Anda di halaman 1dari 6

La letra de cambio es un documento que substituye al dinero, originalmente fue creado en

la época de los fenicios, y tenía la función de substituir la mercancía usada para el trueque
o substituir el dinero.

Hace alusión directa del crédito (credibilidad de la persona), y de esta forma un individuo
podía adquirir artículos, materias primas, mercancías o cualquier cosa, comprometiéndose
a pagar en un plazo específico o cuando le hagan un cobro.

Enfoca una confianza en una persona (física o moral) para realizar negocios; la letra de
cambio pertenece a los títulos de crédito.

Hoy en día, una letra de cambio es un documento con el que se puede obligar a una persona
a pagar una cierta cantidad de dinero a otra o a una tercera persona. Es uno de los
documentos o títulos de crédito más utilizados en las transacciones privadas y
generalmente no es susceptible de que le recaigan impuestos. El uso privado de este
documento puede abarcar negocios entre particulares (personas físicas), o entre empresas
(personas morales), o en trámites gubernamentales con personas físicas o morales
indistintamente o entre instituciones.

La letra de cambio sirve para:

 Pagar por medio de una tercera persona ajena al negocio


 Para realizar cobros económicos
 Para realizar pagos sin contar con efectivo.

Puede tener fecha límite, aunque existen muchas variantes en este sentido. Puede
endosarse para que la deuda se transfiera a otra persona.

De la letra de cambio se han derivado algunas variedades de títulos de crédito como lo son:

 El pagaré
 El cheque y
 El billete

Que a pesar de su similitud tienen ciertas características particulares que las distinguen del
resto y les dan funciones específicas e intransferibles.

etra de cambio: concepto: Una letra de cambio es un título de crédito o un


documento mercantil que implica una obligación de pago de una cantidad de dinero
una vez finalizado un plazo establecido en el mismo. En este título intervienen varias
personas, físicas o jurídicas, que van desde el acreedor hasta el beneficiario, pasando
por el deudor, figuras que analizaremos más en detalle a continuación.

Uno de los aspectos más interesantes de una letra de cambio es que el tomador puede
transferir su derecho de cobro a un tercero, es decir, este tipo de documento puede
transmitirse por endoso para conseguir liquidez a corto plazo, del mismo modo que
puede hacerse con un pagaré para obtener financiación utilizando la propia actividad
de la empresa. No en vano, estos títulos suelen ser fruto de una actividad comercial,
como la compraventa

El endoso en la letra de cambio


Como acabamos de comentar, la letra de cambio permite el endoso, por lo que el
librador, es decir, el acreedor de la deuda, puede traspasar los derechos de cobro a
una tercera persona, por lo general una entidad financiera. Este tipo de operación
suele realizarse a cambio de un adelanto del pago o descuento. El funcionamiento es
muy similar al que se realiza con el descuento de pagarés, del que puede ampliar
más información en el artículo enlazado o en nuestro artículo/análisis sobre Gedesco,
la empresa más conocida en el mercado españ

El nuevo beneficiario, también conocido como endosatario, puede volver a endosar


este documento a otras terceras personas, y así de manera indefinida. Esto puede
realizarse libremente con carácter general, a no ser que en la propia letra de cambio
se especifique claramente la cláusula “No endosable”, que impide la transmisión del
derecho de cobro.

En este punto es importante añadir que el endosante, salvo una cláusula que afirme lo
contrario, acepta la responsabilidad del pago frente a los tenedores posteriores. Eso sí,
se guarda la posibilidad de prohibir futuros endosos; en ese caso no estará obligado a
hacer frente al pago frente a los futuros tenedores de la letra.

Diferencias entre una letra de cambio y un pagaré


Como hemos visto, un pagaré y una letra de cambio guardan muchas similitudes,
aunque en la práctica hablamos de documentos distintos. Es cierto que ambos
documentos implican la obligatoriedad de hacer frente a una deuda tras un plazo
establecido, pero existen diferencias notables que debemos conocer para evitar
confusiones.

