Anda di halaman 1dari 69

Qué es el ecosistema

Es un sistema natural formado por un conjunto de organismo y seres vivos (biocenosis) y


el medio físico donde estos se relacionan (biotopo).

Así que podríamos deducir que:

Tal como vemos en la imagen anterior, la definición de ecosistema se adentra en un sistema


natural que esta compuesto de Biocenosis + Biotopo:

 Biotopo. Lugar, territorio o ambiente físico donde los seres vivos se


relacionan, el “Ambiente de vida”, cuyas condiciones ambientales en realidad
son las adecuadas para que estas espacios se desarrolle. (Las rocas, la tierra, los
ríos, el clima…etc )
 Biocenosis. Conjunto de organismos vivos que viven en un área
determinado (Son las plantas, animales, bacterias, hongos…etc)

Podemos aprender más desde:

Biocenosis; Qués es, tipos, componentes y ejemplos

Biotopo; Qués es, tipos, componentes y ejemplos

Tipos de ecosistemas
Aunque ver cómo se clasifican los ecosistemas comporta una complejidad por
la biodiversidad ecológica existen. Conocemos que la vida en la Tierra pudo desarrollarse
principalmente determinada por el agua, por medio de esos átomos de hidrógeno
mezclándose con el CO2 (Oxigeno). Fue el factor más esencial que creó un modelo de
entorno ambiental en sus diferentes formas. Así, empezó a definirse los ambientes
naturales y su clasificación para diferenciar cuáles son los ecosistemas principales:

1.- Clasificación según la intervención del hombre

1. Ecosistemas naturales
2. Ecosistemas artificiales

Al pinchar en las imágenes se accede a más información

Ecosistemas artificiales o humanizados

Ecosistemas naturales; qué son, tipos y ejemplos

2.- Clasificación según el hábitat

1. Terrestres (El ubican es el suelo)


2. Acuáticos (El ubican es el agua)
1. Agua dulce (Los serse vivos habitan el agua dulce; ríos, lagos…etc)
2. Marinos o agua salada (Habitan el agua salada; los mares y océanos)
3. Mixtos (Las especies habitan zonas intermedias, entre dos principales
ecosistemas; El terrestre y acuático que se entremezclan. Por ejemplo humedales
y zonas de costas)

En los siguientes enlaces podemos profundizar sobre cada tipo de ecosistema:

Ecosistemas terrestres

Ecosistemas acuáticos; tipos, flora, fauna y características

Ecosistemas mixtos; qué son, tipos y ejemplos

Acuático
Los especies se desarrollan en el agua. Estos, adquieren peculiaridades físicas muy afines
entre sí a consecuencia de su adaptación al agua. Las alteraciones de temperaturas no son
muy marcadas, con lo que esta no afecta la supervivencia de los seres vivos. Está
considerado el de mayor tamaño en tanto que representan el setenta y cinco por ciento.

Mixto
Tiene la peculiaridad de ser de transición. Ningún ser vivo lo habita de forma permanente.
Dentro de esta designación generalizada se pueden identificar dos patrones principales;
el aéreo y el híbrido.

Terrestre
Son aquellos distintos hábitats terrestres alrededor de la Tierra en el que los seres vivos,
animales y plantas viven en el suelo y el subsuelo. La flora y fauna se desarrolla en el propio
suelo.

Aunque existen muchas desviaciones en lo que son las tipologías y su clasificación. Se


diferencian principalmente cuatro tipos; Desiertos, páramos, sabanas y bosque:
DEFINICIÓN DE MEDIO AMBIENTE
El medio ambiente es un sistema formado por elementos naturales y
artificiales que están interrelacionados y que son modificados por la acción
humana. Se trata del entorno que condiciona la forma de vida de
la sociedad y que incluye valores naturales, sociales y culturales que existen
en un lugar y momento determinado.

Los seres vivos, el suelo, el agua, el aire, los objetos físicos fabricados por
el hombre y los elementos simbólicos (como las tradiciones, por ejemplo)
componen el medio ambiente. La conservación de éste es imprescindible
para la vida sostenible de las generaciones actuales y de las venideras.
Podría decirse que el medio ambiente incluye factores físicos (como el clima
y la geología), biológicos (la población humana, la flora, la fauna, el agua) y
socioeconómicos (la actividad laboral, la urbanización, los conflictos
sociales).
Se conoce como ecosistema al conjunto formado por todos los factores
bióticos de un área y los factores abióticos del medio ambiente; en otras
palabras, es una comunidad de seres vivos con los procesos vitales
interrelacionados.
La ecología es otra noción vinculada al medio ambiente, ya que se trata de
la disciplina que estudia la relación entre los seres vivos y su entorno, cuya
subsistencia puede garantizarse a través de un comportamiento ecológico,
que respete y proteja los recursos naturales.
Lamentablemente, el ser humano hace lo posible por atentar contra su
propia especie y contra las demás, a través de diversas acciones que afectan a
cada uno de los elementos que componen el medio ambiente. Comenzando
por el suelo y el agua, los residuos inorgánicos arrojados en la naturaleza
constituyen una auténtica bomba de tiempo: a menos que alguien los
recoja, llegará el día en que se interpongan entre los animales y el suelo.

Intentar comprender la mente de


alguien que desecha una botella de vidrio o una lata en un parque o en un
lago es una tarea muy difícil. ¿Qué piensa esa persona que ocurrirá con la
basura que tan irresponsablemente está tirando? ¿No considera, acaso, que
puede causar un daño físico a otro ser vivo o, incluso, a sí misma? Si su nivel
de especismo nubla su consideración por los animales y las plantas, ¿no
teme siquiera que un niño se lastime con los trozos de vidrio o con el metal
oxidado? Dado el número de gente que incurre en actos de este tipo, parece
que no.
El aire que respiramos es otro de los elementos del medio ambiente que
alteramos considerablemente a causa de nuestra irresponsabilidad y por
negarnos a usar nuestro cuerpo tal y como hacen el resto de los animales. Si
los automóviles existieran para asistir a individuos con discapacidades físicas
o simplemente para realizar viajes de larga distancia, quizás sería más
aceptable considerarlos indispensables. Sin embargo, un gran número de
personas dependen de sus coches para desplazarse por la ciudad, sin
importar la distancia a recorrer, y esto potencia el volumen
de contaminación que generamos a diario.
Si a esto le sumamos que en países subdesarrollados los vehículos en
circulación suelen tener más de dos décadas de antigüedad y no son
sometidos a todos los controles necesarios para certificar su buen
funcionamiento, llegamos a un nivel muy preocupante de polución, que
parece no tener fin. Por otro lado, desde hace ya unos años, en algunas
ciudades existen planes que promueven la realización de ejercicio físico a
través, por ejemplo, de la concesión de bicicletas sin ningún coste.
Por último, los edificios, los monumentos, los bancos de las plazas, los
puentes y todo aquello que el ser humano construye, y que también forma
parte de su medio ambiente, sufren de la acumulación de residuos, de la
contaminación del aire y de la destrucción deliberada por parte de los
propios ciudadanos.
DEFINICIÓN DE ENTORNO SOCIAL
El entorno social de un sujeto está formado por sus condiciones de vida
y de trabajo, los estudios que ha cursado, su nivel de ingresos y
la comunidad de la que forma parte. Cada uno de estos factores influye en
la salud del individuo: por eso, a nivel global, las diferencias entre los
entornos sociales de los distintos países crean disparidades en materia de
salud.

De esta forma, la esperanza de vida y los índices de


enfermedad varían de acuerdo a la educaciónque ha recibido la persona,
el tipo de trabajo que realiza y los ingresos que percibe mes a mes.
Los organismos gubernamentales suelen elaborar diversos planes para
mejorar el entorno social (es decir, para propiciar las condiciones adecuadas
para el íntegro desarrollo del sujeto). Entre los objetivos que se proponen
este tipo de iniciativas, se encuentran la creación de puestos de empleo,
la mejora de la calidad y la seguridaden el entorno laboral, la
masificación del acceso a las prestaciones sociales y el aumento de
la financiación para asistir a las regiones más pobres.
Existen varios conceptos que nos ayudan a profundizar acerca del entorno
social. La noción de socialización, por ejemplo, define al proceso mediante
el cual el ser humano adquiere la experiencia necesaria para
interrelacionarse con el prójimo. En otras palabras, la socialización es el
proceso a través del cual el individuo se adapta progresivamente al medio en
el que vive.
El entorno social es estudiado desde disciplinas como la psicología social.
Esta rama de la psicología se basa en el supuesto de que existen procesos
psicológicos que determinan el funcionamiento de la sociedad y la forma en
que se lleva a cabo la interrelación social.

Contaminación ambiental: Qué es,


tipos de contaminación, causas,
consecuencias y soluciones
octubre 4, 2017 por redaccion

La contaminación ambiental es una consecuencia producida por


las diferentes actividades generalmente creadas por el hombre; las
cuales han tenido repercusión en la integridad física del ambiente y
que con el pasar de los años ha ido empeorando; teniendo la
necesidad de continuar con las campañas de protección
medioambiental y de curación del entorno natural hasta volver a
tener un planeta verde.
¿Qué es la contaminación ambiental?
La contaminación ambiental se refiere a la presencia de agentes
externos de origen ya sea físico; químico o biológico, que atentan
contra la integridad de la naturaleza, llegando a ser nocivo no solo
para el ambiente, sino también para los seres vivos que vivimos en
él.
Igualmente, cuando la contaminación ambiental se instaura también
se va afectando el bienestar de la población; progresando en
muchos de los casos a ser perjudiciales no solo para la vida
humana, sino también para la vida animal y la existencia de las
especies de flora.

El mecanismo de producción de la contaminación del ambiente se


asocia a la incorporación de cuerpos que atraen las sustancias
sólidas; líquidas y gaseosas, incluso la combinación de todas ellas;
alterando las condiciones naturales que lo han acreditado desde sus
orígenes como un entorno ideal para los seres vivos.
A medida que el hombre va adquiriendo más poder en la naturaleza;
las posibilidades de empeorar la situación ambiental se
incrementan si no se toman acciones a tiempo; pues muchas de las
actividades realizadas por esta población deterioran las condiciones
que integran el medio ideal.
El comportamiento social del hombre en conjunto con su cultura
siempre va adaptando el ambiente de acuerdo a sus necesidades, y
muchas veces estos requerimientos no son compatibles con el
equilibrio ecológico; lo que hace que la población humana busque
los medios para mantenerse en confort, sea o no bueno para la
salud del ecosistema.
Tipos de contaminación ambiental

Contaminación del agua


Se da cuando se integra al agua; componentes extraños, tales como
los microorganismos, residuos de productos químicos, restos
industriales, así como de otras aguas residuales; conllevando a la
desintegración del agua pura y dejando al agua sin calidad de
purificación, inservible para la toma y otras utilidades.

Contaminación del aire


Es el tipo de contaminación que se da como consecuencia de la
expedición de humo procedente de las industrias, fábricas, así
como combustibles fósiles descargados de los automóviles; pues
son los que se acumulan en la extensión de la atmósfera
progresando a una contaminación continua; quitándole de igual
manera que sucede en el agua, la purificación al
aire imprescindible para la vida de todos los seres vivos.
Contaminación del suelo
Se da cuando un grupo de sustancias extrañas, tales como
desechos sólidos; tóxicos y distintos productos químicos
provocando el desequilibrio completo que va afectando a todas las
especies de seres vivos por igual.
Contaminación acústica
Es la contaminación generada por el sonido excesivo; teniendo
lugar sobre todo en aquellos sitios abiertos donde el volumen del
sonido, supera las distancias en todas sus dimensiones.

Causas de la contaminación ambiental

Causas puntuales
Dentro de las causas específicas de la contaminación
ambiental se encuentran aquellas que provienen específicamente
de un punto determinado; es decir de zonas geográficas más
contaminantes, por ejemplo en zonas industriales, zonas de
clínicas, zonas de almacenaje de desechos tóxicos; entre otros
sitios similares, creando cambios que perturban por completo la
integridad de un ecosistema saludable.
Causas difusas
Por su parte, las causas difusas que identifican a la contaminación
ambiental se establecen cuando los componentes que afectan el
entorno natural provienen de sitios disgregados en comparación
con la ubicación y también con la geografía. Dentro de estas causas
se implica la destiación de procedentes agrícolas, así como de
productos mineros y urbanos.
Consecuencias de la contaminación
ambiental
Dentro de las consecuencias más importantes que trae
la contaminación ambiental; se encuentra la modificación del
ecosistema donde habitan todos los seres vivos; creciendo y
desarrollándose deteriorando la calidad de vida con el que la tierra
como planeta se identifica completamente.
Al padecer una serie de alteraciones en todo el equilibrio natural se
afecta de forma directa muchas de las especies tanto en
plantas; como en especies animales, pues se va provocando
cambios climáticos que no van acorde con múltiples tipos de faunas.
De igual manera, con la dispersión de los desechos
contaminantes, el ambiente se ve afectado en toda su longitud,
independientemente del tipo de suelo o de clima, de hogares o de
mares; todos van siendo alterados llegado a ser modificaciones
irreversibles con efectos totalmente perjudiciales y no solo para
plantas y fauna, sino también para los seres humanos; pues van
dejando consecuencias de distintas enfermedades; de las vías
respiratorias, cardiovasculares y muchas más, especialmente a
largo plazo, por no mencionar las consecuencias que trae respecto
al cambio climático, causando situaciones irreversibles para toda la
vida en el planeta.
Soluciones para la contaminación
ambiental

 Organizar redes de transporte público eficiente; con el fin


de que haya una menor expedición de dióxido de carbono
circulando en todas las ciudades; a pesar de la cantidad de
automóviles en vías.
 Recurre a los autos eléctricos, pues son los que no liberan
combustibles fósiles dañinos para la integridad y estructura
ambiental, además de ser de buena duración para cualquier
momento que lo necesites.
 Mantén el coche en buenas condiciones; lo que significa que
no funcione de mala manera, pues con ello hay un menor
riesgo de contaminar el aire y todo el ambiente.
 Preferiblemente, utiliza medios de transporte que no
involucren los combustibles como bicicleta, patineta, o
simplemente caminar.
 Al hacer compras lleva tus bolsas de tela; así evitarás el uso
de las bolsas de plástico que resultan contaminantes del
ambiente, al tardar mucho más tiempo en desintegrarse.
 Para proteger a los animales en peligro de
extinción; empieza por respetar las vedas, esto se hace con
el fin de garantizar la reproducción de especies, de forma que
estén disponibles para el futuro.
 Cambia tu rutina de arrojar basura en las playas y deja que la
limpieza forme parte de ellas.
 Al tirar el aceite por el desagüe; estás contaminando de
forma directa todas las fuentes de agua, así que mejor es que
la arrojes en una bolsa de basura y evites la contaminación del
agua en su totalidad.
El estilo de vida y su relación con el medio ambiente
 No desperdicies el agua, cierra todos los grifos mientras no
estás al frente usándolos, recuerda que en el futuro si no se
cuida; podrá ser un elemento natural que los habitantes de la
época estén deseando a libre demanda.
 Si en casa dispone de un espacio para crear un huerto, ya
estarás contribuyendo con el medio ambiente. Sin
embargo, evita usar fungicidas o plaguicidas; opta por usar
el propio abono y así tendrás otro aporte para el entorno
natural.
 No quemar la basura, tampoco la tires en la calle ni en
botaderos, dirígela directamente a los botes de basura según
el tipo de elementos que desees arrojar; pues cada tipo de
material debe ir reunido en distintos envases garantizando
el cuidado del medio ambiente previniendo los daños que
provocan algunos elementos al desintegrarse.
 La clasificación de los botes de basura se hacen por
material como orgánicos, metales; plásticos, tóxicos y vidrio.
 Haz que tus familiares y amigos se concienticen ante el riesgo
que provoca la contaminación ambiental, propagando todas
las formas que se tienen para cuidar el entorno natural y con
ello garantizar la vida por miles de años.

