Anda di halaman 1dari 18

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA INDOAMÉRICA

FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS, DE LA EDUCACIÓN


Y DESARROLLO SOCIAL

EDUCACIÓN INICIAL

ASIGNATURA: ENFOQUE HISTÓRICO Y FILOSÓFICO DE LA


EDUCACIÓN

NIVEL I

COMPILACIÓN ELABORADO POR:


MSc. Lidya Alulima

Quito-Ecuador
2016
INTRODUCCIÓN

Al comienzo de la filosofía, los filósofos griegos comenzaron a buscar la verdad


frente a la falsedad, la ilusión, la apariencia, etc. La verdad era idéntica a la
realidad y ésta última era considerada como idéntica a la permanencia, a lo que
es. Aristóteles expresó por primera vez límpidamente lo que luego se llamara
“concepción lógica” que define que un enunciado será verdadero es menester
que haya algo de lo cual se afirme que es verdad: la verdad es verdad del
enunciado en cuanto corresponde con algo que se adecua al enunciado. Para
quienes la proposición es fundamentalmente una serie de signos, han
sostenido que la verdad es la conjunción o separación de signos, apareciendo
la verdad entonces como conveniencia de signos con signos, de pensamiento
con pensamientos, de conceptos con conceptos y de realidades con realidades
y a su vez como adecuación. Los escolásticos conjugaron estos diversos
modos de entender y concluyeron la verdad es una propiedad trascendental del
ente y es convertible con el ente.

Verdad, del latín veritas, se conceptúa como la conformidad de las cosas con el
concepto que de ellas forma la mente. Tradicionalmente se ha entendido por
verdad la adecuación de la mente con la cosa que se pretende conocer y se
distingue por tanto de una mera “certidumbre subjetiva” que no posee garantías
de objetividad, así como de la falsedad o inadecuación entre la mente y el
objeto. Sin embargo modernamente se ha discutido esta doctrina de la verdad
como adecuación. Hegel llamó la atención sobre la verdad encerrada en las
“opiniones falsas” toda doctrina falsa encierra parte de verdad y se inscribe en
la cadena evolutiva que conduce al saber absoluto y verdadero. Pero su
falsedad radica en su “parcialidad”, que sólo tiene en cuenta una parte y no el
todo.

Para Nietzsche no existe ni existirá ninguna pauta o criterio de verdad o


falsedad; todo juicio es siempre parcial y perspectivista y no existe posibilidad
de obtener ningún saber absoluto y verdadero.
UNIDAD UNO
Edad Antigua

La Edad Antigua es una época histórica que coincide con el surgimiento y


desarrollo de las Primeras Civilizaciones (Egipto, Grecia, Roma, etc.), también
conocidas como Civilizaciones Antiguas. De acuerdo con la historiografía, el
inicio de este periodo está marcada por el surgimiento de la escritura (alrededor
del año 4000 a.c.), que representa también el fin de la Prehistoria. De acuerdo
con este sistema de periodización histórica la Edad Antigua se extiende el
surgimiento de la escritura, hasta la Caída o derrumbe del Imperio Romano de
Occidente, por las invasiones bárbaras del siglo V. Habría tenido una duración
de 5500 años este periodo histórico.

Principales características históricas de la Edad Antigua:

Surgimiento y desarrollo de la vida urbana


Poderes políticos centralizados en manos de reyes
Sociedades marcadas por la estratificación social
Desarrollo de las religiones organizadas (en su mayoría politeístas)
Militarismo y ocurrencias de continuas guerras entre pueblos.
Desarrollo y fortalecimiento del comercio
Desarrollo del sistema de cobranza de impuestos y obligaciones
sociales.
Creación de sistemas jurídicos (Leyes)
Desarrollo cultural y artístico.

Edad Media

Período histórico de la Civilización Occidental comprendido entre el siglo V y el


siglo XV. Marca su inicio la caída del imperio romano de Occidente (476), y su
fin con la caída del Imperio Bizantino, o Romano de Oriente (1453), que
coincide con la invención de la imprenta y el fin de la Guerra de los Cien Años.
Un final alternativo puede ser el descubrimiento de América (1492).
El paso de la antigüedad a la edad media fue, sin embargo, gradual, entre los
siglos III y VIII. Fue una etapa de transición en todos los ámbitos:

Economía: sustitución del modelo de producción esclavista por el modo


de producción feudal.
Sociedad: desaparición de la ciudadanía romana y la definición de los
estamentos medievales.
Política: descomposición de las estructuras centralizadas romanas y
dispersión del poder entre los pueblos bárbaros.
Ideología y cultura: sustitución de la cultura clásica por el teocentrismo
cristiano o musulmán.

