Anda di halaman 1dari 401

Giovanni

Tarello

La interpretación
de la Ley

PAl e s jr A
LA IN7 ERPRETAQQjy
DE LA LEY
G io v a n n iTa r ello

La interpretación
de la Ley

Prólogo de
R ica rd o G uastini

Traducción y nota introductoria de


D ie g o D ei V e c c h i

Palestra Editores
Lima — 2013
LA INTERPRETACIÓN DE LA LEY

Giovanni Tarello
Primera edición, noviembre 2013

Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra


sin el consentimiento expreso de los titulares del Copyright.

Traducción de la obra: L'interpretazione della legge, Milano, Dott. A. Giuffrè Editore,


1980, publicado en el Tratatto di Diritto Civile e Commerciale, I, t. 2

© Copyright: Giovanni Tarello

© Copyright 2013 Palestra Editores S.A.C.


Plaza de la Bandera Ne 125 Lima 21 - Perú
Telf. (5 11) 4 3 3 -1 9 3 8
palestra@palestraeditores.com
www.palestraeditores.com

Impresión y encuadernación:
Servicios Gráficos JMD
Av. (osé Gálvez 1549 - Lince
Telfs.: 4 7 0 -6 4 2 0 / 47 2 -8 2 7 3
© Copyright de
la traducción Diego Dei Vecchi para Palestra Editores SAC.

Diseño de carátula y diagramación: Alan Bejarano Noblega

Hecho el D epósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú N.6 2 0 1 3 -1 6 8 5 7


ISBN: ISBN: 978-612 -4 2 1 8 -0 0 -2

Tiraje: 1000 ejemplares

Impreso en el Perú Printed in Peru


Indice general

P rólogo ....................................................................................................................................... 11

por Riccardo Guastini

N otas in tro d u cto rias a La interpretación d e la ley ................................................................. 19

Capítulo I:
NOCIÓN DE IN TERPRETA CIÓ N .................................................................................................. 31
1. «Interpretar», «interpretación», «in térp rete»:............................................................... 31
2. «Interpretación» en el derecho, «interpretación
del d erecho», «interpretación de la le y » ...........................................................................3 4
3. Otros tipos de interpretación jurídica y otros objetos
de interpretación en el d erech o ............................................................................................ 40
4. Interpretación de la ley, integración de la ley, búsqueda del derecho
e identificación de la n o rm a....................................................................................................4 9
5. Interpretación y «claridad» de la ley; interpretación «declarativa»,
«extensiva», «restrictiva», «correctiva», «creativa», «ab rogan te»........................56

Capítulo ¡I:
LA ACTIVIDAD IN TERPRETA TIVA........................................................................................... 61
6. La actividad de quien interpreta y los docum entos de su resultado:
interpretación-actividad e interpretación-producto.................................................... 61
7. Interpretación y aplicación de la ley................................................................................... 64
8. Los operadores de la interpretación y las designaciones
de la interpretación según el autor típico. «Interpretación
d octrinal», «judicial», «oficial», « au tén tica».................................................................. 6 9
9. Los operadores de la interpretación atípicos según el punto
de vista de la organización ju rídica......................................................................................7 7
La interpretación de la Ley

10. D etectar, decidir y prop oner interpretaciones


(de los enunciados a las n o rm a s )......................................................................................... 79
11. M otivación y argum entación de la in terp retación ........................................................8 4
12. El rol de la lógica en la interpretación y en la aplicación del d e re ch o .................91
13. El rol de la retórica en la interpretación y en la aplicación del d erech o ............. 9 9

Capítulo III:
LOS DOCUMENTOS NORMATIVOS Y «SU» SIGN IFICADO....................................... 111
14. Aclaración preliminar. Los docum entos norm ativos com o
punto de partida para el intérprete. Titulaciones y rúbricas..................................111
15. Problem as sem ánticos: enunciados y v o cab lo s........................................................... 114
16. La terminología de las le y e s................................................................................................. 117
17. Problemas sintácticos (o g ram aticales)...........................................................................125
Puntuación....................................................................................................................................126
Pronom bres relativos, dem ostrativos y p osesivos..................................................... 127
Adjetivos y frases adjetivales o relativas........................................................................ 128
Expresiones condicionales, cláusulas de m odificación o de e x c e p c ió n ...........129
18. Problemas p araló g ico s............................................................................................................129
Frases Atributivas Absolutas................................................................................................ 130
Las enum eraciones en la l e y ................................................................................................ 134
19. Los así llamados presupuestos de hecho e rr ó n e o s .................................................... 1 3 9
20. Problemas derivados de la pluralidad de los enunciados legislativos............... 1 4 0
21. Los enunciados legislativos y los problemas de la presuposición ........................141
22. Los enunciados legislativos y los problemas de la incom patibilidad.................146
Interpretación de los enunciados sobre la jerarquía..................................................149
Interpretación de los enunciados sobre la sucesión tem p o ral..............................152
Interpretación del principio de especialidad................................................................ 152
Conflictos entre criterios para la solución de co n flicto s........................................ 1 5 3
2 3. Los enunciados legislativos y los problem as de la red u n d an cia.......................... 153

Capítulo IV :
DEFINICIONES LEGISLATIVAS E INTERPRETACIÓN DE LA L E Y .......................... 155
24. Noción de «definición legislativa».................................................................................... 155
25. Las doctrinas relativas al ca rá cte r vinculante o no vinculante
de las definiciones legislativas o de algún tipo de definición................................ 1 5 8
2 6. Algunas consideraciones sobre las tendencias a la afirm ación
doctrinal del carácter no vin cu lan te.................................................................................1 7 6
2 7. Excursus sobre la historia de la teoría de la defin ición ............................................178
28. Los verdaderos problemas de las definiciones legislativas.....................................185
29. Clasificaciones de las definiciones legislativas.............................................................187
30. Los caracteres form ales de las definiciones legislativas:
I) Las definiciones basadas sobre clasificaciones (p o r género
y diferencia específica: extensional; por exclu sió n ).................................................. 188
Indice general

A) Las definiciones por género y diferencia esp e cífica ......................................188


B) Las definiciones extensionales.................................................................................195
C) Las definiciones por exclu sión .................................................................................198
31. Sigue: II) Las definiciones por designación.................................................................. 199
A) La definición p a re n té tica ........................................................................................... 199
B) La definición por rú b rica ........................................................................................... 199
C) ¿Se dan definiciones por simple m ención?.........................................................2 0 2
32. Sigue: III) Las definiciones por conceptualización (p o r enum eración
de las características necesarias; p or descripción em pírica; por exclusión) ..2 0 3
A) Las definiciones por enum eración de las características necesarias...... 2 0 3
B) Las definiciones por descripción em pírica del objeto o
situación cualificados....................................................................................................2 0 5
C) Las definiciones por o rig e n .......................................................................................2 0 6
D) Las definiciones por cuantificación....................................................................... 2 0 6
33. Definiciones o p e ra tiv a s..........................................................................................................2 0 7
34. Los modos estilísticos de la introducción de las definiciones en
el discurso legislativo.............................................................................................................. 2 0 9
35. Los térm inos d efin id os...........................................................................................................2 1 4
A) Térm inos fácticos y térm inos calificatorios.......................................................2 1 4
B) ¿Los térm inos calificatorios definidos por la ley son
nom bres de in stitu to s?................................................................................................ 2 1 7
36. Las definiciones legislativas y su co n te x to .....................................................................2 1 9
A) El docum ento en que la definición legislativa está in clu id a.......................2 1 9
B) Las definiciones legislativas en las relaciones entre
docum entos n orm ativos..............................................................................................2 2 0
37. Consideraciones finales..........................................................................................................2 2 4

C apítulo V:
LA INTERPRETACIÓN NORMATIVAMENTE IM PUESTA M EDIANTE
DISPOSICIONES ESPECÍFIC A S....................................................................................................2 2 7
3 8 . Interpretación auténtica y ley interpretativa. C uestiones term in ológicas...... 2 2 8
3 9 . El problema de la «naturaleza» de la ley interpretativa y
de la interpretación auténtica en el mundo m o d e rn o .............................................. 2 3 2
I. La evolución organizativa fra n c e s a ....................................................................... 2 3 3
II. Las organizaciones del área cultural g erm á n ica .............................................. 2 3 4
III. Las organizaciones italian as..................................................................................... 2 3 5
40. Las elaboraciones doctrinales m odernas m enos recientes.....................................2 3 7
41. La doctrina italiana del Estatuto a la C on stitu ción .................................................... 2 3 8
42. La doctrina italiana luego de la C on stitu ción ...............................................................2 4 3
43. La jurisprudencia luego de la C o n stitu ció n .................................................................. 2 4 8
44. El intérprete frente a la ley interpretativa...................................................................... 2 5 1
45. El intérprete frente a la ley auténticam ente interpretad a....................................... 2 5 6
La interpretación de la Ley

46. Los reglam entos in terpretativos......................................................................................... 2 5 8


47. Leyes interpretativas de tratados in tern acio n ales..................................................... 261

Capítulo VI:
LAS PRESCRIPCIONES DEL DERECHO POSITIVO SOBRE
LA INTERPRETACIÓN Y SOBRE LA APLICACIÓN DEL
DERECHO EN G E N E R A L ............................................................................................................... 2 6 3
4 8. El fenóm eno de la norm ativa sobre la interpretación-aplicación........................2 6 3
4 9. Los problemas teóricos a que dan lugar las leyes sobre
la in terpretación -ap licación ................................................................................................. 2 7 2
50. Relaciones entre disposiciones sobre interpretación-aplicación
y estructura jerarquizada de la n o rm ativ a............................................. ....................... 2 8 0

C apítulo VII:
EL, IN TÉRPRETE FREN TE A LAS JERARQUÍAS NORMATIVAS................................ 2 8 5
51. Las jerarquías de fuentes de producción n orm ativas................................................2 8 5
5 2. Las jerarquías estructurales o instrum entales en tre norm as
del m ism o nivel.......................................................................................................................... 2 8 9
5 3. Las jerarquías de co m p eten cia.............................................................................................291
54. Jerarquías de n orm as e in terpretación ............................................................................. 2 9 2
5 5. N orm a constitucional y norm a infraconstitucional com o problema
de la in terp retació n ..................................................................................................................2 9 6

C apítulo VIII:
LA ARGUMENTACIÓN DE LA INTERPRETACIÓN Y LOS ESQUEMAS
DE MOTIVACIÓN DE LA ATRIBUCIÓN DE SIGNIFICADO
A DOCUMENTOS NO RM ATIVOS..............................................................................................3 0 9
56. A claración preliminar. Para un cen so y un reconocim iento
de los argum entos interpretativos..................................................................................... 3 0 9
57. I) El argum ento a c o n tra r io ........................................................................................... 3 1 3
58. II) El argum ento a simili ad simile (o bien argum ento a n aló g ico ).................3 1 7
59. III) El argum ento a fo rtio ri................................................................................................ 3 2 0
60. IV) El argum ento de la com pletitud de la disciplina ju ríd ica .............................3 2 2
61. V) El argum ento de la coherencia de la disciplina ju ríd ica ............................... 3 2 4
62. V I) El argum ento psicológico (o recurso a la voluntad
del legislador c o n c re to )...............................................................................................3 2 7
63. VII) El argum ento histórico (o presunción de continuidad,
o hipótesis del legislador c o n se rv a d o r)...............................................................3 3 0
64. VIII) El argum ento apagógico (o ab absurdo, o reductio ad absurdum,
o hipótesis del legislador ra cio n a l)........................................................................ 331
65. IX ) El argumento teleológico (o hipótesis del legislador provisto de fines)......3 3 2
6 6. X) El argumento económ ico (o hipótesis del legislador no redundante)..........3 3 3
67. X I) El argum ento autoritativo (o ab e x e m p lo )......................................................... 3 3 4
68. X II) El argum ento sistem ático (o hipótesis del d erecho o rd e n a d o ).................3 3 7
69. X III) El argum ento naturalista (o de la naturaleza de las cosas,

* I
Indice general

o hipótesis del legislador im p o te n te )....................................................................3 3 9


70. X IV ) El argum ento equitativo............................................................................................. 3 4 0
71. X V ) El argum ento a partir de los principios generales (o analogía iu ris)...... 3 4 2
72. Posibles clasificaciones de los argum entos interpretativos: A ) A rgum entos
específicam ente jurídicos y argum entos no específicam ente ju ríd ico s...........3 4 6
73. Sigue: B) A rgum entos llamados lógicos y argum entos no ló g ico s..................... 3 4 9
74. Sigue: C ) A rgum entos com pletos y argum entos in co m p leto s..............................3 5 2
75. D) Argum entos conservadores y argum entos no con servad ores........................3 5 2

Capítulo IX :
LA RELEVANCIA DEL SECTOR DISCIPLINARIO EN ORDEN
A LA INTERPRETACIÓN Y A PLIC A C IÓ N .............................................................................3 5 5
76. Generalidades sobre qué se entiende por « se cto r disciplinario»........................3 5 5
77. Las principales d istinciones................................................................................................. 3 5 7
78. Las peculiaridades de la interpretación en el derecho c iv il.................................. 3 5 9
Bibliografía .....................................................................................................................................3 6 3
ín d ice de n om b res...............................................................................................................................3 9 1
Prólogo

p o r Ric c a r d o G u a stin i

E l libro so b re la in te rp re ta c ió n , p u b licad o en 1 9 8 0 1, c o n c lu y e un r e c o r r i­
d o in telectu al que G iovann i T a r e l l o había in iciad o en los a ñ o s se s e n ta .
Las etap as p rin cip ales de ese re c o rrid o son un en sayo de 1 9 6 6 , “II ‘p rob lem a
d eH 'in terp retazio n e’: una form u lazion e am b igu a”, y un (la rg o ) trab ajo de 1 9 6 8 ,
“Studi sulla teo ria g en erale dei p re ce tti. I. In tro d u zio n e al linguaggio p re c e ttiv o ”2.
U no de los te m a s u n ifica d o re s de e sto s y de o tro s estu d io s de T a r e l l o ,
p uede d ecirse, es la crítica a la ideología fo rm alista: la d o ctrin a según la cual la
in terp retació n ju ríd ica es c o n o cim ie n to de n o rm a s p reco n stitu id as y no, en c a m ­
bio, p ro d u cció n de n o rm as nuevas. La o b ra h isto rio g ráfica de T a r e l l o está casi
e n te ra m e n te dirigida a re co n stru ir el p ro ce so que co n d u jo , en tiem p o s m o d ern o s,
a la (a p a re n te ) te cn iíica ció n y d es-p o litizació n del rol de los ju rista s3. Sus estu d ios
so b re la in terp reta ció n están dirigidos a an alizar los p ro ce d im ie n to s in telectu a­
les a trav és de los cu ales los o p e ra d o re s ju ríd ico s p ro d u cen d e re ch o m ed ian te
in terp retació n y sistem atizació n del m aterial legislativo. Sus in v estigacion es de
m eta-ju risp ru d en cia e m p írica 4 quieren m o stra r qué e sp ecíficas o p e ra cio n e s de
p olítica del d e re ch o han e fe ctiv a m e n te llevado a cab o ju ristas en sin gu lar y gru p os
de ju ristas en d eterm in ad as circu n sta n cia s.
1. En el uso co m ú n de los ju ristas ( y de los filósofos del d e re c h o ) el v ocab lo
“n o rm a ” está referid o in d istin tam en te sea a las fo rm u lacio n es del d iscu rso
legislativo, sea a su con ten id o de significado. La au sencia de d istinción, ob serva

1 G. T a r e l l o , L’interpretazione della legge, Giuffré, Milano, 1980. Buena parte de este vo­
lumen había sido anticipado en S. C a s t i g n o n e , R. G u a s t i n i , G. T a r e l l o , Introduzione
teorica allo studio del diritto. Lezioni, ECIG, Genova, 1978.
2 Ambos trabajos están recogidos (junto a muchos otros) en el volumen: G. T a r e l l o ,
Diritto, enunciati, usi. Studi di teoria e metateoria del diritto, Il Mulino, Bologna, 1974.
Al inicio de los años sesenta T a r e l l o había publicado el primer estudio italiano sobre
el realismo jurídico americano: II realismo giuridico americano, Giuffré. Milano, 1962.
5 Me refiero sobre todo a G. T a r e l l o , Storia della cultura giuridica moderna. I. Assolutismo
e codificazione del diritto. Il Mulino, Bologna, 1976.
4 Me refiero sobre todo a G. T a r e l l o , Teorie e ideologie nel diritto sindacale. L’esperienza
italiana dopo la Costituzione, Comunità, Milano, 1967, II ed. 1972. Pero véase también G.
T a r e l l o , Dottrine del processo civile. Studi storici sulla formazione del diritto processuale
civile, Il Mulino, Bologna, 1989.
La interpretación de la Ley

T a r e l l o , n ace de la c o n v icció n , am p liam en te difundida en la cu ltu ra ju ríd ica


m o d ern a a p artir de la Ilu stració n , de que ex ista «u n significado p rop io, o v e r­
d adero. de las n orm as, p re-co n stitu id o resp ecto a, y del todo independiente de,
los p ro ce so s en los cu ales y co n los cu ales los o p e ra d o re s ju ríd ico s em p lean
las n o rm as» m ism as5.
En el c e n tro del p en sam ien to de T a r e l l o está, en cam b io , la d istin ció n e n tre
en u n ciad o y sign ificad o6. La o p ortu n id ad de tal d istin ció n rep o sa so b re una
sim ple co n sta ta ció n e m p írica, tan obvia que su verd ad p a re ce in co n testab le.
La co n sta ta ció n es la siguiente: cad a en u n ciad o lingü ístico, co n te n id o en los
d o cu m en to s n o rm ativ o s que c o m ú n m e n te se co m p re n d e n bajo el n om b re
de fu en tes del d e re ch o , es de h ech o en ten d id o y usado en m o d o s d iv erso s y
co n flictiv o s p o r d iv erso s o p e ra d o re s ju ríd ico s en d iv erso s m o m en to s y c ir ­
cu n stan cias.
En o tra s p alabras, los en u n ciad o s n o rm ativ o s, de los cu ales está co n stitu id o el
d iscu rso de las fu en tes, toleran no solo una in te rp re ta ció n , sino una plurali­
dad de in terp reta cio n e s altern ativas". P o r tan to , las d isp o sicio n es legislativas
in co rp o ran no ya un solo, unívoco, significado, sino tan tos significados disyun-
tam en te cu an tas son las d iferen tes in te rp re ta cio n e s adm isibles. En su m a, es
n e ce sa rio distinguir los en u n ciad o s de sus significados p o r la sim ple razón de
que no se da co rre sp o n d e n cia b iu nívoca e n tre los u n o s y los o tro s 8.
De este m od o, a la única e indistinta n o ció n de n o rm a, c a ra c te rís tic a de la
d o ctrin a trad icio n al. T a r e l l o la su stituye co n dos n o cio n es m ás p re cisa s9.
P or un lado, la n o ció n de en u n ciad o “p re ce p tiv o ” (i.e .. n o rm a tiv o ), en ten d id o
c o m o una exp re sió n lingüística de fo rm a acab ada, apta para s e r in terp retad a
en sen tid o p rescrip tiv o . Por el o tro lado, la n o ció n de "p re ce p to " (i.e .. n o rm a ),
en ten d id o co m o el co n ten id o de significado p re scrip tiv o que una o la o tra
in terp retació n e x tra e de un e n u n cia d o 10.

5 G. T a r e l l o , Diritto, enunciati, usi, cit., p. 393.


6 G. T a r e l l o , Diritto, enunciati, usi, cit., segunda parte.
G. T a r e l l o . Diritto, enunciati, usi, cit., p. 3 9 5 .
8 G. T a r e l l o , Diritto, enunciati, usi, cit., p. 176, 215.
9 G. T a r e l l o , Diritto, enunciati, usi, cit., p. 2 6 7 ss.
10 G. T a r e l i .o , Diritto, enunciati, usi, cit., p. 135 s., 138 ss., 143 ss., 167 ss.. 199 ss. Este modo
de pensar se presta a muchos y varios desarrollos. Indico dos a título ejemplificativo.
(i) El tradicional problema de la validez de “normas” puede ser útilmente duplicado,
distinguiendo entre validez de enunciados normativos (o disposiciones, como se suele
decir) y validez de normas en sentido estricto. Se descubrirá entonces que en muchos
sistemas jurídicos, si no en todos, los criterios de validez de las disposiciones son
diversos de los criterios de validez de las normas. De modo tal que, por ejemplo, la
validez de una disposición no conlleva la validez de todas las normas que de ella pueden
extraerse por medio de interpretación. Y recíprocamente, la invalidez de una norma
no conlleva la invalidez de la disposición de la cual ella es extraída, (ii) Los problemas
tradicionales de la claridad de la ley y de la certeza del derecho pueden ser útilmente

12 |
Prólogo

2. La n o ció n de n o rm a elab orad a p o r T a r e l l o es in stru m en tal a una teoría


de la in terp re ta ció n o, c o m o él d ice, a una « te o ría de la m an ip u lación de los
p recep to s ju ríd ic o s » 11.
La teoría de la in te rp re ta ció n , n ó tese bien, es un d iscu rso descriptivo que re s­
p on d e a la p regu nta: «¿C ó m o , d e h ech o , en un am b ien te in stitu cion al dado, los
o p erad o res ju ríd ico s em p lean los d o cu m e n to s n o rm ativ o s (...) ? » . P o r tan to,
ella no ha de co n fu n d irse con la ideología de la in te rp re ta ció n , o sea. co n los
d iscu rso s prescriptivos que resp o n d en a la p regu nta: «¿Q u é té cn ica de em p leo
de los d o cu m e n to s n o rm ativ o s es m ejo r em p lear, in d u cir a o tro s a em p lear,
fa v o re ce r m ed ian te propaganda y elogiar?».
C on frecu en cia , tod avía hoy, ju ristas y filósofos del d e re ch o — no siem p re en
b uena fe — co n fig u ran a la in te rp re ta ció n co m o “d e scu b rim ie n to ” del signi­
ficado de una “n o rm a ”12, p o r tan to , co m o activid ad co gn itiva, que tien e p or
ob jeto n o rm as y p ro d u ce co n o cim ie n to de n o rm a s 13. Es obvio que, d esd e este
p unto de vista, los en u n ciad o s de los in té rp re te s a p a re ce n c o m o en u n ciad os
del lenguaje d escrip tiv o : en u n ciad o s, a los que p o r tan to co rre sp o n d e n los
p red icad o s de v erd ad ero y de falso. F re cu e n te m e n te , e scrib e T a r e l l o , «se
en tien d e p o r “in te rp re ta c ió n ” un p ro ce so in telectual p o r el cual, dada una ley
o una “n o rm a ” ( ...) , se llega a “c o m p re n d e r” el significado: tal co m p ren sió n
se valdría de reglas o cá n o n e s, el c o rre c to em p leo de los cu ales g aran tizaría
una in te rp re ta ció n “v e rd a d e ra ”, “e x a c ta ”, “c o r r e c ta ”, “no e rra d a ”; una vez
co m p ren d id o el sign ificad o, una vez “a p reh en d id a” la n o rm a “e x a c ta m e n te ”,
sería posible (a ) co n fo rm a r el propio co m p o rta m ie n to al m an d ato de la n orm a:
(b ) v a lo ra r o “ju z g a r” un co m p o rta m ie n to co n re fe re n cia a la n o rm a; y, p o r
p arte de un ó rg a n o , ( c ) “a p lica r” la n o rm a » 14.
T a r e l l o , p o r el co n tra rio , niega que «p ued a d iscrim in arse e n tre una in te rp re ­
tación v erd ad era y una in te rp re ta ció n falsa, e sto es, e n tre una in terp re ta ció n

reformulados como problemas de técnica de redacción de los textos normativos. Dada


una cierta formulación normativa, nos preguntaremos a qué posibles manipulaciones
interpretativas ella esté sujeta por parte de los operadores jurídicos. Simétricamente,
dada una norma que se entiende emilir, nos preguntaremos cuál sea la formulación
que se presta a menores manipulaciones en sede de interpretación.
11 G. T a r e l l o , Diritto, enunciati, usi, cit., p. 1 6 8 .
12 G. T a r e l l o , L’interpretazione della legge, cit., p. 61.
13 G. T a r e l l o . Diritto, enunciati, usi, cit., p. 3 8 9 ss.
14 G. T a r e l l o , Diritta, enunciati, usi. cit., p. 3 8 9 . «Este modo de ver las cosas» — observa
T a r e l l o — «concuerda con la ideología que había precedido a las codificaciones y
con doctrinas de la separación de las funciones y /o de los poderes», y da fundamento
a «importantísimas instituciones como el recurso de casación por errónea o inexacta
interpretación de normas de lev» ( Diritto, enunciati, usi, cit.. p 3 8 9 - 3 9 0 ) . Cfr. también
G. T a r e l l o , Storia della cultura giuridica moderna, cit.. p. 15 s.

13
La interpretación de la Ley

que preludia a la aplicación de la n o rm a y una falaz in terp retació n que preludia,


en cam b io , a una d esap licació n ( ...) de la n o rm a » 15.
Él distingue dos sen tid os del térm in o “in te rp re ta ció n ”16. En un p rim er sentido,
“in te rp re ta ció n ” se refiere a una activid ad: la atrib u ció n de significado a un
e n u n ciad o 17. En un segundo sen tid o , “in terp retació n " se refiere al p ro d u cto de
esta activid ad: o sea, el significado atrib uido a un en u n ciad o. En el ám b ito de
la e x p e rie n cia jurídica, la activid ad in terp retativ a v ie rte so b re los en u n ciad os
n orm ativo s de las fu en tes (la s d isp o sicio n e s) y p ro d u ce n o rm a s 18.
Si en ten d em os p o r “n o rm a” o “p re ce p to ” el significado de un enunciado n o rm a­
tivo. no d irem o s que las n orm as “ten g an ” un significado, p o r la buena razón de
que una n o rm a no es o tra co sa que un significado (a d s crip to p o r un in térp rete
a un en un ciado n o rm a tiv o )19. D esde este punto de vista, «la n orm a no p reced e
co m o dato, sino que sigue c o m o p ro d u cto , al p ro ce so in te rp re ta tiv o » 20.
Por o tra p arte, el significado no está p re-co n stitu id o a la actividad in te rp re ta ­
tiva, p orq u e es una variable de las p referen cias p rá ctica s, de las v alo racio n es,
de las d ecision es del in té rp re te . La elecció n de atrib u ir a un c ie rto en un ciado

15 G. T a r e l l o , Diritto, enunciad, usi, cit., p. 393. Algunas habitudes lingüísticas nuestras


y algunas instituciones vigentes — escribe T a r e l l o — reflejan un modo de pensar hoy
consolidado, según el cual la actividad de los juristas e incluso aquella de los jueces sería
una actividad “técnica” y no política. No se explicaría de otro modo el uso difundido de
expresiones tales como “interpretación verdadera”, “error de derecho”, y similares. Ni
se comprenderían instituciones como la separación de poderes, el control por casación,
los controles de legitimidad en general, y así en adelante. Estos modos de expresarse
y estas instituciones sugieren que el derecho sea una entidad pre-constituida a las
elaboraciones doctrinales y jurisprudenciales como si — antes de las operaciones de
interpretación, sistematización y aplicación — hubiese ya, hecho y acabado, un derecho
susceptible sea de comprobación científica, sea de aplicación fiel (G. T a r e l l o , Storia
della cultura giuridica moderna, cit.. p. 15 s.).
16 G. T a r e l l o , Diritto. enunciad, usi. cit., p. 403 ss.: G. T a r e l l o . L'interpretazione della
legge, cit.. p. 39 ss.
17 T a r e l l o observa que, en verdad, bajo el nombre de “interpretación” los juristas de­
sarrollan con frecuencia una serie de actividades diversas y heterogéneas (que sería
apropiado llamar no interpretación, sino uso y manipulación, no de normas sino de
documentos normativos): (a ) segmentación, selección y recomposición de textos
normativos considerados relevantes para la solución de una controversia o para la
construcción de una doctrina: (b ) atribución de significado a los textos o fragmentos de
texto así individuados; (c ) resolución de los conflictos entre normas (coherentización
de la disciplina jurídica de una determinada materia o de un determinado supuesto
de hecho): (d ) colmado de la disciplina jurídica (toda vez que en ella se identifiquen
lagunas); (e ) cualificación de supuestos de hecho (abstractos y concretos). Véase G.
T a r e l l o , L'interpretazione della legge, cit., spec. p. 24 ss.
18 G. T a r e l l o , Diritto. enunciati, usi, cit., p. 140 s., 146, 169. 176 s., 215, 268.
19 G. T a r e l l o , Diritto, enunciati. usi, cit., p. 394.
20 G. T a r e l l o , Diritto, enunciati, usi, cit., p. 395.
Prólogo

un significado en p referen cia de o tro s es fruto de volición ( “a cto de v olu n tad ”,


d ecía K e l s e n 21), no de co n o cim ie n to . Por tan to , «las in te rp re ta cio n e s de los
en u n ciad os p re ce p tiv o s ( ...) no son (n o pueden s e r ) ni v erd ad eras ni falsas»;
de una in terp re ta ció n se p o d rá d e cir que sea e fe ctiv a m e n te efectu ad a, o p o ­
sible, o recom en d ab le, p ero n unca que sea v erd ad era, ni que sea falsa22.
E ste m od o de p e n sa r tien e el e fe cto ev id en te de d e sa cre d ita r la tradicion al
re p re se n ta ció n de la d o g m ática ju ríd ica c o m o co n o c im ie n to de en tid ad es
n o rm ativ as p re -co n stitu id a s. o sea, c o m o cie n cia en sen tid o pleno. Según
T a r e l l o , la d o g m ática ju ríd ica es no cie n cia , sino p o lítica del d e re ch o ; m ás
p recisam en te , p ara d ecirlo co n Alf R o ss, p o lítica de s e te n tia fe re n d a 23.
A d em ás, este m od o de p e n sa r tien e el e fe cto de d e s a cre d ita r aquello que
H erb ert H a r t ha llam ado un «n oble su eñ o », o sea, «la c re e n cia , quizás la fe,
de que ( ...) los ju e ce s no cre a n d e re ch o nuevo p ara re so lv e r las co n tro v e rsia s
a ellos som etid as, sino que ap lican a ellas el d e re ch o e x is te n te » 24.
En fin, este m o d o de p e n sa r p red isp o n e a an alizar las d o ctrin a s de los ju ristas
con actitu d p rag m ática: no in terro g án d o se so b re sus (in su b siste n te s) valores
de verdad, sino p reg u n tán d o se cuáles sean sus co n d icio n am ien to s ideológicos
y sus objetivos políticos. Si es verdad — e scrib e T a r e l l o — que «las teo rías
ju ríd icas son in stru m en to s p rá ctic o s » , e n to n ce s « e s razon ab le p reg u n tarse

21 H. K e l s e n , The Law of the United Nations. A Critical Analysis o flts Fundamental Prob-
lems, London, 1950, introducción.
22 G. T a r e l l o , Diritto, enunciati, usi, cit., p. 395. Según T a r e l l o , «las interpretaciones
de los enunciados preceptivos (esto es, los "significados” atribuibles a los enunciados
preceptivos, es decir, desde otro punto de vista, las “normas" expresadas por tales
enunciados), en cuanto segmentos del lenguaje en uso preceptivo, no son (no pueden
ser) ni verdaderas ni falsas» (G. T a r e l l o , Diritto, enunciati usi, cit., p. 395, la cursiva
es propia). Pero este modo de ver no persuade. Un enunciado interpretativo ( “T signi­
fica S”) es un enunciado metalingüístico que incorpora dos enunciados del lenguaje
objeto: el enunciado interpretado (el texto T ) y el enunciado interpretante (el signifi­
cado S). Evidentemente, T a r e l l o aquí confunde el enunciado interpretativo con el
enunciado interpretante. Este último es por cierto una norma. Pero ello nada nos dice
sobre el estatuto lógico del enunciado interpretativo, ya que la norma en cuestión es
no proferida mediante el enunciado interpretativo, sino solo mencionada en él. Cfr. R.
Hernández Marín, Interpretación, subsunción, y aplicación del derecho, Marcial Pons,
Madrid-Barcelona, 1999. Creo que para resolver el problema se deba abandonar la idea
de que las funciones respectivamente descriptiva v prescriptiva del lenguaje sean (no
solo mutuamente exclusivas, sino también) conjuntamente exhaustivas (se vea por ej.
J.R. Searle, Speech Acts. An Essay in the Philosophy ofLanguage, Cambridge U.P., Cam­
bridge, 1969). Hay buenas razones para considerar que los enunciados interpretativos
tengan carácter "adscriptivo”, no diversamente que las definiciones estipulativas.
23 A. Ross, On Law and lustice, Stevens & Sons, London, 1958, p. 46.
24 H.L.A. H a r t , “American iurisprudence through English Eyes: The Nightmare and the
Noble Dream" (1 9 7 7 ), ora in H a r t , Essays in Jurisprudence and Philosophy, Clarendon,
Oxford. 1983, p. 132.
La interpretación de la Ley

an te to d o p ara h a ce r qué una teo ría sirva o p ara qué pueda se rv ir; no siendo
razon ab le el no p lan tearse tal p regu n ta», a m en os que se quieran s u stra e r las
d o ctrin as de los ju ristas a la crítica p o lítica25.
D esde el punto de vista de T a r e l i .o , las d o ctrin a s de los ju rista s deben ser
analizadas no co m o te o ría s cien tíficas (o sea. d iscu rso s de los que se p ueda
co n tro la r la verdad o falsed ad ), sino co m o o p e ra cio n e s de p olítica del d e re ­
ch o , su scep tib les, co m o tales, no ya de ap re cia ció n cien tífica, sino m ás bien
de v alo racio n e s id eológico-p olíticas.
En las tesis de T a r e l l o se puede leer, im plícita, la su g eren cia de to rn a r objeto
de cien cia ju rídica no a las "n o rm a s" (e n cu alq u ier sen tid o de esta p alab ra),
sino a las d o ctrin a s y las activid ad es m an ip u lad oras de los ju ristas. T a r e l l o .
en sum a, da cré d ito a la idea de que c o n o c e r el d e re ch o sea no ya c o n o c e r
los d o cu m en to s legislativos, sin o c o n o c e r su uso p o r p arte de los o p e ra d o re s
ju ríd ico s26.
3. T a r e l l o recu e rd a co n sim patía aquél m agistral en sayo de 1 9 6 1 en que G e­
naro G a r r i ó aclaró m uy bien que la antigua cu estió n a ce rc a de “si los ju e ce s
c re a n d e re c h o ” tie n e c a r á c te r no e m p íric o , sin o v a lo ra tiv o 2'. E sto es así
p orq ue lo que h acen los ju eces cu an d o p ro n u n cian se n te n cia s no tien e nada
de m isterio so . La p o lém ica so b re la creativ id ad de la ju risp ru d en cia n ace del
h ech o de que la e x p re sió n “c re a r d e re c h o ” (a d e m á s de su in d eterm in ació n
s e m á n tica ) p e rte n e c e , c o m o dice T a r e l l o . «al lenguaje en función p e rsu a ­
siva y no al lenguaje en función in fo rm ativ a o d e scrip tiv a » ; de m od o que las
d iversas resp u estas a la cu estió n no co n stitu y e n d e scrip cio n e s altern ativ as

25 G. T a r e l l o , “Replica" (Il diritto come ordinamento), en R. Orecchia (ed .), Il diritto


come ordinamento / Informazione e verità nello stato contemporaneo, Giuffré, Milano,
1976, p. 236 s.
G. T a r e l l o , Il realismo giuridico americano, cit., spec. p. 199 ss. Esta sugerencia con­
cuerda con las teorías de la ciencia jurídica reconducibles al realismo jurídico. Se puede
decir, muv en general, que sea característica del realismo la tesis según la cual: (a ) la
ciencia jurídica puede solo ser, como toda otra ciencia, una ciencia empírica: (b ) objeto
de ciencia jurídica, por tanto, pueden ser solo los hechos, y no las normas: (c ) es tarea
de la ciencia jurídica prever el comportamiento futuro de los órganos de aplicación;
(d ) tal previsión, evidentemente, es posible solo a condición de conocer las prácticas
aplicativas precedentes. Por otra parte, T a r e l l o considera que las prácticas aplicatívas
estén condicionadas en última instancia por conceptualizaciones y sistematizaciones
de la dogmática (véase sobre todo G. T a r e l l o , "La semantica del neustico”. 1968, en
Diritto, enunciati, usi, cit.). Naturalmente, este tipo de ciencia jurídica no puede ser
practicada por los juristas mismos: si no a condición de que ellos, por así decir, trai­
cionen su habitual trabajo dogmático. Las doctrinas de los juristas, lejos de ser obra
de ciencia, son más bien obra de política del derecho: son por tanto no ya la “ciencia"
jurídica, propiamente entendida, sino más bien uno de sus objetos de estudio.
27 G.R. G a r r i ó , “‘L os jueces crean derecho' (Exam en de una polémica jurídica)” (1 9 6 1 ),
ahora en G a r r i ó , Notas sobre derecho y lenguaje. IV ed., Abeledo-Perrot, Buenos Aires,
1994.
Prólogo

de la actividad ju risdiccion al, sino que sim p lem en te reflejan «d iv erg en cias
p o lítico -id eo ló g icas» — en to rn o a la así llam ada sep aració n de los p o d eres, a
las relacion es e n tre el legislad or d e m o crá tico y el p o d e r judicial, e tc. — y «un
d iverso uso del lenguaje en función p e rsu a siv a » 28.
D icho esto, T a r e l l o agrega: « c o m o es obvio, este fino análisis de C a r r ió pue­
de v aler tam bién para el problem a m ás g en eral, de si la n o rm a p reced a co m o
d ato, o siga co m o p ro d u cto , a la in te rp re ta ció n de los o p e ra d o re s ju ríd ico s» 29.
Pues bien, c o m o h em o s visto , la tesis ce n tra l de la teo ría de la in terp retació n
de T a r e l l o es p re cisa m e n te que la n o rm a sea no el ob jeto (u n dato p re-
co n stitu id o ), sino el resu ltad o (el p ro d u c to ) de la in te rp reta ció n . P ero en este
paso T a r e l l o p a re ce ad m itir (¿ c o n fe s a r? ) que esta tesis no es in o ce n te : es no
ya una n eutral d escrip ció n , sino una reco nstrucción, que su p on e una elecció n
valorativa.
Cada teo ría de la in te rp re ta ció n — in d e p e n d ie n te m e n te de las su bjetivas
in ten cion es de su au tor, o in clu so a p esar de ellas — p uede s e r en ten did a,
y frecu e n te m e n te ha sido en ten d id a, co m o una re co m e n d a ció n de p olítica
del d erech o . En p articu lar, la tesis an ti-fo rm alista (e n sus m uchas v a ria n te s)
p areció a m u ch os una d o ctrin a dirigida a lib erar a los juristas y ju e ce s de todo
vín cu lo de “fidelidad a la le y ” y, en su m a, a fa v o re ce r la “libre c re a c ió n ” de
d erech o p o r p a rte de los in té rp re te s30. El realism o de T a r e l l o , sin em b argo,
p arece dirigido a ob jetivos d iferen tes, y m ás bien o p u esto s, a aquellos fre­
cu e n te m e n te atrib u id os a las tesis a n ti-fo rm a lista s31.
A n te tod o, es n e ce sa rio reflejar, tod a vez que no fu ese obvio, que la d is cre cio -
nalidad, aun si in h eren te a cu alq u ier d ecisión in terp retativ a, puede s e r m ás
o m en os e x te n sa , m ás o m en o s c ircu n scrip ta . El grad o de d iscrecion alid ad
co n ced id o a los in térp retes d ep en d e de m u ch as variables. E n tre las variables
m ás im p o rtan tes, p o r ejem plo, el grad o de co n flictiv id ad p o lítico -id eo ló g ica
p resen te en la d o ctrin a y en la c o rp o ra ció n judicial y la té cn ica de form u la­

28 G. T a r e l l o , Diritto, enunciati, usi, cit., p. 3 9 8 .


29 G. T a r e l l o , Diritto, enunciati, usi. cit., p. 3 9 8 .
30 Cfr. por ej. U. S c a r p e l l i , "Filosofia e diritto”, en AA.VV., La cultura filosofica italiana dal
1 9 4 5 11980, ESI, Napoli. 1 9 8 2 ,1 8 9 : «Afirmar, en clave juspositivista. que el derecho es
un conjunto de normas producidas por órganos competentes y procesos autorizados en
sus relaciones jerárquicas, fue un modo de tratar de mantener, dentro de la dinámica
política llena de puntos de fuga, la primacía de la legislación, constitucional y ordinaria;
(...) decir a los jueces, con una actitud favorable al “derecho libre”, que el derecho es
el conjunto de las decisiones judiciales, ha expresado un esfuerzo por convencer a los
jueces de adoptar iniciativas políticas dirigidas a la transformación del derecho, con
traslado del poder del parlamento, precisamente, a los jueces».
31 Ejemplar en tal sentido: G. T a r e l l o , Recensione di M. C a p p e l l e t t i , Giudici legislatori?
(Milano, 1984), in Quadrimestre. Rivista di diritto privato. 1 ,1984, n. 2, p. 379 ss., donde
el autor califica a la producción judicial de derecho nada menos que como una suerte
de «ilícito constitucional».

17
La interpretación de la Ley

ción de los d o cu m e n to s n o rm ativ o s. Pues bien, la idea de T a r e l l o es que el


esp acio del d e re ch o ju risp ru d en cial, aun si no elim inable. deba al m en os e sta r
c ircu n scrip to : p o r un lado, co m b atien d o la p olitización de los ju e ce s: p o r el
o tro , ev itan d o fo rm u lacio n es legislativas vagas, am biguas, in d eterm in ad as32.
A dem ás, T a r e l l o co n sid e ra que la cre a c ió n ju risp ru d en cial de d e re ch o , p re ­
cisam en te porque inevitable, deba ser: ( a ) exp lícita, (b ) co n scie n te .
Es bueno que la creació n judicial ( y d o ctrin a l) de d erech o sea exp lícita, porque
solo bajo esta co n d ició n es posible e je rc e r so b re ella un co n tro l c rític o : no
tan to p o r p arte de la opinión pública, cu an to m ás bien p o r o b ra de la “cu ltu ra
ju ríd ica in tern a”33.
Es b uen o que la cre a ció n ju d icial (y d o c trin a l) de d e re ch o sea co n scie n te ,
d esde que es preferib le que los o p e ra d o re s lleven a cab o e le ccio n e s políticas
en vistas a resu ltad os p rá ctico s p rev isto s y d esead o s, an tes que decid an c ie ­
g am en te — p or ejem plo, p o r re sp e to a una co n stru c c ió n d o g m ática elegan te
— sin rep re se n ta rse co n clarid ad los posibles resu ltad o s de las d ecisio n es34.

32 Cfr. por ej. G. T a r e l l o . “Atteggiamenti dottrinali e mutamenti strutturali dell'organizzazione


giuridica’’ (1 9 8 1 ), ahora en Cultura giuridica e politica del diritto, cit., p. 3 4 9 ss.
33 L’espressione virgolettata è di G. T arello , “La nozione di diritto positivo" (1 9 7 7 ), ahora
en Cultura giuridica e politica del diritto, cit., p. 205 ss.
34 Muchas afirmaciones en tal sentido pueden leerse en G. T a r e l l o , II realismo giuridico
americano, cit.

18 |
Notas introductorias a La interpretación de la ley

D iego D ei Vecchi

. El re a lis m o ju ríd ic o g e n o v é s: de la te o ría del d e re c h o a la te o ría d e la in te r ­


1 p re ta c ió n . En el año 1 9 6 1 H .L .A . H a r t iniciaba T h e C oncept o f Law dicien d o
que « [p Jo c a s p regu ntas re fe re n te s a la so cied ad hum ana han sido form u lad as co n
tan ta p ersisten cia y resp on d id as p o r p en sad o res serio s de m an eras tan diversas,
e x tra ñ a s, y aun p arad ójicas, co m o la p reg u n ta “¿qué es el d e re c h o ? ”» 1. De e n tre
esas tan tas fo rm u lacio n es y resp u estas una de ellas co n siste, p arafraseánd ola acaso
algo ru d im en tariam e n te , en que el d e re ch o es aquello que los ju e ce s dicen que es.
E sta resp u esta, o sus m ás so fisticad as e xp re sio n e s, aco m u n a a los que suelen
etiq u etarse co m o ‘R ealism o s ju ríd ico s’, de e n tre los cu ales es hoy usual distinguir
a tres: el n o rte a m e rica n o , e n tre cu y o s e x p o n e n te s h istó rica m e n te p arad ig m ático s
su elen cita rse a L l e w l l y n y F r a n k ; el e scan d in av o, cu ya gén esis habría de bus­
ca rse en los trabajos de H a g er st r o m y ; p o r últim o, el g en ovés e n cab ezad o p o r
G io v a n n i T a r e l l o .
Si bien la posibilidad de id en tificar a una gen uina escuela g en o v esa así co m o
la op ortu n id ad de d en o m in arla «iu srealism o g en o v és» ha sido p u esta en dudas
reiterad am en te, decía h ace no m u ch o tiem p o M auro B a r b e r is , luego de p ro p o n e r
liquidar esa d iscu sión p o r o cio sa , dado que «los n o m b res p rop ios d en o tan p e ro no
co n n o ta n » , que « e x p re sio n e s co m o "iu srealism o g e n o v é s”, “E scu ela de G én o v a” o
tal vez “viejos am igos o alu m n os de T a r e l l o ” co n n o ta n cie rta m e n te y, de tod os
m od os, no se dejan red u cir a una e tiq u e ta » 2.
Sea cual fuere el n o m b re p rop io que se le atrib uya, lo c ie rto es que co n G io -
van ni T a r e l l o se in ició en la ciudad de G én ova una escu ela, o algo sim ilar a una
escu ela, d ond e se fo rm aro n te ó rico s del d e re ch o c o m o S ilvan a C a s t ig n o n e , R ic -

1 Citado de la edición castellana, H a r t, 1 9 9 2 : 1 .


2 B a r b e r i s , 2 0 1 1 : 2 0 9 . Recientemente lordi Ferrer Beltrán y Giovanni Ratti defendían la
identificación de una escuela sobre la base de ciertas tesis presuntamente compartidas
por sus miembros. Lo hacían a modo de introducción a una obra titulada, precisamente,
Realismo jurídico genovés, en la que se discutieron numerosas tesis de dicha 'escuela'
(cfr. F e r r e r B e l t r á n & R a t t i , 2 0 1 1 : 12, nota 4 ) . Algunos años antes, manifestando
una especie de escepticismo sobre el escepticismo genovés decía Pierluigi Chiassoni: «Non
so se la scuola genovese esista davvero — un pregiudiziale individualismo mi induce
a scorgere unicamente singoli studiosi, all'opera in un edificio postbellico di una via
malsana dell’angiporto» ( C h i a s s o n i , 1 9 9 8 ) .

I «
La interpretudón J e la Ley

c a r d o G u a s ti n i , P a o l o C o m a n d u c c i, P i e r l u i g i C h ia s s o n i, M a u r o B a r b e r i s v
G io v a n n i B a t t i s t a R a t t i , cu yos in te re se s te ó rico s 110 son cie rta m e n te id én ticos,
ni sus tesis son co in cid e n te s en relación a los m ism os in tereses, p ero que en gran
m edida han co in cid id o re sp e cto al lugar ce n tra l que en la te o ría del d e re ch o o cu pa
la interpretación de la ley. P o r lo m en o s en esto , la influencia de G io v a n n i T a r e l l o
p arece h ab er sido d e te rm in a n te 3.
En este sen tid o , la co in cid e n cia a c e rc a del lugar c e n tra l que la te o ría de la
in terp retació n ju ríd ica o cu p a d e n tro de una teo ría del d e re ch o p a re ce p o d e r e x ­
p licarse refirien d o a c ie rta s cu e stio n e s gen erales.
En p rim er lugar, a la co n v icció n de que una em p resa g en u in am en te te ó rica
debe (lim ita rse a ) d escrib ir el fen ó m en o a ce rca del que teo riza, en tod o ca so , sin
ad p tar p o sicio n es de tipo é tico -n o rm a tiv o . En este a sp e cto , G énova no fue ajena a
la ten d en cia an alítico -lin g ü ística italiana que e n cu e n tra su m anifiesto en el ensayo
titulado Scienza del diritto e analisi del linguaggio de N o r b e r t o B o b b io ( 1 9 5 0 ) 4.
En este o rd en de ideas, la te o ría del d e re ch o es un m eta-lenguaje, un lenguaje que
v ersa sob re el lenguaje de los ju e c e s y ju ristas: h a c e r teoría del d e re ch o im plica
h a ce r m eta-jurisprudencia d escrip tiva".
En segu nd o lugar, a una co n sta ta ció n e m p írica p ro d u cto de una a p ro x im a ­
ción con p reten sio n e s te ó rica s al lenguaje ob jeto (el lenguaje ju risp ru d en cia l): la
co n sta ta ció n de que los te x to s que ju e ce s y ju ristas id en tifican co m o fu en tes del
d erech o son u sados p o r ellos de m últiples y d iv erso s m o d o s, sién d oles atrib uidos
d iversos significados en diversas circu n stan cias. Esta con statació n fuerza a rech azar
al form alism o m ás ingenuo que afirm a e n c o n tra r e n tre te x to o d isp osición n o r­
m ativa y n orm a (su sign ificad o) una relación de iden tid ad 6, ab razan do en cam b io
al escepticism o interpretativo.
De tal m od o, dado que las n o rm a s que los te x to s legales e x p re se n ( y que p o r
tan to sean d e re ch o ) d ep en d en en un sen tid o fu erte de lo que los ju e c e s y ju ristas
digan que ellos e xp re sa n , habrá que p o n e r el fo co de a te n ció n en sus activ id ad es
atrib u tivas de significado, e sto es. en la interpretación de la ley.
En este asp ecto , si bien las p rim eras huellas de T a r e l l o en el te rre n o de la
interpretación jurídica p ueden e n c o n tra rs e en v ario s trabajos su yos de los añ os 6 0 7,
lo cie rto es que la obra cuya tra d u cció n al castellan o aquí se p re se n ta co n tie n e

•* La influencia claramente más relevante de T a r e l l o puede verse, por ejemplo, en la


entrevista que a R i c c a r d o G u a s t i n i efectuase M a n u e l A t i e n z a en Doxa, 2004.
4 Ahora en B o b b i o . 2 011. T a r e l l o aludía al «atteggiamento analitico-linguistico» cuyo
mayor exponente encontraba precisamente en Norberto B o b b i o : «... direi piuttosto
“atteggiamento” che “tendenza" o (peggio) “scuola"» ( T a r e l l o , 1974a: 5 ) . Ver también,
G u a s t i n i , 1994, G u a s t i n e 2 013, cap. I.
5 Entendiendo «jurisprudencia» como «prudentia juris» o «sapientia juris».
6 Sobre diversas acepciones de formalismo, T a r e l l o , 1961, T a r e l l o , 1974b.
7 Entre los varios textos vale mencionar T a r e l l o , 1968. Por lo demás, ellos están en
general incluidos en T a r e l l o , 1974a.

20
Notas introductorias a La interpretación de la ley

una exp resió n unitaria del p e n sa m ie n to del au to r so b re el asu nto. Ella es algo así
co m o una b itáco ra de la ex p lo ra ció n m in u cio sa de las tie rra s de la in te rp re ta ció n
d u ran te m ás de v ein te años.

2. L a te o ría del d e re c h o c o m o m e ta -le n g u a je . Lo d ich o hasta aquí no quita


en absolu to im p o rta n cia a las o b ras p re ce d e n te s de T a r e l l o . tan to a aquellas
co n ce rn ie n te s a la in te rp re ta ció n cu a n to a las que (al m en o s en a p a rie n cia ) son
ajen as a ella. En e fe cto , La interpretación de la ley ( I L ) no solo es co ro la rio de una
m inu ciosa exp lo ra ció n en m ateria de in te rp re ta ció n , sino que es p ro b ab lem en te
tam bién co ro la rio de sus largos añ os de reflexió n a ce rc a del d e re ch o , la teo ría del
d erech o y la cu ltu ra ju ríd ica en gen eral.
En este sen tid o , y p o r solo m e n cio n a r algunos trab ajos de T a r e l l o , sus in­
clin acio n es realistas se dejaban v e r ya en sus estu d io s so b re el realism o ju ríd ico
am e rica n o de co m ie n z o s de la d écada del 6 0 s: p ero p o r su pu esto, del m ism o m od o
que « se puede estu d iar liberalism o, p o r ejem plo, sin d ejar de s e r co m u n istas,
fascistas o an arq u istas», se p ued e estu d iar al realism o ju ríd ico sin a d h e rir a él9.
La ap aren te ad hesión al realism o quizás haya de b u scarse en las su g eren cias
m etod oló gicas que se d e te cta n en el trabajo de T a r e l l o so b re las teorías e ideolo­
gías en el derecho sindical'". E ste trabajo, d ice G u a s t in i , «p u ed e co n sid e ra rse una
su e rte de m an ifiesto de la m eta-ju risp ru d en cia ta re llia n a » 11. Allí se delinea la idea
de la teo ría del d e re ch o co m o m eta-ju risp ru d en cia an alítica y e m p írica, e sto es,
c o m o análisis del d iscu rso de los ju rista s en d e te rm in a d o s m o m e n to s h istó rico s.
Se veía allí tam bién el p u n to del d iscu rso en que, a c rite rio de T a r e l l o , debía
p o n erse el fo co de aten ció n : en las in clin acio n es p o lítico -id eo ló g icas de los ju ris­
tas, d eterm in an tes de la activid ad in terp retativ a. Ello esp e cia lm e n te d errib an d o
la fachada ‘co g n itiv ista ’ a c e rc a de la in te rp re ta ció n : aquella c o n c e p c ió n de la in­
te rp re ta ció n co m o activid ad co g n itiv a de n o rm a s p re co n stitu id a s12. La activid ad
del teó rico , p or tan to , ha de co n sistir en una «so ciología de la cu ltu ra ju rídica»
en ten d id a c o m o «el co n ju n to de las p o stu ra s, de los m od os de e x p re sa rse , de los
m od os de arg u m en tar, p rop ios de los o p e ra d o re s ju ríd ico s en su co n ju n to » 13.
Pues bien, esta m etod ología p a re ce s e r d e te rm in a n te de, o bien d eterm in ad a
p or, o quizás am b as, la co n c e p c ió n ( realista) tarelliana del d e re ch o : «el d e re ch o
no es ob jeto, sin o fruto de la in te rp re ta ció n : en tal sen tid o , él es una variable de­
p en d ien te no solo y no ta n to de la legislación, cu an to so b re to d o de la actividad
d o ctrin aría y ju risd ic cio n a l» 14.

s T a r e l l o , 1962.
g B a r b e r i s , 2 0 1 1 :2 0 2 .
10 De la segunda edición, T a r e l l o , 1972.
11 G u a s t i n i , 1 9 9 6 : 17.
12 Esta 'fachada' sería producto de la historia de nuestra «cultura jurídica»: Ta r e l l o , 1976:15.
13 Guastini. 199 6 : 25.
14 Guastini, 1 996: 24.

I 21
La interpretación de la Ley

3 . El e s c e p tic is m o g e n o v é s: de la e q u iv o cid a d al ra z o n a m ie n to ju ríd ic o . La


c o n ce p c ió n sob re el d e re ch o a la que se hizo alusión, so b re to d o en lo referen te
al lim itado rol de la legislación en la d e te rm in a ció n de lo que el d e re ch o es, se
posa en gran m edida so b re una serie de c o n sta ta cio n e s e m p íricas que co n d u cen
al esce p ticism o in terp retativ o : una p o stu ra que P i e r l u g i C h ia s s o n i h ace algunos
añ os calificab a co m o ineluctable1S.
A fines m eram en te in tro d u cto rio s, p od ría d e cirse que el e sce p ticism o in te r­
p retativo se cim ien ta en la d istinción, fundam ental en el p en sam ien to de T a r e l l o ,
e n tre , p o r un lado, d isp o sicio n es n o rm ativ as (len gu aje del legislad or) y, p o r el
o tro , sign ificad o s a e so s e n u n ciad o s atrib u id o s ( n o r m a s ) 16. Esta d istin ció n se
basa p recisam en te en una c o n sta ta ció n em p írica a la que G u a st in i refiere en el
prólogo a esta ob ra, a sab er: que tod os los en u n ciad o s lingü ísticos que co n stitu y en
d isp o sicion es n o rm ativ as pueden ser, y de h ech o son, en ten d id os y u sados en
m od os d iversos y co n flictiv o s p o r los d iv erso s o p e ra d o re s ju ríd ico s en d iversos
m o m en to s y circu n sta n cia s 17.
Esta co n statació n em p írica daría cu e n ta del c a rá c te r d e ciso rio ( y no co g n iti-
v o ) de la activid ad in terp retativ a de los ju ristas y ju eces: en e fe cto , d ice T a r e l l o ,
« [a ]n te s de la activid ad del in térp rete, del d o cu m e n to ob jeto de la in terp retació n
se sabe solo que ex p re sa una o m ás n o rm a s, no cu ál sea esta n o rm a o cu áles sean

15 C h i a s s o n i , 1 9 9 8 . El escepticismo genovés está allí caracterizado según las siguien­


tes cuatro tesis aquí muy brevemente reconstruidas: (i) entender a los enunciados
interpretativos del tipo « T significa S» como similares a las definiciones estipulativas
(cfr. nota 22 del prólogo a esta obra): (ii) concebir a la actividad interpretativa como
actividad con carácter prescriptivo y no cognoscitivo (en la nota 22 del prólogo antes
citada G u a s t i n i debilita esta afirmación al decir que parece más adecuado entender
a los enunciados interpretativos como con ‘carácter adscriptivo’); ( iii ) prescindir de
una teoría del significado para dar cuenta de lo anterior, siendo suficiente con observar
lo que hacen los juristas cuando interpretan documentos normativos; (iv) el néustico
de los enunciados prescriptivos jurídicos influye sobre el fràstico de tales enunciados,
tornándolo peculiarmente indeterminado. Este último punto, que no puede ser tratado
aquí, remonta a un artículo memorable de T a r e l l o en que se discutían algunas tesis de
Haré aplicadas a la interpretación de la ley. En pocas palabras, la tesis de T a r e l l o con­
sistía en que la interpretación de un enunciado jurídico como (continente un néustico)
prescriptivo (o imperativo) tenía consecuencias relevantes sobre la identificación del
fràstico (la parte preposicional de todo enunciado, prescriptivo o asertivo), de modo que
éste no era (necesariam ente) el mismo que el del enunciado interpretado con función
descriptiva como Haré habría sostenido (cfr. T a r e l l o , 1 9 7 4 c , T a r e l l o , 2 0 1 1 ) .
16 Por todos, T a r e l l o , 1968.
17 Ver también G u a s t i n i , 1996: 20. Lo contrario «contrasta con la experiencia de las so­
ciedades modernas, y también con las reglas de uso del vocablo “interpretación" en cada
una de las tecnificaciones diversas respecto a las jurídicas (por ej., en las matemáticas
y lógicas, en las artísticas y críticas, y así en adelante): y es este uno de los factores
que militan para el abandono de la locución “interpretación del derecho” en favor de
“interpretación de la ley”» (1L, Cap. I, § 2 ) .

22
Notas introductorias a La interpretación de la ley

estas n orm as: “n o rm a ” significa sim p lem en te el sign ificad o que ha sido dado, se
decid e d ar o se p ro p o n e dar, a un d o cu m e n to que se co n sid e ra , so b re la base de
indicios form ales, e x p re s e alguna d irectiv a de a c c ió n » 18.
De tal m od o, ‘la in d e te rm in a ció n del d e re c h o ’ no se red u ce a aquella que p re ­
d o m in an tem en te p reo cu p ab a a H a r t (i.e . la vaguedad de los c o n ce p to s de cla se )
sino que se e xtien d e a un fen ó m en o p e rsiste n te m ás relevan te: la eq uivocid ad de
las d isp osicion es n orm ativas: en b reve, el h ech o de que cada d isp osición n orm ativa
ex p re sa m ás de una n o rm a 19.
Sin em b arg o , ¿qué es lo que e sto significa? ¿Significa a caso que los en u n cia ­
dos son en vases v a cío s a los que cu alq u ier significado (n o r m a ) les es atribuible?
Pues m e atrev ería a d e cir que no. Aun cu an d o esta p osició n e x tre m a (p ro p ia del
‘realism o a m e rica n o ’ ca rica tu riz a d o ’a la F r a n k ’ ) 20 haya sido atribuida a, o ap a­
ren te m e n te defendida p or, algunos g en o v eses21. el m ism o T a r e l l o en la o b ra que
aquí se p resen ta m arcaba una línea de fro n tera e n tre las atrib u cio n es de significado
aceptables (a ca so m eram en te p o r razo n es cu ltu rales) y las in acep tab les22. En la obra
de T a r e l l o , el c a rá c te r acep tab le o no de una atrib u ció n de significado co n d u ce al
estu d io de las reglas que en té rm in o s m uy g en erales p o d rían a h o ra c a ra c te riz a rse
co m o ‘del razo n am ie n to ju ríd ico ’23.
En este sentido, T a r e l l o tenía p resen te que teo rizar ace rca de la in terpretación
ju ríd ica puede sign ificar d e scrib ir dos fen ó m en o s no n e ce sa ria m e n te id én tico s
aunque m uy p o sib lem en te re la cio n a d o s24: p o r un lado, la activ id ad m en tal de
atrib u ir significado a d isp o sicio n es n o rm ativ as y. p o r el o tro , los d o cu m e n to s o

18 IL, Cap. II, § 10.


19 Por todos, G u a s t i n !, 2011: 39 y ss.
20 Cfr. R a t t i , en Estudio introductorio a Leiter, 2012.
21 Cfr. B a r b e r i s . 2001: 10-11.
22 Cfr. G u a s t i n i , 1992: 110, quien hablaba de los vínculos dependientes del ambiente
cultural de que se trate, los cuales si bien admiten una gama de significados diversos
para cada enunciado, esa gama está indefectiblemente limitada. Más recientemente se
caracterizó a la interpretación ’como cognición' como aquella consistente en «identificar,
de un texto normativo, los diversos posibles significados (teniendo en cuenta las reglas
de la lengua, las diversas técnicas interpretativas en uso. las tesis dogmáticas difundidas
en la doctrina, etc.) sin elegir uno de ellos» ( G u a s t i n i , 2 0 1 1 :2 7 -2 8 ). T a r e l l o dejaba ya
lugar para la cognición cuando hablaba de detección ( rilevamento) de atribuciones de
significado efectivamente llevadas a cabo por los jueces en su actividad decisoria v /o
por los juristas en su actividad prepositiva o propagandística (cap. II, § 10).
23 Esta moderación del escepticismo acerca notablemente el realismo genovés (al menos
en este aspecto) a la reciente reformulación del realismo americano en la obra de B r ia n
L e i t e r ( L e i t e r , 2 0 1 2 ). La obra fue traducida al español precisamente por un miembro
de la ’escuela’ de Génova, G io v a n n i B a t i s t a R a t t i .
24 IL, Cap. II, § 6.

| 23
La interpretación de la Ley

«en tid ad es lin g ü ísticas» p ro d u cid o s p o r los in té rp re te s25. En la o b ra de T a r e l l o


p a re ce id en tificarse in te rp re ta c ió n -p ro c e s o co n la activid ad m en tal de atrib u ció n
de significado e in te rp re ta ció n -p ro d u cto co n el frag m en to del d o cu m e n to en que
se e xp resa qué significado se atrib uye a qué d isp osición . Sin em b arg o , la cu estió n
ce n tra l p a re ce p asar p o r o tro sitio, a sab er: p o r las razo n es que los ju e c e s y ju ris­
tas alegan en favor de lo que T a r e l l o llam a • in terp retación -p rod u cto', e sto es,
los «d o cu m e n to s p rod u cid os p o r los ju e ce s co m o m o tiv a cio n e s en d e re ch o de la
se n te n cia » 26.
E sto es así p orq ue, aunque sea c ie rto que no hay una relació n co n ce p tu a l
de co rre sp o n d e n cia e n tre la activid ad m en tal d eciso ria y la m o tiv ació n de esa
d ecisió n 27, d ice T a r e l l o , las « cu ltu ra s ju ríd icas m o d e rn a s» im pon en a los ju e ce s
el m o tiv ar sus d ecisio n es, de m od o que, sea «fo rm al o su stan cial», la relació n
su bsistirá en esto s ám b itos cu ltu rales28. En e fe cto , se tra ta de una relación que el
au to r co n sid era « e s tru c tu ra l» , que ha de d arse e n tre aquellas d ecisio n es (e n este
caso las de los ju e ce s) que p arten de en u n ciad o s p re te n d id a m e n te e xp resiv o s de
n o rm as ya co n ten id as en ellos (d e cisio n e s que T a r e l l o llam a « h e te ró n o m a s » ) y
la n ecesid ad de ju stificar tales d ecisio n es en vistas a p e rm itir el co n tro l s o c i a F .
P or su p a rte , e se c o n tro l so cia l so b re las d e cisio n e s de los ju e c e s , d e cía
T a r e l l o , se lleva a cab o en n u estras cu ltu ras ju ríd icas a trav és de aquello que
h ab itu alm en te se d en o m in a « ra z o n a m ie n to ju ríd ico » . Pues bien, el estu d io de las
«reg las del c o rr e c to ra z o n a r ju ríd ico » co n firm a n y d elim itan la tesis del e s c e p ti­
cism o in terp retativ o .