Qué es el feudalismo: definición del término


Antes de comenzar a hablar sobre la características
principales de la sociedad feudal debemos de dar una
breve definición de lo que era el feudalismo. Para ello vamos
a describir de una breve manera dos de las acepciones que
podemos encontrar respecto a esta. En primer lugar, la
palabra feudalismo designa el conjunto de instituciones que
respaldaban loscompromisos dados entre hombres libres,
es decir, entre el vasallo y el señor. El primero recibía del
señor un feudo, que podía ser tierras o rentas y el segundo
recibía el auxilium, es decir, la ayuda que necesitase en el
momento (que solía ser de tipo militar).
Por otro lado encontraremos la definición que hizo Karl
Marx en la cual decía que era un modo de producción con
unas relaciones socioeconómicas, que situaba a las personas
entre el esclavismo de la antigüedad y el capitalismo
moderno. Se trata, pues, del conjunto de relaciones de
producción y dependencia que se hacían entre el
campesino y el señor propietario de las tierras, el cual las
daba en usufructo al campesino a cambio de un beneficio.
En este vídeo de unPROFESOR te descubrimos
el pensamiento de Karl Marx.
La sociedad en el Bajo Imperio romano
Para entender la sociedad feudal, debemos de situarnos en
el final del Imperio Romano de Occidente o lo que es lo
mismo, en el Bajo Imperio, pues será lo que acontece en
dicho momento lo que marque el devenir de la sociedad
(entre otros factores).
La sociedad en el Bajo Imperio constaba de:
 Honorati: representaban al 3% de la población y estaba
compuesto por los senadores y caballeros terratenientes.
Este grupo no tenía cargas tributarias.
 Honestiore: representaba al 17% de la población y estaba
formado por la curia, el clero, los altos funcionarios, algunos
soldados, banqueros, médicos,... Este grupo al caer la
república, es decir, el Estado, desaparecerá, pues formaban
parte del aparato burocrático.
 Humiliore: representaba al 80% de la población y estaba
formado por los campesinos y los artesanos. Vivían en una
difícil situación, pues estaban oprimidos por las impuestos y
por la munera (trabajos forzosos). A partir de un edicto,
fueron obligados a trabajar en el mismo desempeño que sus
padres, para que así el Estado pudiera tener cubiertas todas
las necesidades. Aún así, era un estatus libre.
Es importante conocer estos datos para luego entender el
sociedad feudal, pues fue aquí donde comenzó a germinar
el sistema vasallático (que más adelante explicaremos),
pues los honestiore o los grandes terratenientes comenzaron
a comprar las tierras de los humiliorespara obtener más
rentas a cambio de protegerlos de los funcionarios imperiales
que buscaban el cobro de los impuestos por dichas tierras.
Así el Imperio Romano fue perdiendo, poco a poco, los
ingresos hasta caer en una gran bancarrota que le impedía
pagar y dar suministros a las tropas imperiales apostadas en
el limex para la defensa de la frontera.
Imagen: Acércate a las Sociales

Las características principales de la sociedad


feudal
Tras la caída del Imperio Romano, nos encontraremos
ante una Europa dividida en los reinos bárbaros, los cuales
se fueron aculturando con las costumbres de la sociedad
romana. Del S XI tenemos una descripción de las clases
sociales que existían en el momento, fueron redactadas por
un obispo llamado Adalberón de Laoin y en este texto
explicaba que las tres clases eran muy necesarias y que si
fallaba alguna de ellas, caía el sistema:
 Laboratores: los que trabajan con sus manos, es decir, los
campesinos y los artesanos.
 Bellatores: los que luchan y defienden a las demás clases.
 Oratores: los que rezan para salvar a las otras dos clases.
Como podemos observar se trata de un resumen muy básico
de la sociedad pero que representa de una manera bastante
exacta lo que pasaba en la Edad Media. Ahora bien,
podemos pasar a ver detenidamente cada una de estas
clases sociales que formaban la Sociedad Feudal:
Grupo privilegiado en la sociedad feudal
 Nobles: Será un grupo heterogéneo debido a que
encontraremos a grandes señores terratenientes que
además tenían cantidades ingentes de fortuna y por otro lado
encontraremos a personas totalmente arruinadas que incluso
podían vivir peor que cualquier campesino de la época (la
mayoría de estos estaba en dependencia vasallática hacía
los grandes señores). Lo único que los unía era que no
tenían que pagar tributos a la Corona. Dentro de esto
encontraremos a los propios reyes.
 Clero: también será un grupo muy numeroso y heterogéneo,
pues encontraremos desde los grandes obispos a un simple
párroco de una pedanía. Dependiendo de esto tendrían una
fortuna u otra. También estaban exentos del pago de tributos
y además cobraban por administrar los sacramentos y
recibían rentas (poseían tierras propias).
Grupo no privilegiado en el feudalismo
 Patriciado: a partir de la Plena Edad Media (S X-XIII)
comenzó a aparecer lo que denominaremos como la
burguesía, un grupo de personas que sin ser nobles,
comenzaron a obtener grandes fortunas gracias al comercio.
No eran reconocidos como nobles (aunque si vivían mejor
que estos en muchos casos) por tanto tenían que pagar
impuestos. Así que su objetivo fue acceder al grupo
privilegiado, mediante contratos matrimoniales.
 Campesinos: podían tener o no tierras pequeñas o
medianas, pero con el tiempo fueron vendiéndolas a los
grandes señores para poder dejar de pagar los enormes
impuestos a los que estaban sometidos, pues lo señores al
obtener las tierras estaban obligados a defender a sus
vasallos (sistema vasallático).
 Artesanos: no tenían reconocimiento alguno y para
defenderse de los abusos de las autoridades se unieron en
gremios, los cuales fijaban los salarios y los precios a los que
se tenían que vender los productos. Tenían que pagar
impuestos y solo unos pocos se harían lo suficientemente
ricos para poder cambiar de vida.
En este vídeo de unPROFESOR te descubrimos la caída del
Imperio Romano y la entrada de los visigodos en España.
Conclusión sobre el feudalismo
La sociedad feudal es meramente una relación
personal con el grupo más fuerte, en donde se va creando
una pirámide de poder, en la cual la cima más alta era la
monarquía (pues todo lo que estaba por debajo de esta
estaba bajo su domino).
Aún así, hubo momentos en los que estuvo a punto de
quebrar el sistema, generando una serie de rebeliones como
las que encontraremos en Francia o en la Península Ibérica.

Se llama revolución industrial al proceso de extraordinario desarrollo y de


radical transformación que se operó en la industria y el comercio, y que
contribuyó a modificar la ciencia y la técnica, los medios de comunicación y de
transporte, así como los usos, costumbres y las condiciones generales de la existencia
humana. “Provocó, en los últimos ciento cincuenta años, adelantos de orden
material que sobrepasan a los de toda la existencia anterior“, todo este proceso
inicio desde la segunda mitad del siglo XVIII y, asimismo, durante el siglo XIX.

Causas
Ello se debió fundamentalmente :

1. Al empleo intensivo de la maquina en la producción (resultado de la evolución


científica y tecnológica).
2. A la inversión de fuertes capitales (capitalismo industrial); es decir, que se unió la
ciencia al capital.
3. Al deseo de mejorar los niveles de vida de la población.
4. A un excesivo afán de lucro de parte de los empresarios.
Este portentoso avance técnico-económico transformó profundamente las
condiciones de vida de la sociedad contemporánea, pues, contribuyó grandemente
al progreso de la humanidad; pero, asimismo, creó también serios problemas de
carácter social, agudos conflictos de clases, los mismos que mantienen aun su vigencia
hasta los tiempos actuales.
La Revolución Industrial tiene sus antecedentes en la portentosa Era del Maquinismo,
esto es, en aquella época del formidable desarrollo de las máquinas, de los
instrumentos mecánicos, con miras a ser empleados en la producción en gran volumen
y en serie. Ello originaría la mecanización industrial.

La Era del Maquinismo


El maquinismo es un fenómeno económico-social que consiste en el exagerado
empleo de la máquina en la industria, a tal extremo que los instrumentos mecánicos
han reemplazado al hombre en la producción.
“El maquinismo modificó, fundamentalmente, la técnica industrial, los medios de
comunicación y de transporte, así como la organización comercial, los usos y
costumbres y las condiciones generales de la existencia diaria. Provocó, así, en los
últimos 150 años, adelantos de orden material que sobrepasan a los de toda la
historia anterior”.

Etapas de la Revolución Industrial


Distinguimos dos etapas en el desarrollo de la revolución industrial, a saber:

La Primera Revolución Industrial


La Revolución Industrial, en su primera etapa, se caracterizó por los
considerables logros alcanzados en la agricultura, los mismos que estuvieron
relacionados con las nuevas técnicas del cultivo, los modernos sistemas de irrigación,
así como el empleo de abonos; todo ello unido a eficaces y avanzados instrumentos
de labranza como a la mejora en la cría de ganado.
Pero mucho más trascendente que la “revolución agrícola” fue la rápida y vigorosa
expansión de la industria británica a partir de 1750, fecha que marca precisamente los
inicios de esta primera etapa, en especial de la industria textil. ello se debió a la serie
de inventos mecánicos, en especial el de la máquina de vapor inventado por James
Watt, cuya energía ponía en funcionamiento al telar mecánico, a la vez que también
fue empleado en las minas y el transporte, como veremos a más adelante.

Máquina de Vapor de Watt

La Segunda Revolución Industrial


Surge a partir de 1850, esto es, cien años después de la iniciación de la Revolución
Industrial. Se caracteriza esta etapa por la consolidación y el formidable
desarrollo del maquinismo, como, igualmente, por la vigorización del capitalismo
industrial; todo ello generaría, en consecuencia, el sorprendente auge de la Gran
Industria. “La superioridad técnica de los países occidentales se acrecentó en la
segunda mitad del siglo XIX, permitiéndoles ejercer una gran influencia política,
económica o cultural sobre el resto de la humanidad”.
Elementos que caracterizan a la segunda revolución industrial
Son los siguientes:
1. Que la investigación científica se orienta, mayormente, a la industria.
2. Que se descubren y explotan nuevas fuentes de riquezas como la electricidad y el
petróleo.
3. Que se pasa de la “Era del Hierro” a la “Era del acero y el petróleo”.
4. Que el progreso tecnológico converge también hacia el campo de la química y la
Biología.
5. Que hay mayor concentración de capitales (capitalismo industrial), a la vez que
surgen los monopolios.
6. Que las grandes empresas capitalistas reemplazan a las empresas personales.
7. Que en el campo de la electricidad, nuevas industrias compiten en Inglaterra,
Estados Unidos de América y Alemania.
8. Que se produce una formidable expansión tanto de los medios de transporte como
de los de comunicación.

Principales inventos y descubrimientos

Automovil de vapor de
Cugnot

Los principales inventos y descubrimientos de carácter científico y tecnológico que


contribuyeron a la mecanización de la industria y, en consecuencia, a su formidable
desarrollo hasta finalizar el siglo XIX, fueron numerosos y variados e hicieron su
aparición o se produjeron, mayormente, en Inglaterra, erigida, en la más grande
potencia industrial y comercial del mundo, en el primer centro fabril del Orbe. Y,
desde fines del pasado siglo, experimento también Estados Unidos de América un
inusitado y portentoso desarrollo de su industria hasta rivalizar con Inglaterra. Poco
después entraría en la escena Alemania, cuyos progresos inmensos sorprenderían al
mundo desde las primeras décadas del presente siglo.
Damos a continuación algunos de tales progresos científicos y tecnológicos:
1. Las máquinas para desmontar, hilar y tejer algodón.
2. La máquina de vapor, cuya fuerza generada por el vapor de agua se convertía en
una nueva fuente de energía, y que una vez perfeccionada por su inventor, James Watt,
tuvo tres principales aplicaciones: en la industria textil, la minería y los transportes,
mediante el empleo del telar mecánico impulsado por la máquina de vapor, el barco
de vapor y la locomotora de vapor (ferrocarril).
3. El uso de la electricidad, cuya base lo constituye el motor eléctrico, origen de los
tranvías eléctricos, las locomotoras eléctricas y el alumbrado eléctrico.
4. La invención del telégrafo, el teléfono y la radiotelegrafía.
5. La invención del motor de explosión, mas liviano, que utilizó el petróleo al
comienzo y, luego, la gasolina, ello originaria, asimismo, una revolución en los
medios de transporte al hacer su aparición el automóvil, el avión, el dirigible, el
submarino, etc.
6. La sustitución del hierro por el acero.
7. La inversión de los productos sintéticos.
8. La invención de la dinamita.
9. La invención del cinematógrafo y de los aparatos de refrigeración
10. La invención de la máquina de coser.
11. La construcción de las vías ferreas y redes camineras.
12. La construcción de barcos mercantes y de guerra, etc.
Buque de vapor de ruedas

Consecuencias de la Revolución Industrial


Las principales consecuencias de la Revolución industrial, fueron las siguientes:
– La Revolución Industrial constituyó el origen de la Sociedad Contemporánea, es
decir, que originó ella profundos cambios en la vida de los pueblos, tanto en el orden
económico y social como en el político, científico, cultural, desde fines del siglo
XVIII hasta el presente.
– Aumentó, en forma extraordinaria, la riqueza del mundo, y aunque los beneficiados
fueron mayormente los industriales y comerciantes, también los pobres mejoraron
algo en sus niveles de vida, tanto en lo relacionado con los salarios, la alimentación y
el vestido como con la educación y la cultura.
– Se acrecentó considerablemente la población del mundo. Así, en el siglo XIX,
Europa pasó de 175,000,000 de habitantes a 400,000,000; Estados Unidos de
América, de 5,000,000 a 150,000,000; Argentina, de 4,000,000 a 21,000,000.
– Se produjo una mayor expansión colonial. Ello obedeció al propósito de abrir
nuevos mercados como, fundamentalmente, a obtener materias primas para la
floreciente industria de sus pueblos.
– Nace el capitalismo industrial, a la vez que se consolida el poder de la burguesía
capitalista.
– Surge una producción masiva y en serie de artículos manufacturados, a la vez que
la agricultura mecanizada brinda un rendimiento extraordinario; ello contribuye a
abaratar los precios y a facilitar su adquisición en mayor volumen.
– Nace una nueva sociedad. La sociedad Industrial, a base de la existencia de dos
clases sociales de antagónica posición: la capitalista industrial y la proletaria u obrera.
– Surgen agudos problemas de carácter social, emanados precisamente de los
conflictos de clases (lucha de clases), es decir, de la pugna surgida entre los proletarios
u obreros y los capitalistas o industriales.