Se suele dividir a la edad media en dos períodos: la Temprana, o Alta Edad


Media (siglo V a X, fin del mundo romano, migraciones bárbaras, Imperio
Carolingio) y la Baja Edad Media (siglo XI a XV, Plena edad media o etapa
feudal y crisis de la Edad Media).

Para muchos es considerada una etapa oscura entre la Edad Antigua,


identificada con el arte, cultura y civilización grecorromana de la antigüedad
clásica y la renovación cultural de la Edad Moderna (Humanismo y
renacimiento). Así, sería una etapa de atraso y aletargamiento cultural, social y
económico.

Se percibió hacia su final el nacimiento de una incipiente vida urbana y una


burguesía que con el tiempo desarrollarían el capitalismo. También surgieron
formas políticas nuevas (califato, poderes universales de la cristiandad latina, y
por sobre todo, las monarquías autoritarias).

Todos los conceptos asociados a la modernidad, nacen con la edad media,


ninguno de los cuales sería entendible sin el previo feudalismo, entendido
como sistema económico y político.
El intercambio cultural se dio entre dos mundos bien diferenciados por la
ruptura de la unidad del Mediterráneo: el cristianismo y el Islam, y la cultura
latina fue preservada gracias al monacato altomedieval.

En Europa Occidental se produjo una impresionante sucesión de estilos


artísticos, mestizados con el arte islámico y bizantino en los límites.

La ciencia medieval no respondía a una metodología moderna, pero tampoco lo


había hecho la de los autores clásicos.

Los avances en herramientas y procesos productivos fueron lentos pero


constantes.

Edad Moderna

La Edad Moderna: Se le denomina Edad Moderna a la tercera época de la


Historia Universal. Marca el estudio de los hechos acaecidos desde 1453 año
en que ocurrió la Toma de Constantinopla por los turcos, último baluarte del
imperio Bizantino, hasta el año 1789, fecha en que estallo la Revolución
Francesa.

Principales Características de la Edad Moderna.

La Edad Moderna, a pesar de su corta duración, fue la más sorprendente y


brillante, en lo concerniente al adelanto material e intelectual. Las
características de la Edad Moderna son:

El sentido Antropocéntrico de la vida.


La naturaleza y el hombre, fueron, en la Edad Moderna, los objetivos
centrales de los estudios científicos y literarios, así como de la
admiración artística, en todas sus ramas.
Mientras que en la Edad Media, la vida era considerada como un
tránsito, en el que se buscaba el camino verdadero hacia la felicidad
eterna (el cielo), en la Edad Moderna, especialmente con el
Renacimiento, el hombre, sin abandonar su religión, busca su felicidad
terrenal. Hay una concepción antropocéntrica de la vida.

El hombre de la Edad Moderna quiere vivir plenamente, persiguiendo la


fortuna, buscando la fama y el triunfo en el mundo terrenal.
El carácter individualista del hombre moderno.
La concepción antropocéntrica, hizo del hombre moderno un tanto
egoísta, signándole un comportamiento individualista.
El triunfo dejo ser colectivo y gremial, sino, más bien, se tornó en un
logro individual. Para ello fue necesario, el desarrollo de la personalidad,
mediante la formación literaria y artística, con destrezas y habilidades
que los distinguieron de los demás. Siendo la riqueza y la fama, el
objetivo del hombre moderno, la competencia se hizo inevitable, lo cual
permitió que alcanzaran esta meta, hombres de gran talento, como en el
caso de los renacentistas, que estudiaron más adelante.

El Encumbramiento de las Monarquías Absolutistas.


La decadencia del Feudalismo, la inestabilidad económica y los
problemas sociales de la época, fueron los intereses comunes que le
dieron unidad a todas las clases sociales, para apoyar la monarquía,
como un posible remedio para todos sus males. Fueron los burgueses
ricos, cultos y con ambiciones políticas, los que apoyaron, con todos sus
recursos, al encumbramiento de las monarquías.

El Progreso artístico, literario y científico.