4. El ra z o n a m ie n to ju ríd ic o y los lím ites del e s c e p tic is m o . Es usual en te n d e r


que las d ecisio n es ju diciales están justificadas en tan to apliquen una n orm a gen eral
(e x tra íd a de las d isp o sicio n es n o rm a tiv a s) a un ca so p rob ado subsum ible en el
su p u esto de h ech o de esa n o rm a g e n e ra l’0. E sta ap licació n de n o rm as, u su alm en ­

25 Cfr. C o m a n d u c o , 1 9 8 7 : 2 6 6 , C o m a n d ü c c i , 2 0 1 1 : 5 5 - 5 6 . Si bien esta distinción suele


explicarse por medio del recurso a la ambigüedad proceso-producto esto parece algo
oscuro en la obra de T a r e l l o . Esto así, dado que al tiempo que la actividad mental
interpretativa puede referir al proceso (m ental) y a su producto (la atribución mental
de significado), la actividad interpretativa documental (o de motivación) puede referir
al proceso (motivacional de la interpretación) y a su producto (el documento final en
que la motivación se cristaliza).
26 Co m a n d ü c ci, 2 0 1 1 : 56.
27 Dado que la decisión podría no ser explicable por las razones aducidas para su justifi­
cación.
28 IL, Cap. II, § 11.
29 Esta relación no se daría respecto a las «decisiones autónomas» mediante las cuales
esos enunciados se formulan: el legislador no motiva (cfr. IL. Cap. II, § 11).

TO A l c h o u r r ÓN & B u l y g i n , 2 0 0 6 [ 1 9 7 1 ] : 2 1 2 . A un qu e p u e d e p a sá rse la p o r alto a los
e f e c to s de esta i n t r o d u c c i ó n , h ay que t e n e r p r e s e n te la d is tin ció n e n t r e d e c is i ó n - a c t o
y d e c i s i ó n - n o r m a . La d e c is i ó n - a c t o , a la que se h a c e re f e re n cia e n el t e x t o , c o n s is t e en
Notas introductorias a La interpretación de la ley

te p resen tad a co m o una in feren cia en m odus p o n en s d ond e de la p rem isa m ay o r


(n o rm a g e n e ra l) en co n ju n ció n co n la p rem isa m e n o r (e n u n c ia d o fá c tic o ) se in­
fiere la n o rm a individual (d ecisió n n o rm a )31, co n stitu y e lo que suele d en o m in arse
‘ju stificació n in te rn a ’ de la d ecisió n judicial.
No ob stan te, la 'ju stificación in te rn a ’ nada d ice a c e rc a de la d e te rm in a ció n y
ju stificación indepen d ien te de cad a una de las prem isas del razo n am ien to , y es esta
la razón p o r la que se había afirm ad o hacía ya algunos añ os que ella co n stitu y e un
m od elo « e sp u riam e n te sim p lificad o» de la d ecisión ju d icial32.
Buena p arte de la literatu ra iu sfilosófica se c e n tró , luego de e sta co n sta ta ció n ,
en el estudio de las form as de arg u m en tació n ab arcad as bajo el acáp ite de ’ju stifica­
ció n e x te r n a ’: aquella que v ersa so b re cad a una de las p rem isas33. En e ste sen tid o ,
ju stificar e x te rn a m e n te una d ecisió n judicial im plica d ar resp u esta a las llam adas
quaestio iuris y questio fa cti. e sto es. re sp e ctiv a m e n te , d e te rm in a r cuál es la n o rm a
aplicable y d e te rm in a r si un ca so en ella subsum ible ha e fe ctiv a m e n te o cu rrid o .
En rigor, d ar resp u esta a la quaestio fa cti req u iere ju stificar dos cu estio n es
relativ am en te in d ep en d ien tes. P or un lado, la de te n e r p o r prob ado un en u n ciad o
a ce rca de un h ech o y, p o r el o tro , la de su b su m ir a ese en u n ciad o fá ctico en el
su pu esto de h ech o g e n é rico de la n o rm a p e rtin e n te . E sta o p e ra ció n de subsunción
es lo que G u a s ti n i d en o m in a in te rp re ta ció n in co ncreto3*.
En cu alq u ier ca so , tan to la ju stificació n in tern a (i.e . la in feren cia p o r m odus
p o n e n s ) cu an to la in te rp re ta ció n in concreto p resu p o n en una a p a re n te m e n te m ás
significativa o p e ra ció n : la atrib u ció n de sign ificad o a las d isp o sicio n es n o rm a ­
tivas, i.e. a los te x to s legales. La ju stificació n in tern a p resu p o n e esta o p e ra ció n
porq ue la in feren cia aplicativa de una norm a req u iere, n atu ralm en te, de la previa
d e term in ació n de la n o rm a a ap licar: la lógica d e ó n tica o p e ra co n n o rm a s y no co n
d isp osicio n es35. La interpretación in concreto, p o r su p arte, es una o p e ra ció n llevada
a cab o en relación al su p u esto de h echo de una n o rm a: la su bsun ción o p era so b re
n o rm as y no so b re d isp o sicio n es.

el acto del juez aplicativo de la norma general. La decisión-norma es el resultado de


ese acto: la norma individual resultante de la aplicación de una norma general.
31 Esta norma individual constituye la ’actividad-producto’ que, contrariamente a cuanto
afirma T a r e l l o , no se identifica con la ‘interpretación-producto’ (i.e. el enunciado
interpretativo que atribuye una norma general como significado a una proposición).
32 W r ó b l e w s k i , 1974: 34.
33 Ver también, W r ó b l e w s k i , 2 008: 52.
34 Por todos. G u a s t i n i , 2011: 15.
35 «... las nuevas lógicas y los cálculos relativos, se aplican a enunciados normativos ya
interpretados (en sentido jurídico), esto es. a los cuales se ha ya decidido atribuir un
cierto significado: y por ello, bajo este perfil, la aplicación de las nuevas lógicas no
circunscribe en absoluto el área que la lógica clásica dejaba a técnicas de motivación y
de argumentación extra-lógicas» (IL, Cap. II, 12, pto. III).

25
La interpretación de la Ley

P ues bien, dado que d esd e la ó p tica de T a r e l l o las n o rm as son ni m ás ni


m en o s que el sign ificad o atrib uido a una o v arias d isp o sicio n es n o rm ativ as y dado
que ju stificació n in tern a e in te rp re ta ció n in concreto o p eran co n n o rm a s, am bas
p resu p on en que cie rta s n o rm as hayan sido atrib uidas c o m o sign ificad os p rop ios
a cie rta s d isp osicio n es. E sto es lo que G u a s t in i llam a in te rp re ta ció n in ab stracto 36
y lo que T a r e l l o llam aba en el te x to que aquí se p resen ta, p re cisa m e n te , ‘in ter­
p retació n de la le y ’37.
En esta o rien tació n , la obra de T a r e l l o que aquí se p resen ta es una obra a ce rca
de la ju stificación e x te rn a de las p rem isas m ay o res de las d ecisio n es ju d iciales: un
estu d io de las «reglas del ra z o n a m ie n to ju ríd ico » a esa prem isa referid as, reglas
co n tin g e n te m e n te vig en tes en la cu ltu ra ju ríd ica de que se tra te . En la visión de
T a r e l l o , esas reglas «fu n cio n an c o m o in stru m en to s de co n tro l social en la m e ­
dida en que estén incluidas en la lista de reglas ah o ra a cep tad as y en razó n de su
a ce p ta c ió n » 38.
Sin em b argo, d ice el au to r, e stas reglas son m u ch as, se e n cu e n tra n en o c a s io ­
nes en co n flicto y, en cu alq u ier ca so , la ap licació n de unas u o tra s lleva a distintos
resu ltados in terp retativ o s, i.e. a d istin tas atrib u cio n es de sign ificad o, erg o , a la
d e term in ació n de distintas n o rm a s según el caso . El rol de la lógica, y en esp ecial
de la lógica d eó n tica , tien e aquí un « c ircu n s crip to ca m p o de a p lica ció n » 39. Al rol
lim itado de la lógica en esta ó rb ita se co n tra p o n d ría el papel d e te rm in a n te de la
re tó rica , c a rá c te r que ten d rían la gran m ayoría de los arg u m en to s in te rp re ta tiv o s,
sino tod os.
Pues bien, la pluralidad y variedad de las reglas del razo n am ien to ju ríd ico
d isponibles para su uso p o r p arte del in té rp re te , en e sp e cia l, la p luralidad de
arg u m en to s in terp retativ o s, así c o m o tam b ién la diversidad de resu ltados p o te n ­
cialm en te d erivad o s de la ele cció n de cu alq u iera de ellos, co n firm an y en m a rca n
al e sce p ticism o in terp retativ o .
Lo co n firm an p orq ue llevan a la co n clu sió n de que hay m ás de una resp u esta
ju ríd icam en te c o rr e c ta según cuál sea la té cn ica in terp retativ a que se u tilice: las
d isp o sicio n es son eq u ív o cas en tod os los c a so s’*". Al m ism o tiem p o , dado que la
ele cció n es d iscrecio n a l, e sto d aría cu e n ta tam bién del c a rá c te r ad scrip tiv o y d e­
ciso rio de la in te rp re ta ció n 41.

36 Por todos, G u a s t i n i , 2 0 1 1 :1 5 .
37 IL, Cap. I, 2.
38 IL, Cap. II. § 11.
39 A esto se refiere T a r e l l o en el Cap. II, § 12. pto. IV. Ver especialmente C o m a n d u c c i ,
2011 : 66 .
40 Un estudio minucioso de las técnicas de interpretación en C h i a s s o n i , 2011. La equi-
vocidad necesaria dada la pluralidad de técnicas no excluye, sin embargo, la posibilidad
(contingente) de que ciertas interpretaciones de ciertas disposiciones devengan estables
en algunos contextos (cfr. G u a s t i n i , 2008, 2 0 1 0 )
41 Cfr. C h i a s s o n i , 1 9 9 8 .

26
Notas introductorias a La interpretación de la ley

Lo e n m a rca n p orq u e las 're sp u e sta s a ce p ta b le s’ so n solam ente aquellas que se


siguen de la ap licació n de las reglas y a rg u m e n to s ace p ta d o s d e n tro de una d e te r­
m inada cu ltu ra ju ríd ica 42. E sta d elim itación ha llevado re cie n te m e n te a p o n e r en
dudas el c a rá c te r g en u in am en te escéptico de estas tesis y, co n se c u e n te m e n te , la
posibilidad de d istingu ir una teo ría e scé p tica á la g én o ise, de aquella n o rm a lm e n te
d en o m in ad a ecléctica o de la vigilia iden tificad a co n las tesis de H . H a r t b asada en
la d istin ción caso s fá c ile s /c a s o s difíciles43.
En lo que aquí in teresa, p o r el c o n tra rio , cab e d e cir que d esde el cap ítu lo III,
La interpretación d e la ley se dirige p re cisa m e n te a d ilu cid ar v d e scrib ir esas reglas
acep tad as del razo n a m ie n to ju ríd ico en m ateria de ju stificació n de p rem isa m ayor
de la d ecisión judicial. Se p arte de la co n sta ta ció n de que «el p un to de partida o
p rem isa de tod o razo n am ien to ju ríd ico es un en un ciado n o rm ativ o co n stitu id o p o r
un d o cu m e n to form al de legislación », p rem isa que T a r e l l o co n sid e ra d erivad a
de la ideología del positivism o jurídico p red o m in an te e n tre los o p e ra d o re s de la
in te rp re ta ció n 44.
De allí en ad elan te se an alizan , sin o tod os, g ran p arte de los p ro b lem as a que
los in térp retes se e n fre n ta n (o c re a n ) al m o m e n to de atrib u ir sign ificad o a las
d isp o sicio n es n o rm ativ as. Ello in clu ye en el cap . III, a los p ro b lem as se m á n tico s,
sin táctico s (o g ram a tica le s); aquellos relativos a las llam adas p resu p o sicio n es legis­
lativas; los referen te s al re e n v ío a o tro s en u n ciad o s legislativos así c o m o tam bién
las cu estio n es de incom p atibilid ad y red u n d an cia. El cap . IV v ersa so b re las d efi­
n icion es legislativas y, c e n trá n d o se en la d o ctrin a según la cu al ‘ellas c a re c e n de
fu erza v in cu lan te’, h ace un rep aso h istó rico a c e rc a de las te o ría s de la d efin ición ,
p ro p on e una tipología de las d efin icio n es y analiza p rob lem as co n c re to s relativos
a las d efin icion es legislativas. El cap . V tra ta so b re las in te rp re ta cio n e s im p u estas
m ed ian te n o rm as (i.e . in te rp re ta cio n e s a u té n tica s), lo que incluye tam b ién un
rep aso h istó rico p rev io al tra ta m ie n to de algunos p rob lem as c o n c re to s relativos
a la ley in terp retativ a y a la ley (n o rm a tiv a m e n te ) in terp retad a. El cap . VI está
d ed icad o a las regu lacio n es legislativas relativas a las té cn icas de in te rp re ta ció n y

42 E ste marco r e m o n t a c l a r a m e n t e a la c o n c e p c i ó n KELSENiana d e la i n t e r p r e t a c i ó n (cfr.


p o r tod o s, K e l s e n , 20 0 9 [ 1 9 6 0 j, cap. VIII). e x p lí c i ta m e n t e tenida en c o n s id e r a c i ó n p o r
R i c c a r d o G u a s t i n i y P i e r l u g i C h i a s s o n i . Ello p e r m i t e d is tinguir la i n t e r p r e t a c i ó n ’
( a t r i b u c i o n e s de significad os incl uidos e n el m a r c o ) de la ‘c r e a c i ó n ’ ( a t r i b u c i o n e s de
significad os fu era del m a r c o ) . Cfr. G u a s t i n i . 2011: 59-60. T a m b i é n G u a s t i n i , 2004.
43 En cualquier caso, esto no puede ser discutido aquí. Sobre el punto, ver especialmente,
B a r b e r i s , 2001. Cfr. también R a m í r e z L u d e ñ a , 2 0 1 2 y en general la totalidad del
número 11 de Discusiones (2 0 1 2 ) dedicado a discutir precisamente “El escepticismo
ante las reglas replanteado" de R i c c a r d o G u a s t i n i .
44 IL, Cap. II, § 11. La amalgama ’positivismo-realismo’ propia de la ‘escuela genovesa’
remonta claramente a la obra de Alf Ross (especialmente Ross, 1 9 5 8 ) y es particular­
mente clara en las diversas obras de R i c c a r d o G u a s t i n i . Una nueva y diversa versión
de esa amalgama se puede encontrar en la obra de L e i t e r , 2 0 1 2 (cfr. especialmente el
estudio introductorio de G io v a n n i R a t t i a esta obra).

27
La interpretación de la Ley

a cie rto s p rob lem as a ellas vin cu lad os, esp e cia lm e n te a la reso lu ció n de co n flicto s
e n tre d iversas técn icas. El cap . VII versa so b re los prob lem as in terp retativ o s v in cu ­
lados co n las jerarq u ías n o rm ativ as. El cap . VIII p ro p o n e un e len co de arg u m en to s
in terp retativ o s de c o rte re tó rico , e xp lican d o y an alizan d o cad a uno de ellos para
te rm in a r co n una p ro p u esta de clasificació n de eso s a rg u m e n to s según d iv erso s
crite rio s (ju rid icid ad , logicidad, co m p letitu d y c a r á c te r c o n s e rv a d o r). P o r últim o,
el cap . IX está d ed icad o al tra ta m ie n to de la relev an cia del s e c to r d iscip linario de
que se tra te en la in te rp re ta ció n de la ley.
En cu alq u ier ca so , si bien el estu d io de las reglas del ra z o n a m ie n to ju ríd ico
que llevan a atrib u ir cie rto s sign ificad os a c ie rta s d isp o sicio n es es casi exh au stiv o ,
no es asim ism o e x clu y e m e de o tra se rie de co n sid e ra cio n e s. En e fe cto , T a r e l l o
d esta ca el h ech o de resu ltar esas reglas fu n cio n ales para llevar a cab o cie rto s o b ­
jetiv o s p olítico -id eo ló g ico s. E sto es lo que h ace que m u ch os so sten g an aun hoy
que la activid ad in terp retativ a tien e c a rá c te r prescriptivo4S. En este sen tid o, algunos
añ os an tes de La interpretación de la lev d ecía T a r e l l o que « [e ] n esta m ateria, no
hay en n u estro am b ien te cu ltu ral una ideología co n so lid ad a (o , si se p refiere, una
d o c trin a ) que nos p erm ita p re v e r que, en p resen cia de un en u n ciad o dud oso, un
o p erad o r jurídico p ro v isto de au toridad (p o r ejem plo, un ju e z ) in ten tará salir de
dudas de un m od o d e te rm in a d o y no de o tro . Tal y c o m o se p resen tan las co sa s,
sólo se p uede p rev er que en esto s caso s de en u n ciad o s d ud osos (e s d ccir. s o cio cu l-
tu ralm en te op in ab les), el o p e ra d o r to m a rá u na e le cció n d o ctrin a l e ideológica que
m uy p ro b ab lem en te e sta rá co n d icio n ad a (m á s que p o r el m im e tism o re sp e cto de
los p re ce d e n te s) p o r un e lem en to p a rticu la r o e sp e cífico de su ed u cació n jurídica.
Se trata (e n el plano v alo rativ o cab ría d e cir que “p o r d e sg ra cia ”) de un e lem en to
que in evitab lem en te in tro d u ce un fa c to r casual in co n tro lab le e im previsible en su
elecció n y en su d e cisió n » 46.
Bajo estas asu n cio n es, co m o no podía s e r de o tro m o d o , en casi la totalidad de
los ap artad os de esta obra T a r e l l o co ro n a la o p eració n en sed e teórica exp licitan do
el c a rá cte r y la orien tación ideológicam en te funcional de las diversas reglas, técn icas
y argu m en tos in terp retativ o s. E sto deja e x p u estas las p o ten ciales m o tiv a cio n e s que
podrían llevar a cad a in térp rete, o a d iv erso s g ru p o s de ellos, a u tilizar o a p ro p o n er
la utilización de d eterm in adas reglas o de d eterm in ad os argu m en tos in terpretativos,
así co m o tam bién a form u lar, o a a p ro v e ch a r la fo rm u lació n de, d iv ersas teo rías
d ogm áticas (n o verd a d e ra s teo rías sino p rescrip cio n es) para a lca n z a r cie rto s fines
p rá ctico s al atrib uir significado a d isp osicion es. E sto es, T a r e l l o o fre ce un análisis
d estin ad o tam bién a dejar al d e scu b ie rto aquello que los in té rp re te s se p ro p o n en
h a ce r co n sus acto s atrib u tiv o s de sign ificad o: ello, en e je rcicio de la que p odría
co n sid e ra rse la activ id ad tarellian a p o r e x ce le n cia : la caza de ideologías.

45 Aunque más no sea en un sentido amplio, por estar axiológiea y políticamente com ­
prometida, por tener función práctica, etc. ( C h i a s s o n i , 1998: 4 6 ).
46 T a r e l l o , 1974c: 349, de la traducción al español. T a r e l l o , 2011: 30.

28
Notas introductorias a La interpretación de la ley

En sum a, p o d ría d e cirse , La interpretación de la ley de G i o v a n n i T a r e l l o es


una o b ra (a c a s o algo así c o m o ‘in iciá tica ') de realism o genovés ap licad o: se a p ro x i­
ma a la in terp retació n ju ríd ica desde una p e rsp e ctiv a (g e n u in a m e n te ) te ó rica a
fin de d ar cu en ta de qué es lo que ju e ce s y ju ristas h acen co n las d isp o sicio n es
n orm ativas, de có m o lo h acen y, en m u ch os ca so s, co n jetu ran d o los fines p rá ctico s
que al así h acerlo p ersigu en .
P or últim o, ap ro v ech o e ste e sp a cio in tro d u cto rio a la o b ra de T a r e l l o para
e x p re sa r mi p rofu n do ag ra d e cim ie n to a R icca rd o G u a s t i n i y a Pierluigi C hiassoni
p o r su g en ero sa ayuda al leer y c o m e n ta r g ran p arte de la tra d u cció n de esta obra:
una ob ra su m am en te co m p leja p o r co n te n id o y estilo. La ayuda de ellos p erm itió
m ejo rar co n sid erab le m e n te el te x to castellan o re sp e cto a las p rim e ra s v ersio n es.
A sim ism o ag rad ezco a Paolo C o m a n d u cci, G iovanni B attista R atti, Diego M oren o
C ru z y F ed erico O rlan do p o r sus lectu ras, c o m e n ta rio s y co n sejo s.
Lo que esta tra d u cció n tenga de valioso se d ebe en m a y o r o m e n o r m edida a
cad a u no de ellos, sien d o los e rro re s o b v iam en te de quien su scrib e.

BIBLIOGRAFÍA
A l c m o u r r ó n , C. E. & E. B u l y g i n . 2 0 0 6 [ 1 9 7 1 ] : Introducción a la metodología de las
ciencias jurídicas y sociales. Buenos Aires: Astrea.
B a r b e r i s , M„ 2 0 0 1 : «Lo scetticism o im maginario. Nove obiezioni agli scettici à la gè-
noise», en Paolo C om anducci & R iccardo G u a s t i n e Analisi e diritto 2 0 0 0 : ricerche
di giurisprudenza analitica. Torino: G. Giappichelli.
B a r b e r is , M., 2 0 1 1 : «Un p oco de realism o sobre el realismo «genovés»», en lordi Fe-
rrer Beltràn & Giovanni B. Ratti, El realismo jurídico genovés. Madrid - Barcelona
- Buenos Aires: Marciai Pons.
B o b b i o , N.. 2 0 1 1 : «Scienza del diritto e analisi del linguaggio», en N orberto B o b b i o ,
Saggi sulla scienza giuridica. Torino: Giappichelli.
C o m a n d u c c i , P., 1 9 8 7 : «O sservazioni in m argine», en Paolo C om anducci & Riccardo
G u a s t i n e L ’A nalisi del ragionamento giuridico: materiali and degli studenti. Torino:
G. Giappichelli.
C o m a n d u c c i , P„ 2 0 1 1 : «La interpretación jurídica», en lordi F errer Beltràn & Giovanni
B. Ratti, El realismo jurídico genovés. Madrid - Barcelona - Buenos Aires: Marciai
Pons.
C h i a s s o n i . P„ 1 9 9 8 : «L’ineluttabile scetticism o della "scuola genovese”», en Paolo
Com anducci & R iccardo G u a s t i n e Analisi e diritto. Torino: Giappichelli.
C h i a s s o n i , P., 2 0 1 1 : Técnicas de interpretación jurídica: breviario para juristas. Madrid:
Marciai Pons.
F e r r e r B e l t r à n , I. & G. B. R a t t i . 2 0 1 1 : «In trodu cción », en Jordi F errer Beltràn &
Giovanni B. Ratti. El realismo jurídico genovés. Madrid - Barcelona - Buenos Aires:
Marciai Pons.
G u a s t i n e R.. 1992: Dalle fonti alle norm e. Torino: Giappichelli.

29
La interpretación de la Ley

G u a s t in i , R., 1 9 9 4 : «T re dom ande a F ran cesco Viola», en Mario Jo r i , Erm eneutica e


filosofia analitica: due concezioni del diritto a confronto. Torino: G. Giappichelli.
G u a s t in i , R., 199 6 : Distinguendo: studi di teoria e metateoria del diritto. Torino: Giap­
pichelli.
G u a st in i , R„ 2 0 0 4 : Interpretazione dei docum enti normativi. Milano: Giuffrè.
G u a st in i , R„ 2 0 0 8 : Nuovi studi sull’interpretazione. Roma: A racne.
G u a s t in i , R., 2 0 1 0 : Nuevos estudios sobre la interpretación. Bogotá: Universidad E x te r­
nado de Colombia, trad. de Diego M oreno Cruz.
G u a st in i , R., 2 0 1 1 : Interpretare e argom entare. Milano: Giuffrè.
G u a st in i , R., 2 0 1 3 : Distinguendo ancora. Madrid - B arcelona - Buenos Aires - Sao
Paolo: Marcial Pons.
H a r t , H. L. A., 1 9 9 2 : El concepto de Derecho. Buenos Aires: A beledo-Pcrrot.

K e l s e n , H.. 2 0 0 9 [1 9 6 0 1 : Teoría pura del derecho. M éxico: Porrúade R oberto José


Vernengo.
L e i t e r , B., 2 0 1 2 : Naturalismo y teoría del derecho. Madrid - Barcelona - Buenos Aires -
Sao Paolo: Marcial Pons, trad. de Giovanni Battista Ratti.
R a m írez L u d eñ a , L., 2 0 1 2 , «El desvelo de la pesadilla Una respuesta a “El escepticism o
ante las reglas replanteado”», en Discusiones, ( 1 1 ) : 8 7 -1 1 6 .
R oss, A., 1 9 5 8 : On law and justice. London: Stevens.
T a r e l l o , G., 1 9 6 1 : «Form alism o», Novissimo digesto italiano, IX. Torino: UTET.
T a r e l l o , G., 1 9 6 2 : II Realismo giuridico americano. Milano: Giuffrè.
T a r e l l o , G„ 1968 : Studi sulla teoria generale dei precetti. Milano: Giuffrè.
T a r e l l o , G., 1 9 7 2 : Teorie e ideologie nel diritto sindícale: l’esperienza italiana dopo la
Costituzione. Milano: Edicioni di Comunità.
T a r e l l o , G., 1974a: Diritto, enunciati, usi: studi di teoria e metateoria del diritto. Bologna:
Il Mulino.
T a r e l l o , G., 1974b : «Form alism o giuridico», Diritto, enunciati, usi: studi di teoria e
metateoria del diritto. Bologna: Il Mulino.
T a r e l l o , G., 1 9 7 4 c: «La sem antica del neustico: Osservazioni sulla «parte descrittiva»
degli enunciati p recettivi», Diritto, enunciati, usi: studi di teoria e metateoria del
diritto. Bologna: Il Mulino.
Ta r e l l o , G.. 1 9 7 6 : Storia della cultura giuridica moderna, I. Bologna: Il Mulino.
T a r e l l o , G., 2 0 1 1 : «La sem àntica del néustico: O bservaciones sobre la «parte des­
criptiva» de los enunciados prescriptivos», en Jordi F errer Beltràn & Giovanni B.
Ratti. El realismo jurídico genovés. Madrid - Barcelona - Buenos Aires: Marciai Pons.
W r ó b l e w s k i , J., 1 9 74 , «Legal Syllogism and Rationality of ludicial D ecisión», en
Rechtstheorie, 5: 3 3 -4 6 .
W r ó b l e w s k i . J.. 2 0 0 8 : Sentido y hecho en el derecho. M éxico: Distribuciones Fontamara.

30
C a p ítu lo I

Noción de interpretación

S u m a r io
1. «Interpretar», «interpretación», «intérprete».- 2. «Interpretación» en el Derecho,
«interpretación del Derecho», «interpretación de la ley».-3. Otros tipos de interpretación
jurídica y otros objetos de interpretación en el Derecho.- 4. Interpretación de la ley, inte­
gración de la ley, búsqueda del Derecho e identificación de la norma.- 5. Interpretación y
«claridad» de la ley; interpretación «declarativa», «extensiva», «restrictiva», «correctiva»,
«creativa», «abrogante»

1. «IN T E R P R E T A R » , « IN T E R P R E T A C IÓ N », « IN T É R P R E T E » ;

E n lengua italiana el verb o «in terp retare», co m o los sustantivos «in terp retazio n e»
(«la acció n de in terp retar», «el resultado de h aber in te rp re ta d o » ) e «in te rp re te »
(«q u ien in terp reta» , «q uien ha in te rp re ta d o » , «q uien puede in te rp re ta r» , «q uien
d ebe in te rp re ta r» ), p e rte n e ce n sea al lenguaje o rd in ario y a los usos lingüísticos c o ­
m unes, sea a m ás de un lenguaje tecn ificad o y m ás de un uso lingüístico tecn ificad o.
De e n tre los u sos tecn ifica d o s son m uy im p o rta n te s aquellos p ro p io s del lenguaje
ju ríd ico (« in te rp re ta r una ley», « in te rp re ta r una s e n te n cia » , « in te rp re ta r un c o n ­
tr a to » ): del lenguaje c rític o -a rtís tic o , sea g e n e ra l (« in te rp re ta r una ó p e ra » ), sea
p ropio de las artes cu yos p rod u ctos requieren ejecu cio n es iteradas (« in te rp re ta r una
tragedia», « in te rp re ta r una sin fon ía»); del lenguaje lóg ico -m atem ático (« in te rp re ta r
un cálcu lo», «in terp re ta r un sistem a», «in te rp re ta r un len gu aje»); del lenguaje de las
té cn ica s de co m u n ica ció n (« in te rp re ta r un m e n sa je » ): del lenguaje p sico an alítico
(« in te rp re ta r un su e ñ o » , « in te rp re ta r un la p su s»); del lenguaje o cu ltista , m ágico,
de la m án tica, p ara-p síq u ico. m etafísico , e tc. (« in te rp re ta r un signo, un su eñ o, una
m an o, una d isp osición de c a rta s , una p se u d o -re m in isce n cia » , e tc .) . La situ ación
no es d iv ersa en las o tra s len gu as ro m a n ce s , c o m o el fra n cé s (« in te r p r é te r » ,
« in te rp ré ta tio n » , « in te r p r è te » ), el ca ste lla n o (« in te r p r e ta r » , « in te rp re ta c ió n » ,
« in té r p r e te » ), el p o rtu g u é s (« in te r p r e ta r » , « in te r p r e ta ç â o » , « in té r p r e te » ), en
las que los u sos son sea del lenguaje o rd in ario , sea de los m en cio n ad o s lenguajes
tecn ificad o s, y los v o cab lo s re sp e ctiv o s co n stitu y en tra d u ccio n e s casi p e rfe cta s de

31
La interpretación de la Ley

los co rre sp o n d ie n te s italian o s1. La lengua inglesa tien e una fam ilia de v o cab lo s,
de origen n o rm an d o , co n el m ism o é tim o latino que aquellas de las lenguas ro ­
m an ce s, de uso tan to o rd in ario cu a n to tecn ifiead o , aunque m ás difundida en los
u sos tecn ificad o s que en los o rd in ario s a cau sa del c a r á c te r cu lto de los vocab los
p e rte n e cie n te s a la fam ilia, esp e cia lm e n te el ú ltim o (« to in te rp re t» , « in te rp re ta -
tio n », « in te r p r e te r» ): ha de d ecirse que, en el uso tecn ificad o ju ríd ico , los vocab los
m en cio n ad o s se e n cu e n tra n en co m p e te n cia — fo rtísim a p o r razo n es a tin en tes a
la h istoria de la cu ltu ra ju ríd ica e institu cion al de los pueblos de lengua inglesa —
co n vocab los p e rte n e c ie n te s a o tra fam ilia ( « t o co n s tru e » , « c o n s tru c tio n » ), que
en la tecn ificació n jurídica han p erd id o toda p aren tela se m á n tica co n los m ism os
vocab los em p lead os en el uso o rd in ario . En la lengua alem ana te n e m o s la g erm an i-
zación cu lta de vocablos latinos (« in te rp re tie re n » , « In te rp re ta tio n » , « In te rp re te r» )
co n gran latitud de u sos o rd in ario s y te cn ifica d o s, y m uy difundida en la tecn ifi­
cació n del lenguaje ju ríd ico , d on d e co n stitu y e una tra d u cció n casi p e rfe cta de los
co rre sp o n d ie n te s v o cab lo s de las lenguas ro m a n ce s; sea en el u so o rd in ario sea en
cad a uno de los usos tecn ificad o s, y p a rticu la rm e n te en el ju ríd ico , una fam ilia de
vo cab los co n raíz y é tim o d iv erso s (« a u sle g en » , «A u slegu n g», A u sleg er») cu b ren
la m ism a área se m á n tica y co m p ite n co n los v o cab lo s de la fam ilia m en cio n ad a
en p rim er térm in o . T am b ién en las lenguas eslavas m o d ern as, co m o el ru so , el
polaco, el ch e co , el eslo v en o , el s e rb io -cro a ta , se hallan fam ilias de vocab los de raíz
latina, exten d id o s en el lenguaje o rd in ario y en los lenguajes tecn ificad o s, e n tre
los cu ales p rin cip alm en te el ju ríd ico , que co n stitu y e n tra d u c c io n e s casi p e rfe cta s
de los vocab los co rre sp o n d ie n te s de las lenguas ro m a n ce s.
Bien puede d e cirse que so b re la base del é tim o latino, que en latín e stá re ­
p resen tad o p o r la fam ilia de v o cab lo s « in te rp re ta n » , « in te rp re ta tio » , « in te rp re s» ,
se d esarro llaro n en cad a una de las lenguas ro m a n ce s, así c o m o en cad a lengua
g erm án ica o n eo -eslav a, fam ilias de v o cab lo s (e n algunas lenguas g e rm a n a s y n eo -
eslavas en co m p e te n cia co n o tra s fam ilias de v o ca b lo s), que tien en en las lenguas
m o d ern as un área se m á n tica co m ú n . Tal área se m á n tica co m ú n es m uy e x te n sa ,
y se m an ifiesta tan to en u sos o rd in ario s cu a n to en usos tecn ificad o s. Es m uy p ro ­
bable que el área se m á n tica co m ú n de las m e n cio n a d a s fam ilias de v o cab lo s de
las lenguas m o d e rn a s sea en p a rte co in cid e n te co n el á rea se m á n tica de la fam ilia
de vocab los latinos, esp e cia lm e n te en p erio d o s ce rca n o s. H a de o b se rv a rse que,
tam bién en tie m p o s no ce rc a n o s , sino en el an tigu o ro m an ism o , los vocab los de
la fam ilia « in te rp re ta ri» , « in te rp re ta tio » , « in te rp re s» , ten ían un uso ju ríd ico , y
quizás p od ría d e cirse que el u so ju ríd ico ha sido el m ás an tigu o (p o d ría d e cirse ,

1 Hay raros casos de ausencia de correspondencia en usos tecnificados, especialmente


entre el italiano y el castellano. Por ej., el intérprete de una fracción teatral en castellano
se dice «protagonista» (palabra que también es italiana, pero en italiano se dice de la
parte o rol, no del actor). Los casos de ausencia de correspondencia no conciernen a
los usos propios del lenguaje jurídico.

32 |
Noción de interpretación

si para aquellas ép o ca s y aquellas cu ltu ra s no fuere in o p o rtu n o distingu ir los usos


«ju ríd ico s» de o tro s usos s e c to ria le s ).
En cu alq u ier c a so , an tes de d e sa rro lla r el ú ltim o o rd en de co n sid e ra cio n e s,
relativas a las relacio n e s e n tre vo cab lo s latinos v vo cab lo s m o d e rn o s ha de e fe c ­
tu arse una o b serv ació n .
En la lengua italiana los v o cab lo s su stan tiv o s « ín te rp re ta z io n e » e « in te rp re ­
te » (n o el vocab lo v e rb o « in te rp re ta re » ) e n cu e n tra n c o m p e tid o re s (ra ra m e n te
en el uso o rd in ario , en o ca sio n e s en algunos usos tecn ificad o s, y ) esp e cia lm e n te
en el uso tecn ificad o ju ríd ico en dos p arejas de v o cab lo s su stan tiv o s de étim o
griego: 1) « e x é g e sis» y « e x é g e ta » ; 2 ) « h e rm e n é u tic a » y « h e rm e n e u ta » . Se trata
de co m p e tid o re s cu lto s, que a p a re ce n tam bién (c o n las o p o rtu n a s ad a p ta cio n e s
lin gü ísticas) en o tra s lenguas m o d ern as, co m o p o r ejem plo el fra n cé s y el alem án.
Cada u n o de los p ares de los a sce n d e n te s grieg o s de los dos p ares m o d e rn o s, ha
sido ad v ertid a co m o c o rre sp o n d ie n te ( v c o m o tra d u cib le ) a los v o cab lo s latinos
« in te rp re ta d o » e « in te rp re s » en tiem p o s h istó rico s d iv erso s. P rim e ro fue a d v e r­
tida la co rre sp o n d e n cia e n tre epnr|ve¡a e « in te rp re ta d o » 2. S u cesiv am en te — p o r
m u ch o — fue tam bién ad vertid a c o m o c o rre sp o n d ie n te a « in te rp re ta tio » (c o m o
a r te ) eqriytiitxñ (p a rtició n de la g ra m á tica , relativa al a rte de e x p lica r, e lu cid ar o
e x p lic ita r). El área s e m á n tica de los vocab los m o d e rn o s, sin em b arg o , es la m ism a
en los vocab los de étim o griego y en aquellos de étim o latino: y si se ha diversificado
re sp e cto al área que los v o cab lo s latinos ocu p ab an an tig u am en te, a m ayor razón se
ha d iversificad o re sp e cto al área que ocu p ab an los v o cab lo s g riegos an tig u am en te:
sien d o m u y d iversa y re m o ta re s p e c to a la h o d iern a, no solo la e x p e rie n c ia y la
vida social e in stitu cio n al, sino la c o n c e p c ió n del m u n do y la m en te, re s p e c to al
antiguo h elen ism o 3.
V olvam os ah o ra a las lenguas m o d ern as. En las lenguas m o d ern as « in te rp re ta ­
re» ( y vo cab lo s c o rre s p o n d ie n te s en las lenguas d iv ersas al italian o ) es u sado con
referen cia a los p ro ce so s m ed ian te los cu ales alguien atrib uye significado a un en te
al que se co n sid era que una atribución de significado co rresp o n d a. Ello vale sea para
los usos del lenguaje o rd in ario , sea para los u sos tecn ifica d o s: la te cn ifica ció n , en
e fe cto , tiene en m iras la n atu raleza del en te a que resu lta atrib uido el significado,
o los m od os y los m ed ios de la atrib u ció n de sign ificad o, e incluso, en o ca sio n e s,
la cualidad del agen te del p ro ce so : p e ro en tod o ca so , en las te cn ifica cio n e s de los

J Piénsese en el tratado Peri ermeneias (p or ej„ de Aristóteles), reproducidas en latín


como De interpretatione.
■' Por ejemplo, ya que nos hemos referido a Aristóteles, en su léxico y en el de sus con­
temporáneos (y todavía más de sus predecesores) «ermeneia» no tenía que ver con la
atribución de un significado a un signo o símbolo o documento o mensaje, sino más
bien con la atribución de nombres a cosas. A diferencia de los procesos interpretativos
referidos por los vocablos modernos, en los procesos hermenéuticos referidos por
Aristóteles las cosas eran interpretadas por las palabras (y no habiendo palabras ya
dadas u otros signos, se remontaba a eventuales cosas significadas).

| 33
La interpretación de la Ley

vocab los, el v alo r s e m á n tico que ellos tien en en el uso o rd in ario es esp ecificad o ,
m as no d isto rsio n ad o .
Si d esp lazam o s n u estra a te n ció n d esde las lenguas m o d e rn a s al latín, no p o ­
d em o s h a ce r una análoga o b se rv a ció n sino co n m u ch as cu alificacio n es, no solo
relativas de qué « la tín » y de qué é p o ca se hable. A p rim e ra v ista, el á rea se m á n ­
tica del latín « in te r p r e ta n » es d iversa, al m e n o s en los usos m ás salien tes, co m o
su giere la etim ología. La activid ad designada p o r « in te rp re ta ri» es una activid ad
de in term ed iació n (d e ínter y p re tiu m ) e n tre una p a rticu la r fu erza — el ius — y
aquellos que a tal fuerza estab an sujetos; in term ed iació n a carg o de sujetos d otad os
de p articu lares cu alid ad es, los interpretes, que de tal activid ad son d ep o sitario s
y para tal activ id ad son los ú n ico s legitim ad os, co m o su giere tam bién la form a
sem id ep o n en te del v erb o . A d iferen cia de cu an to se v erifica para los d erivad os
m o d ern o s, « in te rp re ta ri» no design aba la atrib u ció n de un sen tid o a un m en saje
d o cu m en tad o , ni los m o d o s de tal atrib u ció n p o r p arte de quien fu ere, sino que
design aba la esp ecífica em isión de un m en saje de p a rticu la r cualidad (p o r ej„ ius
d ecire, p or p arte de quien podía, era cap az de, estab a legitim ad o para, e m itirlo ).
A n álogas co n sid e ra cio n e s pued en h a ce rse para la erm en eía de los g riegos en los
usos an tigu os.
E stas co n sid eracio n es resu ltan o p o rtu n as p orque: a ) lo que n o so tro s llam am os
« in te rp re ta ció n » es d iv erso de aquello an tig u am en te llam ado « in te rp re ta tio » ; b)
p ero solo a la so fisticad a co n s cie n c ia lexical de los m o d e rn o s tal diversidad se
p resen ta ev id en te, co n s c ie n c ia que p o r largos p erio d o s de la h istoria de las ins­
titu cio n es y de la cu ltu ra ju ríd ica no se tuvo; c ) sean algunas ideas antiq u ísim as
relativas a cu an to los ro m a n o s llam aban « in te rp re ta tio » , sean algunas m odalidades
o p erativ as de los ro m an o s (e n un p erio d o m en o s re m o to ), que p ara n o s o tro s p u e­
den d esig n arse c o m o «d e in te rp re ta ció n » in clu so si los ro m an o s no las llam aban
así, han ejercid o p o r m u ch o tiem p o , y quizás tod avía e je rce n , in fluen cia so b re las
té cn ica s de los ju ristas; d ) la teo ría de la in te rp re ta ció n del d e re ch o , y el análisis
de las té cn ica s de in te rp re ta ció n del d e re ch o , no pued en e v ita r v alerse de la his­
torio g rafía, co m o se rá u lte rio rm e n te aclarad o .

2. «IN T E R P R E T A C IÓ N » EN E L D E R EC H O , «IN T E R P R E T A C IÓ N D EL D E R E ­
C H O », «IN T E R P R E T A C IÓ N DE LA L E Y »

« In te rp re ta r» , en el u so m o d e rn o de «atrib u ir sign ificad o a un en te al que


co rresp o n d e una atrib ución de significado», ha co n se rv a d o viejas esp ecializacion es
ju rídicas y ha ad qu irid o n uevas. T ales e sp e cia liz a cio n e s han a ctu a d o y actú an
una so b re la o tra , ta n to que la in te rp re ta c ió n en la e x p e rie n c ia ju ríd ica (q u e
p o d ríam o s llam ar « in te rp re ta ció n en el d e re c h o » ) puede s e r ten id a co m o g é n e ro
de in terp retació n que en su co n ju n to se d istingue de los g é n e ro s de in te rp re ta ció n
p rop ios de o tro s ca m p o s de e x p e rie n cia .
A este p ro p ó s ito se d eb e r e c o r d a r que a lg u n o s ju rista s d is cu te n fr e c u e n ­
te m e n te a c e r c a d e si la in te r p r e ta c ió n ju r íd ic a p e r te n e z c a a « u n g é n e r o »

34 |
Noción de interpretación

co m p re n siv o tam b ién de las o tra s e s p e c ie s de in te rp re ta c ió n (lite ra ria , a rtís tic a ,


filo só fica , e t c .) . T ales d is c u s io n e s d e b e n s e r v is ta s c o m o o c io s a s , y al p ro b le ­
m a so b re el que v e rs a n c o m o p s e u d o -p ro b le m a o p ro b le m a m al p la n te a d o : la
in te r p r e ta c ió n ju ríd ica no es (c o m o v e r e m o s ) una e n tid a d u n ita ria ; a su v ez no
so n e n tid a d e s u n ita ria s las o tr a s p re te n d id a s e s p e c ie s del p re te n d id o g é n e ro
« in te r p r e ta c ió n » ; en las m e n cio n a d a s d iscu sio n e s se ev ita h a b itu a lm e n te d efin ir
c o n p re c is ió n ; en to d o c a s o , la te sis del « g é n e ro c o m ú n » no tie n e , re s p e c to a la
tesis de los g é n e ro s s e p a ra d o s , im p lica ció n p rá c tic a alg u n a, y de su a c e p ta c ió n
no d e riv a n c o n s e c u e n c ia s re le v a n te s 4. H a de d e c irs e q u e, en el s e n tir co m ú n ,
la in te r p r e ta c ió n ju ríd ica ( o m e jo r, las v a ria s c o s a s que su e len c o m p re n d e rs e
bajo e s te n o m b re ) se p re s e n ta c o m o d iv e rsa re s p e c to a las o tr a s in te r p r e ta ­
c io n e s . D e ello es sín to m a el h e c h o de que no e s in fr e c u e n te en los d is c u rs o s
so b re el d e re c h o o en los d is c u rs o s de los ju ris ta s el re c u rs o a « in te r p r e ta r » e
« in te r p r e ta c ió n » sin c o m p le m e n to s y sin a d je tiv o s, e n te n d ie n d o g lo b a lm e n te la
in te r p r e ta c ió n en el c a m p o del d e r e c h o 5. E n c u a lq u ie r c a s o , la te c n if ic a c ió n de
la fam ilia de los v o ca b lo s d e la in te r p r e ta c ió n no e s tá en el c a m p o del d e re c h o
lim itad a a u na y a una so la : d iv e rsa s son las e s p e c ia liz a c io n e s y d iv e rs a s las
c o rr e s p o n d ie n te s lo c u c io n e s te c n ific a d a s ; si las e s p e c ia liz a c io n e s le x ic a le s —
c o m o se d e cía — in te r a c tú a n . es v e rd a d ta m b ié n q ue se m a n ifie sta n en v a rio s
c o n te x to s cu ltu ra le s e in s titu c io n a le s te n d e n c ia s a la d iv ersificació n , y que las
v erd ad eras y p ropias te cn ifica cio n e s c o n c ie rn e n no al g é n e ro de la in te rp re ta ció n
ju ríd ica sin o a sus e sp e cie s o tipos.
De la in terp reta ció n en el d e re ch o han de co n sid e ra rse p rin cip alm en te los dos
tip os que c o rr e s p o n d e n a las lo c u c io n e s : « in te r p r e ta c ió n del d e r e c h o » e « in ­
te r p r e ta c ió n d e la le y » . S e c u n d a ria m e n te , han de c o n s id e ra rs e o tr o s tip o s m ás

4 La opinión de que haya una categoría general de la interpretación está representada,


entre los juristas, sobre todo por E. B e t t i , de quien a este propósito véanse sobre todo:
B e t t i , 1949a, B e t t i , 1955a, B e t t i , 1967. Más recientemente, del carácter unitario de la
interpretación se hizo paladín Z i c c a r d i , 1973 para quien la interpretación se especifica
no tanto en relación a los objetos o a los campos de experiencia, cuanto en relación a los
fines: idea, esta última, que puede considerarse más fecunda que aquella ejemplificada
por Betti si entendida en el sentido de la distinción de los fines de comprobación de
los fines de propaganda (pero véase infra, cap. II).
5 O b se r v a ( e n g e n e r a l ) G i a n n i n i , 1 9 3 9 : 4 y ss., que a c o n ti n u a c i ó n del « r e f i n a m ie n to
de la c i e n c i a juríd ic a», el á r e a s e m á n t i c a de « i n t e r p r e t a c i ó n » se va res tr in g ie n d o en
el le nguaje ju r íd ic o : p o r un lado se e l a b o ra n n u ev o s c o n c e p t o s , en c u y o s t é r m i n o s se
analizan f e n ó m e n o s a n tes g e n é r ic a y p r o m i s c u a m e n te designados c o m o interp re tativos:
p o r el o t r o lado, el v o ca b lo « i n t e r p r e t a c i ó n » tien de a s e r c o n s e r v a d o p a ra las z o n a s
re sid uales o el d is c u rs o ju ríd ic o .
Esta observación tiene fundamento por cuanto concierne al lenguaje de un solo (aunque
im portante) grupo de operadores jurídicos a saber, los escritores jurídicos. Véase, en
cualquier caso, cuanto se dirá en este mismo capítulo acerca de los diversos objetos de
la interpretación, así como también con referencia a los sujetos, infra, cap. II.

35
La interpretación de la Ley

p a rtic u la re s , que c o rr e s p o n d e n a o tr a s lo c u c io n e s ta le s c o m o « in te r p r e ta c ió n
d e la c o s tu m b re » , « in te r p r e ta c ió n de la s e n te n c ia de la C o rte c o n s titu c io n a l» ,
« in te r p r e ta c ió n del re g la m e n to » , « in te r p r e ta c ió n de la c ir c u la r» , « in te r p r e ­
ta ció n del tr a ta d o » , « in te r p r e ta c ió n del c o n v e n io c o le c tiv o » , « in te r p r e ta c ió n
del a c u e rd o » , « in te r p r e ta c ió n del e s ta tu to » , « in te rp re ta c ió n de la se n te n cia » ,
« in te rp re ta ció n del a cto a d m in istrativ o », « in te rp re ta c ió n del n e g o cio » , « in te rp re ­
tació n del c o n tra to » .
La locu ción « in terp retació n del d e re ch o » 1’ es aquella cu y o uso está m ás ligado a
los usos v co n ce p c io n e s p re-m o d ern as. y que desde el origen co n stitu y e trad u cción
idónea de la lo cu ció n latina « in te rp re ta tio iuris». Ella designa o rig in ariam en te la
o p e ra ció n de id en tificar, e n c o n tra r la d isciplina ju ríd ica de un c o m p o rta m ie n to
o de un co n flicto . Esta o p e ra ció n puede s e r co n ceb id a, e h istó rica m e n te fue c o n ­
ceb id a. de dos m od os d iv erso s: en un p rim e r m o d o , c o m o ten ien d o p o r o b jeto la
en tid ad d e re ch o , tra tá n d o se de d ar un sen tid o relativ am en te al c o m p o rta m ie n to
o al co n flicto ; en un segu nd o m o d o , co m o ten ien d o p o r o b jeto a los d o cu m e n to s
que del d e re ch o co n stitu y e n fu en tes de co g n ició n , tra tá n d o se de d arles un sen tid o
que co n stitu y e p re cisa m e n te aquello a lo que se llam a «el d e re ch o » .
En el p rim e r m od o de co n ce b ir a la in terp retació n «del d e re ch o » , según el cual
ella tien e p o r ob jeto al d e re ch o , ella tien e p o r fin e n c o n tra r la c o n c re ta disciplina
del co m p o rta m ie n to o del co n flicto de que se tra te , y se e x p lícita en un ju icio in­
dividual p rá ctico : fre cu e n te m e n te , cu an d o la in te rp re ta ció n es co n ce b id a de este
p rim er m od o, se co n sid e ra que pueda s e r o p e ra d o r quien tenga una p articu lar
cualidad in trín se ca , ya sea la de p o d e r (e s ta r legitim ad o p a ra ) c o n o c e r el d e re ch o
c o m o entidad p resu p u esta, ya sea la de p o d e r (e s ta r legitim ad o p a ra ) estab lecer,
c re a r, el d e re ch o . En este sen tid o , la in te rp re ta ció n está in d isolu b lem en te ligada a
la ap licación del d e re ch o , y los legitim ados para in te rp re ta r so n aquellos que son
llam ados a « ap lica r» el d e re ch o 7.
En el segu nd o m od o de c o n c e b ir a la in te rp re ta ció n «del d e re ch o » , en el que
ella tien e p o r o b jeto los d o cu m e n to s, la in te rp re ta ció n tien e p o r fin al d e re ch o
m ism o en sen tid o ob jetivo, y se e xp lícita en una a serció n o d e scrip ció n de este
últim o; frecu en te m e n te , cu an d o la in te rp re ta ció n del d e re ch o es co n ceb id a de este
segu nd o m od o, se co n sid e ra que puede s e r o p e ra d o r cu alq u iera (o cu alq u iera que

De la que se encuentran correspondientes adecuados en casi todas las lenguas modernas.


Así en las lenguas romances, ej.: «interpretation du droit» (fran c.); «interpretazione
del diritto» (italiano): «in terpretad o do direito» (portug.). Así en alemán: «Rechts-
auslegung», «Rechtsinterpretation». Así en las lenguas neo-eslavas, ej.: «interpretacie
prawa» (pol.). En inglés «interpretación del derecho» se traduce como «interpretation
of law», pero no siempre vale el inverso, dado que «law» tiene un área semántica que
incluye tanto aquella de «derecho» cuanto la de «ley»; «legal interpretation» puede
referirse a cualquier tipo de interpretación en el derecho.
7 Sobre la noción de «aplicación» y sobre sus nexos con la noción de interpretación, cfr.
infra, cap. II.

36 I
Noción de interpretación

tenga las cap acid ad es té c n ic a s ), dejando a salvo la diversa eficacia que la o p eració n
adquiera en relación a su p o sició n in stitu cio n al8.
En el seg u n d o m o d o de c o n c e b irla , la in te r p r e ta c ió n del d e re c h o p u ed e
te n d e r a c o in c id ir c o n la in te r p r e ta c ió n d e (d e l c o n ju n to de to d a s ) las ley es,
s ie m p re que se c o n s id e re q ue la ley se a la ú n ica , o al m e n o s la p re d o m in a n te ,
fu en te de co g n ic ió n del d e re c h o o b je tiv o . P e ro c a b e s e ñ a la r q u e la lo cu c ió n
« in te r p r e ta c ió n del d e r e c h o » , ta m b ié n en e s te c a s o , alu d e a la c o n c e p c ió n
segú n la cu al el « d e r e c h o » es una en tid a d en sí, u lte rio r y d istin ta re s p e c to
al d o c u m e n to d e la ley que es p re c is a m e n te fu e n te de c o g n ic ió n , y p o r ello,
su u so es in ad m isib le p a ra q uien c o n s id e ra , y p a ra las c u ltu ra s ju ríd ic a s en
que g e n e ra lm e n te se s o s tie n e , que «el d e re c h o » no es una en tid a d se p a ra d a y
d istin ta de la fó rm u la de la ley; p o r p a rte de e s to s ú ltim o s, y en e s ta s ú ltim a s
c u ltu ra s , es p re fe rid a la lo c u ció n « in te r p r e ta c ió n d e la le y » u sán d o la en m o d o
g e n e ra liz a n te en lu g ar de « in te r p r e ta c ió n del d e re c h o » . In v e rs a m e n te , la lo c u ­
ció n « in te r p r e ta c ió n del d e re c h o » es p re fe rid a alg u n as v e c e s p o r aq u ello s que
c o n s id e ra n que n e c e s a ria m e n te hay lag u n as en el c o n ju n to de las le y e s y que
re q u ie re de in te g ra c ió n : a m e n u d o , sin e m b a rg o , ta m p o c o e s to s r e c u r r e n a la
lo cu ció n « in te r p r e ta c ió n del d e re c h o » — q ue, a ca u sa del sig n ifica d o m o d e rn o
de « in te r p r e ta c ió n » , no s e ría en tal c o n te x to id ó n ea — sin o a lo c u c io n e s c o m o
«b ú sq u ed a del d e re ch o » , «in te g ra ció n de la ley», « id e n tifica ció n de la n o rm a » o
«d e la regla de d e re ch o » , y sim ilares.
C abe p o r lo d em ás se ñ a la r que las c o n c e p c io n e s im plícitas en el uso de la
lo cu ció n « in te rp re ta ció n del d e re c h o » e stán relacio n ad as co n la idea según la
cual no se dan plu ralidad es de in te rp re ta cio n e s en c o m p e te n cia y co n flicto , sino
una sola y, para cada ca s o , la in te rp re ta ció n v e rd a d e ra 11: lo cual c o n tra sta co n la
e x p e rie n cia de las so cie d a d e s m o d e rn a s, y tam bién co n las reglas de uso del v o ­
cablo « in te rp re ta ció n » en cad a una de las te cn ifica cio n e s d iv ersas re sp e cto a las
ju ríd icas (p o r ej., en las m a te m á tica s y lógicas, en las a rtística s y crític a s , y así en
ad elan te): y es éste uno de los facto res que m ilitan para el ab an d o n o de la lo cu ció n
« in te rp re ta ció n del d e re c h o » en favor de « in te rp re ta ció n de la lev».
La lo cu ció n « in te rp re ta ció n de la le y » 10 es hoy aquella de uso m ás e xten d id o ;
ella se e n cu e n tra en el lenguaje de los có d ig o s m o d e rn o s y asu m e — tam bién a

8 Sobre este último punto, infra, en sede de tratamiento de los sujetos de la interpretación
(cap. II).
“ Según el primer y más antiguo modo de concebir a la interpretación del derecho, es
verdadera la interpretación del legitimado a interpretar, o porque es depositario del
poder de ser intérprete ( interpres) del derecho, o porque es el creador del derecho. Cfr.
infra, a propósito del sujeto de la interpretación y de la interpretación auténtica.
Locución de que se encuentran correspondientes adecuados en casi todas las lenguas
modernas. Así en las lenguas romances, ej.: «interpretation de la loi» (franc.): «interpre-
tazione della legge» (italiano), etc. Así en alemán: «Gesetzesauslegung». «Interpretation
des Gesetzes». Así en las lenguas neo-eslavas.

I
La interpretación de la Ley

cau sa de la frecu e n cia de uso — g ran am plitud de sign ificad os en relació n al h ech o
de que « ley » designa ya sea un co n ce p to a b s tra c to 11 ya sean varias clases de e n te s1-
o en tes singulares co m p ren d id o s en las c la s e s . En cu a lq u ie r c a s o , en la lo c u ció n
« in te rp re ta c ió n de la ley » el v o cab lo « in te rp re ta c ió n » tie n e el sig n ificad o p ropio
del uso o rd in a rio m o d e rn o y se re fie re p o r ta n to a la a trib u ció n de sig n ifica d o
a un e n te ; tal e n te , en el c a s o de la « in te r p r e ta c ió n de la le y » , es s ie m p re un
d o c u m e n to o el c o n ju n to de los d o c u m e n to s de que se sa b e o se p o stu la , e x ­
p re se o e x p re s e n una así lla m a d a n o rm a ju ríd ic a o el c o n ju n to de las n o rm a s ;
la n o rm a ju ríd ic a es p re c is a m e n te el sig n ifica d o que m e d ia n te la in te rp re ta c ió n
resu lta a trib u id o al d o c u m e n to o a una c o m b in a c ió n de d o c u m e n to s tales. De
qué n a tu ra le z a se a n , y qué c a r a c t e r ís ti c a s te n g a n los d o c u m e n to s de la ley,
d e p e n d e de las in s titu c io n e s h is tó ric a s ; en las s o c ie d a d e s m o d e rn a s se tra ta
h ab itu al m e n te de m e n sa je s e s c r ito s , p ro d u c id o s a tra v é s de p ro c e d im ie n to s
fo rm a le s y so lo e s p o rá d ic a m e n te p o r p rá c tic a s de c o m p o rta m ie n to g e n e ra li­
zad as y d u ra d e ra s ( c o s t u m b r e ); é s ta s ú ltim a s s o n ta m b ié n ellas d o c u m e n to s y
o b je to s d e in te r p r e ta c ió n d ad o que las p r á c tic a s de c o m p o rta m ie n to g e n e ra ­
lizad as « d o c u m e n ta n » (s o n sig n o s d e ) c o n v ic c io n e s d ifu n d id as y e s tr u c tu r a s
d e in te re s e s ; ellas p u e d e n a su v e z s e r u lte r io rm e n te d o cu m e n ta d a s a tra v é s de
d e s c rip c io n e s h a b itu a lm e n te e s c rita s , y tales d e scrip cio n e s co n stitu y e n tam bién
d o cu m e n to s que han de s e r in te rp re ta d o s13.
L as atrib u cio n es de significado a d o cu m e n to s, que p o r b reved ad llam am os
n o rm ativ o s, pueden c o n c re ta rs e a su vez — y ello es habitual — en d o cu m e n to s
su scep tib les de u lte rio r in te rp re ta c ió n . Los d o c u m e n to s de seg u n d o g ra d o se
co n sid eran d otad o s de fu erza n o rm ativ a m a y o r o m e n o r según la p o sició n in stitu ­

No así. en cambio, en inglés. «Interpretation of law» se refiere solo a esos casos en


que en el italiano «legge» [castellano ley] aparece en el significado más general. Con
referencia a las técnicas de interpretación de los singulares actos de legislación, se
habla en inglés de «statutory interpretation»; pero obviamente las técnicas de inter­
pretación se usan, además de para el statutory law (derecho estatutario, derecho
legislativo), para el common law, en relación a lo cual no se habla, sin embargo, de
common law interpretation. Las técnicas y las doctrinas de interpretación del common
law se ubican en el ámbito de técnicas y de doctrinas atinentes: a) al principio del
precedente; b ) a los modos de distinguir, en una sentencia, aquello que constituye
«ratio decidendi» de aquello que constituye «obiter dictum »; c ) a los modos de
extraer reglas de la ratio decidendi de un precedente; d) a los modos de argum entar
la inclusión (o la exclusión, mediante distinción: «to distinguish») de una cuestión
al área cubierta por un precedente. Al traducir de otras lenguas m odernas al inglés
se puede de tanto en tanto encontrar la expresión adecuada («co n stru ctio n » es
utilizable en muchos contextos): en el traducir del inglés a otras lenguas modernas
en muchos casos no se encuentra la expresión adecuada.
11 Como en la expresión «teoría de la ley».
12 Como las leyes en sentido material, las leyes en sentido formal, las normas completas, etc.
13 Cfr. infra.

38 |
Noción de interpretación

cional de sus a u to re s 14. Según la fu erza n o rm ativ a de los d o cu m e n to s de segundo


grad o, y según las co n c e p c io n e s ju ríd icas de que se p arte, se tien d e a in clu ir en el
área sem án tica de « in te rp re ta ció n de la ley» tam bién a la in te rp re ta ció n de tales
d o cu m en to s n o rm ativ o s de segundo grad o . En cam b io , cu an d o es n e ce sa rio , u
o p o rtu n o o deseable distinguir, se co n tra p o n e n a la « in te rp re ta ció n de la ley», de
o casión en o casió n , la « in te rp re ta ció n de la ju risp ru d e n cia » , la « in te rp re ta ció n de
la p rá ctica ad m in istrativ a», la « in te rp re ta ció n de los d ictá m e n e s del C o n sejo de
E stad o», y así en ad elan te.
En el uso m ás e xten d id o , « in te rp re ta ció n de la ley » designa tod as las a ctiv i­
dades y tod os los resu ltad o s de la ap reh en sió n y del uso de un d e re ch o (v ig e n te
o h istó rico , p ero en el ca so de los d e re ch o s h istó rico s es m ás usada la locu ció n
« in te rp re ta ció n del d e re c h o » ), y su área se m á n tica resulta tan exten d id a co m o
aquella de « in te rp re ta ció n del d e re c h o » : la p re fe re n cia de la p rim era locu ció n
co n n o ta, en este ca so , c o n ce p c io n e s, o ideologías o m etod ologías del hablante.
U sos m en o s ex te n d id o s e x p re sa n ten d en cias a la te cn ifica ció n de la lo cu ció n .
Así, en o casio n e s en el uso se co n tra p o n e a la « in te rp re ta ció n de la ley» la
«in teg ració n de la ley », para d istingu ir e n tre la atrib u ció n de sign ificad o a un
d o cu m en to n o rm ativ o dado y la id en tificació n de una n ueva n o rm a, que el d o cu ­
m en to n o rm ativ o no co n sie n te co m o p rim era y su p erficial in te rp re ta ció n suya,
p ero que se co n sid e ra pueda se r p ostu lad a so b re la base de una in te rp re ta ció n
de un d o cu m en to n o rm a tiv o y de la ad o p ció n de una ace p ta d a m etodología de
búsqueda del d e re c h o 15.
Del m ism o m o d o , en o ca sio n e s se d istingue a la in te rp re ta ció n de la ley en
sen tid o m ás restrin g id o , que tien e en v istas la sola ley e scrita , de la in te rp re ta ció n
de la co stu m b re. Ello así, sea a causa de la co n tra p o sició n que a m en u do se instituye
— en sed e de teoría de las fu en tes — e n tre ley (e s c r ita ) y co stu m b re , sea a causa
de p articu lares p rob lem as a que da lugar la in te rp re ta ció n de la c o s tu m b re 16. En
o casio n es, o b v iam en te, no se distingue.
En o tra s o casio n e s se d istingue la in te rp re ta ció n de la ley en un sen tid o m ás
restrin g id o , que tie n e en v ista s las so las e x p re s io n e s de la n o rm a tiv a g en eral
(co stu m b re y le y ) en sus v ario s niveles je rá rq u ico s (le y co n stitu cio n a l, ley o rd i­
n aria, ley reg io n al), de la in te rp re ta ció n de los d o cu m e n to s de o tra s n o rm ativ as
jerárq u icam en te in fra-o rd en ad as, p ero en cu alq u ier ca so d otad as de alto grad o de
gen eralidad , e n tre las cu ales están los reg lam en to s, las circu la re s, los co n v en io s
co lectiv o s, y así en ad elan te. En o ca sio n e s, ob v iam en te, no se distingue. Pero ello
a m e rita a claracio n e s.

14 De ello infra, en relación a los sujetos de la interpretación (cap. II).


15 En los mismos términos con frecuencia se distingue entre interpretación del contrato
e integración del contrato.
16 Como se verá a su tiempo.