SOCIEDAD POST INDUSTRIAL

ntre muchas otras cosas, las ciencias sociales nos han ofrecido distintas formas de
nombrar y estudiar la historia de las sociedades occidentales. Actualmente,
tenemos distintos conceptos que hacen referencia a las transformaciones en las
relaciones de producción, en los cambios económicos, en la producción
tecnológica, etcétera.
Uno de estos conceptos es el de Sociedad Postindustrial, que hace referencia a
las transformaciones que ha tenido la organización social establecida después de
la revolución industrial. A continuación explicamos qué es y de dónde viene la
Sociedad Postindustrial, así como 5 de sus principales características.

 Artículo relacionado: "Las 5 edades de la Historia (y sus características)"

De la Revolución Industrial a la Sociedad


Postindustrial
La razón por la que se ha llamado Sociedad Postindustrial es para hacer
referencia a la época y el proceso de transición de una sociedad que se
estableció con base en las consecuencias de la Revolución Industrial del siglo
XVIII (la Sociedad Industrial), a la sociedad que se ha establecido con base en la
producción de esa nueva tecnología.
El tipo de sociedad que se había generado antes de la Revolución Industrial se
conoce como Sociedad Preindustrial. Entre otras cosas, dicha sociedad estaba
organizada por relaciones primarias (cara a cara), estilos de vida rurales, la
producción agrícola, un sistema económico de gobierno feudal y esclavista, entre
otras cosas.
A partir de la Revolución Industrial, la organización de trabajo se transformó
hacia la primacía de la producción masiva, donde cada persona forma parte de
un gran sistema de fabricación. La innovación tecnológica tiene un auge
importante, basado en la lógica coste-beneficio. Con esto, las relaciones laborales
se vuelven también salariales y dependientes del mercado.
Posteriormente surge la Sociedad Postindustrial, principalmente a partir de la
revolución tecnológica, la transformación de la geopolítica global, la
interdependencia económica a escala global, las relaciones entre economía,
estado y sociedad, donde el estado regula los mercados, genera competencia a
nivel global, y deja de ser estado de bienestar, y finalmente, una
reestructuración interna de capitalismo (Castell, 1997 en Sisto, 2009).
Dichas transformaciones han sido explicadas a través de muchos otros conceptos.
Tenemos por ejemplo, la sociedad del conocimiento, la sociedad de la
información, la era tecnocrática, entre otros. La multiplicidad de términos
responde a la necesidad de comprender las distintas formas en las que nuestras
sociedades se han desarrollado.
Por ejemplo, si usamos el término “sociedad del conocimiento” seguramente es
porque ponemos especial atención a las formas en las que este último se produce,
y si hablamos de Sociedad Postindustrial probablemente pondremos más énfasis
en las relaciones de producción que se establecen.

 Quizás te interese: "Las 5 funciones de la sociedad: ¿cómo influye en nuestras


vidas?"

5 características de la Sociedad Postindustrial


El concepto de Sociedad Postindustrial surge en la década de los 70’s y ha sido
trabajado por distintas personas. Daniel Bell es reconocido como uno de los
primeros en utilizar y desarrollar el término, sobre todo a partir de su libro The
Coming of the Post-Industrial Society de 1973.
Entre otras cosas Bell describió 5 dimensiones que son características de la
Sociedad Postindustrial y que establecen diferencias importantes con la
sociedades industriales: el sector de la fuerza de trabajo, la preferencia del sector
ocupacional, la preeminencia de conocimiento teórico y la producción de
tecnología tanto mecánica como intelectual.

1. ¿Dónde está la fuerza de trabajo?


De acuerdo con Bell, a diferencia de las sociedades agrícolas y las sociedades
industriales, las sociedades postindustriales tienen la característica de que la
fuerza de trabajo se concentra en el sector de prestación de
servicios (sanidad, educación, gobierno).
En palabras de Bell (1976), la sociedad industrial se distingue de las anteriores
por un cambio importante en el sector económico: hay un paso de la economía
productora de mercancías a la economía productora de servicios.

2. ¿A quién se dirige el sector laboral?


La consecuencia de esto es explicada por Bell como otra de las características
que distinguen a las sociedades postindustriales: el sector laboral queda
prácticamente reservado para las personas que tienen formación técnica y
profesional(especializada).
Es decir, la distribución ocupacional mantiene una preferencia por las clases
profesionales y técnicas.

3. La primacía del conocimiento teórico


Para formar técnicos y profesionales es fundamental la construcción y
transmisión de conocimientos teóricos. La sociedad postindustrial tiene la
característica de dar primacía a la producción de este tipo de conocimiento, no
solo para impactar al sector ocupacional, sino también en lo relativo a la gestión
política de las sociedades.
Bell (1976) llama a esto un “principio axial”, haciendo referencia a la centralidad
del conocimiento teórico como fuente de innovación política.

4. Generar tecnología mecánica


El principal recurso para ofrecer solución a los problemas que enfrenta la
sociedad postindustrial es la el desarrollo de tecnología. No solo desarrollar
tecnología sino también controlar su distribución y regulación.
En otras palabras, la sociedad postindustrial mantiene las expectativas de
desarrollo y su orientación hacia el futuro en la producción de proyectos
tecnológicos.

5. Generar tecnología intelectual


Relacionado con el punto anterior y con la primacía del conocimiento teórico, la
sociedad postindustrial genera constantemente soluciones basadas en conjuntos
ordenados y finitos de operaciones, es decir, en la producción de algoritmos,
sobre las resoluciones más intuitivas, que en otras sociedades habían tenido más
presencia.
Esta creación de tecnología intelectual constituye también una nueva forma de
tomar decisiones a nivel político.

La cultura consumista

Isaac RieraVie, 23/03/2018 - 08:45

La sociedad en que vivimos es definida por


sociólogos e historiadores de diversas maneras –sociedad democrática, sociedad
postmoderna, sociedad del bienestar-, pero la definición que se ha hecho más
popular, sin duda alguna, es ésta: sociedad de consumo. Es una definición acertada
porque, en una sola palabra, indica su estructura económica fundamental, por una
parte, y las características del comportamiento social que ésta determina, por la
otra. Fracasado por completo el comunismo, se ha impuesto en todo el mundo el
sistema de economía de libre mercado, cuyos rasgos esenciales son la
superproducción de bienes y servicios debido a los avances tecnológicos, la
comercialización o marketing total, y la promoción propagandística de nuevas y
más sofisticadas necesidades en la gran masa; pero este gigantesco sistema
productivo sólo puede subsistir si se cumple una condición: la predisposición
psicológica de la gente a comprar y a consumir productos sin cesar, que a su vez
determina un aumento continuo de productos, y que a su vez supone lanzar sin
cesar nuevas ofertas al mercado. La prosperidad material postmoderna se sustenta
sobre un gran y complicado tinglado de necesidades e intereses.

En contraste con lo que sucedía en otras épocas, el consumo de bienes materiales


ya no se limita a las clases acomodadas, sino que se extiende a todas las capas
sociales; al igual que el rico, el simple trabajador tiene hoy acceso al coche
individual, a los electrodomésticos en toda su variedad, a aparatos audiovisuales
cada vez más sofisticados, a la adquisición de la segunda vivienda, a las vacaciones
de signo multitudinario, a la visita semanal a tiendas, grandes almacenes y centros
comerciales, verdaderos símbolos de la sociedad de consumo; y no importa que los
recursos en dinero sean limitados, porque para esto están los créditos y las
hipotecas que hacen posible consumir masivamente sobre un endeudamiento
también masivo. De la economía de pura subsistencia en la que los bienes se
reducían a lo estrictamente necesario, se ha pasado al consumismo insaciable y al
despilfarro, con todas las inevitables consecuencias que ello comporta para las
personas y la sociedad en su conjunto. El espacio del mundo ha cambiado: la
naturaleza se llena de edificios, carreteras y coches; y también ha cambiado el
ritmo del tiempo: todo son prisas, y no hay tiempo para nada, salvo el destinado a
ir de compras, a hacer “shopping”.

Es evidente que el cambio introducido por el consumo masivo en nuestra sociedad


no sólo incide sobre el mundo económico, sino que ha determinado una nueva
visión de la vida, un nuevo tipo de hombre y un nuevo sistema de valores. Se puede
y se debe hablar de una verdadera cultura consumista, en la que la misma ética y fe
cristianas quedan profundamente afectadas por esta revolución de la vida. ¿Cómo
no hablar de cambios profundos en la filosofía práctica de la gente, cuando los
valores que se proclaman, los objetivos que se persiguen, y los hábitos de
comportamiento obedecen a un claro materialismo y hedonismo, justamente lo
contrario a los principios fundamentales de la ética natural, y no digamos de la
ética cristiana? ¿Y cómo no entender que muchos comportamientos, incompatibles
con la lógica de las cosas, son perfectamente comprensibles si tenemos en cuenta el
contexto social en el que diariamente se desarrollan?. La cultura consumista ha
engendrado un tipo de personalidad también consumista, y esta realidad resulta
clave para entender por qué los valores éticos y religiosos están en crisis y por qué
la regeneración moral de la gente es hoy tan difícil.
Tener, poder y placer

Si analizamos con un poco de profundidad la cultura consumista en la que vivimos


inmersos, nos daremos cuenta de que se sustenta sobre las tres pasiones
fundamentales del hombre, que son el tener, el poder y el placer: todo va orientado
al alimento y desarrollo de estas tres pasiones, y por eso se ha impuesto tan fácil y
universalmente. El primer y fundamental objetivo del consumismo es tener cosas y
más cosas, que el gigantesco sistema productivo y comercial pone a nuestro
alcance; el mundo se ha convertido en un gran escaparate de cosas que la
publicidad nos incita continuamente a comprar. Porque la realización de la vida
humana –y esta es la principal perversión de la cultura consumista– se cifra en el
tener, no en el ser. El tener se ha convertido en el gran objetivo de los afanes
humanos sin lugar para otra clase de ideales, y en el fuero interno de las personas,
tener una gran casa o un buen coche, por ejemplo, es mucho más importante que
ser una buena persona. En esta cultura, realizarse uno a sí mismo como persona es
hacer dinero, y este principio, no confesado públicamente, pero practicado
interiormente, explica la gran perversión de lo humano que hoy estamos
padeciendo.

El consumo también se ha convertido hoy en el camino para escalar en el “status”


social y la autoafirmación individualista: “consumo, luego existo”; ese deseo tan
consubstancial al ser humano –ser alguien ante los demás– no se considera
realizado si el triunfo en una carrera o en una profesión no lleva consigo el triunfo
en el dinero. Los signos externos son signos de que se tiene dinero, naturalmente,
pero sobre todo son signos de éxito y de estar en la cima de la montaña: tener un
yate o un gran coche deportivo nos hace sentirnos importantes en la valoración
social. El impulso a trepar en la escala social es mucho más fuerte que los meros
impulsos económicos, y de ahí que, en esta cultura consumista, la apariencia, el
simulacro y la ostentación a través de las manifestaciones de lujo sean las
principales cartas de presentación ante la sociedad, tal como vemos en los famosos
y famosas. Y ese ansia por la apariencia impulsa a la gente a la competencia
psicológica; la sociedad de consumo ”es la institucionalización de la envidia” (D.
Bell), como ocurre en el adolescente que exige vestir de marca para no ser menos
que el compañero, o en el adulto que compra un gran coche para rivalizar con el
vecino.
Pero la gran obsesión de la gente es conseguir la felicidad a través de los
innumerables placeres, comodidades y diversiones que nos proporciona la sociedad
de consumo. Es el triunfo de la filosofía hedonista. “Pásatelo bien y sé feliz” es la
palabra con la que se dicen adiós muchos jóvenes, convencidos de que la felicidad
consiste, justamente, en esto, en disfrutar consumiendo toda clase de placeres. A
diferencia de otras culturas que orientaban a las personas en el ideal del deber y del
trabajo y en el que la felicidad era una consecuencia del bien moral alcanzado, el
objetivo explícito y directo de la cultura consumista es la felicidad entendida como
placer, y que puede ser conseguida satisfaciendo todos los deseos y eliminando
todas las represiones. El esquema de esta filosofía es muy simple: felicidad es igual
a placer, placer es satisfacción del deseo, deseo es descarga de tensiones, y las
tensiones se descargan consumiendo bienes y servicios, incluidos los sexuales. Este
simplismo, sin embargo, no sólo es errónea como filosofía teórica, sino también
como filosofía práctica, porque, en realidad, las generaciones que van creciendo en
la cultura del consumo no son más felices que las de antaño, sino más bien lo
contrario.

¿Una patología social?