Al impulso de los renacentistas, los grandes descubrimientos
geográficos y el auge económico de las monarquías, se desarrollaron
notablemente las artes, las letras y las ciencias.
Pero fueron los siglos XVII y XVIII, los que experimentaron un progreso
intelectual asombroso, especialmente en las ciencias y la Filosofía.
Como ejemplo de este progreso intelectual tenemos a los filósofos y
enciclopedistas franceses, que con sus ideas avanzadas de libertad,
Igual y fraternidad, prepararon el advenimiento de la Edad
Contemporánea, previa a la Revolución Francesa.
Edad Contemporánea

La Edad Contemporánea es el período de la historia que comienza con la


Revolución Francesa, a finales del siglo XVIII, y que se extiende hasta nuestros
días.

La Revolución Francesa marcó el final de las monarquías absolutas y el


comienzo de una nueva forma de pensar que dio lugar a importantes
transformaciones:

Evolución en las formas de gobierno. Ahora en muchos países los ciudadanos


pueden elegir a sus gobernantes. Los sistemas autoritarios dejaron paso a la
democracia.

Reconocimiento de los derechos humanos que todos tenemos: derecho a la


vida, a la libertad, a la igualdad ante la ley,…., aunque no siempre se respetan.

Avances técnicos y formas de vida

A lo largo de la Edad Contemporánea se han producido importantes


avances técnicos que han cambiado nuestra forma de vida:
Los medios de transporte han evolucionado. Viajar es más fácil y
conocemos mejor el mundo.
Los medios de comunicación nos permiten saber rápidamente lo que
ocurre en otras zonas de la Tierra. La información y la cultura están al
alcance de todos.

El interés por mantener el equilibrio ecológico del planeta se ha


generalizado entre muchas personas.
Los avances médicos permiten luchar contra muchas enfermedades.
Como consecuencia, la población ha crecido mucho y las personas
viven más años.

Las ciudades son más grandes. La mayor parte de la población vive en


ellas y trabaja en fábricas, tiendas y oficinas. El campo está mucho
menos poblado.
UNIDAD DOS

FUNDAMENTOS TEÓRICOS DE LA FILOSOFÍA DE LA EDUCACIÓN


Aproximación al tema desde los fundamentos filosóficos En la
actualidad diferentes teóricos de la filosofía de la educación,
Martínez y Blanco (2003), plantean que aunque es una ciencia
joven pues sus inicios se consideran hacia finales del siglo XlX, ya
en las reflexiones filosóficas de La República de Platón hay
indicios de estos estudios.

Es válido recordar que el referente teórico de esta ciencia está


en los diferentes presupuestos filosóficos de corrientes y escuelas
desde la antigüedad hasta hoy. No obstante, para el trabajo en cuestión
las premisas del enfoque filosófico de la filosofía de la educación, que
metodológicamente constituyen su paradigma, son los principios,
leyes y categorías de la filosofía dialéctica materialista marxista
leninista.
La naturaleza del objeto de estudio de la filosofía de la educación
es controvertida, polémica y sumamente diversa. “En la actualidad se
muestran posiciones que consideran que la filosofía de la educación ha
dejado de ser una reflexión dentro de la filosofía sobre la educación o
una aplicación de la primera sobre la segunda para convertirse en
estudio desde el interior de la práctica y la investigación de la educación
hecha por los educadores mismos” (Follari, 1996); “dicha disciplina es la
brújula orientadora y la guía teórica necesaria que ofrece “la unidad de
pensamiento que tiene que dar coherencia a las diferentes respuestas
que se ofrezcan a todas las esferas del proceso educativo” (Chávez,
2003)
.
Para Ramos (2008) la filosofía de la educación es un instrumento
efectivo en la comprensión y transformación de la actividad educacional
desde el enfoque filosófico, a lo cual ha llamado los fundamentos
filosóficos de la educación, entendidos como el análisis filosófico de la
educación, y en particular del proceso de enseñanza-aprendizaje que allí
tiene lugar, que ofrece un conjunto de instrumentos teórico prácticos
(metodológicos) que permiten desenvolver la actividad educacional de
un modo eficiente y esencialmente sostenible.

Pero, lo cierto es que la filosofía de la educación necesariamente se


vincula a la pedagogía, por ser esta última el núcleo rector de las
ciencias de la educación, y tiene ante si varias interrogantes que
responder, problemas lógicos de los constantes cambios del fenómeno
educativo, preguntas tales como: ¿qué involucra la educación?, ¿qué es
exactamente enseñar?
(Moore, 1998). Respuestas todas complejas que no se rigen por un
modelo o paradigma único y que necesitan ser evaluadas desde
diferentes aristas, entre ellas los contextos educativos locales.