I 39
La interpretación J e la Lev

3. OTROS T IPO S DE IN T ER PR ET A C IÓ N JU R ÍD IC A Y OTROS O B JET O S DE


IN T ER PR ET A C IÓ N EN EL D ER EC H O
C o m o se ha señ alad o, ad em ás de la así llam ada in te rp re tació n del d e re ch o y
de la así llam ada in te rp re ta ció n de la ley. hay o tro s tipos — p articu lares — de in­
terp retació n en el d e re c h o . T o d o s los tip o s d e d o c u m e n ta c ió n ju ríd ica , to d o s los
e n u n cia d o s lin g ü ístico s co n te n id o s en d o cu m e n to s ju ríd ico s, son en tes a los que
los o p erad o res ju ríd ico s d eben atrib u ir significado. C o m o tam bién se ha señ alad o,
los tipos m ás im p o rta n te s de d o cu m en to s, a p ro p ó sito de los cu ales se habla de
in terp retació n , m ás allá de la ley en sus v ario s niveles je rá rq u ico s (c o n s titu c io ­
nal, ord in aria, reg io n al) y la co stu m b re (d e que a caso pueden co n ce b irse niveles
je rá rq u ico s), son los siguientes: 1 ) las se n te n cia s de la C o rte co n stitu c io n a l'7; 2 )
los tratad o s in te rn a cio n a le s18; 3 ) los reg lam en to s (d e v a ria s e s p e c ie s )19; 4 ) las

17 No hay estudios específicamente dedicados a la interpretación de las sentencias de la


Corte constitucional; sin embargo, en la abundante literatura dedicada a la actividad
interpretativa de la Corte, esto es, a las sentencias de la Corte en cuanto interpretativas
de la ley constitucional o infra-constitucional, se encuentran con frecuencia conside­
raciones relativas también a la interpretación que tiene por objeto las sentencias de la
Corte. Desde este ángulo en particular pueden ser consideradas las voces siguientes:
C r i s a f u l l i . 1956. C r i s a f u l l i , 1967, G i a n n i n i , 1956, G r o t t a n e l l i d e 'S a n t i , 1962,
M o r t a t i , 1970. S a n d u l l i , 1959.
IS Sobre la interpretación de los tratados internacionales hay una vastísima literatura
específica. Doy aquí algunas voces significativas, distribuidas por comodidad según el
área lingüística:
a) Literatura en lengua italiana: B e n t i v o g l i o , 1958, B e n t i v o g l i o , 1972, C a p o t o r t i .
1960. C a p o t o r t i , 1962, M o n a c o , 1963, N e r i , 1958.
b) Literatura en lengua francesa: Co r, 1966, C h e n g , 1941, D e g a n , 1963, F a u r e , 1960,
Jo k l , 1936, L a u t e r p a c h t , 1934. P o l i t i s , 1934, R o s e n n e , 1963, S o u b e y r o l , 1958,
S p e n c e r , 1934, V i s s c h e r , 1959.
c) Literatura en inglés: B e r n h a r d t , 1967, C h a n o , 1933, F a c h i r i . 1929, F a i r m a n ,
1934. F o c k e m a A n d r a e , 1948. H a r a s z t i , 1966. H a r d y , 1961, H y d e , 1930, Ia c o b s ,
1969, L a u t e r p a c h t , 1927, L a u t e r p a c h t , 1949. L a u t e r p a c h t , 1958: 116-141,
M c M a h o n , 1961, M o r s e , 1960. S c h e c h t e r , 1964, S i n c l a i r , 1963. S i n c l a i r ,
1970, S t o n e . 1955, W R I G H T , 1929, Yu, 1927.
d) Literatura en lengua germana: B e r n h a r d t , 1963, B ü l c k , 1962, D a h m . 1961: 42-
57. K r e i b a u m , 1964.
19 El «reglamento», en verdad, no constituye un concepto unitario. Hay diversos tipos de
reglamento, algunos de los cuales son fuentes primarias, otros son fuentes secundarias
(com o los reglamentos gobernativos estatales). Por tanto, más que un singular objeto de
interpretación, y una singular figura de interpretación jurídica concerniente al objeto,
en rigor, se debe hablar de tantos diversos objetos de interpretación y de tantas diversas
figuras de interpretación cuantos son los tipos de reglamento.

40
Noción de interpretación

circ u la re s a d m in is tra tiv a s 2": las reglas o e sq u e m a s de c o m p o s ic ió n de in te re se s


e n tre ca te g o ría s de o p e r a d o r e s 21; 6 ) los c o n v e n io s c o le c tiv o s de tr a b a jo -2; 7 )
los e s ta tu to s de las a s o c ia c io n e s y de las s o c ie d a d e s 23; 8 ) las s e n te n c ia s de los
ó rg a n o s ju ris d ic c io n a le s y de las ju ris d ic c io n e s a d m in is tra tiv a s 24; 9 ) los d ic tá ­
m en es de los ó rg a n o s de la a d m in is tra c ió n c o n s u ltiv a -5; 1 0 ) las m e d id a s de la

211 Observa justamente G i a n n i n i , 1960, que la circular es un documento que contiene un


enunciado que de una dependencia administrativa es comunicado a otras dependencias:
de modo tal que no habría problemas específicos de interpretación de las circulares
(diversos de aquellos generales atinentes a la interpretación de los enunciados), sino
solo problemas específicos de interpretación de las circulares en cuanto comunicaciones
de cada acto normativo interno típico que la «circular» comunica (norm as de organiza­
ción y de servicio, directivas de acción de órganos sometidos a jerarquía, a dirección, a
orientación, órdenes internas). Con mucha frecuencia en doctrina se habla en general.
Cfr. de todos modos: A m o r t h , 1941, B a c h e l e t , 1957. B o d d a , 1938, B u e . 1938, de
Va l l e s , 1943, F r a n c h i n i , 1951, L i c c a r d o , 1952. L i c c a r d o , 1955. L u c i f r e d i . 1947.
P i z z o r u s s o , 1977: 5 5 3 y sgls, R o e h r s s e n , 1940, R u g g e r i , 1973, S i l v e s t r i . 1950.
Z i n g a l i . 1952.
21 Las reglas o esquemas de composición de intereses entre categorías de operadores
son frecuentes en el sector de los tráficos internacionales. Sobre su interpretación en
general no hay literatura específica y frecuentemente se hace referencia a la doctrina
en materia de interpretación del contrato.
22 Los convenios colectivos del trabajo son, originariamente, un caso particular de esque­
mas de composición de intereses; por lo demás, en diversos ordenamientos, y en el
periodo fascista en el nuestro, han asumido carácter diverso, insiriéndose en el sistema
de las fuentes del derecho en posición particular; y también ahora, en el régimen de
los así llamados convenios colectivos de derecho común, ellos son considerados por
muchos objeto de interpretación diverso respecto a otros esquemas de composición
de intereses contrapuestos. Entre la literatura específica sobre el argumento han de
señalarse: B a l l e s t r e r o G e n t i l i , 1969, C e s s a r i , 1963.
23 Sobre la interpretación de los estatutos de las asociaciones y de las sociedades no hav
literatura específica.
24 Sobre la interpretación de la sentencia véanse (más allá de los tratados generales de
procedimiento civil y penal, que habitualmente se ocupan del problema): A l l o r i o .
1938, B e t t i , 1949b: 251 y ss., cap. X V I (Interpretazionc della sentenza), C a l a m a n d r e i ,
1947, C a r n e l u t t i . 1933, D e n t i , 1946, M i .n o l i . 1942. N a s i , 1972. R o cco , 1962
25 No hay literatura específica sobre la interpretación de los dictámenes; en cuanto actos,
son considerados habitualmente un objeto de interpretación no diverso de otros actos
administrativos, incluso si sobre ello podrían generarse justificadas perplejidades.

41
La interpretación de la Ley

a d m in is tra c ió n a c tiv a 26; 1 1 ) los n e g o cio s en g e n e ra l27: 1 2 ) los a c u e rd o s 28; 1 3 )


los c o n tr a t o s 29; 1 4 ) los te s ta m e n to s 30.
La p rim era pregu nta que su rge, a p ro p ó sito de esto , es la siguiente: ¿es posible
y, si lo es, es tam bién útil an alizar la in te rp re ta ció n en el d e re ch o en g en eral, y ha­
c e r teoría de la in te rp re ta ció n jurídica en gen eral? La resp u esta afirm ativa im plica
que hay identidad, o p o r lo m en os ap reciab le afinidad, e n tre la in te rp re ta ció n de
la ley en sen tid o restrin g id o y la in te rp re ta ció n de los c a to rc e tip os m en cio n ad o s
( y de o tro s tipos que quisiesen id e n tifica rse ): la resp u esta n egativa im plica que
no hay identidad, y que la afinidad, aunque la haya, no es ap reciab le. C o m o es
obvio, a tales p regu ntas no se p uede d ar c o rre c ta m e n te una resp u esta de una vez
p or to d as (s o pena de c a e r en el p e o r e s e n cia lism o ); la resp u esta está co n d ic io ­
nada, p o r un lado, p o r el c o n te x to h istó rico -in stitu cio n a l y, p o r el o tro , p o r las
p referen cias, los objetivos y las ideologías ju ríd icas d e quien resp o n d e. D ejando a
un lado p o r el m o m en to las p referen cias de quien e scrib e y lim itán d on os a te n e r
en cu e n ta n u estro c o n te x to h istó rico -in stitu cio n a l, p o d em o s d e cir lo siguiente.
En térm in o s gen erales, hoy en Italia, co m o tam bién en los p aíses de in stitu cio n es
y cu ltu ra ju rídica afín (F ra n c ia , la R epública F ed eral A lem an a, Suiza) p rev alece
en tre los estu d io so s, y está ju stificad a p o r m u ch o s h ech o s, la resp u esta negativa;

26 La interpretación del acto administrativo fue hecha objeto de un estudio que constituye
el punto de partida de la moderna teoría general de la interpretación en la cultura jurídica
italiana, éste es el ya recordado G i a n n i n i , 1939. Al margen de ello, ha de remitirse a
todos los tratados sobre el acto administrativo.
27 Sobre la interpretación del negocio jurídico en general cfr. B e t t i , 1955b, C a l l a t a y ,
1947, C a r i o t a F e r r a r a , 1948, C í a n , 1969. D a n z , 1897, F l u m e , 1965. G r a s s e t t i ,
1938b, G r a s s e t t i , 1962b, G r a s s e t t i , 1962a, L a r e n z , 1966 [1 9 3 0 ] (sobre el que
vierte la recensión, con el mismo título, de F. Wieacker, en Juristenzeitung, 1967. pp.
385 y ss.), L e o n h a r d , 1922, M a n i g k , 1929, M osco, 1952, O n d e i , 1964. O p p o , 1943,
SCHREIER, 1927. TiTZE, 1910. Wb'RZEL, 1924, ZlCCARDI, 1972.
28 No hay literatura específica sobre la interpretación de los acuerdos.
29 Sobre la interpretación del co n tra to véan se, más allá de las obras relativas a
la in terp retación de los negocios jurídicos, esp ecíficam en te: M e s s i n a , 19 0 6 ,
ahora en M e s s i n a . 194 8 b . voi. V. pp. 1 5 1 -1 9 8 ; A u e r , 1 9 6 4 . C a r n e l u t t i , 1 9 2 5 ,
C a r r e s i, 1957, Ga r r e s i . 1957, C a s eli.a , 1961. G e n o v e s e , 1949, G h ir o n , 1948,
G r a s s e t t i, 1938b, M a r t y , 1950. M o s c a t i, 1967, M r o c h . 1960, O p p o , 1943,
Pa r t e s o t t i , 1965, R o d o t à , 1 9 6 9 . Sc a l f ì . 1962. Sc h l e s i n g e r , 1 9 5 3 , V e r g a ,
1 9 4 1 . Z i c c a r d i , 1969
30 Sobre la interpretación del testamento la literatura es vastísima. D oy aquí algunas entre
las voces más significativas: B e t t i , 1955b, D e C u p i s , 1947, G a n g i . 1952, G a r c í a A m i ­
g o , 1969. G r a s s e t t i . 1938b, G r a s s e t t i , 1940, G r a s s e t t i , 1962a, K e u k , 1965, O p p o ,
1943, P e r e g o , 1970. P i c e n o n i , 1955, R e s c i g .n o , 1952, S i b e r , 1929, Z i c c a r d i . 1972.
Sobre la doctrina de common law véanse H a w k i n s & R y d e r , 1965.

42
Noción de interpretación

p ero es b astan te frecu en te tam bién la resp u esta positiva, en favor de la cual m ilitan
tam bién algunos h e ch o s31.
En favor de la resp u esta p ositiva32 m ilita la p ersisten cia de usos indiferenciados
de los v ocab los de la fam ilia de la in te rp re ta ció n ; la disponibilidad, en los d iversos
tipos de in terp retació n , su stan cialm en te de los m ism os cá n o n e s o criterio s de a rg u ­
m en tació n (au n q u e, en el p resen te c o n te x to , los d iv erso s cá n o n e s fre cu e n te m e n te
tengan p eso d iv erso en los d iv erso s tipos de in te rp re ta c ió n )33; la ya m en cio n ad a
in terdep en d encia del difundirse de co n ce p cio n e s o ten d encias en los d iversos tipos
de in terp retació n : co m o , p o r ejem plo, la p revalen cia de ten d en cias «o b je tiv ista s» 34
en sed e de in terp re ta ció n de la ley, que d eterm in a o co -d e te rm in a la p rev alen cia
de ten d en cias «o b je tiv ista s» en sede de in te rp re ta ció n del co n v en io co le ctiv o ,
del co n tra to , del te sta m e n to (au n q u e ello no sea siem p re cie rto : p o r ej„ en una
p articu lar esp ecificació n de la ideología ju rídica liberal, a ten d en cias «ob jetiv istas»
en la in terp retació n de la ley solían a c o m p a ñ a rse ten d en cias «su b jetiv istas» en la
in terp retación del c o n tra to ); re cu rre n te s teo rizacio n es gen eralizadoras, no privadas
de alguna in fluen cia cu ltu ral y, m ás ra ra m e n te , p rá c tica 35.
Más n u m ero sas y de m ás p eso son las razo n es que m ilitan en favor de la re s­
p u esta n egativa. Así, la ya m en cio n ad a p ro g resiv a m a y o r fre cu e n cia de usos que
d istinguen, según el o b jeto , la in te rp re ta ció n d e la ley de aquella de la sen tencia, del
contrato, del convenio colectivo, e tc . Así tam bién, la doble in d icació n que p ro v ien e

11 En los países anglosajones de common law (Inglaterra, los Estados Unidos, Australia,
Canadá: no Escocia, ni la República Sudafricana) en cambio, ante la falta de formula­
ciones teóricas, se asiste a una fuerte tendencia, especialmente en la práctica, a tratar
del mismo modo a la interpretación del statute, del tratado internacional, del contrato,
del testamento, y de cualquier documento legal escrito, a excepción de las sentencias
de los jueces.
32 Algunos de entre los escritos italianos más importantes en materia de interpretación
parten (pero son excepciones) de la respuesta positiva, y de tal modo analizan a la in­
terpretación en el derecho en general. Así, en el trabajo de G i a n n i n i , 1939, se antepone
una parte sobre la interpretación jurídica en general: para G i a n n i n i la interpretación
jurídica es interpretación de actos (ley, acto administrativo, negocio) y no de hechos
(la costumbre puede ser solo objeto de comprobación, no de interpretación), y en ello
reside la posibilidad de una teoría general. Así, en el trabajo de B e tti, 1949b, la inter­
pretación es objeto de un tratamiento general: para Betti la interpretación jurídica es
interpretación caracterizada por la juridicidad del objeto.
33 Sobre cánones o criterios de argumentación, cfr. infra: «los argumentos jurídicos»
analizados en el cap. VIII.
34 Cfr. infra especialmente con referencia a los argumentos de la coherencia, de la com-
pletitud, teleológico, sistemático y apagógico, que son los argumentos intrínsecamente
objetivistas (cap. VIII).
15 Como en el caso de aquellos tratados que se titulan «La interpretación de la ley y de los
actos jurídicos», donde «actos jurídicos» es la locución que comprende a la totalidad
de los catorce tipos mencionados o la mayor parte de ellos.

43
La interpretación de la Lev

de la disciplina legislativa de los tipos de in te rp re tació n ; p o r un lado, la ley dis­


tingue la in terp re ta ció n de la ley de aquella del c o n tra to , del te sta m e n to y de los
o tro s ob jetos cu y a in te rp re ta ció n está disciplinada e x p re sa m e n te (n o de to d o s lo
e s tá ): p o r el o tro lado, d iv erso rol cu m p le la disciplina legal de la in te rp re ta ció n
de o tro s tip os de d o cu m e n to ju ríd ico 36. A sim ism o, la ten d en cia de la d o ctrin a
jurídica — en e sto sensible a las in d icacio n es de la legislación — a c o n s id e ra r a la
in terp retació n de ob jetos d iv erso s a la ley c o m o p arte o e lem en to de los ob jetos
m ism os: el tratam ien to de la in terp retació n del tratad o in tern acion al se lleva a cab o
en sed e de tra ta m ie n to del d e re ch o in tern acio n al co n v e n cio n a l: el tra ta m ie n to
de la in terp reta ció n de la se n te n cia co n stitu cio n a l en sed e de tra ta m ie n to de la
C o rte co n stitu cio n a l: el tra ta m ie n to de la in terp retació n del co n v en io co le ctiv o
en sed e de trata m ie n to del d e re ch o sin d ical; el tra ta m ie n to de la in te rp re ta ció n
de las circu lare s, de los d ictá m e n e s, de las m edidas, se lleva a ca b o — en los raro s
ca so s en que se lleva a cab o — en sed e de tra ta m ie n to de la actividad de los ó r ­
ganos ad m in istrativ o s: el tra ta m ie n to de la in te rp re ta ció n del n eg o cio en sed e de
tra ta m ie n to d d n egocio: el tra ta m ie n to de la in te rp re ta ció n del c o n tra to en sede
de tratam ien to del c o n tra to ; el tra ta m ie n to de la in te rp re ta ció n del te sta m e n to en
sed e de tra ta m ie n to del te sta m e n to . P o r últim o, ha de c o n s id e ra rse la ten d en cia de
las org an izacio n e s jurídicas m o d e rn a s, d espu és de la e m e rg e n cia del así llam ado
« E stad o de d e re ch o » , h acia una siem p re m ay o r fo rm alizació n y d istrib u ción de
co m p e te n cia s: la fo rm alizació n de la ley y la p recisa d istrib u ció n de co m p e te n cia
legislativa, la fo rm alizació n de la a d m in istració n pública y las d istrib u cio n es de
c o m p e te n cia s a las o rg a n iz a cio n e s del d e re ch o a d m in istrativ o , la p ro p ag ació n
de co n stitu cio n e s rígidas, la d elim itació n de las au to n o m ías. T o d o ello induce a
la siem p re m ás rígida distinción e n tre los varios o b jeto s de in te rp re ta ció n en el
d erech o , según una te n d e n cia tod avía o p erativ a, y a ca so hoy p arcialm en te puesta
en d iscu sión co n la crisis de la m ism a o rg an izació n ju ríd ica del siglo X IX .
A la pregu nta so b re si pueda h a ce rse teo ría de la in te rp re ta ció n ju ríd ica en
gen eral y análisis de la in te rp re ta ció n en el d e re ch o en g en eral, en la situ ació n a c ­
tual p arece p o r tan to deba d arse resp u esta n egativa, y deba p ro p e n d e rse a teo rías
y análisis sep arad o s dirigidos a la ley y a los o tro s d iv erso s ob jetos sin gu lares de
in terp retació n . Sin em b argo, aunque a la p regu nta en gen eral p a re ce deba d arse
resp u esta negativa, d eb em o s p reg u n tarn o s si no pueda h a ce rse análisis y teo ría
de la in terp reta ció n p o r g ru p os de ob jetos de in te rp re ta ció n ; si, p o r tan to , los
sin gu lares o b jeto s de in te rp re ta ció n ju ríd ica no deban se r reag ru p ad o s y si acaso
la m ism a ley no pueda inclu irse en un g ru p o; en este ú ltim o ca so , podría h a ce rse
teoría y análisis, co n ju n tam en te, de la in terp retació n de la ley y de los o tro s objetos
de in terp retació n ju ríd ica que p e rte n e ce n al m ism o gru p o.
A p rim era vista, p o r lo d em ás, d iv erso s son los ag ru p am ien to s que pueden
in stitu irse e n tre los ob jeto s de in te rp re ta ció n en el d e re ch o : d iv erso s, y tod os
razon ab les.

,s Cfr. infra: la interpretación de la ley, como objeto de disciplina jurídica (cap. VI).

44
Noción de interpretación

Un p rim er ag ru p am ien to podría h a ce rs c distingu ien d o, e n tre los ob jetos de


in terp retació n ju ríd ica, aquellos que so n de c a rá c te r a u tó n o m o de aquellos que
son de c a rá c te r ap licativo y ejecu tiv o , los cu ales, co n stitu y e n d o el resu ltad o de
la in terp retació n de o tra s en tid ad es ju ríd icas d o cu m en tad as, se co n cib e n co m o
h eteró n o m o s. En el g ru p o de los ob jetos a u tó n o m o s se co lo ca ría n ; a ) las leyes: b )
los tratad o s in tern acio n ales; c ) algunos reg lam en to s: d ) quizás p o r ca so , m edidas
ad m in istrativ as cu an d o d iscre cio n a le s; e ) los co n v e n io s c o le ctiv o s de d e re ch o
co m ú n : / ) n egocio s, acu erd o s, co n tra to s, te sta m e n to s; en el g ru p o de los ob jetos
h e teró n o m o s se co lo ca ría n : a ) las se n te n cia s de la C o rte co n stitu cio n a l, en cu an to
in terp retativ as-ap licativ as de la C o n stitu ció n ; b ) las circu la re s ad m in istrativ as,
cu an d o, y en cu an to in terp retativ as-ap licativ as de las leyes: c ) los d ictá m e n e s ad ­
m in istrativ os cu an d o v ersan so b re el d e re ch o ; d ) las m ed id as ap licativas; e ) todas
las sen ten cias, de cu alq u ier ó rg an o . E ste a g o lp a m ie n to y esta d istin ción p ued en
ten er relevancia en sed e de análisis y teo ría de la in terp retació n , p orq ue en n uestro
co n te x to h istó rico -co n stitu cio n a l algunos cá n o n e s in terp retativ o s y c o rre s p o n ­
dien tes arg u m en to s in terp retativ o s y té cn ica s de m o tivación hacen referen cia a
los au to res del ob jeto de in te rp re ta ció n : y h acien d o esta referen cia, los cán o n es,
los arg u m en to s y las m o tiv a cio n e s aludidas, tien en p eso en cu an to los au to res
de los d o cu m en to s in terp retativ o s sean relev an tes, lo que su ced e toda v e z que el
ob jeto d o cu m en tad o sea ex p re sió n de au ton om ía. Sirve de ejem plo el can o n de
in te rp re ta ció n según el cual el sen tid o de un d o cu m e n to (ley, tratad o , co n v en io
co lectiv o , co n tra to , te sta m e n to ) debe id en tificarse en relació n a la voluntad de su
au to r o de sus au to res: sea cual fu ere el p eso de este can o n de in te rp re ta c ió n ", lo
cie rto es que él tiende a re d u cirse a c e ro en el ca so de los ob jetos h e te ró n o m o s:
m ien tras que puede ser sen sato guiarse p o r indicios sob re la voluntad del legislador
al in te rp re ta r una ley, o al in te rp re ta r un tratad o o un co n tra to p o r indicios so b re
la voluntad de los co n tra ta n te s, d ifícilm en te será co n sid erad o se n sa to — en un
c o n te x to in stitu cion al en que la ju risd icció n no es co n sid erad a una p re rro g a tiv a
feudal, c o m o en o tra s é p o ca s lo fue — gu iarse, en la in te rp re ta ció n de una se n ­
ten cia, p o r ind icios so b re la voluntad del ju ez. Ha de re c o rd a rse d esd e ya que dos
ten d en cias d o ctrin a le s se dirigen a d e sa cre d ita r la op o rtu n id ad de esta d istinción:
una m inan d o el fu n d am en to, la o tra m inan d o la relev an cia en sed e de teo ría de la
p ro d u cció n del d ere ch o . La p rim era ten d en cia d o ctrin a ria so stien e que toda n o r­
ma (se a n las n o rm as g en erales, sean las n o rm a s ind ivid u ales) es al m ism o tiem p o
ap licativa de una n o rm a je rá rq u ica m e n te s u p e rio r y e je rcicio de d iscrecio n alid ad
cre a tiv a 38, de m od o que cada n o rm a, d esde la co n stitu cio n al h asta la c o n tra ctu a l,
es al m ism o tiem p o a u tó n o m a y h e te ró n o m a : de esta ten d en cia puede d e cirse que,
al tiem p o que está ju stificad a la crítica de una op o sició n e sq u em ática y absoluta

Se trata del así llamado argumento psicológico. Cfr. infra, cap. VIII, n. 6.
38 De esta tendencia es exponente principal H K e l s e n , de quien véanse: K e l s e n , 1945
en la traducción al italiano en K e l s e n . 1952. cap. XI de la Pt. 1 y cap. III-V de la Pt. II
y K e l s e n , 1960 en la traducción al italiano K e l s e n , 1962 capítulo V.

45
La interpretación de la Ley

en tre a cto s n o rm a tiv o s a u tó n o m o s y h e te ró n o m o s, su p reten sió n de an u lar la


d istin ción tam bién co m o d istin ció n cu an titativ a es en n u estro c o n te x to h istó rico -
institu cion al tan irrealista c o m o in op ortu n a, tal co m o d em u estra incluso el análisis
de la in terp retació n y del p eso de los arg u m en to s ju ríd ico s en relació n a los ob je­
tos de in terp reta ció n . La segu nd a ten d en cia es aquella que devalúa y d esacred ita
tod o arg u m en to in te rp re ta tiv o subjetivista en n o m b re del privilegio de cá n o n e s
ob jetivistas en la in te rp re ta ció n , sea solo en relación a la ley o a to d o s los acto s
n orm ativos: de esta ten d en cia p uede d e cirse que tal privilegio ha de d iscu tirse en
sed e de v alo racio n e s id eológicas, tra tá n d o se de un p ro g ra m a 39. En cu alq u ier caso ,
to m an d o el ag o lp a m ie n to p o r lo que vale, se trata de un ag ru p am ien to que p erm ite
co lo ca r a la ley en uno de los dos gru p os distinguidos, y p recisam en te en el g ru p o de
los d o cu m en tos que exp resan acto s n orm ativos au tó n o m o s (c o n una ex ce p ció n por
lo d em ás im p ortan tísim a: la e x ce p c ió n está co n stitu id a p o r las leyes de a ctu a ció n
constitucional", que son a cto s n orm ativos h eteró n o m o s interpretativos-aplicativos,
y cu ya in terp reta ció n no es o p o rtu n o sea guiada p o r indicios so b re la voluntad de
su au tor, el legislador o rd in a rio ).
Un segundo ag ru p am ien to p od ría h a ce rse distingu ien d o, e n tre los o b jeto s de
in te rp re ta ció n ju ríd ica, aquellos que son el resu ltado de un a cu e rd o , tra n sa cció n ,
o co m p ro m iso , e n tre los in tereses c o n tra p u e sto s de que son p o rta d o re s d iv erso s
su jetos au to res del d o cu m e n to , de tod os los o tro s ob jetos de in te rp re ta ció n . En el
p rim er gru p o, que p o d ríam o s llam ar de los d o cu m e n to s ( y de los o b je to s) c o n ­
ciliativos, en la e x p e rie n cia ju ríd ica m o d e rn a 40, se u bican solo los co n tra to s, los

N. del T. En la cultura jurídica italiana existe un término tecnificado para calificar a


aquellas leyes emitidas específicamente para adecuarse a un mandato constitucional:
leggi di adempimento costituzionale. No parece haber un término paralelamente tecni­
ficado en el castellano. En adelante se utilizará ‘leyes de actuación constitucional’.
39 En ocasiones el privilegio de cánones interpretativos objetivistas se asocia con concep­
ciones para las cuales la ley no tiene naturaleza de mandato sino que tiene naturaleza y
estructura de valoración o juicio hipotético. También esta idea fue profesada por K ei .s e n .
Su difusión en la cultura jurídica italiana, sin embargo, fue más bien el efecto que la
causa de las tentativas de desacreditación de los cánones subjetivistas de interpretación
de la ley: y no puede adscribirse a la sola influencia cultural de la obra de K e l s e n sobre
algunos estudiosos italianos. Entre los más recientes estudios que se fundan sobre una
concepción de la norma como juicio hipotético, dirigida a desacreditar los argumentos
interpretativos subjetivistas, se señala el de I r t i , 1976, cap. I, sobre el cual véase la
recensión de T a r e l l o , 1 9 76-1977
40 No así en experiencias jurídicas precedentes, como la europea medieval, en la cual
con frecuencia las leyes y los documentos «constitucionales» expresaban tratados de
paz entre fuerzas políticas contrapuestas. La idea de que un contrato sea una suerte
de tratado de paz entre intereses en conflicto está implícita en el uso. hasta hace algún
decenio frecuente y todavía hoy no desaparecido entre los prácticos, de llamar «pacis-
centi» [partes del acuerdo o de la composición] a los contrayentes.

46
Noción de interpretación

con ven ios co le ctiv o s y los tratad o s in tern acio n ales de n atu raleza c o n tra c tu a l41. La
id en tificación de este g ru p o de ob jetos p uede te n e r relev an cia en sede de análisis
y de teoría de la in te rp re ta ció n , p orq ue tam bién en n u estro c o n te x to h istó rico -
in stitu cion al un ca n o n in te rp re ta tiv o , y un co rre sp o n d ie n te arg u m en to y té cn ica
de m o tiv ación , h acen referen cia al c a rá c te r con ciliativ o del ob jeto de in te rp re ta ­
ción : así, puede p re fe rirse aquella in te rp re ta ció n que m e jo r tu tele el equilibrio de
los in tereses en co n flicto y m ás resp on d a a la a risto té lica «ju sticia sin alag m ática»
(p re fe re n c ia en o c a s io n e s p re s c rip ta c o m o c rite rio su b sid iario : a rtícu lo 1 3 7 1
c .c ., en relació n a los c o n tra to s a títu lo o n e ro s o ). Sin em b arg o , d esd e que en
n u estro c o n te x to h istó rico -in stitu cio n al la ley no es co n ceb id a co m o p acificació n
de co n flicto , el m e n cio n a d o can o n in terp retativ o , el m en cio n ad o a rg u m e n to y
la m en cion ad a técn ica de m o tiv a ció n no son co n sid erad o s aplicables ni son de
h ech o aplicad os en la in te rp re ta ció n de la ley4-. Y en co n se cu e n cia , e ste segundo
agru p am ien to sirv e solo in d ire cta m e n te y en m od o n egativo para el análisis y la
teoría de la in terp re ta ció n de la lev.
Un te r c e r ag ru p am ien to p o d ría h a ce rse distingu ien d o, e n tre los ob jetos de
in terp retació n ju ríd ica, aquellos que disciplinan se rie s de relacio n es y se dirigen a
clases de u suarios, de aquellos que disciplinan una singular relación y se dirigen a
usuarios individuales. Se trata de una distinción en cierta m edida am bigua: dado que
mal se adapta al com b in arse co n las clasificaciones form ales de los acto s n orm ativos.
En cu alq u ier caso , habitualm ente recaen en el p rim e r g ru p o : a ) las leyes cu an d o
no se trate de leyes-m ed id a': b ) los tra ta d o s in tern acio n ales solo p o r sus efectos en
el derecho interno, si los tien en , y no en el ám b ito de las relacio n es e n tre Estados:
c ) las sen ten cias del Tribunal co n stitu cio n al solo en el caso que sean estim atorias y
en sus efectos de carácter g en era l: d ) las circu la re s ad m in istrativ as (e n la m edida en

N. del T. Se trata, en términos generales, de ‘leyes’ que carecen de los caracteres de


generalidad y abstracción, que poseen contenido típico (no de ley sino) más bien de
acto administrativo.
41 Por cuanto concierne a los tratados internacionales, es necesario dirigir la atención,
en esta ocasión, solo a aquellos tratados que sirven para componer o para prevenir
conflictos de intereses contrapuestos; ello se verifica en los tratados internacionales
que no tienen carácter organizativo, esto es, no dan vida a estructuras organizativas
internacionales: por esto, hablamos de tratados de naturaleza contractual (para contra­
ponerlos a los tratados de naturaleza asociativa y/u organizativa). Frecuentemente los
tratados de naturaleza contractual son bilaterales, mientras que aquellos de naturaleza
asociativa y /o organizativa son plurilaterales o tendencialmente tales (por ej., abiertos
a la sucesiva adhesión de otros Estados). Como queda claro, cuanto más el tratado
tiene fines de organización y queda abierto a adhesiones sucesivas, tanto menos vale
el criterio interpretativo de! equilibrio de los intereses de los (prim eros) contrayentes.
Podría sostenerse la oportunidad de usar el canon del equilibrio en la interpretación
de las leyes que receptan los contenidos de un tratado internacional, de un convenio
colectivo, de un contrato. Pero cfr. infra en relación a los argumentos interpretativos, es­
pecialmente el argumento naturalista y el argumento equitativo (cap. VIII. nn. 15 y 16).

I 47
La interpretación de la Ley

que se re co n o z ca a las c ircu la re s y a los a cto s n o tificad o s la cap acid ad de p ro d u cir


n o rm as g e n e ra le s): e ) los reg lam en to s;/ ) cu an d o tienen valor de n orm as, las reglas
y esq u em as de co m p o sició n de in tereses e n tre categ o rías de o p e rad o re s; g ) los
co n v en io s co lectiv o s de trabajo: h ) los esta tu to s; m ie n tra s ingresan h abitu alm en te
en el segu nd o gru p o las se n te n cia s, los d ictá m e n e s y las m edidas ad m in istrativ as,
los n egocios, los co n tra to s , los te sta m e n to s. E sta d istin ción tien e relev an cia en
sede de teoría de la in te rp re ta ció n p orq ue al m en os un can o n in terp retativ o , un
a rg u m en to y una té cn ica de m otiv ació n son sen sib les a ella. Se tra ta del can o n
según el cual a un d o cu m e n to jurídico se atrib uye el significado ad ecu ad o al m o ­
tivo ocasion al del a cto n o rm ativ o e x p re sa d o p o r el d o cu m e n to m ism o ; aunque en
e x p e rie n cia s ju ríd icas p re -m o d e rn a s a e ste can o n in terp retativ o se o to rg a se peso
en relació n a cad a d o cu m e n to ju ríd ico , y en p a rticu la r a la ley a cu y o p ro p ó sito
de h ech o fue elab orad o (d o c trin a s de la relev an cia de la occasio legis). en n u estro
co n te x to h istó rico -in stitu cio n al. al can o n de la o casió n se co n c e d e p eso en la a tri­
b ución de significado tan solo a los d o cu m e n to s cu y o s co n te n id o s n o rm ativ o s se
dirigen a una sin gu lar relació n y a u suarios individuales, c o m o son las sen ten cias,
las m edidas ad m in istrativas individuales co n c re ta s , h abitualm ente los c o n tra to s (a
e x ce p ció n de aquellos así llam ados « n o rm a tiv o s» ), los testam en to s: no. en cam b io,
las leyes (a e x ce p c ió n de las así llam adas ley es-m ed id a). E sto es así d esde que se
co n sid era co m ú n m e n te in o p o rtu n o que a cto s n o rm ativ o s g en erales y a b stra cto s
se en tien d an e in te rp re te n en re la ció n a un ca so p a rticu la r de ap licació n , aun
cu an d o se tratase del ca so que dio o ca sió n a la p ro m u lg ació n del a cto , p orq ue de
tal m od o resu ltaría fru strad o su ob jetivo que es p re cisa m e n te el de su m in istrar
reglas gen erales y a b stra cta s.
A este p u n to p o d em o s h a ce r la sigu ien te o b se rv a ció n . E n tre d iv erso s tipos
de d o cu m en to s ju ríd ico s sujetos a in te rp re ta ció n puede in stitu irse, y de h e ch o en
n u estro co n te x to h istó rico -in stitu cio n a l se in stitu yen , ag ru p am ien to s y clasifica-
cio n es relevan tes en sede de teoría y análisis de la in te rp re ta ció n . En los d iv erso s
agru p am ien to s así in stitu id os a p a re ce la ley, p e ro no siem p re en co m p añ ía de los
m ism os o tro s tipos de d o cu m e n to s. Ello significa que no solo — co m o se ha d ich o
— no es o p o rtu n o tra ta r la in te rp re ta ció n de la ley co n ju n ta m e n te c o n la de tod os
los o tro s tipos de d o cu m e n to exp resiv o s de a cto s n o rm ativ o s d iv erso s a la ley, sino
que ta m p o co es o p o rtu n o tra ta r a la in terp retació n de la ley co n ju n ta m e n te con
un gru p o singular, así in stitu id o, de o tro s d o cu m e n to s.
Ello así dado que la ley, en cu an to a cto n o rm ativ o au tó n o m o (sa lv o en el caso
de la ley de actu ació n co n stitu cio n a l) se une al tratad o in tern acio n al, al reglam en to
(en m u ch o s c a s o s ), a las m edidas ad m in istrativ as d iscre cio n a le s, a los co n v en io s
co lectiv o s, a los n eg o cio s, a cu e rd o s, c o n tra to s y te sta m e n to s.
En cu an to a cto n o rm ativ o no co n ciliativ o , p o r o tro lado, la ley se u n e al re ­
g lam en to, a la circu lar, a los esta tu to s de las a so cia cio n e s, a las se n te n cia s (ta n to
co n stitu cio n ales cu an to o rd in arias y ad m in istra tiv a s), los d ictá m e n e s ad m in istra­
tivos (d e n atu raleza no c o n tra c tu a l), los te sta m e n to s (p e ro no los co n tra to s , ni los
co n v en io s co lectiv o s, ni los tratad o s in te rn a cio n a le s).

48
Noción de interpretación

En cu an to a cto n o rm a tiv o g en eral o a b stra cto , o g en eral y a b stra cto , en fin.


1a ley se une al tra ta d o in tern acio n al en sus e fe c to s in te rn o s, a las se n te n cia s
co n stitu cio n ales estim ato rias, a los reg lam en tos, a las circu la re s, a los co n v en io s
co lectiv o s, a los esta tu to s de a so cia cio n e s (n o los co n tra to s, ni los te sta m e n to s, ni
las sen ten cias, ni los d ictá m e n e s).
La teoría y el análisis de la in te rp re ta ció n de la ley, de o casió n en o ca sió n ,
cu an d o tenga en cu en ta los c a ra c te re s co n stitu tiv o s de uno de estos ag ru p am ien -
tos, será utilizable tam bién en relación a los o tro s tipos de a cto s n o rm ativ o s de
ese agru p am ien to ; al tiem p o que te o ría s y análisis de la in te rp re ta ció n de acto s
n orm ativo s d iverso s a la ley, si y en cu an to a tin en tes a los c a ra c te re s co n stitu tiv o s
de uno de e sto s agru p am ien to s, se rá n utilizables tam bién en relació n a la ley.

4. IN TER PR ETA C IÓ N DE LA LEY , IN TEG R A C IÓ N DE LA L E Y , BÚSQ U ED A


D EL D ER EC H O E ID EN T IFIC A C IÓ N DE LA NORM A

C om o ya se ha d ich o , co n la lo cu ció n « in te rp re ta ció n de la ley» en el uso más


exten so y co n la locución (m á s tradicion al y más im p recisa) « in terp retació n del d e ­
re ch o » en sus usos m o d e rn o s, se en tien d e el co n ju n to de tod as las activ id ad es y de
to d o s los resu ltad o s de la ap reh en sió n y del uso de un d e re ch o vigen te o h istó rico ,
en el sen tid o objetivo de la palabra « d e re c h o » 43 y. p o r tan to, en ese sen tid o en que a
tal palabra han querido algunos su stituir co n la lo cu ció n « o rd en am ien to ju ríd ico » 44.
O m itim os en esta sed e o cu p a rn o s de los prob lem as relativos a la identidad o dife­
ren cia de la ap reh en sió n de un d e re ch o h istó rico re sp e cto a la a p reh en sió n de un
d erech o vigen te; y o m itim o s, p o r ah ora — solo m o m e n tá n e a m e n te — el p roblem a
de los n exo s e n tre a p reh en sió n y u so de un d e re c h o 45. En cam b io, d e te n e m o s la
a ten ció n sob re un p un to a sab er: que las activid ad es de ap reh en sió n de un d e re ch o
ob jetivo, que co n stitu y en el designatum de la lo cu ció n « in te rp re ta ció n de la lev»
en su uso m ás e x te n so , son in tu itivam en te m u ch o m ás com p lejas que la m era
o p eració n de atrib u ir un significado a un d o cu m e n to de ley o in clu so a tod os los
d o cu m en to s de la ley de ese d e re ch o : el co n ju n to de las activid ades de ap reh ensión
de un d erech o incluye la atrib u ció n de significado a los d o cu m e n to s de las leyes,
p ero no se agota en ella. C ie rta m e n te , en el siglo pasado fue ideología p ecu liar de
la clase de los ju ristas, y todavía hoy lo es, la del así llam ado p ositivism o ju ríd ico ,
según la cual tod o el d e re ch o su rg e solo de tod as las leyes46; p e ro tal ideología ha

43 Sobre los usos de la palabra «derecho» cfr. T a r e l l o , 1971b, ahora en T a r e l l o , 1974,


pt. 1, cap. I: C a s t i g n o n e , G u a s t i n i , & T a r e l l o , 1979, pt. 1 cap. 1.
44 Sobre la locución «ordenamiento jurídico», y sobre los condicionamientos ideológicos
de algunos de sus empleos, cfr. T a r e l l o , 1976c.
45 Cfr., sobre ello, infra. en tema de interpretación y aplicación (cap. II).
46 Sobre los usos de la locución «positivismo ¡urídico» cfr. C a t t a n e o , 1957, C a t t a n e o ,
1960, S c a r p e l l i , 1965. T a r e l l o , 1974. pt. I, caps. II y IV.
Sobre la noción de «derecho positivo» en nuestra cultura jurídica cfr. T a r e l l o . 1977a.

49
La interpretación de la Ley

fu n cion ad o y fu n cion a co m o guía de a cció n , en el sen tid o de to rn a r siem p re m ás


restrin g id os los m árg en es del re cu rso a fu en tes extraleg islativ as de d e re ch o , sin
o cu ltar, sin em b arg o , el h ech o de que no toda la disciplina del vivir social puede
e n c o n tra rse en el co n ju n to de las leyes de un d e re ch o .
Ello p or d iversas razo n es, de las que e n u m e ra ré las p rin cip ales47.
La p rim era razón es que no to d o s los v o cab lo s co n te n id o s en la ley están , ni
pueden estar, definidos en las leyes m ism as48. No lo están , y p o r tan to su significado
(el significado que a ellos es atribuido en el co n te x to de las leyes y que d eterm in a el
sen tid o y el alca n ce de é s ta s ) debe s e r e x tra íd o de algo que está fuera de las leyes.
En m u ch o s d e re ch o s m o d ern o s, la ley m ism a rem ite al uso o rd in ario del lenguaje
o al «sen tid o co m ú n » de las palabras la d e term in a ció n del significado de los té r­
m inos indefinidos que se p resen tan en las leyes: así su ced e en n u estro d e re ch o ,
en el que el art. 1 2 d isp osición p relim in ar' estatu y e que: «E n la ap licación de la ley
no se puede atrib u ir a ella o tro sen tid o que aquel ev id en ciad o p o r el significado
p rop io de las palabras según la c o n e x ió n e n tre ellas...», lo cual p u ed e se r en ten did o
co m o reen vío al uso co m ú n o rd in ario p ara los v o cab lo s indefinidos. Pero incluso
en tales caso s la d e te rm in a ció n del significado de los v o cab lo s indefinidos queda
rem itid a a elem en to s extra-leg islativ o s, p orq ue: a ) que el sen tid o « p ro p io » de las
palabras sea aquel del uso o rd in ario no está d ich o por la ley, sino que d eriva de
una elecció n del in térp rete y del o p e ra d o r (a d e m á s, fu e rte m e n te co n d icio n ad a
p or la cu ltu ra ju ríd ica circu n d a n te , co m o se v e r á )49, ele cció n que d ev ien e p o r ello

N. del t. Se trata de las «Disposiciones sobre la ley en general» (comúnmente llamadas


«preleyes») antepuestas al código civil italiano de 1942 (cfr. cap. VI, n. 4 8). En adelante,
‘disp. prel.' o ‘preleyes’.
47 Omito hacer mención a las doctrinas según las cuales el hecho fundador o instaurador
de un sistema jurídico está fuera de las expresiones legislativas, así como lo están las
normas de organización constitucional (a veces llamadas normas-hecho para distin­
guirlas de las normas-acto que siempre ocultan en documentos escritos). Se trata de
doctrinas que tienen en miras problemas de gran importancia teórica, pero de escasísima
relevancia técnica y práctica.
48 Se prescinde aquí del problema de si la cultura jurídica otorga fuerza determinativa
del significado a atribuir a los documentos normativos a las expresiones definitorias
contenidas en los documentos mismos. Tal problema será objeto de consideración infra,
cap. IV. Por ahora basta con observar que, incluso si se reconociese a las expresiones
definitorias del legislador la máxima eficacia posible, ello no bastaría para evitar la
necesidad de recurrir a elementos extra-documentales en sede de atribución de signi­
ficado.
49 Cfr. infra, caps. II, III, IV. Por ahora el discurso concierne solo a los límites de la tesis,
según la cual sería posible evitar el recurso - en sede de atribución de significado a los
documentos legislativos - a elementos extra-documentales o extra-textuales (o, lo que
es lo mismo, a las así llamadas «fuentes extra-legislativas de derecho»). En otra sede nos
ocuparemos de cómo y cuánto, en nuestra cultura y en nuestra organización, el recurso
a elementos extra-textuales se haya regularizado, esto es, a cómo y cuán previsibles y
socialmente controlables sean los resultados de tal recurso.

50
Noción de interpretación

co -d eterm in an te — ju n to al en u n ciad o de la ley so b re la in terp retació n y aplicación


— del significado de los té rm in o s indefinidos en las leyes y p o r ta n to del a lca n ce
de las leyes que co n tie n e n té rm in o s indefinidos: b ) el uso o rd in ario de las palabras
es él m ism o un ele m e n to extra-leg islativ o , al que la ley h ace re fe re n cia c o m o c o -
d eterm in an te del sen tid o y el a lca n ce de las leves: c ) m uy fre cu e n te m e n te en el
uso o rd in ario no uno sino m ás significados o m a tice s de sign ificad o p e rte n e ce n a
un vocab lo, de m od o tal que es co -d e te rm in a n te , todavía una vez m ás, una e le c ­
ción del in térp rete y del o p e ra d o r; d ) casi siem p re, al tiem p o que la ley so b re la
in terp retació n reen v ía al uso o rd in ario c o m o d e te rm in a n te del sign ificad o de los
térm in o s de la ley, tal re e n v ío no es exclu siv o sino que co m p ite co n o tro s crite rio s
igualm ente estatu id o s p o r la ley so b re la in te rp retació n : así tam b ién en n u estro
d erech o , el a rt. 12 disp. p rel., despu és de h ab er reen viad o al «sign ificad o propio
de las p alab ras según la c o n e x ió n e n tre ellas», añ ade « y a la in ten ció n del legisla­
d o r». Pues b ien, cu alq u ier sen tid o q uiera atrib u irse a la lo cu ció n « in te n ció n del
legislad or», está cla ro que a tal in ten ció n puede im p u tarse la atrib u ció n , al vocab lo
ob jeto del p rob lem a, de un significado d iv erso re sp e cto de aquel « p ro p io » del uso
ord in ario , y dado que los dos crite rio s legales so b re la in te rp re ta ció n no están je ­
rárq u icam en te relacio n ad o s, se rá el in té rp re te o el o p e ra d o r quien elija (p o r caso
co n to d o s los co n d icio n a m ie n to s que le im pon e la circu n d a n te cu ltu ra ju ríd ica )
e n tre el significado (p o r é l) atrib uido al uso ord in ario y el significado (p o r é l)
atribuido a la in ten ció n del legislador, y tod avía una vez, la e lecció n del in térp rete
y del o p e ra d o r resulta c o -d e te rm in a n te del significado y del a lca n ce de las leyes.
En sum a, desde que no to d o s los v o cab lo s co n te n id o s en las leyes so n , ni pueden
ser, definidos p o r las leyes, el co n ju n to de las leyes de un d e re ch o objetivo no
p ued e se r ob jeto único de la activid ad del in té rp re te , que d eb erá in d agar tam bién
en el léxico , y d eb erá p o r lo d em ás re fe rirse a o tra s en tid ad es extra-leg islativ as
para fu n dar las p ropias e le ccio n e s en la atrib u ció n de sign ificad o a las leyes; el dis­
cu rso de las leyes e s un co n ju n to in d eterm in ad o en un grad o n otable, que resulta
d eterm in ad o a trav és del em p leo de otros facto res. T am bién esto s o tro s facto res
son o b jeto de la activid ad del in té rp re te de la ley, activid ad que p o r tan to no es
solo de atrib u ció n de sign ificad o a d o cu m e n to s legislativos; la ley cu an d o es utili­
zada es — en este sen tid o — no solo « in te rp re ta d a » en el sen tid o o rd in ario de la
palabra sino tam b ién , siem p re, «in te g ra d a » p o r el in té rp re te y p o r el o p e ra d o r; y
en este sen tid o «in te rp re ta ció n de la lev» e « in te rp re ta ció n del d e re c h o » — co m o
lo cu cio n es tecn ificad as — q uieren d ecir algo m ás que « in te rp re ta c ió n » en el uso
o rd in ario a -té c n ic o y se refieren a activ id ad es esp ecíficas del o p e ra d o r ju ríd ico .
L a segu nd a razón p o r la cual no toda la disciplina del v iv ir so cial p uede e n ­
c o n tra rse en el con ju n to de las leyes de un d e re ch o es la siguiente. Si, al d iscip linar
relacio n es so ciales, las fo rm u lacio n es de las leyes se refieren solo a relacio n es c o n ­
c re ta s, resu ltan in su ficientes p ara d isciplinarlas a tod as, dado que su rg en siem pre
n uevas; si se refieren en g en eral a cla se s de relacio n es, p u ed en d isciplinarlas a
tod as, p ero solo a trav és de la co n cre tiz a ció n y las in te rp re ta cio n e s de o p e ra d o ­
res: co rre sp o n d e rá a esto s, fren te a relacio n es co n c re ta s , d ecid ir si co n sid e ra rla s

51
La interpretación de la Ley

incluidas en la disciplina de las leyes o no (e n e ste segu nd o ca so ellos hablarán de


«lagunas de la ley » o de « o rd e n a m ie n to in co m p le to » ). La d ecisió n de los o p e ra d o ­
res o in térp retes según los cu ales to d as las relacio n es so ciales han de co n sid e ra rse
disciplinadas p or las leyes e x iste n te s, sean cu ales fu eren , e stará fundada so b re su
co n scie n te o in co n scie n te adhesión a un m od o de c o n ce b ir el d e re ch o , o a una
ideología del d erech o , según el cual el d e re ch o ob jetivo en gen eral (o de igual m odo
el p articu lar d e re ch o ob jetivo al que se h ace re fe re n c ia ) es « c o m p le to » y « c a re n te
de lagu n as», y en tal ca so ellos h abrán ad h erid o tam bién al em p leo de p articu lares
técn icas de « e x te n s ió n » , de «in te g ra ció n » y de m an ip u lación de las leyes: de m od o
tai que, en to d o c a s o , algún fa cto r e x tra -le g isla tiv o de p ro d u cció n de d e re ch o
aco m p añ ará a las leyes, co m o (la a ce p ta ció n d e ) la ideología de la co m p letitu d
del d erech o y (la ad o p ció n d e ) p articu la re s té cn ica s de e x te n sió n y m an ip u lación
de las leyes. La d ecisió n de los o p e ra d o re s o in té rp re te s según los cu ales no tod as
las relacio n es so ciales han de co n sid e ra rse disciplinadas p o r las leyes e x iste n te s,
estará fundada so b re su co n sc ie n te o in co n scie n te ad hesión a un m od o de c o n c e ­
bir el d erech o o a una ideología del d e re ch o , según la cual el d e re ch o ob jetivo es
«lag u n o so » o «in co m p le to » , y tam bién en tal ca so ellos habrán ad h erid o al em p leo
de p articu lares té cn ica s de búsqueda del d e re ch o p ara c o lm a r las lagunas de las
leyes: de m od o tal que la ley es acom p añ ada por u lteriores facto res exta-legislativos
de p ro d u cció n del d e re ch o co m o (la a ce p ta ció n d e ) la ideología de la p resen cia
de lagunas en el d e re ch o (leg islativ o ) y (la ad o p ció n de p articu lares té cn ica s d e )
búsqueda del d e re ch o p ara co lm a r las lagunas30. M uchos d e re ch o s m o d e rn o s son
co n sid erad o s co m o habiendo decid id o m ed ian te una d isp o sició n de ley so b re el
prop io c a rá c te r de o rd e n a m ie n to s co m p le to s (ta le s d isp o sicio n es de ley son en
o casio n es llam adas « n o rm a s de cla u su ra » ) o de o rd e n a m ie n to s in co m p leto s (ta le s
d isp osicion es son en o ca sio n e s llam adas « n o rm a s de in te g ra ció n » o « n o rm a s de
re e n v ío » )51; así p o r ejem plo fue en ten d id a en un cie rto m o m e n to c o m o n o rm a de
clau su ra, que p re scrib e tra ta r co m o o rd e n a m ie n to co m p le to al d e re ch o fran cés
el art. 4 del có d ig o N a p o l e ó n íc o 52; así tam b ién , p o r ejem plo, fue co n sid erad a
habitu alm en te co m o n o rm a de clau su ra, que p re scrib e tra ta r c o m o o rd en am ien to

50 Uno de los sentidos de «búsqueda del derecho» es precisamente aquel en que la locución
designa la actividad de colmar las lagunas. Una particular escuela jurídica se caracterizó
por la ideología según la cual el derecho es lagunoso y la búsqueda del derecho para
colmar lagunas es, por parte del jurista, una «libre» búsqueda («doctrina del derecho
libre», o «Freirechtslehre»). Sobre tal escuela, cfr. infra, y desde ahora. L o m b a r d i
Va l l a u r i . 1 9 6 7 .
51 Sobre las disposiciones de ley acerca de la interpretación cfr. infra, caps. V y VI: sobre
la tradición en las varias codificaciones cfr. infra, cap. VI.
52 En el texto francés: «Le juge qui réfusera de juger, sous prétexte du silence, de l’obscurité
ou de l’insuffisance de la loi. pourra être poursuivi comme coupable de déni dejustice»:
en el texto oficial italiano «Si un juez se recusara de juzgar bajo pretexto de silencio,
oscuridad o defecto de la ley, se podrá accionar contra él como culpable de denegación
de justicia».
Noción de interpretación

com p leto al d erech o italiano, el segundo ap artad o del art. 12 disp. prel. que p re scri­
be re cu rrir a la analogía y a los «p rin cip io s gen erales del o rd e n a m ie n to ju ríd ico » ;
así p o r ejem plo fue fre cu e n te m e n te co n sid erad a c o m o n o rm a de in teg ració n , que
con sien te tra ta r al d e re ch o legislativo suizo c o m o o rd en am ien to in co m p leto , el
art. 2 del cód igo civil suizo, que co n sie n te al ju ez c o lm a r las lagunas: sin em b argo,
¡as m en cion ad as d isp o sicio n es de ley, e in clu so aquellas h abitu alm en te en ten did as
co m o «d e clau su ra», ta m p o c o evitan que las leyes deban s e r in tegradas y m an ip u ­
ladas m ed ian te re cu rso a p ro d u ccio n e s e x tra-leg islativ as de d e re ch o , sea p orq u e
estas m ism as d isp o sicio n es d eben a su vez to rn a rse sign ifican tes a trav és de la
ad opción de ideologías del o rd e n a m ie n to y de té cn ica s de búsqueda del d e re ch o
p or p arte de los in té rp re te s v de los o p e ra d o re s, sea p orq u e, en cad a caso , ellas
son d isp osicion es que reen vían a fu en tes (e x tra -le g isla tiv a s) de e x te n sió n (c o m o
el art. 4 c. Nap.. que no m e n cio n a ni siq u iera las té cn ica s que el ju ez d ebe em p lear,
y que deja p o r tan to al a rb itrio p ru d en te del ju e z ) o a fu en tes (e x tra -le g is la tiv a s )
de in tegració n (c o m o el 2 ° ap artad o a rt. 12 disp. p rel. que m e n cio n a la analogía y
los prin cip ios g en erales, a los que el ju ez debe d a r co n te n id o a trav és de té cn ica s
de in teg ración que se to rn an v erd ad eras fu en tes de d e re c h o ). En sum a, fuentes
de d erech o — en sen tid o lato — son tam bién las ideologías so b re la co m p letitu d
y so b re la lagunosidad del o rd e n a m ie n to , y lo son las té cn ica s de e x te n sió n y las
técn icas de in teg ració n de las leyes.
La te rce ra razón p o r la que no tod a la disciplina del v iv ir social p uede e n c o n ­
tra rse en el co n ju n to de las leyes de un d e re ch o es la siguiente. Las fo rm u lacio n es
de las leyes que disciplinan relacio n es so ciales, en su p rim e r y m ás esp o n tá n e o
alcan ce o bien en el a lca n ce que a ellas se atrib uye a trav és del re cu rso a té cn ica s de
e xten sió n y de in teg ració n ( y así tam bién las n o rm a s que son id entificadas a través
de la búsqueda de disciplina extra-leg islativ a en ca so de v erd ad eras o p resu n tas
lagu n as), pued en e s ta r en co n flicto e n tre ellas y e sta r una co n o tra en relación
de in com patibilidad. C o n flicto de leves o incom patibilidad e n tre leyes se v erifica
siem p re que dos leyes cualifican un m ism o co m p o rta m ie n to según m odalidades en
co n flicto o in co m p atib les (re s p e c tiv a m e n te obligatorio y prohibido, facu ltativ o y
prohibido, facultativo y obligatorio) o cualifican ju ríd icam en te una m ism a situación
co n dos cu alificacio n es, de la que p ro ced en re sp e ctiv a m e n te cu alificacio n es en
co n flicto o in com p atib les de un m ism o co m p o rta m ie n to . En la trad ició n h istó rico -
ju ríd ica, a d iversas e stru ctu ra s in stitu cio n ales han co rre sp o n d id o ela b o ra cio n e s
de crite rio s para reso lv er los co n flicto s e n tre leyes, crite rio s que se co n so lid aro n
en los u m b rales de la edad de los có d ig o s en n ú m ero de tres, y p re cisa m e n te el de
jerarq u ía (la n o rm a je rá rq u ica m e n te su p e rio r p rev alece so b re la in fe rio r), el de
p osteriorid ad (la n o rm a p o ste rio r p re v a le ce so b re la a n te rio r) y el de esp ecialidad
(la n orm a especial p revalece so b re la g e n e ra l)"3. En o casio n es, los crite rio s de re so -

Sobre los modos de expresión y sobre los intereses implicados en la elaboración de tales
criterios de resolución de conflictos de ley en los umbrales de la edad de los códigos
cfr. T a r e i , l o , 1976b. cap. II. § 2.
La interpretación de la Ley

lución de co n flicto s e n tre n o rm a s que la trad ició n había elab o rad o , fu eron ob jeto
de disciplina legislativa en los có d igos m o d ern o s: así en el art. 15 disp. prel. leem os
que «L as leyes no so n ab rogad as sino p o r leyes p o ste rio re s... p o r in com patibilidad
e n tre las nuevas d isp o sicio n es y las p re ce d e n te s» , lo que p re scrib e la ad op ción del
criterio de p osteriorid ad : del m ism o m od o, puede s e r entendida co m o p rescrip ció n
de la ad op ció n del p rin cip io de jerarq u ía e n tre ley co n stitu cio n a l y ley ord in aria
la co m b in ació n disp u esta p o r el a rt. 1 3 4 C o n st. y el a rt. 1 3 6 , ap artad o I o C on st.,
m ien tras que es seg u ra m e n te p re scrip ció n de la ad o p ció n del p rin cip io de je r a r­
quía e n tre la ley y reg lam en to el art. 4 , ap artad o I o disp. p rel.: se en tien d en co m o
p re scrip cio n e s de la ad o p ció n del c rite rio de esp ecialidad en m aterias esp ecíficas
las lo cu cio n es, que se e n cu e n tra n no in fre cu e n te m e n te en el có d ig o civil, co m o
«d ejan d o a salvo las leyes e sp eciales» y sim ilares5'1. La co d ificació n de los crite rio s
para reso lv er los co n flicto s de leyes, sin em b arg o , es in com p leta e in d eterm in ad a:
sob re to d o, el p rin cip io de esp ecialidad no está en g en eral co d ificad o , la n oción
de esp ecialidad es im p recisa y relativa, y d iv ersas razo n es de esp ecialid ad pueden
e sta r en co n flicto e n tre ellas: no siem p re el c rite rio de p o sterio rid ad es funcional,
pudiendo subsistir disp osicion es en co n flicto en base a un m ism o te x to de ley y por
tan to en el caso de c o n co m ita n cia : el c rite rio de jerarq uía no resu elve los co n flicto s
e n tre leyes del m ism o nivel, y es p a rticu la rm e n te in eficien te toda v ez que, co m o
su ced e en los m o d e rn o s e stad o s de co n stitu ció n rígida, la ley je rá rq u ica m e n te
su p e rio r a tod as las d em ás está ella m ism a plagada de m ás o m en o s in trin cad a-
m en te iden tificab les c o n tra d iccio n e s; e n tre los crite rio s de solu ción de co n flicto s
pued en h ab er co n flicto s de segu n d o grad o ; no es o b jeto de disciplina legislativa el
co n flicto e n tre el c rite rio de la p o sterio rid ad y el de esp ecialid ad , y varias c o n c e p ­
cio n e s so b re ello co e x is te n en n u estra cu ltu ra ju ríd ica; se ad m ite en g en eral que
el c rite rio de jerarq u ía es p re e m in e n te , p ero de esta form a los co n flicto s de leyes
id entificables a nivel co n stitu cio n a l se reflejan so b re las d isp o sicio n es in ferio res
(sin te n e r en cu en ta el h ech o de que, co m o v e re m o s, el o p e ra r de las jerarq u ías
n o rm ativ as está co n d icio n ad o p o r las ideas e ideologías de los o p e ra d o re s )35. Por
to d as estas razo n es, e lem en to s e x tra-leg islativ o s en tra n en co m p e te n cia p ara la
solu ción de los co n flicto s e n tre leyes. Y. p o r lo d em ás, es tam bién un elem en to
extra-leg islativ o la ideología — m uy difundida — según la cual los co n flicto s e n tre
leyes en cu en tra n una solu ción en el ám bito del d e re ch o , y p o r tan to la ideología
según la cual el o rd e n a m ie n to es co h e re n te .

Para un tratamiento desde el punto de vista de la teoría general del derecho analítica,
B o b b i o , 1960, G a v a z z i . 1959.
Para una deliberación del carácter ideológico de la doctrina según la cual todo derecho
(o bien todo «ordenamiento») es coherente, cfr. C a s t i g n o n e , G u a s t i n i , & T a r e l l o ,
1979, Pt. I, cap. V, T a r e l l o , 1976c
54 Ej. Cod. civ. Art. 3; art. 83.
55 Cfr. infra, cap. VII.