A la vista de esta gran revolución de vida, cabe hacerse una grave pregunta: ¿es
bueno para las personas que el progreso material nos haya llevado a esta cultura
consumista, o más bien nos ha introducido en una dinámica peligrosa de la que nos
resulta casi imposible salir?. La respuesta no es fácil, porque la sociedad de
consumo, por primera vez en la historia, ha logrado erradicar el hambre en el
mundo y cubrir las necesidades materiales del ser humano en toda su extensión.
Pero si nos adentramos en la psicología y en los hábitos de la gente, el tema ya no
resulta tan claro. A pesar de que en las encuestas la mayoría de la gente se declare
bastante feliz, lo cierto es que las depresiones anímicas, incluso en la adolescencia,
son la epidemia de la sociedad de consumo y que los trastornos de comportamiento
están a la orden del día. Algo va mal, muy mal, en esta sociedad en apariencia tan
próspera y que no se manifiesta en su magnífica apariencia, sino que se esconde en
lo profundo de las personas. En la cultura consumista que hoy se ha impuesto, no
es exagerado hablar de una verdadera patología social, aún cuando este término se
reserve para personas con problemas mentales concretos y específicos.
Por analogía con la enfermedad de la ansiedad crónica que describe la psicología, la
persona consumista busca continuamente la satisfacción de lo que cree ser una
necesidad, pero nunca se considera satisfecha: lo superfluo se convierte en
necesario, y una satisfacción engendra una nueva necesidad, y ésta otra distinta, en
una carrera sin fin. La palabra misma consumo ya indica que el objetivo no es
propiamente la satisfacción de necesidades que se cubren de forma estable, sino en
impulsos que provienen de la insaciabilidad y que hay que renovar continuamente,
como el comer o el beber: se compran tales y cuales cosas que se consideran
necesarias, pero al poco tiempo se nos presentan otras nuevas que hay que
satisfacer con urgencia. Sobre esta dinámica de la psicología humana asienta su
éxito el sistema de producción económica consumista; el sistema se perpetúa y se
acrecienta porque considera al hombre un mecanismo de necesidades, que la
propaganda omnipresente estimula sin cesar. Y así, con la excepción de las
ocupaciones obligatorias del trabajo, el tiempo disponible de las personas se dedica
a la distracción con aparatos electrónicos, a la diversión o a ir de compras,
obedeciendo a los impulsos de la ansiedad.

Es sabido que en los últimos años se ha tipificado una nueva enfermedad


psicológica —la “compra compulsiva”– y que ya padecen muchas personas en
nuestra sociedad de consumo. Consiste en un estado depresivo y de ansiedad que
lleva al enfermo a comprar diariamente cosas y más cosas con su tarjeta de crédito
y que engendra una grave adicción y dependencia. Es una enfermedad muy
minoritaria, por supuesto, pero sumamente significativa para darnos cuenta de las
profundas alienaciones que está engendrando la cultura consumista. Y no nos
damos cuenta de ello, porque comprar y consumir cosas de continuo es lo normal,
lo que hace todo el mundo, y se considera persona rara y extraña la que ahorra o
compra lo estrictamente necesario. Pero hay que hablar de una verdadera patología
social, aunque no queramos reconocerlo. Es, sin duda, patológico orientar todos los
sueños e ideales de una vida, tan rica en posibilidades, a la compra y posesión de
cosas; es trastorno psíquico pretender que todos los problemas que tenemos,
incluso los más íntimos, tengan su solución en clave de consumo; y es dependencia
adictiva no poder prescindir de muchas cosas, totalmente superfluas.

El camino personal
En la crítica a la sociedad de consumo, con sus bienes y sus males, se ha de partir
de una realidad que es incambiable: el sistema económico, por una parte, y la
cultura que se ha interiorizado en las personas, por la otra. El sistema es
incambiable, no sólo porque se ha demostrado ser el más eficaz para la producción
masiva y su distribución social, sino también porque depende de los avances
técnicos, cada vez más perfectos y sofisticados; al igual que no podemos salirnos de
la naturaleza que nos sustenta, tampoco podemos salirnos de un sistema del que
depende toda nuestra prosperidad en sus innumerables aspectos. Y tampoco
podemos cambiar la cultura consumista, mal que nos pese; la cultura es una
determinada manera de pensar, de sentir y de comportamiento que forma el
ambiente en que vivimos y que determina la fisonomía de una sociedad. En las
últimas décadas, se está produciendo la aniquilación de las culturas tradicionales,
arrancando al individuo de su terreno, y se está implantando una cultura
internacional en base a solicitaciones e informaciones y cuyo máximo exponente es
el internet; la palabra indica la nueva realidad cultural: todo está cogido en una red
de la que nadie puede escapar.

No se puede esperar, por tanto, que la sociedad cambie, y lo más probable es que se
extiendan e intensifiquen cada vez más los males del consumismo. Pero es la hora
para las opciones personales y el camino del individuo. Cada individuo que quiera
ser auténtico en un mundo globalizado y masificado por el estilo de vida que ha
impuesto el consumismo, deberá saber distanciarse de la masa, no hacer caso a las
seducciones de la propaganda, y encontrar su propio camino al margen de las
autopistas por donde circula la multitud; cada persona que quiera regir su vida por
principios y valores morales, deberá saber que el consumismo ha impuesto en
nuestra sociedad el principio del placer como criterio supremo, que esta filosofía
hedonista hace imposible la práctica de la moralidad, y que es preciso ir
contracorriente, no ya para conseguir autonomía, sino para ser, simplemente,
honesta; y cada cristiano que quiera vivir su fe en esta sociedad profundamente
materialista, deberá saber que la idolatría del dinero ha sustituido a Dios, que el
afán por consumir no da lugar a ninguna inquietud trascendente, y que vivir la fe es
como vivir en otro mundo, en otra dimensión, muy por encima de lo que vive la
gente.

Si algo parece necesario en el cristiano que tiene que vivir en una cultura
consumista, es redescubrir el valor de la austeridad de vida e intentar practicarla. Y
no sólo porque es saludable para el alma liberarse de las adicciones y dependencias
que engendra el consumo, sino, sobre todo, porque la austeridad de vida es la
condición absolutamente indispensable para huir del vicio y adquirir la virtud, que
el cristiano tiene obligación de practicar. Puro sentido común: ¿cómo practicar la
virtud de la castidad, por ejemplo, si el sexo se ha convertido en artículo de
consumo, al igual que los otros placeres, y no existe ninguna prevención ante
ciertas imágenes televisivas? ¿y cómo ejercer la solidaridad con los más pobres y
necesitados, si no somos capaces de privarnos de muchas cosas superfluas y todo
dinero es poco para satisfacer nuestras apetencias consumistas?. Los malos hábitos
se convierten en esclavitud interior cuando no hay control del deseo, y hoy el
imperio del vicio está más extendido que nunca porque el dinero, el placer y el afán
de éxito social domina nuestras vidas. Debemos tener esto muy claro: en nuestra
cultura consumista, adquirir y ejercer la virtud, tanto ética como cristiana, supone
necesariamente optar por la austeridad de vida.

Significado de Ecología
Compartir

Mandar

Tuitear

Qué es Ecología:
La ecología es una rama de la biología en la que se estudian y analizan las
interacciones entre los seres vivos con el hábitat donde se encuentran, es decir, las
relaciones que existen entre los factores bióticos (relaciones entre seres vivos) y los factores
abióticos (condiciones ambientales).
Etimológicamente, la palabra ecología deriva del griego ökologie compuesta de la unión de
los vocablos griegos oikos, que significa ‘casa’, ‘hogar’ o ‘vivienda’, y logos, que significa
‘estudio’ o ‘tratado’. En este sentido, ecología significa ‘el estudio del hogar’.

Fue Ernst Haeckel, científico alemán, quien creó el término ecología en el año 1869 con el
fin de designar un nombre a la ciencia que estudia las relaciones entre los seres vivos y el
medio ambiente.

Por tanto, el objeto de estudio de la ecología está en determinar cómo los


factores abióticos (humedad, temperatura, entre otros) interactúan con los
factores bióticos (relación entre la gran diversidad de seres vivos que se encuentran en un
mismo hábitat).
De allí que la ecología haga caso particular a cómo las características particulares de un
hábitat influyen en el desarrollo, modificación y comportamiento de las diferentes especies.

En este sentido, el concepto de ecología humana se refiere al estudio científico de las


relaciones entre los seres humanos y el medio ambiente, incluyendo las condiciones
naturales, las interacciones y los aspectos económicos, psicológicos, sociales y culturales.
Por tanto, la ecología se enfoca en estudiar los ecosistemas o poblaciones en general.

Asimismo, la ecología es una ciencia en la que se desarrollan estudios sobre cuáles


pueden ser los cambios que pueden sufrir los ecosistemas a partir de las actividades de
los seres humanos.
Es importante destacar la importancia de los estudios ecológicos, que son
multidisciplinarios, por lo que posibilitan ampliar los conocimientos en esta área de las
ciencias, así como, diseñar estrategias y mecanismo enfocados en la preservación y
conservación del medio ambiente.

Por otra parte, en la actualidad el término ecológico va más allá de las investigaciones
científicas, ahora forma parte de campañas políticas y movimientos sociales que buscan la
protección e interacción consciente del ser humano con el medio ambiente.

Por tanto, la ecología ha adoptado un carácter ambientalista y su objetivo es cuidar y


mantener el equilibrio de las actividades humanas con las de nuestro hábitat.
Vea también:

 Biología
 Equilibrio ambiental
 Ecosistema
Principales ramas de la ecología
Las principales ramas de estudio y de investigación en las que se divide la ecología son las
siguientes:

 Autoecología: rama de la ecología que estudia cómo son las adaptaciones de las especies a
determinadas condiciones de los factores abióticos.
 Demoecología (dinámica de la población): rama que estudia, desde la ecología y la demografía,
las principales características de las comunidades o población que ocupan un determinado hábitat.
 Sinecología (ecología comunitaria): rama de la ecología que estudia la interacción entre las
comunidades biológicas y los ecosistemas.
 Agroecología: rama que parte de los conocimientos de la ecología y de la agronomía para
desarrollar modelos de producción de alimentos en los que se toman en cuenta tanto el ecosistema
como el entorno social.
 Ecofisiología (ecología ambiental): rama de la ecología que estudia los fenómenos fisiológicos en
el medio ambiente, el cual puede experimentar alteraciones debido a diversos fenómenos naturales
o a la actividad humana.
 Macroecología: rama de la ecología que estudia los patrones ecológicos que se repiten a gran
escala.
Interacciones ecológicas
En ecología, se estudian los procesos, la dinámica y las interacciones entre todos los seres
vivos de una población, de una comunidad, de un ecosistema o de la biosfera.

Las interacciones ecológicas se caracterizan por el beneficio de dos seres vivos (armónicas)
o por el perjuicio de uno de ellos (inarmónicas), y puede ocurrir entre seres de la misma
especie (intraespecíficas) o de diferentes especies (interespecíficas).

 Relaciones intraespecíficas armónicas: la sociedad (organización de individuos de la misma


especie) y la colonia (grupo de individuos de la misma especie con diferentes grados de
dependencia entre sí).
 Relaciones intraespecíficas inarmónicas: el canibalismo y las competiciones intraespecíficas e
interespecíficas. Son relaciones entre especies iguales, pero hay un perjuicio en al menos uno de los
lados.
 Relaciones interespecíficas armónicas: el mutualismo (o simbiosis), la protocooperación, el
inquilinismo (o epibiosis) y el comensalismo.
 Relaciones interespecíficas inarmónicas: el amensalismo (o antibiosis), el herbivorismo, la
depredación, el parasitismo y la esclavitud.

Ecologismo
Otros términos que conducen a esta entrada

Movimiento ecologista

Definición de ecologismo

1. m. Movimiento sociopolítico que propugna la defensa de la naturaleza y la preservación

del medio ambiente.

RAE.
1. El ecologismo es la ideología más reciente en incorporarse a las preocupaciones de la

sociedad, y por lo mismo es la que más impulso y arraigo tiene en la actualidad. Apenas se

pueden encontrar antecedentes históricos del ecologismo, como no sean las actitudes

higienistas del siglo XIX, puesto que el deterioro del medio natural está ligado directamente

al aumento de la industrialización en todos los países de Occidente, y a la utilización de

combustibles fósiles y recursos no renovables, así como a la sobreexplotación de los mismos.

Esto implica que el ecologismo, no sólo tiene una dimensión ideológica, sino también una

magnitud económica de primer orden. Las implicaciones económicas permiten que hagan

bandera del ecologismo todas las ideologías políticas y económicas. No obstante, donde

primero prenden las ideas del ecologismo es en los grupos de izquierda desencantados del

socialismo soviético y maoísta, y en el anarquismo radical.

El ecologismo comienza a tomar cuerpo en los años 60 del siglo XX, en movimientos

extraparlamentarios que reaccionan contra la política de bloques de la guerra fría, y no se

identifican ni con el capitalismo ni con el socialismo existente.

Los primeros grupos ecologistas surgen junto con los pacifistas antinucleares, que ponen

de relieve los peligros de la radiactividad y las centrales nucleares: son el primer paradigma

de la defensa del medio natural. Pero pronto se analizarán los efectos negativos para la vida,

de toda la contaminación industrial y urbana, sobre todo después del accidente, y desastre

ecológico, del Gran Londres en 1952, en que una niebla de smog asfixia a la ciudad y las

autoridades británicas se ven obligadas a promulgar, en 1956, una ley sobre limpieza del aire.

En 1965 Murray Bookchin escribe un texto en el que resume el pensamiento ecológico:


Ecología y pensamiento revolucionario. En él se describen las bases teóricas del ecologismo

y su implantación, y sus consecuencias económicas, como la descentralización del poder


económico y la formación de circuitos locales de comercio. También advierte sobre la

desvirtuación interesada de los principios ecológicos, que pueden convertir en una farsa la

preocupación por la mejora del medio.

En la Alemania de los años 70 los grupos ecologistas se organizan políticamente, y optan

por la no violencia y el pacifismo, sin necesidad de dejar de ser contundentes en sus

reivindicaciones.

El ecologismo supone una nueva forma de hacer política, lo que implica un choque teórico

con los economistas, un debate entre el desarrollo sostenible y el beneficio rápido. En

multitud de ocasiones se ha presentado a la ecología como un freno al desarrollo, sin tener

en cuenta que la existencia de materia prima en buenas condiciones, en la naturaleza, es una

condición fundamental para la actividad económica. La ecología influye en todos los aspectos

de la actividad económica, particularmente en la generación y fabricación de bienes. En

realidad, abarca todo el ciclo del producto, desde la extracción de materias primas, a la

fabricación, transporte, venta, consumo y hasta el fin de su vida útil y su gestión como

residuo. En todo ello, y en todo el proceso, se pueden encontrar mejoras, que sin menoscabo

de la obtención de beneficios, e incluso minimizando las pérdidas y los gastos, impliquen

una mejora de la calidad ambiental. Se puede utilizar la materia prima con mayor eficacia,

reduciendo los residuos, con menor consumo de energía, sin que haya pérdidas en el

transporte, y que no genere basura no biodegradable.