La educación toma de la filosofía la reflexión y el punto de vista de la


totalidad para esclarecer los problemas relativos a la pedagogía. Así,
viendo la educación como un todo, reflexionando acerca del hecho o
fenómeno educativo desde sus presupuestos fundamentales, podrá el
educador tener una mayor conciencia de su labor educativa y saber que
su práctica descansa sobre temas que se imbrican con la humanidad y
su práctica más inmediata.

Se comparte el criterio de Mantovani (1983) que independientemente de


que existen variados problemas objetos de investigación para la filosofía
de la educación, hay tres que son de reflexión necesaria en el objeto de
estudio de esta ciencia. El primer problema al cual se enfrenta es al tipo
de ser humano que se desea formar. Este problema, que se ubica en el
ámbito de la antropología filosófica, parte desde las inquietudes
socráticas por el ser. Esta problemática es fundamental por cuanto si la
educación tiene como propósito la transformación del individuo a través
del conocimiento, una filosofía de la educación debe partir de la idea de
ser humano y el teórico de la educación debe consultar a la filosofía la
doctrina en torno al hombre. (...) Toda pedagogía es, previamente,
ciencia profunda del hombre” (Mantovani, 1983).

El segundo problema a resolver por la filosofía de la educación, según


Mantovani, es el dirigido a los medios, cómo alcanzar ese ser humano
que ya se ha definido en la primera pregunta. Este problema se halla en
el ámbito de la axiología, por cuanto a través de ciertos valores,
estrategias y técnicas se puede lograr la consecución del hombre
deseado.

Es este referente donde se encuentra particularmente el fundamento


metodológico para la propuesta de construir los valores profesionales
socioculturales que asume el presente trabajo. El tercer problema de
análisis para la filosofía de la educación es la valoración de los fines en
la educación. La acción educativa es un sistema coordinado de medios
para influir en dirección a un fin determinado. “Educar es mirar hacia un
fin y procurar su realización.

Por ello resulta débil una pedagogía constituida exclusivamente por


medios educativos. (Mantovani, 1983). Para los estudios
socioculturales, estos argumentos son tan importantes como
pudieran ser para otros estudios sociales y humanistas, sin embargo
dadas las peculiaridades de la ciencia de estos tiempos que tiende a la
transdisciplinariedad, el análisis filosófico del fenómeno educativo en
esta esfera de la realidad social, colinda y necesariamente se
relaciona con esferas de estudio de la comunicación social, la
psicología y la sociología, fundamentalmente, pero también aborda los
fenómenos medio ambientales, y objetos de otras ciencias que no
son las sociales, lo cual hace más compleja la investigación y los
resultados esperados.

Ello requiere de un estudio integral, multifactorial de lo que llamamos


sociocultural. Investigar desde la óptica sociocultural “posee status
epistémico de donde emanan problemas éticos específicos. Si se dice
que el científico ha de investigar tal o más cual aspecto de la realidad y
que ha de producir conocimientos que tenga determinados atributos,
esto a la larga es también una solicitud ética (...) los estudios
socioculturales tienen como correlato empírico fundamental la noción de
“sociocultural”. Este término alude ya sea una realidad que se constituye
en la articulación entre “lo social” y lo “cultural”, o a un enfoque de los
fenómenos sociales y los fenómenos culturales, que precisamente toma
en serio aquella articulación (Freyre, 2002).