54
Noción de interpretación

La cu a rta razó n p o r la que no toda la d isciplina del v iv ir so cial p uede e n ­


c o n tra rse en las leyes de un d e re ch o es la sigu ien te. C o n sid eran d o el co n ju n to
de todas las leves c o m o un d iscu rso p re ce p tiv o co n tin u o , e stá claro que fren te a
cada caso p articu lar, p ara cu alificar un c o m p o rta m ie n to o una situ ació n singular,
no se puede u tilizar g lo b alm en te tod o este d iscu rso p re ce p tiv o ; se rá n e ce sa rio
re c o rta r de él un se g m e n to , co n stitu id o p o r un en u n ciad o o p o r m ás en u n ciad o s
relacion ad os, que se ad apte, según un significado que le es a tal e fe cto atribuido,
al caso p articu lar a cu alificar según el d e re ch o . D ifícilm en te e ste en u n ciad o , o este
con ju n to de en u n ciad o s relacio n ad o s, utilizable p ara cu alificar un ca so p articu lar,
coin cid a e x a cta m e n te co n el te x to de una ley: él se rá m ás bien un se g m e n to de una
ley, o la co m b in ació n de m ás seg m en to s de una ley o — ca so m uy fre cu e n te — la
co m b in ació n de se g m e n to s de d iv ersas leyes. Es a este en u n ciad o o co n ju n to de
en u n ciad os así ob ten id os, seg m en tan d o o p o rtu n a m e n te el d iscu rso global de la ley
(d e tod as las ley es), que el in té rp re te atrib uye un sign ificad o co n el cual cu alificar
el c o m p o rta m ie n to o la situ ació n de que se trate: el significado atribuido al e n u n ­
ciado o al co n ju n to de en u n ciad o s co n stitu y e aquello que se d en om in a « n o rm a
regu lad o ra» de ese co m p o rta m ie n to o de esa situ ació n ; la o p e ra ció n com p leja
co n sisten te en seg m e n ta r y re co m p o n e r las leyes p ara e x tr a e r un o p o rtu n o e n u n ­
ciad o y en atrib u ir un significado al en u n ciad o así e x tra íd o , es fre cu e n te m e n te
llam ada «id en tificació n de la n o rm a » . P ues bien, en la id en tificació n de la n o rm a,
m ás allá de la activid ad de atrib u ció n de significado a un en u n ciad o de la ley, queda
com p ren d id a p recisa m e n te la o p e ra ció n de fra g m e n ta ció n y re co m p o sició n del
d iscu rso legislativo: o p e ra ció n a la cual co rre sp o n d e un fa c to r e x tra-leg islativ o
(o , m ejor, un co n ju n to de fa c to re s ) de p ro d u cció n de d e re ch o , co n siste n te en las
d ecisio n es, en las ideologías, en las té cn ica s y en las p rá c tic a s m ed ian te las que el
in térprete d esco m p o n e y re co m p o n e la ley. Bajo esta óp tica, las ideologías, técn icas
y p rá ctica s del in té rp re te , en los p aíses de E u rop a co n tin e n ta l, tie n e n un n om b re
— p o r razo n es h istó rica s — que es el de « siste m á tica » (d el in té rp re te ), c o n s is te n ­
te en ad o p tar p articio n e s del d iscu rso legislativo y del así llam ado «sistem a del
d erech o », elab o rad as p rev iam en te y con in d ep en d en cia re s p e cto a las singulares
o p eracio n es in terp retativ as, que p o r lo d em ás op eran los in térp retes: la sistem ática
de los in térp retes es, p o r tan to , una u lte rio r fu en te extra-leg islativ a del d e re c h o 56.
C o n clu yen d o este d iscu rso , y recap itu lan d o , las activ id ad es de ap reh en sió n
de un d erech o ob jetivo, que se llam an h ab itu alm en te de « in te rp re ta c ió n del d e­
re ch o » o de « in te rp re ta ció n de la ley» en el m ás e x te n siv o significado de uso de
esta lo cu ció n , no se agotan en el m e ro atrib u ir significado a un d o cu m e n to legis­
lativo o al co n ju n to de los d o cu m e n to s legislativos, sino que incluyen o p e ra cio n e s
com p lejas: a ) la id en tificació n de un se g m e n to del d iscu rso legislativo, m ed ian te
d e sco m p o sició n y re co m p o sició n de los d o cu m e n to s co n re fe re n cia a una « siste ­
m ática», su scep tib le de se r in terp retad o co m o e x p re siv o de la así llam ada « n o rm a
del ca so » ; b ) la atrib ución a e ste seg m en to del d iscu rso legislativo de un significado,

56 T a r e i . l o , 1 9 6 5 a h o r a en T a r e l l o , 1 9 7 4 , Pt. II, cap . II.


La interpretación de la Lev

d ecid ien d o el v alo r a dar a los vo cab lo s indefinidos co n ten id o s en sus en u n ciad os,
co n referen cia al lenguaje o rd in ario : c ) la reso lu ció n de an tin o m ias o co n flicto s
en tre ley es, co n referen cia a m o d o s de co n ce b ir el d e re ch o y a ideologías relati­
vas a su co h e re n cia : d) la in teg ració n de la ley, y la búsqueda even tu al de nuevas
n o rm as regu lad oras del caso , con referen cia a m o d o s de co n ce b ir el d e re ch o co m o
co m p leto o in co m p leto , y a ideologías so b re los m o d o s de in teg ració n de las leyes
y la búsqueda de d e re ch o extra-leg islativ o .
P or lo dem ás, el área sem án tica de las locu cio n es « in te rp re ta ció n del d e re ch o »
e « in te rp re ta ció n de la ley » incluye tam b ién las o p e ra cio n e s de d e scrip ció n de los
co m p o rta m ie n to s y de las situ acio n es que se en tien d e cu alificar ju ríd ica m e n te ; se
trata de d escrip cio n e s ap aren tes, y en realidad de p re-cu a lifica cio n e s: dado que
los co m p o rta m ie n to s y las situ a cio n e s son indicadas, p ositiva o n eg ativ am en te,
m ed ian te vocab lo s que a p a re ce n en el d iscu rso legislativo (o en el d iscu rso en
que se form ulan las n o rm a s e x tra-leg islativ as resu ltado de in teg ració n o b úsq u e­
da del d e re c h o ) de m od o tal de p re -co n stitu ir la cu alificació n ju rídica que a los
co m p o rta m ie n to s y a las situ acio n es se quiere atrib u ir o de las que se los quiere
exclu ir. La in te rp re ta ció n de la ley y la d e scrip ció n (o . c o m o tam bién se dice,
« re c o n s tr u c c ió n » ) de los así llam ad os « h e c h o s » (c o m p o rta m ie n to s o situ a cio n e s)
in teractú an y e stán co n fre cu e n cia in ex trica b le m e n te en trelazad as: tan to que se
habla de « in te rp re ta c ió n » , fre cu e n te m e n te , para re fe rirse a am bas* .

5. IN TER PR ETA C IÓ N Y «C L A R ID A D » DE LA L E Y ; IN TER PR ETA C IÓ N « D E ­


C LA R A TIV A », «E X T E N S IV A », «R E S T R IC T IV A », «C O R R E C T IV A », « C R E A ­
TIV A », «A B R O G A N T E »
T od o em p leo de las leyes req u iere d e cisio n es so b re la defin ición de los té rm i­
nos indefinidos, so b re la elim in ación de los co n flicto s de leyes, so b re la in tegración
de las leyes, so b re la re co m p o sició n siste m á tica del d iscu rso legislativo. Las o p e ­
racio n es que están en el uso h o d iern o c o rrie n te co m p re n d id a s bajo la locu ció n
«in te rp re ta ció n de la ley», y de las que se habló en el p re ce d e n te p arág rafo , son
inevitables en la d e te rm in a ció n y en el uso de un d e re ch o ob jetivo, y no pueden
s e r evitadas cualq u iera sea el grad o de p recisió n y de « cla rid a d » que se re co n o z ca
al d iscu rso legislativo en gen eral y a singulares d o cu m en to s legislativos en especial.
Sin e m b arg o , se suele re p e tir, esp e cia lm e n te en la p rá ctica fo ren se, que las
leyes claras no req u ieren in terp retació n , y se cita en o ca sio n e s un viejo b ro cá rd ico ,
e xten d id o e n tre los e sc rito re s del d e re ch o co m ú n de los siglos X V I-X V III, según
el cual «in Claris non fit in te rp re ta tio » . Ha de d e cirse enseguida que el sen tid o
que ese b ro cá rd ico ten ía e n tre los e s crito re s del d e re ch o co m ú n era un sen tid o

57 En lengua germana, un vocablo se ha especializado en los discursos de los juristas teó­


ricos para designar conjuntamente la interpretación de la ley y la reconstrucción de los
hechos: «Konkretisierung»: en la lengua italiana no tenemos un vocablo correspondiente
especializado.

56
Noción de interpretación

té cn ico e xp resiv o de un co n so lid ad o p rin cip io ju ríd ico , y nada ten ía del sen tid o
que hoy se da co m ú n m e n te a las m ism as palabras: los e scrito re s de d e re ch o co m ú n
¡¡am aban « in te rp re ta d o » al p ro d u cto de la activid ad de co m e n ta rio de los d o cto re s
y de la activid ad de d ecisió n de los trib u n ales, la que era re co n o cid a autoridad
de d erech o (o b je tiv o ) en to d as las m aterias no d ire cta m e n te d isciplinadas p o r la
«lex», m ien tras p o r « le x » se en ten día el c u e rp o del d e re ch o ro m an o -ju stin ian eo
y — siem p re c o n m ás frecu en cia — la p ro d u cció n e statu taria de los so b e ra n o s y
de o tro s órg an o s d elegad os: d ond e el p rin cip io «in Claris non fit in te rp re ta tio » era
un p rin cip io de jerarq u ía de las fu en tes, co n el que se exclu ía el re c u rs o a la fuente
del d e rech o « in te rp re ta tio » en los caso s d ire cta m en te d iscip linad os p o r la fuente
del d erech o « le x » is. D espués de la co d ificació n civil NAPOLEÓNica y las o tra s c o ­
d ificacion es m o d ern as, a la « in te rp re ta tio » no le fue ya m ás re c o n o cid o v a lo r de
fuente del d erech o , e « in te rp re ta ció n » adquirió el sen tid o , a h o ra p rev alen te y casi
exclu sivo, de atrib u ció n de significado a los d o cu m e n to s legislativos. En el clim a de
la E scuela de la E xég esis59, que so stu v o que la in te rp re ta ció n debía a d e cu a rse a la
voluntad del legislador h istó rico co m o e x p re sa d a p o r la letra de la ley, re p e tir que
«in claris non fit in te rp re ta tio » quería d e cir p ro p u g n ar el m e n o r posible re cu rso
a in stru m en to s in terp retativ o s trad icio n ales (c o m o el de la occasio legis o de la
ratio legis) d irigidos a su p e ra r la letra de la ley y p o r tan to — se co n sid erab a — a
violar la voluntad del legislador h istó rico . Todavía hoy, cu an d o en la p rá ctica se
rep ite el b ro cá rd ico , se q uiere e x p re sa r la d irectiv a g e n é rica de a te n e rse a la letra
de la ley en cad a ca so en que el d o cu m e n to legislativo tenga un sen tid o ap aren te.
Hoy, p o r tan to, «in claris non fit in te rp re ta tio » es la ex p re sió n de una d irectiva
m etod ológica: y no ha de e n te n d e rse c o m o la e x p re sió n de u na d en eg ació n del
h ech o de que de las activ id ad es de in te rp re ta ció n (e n sen tid o la to ) so n n e ce sa ria s
para el uso del d iscu rso legislativo, sea cual fu ere la clarid ad de su fo rm u lació n .
T ra tá n d o se de una d irectiv a m eto d o ló g ica, ella p uede — si se quiere — s e r
cen su rad a en base a la p re fe re n cia p o r o tra s d ire ctiv a s m e to d o ló g icas, o en base
a co n sid e ra cio n e s p rá ctica s: no tien e sen tid o , en ca m b io 60, d iscu tir si se trata de
un p rin cip io « v e rd a d e ro » o «n o v e rd a d e ro » e im pu gn ar su p reten d id o a lca n ce
te o ré tic o 61. C o m o v e re m o s, la d isp osición del a rt. 12 de las p re-ley es, según la
cual a los d o cu m en to s del d e re ch o o b jetiv o se d ebe d a r el sen tid o ev id en ciad o
p o r el «sign ificad o p ro p io de las p alab ras», p ued e s e r en ten d id a, y es p o r algunos
en ten d id a (d o c to r e s y ó rg a n o s ), co m o e xp resiv a del p re ce p to de no p ro ce d e r
a in te rp re ta ció n in tegrativa ni c o rre c tiv a cu an d o la letra d o cu m e n ta l, según el
sign ificad o « p ro p io » de las palabras ( y dejan do a salvo la d ecisión so b re lo que es

58 C o r l a , 1969. Para una discusión de las tesis de C o r l a , cfr. T a r e l l o , 1971a, ahora en


T a r e l l o . 1974. Pt. IV, cap. II. Cfr. infra, cap. VI. n. 49.
59 Sobre ello infra: y T a r e l l o , 1969.
60 Como será ratificado infra.
Lo que muchos suelen hacer.

57
La interpretación de la Lev

«p ro p io », re sp e c to a lo cu al, sin e m b arg o , se han co n so lid ad o « re g la s » ), p ro d u ce


u n a n o rm a no absurda.
Según un an tigu o m od o de d ecir, la atrib u ció n p o r p arte del in térp rete a un
d o cu m en to legislativo del sen tid o m ás in m ed iato e intuitivo, es llam ada « in te rp re ­
tació n d eclarativ a». El ca n o n m eto d o ló g ico «in Claris non fit in te rp re ta tio » . hoy,
p rescrib e ate n e rse — allí d ond e fuere posible p orq u e la letra de la ley no es o scu ra
— a una in terp re ta ció n d eclarativ a. La term in ología en cu estió n es m uy antigua,
y se rem o n ta a los c o m e n ta rista s (interpretatio declarativa) a trav és de los cu ales
ten ía o tro sen tid o : hoy y a no es m ás m uy fre cu e n te m e n te usada.
D esd e el tie m p o de los c o m e n ta rista s la « in te rp re ta c ió n d e c la ra tiv a » era
co n trap u esta a o tro s dos resu ltados de la activid ad del in térp rete, re sp e ctiv a m e n ­
te d esignados c o m o interpretatio restrictiva e interpretatio extensiva. En o ca sio n e s
esto s dos m od o s de cu alificar la in te rp re ta ció n re sp e cto a su resu ltad o eran re a -
gru p ad os d en tro de un g é n e ro co m p re n siv o , llam ado « in te rp re ta ció n c o rre c tiv a »
(interpretatio co rrectiv a ). Se co n sid erab a había interpretatio restrictiva cu an d o el
in térp rete exclu ía que una palabra del d o cu m e n to de ley tu viese en ella la plenitud
de significado que tenía en el com m unis usus ¡oquendi, y p roced ía a la exclu sión
de algunos sign ificad os suyos (restrictio o rem issio ). Se co n sid erab a e sta r fren te a
interpretatio extensiva tod a vez que el in té rp re te p ro ce d ía a una extensio del signi­
ficado del d o cu m e n to de ley, sea atrib u y en d o a una palabra un significado m ás lato
que el co m ú n , sea e x te n d ie n d o el a lca n ce de la ley a la c o b e rtu ra de ca so s análogos
re sp e cto al caso al que el a lca n ce ap aren te de la ley refiere, so b re la base de razo n es
equitativas ( interpretatio analógica, interpretatio equitativa). Se trata de lo cu cio n e s
e stre ch a m e n te c o n e cta d a s a m od os de p e n sa r y a p rob lem as p rá ctico s, p ecu liares
de esp ecífico s m o m e n to s y situ acio n es de la e x p e rie n cia h istó rica del d e re ch o c o ­
m ú n 62, y hoy no m u y o p o rtu n a s en sed e de teo ría p orq ue o cu lta n el h ech o de que
sien d o o tro el d o cu m e n to , o tro s son los sign ificad os que a él o a sus seg m en to s se
atrib u y e, y que e n tre e sto s sign ificad os no hay u no « a p a re n te » y uno « re a l» , co m o
será aclarad o. E m p ero , todavía h oy las lo cu cio n e s « in te rp re ta ció n re s trictiv a » e
« in te rp re ta ció n e x te n siv a » son fre cu e n te m e n te usadas: y ello d ep en d e del h ech o
de que frecu en te m e n te la lo cu ció n « in te rp re ta ció n re s tric tiv a » sirv e p ara in d icar
un uso del arg u m en to in terp retativ o a contrario y la lo cu ció n « in te rp re ta ció n e x ­
ten siva» sirva para in d icar un uso del a rg u m e n to an aló g ico (c fr. in/ra. cap . V IH ).
En los usos h o d iern o s, las dos lo cu cio n e s se usan exclu siv a m e n te p ara aludir
a eso s resu ltad o s del p ro ce so in te rp re ta tiv o que atrib uyen a un d o cu m e n to de ley
un significado d iv erso del que p a re ce ría a p rim e ra v ista serle « p ro p io » , y p o r tan to
atrib uyen a la ley un a lca n ce d iv erso del que su d o cu m e n to p o d ría su g erir ( y en
este sen tid o se habla tam bién de « in te rp re ta ció n c o rre c tiv a » refirién d o se a am bas
e sp e c ie s ). Se tra ta de usos im p re ciso s y p o co rigu rosos, y p o r ello in o p o rtu n o s en
teo ría: ten tativ o s p o r to rn a rlo s rig u ro so s, p o r ejem plo, d istingu ien d o la in terp re-

62 Sobre ello cfr. especialmente P i a n o M o r t a r i , 1972, SBRICCOL1, 1969.

58
Noción de interpretación

ración exten siv a de la an aló g ica63, no logran p ro d u cir v erd a d e ra s cla rifica cio n e s
ni to rn a r o p o rtu n as e stas lo cu cio n es. A ello se agrega el h e ch o de que estas lo c u ­
cio n es son usadas no in fre cu e n te m e n te , no solo p o r los o p e ra d o re s d o ctrin a rio s
sino tam b ién — en sed e de m o tiv a ció n , p o r ejem plo — p o r ó rg an o s de aplicación
del d erech o . Es p o r ta n to n e ce sa rio u sarlas, en la a ce p ció n ah o ra con solid ad a,
cuando se h ace referen cia a la p rá ctica , aunque ab sten ién d o se de u sarlas en sede
de teo rizació n .
De e n tre los m od os de d e cir re s p e c to a los resu ltad o s de la activid ad in te rp re ­
tativa en su relació n co n el ap aren te o el m ás in m ed iato significado del d o cu m e n to
legislativo, han de co n s id e ra rs e todavía dos lo cu cio n e s: « in te rp re ta ció n c re a tiv a »
e « in te rp re ta ció n ab ro g an te». El uso de estas lo cu cio n es, a d iferen cia del de las
p re ce d e n te m e n te m en cio n ad as, es m o d e ra d o y se re m o n ta a los últim os d ecen io s
del siglo X V III. P or « in te rp re ta ció n c re a tiv a » se en tien d e el resu ltad o de la a c ti­
vidad del in térp rete que co n siste en la id en tificació n de una n o rm a, que n o p uede
ser co n sid erad a uno de los significados atribuibles — según las reglas lingü ístico-
sem án ticas del co n te x to so cial, cultural y organ izativo en el cual el in térp rete op era
— a un en u n ciad o o a una co m b in a ció n de en u n ciad o s del d iscu rso legislativo: de
tal m od o, la in te rp re ta ció n c re a tiv a p a re ce s e r « in te rp re ta c ió n » solo en el sen tid o
m ás lato de este v ocab lo, y no se d istingue de aquellas activ id ad es que son llam a­
das «in te rp re ta ció n del d e re ch o » y de «b úsq u ed a del d e re ch o » , esp ecialm en te
allí donde se p rofese la ideología de la p re se n cia de lagunas en las leyes64. Por
in terp retació n ab ro g an te» se en tien d e el resu ltad o de la activid ad del in té rp re te
que co n siste en d en e g a r que a un p a rticu la r e n u n ciad o del d iscu rso legislativo le
sea atribuible algún significado p re ce p tiv o , e sto es, el resu ltad o de la activid ad del
in térp rete co n siste en la a se rció n de que e se p a rticu la r en u n ciad o del d iscu rso
legislativo no e xp resa n o rm a alguna.
A d iferen cia de las lo cu cio n e s p re ce d e n te m e n te co n sid erad as, las lo cu cio ­
nes, « in te rp re ta ció n cre a tiv a » e « in te rp re ta ció n a b ro g an te», so n fre cu e n te m e n te
usadas no solo d escrip tiv a m e n te , sino tam bién co n c o n n o ta cio n e s d esp reciativ as.
Ello se debe a la difusión, d e n tro de la c o rp o ra c ió n de los ju ristas, de ideologías
según las cu ales (asu m id a la posibilidad de d istingu ir e n tre p ro d u cció n y ap lica­
ción del d e re c h o ) a los ó rg an o s d iv erso s de los fo rm alm en te legislativos no les
co m p e te ni c re a r ni a b ro g ar las así llam adas n o rm a s ju ríd icas, y son cen su rab les
aquellas p rá ctica s y aquellas té cn ic a s co n que. bajo el ropaje de la in te rp re ta ció n ,
se « c re a » d erech o . Se ha v isto que — d e n tro de cie rto s lím ites — una activid ad de
in tegració n y m an ip u lación es co n n a tu ra l a la in te rp re ta ció n (y , c o m o v e re m o s, a
la a p lica ció n ) del d iscu rso legislativo: p e ro aquí no se tra ta de a ctitu d e s an alíticas
o te ó rica s, sino de ideologías, y el uso d e sp reciativ o ha de s e r reg istrad o : tan to
m ás cu an d o a este u so se relacio n an té cn ica s arg u m en tativ as esp e cífica s, y p re c i-

Uno de los tentativos más elaborados en el plano dogmático y más respaldado por
consideraciones histórico-doctrinales es el de B o b b i o , 1938.
M Cfr. retro, n. 4.

I 59
La interpretación de la Ley

sám en te algunos arg u m en to s e m o tiv o s, co m o aquellos según los que se d e sca rta n
las lectu ras del d iscu rso legislativo que se resu elven en in te rp re ta cio n e s creativ as
y en in te rp re ta cio n e s ab rogan tes.
En cam bio, desde el punto de vista de la terapia lingüística63, se puede acon sejar
e v itar tod as las lo cu cio n e s co n sid e ra d a s en este p arág rafo : «ley cla ra » , « in te r­
p retació n d ecla ra tiv a » , « in te rp re ta ció n e x te n siv a » , « in te rp re ta ció n re strictiv a » ,
« in te rp re ta ció n cre a tiv a » , « in te rp re ta ció n ab ro g an te». E sto así p orq ue se trata de
ex p re sio n e s que su gieren — y cu y o uso im p lícitam en te se inspira en la cre e n cia
de — que el d iscu rso legislativo ten ga un significado p rop io y p rin cip al, in d ep en ­
d ien te de las activ id ad es in terp retativ as de los u suarios: y que haya en tid ad es, las
n o rm as ju ríd icas, p re -co n stitu id a s a la búsqueda, id en tificació n e in te rp re ta ció n :
o cu ltan d o el h ech o de que las « n o rm a s» han de co n sid e ra rse m ás el resultado que
el p resu p u esto de las activ id ad es en sen tid o lato in terp retativ as.

65 O, para d e cir lo c o n S c a r p e l l i , d e la «lin güístic a t e r a p é u t i c a » ( S c a r p e l l i , 1 9 6 9 ).

60 |
C a p í t u l o II

La actividad interpretativa

S u m a r io
6. La actividad de quien interpreta y los documentos de su resultado: interpretación-
actividad e interpretación-producto.- 7. Interpretación y aplicación de la ley.- 8. Los ope­
radores de la interpretación y las designaciones de la interpretación según el autor típico.
«Interpretación doctrinal», «judicial», «oficial», «auténtica».- 9. Los operadores de la
interpretación atípicos según el punto de vista de la organización jurídica.- 10. Detectar,
decidir y proponer interpretaciones (de los enunciados a las normas).- 11. Motivación
y argumentación de la interpretación.- 12. El rol de la lógica en la interpretación y en la
aplicación del derecho.- 13. El rol de la retórica en la interpretación y en la aplicación
del derecho.

6. LA A C T IV ID A D DE Q U IEN IN T E R PR E T A Y LOS D O C U M EN T O S DE SU
R E S U L T A D O : IN T E R P R E T A C IÓ N -A C T IV ID A D E IN T E R P R E T A C IÓ N -
PR O D U C TO

H asta ah o ra se ha tra ta d o a c e rc a del área de los fe n ó m e n o s que co n stitu y e n la


referen cia sem án tica de la fam ilia de los v o cab lo s de la in terp retació n en co n te x to s
ju ríd icos, y las cu alifica cio n e s del uso de los v o cab lo s m ism o s, cu alificacio n es a
p a rtir de las cu ales su á rea se m á n tica resu lta afectad a.
La p rim era ace p ció n de « in te rp re ta c ió n » es aquella según la cual e ste v o c a ­
blo funge de n o m b re de la actividad designada p o r el v e rb o « in te rp re ta r» ; en esta
ace p ció n , «la in te rp re ta ció n » es sin ó n im o de «el in te rp re ta r» , y se refiere p rim a ­
riam en te a un fen ó m e n o m en tal, co m o el atrib u ir un sign ificad o a un d o cu m e n to .
La segunda a ce p ció n de « in te rp re ta c ió n » es aquella según la cual e ste v ocab lo
funge de n o m b re del producto de la activ id ad designada p o r el v o cab lo in te rp re ta r:
en esta a ce p ció n , «la in te rp re ta ció n » es sin ó n im o no tan to de «el h ab er in te rp re ta ­
d o» cu an to de «el resu ltad o del h ab er in te rp re ta d o » ; tal resu ltad o es, p o r el h ech o
m ism o de se r co n o cid o , in corp orad o en un d o cu m en to , que m ás ailá de d o cu m en tar
el realizad o fen ó m e n o m ental está d o tad o de m ayor o m e n o r relev an cia so cio -
in stitu cion al según sea su fo rm a y la p osició n del in té rp re te 1.

1 Cfr. infra § 3.

I 61
La interpretación de la Ley

E sta d uplicidad de a ce p c ió n no es p e cu lia r del v o ca b lo que n o s in te re sa ,


sino que se reg istra en re la ció n a m u ch ísim o s v o cab lo s que designan activid ad es
in telectu ales que se m aterializan en un d o cu m e n to 2, y en relació n a m u ch ísim os
vo cab lo s que design an activ id ad es ju ríd icas e in stitu cio n ales3. P ero es p a rticu la r­
m en te im p o rta n te en n u estro ca so .
E sto así, dado que, p o r un lado, la d istin ció n co n ce p tu a l e n tre la activid ad de
in terp retació n y el resu ltado de la in te rp re ta ció n es im p rescin d ib le in stru m en to
para tod o análisis rigu roso y p ara to d a teoría de la in te rp re ta ció n en el d e re ch o y
de la in te rp re ta ció n de la ley; p o r el o tro lado, la a u sen cia de d istin ció n ha h ech o
posible un no m e n o r n ú m ero de eq u ív o co s que han p esado so b re la d o ctrin a ju ­
ríd ica p o r m u ch o tie m p o 4.
P ro ce d o an te to d o a a c la ra r los té rm in o s de la d istin ción .
« In te rp re ta c ió n » a p a re ce en la p rim e ra a ce p ció n , y se re fie re a una actividad
m en tal, en c o n te x to s de los tipos siguientes, a ) «El a rt. 4 0 de la C o n stitu ció n dé­
la R epública italiana es am biguo y n e ce sita in te rp re ta ció n » ; y este en u n ciad o e x ­
p resa fre cu e n te m e n te la p ro p o sició n según la cual cu alq u iera que q uiera e n te n d e r
el alca n ce p rece p tiv o del art. 4 0 debe (n o p uede n o ) e m p e ñ a rse en la o p e ra ció n
m en tal de atrib u ir significado a los v o cab lo s allí co n te n id o s (« h u e lg a » , « d e re ch o » ,
« e n el ám b ito de las le y e s » ) y al co n te x to global en relación a o tro s seg m en to s del
d iscu rso de la C o n stitu ció n , b ) « In te rp re to el a rt. 4 0 de la C o n stitu ció n c o m o la
ad scrip ció n del d e re ch o de ab sten ció n al trab ajo tam bién p o r m otivos de p resión
p o lítica»; este en u n ciad o e x p re sa ( y fre cu e n te m e n te se iden tifica c o n ) la actividad
m en tal del en u n cian te, co n siste n te en atrib u ir un p a rticu la r a lca n ce n o rm ativ o al
art. 4 0 de la C o n stitu ció n .
« In te rp re ta c ió n » a p a re ce en la segu nd a a ce p ció n , y se refiere al resu ltad o
de una p re c e d e n te a ctiv id ad m en tal que fre c u e n te m e n te se in c o rp o ra en un
d o cu m en to , en c o n te x to s del sigu ien te tipo, c ) «L a C o rte co n stitu cio n al in terp reta
el art. 4 0 de la C o n stitu ció n en el sen tid o de que el d e re ch o a huelga incluye la
huelga p o lítica», d ) «Se d e te cta n en la cu ltu ra ju ríd ica italiana, d iv ersas ( y e n tre
ellas in co m p atib le s) in te rp re ta cio n e s del a rt. 4 0 de la C o n stitu ció n » .
C o m o se ve, la d istinción en estos térm in o s es ab solu tam en te banal, y no habría
m otivo para in sistir y n o darla p o r d e sco n ta d a , si no fu ere p o r el h e ch o de que la
identidad del v ocab lo p uede ind ucir (c o m o indujo a no p o co s ju rista s ) a s o s te n e r
que lo d en o tad o o la re fe re n cia c o n c re ta tan to de a ) y b ). cu a n to de c ) y d ) sea
una id én tica en tid ad . Ello no es así, c o m o fácilm en te se d e m u e stra in dicando qué
p ro p o sicio n es relativas a la d e n o ta ció n de c ) y d ) no c o rre sp o n d e n a la d en o tació n
de a ) y b ) y v ice v e rsa .

2 Piénsese en vocablos como «redacción», «registración», «documentación», «descifra­


miento», «codificación», en algunos de sus usos.
3 Piénsese en vocablos com o «venta», «promulgación», «homologación», «sentencia»,
en muchos de sus sentidos de uso técnico.
4 Cfr. T a r e l l o , 1971a y T a r e l i . o . 1974, Pt. IV, cap. II.

62
La actividad interpretativa

Sup on gam os se diga que «la in te rp re ta ció n del d e re ch o es m e ra p ersu asió n


activid ad p ro p ag an d ística»; o bien su p o n g am o s se diga que «la in te rp re ta ció n
ie i d erech o debe d irigirse a no so c a v a r la co h e re n c ia del o rd e n a m ie n to » . Pues
bien, estas p ro p o sicio n e s (p re c e p tiv a s ) se dirigen ob v iam en te a la re fe re n cia de
. : y b ). y p o r tan to a la activid ad in terp retativ a, y no a la re fe re n cia de c ) y d ),
y p o r tan to no a los p ro d u cto s de la in te rp re ta ció n y a los d o cu m e n to s ju ríd ico s.
M ientras la activid ad in terp retativ a es ob jeto ad ecu ad o de p ersu asió n , de p ro ­
paganda y de a rg u m e n ta ció n , el p ro d u cto de la in te rp re ta ció n y los d o cu m e n to s
¿ e la in terp retació n c o m o h e ch o s a ca e cid o s son tan p o co ad ecu ad o s ob jetos de
persu asión y de p rop agand a cu a n to to d o s los h e ch o s a ca e cid o s (p o r ej.. que B ruto
ha apuñ alad o a C é s a r).
Sup on gam os se diga que «la in te rp re ta ció n a carg o de los ju e ce s, y no aquella a
cargo de los p rivados, cre a d erech o nuevo»; o bien que «la in terp retació n judicial es
susceptible de d iversas u lterio res in te rp re ta cio n e s». Pues bien, estas p ro p o sicio n es
ase rtiv a s) ase v e ra n algo no so b re la referen cia de a ) y b ), sino so b re la referen cia
de c ) y d ), es d ecir, so b re el p ro d u cto de la in te rp re ta ció n .
C om o p rim era a p ro x im a ció n p u ed e d e cirse que la activid ad in te rp re ta tiv a es
-re cu e n te m e n te o b jeto de los d iscu rso s ju ríd ico s p ersu asiv o s, p ro p ag an d ístico s e
ideológicos5, el p rod u cto de la in terp retació n y sus d o cu m en to s son frecu en tem en te
objeto de los d iscu rso s ju ríd ico s d escrip tiv o s. Los p re ce p to s so b re la in terp retació n
y las ideologías de la in te rp re ta ció n (e s to es, to d o s los d iscu rso s so b re el « b u e n »
m étod o de la in te rp re ta ció n ) se refieren a la in te rp re ta ció n -a ctiv id a d ; y las te o ría s
d escrip tiv as y las so cio lo g ías d e la in te rp re ta ció n (e s to es, to d o s los d iscu rso s
sob re el « p ra c tic a d o » m é to d o de la in te rp re ta c ió n ) se refieren a la in te rp re ta ció n -
p rod u cto.
C o n sid erar c o m o una en tid ad ú n ica la in te rp re ta ció n activ id ad y la in te rp re ­
tación p ro d u cto , según un hábito b astan te e x te n d id o , no fa v o re ce el análisis y
g en era e rro re s. En el ca so en que ello sea el resu ltad o de un p a rticu la r esq u em a
d o ctrin a rio , los e rro re s g e n e ra d o s m e re c e n el n o m b re de m istifica cio n e s o de dis­
to rsio n es. D ejando a salvo tod as las p recisio n es que se h acen en sed e de h istoria de
las d o ctrin a s ju ríd icas, p uede o b se rv a rs e en g en eral que privilegiar en el análisis
a la in terp retació n -a ctiv id a d c o n d u ce a so b re v a lo ra r — en la re p re se n ta ció n del
fu n cio n am ien to de las o rg a n iz a cio n e s ju ríd icas — los fen ó m en o s m en tales y, p o r
tan to , o a la d o ctrin a ju ríd ica (c u a n d o se co n sid e re que los fe n ó m e n o s m en tales

Ello en un doble sentido. Por un lado, cuando se formulan discursos persuasivos, pro­
pagandísticos, ideológicos (p or ejemplo, acerca «del método» de la interpretación, o
acerca del modo «correcto» de leer el art. 1326 c.c.) nos referimos a futuras actividades
interpretativas (y no a los productos de pasadas actividades). Por el otro lado, cuando
nos encontramos frente a discursos relativos a la actividad interpretativa se puede en
general apostar que - incluso si aparentemente manteniéndose en estilo descriptivo e
ideológicamente neutro - tales discursos tienen un carácter, o al menos una connotación
persuasiva, propagandística y expresan una ideología de la interpretación.

63
La interpretación de la Lev

son recon d u cib les a una « c ie n cia » o b je tiv a)6, o bien a las ocasio n ales p ro p en sio n es
individuales de los o p e ra d o re s7, o a las e le ccio n e s y d elib eracio n es individuales8 (y
se avalan así ten d en cias irra cio n a lista s): p o r el c o n tra rio , privilegiar la in te rp re ta ­
ción p ro d u cto co n d u ce a so b re v a lo ra r to d o s los e le m e n to s de c o n s e rv a c ió n y de
inm ovilidad de las o rg a n iz a cio n e s ju ríd ica s en p erju icio de los fa cto re s de cam b io
(su g irien d o actitu d es a crític a s a los o p e ra d o re s ju ríd ic o s )9.

7. IN T ER PR ET A C IÓ N Y A PLIC A C IÓ N DE LA L EY
Es n ecesario p ro ce d e r a una u lterio r distinción. Una vez m ás, puede o fre ce rn o s
el p un to de p artida un d ato lexical: p ero la d istin ción no c o n c ie rn e al lé x ico , sino
a las co sa s que m ed ian te el lé x ico p ueden d e cirse .
En el léxico se reg istra que las áreas se m á n tica s de los v e rb o s « in te rp re ta r» y
« ap licar», y de los su stan tiv o s « in te rp re ta ció n » y « a p lica ció n » , cu an d o referid o s
al d e re ch o o a la ley. tien en un v a sto ca m p o co m ú n p e ro no co in cid e n c o m p le ta ­
m e n te 10.
En o ca sio n e s d ecim o s in d iferen tem en te que «la C ám ara de C asació n aplica la
ley X en m od o re strictiv o » o que «la C ám ara de C asación interpreta la ley X en m odo
re strictiv o » ; que « se m an ifiesta la ten d en cia de aplicar la ley Y según co n sid e ra ­
cio n es teleo ló g icas» o que « se m an ifiesta la ten d e n cia de interpretar la ley Y según
co n sid e ra cio n e s teleo ló g icas». En o tra s o ca sio n e s ad v e rtim o s que las dos se rie s de
v o cab lo s no son fungibles; p o r ejem plo, sign ificad os d iv erso s p a re ce n v eh icu lad os
re sp e ctiv a m e n te p o r el p ar de e n u n ciad o s: «la ley X ya no se aplica m ás» y «la ley
X ya no se interpreta m ás». M uchas v e ce s el h ech o de que dos e n u n ciad o s, uno en
térm in os de «ap licació n » y uno en térm in o s de « in terp retació n », sean tenidos co m o
veh ícu lo s del m ism o o de dos d iv erso s significados d ep en d e de la n atu raleza del
su jeto de la in te rp re ta ció n : así, los dos en u n ciad o s «aplico la ley X » e «interpreto
la ley X » no serían ad v ertid o s c o m o fungibles en el ca so en que el su jeto hablante
fuere un p ro feso r de d e re ch o (al que le co rre sp o n d e ría solo el segundo e n u n ciad o ),
p ero serían ad v ertid o s c o m o fungibles si el su jeto hablante e in té rp re te fuere un
juez o un fu n cio n ario de la a d m in istra ció n pública en el e je rcicio de, o en relació n
a, su activid ad fu ncional.
De estas c o n s ta ta c io n e s — c o m o de m u ch as o tra s que p odrían h a c e rs e —
su rge que a ) hay un área se m á n tica co m ú n de « in te rp re ta c ió n » y « a p lic a c ió n » 11,
p ero no hay co in cid e n cia total: b ) tal área se m á n tica co m ú n es p a rticu la rm e n te

6 Así la Escuela histórica del derecha, y sobre todo Cari Friedrich von S a v i g n y .
7 Así un sector del Realismo jurídico americano, y sobre todo Jerome Frank.
H Así un sector del idealismo jurídico, especialmente inspirado por Giovanni Gentile.
" Así amplios sectores del viejo positivismo jurídico.
10 Las consideraciones de este parágrafo constituyen una precisión y un desarrollo de
aquellas ya hechas en T a r e l l o , 1 9 7 4 : 4 0 6 y ss.
11 En italiano, como en las otras lenguas modernas: sería fácil mostrarlo.

64 |
La actividad interpretativa

r '.: je n te cu an d o los vo cab lo s son usados co n referen cia a la activid ad de los ju e ce s


0 d e fu n cion ario s ad m in istrativ o s: tan to que surge la so sp e ch a de que, toda vez
q u e se habla no de in te rp re ta ció n de la lev en g en eral, sino de in te rp re ta ció n de
-ev p o r p arte de fu n cio n ario s a q uienes es d em an d ad a la id en tificació n de las
ley es y su ap licación c o n c re ta (c o m o p re cisa m e n te los ju e ce s y los fu n cio n ario s
¿ i - .in istrativ o s). el á rea se m á n tica de los v o cab lo s de la in te rp re ta ció n y el área
sem án tica de los v o cab lo s de la ap licación co in cid en .
La co n sta ta ció n de la p arcial co in cid e n cia de las áreas se m á n tica s de las dos
:¿T .:lias de vocab los está b astan te e xten d id a en las o b ras de los estu d io so s — ju-
n sta s y te ó rico s del d e re ch o — e u ro p e o s de este sig lo 1-. Q uizás no está igualm ente
. -.cralizada la co n s c ie n c ia a ce rc a de las razo n es de la su p erp o sició n parcial de las
á a s ¿reas sem án tica s, y de lo que e stas razo n es significan.
Las ra z o n e s son cu ltu rales, y h unden su s ra íce s en un e x te n s o a c o n te c e r de la
m ira ra ju ríd ica eu ro p ea. Se trata de la co n so lid ació n de dos ó rd e n e s de c re e n cia s,
1 s ib e r: a ) que del d e re ch o , y de un d e re ch o v ig en te, pueda d arse co n o c im ie n to
* r ' co. esto es, que un d erech o pueda c o n o c e rse con in d epen d en cia a la utilización
v 2 la aplicación: b ) que un d erech o , para s e r aplicado, deba antes o co n textu alm en te
í c t co n o cid o. En el origen de am bas cre e n cia s está la d o ctrin a de la Escuela histórica
d erech o , y en p a rticu la r S a v ig n y , según el cual, p o r un lado, la in te rp re ta ció n
á d d erech o es un su b p ro d u cto de la « c ie n c ia » del d e re ch o , y, p o r el o tro lado, la
r ^ n r a l e z a del su jeto in té rp re te es irrelev an te y el ju ez cu an d o ap lica el d e re ch o
r o — pie la m ism a activ id ad « in te le ctu a l» que es — en p rim e r lugar — propia del
csen tífico del d e re c h o 1': es casi se g u ra m e n te a trav és de las e la b o ra cio n e s de la
E scu ela h istó rica que se ha e x te n d id o — en los libros — la opinión de que no sea
- ' r>le. para un ju ez o un fu n cio n ario ad m in istrativ o ( y ni siquiera p ara un ciu -
r ¿ l i n o ) aplicar una lev sin interpretarla, esto es. sin atrib u ir un sign ificad o a sus
rr.an ciad os: si las dos o p e ra cio n e s no son c o n cre ta m e n te separables, e n to n ce s en la
sp iicación está im plícita la in te rp re ta ció n m is m a 14. Se tra ta de m o d o s de v e r según
jos cu ales no siem p re quien in te rp re ta el d e re ch o ap lica el d e re ch o , p e ro siem p re
ap lica el d ere ch o in terp reta el d e re ch o : m o d o s de v e r que dan cu e n ta de la
• .re rp o sició n p arcial de las á re a s se m á n tica s de las dos fam ilias de v o cab lo s (al
~ í n o s en los d iscu rso s de los ju rista s ), tan to co m o p ara h a c e r su p o n e r que el lé x i-
in co rp o re p recisa m e n te , en las reglas de uso que se fo rm aro n h istó rica m e n te ,
¿ x a n a s ideologías ju ríd icas.

- De las más dispares orientaciones teóricas: por ej.. formalistas como K elsen y sus
«fu id o res, idealistas, realistas escandinavos y americanos, teóricos de orientación
anaKtico-lingüística.
Se trataba de subordinar la acción de los jueces a la de la doctrina, en una hipótesis de
monolitismo doctrinal.
“ En general puede observarse que, en efecto, operaciones interpretativas son inevitables
si se usa la ley como ley (cfr. retro, cap. I, n. 5), y que el dicho según el cual «in Claris
non fit interpretatio» no puede ser invocado útilmente para negarlo.

| 65
La interpretación de la Ley

P o r lo ta n to , según el uso lexical y seg ú n ex te n d id a s c o n c e p c io n e s , quien


«ap lica» la ley al m ism o tiem p o la « in te rp re ta » . Sin em b arg o , según el uso lexical
y según c o n c e p c io n e s hoy p rev alen tes, quien « a p lica » la ley h a ce algo m ás que
« in te rp re ta rla » en el se n tid o que el v o cab lo tien e cu a n d o se re fie re al ju rista
d o ctrin a rio . E sto así p orq u e « a p lica r» se usa p re v alen tem en te co n referen cia a las
activ id ad es de los ju e ce s y de los fu n cio n a rio s ad m in istrativ o s, e sto es, de aquellos
cu ya acció n tien e c o n se cu e n cia s relev an tes so b re las situ acio n es ju ríd icas de o tro s
sujetos, y la continuidad o discontinuidad de cu yas o p eracio n es tiene co n secu en cias
im p o rtan tes p ara la estabilidad o la m u tació n de un sistem a ju ríd ico .
Ello es m u y re le v a n te , p o rq u e la m ás m o d e rn a te o ría del d e re c h o en su
totalidad ha co n c e n tra d o la a te n ció n so b re la activ id ad de los ó rg a n o s en una
ten tativa de análisis de la m u tació n ju ríd ica o bien — co m o se la ha llam ado — la
« n o m o d in á m ica » . Y los tra ta m ie n to s de la activid ad de « a p lica ció n » del d e re ch o ,
in evitab lem en te, han im p o rtad o tam bién cla rifica cio n e s so b re la « in te rp re ta c ió n »
del d erech o . V eam os el n úcleo de estas teo rías.
H an s K e l s e n 15 califica la aplicación del d e re ch o p o r p a rte de los ó rg a n o s
c o m o cre a ció n de d e re ch o y califica el p ro d u cto de la ap licació n co n el n o m b re
de « n o rm a » ( y p re cisa m e n te de « n o rm a in d iv id u al»). H acién d o lo , él usa el m is­
m o v o cab lo -té rm in o (« n o r m a » ) para d e n o m in a r el o b jeto de la in te rp re ta ció n
(las « n o rm a s g e n e ra le s» y las o tra s « n o rm a s in d iv id u ales») y el p ro d u cto de la
in terp retació n -a p lica ció n p o r p a rte de ó rg an o s. T od o ello co n c u rre a co n fig u rar
el o rd e n a m ie n to ju ríd ico c o m o un co m p lejo de n o rm a s o b jeto de p ro d u cció n
co n tin u a y fru to de p ro d u cció n siem p re cre a tiv a , en el cual la co h e re n c ia in terna
está asegu rad a p o r una relació n de jerarq u ía e n tre n o rm as, p o r la que las n o rm as
je rá rq u ica m e n te su p e rio re s co n te m p o rá n e a m e n te delegan el p o d e r de c re a r las
n o rm as in ferio res y las con valid an .
H erb ert H a r t 16, y co n él m u ch o s te ó rico s de o rie n tació n an alítico-lin gü ística.
exp lica la relació n e n tre activid ad in terp retativ a y el p ro d u cto de la ap licació n re ­
cu rrie n d o a la te o ría de I. L. Austin so b re la fu n ción o p erativ a del lenguaje, e sto es,
so b re el h ech o de que, en algunas c ircu n sta n cia s, algunas en u n cia cio n e s sirven no
tan to para decir algo, cu a n to para h a cer algo. En p articu lar, los té rm in o s té cn ico s de
los en u n ciad o s ju ríd ico s se rv iría n para h a cer una co sa p a rticu la r a sab er, a d scrib ir
d erech o s, ob ligacion es, p o d eres, p erm iso s. La activid ad de in te rp re ta ció n sirve
para decir que un d e re ch o , ob ligación, p od er, p erm iso es a d scrip to p o r la ley, y
resu lta a d scrip to p o r los ó rg an o s, a un su jeto; la activ id ad de ap licació n sirve para
h a cer que un d e re ch o sea e fe ctiv a m e n te a d scrip to : el p ro d u cto de la ap licació n es
el h e ch o de que un d e re ch o resu lta (h a b e r sid o ) a d scrip to .
Alf R o s s 17 califica co m o « d e re ch o válido» al p ro d u cto de la « ap licació n », tan to
que da lugar a p e n sa r que él co n sid e ra que el d e re ch o tout court es el p ro d u cto de

15 De H. K e l s e n cfr. especialmente K e l s e n , 1 9 4 5 , K e l s e n , 1 9 6 0 .
16 De H .L .A . H a r t . cfr. especialmente H a r t , 1 9 6 1 (y H a r t . 1 9 6 5 ) .
17 De A. Ross cfr. especialmente Ross, 1 9 5 8 b (y Ross, 1 9 6 5 ) .

66
La actividad interpretativa

la ap licación ; sin em b arg o — a d iferen cia de los realistas a m e rica n o s — él atrib uye
g ran v a lo r o fuerza c o n d icio n a n te a los d o cu m e n to s legislativos o b jeto de la in­
te rp re ta ció n , y elab o ra d esde esto ú ltim o una p a rticu la r te o ría . D espués de h ab er
o b serv ad o có m o la in terp retació n (a c tiv id a d ) se dirige a d ilu cid ar el significado de
los en un ciados, o b serv a que hay dos m o d o s de h acerlo . El p rim ero está co n stitu id o
p o r la dilu cid ación m ed ian te palabras (« in te rp re ta c ió n m ed ian te sig n ifica d o » ), el
segu nd o está co n stitu id o p o r la dilu cid ación m ed ian te o b se rv a ció n «si un c ie rto
p ro ce so fáctico de even tos verifica el significado del en un ciado de m od o que resulte
la co rre sp o n d e n cia p o r n o so tro s in stituida e n tre tales h ech o s y el en u n ciad o que
a ellos se re fie re » (« in te rp re ta c ió n m ed ian te v e rific a c ió n » )18. Para R o ss el p ro ­
ce so fá ctico de ev en to s que p uede v e rifica r un en u n ciad o de ley es la ap licació n .
M ediante una teo riz a ció n tal. R o ss en tien d e d ar cu e n ta co n te m p o rá n e a m e n te , del
h ech o de que la activid ad de ap licación es siem p re creativ a y resu ltado de decisión ,
de la cu alificación según la que el p ro d u cto de la ap licación es el « d e re c h o válido»,
y del h ech o de que los d o cu m e n to s n o rm ativ o s e n tra n c o m o co n d icio n e s y co m o
m o tiv acio n es en la activid ad de ap licació n y, en cu an to ob jetos de in te rp re ta ció n ,
p erm iten m ás o m en o s aten d ib les a se rcio n e s a c e rc a del « d e re c h o válido».
En fin. los realistas am e rica n o s — al m en o s aquellos m ás e x tre m o s — co n sid e ­
ran que la (así llam ad a) « a p lica ció n » del d e re ch o p o r p arte de los ju e ce s co n stitu y e
y agota la activid ad creativ a de to d o el d e re ch o , y niegan la cualidad de « d e re ch o »
a los d o cu m en to s ob jeto de in te rp re ta ció n (c o m o las leyes y los p re ce d e n te s ju d i­
cia le s); ellos re se rv a n el n o m b re de d e re ch o solo a las d ecisio n es de los ó rg an o s
verificad as en el p asado o p revisibles en el fu tu ro . C on ello evitan — an ulándolos
— los p ro b lem as, tan to de la in te rp re ta ció n cu a n to de la a p lica ció n 19.
T odas estas teo riz a cio n e s p o n e n el a c e n to so b re el h e ch o de que las a ctiv id a ­
d es de los ó rg an o s de ap licació n del d e re ch o son activ id ad es cre a tiv a s de d e re ch o
nuevo y — en cu an to activ id ad es cre a tiv a s — no red u cib les a un m ero fen ó m en o
in telectu al ni a una m era atrib u ció n de significado a d o cu m e n to s. T odas, sin e m ­
b argo — a e x ce p ció n de aquella de los realistas a m e rica n o s — ap un tan a re sa lta r
c ó m o las a ctiv id ad e s de a p licació n im plican la in te rp re ta ció n de d o cu m e n to s
p reco n stitu id o s.
C o m o se distingu e e n tre la activid ad de in te rp re ta ció n y el p ro d u cto de la
in te rp re ta ció n , así se p uede d istingu ir — y las m en cio n ad as teo rías o fre ce n e je m ­
plos de ello — e n tre la activid ad de ap licació n y el p ro d u cto de la ap licació n . Ha
de resa lta rse que la a p lica ció n -p ro d u cto co in cid e co n la in te rp re ta ció n -p ro d u cto
en el caso de la activid ad de los ó rgan os.
U n m od o — difundido en la cu ltu ra italiana — de d istingu ir e n tre ap licación e
in terp retació n a nivel de activid ad, co n siste en re sa lta r que la aplicación (p o r p arte

18 Ross, 1965: 111.


19 La producción doctrinal de los «realistas» americanos es fragmentaria y dispersa en
variadas publicaciones. Para una síntesis sobre el movimiento y para consideraciones
detalladas sobre los exponentes, en particular cfr. T a r e l l o , 1962.

I 67
La interpretación de la Ley

de los ó rg an o s) es un co n ce p to m u ch o m ás vasto va que incluye, ad em ás de la in ter­


p re ta ció n . e sto es. de la atrib u ció n de sign ificad o (sie m p re p o r p a rte de ó rg a n o s) a
las n o rm a s-a c to , tam bién una se rie de o tra s o p e ra cio n e s, ev en tu ales o n ecesarias,
que son las sigu ien tes: I) so b re to d o la id en tificació n de las n o rm a s -h e c h o , co m o
la co stu m b re, que no serían ob jeto de in te rp re ta ció n sino p re cisa m e n te , y tan solo,
de id en tificació n ; II) en el ca so de las n o rm a s-a cto , p re ce d e n te y d istinta re sp e cto
a la in te rp re ta ció n sería la activid ad de id en tificació n de la e x iste n cia fo rm al del
acto a ap licar: III) las o p e ra cio n e s de in teg ració n , co n que se arrib a a « c o m p le ta r
una voluntad in su ficien tem en te form ad a o m an ifestad a», y que a d iferen cia de la
in terp retación en sen tid o propio sería «in n o v ad o ra» m ás que «re ce p tiv a » -": IV ) las
in feren cias lógicas a p artir de las n o rm a s, es d ecir, de los significados atrib uidos a
los d o cu m en to s de las n o rm a s -a cto ; de las id en tificacio n es de las n o rm a s-h e ch o ;
de las in teg racio n es llevadas a cab o en relación a am b as y de la co m p o sició n de
tod as estas d irectiv as según una regla de exclu sió n de an tin o m ias. P ues bien, este
m od o de d istingu ir e n tre in te rp re ta ció n y ap licació n , según el cual la in te rp re ta ­
ción (d e las n o rm a s -a c to ) se ría un ele m e n to n e ce sa rio de la ap licació n p o r parte
de los ó rg an o s p e ro no la ag o taría, e stá fundado en una C onsideración e x a c ta , y
p re cisa m e n te aquella según la cual en las activ id ad es de in te rp re ta ció n juegan
fa cto re s — so cio ló g ica m e n te an alizables y en o ca sio n e s p o líticam en te valorables
— que trascie n d e n a aquello que o rd in a ria m e n te se en tien d e p o r activid ad in ter­
p retativa. inclu so si se trata de activid ad in terp retativ a de ó rg a n o s en el e je rcicio
de su fu n ción propia. Sin em b arg o , d ich a d istin ció n , si bien fundada so b re una
co n sid eració n e x a c ta , no p uede s e r ad optada. E sto así p orq ue ha de o b se rv a rse ,
en relación al p rim e r p un to, que la id en tificació n de las n o rm as co n su e tu d in a ­
rias se resu elve en activ id ad es in terp retativ as, y p re cisa m e n te en las activ id ad es
in terp retativ as de aquellos co m p o rta m ie n to s reg u lares que fo rm an el co n ten id o
de la n o rm a co n su etu d in aria (al tiem p o que la d o c u m e n ta n ), co m o tam b ién en
las activid ad es in te rp re ta tiv a s de los d o cu m e n to s de segu n d o grad o en los que las
regu larid ad es de co m p o rta m ie n to que se p reten d e den lugar a la n orm a co n s u e ­
tu d in aria resu lten h ab itu alm en te d e scrip to s y ord en ad o s. P o r cu an to co n c ie rn e
a o tra s n o rm a s-h e ch o — o así d en o m in ad as — c o m o los h e ch o s que fundan el
o rd en am ien to o sus p articu lares e s tru c tu ra s co n stitu cio n a le s m ateriales, la a c ti­
vidad de id en tificació n es sin dudas in terp retativ a, y p re cisa m e n te in terp retativ a
de p rá ctica s de ó rg a n o s y de re p re se n ta cio n e s d o ctrin a le s e id eológicas de ellas.
Sobre el segundo p un to ha de resaltarse que la actividad de id en tificació n de la
e xisten cia de n o rm a s-a cto es atrib u ció n de significado (h a b itu a lm e n te v in cu lad a)
a h ech o s cu alificad os.
Sobre el te rc e r punto ha de o b se rv a rse que las activid ades de in teg ració n , e n tre
las que están el em p leo de la analogía y el re c u rso a p rin cip ios, fu ero n casi siem p re

211 Las palabras entre comillas son de G i a n n i n i , 1939: 87. A él se debe la expresión más
articulada de la tendencia a restringir las nociones de «interpretación» en relación a
las actividades de aplicación, de que se habla en el texto.

68
La actividad interpretativa

co n sid erad as p or la teo ría ju ríd ica activ id ad es de atrib u ció n de significado a los
d o cu m en to s legislativos o p ara-legislativos, o m ejo r aún. atrib u ció n de significado
u lterior, de segu nd a in stan cia, que m od ifica el resu ltado de una p rim e ra atrib u ció n
de significado a los m ism o s d o cu m e n to s, tod a vez que la p rim era a trib u ció n de
significado haría difícil la ap licació n o to rn a ría intolerab les sus e fe cto s en el c u a ­
dro de la org an izació n ju ríd ica e x iste n te . Sobre el cu a rto p u n to ha de d e cirse que
las in feren cias so b re la base de esq u em as de lógicas ad m itid as en la o rg an izació n
ju ríd ica de que se tra te co m p letan el sign ificad o atribuible en esa organización a los
d o cu m en to s n o rm ativ o s, y en co n se cu e n c ia la e le cció n del esq u em a de in ferencia
recae en el ám b ito de la activid ad in terp retativ a, de la que co n stitu y e el m o m en to
final. No se trata, p o r tan to , de re strin g ir in d ebid am en te la n o ció n de in te rp re ta ­
ción exclu y en d o de ella e n te ro s m o m en to s (e n tr e ellos m o m en to s e se n cia le s ) de
la atrib u ció n de significado a los d o cu m e n to s n o rm ativ o s, sin o sim p lem en te de
r e c o n o c e r que al m o m e n to de la ap licació n del d e re ch o p o r p a rte de los ó rg an o s
juegan tam bién o tro s fa cto re s — d esde la psicología individual del in térp rete hasta
la am en aza a él dirigida, d esd e la irrep etib le situ ación c o n c re ta de una ap licación
h asta los h ábitos de g ru p o — que salen fu era de la in te rp re ta c ió n p o rq u e no
co n cie rn e n a la atrib u ció n de significado a d o cu m e n to s según las d irectiv as de la
org an ización ju ríd ica, sin o que c o n c ie rn e n a ca so s de uso de los d o cu m e n to s fuera
de las d irectiv as de la o rg an izació n ju rídica.
C o m o p rim era a p ro x im a ció n , quizás p ueda d e cirse que no e n tra n en el m a rco
de la in terp retació n aquellos ele m e n to s o fa cto re s de la ap licació n que no pued en
fo rm ar p arte de la « m o tiv a ció n » , en ten d id a en sen tid o té cn ico , de los a cto s de
ap licación .
La relación visible e n tre la ap licació n de la ley y la in te rp re ta ció n de la ley
está — en las o rg an izacio n es m o d ern as — co n stitu id a p o r la m o tiv ació n , a la que
m u ch os órgan os de ap licación están obligados. La in te rp re ta ció n para la aplicación
se p resen ta en form a de m o tiv a ció n . Sobre ello se d eb erá volver.

8. LOS O PER A D O R ES DE LA IN TER PR ETA C IÓ N Y LAS DESIGNACIONES DE


LA IN T ER PR ET A C IÓ N SEG ÚN E L A U T O R T ÍP IC O . «IN T E R PR E T A C IÓ N
D O C T R IN A L », « IU D IC IA L » , « O F IC IA L » , «A U T É N T IC A »

En las páginas p re ce d e n te s se ha h ech o referen cia en d iv ersas o ca sio n e s a


ca ra c te re s de quien efectú a la in te rp re ta ció n del d e re ch o y de la ley, y a c a ra c te re s
de los o p e ra d o re s típ ico s. P o r ejem plo, hablando del v erb o latino « in te rp re ta ri» ,
nos h em o s referid o a los interpretes c o m o m ed iad o res e n tre aquella fu erza que
era el ius y q uienes a ellos les req u erían « d e c ir el d e re ch o » , o b serv an d o que en el
m undo ro m an o p rim itiv o solo los interpretes (e s to es. quien había recib id o la a tri­
bución de esta cualidad p o r p a rte del o rg an izació n s o c io -p o lític a ) eran « ca p a c e s »
y estab an «leg itim ad o s» p ara d e cir el d e re ch o 21: a d iferen cia de cu a n to su ced e en

21 Cfr. retro, cap. I. n. 1.

69
La interpretación de la Lev

las o rg an iza cio n e s m o d ern as, en las cu ales se co n sid e ra que el d e re ch o y la ley,
p en sad os o b jetiv am en te, son su scep tib les de activid ad in terp retativ a (e s to es, de
atrib u ción de sig n ificad o ) p o r p arte de cu alq u iera. Por ejem plo, hablando de la
lo cu ció n « in te rp re ta ció n del d erech o » (d istin gu ién d ola de « in te rp re ta ció n de la
ley» y de « in te rp re ta ció n en el d e re c h o » ), h e m o s o b serv ad o que uno de los m odos
de u sar esta lo cu ció n , el m o d o m ás an tigu o, es el que se da cu an d o ella re fie re a
la activid ad de quien p uede « e n c o n tra r» el d e re ch o , a la activid ad, p o r tan to , de
quien tiene legitim ación esp ecífica no solo para indicar el v erd ad ero significado del
d e re ch o , sino tam bién p ara e sta b le ce r (p a ra c r e a r ) d e re c h o 22: m ie n tra s o tro de los
m od os de u sar esta lo cu ció n (el m od o m ás habitual en las so cied ad es m o d e rn a s) es
el que se da cu and o ella refiere a atrib ución de significado a d o cu m en to s, atribución
que p ued e — aun si co n resu ltad o s d iv erso s en ca so s d iv erso s — s e r llevada a cab o
p o r cu alq u iera23. P o r ejem plo, hablando en gen eral de atrib u ció n de significado a
aquellos d o cu m e n to s que so n o b jeto de la in te rp re ta ció n ju ríd ica, h em o s señ alad o
el h ech o de que tal atrib u ció n p uede c o n c re ta rs e en nuevos d o cu m e n to s, a su vez
ob jeto de u lterio re s in te rp re ta cio n e s cu an d o se tra ta de d o cu m e n to s de p rá ctica s
in terp retativ as au toritativas y p erd urables24: pues bien, las p rá ctica s in terp retativ as
son au to ritativ as cu an d o particulares intérpretes típicos tien en alguna au toridad
oficial o de h ech o , y son p erd u rab les cu an d o tales in té rp re te s — p o r ra z o n e s ju ­
ríd icas o p o r razo n es de h ech o — son llam ados a p ro n u n cia rse de m an era iterada
sob re la atrib u ció n de significado a los m ism o s d o cu m e n to s ju ríd ico s de p rim e r
grad o (e n p articu lar, le v e s): p ero e sta o b se rv a ció n su giere c o n c e n tra r la aten ció n
en figuras de in térp rete típ icas y en in té rp re te s habituales. P o r ejem plo, al hablar
so b re la cu estió n de si to d o el d e re ch o resu lte extraíb le solo de tod as las leyes,
h em os h ech o m en ció n a ideologías del in té rp re te — in te rfe re n te s so b re la a ctiv i­
dad in terp retativ a — relativas a la com p letitu d o in co m p letitu d del d e re ch o o a
su co h e re n cia o in co h e re n cia 25: p e ro resulta ev id en te que p uede m uy bien d arse
que en una d ete rm in a d a so cied ad una de las ideologías ju ríd icas así co n tra p u e sta s
no sea co m p a rtid a p o r todos los o p e ra d o re s ju ríd ico s, sino que sea c a ra c te rís tica
de (o a lo m ejo r obligatoria p a ra ) un particular g ru p o o tipo de ellos26, lo cual
n u ev am en te su giere c e n tra r la aten ció n so b re figuras de in té rp re te típ icas o ha­
bituales. Por ejem plo, cu an d o se distinguió la activid ad intelectu al de in te rp re ta r

Cfr. retro, cap. I, n. 2. Como tendremos oportunidad de ver más adelante (infra, cap.
V. n. 3 8 ) una de las ideas que están a la base de concepciones antiguas de la particu­
lar fuerza que obtiene la interpretación de un documento normativo por parte de su
autor (la así llamada interpretación «auténtica») reside en la fuerte asociación que en
el mundo antiguo, incluso luego de la frase primitiva, se instauraba entre establecer el
derecho e interpretarlo, en el sentido de que cuius est condere ius eius est interpretari.
Cfr. retro, cap. I, n. 2.
Cfr. retro, cap. I, n. 2.
Cfr. retro, cap. I, n. 4.
Cfr. retro, cap. I. n. 4.

