Anda di halaman 1dari 2

Artes Marciales Internas y Externas

Las diferentes artes marciales se dividen en estilos internos y externos. Los estilos
externos se centran en las técnicas de entrenamiento y en fortalecer el cuerpo físico mediante
algo de Qigong marcial, los estilos internos hacen hincapié en fortalecer el Qi del cuerpo.
Todos los estilos, tanto los internos como los externos, contienen entrenamiento del Qigong
marcial. En los estilos externos se entrena el cuerpo físico y el Qigong duro primero, y poco a
poco se va haciendo suave y se entrena el Qigong suave; mientras que en los estilos internos se
entrena el Qigong suave primero y luego se aplica el fortalecimiento del Qi a las técnicas
físicas. Se plantea que: los estilos externos van de duro a suave, y los estilos internos de suave
a duro; los caminos son diferentes pero la meta son la misma. Además, también se plantea
que. Los estilos externos van de lo externo a lo interno, mientras que los estilos internos van
de lo interno a lo externo. Los enfoques son diferentes, pero el objetivo es el mismo. También
se plantea que: Con los estilos externos, primero va el Li (fuerza muscular) y luego el Qi,
mientras que en los estilos internos, primero va el Qi y luego el Li. También los estilos
internos y externos se juzgan por el modo en que se manifiesta el Jin. El Jin se define como Li
y Qi (Li= fuerza muscular). Trata de como los músculos ganan energía gracias al Qi y como
esta se manifiesta externamente como potencia. Se dice que: los estilos internos son tan sutiles
como un látigo, los suaves y duro (medio internos, medio externos) son como un roten y los
estilos externos son como un bastón.

Según la sociedad marcial china, antes de la dinastía de los Liang (540 d.C.), los
artistas marciales no estudiaban el uso del Qi para aumentar la velocidad y la potencia. Tras
la dinastía de los Liang, los artistas marciales se dieron cuenta del valor del entrenamiento del
Qi para desarrollar la velocidad y la potencia, lo cual se convirtió en uno de los mayores
intereses en casi todos los estilos.

Antes de Da Mo, aunque la teoría del Qi y sus principios se habían estudiado y aplicado en
la medicina china, no se empleaba en las artes marciales. La velocidad y la potencia normalmente se
desarrollaban mediante el entrenamiento continuo. Aunque en este entrenamiento se daba mucha
importancia a la concentración de la mente, no aportaba el siguiente paso ni se vinculaban al
desarrollo del Qi. En lugar de eso, esos artistas marciales se centraban únicamente en la potencia
muscular. Esa es la razón por la cual los estilos que se originaron en ese periodo se clasifican como
estilos externos (Wai Jia).
El Emperador Liang Wu invitó al monje hindú Da Mo a China para predicar el budismo.
Como el Emperador no estaba de acuerdo con la particular filosofía budista de Da Mo, el monje
huyó a través del río Amarillo hasta el Templo Shaolin. Allí vio a muchos sacerdotes débiles que se
dormían durante sus lecturas. Da Mo recurrió a la meditación para descubrir el modo de ayudar a
estos monjes. Tras nueve años de meditación en solitario, escribió dos clásicos: El Yi Jin Jing
(Tratado del cambio músculo/tendón) y el Xi Sui Jing Tratado del lavado medula/cerebro). Cuando
Da Mo murió, los sacerdotes Shaolin continuaron practicando sus métodos, especialmente el Yin Jin
Jing, para fortalecer sus cuerpos y sus espíritus. Pronto descubrieron que el entrenamiento no solo
les aporta más salud, sino que los hacía más fuertes. En aquellos tiempos, hasta los sacerdotes
tenían que saber artes marciales para protegerse de los bandidos. Cuando combinaban el
entrenamiento del Qi de Da Mo con sus técnicas de defesa tradicionales, llegaban a ser luchadores
muy competentes. A medida que los métodos de entrenamiento de da Mo se extendían desde el
Templo Shaolin, se iban desarrollando muchas formas de Qigong marcial.
El objetivo original del Yi Jing Jing no era emplearse para la lucha. Sin embargo, los
estudiantes que entrenaban el Qigong marcial basado en el pudieron aumentar de forma
significativa su potencia, con lo que se convirtió en asignatura obligatoria en el entrenamiento del
Templo Shaolin. Esto tuvo un efecto revolucionario en las artes marciales chinas que desembocó en
el establecimiento de una fundación personal interna basada en el entrenamiento del Qi.
Al pasar el tiempo, se habían creado muchos estilos marciales en los que primaba un cuerpo
suave en lugar de un cuerpo rígido y musculado desarrollado por los sacerdotes shaolin. Estos
nuevos estilos se basan en la creencia de que, como el Qi (energía interna) es la raíz y la base de la
fuerza física, un artista marcial debía fortalecer primero su raíz interior. Esta teoría mantiene que
cuando el qi es abundante y pleno, puede dar energía al cuerpo en un nivel más alto, con lo que la
potencia puede manifestarse de forma más eficaz y efectiva. Para fortalecer el Qi y que que circule
suavemente, el cuerpo debe estar relajado, y la mente, concentrada. Reconocemos al menos dos
estilos internos creados durante esta epoca (550-600 d.C.): el Hou Tian Fa (Técnicas del Cielo
Posterior) y el Xiao Jiu Tian (los nueve Pequeños Cielos). Segun algunos documentos, estos dos
estilos eran fuentes originales del Taijiquan, cuya creacion se atribuye a Chan san Fen, de la ultima
dinastia de los Song (alrededor de 1200 d.C.).