Anda di halaman 1dari 2

DISCURSO PARA EL ACTO DEL 19 DE JUNIO

Sras. Directoras, Sra. Sub-Directora, Compañeros Maestros, Miembros de la


Comisión de Fomento, Sres. Padres, vecinos, niños:
Estamos reunidos hoy para rendir homenaje al precursor de nuestra
nacionalidad, José Gervasio Artigas, en el día que conmemoramos un nuevo
aniversario de su nacimiento.
Niños, en ustedes estaba siempre presente la preocupación de quién nos dio el
mayor ejemplo de grandeza, sabiduría, amor y entrega a la Patria.
Todo lo cual hizo a la postre que se lo venerara como el “Padre de la Patria” y
ejemplo americano.
Un célebre historiador dijo:”sólo se graba eternamente un nombre en el bronce
de la historia abriéndolo con la fuerza de un gran carácter y de una gran vida.
Este carácter lo poseía el precursor de la nacionalidad oriental, esta gran vida la
constituyen todos los actos de Artigas que, como eslabones de una cadena
enlazan la suya a los hechos de la historia de lo que hoy es nuestra República
Oriental del Uruguay.
Cuando se nombra, se ama y se venera a los héroes americanos por su
patriotismo, su abnegado desinterés y el anhelo de legar ese sagrado principio,
que a tantos pueblos ha redimido, la libertad e independencia. Aparece junto a
Bolívar, San Martín y otros la figura de nuestro José Gervasio Artigas.
Muchas cosas aprendimos en nuestra vida, sobre ese genial hombre de nuestra
joven nación.
El héroe de Las Piedras, del sitio en el Cerrito, de las Instrucciones del año
XIII, del Éxodo, del reglamento de tierras de 1815, cosas que nos hicieron
conocer a un general y estratega genial, un estadista, un hombre de fe
inquebrantable, un jefe que mereció ser inmortalizado en el bronce de los
monumentos y en las páginas de los libros.
Cualquiera de nosotros comprende su grandeza, sólo con las frases que nos
recuerdan sus actos heroicos: “clemencia para los vencidos”, “curad a los
heridos”, “el día que no tenga más soldados pelearé con perros cimarrones”
“En el camino del honor, del que jamás me he separado, me he hallado al frente
de los derechos sagrados de mi Patria, que he defendido y defenderé hasta
donde el soplo de la vida me anime”
Pero si nuestros conocimientos de Artigas quedaran en eso, sería minimizarlo y
ser injustos con él, nos daría sólo la imagen de un general que Artigas nunca
quiso serlo, ni lo fue. Artigas fue sí un hombre hijo de esta tierra, con un amor
tan grande por ella que se olvidó de sí mismo y se entregó a su Patria, la quería,
la quería tanto que no la podía ver oprimida por el invasor, quería verla libre y
por eso luchó, luchó hasta donde las fuerzas se lo permitieron y cuando no
pudo más prefirió irse lejos antes que verla bajo dominio extranjero.
Sin embargo no fue olvidado porque había sembrado la semilla de la libertad,
la igualdad y la justicia
Y cómo lo hizo? Viviendo una vida de amor, con su familia primero, con sus
compañeros después, a los peones de las estancias, a los negros, a los pobres.
Todo lo que fue haciendo que tuviera una enorme ascendencia sobre esa
campaña de aquella entonces Banda Oriental, que lo haría primero caudillo,
luego general , guía y protector de los pueblos libres.
Al Padre de los Pobres, de los gauchos, de los negros, de los indios que lo
seguían al general y genio en las guerrillas, al estadista y pensador en la paz; a
él nuestro sincero homenaje hoy.
Pero no en el recuerdo ni en las frases hechas sino siendo como el quería: “tan
ilustrados como valientes”. Amando a la Patria por sobre todas las cosas y no
vendiéndola al bajo precio de la necesidad. No lo inmortalicemos sólo en el
bronce sino, viviendo todos aquellos valores humanos que el nos legó y
habremos hecho así el mejor homenaje.

MUCHAS GRACIAS

Minat Terkait