Este intento de resolver los problemas que genera el capitalismo consumista le acerca

ideológicamente al socialismo, por eso se considera como una ideología de izquierda. Pero

no es una izquierda clásica, marxista, sino de una nueva izquierda aún por definir.
Como quiera que la calidad ambiental ha ido entrando en las conciencias de la gente,

muchas veces con mensajes catastrofistas, los Estados se han visto en la obligación de

legislar, y a asumir estos puntos de vista. En principio sólo se trata de normas e informes

técnicos. Se obliga a que cada obra nueva tenga una evaluación de impacto ambiental, y que

las empresas hagan auditorías ambientales. Sin embargo, los grupos ecologistas pretenden,

para conseguir sus objetivos, apelar a la conciencia de la gente; descubriendo en el entorno

inmediato las señales de la degradación del medio, y explicando sus consecuencias. Esta

actitud ha llevado a muchos grupos ecologistas a lanzar mensajes catastrofistas y alarmantes,

sin muchas bases científicas.

El lema emblemático de los ecologistas es: actuar localmente y pensar globalmente. Esto

supone implicar a todas y cada una de las personas en la defensa del medio natural, pero

también derivar una cadena de consecuencias, desde lo local a lo global, que no tiene en

cuenta el cambio de escala y, por tanto, el cambio de naturaleza del problema. En ocasiones,

tampoco están suficientemente probadas desde le punto de vista científico. Esta actitud

sugiere que la defensa comprometida de una especie o lugar concreto implica la mejora del

medio natural en todo el mundo.

La necesidad de mejorar y conservar el medio natural ha supuesto el avance de los estudios

sobre ecología y climatología. Uno de los temas recurrentes es el del cambio climático y el

agujero de la capa de ozono, en los que se trata de demostrar cómo la influencia del hombre

puede alterar las condiciones del medio natural; así como la deforestación.

Otro de los problemas centrales del discurso ecologista es el del consumo de energía. Cómo

ahorrar energía, cómo producirla con medios renovables, etc. Esto ha supuesto un avance
tecnológico de importancia, tanto en los medios de producción de energía como en los

aparatos de bajo consumo.


El tercer problema central es el de la generación de residuos y la costumbre consumista, del

usar y tirar, que implica una actitud positiva de la gente, ya que debe comenzar al separar los

residuos, y de la industria. La clave es reducir, reciclar y reutilizar. El gran mérito del

ecologismo es que ha sido capaz de implicar en la defensa del medio a cada persona.

La pujanza del ecologismo en todo el mundo ha provocado multitud de reuniones

diferentes, de carácter internacional, con los gobiernos de por medio. Una de las más

importantes ha sido la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro en 1993, y el

Protocolo de Kioto, en 1998. Este protocolo no entró en vigor hasta el 16 de febrero del 2005,

y además sin que lo hayan ratificado EE UU, India ni China, lo que es posible que lo haga

ineficaz.

Nadie discute la necesidad de conservar el medio natural para sobre vivir como especie,

pero sí para crecer económicamente. Por eso, los gobiernos han llegado a unos acuerdos para

reducir la contaminación que produce la industria de su país, sin perjudicar el crecimiento

económico. También se han comprometido a no reducir la biodiversidad, que es la condición

indispensable para el buen funcionamiento de los ecosistemas. Pero muchos gobiernos, sobre

todo de los países en vías de desarrollo, incumplen sus compromisos en favor de un mayor

crecimiento económico. Incluso los países más ricos como, Estados Unidos, que tiene

asignadas unas determinadas emisiones a la atmósfera, compran los derechos de emisión de

los países más pobres, para sostener su economía.

Densidad de población

Resumen
La densidad de población o población relativa se refiere al número medio de habitantes
de un territorio que viven sobre una unidad de superficie (km2). En este informe se
puede consultar el número de habitantes absoluto y por kilómetro cuadrado en cada
comunidad autónoma y municipio de España.

Descripción
La densidad de población, denominada población relativa (para diferenciarla de la
absoluta, la cual simplemente equivale a un número determinado de habitantes en cada
territorio), se refiere al número promedio de habitantes de un área urbana o rural en
relación a una unidad de superficie dada. Es decir, mide el número de habitantes que
viven por kilómetro cuadrado y se calcula a través de la siguiente fómula:

En sentido general, puede decirse que las mayores y grandes densidades de población
de las grandes ciudades del mundo, presentan problemas distintos y hasta opuestos a
los de las zonas rurales de emigración. Si en las ciudades se agudizan día a día los
problemas urbanos típicos (vivienda, transporte, fuentes de trabajo, servicios urbanos,
seguridad ciudadana, marginalidad, etc.), en el medio rural no se pueden desarrollar
proyectos de desarrollo económico o de infraestructura por falta o escasez de mano de
obra.

Qué es la presión demográfica


Por

Alexis Vega

26 julio, 2010

FacebookTwitterPinterestMeneameEmailWhatsAppTelegramCompartir
Qué es la presión demográfica. Se llama así a la presión que se ejerce sobre
los recursos naturales, causados por la superpoblación, y las consecuencias
psicológicas, sociales y políticas que ello genera.

El volumen, la distribución, el crecimiento y el desplazamiento de la población


están relacionados con los problemas globales de pobreza, agotamientos de
recursos y degradación del medio ambiente.

La presión demográfica de las ciudades agrava problemas de pobreza, educación,


sanidad, energía, infraestructuras, etc.; en muchas países se viven en condiciones
de hacinamiento, con déficit higiénicos y sanitarios graves.

Los problemas sociológicos derivados de esa explosión demográfica desbordan


los límites de cualquier aproximación parcial, y plantean forzosamente la
consideración de cuál es el límite máximo de población humana que puede
soportar el planeta.

La superpoblación genera problemas en cadena como la destrucción ambiental ;


la cantidad de alimento que se necesita para cubrir las necesidades impacta
directamente sobre la fauna y flora, es así que pone en peligro
la biodiversidad y la vida sobre la Tierra.

Para detener la presente explosión demográfica, se debe recurrir entre otras


cosas a una planificación familiar a gran escala, la educación sobre sexología y
natalidad, y la enseñanza sobre tomar conciencia en ecología y medio ambiente.
EXPLOSIÓN DEMOGRÁFICA
Explosión, del latín explosio, es la liberación violenta de energía que está
encerrada en un volumen pequeño, lo que produce un aumento rápido de la
presión con desprendimiento de luz, gases y calor. El término también se
utiliza de manera simbólica para referirse al desarrollo repentino de
algo.

Demográfico, por otra parte, es aquello perteneciente o relativo a


la demografía (el estudio estadístico de una población humana que se
encarga de analizar la estructura y evolución de una comunidad desde una
perspectiva cuantitativa).
Una explosión demográfica, por lo tanto, es un aumento súbito de la
cantidad de habitantes en una determinada región. Este incremento
de la población tiene consecuencias importantes y genera cambios
socioeconómicos.
La noción de explosión demográfica también puede entenderse a partir de
un incremento sostenido del número de habitantes hasta el punto en
que la infraestructura y los sistemas ya no dan abasto para satisfacer las
necesidades de las personas.
Existen diversas teorías y posturas sobre la explosión demográfica. Muchos
asocian el aumento poblacional a la falta de educación sexual y
al hacinamiento en que viven millones de familias en los países
subdesarrollados. Por eso ciertas tendencias piden controles de natalidad
por parte de las autoridades y la difusión del uso de métodos
anticonceptivos.
El número de habitantes a nivel mundial tiende a subir, además, por
el crecimiento de la esperanza de la vida. Desde esta postura, la
explosión demográfica no se da por el aumento de los nacimientos, sino por
una “reducción” de los fallecimientos (las personas se mueren a mayor
edad).
Teoría de Malthus

Un economista británico de nombre


Thomas R. Malthus, quién vivió entre los años 1766 y 1834, dedicó parte de
su obra al estudio de la explosión demográfica y en su teoría sobre las
poblacionesaseguró que éstas crecen de manera geométrica mientras que los
recursos naturales necesarios para mantenerlas lo hacen de forma
aritmética. En su libro titulado “Ensayo sobre el principio de la población“,
expresó que si el ser humano no comenzaba voluntariamente a reducir la
tasa de natalidad, llegaría un punto en el cual nuestra raza no podría
sostenerse.
Malthus realizó una serie de cálculos que muestran de manera gráfica, a la
vez que alarmante, los potenciales resultados de la reproducción
desmedidade nuestra especie, aunque cabe aclarar que se trata de una
estimación realizada hace cerca de dos siglos y que desde ese entonces se han
tomado medidas en varios países para evitar tal colapso; a continuación se
detallan sus pronósticos:
* si la población mundial continuaba duplicándose en número cada tres
décadas y media, como ocurría hasta el momento de la publicación de su
libro, entonces para el año 2600 habría tantos seres humanos que tan sólo
podrían mantenerse de pie. Tomando en cuenta Groenlandia y la Antártida,
la superficie sólida de la Tierra nos ofrecería 3 centímetros cuadrados a cada
uno;
* aunque resultaría imposible llegar a ese punto, si dicha situación se
extendiera hasta el año 3550, entonces la masa de tejido humano igualaría
la del propio Planeta;
* respondiendo a quienes creían en la emigración a otros planetas como la
solución a la reproducción excesiva, Malthus sugirió que si se conociesen
1000 millones de planetas que nuestra especie pudiera habitar y a los cuales
pudiéramos enviar gente sin problema, entonces todos ellos quedarían
repletos de personas para el año 5000, y dos mil años más tarde la masa
humana igualaría la dichos planetas.
Visto desde esta perspectiva, la reproducción humana parece una constante
explosión demográfica, ya que no se realiza con un objetivo coherente con el
medio ambiente y sus posibilidades, sino de una manera egoísta
e irresponsable.

LA TEORÍA DE LAS NECESIDADES HUMANAS

(conocida también como “Pirámide de Maslow”) fue desarrollada por el psicólogo


estadounidense Abraham Maslow, quien fundó la corriente psicológica conocida como
“Psicología Humanista” entre los años 40 y 50.
Abraham Maslow, fundador de la psicología humanista, escribió en el 1943 la obra “Una teoría
sobre la motivación humana” de 1943, la cual tuvo un gran alcance no solo en el campo de la
psicología, sino también en el ámbito del marketing y la publicidad.

En su Pirámide, Maslow enumera y jerarquiza una serie de necesidades humanas. Lo que


formuló el psicólogo es que después de satisfacer las necesidades básicas (las que se encuentran
en la base o primer lugar de la pirámide), las personas desarrollamos deseos más elevados.

Según Maslow, las personas tenemos una tendencia innata hacia la realización y, para
escalar el nivel de la pirámide, debemos primero empezar por satisfacer las necesidades
básicas (las que están en la base de la pirámide, nacen con las personas y son fundamentales
para sobrevivir) y desde ahí ascender progresivamente a las que nos hacen sentir auto-
realizados (la cima de la pirámide).

Además, Maslow explica en su teoría que solamente las necesidades no satisfechas influyen en
el ánimo y comportamiento de las personas, ya que las necesidades satisfechas no generan
conductas distintas. Y por otro lado, no todos las personas sienten necesidades de
autorrealización. Se trata más bien de una conquista de carácter personal.

Las necesidades pueden buscar satisfacerse a través de tres tipos de comportamientos:


el constructivo, donde, además de satisfacerlas las personas que nos rodean, se benefician;
el destructivo, donde se consiguen satisfacer las necesidades pero no todo el mundo se
beneficia y el comportamiento fallido, donde no se logran satisfacer las necesidades.

Los 5 niveles de la Pirámide de Maslow


La pirámide se divide en cinco niveles. Los cuatro primeros niveles son los que se agrupan
como “niveles de déficit” o primordiales, mientras el quinto es el de la autorrealización o
motivación de crecimiento.

1 – Necesidades básicas

Tienen que ver con las fisiológicas y necesarias para la supervivencia como el respirar, beber
agua, alimentarse, dormir, evitar el dolor o mantener regulada la temperatura corporal.

2 – Necesidades de seguridad y protección


Se refieren a sentirse seguro y protegido entendiéndose esto con lo relativo a la seguridad física
(asegurar la integridad del propio cuerpo) y de salud (asegurar el buen funcionamiento del
cuerpo) y la necesidad de contar con la seguridad de recursos como una vivienda.

3 – Necesidades sociales

Las necesidades sociales son las que tienen que ver con nuestras relaciones de amistad y pareja,
así como también el contar con aceptación social.

4 – Necesidades de estima

Las necesidades de estima pueden ser de dos tipos: alta y baja. La estima alta tiene que ver con
la necesidad del respeto a uno mismo, incluyendo sentimientos tales como confianza, logros,
independencia y libertad; mientras que la estima baja refiere al respeto de las demás personas
como la necesidad de atención, aprecio, reconocimiento o estatus. La baja autoestima se da
cuando estas necesidades decaen.

5 – Autorrealización

Este es el último nivel, el que está en la cima, y tiene que ver con la necesidad psicológica más
elevada del ser humano.

Según Maslow, al satisfacer esta necesidad es que la persona encuentra una justificación o un
sentido válido a la vida. Se llega a ésta cuando todos los niveles anteriores han sido alcanzados
y completados, al menos hasta cierto punto.

¿Qué es la obsolescencia programada?


¿Por qué los productos electrónicos duran cada vez menos?
¿Cómo es posible que en 1911 una bombilla de luz tuviera una duración
certificada de 2500 horas y cien años después su vida útil se haya visto
reducida a la mitad?
Las respuestas giran entorno al concepto de "obsolescencia
programada".
Conocé algunas cifras alarmantes sobre el tema...
La obsolescencia programada/ planificada es la planificación o
programación del fin de la vida útil de un producto o servicio, de modo tal
que tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante,
éste se torne obsoleto, no funcional, inútil o inservible.

Esta práctica se desarrolla en un contexto caracterizado por una


producción mundial de 50 millones de toneladas de desechos electrónicos
por año, con habitantes que producen en promedio 3,5 kg de chatarra
tecnológica por día. En Argentina cada persona ocasiona 2,5 Kg de este tipo
de basura por día, mientras que en Estados Unidos son 15 kg cada
habitante, y en Europa 20 kg.
Esto afecta a todos los seres que habitamos el planeta. Mientras los
aparatos están en funcionamiento no presentan ningún tipo de riesgo,
salvo el dióxido de carbono que puedan producir, pero al ser desechados
en basurales comunes estos artefactos reaccionan con el agua y la materia
orgánica liberando tóxicos al suelo y a las fuentes de aguas subterráneas.