UNIDAD TRES

HISTORIA DE LA FILOSOFÍA DEL ECUADOR

Desde principios del siglo pasado varios intelectuales de América Latina


empezaron a encontrarse con esa pregunta incómoda: ¿existe una filosofía
original de América Latina? Había dos opciones: O bien la había y entonces
sólo era cuestión de describirla y desarrollarla. O bien no la había y tocaba
inventarla.
A lo largo de la centuria, esa disyuntiva fue tomando dimensiones dramáticas,
urgentes. En la décadas de los cuarenta y cincuenta se formaron varios centros
de pensamiento dedicadas a aclarar este panorama.
Una generación de fuertes pensadores como Leopoldo Zea (México), Augusto
Salazar Bondy (Perú), Germán Arciniegas (Colombia), Enrique Dussel
(Argentina), entre muchos otros, crearon tradiciones de estudio crítico del
pensamiento y la historia de las ideas.
En Ecuador, el filósofo español Juan David García Bacca, quien impartió
cátedra en la Universidad Central entre 1938 y 1942, asumió un estudio
específico de la filosofía contemporánea. Sus ideas, concentradas a la sazón
en la filosofía analítica, no plantearon aún un enfoque particular sobre el
pensamiento ecuatoriano.
De todas formas, cuenta Joaquín Hernández Alvarado, catedrático de la
Universidad Católica de Guayaquil, la preocupación por la filosofía en el
continente devino principalmente en dos tendencias: la filosofía de la
liberación (derivada de la teología homónima) y la historia de las ideas.

Las dos vertientes se encontraron en la Declaración de Morelia, suscrita en


1975 por Enrique Dussel, Francisco Miró Quesada, Arturo Andrés Roig,
Abelardo Villegas y Leopoldo Zea. En ella se apunta la necesidad de volver los
ojos de la academia sobre las ideas de los intelectuales de la Colonia, así
como a las manifestaciones culturales ancestrales.
En Ecuador esa fórmula tomó cuerpo a principios de la década de los ochenta
en el curso de filosofía e historia que lideraron los maestros argentinos Arturo
Andrés Roig y Rodolfo Mario Agoglia. A partir de ese proceso surgió
expectativa sobre los derroteros que tomaría en el futuro el pensamiento
filosófico ecuatoriano.
Más de 20 años después, la filosofía nacional es una quimera intelectual que
respira incertidumbres y ya no está embellecida por expectativa alguna. ¿Qué
pasó?

En primer lugar, el sentido de la patria ha quedado desplazado en el tiempo


actual, teoriza Hernández, “y las filosofías nacionales dependían un poco de la
idea de ese estado nación. Con la crisis de esa idea también cae la otra”.
Por otro lado, sigue el maestro, la metodología de la historia de las ideas “era
de índole positivista con un poco, quizá, de ideología marxista, pero no
alcanzaba para sostener un sistema original”.
Carlos Paladines, profesor de la Universidad Católica de Quito, acusa ese
estado de cosas pero resguarda un capital intelectual. “Filosofar (en Ecuador)
ha sido una forma de enfrentar la realidad, a través del discurso de denuncia,
y de buscar las causas de los problemas. Eso se ha hecho en el seno de otras
disciplinas científicas”.
Por eso, Paladines encuentra desarrollos filosóficos en las obras pedagógicas
de Eugenio Espejo, Juan Montalvo, Eloy Alfaro. Ideas que “están, por decirlo
así, vestidas con ropaje político, ideológico, sociológico… pero que constituyen
un cuerpo filosófico”.

Esas sendas, para Carlos Rojas, catedrático de la Universidad del Azuay, no


han podido engendrar una propuesta filosófica contemporánea. “El pensar
filosófico atraviesa una de sus peores crisis. Salvo una o dos universidades, no
hay centros en los que se desarrolle la filosofía en sentido sistemático”.
Para Rojas, los planteamientos de la filosofía han migrado a otros ámbitos.
“Hay núcleos de reflexión filosófica bastante avanzados en estudios de género,
de interculturalidad o literatura. Ahora se debería buscar la filosofía allí”.

Hernández Alvarado concuerda con esa ubicación, pero tiene sus matices: “En
la revista País Secreto se publican ensayos valiosos para pensar la
especificidad cultural latinoamericana. También está Bolívar Echeverría, cuyo
pensamiento está inscrito en un enfoque universal de problemas de identidad
de la región”.
Ximena Núñez, profesora de la Universidad Central, cree que la filosofía
ecuatoriana, antes como ahora, responde a las circunstancias de quienes la
hacen. “Emilio Uzcátegui y Agustín Cueva forjaron sistemas de pensamiento en
los que se buscan soluciones a nuestros problemas específicos. La filosofía
responde intelectualmente a la situación histórica de todos los seres humanos”.
De todas formas, la enseñanza de la filosofía como una construcción estricta y
rigurosa se sigue enseñando en algunas universidades del país. La
problemática ahora es la posibilidad de insertar las reflexiones académicas y la
producción de conocimiento en un ámbito que reconozca la identidad como una
red compleja de influencias culturales.

