiene que buscar una forma de solución, para
lo cual es necesario definir consecuencias que sean aplicadas de manera correcta
para que logren su objetivo, además de esto es importante verificar si dichas
consecuencias están dando resultados.
 Resolución:

Muchas veces nuestros niños están fuera de control, y es necesario recurrir a todas
las alternativas posibles, claro basándonos en el respeto, aceptación, en muchas
ocasiones nosotros como educadores perdemos el control y es necesario acudir a
pedir ayuda a un especialista, es necesario que reconozcamos cuando las cosas se
sale de control.
Es importante retomar palabras de Piaget y Kohlberg donde afirman que para que
exista un verdadero aprendizaje del desarrollo moral en el niño, éste debe construir las
reglas a través de su experiencia y reflexiones, y no ser impuestas por otros, lo cual a
mi punto de vista es muy importante ya que el niño no aprende simplemente de las
palabras que le damos sino a través de lo que el vive y siente; puede llegar a
reflexiones que utiliza para lograr una vida autosuficiente e independiente.
Podemos decir que la disciplina debe buscar equilibrio entre orientación y control del
desarrollo, respetando la independencia y autorrealización del niño.
Para concluir este capitulo es importante que a pesar de que la disciplina no es un
proceso sencillo y conlleva muchos aspectos que anteriormente no habíamos tomado
en cuenta trae consigo grandes beneficios, por lo cual a mi me parece importante que
apliquemos esto a los pequeños.
CONCLUSIONES.
Considero que la disciplina es un tema de gran importancia en la actualidad, ya que la
efectiva aplicación de la misma nos puede proporcionar muchos beneficios no solo a
quien la aplica sino que a la sociedad en general; ya que si lo tomamos como el
proceso que es y no solo como una estrategia para hacer obedecer, lograremos ver
crecer personas con conciencia critica de las cosas, autosuficientes, capaces de
resolver sus propios problemas, reconocer sus errores y aprender de ellos y no solo
eso, sino que se puede lograr que sean personas con objetivos bien definidos y
capaces de llevarlos a cabo, por lo cual se forma un sociedad mejor.
El implementar la disciplina a mi punto de vista no es el trabajo de uno solo sino es el
trabajo conjunto, de padres y maestros, a mi punto de vista no es tan difícil lograr que
se vaya educando a los niños en cuanto a una disciplina adecuada, siempre y cuando
exista el compromiso por parte de los padres y maestros, pero a lo largo de mi
práctica me he podido percatar que debido a la vida tan apresurada que tienen los
padres, no se detienen un momento a ver como pueden ayudar a su hijos y fomentar
una disciplina completa, promoviendo la responsabilidad, el respeto a otros, etc., los
padres quisieran una formula mágica que les diera resultados instantáneos, creo que
parte de mi labor es crear en los padres conciencia que para logra que los niños
obtengan los beneficios de una disciplina adecuada, es necesario, comprometerse y
trabajar, por que como lo mencione a lo largo de este escrito en ocasiones no es fácil,
y los padres no quieren hacer un esfuerzo más.
Aunque es un trabajo conjunto el que deben realizar padres y maestros, creo que la
base de la disciplina se encuentra en casa, dentro de mi practica en el Jardín de niños
me doy cuenta que, la falta de disciplina en casa ocasiona grandes conflictos para la
maestra, ya que los niños no tienen idea de cómo lograr un comportamiento
adecuado, me parece alarmante ver como los padres no sientan una disciplina en
casa, y provoca que los niños no logren obtener los conocimientos que requieren
debido a su poca capacidad para controlarse a si mismos, además he observado que
uno de los requisitos indispensables dentro de la disciplina como lo es la aceptación
total del niño no es cubierta muchas veces ni en casa ni en la escuela.
Aunque no existe una receta exacta para que la disciplina sea adecuada, es
importante que tomemos una estructura que se adecue de acuerdo a las
características propias del niño y lo que queremos lograr.
Creo que a lo largo del presente trabajo he demostrado que la disciplina no es
simplemente castigar al niño o hacerle obedecer, este es el punto principal que espero
sea comprendido en su totalidad, ya que es importante y necesario que los padres y
maestros comprendan que es imperativo el hacer uso de la disciplina con la finalidad
de propiciar el mejor desarrollo de los niños.
La disciplina es una herramienta que los niños no solo utilizarán ahora sino también
para ser adultos eficaces; es un aprendizaje para la vida no solo para ser controlados
por sus padres.

¿Que son los Límites?


Son las normas que el niño debe respetar para mantener la armonía del entorno., estos deben estar
de acuerdo a las necesidades, etapas de desarrollo del niño y con la realidad del ambiente y
del niño. Los límites deben ser expuestos claramente y fundamentados, esto implica que deben estar
libres de contradicciones, el límite busca aprendizaje, respeto por el ambiente., se establecen y luego
se recuerdan constantemente y se conversan sin enojarse ni subir la voz.

