Anda di halaman 1dari 2

Universidad Externado de Colombia

Comunicación Social y periodismo


Comunicación y derecho
María Paula Garzón Olaya

Acá no existe la libertad de prensa

La prensa y el periodismo en Colombia a lo largo de los años se ha visto oprimido


y censurado por las clases y la oligarquía Colombiana, la muerte de periodistas en
el trascurso de los años ha sido una gran muestra del manejo y de la importancia
que realmente tiene la libertad de expresión y de prensa en nuestro país, es tal el
punto y la importancia de la información por parte de los periodistas, que los
políticos, el estado, los grupos al margen de la ley y las grandes familias se pelean
por el control de estas, por manipular y acomodar a su antojo la información que
las personas han de recibir, es tan así que los principales medios de comunicación
pertenecen a los grandes grupos económicos Colombianos, que lejos de estar en
las garras del estado y de la manipulación de este, cayó en unas iguales o peores,
porque aunque un medio de comunicación haga parte de un grupo económico que
esté interesado en otras áreas y esto les de fortaleza como empresa, los vuelve
vulnerables en términos de calidad e independencia como dice Jorge Orlando
Melo, ahora nada nos asegura la imparcialidad o la veracidad de la información
que recibimos, porque aunque los grandes grupos consideran esencial mantener
una relación amistosa con los gobiernos, y están menos dispuestos que los
periódicos familiares a permitir que sus periódicos adopten posiciones muy
críticas.

La sociedad civil es también uno de los principales actores que censura y oprime a
la prensa y a los medios de comunicación en la actualidad, por ejemplo se pueden
dar los casos de las redes sociales en los que se agrede y se le acusa de no ser
parte de lo que la opinión pública quiere. Es por eso que en Colombia hacer uso
de la libertad de opinión siendo un periodista es enfrentarse a una lucha
incansable con la ética, pues por un lado se encuentra la imparcialidad que
significa informar la verdad sobre todas las cosas siempre buscando el bienestar
de la comunidad y por el otro enfrentarse a un sinfín de problemas como lo es la
opresión del gobierno, las amenazas de los grupos armados y el no poder trabajar
en ningún gran medio porque eso significa clasificar y censurarse a si mismo
sobre información que se debe o no publicar según el interés de este.

Del pasado podemos traer fácilmente a colación el asesinato de los periodistas


Jaime Garzón y Guillermo Cano, que por decir verdades que no le convenían a
ciertos grupos de la elite colombiana fueron callados, del presente al periodista
Guillermo Arturo Prieto o más conocido como “PIRRY” que se le ha medido a
denunciar y mostrarle al país las verdades que muchos tratan de ocultarnos y la
forma de la que lo han censurado o han tratado de callarlo, o a Santiago Rivas que
es uno de los casos más recientes sobre como el gobierno y el estado quiere
callar a los periodistas para siempre quedar bien ellos.

Ni hoy ni en la época de la imprenta la libertad de expresión era absoluta, siempre


existían limitantes para quienes querían escribir en contra del estado “mientras el
Estado, aunque normalmente respetaba la libertad de expresión y toleraba injurias
y afirmaciones calumniosas, apelaba a veces a procedimientos arbitrarios contra
quienes se ensañaban en su contra.” Tuvieran o no los responsables de estas
pruebas que comprobaran lo que dijeran, “Varios procesos notables tuvieron lugar
por libelo, en los cuales se condenó a periodistas por ataques a actos de
funcionarios públicos”, en la actualidad un claro ejemplo de esto es el periodista
Daniel Coronel quien se tuvo que ir del país por múltiples amenazas en su contra
por no hacer más que hablar con la verdad y expresarse libremente, durante
varios años.

Aunque entre 1909 y 1948 se considera que hubo una etapa de libertad de prensa
absoluta, se debía a la división de diarios y medios que pertenecían al partido
conservador o al liberal pero ningún medio que no estuviera afiliado a una
corriente política logro tener gran éxito, en ese entonces, así que como dice el
texto solo puedo ser aplicada en “contextos de dictadura“ y aunque hubo un breve
periodo de censura entre junio y octubre de 1944, donde la iglesia trataba de
censurar abiertamente a los periódicos y medios liberales y estos quemaban
periódicos conservadores como El Siglo, El Colombiano, la Defensa y La Patria,
entre otros. No fue sino hasta que el presidente Mariano Ospina Pérez, en
desarrollo del artículo 121 de la constitución, decretó la censura previa de la
prensa y la radio, que se acabo esta libertad “absoluta”.

Y aunque anteriormente la única información protegida por el derecho a informar


era la verídica e imparcial, en la actualidad todas las publicaciones que se hacen
quieren ser calladas con la excusa de defender el buen nombre de las personas, o
en especial de los políticos que no quieren que se hable absolutamente nada de
ellos y se esconden bajo el manto de todo lo que puede considerarse en nuestro
país como injuria y calumnia. Que lo que trae como consecuencia es censura o
efectivamente la retractación de lo que en algún momento se dijo, pues sobre la
libertad de expresión y de prensa siempre van a prevalecer el cumplimiento de
otros derechos que son considerados más importantes.

En conclusión es importante decir que la libertad de prensa nunca ha existido ni va


a existir en Colombia, que ser un buen periodista y tener propósitos a gran escala
y querer mostrar e investigar todo lo que se debe, es prácticamente un atentado
en contra de su propia vida, que en nuestro país se puede decir únicamente lo que
le conviene a ciertas personas y que si se quiere ejercer la profesión a total
cabalidad es importante tener claro que va en contra de una tropa grande de
personas que lo quieren callar a como dé lugar.