Anda di halaman 1dari 6

Seis buenas prácticas de la gestión escolar para mejorar el aprendizaje

Mi trabajo me ha llevado a visitar escuelas a lo largo y ancho del Ecuador: en la


costa y las Islas Galápagos, en la región interandina y en la Amazonia. Cada una
con características diferentes e, incluso, ¡calendarios escolares diferentes! Durante
cada visita siempre me vienen a la mente ciertas preguntas: ¿Qué hacen estas
escuelas para fortalecer el aprendizaje con los recursos que tienen? ¿Qué buenas
prácticas he aprendido en mi experiencia que las escuelas de la región podrían
seguir para mejorar su gestión? He identificado seis que a continuación detallo.

1) Establecer metas claras para autoridades y cuerpo docente, permitiendo tener


una visión amplia de los aprendizajes que se pretenden lograr en los estudiantes; es
decir, definición de objetivos en el logro de aprendizaje y las acciones que se
tomarán respecto a cómo alcanzarlas.

2) Entender el entorno donde se desenvuelve la comunidad educativa es necesario


para analizar las estrategias a implementarse para lograr aprendizajes de calidad.
Esto incluye conocer las características de las comunidades, sus interacciones
sociales y sus costumbres de forma que se puedan focalizar de mejor manera los
recursos para el aprendizaje.

3) Promover la autorregulación institucional de forma que exista un control y


administración de los limitados recursos en función de las metas previstas en los
aprendizajes. Por ejemplo, la designación del material didáctico y recursos
tecnológicos deben estar orientados en aquellas áreas que permitan potenciar al
máximo los aprendizajes.

4) Adaptarse al cambio. Toda institución debe lidiar con situaciones de cambio,


ya sea de manera imprevista o de forma planificada, más estos retos no pueden
afectar las metas de aprendizaje a largo plazo de los estudiantes. Por ejemplo, el
acceso a espacios de aprendizaje no puede verse limitado completamente por
trabajos de remodelación o ampliación.

5) Generación de alianzas estratégicas sustentadas en la experiencia de la


institución sobre el conocimiento del entorno y la formulación de las metas que
desea alcanzar. Una alianza estratégica en ciertos contextos podría ser establecer un
diálogo con empresas cercanas a las instituciones educativas para que jóvenes
estudiantes realicen prácticas laborales.

6) Sentido de comunidad que permita ser más eficiente en la asignación y


distribución de recursos, así como en la rendición de cuentas transparente en
función de las metas institucionales y los logros de aprendizaje. Un claro ejemplo
de este sentido de comunidad es exponer a familias y organizaciones comunitarias a
los logros alcanzados por los estudiantes y recursos destinados a la mejorar de los
centros educativos.

Estas buenas prácticas han sido clave, desde mi experiencia, observando centros
educativos, para desarrollar dinámicas de gestión mucho más acertadas y orientadas
a la calidad de los aprendizajes. Cada una de estas instituciones se organiza de
manera independiente y orienta la gestión en torno a sus necesidades locales,
consiguiendo integrar estos elementos y aprovecharlos para obtener resultados en
los aprendizajes de sus estudiantes.

Sistematizar estas prácticas puede contribuir a la integración de acciones concretas


en la política pública en educación. Además, estas reflexiones promueven un
diálogo más cercano con otros sistemas para así compartir experiencias exitosas en
otros contextos de la región y, de manera conjunta, promover la excelencia en los
sistemas educativos.

Si quieres compartir buenas prácticas de la gestión escolar, únete a la conversación


en Twitter utilizando el hashtag #LideresBIDEducacion.

Buenas prácticas en gestión educativa: un método eficaz


para organizar y aprovechar el conocimiento derivado de la
experiencia

En este trabajo se pretende abordar las "buenas prácticas"


como un sistema de aplicar el conocimiento derivado de la
experiencia a la mejora de las organizaciones, centrado
especialmente en las buenas prácticas de gestión educativa que
permite a los centros educativos incorporar formas de hacer,
organizar o dirigir para mejorar su gestión en todos los ámbitos.
Se aborda el "benchmarking" como una estrategia que permite
analizar, valorar, seleccionar y adoptar una buena práctica a la
organización. Se analizan ambos términos y su estrecha
relación para comprender su importancia, y se ofrecen dos
metodologías de aplicación de ¿benchmarking¿ para valorar e
integrar una buena práctica a una institución. Se presta especial
atención a las buenas prácticas aplicadas a la gestión educativa
y se destacan algunas características relevantes, tales como el
carácter aplicado de este tipo de conocimiento, la necesidad de
estar avaladas por su eficacia, de ser transferible y
comunicable, entre otros. Se aborda la importancia de las
buenas prácticas para la mejora en centros educativos y la
importancia de su aplicación dentro del sistema de gestión de la
calidad que el centro pueda tener incorporado para lograr
mayor eficacia que cuando se aplica una buena práctica
puntual. También se señala la importancia de que exista en el
centro una cultura de mejora y la relevancia de la figura de una
dirección con liderazgo para adoptar estas prácticas. Se ofrecen
algunos principios y ámbitos de buenas prácticas y se finaliza
con un apartado de conclusiones derivadas del análisis realizado
en las que se destaca la importancia que tiene este tipo de
conocimiento, derivado de la experiencia, para la mejora de los
centros educativos, es decir aprender de lo que otros han
probado que funciona y que consiste en formas de hacer o en
resultados que pueden considerarse superiores a otros.