Qué son los residuos sólidos y ejemplos


Los residuos pueden ser líquidos, gaseosos o sólidos. Bajo la
denominación de residuos sólidos se agrupan solo los
residuos que están en estado sólido, dejando fuera los que
se encuentran en estado líquido y gaseoso. Se usa el
término residuo sólido urbano para referirse a aquellos que
se producen específicamente dentro de los núcleos urbanos y
sus zonas de influencia. Estos residuos suelen ser producidos
en los domicilios particulares (casas, apartamentos, etc.), las
oficinas o las tiendas.
Ejemplos de residuos sólidos son un papel usado, una
botella de plástico o de vidrio o un envase de cartón. En
cambio residuos como el aceite de un vehículo o el humo de
una chimenea no son clasificados dentro de los residuos
sólidos.

Cómo se clasifican los residuos sólidos


Los residuos sólidos se pueden clasificar en dos grandes
grupos, los residuos sólidos peligrosos y los no
peligrosos. Los peligrosos, como su nombre indica, agrupan
aquellos residuos que pueden suponer un peligro para el
ciudadano o para el medio ambiente, debido a sus
propiedades corrosivas, explosivas o tóxicas. Mientras que
los residuos no peligrosos no suponen un peligro para el
ciudadano ni para el medio ambiente. Estos, a su vez, se
pueden subdividir en:
 Ordinarios: estos residuos son generados durante la rutina
diario en hogares, escuelas, oficinas u hospitales.
 Biodegradables: estos residuos se caracterizan por poder
desintegrarse o degradarse de forma rápida, convirtiéndose
en otro tipo de materia orgánica. Ejemplos de este tipo de
residuos son restos de comida, frutas y verduras. Puedes
conocer más sobre Cuánto tardan en degradarse los
desechos aquí.
 Inertes: estos residuos se caracterizan porque no se
descomponen fácilmente en la naturaleza, sino que tardan
bastante tiempo en descomponerse. Entre estos residuos
encontramos el cartón o algunas clases de papel.
 Reciclables: estos residuos pueden someterse a procesos
que permiten que puedan ser utilizados nuevamente. Entre
estos encontramos vidrios, telas, algunas clases de plásticos
o papeles.
Además de esta clasificación, los residuos sólidos también
pueden agruparse en orgánicos e inorgánicos:
 Orgánicos: en esta clasificación se agruparían a los
residuos biodegradables.
 No orgánicos o inorgánicos: son residuos que por sus
características químicas sufren una desintegración natural
muy lenta. Muchos de estos residuos son reciclables por
métodos complejos como las latas, algunos plásticos, vidrios
o gomas. En otros casos su reciclaje o transformación no es
posible, es el caso de las pilas, que son peligrosas y
contaminantes.
La gestión de los residuos sólidos urbanos se realiza en
varias etapas: una primera etapa previa a la recogida
(incluyendo la separación y el almacenamiento), la propia
recogida, el transporte desde el punto de recogida y, por
último, su eliminación o transformación.
Dónde se tiran y reciclan los residuos sólidos
Una vez recogidos, los destinos de los residuos sólidos
para desecharlos pueden ser:
Disposición en el relleno sanitario
El relleno sanitario es un método de eliminación de los
residuos sólidos que consiste en depositarlos en el suelo, de
forma esparcida y compactada. Esto se hace sobre todo con
los residuos peligrosos.
Incineración
Una incineradora de residuos es un sistema para tratar la
basura consistente en quemar estos desechos a elevadas
temperaturas, lo que consigue reducir su volumen hasta en
un 90% y su peso en un 75%. La desventaja de este sistema
es que se generan cenizas, residuos inertes y gases que
pueden resultar tóxicos para las personas.
Separación y aprovechamiento
Este sistema clasifica a los residuos sólidos en el lugar donde
se producen para, posteriormente, recuperarlos. Para
recuperarlos se aplican procesos, técnicas y operaciones que
consiguen devolver a estos materiales la posibilidad de
reutilizarlos en su función original o alguna similar.
Puedes aprender más sobre estos desechos en este otro
artículo de EcologíaVerde sobre Cómo tratar los residuos
sólidos del hogar.
Consecuencias de una mala gestión de los
residuos sólidos
La mala gestión de los residuos sólidos puede tener
consecuencias, que podemos considerar realmente serias,
como:
 Riesgos para la salud: en forma de enfermedades, tanto de
manera directa como indirecta. Muchos de estos efectos se
están investigando.
 Efectos perjudiciales al medio ambiente: como el deterioro
estético de las ciudades y de los paisajes naturales, lo que
puede considerarse una forma de transformación de la
naturaleza por el hombre.
 Contaminación del agua: como lixiviados o vertidos a ríos y
arroyos. Esto lleva a la eutrofización, con sus terribles
consecuencias.
 Contaminación del suelo: como el abandono de terrenos o
los vertidos en el suelo.
 Contaminación del aire: las emisiones de humo y gases
lleva a la reducción de la calidad del aire que respiramos.


Funciones
 Normativa
 Ecoeficiencia
o Instituciones Públicas Ecoeficientes
o Municipios Ecoeficientes
o Empresas Ecoeficientes
o Escuelas Ecoeficientes
o Publicaciones
 Gestión de Sitios Contaminados
o Definiciones
o Publicaciones
o Preguntas frecuentes
 Gestión de Calidad del Aire
o Publicaciones
 Gestión de la Calidad del Agua
 Noticias
 Publicaciones
 Enlaces de interés
 Comision Multisectorial Lago Titicaca

PROYECTOS
 De Calidad de Aire
o Iniciativa mundial de ahorro de combustible y asociación para combustibles limpios
o Gestión de la Calidad del Aire en las ciudades
o Reducción de Contaminantes Climáticos de Vida Corta
Gestión de Residuos Sólidos
La generación de residuos sólidos del ámbito municipal durante el 2013, considerando exclusivamente el
ámbito urbano del país llegó a 18,533 t/día, de ello la recolección y transporte convencional con fines de
disposición final alcanzó en promedio el 87.5 % (16,216 t/día). De estos, sólo 7,656 t/día de residuos fueron
dispuestos en un relleno sanitario autorizado considerándose un total de 10 infraestructuras de este tipo
alrededor del país, mientras que 8,545 t/día terminaron en botaderos municipales y 300.3 t/día en otros destinos
no especificados.

Por otro lado, hoy en día el avance de la tecnología y la mejora de la capacidad adquisitiva de la población
viene permitiendo un aumento importante de la generación de residuos que devienen del uso cada vez mayor
de los aparatos eléctricos y electrónicos en el país, constituyéndose en un serio problema sanitario y ambiental
debido al manejo inadecuado del cual son objeto, debido a que los sistemas convencionales de manejo de
residuos municipales no recogen este tipo de residuos y los mismos son captados por recicladores informales
que los manipulan sin considerar los elementos y sustancias peligrosas que contienen en sus partes y
componentes (metales pesados, sustancias químicas, etc.).

Asimismo, si bien es cierto existe un problema real respecto a la falta de infraestructura, equipamiento y
recursos humanos necesarios para el funcionamiento óptimo de los Sistemas de Gestión y Manejo de Residuos
Sólidos a nivel local, también es importante señalar que existe una inadecuada conducta de la población respecto
no sólo del cumplimiento de las responsabilidades en el manejo de los residuos sino además en la generación
excesiva de residuos por sus características de consumo.

Por lo anteriormente señalado, es importante que las acciones que se desarrollen para lograr condiciones
óptimas en la gestión y manejo de residuos sólidos en el país aborden temas relacionados a incrementar las
capacidades de gestión de los gobiernos locales, la inversión pública y privada, la participación responsable de
los productores de bienes y servicios, así como de las instituciones y población en general.

El proceso de reciclaje
Sexto básico - Actividad Nº 449
1- ¿Qué es el reciclaje?

El reciclaje es el proceso de recolección de ciertos productos que de otro modo se


convertirían en residuos, como el papel, la Madera, el plástico, etc. Y así convertirlos
en nuevos productos.

El primer paso para realizar el reciclado, es recolectar los productos reciclables de las
comunidades de tu ciudad, hoy en día las grandes ciudades cuentan con diferentes
cubos de basura para cada material. Estos cubos suelen tener el símbolo de reciclaje
sobre ellos, este es uno de los pasos más importantes, porque si la gente no recicla
en sus casas, estos materiales se combinan con los materiales no reciclables y serán
enviados al relleno sanitario con la basura común.

Aparte de los artículos que usted puede reciclar en casa, muchas otras cosas como
llantas viejas, computadoras, colchones, coches y más también se reciclan.

El segundo paso implica el tratamiento de los materiales reciclables. Esto incluye


ordenar los materiales en grupos, limpiarlos y prepararlos para ser vendidos a los
fabricantes que a su vez, los convierten en nuevos productos.

La industria manufacturera es el tercer paso en el proceso de reciclaje. Muchos de los


artículos que usted puede ver todos los días están hechos de materiales reciclados
como, toallas de papel, papel de oficina, botellas de plástico y latas de aluminio no
sólo son fabricados con materiales reciclados, pero también pueden ser reciclados de
nuevo.

El último paso, pero no el menos importante, implica la compra de productos


reciclados, cuando los consumidores compran productos que se han hecho con
material post-consumo se ha completado el proceso de reciclaje y así volver a
empezar. Debemos de tener conciencia y cada vez que tengamos la oportunidad de
consumir un producto reciclado sobre otro que no lo sea, pues consumir el reciclado.

La mejor manera de evitar el desperdicio y generar basura, es tratar de evitar el


consumo de productos que no puedan ser reutilizados.
Actualmente se cree que la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre
está provocando el calentamiento global que puede tener efectos devastadores a
largo plazo. El reciclaje es una de las muchas maneras que las personas pueden
reducir la cantidad de dióxido de carbono que se libera en la atmósfera.

Otra de las mejores cosas que puedes hacer, es aprender todo lo que se pueda sobre
el reciclaje, difundir la cultura y animar a los demás a que reciclan todo lo que
consuman. Nunca es tarde para empezar y conservar nuestros valiosos recursos.

BASURA ESPACIAL

La carrera espacial ha traído grandes beneficios tecnológicos para la humanidad como la


miniaturización de los aparatos electrónicos, mejoras en la telecomunicación y,
observación del clima del planeta, entre muchos otros; pero también nos ha traído el gran
problema de basura orbitando nuestro planeta. El Centro de Operaciones Espaciales
Europeo (ESOC) registra que solamente un 6% de los objetos artificiales que orbitan
nuestro planeta son satélites operacionales [1]. El problema no es pequeño y amenaza con
crecer rápidamente en los próximos años si no se toman fuertes medidas para su
contención y mitigación.
La basura espacial, de acuerdo al Profesor Richard Crowther de la Agencia Espacial del
Reino Unido, puede definirse como todos los objetos hechos por el hombre que son
inyectados en órbita y que, ni en este momento, ni en el futuro previsible, tendrán algún
propósito útil [2]. Entonces, podríamos decir que la mayoría de los objetos que existen
orbitando nuestro planeta se consideran basura espacial. Pero esta no se limita a satélites
que han dejado de funcionar, en la basura espacial también podemos encontrar las etapas
superiores de cohetes, degradación en la pintura de los objetos, y especialmente partes de
satélites o cohetes que se fragmentaron durante explosiones o impactos. Adicionalmente
podemos encontrar objetos que han perdido astronautas durante sus caminatas espaciales:
un guante, una cámara, una caja de herramientas y hasta un cepillo de dientes.
La Órbita Baja Terrestre (OBT), el espacio que se encuentra desde los 100 km y hasta los
2,000 km sobre la superficie del planeta, es el área más afectada por el problema de la
basura espacial. En esta encontramos aproximadamente 400,000 objetos del tamaño de
una pelota de beisbol y hasta 20 millones de partículas con un tamaño menor a 1
centímetro. La Agencia Espacial Europea estima que pueden existir hasta 150 millones de
objetos [3], que podemos considerar basura espacial, en todas las altitudes de órbita de
nuestro planeta.
¿Cuáles son las principales causas de la basura espacial?
Uno de los principales factores que contribuyen a la basura espacial es la falta de un
mecanismo que saque de órbita a los satélites al terminar la misión. Actualmente existen
al menos 5,200 satélites “difuntos” orbitando y sólo 600 satélites operacionales. Eso
significa que un 87% de los satélites que lanzamos los hemos abandonado en órbita hasta
que lentamente caen o alguna tormenta solar los empuja a la atmósfera. [1] Entre esos
satélites muertos podemos encontrar algunos satélites famosos como el Vangu ard-1,
cuarto satélite en la historia lanzado en 1958; y el Syncom-3, el primer satélite
geoestacionario. México tampoco ha hecho mucho de su parte para mejorar el problema,
de los 8 satélites que fueron de su propiedad, cuatro de ellos son considerados ba sura
espacial: Morelos I y II, Solidaridad I y el mismo UNAMSat – B.
La basura restante ha sido creada por la fragmentación de los objetos mientras se
encuentran en órbita. La fragmentación más común es causada por la explosión accidental
de la etapa superior del cohete portador. La primera explosión detectada por astrónomos
sucedió en 1961 cuando una etapa Ablestar del cohete norteamericano Able explotó. El
peor evento fue causado por un Delta-II que fue lanzado en 1977, su explosión ha causado
934 objetos detectados en OBT. Un estudio en el año 2001 encontró que existen más de
2,543 objetos fragmentados por 79 eventos explosivos desde 1958 [4]. Durante los últimos
10 años, la etapa Briz-m de los cohetes Protón rusos han tenido 3 explosiones en órbita
baja, la más reciente el 16 de octubre de 2012 donde se detectaron hasta 500 partes que se
desprendieron por la explosión de un tanque con 2.5 toneladas de combustible [5].
La fragmentación también puede ser causada por impactos entre objetos, de forma
premeditada o accidental. Durante la Guerra Fría, la antigua Unión Soviética disparó 9
misiles antisatélites que generaron 448 fragmentos detectables en OBT. Los Estados
Unidos han probado 2 misiles antisatélite pero todos sus fragmentos reingresaron a la
Tierra [4]. Ha sido China la peor infractora en esta fragmentación premeditada con la
prueba de un misil en 2007 la cual generó al menos 2,317 objetos con un tamaño mayor a
los 10 centímetros [6]. Por otro lado, el primer y único accidente a la fecha entre dos
satélites, sucedió durante 2009 cuando el satélite difunto ruso Kosmos-2251 chocó contra
el satélite Iridium-33 y creó al menos 1,000 objetos con tamaño mayor a 10 centímetros
[7].

