Anda di halaman 1dari 3

La globalización es un complejo proceso de interacción e integración que

involucra a las personas, a las empresas y los gobiernos de diferentes


naciones.

Este fenómeno es un impulsado por el comercio internacional y la


inversión, y ayudado por la tecnología de la información. La globalización
tiene muchas aristas y tiene adeptos y detractores. Tiene efectos en el
medio ambiente, en la cultura, en los sistemas políticos, en el desarrollo
económico y la prosperidad, y en el bienestar físico humano en las
sociedades de todo el mundo.

Desde tiempos remotos, las personas -y, más tarde, las grandes empresas
y corporaciones- han estado comprando y vendiéndose entre sí en tierras
a grandes distancias, como a través de la famosa Ruta de la Seda a través
de Asia Central que conectó China y Europa durante la Edad Media.

Del mismo modo, durante siglos, personas y corporaciones han invertido


en empresas en otros países. De hecho, muchas de las características de
la actual ola de globalización son similares a las que prevalecían antes del
estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914.

La política implementada a nivel regional y sumado al desarrollo


tecnológico de las últimas décadas han estimulado el aumento en el
comercio internacional, la inversión y la migración tan grande que muchos
estudiosos creen que el mundo ha entrado en una fase cualitativamente
nueva en su desarrollo económico.

Por dar un ejemplo, desde 1950 el volumen del comercio en todo el orbe
se ha incrementado en 20 veces, y desde 1997 hasta 1999 los flujos de
inversión extranjera casi se duplicaron, de $ 468 mil millones a $ 827 mil
millones. Distinguiendo esta ola actual de globalización de las anteriores,
el autor Thomas Friedman ha dicho que hoy la globalización es «más, más
rápida, más barata y más profunda».
Estos vertiginosos cambios globales han sido impulsados por políticas que
han abierto las economías de los países.

En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, y especialmente


durante las últimas dos décadas, muchos gobiernos han adoptado el
sistema económico denominado » libre mercado», aumentando
enormemente su propio potencial productivo y creando innumerables
oportunidades nuevas para el comercio internacional y la inversión.

Los gobiernos a su vez, se enfocaron en reducir las barreras al comercio


y han establecido acuerdos internacionales para promover el comercio de
bienes, servicios e inversión. De esta manera, aprovechando las nuevas
oportunidades en los mercados extranjeros, las empresas han construido
fábricas extranjeras y establecidas acuerdos de producción y
comercialización con socios extranjeros. Una característica definitoria de
la globalización, por lo tanto, es una estructura empresarial industrial y
financiera internacional.

La tecnología ha sido el otro conductor principal de la globalización. Los


avances en la tecnología de la información, en particular, han
transformado dramáticamente la vida económica. Las tecnologías de la
información han dado todo tipo de actores económicos individuales-
consumidores, inversores, empresas-nuevas herramientas valiosas para
identificar y buscar oportunidades económicas, incluidos análisis más
rápidos e informados de las tendencias económicas en todo el mundo,
transferencias de activos fáciles y colaboración con países lejanos. socios
arrojados.

Sin embargo, la globalización es controvertida. Por un lado, los que la


defienden argumentan que permite a los países pobres y sus ciudadanos
desarrollarse económicamente y elevar sus niveles de vida.

Por otro lado, sus detractores afirman que la creación de un mercado


libre internacional sin restricciones ha beneficiado a las corporaciones
multinacionales en el mundo occidental a expensas de las empresas
locales , culturas locales y en detrimento de la calidad de vida del
ciudadano común.

Por lo tanto, la resistencia a la globalización ha tomado forma tanto a nivel


popular como a nivel gubernamental a medida que las personas y los
gobiernos intentan manejar el flujo de capital, trabajo, bienes e ideas que
constituyen la actual ola de globalización.

En ese sentido, se ha imperiosa la necesidad de un equilibrio correcto


entre los beneficios y los costos asociados con la globalización, los
ciudadanos de todas las naciones necesitan comprender cómo funciona la
globalización y las opciones de política que enfrentan ellos y sus
sociedades