La diferencia principal radica en la propia persona que realiza el título. Mientras en un


pagaré es el deudor el que extiende el documento reconociendo una deuda con una
tercera persona, en una letra de cambio es el acreedor el que realiza dicha acción,
imponiendo así la obligación en el pago.

En un pagaré, además, sólo intervienen dos personas (el deudor y el acreedor),


mientras que en una letra de cambio deberán aparecer como mínimo tres: el
acreedor, el deudor y el tomador, que es en última instancia la persona a quien se le
debe abonar la deuda. Todas estas figuras las analizaremos a continuación.

No podemos cerrar este capítulo de diferencias sin hacer referencia a los intereses. En
una letra de cambio no existen intereses, por lo que el deudor tendrá que pagar la
cantidad especificada en el título una vez que venza el plazo. En un pagaré, sin
embargo, esta cantidad podrá ser incrementada con intereses.

Personas que intervienen en una letra de cambio


Una letra de cambio es un documento que implica a varias personas (como mínimo
tres), aunque existen otras figuras que pueden tener relevancia si se requiere de un
avalista o si el documento es transmitido por endoso. A continuación explicaremos
cuáles son las personas que con más frecuencia podremos encontrar:

 Librador › Es la persona, física o jurídica, acreedora de la deuda. Como vimos


anteriormente, esta persona es la encargada de emitir el documento y
establecer la obligatoriedad de pago a la parte deudora.
 Librado › Es la persona que tiene la deuda, es decir, sobre la que recae la
obligatoriedad de realizar el pago una vez alcanzada la fecha de vencimiento.
Un aspecto importante es que el librado podrá aceptar o no la orden de pago
establecida por el librador. Si la acepta se convierte en lo que conocemos en el
argot como aceptante. En el caso
 En el caso de que no la acepte, el poseedor del título podrá reclamar la cantidad
al librador.
 Tomador › También conocido como portador, tenedor o beneficiario, es la
persona que tiene el derecho de recibir el pago tras la fecha de vencimiento. El
tomador, en ocasiones, puede coincidir con el librador, aunque esta figura
puede cambiar en algunos casos, sobre todo si la letra ha sido endosada.
Estas tres personas son las mínimas que se requieren para que una letra de cambio
tenga validez, aunque también pueden intervenir otras figuras:

 Endosante › Es aquella persona que estando en posesión del título decide


transmitir el derecho de cobro a una tercera persona a cambio de un adelanto o
descuento para recibir liquidez a corto plazo.
 Endosatario › Recibe este nombre el nuevo poseedor, tomador o beneficiario
del título una vez realizado el endoso. Será la persona que, por tanto, podrá
solicitar el pago de la deuda. Por lo general suele ser una entidad financiera.
 Avalista › En ocasiones es posible que exista la figura del avalista, que será la
persona (o personas) que tendrán que hacer frente a la deuda en el caso de que
el librado no se haga cargo de la misma. Si esto ocurre, el avalista podrá
demandar al deudor por la vía judicial.
Cómo rellenar una letra de cambio
Las dudas acerca de cómo hacer o rellenar una letra de cambio son muy comunes
entre aquellas personas que no están muy familiarizadas con estos títulos. Conocer
esta información es muy importante antes de cumplimentar el documento, ya que un
defecto de forma podría anular su validez, quedando anulada la obligatoriedad del
pago.
Los siguientes elementos deben aparecer siempre en la letra de cambio para que
tenga validez:

 El texto “Letra de cambio” claramente escrito y visible.


 El lugar y la fecha de emisión.
 El importe exacto de la deuda.
 La fecha de vencimiento.
 El lugar o domicilio de pago.
 Nombre completo del tomador o beneficiario de la deuda.
 Nombre y domicilio del librado o deudor.
 La firma y datos del librador.
 Acepto, fecha de aceptación y firma del aceptante.
Es importante añadir que las letras de cambio, al igual que otros títulos cambiarios,
tienen que estar emitidas en papel timbrado, es decir, papel oficial. El importe del
timbre varía en función de la cantidad que aparezca en el documento. Sin este
requisito, el título será entendido como no válido

Un pagaré es un documento que supone la promesa de pago a alguien. Este


compromiso incluye las condiciones que promete el deudor de cara a la contrapartida
(acreedor), es decir, la suma fijada de dinero como pago y el plazo de tiempo para
realizar el mismo.