70
La actividad interpretativa

del resu ltado o p ro d u cto de la in te rp re ta ció n que se c o n c re ta a m en u d o en un


d o cu m en to , se o b se rv ó que el d o cu m e n to del p ro d u cto de la in te rp re ta ció n está
d otad o de m ay o r o m e n o r relev an cia so cio -in stitu cio n a l según sea su fo rm a y la
posición del in té rp re te 27: y ello sugiere, todavía una vez, llevar la a ten ció n so b re las
figuras típ icas del in térp rete tam b ién en relación a las fo rm as que la in te rp reta ció n
asu m e. P or últim o, hablando de las relacio n es e n tre in te rp re ta ció n y ap licación
del d erech o se ha debido h a ce r re fe re n cia a ó rg an o s de ap licació n c o m o los ju e ce s
y los fu n cio n ario s ad m in istrativ o s, para d istingu ir el área de co in cid e n cia de los
significados de « in te rp re ta c ió n » y « a p lica ció n » del área en que los significados
resp ectiv o s no co in cid e n 28.
H a llegado finalm en te el m o m e n to de hablar p o r tan to de los o p e ra d o re s de
la in terp retació n .
La p rim era co n sid eració n que ha de h a ce rse es de c a rá c te r gen eralísim o: e n tre
los o p erad o res de la in te rp re ta ció n pueden d istinguirse d iv erso s gru p os, sea desde
el punto de vista del d erech o, sea desde el punto de vista de los h echos. Puede haber,
de tal m od o, figuras y roles del in té rp re te que el d e re ch o to rn a típ icos, y figuras
y roles que se tipifican en los h e ch o s. Las figuras y los roles de la p rim era clase
se individúan co n referen cia a cu alificacio n es in stitu cio n ales llevadas a cab o p o r
el d e re ch o ; las figuras y los roles de la segu nd a clase se individúan co n referen cia
a la o b serv ació n em p írica de una so cied ad y de una cu ltu ra. En cad a ca so , co m o
es evid en te, se tra ta de figuras y roles relativ am en te típ ico s: típ ico s re sp e cto a un
p articu lar d e re ch o , o re s p e cto a una p a rticu la r so cied ad y cu ltu ra.
Aunque las figuras y los roles de in té rp re te tipificad os p o r el d e re ch o sean
tipificados p or cad a d erech o en particular, y aunque p o r ello solo puedan clasificarse
bajo este perfil las activ id ad es in terp retativ as y los resu ltad o s de la in te rp re ta ­
ción con referen cia a cada d e re ch o singular, se da el ca so de que la cu ltu ra de
los ju ristas (q u e d en tro de cie rto s lím ites so b rep asa en el tiem p o y en el esp acio
los lím ites de las singulares o rg a n iz a cio n e s ju ríd ico p o sitiv a s) ha dado n om b res
gen erales a las clases de activ id ad es in terp retativ as o b serv ad as bajo el perfil del
sujeto in térp rete. Se tra ta de n o m b res trad icio n ales tales co m o « in te rp re ta ció n
au tén tica», « in te rp re ta ció n oficial», « in te rp re ta ció n ju d icial» o «ju risp ru d en cial»,
« in te rp re ta ció n d o ctrin a l» .
P or « in te rp re ta c ió n a u té n tica » se en tie n d e la activid ad in te rp re ta tiv a y el
p ro d u cto de la in te rp re ta ció n llevada a cab o p o r el m ism o a u to r del o b jeto de in­
terp retació n su cesiv am en te a, o sep arad a de, la p ro d u cció n del ob jeto m ism o 29: p o r

27 Cfr. retro, cap. II, n. 6.


28 Cfr. retro, cap. II. n. 7.
29 Si fuese un acto contextual, el acto de interpretación constituiría parte intrínseca
del objeto de la interpretación. En ocasiones los enunciados que forman parte de un
documento y que expresan preceptos acerca del modo de atribuir significado a los
otros enunciados del documento, o a algunos otros enunciados del documento, son
llamados «normas interpretativas»: sería mejor - por razones de claridad - dar a ellas
La interpretación de la Ley

ejem plo, la ley in terp retativ a de o tra ley3u. H ab itu alm en te se designa así tam bién
a la activid ad in te rp re ta tiv a y al p ro d u cto de la in te rp re ta ció n llevada a ca b o p o r
un ó rgan o je rá rq u ica m e n te su p e rio r (d e sd e el punto de vista de la p ro d u cció n
n o rm a tiv a ) re sp e cto a aquel que ha p ro d u cid o el o b jeto de la in te rp re ta ció n . A
cau sa de la p osición p a rticu la r del legislador, la in te rp re ta ció n efectu ad a p o r este
últim o g en era p rob lem as p a rticu la re s que serán o b jeto de tra ta m ie n to sep arad o
a co n tin u ació n 31.
P or «in terp retació n oficial» se en tien d e la activid ad in terpretativa y el p ro d u c­
to de la in terp reta ció n llevada a cab o p o r un ó rg an o — d iv erso e in ferio r re sp e cto
a aquel que ha p ro d u cid o el o b jeto de in te rp re ta ció n — del ap arato del E stad o en
el ám b ito del e je rcicio de su propia fu n ción in stitu cio n al.
E jem p los e v id e n te s de « in te rp re ta c ió n o ficial» so n las activ id ad es que se
c o n cre ta n en d o cu m e n to s n o rm a tiv o s típ ico s, c o m o las circu la re s ad m in istrativ as
in terp retativ as32. En o ca sio n e s la in te rp re ta ció n form a p arte de activ id ad es ins­

el nombre de «enunciados expresivos de normas interpretativas». En cualquier caso,


estos enunciados han de distinguirse tanto de la interpretación auténtica (en el caso de
leyes, de las «leyes interpretativas», sobre las que se trata infra, cap. V). com o de los
enunciados que expresan normas sobre la interpretación (sobre los que se trata, infra,
cap. VI). Sobre las normas interpretativas en el derecho privado italiano, y sobre los
enunciados que las expresan, cfr. Z i c c a r d i , 1972.
,0 En los usos lingüísticos tradicionales la «autenticidad» de la interpretación concierne
a la identidad entre el órgano del documento interpretado y el de la interpretación, y
no concierne a la diversidad de formas del documento de la interpretación respecto al
documento interpretado. Así, según el uso tradicional, una simple carta del soberano
absoluto interpretativa de un precedente acto formal de reglamentación suyo constituye
«interpretación auténtica» en la misma medida en que un reglamento interpretativo de
una ley emitido por el órgano titular del poder legislativo. Naturalmente, en singulares
organizaciones jurídicas, las diferencias formales entre el acto interpretado v el acto de
interpretación provenientes del mismo órgano, pueden dar lugar a problemas si en ellas
se da particular relevancia a la forma de los actos en relación a la jerarquías de fuentes,
sean ellas jerarquías establecidas en general, sean jerarquías establecidas en relación
a particulares órganos subordinados. Este es el caso del derecho italiano positivo. Por
ahora, sin embargo, nos ocupamos del uso de la locución, y no de los problemas in­
ternos a nuestra organización jurídica o de las singulares organizaciones jurídicas: la
clarificación de los usos lexicales y la identificación de las estructuras generales dentro
de las cuales las operaciones jurídicas adquieren significado es preliminar a la identi­
ficación de los problemas de disciplina positiva. En relación a los problemas atinentes
a las dificultades que usos lexicales salientes interponen a la identificación de dichas
estructuras, cfr. infra, cap. V.
31 Cfr. infra, cap. V.
32 Estos, sin embargo, según algunos no son en absoluto actos, ni por ello documentos,
típicos (cfr. retro, cap. I). Si se adopta este punto de vista, el acto de interpretación
oficial es la declaración o directiva interpretativa, y la circular sería solo el instrumento
de comunicación a otros órganos.

72 |
La actividad interpretativa

titu cio n ales de órg an o s co n su ltivos: p ién sese en los d ictá m e n e s del C o n sejo de
E stad o (e n sed e co n su ltiv a ) en ord en a la in te rp re ta ció n de la ley. Sin em b arg o , la
in terp retació n oficial no siem p re se c o n cre ta en fo rm as d o cu m e n ta le s esp ecíficas:
la así llam ada p rá ctica in terp retativ a de los d e p a rta m e n to s de la ad m in istració n
pública co n stitu y e « in te rp re ta ció n oficial». Según los d iv erso s o rd e n a m ie n to s,
la in terp retació n oficial p uede o no re v e stir p a rticu la r au toridad (d e d e re c h o ) o
p uede rev estir p articu la r autoridad p ara algunos su jetos (ej.. los fu n cio n ario s pú­
b lico s) o puede re v e stir p a rticu la r autoridad en algunos caso s (p o r ejem plo, para
el req u iren te de una in te rp re ta ció n oficial, cu an d o e ste req u erim ien to e sté p o siti­
vam en te p revisto c o m o facu ltativo o inclusive c o m o o b lig ato rio ): en estos caso s,
en o casio n es la in te rp re ta ció n oficial d ev ien e « v in cu la n te» p ara el req u iren te. De
h ech o , las in terp retacio n es oficiales tien en siem p re una notable autoridad (au n qu e
en m o d o variable según los c o n te x to s so cio p o lítico s) a cau sa de los m ecan ism o s
m ism os de las ad m in istra cio n e s públicas.
P o r « in te rp re ta c ió n ju d icial» o « ju risp ru d e n cia l» se en tie n d e la in te rp re ­
tació n llevada a cab o p o r ó rg an o s ju d iciales m ed ian te se n ten cias. En un cie rto
sen tid o se trata de una su bclase de in te rp re tació n oficial, d esde que tam bién los
órg an o s ju d iciales son cie rta m e n te — en las o rg a n iz a cio n e s ju ríd icas m o d ern as —
órg an o s del ap arato del E stad o 33; ad em ás, en los an tigu os o rd e n a m ie n to s en que
ju risd icción y ad m in istració n no se distinguían ni ob jetiva ni su b jetiv am en te34, la
in terp retació n judicial no se distinguía de la oficial. En cu alq u ier caso , en el uso
m o d ern o se distingue.
Según los d iversos ord en am ien tos, la in terpretación judicial puede o no rev estir
p articu lar au toridad de d e re ch o , incluso en relació n a los vín cu lo s de re sp e to de
los p re ce d e n te s, em an ad o s del m ism o ó rg an o ju d ican te o de un ó rg an o ju d icial de
nivel su p erior, obligación im pu esta en algunas o rg an izacio n es p o sitiv as35. Incluso
d ond e no existen tales v ín cu los, la in te rp re ta ció n ju d icial siem p re tien e de h ech o
una n otab le au toridad , a causa de las te n d e n cia s a la co n so lid ació n de la ju risp ru ­
d en cia que están p ro fu n d am en te arraigad as en tod os los sitios en que los ju e ce s
son p rofesionales y están en cu ad rad os en una m agistratu ra institucionalizada co m o
cu e rp o , en algún sen tid o a u tó n o m o , del ap arato b u ro crá tico .
Por « in terp reta ció n d o ctrin al» se en tien d e la in terp retació n — c o m o actividad
y co m o p ro d u cto — llevada a cab o p o r los ju ristas en las o b ras de d o ctrin a y en las
escu elas de d erech o . T am bién la in te rp re ta ció n d o ctrin al p resen ta una v asta gam a

" No se usa habitualmente la locución «interpretación jurisprudencial» para designar


la actividad y los productos interpretativos de árbitros privados: aunque no sea infre­
cuente la compilación, la publicación y el comentario de laudos arbitrales por parte de
revistas prácticas de jurisprudencia, especialmente en aquellas materias en que diferir
controversias a árbitros es cuantitativamente importante y los laudos arbitrales gozan
en ocasiones de notable autoridad (piénsese en el derecho marítimo).
14 T a k e l l o , 1 9 7 6 b . ca p. II. § 2.
35 Como, por ej., la organización jurídica inglesa.

73
La interpretación de la Ley

de p o sicio n es — d esde el p un to de vista de su relevancia y au toridad de h ech o y


de d erech o — según los d iv erso s c o n te x to s de d e re ch o p ositivo y de so cied ad y
cu ltu ra. La existe n cia m ism a de una « in te rp re ta ció n d o ctrin a l» (e s to es, de una
categ o ría de p rofesio n ales del d e re ch o y de la in stru cció n ju ríd ica co m o categ o ría
distinta y sep arad a re sp e cto a las categ o rías de los cre a d o re s y de los ap licad ores
de d e re c h o ) es d ep en d ien te de la so cied ad y de la cu ltu ra: hubo y hay so cied ad es
y cu ltu ras en que no ex iste nada su scep tib le de s e r d esignado co m o in terp retació n
esp e cífica m e n te « d o c trin a l» , sin p e rju icio de que en tod as las o rg a n iz a cio n e s
ju ríd icas m o d ern as esta activid ad y e ste p ro d u cto están siem p re p resen tes, aun
si en m od os o co n relev an cia e x tre m a d a m e n te variab le36. En n u estro actu al o r ­
d en am ien to legislativo, la figura del ju rista no está tip ificad a’7, p o r lo cual esta
figura no d ebería en rigor in g resar e n tre aquellas de los o p e rad o re s típicos de la
in terp retació n . Sin em b arg o , m ás allá de las razon es trad icio n ales v de las lexicales
(tip ificació n del n o m b re ), ha de c o n s id e ra rse que en n u estra cu ltu ra ju ríd ica v
en la p rá ctica fo ren se y b u ro crá tica , la in te rp re ta ció n d o ctrin al tien e una p recisa
id en tificación y c o n se rv a una c ie rta au toridad , tan to que p uede co n sid e rá rse la un
eslabón e n tre la se rie de las in te rp re ta cio n e s tipificadas p o r el d e re ch o y la serie
de las in terp retacio n es tipificadas p o r los h ech o s. En o tra s org an izacio n es jurídicas
se re c o n o c e a la in te rp re ta ció n d o ctrin a l un rol, aun si m argin al, y una tip ifica­
ción : c o m o en el d e re ch o suizo en que en ca so de silen cio de la ley se re c u rre (d e
con fo rm id ad al art. 1 del cód igo civil su iz o ) «a la d o ctrin a y a la ju risp ru d en cia
m ás au to ritativ a » ; o co m o en el d e re ch o in tern acio n al, en el cual e n co n tra m o s
p o r ejem plo en el a rt. 3 8 . n. 4 del E statu to de la C o rte in tern acio n al de ju sticia un
reen vío a «la d o ctrin e des p ublicistes les plus qualifiés, co m m e m oyen au xiliaire
de d éterm in atio n des regles du d ro it».
En o casio n e s la in te rp re ta ció n d o ctrin al es co n tra p u e sta , co m o interpretación
privada, a las in te rp re ta cio n e s ju d iciales, o ficiales y legislativas que. tod as ju n tas,
son reagrupadas bajo una categoría g en érica a v eces etiquetada, p o r co n trap o sició n ,
co m o interpretación pública o. m ás a m en u d o co m o interpretación autoritativa38:
co n tra p o sició n que q uerría reflejar la situ ació n de los d e re ch o s m o d e rn o s en los

36 En efecto, el especializarse una profesión jurídica y el diferenciarse un «razonamiento


jurídico» de otros modos de razonar constituye una característica de algunas, pero no
de todas, las organizaciones jurídicas. Cfr. F r i e d m a n , 1975 (trad. it. F r i e d m a n , 1978).
cap. IX.
17 Salvo indirectamente, bajo el perfil de la organización pública de las universidades y.
en ellas, de las facultades de derecho y de los cursos de licenciatura en derecho: lo que
es verdaderamente un modo muy indirecto.
38 Semejante contraposición fue frecuente en los tratados franceses del inicio del siglo:
por ejemplo Marcel Planiol inicia el tratado de la interpretación, en su célebre y difun-
didísimo Traité élém entaire, París. 1911. n. 199. así: «L'interprétation des lois peut
être purement doctrinale, ou se faire d'autorité. Cette dernière à son tour se dubdivise:
elle peut émaner de deux autorités différentes, le pouvoir judiciaire ou le législateur
lui-même».

74
La actividad interpretativa

que la ley (d ejan d o a salvo las e x ce p cio n e s de los caso s m arginales ya m en cio n ad o s)
no o to rga oficialm en te a la d o ctrin a una p a rticu la r «au to rid ad ».
Sin em b argo, an tes de d e cla ra r que la in te rp re ta ció n d o ctrin al no tien e una
p articu lar au toridad , e incluso si esta sería la ideología oficial, han de ad o p ta rse no
p o cas cau telas; ha de re co rd a rs e en to d o ca so que, aun en los sistem as m o d ern o s,
un arg u m en to in terp retativ o co m o el au to rita tiv o 39, no solo no está prohibido sino
que es usado co n b astan te am plitud y no está privado de eficacia p ersu asiva. U na
co n trap o sició n en tre in terp retació n «p riv ad a» y «pública», p o r lo d em ás, ta m p o co
es del tod o o p o rtu n a dado que la in te rp re ta ció n «p riv ad a» co m p re n d e , ad em ás
de la d o ctrin al, a la de los o p e ra d o re s atípicos para el d e re ch o p ero típicos para la
co m p ro b ació n so cio ló g ica 40.
Es o p o rtu n o , en cam b io , m a n te n e r la p artició n trad icio n al y h ablar de in te r­
p retació n au tén tica, judicial, oficial, d o ctrin al.
La trad icion al term in ología que d istingue e n tre in te rp re ta ció n au tén tica, o fi­
cial. judicial y d o ctrin al es útil p o r cu an to sugiere distinguir e n tre activ id ad es y
productos interpretativos que — en m od os diversos — am eritan distinción; m ientras
que puede s e r d añosa p o r cu an to o cu lta que bajo cad a una de las cu a tro lo cu cio n es
se en cu b re no ya un rol definido de una vez p o r tod as y un tipo estab le, sino un
rol m utable según las so cied ad es y las o rg an izacio n es ju rídicas.
C a rá cte r co m ú n a tod as estas fo rm as tipificad as de in te rp re ta ció n es el de
p o d er ser, y de ten d e r a ser, usadas co m o in terp re ta cio n e s-p ro d u cto , esto es, co m o
p recep to s dirigidos a los o p e ra d o re s su cesiv o s: ello es evid en te en el ca so de la
in terp retación au tén tica, p e ro es verdad tam bién en los o tro s caso s: p o r cu an to
resp ecta a la in terp re ta ció n d o ctrin a l, ella se m an ifiesta co m o — y vale en cu an to
— co n stitu id a p o r m od elos y p ro y e cto s de (fu tu ra s ) activ id ad es de ap licació n del
d erech o , esto es, de futuras in te rp re ta cio n e s oficiales y /o jud iciales; las in terp re­
tacio n es oficiales y ju d iciales — sea co m o activid ad que c o m o p ro d u cto — son
ép ica m e n te in terp re ta cio n e s-a p lica ció n .
En el ám b ito de singulares o rg an izacio n es ju ríd icas, e n tre los p ro d u cto s de
'¿s cu atro in te rp re ta cio n e s tipificadas en relación al su jeto in té rp re te se estab le­
a n (d ia lé ctica m e n te , podría quizás d e c irs e ) ten sio n es y co n v e rg e n cia s, que se
m anifiestan de m o d o s h istó rica m e n te variables. En n uestra o rg an izació n ju ríd ica
— frecu en tem en te y con alguna e x ce p ció n , relativa a los se cto re s del d e re ch o en
'. :>s que m ás fu ertes son los co n flicto s p olíticos y las friccio n e s so ciales — los p ro ­
ductos de las cu a tro in te rp re ta cio n e s tien d en a la co n v e rg e n cia , según el m odelo

En términos análogos la contraposición no es ignota a cultores anglosajones de teoría


general, especialmente de tendencia analítica: cfr., por ejemplo, H o l l a .m d , 1 9 2 4 :4 2 5 ,
K o c o u r e k , 1 9 3 0 :1 9 3 . También en los manuales italianos en ocasiones se encontraba,:
por ejemplo, D e R u g g i e r o , 1929: 141 y sgts, V i t t a , 1954: 94. Más recientemente fue
usada por T e d e s c h i , 1957.
Sobre el argumento autoritativo cfr. infra, cap. VIII. n. 67.
Cfr. infra, en este capítulo n. 9.
La interpretación de la Ley

siguiente. La in terp retación autén tica tiende a se r adoptada p or las in terp retacio n es
judiciales, oficiales y d o ctrin a le s: sin e m b arg o , de h ech o , las m ás de las v eces, la
in terpretación auténtica es producida p o r estím ulo de co n trastes en tre la in terp reta­
ció n d o ctrin al, p o r un lado, y 13 oficial o judicial, p o r el o tro lado, rece p ta n d o a una
u o tra de las p artes en co n flicto 41. P or lo d em ás, el c o n tra ste e n tre in te rp re ta ció n
d o ctrin al e in te rp re ta cio n e s oficiales y /o judiciales es e x tra ñ o p orque: a ) la in te r­
p retació n d o ctrin al, cu an d o no c a re c e de sen tid o o cu an d o no es m era e je rcita ció n
acad ém ica, se m an ifiesta bajo la form a de razo n ab les y m o tiv ad o s p ro y e cto s de
in terp retacio n e s judiciales y /o oficiales y. h ab itu alm en te, las m ag istratu ras y la
b u ro cracia recep ta n las su g eren cias; b ) la in te rp re ta ció n d o ctrin al, p re cisa m e n te
p or no se r m era ejercita ció n aca d é m ica , tiend e g en eralm en te a d istan ciarse de
las in te rp re ta cio n e s de los ju e ce s o de los b u ró cra ta s solo p o r p erio d o s b reves y,
si sus su geren cias no son re ce p ta d a s, d espu és de un cie rto tiem p o tiend e a ad e­
cu arse: c ) a d iferen cia de los ó rg an o s judiciales y ad m in istrativ o s, que tien d en a
la h om ogen eid ad, los « ju ristas» a m en u do se dividen: cu an d o no hay una singular
in terp retació n d o ctrin al sino que hay m ás in te rp re ta cio n e s en co n flicto p o r p arte
de la d o ctrin a, una de estas in te rp re ta cio n e s en co n flicto se aso cia a la in te rp re ­
tació n ju d icial y /u o oficial.
El h ech o de que en n u estra o rg an izació n ju ríd ica las cu a tro in te rp re ta cio n e s
su b jetiv am en te típicas tiend an a la co n v e rg e n cia , es el reflejo de un dato social:
los su jetos típ ico s de la in te rp re ta ció n (leg islad o res, fu n cio n ario s ad m in istrativ o s,
ju cces y d o c to re s ) no son en n u estra so cied ad la e xp resió n de clases distinguidas
y p o rtad o ras de in tereses p ropios re sp ectiv am en te. En tiem p os h istó rico s d iversos
y m ás antigu os e sto no se v erificab a, y su ced ía que cada uno de los su jetos típicos
de la in terp reta ció n era p o rta d o r de in tereses (d e clase, o de o tro g é n e ro ) d istin ­
tos e id en tificab les: y ello se reflejaba en los c o n tra ste s e n tre la in terp retació n
del so b eran o legislador (a u té n tic a ), la de ó rg an o s a d m in istrativ o s y ju d iciales a
m en u do en co n flicto co n el so b e ra n o p o r los p ropios p rivilegios (in te rp re ta ció n
oficial y ju d icial), la de los « d o c to re s » (in te rp re ta ció n d o c trin a l). En los u m b rales
de la edad co n te m p o rá n e a , en tod as las o rg a n iz a cio n e s ju ríd icas e u ro p eas c o n ti­
nentales — aunque d iv ersam en te en cad a una de ellas — esta c o n tra p o sició n se
ha ido aten u an d o p ro g resiv am en te, y p o r ello tam bién la « cie n cia ju ríd ica » ha
p rogresivam en te devaluado, a nivel te ó rico -d o ctrin a l, la co n tra p o sició n e n tre las
cu a tro in terp re ta cio n e s su b jetiv am en te típ icas. Por lo d em ás, ha de re co rd a rse
que la p rim era de las m o d ern as d o ctrin a s de la in te rp re ta ció n que ha p reced id o
a la d evalu ación de la d istin ción , e sto es, la E scu ela h istó rica del d e re ch o , lo hizo
inspirada — todavía — p o r el fin de afirm a r el p red o m in io de un sujeto o p e ra d o r
de la in terp reta ció n : la d o ctrin a ju ríd ica, la clase de los ju ristas42.

11 Cfr. por lo demás cuanto se dirá infra, cap. V dedicado a la ley interpretativa como
problema de la interpretación.
': La Escuela histórica configuró a la interpretación como actividad intelectual, de cono­
cimiento y no de voluntad, de carácter técnico y no de carácter político. En el Sistema

76 |
La actividad interpretativa

9. LOS O PERA D O R ES DE LA IN TERPRETACIÓN ATÍPICOS SEGÚN EL PUNTO


DE VISTA DE LA ORGA N IZACIÓ N JU R ÍD IC A

Se dijo p reced en tem en te que algunas figuras de in térp rete ( y p o r tan to algunas
actividades de in te rp re ta ció n ), si bien no tipificadas p o r el d e re ch o , se vuelven sin
em bargo típicas por la rep ro d u cció n de situaciones de h ech o. Ello puede prod ucirse
en m odos d iversos: y el relev am ien to de esto s d iv erso s m o d o s es una de las tareas
que m ás fre cu e n te m e n te se p ro p o n e n los so ció lo g o s del d erech o .
Aunque en sed e de análisis te ó rico no se pueda d e cir m u ch o de estas activ i­
dades in terp retativ as, que son solo típicas de h ech o — dado que haría falta llevar
el análisis a situ acio n es p articu lares y de no fácil relev am ien to — puede h acerse
aquí alguna o b serv a ció n .
La p rim era o b se rv a ció n es que p ro ce so s de tipificación de activ id ad es so cia l­
m ente relevantes se v e rifica n solo cu an d o se m an ifiestan , en un c o n te x to social

(vol. I, cap. IV, 3 2 ) de S a v i g .n y se declara que la interpretación es «una operación inte­


lectual, o sea (...) un trabajo científico, inicio y fundamento de la ciencia del derecho».
Desde que esta operación intelectual es obra de la sola ciencia del derecho, mientras
que las diversas «aplicaciones», entre las cuales está la judicial, son irrelevantes desde
el punto de vista de la operación intelectual y están subordinadas desde el punto de
vista de su naturaleza meramente ejecutoria, es claro que también la doctrina de la
interpretación de la Escuela histórica tiende a producir, mediante el instrumento de
la aculturación ideológica (sea con la propaganda en los libros de derecho, sea con la
instrucción de los futuros operadores en las facultades jurídicas), una subordinación
de las magistraturas a elecciones políticas llevadas a cabo en otro sitio: en el caso, a
las elecciones políticas (no de otros órganos de cada Estado, sino) de la clase de los
juristas. En otras palabras, la Escuela histórica, intentando consignar la interpretación
y. en general, la identificación del derecho objetivo a la clase (bien connotada social­
mente) de los juristas (académ icos) se proponía, por lo demás, librar al juicio de la
dependencia que la magistratura en cuanto cuerpo de funcionarios estatales tenía frente
a la organización estatal: se adoctrinaba a los magistrados, para neutralizarlos en cuanto
funcionarios del Estado, esto es, para atribuirles la función (política) de garantizar la
continuidad del orden jurídico contra las intervenciones de (otros) poderes del Estado,
legislativo y ejecutivo. Pero persiguiendo esta política cultural (que tuvo peso por todo
el periodo de la restauración en Alemania), la doctrina de la Escuela histórica propuso
a las magistraturas un rol auxiliar o servil: frente al derecho del pasado, que adquiría
valor de derecho en sí (y contrapuesto a la ley). Con el fin de la influencia de la Escuela
histórica, y con la tardía organización jurídica sobre la base de una (relativa) separa­
ción de los poderes incluso en las formaciones estatales germánicas, la ideología de la
subordinación del juez al derecho devino también en Alemania ideología estatista: y el
rol político de la magistratura siguió viéndose en su carácter de cuerpo hetera-dirigido,
ahora prevalentemente respecto a los órganos legislativos, aun cuando el rol y el peso
de la ciencia jurídica académica, por cuanto portadora de una «propia» política del
derecho, siguió siendo siempre notable.
Sobre esta tendencia de la Escuela histórica cfr. T a r e u . o , 1971a (ahora en T a r e i . l o ,
1974, Pt. 4).
La interpretación de la Lev

dado, in terese s p e rsiste n te s o bien in te rm ite n te s p o r p arte de algún g ru p o de


o p erad o res en ord en a una p articu lar activid ad social.
La segunda o b serv ació n es que la tipificación cread a p o r el d e re ch o o p o r la
cu ltu ra ju ríd ica form al en relació n a los p erfiles su bjetivos de la in te rp re ta ció n del
d erech o (e sto es. la in terp retació n « a u té n tica » , «oficial», «judicial» y « d o ctrin a l» ),
tien e en m ira a g ru p o s de p e rso n a s (re sp e ctiv a m e n te a los m iem b ro s de los c u e r­
pos «legislativos», a los m iem b ros del ap arato de la «ad m in istració n p úb lica», a
los m iem b ro s de la « m a g istra tu ra » , a los m iem b ro s de la clase de los « ju rista s» ):
p ero no tien e en m iras los in tereses p ersisten tes o in term iten tes de los g ru p os en
co n sid eració n .
De estas o b se rv a cio n e s puede e x tra e rs e la su g eren cia de que los p ro ce so s de
tip ificación que no son instituidos p or la cu ltu ra ju ríd ica form al sino que pueden
h allarse solo al nivel de los h ech o s, han de b u scarse en dos clases de situ acio n es:
ante tod o, allí donde se m anifiestan in tereses p ersisten tes en las activid ad es de
in terp retació n del d e re ch o p o r p a rte de g ru p o s d iv erso s re sp e cto de aquellos
tipificad os p o r el d e re ch o form al o p o r la cu ltu ra ju ríd ica: y. en segundo lugar,
donde se m an ifiestan in te rm ite n te m e n te in tereses, d iv erso s de los habituales, p o r
p arte de los m iem b ros de los g ru p o s cu ya activid ad (al m argen de esta in te rm i­
ten te m an ifestació n de in tereses d ife re n te s) está tipificada p o r el d e rech o o p o r
la cu ltu ra ju rídica.
Ejem plo del p rim er caso . El d erech o disciplina con propias leyes las actividades
de aseg u ració n . Los aseg u rad o res (e s to es, las so cie d a d e s de seg u ro s, sus co n su l­
to res y ab ogados, sus a ccio n ista s cu an d o no co n te m p o rá n e a m e n te a ccio n ista s
de so cied ad es cu yas activ id ad es em p re sa ria s están asegu rad as, g ru p os que en su
con ju n to el d e re ch o form al no unifica c o m o p o rta d o re s de un in terés típ ico, e tc .)
in terp retan tales leyes del m od o para ellos m ás co n v e n ie n te . Esta in te rp re ta ció n ,
activid ad y p ro d u cto , es típ ica de h ech o en el sen tid o de que es co n sta n te m e n te
p racticad a p o r un g ru p o (in fo rm al y no ag reg ad o ) en vista de los p ropios in tereses.
Esta in terp retació n , típica a nivel de los h ech os, puede se r even tu alm en te recep tad a
p o r la d o ctrin a , p o r la ju risp ru d en cia de los ju e ce s, p or el legislador: p e ro p e rm a ­
n ece, aun si no re ce p ta d a , c o m o entidad bien d etectab le al nivel de los h ech o s y
tiend e a regu lar en cad a ca so (in clu so cu an d o no re ce p ta d a ni p o r el legislador, ni
p o r los ju eces, ni p o r los d o c to re s ), todas aquellas relacio n es de a seg u racio n es en
que — p o r cu alq u ier razó n — la co n tra p a rte está so m etid a a las p re te n sio n e s del
aseg u rad o r in térp rete (d e sus co n su lto re s, ab ogados, e tc .).
Ejem p los del segundo caso . I) Las leyes que d isciplinan la activid ad de las
oficin as ad u an eras so n in terp retad as in te rm ite n te m e n te « a la le tra » p o r los fun­
cio n ario s de las aduanas a título de ag itación sin d ical, de m o d o tal de p aralizar el
tráfico co n el e x te rio r y de d eterm in ar p o r ello graves daños a la eco n o m ía nacional,
a fin de o b te n e r un au m en to de salario. No se tra ta de la in te rp re ta ció n oficial,
que es aquella p racticad a p o r los m ism os fu n cio n ario s en los tiem p o s no c a ra c te ­
rizad os p or la agitación sindical: sino que es una in te rp re ta ció n típica, a nivel de
los h ech o s, a la cual se re cu rre p re cisa m e n te d u ran te las ag itacio n es sind icales. II)

78 |
La actividad interpretativa

Las leves que disciplinan el e je rcicio de la a c ció n penal son in terp retad as en Milán
p or los ju e ce s co m o si co n ce d ie se n p o d eres d iscrecio n ales al fu n cio n ario titu lar
de la acció n penal en M ilán, p orq ue la cá rce l de S. V ittore está llena. N u evam en te,
d o se trata de la in te rp re ta ció n judicial, sino de una in te rp re ta ció n que se tipifica
en los h ech o s.
C o m o se ve a p a rtir de los ejem plos, las activ id ad es in terp retativ as que se ti-
piíican a nivel de los h ech o s d eterm in an graves p rob lem as p ara el fu n cio n am ien to
.le ia o rg an izació n ju ríd ica, aunque se tra te de p rob lem as d iv erso s en los dos caso s
ien tificad o s. No se trata, de todos m od os, de p rob lem as que pueden s e r o p o rtu n a ­
m en te d iscu tid os — sino solo reg istrad o s — en sede de te o ría de la in te rp re ta ció n :
están en cam b io en el c e n tro del in terés de los estu d io s de sociología del d erech o .
Un fen óm en o , en p arte d iv erso re s p e cto al de las in te rp re ta cio n e s tipificadas
en los h ech o s p ero no tipificadas p o r la o rg an izació n ju ríd ica form al, es aquel
d eterm in ad o p o r la c ircu n s ta n c ia de que algu n os o p e ra d o re s ju ríd ico s que la
rgan ización ju ríd ica form al ha vuelto típicos tien en — co m o g ru p o form al — un
interés co n sta n te en d irigir algunas activ id ad es in terp retativ as hacia resu ltados
.zue son d iversos, y quizás incluso o p u esto s, a aquellas finalidades p o r las cuales
la org an izació n ju rídica form al los ha tipificado. E ste fen ó m en o difiere del de la
■in terp retació n favorable a los aseg u rad o res», p orq ue se tra ta de g ru p os in stitu i­
dos p o r la o rgan izació n ju ríd ica form al, y del de la « in te rp re ta ció n de los ju e ce s
m ilan eses» p ara d e sco m p rim ir S. V ittore o de la « in te rp re ta ció n literal p o r agi­
tación sin d ical», p orq ue se tra ta de in te rp re ta cio n e s in spiradas en in tereses no
ocasionales, sino co n stan tes. El caso m ás n otorio de este fen ó m en o está con stituido
por aquellas in terp re ta cio n e s del p ro ce d im ie n to judicial que tiend en a to rn a rlo
más in trin cad o, y que son so sten id as p o r la clase profesional de los abogados (e n
realidad p o r la franja m ás baja de la p ro fe sió n ) a fin de au m en tar las o casio n es de
trabajo de los p ro cu ra d o re s legales. Un ca so que d ebería s e r asim ism o n o to rio es
el de las in terp reta cio n e s del p ro ced im ien to judicial que tien d en a a u m e n ta r las
posibilidades de se n te n cia s p u ram en te form ales (e n o rd en a nulidades p ro cesales,
¡nadm isibilidad, im p ro ce d e n cia s, tra n sc u rs o de térm in o s, aplicabilidad de am n is­
tías. e tc .) que co n sie n te n a los fu n cio n ario s ju d iciales p ro d u cir un alto n ú m ero de
sen ten cias, m ien tra s los ju e ce s trabajan p o co ; in te rp re ta cio n e s favorecid as p o r
los ju e ce s (e n realidad p o r la franja m o ra lm e n te m ás baja de la p ro fe sió n ). Este
fenóm eno ta m p o co p uede se r d iscu tid o, sino solo re g istrad o , en sed e de teo ría de
la in terp retació n : y está en cam b io en el c e n tro de los in tereses de los so ciólogos
del d erech o .

10. D ETEC TA R , D ECIDIR Y PRO PO N ER IN TERPRETA CIO N ES (D E LOS EN U N ­


C IA D O S A LAS N O R M A S)

Sobre las figuras típicas de in térp rete y so b re las in te rp re ta cio n e s su bjeti­


vam ente típicas d esde el p un to de v ista del d e re ch o y de la cu ltu ra ju ríd ica es
necesario, sin em b argo, d ecir m ás de cu an to se ha d ich o en las páginas p reced en tes.

I 79
La interpretación de la Ley

La co n sid era ció n de los o p e ra d o re s típicos de la in te rp re ta ció n , co m o h em o s


visto, es p articu la rm e n te relevan te fren te a los p ro d u cto s de la in te rp re ta ció n ; la
in te rp re ta ció n -p ro d u cto y la ap licación p ro d u cto tienen una esp ecífica relevancia
d irectiva en relación al sujeto que ha efectu ad o la in terp retació n . C o m o d eb erem o s
ver, algunos d ere ch o s h istó rico s y — en baja m edida — tam bién el n uestro, d isci­
plinan algunos a sp e cto s de la relevancia de los p ro d u cto s de las in te rp re ta cio n e s
y ap licacio n es en relación al su jeto.
Sin em b argo , es ah ora n e ce sa rio d ar un p aso hacia atrás, y re to rn a r a la a cti­
vidad de in terp re ta ció n ; a la activid ad co n la que un o p e ra d o r cu alq u iera atrib uye
significados a d o cu m e n to s que e x p re sa n n o rm a s, p re cisa m e n te a fin de e x tr a e r la
n orm a exp resad a p o r el d o cu m en to .
A m en u do se d ice y se e scrib e , im p ro p iam en te, que el in té rp re te « d e scu b re »
el significado de las « n o rm a s» . En realidad ni el in térp rete « d e scu b re » , ni su a c ­
tividad tien e p or ob jeto « n o rm a s» . T ra te m o s de a cla ra r c o m e n z a n d o co n aquello
que se esco n d e bajo el v e rb o « d e scu b rir» y pasand o luego al su stan tivo « n o rm a » .
La activid ad de atrib u ir significado a un d o cu m e n to p uede co n sistir ta n to en
una volición cu an to en una in te le cció n , tan to en un a cto de volu n tad cu a n to en
un a cto de co n o cim ie n to : el o p e ra d o r de la in terp retació n puede d ecid ir atribuir
al d o cu m en to ob jeto de in te rp re ta ció n un p articu lar significado: puede p ro p o n e r
atrib uir al d o cu m e n to ob jeto de in terp retació n un p a rticu la r sign ificad o; puede
detectar que en el p asado fue dado a un d o cu m e n to ob jeto de in te rp re ta ció n un
p articu lar significado; p uede tam bién prever que en fu tu ro alguno dará a un d o cu ­
m en to ob jeto de in te rp re ta ció n un p a rticu la r sign ificad o; y pued e, n atu ralm en te,
h a ce r m ás de una de estas co sa s, y quizás inclu so las cu a tro . El d ecid ir y el p ro p o ­
n er d ar a un d o cu m e n to un sign ificad o son — d iv ersam en te, p e ro de to d o s m od os
son — volicion es. El d e te c ta r que al d o cu m e n to fue dado un cie rto significado es
una in telección , esto es, un a cto de co n o cim ie n to . T am b ién el p re v e r es un a cto
de co n o cim ie n to , aun cu an d o fre cu e n te m e n te las p rev isio n es sean m ás difíciles
que los reg istro s del pasado y sean m ás in ciertas. Si se quiere, puede d e cirse que el
d ecid ir o b serv a al fu tu ro . Puede d ecirse ad em ás que el o p e ra d o r que d ecid e actúa
sin co n sid e ra ció n de o tro s (a u n cu an d o su d ecisión ten d rá co n se cu e n cia s sobre
o tr o s ), y que el o p e ra d o r que d e te cta re ce p ta la activid ad de o tro s (au n cu an d o
esa activid ad no estaba dirigida a é l): en cu an to al o p e ra d o r que p revé, tam bién él
re ce p ta una activid ad de o tro s (la activid ad futura y p re v ista ). Se puede todavía
d ecir que el op erad o r que decide apunta a llevar a cab o una in terpretación -activid ad,
el o p e ra d o r que p ro p o n e apunta a h acer llevar a ca b o una in te rp re ta ció n -a ctiv i­
dad. el o p erad o r que d e te cta y tam b ién aquel que p revé, apuntan a c o n o c e r una
in te rp re ta ció n -p ro d u cto .
E n tre el d e te cta r, el d ecid ir y el p ro p o n e r no hay o b v iam en te ningún n exo
lógico n ecesario : se puede m uy bien d e te cta r que a un d o cu m e n to fue atribuido
un significado x. d ecid ir atrib u ir a tal d o cu m e n to un significado y, y p ro p o n e r que

80
La actividad interpretativa

en el futuro o tro s le atrib uyan un significado z41. Sin em b argo, e n tre el d e te cta r, el
d ecid ir y el p ro p o n e r pueden esta b le ce rse o tro s n e x o s d iv erso s al de d erivación
lógica: n exos que pued en s e r cu ltu rales, p sicológicos, ideológicos o — en una pa­
labra — «d e h e ch o » ; o pueden se r estab lecid o s p o r el d e re ch o de una p articu lar
org an ización ju ríd ica y s e r p o r ello — en una palab ra — «d e d e re ch o » .
De h ech o se estab lece un tortísim o n exo p sico ló g ico y cu ltu ral e n tre el d e­
cid ir y el p rop on er, sea porque en casi tod as las cu ltu ras ju ríd icas la d ecisió n es
in terp retad a tam bién co m o una p ro p u esta, sea p orq u e el o p e ra d o r e n co n tra ría
dificultades en ju stificar una p ro p u esta diversa a la de la propia d ecisió n . E n tre el
d etectar, p o r un lado, y el d ecid ir y p ro p o n er, p o r el o tro lado, p uede e sta b le ce r­
se un n exo id eológico en dos sen tid o s op u estos, según que el o p e ra d o r acoja la
ideología de la con tin u id ad (e s m ejo r atrib u ir el m ism o significado que ya se ha
atrib u id o) even tu alm en te junto a la ideología de la autolim itación del in térp rete (e s
m ejo r que en vez de m u tar los significados en sed e de in te rp re ta ció n se p ro ce d a
a m u tar los d o cu m en to s n o rm ativ o s, p o r ej., en sed e de legislación o de tratativ as
in tern acio n ales, e tc .) , o bien acoja la ideología de la refo rm a (e s m ejo r a d e cu a r y
ren o v ar el d e re c h o ) ev en tu alm en te ju n to a la ideología de la e x a lta ció n del rol del
in térp rete (se a el in té rp re te , que es m ás d o cto , o que tien e m ás c o n ta c to co n la
realidad, o que es m ás p ro g resista, e tc .).
De d erech o puede esta b le ce rse , c o m o su ced e en d iv erso s sistem as ju ríd ico s,
un n exo e n tre el d e te c ta r y el d ecid ir m ed ian te la im p osición de la obligación al
ju ez de segu ir el p re ce d e n te tam bién en m ateria de in terp retació n de la ley, o m e ­
d iante la im p osición a fu n cio n ario s in ferio res de seg u ir la in te rp re ta ció n ya dada
p or fu n cion arios su p erio res (e n gen eral, o bien dada en p articu lares form as, p o r
ejem plo m ed ian te una « c ir c u la r» ).
Está claro , p o r ello, que el vocab lo « d e scu b rir» , así c o m o es usado en la e x ­
p resión «el in térp rete d escu b re el significado de una n o rm a » es del tod o im propio,
y más aún, daña la clarid ad , p orq ue o cu lta — resu m iénd olas en una sola palabra
— tres activ id ad es d iv ersas que pueden e s ta r tod as p resen tes, o bien p ueden no
estarlo , en la activid ad de la in terp retació n .
D eb em os p o r ello c o rre g ir la e x p re s ió n c o rrie n te refo rm u lán d o la así: «el
in térp rete d etecta, d ecid e o p ro p o n e el significado de una n o rm a, o bien cu m p le
m ás de una de estas a ctiv id ad es».
P ero esta c o rre c c ió n no alcan za, dado que tam b ién el v ocab lo « n o rm a » es
engañoso-*4. El in térp rete d e te cta , d ecid e o p ro p o n e el significado a atrib u ir a un
d o cu m en to , co n stitu id o p o r u no o m ás en u n ciad o s, cu y o significado no está en
absoluto p reco n stitu id o a la activid ad del in térp rete, siendo m ás bien resu ltado de

4! Para una discusión sobre este punto cfr. T a r e l l o , 1966, T a r e l l o , 1974, Pt. IV, cap. 1.
44 Para un más amplio tratamiento de este punto T a r e l l o , 1968b, T a r e l l o , 1974, Pt. II.
Cfr. también C a s t i g n o n e , G u a s t i n i , & T a r e l l o , 1979: Pt. I, cap. II.

I ^
La interpretación de la Ley

ella45. A n tes de la actividad del in térprete, del d ocu m en to objeto de la in terpretación


se sabe solo que e x p re sa una o m ás n o rm a s, no cuál sea esta n o rm a o cu áles sean
estas n o rm as: « n o rm a » significa sim p lem en te el significado que ha sido dado, se
d ecid e d ar o se p ro p o n e dar. a un d o cu m e n to que se co n sid era, so b re la base de
indicios fo rm ales, e x p re se alguna d irectiv a de a cció n . La ex p re sió n c o rrie n te debe
p or ello s e r co rreg id a, para no s e r am bigua, así: «el in térp rete d e te cta , d ecid e o
p rop o n e el significado de uno o m ás en u n ciad o s p recep tiv o s, d ete cta n d o , d eci­
d iendo o p rop on ien d o que el d e re ch o ha incluido, incluye o incluirá una n o rm a».
Si referim os a los op erad o res de la in terp retació n estas activid ades de d etectar,
d ecid ir y p ro p o n e r sign ificad os, v em o s có m o las p o sicio n es típicas de los o p e ra ­
d o res se reflejan sob re la p ro p o rció n c a ra c te rís tic a de ellas.
El legislador — u o tra autoridad n o rm ativ a — que p ro ce d e a in te rp re ta ció n
au tén tica puede llevar a cab o d e te ccio n e s, p ero estas d e te ccio n e s no e m erg en
n ece sa ria m e n te del d o cu m e n to form al de su activid ad, ni son (in clu so cu an d o se
v e rifica n ) d eterm in a n te s; siem p re, o b v iam en te, d ecid e atrib u ir un sign iíicad o a
un p re ce d e n te en u n ciad o n o rm ativ o suyo (e n esta d ecisió n co n siste aquello que
distingue la in te rp re ta ció n au tén tica o ley in terp retativ a de o tro s a cto s legisla­
tiv o s): y, esp ecífica m en te , p ro p o n e (c o n fuerza de m an d ato ) que ese p articu lar
significado sea atribuido a ese p a rticu la r en u n ciad o n o rm ativ o . La in terp retació n
au tén tica es, en sum a, d ecisión so b re el significado h echa para o rd e n a r que ese
significado sea ad optado p o r o tro s, d ecisión p re se n te destin ad a a se r iterada p o r
o tro s en el fu tu ro 46.
El juez y el fu n cion ario de la ad m in istración activa h abitualm ente no p roced en
a d eteccio n es, a m en os que estén vin cu lad os p o r el p re ce d e n te ; esp e cífica m e n te ,
ellos decid en el significado a atrib uir a un en un ciado n o rm ativ o , habitu alm en te (al
m en o s en las o rg an izacio n es ju ríd icas m o d e rn a s) p reco n stitu id o y de p ro d u cció n
ajena o en cu alq u ier ca so co n sid erad o tal. Su d ecisión , si el d e re ch o no vincula
a o tro s ju e ce s y / o fu n cio n ario s al p re ce d e n te , no tien e e sp e cífica m e n te el valor
de p rop u esta, incluso si — en la m ay o r parte de las cu ltu ra s ju ríd icas — asu m e de
h ech o tal valor. Sin e m b arg o , en los caso s en que la d ecisión del ó rg an o puede
in stitu cion alm en te s e r reco n sid erad a p o r p arte de o tro ó rg an o su p e rio r (e j.. de
a p e la ció n ), puede co n sid e ra rse esté im plícita en la d ecisión la p rop u esta al ó rgan o
su p erio r de la in terp retació n d ecid id a4'. La in te rp re ta ció n judicial y la in tc rp re ta -

45 Para más amplios tratamientos, T a r e l l o , 1968a y T a r e l l o , 1966, T a r e l l o , 1974, Pt.


III, cap. II (especialmente p. 3 4 7 ) y T a r e l l o , 1974. Pt. IV, cap. I (especialmente pp.
3 9 4 -3 9 5 ). Cfr. también C a s t i g n o n e , G u a s t i n i , & T a r e l l o , 1979. Pt. I cap. II.
40 No me ocupo aquí del problema de la retroactividad de la interpretación auténtica, que
- en cuanto problema de derecho positivo - será objeto de tratamiento más adelante
(cap. V); y en el vol I., tomo 1 del Trattato di Diritto Civile e Commerciale, dedicado
a las fuentes.
47 Ello es muy importante, como se verá, para la relación que se establece entre decisión
y motivación de la decisión.

82
La actividad interpretativa

ción oficial de la ad m in istración activa son, en sum a, esp ecíficam en te decision es de


¿trib u ció n , en el p re se n te , de un p a rticu la r significado a un en u n ciad o n o rm ativ o
p reexisten te, y solo e v en tu alm en te son tam bién p rop u estas.
El ju rista que in terp reta h abitu alm en te p ro ce d e a d e te ccio n e s, se a de los sig­
nificados atrib uidos al ob jeto de in terp retació n p o r p arte de ju e ce s y fu n cio n ario s
J e la ad m in istració n pública, sea de los significados atrib uidos al ob jeto de in ter­
p retación p o r p arte de o tro s ju ristas; d espu és de las d e te ccio n e s, y ten ién d o las en
cu en ta, m as sin se n tirse n e ce sa ria m e n te vin cu lad o a ellas48, él d ecid irá so b re el
significado a atrib uir al o b jeto de la in te rp re ta ció n : p o r lo d em ás, ca re cie n d o de
autoridad in stitu cion al y no id en tificán d ose su in te rp re ta ció n co n una «ap licació n
del d e re c h o » 49, su d ecisió n no es p o r sí m ism a m uy relevan te; lo que es relevan te
en el caso de la in te rp re ta ció n del ju rista es, en cam b io , la p ro p u esta — dirigida
a los ju eces, a los fu n cio n ario s, a los o tro s ju ristas — de atrib u ir a ese d o cu m en to
n orm ativo ese p articu la r significado: el éx ito y el fracaso de la in te rp re ta ció n del
jurista se m iden , en e fe cto , so b re la base de su a co g im ien to . P o r ello, c a ra c te rís ti­
cam en te, la in terp re ta ció n d o ctrin a l es una p ro p u esta de atrib uir, en el futuro, un
d eterm in ad o significado a un d o cu m e n to n o rm ativ o d ado50.
Muy sim ilar a la in te rp re ta ció n del ju rista es la in te rp re ta ció n p ra ctica d a p o r
o tra im p o rtan te figura de o p e ra d o r ju ríd ico : el ab ogado. H ablando de los o p e ra ­
d ores de la in terp re ta ció n tipificad os p o r el d e re ch o o p o r la cu ltu ra ju ríd ica, no
se ha m en cio n ad o al abogado p o r la buena razón de que — aun cu an d o se tra te de
un o p erad o r típico cu yo rol está estab lecid o p o r el d c re ch o — no está tipificada
su activid ad in terp retativ a: no ex iste la « in te rp re ta ció n abogadil» (p o d ría quizás
llam ársela «fo re n se » , si no se debiese te m e r algún eq u ív o co ), p orq ue típ icam en te
el abogado m u ta la propia in te rp re ta ció n según el in terés de su p atro cin ad o y su
propuesta de in terp retació n vale solo p ara la p articu lar causa ( y así es e n te n d id a )51.

Según sus ideologías, y el modo en que elija argumentar su interpretación (ver infra),
él se sentirá más o menos vinculado y más o menos incentivado a interpretar de modo
disconforme con quien lo ha precedido.
En el sentido ilustrado retro, en este capítulo, n. 7.
El hecho de que en muchas culturas jurídicas las tesis interpretativas de la doctrina
jurídica no se presenten, exteriormente. como propuestas para el futuro, sino que se
presenten como aserciones sobre realidades atemporales (sobre el «verdadero signifi­
cado» de una disposición de ley) no desmiente el carácter de la interpretación doctrinal
que se ha identificado en ti texto: este hecho se explica simplemente con el prevalecer,
en aquellas culturas jurídicas, de argumentos formalistas (cfr. infra) y de ideologías del
derecho no instrumentalistas (cfr. infra).
51 Esta observación requiere dos precisiones, una general y tipológica y una particular
y sociológica. La precisión de carácter general es la siguiente. El discurso del texto se
refiere al rol del abogado como se ha venido individualizando en un extenso acontecer
cultural e institucional, a través de todas las culturas jurídicas de Occidente. El aboga­
do es funcionalmente quien sostiene, valiéndose de todas las técnicas que la cultura
jurídica en que opera consiente, la interpretación del derecho, de la ley y de los otros

83
La interpretación de la Lev

Pues bien, la in te rp re ta ció n del abogado c a ra c te rís tica m e n te no es o tra co sa que


una p rop u esta, dirigida al ju ez, de atrib u ir a e sc p articu lar d o cu m e n to n o rm ativ o ,
en esa causa, ese p a rticu la r significado; está el e lem en to de la d ecisió n , p ero solo
co m o d ecisió n té cn ica 52.
Si m iram o s a la in terp retació n -activ id ad ten ien d o p resen tes a las m en cio n ad as
figuras de in té rp re te , v em o s que la in terp re ta ció n -a ctiv id a d incluye siem p re la
d ecisió n , y casi siem p re la p ro p u esta, de atrib u ció n de significado.
E stas d ecisio n es y e stas p rop u estas, de las que la teoría de la in te rp re ta ció n
e sp e cífica m e n te se o cu p a, son su scep tib les — c o m o tod as las d ecisio n es y las
p ro p u estas que adquieren en una so cied ad alguna relev an cia institu cion al y o r ­
ganizativa — de alguna form a de co n tro l so cial. A lgunos co n tro le s son im pu estos
p o r la cu ltu ra social, en la ace p ció n m ás am plia de esta palabra, y o tro s co n tro le s
son im pu estos — d iv ersam en te en las distintas o rg a n iz a cio n e s p ositivas — p o r el
d e re ch o ; frecu e n te m e n te el d e re ch o h ace p rop ios, m u tan d o su eficacia, los c o n ­
tro les elab orad o s p o r la cu ltu ra.

1 1. M OTIVACIÓN Y ARG U M EN TA CIÓ N DE LA IN TER PR ETA C IÓ N

El co n tro l, p o r p a rte de la so cied ad , de las d ecisio n es y de las p ro p u estas


a ce rca de la atrib u ció n de significado a e so s d o cu m e n to s que e x p re sa n las n o rm as

documentos normativos, más favorable al propio patrocinado (siempre que la tesis


misma no sea absolutamente inepta para persuadir, siempre que ella tenga probabilidad
o al menos posibilidad de éxito): los intereses diversos, «de la ley», o «del Estado», o
«generales» u otros - según las diversas conceptualizaclones - son confiados no a los
abogados, sino a otros sujetos procesales (los jueces, el ministerio público, etc.). Sin
embargo, es verdad que hay hoy sistemas jurídicos que confían o imponen tales intere­
ses - diversos de aquellos del patrocinado - a una figura procesal que se llama todavía
tradicionalmente «abogado»; y es verdad que la tendencia a sugerir también en nuestro
sistema algo similar (por ejemplo, mediante propuestas de tornar pública la profesión
forense) se manifiesta: pero en tales sistemas del abogado queda solo el nombre, y el
discurso del texto se refiere a la institución abogado y no al nombre «abogado».
La precisión de carácter sociológico es la siguiente. Es verdad que en muchas culturas
jurídicas, y en particular - siempre más - en la nuestra, a causa de la especialización
por materias y a causa de muchos otros factores sociales, los abogados tienden a tener
siempre el mismo género de clientes o inclusive a devenir abogados de un solo cliente.
Pero esta tendencia recae en las tipificaciones sociales del operador de la interpretación
(de que se ha ya hablado: retro, § 9 ) y no concierne al rol del abogado. El abogado de los
aseguradores, y en particular el abogado de la RAS. efectúa una interpretación que es
socialmente típica por cuanto de los aseguradores, no por cuanto del abogado; tanto es
ello verdad, que hay otro abogado, el de los asegurados, que efectúa una interpretación
característicamente diversa y del mismo modo socialmente típica. En otras palabras,
socialmente se tipifican las interpretaciones funcionales a intereses, no aquellas de­
pendientes del rol formal.
Decisión técnica: sobre cuál sea la más conveniente entre las interpretaciones aceptables.

84
La actividad interpretativa

regu lad oras de la vida social, se e je rce , e n tre o tro s, m ed ian te el co n tro l so b re los
p roced im ien tos intelectu ales que co n d u cen a la decisión y sob re los razon am ien tos
que so stien en la p rop u esta.
N ótese que cu an d o no se tra ta de activ id ad in terp re ta tiv a o ap licativ a de
p reexisten tes fo rm u lacio n es n o rm ativ as, sino de la fo rm u lació n m ism a de las n o r­
m as reguladoras de la vida social en en un ciados, el co n tro l social no se e je rce sobre
los p roced im ien tos intelectuales y sobre los razo n am ien to s: m ás bien — cu and o hay
tal con tro l — se e je rce exclu siv a m e n te so b re los p ro ce d im ie n to s y m ecan ism o s a
través de los cu ales se atrib uye a algún sujeto el p o d e r y la autoridad de fo rm u lar
y em itir n o rm as. En o tra s palabras, el co n tro l social e sp e cífico de las activ id ad es
de in terp retació n y aplicación se m an ifiesta solo en aquellas so cied ad es en que hay
una d istin ción de roles — aun si no n e ce sa ria m en te una d istin ción rígida — en tre
quien form ula las n o rm as y quien las aplica, las in terp reta, p ro p o n e ap licacio n es:
una distinción — aun si no rígida — e n tre el rol del legislad or y el rol de las v arias
categorías m ás o m en o s tipificad as de ap licad o res o in té rp re te s y au xiliares en los
p ro ceso s de ap licación del d e re ch o (fu n cio n a rio s, ju e ce s, ju ristas, ab ogados, y en
general m iem b ros de las p rofesiones «leg ales»). Usando una term inología m od ern a,
se podría d ecir que el co n tro l social so b re el p rim e r form u lad or de n o rm as tien e en
m iras su au toridad , m ien tras que el co n tro l so cial so b re ap licad o res e in térp retes
(ad em ás de, en algún ca so , su a u to rid ad ) tien e en m iras c a ra cte rístic a m e n te los
m od os de ejercicio y los p ro ce d im ie n to s in telectu ales de su activid ad: el p rim ero
es co n tro l social de «legitim idad », el segu n d o es co n tro l social de «leg alid ad »53.
C uando, co m o en so cied ad es antiguas, el form u lad or de las n o rm as es tam bién
el ú nico legitim ad o para in terp retarlas y aplicarlas, e n to n ce s no hay co n tro l social
esp ecífico alguno sob re la activ id a d -in te rp re ta ció n y ap licació n , y los p ro c e d i­
m ientos in telectu ales y los ra z o n a m ie n to s en base a los cu ales esta activid ad se
lleva a cab o quedan h abitu alm en te o cu lto s, sien d o de tod os m o d o s irrelev an tes.
H ab itualm en te o cu lto s, y de tod os m od os irrelev an tes a nivel de d e re ch o positivo,
son los p ro ced im ien to s in telectu ales de aquel que funge de legislador o bien — en
el caso de pluralidad de legisladores je rá rq u ica m e n te o rg an izad o s54 — de aquel
que funge de legislador su p rem o . Puede s e r que el habitual c a rá c te r o cu lto v la
habitual irrelevan cia ju ríd ica de los p ro ced im ien to s in telectu ales del legislador, y
en p articu lar del su p rem o , sean un d efecto o vicio de las o rg an izacio n es ju ríd icas55;
pero es un h ech o el que en todas las o rg an izaciones ju ríd icas m o d ern as el legislador

Para un análisis de estos conceptos, y del uso de los términos relativos, véase C a s t i g -
none, 1 9 7 7 . y también C a s t i g n o n e , G u a s t i n i , & T a r e l l o , 1 9 7 9 , Pt. 1. cap. VII (de S.
C a s t i g n o n e ).
54 Está claro que hablar de jerarquía de «legisladores» significa hablar de jerarquía de
fuentes: por ejemplo, de una relación de superioridad e inferioridad entre el nivel de
legislación constitucional (de que el legislador es el poder constituyente) y nivel de
legislación ordinaria.
Así, p o r eje m p lo . G a v a z z i , 1 9 7 4 .

85
La interpretación de la Ley

su p rem o , y frecu e n te m e n te tam bién el legislador ord in ario, no ju stifica d o cu m e n ­


talm en te y co n te x tu a lm e n te la propia d ecisión , lo que equivale a d e cir que las leyes
no tien en una an exa m otiv ació n propia, y la m o tiv ació n es c a ra cte rístic a — en
tod as las org an iz a cio n e s ju ríd icas m o d ern as — de a cto s n o rm ativ o s de ap licación
o h e te ró n o m o s36. E ste h ech o se relacio n a, p o r un lado, co n una serie de ideologías
h istó ricam en te su cesiv as, que van de la defin ición del d e re ch o co m o voluntad del
so b eran o a la d efin ición de la ley c o m o la volu n tad gen eral, a la co n c e p c ió n según
la cual el ó rgan o legislativo es el « d e m o c r á tic o » '', y resu m ién d o se todas en la m ás
g en eral ideología según la cual el fu n d am en to de la au toridad legislativa está en su
«legitim id ad » y no en la c o rre c c ió n del p ro ced im ien to intelectu al a través del cual
ejerce su fu n ció n 58; p o r el o tro lado, se relacion a co n una paralela ideología h istóri­
ca. según la cual el legislador no debe «d eb ilitar» su m an d ato su jetándolo a co n tro l
cu ltu ral e in telectu al59. La relació n e n tre la obligación de ju stifica r y m o tiv a r las

5,1 En ocasiones actos normativos constitucionales, y también leyes ordinarias, han tenido
en el pasado reciente un anexo del tipo de la motivación, bajo forma de un discurso
introductorio llamado «Preámbulo». Históricamente, el Preámbulo era el resultado de
una concepción según la cual el acto formal de legislación era meramente declarativo
de una ley preexistente y superior (p or ejemplo, el «derecho natural» o la «voluntad
del pueblo del que el legislador formal es mera voz y mero instrumento») y era por ello
sustancialmente heterónomo. Cuando se dejó de creer que tales actos normativos tueran
sustancialmente heterónomos, se formuló la «teoría» según la cual el Preámbulo no tiene
valor de ley. En contextos históricos más cercanos, se pensó en ocasiones encontrar
elementos de «motivación» de las leyes en documentos o partes de documentos, que
no tienen este carácter: por ejemplo, las relaciones ministeriales, los trabajos prepara­
torios, las titulaciones; ello se debe a una confusión nacida en sede de teoría general
de la interpretación jurídica: como los actos motivados se interpretan a la luz de sus
motivaciones, así las leyes (según el argumento psicológico) se interpretan (también)
según los documentos que acompañan a su formulación, siendo estos documentos
pensados como «similares a motivaciones». Pero se trata de cosas diversas. Sobre este
punto cfr. J a c c a r i n o , 1933: 123-142.
57 Cfr. t od av ía u n a v e z G a v a z z i , 1974: 178.
5S La noción de «legitimidad», como idea justificativa de la autoridad suprema, dirigida a
explicar los varios modos históricos en que tal justificación se manifiesta, fue elaborada
por Max Weber. Según Weber, y según muchos otros, en las organizaciones modernas
el fundamento de la autoridad - esto es, la legitimidad - no es ya sagrado o carismático
sino «racional», es decir, consiste en los procedimientos de nómina de la autoridad y
en los procedimientos de su ejercicio: pero los procedimientos del ejercicio son siem­
pre aquellos relativos a los modos de formulación de la ley y no aquellos relativos al
procedimiento intelectual mediante el que la ley es elaborada y justificada.
5<> G a v a z z i , 1974: 178, reproduce un clarísimo pasaje de R a o b r u c h , 1958: 115: «quien
desciende a convencer de la rectitud y oportunidad de sus mandatos, renuncia a la
obediencia, cuando los destinatarios de éstos no quedan convencidos, con lo cual rebaja
el mandato - obligatorio por razón de su mera existencia - a la categoría de un con­
sejo, eficaz solo según la medida de su fuerza de convicción... Un legislador moderno

86 |
La actividad interpretativa

d ecision es, p or un lado, y el c a rá c te r h e te ró n o m o de las d ecisio n es, p o r el o tro , me


p arece una relació n e stru ctu ra l, m e p arece un elem en to de la e s tru c tu ra m ism a de
las socied ad es: tan to que se m e p resen tan co m o sin esp eran za de éxito las tentativas
dirigidas a a cre d ita r c o m o o p o rtu n o el que la legislación gen eral sea aco m p añ ad a
p o r « m o tiv a cio n e s» en sen tid o té cn ico (d o cu m e n ta le s y c o n te x tú a le s )6“, a m en os
que se en tien d a refe rir solo a la legislación in fraco n stitu cio n al y a m o tiv a cio n e s en
relación a la disciplina de la co n stitu ció n (lo cual — si ex iste un ju ez co n stitu cio n al
— sería tod avía m o tiv ació n de d ecisio n es h e te ró n o m a s )61.
En las cu ltu ras ju ríd icas m o d ern as, y en p a rticu la r en la n u estra, casi tod as las
decision es h eteró n o m a s de au to rid ad es in stitu cion ales relativas a la atrib u ció n de
significado a d o cu m en to s n o rm ativ o s p re e x iste n te s — y en p articu lar a leyes — son
ob ligatoriam en te m otivad as en sen tid o té cn ic o 62. D e allí una de las ra z o n e s p o r las
cuales en el ám b ito de las cu ltu ra s ju ríd icas m o d ern as, y en p a rticu la r m od o en la
nuestra, se con sid era g en eralm en te que haya una estrech a relación e n tre los m odos
de in terp retació n de la ley ( y de los o tro s d o cu m en to s ob jeto de in te rp re ta ció n )
. las técn icas de m o tiv ació n de las d ecisio n es so b re la in terp retació n en sede de
-a p lica ció n » del d e re c h o 63. A lgunos so stien en que esta relació n sea m e ra m e n te
• rnnal, en el sen tid o de que las té cn ica s de m o tiv ació n son a rg u m e n ta cio n e s sob re
^ in terp retació n y u x ta p u e sta s a una d ecisión tom ada co n in d epen d en cia de ellas y
r o r o tro s m otiv os: o tro s so stien en en cam b io que la relació n sea su stan cial y que
Las d ecision es se p ro d u zcan en base a a rg u m e n to s64: se tra ta de un p rob lem a de
‘ ech o, que no se puede re so lv e r en sed e de teoría d escrip tiv a, sino solo en sed e

no recurrirá a la palabra 'porque'. No convencer, sino mandar debe ser propio de su


función, si el destinatario debe ser tenido no a razonar sino a obedecer el mandato».
” La más reciente de estas tentativas es la de G a v a z z i , 1974.
En este caso la tentativa sería quizás menos ilusoria, pero igualmente - a mi modo de
ver - inoportuna por consideraciones atinentes a las relaciones entre ley constitucional
y ley ordinaria sobre lo cual ver infra, cap. VII.
Ello no significa que a través de la regla de motivación se ejerza efectivamente un
control social (de cualquier modo entendido), ni quiere decir que pueda haber sime­
tría perfecta entre motivación por un lado y deliberación sobre el significado o juicio
por el otro. Que la motivación realice un cierto control social, y que pueda haber una
simetría tal, son ideas o ideologías operativas en la cultura jurídica moderna, pero ellas
son ampliamente
íista es una de las razones por las cuales muchos consideran que la interpretación au­
tentica del legislador, esto es, las así llamadas «leyes interpretativas», no son actos de
nterpretación: esto así porque se trata de decisiones no motivadas sobre el significado
-e preexistentes enunciados normativos. Cfr. infra. cap. V.
La discusión se centró sobre todo en la decisión judicial y el problema fue con frecuencia
enunciado en los términos relativos a «si y cuánto la parte dispositiva esté determinada
- _r la motivación». En estos términos, sin embargo, se ha presentado como proble­
ma *de teoría» un doble problema: un problema empírico y un problema relativo al
•jncionamiento de algunas organizaciones judiciales en relación al derecho positivo.