Un peligro para todos

El peligro de la basura espacial está presente tanto en el cielo como en la tierra. En el


espacio el problema más importante son los daños que la basura espacial genera entre
satélites. Las partes de más de 10 centímetros pueden dejar inutilizable un satélite nuevo
que a su vez crearía más basura espacial. Como fue el caso con el recientemente lanzado
satélite “Pegaso” de Ecuador que quedó inutilizado por un fragmento de un satélite Ruso.
En esas líneas podríamos ver interrumpidos nuestros servicios de telecomunicación, de
posicionamiento global, de clima y de defensa. Además, la basura espacial podría causar
víctimas humanas en el espacio, puesto que algunos importantes pedazos de basura cruzan
peligrosamente la órbita de la Estación Espacial Internacional. Solamente este año han
tenido que resguardarse en sus cápsulas de emergencia en 2 ocasiones. Si la tendencia
continúa, podría darse un suceso catastrófico eventualmente.
De regreso en el planeta Tierra, las cosas no han sido particularmente sencillas. Se han
recuperado al menos 66 objetos que sobrevivieron el feroz reingreso a la atmósfera
terrestre. Los más peligrosos fueron la caída de 2 tanques de combustible de etapas
superiores de Delta-II con un peso de 270 kg que cayeron en Sudáfrica y Texas. México
ha tenido la fortuna de encontrar 3 de estos objetos que viajaron en el espacio sin daño a
terceros. En el 1967, 3 esferas de titanio que pertenecieron a un Titan IIIC y a un Agena
fueron encontrados en el norte del país. En 1994, una placa de metal de 2.6 x 2.6 metros
y 20kg de peso que se cree fue parte del satélite ruso Kosmos 2267 fue encontrada en
Cosalá, Sinaloa [8].

Mitigando el problema

Los expertos han pensado en cuatro posibles tipos de soluciones para trabajar de manera
efectiva con el problema. La primer solución es conocida como “cero lanzamientos,” en
el cual todos los países dejarían de lanzar objetos al espacio. En este escenario la basura
espacial seguiría creciendo hasta 2050 y lentamente bajaría el número de objetos en el
espacio hasta equilibrarse en el año 2020 [9]. La segunda solución, y una que se aplica
parcialmente hoy en día, es que se exige a las naciones que pondrán objetos en órbita que
tengan un plan post-misión en el cual limiten la vida orbital de los objetos en OBT y se
busque su disposición de manera rápida para evitar el crecimiento de la basura espacial.
En el caso de satélites geoestacionarios se pediría que se reserve suficiente combustible
para que el objeto se mande a una “órbita cementerio” enviándolo a una Órbita Alta
Terrestre al final de su vida útil.
La tercera solución ataca el problema más importante de creación de basura espacial; las
explosiones accidentales de cohetes. La podemos llamar neutralización (o passivation en
inglés) es el proceso de liberar el combustible restante que quedó en los tanques de las
etapas superiores de los lanzadores [10], descargar las baterías etc., de este modo se evita
cualquier tipo de explosión accidental y creación de más piezas de basura espacial. Aunque
actualmente todas las naciones están de acuerdo en neutralizar sus cohetes, todavía hay
casos de explosiones accidentales, lo que sugiere la necesidad de la creación de nuevos
cohetes que cumplan con los acuerdos internacionales de disposición y neutralización de
objetos en el espacio.
Finalmente, la última solución, y aquella que necesitará aplicarse para eliminar la vieja
basura espacial, es la mitigación activa. La mitigación activa es la serie de acciones con
las que se busca eliminar directamente objetos en orbita, ya sean fragmentos de satélites o
satélites completos. Existen varias propuestas para la eliminación de objetos factibles y
otras que deberán probarse. De interés es la creación de un laser terrestre que buscaría
disparar a objetos de entre 1 y 10 centímetros para quemarlos o cambiar su órbita para
inducir su reingreso a la atmósfera. La Agencia Espacial Suiza promueve el uso de un
brazo mecánico llamado CleanSpace One que tomaría el satélite y en una misión suicida
se lanzaría de regreso a la tierra con el satélite seleccionado. Un grupo de ingenieros de la
Universidad de SURREY en el Reino Unido estudia la posibilidad de crear un satélite
pequeño con una vela solar híbrida con una cuerda espacial, que se uniría al satélite
seleccionado y que con la vela solar, lentamente se movería de su órbita para ya sea, su
reingreso a la Tierra o para mandar al satélite a la “órbita cementerio” [11].

Qué es Crisis energética:


Como crisis energética denominamos la situación caracterizada por el estado de carestía o
escasez en el suministro de fuentes de energía. En este sentido, la característica principal de
este tipo de crisis es la imposibilidad de abastecer totalmente la demanda del mercado
energético.
Causas
Las causas de una crisis energética pueden obedecer a diversos motivos. Por un lado,
puede originarse debido a políticas de control de mercado que impiden la autorregulación
del mercado, desestimulando la producción y desatando, como consecuencia, un estado de
escasez.
Por otro lado, debido a la importancia estratégica de la producción de fuentes de energía, la
crisis puede motivarse a intereses de índole geopolítica en la restricción de la producción
y venta de combustibles.
Asimismo, situaciones de inestabilidad política, conflictos armados, etc., en regiones
claves del globo para la obtención de recursos energéticos, puede repercutir
perjudicialmente en los niveles de producción.
Finalmente, fenómenos naturales, como huracanes, tsunamis, terremotos, sequías, etc.,
que pueden afectar seriamente la capacidad de producción energética de un país, también
son un factor a considerar, pues ponen en jaque el suministro normal de energía.
Consecuencias
Las consecuencias de una crisis energética se rastrean en todos los niveles de vida de una
nación: la industria, el comercio, los organismos públicos, la atención clínica y hospitalaria,
e incluso actividades cotidianas como cocinar, usar calefacción o agua caliente, se ven
alteradas. Todo lo cual, a su vez, afecta en términos económicos al país: la energía se
encarece, disminuye capacidad productiva, la actividad comercial se reduce, los precios de
los servicios se disparan, etc.
De allí la importancia de encontrar y desarrollar fuentes alternativas de energía que
puedan sustituir a los combustibles fósiles no renovables, como el petróleo, el gas natural o
el carbón, que, de agotarse, nos lanzarían de lleno en una crisis energética mundial.
Crisis energéticas en el mundo
Debido a su importancia geopolítica, organismos como la Organización de Países
Exportadores de Petróleo (OPEP), que poseen una importante cuota del mercado
energético mundial, tienen una enorme capacidad de influencia en la fijación de precios, la
regulación de la producción y el control de la oferta.
Es por ello que en algunas de las más severas crisis energéticas del último siglo, como
la crisis del petróleo de 1973, motivada a conflictos en el Medio Oriente y provocada
como sanción de los países árabes (parte mayoritaria del organismo) al apoyo de Occidente
al Estado de Israel, la OPEP ejerció su influencia en el mercado mundial de energías fósiles
restringiendo selectivamente la venta de crudo.
No obstante, también se han registrado crisis motivadas al estallido de conflictos armados
en el Medio Oriente, como en 1979, como consecuencia de la revolución iraní, o en 1990,
debido a la guerra del golfo Pérsico.

Vea también Crisis.

Por otro lado, en años recientes, crisis energéticas asociadas a fenómenos climáticos, como
El Niño, cuya sequía perjudica los niveles normales de los ríos, han afectado a países como
Colombia (1992) y Venezuela (2009-2013), dependientes en gran medida de la producción
de energía hidroeléctrica.
El derecho de injerencia
Otros

Enviar por correo

Imprimir
EMILIO MENÉNDEZ DEL VALLE

12 NOV 1992

El autor reflexiona en este texto sobre uno de los más delicados problemas a los que
se enfrenta hoy el mundo: el derecho de injerencia en un Estado cuando la
democracia o los derechos humanos están amenazados.

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads

Como es bien sabido, la realidad internacional está viviendo profundos y rápidos


cambios en los últimos tiempos. Casi suena lejana la famosa caída del muro de
Berlín y la subsiguiente desintegración de la Unión Soviética..., si no fuera porque
las barbaridades que acontecen en la antigua Yugoslavia y la probable exacerbación
nacionalista en la hasta hace poco denominada URSS nos obligan a reflexionar
sobre los orígenes de todo ello.Por si fuera poco, la guerra por Kuwait convulsionó a
la sociedad internacional y puso de manifiesto contradicciones y errores de unos y
de otros. Hizo evidente que no hay una sociedad internacional, sino varias, y que el
odio a Occidente tiene raíces profundas en una parte significativa del planeta. Tanto
que a pesar de que Sadam Husein infringió una de las leyes supremas de las
relaciones interárabes -un Estado árabe no declara la guerra a otro Estado árabe-
muchos en el mundo islámico le apoyaron... por rechazo hacía Occidente.

Normas de conducta árabes que, en definitiva, pertenecen a la tradición occidental


que consagra como elevados principios del derecho internacional la no intervención
en los asuntos internos de otros Estados, la soberanía nacional, la inviolabilidad de
las fronteras. Principios que han conformado durante siglos una determinada manera
de concebir las relaciones interestatales y cuya validez teórico-jurídica ha sido
escasamente cuestionada. Claro que la puesta en cuestión del principio puede
depender del poder político, económico y militar de quien cuestiona. De ahí la
importancia de la brecha en la teoría realizada por Bréznev cuando proclama la
"doctrina de soberanía limitada" de los Estados comunistas de Europa oriental,
obviamente dependientes de Moscú.

Voz de los débilesAmén de poner de nuevo en evidencia que la sociedad


internacional no es única y que determinados modos y maneras de actuar son
dictados en gran medida por quien puede ejercer un determinado control, el asunto
no hace sino recordar que toda normativa tiene sus excepciones. Y que, para los
integrantes más débiles del conjunto, puede resultar más desfavorable no tener voz
en la calificación de lo que es excepcional que no haber participado en la redacción
de las normas.

Vienen estas reflexiones a cuento de lo que últimamente se viene designando como


"derecho de injerencia, asistencia o intervención..." cuando la democracia o los
derechos humanos están amenazados en el interior de un. Estado. El tema es
delicado, pero de rabiosa actualidad en la marea de cambios internacionales que
vivimos, y no estaría tan rápidamente en alza si no hubiera desaparecido el sistema
de bipolaridad efectiva creado por Washington y Moscú.

Es urgente y actual porque los derechos humanos son violados en numerosos lugares
y la democracia parlamentaria está prácticamente confinada a Occidente. Es
delicado porque no todo el mundo entiende la democracia y los derechos humanos
como nosotros. Y lo es porque inherente al derecho de injerencia es el recurso a la
fuerza, formalmente prohibido por el derecho internacional en vigor.

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads


Está bien que la sociedad internacional se preocupe de defender los derechos
humanos fundamentales cuando estén en peligro. Pero, ¿quién define
la fundamentalidad? Y aclarado el concepto, ¿quién interviene?, ¿quién se injiere?

El principal obstáculo radica en que continúa preponderando la sociedad de Estados


soberanos individuales y que la vasta mayoría de ellos no per tenecen a Occidente.
Y, al menos teóricamente, el tema lo tienen claro. Así, en su última reunión en la
cumbre, el Movimiento de Países No Alineados (108) declaraba: "Reafirmamos que
los derechos humanos básicos y las libertades funda mentales son de validez
universal: saludamos la creciente ten dencia hacia la democracia y nos
comprometemos a cooperar en la protección de los de rechos humanos...". Sin
embargo (y aquí está el pero), "ningún país debe usar su poder para dictar su
concepto de democracia y derechos humanos o para imponer condiciones a otros"
(Yakarta, septiembre de 1992). Consecuentemente, los No Alineados, sin nombrarlo,
rechazan el derecho de injerencia. Otro extremo importante: aun aceptado
teóricamente el derecho de injerencia, ¿quién interviene? Si se quieren evitar abusos,
no parece conveniente que lo haga un Estado individual, normalmente el más fuerte.
En cualquier caso, deberá ser la ONU. Pero, ¿qué ONU? ¿La actual con Consejo' de
Seguridad a cinco, con derecho de veto, o una ONU reformada?

El Tercer Mundo estima que se deben incrementar los programas de asistencia y


cooperación y que se ha de dar entrada en el Consejo de Seguridad a sus más
cualificados representantes (Brasil, India, Egipto, Nigeria) como manera de
equilibrar el poder en Naciones Unidas. Este mundo es contrario al derecho de
injerencia, al menos mientras no sea corresponsabilizado en la elaboración de la
teoría y en la ejecución de la práctica.

Así pues, la cosa es complicada. Creo que mientras el sentido común de los diversos
actores en presencia se moviliza de cara a lograr el adecuado equilibrio, lo mínimo
que se debe hacer en este campo es reivindicar la exclusividad del derecho de
injerencia para la ONU. Independientemente de la necesaria clarificación interna de
la organización mundial.

En una de sus últimas declaraciones, cuando estaba a punto de dejar el cargo, el


anterior secretario general de la ONU, Pérez de Cuéllar, se definió claramente sobre
el particular: "El derecho de injerencia, en contraposición a la interpretación rígida
del principio de no intervención, se está abriendo camino...".

Por la democracia

Apenas un mes después, y en la primera entrevista concedida a un medio de


comunicación, el nuevo secretario general, Butros Gali, es preguntado sobre si la
ONU debe favorecer la proliferación democrática en el mundo: "Igual que se ofrece
asistencia técnica para construir hospitales y carreteras, debe existir una en favor de
la democracia... Sin embargo, esta ayuda debe evitar toda injerencia en los asuntos
internos".

Dos secretarios generales de la ONU: Cuéllar, peruano; Gali, egipcio. Ambos, por
imperativo del cargo, por encima de impulsos nacionales y, en cualquier caso,
ninguno de sus países respectivos miembros permanentes del Consejo de Seguridad.
Del primero se decía que se hallaba en mejor sintonía con el Consejo que Butros
Gali, quien durante su primer año de mandato ha criticado en diversas ocasiones el
"eurocentrismo" del organismo: Europa carga sobre la ONU sus responsabilidades
hacia Yugoslavia, lo que dificulta que ésta pueda hacer frente mejor, por ejemplo, al
terrible caso de Somalia.

Pero en una sociedad internacional que no es monolítica y cuya estructura no es del


todo democrática, en una 1 so ciedad donde a menudo hay que recordar que
universaliza ción de la cultura no debe equivaler a internacionalización de una
cultura concreta y que "civilización occidental" no es igual a civilización de toda la
humanidad, no está mal un se cretario general de un perfil particular, que incluye ser
cristiano copto en Egipto, casado con una señora de origen judío y ser descendiente
de un primer ministro asesinado por musulmanes fanáticos.

es embajador de España en Italia.