Ejemplo: recuerda que en la casa se camina, si quieres correr tendrás que ir a fuera, al ponerse el
límite se debe estar seguro de que el niño tiene la capacidad de cumplirlo, deben ser alcanzables,
reales y aplicables requieren cierta reflexión por parte del adulto. Se debe evaluar si son útiles y
necesarios.

Los Límites son importantes en la vida de los niños

Le otorgan seguridad y estructura.

L o s h a c e n s e n t i r s e t o m a d o s e n c u e n t a y q u e r i d o s , p u e s l o límites son un reflejo


del amor, que el otro importa, c u a n d o h a y a u s e n c i a d e l í m i t e s l a p e r s o n a s e s i e n t e
abandonada.

L o s l í m i t e s d e b e n t e n e r u n a e v o l u c i ó n d e a c u e r d o a l desarrollo del niño. La libertad


que se va dando va a depender de su grado de responsabilidad y madurez. Algunas razones que
impiden poner límites son cansancio, el querer ponerse a la altura del niño, ser su amigo, sentimiento
de culpa, lo que se da principalmente en los padres. Deben existir además consecuencias
explicitadas, establecidas, si el niño pasa los límites, las que el grupo debe conocer con claridad.
Son los acuerdos del salón y del hogar. Las consecuencias deben ser lógicas y congruentes, debe
saber correspondencia. La consecuencia debe tener directa relación con el límite.

 Ejemplo: Si no te comes la comida, no ves televisión. En este caso no hay correspondencia


entre el límite y la consecuencia debería ser más bien si no te comes la comida, no podrás
comer nada más hasta la próxima comida. Estos deben respetarse para que el niño sepa que
estos son estables.

Los límites de violencia, son personales, se usan expresiones como:


 No voy a permitir que golpees a alguien, no se deben usar expresiones impersonales como
Eso no se hace no golpeamos a nadie, no se golpea a los demás o pórtate bien, frente a faltas de
respeto hacia otros es lo mismo. Hay que destacar nombrando claramente cuál es la falta, no
basta con decir pórtate bien. Hasta los 0 años los límites los ponen los adultos, no hay acuerdos. En
primaria, estos se conversan, se pueden llegar a acuerdos. En este nivel es posible trabajar el tema
de los límites de modo que los niños vayan creando su propio marco de referencia. Se pueden
acordar los márgenes, incluso ellos mismos pueden dar ideas respecto a cuales serán los límites en
la casa y escuela, de modo quemas tarde sientan una mayor responsabilidad para cumplirlos. Los
primeros días de entrada a clases los límites se trabajan fuertemente. Se escriben y se mantienen a
la vista de los niños, dentro del salón. La evolución es en espiral ascendente, Lo que indica que
estáticos y momentos de avance, siempre en un nivel superior, no es siempre igual. El niño debe
evolucionar, tiene adentro un poder universal, es la energía de la vida, que lo lleva por una carretera
hacia la evolución, como toda carretera tiene normas, que le permiten llegar hasta el final. Cuando
esta energía se encuentra con obstáculos, esta energía no desaparece, sino que se desvía, lo que
impide evolucionar. Aquí surgen las llamadas desviaciones. Los límites encaminan la energía del
niño en la espiral evolutiva, la conducen en esa dirección, impiden que esta se disperse. Los límites
deben ponerse en positivo, de esta manera le indico al niño las opciones que tiene, lo que el sí
puede hacer, dándole libertad. Ejemplo: En la sala se camina, si quieres correr tendrás que ir afuera
Si le digo: aquí no se corre en habilito al niño, le impido actuar, comparto su energía, las
consecuencias son muy distintas a los castigos, que en general se indican de forma alterada, no
están explicitados, no tienen correspondencia con el límite. Generan obstáculos, y aversiones, por
ejemplo: Si no haces la tarea tendrás que hacer aseo a la sala. Le genero aversión y odio a
la limpieza, la estoy asociando a un castigo, por tu desobediencia tendrás que escribir 899 veces,
generándole una aversión al estudio. Lo que se observa hoy día es mucha dispersión. Es necesaria
la autodisciplina, ponerse metas, límites claros. El adulto a cargo debe trabajar por su propios
Límites. Es necesario que el adulto haga desarrollo personal debe trabajar con autodisciplina en su
evolución adulto debe tener claridad y propósito para los niños, para conducirlos hacia una
secuencia. Es necesario saber para donde voy con cada niño, hay metas, hay evolución, junto con
libre elección. El niño puede elegir que trabajos realizar, pero dentro de esos límites, no se le da la
opción de correr, gritar o jugar. puede elegir dentro de ciertos trabajos cual va a realizar. Se le dan
exigencias que tienen un nivel de desafío. Se les da la misión de cumplir con un plazo. Debe haber
mucha claridad por parte de la persona que guía.

¿COMO PONER LIMITES CON LOS ALUMNOS?

Elementos útiles para el trabajo en las aulas.


