Anda di halaman 1dari 2

Canto: Acógeme Dios Tanto saber me sobrepasa,

Acógeme, Dios, es sublime, y no lo abarco.


en Ti encuentro refugio, ¿Adónde iré lejos de tu aliento,
Señor, Tú me haces feliz. adónde escaparé de tu mirada?

Acaba otro curso Si escalo el cielo, allí estás tú;


La palabra “vacaciones” viene del latín ”vacare” que quería decir abstener- si me acuesto en el abismo, allí te encuentro;
se de las actividades normales para concentrarse en algo diferente. Y es que si vuelo hasta el margen de la aurora,
la vacación es todo lo contrario a una fuga; no quiere decir alienarse, distraer- si emigro hasta el confín del mar,
se, sino más bien romper con la rutina de las demás actividades que se realizan allí me alcanzará tu izquierda,
cotidianamente para pasar a centrarse en lo fundamental. me agarrará tu derecha.
En las vacaciones hay tiempo para la diversión, para el ocio, pero también el
verano es un momento privilegiado de convivencia con la familia y propicio para Dios mío, sondéame para conocer mi corazón,
preguntas religiosas. En las vacaciones, a través del disfrute de la naturaleza, ponme a prueba para conocer mis sentimientos,
del silencio, de la lectura, podemos entrar un poco dentro de nosotros mismos mira si mi camino se desvía,
y retomar contacto con las motivaciones más profundas de nuestra vida. guíame por el camino eterno.
Que el tiempo feliz del verano nos sirva de desconexión y descanso, y aun-
que cada uno de nosotros sabemos lo que mejor nos viene para descansar, Canto: Confío en Ti
sea lo que sea, que no nos haga descansar de Dios, sino con Dios. Confío en Ti, de Ti me fié,
no andaré tus pasos
Canto: Confío en Ti si no es desde la fe;
Confío en Ti, de Ti me fié, justo he de vivir
no andaré tus pasos si en Ti confié.
si no es desde la fe; Dame Dios tu espíritu,
justo he de vivir dame Tú la fe.
si en Ti confié.
Dame Dios tu espíritu, EVANGELIO
dame Tú la fe. «andaban como ovejas sin pastor...»
Lectura del santo evangelio según san Mateo (Mt 16, 13-19)
Salmo 138 Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y
Dios está en todas partes y lo ve todo lo que habían enseñado. Él les dijo: Venid vosotros solos a un sitio tranquilo y
Señor, tú me sondeas y me conoces; descansad un poco.
me conoces cuando me siento o me levanto, Es que eran tantos los que iban y venían, que no encontraban tiempo ni para
de lejos percibes mis pensamientos; comer.
distingues mi camino y mi descanso, Se fueron en la barca, a un sitio tranquilo y apartado. Los vieron marcharse y
todas mis sendas te son familiares. muchos los reconocieron; entonces, de todos los pueblos fueron corriendo por
tierra a quel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar vio Jesús mucha gente, le
No ha llegado la palabra a mi lengua, dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor, y se puso a enseñar-
y ya, Señor, te la sabes toda. les con calma.
Me estrechas detrás y delante, Es palabra de Dios
me cubres con tu palma.
- Silencio orante: carta a Papá
- Oración compartida
- Padrenuestro
Oración final: Plegaria para unas vacaciones cristianas
Señor Jesús, tú dijiste a tus discípulos
"venid conmigo a un lugar apartado y descansad un poco",
Oración del miércoles
te pedimos por nuestras vacaciones.

El afán de cada día multiplica nuestra vida 25 de junio de 2008


de quehaceres, urgencias, agobios, prisas e impaciencias. Parroquia Santísimo Redentor
Necesitamos el reposo y sosiego.
Necesitamos la paz y el diálogo.
Necesitamos el encuentro y la ternura.
Necesitamos la oxigenación del cuerpo y del alma.
Necesitamos descansar. Necesitamos las vacaciones.

Bendice, Señor, nuestras vacaciones.


Haz que sean tiempo fecundo para la vida de familia,
para el encuentro con nosotros mismos y con los demás,
para la brisa suave de la amistad y del diálogo,
para el ejercicio físico que siempre rejuvenece,
para la lectura que siempre enriquece
para las visitas culturales que siempre abren horizontes.
Haz que nuestras vacaciones de verano sean tiempo santo
para los espacios de oración y reflexión,
para compartir la fe y el testimonio,
para la escucha de tu Palabra,
para participar en la mesa de tu eucaristía.

Tú vienes siempre a nosotros.


Tú siempre te haces el encontradizo.
Tus caminos buscan siempre los nuestros.
Haz que en las vacaciones de verano,
sepamos remar mar adentro y te encontremos a Ti,
y encontremos a nuestros hermanos.
Juntos realizaremos la gran travesía de nuestras vidas.
Ayúdame. Te necesito, también en vacaciones. Acaba otro curso...
AMÉN.

Canto: Señor, condúceme «Venid a mi los que estáis fatigados


¿Adónde iré lejos de tu aliento? Señor, condúceme,
¿Dónde escaparé de Tu mirada? pónme a prueba y guíame
y sobrecargados, y yo os daré descanso»
Te encontraré en lo alto del cielo, según tu voluntad, oh, Señor,
en el fondo del abismo según tu voluntad.
y en el confín del mar.