I «7
La interpretación de la Lev

de in vestigación em p írica: en cu alq u ier ca so , form al o su stan cial, esta relación se


co n sid e ra e xiste n te en toda la cu ltu ra ju ríd ica m o d ern a.
P or lo d em ás, to d as las p ro p u estas de atrib u ció n de un significado a d o cu ­
m en to s n o rm a tiv o s p re e x iste n te s que o p e ra d o re s ju ríd ico s típ ico s y no típicos
(ju rista s, ab ogados, titu lares de un cie rto in te ré s) dirigen a ó rg an o s de ap licación
del d erech o (d iv e rso s al leg islad o r)65 están fundadas so b re a rg u m e n ta cio n e s, que
se p resen tan c o m o m od elos de m o tiv ació n in te rp re ta tiv a 66.
El co n tro l so cial so b re los p ro ce d im ie n to s in te le ctu a le s del in té rp re te se
efectú a, en la m edida en que se efectú a (ta m b ié n ella v ariab le), a trav és de un
in stru m en to que d eriva de la cu ltu ra ju ríd ica de cada so cied ad y que es p o r ello
h istó rica m e n te m u tab le en relació n a las so cie d a d e s h istó rica s y — d e n tro de
cad a socied ad — puede s e r m ás o m en o s u n án im em en te a ce p ta d o v puede to m ar
form as distintas según el grad o de co h esió n y de división cu ltu ral en el in terio r
de la so cied ad . E ste in stru m en to que d eriva de la cu ltu ra ju ríd ica es aquello a que
se llam a h abitu alm en te « ra z o n a m ie n to ju ríd ico » . Las d ecisio n es que atrib uyen a
d o cu m en to s n o rm ativ o s un p a rticu la r significado son re sp e ctiv a m e n te m otivad as
y arg u m en tad as so b re la base de esq u em as de ra z o n a m ie n to ju ríd ico que — en
el ám b ito de la cu ltu ra de que se tra te — se co n sid eran co rrie n te s. A trav és de la
elab o ració n exp lícita o im plícita, co n scie n te o in co n scie n te , in m ed iata o refleja,
teo rizad a o no teo rizad a, de reglas so b re el « c o r r e c to » razo n ar en el atrib u ir o en
el p ro p o n e r atrib u ir significado a en u n ciad o s (d e los que se sabe que exp resan
n o rm as, de los que se trata de d ecid ir cuáles n o rm as e x p re s a n ), la so cied ad c o n ­
trola — d en tro de lím ites h istó rica m e n te variables — la ap licació n del d e re ch o ,
esto es, uno de los m ás im p o rta n te s y d elicad os m e ca n ism o s in stitu cio n ales de la
vida so cial67.

Véase una vez más, T a r u f f o , 1975, cap. V, también para indicaciones bibliográficas
ulteriores.
65 Las propuestas dirigidas al legislador de hacer una determinada ley interpretativa pueden
ser también ellas argumentadas, pero la argumentación sigue los esquemas propios de
las propuestas de iure condendo que no coinciden con aquellas que se efectúan cuando
se hacen propuestas de iure condito.
66 En vista a consideraciones sustanciaimcnte similares, aun si de diverso ángulo, se remite
a G a v a z z i , 1973, par. 4.
',7 Que el «razonamiento jurídico» sea un instrumento con el que el contexto social con­
trola a los operadores jurídicos es una idea corriente entre los sociólogos del derecho:
véase por todos F r i e d m a n , 1975 (y traducción al italiano F r i e d m a n , 1 9 7 8 ), cap. IX.
Sin embargo, los sociólogos del derecho no siempre son conscientes del hecho de que
las actividades interpretativas están antes que las «normas», dado que las normas son
precisamente los significados que el intérprete atribuye a los enunciados normativos
objeto de interpretación. Por esta razón, no siempre los tratamientos que los sociólo­
gos del derecho hacen del control cultural que la sociedad ejerce sobre las actividades
de los operadores jurídicos son satisfactorias. Los juristas y los filósofos del derecho,
en cambio, más bien prestan atención - al menos en los tiempos más recientes - a

88
La actividad interpretativa

Aunque cad a sin gu lar cu ltu ra ju ríd ica y — p o r ello — cad a sin gu lar o rg a n iz a ­
ción ju ríd ica h istó rica elab o re las p rop ias reglas del c o rr e c to ra z o n a r ju ríd ico , y
aunque tales reglas sean h istó rica m e n te v ariables, ha de e x p licita rse lo siguiente.
En n u estra cu ltu ra, las reglas acred itad as del c o rr e c to ra z o n a r ju ríd ico son m u ­
ch as y co n stitu y en una larga lista: cad a una de ellas o b tien e su a lca n ce p rá c tic o y
sus lím ites del co n ju n to de esta larga lista de reglas: p ero no tod as las reglas que
co m p o n en la lista fu eron elab o rad as en n u estra cu ltu ra actu al ni n a cie ro n en ( y en
función d e ) n u estra actu al y vigente org an izació n ju ríd ica: p o r lo que de m u ch as de
tales reglas, p o r sí m ism as co n sid e ra d a s, p uede h a ce rse una h istoria p ro ced ien d o
hacia m uv atrás en el tiem p o y d esplazán dose igu alm ente no p o co en el esp acio .
En o tras p alabras, las reglas del c o rr e c to ra z o n a r ju ríd ico son de p o r sí ob jeto de
d eriv acio n es y de p ré sta m o s de una cu ltu ra a la o tra y de una o rg an izació n a la
o tra, in clu so si. en ú ltim o análisis, su significado o p e ra tiv o es fu n ción de cada
singular o rg an izació n social*’8.
La larga lista de las reglas del c o rr e c to ra z o n a r ju ríd ico que están acred itad as
en n u estra cu ltu ra ju ríd ica, co m p re n d e , p o r tan to , reglas de d iversa p ro v en ien cia
y fu n cion ales o rig in ariam en te a d iv erso s tip os de o rg an izació n ju ríd ica: p ero estas
reglas, así d iversas p o r origen y fu nción, d erivan su actu al a lca n ce y fu n cion an
co m o in stru m en to s de co n tro l so cial en la m edida en que estén incluidas en la
lista de reglas ah ora ace p ta d a s y en razón de su a ce p ta ció n . Ello significa que
hay dos p rob lem as ab ierto s: cu án to las d iv ersas reglas, p o r el h e ch o de s e r con­
juntam ente y contem p o rá n ea m en te a cep tad as y acred itad as, e n cu e n tre n de h ech o
una co m p o sició n , y cu án to — p o r el co n tra rio — ellas (n o o b stan te su co n ju n ta y
co n te m p o rá n e a a c e p ta c ió n ) e stén en co n flicto .
E sto s dos p ro b lem as son p rob lem as de h ech o . En sed e de análisis te ó rico es
n ecesario y su ficien te a c la ra r p o r qué se p re se n ta n , en qué té rm in o s se p resen tan
y qué líneas de solu ción e m erg en de la e x p e rie n cia ju ríd ica efectiv a.

los a s p e c t o s de « c o n t r o l so c i a l» q u e tien en las t é c n i c a s d e m o t i v a c ió n , sin p e r d e r de


vista en cu a lq u ier c a s o el c a r á c t e r que la m o t i v a c ió n tie n e al s e r u na ju s t i fi c a c i ó n de
u n a a t ri b u c i ó n de si gnifica do. Cfr., a d e m á s d e T a r u f f o , 1 9 7 5 , el r e c ie n te v o lu m e n
publica do bajo la d ir e c c i ó n d e P e r e l m a n , 1 9 7 8 b . En él han d e r e c o r d a r s e las siguientes
c o n tr ib u c i o n e s : R. L e g r o s , Considérations sur les motifs, p. 7 y ss.: M. S o m e r h a u s e n ,
La motivation et la mission normative du juge, p. 2 3 y sgts: J. W r o b l e w s k i , Motivation
de la décision judiciaire, p. 6 9 y ss.; I. E s s e r , Motivation und Begründung richterlicher
Entscheidungen, p. 1 3 7 y ss.: M. T r o p e r . La motivation des décisions constitutionnelles.
p. 2 8 7 y ss.: A. M a s t , La motivation comme instru men t du contrôle par le Conseil d'Etat
de l'exercice du pouvoir discrétionnaire de l’administration, p. 3 6 7 y sgts: I. R o n s e , Le
contrôle marginal des décisions discrétionnaires en droit privé, p. 4 0 3 v ss.: C H . P e r e l m a n .
La motivation des décisions de justice: essai de synthèse, p. 4 1 5 y ss.
U n a c o n s i d e r a c i ó n en algún a s p e c t o a n álo ga se ha e f e c tu a d o a p ro p ó sito de las figuras
típ ic as de o p e r a d o r e s d e la in t e rp re t a c i ó n ( r e t r o , n. 8 ) : y e n t r e las d os c o n s i d e r a c i o n e s
las an alo g ía s se dan e n t r e el g ra d o de tra n scu ltu ra lid ad d e las tip ifica cio n es de los o p e ­
ra d o re s de la i n t e r p r e t a c i ó n y el g ra d o de tra sn e ulturali da d de sus m o d o s de ra z o n ar.

89
La interpretación de la Ley

P or cu an to re sp e cta al p rob lem a de la co m p o sició n de las d isp ares reglas del


c o rr e c to ra z o n a r ju ríd ico , em erg en de h ech o dos líneas de solu ción del p roblem a,
ninguna de ellas decisiva. La p rim era línea de solu ció n se m an ifiesta en el nivel
de la cu ltu ra y la segu nd a en el nivel de la o rg a n iz a ció n ju ríd ica p ositiva. En el
nivel de la cu ltu ra p o d em o s co n s ta ta r que o p era fu e rte m en te , a trav és de to d o s los
o p erad o res ju ríd ico s a ctiv o s en n u estra o rg an izació n ju ríd ica vigen te, la ideología
jurídica llam ada «p ositivism o ju ríd ico »; en base a esta ideología, el punto de partida
o p rem isa de to d o ra z o n a m ie n to ju ríd ico es un en u n ciad o n o rm ativ o co n stitu id o
p o r un d o cu m e n to form al de legislación, y — si d iv erso s d o cu m e n to s de esa clase
pued en se r in vocad os — p o r el d o cu m e n to form al de grad o m ás elevad o en la
jerarquía de las fu en tes. El resu ltad o de la ad o p ció n de esta ideología p o r p arte
de los o p erad o re s ju rídicos es que tam bién aquellas reglas del c o r r e c to ra z o n a r
ju ríd ico que en su elab o ració n o rigin aria serv ían p ara p ro d u cir n o rm as no an tes
e xisten tes, ah ora son en ten did as y utilizadas co m o in stru m en to s de in terp retació n
y ap licación de en u n ciad o s n o rm ativ o s p re co n stitu id o s p o r el d o cu m e n to de la
ley form al. A nivel de d e re ch o p ositivo, n o ta m o s que el em p leo de algunas reglas
resulta im p u esto o prohibido p o r algunos o p e ra d o re s y /o p o r algunas m aterias,
habiendo así una disciplina legal — in co m p leta y ella m ism a n ecesitad a de in te r­
p retació n — de la in te rp re ta ció n y ap licació n del d e re c h o 00.
P o r cu an to re sp e cta al p rob lem a de cu án to las reglas del c o rr e c to ra z o n a r
ju ríd ico estén en co n flic to , se n ota una e fe ctiv a p osibilidad, p o r p a rte de los
o p e ra d o re s en n u estra o rg an izació n positiva, de v a le rse m uy fre cu e n te m e n te a
elecció n , de una u o tra regla (am b as a ce p ta d a s) de m o tivación y de arg u m en tació n ,
que re sp e ctiv a m e n te llevan a la atrib u ció n al d o cu m e n to o b jeto de in te rp re ta ció n
de dos significados e n tre ellos in com p atib les. Ello da lugar a la posibilidad, para
los o p erad o res de la in te rp re ta ció n , de v alerse de p ro ce d im ie n to s ace p ta d o s para
persegu ir, en los caso s p articu lares, la propia política del d erech o . No o b stan te ello,
la co h esión del sistem a ju ríd ico en su co n ju n to está asegurada — ad em ás de estarlo
p or la jerarq uía de las au toridad es de la aplicación y de la p rod u cción ju ríd ica — por
el h ech o de que la ap licació n de cad a una de las reglas es su scep tib le de se rv ir, en
ca so s d iversos, a políticas del d e re ch o e n tre ellas en co n flicto , tan to que no hay
co rre sp o n d e n cia e n tre una p olítica del d e re ch o y el privilegiar, en g en eral, a una
en p articu lar de e n tre las d iversas reglas del ra z o n a r ju ríd ico 70.
D onde las reglas del ra z o n a m ie n to no ayudan, y donde el co n tro l social queda
co n fiad o solo a los fen ó m en o s (p o r o tra p a rte , so cio ló g ica m e n te re le v a n te s) de
im itación de p re ce d e n te s a p lica cio n e s-p ro d u cto , es al m o m e n to de la id en tifica­
ción del d o cu m e n to del cu al e x tr a e r alguna p rem isa n o rm ativ a: so b re la relació n
e n tre h ech o y n o rm a el m argen de in ce rte z a es altísim o; aquí solo fu n cion an co m o
m odelo las ele ccio n e s p asadas y la im itació n de p re ce d e n te s es a v eces co n stru id a

69 Sobre la disciplina positiva de la interpretación véase, infra, cap. IV.


70 Sobre esta consideración deberemos volver, más extensamente, infra. cap. VIII, n. 75.

90
La actividad interpretativa

co m o regla de raz o n a m ie n to : se tra ta , co m o v e re m o s, del a rgu m en to autoritativo


en una de sus v arian te s71.

12. EL ROL DE LA LÓ G ICA EN LA IN T E R PR E T A C IÓ N Y EN LA A PLIC A C IÓ N


DEL D ER EC H O

Se ha hablado de «reglas del c o rr e c to ra z o n a r» ace p ta d a s en una d eterm in ad a


cultura ju ríd ica co m o c rite rio s para d ecid ir so b re la atrib u ció n de un significado a
un d o cu m en to n o rm ativ o y para m o tiv ar tal decisión, co m o tam bién para p ro p o n e r
tales d ecision es y p ara a rg u m e n ta r tales p ro p u estas. Es lícito p o r tan to p reg u n ­
tarse si e n tre estas reglas del c o rr e c to ra z o n a r no deba in clu irse — y en p rim era
ro sició n — ese con ju n to de reglas del ra z o n a m ie n to co m p ren d id as bajo el n om b re
¿ e «ló g ica»: tan to m ás lícito dado el h ech o de que m u ch o se habla y se e scrib e de
iógica ju ríd ica» y de «lógica de los ju rista s» , lo que p ro v o ca el su rg im ien to de
pregu ntas a c e rc a de si la «lógica ju ríd ica » sea «ló g ica » sin ad jetivos o bien si en el
¿m bito de los razo n a m ie n to s ju ríd ico s valga quizás una « ló g ica» esp ecial y diversa
¿ la lógica que vale en to d o s los o tro s razo n am ien to s.
Me p ro p on go a c la ra r aquí, co n la m áx im a sim plicidad posible, los sigu ien tes
ru n to s que a m í m e p a re ce n firm es: I) la cie n cia lógica fue elab orad a en la an tig ü e­
dad con la función de co n tro l de razo n am ien to s d iv erso s re sp e cto a aquellos que se
llevan a cab o , y se llevaban a cab o e n to n ce s, p o r p a rte de los o p e rad o re s ju ríd ico s:
I I ) su cesivas elab o ra cio n e s de la cien cia lógica se rev elaro n ad ecu ad as para s e r
usadas co n la función de co n tro l de algunos razo n am ien to s p ra ctica d o s p o r algunos
p erad o res ju ríd ico s: III) re cie n te m e n te se elab o raro n teo rías en lógica, y sistem as
J e lógica, fu n cion ales a s e r in te rp re ta d o s c o m o fo rm as de algunos razo n am ien to s
rro p io s de algunos tip o s de o p e ra d o re s ju ríd ico s; IV ) ninguna te o ría y ningún
estern a lógico p ro p o rcio n a reglas p ara el ra z o n a m ie n to del in té rp re te en cu an to
tal. p ara el razo n am ie n to dirigido a d ar cré d ito — m o tiv an d o o p ro p o n ien d o — la
atribución de un p a rticu la r sign ificad o a un d o cu m e n to p reco n stitu id o , del cual
í-e sabe que e x p re sa una n o rm a p e ro no se sabe todavía ( y se tra ta de d ecid irlo
: de p ro p o n e rlo ) qué n o rm a sea; V ) el ra z o n a m ie n to del in té rp re te sigue reglas
argu m en tativas, reglas de a rg u m e n ta ció n re tó rica que pued en s e r ev en tu alm en te
im puestas o prohibidas, a to d o s los o p e ra d o re s o a algunos de ellos, p o r las n o rm as
de d erech o p ositivo.
I. P or lógica se en tie n d e al co n ju n to de las re la cio n e s fo rm ales que enlazan
p ro p o sicio n es y a la cie n cia que estu d ia estas re la cio n e s form ales. P o d em o s
e sta b le ce r el in icio de la e la b o ra ció n de la cie n c ia ló g ica co n A ristó te le s.
A ristó teles traz a una g ran d istin ció n e n tre dos tipos de e n la ce in te rcu rre n te s
e n tre una p ro p o sició n que funge de p rem isa y una p ro p o sició n que funge de
co n se cu e n cia : el en la ce « a n a lítico » y el en la ce « d ia lé ctico » . P aralelam en te,
él d istingue e n tre dos tipos de ra z o n a m ie n to , e sto es, de p ro ce d im ie n to que

Cfr. infra, cap. VIII, n. 67.

I 91
La interpretación de la Ley

sirv e para p asar de una p ro p o sició n -p rem isa a una p ro p o sició n -co n se cu e n cia :
el ra z o n a m ie n to a p o d íc tic o y el ra z o n a m ie n to d ia lé c tic o . R a z o n a m ie n to
ap o d ictico es aquel que. p a rtie n d o de p ro p o sicio n e s p rim e ra s v erd ad eras,
arrib a, m ed ian te un silogism o o ca d e n a de silogism os, a co n clu sio n e s que son
n ecesaria y fo rm a lm e n te v erd ad eras p o r razo n es an alíticas razo n am ien to
d ialéctico es aquel que p artien d o de p ro p o sicio n e s fundadas so b re la opinión
(p o r ello, no se g u ra m e n te v erd ad eras, sino o p in ab les), las co n so lid a m ed ian te
«a rg u m e n to s» , e sto es, m ed ian te la p ersu asió n y la re tó rica , y las d esarro lla
m ed ian te silo g ism o s cu y as c o n clu sio n e s no so n n e ce sa ria y fo rm a lm e n te
v erd ad eras, sin o que so n tam bién opinables. La « ló g ica» es el co n ju n to de
en laces form ales e n tre p rop osicion es, p o r lo que si las p rem isas so n verdaderas.
son verdaderas tam bién las c o n se cu e n c ia s ; e n la ce s que se p ued en esta b le ce r
tam b ién e n tre p rem isas y co n s e cu e n cia s opinables, ca so en el cual el c a rá c te r
opinable de las co n s e cu e n c ia s no d eriva del e n la ce form al co n las p rem isas,
sino del h ech o de que las p rem isas so n opinables.
T raslad ar la a ten ció n del p rob lem a de la verdad de la co n clu sió n del ra z o n a ­
m ien to al p rob lem a re tó rico , al p rob lem a de los m o d o s p ara p ersu a d ir a ce rca
de la verd ad de las p rem isas, significaba in tro d u cir una c o n c e p c ió n de la
lógica c o m o co m p re n siv a de dos ob jetos de estu d io , e n tre ellos rad icalm en te
d iversos: p o r un lado, los n e x o s form ales e n tre p ro p o sicio n e s y, p o r o tro lado,
los arg u m en to s idóneos p ara p ersu ad ir: p o r un lado, la d ialéctica (e n s o m b re ­
cien d o a la a n a lítica ) y, p o r el o tro lado, la re tó rica . Es eso lo que a c a e ció con
la filosofía esto ica , y — a trav és de esta — con la trad ició n ro m an a y m edieval
de los estu d io s lógicos.
Pues bien, los ju ristas ro m an o s de la edad que va del fin de la rep ú blica al fin
del p rin cip ad o , se valieron en g ran m edida de la d o ctrin a del ra z o n a m ie n to de
los e sto ico s y en p a rticu la r ( m ás que de la d ia lé ctica ) de la re tó rica : p ero en la
activid ad de e la b o ra r y a cre d ita r n o rm a s, no ya en la activ id ad de in terp retar,
en el sen tid o m o d e rn o de la palabra (y . p o r tan to , el de atrib u ir sign ificad os
a d o cu m en to s p re c o n s titu id o s ). E sto así, dado que los p rob lem as de atrib u ­
ció n de significado a p a re ce n solo d espu és de que se atrib uye v a lo r a la letra
del te x to , y ello a c a e ció en la edad de la m o n arq u ía7-’ , d and o lugar a té cn ica s
de atrib u ció n de significado que no tien en relación alguna co n la d ialéctica

72 Por ejemplo: dada la premisa mayor: «Todos los hombres son mortales» (que es una
proposición verdadera), y dada la premisa menor «Sócrates es un hombre» (que es
también ella una proposición verdadera), se arriba a la conclusión «Sócrates es m or­
tal», que es verdadera necesariamente, y por razones analíticas, en base al esquema de
razonamiento lógico: «Si todos los entes A tienen la cualidad Z. y si el ente C es un A,
entonces C tiene la cualidad Z».
75 También por influencia de posturas religiosas frente al texto. Cfr. D e M a r i n i A v o n z o ,
1974.

92
La actividad interpretativa

(in clu so si en o ca sio n e s se h a ce uso de arg u m en to s re tó ric o s tam b ién en sede


de atrib u ción de sign ificad o, e sto es. de « cx é g e s is » y de « h e rm e n é u tic a » ).
Sea cual fu ere el efectiv o u so de la lógica a risto té lica en sed e de atrib u ció n
de sign ificad o a d o cu m e n to s ju ríd ico s, p o d em o s p reg u n tarn o s qué u so de
esa lógica sea ab stra cta m e n te posible h acer. A esta p regu nta se p uede fácil­
m en te resp o n d er que: a ) c ie rta m e n te se puede h a c e r uso de la re tó rica , v isto
que a p o y ar co n a rg u m e n to s la atrib u ció n a un d o cu m e n to del sign ificad o
querid o es una té c n ic a o p o rtu n a , y m u ch as cu ltu ra s la a ce p ta n ; b ) el uso de
la d ialéctica y de la an alítica está en tod o ca so lim itado, p orq u e la an alítica y
la d ialéctica sirven no ya para atrib u ir significados a d o cu m e n to s, sino para
d erivar co n secu en cias de prop osicion es conocidas: y el d o cu m en to p rop orcion a
p rem isas solo cu a n d o el sign ificad o (o un sign ificad o) le ha sid o y o atrib uido;
c ) p or cu an to esp e cífica m e n te atien e al uso de la an alítica, su uso — m ás allá
de e sta r lim itado p o r la razón indicada sub b ) — d ep en d e tam bién de una
p articu lar co n ce p c ió n de los p rin cip io s ú ltim os del d e re ch o , p re cisa m e n te
de la co n ce p ció n según la cual los p rin cip io s últim os del d e re ch o son p ro p o ­
siciones, esto es, p re d ica cio n e s v erd a d e ra s de un p red icad o a un en te, y según
la cual las cu alid ad es ju ríd icas son cu alid ad es n atu rales: en o tra s p alabras, el
u so de la an alítica aristo té lica es ad m itid o solo en el cu a d ro d o ctrin al de un
iu sn atu ralism o que sea al m ism o tiem p o n atu ralista y racio n alista.
II. En la edad m o d ern a, a g ro so m od o d esp u és de D e sca rte s, los estu d ios de ló­
gica se b asaron en la d o ctrin a an alítica a risto té lica de e n la ce s fo rm ales e n tre
p ro p o sicio n es, dejando a un lado la d ialéctica y la re tó ric a (q u e tu v iero n sus
p ro p ias vicisitu d es, co m o v e re m o s, fre cu e n te m e n te a trav és de d o ctrin a s que
se op onían a aquellas de los e x p o n e n te s de la trad ició n de estu d io s lógico-
fo rm a le s). Sin em b arg o , la analítica a risto té lica , co m o cie n cia de los e n laces
fo rm ales e n tre p ro p o sicio n e s, llegó en la edad m o d ern a a p e rd e r — en el p en ­
sam ien to de su s cu lto re s y en los usos a que fue destin ad a — cu alq u ier en la ce
con la m etafísica y con la gn oseologia a risto télica. La c o n s e c u e n cia de ello fue
que la n ueva an alítica — llam ada « ló g ica » tout court (d a d o que la d ia lé ctica y
la re tó rica habían ya em p ren d id o o tro s ca m in o s y la filosofía racio n alista las
venía d esacred itan d o ) — se o cu p ó de los en laces form ales e n tre p ro p o sicio n es
y de la validez fo rm a l de las d e d u ccio n e s de co n clu sio n es a p a rtir de p rem isas
asu m id as c o m o tales, de m od o del tod o in d ep en d ien te re sp e cto a la verdad de
las p rem isas v al status o n to lò g ico de ellas. E sta es la «lógica fo rm al» m od ern a.
La lógica form al m o d ern a devino un in strum ento p oten te y útil de una ideología
del d erech o y de una té cn ica de o rg an izació n social — el p o sitiv ism o ju ríd ico 74
— que ha d om in ad o y d om in a la cu ltu ra ju ríd ica e u ro p e a 75. El p ositivism o

4 Sobre el «positivismo jurídico» véanse: C a t t a n e o . 1 9 5 7 , C a t t a n e o . 1 9 6 0 , M a t t e u c c i ,


1 9 6 7 , Sc a r p e l l i, 1 9 6 5 .
Sobre el ligamen entre lógica formal y positivismo jurídico véanse las nítidas observa­
ciones de G a v a z z i , 1 9 7 3 , n. 2.

93
La interpretación de la Ley

ju ríd ico es aquella co n ce p c ió n del d e re ch o para la cual d e re ch o es solo aq ue­


llo, y tod o aquello, p ro d u cid o p o r au to rid ad es re co n o cid a s que co n stitu y en el
sistem a de las fu en tes del d e re ch o ; tales fu en tes están e n tre ellas co o rd in ad as,
tien en un ú n ico origen en la so b eran ía y tod as las p ro d u ccio n e s n o rm ativ as
form an p o r ello p a rte de un c u e rp o ú n ico : la ap licación del d e re ch o no es p ro ­
d u ctiva de d e re ch o nuevo (e s to es, los ó rg an o s de ap licació n no form an p arte
del sistem a de las fu e n te s) sino que es sim ple y au to m ática ap licació n de la
legislación a los ca so s c o n c re to s ; la ap licación es sim ple y au to m á tica porque
co n siste en m e ro s silogism os: se tra ta del silogism o p rá c tico , que tie n e p o r
p rem isa m ay o r una n o rm a (u n a d isp osición de le y ), p o r p rem isa m e n o r una
aserción de h ech o (la d escrip ció n del supuesto de h ech o co n c re to com p rob ad o
p o r el ju e z ) y p o r co n se c u e n c ia o co n clu sió n la d e cla ra ció n im p erativ a del
d erech o en el ca so c o n c re to (la s e n te n c ia ). En su form a p rim itiva m ás sim ple
el p o sitiv ism o ju ríd ico p resu p o n ía a ) que toda la legislación fu era clara y no
req u iriese p articu lares activ id ad es de « in te rp re ta c ió n » 76: b ) que la legislación
fu era co h e re n te , esto es, que no hubiere d isp o sicio n es de ley e n tre ellas en
co n flicto que req u iriesen p o r p arte del ó rgan o de aplicación una elecció n . Pues
bien, tod a esta c o n c e p c ió n del d e re ch o y de su ap licación llevaba a v e r en esta
últim a una sim ple ta re a lógica, e sto es. la c o rr e c ta ap licación de las reglas del
silogism o, reglas que fu n cio n an in clu so si las p rem isas m ay o res son n o rm a s y
las con clu sio n es son sen ten cias. En esta c o n ce p c ió n , im p lícitam en te, las reglas
de la lógica form al d evenían p arte in teg ran te del sistem a ju ríd ico y la tarea de
la cien cia jurídica quedaba co n fig u rad a co m o la de p re -co n s titu ir silogism os
p rá ctico s co n fig u ran d o en a b stra cto h ip ótesis de ca so s, que sirv ie se n luego
a los ju eces cu an d o los ca so s h ip o tético s se v e rifica se n y fu eran llevados a
ju icio: en línea de m á x im a , tod as las a rg u m e n ta cio n e s dirigidas a p ro p o n e r o
a m o tiv ar a p licacio n es del d e re ch o eran reco n d u cid as, p o r quien co m p a rtía
la ideología ju ríd ica p ositivista, al ra z o n a m ie n to a n a lítico , o cu ltan d o aquellas
o p e ra cio n e s in telectu ales y p rá ctica s que al ra z o n a m ie n to an alítico no podían
re co n d u cirse .
En p articu la r n o p odían re co n d u cirse al razo n am ien to an alítico las sigu ien tes
o p e ra cio n e s: 1 ) la d ecisió n de c o n s id e ra r al co n ju n to de las d isp o sicio n es de
d erech o p ositivo c o m o un co n ju n to co h e re n te : 2 ) la elecció n de las d isp o sicio ­
nes de d e re ch o p ositivo a u tilizar co m o p rem isas m ay o res del ra z o n a m ie n to
ju ríd ico ; 3 ) la d ecisió n relativ a al sig n ificad o a atrib u ir a los d o cu m e n to s
p ro d u cto de los ó rg an o s de cre a ció n de n o rm a s ju ríd icas. Y so b re e sta s o p e ­
racio n es, p u n tu alm en te, se han ap oyado siem p re aquellos que — a p a rtir del
final del siglo p asado — tra ta ro n de d esp lazar a la ideología del p o sitiv ism o

En sus versiones más antiguas - al menos en Europa continental - se mantenía la idea


de que, en el caso de oscuridad de la ley, se debiese, más que aplicarla previa interpre­
tación. requerir al órgano legislativo una nueva formulación más clara.

94
La actividad interpretativa

ju rídico de la p osició n d o m in an te que ella ten ía en el ám b ito de la cu ltu ra


ju ríd ica. P ero, so b re esto , d e b e re m o s volver.
C o m o se d ecía, re c ie n te m e n te fu eron elab orad as te o ría s lógicas fu n cion ales
a se r in terp re ta d a s c o m o fo rm a s de los ra z o n a m ie n to s de algunos tip os de
o p erad o res ju ríd ico s. Se tra ta de un v asto co n ju n to de estu d io s, que tien e
h oy un n o m b re can o n izad o : el de «lógica d e ó n tica » . La lógica d e ó n tica tien e
co m o punto de p artida una o b ra de 1 9 2 6 de E r n s t M a l l y 77 — a quien se
d ebe tam b ién el ad jetivo « d e ó n tic o » y el su stan tiv o « D e ó n tic a » — y e n co n tró
las e lab o racio n e s p io n eras e n tre 1 9 3 8 y 1 9 4 1 p o r o b ra de J o r g e n s e n 78, de
H o f s t a d t e r y M c K in s e y 71’ y de A l f R o s s 80: en tan to que el g ran d esarro llo
se dio a p artir de los añ o s c in cu e n ta 81. La lógica d e ó n tica co n siste en la apli­
cació n de los m é to d o s de la m o d e rn a lógica (e n p a rticu la r la a x io m a tiz a ció n
y la fo rm a liz a ció n ) a p rob lem as d e ó n tico s, e sto es. a p rob lem as relativos a la
ap licació n de n o rm a s y la d ecisió n en base a n o rm a s; co m o es ev id en te, s e m e ­
jan tes estu d io s se relacio n an co n aquellos relativos no ya a la a p licació n sino
a la aplicabilidad de los m é to d o s de la m o d e rn a lógica a p rob lem as d e ó n tico s
(e sto es, se relacio n an co n estu d io s de m eto d o lo g ía): y. c o m o es quizás solo
un p o co m en o s ev id en te, la ap licación de la m o d e rn a lógica axio m a tiz a d a a
aquella su b -clase de p rob lem as d e ó n tico s fue co n ceb id a en dos d ire ccio n e s
d iversas a sab er: co m o lógica del d iscu rso d e las n o rm a s (o del d iscu rso le­
gislativo) y c o m o lógica del d iscu rso que tien e p o r ob jeto n o rm a s (s e a del
d iscu rso m eta-leg islativ o , sea del d iscu rso del ju rista ).
Aunque los p rob lem as relativ o s a la aplicabilidad de la lógica a x io m atizad a a
p rob lem as de d ecisió n so b re la base de leyes ju ríd icas estén lejos de h ab er
e n co n tra d o una satisfacto ria solución teó rica , p rev alece hoy en el ám b ito de la
cu ltu ra ju ríd ica de tod os los países ( y en el restrin g id o círcu lo de los cu lto re s
de los estu d io s ló g ico -ju ríd ico s) la tesis de la aplicabilidad. En p articu lar, es
p revalen te la tesis de la aplicabilidad al d iscu rso de la ley, al p u n to que no son
p oco s los ten tativos de axio m atizació n de los singulares se cto re s de particulares
sistem as ju ríd ico s.
Sea c o m o fu ere, la ap licación de las lógicas m o d e rn a s form alizad as al d iscu rso
legislativo, en la m edida en que se p ra ctica y se p ra c tic a rá , p a re ce a u m en tar
m ás que d ism in u ir el re c u rso a té cn ica s e x tra -ló g ica s de m otiv ació n de d e c i­
sion es y de a rg u m e n tacio n e s de p ro p u estas.

M a l l y , 1926 (también M a l l y et al.. 1971).


' I ó r g e n s e n , 1937.
H o f s t a d t e r & M c k i n s e y , 1939.
Ross. 1941. Ross, 1944. Alf Ross es el único estudioso de derecho entre los pioneros
de la lógica deóntica, los otros fueron estudiosos de lógica y filosofía de la ciencia.
La más reciente v comprensiva bibliografía de lógica deóntica se encuentra en el volu­
men de compilación editado por Di B e r n a r d o , 1977.

I 95
La interpretación de la Lev

A n tes que nada, las n uevas lógicas y los cálcu lo s relativos, se ap lican a en u n ­
ciad os n o rm a tiv o s ya in te rp re ta d o s (e n sen tid o ju ríd ic o ), e sto es, a los cuales
se ha ya d ecid id o atrib u ir un c ie rto sign ificad o: y p o r ello, bajo e ste perfil, la
aplicación de las nuevas lógicas no circu n scrib e en absoluto el área que la lógica
clásica dejaba a té cn ica s de m o tiv a ció n y de a rg u m e n ta ció n e x tra -ló g ica s.
En segu nd o lugar, las n uevas lógicas tien en la c a ra c te rís tic a — que no ten ía la
lógica clásica — de p re se n ta r a quien las quiere ap licar la posibilidad de elegir
e n tre d iv erso s sistem as lógicos d efinidos re sp e ctiv a m e n te p o r d iv ersas series
de p ostu lad os, y que re sp e ctiv a m e n te fundan v ariadas reglas de in feren cia: de
m od o tal que el o p e ra d o r ju ríd ico que aplica las lógicas m o d ern as ve ab rirse
una posibilidad de e le cció n (q u e no tenía el o p e ra d o r que aplicaba la lógica
clá sica ) e n tre d iv erso s sistem as lógicos, y d eb erá m o tiv a r o p odrá a rg u m e n ta r
tam bién tal e le cció n .
En te rc e r lugar, la a p licació n de algunos sistem as lógicos fo rm alizad o s tien e
co m o resu ltado el h a c e r e m e rg e r a sp e cto s de in d eterm in ació n en los sistem as
ju ríd ico s a que se ap lican 82.
IV. La exp o sició n p re ce d e n te no p reten d e en absoluto su g erir que «la lógica»
(s e a cual fuere la a ce p ció n que se p refiera d ar a esta p alab ra) no tien e un rol
en la ap licació n del d e re ch o : p reten d e su g e rir que e ste rol e x iste , que es fun­
d am en tal. p ero que tien e un ca m p o m uy c ircu n scrip to . En to d as las cu ltu ras
ju ríd icas m o d ern as, y en p a rticu la r en la n u estra, la a ce p ta ció n de la ideología
p ositivista ha co n llev ad o no so lo la a ce p ta ció n — en línea de m á x im a — del
p rin cip io según el cual todo el d e re ch o es identificable solo en el co n ju n to de
tod as las leyes según la jerarq u ía de las fu en tes que la ley m ism a e stab lece,
sino que ha co n llev ad o tam bién la a ce p ta ció n — siem p re en línea de m áxim a
— de que el d iscu rso del legislad or ha de d e sa rro lla rse m ed ian te tod as las
in feren cias lógicas te ó rica m e n te posibles. En e ste sen tid o , puede bien d e cirse
que en la cu ltu ra jurídica m o d ern a, y en p a rticu la r en la cu ltu ra ju ríd ica de los
países de E uropa co n tin e n ta l de d e re ch o co d ifica d o , c o m o es el n u estro , las
reglas de in feren cia lógica están incluidas e n tre las n o rm a s que disciplinan el
c o m p o rta m ie n to de los ó rg an o s de ap licació n de la ley. Sin em b arg o , el cam p o
de la in feren cia lógica — en el e fe ctiv o o p e ra r de tales ó rg a n o s y p o r tan to
tam bién en el e fe ctiv o o p e ra r de aquellos su jeto s que a tales ó rg an o s dirigen
p rop u estas — es un ca m p o m uy circ u n sc rip to a cau sa del h ech o de que to d as
las o p era cio n e s de atrib ución de significado a los d o cu m e n to s que co n stitu y en
el d iscu rso d e la ley (in clu id as las o p e ra cio n e s de ele cció n de los d o cu m e n to s
relev an tes y de los m od os de su co m b in a c ió n ) e scap an a la « ló g ica » , cu y o
em p leo p resu p o n e m ás bien que tales o p e ra cio n e s ya hayan sido llevadas a
cab o.
P ara to rn a r tod avía m ás claro cu án lim itado es el ca m p o de u tilización de la
lógica en las o p e ra cio n e s de ap licació n de la ley. m e refie ro a uno de los m ás

82 Lo que se m a n ifie sta c o n n o usual cla ridad en el e n s a y o de B u l y g i n , 1 9 7 7 .

96
La actividad interpretativa

im p o rtan tes y m ás n o to rio s ju ristas estu d io so s de lógica y del em p leo ju ríd ico
de los in stru m e n to s lógicos, G e o r g e s K a lin o w s k i.
La p o stu ra de K a l in o w s k i, en cu a n to estu d io so de lógica aplicada al d e re ­
ch o 83, es la sigu ien te84. Él o b serv a que se p ueden co n stru ir, co m o de h e ch o se
co n stru y en , sistem as de lógica de las n o rm as, de m od o del tod o indepen d ien te
al p rob lem a m eto d o ló g ico de los fu n d am en to s85: cu alq u iera sea la fundación
filosófica de la lógica de las n o rm as, cada teoría lógica es «ab solu m en t in dépen-
dente de la n otion philosophique de la n o rm e ainsi que de la solu tion a p p o rtée
au p ro b èm e ég alem en t philosophique de la v aleu r logique des n o rm e s » 86, y
la legitim ación de su em p leo té c n ic o rep osa so b re la co n sta ta ció n del h ech o
de que «si quelqu'un a d m e tta it la n o rm e de ty p e ‘x doit a cco m p lir l’actio n
a ’, et ne cou lait pas s é rie u se m e n t a d m e ttre c e tte au tre n o rm e de ty p e x a le
droit d ’acco m p lir l'actio n ci’, il serait co n sid é ré co m m e ign oran t la langue dans
laquelle les d eu x n o rm e s so n t fo rm u lé e s» 87. En el ám b ito de los p rob lem as
p rop ios de la lógica de las n o rm a s88 h abrían — según K ai.im o w sk i — d atos
elem en tales « g é n é ra lm e n t re co n n u s... ch e z tous les logicien s tro v e dans les
d ivers sy stèm e s de logique d é o n tiq u e » 89; estas tesis, que co n stitu y en el p a tri­
m on io com ú n de la lógica n o rm ativ a y que K a l in o w s k i m ism o ha reco g id o
en un co m p en d io de esta nueva c ie n cia 90, son tesis lógicas en sen tid o e s tric to .
El razo n am ien to ju ríd ico , y m ás en gen eral el ra z o n a m ie n to n o rm a tiv o (o , si
gusta m ás, « p r á c tic o » ), en ten d id o co m o ra z o n a m ien to que c o rre sp o n d e a
un esq uem a ló g ico -n o rm a tiv o , es (n ad a m ás q u e ) un ra z o n a m ie n to lógico: si
no es un razo n a m ie n to lógico, no es un ra z o n a m ie n to en ab soluto. De este

En cuanto filósofo, G e o r g e s K a l i n o w s k i toma posición y adhiere a una particular


ontología del derecho: pero en cuanto lógico, es cuidadoso al demostrar cómo sus
piniones metodológicas no dependen de su ontología del derecho ni de su metafísica.
Véanse los siguientes trabajos K a l i n o w s k i , 1953b. K a l i n o w s k i , 1953a, K a l i n o w s k i ,
1959. K a l i n o w s k i . 1960. K a l i n o w s k i , 1963, K a l i n o w s k i , 1964, K a l i n o w s k i , 1965,
K a l i n o w s k i , 1972b (y traducción al it. K a l i n o w s k i , 1966. K a l i n o w s k i , 1967, K a l i -
n o w s k i , 1969, K a l i n o w s k i , 1970, K a l i n o w s k i , 1971b, K a l i n o w s k i , 1971a, K a l i n o w s k i
i - Centre National de la Recherche Scientifique (Franca), 1972, K ai . i .n o w s k i . 1972c, K a -
l i n o w s k i , 1972a, K a l i n o w s k i , 1972d. K a l i n o w s k i . 1973. K a l i n o w s k i , 1975.

K a l i n o w s k i , 1965: 81 -8 4
■ Ka l i n o w s k i , 1965: 84
Ka l i n o w s k i . 1965: 81-82
* . _e seria n (cfr . K a l i n o w s k i , 1 9 6 5 : 1 0 6 ) : 1) n ú m e r o , n a tu raleza einle rd e fin ib ilid a d de
■:*o p e r a d o r e s d e ó n t ic o s ( c o m o : « o b lig a to rio »: « p e r m i t i d o » : « p r o h i b i d o » ) : II ) re l a c i o ­
n e s e n t r e o p e r a d o r e s d e ó n t i c o s y o p e r a d o r e s n o d e ó n t i c o s (y e n tr e lógica d e ó n l ic a y
¿ ica p ro p o s i c i o n a l ); III) re la cio n e s e n t r e lógica d e ó n t ic a y lógica a m á s de dos va lo res;
i silogística n o r m a t i v a ; V ) p ro b l e m a s d e los s i ste m a s o c o n ju n t o s d e n o r m a s ( e n
T ¿ rticu la r c o h e r e n c i a y c o m p l e t i t u d ) .
* K a l i n o w s k i , 1 9 6 5 :1 0 7 .
*' Kalinowski.1972b.
97
La interpretación de la Ley

m od o el p roblem a del «lu g ar» del razo n am ien to ju ríd ico es, m ás que resu elto,
negado c o m o p rob lem a; la d istin ció n e n tre lógica (f o rm a l), lógica n o rm ativ a
(o te o ré tic a ) y lógica ju ríd ica, trazad a p o r K a l in o w s k i, no es una distinción
e n tre cam p o lógico y cam p o no lógico, sino que es una distinción de problem as
y de cálcu lo s dentro del ca m p o lógico.
E stá claro , sin e m b arg o , que en e ste sen tid o p o r « ra z o n a m ie n to ju ríd ico » se
en tien d e so la m e n te una p eq u eñ a p a rte de los p ro ce d im ie n to s d iscu rsiv o s
usados p o r los juristas p ara co n d u cir de p rem isas a co n clu sio n es; en p articu lar
se p resen ta el p rob lem a p o r cu an to c o n c ie rn e a los trad icio n ales esq u em as de
a rg u m en ta ció n ju ríd ica. Sobre e sto s esq u em as de a rg u m e n ta ció n , la p o stu ra
de K a l in o w s k i ( y de su e sc u e la ) co n siste en m o s tra r el c a rá c te r p u ram en te
ló gico de algunos arg u m en to s y en e x p u rg a r de la d o ctrin a del ra z o n a m ie n to
(ju ríd ic o ) algunos o tro s. Pues bien, según K a l in o w s k i, serían arg u m en to s
p u ram en te ló gicos aquellos que su p rim en las lagunas del d e re ch o , esto es,
aquellos que co n sie n te n ap licar un o rd e n a m ie n to ju ríd ico c o m o un sistem a
de n o rm a s c o m p le to ; esto s a rg u m e n to s (q u e ya tra d icio n a lm e n te se llam an
«arg u m en to s ló g ic o s » ), son el a rgu m en tu m a fo rtio ri (s e a a m aior ad m inus
sea a m inor ad m a iu s), el a rg u m e n to an aló g ico (a parí o a simili ad sim ile), y el
a rgum en tu m a contrario'’ 1. T odos los o tro s arg u m en to s no serían « ra z o n a m ie n ­
to s» en ab solu to, sino n o rm a s ju ríd icas (c o m o aquellas so b re c rite rio s de la
in terp reta ció n , las n o rm a s de in te rp re ta ció n a u té n tica , las reglas co d ificad as
so b re los m od os de su p rim ir las a n tin o m ia s)92 o bien té c n ic o -re tó ric a s (ej.,
los arg u m en to s ab auctoritate, a generali sen su . a ratione legis stricta , e t c .) 93.
Si quisiese calificarse bajo el perfil ideológico la p o stu ra de K a l in o w s k i, cre o ,
se p od ría o b se rv a r que la asu n ció n de la com p letitu d de cu alq u ier o rd e n a ­
m ien to ju ríd ico y la cu alificació n de los a rg u m e n to s ideados p ara su p e ra r las
lagunas co n el p restigioso n om b re de «arg u m en to s lógicos», indican la p ostura
de quien no co n sid e ra a las d o ctrin a s so b re la co m p letitu d co m o d o ctrin a s
p olíticas y cualifica p o r ello c o m o m al ju rista a to d o aquel que, sea cu al fuere
el ord en am ien to en que o p era, evita re cu rrir a esos m ism os argu m en tos. A este
p un to, resulta cla ro que es m uy difícil seg u ir y c o m p a rtir las tesis del ilustre
au to r: tesis que ev id e n te m e n te c o n cu e rd a n co n la ten tativ a de am p liar en la
m ayor m edida posible el área de em p leo de in stru m e n to s lógicos, p e ro que de
m od o ev id en te o cu lta n el h ech o de que tra ta r al sistem a ju ríd ico c o m o d otad o
de co h e re n cia y co m p letitu d es una e le cció n del ó rg an o de ap licació n y no
un c a rá c te r in trín se co del d iscu rso legislativo (y m u ch o m en o s de cualquier
d iscu rso legislativo).

91 K a l i n o w s k i , 1959, K a l i n o w s k i . 1972b.
92 K a l i n o w s k i , 1959: 141.
93 K a l i n o w s k i , 1972b: 166-171. Sobre todos estos argumentos, y sobre su rol en la atri­
bución de significado a los documentos que expresan normas jurídicas, cfr. infra, cap. VIII.
La actividad interpretativa

Sin em b argo , lo que im p o rta, a los p resen tes fines, es co n s ta ta r có m o , de m od o


del tod o c o rr e c to , K a l in o w s k i arrib e a la tesis de la e s ca s a utilidad — para
el ju rista — de la lógica (n o ob stan te la ten tativ a de am p liar el ca m p o lógico,
desde m i ó p tica, in d e b id a m e n te ): « P a r ailleurs — m ais en cela la logique ju ­
ridique p artage le so rt de la logique form elle et de la logique d éon tiq u e, l’une
de ses n o m b reu ses p arties — la logique form elle et la logique d éon tiq u e ainsi
que la logique ju ridiqu e, d is-je, ne son t g u ère utiles ni au x ju riste s-th é o ricie n s
ni au x ju riste s-p ra ctic ie n s» 94.
En su m a, tam b ién en la opinion de aquellos que m ás se esfu erzan p ara d ar
créd ito a la co n ce p c ió n según la cual el in stru m en to lógico tiene un área am plia
de aplicabilidad en el ca m p o ju ríd ico , esta área se p resen ta m ás bien lim itada.
Sin em b arg o , tod o ello vale para el rol de la lógica form al, de la lógica del
razo n am ien to n e ce sa rio , de la lógica del ra z o n a m ie n to «a n a lítico » . D iscurso
d iverso debe h a ce rse en lo relativo a la re tó rica . Si la m o tiv ació n de la d e ci­
sión de atrib u ir un p a rticu la r sign ificad o a un d o cu m e n to n o rm ativ o ( y la
arg u m en tació n de una p ro p u esta relativa a se m ejan te d e cisió n ) no e n cu e n tra
satisfacció n en las reglas lógicas ¿no p ro p o rcio n a rá tal vez la re tó ric a algún
crite rio ? Si el co n tro l cu ltu ral que una so cie d a d e je rce so b re la ap licación
del d e re ch o no p ued e se rv irs e , en relació n a la in te rp re ta ció n , de la lógica
¿no p o d rá este co n tro l v a le rse , en cam b io , de la re tó rica ? E s lo que h ace falta
co n sid erar.

13. EL ROL DE LA R ETÓ R IC A EN LA IN TER PR ETA CIÓ N Y EN LA APLICACIÓ N


DEL D ER EC H O

H em os visto h asta a h o ra c ó m o el co n tro l, p o r p a rte de la so cied ad , de las d eci­


siones y de las p rop u estas a c e rc a de la atrib u ció n de sign ificad o a los d o cu m e n to s
_ue e xp resan n o rm a s reg u lad o ras de la vida so cial ( y que se ejerce so b re aquellas
_ue en la cu ltu ra ju ríd ica se co n sid e ra n d ecisio n es h e te ró n o m a s o p ro p u estas de
decisiones h e te ró n o m a s), es un co n tro l atin en te a los p ro ce d im ie n to s intelectu ales
_ue o bien co n d u ce n a la d ecisión so b re los significados y se e v id en cian habitu al­
m en te en la m o tiv ació n , o bien co n d u ce n a una p ro p u esta de d ecisió n so b re los
significados y se ev id en cian h ab itu alm en te en arg u m e n ta cio n e s. H em os tam bién
visto que en las d ecisio n es so b re la ap licació n del d e re ch o tien e un rol n otab le el
con tro l ejercid o p o r la a ce p ta ció n de las reglas lógicas, p ero que e ste co n tro l es
su cesivo a la o p e ra ció n de a trib u ció n de significado a los d o cu m e n to s n o rm ativ o s,
visto que la aplicación de reglas de derivación lógica a p artir de prem isas n orm ativas
requiere que ya se haya elegido qué en un ciados n orm ativos to m a r en co n sid eració n
y que ya se haya decid id o la atrib u ció n del significado a los en u n ciad o s n o rm ativ o s
p reelegidos. A este p un to nos h em o s p reg u n tad o si la atrib u ció n de significado a
d o cu m en to s n o rm a tiv o s p re co n stitu id o s (e n la fo rm a de en u n ciad o s del legisla­

** K a l i n o w s k i , 1 9 7 0 :1 7 .

99
La interpretación de la Ley

d o r), y en p articu la r la m o tiv a ció n de tal atrib u ció n , no sigan p o r c a s o reglas de


razo n am ien to (re g la s, p o r ello su scep tib les de co n tro l social en o rd en a su a ce p ­
tación e im p o sició n ) d iversas, cie rta m e n te re s p e cto a las de la «lógica fo rm a l» en
el sen tid o m ás restrin g id o , p ero de algún m o d o re co n d u cib les a una co n solid ad a
trad ició n cu ltu ral, en p a rticu la r las reglas de la así llam ada a rg u m en tació n re tó rica .
Esta últim a pregu nta se p resen ta c o m o legítim a, y una resp u esta afirm ativa
p arece prim a facie no infundada, p o r la co n sid e ra ció n de que algunos arg u m en to s,
trad icio n alm en te u sados en to d as las cu ltu ra s jurídicas de O ccid en te p ara m o tiv a r
y para p ro p o n er d ecisio n es so b re los sign ificad os, c o m o p o r ejem plo el arg u m en to
an aló gico , el arg u m e n to a maiori, la así llam ada reductio ad absurdum . cla ra m e n te
no son m ás que esq u em as de arg u m e n ta ció n re tó rica .
Una co n sid e ra ció n tal ha in d ucid o a no p o co s estu d io so s, y en p a rticu la r a
no p o co s juristas, a so s te n e r que. p re cisa m e n te , el así llam ado « ra z o n a m ie n to
ju ríd ico » no es o tra co sa que el viejo ra z o n a m ie n to re tó ric o ; y este m o d o de ver
ha podido a p ro v e ch a rse , en su difusión a nivel d o ctrin a l, de un a co n te cim ie n to
cu ltu ral de esto s últim os añ o s que es o b v iam en te de g ran in terés: el re flo re ce r de
estu d ios so b re la re tó rica .
Q ue el razo n am ien to de las m o tiv acio n es en efecto siga esq uem as de arg u m en ­
tación re tó rica es, c o m o se v erá, en g ran p arte verd ad . Sin em b arg o , es tam bién
v erd ad que m u ch o s e q u ív o co s puedan su scita rse a p a rtir de tales a firm acio n es
d o ctrin ales sob re el c a rá c te r re tó ric o del ra zo n a m ie n to ju ríd ico . A e ste p un to se
torn a n ecesario d e d ica r alguna palabra a los re cie n te s estu d io s de la a rg u m e n ta ­
ción re tó rica an tes de tra ta r los esq u em as a rg u m e n tativ o s que, en n u estra cu ltu ra,
p resid en a la m o tiv ació n de las d e cisio n es so b re el significado de d o cu m e n to s
n orm ativo s y a las té c n ic a s de p ro p u esta de d e cisio n es tales.
El re -d e sp e rta r del in terés p o r el razo n am ien to re tó rico que había sido e n so m ­
b recid o p o r el d esarro llo de los estu d io s so b re lógica form al a p a rtir de D e scartes y
hasta la difusión del n eo p o sitiv ism o lógico, es un im p o rtan tísim o a co n te cim ie n to
cultural occid en tal de la últim a p osguerra. La razón psicológica de este re -d e sp e rta r
del in terés puede s e r iden tificad a en una re a c ció n fren te a una p a rticu la r im pli­
cació n del n eop o sitiv ism o , que se p resen tab a en la p o sg u e rra co m o la filosofía
d om in an te en la cu ltu ra o ccid e n ta l. Según una de las tesis n eo p o sitiv istas, el dis­
c u rso m etafísico , el d iscu rso é tico , el d iscu rso p olítico, el d iscu rso ju ríd ico , no son
ni d iscu rso s em p írico s ni d iscu rso s su scep tib les de organ ización y co n tro l an alítico
(e s to es. m ed ian te la ló g ica ), de m o d o tal que los ra z o n a m ie n to s ap aren tes que se
llevan a cab o en el ám b ito de esto s s e c to re s de d iscu rso no son sino sim ples e x p re ­
sion es de e m o cio n e s v de se n tim ie n to s95. Pues bien, el re -d e s p e rta r del in terés p o r

95 Considérese, por ejemplo, este pasaje de AYER. 1958, traducción al it. AYER. 1 9 6 1 :1 3 9 :
«... los enunciados expresivos de puros y simples juicios morales no dicen nada. Son
meras expresiones de sentimiento y como tales no caen ba jo la categoría del verdadero
o falso. Son inverificables por la misma razón que torna inverificable un grito de dolor
o una palabra de mando - esto es, porque no expresan auténticas proposiciones».

100 |
La actividad interpretativa

el razo n am ien to re tó rico se debió en g ran p arte a una re a cció n psicológica frente
a las v ersio n es m ás rad icales del n eo p o sitiv ism o ló g ico 1"’ p o r p arte de filósofos ( y
ju ristas) los cu ales co n sid erab an p o r un lado, que los p ro ce so s arg u m en tativ o s
políticos, ético s, ju rídicos resp o n d iesen a reglas y fuesen su scep tib les de co n tro l
y. p o r el o tro lado, que cad a ten tativ o p o r e stu d iar reglas se m ejan tes fuese o p o r­
tuno tam bién p orq u e las tesis del n eo p o sitiv ism o radical co n llev ab an la ad opción
de p ostu ras irracío n alistas ( y p o r ello — se co n sid erab a — « p e lig ro sa s» ) en sede
política, m oral y ju ríd ica 97.
Los n uevos estu d io s so b re los arg u m en to s re tó rico s — im p ro p iam en te, «la
nueva re tó ric a » — tienen a su p ro tag o n ista en una de las figuras e m in en tes de la
filosofía co n te m p o rá n e a : ChaTm P e r e l m a n . En una serie de estu d io s a p a rtir de
1 9 5 2 98 P e r e lm a n lanza una serie de ataques co n tra esa « c o n c e p c ió n de la razón y

Sobre el neopositivismo lógico y sus vicisitudes véase el exhaustivo y penetrante trata­


miento de BARONE. 1953: sobre los reflejos del neopositivismo lógico sobre la cultura
jurídica en los actos de la posguerra el único tratamiento con pretensiones descriptivas
es escasamente utilizable a causa de frecuentes distorsiones debidas a acritud frente al
objeto de tratamiento.
96 Digo «versiones radicales» porque, paralelamente a la reacción constituida por la nueva
retórica, se desarrolló una reacción interna en la misma corriente neopositivista diri­
gida a no considerar «carente de sentido» a toda proposición que no se sometiese al
criterio de verificación empírica o analítica, cada proposición de que no se pueda decir
«si es verdadera o falsa». Si los elementos del discurso político, jurídico, etc. no son
«carentes de sentido», y son por ello «proposiciones», ellos pueden ser susceptibles
de control analítico, y hay «razonamientos» políticos, jurídicos, etc. La aplicación de la
lógica formal al razonamiento jurídico (cfr. retro, par. 7) presupone, precisamente, este
concepto «ampliado» de proposición, que es propio del neopositivismo no «radical»
en el sentido ahora ilustrado. En la doctrina metajurídica italiana de la postguerra, el
neopositivismo «no radical» está ligado a la obra de Uberto S c a r p e l l i .
Con la acostumbrada sensibilidad este carácter de preocupación por el irracionalismo
fue detectado por B o b b i o «... la teoría de la argumentación era presentada como una
tentativa por recuperar la ética al dominio de la razón, aun cuando de una razón práctica
distinta a la razón pura o. si se quiere, como el descubrimiento (o redescubrimiento)
de una tierra que permaneció por mucho tiempo inexplorada, luego del triunfo del
racionalismo matemático, entre aquellas ocupadas por la fuerza invencible de la razón
y, opuestamente, por la razón invencible de la fuerza» ( B o b b i o . N.. en P f r f l m a n &
O l b r e c h t s - T y t e c a , 1966: XIII).
11 P e r e l m a n , 1952b. P e r e l m a n , 1952a, P e r e l m a n & O l b r e c h t s - T y t e c a , 1952. P e r e l -
man. 1954, P e r e l m a n , 1955b, P e r e l m a n . 1955c. P e r e l m a n . 1955a. P e r e l m a n . 1956.
P e r e l m a n , 1957, P e r e l m a n , 1959c.
Las obras de P e r e l m a n precedentes a 1952. con frecuencia dedicadas a problemas de
teoría de la lógica, no están dentro del marco de la «nueva retórica», aunque algunas
menciones se encuentran en los escritos dedicados al problema de la justicia, como
P e r e l m a n , 1945. traducción it. P e r e l m a n , 1959b con prefacio de N. B o b b i o .
Sobre P e r e l m a n véase ahora el penetrante estudio de G i a n f o r m a g g i o , 1973.

| 101
La interpretación de la Lev

del razo n am ien to , nacid a co n D e sca rte s, que ha m arcad o a la filosofía o ccid en tal
de los ú ltim os tre s siglos»99 y que co n cib e al ra z o n a m ie n to co m o p ro ce d im ie n to
d iscu rsiv o v in cu lan te guiado sob re el esq u em a ló g ico -fo rm a l; y, c o n te m p o rá n e a ­
m en te, lanza una serie de m en sajes d irigidos al re d e scu b rim ie n to y reev alu ació n
de los esq u em as arg u m en tativ o s tó p ic o -re tó ric o s , que so n esq u em as a b ie rto s y no
vin cu lan tes, p e ro que son aquellos que h ab itu alm en te (fu e ra de los ca m p o s donde
es p racticable la in ferencia ló g ica) sirven p ara conv en cer a un in te rlo cu to r disidente
y p ara motivar el p ropio co n v e n cim ie n to . A los ataq u es y a los m en sajes les sigue,
en 1 9 5 8 , el « T ra ta d o de la a rg u m e n ta c ió n » 100, que se p resen ta co m o una teoría
gen eral del d iscu rso p ersu asivo y ju stificad or, en sus lím ites y en sus posibilidades,
co m o d iscu rso distinto al ló g ico -d em o strativ o ; teoría apta para d elim itar un cam p o
de p ersu asión «ra z o n a b le » (d istin to tan to al ca m p o de la d e m o stra ció n racion al
cu an to al ca m p o de las a p elacio n es a las m eras e m o cio n e s y del re cu rs o a la fuerza
física o al co n d icio n a m ie n to p sico ló g ico ). Una tal teo ría g en eral de la a rg u m e n ­
tació n — o «n u ev a re tó rica » — busca el fu n d am en to p rop io en la re c o n s tru c c ió n
tipológica de la fen om en ología de los « a rg u m e n to s» u sados co n é x ito en las m ás
d iversas situ acio n es dialógicas y en los m ás d iv erso s c o n te x to s so cio -cu ltu ra le s y
co n d u ce a la id en tificació n de las té cn ica s del razo n am ien to p ersu asiv o . C o m o era
in evitable, una p arte im p o rtan te de los m ateriales utilizados p ara re co n stru ir la
tipología de los arg u m en to s p ersu asivos p roven ía de la e x p e rie n cia ju ríd ica y uno
de los c o n te x to s in stitu cio n ales típ icam en te sede de a rg u m en tació n se e n co n tra b a
en el co n te x to ju d icial: de aquí la in m ed iata reso n an cia en la cu ltu ra ju ríd ica y los
iterados tentativos de utilización de la nueva retó rica para la teoría del razon am iento
ju ríd ico . Por lo d em ás, el m ism o P f .r e lm a n , a la p ar de una activid ad dirigida a
p recisar los asp e cto s filosóficos de la «n u eva r e tó ric a » 101, se v o lcó cad a vez m ás a
los estu d io s ju ríd ico s y so b re el « ra z o n a m ie n to ju ríd ic o » 102, y a lre d e d o r de él y de
su in stitu to se c re ó una v erd ad era y propia escu ela belga de filosofía del d e re c h o 103.
En cie rto sen tid o es p aralela a la «n u ev a re tó ric a » de P e r e lm a n una vicisitud
cu ltu ral que, en los m ism os añ os, se d esarro lló en el área cu ltu ral an glosajon a en
el cam p o de la in vestigación filosófica. P o r un lado, se estu d ia la a rg u m en tació n
p ersu asiva c o m o se m an ifiesta en s e c to re s no ab ierto s a la in feren cia lógica, p o r

99 P e r e l m a n & O l b r e c h t s - T y t e c a , 1 9 6 6 :1
luu Perelm an, 1956. Perelm an & O lbrechts-T y tec a , 1958.
101 V éa n s e P e r e l m a n , 1 9 5 8 , P e r e l m a n , 1 9 5 9 a , P e r e l m a n , 1 9 6 1 a , P e r e l m a n . 1 9 6 1 b ,
P erelm an, 1968a, P erelm an, 1968b, Perelm an , 1970.
102 En particular, véanse: P e r e l m a n , 1960, P e r e l m a n , 1962 ( c o n leve s modificaciones en
P e r e l m a n , 1966b). P e r e l m a n , 1963, P e r e l m a n . 1965b. P e r e l m a n , 1965c, P e r e l m a n ,
1966a. P e r e l m a n & V il i . e y , 1968, P e r e l m a n , 1971b, P e r e l m a n . 1971a, P e r e l m a n ,
1972a, P e r e l m a n , 1973, P e r e l m a n , 1974, P e r e l m a n , 1976, P e r e l m a n . 1978a.
lo;i E n t r e los m á s c o n o c i d o s e x p o n e n t e s de esta e s c u e la se p u e d e in d ica r a A. B a y r a t , P.
F o r n i e r s , I. M i e d z i a n a g o r a , M. T H . M o t t e , L. Silance. Se in sp ir an en P e r e l m a n dos
r e c i e n t e s c o n t r i b u c i o n e s C l e m e n s , 1977, St r u c k , 1977.