 Conocer a los alumnos para saber qué podemos esperar de ellos. Si pedimos mucho más de lo
que en realidad pueden hacer, se sentirán frustrados. Tampoco sirve ser demasiado blandos y exigir
mucho menos de sus posibilidades.
 Exigir conductas que correspondan a su edad. No podemos esperar que se comporten como
adultos formales todo el tiempo. Es necesario entender que son niños, con necesidades propias, y que
seguramente en muchas ocasiones no cumplirán con ciertas conductas esperadas.
 Platicar con los alumnos y conjuntamente poner reglas claras, concretas, precisas. Y además
asegurarnos que las comprendieron y que les ha quedado claro cuáles son las consecuencias de su
incumplimiento.
 Explicar el porqué y el para qué de estas reglas.
 Ser congruentes y constantes en la aplicación de las reglas y límites. NO se vale aplicarlas
cuando nos conviene y dejar de hacerlo cuando no nos interesa. O aplicarlas cuando nos es fácil y no
cuando nos cuesta trabajo.
 Permitir que, en lo posible, los alumnos asuman las consecuencias de sus conductas. Es
decir, que paguen lo que rompieron, que negocien con el alumno sus problemas en la escuela, que
recojan lo que tiraron, etc. Esto no quiere decir que se les exija de mala manera que lo hagan o que no
se apoyen para que puedan responsabilizarse de sus actos. Sabemos que no es fácil, pero sabemos
también que sí es posible pedirles de manera clara, directa y amable que lo hagan, así como
acompañarlos o apoyarlos para lograr que asuman su responsabilidad y al mismo tiempo dejarlos que
ellos solos se responsabilicen.
 Confiar en que los alumnos podrán cumplir con las normas y ser responsables, si no
confiamos en ellos, seguramente ellos tampoco confiaran en sí mismos ni en nosotros.
 Ofrecer alternativas de conducta viables: no solo decir que algo está mal y punto, sino decir cómo
podría hacerse mejor.
 Reconocer las conductas positivas. Educar no consiste únicamente en corregir lo que está mal.
Todos necesitamos que se nos reconozca lo que hemos hecho bien, nuestro esfuerzo, y éste es factor
que motiva a seguirse esforzando.
 Promover una comunicación clara, abierta y afirmativa. Sin una buena comunicación entre
maestros y alumnos, es prácticamente imposible que haya una disciplina apropiada.
 Tener claro que poner límites o reglas no está peleado con la demostración del afecto.
Podemos ser al mismo tiempo exigentes y cariñosos. Y nunca condicionar el cariño a la conducta de
los alumnos. El cariño siempre debe estar allí, independientemente de los errores que se cometan.
Hay que reconocer estos últimos y buscarles una solución, pero no mediante el chantaje, la culpa o la
amenaza de retirar el amor.

DISCIPLINA POSITIVA EN EL AULA, TOCANDO EL CORAZÓN DE TUS ALUMNOS


La raíz latina del término “disciplina” es disciple, cuyo significado es enseñar o comprender.
A partir de ahí se han derivado muchas interpretaciones respecto a lo que es la disciplina escolar y
cuál es su funcionalidad.
Entre todas, podemos diferenciar al menos dos formas distintas de concebir la disciplina escolar; una
caracterizada por acotar su finalidad en el control, y otra que se caracteriza por la capacitación del
alumnado.
En este sentido el estilo educativo que el docente emplea invita a sus alumnos a determinados
comportamientos y eso es algo sobre lo que se tiene que reflexionar.
El docente y en general todo los adultos somos entrenadores de vida, con nuestra práctica diaria
estamos incidiendo en el desarrollo afectivo y emocional de los niños.
El docente en su práctica puede asumir estos roles:
ESTILO AUTORITARIO
Se realiza un tipo de control no participativo, excesivo y autocrático. En este tipo de docente
predomina el orden sin libertad, la vigilancia sobre la formación y el aprendizaje y la obediencia ciega
frente al diálogo abierto y la colaboración.
“Se hace porque lo digo yo”
ESTILO LAISSEZ-FAIRE
Se caracteriza por la ausencia de normas y controles y se basa en la idea de dejar hacer. Esto causa
un enorme desconcierto e inseguridad en los alumnos ya que están desprovistos de unas pautas y
un orden.
“Puedes hacer lo que quieras”
ESTILO DEMOCRÁTICO O AUTORITATIVO
Se requiere de un orden dentro de un ambiente de conexión emocional, gracias a un vínculo de
dignidad y de respeto dentro del aula.
En este caso el docente debe fomentar la autodisciplina y la asunción consciente y voluntaria por
parte de los alumnos de las normas que favorezcan la convivencia, todo ello gracias a permitir que
sean ellos mismos quienes participen de su creación.
“La disciplina se refiere al sistema de normas que una organización se proporciona a si misma y a la
obligatoriedad o no, de que cada miembro del grupo social cumpla con determinadas
obligaciones(…) para que esto sea posible, los alumnos deben participar en la elaboración de las
normas”

“La Convivencia Escolar: qué es y cómo abordarla”.