¿Cómo mejorar la gestión escolar de tu centro educativo?


Blog aula 1 | 1 Comentario

Mejorar la gestión escolar de tu centro es vital para ofrecer


un servicio de una mayor calidad y conseguir que tu centro
sea más rentable.
Los centros educativos que trabajan de manera constante en
la mejora de su gestión, cuentan con una ventaja
significativa a la hora de competir con otras instituciones
que no lo hacen.
En este artículo vamos a profundizar sobre dos grandes
áreas que son clave en la gestión escolar de un centro de
estudios y veremos cuáles son las claves para introducir una
mejora en su gestión: La mejora de las comunicaciones y la
gestión económica.
Mejorar la comunicación interna y con las familias
En cualquier centro escolar ésta es un área fundamental de
la gestión escolar. La comunicación de un centro es
complicada, ya que abarca la comunicación interna entre
departamentos, la comunicación entre profesores y alumnos,
la comunicación entre profesores y padres, la comunicación
entre el área de gestión económica y los padres, etc.
El centro es quien debe de facilitar una comunicación fluida
entre todos los actores implicados y hacerlo adaptándose a
los formatos que son más cómodos y eficaces para ellos.
La llegada de las nuevas tecnologías ha abierto numerosas
posibilidades de comunicación más eficaces a través de
aplicaciones móviles y a través de internet, que permiten
una comunicación más inmediata y fiable, ideal para las
necesidades de un centro educativo.
Gracias a ello, ahora es fácil centralizar toda la información
importante en la página web del centro, tener apps
móvilespara padres, profesores y alumnos, o hacer envíos
masivos de emails o incluso sms informativos.
Concertar una cita con un profesor a través de una
aplicación móvil o hacer un seguimiento de la asistencia o
las calificaciones de nuestros hijos en tiempo real, son
posibilidades que hoy en día están al alcance de cualquier
centro.
Estas comunicaciones además deben de realizarse en
cumplimiento de la ley de protección de datos vigente y
garantizando un grado óptimo de seguridad de los datos
personales almacenados por el centro.
Ahorrar tiempos y aumentar la eficacia de la gestión
económica
La gestión económica del centro es también un área
fundamental en la que se pueden introducir mejoras que
lleven a un importante ahorro económico y en el tiempo
dedicado a las gestiones administrativas.
Un centro escolar necesita emitir cientos de recibos con
diferentes periodicidades, a diferentes pagadores y por
conceptos diversos: cuotas del colegio, actividades
extraescolares, cuotas de comedor y una gran variedad de
extras que varían según el centro.
Debido a la complejidad del área económica de un centro
educativo, es recomendable usar un software de facturación
que permita almacenar los datos de facturación de los
diferentes pagadores y hacer facturaciones periódicas
automatizadas por diferentes conceptos. Además este tipo
de softwares facilitan también el seguimiento de los pagos,
la gestión de la morosidad, etc., mejorando la eficacia de la
gestión.
Un centro escolar también se beneficia de la posibilidad de
efectuar previsiones económicas a partir de los datos
almacenados para crear los presupuestos del centro. Para
eso es necesario poder conocer en todo momento el estado
de cuentas del centro, hacer un seguimiento de los pagos a
proveedores, hacer seguimiento de los ingresos y poder
comparar con periodos anteriores. Hacer previsiones
ayudará al centro a planificar acciones de
marketing efectivas para captar nuevos alumnos y fidelizar a
los clientes existentes.
Introducción de una plataforma de gestión escolar
Existen varias plataformas o software de gestión escolar
diseñados justamente para facilitar el trabajo a los equipos
directivos y administrativos de centros educativos.
Aula 1 es un software para la gestión integral de centros
educativos que cuenta entre otras funciones con un
importante módulo de comunicaciones y otro de gestión
económica en el que podrás encontrar todo tipo de
herramientas que te permitirán mejorar la gestión de tu
centro.
Con una plataforma de este tipo, podrás disponer de todos
los datos de tu centro de forma centralizada, almacenados
de forma segura en la nube. Así el centro podrá llevar una
gestión más integrada de todas las áreas que la componen,
facilitando y automatizando procesos fundamentales para su
buen funcionamiento.
Con un software de gestión integral deja de ser necesario
utilizar diferentes programas para cada área y tener que
importar los datos de uno a otro manualmente. Toda la
información está centralizada y actualizada, almacenada de
forma segura, lo que facilita todas las gestiones del centro.