102 |
La actividad interpretativa

r e ~ rio . la argu m en tación filosófica104. Por el o tro lado, se intenta una teoría general
razon am ien to co m p re n siv a , sea del ra z o n a m ie n to ló g ico -m a te m á tico que del
■ ■ B sm ien io m oral y ju ríd ico , ad o p tan d o co m o m od elo gen eral de razo n am ien to
. _ . - i _ — rn ta ció n ju ríd ica y p ro ce d ie n d o luego a d istingu ir — en el ám b ito del
-'¿ r - T- • razon am ien to — d iv erso s s e c to re s ca ra cte riz a d o s re sp e ctiv a m e n te p o r
e s o s g rad os de « re siste n cia » de las p rem isas y de las reglas de d e riv a ció n 105.
Por cuanto resp ecta al cam p o jurídico, en cam bio, la «nueva re tó rica » ha sacado
'■ech o del h ech o de que, p re cisa m e n te en los m ism os añ o s en que P e r e l m a n
r : —en zaba a so ste n e rla , un ju rista alem án d evenido luego una g ran au toridad ,
T h e o d o r V ie h w e g , escrib ía: «L a tó p ica es una té cn ica del p en sam ien to p rob le-
_^¿::co. que fue d esenvu elta p o r la re tó rica y que es el d esarrollo de una co n te x tu ra
o r t r itu a l, que in clu so en sus p articu larid ad es se distingue en una fo rm a inequí-
del esp íritu d ed u ctiv o siste m á tico . La tóp ica se e n cu e n tra en el ius civile, en
a — :>> italicus, en la d o ctrin a civilista actu al v p resu m ib lem en te tam bién en o tra s
i c J e s . Las ten tativ as m o d ern as p o r elim in arla de la ju risp ru d en cia lo han logrado
i d o en m uy esca sa m e d id a » 106. Se tratab a de una ten tativ a de re cu p e ra ció n de la
tradición tó p ico -re tó rica de la ju risp ru d en cia de los siglos X V I y X V II a fines de
propaganda de una utilización m o d ern a ( y no solo de d e scrip ció n de m od os y usos
p ra ctica d o s), p ro n to seguido p o r o tro s e stu d io so s107, e inspirado en la idea de que
ae re posible individuar aquello que es « p ro p io » del ra z o n a m ie n to ju ríd ico (d e
'le m p re ) en técn ica s de p ersu asió n . Idea, c o m o se ve, idónea p ara co n flu ir con la
nueva re tó rica » de P e r e lm a n .
In d ep en d ien tem ente de las razones de la fortu na de P e r e lm a n y de la locución
nueva r e tó ric a » 108, es n e ce sa rio d e cir que la teo ría del ra z o n a m ie n to jurídico del
tilósofo belga es m ás bien eq uívoca bajo dos p erfiles: a ) porque p a re ce p resu p o n er
_n « razo n am ien to ju ríd ico » co m o siem p re igual a sí m ism o in d ep en d ien tem en te
del rol in stitu cion al de quien « ra z o n a » (leg islad o r, ju ez, ju rista , sa v a n t) y del
co n te x to h istó rico (ju rista ro m a n o , g losad or, ju ez fra n cé s de 1 8 1 0 , abogado del

A pa rtir de 1952 e st e tipo de in v estig acio nes fu e im pulsado p o r H. W . Jo h n s t o n e jr., en


una se rie d e a rt í cu l o s luego re c o g i d o s en el v o lu m e n I o h n s t o n e , 1959. S u c e s i v a m e n te
Io h n s t o n , 1968.
Algunos tienden a vincular este tipo de investigaciones también a estudios corno
C raw shay- Wi l l i a m s , 1947. y especialmente C r a w s h a y - W i l l i a m s , 1957.

Se trata de la teoría de S. T o u l m i n , que - luego de menciones en diversos estudios


precedentes - se expresa acabadamente en el famosísimo libro T o u l m i n , 1958.
V i e h w e g . 1953. trad. it. V i e h w e g , 1962. Más tarde V i e h w e g muestra apreciación por
P e r e l m a n en V i e h w e g , 1966 y en el prefacio a la traducción alemana de P e r e l m a n ,
1967.
En Italia particularmente por A. G i u l l i a n i . de quien pueden verse sobre todo G iu -
llia n i,1961, G i u l i . i a n i . 1966.
Razones que residen en la capacidad de suscitar consensos, en un particular momento
histórico cultural, sea en el campo de los «positivistas jurídicos», sea en el campo de
los iusnaturalistas, como bien ha mostrado G i a n f o r m a g g i o , 1 9 7 3 :1 5 3 -1 7 5 .

| 103
La interpretación de la Lev

E stad o italiano de h o y ): b ) p orq u e pasa co n tin u a m e n te de una p o stu ra d escrip tiv a


de có m o son de h ech o los « ra z o n a m ie n to s ju ríd ico s» a las n o rm a s para el « b u en »
ra z o n a r y « b u e n » juzgar. Si co n sid e ra m o s los e scrito s de P e r e l m a n del p eriod o
de 1 9 6 0 - 1 9 7 0 1“9, e x tra e m o s la sigu ien te p o stu ra g en eral.
P ara P e r e l m a n tod a « a rg u m e n ta ció n » , sea ella form al o no form al, tien e en
m iras o b te n e r la ad hesión de un au d itorio (e n sen tid o la to ) a su co n clu sió n : p ero
no hay una g am a co n tin u a de g rad o s de c o n s tric c ió n de los a rg u m en to s según los
d iversos cam p o s, que va del bajo grad o de c o n stric c ió n de los ra z o n a m ie n to s es­
té tico s hasta el alto grad o de co n stric c ió n de los raz o n a m ie n to s m a te m á tico s. Por
el co n tra rio , hay dos tipos o g én ero s de ra z o n a m ie n to (o de « a rg u m e n ta c ió n » ),
re sp e ctiv a m e n te c a ra cte riz a d o s p o r el h ech o de que los razo n am ien to s del p rim er
tipo son co n strin g e n te s e im p o n en al au d ito rio la ad h esió n , m ien tras que los ra ­
zo n am ien to s (o las « a rg u m e n ta cio n e s » ) del segundo tipo no son co n strin g e n te s
y apelan a la adhesión libre y no co n streñ id a del au d itorio. El ra z o n a m ie n to del
p rim er tipo, que es el ú nico llam ado p o r P e r e l m a n « ra z o n a m ie n to te ó ric o » es
(tie n e c o m o ejem plo p a ra d ig m á tico ) el ra z o n a m ie n to ló g ico -m a te m á tico , d efini­
do co m o «una in ferencia que e x tra e una co n clu sió n p artien d o de p re m isa s» ; el
razo n am ien to del segu nd o tipo, que P e r e l m a n llam a « ra z o n a m ie n to p rá c tic o » es
aquel «q ue ju stifica una d ecisió n ». La d iferen ciació n es neta.
El razon am ien to teó rico es aquel que lleva a acep tar la verdad, o la probabilidad,
de una co n clu sió n , o bien la c o rr e c c ió n de la in feren cia (su co n fo rm id ad co n las
reg las); el ra z o n a m ie n to p rá c tico ju stifica, funda, una d ecisió n . El ra z o n a m ie n to
te ó rico , ten ie n d o c o m o fin un a se n tim ie n to c o n s tre ñ id o , es im p e rso n a l en el
sen tid o de que no se dirige a una audiencia p articu lar: su p ro ce d e r p o r in ferencia
p erm ite la e la b o ra ció n y el em p leo de una lógica d e m o stra tiv a p u ra m e n te form al
y de h erram ie n ta s de cálcu lo . El razo n am ien to p rá ctico , ten ien d o c o m o fin un
asen tim ien to libre, se v ale de té cn ica s de arg u m en tació n no su scep tib les de form a-
lización . El Traité está d edicad o, p re cisa m e n te , a la id en tificación de las té cn ica s
de arg u m e n ta ció n o del « p e rsu a d ir a un au d ito rio ».
Estas técn icas de argu m en tación p resu pon en , todas, que el auditorio reco n o zca
n o rm as o v alores, de m o d o que sea posible, so b re la base de ellos, a rg u m e n ta r y
o b te n e r el ase n tim ie n to . La co n clu sió n de una a rg u m e n ta ció n p rá ctica , fundada
sob re el re cu rs o a n o rm a s y v alo res re co n o cid o s, es a su vez una n o rm a (u n a
d ecisión gen eral y a b s tra c ta ), o una d ecisió n c o n cre ta en vistas de una n o rm a o
un valor. En au sen cia de un c rite rio final, c o m o el de verd ad en el ra z o n a m ie n to
te ó rico , el ra z o n a m ie n to p rá c tic o debe su b o rd in arse a una au toridad c o m p e te n te
para d ecid ir. A u toridad y c o m p e te n cia que req u ieren esp eciales p ro ce d im ie n to s
de d ecisión y e sp eciales crite rio s de d istrib u ción de la carg a de la pru eba, así co m o
tam bién esp eciales crite rio s de d e te rm in a ció n de tiem p o s y de sed es para p ostu lar
una p retcn s ió n . H ay una tradición se cu la r — co n clu y e P e r e l m a n — que está d etrás

109 T a m b i é n so b re la o p o r tu n i d a d de la p e ri o d i z a c ió n , re e n v ío al e stu d io d e G i a n f o r m a -
g g io , 1973.

104 |
La actividad interpretativa

ie la disciplina que se o cu p a de esto s p rob lem as, la ju risp ru d en cia. Por ello, a la
u risp ru d en cia se d eben re q u e rir los p arad igm as del razo n am ien to p rá ctic o , así
x>mo se piden a la m ate m á tica los p arad igm as del ra z o n a m ie n to te ó rico .
El razo n am ien to ju ríd ico es de este m o d o asu m id o co m o m o d elo g en eral de
razonam iento p rá ctic o o (d a d o que las e sp e cie s de ra z o n a m ie n to p ara él son d o s)
i d razo n am ien to n o -te ó rico y n o -lógico.
La co n tra p o sició n es la sig u ien te: a ) el ra z o n a m ie n to ló g ico d e p e n d e de
íxiom as. m ien tras que el ra z o n a m ie n to ju ríd ico d ep en d e de p re su n cio n e s y de
normas p reced en tes; b ) el ra z o n a m ie n to lógico tie n e co m o dogm a la co h e re n cia ,
n ien tras que el razo n am ien to ju ríd ico tien e c o m o dogm a la com p letitu d (p o rq u e
?! juez tien e obligación de d ecid ir sie m p re ): c ) un arg u m e n to lógico es c o rr e c to o
n co rre cto , m ien tras que un a rg u m e n to ju ríd ico es fu erte o d ébil110.
E n tre los fines que P e r e l m a n p a re ce p ro p o n e rse al asu m ir el m o d elo que él
•rmula de razo n am ie n to ju ríd ico c o m o m o d elo g en eral, p a re ce te n e r p articu lar
•elevancia el de privilegiar al p rin cip io de in ercia, incluso en sed es d iversas a la
o d icial. Según P e r e l m a n el ra z o n a m ie n to ju ríd ico a su m e c o m o p resu p u esto
-ropio al p rin cip io de in ercia, es d ecir, el p rin cip io según el cual «n ad a debe ser
:am biado sin razón su ficien te»: p rin cip io que sería co -e se n cia l a tod a socied ad .
Tal p rin cip io sería g en eralizab le c o m o (b u e n a ) regla de tod a e le cció n de
argum ento1n .
Lo que asim ila el en foq ue te ó rico de P e r e l m a n al de o tro s estu d io so s es el
?mpleo del ejem plo de los arg u m en to s de los ju rista s en la e lab o ració n de la teoría
¡el ra z o n a m ie n to 112. P ero ellos, c o n tra la su perficial a p arien cia, d ivergen rad ical­
mente uno del o tro . Las d ivergen cias co n c ie rn e n a los p resu p u esto s m eta-ló g ico s,
i ia clasificació n de los razo n am ien to s re sp e ctiv a m e n te p rop u esta, a la c o n ce p c ió n
del d erech o y el uso del ejem plo ju ríd ico y, en fin, a la ideología cien tífica.
P or cu an to c o n c ie rn e a los p resu p u esto s m e ta -ló g ico s113, P e r e l m a n restrin g e
ta n o ció n de razo n am ien to te ó rico a la « in feren cia que d eriva una co n clu sió n de
rrem isas»: esto es. restrin g e el razo n am ien to te ó ric o a la in ferencia lógica. Y. p o r lo

Cfr. K a l i n o w s k i , 1970, P e r e l m a n , 1963.


Cfr. P e r e l m a n , 1966b.
- Considerados en modo muy superficial, ambas orientaciones parecen responder a un
fin común a saber, el de sustituir un modelo general de razonamiento (constituido por
el razonamiento lógico-formal) por otro modelo de razonamiento, construido teniendo
en cuenta el razonamiento jurídico: sustitución total o parcial. Este modo superficial de
considerar las cosas se ha efectivamente desarrollado. Véanse, a título ejemplificativo:
G i u l l i a n i , 1961. I o h n s t o n , 1968. y ha dado ocasión a no pocos equívocos. El principal
equívoco fue el de considerar que se tratase de un único ataque, en líneas diversas,
a la tesis del carácter formal del argumento lógico en tanto empleado en contextos
jurídicos: así como también el considerar que detrás de este ataque se escondiese, en
ambos casos, un único redescubrimiento de la tópica en función de la identificación
de las reglas del razonamiento práctico (y en particular jurídico).
En relación a T o u l m i n , cfr. retro, nota 105.

105
La interpretación de la Lev

d em ás, co n cib e a la lógica co m o un sistem a de reglas para in ferir las conclusiones»


que son «v erd ad eras», si las p rem isas son v erd ad eras; en o tra s palabras, P fr e l m a n
con cib e al razon am ien to lógico co m o un p ro ced im ien to d iscursivo cu ya con clu sión
es real. La fra ctu ra e n tre ra z o n a m ie n to te ó ric o y arg u m e n ta ció n p rá ctica , según
P e r e l m a n , no es tan to una d istin ción e n tre dos tipos de p ro ce d im ie n to d iscu rsiv o
cu an to m ás bien una distinción e n tre el c o n o c e r (lo v e rd a d e ro ) y el d ecid ir, esto
es, e n tre un a p re n d e r y un h acer, e n tre un c o n o cim ie n to y una p rá c tic a 114.
D e tal m o d o , el ra z o n a m ie n to te ó rico es co n ce b id o c o m o té c n ic a de d e s­
cu b rim ien to de lo v erd ad ero , m ien tras que el a rg u m e n to p rá ctic o es co n ceb id o
co m o té cn ica de p ersu ad ir a la a cció n , a la d ecisión . La lógica tien e que v e r con lo
v erd ad ero , n o co n la c re e n cia , y el ra z o n a m ie n to ló g ico -te ó rico no es persu asivo
o n o p ersu asivo, sino que es tan solo o válido o inválido; la te o ría de la a rg u m e n ­
tació n tien e que v e r co n el c o n v e n c e r a a d o p ta r d ecisio n es, no co n la v erd ad , y
la arg u m en ta ció n p rá ctica es solo p ersu asiva o no p ersu asiva, « fu e rte » o «d ébil»,
jam ás válida o inválida.
Para P e r e lm a n h ay dos g én ero s d iv erso s de ra z o n a m ie n to 115; ellos son a ) el
razo n am ien to (t e ó r ic o ) y b) la a rg u m e n ta ció n (p r á c tic a ); cada p ro ce so d iscu rsivo
dirigido a p ro v o ca r a sen tim ien to so b re las co n clu sio n es es n e ce sa ria m e n te , según
P e r e l m a n , o un ra z o n a m ie n to te ó ric o o una a rg u m e n ta ció n p rá ctica , y para d e­
te rm in a r a cuál de los dos g én ero s p e rte n e z ca basta c o n s id e ra r la co n clu sió n y v e r
si se tra ta de una (a s e rc ió n d e ) verd ad o una (p ro p u e sta d e ) d ecisión .
El em p leo PERELMANiano del ejem plo co n stitu id o p o r el ra z o n a m ie n to ju ríd i­
co es rad icalm en te d iv erso al de o tro s estu d io so s. P e r e l m a n em plea una n o ció n
de razo n am ie n to ju ríd ico re co rta d a so b re el fen ó m en o de un juez que m otiva
la d ecisión y d ecid e; el ra z o n a m ie n to ju ríd ico es el em p leo de los m otivos que
se exp licitan en la m o tiv ació n p ara s o ste n e r y ap o y ar la d ecisió n que no solo es
exp resad a, sino que es co n stitu id a p o r el disp ositivo de la sen ten cia; y co n esta
n oció n , que incluye un a cto de voluntad y una acció n del ju ez, e sto es, una p ráctica,
co n stru y e una teoría del razo n am ien to ca ra cte riz a d a p o r la co n tra p o sició n e n tre
el razo n am ien to te ó ric o (q u e no incluye co m o co n clu sió n una d ecisió n y no apela
a una «au to rid a d » co n stitu id a, sino a una « v e rd a d » ) y el ra z o n a m ie n to p rá ctico
(q u e incluye co m o co n clu sió n una d ecisió n y se dirige no al tribunal co n stitu id o
p or la v erificació n , sino a los tribunales con stitu id o s p o r las au toridad es que tienen
el p o d e r de d e c id ir). Al tiem p o que co n sid era que la lógica tien e que v e r con lo
verd ad ero y lo falso ( y no con las cre e n c ia s y las a c c io n e s ), P e r e l m a n co n sid era
que la teo ría de la a rg u m e n ta ció n tien e que v e r co n el d ecid ir y el ju zgar: y, de
algún m od o, su d istin ción e n tre lógica y te o ría de la arg u m e n ta ció n p a re ce m ás
bien el p resu p u esto de una m etafísica que un en foq ue m eto d o ló g ico dotad o de

114 Bajo este perfil P e r e l m a n es asimilable a algún lector tardo-medieval de ARISTÓTELES,


según el cual scientia practica lleva a conclusiones que son praxis (pienso, por ejemplo,
en algunas impostaciones de O c k h a m en las Sentetiae y en los Quodlibeta).
1,5 A diferencia de cuanto sostienen, sea K a l i n o w s k i , sea T o u l m i n (cfr. T a r e l l o , 1972b).

106 |
La actividad interpretativa

utilidad co g n o scitiv a : e sto así, dado que según P e r e l m a n el « p re n d re le ra iso n n e ­


m ent p ratiqu e tel qu’il est fo rm u lé» nos m u e stra c o m o «le ra iso n n e m e n t pratique
p résu p p ose la possibilité de c h o ix , de d écisio n , m ais aussi que c e u x -c i ne sont
pas e n tiè re m e n t arb itra ire s, que to u s les c h o ix et to u tes les d écision s ne se valent
pas. Il ren voie à una dialectiq ue de l’o rd re et de la lib e rté » 116, y la clasificació n del
razon am ien to en dos g én ero s, el te ó rico y el p rá c tic o , postula d ire cta m e n te una
solu ción al p rob lem a m etafísico del libre alb ed río.
Y, luego de h a b e r u sad o la cla sifica ció n p ara p o stu la r una so lu ció n a un
problem a m etafísico , P e r e l m a n asu m e la p o stu ra (n o del te ó rico , sin o ) del p ro p a­
gandista. En efecto , una v ez instituida la distinción e n tre ra z o n a m ie n to te ó rico y
argu m en tació n p ráctica so b re la base de la fra ctu ra e n tre co n o cim ie n to y voluntad,
P e r e lm a n no se co lo ca en absoluto so b re el cam in o del te ó rico que estu d ia « c ó m o
se d ecid e», sino que se co lo ca so b re el del m o ralista que d ice có m o se debe d e ci­
dir: no se lim ita a id en tificar los m od os co n que, de h e ch o , son m o tiv ad as y son
p ersu asiv am en te sugeridas las d ecisio n es, sino que p re te n d e (in clu so en au sen cia
del tribunal de la v e rifica ció n ) in d icar las « c o rr e c ta s » a rg u m e n ta cio n e s p rá ctica s;
no se lim ita a una ind agación e m p írica so b re los m od os de a rrib a r a las d ecisio n es
o de acred itarlas, sino que p reten d e p ro p o rcio n a r las reglas del (b u e n ) m o tiv a r y
decidir. Él. de tal m o d o , al e la b o ra r estas reglas (n o te ó rica s, sino — c o m o él p ro ­
clam a — p rá c tic a s ) se refiere a la e x p e rie n cia o p reten d id a e x p e rie n cia de sistem as
ju ríd icos en que a ) hay un ó rg an o co m p e te n te para d ecid ir en últim a instan cia;
b ) este ó rgan o m otiv a según leyes o p rin cip ios p reco n stitu id o s; c ) se asu m e las
leyes y los p rin cip io s co n stitu y an un sistem a co m p le to ; d ) y (se g ú n el p rin cip io
de in e rcia ) la carg a del arg u m en to o de la m o tiv ació n re ca e so b re quien p reten d e
en caso de que su p reten sió n sea rep licada. P o r ta n to , P e r e lm a n se refiere a un
esq uem a id eoló gico , co n el cual son d e scrip to s desde una ideología oficial los
sistem as ju ríd ico s e u ro p e o s co n tin e n ta le s m o d e rn o s, ello co n d u ce a co n stru ir
una regla p rá ctica del buen d ecid ir que se iden tifica co n una v alo ració n positiva
de d ich os sistem as ju ríd ico s, o de la ideología en ellos im plicada, o de la ideología
con que son d escrip to s o m istificados.
Nada habría de m alo en tod o ello (p u d ien d o cad a u no co n fig u rar co m o c re a el
b uen» d ecid ir y sien d o resp etab ilísim a la opinión de que se pueda d ecid ir « b ie n »
solo en el estad o de d e re c h o ), si to d o el d iscu rso no se co lo ca se en la sed e de la
m eta-ló gica. En esta sed e, la d istin ción de P e r e l m a n p a re ce q u e re r atrib uir status
de argu m en to lógico (ló g ico según la lógica de la a rg u m e n ta ció n ) a p ro ce d im ie n ­
tos d iscu rsiv os definidos de m od o tal que p u ed en s e r id en tificad os so lo en una
p articu lar form a de o rg an izació n ju ríd ica. P ero «ló g ica», y tam bién «lógica de la
a rg u m en tació n », es un v ocab lo (ta m b ié n ) evaluativo, y d e cir de un p ro ced im ien to
que es lógico (au n q u e ló g ico -a rg u m e n ta tiv o ) es d e cir que ese p ro ce d im ie n to es

114 P e r e l m a n , 1968b: 170, y también P e r e l m a n , 1961a.

107
La interpretación de la Ley

re co m e n d a b le 117. Pues bien, a quien ad o p tase el punto de vista (id e o ló g ico ) de la


im parcialidad cien tífica podría p a re c e r que la m eta-ló g ica no sea la sed e idónea
para ap ro b ar p ro ced im ien to s d iscu rsivos h istó rica y p o lítica m e n te cualificad os,
sino que sea sed e idónea tan solo para d escrib irlo s.
La p rim era am bigüedad de la teo ría P erei.m ANiana, sin em b arg o , reside p re-
valen tem en te en el h e ch o de que el a u to r b u sca te o riz a r una activid ad que está
ca ra cte riz a d a en tan to : 1) es inventiva, p o r cu a n to co n siste en la se le cció n de las
p rem isas y en su ju stificació n , y II) es p ersu asiva, p o r cu a n to debe ju stifica r y
m o tiv ar (o p ro p o n e r junto a las p rem isas las ju stifica cio n e s y las m o tiv a cio n e s118).
A h ora, una activid ad sem ejan te no es propia de todo el cam p o del ra z o n a m ie n to
jurídico, sino solo de una p equ eñ a p a rte del m ism o, p re cisa m e n te , solo del ca m p o
de la in terp reta ció n de en u n ciad o s p reco n stitu id o s en sed e oficial, ju d icial y d o c ­
trinal. E sto es así, dado que la activid ad del legislador es cie rta m e n te «in v en tiv a»,
esto es, estab lece n o rm as nuevas, p ero no es p ersuasiva, esto es, no tiene necesidad
de ju stificar y m o tiv a r las e le ccio n e s; la activid ad ap licativa de los fu n cio n ario s
y de los ju eces, que es h e te ró n o m a , debe ju stifica r las propias d ecisio n es, p ero
es inventiva so lo en aquella p arte en que se le ccio n a los en u n ciad o s n o rm ativ o s
a utilizar y los in terp reta (la s d e riv a cio n e s de las n o rm a s ob ten id as eligiendo los
en u n ciad os y atrib u y en d o su significado son o p e ra cio n e s ló g icas); la activid ad del
ju rista que p ro p o n e d ecisio n es al juez o al fu n cio n ario y arg u m en ta las p rop u estas,
es igualm ente inventiva solo en aquella p arte que p ro p o n e se le ccio n a r algunos
en u n ciad os n o rm ativ o s y atrib u ir a ellos un p a rticu la r significado (u n a vez p ro ­
puesta así la base n o rm ativ a, no h a ce falta una p ro p u esta u lterio r de e x tr a e r las
d eriv acio n es ló g icas). En o tra s palabras, la am bigüedad de la teo ría PERELMANiana
del razo n am ien to ju ríd ico c o m o arg u m en to re tó rico d eriva del h ech o de que no es
una teo ría que abarque la totalidad del ca m p o de los razo n am ien to s ju ríd ico s de
cu alq u ier su jeto institu cion al y de cu alq u ier c o n te x to h istó rico -in stitu cio n a l: ella
ab arca en cam b io , co m o teoría d escrip tiva, algunas o p e ra cio n e s llevadas a cab o por
algunos su jetos de la in terp retació n (fu n cio n ario s, ju eces, juristas, ab o g ad o s) en las
org an izacio n es ju ríd icas m o d ern as de cu ltu ra iu spositivista, y p re cisa m e n te a esas
solas o p e ra cio n e s (d e m o tiv ació n y arg u m en tació n de se le cció n de las p rem isas

117 Esta observación fue hecha, en un seminario en Camerino sobre los problemas de la
lógica jurídica, en 1969. por L. F e r r a j o l i . Reenvío todavía una vez a las observaciones
por mí ya efectuadas en T a r e l l o , 1972b.
118 Como observa G a v a z z i , 1973, n. 4: «... son necesariamente retóricos todos los razo­
namientos hechos para justificar una norma nueva, una norma que no existe en el
sistema o que existe con un significado diverso del que se le quiere atribuir. La Tópica
y el discurso retórico están estrechamente ligados al fenómeno de la producción de las
normas o, si se prefiere, a la justificación de los valores. La tesis no ha de ser entendida
en el sentido de que todas las veces que se crea una norma jurídica se requiera un razo­
namiento tópico que la justifique. En principio es posible que se den prescripciones sin
proporcionar razones. Ello ocurre cuando la autoridad de quien prescribe es máxima
e indiscutída».

108 |
La actividad interpretativa

y de atrib u ción de significados a en u n ciad os p re co n stitu id o s) que no son su sce p ­


tibles de tra ta m ie n to ló g ico -fo rm al. Más vasto era el ca m p o de la a rg u m en tació n
retó rica en o rg an izacio n es m ás antiguas " 9.
La razón p o r la cual a estas o p e ra cio n e s se acu erd a una d e scrip ció n apta para
p resen tarlas c o m o fruto de ju stificación re tó rica es que estas activid ades: a ) se
p resen tan c o m o h e te ró n o m a s y d eben p o r ello s e r m otivad as y arg u m en tad as: b )
en su stan cia son, sin em b arg o , cre a tiv a s e «in v en tiv as» y p o r ello, no su scep tib les
de tratam ien to ló g ico 120.
M érito de P e r e lm a n , en cu alq u ier ca so , es el de h ab er trazad o un m apa para
Je n tifica r y clasificar esq u em as de arg u m en tació n . E n tre esto s, los esq u em as de
argum entación utilizados p o r los o p erad o res ju rídicos para a cre d ita r (p ro p o n ien d o
m otivan d o) las decision es relativas a la atrib u ció n de significado a los en unciados
n orm ativos, esto es. aquello a lo que se llama « in te rp re ta ció n » . El co n tro l social
- 'b r e las d ecision es relativas a la atrib u ció n de significado se torna en gran m edida
r ’sible p o r la acep ta ció n (e n una cu ltu ra d ad a) de esq u em as de arg u m en tació n a
. L i e los o p era d o res de la in terp retació n p uedan c o n fo rm a rse . De esto s esq u em as

l e arg u m en tació n , o sim p lem en te « a rg u m e n to s» in terp retativ o s, h ablarem os en


detalle m ás ad elan te 121.

Cfr., todavía una vez. G a v a z z i , 1973, n. 4: «Es claro entonces por qué los ejemplos
más típicos de jurisprudencia tópica hayan sido indicados en la jurisprudencia romana,
en la medieval y en la anglosajona. No había todavía legislador, o en cualquier caso
era escasamente activo y la función de crear normas, que solo mucho más tarde será
monopolizada por el legislador, era ejercida, en condiciones de competencia, por los
varios jurisconsultos y por los jueces. La jurisprudencia, sea en el sentido de elaboración
doctrinal, sea en el sentido de decisión judicial, no podría ser sino tópica, si quería ser
argumentativa y no brutalmente autoritaria».
- Por lo demás, el mismo P e r e l m a n parece, en las obras más recientes, identificar siem­
pre más en la interpretación el campo específico de las técnicas argumentativas de la
nueva retórica: cfr. especialmente P e r e l m a n . 1976.
Cfr. infra, cap. VIII.

| 109
La interpretación de la Ley

110 I
C a p í t u l o III

Los documentos normativos y «su» significado

Su m a r io :
14. Proemio. Los documentos normativos como punto de partida para el intérprete. Titula­
ciones}'rubricas.- 15. Problemas semánticos: enunciados y vocablos.-16. La terminología
de las leyes.-17. Problemas sintácticos (o gramaticales).- Puntuación.- Pronombres relati­
vos. demostrativos)’ posesivos.-Adjetivos y frases adjetivales o relativas.-Expresiones con­
dicionales. cláusulas de modificación o de excepción.-18. Problemas paralógicos.-Frases
Atributivas Absolutas.-Las enumeraciones en la ley.-19. Los así llamados presupuestos de
hecho erróneos.-20. Problemas derivados de la pluralidad de los enunciados legislativos.-
21. Los enunciados legislativos y los problemas de la presuposición.-22. Los enunciados
legislativos y los problemas de la incompatibilidad.- A ) Interpretación de los enunciados
sobre la jerarquía.- B) Interpretación de los enunciados sobre la sucesión temporal.- C)
Interpretación del principio de especialidad.- D) Conflictos entre criterios para la solución
de conflictos.- 23. Los enunciados legislativos y los problemas de la redundancia.

14. AC LA R A C IÓ N PR ELIM IN A R . LOS D O C U M EN TO S NO RM ATIVOS COM O


PUN TO DE PARTIDA PARA EI, IN TÉR PR ETE. TITULACIO N ES Y RÜBRICAS

S
e ha d ich o que p o r in te rp re ta ció n se en tien d e la atrib u ció n de un significado
a un d o cu m en to , d o cu m e n to que e x p re sa n o rm a s. Los d iv erso s ob jetos de la
in terp retación en el ca m p o ju ríd ico (c o m o la C o n stitu ció n , las leyes co n s titu cio ­
nales. las leyes ord in arias, las leyes regionales, los tra ta d o s in tern acio n ales, los
convenios co le ctiv o s, los co n tra to s, los te sta m e n to s, los a cto s ad m in istrativ o s,
dictám enes, e tc .) son d o cu m en to s n orm ativos, d o cu m en to s que e x p re sa n n orm as.
Por n o rm as se en tien d en las reglas de c o m p o rta m ie n to , e sto es, las p re scrip cio n e s
según las cu ales d eterm in ad o s c o m p o rta m ie n to s o las o m isio n es de d eterm in ad o s
com p ortam ien tos so n debidos p o r d eterm in ad o s agen tes. Las n o rm as, dichas p re s­
crip cion es, son frecu e n te m e n te ideadas p ara in flu en ciar en los c o m p o rta m ie n to s;
pero no es en absoluto n e ce sa rio que las p re scrip cio n e s sean ideadas co n c o n s ­
ciencia y p o r un su jeto singular; p o d em o s m uy bien im agin ar una p re scrip ció n
iad a p o r una au toridad a d o rm ecid a o ab straíd a o p o r eq u iv o cació n o en un lapsus,
tal co m o p od em os im agin ar — lo que vale so b re to d o p ara las n o rm as g en erales,
com o las co n stitu cio n e s y las leyes — una asam blea o un colegio que form u len una
prescripción (p o r ejem plo, para resp o n d er a solicitu d es dirigidas a re so lv e r de una
?uena vez «el p roblem a de los jó v e n e s » ) sin que ninguno de los m iem b ro s tenga

Ini
La interpretación de la Ley

una idea cu alq u iera so b re el significado de la p re scrip ció n que la asam blea o el
colegio form ulan, co m o tam bién p odem os im aginar dos co n tratan tes (d o s privados,
o dos E sta d o s) que form ulen un co n tra to o un tratad o en té rm in o s g e n é rico s y
vagos, sin aten d er a los co m p ro m iso s que re sp e ctiv a m e n te asu m en , y co n te n to s de
to d o s m od os p o r realizar un co n tra to o un tra ta d o 1. F re cu e n te m e n te d e trá s de una
p rescrip ció n hay una voluntad de alguien o de algún g ru p o que p re scrib e : p ero en
o ca sio n e s esta voluntad falta o los m iem b ros del gru p o quieren co sas que están en
co n flicto la una co n la o tra , y sin p erju icio de ello hay de to d o s m od os — o se c o n ­
sidera haya — una p re scrip ció n o una n orm a. El h e ch o es que de las p re scrip cio n e s
que co n stitu y en el d e re ch o (e n p articu lar el d e re ch o o b jetiv o ), no im p o rta tan to
el au tor cu an to el d o cu m e n to , al m en o s en las o rg a n iz a cio n e s ju ríd icas m o d ern as
en las cu ales la form u lación del d e re ch o ob jetivo co n siste en p ro ce d im ie n to s de
fo rm ación de d o cu m en to s n o rm ativ o s y en las cu ales los d o cu m e n to s n o rm ativ o s
tienen m u ch as v eces vida m ás e x te n sa que la vida o que la au toridad de quien las
form ula. En cam b io, lo que siem p re hay cu an d o co n sid e ram o s haya una n o rm a,
e sp ecialm en te si de d e re ch o objetivo, es un d o cu m e n to n o rm ativ o .
En las org a n iz a cio n e s ju ríd icas m o d ern as, las n o rm a s son los significados
que se atrib uyen a los d o cu m e n to s de las leyes y de los o tro s a cto s n o rm ativ o s
ju ríd icos. A esta atrib u ció n de significado se da el n om b re de in te rp re ta ció n . La
in terp retación co n cie rn e sob re todo a cada d o cu m en to p articu lar y, su cesivam en te,
a las co m b in acio n e s de d o cu m e n to s y las co m b in a cio n e s de significados, co m o
tam bién, ten d en cialm en te, a la co m b in ació n de tod os los d o cu m e n to s n o rm ativ o s
que form an p a rte de un sistem a ju ríd ico y de to d o s sus significados. C uando las
co m b in acio n e s son m uy articu lad as, en o ca sio n e s p arece que la in terp retació n no
co n sista, p rop iam en te, en una atrib ución de signiticado a los d o cu m e n to s n o rm a ti­
vos, sino en una búsqueda de n o rm a s m ás allá de los d o cu m en to s: en esto s caso s,
a v eces se habla de «búsqueda del d erech o »*: en o ca sio n e s, en cam b io , p arece
que la in terp re ta ció n co n sista en el seleccionar, entre los d o cu m en to s n o rm ativ o s,
aquel (o el seg m en to suyo rep resen tad o p o r un en u n cia d o ) al que atrib u ir un sig­
nificado, dejando de lado los o tro s: en este ca so se habla de « id e n tifica ció n de la
n o rm a » 3. P ero, incluso en esto s ca so s, la in te rp re ta ció n p a rte de un d o cu m e n to , o
de m ás d o cu m e n to s, que se p resu m e e x p re se n n o rm as, y el p rim er paso co n siste
en la atrib u ció n de significado a un d o cu m e n to n o rm ativ o y a los en u n ciad o s en
que él se subdivide.

1 Ello p u e d e t e n e r las m o t i v a c i o n e s m á s dispares: d e p ro p a g an d a política o c o m e r c i a l, de


e m b a u c a m i e n t o a te r c e r o s , d e p re c o n s ti t u c i ó n d e o c a s i o n e s p ara r e c u r r i r a las a r m a s o
a los jueces, de c r e a c i ó n de una relació n que - i n d e p e n d i e n t e m e n t e de sus co n te n id o s
- p ued a luego s e r « a d m i n i s t r a d a » s o b re la b a se de re l a c i o n e s de fu erz a fu turos, y así
en ad elan te.
2 Cfr. re tr o , cap . I, n. 4.
3 Cfr. r e t r o , cap . I, n. 4.
Los documentos normativosy «su» significado

La atrib u ción de significado a un d o cu m e n to n o rm ativ o ju ríd ico , que es un


j cu m e n to en una lengua natural (p o r ej.. el italiano), p resen ta problem as com u n es
a la atrib u ció n de significado a to d o s los d o cu m e n to s en una lengua, prob lem as
com u n es a la atrib u ció n de significado a tod os los d o cu m e n to s en esa p articu lar
.engua n atu ral, p rob lem as relativos a la atrib u ción de significado a d o cu m en to s
red actad os en una lengua natural que son n o rm ativ o s (e s to es, de los que se asum e
exp resen p re ce p to s) y. p o r últim o, problem as propios de la in terp retació n de aque-
.los d o cu m en to s n o rm ativ o s que son d o cu m e n to s ju ríd ico s y, e sp e cífica m e n te , de
aquellos que fo rm an p arte de una p a rticu la r o rg an izació n ju ríd ica (e j., la italian a)
en un p a rticu la r m o m e n to h istó rico (ej., el a ctu a l).
En las páginas que siguen, c e n tra re m o s la aten ció n so b re la atrib u ció n de
significado a los d o cu m e n to s n o rm a tiv o s ju ríd ico s c o n stitu tiv o s del « d e re c h o
objetivo» p rop io de la org an izació n italiana en el m o m e n to actu al, refirien d o a
:os o tro s p rob lem as m ás g en erales de la in te rp re ta ció n solo cu an d o y en cu an to
«ea o p o rtu n o .
P or o tra p arte, es o p o rtu n o e fectu ar, an tes de prosegu ir, alguna co n sid e ra ció n
'Obre lo que se en tien d e o m ejo r aún, lo que no se e n tien d e, p o r d o cu m e n to n o r­
m ativo. El p rob lem a se p resen ta, en n uestra área cu ltu ral, so b re to d o en orden a
la titu lación de las leyes y en o rd en a las rú b ricas de los artícu lo s.
A ntiguos m o d o s de d ecir, c o m o aquel según el cual « ru b rica legis non est
'e x » , circu lan en la literatu ra d o ctrin a l, e sp ecialm en te civilista; y en o ca sio n e s se
e n cu en tran p ro n u n ciam ien to s ju risp ru d en ciales que p ro clam an (e n verdad m ás
bien en obiter dicta que e x p re sa n d o la ratio d ecid en d i) que las titu lacio n es son «n o
v in cu lan tes», esto es. que son titu lacio n es de las p artes del te x to que no exp resan
n orm as ju ríd icas4. Pues bien, la tesis según la cual los títu los y las rú b ricas no e x ­
presan n o rm as es una d o ctrin a que atien e a la tem ática de las fuentes: p e ro ella se
refleja in m ed iatam en te, co m o es obvio, so b re la tem ática de la in te rp re ta ció n dado
que cada o p e ra d o r ju ríd ico , al atrib u ir (o al p ro p o n e r a trib u ir) un significado a un
d ocum ento n orm ativo, p roced e co m o si las partes del d o cu m en to que «n o exp resan
n o rm as» no estu v iesen v p rescin d e de e stas p artes del d o cu m e n to al atrib u ir (o al
p ro p o n er sea atrib u id o ) un significado al d o cu m e n to m ism o.
Es p o r ello n ece sa rio un reen v ío a las op in ion es c o rrie n te s en m ateria de
fuentes, dado que so b re estas op in ion es c o rrie n te s se co n stitu y en hábitos y p rá c ­
ticas in terp retativ as y ap licativas. En sed e de d o ctrin a de las fuentes, en la ó p tica
actu al de los estu d ios co n stitu cio n a le s italianos e n c o n tró g en eral aco g im ien to una
distinción — orig in ariam en te p rop u esta p o r C r is a f u l l i 5 — e n tre aquellos títulos
y d esign acion es que son e x te rn o s al d o cu m e n to de la ley y no form an p arte de
ella (n o fu eron ob jeto de la v o ta ció n y d elib eració n p arlam en tarias, e tc .) de m od o
que no recaen en el in stituto co n stitu cio n al «ley », p o r un lado, y los títulos, las
p articio n es in tern as a la ley y las rú b ricas de los a rtícu lo s, p o r el o tro lado: e sto así

Cons. Estado, 10 de marzo de 1962, n. 217, en Foro it., 1962. III. 431 y ss.
1942.
C risafu lli,

I 113
La interpretación de la Ley

p orq u e los títulos de las p articio n es in ternas y las rú b ricas, en las o rg an izacio n es
jurídicas m od ern as y en p articu lar en la n uestra, provien en del m ism o ó rgan o co n s­
titu cion al al que es req u erid a la fo rm ació n de la ley6. Tal d istin ción , a ctu alm en te
habitual en la d o ctrin a co n stitu cio n alista. g o b iern a los hábitos in terp retativ o s de
los órgan os de ap licación y en p a rticu la r las de las ju risd iccio n e s ad m in istrativ as',
las cu ales atrib uyen valor de p arte de ley a los títulos in tern o s y se sirven de ellos al
atrib u ir significado al d o cu m e n to en su totalidad. Sin em b arg o , en sede d o ctrin al,
en el s e c to r ius-publicista se co n c e d e p o ca aten ció n al p rob lem a in terp retativ o ,
in exp licab lem en te8. La p rá c tica es en p arte d iversa en el s e c to r civilista, donde
tradicion alm en te se m anifestó la ten d encia — originariam ente peculiar de la escuela
p an d ectista alem ana del siglo p asado — a p riv ar de fu erza vin cu lan te a gran d es
p o rcio n es de los te x to s de la ley (c o m o aquellos que e x p re sa n cla sificacio n e s9,
d efin icio n eslu o. p re cisa m e n te , titu la cio n e s), de m od o tal de a se g u ra r a los o p e ra ­
d ores de la ap licación la posibilidad de segu ir m ás las in d icacio n es p ro v en ien tes
de las elab o racio n e s sistem ático -d efin ito rias de la d o ctrin a que las in d icacio n es
in terp retativas in d irectam en te su m in istrad as p o r el te x to de la ley a trav és de sus
p artes, co n ceb id as y co n stru id a s e n to n ce s c o m o «n o im p erativ as». P o r ello, no es
ex tra ñ o e n c o n tra r ju risp ru d en cia civilista que re ch a ce te n e r en cu en ta rú b ricas
y títu los in tern o s al atrib u ir significado a los d o cu m e n to s de la le y 11; y en los m ás
difundidos m anuales de d erech o privado los títulos y las rú b ricas son g en eralm en te
d eclarad os « n o v in cu lan tes»12. Es verdad que recien tem en te tam bién en la d o ctrin a
civilista se levan taro n v o ce s que con gran vigor arg u m en tativ o han re a ccio n a d o a
la h ab itu d 13: p ero resta el h ech o de que el hábito de p asar p o r alto los títulos in ter­
nos y las rú b ricas al atrib u ir significado a los d o cu m e n to s legislativos en el s e c to r
civilista está rad icad a (au n q u e quizás no ra z o n a b le m e n te ) y el in térp rete — al
m en os en sed e de previsión a c e rc a de las ajen as atrib u cio n es de sign ificad o — no
puede sino ten erlo en cu en ta.

15. PR O BLEM A S SEM Á N T IC O S: EN U N CIA D O S Y VO CA BLO S


T oda in te rp re ta ció n del d e re ch o e sc rito , esto es, de aquel d e re ch o que es
estab lecid o m ed ian te e scritu ra o que es (c o m o hoy es el ca so del d e re ch o co n -

6 B a l d a s s a r e , 1963, B e l v e d e r e , 1 9 7 7 :1 1 4 y sgts, C r i s a f u l l i , 1964, P r e d i e r i , 1968.


7 La sentencia del Consejo de Estado recordada antes, nota 4. a título de ejemplo concierne
precisamente al título externo.
s Por ejemplo, uno de los más amplios y mejores comentarios sobre las fuentes, cual es
P i z z o r u s s o , 1977, dedica al problema interpretativo solo un breve apartado (en p. 122).
9 Cfr. infra, en este capítulo, a propósito de la terminología del legislador.
1,1 Cfr. infra, cap. IV.
11 Por ejemplo, Trib. Napoli. 22 de mayo de 1972, en Foro it.. 1972. II. 303 y ss.
12 Cfr., a título de ejemplo, RESCIGNO, 1977: 43.
13 En particular B e l v e d e r e , 1 9 7 7 :1 1 4 y ss.

114
Los documentos normativos y «su» significado

- le tu d in a rio ) registrad o m ed ian te e s critu ra , p arte de un d o cu m e n to , co n stitu id o


p o r un te x to e scrito . La atrib u ció n de significado a un te x to e scrito que se asum e
exp resiv o de n o rm a s ju ríd ica s, co n s is te en una activ id a d de su jeto s que solo
c a sio n a lm e n te — y en el m undo m o d e rn o m uy ra ra m en te — co in cid e n co n los
sujetos que han q u erid o y red actad o el te x to : ello q uiere d e cir que la atrib u ció n
s e significado a un d o cu m e n to legislativo es una o p eració n que no tien e en cu en ta
-¿cesa r¡á m en te a quien ha querido y red actad o el te x to , es una o p eració n en que los
•.iem entos n ecesario s son solo el te x to y el sujeto que a él atrib uye un significado.
Esto, y no o tra co sa, han q uerid o d e cir — cu an d o han q uerid o d e cir algo — aq u e­
llos estu d iosos que han hablado de volu n tad en a cto y c o n c re ta refirien d o a la
-v o lu n tad » del in térp rete y de voluntad pasada, no en a cto , a b stra cta , refirien d o
^ la «v o lu n tad » del legislador co n sid erad a despu és de que el a cto legislativo se ha
co n su m ad o 14; esto y no o tra co sa han q uerid o d e cir aquellos estu d io so s que han
observado que «los ju e c e s cre a n d e re c h o » ’5: to d o s esto s estu d io so s sim p lem en te
han q uerid o d e cir que cu an d o se habla de in te r p r e ta c ió n d e la ley, se habla de
una o p e ra c ió n cu y o s e le m e n to s n ec esa rio s so n so lo un d o c u m e n to d e ley y
un su jeto que a trib u y e al d o c u m e n to un sig n ifica d o , al tie m p o que o tr o s su je ­
to s — c o m o p o r eje m p lo el le g isla d o r — y o tr o s h e c h o s — c o m o p o r ejem p lo
¡a o c a sió n de la ley — so n e le m e n to s e v e n tu a le s de la o p e ra c ió n , que han de
c o n s id e ra rs e so lo si, y en la m ed id a en q u e, el in té r p r e te los te n g a en c u e n ta .
N atu ralm en te el in té rp re te , que v iv e en so c ie d a d y que p ro c e d e a la a trib u c ió n
de sig n ificad o al d o c u m e n to in te rp re ta d o c o n alg u n a finalidad so cia l, al tie m p o
uue e s tá d iv e rsa m e n te c o n d ic io n a d o p o r el a m b ie n te , p o r los o tr o s in té rp re te s ,
p o r su ro l, te n d rá en c u e n ta , e n tre los e le m e n to s que p u e d e n s e r to m a d o s en
co n s id e ra c ió n , aq u ello s que la c u ltu ra ju ríd ic a c ir c u n s ta n te le im p o n e , e n tre
ios cuales está, en p rim e r lugar, la voluntad del legislador: p e ro en la o p e ra ció n
in terpretativa, la voluntad del legislador ingresa no co m o elem en to au tó n o m o , sino
co m o c o n stru cció n de la cu ltu ra ju ríd ica, que el in térp rete u sará c o m o arg u m en to
el arg u m en to así llam ado «p sico ló g ico » que la cu ltu ra ju ríd ica ha vu elto típ ic o )16
para atrib u ir significado al d o cu m en to .
P or lo tan to, in te rp re ta ció n de la ley en cu an to activid ad, es atrib u ció n de
significado a un d o cu m e n to legislativo p o r p arte de un sujeto in térp rete. Tal a tri­
b ución de significado p ro ce d e n e ce sa ria m e n te , se tra te de un d o cu m e n to de ley
o de cu alq u ier o tro d o cu m e n to , a p a rtir de la m ás p equ eñ a unidad lingüística que
pueda se r p o rtad o ra de un significado co m p leto . La m ínim a unidad lingüística
p ortad ora de un significado co m p leto es aquella llam ada «en u n ciad o »; el enunciado

‘ Aludo a los estudiosos de orientación idealista, especialmente italiana.


Aludo a los estudiosos de orientación realista, especialmente norteamericana.
Sobre los argumentos interpretativos, y sobre el psicológico en particular, T a r e l l o ,
1977c (también en T a r e l l o , 1977b, sobre el argumento psicológico pp. 9 8 1 -9 8 5 ). Más
extensamente infra. cap. VIII.
La interpretación de la Ley

es una exp resió n en lengua que se p resen ta en fo rm a g ra m a tica lm e n te c o m p le ta 1'.


Las co m u n ica cio n e s h u m an as lingüísticas en g en eral, y p o r ta n to tam bién aquellas
p articu lares co m u n ica cio n e s lingüísticas co n stitu id as p o r las así llam ad as n o rm a s
ju ríd icas, se p ro d u cen m ed ian te (e n u n c ia cio n e s d e ) en u n ciad o s, y quien recib e
una co m u n ica ció n lingüística — sea ella d escrip tiv a o p recep tiv a — la recib e en
la form a de en u n ciad o en lengua. El o b jeto de la in te rp re ta ció n ju ríd ica está p o r
tan to co n stitu id o p o r en u n ciad o s: los en u n ciad o s n orm ativos.
Sobre ello es o p o rtu n o insistir, tam bién para e v ita r el e r r o r co m ú n de c o n ­
sid erar que la atrib u ció n de significado a un en u n ciad o n o rm ativ o co n sista en la
op eració n m ecá n ica de su m a r los significados de los vocab los que se en cu en tran en
el en u n ciad o, y que las v a ria cio n e s en las in te rp re ta cio n e s puedan resu ltar (salv o
e rro re s « in te rp re ta tiv o s » ) solo de am bigüedades de los sin gu lares v ocab los. Se
trata de un e rr o r co m ú n tam bién relativo a los en u n ciad o s del lenguaje ord in ario :
se c re e co m ú n m e n te que el significado de un en u n ciad o del lenguaje o rd in ario
sea la sum a de los significados de los vo cab lo s que lo c o m p o n e n . Una c re e n c ia
tal deriva de la o b se rv a ció n de que, p o r un lado, de un m ism o en u n ciad o se dan
in terp retacio n e s d iversas y. p o r el o tro lado, m uy fre cu e n te m e n te los vocab los
son am biguos: se co n clu y e co n facilidad que las v ariacio n es in terp retativ as d e ri­
van solo de la am bigüedad de los vocab los, de las palabras. Es verd ad , en cam b io,
que la am bigüedad de los vo cab lo s, de las palabras, es una de las m u ch as razo n es
de la variabilidad de la in te rp re ta ció n de los en u n ciad o s; y que m u ch as v e ce s la
am bigüedad de los v o cab lo s y de las palabras queda red u cid a p o r cu an to algunas
ace p cio n e s suyas son exclu id as dado que, si ad optadas, el en u n ciad o que las c o n ­
tien e ca re ce ría de sen tid o , al tiem p o que quien in terp re ta el en u n ciad o p resu m e
que él ten ga un se n tid o 18.

17 Cfr. T a r e l l o , 1 9 7 4 :1 4 3 y ss„ y también Ross, 1 9 6 5 :1 0 6 y ss.


Qué forma sea gramaticalmente acabada es un accidente de las varias lenguas, en un gru­
po de lenguas muy importantes, entre las cuales la nuestra, una forma gramaticalmente
completa es aquella en que comparece al menos un sujeto y un predicado (en sentido
gramatical: debe incluir al menos una forma verbal). El sujeto puede estar implícito
cuando está suficientemente indicado por la conjunción del verbo en una persona,
modo y tiempo determinados. La presencia de verbos que no pueden ser usados en
modo absoluto (esto es, sin complemento) torna incompleta a la expresión en que el
complemento falte: la presencia de adverbios y de preposiciones torna incompleta la
expresión en que falte aquello que los adverbios y preposiciones rigen. En suma, un
enunciado es una forma que, desde el punto de vista gramatical, puede ella sola agotar
un discurso.
18 En nuestra cultura jurídica, la presunción según la cual el discurso del legislador en su
conjunto así como sus singulares enunciados no carezcan de sentido, está muy difundida
y es compartida por los jueces, por los funcionarios administrativos y por la doctrina.
Esta presunción se traduce, por tanto, en una regla o canon de interpretación para todos
los intérpretes que entiendan motivar las interpretaciones, persuadir a otros o ver en
cualquier caso las propias interpretaciones acogidas. Esta presunción tienen algo que

116 |
Los documentos normativosy «su» significado

Dicho todo esto , y estab lecido que el p rim e r paso de la actividad in terp retativa
. nsiste en la atrib u ció n de significado no a singulares vocab los sino a en un ciados,
e> de tod os m od os n e ce sa rio d e cir — an tes que nada — algo a c e rc a de los singu-
a r e s vocablos: nos o cu p a re m o s de la term in o lo g ía de los d o cu m e n to s n o rm ativ o s
(e n p articular, de la le y ) y de algunas reglas g en e ra lm e n te seguidas p ara atrib uir
¿ ios vocab los co n te n id o s en en u n ciad o s n o rm ativ o s un significado en el ám bito
J e esos en un ciados.

16. LA T ER M IN O L O G ÍA DE LAS L E Y E S

La legislación — en ten d id a en el sen tid o m ás gen eral — em p lea v o cab lo s y


exp resio n es (p o r ejem plo, v o cab lo s co m p u e sto s o vocab los m últiples e n tre ellos
relacio n ad o s) del uso o rd in ario , v o cab lo s y e x p re sio n e s té cn ic o s y v o cab lo s y
exp resion es tecn ificad o s.
Por vocablos (o ex p resio n es) del uso ordinario se en tien d en aquellos vocab los
Co aquellas e x p re sio n e s ), p rop ios de la lengua en que está form ulada la ley, que
-p arecen en el d iscu rrir habitual de los hablantes de esa lengua: esto es, que apa-
-ecen en en u n ciad os de uso co m ú n y no solam ente en en u n ciad o s p ecu liares de
- " J d eterm in ad a cie n cia o té cn ica , ni p ecu liares de hablantes de esa lengua que
rengan un p articu lar rol profesional. Por ejem plo, el vocab lo « á rb o l» y la exp resió n
«¿rb o l de tro n co alto » son de uso ord in ario.
P or vocablos (o e x p resio n es) técnicos se en tien d en aquellos vocab los (o aq u e­
l e s e x p re sio n e s) que no a p a re ce n en el d iscu rrir habitual de los h ablantes de esa
;r.¿ u a y no a p arecen en los en u n ciad o s del uso co m ú n y que a p a re ce n , en cam b io,
sok) en el d iscu rrir de quien p ra ctica una d eterm in ad a cie n cia o té cn ica o en los
rn u n ciad os de esa cie n cia . P o r ejem plo, el v o cab lo « m o n o co tile d ó n » es té c n ic o de
¿ b otán ica, el v ocab lo « c o s e n o » es té cn ic o de la trig o n o m e tría , el v o cab lo « p re la -
->->n» y la exp resió n «m asa de a c re e d o re s » son té cn ico -ju ríd ico s.
P or vocablos (o ex p resio n es) tecnificados se en tien d en aquellos vocab los del
2 >o o rd in ario que en el ám b ito de una cie n cia o té cn ica se esp ecializan , c o n se r-
-n d o en esta solo una de las d iversas a ce p cio n e s que tienen en el uso o rd in ario
. bien ad op tan d o un sen tid o m ás restrin g id o y m ejo r p recisad o del que tien en en
e. oso ord in ario. P o r ejem plo el vocab lo « c a m ió n » , v ocab lo de uso ord in ario , se
rre c is a , tecn ifícán d o se , en el uso ju ríd ico ; en el uso ju ríd ico las e x te n sio n e s del
2 SO o rd in ario se exclu y en , de m od o que en el v ocab lo té cn ico -ju ríd ico « ca m ió n »
r se co m p ren d en los ca m io n e s sin m o to r, el cam ió n de ju g u ete a escala red u cid a,
s i a mí tía Á g ata1“1.

ver también con un específico argumento interpretativo, el argumento apagógico, sobre


el cual infra, cap. VIII, n. 64. n. VIII.
Si en una ley se prescribe la adopción de paragolpes particulares para los «camiones»,
tal prescripción no concierne al camión sin motor de 1914 que tengo en mi garaje, no
concierne al juguete de Pierino y no concierne a mi tía Ágata. Interesantes considera-

117
La interpretación de la Lev

La d istin ción de los v o cab lo s ( y de las e x p re sio n e s ) re sp e ctiv a m e n te en o r ­


din arios, té cn ic o s y tecn ifica d o s es, e v id e n te m e n te , una d istin ció n relativa, co m o
todas las d istin cion es que tien en su fu n d am en to en fen ó m en o s m utables co m o son
los lingüísticos y so cio -lin g ü ístico s. Los vocab los del uso o rd in ario frecu en tem en te
se tecn ifican . los vo cab lo s tecn ificad o s en o ca sio n e s se to rn an o b so leto s en el uso
ord in ario y se vuelven co n sig u ien tem en te v erd ad ero s y p rop ios térm in o s té cn ico s
y, en sen tid o in v erso , no p o co s té rm in o s o rig in ariam en te té cn ic o s d ev ien en de
uso ord in ario : p ién sese en el v ocab lo « v ista » , o rig in ariam en te de uso o rd in ario ,
que en la a ce p ció n de v en tan a que p e rm ite la vista so b re los fondos circu n d an tes
ya no form a p arte del hablar o rd in ario y se ha co n v e rtid o , co n esta a ce p ció n , en
vocablo técn ico -ju ríd ico ” ; pién sese en el vocablo, o rigin ariam en te técn ico -ju ríd ico ,
« reiv in d icació n » que ha d evenido de uso o rd in ario ex te n d ié n d o s e , de la a cció n
judicial de d efensa de la propiedad, a la afirm ació n de cu alq u ier d e re ch o , in terés,
p reten sió n , idea. En cu alq u ier ca so , en cada m o m e n to h istó rico y re sp e cto a un
sistem a legislativo, la d istin ció n e n tre los v o cab lo s según se a n de u so co m ú n ,
té cn ico -ju ríd ico o tecn ificad o , p uede se r siem p re instituida aun si de m o d o no
rígido. La d istin ción de los vocab los en té cn ico s, te cn ifica d o s y de uso o rd in ario ,
si efectu ad a d esd e el p un to de vista de la cu ltu ra ju ríd ica, lleva a que los vocab los
té cn ico s y tecn ificad o s de las o tra s cie n cia s y té cn ica s (d iv e rsa s del lenguaje de
las n o rm as ju ríd icas y de la cien cia ju ríd ica ) sean co n sid e ra d o s vo cab lo s de uso
o rd in ario : « m o n o co tile d ó n » es, en el lenguaje de las leyes, v ocab lo de u so o rd in a­
rio. En las páginas que siguen, la distinción se rá asum ida siem p re d esde el punto
de v ista de la cu ltu ra ju rídica.
Pues bien, e sta d istin ció n plantea in m ed iatam en te p rob lem as de in te rp re ­
tació n : I) cu an d o un v ocab lo en la ley, de uso co m ú n al tiem p o en que la ley se
form uló, se ha tecn ificad o su cesiv am en te, el in térp rete al atrib u ir un significado
al en u n ciad o legislativo ¿debe asu m irlo en la ace p ció n de uso o rd in ario o en la
acep ció n de uso tecn ificad o ? II) cu an d o un vocab lo en la ley, té cn ico al tiem p o
en que la ley se form uló, ha devenido su cesiv am en te de uso co m ú n , el in té rp re te
al atrib u ir un significado al en u n ciad o legislativo ¿debe asu m irlo en la acep ció n
té cn ica o en la so b rev en id a a c e p ció n de uso co m ú n ? III) ¿debe siem p re asu m irse
que un v ocab lo tecn ificad o , en un d o cu m e n to n o rm ativ o , deba te n e r la acep ció n
tecn ificad a an tes que la de uso o rd in ario ? IV ) si los p ro ce so s de te cn ifica ció n no
so n u n ív o co s, ta n to en d im en sió n s in cró n ica cu a n to en d im en sión d ia crò n ica
¿cuál e n tre las a ce p cio n e s tecn ificad as en co m p e te n cia debe p rivilegiarse? Esta
lista no agota, p o r cie rto , los p rob lem as a que la an tes m en cio n ad a d istin ción da
lugar: p ero esto s cu a tro son los p rob lem as que se p resen tan co n m ay o r frecu en cia.

ciones sobre los vocablos técnicos, desde el punto de vista de la interpretación de la


ley, efectúa Lazzaro , 1 9 7 9 :1 3 y ss.
N. del T. Esta tecnificación del vocablo ‘vista' no se verifica en el castellano donde la
tecnificación no parece haber afectado el uso ordinario.

118 |
Los documentos normativos y «su» significado

A estos p rob lem as no d arem o s una resp u esta de tipo d eo n to ló g ico , e sto es, no
-ñrem os qué deba h ace r un in térp rete a b stra cto : ello p orq ue a ) la resp u esta d eo n to -
J c a no sería in teresante y b ) porque ella no sería su sceptible de s e r argu m en tad a,
^ J o que pueden e n c o n tra rs e arg u m en to s para d ar cré d ito a la in te rp re ta ció n de
en un ciado n o rm ativ o en su totalidad p ero no para dar créd ito al privilegio — en
írn e ra l — de las a cep cio n e s tecn ificad as re sp e cto a las de uso ord in ario o v icev ersa.
Nos lim itarem os a d ar in d icacio n es g e n é rica s so b re las ten d en cias p resen tes hoy
r z n u estra org an izació n ju ríd ica, p restan d o p a rticu la r a te n ció n a la in terp retació n
-udicial y a la in terp re ta ció n o ficial211.

I. Tecnificación sucesiva. C uando en un d o cu m en to legislativo a p arece un v o ca -


o que al tiem p o de la form u lación de la ley era de uso co m ú n y, su cesiv am en te,
sr ha tecn ificad o en el uso ya sea de la d o ctrin a ju ríd ica, ya sea de las ap licacio n es
-jrisp ru d en ciales y /u oficiales, la ten d en cia es — en g en eral — asu m ir al vocab lo
en la m ás re cie n te a ce p ció n tecn ificad a. Ello deriva del h ech o de que el p ro ce so
r e tecn ificació n del v ocab lo se da en el cu rso de las su cesiv as a p licacio n es de la
r v y quien quisiese hoy re g re sa r a la a ce p ció n antigua co lisio n aría co n una c o n ­
v i d a d a p rá ctica aplicativa. C o m o es ev id en te, la te cn ifica ció n a ctú a p o r m edio
_e aplicación restrictiv a so b re el en u n ciad o n o rm ativ o en que se p resen ta, re strin -
.ie n d o su cam p o de ap licació n . Es en p arte d iv erso el e fe cto de la te cn ifica ció n
. r i vocablo no con sig u ien te a la ap licación de la ley sino a trav és de la legislación
sucesiva (q u e no co n stitu y a in te rp re ta ció n a u té n tica 21 y que no estab lezca una
.e fin ició n legislativa del v o cab lo 22). En este ca so es n e ce sa rio te n e r en cu en ta
-Lie. si la legislación su cesiv a que ha tecn ificad o el v ocab lo ab rogó im p lícitam en te
i la legislación a n te ce d e n te que utilizaba el m ism o v o cab lo en a ce p ció n de uso
; jm ún. significa que no hay su p erp o sició n total de las legislacion es; en este caso
probable que la legislación su cesiv a c o n cie rn a a un s e c to r d iscip linario d iverso
al de la legislación an te ce d e n te : y las te cn ifica cio n e s legislativas de los vocab los
¿ e n d e n a in cid ir so b re la in te rp re ta ció n solo en el ám bito de cada s e cto r. En o tra s
palabras, un v ocab lo de uso o rd in ario co n te n id o en un d o cu m e n to n o rm ativ o no
r í n ecesariam en te em p lead o en la ace p ció n tecn ificad a p o r el legislador su cesivo
>" tal legislación co rre sp o n d e a o tro s e c to r discip linario.

II. D ifusión sucesiva en el uso ordinario. C uando en un d o cu m en to legislativo


¿p arece un vocab lo que al tiem p o de la fo rm u lació n de la ley era té cn ico -ju ríd ico
;• su cesiv am en te se ha difundido en el uso co m ú n adquiriendo nuevas acepciones.
^ ten d en cia es — en g en erales — asu m ir que en la in terp re ta ció n de un en un ciado

Uso «interpretación judicial» en el sentido precisado retro, cap. II, n. 7.


Las observaciones que siguen son fruto de impresiones no elaboradas. Se carece de
toda elaboración doctrinal sobre estos temas.
El problema de la interpretación auténtica de la ley será objeto de tratamiento infra,
cap. V.
Sobre las definiciones legislativas, y sobre los problemas a que ellas dan lugar, cfr. infra. cap. IV.

| 119
La interpretación de la Lev

legislativo el v o cab lo haya de e n te n d e rse en el significado té cn ico -ju ríd ico o rig i­
n ario. Si las n uevas a ce p cio n e s son luego em p lead as p o r legislación so b rev in ien te,
se recae en el ca so I o en el caso IV.

III. Constancia del uso técnico en el discurso legislativo. C uando en un d ocu m en to


legislativo un vo cab lo a p a re ce en una acep ció n tecn ificad a. no está con solid ad a la
p resu n ció n de que tam b ién en to d o s los o tro s d o cu m e n to s legislativos del m ism o
sistem a el v ocab lo a p arezca en esa m ism a ace p ció n tecn ificad a. En o tra s p alabras,
no está con solid ad a la p resu n ció n de la co n sta n cia term in o ló g ica del legislad or en
la tecn ificació n de los v o cab lo s em p lead os. Se m an ifiesta en o ca sio n e s en d o ctrin a
la ten d en cia a p resu m ir im p lícitam en te la c o n sta n cia term in o ló g ica del legislador,
p ero esta ten d en cia d o ctrin al no ha podido n unca tra d u cirse en p rá c tica aplicativa
porq ue co lision a co n una b arrera co n stitu id a p o r los resu ltad o s in sen sato s que
habrían de atrib u irse a algunos en u n ciad o s legislativos. Por ejem plo, el vocab lo
« p ro sp e tti23*» es tecn ificad o p o r el art. 9 0 0 c .c . co m o sin ó n im o de « v is ta » : «L as
ven tan as u o tras ab ertu ras sob re el fondo del vecin o son... vistas o prospetti. cu and o
p erm iten aso m a rse y m ira r de fren te, ob licu am en te o la te ra lm e n te » : si se p re su ­
m iese la co n stan cia term in o ló g ica del legislador, se d eb ería co n sid e ra r em p lead o
en la acep ció n tecn ificad a — co n c o n se cu e n cia s ab surdas — el m ism o v ocab lo en
el (su ce siv o y en m ateria c o n e x a al cód igo civ il) d e cre to ley [e n ad elan te d.l. |del
17 de en e ro de 1 9 5 0 , n. 13. en que se fijan las p articu larid ad es de las v iviend as
de lujo en base a d iversas ca ra c te rís tica s , una de las cu ales es: « 9 . P ro sp etti [fa ­
ch a d a s]. R ealizadas co n re v e stim ie n to s de m árm o les o piedras n atu rales u o tro s
m ateriales valiosos p or e n cim a del alféizar del p rim e r piso so b re la planta baja o
sob re la últim a p lan ta»24.