En el día a día de un aula, los conflictos son inevitables, hay estudios que demuestran que los
docentes invierten un 70% de su tiempo en la resolución de los mismos.
¿Qué ocurriría si el docente tuviera la oportunidad de capacitar al alumnado para que fueran ellos
mismos los que resolvieran sus conflictos?.
Este deseable panorama puede darse en un aula con el uso de la Disciplina Positiva.
Disciplina Positiva es la metodología que permite entender el comportamiento del alumno/a e
interaccionar de una manera respetuosa y firme, ahora bien Disciplina Positiva no puede impedir que
surjan problemas, aunque si facilita la manera de enfrentarse a ellos ya que fomenta que el alumno/a
adquiera las herramientas necesarias para aprender a solventar conflictos con asertividad, empatía,
sabiendo negociar y con resiliencia.
Esto requiere de un compromiso por parte del docente que quiere “invertir” su tiempo y esfuerzo en
la consecución de su labor ya que debe dejar que el trabajo que se realiza en el aula por medio de
las dinámicas propias de Disciplina Positiva para el aula sean interiorizadas por el alumno/a.
Es necesario poder ver los conflictos como excelentes oportunidades de aprender, los retos diarios
son el gimnasio emocional en el que se van a entrenar nuestros alumnos.
El modelo o ejemplo que da el adulto va a ser fundamental a la hora de conseguir dichas
competencias y habilidades socio-emocionales.

 MANTÉN LA CALMA Cómo modelo de referencia que es, el docente debe mostrar serenidad
e intentar no perder los papeles delante del alumnado, debe ser ejemplo de calma en los
momentos críticos para encauzar la situación de una forma positiva y respetuosa. Lee el
siguiente artículo para profundizar sobre esto.
 CONTENCIÓN FÍSICA Impedir que los alumnos se agredan es algo primordial dando cabida
al respeto por la situación.

 EXPRESAR LOS SENTIMIENTOS que te provoca la situación conflictiva sin usar órdenes,
sermones, reproches, acusaciones o comparaciones que les hagan sentir humillados, con
esto vamos a modelar en ellos que puedan también expresar sus propios sentimientos.

 ESCUCHAR DE FORMA ACTIVA a los alumnos implicados en el conflicto sin tomar partido y
dándoles la oportunidad y confianza de expresar sus sentimientos y las razones de su
comportamiento.

 VALIDAR LOS SENTIMIENTOS para que ellos puedan interiorizar el verdadero concepto de
la empatía al ver los conflictos desde la perspectiva del otro.

 BUSQUEDA DE SOLUCIONES CONJUNTAS al problema mediante una lluvia de ideas.


Gracias a esto podemos modelar una gran habilidad, que es la de no querer buscar culpables
sino enfocarnos en soluciones ya que la búsqueda de los culpables no soluciona el problema.
Aqui tiene una especial relevancia el uso de las PREGUNTAS DE
CURIOSIDAD con las que invitas al alumno/a a un ejercicio de autoevaluación.

¿Qué podemos hacer para sentirnos todos mejor?.

Es necesario en estos casos confiar en los alumnos y en su capacidad de resolver los


asuntos, cuanto más haya trabajado el docente las habilidades en el aula, más capacitación
tendrá ese alumno/a para gestionar sus propias emociones y hacer frente al problema de
manera respetuosa, la intervención del docente al principio es clave con sugerencias y
propuestas aunque los alumnos normalmente suelen sentirse empoderados y con autonomía
de manera muy rápida.

 APRENDER DE LOS ERRORES y reflexionar sobre lo ocurrido para poder actuar de manera
positiva la próxima vez que vuelva a ocurrir, preguntas que ayudan a la reflexión:

¿Qué podemos hacer cuando nos sintamos enfadados o desbordados?


¿Cómo podemos gestionar nuestro enfado de manera que no faltemos el respeto a los
demás?

¿Cómo nos sentimos nosotros cuando algo no nos gusta?

¿Cómo crees que se siente el compañero/a para actuar así?

El docente debe trasladar a los alumnos que detrás de los comportamientos hay sentimientos
y necesidades que no se han sabido gestionar, hay recursos excelentes para poder trabajar
en este sentido, en mis formaciones a docentes les comparto el cuento
“No hay tal cosa como los dragones” que puedes descargate[gview
file=”http://www.padresayudandoapadres.es/wp-content/uploads/2017/10/Cuento-del-
DRAGÓN.pdf”] o bien el trabajo de lectura de los Cuentos Iceberg.de Ana Isabel Fraga.

o RECUPERAR EL BIENESTAR EMOCIONAL; es de vital importancia dotar al aula de


un espacio para recuperar la calma y al que el alumno/a pueda acudir de manera voluntaria.

Es preciso entender que Disciplina Positiva no pretende cambiar el comportamiento de los alumnos
que se portan mal, sino la creencia y sentimientos que lo provocan. esa es la gran diferencia con otro
tipo de intervenciones.

“Cuando el alumno/a se siente mejor se porta mejor y es el propio alumno/a quien hace el cambio”,

¿Quieres seguir profundizando en crianza respetuosa?