Paladines concluye: “Ser latinoamericano no es sólo una determinación


geográfica, externa de la filosofía, sino una acción cualificadora que le es
interna. No se trata de un territorio sino de la comunidad humana, concreta,
histórica, localizada en un territorio”.
UNIDAD CUATRO
PRAXIS EDUCATIVA

¿Qué es la educación? ¿Cuál es la filosofía que gira en torno a un modelo


educativo? ¿Qué es el ser educable para los diferentes actores de la
comunidad educativa? ¿Qué implica una educación para la democracia?
¿Hacia dónde se proyecta una Filosofía de la Calidad total de la educación?
Estas y algunas preguntas marcarán nuestro quehacer filosófico educativo en
el presente módulo.

La filosofía (del latín philosophĭa, y éste del griego antiguo φιλοσοφία, "amor
por la sabiduría") es el estudio de una variedad de problemas fundamentales
acerca de cuestiones como la existencia, el conocimiento, la verdad, la moral,
la belleza, la mente y el lenguaje. La filosofía se distingue de otras maneras de
abordar estos problemas (como el misticismo y la mitología) por su método
crítico y generalmente sistemático, así como por su énfasis en los argumentos
racionales.

La educación, (del latín educere "guiar, conducir" o educare "formar, instruir")


puede definirse como el proceso multidireccional mediante el cual se
transmiten conocimientos, valores, costumbres y formas de actuar. La
educación no sólo se produce a través de la palabra: está presente en todas
nuestras acciones, sentimientos y actitudes. Es el proceso de vinculación y
concienciación cultural, moral y conductual. Así, a través de la educación, las
nuevas generaciones asimilan y aprenden los conocimientos, normas de
conducta, modos de ser y formas de ver el mundo de generaciones anteriores,
creando además otros nuevos.

Una educación implica procesos de socialización formal de los individuos de


una sociedad. Uniendo los conceptos de Filosofía y Educación, podemos decir
que una Filosofía de la Educación nos ayuda a saber y reflexionar sobre el
ámbito educativo y sus problemas fundamentales, donde recogiendo parte de
la historia del pensar educativo, podemos explicar y comprender el presente y
proyectar la Educación del futuro. Por ende, una Filosofía de la Educación es
una invitación a pensar lo que es Educación y qué es la Educación.

Desde los tiempos antiguos, la humanidad siempre estuvo preocupada en la


educación de las nuevas generaciones. El mundo clásico se inspiró en formar
ciudadanos y guerreros al servicio del estado; las civilizaciones antiguas se
centraron en transmitir y conservar sus tradiciones en torno a las clases o
divisiones sociales que había en aquellos tiempos. En el Medioevo la formación
del ser humano se basó en la dimensión espiritual como camino para llegar al
más alto conocimiento humano.

En tiempos renacentistas se realiza un giro en torno a la visión de la educación,


donde se considera a la persona como eje central de la educación a través del
conocimiento científico. Se establece la necesidad de la educación del ser
humano de acuerdo a las leyes de la naturaleza. A partir del siglo XIX la
educación va adquiriendo un sentido más liberal en contraposición con una
educación religiosa, para llegar al siglo XXI donde la educación gira en torno a
las nuevas tecnologías y sociedades informáticas y del conocimiento.

En nuestro país debemos recordar que el modelo de educación en tiempos de


la colonia venía de Europa en este tiempo y era impuesto. Ya en época
republicana, las posiciones encontradas entre la educación religiosa y
educación laica llevaron a la toma de posturas radicales entre ambos estilos
educativos. Una educación religiosa tuvo a las órdenes religiosas en el Ecuador
(jesuitas, dominicos, franciscanos, órdenes femeninas, entre otros) como sus
principales baluartes.

Mientras que la educación laica tuvo su sustento en un Estado liberal que


promovía las igualdades entre hombres y mujeres, buscaba el desarrollo
integral del ser humano y se declaraba como no-confesional. Ya a mediados
del siglo XX la educación laica se configuró en torno a una educación pública
sustentada por el Estado y una educación privada promovida por determinados
círculos o iniciativas particulares. Asimismo la pobreza extrema en nuestro país
motivó a una serie de organizaciones sin fines de lucro y al Estado nacional a
implementar programas de alfabetización y educación popular. Hoy en día las
nuevas tecnologías de la educación e informática insertan a la Educación en
una cultura digital y a ser parte de esa gran aldea global de la información y el
conocimiento.