El pagaré es un título de crédito que establece un compromiso formal. Este


compromiso formal indica tres detalles. El primero, quién paga a quién. El
segundo, qué cantidad de dinero. Y, el tercero, cuando debe realizarse dicho
pago.

Es decir, si lo decimos todo seguido, diremos que el pagaré establece un


compromiso formal de que una persona (suscriptora o firmante) pagará a otra
(beneficiaria o tenedora), una cantidad de dinero en una fecha determinada.

Este pago establecido al redactar el documento, se realizará mediante dinero de


monedas cuya conversión sea legalmente admitida. Esto es, monedas de curso
legal. Como es lógico, lo más común en nuestro país es el intercambio de
pagarés firmados con el euro como moneda estándar de pago.

Requisitos de un pagaré
La regulación legal de los pagarés es responsabilidad de la Ley Cambiaria y del
Cheque, la cual establece una serie de requisitos necesarios para que un
documento sea considerado como pagaré. Son los siguientes:
 Debe constar por escrito en el título del documento que se trata de un
pagaré. Además, debe expresarse en el mismo idioma que el resto de
redacción.
 El compromiso incondicional de realizar el pago anotado en una cantidad
fijada de euros u otra moneda internacional equivalente.
 El vencimiento debe estar indicado, es decir, la fecha límite de validez del
documento
 El lugar elegido para que el pago tenga lugar
 Indicación del nombre del tenedor o destinatario que se beneficie del
pagaré, que puede ser una persona física o también jurídica (empresas o
sociedades)
 La fecha y el lugar en el que se firma el compromiso
 Firma personal de la persona suscriptora que se compromete a pagar.
No obstante, existen algunas excepciones en las que documentos sin alguno de
estos requisitos también son admitidos. Este es el caso de los pagarés a la vista
en los cuales no está indicado el vencimiento, aquellos otros en que no figura el
lugar de pago y se considera el de origen como el mismo o un documento
en el que no está escrito el lugar de emisión. En este último caso el lugar
que figure junto al nombre del firmante será a la vez lugar de origen.

ransmisibilidad de un pagaré
Otra importante característica de los pagarés es la transmisibilidad. El pagaré
es un documento con posibilidad de circular de mano en mano sin que este
pierda su validez. Es decir, el acreedor o persona que deba recibir el dinero del
pago será la persona que posea el pagaré, independientemente de si es su
nombre o no el que figura en el papel como persona suscriptora.
En otras palabras, si Mateo firma a Julián un pagaré y pasado un
tiempo este último utiliza el documento para pagar a Rosa, será
ésta última la que tenga derecho a finalmente cobrar el dinero
establecido en el pagaré, aunque en origen no fuera dirigido a ella.
Respecto a la transmisibilidad de los pagarés, es muy importante hacer especial
mención a dos tipos de pagaré:

 Pagaré a la orden: Es aquel que puede ser traspasado mediante endoso.


Ver pagaré a la orden
 Pagaré no a la orden: Es aquel que únicamente puede ser traspasado
mediante cesión de crédito. Ver pagaré no a la orden
Para saber más, puedes ver la diferencia entre pagaré a la orden y no a la orden.
Diferencia entre pagaré y letra de cambio
Una peculiaridad de los pagarés es su similitud con las letras de cambio. Hasta
el punto de que ambos documentos tienen una regulación jurídica bastante
parecida.
Sin embargo, mientras el pagaré se emite por el propio deudor, la letra de
cambio se redacta por el acreedor del pago. Es decir, en el pagaré, es la misma
persona quien crea y emite el documento al tiempo que se hace cargo de la
deuda al contraer el préstamo.