¿SE PUEDE EDUCAR SIN AUTORITARISMO NI PERMISIVIDAD?


Estamos cansados de escuchar que los niños no vienen con manual de instrucciones, es curioso observar, cómo desde el
momento en que sabemos que vamos a ser padres nos afanamos en recopilar información referente a este gran acontecimiento
en nuestras vidas, de este modo libros de pediatras, psicólogos u otros profesionales se convierten en nuestra inspiración.

No hay ninguna duda de que queremos ser los mejores padres, queremos ser respetuosos, pero a la hora de la verdad cuando
nos enfrentamos a nuestro día a día, a una situación delicada o tensa, finalmente salta el automático que está directamente
conectado con nuestros instintos o necesidades y brotan desmesuradamente nuestras emociones más primitivas, terminamos
desconectando de nosotros mismos y olvidando a quien tenemos enfrente y surgen los gritos, las amenazas, los chantajes, los
castigos.

También estamos cansados de escuchar que antes la educación funcionaba con otros métodos y no se entiende porqué ahora no
funcionan, pues es bien sencillo, los adultos ya no damos ejemplo de sumisión o disciplina y por otro lado tampoco
proporcionamos a los niños ocasiones de aprender responsabilidades o motivación.

Para la gestión de los cambios, no sólo es suficiente con “el querer”, este está directamente relacionado con “el creer”, pero
para poder querer y creer se requiere de una fuerza mayor y esta depende de la lucha que mantenemos con nuestro tirano
interior, ese que alimentamos de automatismos, de creencias y de memoria emocional.

Se requiere pues, no sólo de una caja de herramientas o de pautas que nos ayuden al cambio en nuestra forma de educar, se
requiere también de un desbloqueo, un insight o descubrimiento, la DISCIPLINA POSITIVA nos ayuda a esto.

La DISCIPLINA POSITIVA tiene su origen en la psicología individual de Alfred Adler, médico y psiquiatra austriaco, coetáneo
de Freud, que estudió el comportamiento humano, Adler comprendió la importancia de mantener la dignidad y respeto por
todas las personas y por supuesto a los niños.

Los puntos básicos de la Teoría de ADLER son:

o Todo comportamiento tiene una intención


o La meta de ese comportamiento es la pertenencia (conexión) y la significancia (importancia)
o El mal comportamiento viene de la creencia equivocada de cómo lograr conexión y significancia

LAS CUATRO METAS EQUIVOCADAS DEL COMPORTAMIENTO SON:


Es decir la atención y el poder les ayudará a alcanzar ese sentido al que todo ser humano aspira que es el de pertenencia y
significancia.
La venganza les dará satisfacción a cambio del dolor que experimentan por no sentir que pertenecen o no son importantes.
Y cuando creen que no son adecuados, se dan por vencidos y asumen la incapacidad.

Las claves para detectar esas metas que se manifiestan a través de los comportamientos inadecuados, van a ser los propios
sentimientos de reacción del adulto, eso será fundamental para saber descifrar la meta que el niño persigue tras su
comportamiento.

En realidad hay muchos padres y docentes con conocimientos insuficientes sobre el comportamiento infantil y sobre el
desarrollo de los niños, tratando finalmente como malas conductas a conductas cronológicamente adecuadas para la edad del
niño.

CONCEPTOS BASICOS DE DISCIPLINA POSITIVA

 Los niños son seres sociales


El comportamiento se determina dentro de un contexto social, los niños adoptan decisiones sobre si mismos, sobre los demás y
sobre la manera de comportarse, basándose en cómo se ven ellos en relación a los demás y lo que creen que los demás sienten
hacia él.

Observan Piensan Sienten Deciden

 El comportamiento está orientado a metas.


El comportamiento tiene un propósito, la principal meta es la de pertenencia y significancia, el mal comportamiento viene de la
creencia equivocada de cómo lograrlo, Dreikurs explica que los niños son buenos observadores pero muy malos interpretando.
Cuando un bebé no tiene una necesidad cubierta ¿qué hace para hacértelo saber?, llora
Cuando un niño o adolescente siente que esa necesidad de comprensión, de afecto, de conexión falla ¿qué hace? rabietas,
rebeldía , puede en algunos casos llegar a ser violento.

Con el bebé inmediatamente intentamos averiguar cuál es la necesidad y proporcionársela, con los niños y adolescentes sólo
atendemos a su conducta intentando por todos los medios sofocarla, pero no hacemos caso a la causa que provoca ese
comportamiento.

El niño confunde la manera de llegar a su objetivo, por eso es tan importante analizarse como padre, madre o educador para
reflexionar si nuestra conducta invita a esa creencia equivocada.

 Adler introdujo un concepto , la responsabilidad social o sentimiento comunitario


Si no contribuimos al bienestar de los demás no alcanzamos un óptimo desarrollo emocional y mental.

 Relaciones horizontales
Todos sin excepción tenemos derecho a dignidad y respeto.