¿Qué es el Derecho Ambiental?


141 respuestas
[Visto: 152262 veces]

El Derecho Ambiental es una disciplina jurídica en formación. Es posible, no obstante, identificar las
que constituyen hoy sus principales características, las cuales le otorgan en conjunto la suficiente
especificidad para justificar la existencia de un área especializada con dicho nombre.

El origen de esta especialidad se encuentra conectado al momento histórico en el cual la “cuestión


ambiental” se incorpora a la agenda pública. La sociedad civil en determinados países, inicialmente los
industrializados, encuentra en los problemas ambientales amenazas serias para su salud y su
supervivencia como sociedad en el largo plazo, asumiendo la posibilidad de introducir reformas o
cambios institucionales capaces de enfrentar dichos riesgos. Históricamente siempre ha existido una
preocupación sobre la relación entre el hombre y la naturaleza. Lo distinto de la cuestión ambiental
contemporánea deriva de una concepción “holística” (todo incluido) que concibe el ambiente como un
sistema en el cual sus distintos componentes (vivos y no vivos) generan en conjunto algo más que la
simple suma de sus partes (sinergia). También se percibe que existe una relación entre la acción humana
y el problema ambiental que genera responsabilidad. El problema ambiental no es fruto de azar o de los
caprichos de la naturaleza, sino es un efecto (deseado o no) de las actividades del hombre. Por ello, es
posible regularlo. El Derecho Ambiental regula por lo tanto relaciones humanas que tienen al ambiente
como campo de batalla, la lucha por la distribución de los riesgos modernos.El conocimiento y la
percepción sobre la naturaleza de dichos riesgos y los medios para enfrentarlos han ido desde luego
variando, pero en general se asume que existen ciertas “condiciones ambientales mínimas” que hacen
posible el desarrollo pleno de la persona humana y que, en palabras de Amartya Sen, no reducen
significativamente los “vectores de desarrollo” personal, permitiendo la expansión de las libertades
reales de que gozan los seres humanos. Desde luego, existe discusión respecto a dichas condiciones y
sobre los mejores medios para alcanzarlas. Finalmente, también es neceario identificar las fuentes o
causas de los riesgos ambientales y los efectos o impactos que generan o podrían generar, de tal manera
que podamos contar con la información que nos permita decidir adecuadamente sobre los mejores
medios para alcanzar las metas de protección ambiental.

Los resultados de estas operaciones (determinación de las condiciones ambientales esperadas, la


identificación de los riesgos y la definición de los mejores medios para enfrentarlos) son traducidos a
instituciones jurídicas, derivando en un sistema de asignación jurídica de cargas y riesgos ambientales
entre los distintos actores de la sociedad, generando a su vez obligaciones y responsabilidades
específicas. La finalidad última de este sistema es el asegurar el mantenimiento de las condiciones
ambientales, o dicho en términos jurídicos, la protección del ambiente, de tal forma que se asegure la
posibilidad efectiva del goce del derecho a un ambiente adecuado.

Esta perspectiva implica que el Derecho Ambiental debe resolver tanto problemas de Justicia
(ambiental) como de eficiencia (ambiental). Lo primero está vinculado con criterios éticos y políticos
para asignar las cargas y riesgos. Lo segundo está ligado a criterios técnicos y de costo-beneficio al
momento de optar por distintas opciones e instrumentos de política y derecho. Desde luego, ambos
procesos se presentan interrelacionados. No obstante, el primer proceso alcanza mayor intensidad frente
a la definición tanto del contenido del derecho a un ambiente adecuado como en la definición de la
política ambiental. Lo segundo se hace más intenso respecto de la selección de los instrumentos y su
aplicación. Y atravezando todo el proceso, el Derecho aparece interrelacionado fuertemente con el
conocimiento científico, que le brinda la base para muchas de las decisiones críticas que deben tomarse.

El entender de esta manera el Derecho Ambiental hace fácil explicar la interrelación con las distintas
especialidades dentro del Derecho. Esto sucede en primer lugar porque instituciones jurídicas centrales,
como “propiedad” y “responsabilidad” o “derechos humanos” son necesarias para precisar el contenido
del derecho al ambiente adecuado y el sistema de cargas y riesgos. Del mismo modo, la necesidad de
atender problemas éticos, políticos, técnicos y económicos, lleva a acudir a las disciplinas distintas a la
jurídica relacionadas con dichas materias.

El ámbito del Derecho Ambiental

Dos ámbitos generales han sido siempre incluidos al interior del Derecho Ambiental. Uno orientado a
los problemas de contaminación ambiental y de deterioro de las condiciones del medio, y otro orientado
a la conservación de los recursos naturales, de tal forma que se asegure el aprovechamiento sostenible de
dichos recursos. Se habla por lo tanto de protección ambiental y conservación de los recursos naturales.
Aunque es posible diferenciar ambas áreas (cosa que también ocurre en la economía ambiental), los
principios y objetivos se encuentran estrechamente entrelazados. Lo que se requiere sin duda es asegurar
que las condiciones del ambiente en el cual se desarrolla la vida humana reúnan las condiciones para
proteger la salud de las personas y la propia viabilidad de los ecosistemas en el mediano y largo plazo.
En consonancia con lo expuesto, la Ley General del Ambiente (Ley N° 28611) recoge estos principios y
establece como ámbito de aplicación de dicha norma las dos materias anteriormente señaladas.

Tareas del Derecho Ambiental

Tal como hemos venido sosteniendo, son tres las tareas centrales que tiene el Derecho Ambiental. Estas
son:

1. Consagrar y definir el contenido jurídico del derecho a un ambiente adecuado para vivir
2. Definir que acciones o relaciones son consideradas (jurídicamente) como generadores de impactos
negativos significativos sobre el derecho a un ambiente adecuado y que requieren de la regulación legal
del Estado.

3. Instituir y desarrollar los instrumentos jurídicos que permitirán alcanzar los objetivos de desempeño
ambiental establecidos, incluyendo las sanciones jurídicas frente a las acciones u omisiones que los
distintos actores (públicos y privados) tomen.

La primera tarea está vinculada con la incorporación del derecho de las personas a gozar de un ambiente
sano, saludable o adecuado en las constituciones políticas, tratados internacionales o en otros
instrumentos jurídicos. Además implica darle contenido a dicho derecho, es decir, definir qué es
exactamente un “ambiente saludable”. La segunda tarea identificar las acciones que serán objeto de
regulación legal, por implicar riesgos al goce del derecho al ambiente adecuado y por ser problemas que
no pueden ser resueltos sin la intervención legal del Estado. Finalmente, la última tarea implica generar
los mecanismos legales que permitan que los distintos actores involucrados en la gestión ambiental
puedan asegurar el goce del derecho al ambiente sano, incluyendo los mecanismos judiciales de
protección de derechos y los instrumentos de gestión ambiental.

PROBLEMAS SOCIOAMBIENTALES:
LAS ECOUTOPÍAS
Publicado el abril 30, 2013 por cesar860721

Contemplando las diversas problemáticas presentes en el medio ambiente,


necesitamos construir un mundo ecológicamente sostenible estableciendo
una armonia entre la sociedad y la naturaleza, el logro de este cambio
implica nuevas formas de organizarse de manera económica y política,
consintiendo nuevas formas de pensar y a su vez construir nuevas prácticas
para solventar nuestras necesidades.

Esta nueva propuesta de organización social consiste, meramente, el


conjunto de formas por las que los seres humanos nos adaptamos a las
condiciones ambientales dentro de un marco tecnológico, de esta manera
los cambios medio ambientales o desarrollos tecnológicos son el
instrumentos por medio del cual los humanos se adaptan al medio ambiente
pero dichos cambios ambientales son producto de las practicas de los
mismos seres humanos.

La ecología profunda es una corriente de pensamiento ambiental, y postula


que la solución de los problemas ambientales pasa, por un cambio cultural
que resitúe al ser humano dentro del ecosistema global en un plano de
igualdad con respecto al resto de componentes del ecosistema, este sistema
sustenta barios movimientos ecologistas y programas dedicados a la
protección del medio ambiente.

El ecodesarrollo o desarrollo sostenible que plantea un modelo de


desarrollo socioeconómico adaptado a los contextos regionales, su
orientación regionalista enfatiza que todo sistema se adapte a los diferentes
contextos ambientales y culturales, propone un desarrollo caracterizado por
la definición de objetivos sociales y la aceptación voluntarias de limites
ecológicos basados en los principios de solidaridad diacrónica con las
futuras generaciones y sincrónicas entre los seres humanos pero también
con el resto de elementos del ecosistema, el desarrollo sostenible plantea un
desarrollo económico, social y cultural compatible con los procesos
ecológicos que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la
capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las propias.

El ecosocialismo propone una crítica ambiental de izquierdas al modelo de


producción capitalista, en este sentido la crisis ecológica es una expresión
más de la crisis estructural del capitalismo, producto de las condiciones
propias del sistema de esta manera la crisis es producto de un determinado
modelo socioeconómico, ante esto como propuesta se establece el cambio
radical de las relaciones de producción y las fuerzas de produccion. Los
diversos problemas ambientales se adjudican a la desigualdad social, ante
esto se propone la idea de igualdad, solidaridad y justicia social, esto
antepone la distribución del ejercicio de poder entre paises y grupos
sociales.

Para el ecofeminismo, con la confluencia entre el movimiento radical


ecologista y el movimiento feminista. Y plantea que la dominación del
hombre sobre la naturaleza y sobre las mujeres, y la dominación patriarcal
son las consecuencias del problema socioambiental, ante esto las
ecofeministas enfatizan la necesidad de incorporar valores femeninos
dentro de la relación sociedad- naturaleza estos valores serian los de
cooperación, no agresividad, afectuosidad, humildad y se contraponen los
valores los valores masculinos predominantes como la competitividad,
agresividad, frialdad, orgullo y despojo pero ante esto sería una un estigma
del hombre racista porque todos los sujetos practican estas conductas,
Los movimientos indigenistas – ecologistas comprende a la participación de
los grupos indígenas a los diversos ecosistemas a donde radican pues las
practicas que presentan determinan el cuidado a los ecosistemas de esta
manera proponen se reconocidos y respetados como un derecho de las
comunidades indígenas.

Los convervacionistas contemplan la protección y conservación de la


naturaleza, de ecosistemas y especies de la acción del hombre y de sus
efectos negativos, de esta manera todos los movimientos proponen o se
asocian a la defensa de los cuidados a la naturaleza para la supervivencia y
bienestar de la especie humana.

La sociedad del riesgo


No podemos pensar el mundo en términos de esferas separadas, de
distinciones que discriminan el “nosotros” de todo lo demás

Fue en los años ochenta cuando Ulrich Beck nos obligó a cambiar de
registro para abordar los problemas que a partir de entonces debería
resolver la política. Hechos cercanos e imperceptibles que transforman la
vida cotidiana debían afrontarse con una nueva perspectiva que diese
cuenta de los profundos desplazamientos que se producían en el mundo. Si
un bebé fecundado en Holanda y gestado por una madre de alquiler en
India se criaba después en Alemania, ¿era un asunto local o global? El
cambio climático, la tecnología, las migraciones, constituían ejemplos de
fenómenos globales que podían ser fuente de desigualdad y riesgos en el
contexto inmediato. El sociólogo lo llamó “política interior global”.

No podemos pensar el mundo en términos de esferas separadas, de


distinciones que discriminan el “nosotros” de todo lo demás. Entre los
muchos riesgos de la sociedad tecnológica, Beck no pudo anticipar los
peligros de un ataque informático a gran escala que afectase, como hemos
visto, a más de 150 países. La embestida es mundial, pero daña a colegios,
hospitales y empresas con los que interactuamos a diario. El punto de
referencia para entender cualquier posibilidad de acción política no puede
ser sino global. La mirada no es tanto ética como metodológica.
La advertencia ya es vieja: toda solución nacional está condenada a
fracasar ante la mundialización del riesgo. Nuestro estatismo metodológico
es en parte responsable de la incapacidad de los Gobiernos para dar
respuesta a problemas complejos. Y sin embargo, sigue viéndose como la
imprescindible coraza protectora frente a los nuevos temores e
incertidumbres, también globalizados. Persistimos en aminorarlos
cobijándonos bajo un manto que ya no nos protege.

Sorprende por ello esta nueva oferta política que reclama un retorno a una
comunidad añorada y segura. La dicotomía dentro / fuera, nosotros / ellos,
lo propio / lo ajeno, ya no puede encarar riesgos que exigen una lógica
interdependiente. También en esto Beck fue premonitorio: huyamos de
conceptos zombi, pues anclarse en un pasado idealizado es, en el fondo,
una prematura forma de morir. @MariamMartinezB

La sociedad consumista
Vivimos en una sociedad consumista, que cada vez quiere más, que
adquiere más y más bienes y que nunca llega a satisfacerse.
La conocida sociedad de consumo es un tipo de sociedad que se caracteriza por el
consumo excesivo de bienes y servicios disponibles gracias a la producción en masa de
estos.
Este tipo de sociedad es el que nos destruye poco a poco, la que nunca se sacia.
Los problemas que causa son innumerables y perjudiciales para la cultura, el medio
ambiente: ( ruido, contaminación del aire y del agua, destrucción de los parajes y
destrucción de las zonas residenciales sustituidas por nuevas instalaciones....), y por
supuesto nosotros mismos.
Todo esto debido a el exceso de producción en las fabricas,y con el fin de ganar mas y mas
dinero. Es un derroche de productos, ya que no los necesitamos para sobrevivir, pero hoy
en día vale mas la cantidad que lo necesario.
Nos comen la mente mediante la publicidad, haciendonos creer que todos esos productos
nos otorgaran la felicidad eterna, cuando a muchos les ha costado mucho la deuda de
productos que han adquirido. Este es el método que mas eficacia tiene en nuestra sociedad,
el que más funciona: la propaganda, en la cual realzan la imagen brillante de el exceso.
Cabe mencionar que los expertos en marketing hacen espléndidos trabajos a la hora de
crear publicidad para un público determinado, pero desafortunadamente solo muestran los
puntos positivos de sus productos y en varias ocaciones exageran a la hora de anunciarlos.
Vivimos a base de excesos y la preocupación de nuestra imagen. Vivimos pensando en el
que dirán de nosotros, pero no la personalidad, sino la imagen, ya que lo superficial esta
muy de moda.
Tenemos que seguir cánones de belleza para poder gustar a los demás y conseguir lo que
queremos, en vez de preocuparse más en las capacidades mentales y físicas de las personas.