Frente a este contexto histórico en nuestro país, los invito a filosofar sobre la
Educación hoy en día. Se habla de una crisis de la Educación. Nuestros
modelos educativos no han respondido a las necesidades laborales de nuestra
sociedad ecuatoriana, con la consecuente migración de varios compatriotas a
otros países. Un cierto enciclopedismo mal entendido sumado a la acumulación
de conocimientos a través de la memorización ha marcado el estilo educativo
poco fructífero en las últimas décadas. Se cuestiona la falta de preparación de
los docentes sumado a las bajas remuneraciones, lo que ha forzado al maestro
a ser un mero repetidor de conocimientos y a acumular horas-clase, antes que
dedicar tiempo a ser un pedagogo e investigador. La diferencia de
oportunidades entre la educación privada y fiscal ha abierto la brecha educativa
entre los que más tienen (más saben) y los que menos tienen (menos saben).
Una falta de calidad educativa en todos los niveles también ha sido
cuestionada en los últimos años, situando a nuestro país en categorías por
debajo de la media según estándares de calidad educativa internacional.

Por este motivo, los invito a que a través de este Módulo de Filosofía Educativa
podamos ir reflexionando sobre el quehacer educativo en nuestro país, y
buscando soluciones viables para el mejoramiento de la calidad educativa. Solo
así podremos contribuir con nuestro granito de arena a este momento histórico
de la Educación, dado que la crisis también nos invita a un cambio. Tomado:
publicaciones Jorge Balladares(docente)
CUESTIONARIO
REACTIVOS ENFOQUE HISTÓRICO Y FILOSOFICO DE LA EDUCACIÓN
Seleccione la respuesta correcta con una X en el recuadro de la derecha
1. ¿Una de la pprincipales características históricas de la Edad
Antigua?
a. Poderes autoritarios neutrales en a b c d
manos de jefes.
b. Surgimiento y desarrollo de la vida
urbana.
c. Surgimiento y desarrollo de la
poderes burocráticos.
d. Surgimiento y obstaculización de
los poderes.
Seleccione la respuesta correcta con una X en el recuadro de la derecha
2. A La Edad Moderna: ¿Cómo se le denomina?
a. Tercera época de la a b c d
Historia Universal.
b. Segunda época de la
Historia Universal.
c. Época de la Historia
Universal.
d. Boom de la época de la
Historia.
Seleccione la respuesta correcta con una X en el recuadro de la derecha
3. ¿La Edad Moderna, a pesar de su corta duración, fue la más
sorprendente y brillante, en lo concerniente?
a. Adelanto material e industrial. a b c d
b. Adelanto material e informático.
c. Al adelanto material e intelectual
d. Adelanto de la ciencia y
tecnología.

Seleccione la respuesta correcta con una X en el recuadro de la derecha


4. ¿El hombre moderno es de carácter?
a. Individualista. a b c d
b. Reciproco.
c. Solidario.
d. Autónomo.
Seleccione la respuesta correcta con una X en el recuadro de la derecha
5. ¿En qué periodo comienza la edad contemporánea?
a. Revolución económica. a b c d
b. Revolución Francesa.
c. Revolución política.
d. Revolución social.

6. ¿Según Ramos (2008) la filosofía de la educación es un


instrumento efectivo en la comprensión y transformación?
a. De la actividad educacional
b. De la actividad motivacional.
c. De la actividad productiva.
d. De la actividad cognoscitiva.
Subraye la respuesta correcta
7. La educación no sólo se produce a través de la palabra:
a. Está presente en todas nuestras acciones, y procesos de vinculación.
b. Está presente en todos nuestros comportamientos y actitudes.
c. Está presente en todas nuestras acciones, sentimientos y actitudes.
d. Está presente en todas nuestras labores cotidianas.

Subraye la respuesta correcta


8. ¿Una educación implica procesos de socialización formal?
a. ¿En el Medioevo De los individuos de una sociedad.
b. De los conceptos de la sociedad.
c. De los individuos de un determinado tiempo.
d. De los procesos históricos de una sociedad.

Subraye la respuesta correcta


9. La formación del ser humano se basó?
a. En la dimensión materialista.
b. En la dimensión espiritual.
c. En la dimensión filosófica.
d. En la dimensión empírica.

Subraye la respuesta correcta


10. ¿A partir del siglo XIX la educación va adquiriendo un sentido más liberal
en contraposición con una educación?
a. Religiosa.
b. Materialista.
c. Diplomática.
d. Científica.