 Los errores son grandes oportunidades para aprender


Si un niño se somete a la humillación de la corrección de un error de manera irrespetuosa, puede no querer volver a intentarlo
por temor, puede llegar a ser un adicto de la aprobación o incluso puede querer esconder la equivocación , en algunos casos
con mentiras.
Animar a exponer un error y qué aprendizaje salió de eso hará que los niños se recuperen del error, se reconcilien y lo más
importante se enfoque en cómo solucionarlo, trabajando conjuntamente con ellos,

 Asegurarse de que el mensaje que quieres transmitir es entendido (primero la conexión y luego la
corrección)
Teniendo en cuenta todos estos puntos se comenzaron a poner en marcha talleres de padres en EEUU y posteriormente esta
metodología se extendió a varios países incluido España, con la ayuda de estos talleres se consigue ayudar al adulto a
encontrar un respetuoso equilibrio en el arte de educar, usando como herramientas la amabilidad y la firmeza, consiguiendo
así desarrollar en los niños, habilidades sociales, emocionales y de vida.

HERRAMIENTAS QUE PROPORCIONA LA DISCIPLINA POSITIVA

A) Herramientas de Actitud:

1. Los niños que se portan mal son niños desanimados. En muchos casos el mal comportamiento se debe a que el niño no se
considera aceptado ni importante. Los castigos aplicados por los adultos le humillan y provocan más desaliento y, como
consecuencia, mal comportamiento en el futuro.

2. Los niños hacen las cosas mejor cuando se sienten mejor. No tiene sentido pensar que para que un niño se porte mejor
primero hemos de hacer que con el castigo se sienta peor.

3. Los errores constituyen excelentes oportunidades para aprender. Hay que ver el error o el mal comportamiento como una
manera de aprender para la próxima vez.

4. Trabaja para mejorar, no para alcanzar la perfección. En lugar de castigar por los errores es mejor centrarse en los pequeños
avances y animar así al niño.

5. Utiliza la firmeza y la amabilidad a la vez. No se trata tampoco de ser demasiado permisivos con los niños, sino que hay que
ser amables y firmes a la vez (“Te quiero y la respuesta es no”).

6. Céntrate en convencer al niño en vez de en ganarle. Cuando se plantea una lucha de poder y el adulto gana, el niño pierde,
pero eso no le hace mejorar, simplemente le desanima.

7. Céntrate en los resultados a largo plazo. Con el castigo el niño no aprende más habilidades, aprende que el que tiene más
poder puede doblegar a los demás.

8. Busca soluciones, no culpabilices. Culpando no se soluciona nada, son las soluciones las que hacen que mejoren las cosas.
9. Comprende el significado de la disciplina. La disciplina no es sinónimo de castigo, el verdadero significado de la disciplina es
el de educar.

10. Trata a los niños con dignidad y respeto. De ese modo los niños se sentirán mejor y se comportarán mejor.

11. Los niños te escuchan si primero tú les escuchas a ellos. Si escuchas a los niños, ellos aprenderán a escuchar.

12. Fíjate en el mensaje escondido detrás del mal comportamiento. Con el mal comportamiento los niños pueden perseguir algunos
de estos objetivos erróneos: llamar la atención, tener el poder, venganza o asunción de incompetencia. Si comprendemos lo que
el niño quiere decir con su comportamiento podremos ayudarle.

13. Da a los niños el beneficio de la duda: Es mejor que el niño sepa que estamos de su parte.

14. Un respiro para iluminarse: El pararse a pensar, el retirarse y relajarse puede hacer ver los problemas desde otra perspectiva.

B) Herramientas de Acción:

1. Asegúrate que el niño recibe el mensaje de amor y respeto. El niño con mal comportamiento es el que más necesita oír que se
le quiere.

2. Permite al niño desarrollar percepciones de que es significante y aceptado. A través de las reuniones familiares y de clase se
puede ayudar a los niños a que descubran sus capacidades y se valoren.

3. No hagas cosas por los niños que puedan hacer solos. Así les ayudarás a ser más capaces.

4. Formula preguntas del tipo “qué” y “cómo”. Por ejemplo. ¿Qué ha ocurrido?, ¿Cómo te sientes con lo que ha pasado?, ¿Qué
has aprendido con esto?, ¿Cómo puedes utilizarlo para la próxima vez?

5. Formula preguntas de curiosidad. Hacer preguntas para que el niño observe sus propios sentimientos.

6. Implica a los niños en las soluciones. Así el niño aprenderá a solucionar problemas y se animará a participar en las
soluciones diseñadas.

7. Celebra reuniones familiares o de clase con regularidad. En ellas los niños aprenden a solucionar conflictos y problemas y a
ayudarse los unos a los otros.

8. Resuelve los problemas en parejas. Deja a dos niños que hayan tenido un problema o una pelea resolver ellos solos el
conflicto, con estas normas: no echarse la culpa y centrarse en las soluciones.

9. Marca líneas de resolución de problemas:


Los pasos a seguir ante un conflicto serían: No responder a la provocación, dialogar con respeto
sobre lo sucedido, elegir una solución consensuada, pedir ayuda si no se encuentra solución.

10. Establece rutinas con los niños. Si conjuntamente con el niño se establecen los pasos de cualquier actividad (por ejemplo, la
hora de acostarse) el niño tendrá más voluntad de llevarlo a la práctica sin problemas ya que ha participado en su diseño.

11. Ofrece opciones limitadas. Cuando proponemos opciones (por ejemplo: ¿Quieres bañarte antes o después de hacer los
deberes?) damos al niño la libertad de elegir, lo que le motivará a actuar.

12. Reorienta el poder. Dejar que los niños participen y ayuden les permite también ejercer poder, no solo obedecer.
Di: “Me doy cuenta”. Si ves que el niño no ha hecho algo, p. ej.: recoger los juguetes, es mejor
decir: “Me doy cuenta de que no has recogido tus juguetes”, en vez de “¿Has recogido tus juguetes?”

13. Céntrate en las soluciones. Proponer a los niños que planteen soluciones a los problemas o dificultades cotidianas: “¿Cómo
podríamos solucionar las discusiones sobre la hora de salir de la bañera?

14. Crear una rueda de opciones. A la hora de encontrar soluciones a los problemas se le pueden ofrecer diferentes opciones y
que el elija.

15. Utiliza las emociones honestamente.

16. Hablar sobre las propias emociones y sentimientos es un buen ejemplo para los niños. Una fórmula adecuada sería: “Me
siento___________ cuando___________, porque__________, y me gustaría___________”.

17. Enseña las diferencias entre lo que los niños sienten y lo que hacen. Hay que dejar que los niños expresen sus sentimientos
(esos son reales y no debemos negarlos), aunque desaprobemos su conducta ( esta sí se puede evitar o corregir). Por ejemplo,
ante un ataque de celos entendemos los sentimientos, pero evitamos que el niño pegue a su hermanita.

18. Asume las responsabilidades que tienes en el conflicto. Si aceptamos nuestra parte de culpa en el conflicto, facilitamos
igualmente que el niño asuma su parte de culpa.

19. Dale un cronómetro. Un cronómetro puede ayudar al niño a decidir cuándo empezar con los deberes o cuándo apagar la
televisión.

20. Adéntrate en el mundo de los niños. Preguntarse qué hay detrás de la conducta de los niños.

21. Escúchale reflexivamente. A la hora de escuchar es bueno parafrasear las palabras del niño.

22. Escucharles activamente. En la escucha activa, escuchamos los sentimientos escondidos entre las palabras haciéndole ver que
entendemos sus sentimientos.
23. Supervisa, supervisa, supervisa. Es una herramienta necesaria sobre todo para niños más pequeños.

24. Distrae y/o reorienta: En vez de prohibirles hacer algo es preferible decirles u orientarles sobre lo que pueden hacer.

25. Utiliza las 4 R para recuperarse de los errores:


Reconocer que se ha cometido un error, Responsabilizarse de lo que se ha hecho mal, Reconciliarse (pidiendo perdón) y
Resolver (buscar una solución conjuntamente.

26. Mantente al margen de las peleas. Es una herramienta inicial para abordar las peleas ya que uno de los principales motivos de
éstas es involucrar a los padres.

27. Pon a todos los niños en el mismo barco. No dar la razón a ninguno de los contendientes de una pelea (aunque se esté seguro
de quién es el culpable). La solución al problema la han de encontrar entre los dos.

28. Tómate un tiempo para enseñar. Una herramienta muy útil es la de enseñar a los niños a hacer juegos de rol.

29. Decide lo que vas a hacer. Es bueno decidir cómo se va a comportar uno ante un conflicto y hacérselo saber al niño. Por
ejemplo, aparcar y dejar de conducir si los niños se pelean en el coche.

30. Sigue hasta el final. Hay que ser amables pero firmes y llegar hasta el final en el uso de las estrategias positivas.

31. Menos es más. Cuanto menos se hable más eficaz se es. Hay que dejar que las acciones hablen más alto que las palabras.

32. Utiliza señales no verbales. El uso de señales no verbales (p. ej.: un vaso bocabajo en la mesa indicaría que hay que lavarse
las manos antes de comer), sobre todo si participan los niños en su elección, puede aumentar la motivación para realizar las
tareas cotidianas.

33. Di: ” Cuando……, entonces”. Es más eficaz decir: “Tan pronto como acabes los deberes verás la TV”, que “Si acabas los
deberes, verás la TV”.

34. Enseña consecuencias naturales. Es bueno que el niño experimente las consecuencias naturales de sus actos. Una
consecuencia natural es algo que sucede debido a lo que el niño ha elegido, sin que el adulto haya hecho nada.

35. Enseña consecuencias lógicas. Para que una consecuencia lógica no sea un castigo deben cumplirse las 3 R: Las
consecuencias lógicas deben ser Relativas (deben estar relacionadas con el comportamiento), Respetuosas (deben aplicarse sin
cólera, fuerza ni humillación) y Razonables (deben parecer razonables al adulto y al niño).

36. Anima en lugar de dar recompensas o elogios. Animar a los niños les lleva a la autoconfianza mientras que elogiar les hace
dependientes de los demás. Las pagas se deben dar sin relacionarlas con las tareas.

37. Haz que los niños se impliquen en las tareas domésticas. Los niños deben participar en las tareas de la casa y una buena
manera de planificarlas es en las reuniones familiares.
38. Abrázale. Esto puede por sí solo cambiar la actitud tanto del padre como del hijo.

39. Dedícale tiempo. Dedicar todos los días unos minutos extra hace que los niños se sientan aceptados e importantes y les permite
compartir experiencias y sentimientos.

En general los métodos de educación están arraigados en el empleo de disciplinas punitivas


basadas en el castigo, algo que provoca efectos negativos. Al buscar otras alternativas, los padres
se van al otro extremo y dan al niño una permisividad exagerada.

El uso de estos métodos tan autoritarios o tan permisivos se da por el cansancio diario y la
monotonía de las rutinas que sufren los padres y hace que no puedan pararse a pensar si hay otras
maneras de educación.

Como una alternativa eficaz a estos 2 modelos educativos surge la disciplina positiva. Esta se basa
en la colaboración, en el respeto implicando al niño en la responsabilidad y autonomía, en el
cariño, en la libertad de actuación, en la implicación de los niños y en el desarrollo del niño de
manera sana y feliz. Además desde el punto de vista de este modelo no existen niños malos ni
buenos, sino buen y mal comportamiento.

Para qué sirve la disciplina positiva

El objetivo de este tipo de educación es que los niños entiendan las normas que les aportarán
seguridad. No se debe entender esta disciplina como una imposición de estas normas, sino como
un medio por el cual el niño se desarrolle de manera sana y feliz y como algo que les enseñe el
camino para ser responsable de sus actos y que toda acción tiene una consecuencia. Que además
les sirva para aprender la manera adecuada para saber comportarse y actuar en cada situación.

De este modo, con la disciplina positiva se busca favorecer la maduración de los niños para que en
un futuro sean responsables, autónomos y felices.
Para educar desde este modelo hay que recordar que se debe evitar la utilización
de castigos físicos y verbales y alejarnos de la imposición de normas y pautas. Ya que
el niño debe aprender y no obedecer. Algunas técnicas de disciplina positiva son las
siguientes: Técnicas para educar a los hijos con disciplina positiva

Para educar desde este modelo hay que recordar que se debe evitar la utilización de castigos
físicos y verbales y alejarnos de la imposición de normas y pautas. Ya que el niño debe aprender y
no obedecer.

Algunas técnicas de disciplina positiva son las siguientes:

- Elogia lo que te gusta. Pondera, cuenta y revive aquellos momentos en los que el niño se porta
bien. Son una forma de reforzar las conductas que se quieren repetir.

- Dar rutinas. Establecer normas habituales evitará conductas no deseadas. Si, por ejemplo, el niño
sabe que después de jugar debe recoger, le hace entender que si un día no guarda los juguetes
estará actuando mal y esto tendrá consecuencias que no le gustan y que deberá asumir. Por lo que,
tratará de hacerlo bien.

- Control del adulto. El mal comportamiento se puede describir como una llamada de atención “mal
realizada”. El niño entiende que le dedicas más tiempo cuando adopta posturas de este tipo. No
prestes atención cuando el pequeño se comporte de una manera inaceptable, en lugar de discutir
con él. Así aprenderá que hay mejores maneras de comunicarse. Hay veces que se da una situación
tensa y sabes que lo que ha hecho está muy mal. Es difícil mantenerte tranquilo, pero hay que
pensar que no se debe hacer delante del niño aquello que no queremos que ellos hagan después.
Prueba a dejar el lugar donde está tu pequeño o intenta hacer ejercicios de relajación. Espera a
haberte calmado y vuelve a entrar

- Preguntar en vez de ordenar. Así nos aseguramos que el niño conoce la respuesta y le damos la
libertad de hacer las cosas o no sabiendo las consecuencias de sus actos. De este modo el niño
aprende a comportarse y no a obedecer ciegamente. Por ejemplo, ¿Qué toca hacer ahora? Y dejar
que el niño responda.

- Avisar con antelación. Antes de que acabe la actividad que está realizando ir diciéndole y
recordándole que es lo que viene para que no le pille de sopetón.

- Dar opciones de comportamiento. Dar a elegir el orden en el que quieren hacer las tareas que
deben realizar. Por ejemplo, ¿Prefieres ducharte antes o después de cenar?
- Tabla de recompensas. Establecer límites y reglas claros de manera escrita puede hacer que el
niño vea de manera clara que se refuerzan una cantidad de acciones bien realizadas

- El ejemplo de los padres. Es la mejor técnica de disciplina positiva. Los niños imitan todas las
conductas que les llaman la atención si no existen otras alternativas por lo que los padres han de
actuar con coherencia para servir de modelo a los pequeños.