IV. Tecnificaciones no unívocas. Es frecuen tísim a en las legislaciones m o d ern as,


la p resen cia de tecn ificacio n es de un vocab lo re sp e ctiv a m e n te d iversas en d iversos
se cto re s d iscip linarios o en relación a in stitu tos d iv erso s d en tro del m ism o se cto r.
P ién sese en un v o cab lo que tien e tecn ifica cio n e s d iversas re sp e ctiv a m e n te en el
cód igo civil y en el có d ig o penal: p o r ejem plo, « p o se sió n » en el có d ig o civil —
art. 1 1 4 0 ss. — es tecn ifica d o c o m o a ce p ció n p o r la cual la p osesión se distingue
co n ce p tu a lm e n te de la ten en cia, m ie n tra s que en el cód igo penal — a rts. 7 0 7 . 7 0 8 ,
7 1 0 , 7 1 1 — la « p o se sió n » es tecn ificad a de m o d o tal que se iden tifica co n c e p tu a l­

23 El vocablo italiano «prospetti» se deja en lengua original dado que no parece haber en
el castellano un término cuya polisemia admita una tecnificación sea como sinónimo
de «vista» (en el caso la correspondencia podría ser «panorama»), sea como sinónimo
de «fachada» (tal como se ve a continuación»).
24 En otras palabras, la presunción de constancia terminológica está irremediablemente
destinada a colisionar contra uno de los más fuertes argumentos interpretativos de
los enunciados legislativos: el argumento apagógico o ab absurdo o de presunción de
razonabilidad del legislador. Sobre este argumento T a r e l l o . 1977b: 98 6 -9 8 7 , e infra.
cap. VIII.

120 |
Los documentos normativos y «su» significado

m en te co n la ten en cia 25. P ién sese en la «fam ilia», que en el libro I del có d ig o civil
es una entidad cu yo s m iem b ro s están relacio n ad o s p o r vín cu lo s de p aren tela o de
afinidad; que d evien e ( o devenía, an tes del fin del in stitu to de la a p a rc e ría ) una
entidad p arcialm en te co n v e n cio n a l en el ca so de la fam ilia ru ral (a r t. 2 1 4 2 c .c .) :
que incluye — a los fines del d e re ch o de h ab itación (a r t. 1 0 2 3 ) — solo a aquellos
m iem b ros de la fam ilia que son co n v iv ie n te s y tam bién a aquellas p erso n as que,
aunque no m iem b ro s de la fam ilia a que refiere el libro I del cód igo, « co n v iv en
con el titu lar del d e re ch o para p re sta r a él o a su fam ilia sus se rv icio s » ; y que en
m u ch as de estas ace p cio n e s, e stá m uy lejos de s e r (e n cu alq u ier posible se n tid o )
aquella «so cied ad n atu ral fundada so b re el m atrim o n io » a la cu al — c o n fo rm e al
art. 2 9 , inc. I o de la C o n stitu ció n — «la R epública re c o n o c e los d e re ch o s» . F re n te
a tecn ificacio n es no u n ív o cas, en o ca sio n e s la d o ctrin a ju ríd ica ha ced id o a la
ten tació n de su stitu ir las te cn ifica cio n e s legislativas co n te cn ifica cio n e s d o c tri­
nales, frecu e n te m e n te relacio n ad as co n c o n ce p tu a liz a cio n e s m ás co m p re n siv a s y
adecuadas p ara fu n cio n a r co n relación a d iv erso s in stitu to s y a d iv erso s se c to re s
d isciplinarios. P or o tro lado, la p rá ctic a ap licativa — la in te rp re ta ció n oficial y
udicial — p o r regla p ro p en d e a la fidelidad a la ley co m o le tra 2fi y tiend e a asu m ir
las te cn ificacio n es de los v o cab lo s solo en la e x te n sió n del in stitu to en p a rticu la r
o del s e c to r en relació n al cu al la ley tecn ifica.
C on clu yen d o, p ued e d e cirse que la ten d en cia g en eral de la p rá ctica ap licati­
va va en el sen tid o de fa v o re ce r las a ce p c io n e s tecn ificad as p o r la ley re s p e cto a
aquellas que los vocab los tien en en el uso o rd in a rio 27, p ero solo en relació n a la
in terp retació n del d o cu m e n to legislativo sin gu lar o de una sin gu lar p a rtició n suya
en que la te cn ificació n se ha v erificad o , y solo en el ám b ito del s e c to r discip linario
en que el d o cu m en to legislativo se e n cu a d ra 28.

Véase, e n g e n eral, N u v o l o n e , 1 9 4 2 .
El discutido es uno de los tantos casos en que la propensión a conceptualizaciones
«interdisciplinarias» se traduce en renuncia a la fidelidad a la ley o al menos a la letra
de la ley. Así, también T r i m a r c h i , 1 9 7 5 : 9 - 1 0 . donde «contexto» está por «instituto o
sector disciplinario».
Así, pero sin la cautela que sigue en el texto, también una saliente tradición doctri­
nal, particularmente civilista: cfr. B e n s a , 1 8 9 7 : 4 5 y ss. («El significado propio de las
palabras es aquél común de la lengua en que la ley está escrita, a menos que el lenguaje
frecuentemente utilizado por el legislador o el usual técnico jurídico atribuyan a una
determinada palabra un sentido propio de índole particular»); D e R u g g i e r o , 1 9 2 9 :
1 2 6 : A l l a r a , 1 9 5 8 : 1 1 0 (se debe «presumir que el legislador se expresa en términos
técnicos evitando aquellos vulgares»); I r t i . 1 9 7 6 : 1 3 7 y ss. («El legislador se muestra
consciente de la especificidad del lenguaje normativo v, así. impone al intérprete preferir
el significado propio de las palabras, o sea. seleccionar el significado técnico y no el vulgar
o profano»). Véase, sin embargo, en sentido parcialmente diverso, L a z z a r o , 1 9 7 9 : 2 6 .
Es ésta la interpretación que la práctica aplicativa ha dado, en nuestra organización
jurídica, al precepto expresado por el enunciado del art. 12 apartado I o disp. prel., se­
gún la cual «en la aplicación de la ley no se puede atribuir a ella otro sentido que aquel

|121
La interpretación de la Ley

En o casio n e s los d o cu m en to s legislativos no solo usan vo cab lo s té cn ico s o te c-


nificados, sino que se p reocu pan tam bién p or definirlos. T en em o s, en tal caso , a las
así llam adas «d efin icio n es legislativas», esto es, en u n ciad o s d efin ito rio s incluidos
en el d iscu rso legislativo. Sin em b arg o , el tra ta m ie n to de la in te rp re ta ció n de las
d efin icion es legislativas c o n c ie rn e a la in te rp re ta ció n de los en u n ciad o s, no de los
vocab los. Puesto que so b re las d efin icion es legislativas se han m an ifestad o en sede
te ó rica m u ch as p o sicio n e s y se han p ro d u cid o debates, y p uesto que e fe ctiv a m e n ­
te dan lugar a p ro b lem as difíciles, a ellas será re se rv a d o un cap ítu lo e sp e cífico 29.
A h o ra es n ecesa rio , sin em b arg o , h a c e r alguna co n sid e ra ció n so b re los m od os en
que el legislador fre cu e n te m e n te p ro ce d e a la fo rm a ció n de vocablos técnicos o
tecnificados com puestos. Ello es así p orq u e a trav és de la fo rm ació n y el m e ro uso
n o rm ativ o de vocab los té cn ico s (o te cn ifica d o s) c o m p u e sto s, el legislador — se
so stien e gen eralm e n te — estab lece una disciplina (o una p arte de la d iscip lin a) de
los fen ó m en o s p o r ellos d en o m in ad o s. De m od o tal que los vocab los co m p u e sto s
que ap a re ce n en el d iscu rso legislativo p lantean, a nivel se m á n tico , v erd ad ero s
p rob lem as de in te rp re ta ció n .
Son vocab los té cn ico s co m p u e sto s las e x p re sio n e s h ech as co n v o cab lo s rela­
cion ad os que, en su co n ju n to , fungen de n o m b res (d e in stitu tos, de su p u esto s de
h ech o , de p artes de su p u estos de h e c h o ) diversos a los singulares vo cab lo s c o m ­
p o n en tes ind ivid u alm en te co n sid e ra d o s. La co m p o sició n de los n o m b res, en el
d iscu rso legislativo co m o en el d iscu rso o rd in ario , sigue h ab itu alm en te esq uem as
difundidos de co n ce p tu a liz a ció n p o r los que, en el c o m p u e sto , un vocab lo d e n o ­
m ina un gén ero y el o tro o los o tro s v o cab lo s designan una diferencia específica.
C o m o en el d iscu rso o rd in ario el co m p u e sto «an im al de c o rra l» es un n om b re de
una clase de en tes circu n scrip ta p o r un n o m b re de g é n e ro (« a n im a l» ) y p o r una
d iferen cia esp ecífica (« d e c o r r a l» ), así en el d iscu rso del legislador el co m p u e sto
«v en ta a satisfacció n del c o m p ra d o r» ' al que refiere el art. 1 5 2 0 c .c . es n om b re
de una clase de en tes (n o rm a tiv o s ), c ircu n scrip ta p o r un n om b re (n o rm a tiv o ) de
g én ero (« v e n ta » ) y p o r una d iferencia esp ecífica (« a satisfacció n del c o m p ra d o r» ).
Se ha o b serv ad o d esd e h a ce tiem p o y en g en eral, que el em p leo p o r p a rte del
legislador de una term in ología co n vocab los co m p u e sto s co n stitu y e una v erd ad era
y propia té cn ica legislativa: e sto así, dado que el uso del v o cab lo co m p u e sto to rn a

evidenciado por el significado propio de las palabras...». El significado «propio» de los


vocablos técnicos jurídicos fue entendido com o el significado técnico-jurídico; el sig­
nificado «propio» de los vocablos del uso ordinario como aquella acepción del vocablo
que el contexto del enunciado legislativo torna preferible; el significado «propio» de
los vocablos tecnificados com o la acepción tecnificada (incluso sucesivamente al
texto ) pero solo en relación al texto singular o a la singular disciplina especialmente en el
caso de tecnificaciones plurales no unívocas. Pero sobre el art. 12 disp. prel., cfr. infra.
N. del T. Se trata de la también llamada venta ad gustum o ad degustationem, regulada
en Italia bajo el vocablo técnico compuesto «vendita con riserva di gradimento».
29 Cfr. infra, cap. IV.

122 |
Los documentos normativos y «su» significado

aplicable al fen ó m en o co n él d en o m in ad o (m á s allá de la discip lina esp ecífica para


ello d isp u esta) tam b ién la disciplina d ictad a p ara el v o cab lo co m p o n e n te que d e­
signa el g én ero . Los vo cab lo s co m p u e sto s form u lad os y u sados p o r el legislador le
re rm ite n legislar e co n ó m ic a m e n te , no rep itien d o p ara el fe n ó m e n o de e sp e cie la
disciplina d ictad a p ara el g é n e ro sino dejándola im plícita: la «v e n ta a satisfacció n
re í co m p ra d o r» está d iscip linad a e sp e cífica m e n te , p e ro a ella se ap lica tam bién
toda la disciplina de la « v e n ta » que no se rep ite y no es o b jeto de e sp e cífico re e n ­
vío. Se tra ta de una té c n ic a legislativa basada en la clasificació n de los in stitu tos
y de los su p u estos de h ech o im p lícitam en te ad op tad a p o r el legislad or y, p o r ello,
en los « c o n c e p to s » del legislad or30.
Una tal técn ica legislativa ha su scitad o p rob lem as que, aunque frecu en tem en te
reb atid o s en sed e de « te o ría de la n o rm a » , son en realidad p rob lem as de in te rp re ­
tación y atien en a la se m á n tica del lenguaje legislativo.
A n te to d o es co n v e n ie n te a c la ra r que la re la ció n e n tre e s p e c ie y g é n e ro
nstituida p o r el d iscu rso legislativo ( y en g en eral p o r to d o d iscu rso n o rm a tiv o )
ritiere de la análoga relación e n tre e sp ecie y g én ero que se instituye en un d iscu rso
rd in ario de c a rá c te r d escrip tiv o , y difiere p o r un a sp e cto esen cial: en el d iscu rso
n orm ativo la relación e n tre e sp e cie y g é n e ro es una relación estab lecid a, o m ejo r
ra n . im puesta, en tan to que en un d iscu rso d e scrip tiv o la análoga relació n es p ro ­
puesta co m o v erd ad era. Bajo co m ú n co n se n so , el legislad or im p on e que la v en ta
. satisfacción del co m p ra d o r sea (d iscip lin ad a c o m o ) u n a v en ta, m ien tras que asi­
m ism o bajo com ú n c o n se n s o quien habla de an im ales no im p o n e en absolu to que
'S anim ales de co rra l sean an im ales, sino que se lim ita a darlo p o r im plícito sob re
_a base de co m u n es a ce p ta cio n e s de c o n c e p to s im plícitos en aquella lengua31. La
. : n secu en cia de ello es que si un in te rlo cu to r m e dijese que una laya es un anim al
r e co rral, estaría legitim ado a resp o n d erle a ) que no c o n o c e la lengua y / o b ) que
rn a laya no es un anim al: m ie n tra s que si el legislad or d ijese — p o r ca so — que
rn a locación vein teñ al es una v en ta, se ría m uy em b a ra z o so d e cir que el legislador
- « c o n o c e la lengua o que una lo ca ció n no es una venta. P o r lo d em ás, m ien tras
ru é sob re la p rem isa — de que los té rm in o s c o m p u e sto s del legislad or sean una
r r r tic u la r té cn ica legislativa — hay a cu e rd o e n tre los ju rista s y los o p e ra d o re s
irid íeo s, so b re la c o n se cu e n cia — de que la relación e sp e cie -g é n e ro su b y acen te
¿ los v o cab lo s co m p u e s to s legislativos sea e s e n cia lm e n te d iv ersa a la análoga
relación su b yacen te a los co m p u e sto s del d iscu rso d e scrip tiv o — no hay a cu e rd o
ren eralizad o en absoluto.
En efecto , algunos ju ristas — que no c a re ce n de in fluen cia in clu so so b re los
:p e ra d o re s de la ap licación — so stien en que los vocab los co m p u esto s que ap arecen

Sobre e sta t é c n i c a cfr. G o r l a , 1 9 4 1 :1 4 8 Y 155-156, G r a s s e t t i , 1938B: 141, I r t i , 1967:


273. I r t i , 1976: 147-150, P u g l i a t t u , 1951B: 222. R a y . 1926: 61.
En otras lenguas puede no haber una expresión correspondiente a «animales de corral»,
y haber algo correspondiente a «aves ponedoras», con área semántica parcialmente
diversa.

123
La interpretación de la Ley

en la ley puedan s e r in terp retad o s co m o si no to rn a se n aplicable a la e sp e cie la


d isciplina del g én ero . La razón de ello ha de b u sca rse en la o m itid a co n sid eració n
de los ca ra c te re s del d iscu rso n o rm ativ o y en una im plícita ap licación a los c o m ­
puestos n o rm ativ o s de esq u em as de razo n am ien to aplicables a los co m p u e sto s
d escrip tiv o s. Me exp lico .
C o n sid erem o s un co m p u e sto en el d iscu rso o rd in ario d escrip tiv o , co m o «an i­
m ales literario s» : la clase de los an im ales literarios incluye caballos alados co m o
Pegaso e H ipogrifo. incluye d rag o n es y u n ico rn io s, y así en ad elan te. A d iferen cia
de cu an to o c u rre co n los «an im ales de c o rra l» , en el ca so de un anim al literario,
p on gam os H ipogrifo, no m e e n c o n tra ría legitim ado a a se v e ra r que él tien e las p ro ­
piedades de los an im ales, p or ejem plo, un p atrim o n io g e n é tico o bien que quien
lo llam a anim al no co n o c e la lengua. En los co m p u e sto s del lenguaje ase rtiv o , la
legitim ación p ara ap licar las propiedades de aquello designado p o r el v ocab lo de
g én ero a aquello d esignado p o r la e x p re sió n co m p u e sta , se rige p o r el p rin cip io de
que tal ap licació n no p ued e a c a rre a r un resu ltad o e rró n e o a la luz de la realidad.
Pues bien, fre cu e n te m e n te afirm an los ju ristas que ta m p o co el c o m p u e sto legis­
lativo debe a c a rre a r la ap licación de la disciplina del fen ó m en o d esignado p o r el
gén ero al designado p o r la exp resió n co m p u esta cu an d o el resu ltad o es « e rró n e o » .
P o r ejem plo, e scrib e I r t i : «P u ed e sin e m b arg o a ca e c e r... que el real co n te n id o de
la disciplina del fen ó m en o esp ecífico resu lte in com p atible co n la relación de gé­
n ero a esp ecie, instituida en la d esig n ació n de aquel. Nos e n c o n tra re m o s e n to n ce s
fren te a un co n flicto e n tre n o m b re té c n ic o y c o n c re ta disciplina del fen ó m en o ,
en el sen tid o de que el n o m b re se p re se n ta rá co m o insensato o erró n eo re s p e cto
al co n ten id o de las n o rm as. Uno e v o ca una disciplina (p re c isa m e n te , aquella del
fen ó m en o g e n é ric o ), que el o tro d e rro ta y co n tra d ic e . C o m p e te rá al juez señ alar el
co n tra ste e n tre n o rm a s y disciplina, p ro ce d ie n d o , d ond e el ca so y la o p ortu n id ad
lo exijan , a la su p resió n del té rm in o e rr ó n e o » 32.
En térm in o s te ó rico s, si es verd ad — tal c o m o g e n e ra lm e n te se co n sid era
— que la form u lació n p o r p a rte del legislador de té rm in o s té cn ico s co m p u e sto s
integra una p a rticu la r té cn ica legislativa, no debe co n sid e ra rse lícito (si se acep ta
el p resu p u esto de la fidelidad a la le y ) su p rim ir sim p lem en te el té rm in o legislativo
porq u e se lo co n sid e ra « e rró n e o » . Si. despu és de haberlos in terp retad o , se revela
un co n tra ste e n tre el en u n ciad o legislativo que co n tie n e el v ocab lo co m p u e sto y
o tro s en u n ciad os legislativos, se d eberá p ro ce d e r a una u lte rio r in te rp re ta ció n , que
podrá s e r e v cn tu a lm cn te ab rogan te re sp e cto a un e n u n ciad o , p ero esta u lte rio r
in terp retació n no d eb erá s e r resu elta en d isfavor del en u n ciad o cu y o significado
n orm ativo se basa en la ad o p ció n p o r p arte del legislador del té rm in o co m p u e sto .
En e fe cto , la d o c trin a del c a rá c te r su prim ible del co m p u e sto e rró n e o está e n tre

32 I r t i , 1976: 148 v s s .

124
Los documentos normativos y «su» significado

aquellas que re co rta n su b re p ticia m e n te m árg en es de d iscre ció n p ara el o p e ra d o r


de la ap licación , a co sta del legislador cu ya d isciplina resu lta así fru stra d a ” .
En térm in o s p rá ctic o s ha de o b se rv a rse sin e m b arg o que en aquellos s e c to re s
disciplinarios en que la d o ctrin a jurídica está m ás avocad a a las co n cep tu alizacio n es
d o gm áticas que p rescin d en del lenguaje legislativo al tiem p o que e je rce alguna
influencia so b re o p e ra d o re s de la ap licación (e n p a rticu la r en el d e re ch o c iv il), la
técn ica legislativa co n siste n te en la form u lación de v o cab lo s té cn ico s co m p u e sto s
resulta o b jetiv am en te débil. En tales s e c to re s d iscip linarios, en la p rá c tica , en el
co n flicto e n tre (la in te rp re ta ció n d e ) un en u n ciad o legislativo que se basa en el
significado n o rm ativ o de un v o cab lo té c n ic o c o m p u e sto y (la in te rp re ta ció n d e )
o tro en u n ciad o legislativo que se vale de o tra té c n ic a n o rm ativ a, e n tre los o p e ra ­
d ores de la ap licación , está d estin ad o a p re v a le c e r el segu nd o.

17. P R O BLEM A S SIN TÁ C TIC O S (O G R A M A T IC A L E S )

En el p ro ce so de atrib u ció n de sign ificad o a un e n u n ciad o n o rm ativ o , la a p re ­


ciación del alcan ce se m á n tico de los vocab los no puede se p a ra rse de la ap reciació n
del m od o en que los v o cab lo s (n o m in a le s ) están e n tre sí c o n e cta d o s d e n tro de la
estru ctu ra global del en u n ciad o .
La ap reciació n de la co n e x ió n e n tre los v o cab lo s en la e stru ctu ra de un en u n ­
ciado n orm ativo, co n e x ió n sin táctica, con lleva la su p eració n de algunos problem as,
uue trad icion alm en te fueron llam ados problem as de la « in terp retació n gram atical».
D esde las p rim era s te o riz a cio n e s m o d ern as de la in te rp re ta ció n es usual d e cir
_ue la in terp retació n g ram atical no es «su ficien te». Ello es ab solu tam en te cie rto en
rl sen tid o de que. así c o m o los vo cab lo s singulares a b stra cto s del en u n ciad o global
'.o tien en un «sig n ificad o » definido ( y p o r ello la in te rp re ta ció n « lite ra l» no es
su ficien te), ta m p o co las co n e x io n e s sin tá ctica s y g ra m a tica le s e n tre los vocab los
r¿Ñtan para d e te rm in a r el significado global del en u n ciad o . P o r lo d em ás, aunque
n su ficien te en este sen tid o , la a p reciació n de las co n e x io n e s sin tá ctica s e n tre
: s vocab los — esto es. la así llam ada in te rp re ta ció n g ram atical — es un m o m e n to
una fase n ecesaria del p ro ce so de atrib u ció n de un significado a los en u n ciad o s
legislativos.
Se dice u sualm ente que el legislador usa en su d iscu rso la sintaxis y la g ram ática
propias de la lengua en que habla, y que los n exo s sin tá ctico s del d iscu rso legis-
^ :vo son aquellos p ropios del lenguaje o rd in ario . Ello es e x a c to : sin em b arg o , ha
ce reco rd a rse que el d iscu rso del legislador es un d iscu rso en función p re ce p tiv a ,

En este sentido, la doctrina de la supresión del compuesto erróneo es similar, y está


también relacionada doctrinalmente, a la del carácter vinculante de la definición legis­
lativa errónea. Sobre ello, cfr. infra, cap. VI.
El problema del compuesto erróneo ha de distinguirse de aquel del presupuesto de
hecho erróneo (cfr. infra, en este cap.) y de aquel del reenvío a institutos no operativos
(infra. en este cap.).

| 12 5
La interpretación de la Ley

n orm ativa: p o r tan to , las am b igü ed ades sin tá ctico -g ra m a tica le s de este d iscu rso se
resu elven en b ase a co n sid e ra cio n e s p rag m áticas, c o m o siem p re su ce d e en el caso
del d iscu rso en función p re ce p tiv a . En o tra s p alabras, frente a las am bigüedades
sin tá ctica s y g ra m a tica le s, el in térp rete no se p regu nta ta n to qué el te x to de ley
quiere d ecir, cu a n to m ás bien qué quiere h acer.
Es p o r ello que no hay reglas de in te rp re ta ció n sin tá c tico -g ra m a tica le s g e n e ­
ralm en te válidas (in clu so g e n e ra lm e n te para una o rg an izació n ju ríd ica dada en
un tiem p o h istó rico d e te rm in a d o ). Se pued en so lam en te fo rm u lar una serie de
ejem p los de am b igü ed ades sin tá ctico -g ra m a tica le s típicas, p ara v e r — siem p re
a m od o de ejem plo — c ó m o se p ro ce d e en la p rá ctica de ap licació n . La p rá ctica
m u estra c ó m o las reglas g ra m a tica le s y sin tá ctica s, aunque fre cu e n te m e n te útiles,
puedan en m u ch o s ca so s no se r d e te rm in a n te s p ara la in te rp re ta ció n .
T ratad o s g en erales so b re las am b igü ed ades s in tá ctico -g ra m a tica le s son p rá c ­
tica m e n te in e x iste n te s: los tratad o s de la in te rp re ta ció n en su totalidad d ed ican a
los p rob lem a de la así llam ada in te rp re ta ció n g ram atical tan solo alu sion es frag­
m en tarias34.

P u n tu a ció n
Las reglas de puntuación en el d iscu rso legislativo están del tod o co m p ren d id as
en las reglas g en erales de la lengua ord in aria e scrita : estas últim as, p o r tan to , deben
se r ten id as en cu e n ta p o r el in té rp re te y so n e fe ctiv a m e n te ten id as en cu e n ta p o r
los ó rg an o s de ap licación .
Alguna am bigüedad n ace en el d iscu rso de la c o m a , dado que esta ta m p o c o en
italiano sigue reglas p recisas, esp e cia lm e n te en el circ u n s c rib ir frases adjetivales.
H a de re co rd a rs e que, c o m o regla g e n e ra lm e n te seguida p o r los o p e rad o re s
de la ap licació n cu an d o no o b sten razo n es de ord en p ra g m á tico , las co m a s que
sep aran adjetivos (o frases a d jetiv ales) y u x ta p u e sto s en serie tien en v alo r de « y »
si el ú ltim o adjetivo (o frase ad jetiv al) de la se rie está p reced id o p o r una « y » y
tien en v alo r de « o » si el ú ltim o ad jetivo (o frase ad jetiv al) está p reced id o p o r una
« o » ( y en este caso tien en v a lo r de « o » débil — e sto es, de « v e l» latino — o bien
de « o » fu erte — e sto es, de « a u t» latino — según sea débil o fu erte la « o » que
p reced e al ú ltim o ad jetiv o ).
E n el caso en que la serie de ad jetivos sep arad o s p o r co m a s no e sté ce rra d a
p o r una « o » o p o r una « y » y el ú ltim o m iem b ro de la serie tam bién esté sep arad o
del p re ce d e n te p o r una c o m a , c o m o regla g en eral la co m a está p o r una « y » : p ero
fren te a esta regla gen eral se dan m u ch ísim as e x ce p c io n e s en que (p o r ra z o n e s de
o rd en p ra g m á tico ) los o p e ra d o re s de la ap licació n p refieren atrib u ir a las co m a s
el v alo r de « o » débil.

34 El tentativo más orgánico, también él limitado a la ejemplificación. es el de Ross, 1965:


117-121.

126 |
Los documentos normativos y «su» significado

E jem plo. Al d.l. del 1 7 de e n e ro de 1 9 5 0 , n. 13 (« D e te rm in a ció n de las c a r a c ­


terísticas de las viv ien d as de lujo a ios e fe cto s del art. 1 3 de la I. 2 de julio de 1 9 4 9 ,
■ 4 0 8 » ) se adjunta una Tabla de las ca ra c te rís tica s en cu y o n. 1 0 se lee: « P u e rta s de
r.ire so a los d ep arta m e n to s:... 2 ) de m ad era tallada, escu lp id a, ta ra ce a d o , d o rad o ».
Según la regla gen eral gram atical, habiendo so lo co m a s se d eberían e n te n d e r co m o
tras tan tas « y » ; en cam b io (p o r ra z o n e s p ra g m á tica s) sie m p re se ha atrib uido a
rita s co m as v alor de « o » débil (a fin de dar alguna co n sisten cia a esta c a ra cte rística
¿ g a l: sien d o p oqu ísim as las p u e rta s de leñ o co n te m p o rá n e a m e n te escu lp id as y
u llad as y taracead as y d o rad as: y un p o co m ás fre cu e n te s — se p a ra d a m e n te — las
ru e rta s talladas, las p u ertas esculpidas, las p u ertas taracead as, las p u ertas d o rad as).
M ás raro es que p o r razo n es p ra g m á tica s se hagan e x c e p c io n e s a las reglas
? r.táctico -g ram atica le s relativas al uso del p un to y co m a . Un ejem plo (fa m o s o )
? dría h ab er e x tra e rs e del d e re ch o in tern acio n al púb lico35. El a rt. 6 de la C arta
Url Tribunal in tern acio n al m ilitar, co n ten id a en el A cu erd o de L o n d res del 8 de
¿¿osto de 1 9 4 5 , d ecía: « C rím e n e s c o n tra la h um anidad: A sab er, el h o m icid io , la
exterm in ació n , red u cció n a la esclavitu d , d e p o rta ció n y o tro s a cto s in h um anos
: m etidos c o n tra la p oblación civil an tes de la g u e rra o d espu és la m ism a: o la
re rs e c u c ió n p o r m o tiv o s p o lítico s, ra cia le s o re lig io so s en e je c u ció n de o en
co n exió n co n cu alq u ier d elito de co m p e te n cia del T rib u n al, co n stitu y a n o no
.n a v u ln eració n de la legislación in tern a del país d ond e se p e rp e tra r o n » 36. Pues
rien , la lectu ra g ra m a tica lm e n te regu lar (a que los ju ristas del co m m o n law están
trad icio n alm en te m u y a ta d o s) habría req u erid o c o n s id e ra r la co n d ició n (d e que
e[ acto crim in al d ebiese h ab erse c o m e tid o en c o n e x ió n co n uno de los d elitos p o r
'.os cu ales e ra co m p e te n te el T rib u n al) c o m o co n d icio n a n te solo de los crím e n e s
m en cio n ad o s d espu és del p un to y c o m a : m u ch os in té rp re te s, en cam b io , querían
eer el en u n ciad o co m o si en lugar del p un to y co m a h ubiese habido solo una
com a y co n sid e ra r a la co n d ició n c o m o co n d icio n a n te tam b ién de los crím e n e s
-¡e n d o n a d o s en p rim e r lugar, d elan te del p u n to y co m a . P ara la h istoria, la s e ­
cunda lectu ra logró im p o n e rse solo a trav és de in te rp re ta ció n a u té n tica luego del
P roto colo de Berlín del 6 de o ctu b re de 1 9 4 5 , cu y o ú n ico c o n te n id o co n siste en
in stitu ir el reco rd ad o p un to y co m a p o r una sim ple co m a .

P ro n o m b re s re la tiv o s, d e m o s tr a tiv o s y p o se siv o s

C o m o en el d iscu rso d escrip tiv o , así tam b ién en el p re ce p tiv o ( y en p a rticu la r


en el legislativo) los p ro n o m b re s relativos, d e m o stra tiv o s y p osesivos dan lugar a

El ejemplo es tomado de Ross, 1 9 6 5 :1 2 0 .


El texto original inglés decía: «Crimes Against Humanity: namely, murder, extermina­
tion, enslavement, deportation and other inhumane acts committed against any civilian
population before or during the war. or persecutions on political, racial, or religious
grounds in execution of or in connection with any crime within the jurisdiction of
the Tribunal, whether or not in violation of the domestic law of the country where
perpetrated».

| 127
La interpretación de la Ley

am b igü ed ad es: en e fe cto , « q u e » , «el cu al», « su » , «lo m ism o » , «el m ism o » p ued en
referirse a d iv erso s v o cab lo s p re ce d e n te s en el en u n ciad o .
Aquí muy fre cu e n te m e n te la puntuación no ayuda, y no hay reglas g ram aticales
gen era lm en te seguidas p o r los o p e ra d o re s de la ap licació n de la ley. En esto s caso s,
en el p ro ce so de atrib u ció n de significado a los e n u n ciad o s, el co n d icio n a m ie n to
sin tá ctico -g ra m a tica l es p rá c tica m e n te in e x iste n te , y el sign ificad o es atrib uido en
base a co n d icio n a m ie n to s p rag m ático s.
P ero fre cu e n te m e n te , en ca so de p ro n o m b re s am biguos, las in te rp re ta cio n e s
de en u n ciad os legislativos y las a p licacio n es de la ley están en co n flicto y no se
m an ifiesta una d u rad era su p eració n de las am b igü ed ades en la p rá c tic a 37.

A d jetiv o s y f r a s e s a d je tiv a le s o re la tiv a s


O cu rre co n frecu en cia que, desde un punto de vista g ram atical y sin tá ctico , las
frases ad jetivales, c o m o los ad jetivos, p u ed an re la cio n a rse co n d iv erso s v o cab lo s
p rin cip ales o frases p rin cip ales p re ce d e n te s: en e sto s ca so s e sta m o s fre n te a a m ­
bigüedades gram aticales. Aquí la regla es que la relación ha de h acerse con el último
vocablo principal o la última expresión principal (esto es, el vocablo o la expresión más
cercan a al adjetivo o a la frase adjetival) que co n cu erd e según el género y el núm ero
con el adjetivo o con los vocablos en lugar de adjetivo en la frase adjetival en cuestión.
Por lo dem ás, esta regla no es seguida en aquellos casos en que, por razon es p rag ­
m áticas, el in térp rete no p uede d e te n e rse en el m ás c e rc a n o v ocab lo o e xp resió n
prin cip al y debe re m o n ta rse m ás allá de ellos. Muy fre cu e n te m e n te o c u rre — y si
los en u n ciad o s legislativos e stu v iesen siem p re bien form u lad os d eb ería siem p re
o c u rrir — que la p u n tu ació n indica que la relació n ha de b u scarse m ás lejos.
Ejem plo. El art. 6 0 8 . ap artad o I o c.p . d ice: «El fu n cion ario público, que so m ete
a m ed id as de rigor no co n se n tid a s p o r la ley a una p e rso n a arre sta d a o d eten id a de
quien él ten ga la cu sto d ia, incluso te m p o rá n ea , o que sea a él con fiad a en ejecu ció n
de una m edida de la autoridad co m p e te n te es penad o con reclusión de hasta trein ta
m eses». D esde un punto de v ista m e ra m e n te g ra m a tica l, la frase adjetival « o que
sea a él confiada en e je cu ció n de una m edida de la au toridad c o m p e te n te » podría
referirse tan to a la « p e rso n a » cu a n to a la « cu s to d ia » ; y la regla gen eral induciría
a p referir la co n co rd a n cia co n « cu sto d ia » que es m ás c e rc a n a y p re ce d e in m ed ia­
tam en te. La le ctu ra p ra ctica d a es en cam b io aquella p o r la cual la frase adjetival
c o n cu e rd a co n « p e rso n a » , y ello no p o r ra z o n e s g ra m a tica le s sino p rag m áticas. La
lectu ra p ra ctica d a es m o d e ra d a m e n te sugerida p o r la p u n tu ación (p o r lo que sería
favorita la o tra le ctu ra si fu ese abolida la co m a e n tre « te m p o rá n e a » y « o q u e » ).

37 Un ejemplo más bien conocido (porque ilustrado por la literatura) en el derecho in­
ternacional es el constituido por la expresión «same obligation» (la misma obligación)
en el art. 3 6 , sección 2 del Estatuto de la Corte internacional de Justicia. Cfr. K e l s e n ,
1 9 5 0 : 5 2 6 , Ross, 1 9 6 5 : 1 2 0 .

128 |
Los documentos normativos y «su» significado

E x p r e s io n e s co n d ic io n a le s , clá u s u la s de m o d ific a c ió n o de e x c e p c ió n

O cu rre frecuen tem ente que, desde un punto de vista gram atical y sin táctico, las
expresiones condicionales, las clausulas de m odificación y de excep ción relativas a una
expresión que le precede, dan lugar a una típica ambigüedad que con ciern e a su relación
; n la frase principal. Son los casos en los cuales puede asum ir valor determ inante,
en sede de atribución de significado al enunciado en su totalidad, la puntuación (q u e
pe r lo d em ás no siem p re es funcional a la finalidad p recep tiv a del en u n cia d o ).
E jem plo. El art. 1 7 2 , a p artad o 7 o c.p . d ice: «L a e x tin ció n de las p en as no
:i/ene lugar, si se trata de rein cid en tes, en los caso s p rev isto s p o r los ap artad o s
art. 9 9 , o de d elin cu en tes habituales, p rofesion ales o p o r te n d e n cia ...» . Aquí la
rsrru ctu ra del en u n ciad o no aclararía, si no ayu dase la p u n tu ació n , si la frase «en
io s ca so s p rev isto s p o r los a p artad o s del art. 9 9 » lim ita la e x te n sió n de la e x c e p -
::o n co n stitu id a p or los reincidentes (e s decir: «si se trata de aquellos reincidentes
ju e están com prendidos en los apartados del art. 9 9 ). o constituye uno de los casos
de excep ción , esto es: « a ) si se trata de reincidentes: b ) en los casos previstos p o r los
apartados del art. 9 9 : c ) en los casos de los delincuentes habituales: d ) en los casos de
delincuentes profesionales; e ) en los casos de los delincuentes p o r ten d encia»38.
En este caso, la prim era lectura — que es aquella acostum brada y p racticada — es
--¿ e rid a (d esd e el p un to de vista sin tá c tico -g ra m a tic a l) solo p o r la p u n tu ació n
. p recisam en te, p o r la co m a que se co lo ca e n tre « n o tien e lu gar» y «si se tra ta » .
Si los térm in o s que p re ce d e n a la frase relativa o ad jetival e stán e n tre ellos
a p a ra d o s de m od o que tien en g ra m a tica lm e n te v alo r d iv erso uno del o tro , la fra-
>e relativa o adjetival se refiere a to d o s los m iem b ro s que siguen a la sep aració n
gram atical m ás acen tu ad a. «O » m arca una se p a ra ció n m ás acen tu ad a re s p e cto a
«y» y a « c o m o tam b ién »: m ien tras que e n tre « c o m o tam b ién » e « y » no hay una
diferencia de valor, dado que la p rim e ra de las dos co n ju n cio n e s es su stituida p or
a segu nd a p o r razo n es m e ra m e n te estilísticas.

18. PRO BLEM A S PA R A LÓ G ICO S

Dos clases de frases, que a p a re ce n fre cu e n te m e n te en los en u n ciad o s legís­


i m o s y que en o casio n e s se id en tifican co n los en u n ciad o s m ism o s, plantean

No consideramos aquí el posible empleo del argumento así llamado «económ ico» o de
la «no redundancia» (sobre el cual, infra, cap. VIII. donde el argumento económico será
objeto de tratamiento como el décimo de los quince argumentos interpretativos típicos
empleados en el decidir, motivar y persuadir relativamente en la interpretación).
Los «casos previstos por los apartados del art. 99» sería - de conformidad con el argumento
económico - una frase redundante, porque se trata de casos de reincidencia calificada.
Por lo demás, el argumento de la no redundancia sería poco persuasivo en este caso,
porque de todos modos, los «casos» de los «delincuentes habituales», es decir, la frase
siguiente, es también ella redundante desde que la declaración de delincuencia habitual
presupone un caso de reincidencia calificada.

129
La interpretación de la Ley

p articu lares p rob lem as de in te rp re ta ció n que en o ca sio n e s en los viejos tra ta d o s
eran co n sid erad o s p rob lem as « ló g ico s» ( y e ra n re co n d u cid o s a la así llam ada « in ­
te rp re ta ció n ló g ica » ) y que n o so tro s llam arem o s p rob lem as p araló g ico s, ya que
p ro p iam en te hablando no so n p rob lem as lógicos.
Esas dos clases son la de las frases atributivas absolutas y la de las en um eraciones.

F ra s e s A trib u tiv a s A b so lu ta s
Son frases a trib u tiv a s ab so lu tas aq uellas que atrib u y e n u n a cu alid ad , un
d erech o , un p od er, una ob ligación, en sum a una posición ju ríd ica en g en eral, sin
e sp e cifica r si la atrib u ció n es a título exclu siv o o si es a título inclusivo. Me exp lico .
C on sid erem o s los sigu ien tes en u n ciad o s del d iscu rso o rd in ario en fu n ción
d escrip tiva:
«El p e rro tien e co la »
«E l m arsupial tien e m arsu p io »
«E l m arsup ial se c a ra c te riz a p o r la co la y el m arsu p io ».
El in térp rete , que tien e p rá ctica co n los p e rro s y los m arsup iales, y que se
e n cu e n tra no solo fren te al e n u n ciad o sino tam bién al m undo que el en u n ciad o
d escrib e, in terp re ta rá el en u n ciad o a ) c o m o e x p re siv o de la n o ció n de que « (t a m ­
b ién ) el p e rro (c o m o o tro s an im a le s) tien e co la (m á s allá de te n e r o tra s p artes,
p o r ejem plo dos ojos y dos o re ja s )» . In te rp re ta rá el en u n ciad o b ) c o m o e x p re siv o
de la n oció n de que « (s o lo ) el m arsup ial (a d iferen cia de los o tro s an im a le s) tien e
m arsu p io». In te rp re ta rá en fin el en u n ciad o c ) c o m o exp resiv o de la n o ció n de que
el m arsupial tien e (ju n to a o tro s an im a le s) cola y (a d iferen cia de o tro s an im ales
c o m o ú n ico elem en to d istin tiv o ) el m arsu p io ».
R esp ecto a la in te rp re ta ció n de en u n ciad o s del d iscu rso o rd in ario en función
d escrip tiv a, el in té rp re te del d iscu rso legislativo (q u e tien e fu n ción n o rm a tiv a )
se e n cu e n tra en una p o sició n n o tab lem en te d esv en tajo sa. No se tra ta de que este
ú ltim o in té rp re te no ten g a c o n o cim ie n to del m u n do c o m o el p rim ero , sino de que
el co n o cim ie n to del m undo le sirve de m u ch o m en o s. C o n sid e re m o s los sigu ien tes
en u n ciad os:
a) «E l C on sejo n acional de e co n o m ía y del trabajo | C N ET ].... tien e iniciativa
legislativa...» (a r t. 9 9 C o n s t.).
b) «E l m in isterio público e je rce la a cció n civil en los ca so s estab lecid o s p o r la
ley » (a r t. 6 9 c .p .c .).
c) «El s e c re ta rio labra acta de la audiencia o ra l» (a r t. 1 3 0 c .p .c .).
d) «L a legitim ación atrib uye a aquel n acid o fuera del m atrim o n io la cu alidad de
hijo legítim o » (a r t. 2 8 0 c .c .) .
P ues bien, fren te a en u n ciad o s legislativos se m ejan tes el co n o c im ie n to del
m u n do sirve de p o c o al in té rp re te , p orq ue ob v iam en te, esto s en u n ciad o s no d es­
criben en ab solu to, sino que instituyen los e n tes de los que hablan. Es el d iscu rso
de la ley, y en p a rticu la r so n aquellos en u n ciad o s a que se tra ta de atrib u ir un
significado, los que in stitu y en el C N E T y le atrib uyen la iniciativa legislativa, los
que in stitu yen el m in isterio público p rovisto de a c ció n civil, los que instituyen

130 |
Los documentos normativos y «su» significado

el c a rá c te r de se c re ta rio atrib u yén d ole la re d a cció n del a cta de la au diencia, los


que in stitu yen la legitim ación c o m o atrib u tiva de la cualidad de legítim o al hijo
nacido fuera del m atrim o n io : de m od o tal que no es o b serv an d o un m u n do e x ­
tern o a los en u n ciad o s (c o m o o b serv an d o a los p e rro s, a los m arsu p iales y a o tro s
an im ales) que el in té rp re te p o d rá re so lv e r aquellas dudas que la fo rm u lació n de
los en u n ciad o s le su scita n e ce sa ria m e n te . Y p re cisa m e n te : el C N E T tien e (¿so lo
él?, ¿él ju n to a o tro s ó rg a n o s?) la iniciativa legislativa (¿ y tam b ién o tra s atrib u ­
cio n e s?); el m in isterio público e je rce (¿p u e d e e je rce r?, ¿d ebe e je r c e r? ) la a cció n
civil en los ca so s estab lecid o s p o r la ley (¿so lo en eso s caso s?, ¿tam b ién en o tro s
ca so s?); el s e c re ta rio labra a cta (¿d e b e lab rar acta?, ¿puede lab rar acta?, ¿h ace algo
m ás ad em ás de lab rar a c ta ? ) de la au diencia o ral (¿ y o tra s a c ta s ? ); la legitim ación
(¿so lo ella?, ¿tam bién ella?, ¿ju n to a o tro s p ro ced im ien to s?, ¿es posible o en algún
caso d eb id a?) atrib uye (¿tam b ién a quien no q u ie re ?) la cualidad de hijo legítim o.
Alguna o b serv ació n so b re el m u n do e x te rn o se rá p o r c ie rto p ro v e ch o sa p ara los
en u n ciad os bajo in te rp re ta ció n , y se tra ta rá I) de o b se rv a cio n e s relativas a la p re ­
sen cia de o tro s en u n ciad o s legislativos p e rte n e c ie n te s al m ism o sistem a y II) de
ob serv acio n es relativas a la p re ce d e n te in terp retació n de o tro s — en p articu lar p o r
parte de los órg an o s de ap licació n — de los en u n ciad o s bajo in te rp re ta ció n . P ero
las o b se rv a cio n e s in dicadas en segu n d o té rm in o en o ca sio n e s no serán posibles,
co m o p o r ejem plo en el ca so de las p rim e ra s in te rp re ta cio n e s de en u n ciad o s n u e­
vos, al tiem p o que las o b se rv a cio n e s ind icad as en p rim e r té rm in o m u ch as v e ce s
no ayu dan y, en cu alq u ier ca s o , co n cie rn e n a p rob lem as de los p ro ce so s in te rp re ­
tativos (lo s p rob lem as relativos a la co m b in ació n de en u n ciad o s n o rm a tiv o s) que
son u lterio res re sp e cto a la p rim era fase de a trib u ció n de significado a un singular
en un ciado. P ero el p rob lem a que a ctu alm en te quisiera p lan tear es: ¿existen , a nivel
de p rim era fase de atrib u ció n de significado a en u n ciad o s legislativos sin gu lares,
crite rio s g en eralizad o s p ara la solu ción de las dudas in te rp re ta tiv a s g en erad as p or
las frases atrib u tivas ab solutas?
Es evid en te que no hay reglas g en eralizad as a nivel de reglas g ram aticales:
esto así. d ado que d esd e el p u n to de vista g ram atical las frases en cu e stió n son
am biguas y g en era d o ra s de dudas.
Es igualm ente evid en te que no hay reglas «ló g icas», co m o co n sid erab an viejos
tratad istas, dado que reglas de in feren cia lógica p u ed en c o n c e rn ir a p ro p o sicio n e s
n orm ativas (e sto es, los resu ltados de la in te rp re ta ció n de los e n u n cia d o s) y no
pueden c o n c e rn ir a los p ro ce so s de atrib u ció n de sign ificad o a en u n ciad o s ni,
m u ch o m en os, a p artes de en u n ciad o s.
Es p o r tan to ev id en te que, si hay reglas gen eralizad as, ellas e stán en el nivel de
las co n cep tu alizacio n e s g e n e ra lm e n te ad op tad as en el ám b ito de la actu al cu ltu ra
ju ríd ica y en relació n co n n u estra o rg an izació n ju ríd ica.
A lgunas reglas g en eralizadas de e sta n atu raleza pued en e fe ctiv a m e n te fo rm u ­
larse. Y p recisam e n te las siguientes.
1) P rim era regla. La atrib u ció n a un sujeto ju ríd ico cu alificad o de un d e re ch o o
d eb er o p o d er re sp e cto a un a cto ju ríd ico , o bien la atrib u ció n a él de una cualidad,

| 131
La interpretación de la Ley

no cxclu y e que la m ism a figura subjetiva o la m ism a cualidad sea p o r el d e re ch o


atrib uida (in clu so im p lícitam en te, incluso a través de la an alo g ía) a o tro s su jeto s
cualificados, a m en os que a ello obste la natu raleza exclu siva del ob jeto del d erech o
o del co n ten id o del d eb er o p o d e r o bien la n atu raleza exclu siva de la cualidad.
N atu ralm en te puede d arse que luego a ningún o tro su jeto cu alificad o le sea p o r
el d erech o atrib uida — ni siquiera im p lícitam en te — esa figura subjetiva en ord en
a\ a cto o esa cu alid ad , p e ro ello no su ced e en v irtu d de la n o rm a e x p re sa d a por
el en u n ciad o en cu e stió n , ni p uede s e r arg u m en tad o solo a p a rtir de la form a del
en u n c ia d o e n cu e s tió n .
A sí se leerá el e n u n c ia d o a ) c o m o e x p re s a n d o q u e « (t a m b ié n ) el C N E T tien e el
p o d e r d e iniciativa legislativa (ju n to co n los m ie m b ro s sin g u la res d el P arlam en to ,
con el G ob iern o, e tc .) » ; se leerá el en u n ciad o b ) co m o e x p re sa n d o q u e « (t a m b ié n )
el M.P. e je rce la a cció n civil en los casos estab lecid o s p o r la ley »; m ien tras se leerá
el en u n ciad o c ) c o m o e x p re sa n d o que «el s e c re ta rio (v solo é l) labra el a cta de
la au d ien cia» p orq ue, p o r su n atu raleza, lab rar tal a cta es en n u e stro d e re ch o una
actividad exclu siva y no puede co n sid e ra rse co m p artid a con o tro s d iversos sujetos.
2 ) S egun d a regla. La in d icación de un p ro ce d im ie n to p ara la co n stitu ció n de
un estatus im plica que, a falta de o tra in d icación de ley que d ebe se r e x p re sa , ese
estatus no puede co n stitu irse de o tro m od o; y p uede arg u m e n ta rse a p a rtir del
en un ciado en cu estió n (c o n el arg u m en to a contrario)-’9 p ara e x clu ir que o tro en u n ­
ciad o legislativo am biguo sea in te rp re ta d o en el sen tid o de p o d e r co n stitu irse ese
estatus sin d ich o p ro ced im ien to . Así el en u n ciad o d ) se leerá co m o e x p re san d o que
«la legitim ación ( y solo ella) atrib uye a aquel que ha n acid o fuera del m atrim o n io
la cualidad de hijo legítim o».
3 ) Tercera regla. C uando hay un reen v ío a la ley p ara la d e te rm in a ció n de
los ca so s en que un su jeto e je rce un p o d e r o llev a a ca b o un a c to ju ríd ic o o una
a c tiv id a d -fu n c ió n , se e n tie n d e q u e solo en los c a s o s p re v is to s p o r la ley el
su je to p u ed e (o . si así d isp o n e la ley, d e b e ) e je r c e r el p o d e r o lle v a r a c a b o el
a c to ju ríd ico o la a ctiv id a d . Así el e n u n cia d o b ) se le e rá c o m o e x p re s a n d o que
«el m in iste rio p ú b lico e je r c e la a c c ió n civ il (s o lo ) en los c a s o s in d ica d o s p o r
la le y » , y no ta m b ié n en los o tr o s c a s o s en que fu era d e to d a p re v isió n de ley
él identifique un in terés público.
Ésta últim a regla de in terp retació n , aunque consolidada en la p ráctica aplicativa
h o d iern a y aunque g en e ra lm e n te acre d ita d a p o r la d o ctrin a co n m iras a tod os
los en u n ciad o s legislativos así form u lad os, fue e sp o rá d ica m e n te o b jeto de critic a
(sie m p re , sin em b arg o , re ch a z a d a ) arg u m en tán d o se desde alguna co n fig u ració n
d ogm ática co n stru id a p o r el sujeto titu lar. Así, p o r ejem plo, en el caso co n sid erad o
del art. 6 9 c .p .c ., en o ca sio n e s se ha p reten d id o e x te n d e r la legitim ación del M.P.
para e je rc e r la a cció n civil m ás allá de las p rev isio n es e x p re sa s de la ley, en m ateria

Sobre el argumento a contrario cfr. T a r e i . l o , 1977b e infra. cap. VIII.


Los documentos normativos y «su» significado

de status41' y en m ateria de d eclarato ria de nulidad de so cie d a d e s41: p e ro tan to la


d octrin a cu an to la ju risp ru d en cia han rech azad o esos te n tativ o s42.
4) E n tre las frases atrib utivas absolu tas se in clu yen tam bién algunas frases
(en u n ciad o s co m p le to s o in ciso s in co m p le to s) que e stab lecen las así llam adas
reservas de co m petencia, e n tre las que p rim a la re se rv a de algunas reg u lacio n es,
identificadas p o r su co n ten id o , al P arlam en to , esto es. la reserva de ley. No d ebem os
o cu p arn o s en térm in o s g en erales del in stitu to de la re se rv a de c o m p e te n cia ni del
instituto de la re se rv a de ley, en esta sed e, p e ro d eb em o s o cu p a rn o s de las frases
con que en los en u n ciad o s legislativos ( y p a rticu la rm e n te en la C o n stitu c ió n ) se
realizan tales reserv as. E sto es así dado que, co m o es sabido, puede id en tificarse una
clara regla g en eralizada para la atrib u ció n de sign ificad o, al m en o s en una p rim era
fase del p ro ce so de in te rp re ta ció n , a los en u n ciad o s o seg m en to s de en u n ciad o s en
que se exp resan las reserv as de co m p e te n cia , y en p articu lar m od o la reserv a de ley.
P or lo cual:
Cuarta regla. En cu alq u ier lugar en que se e n cu e n tre la e x p re sió n de una
reserv a de co m p e te n cia n o rm ativ a, y en p a rticu la r m o d o de una re se rv a de ley,
tal exp resió n ha de in te rp re ta rse c o m o exclu siva (im p lican d o la palabra « so lo »
delante de «la ley» o delan te de la palab ra que cu alifica la in terv en ció n de la ley,
co m o «ám b ito », « c a s o s » , « lím ite s» ).
En la C o n stitu ció n e n co n tra m o s v ariad as e x p re sio n e s de re se rv a de ley. C o n ­
sid éren se las sigu ien tes.
A rt. 10. ap artad o 2 o: «L a co n d ició n ju ríd ica del e x tra n je ro es regulada p o r la
ley en co n fo rm id ad con las n o rm a s y los tra ta d o s in te rn a cio n a le s» (p o r tan to : es
regulada solo p o r la ley, y no p o r las o tra s re g u la cio n e s).
A rt. 1 3 , ap artad o 2 ° : «N o se ad m ite form a alguna de d eten ció n , de in sp ecció n ,
de req u isa p erso n a l, ni cu alq u ier o tra re s tric c ió n a la libertad p erso n al, sin o...
en los solos c a so s y m o d o s p re v isto s p o r la ley » (aq u í la fo rm u lació n incluye
ya exp lícitam en te la palabra «solos»; así, en el a p artad o 3 o del m ism o artícu lo
la exclusividad es exp lícita: «en caso s e x ce p cio n a le s y de n ecesid ad y u rgen cia,
indicados taxativam ente p o r la le y ...» ).

En doctrina CICU, 1 9 6 9 :9 0 , Stella R ichter & SGROI, 1 9 5 8 :9 9 (argumentando sobre


la fórmula genérica del art. 73, apartado 2 o ord. Jud.). En jurisprudencia Cas. 29 de
octubre de 1963, n. 288. en Foro it., 1 9 6 4 ,1 ,2 6 0 ; Cas. 7 de marzo de 1970, n. 690. ibid.,
1970,1, 1977.
Trib. Milano. 18 de julio de 1977, en Giur. Comm., 1978.
En general, sobre la cuestión de que el ministerio público ejerce la acción civil solo
en los casos establecidos expresamente por la ley, C a l a m a n d r e i , 1942 ahora en C a -
l a m a n d r e i & C a p p e l l e t t i , 1970: 580 y ss.: A n d r i o l i , 1 9 5 4 :1 9 6 , R e d e n t i , 1 9 57:86.
S at t a , 1959: 69, S e g n i , 1953: 283, sub. art. 2907, V e l l a n i . 1970: 129 y ss.
En relación a los tentativos mencionados. B o r g i o l i . 1977, C o l e s a n t i . 1978, D e l
G r o s s o , 1964. L u z z a t t o , 1968, O n d e i , 1967: en jurisprudencia. Cas. 23 de octubre
de 1971 n. 2983. en Foro it.. 1 9 7 2 .1. 659.

133
La interpretación de la Ley

A rt. 15, ap artad o 2 o: «L a lim itación de ellas Ide la libertad y s e c re to de la


co rre sp o n d e n c ia ] p uede s e r so lam en te p o r a cto m otivad o de au toridad judicial
co n las garan tías estab lecid as p o r la ley» (p o r ta n to : solam ente co n las g aran tías
que la ley, y solo la ley, e sta b le c e ).
A rt. 16, ap artad o 2 o: «T o d o ciu d ad an o es libre de salir del te rrito rio de la
R epública y de rein g resar, salvo las o b lig acio n es de ley » (p o r ta n to : salvo las obli­
g acio n es que solo la ley im p o n e ).
A rt. 2 1 . ap artad o 5 o: «L a ley puede estab lecer, co n n o rm as de c a rá c te r gen eral,
que se pongan de m an ifiesto los m ed ios de fin an ciam ien to de la prensa p e rió d ica »
(p o r tan to: solo la ley puede estab lecerlo , y solo co n n o rm a s de c a rá c te r g e n e ra l).
A rt. 3 2 , ap artad o 2 o: «N adie puede s e r obligado a un d eterm in ad o tra ta m ie n to
san itario sino p o r d isp osición de la ley...» (p o r tan to: solo en los caso s e sp e cífica ­
m en te in d icad os p o r la le y ).
A rt. 4 0 : «El d e re ch o de huelga se e je rce en el ám b ito de las leyes que lo regu ­
lan» (p o r tan to : se e je rce en el ám b ito de las solas ley es).
A rt. 4 2 . ap artad o 3 o: « L a p rop ied ad privada puede ser. en los caso s previstos
p o r la ley y asegurada la indem nización, expropiada p o r m otivos de interés gen eral»
(p o r tan to : solo en los ca so s p rev isto s p o r la le y ).
Y así en ad elan te. N atu ralm en te to d o s esto s en u n ciad o s, y o tro s análogos, dan
lugar a p rob lem as u lterio res re sp e cto a los atin en tes a la exclu siv id ad de la fó rm u ­
la de reserv a: p e ro p o r ah ora nos o cu p a m o s solo de e sto s ú ltim os, en relació n al
p rob lem a de las frases atrib u tivas absolutas.
Y p asam os al segu nd o g ru p o de e x p re sio n e s que dan lugar a los p rob lem as
que h em o s d en o m in ad o p araló g ico s.

L as e n u m e ra c io n e s en la ley
Es m uy fre cu e n te e n c o n tra r en el d iscu rso legislativo e n u m e ra c io n e s. En
o casio n es las e n u m e ra cio n e s legislativas son ev id en tes, en cu a n to la letra de la
ley p ro ced e en u m e ra n d o , co m o p o r ejem plo en el a rt. 4 6 3 c .c „ en que se e n u m e ­
ran de 1 a 6 los caso s de exclu sió n de la su cesió n p o r indignidad4-'. En o ca sio n e s
las en u m e ra cio n e s legislativas son m en o s evid en tes p o r cu an to no se p resen tan
co n e n u m eració n , co m o p o r ejem plo en el art. 8 2 2 que h ace una e n u m e ra ció n de
los bien es que form an p arte del dom in io público: p ero incluso en e ste ca s o son
fácilm en te reco n o cib le s.
D iversa p ued e s e r la n atu raleza de las e n u m e ra cio n e s. A títu lo de ejem plo
co n sid eram o s:

4J En algún caso el elenco explícito no se vale, en las leyes italianas, de números, sino de
letras del alfabeto ( « a ) ...; b ) ...; c ) ...;»). Sin embargo, no siempre el uso de las letras
del alfabeto, en la legislación italiana, sirve para enumerar: en ocasiones tiene otras
funciones: el intérprete debe en cada ocasión decidir (y ello frecuentemente sucede
en base a consideraciones dogmáticas) sí se trata de elencos o de otra cosa.

134 |
Los documentos normativos y «su» significado

I) Pued en e n u m e ra rse caso s en que un in stituto e n cu e n tra ap licació n . Así p or


ejem plo, el art. 1 2 0 3 c .c . e n u m era caso s en los que la su b ro g ació n del te rc e r
pagador en los d e re ch o s del a c re e d o r se p ro d u ce de d e re c h o 44.
II) Pueden en u m erarse caso s en que un instituto no e n cu e n tra aplicación. Así, p or
ejem plo, el art. 7 5 , ap artad o 2 ° C on st. en u m e ra caso s en que no está ad m itid o
el referén d u m p op u lar a b ro g ativ o 45.
III) Pued en en u m e ra rse los req u isitos p ara la e x iste n cia de un a cto ju ríd ico típ ico :
y, en este caso , nos e n c o n tra re m o s fren te a una e sp e cie p a rticu la r de d efin i­
ción legislativa llam ada « p o r e n u m e ra ció n de las c a ra c te rís tic a s » 46. Así, p o r
ejem plo, el art. 1 3 2 , a p artad o 2 ° c.p .c . e n u m era los req u isitos e sen ciales de
la sen ten cia civil47.
IV ) Pued en en u m e ra rse las co n d icio n e s an te las cu ales un h ech o es id ón eo para
p ro d u cir una co n se cu e n cia ju ríd ica. Así el a rt. 1 2 1 2 , ap artad o I o c .c . en u m era
las co n d icio n es ante las cu ales, en caso de m ora del a cre e d o r, a la co n sig n ació n
de co sa s m uebles h ech a p o r el d eu d o r le sigue el e fe cto lib e ra to rio 48.

Art. 1203 c.c.: «Subrogación legal. La subrogación tiene lugar de derecho en los siguien­
tes casos: 1) en favor de quien, siendo acreedor, incluso si quirografario, paga a otro
acreedor que tiene derecho de preferencia en razón de sus privilegios, de su prenda, de
sus hipotecas. 2 ) En favor del adquirente de un inmueble que. hasta la concurrencia del
precio de adquisición, paga a uno o más acreedores en favor de los cuales el inmueble
está hipotecado. 3 ) En favor de aquél que, estando obligado por otros o con otros al
pago de una deuda, tenía interés de satisfacerla. 4 ) En favor del heredero con beneficio
de inventario, que paga con dinero propio las deudas hereditarias. 5 ) En los otros casos
establecidos por la ley».
Art. 75. apartado 2 o, Const.: «No se admite el referendum para las leyes tributarias y
l e presupuesto, de amnistía y de indulto, de autorización a ratificar tratados interna­
cionales».
Sobre estas definiciones cfr. infra, cap. IV, n. 32.
Art. 132, apartado 2 o, c.p.c.: «Ella debe contener: 1) la indicación del juez que la ha
pronunciado: 2 ) la indicación de las partes y de sus defensores: 3 ) las conclusiones del
ministerio público y las de las partes: 4 ) la concisa exposición del desarrollo del proceso
> de los motivos de hecho y de derecho de la decisión: 5 ) la parte dispositiva, la fecha
de la deliberación y la firma del juez».
Art. 1212, apartado 1° c.c.: «Requisitos de la consignación. Para la validez de la con-
- gnación es necesario: 1) que haya sido precedida de una intimación notificada al
.-creedor y que contenga la indicación del día, la hora y el lugar en que la cosa ofrecida
~^rá depositada; 2 ) que el deudor haya consignado la cosa, con los intereses y los frutos
cébidos hasta el día de la oferta, en el lugar indicado por la ley o, a falta de él, por el
jez: 3 ) que el oficial público redacte un acta de que resulte la naturaleza de las cosas
írecidas, el rechazo de recibirlas por parte del acreedor o su falta de comparecencia
■. por último, el hecho de la consignación; 4 ) que, en caso de no comparecencia del
; creedor, el acta del consignación le sea notificada con la invitación a retirar la cosa
: nnsignada».

135
La interpretación de la Ley

V) Pueden en u m e ra rse los m iem b ro s de una clase de en tes (p o r ejem plo, de una
clase de b ie n e s) que se h a ce ob jeto de una e sp ecífica disciplina; en e ste caso ,
p uede tra ta rs e de una p a rticu la r e sp e cie de defin ición, llam ada «d efin ició n
e x te n sio n a l» 49. Así p o r ejem plo el a rt. 2 8 c. n avegación , e n u m era los bienes
que form an p arte del dom in io m arítim o 50.
Son acu m u lativas aquellas e n u m e ra cio n e s para las cu ales el su pu esto de h ech o
n o rm ativ o que p re ce d e a la e n u m era ció n se realiza solo si se da la p re se n cia de
todos los m iem b ro s del elen co . Así, para el a rt. 1 3 2 c .p .c ., la sen ten cia d ebe te n e r
tod as las c a ra cte rís tica s e n u m erad as; del m ism o m o d o , para el a rt. 1 2 1 2 c .c . la
co n sig n ació n judicial debe te n e r to d o s los req u isitos de la e n u m e ra ció n .
En o tra s p alabras, las e n u m e ra cio n e s d isyu ntivas son aquellas en las cuales
los m iem b ro s están co n ce p tu a lm e n te relacio n ad o s e n tre ellos p o r una « o » (q u e es
una « o » débil, ve/): n atu ralm en te, si en el d iscu rso del legislador a la en u m eració n
se an tep o n e una frase que indica la d isyu n ción , e n to n ce s los m iem b ro s del elen co
pueden se r reag ru p ad o s co n una «y » .
Ello significa que cu an d o en el d iscu rso del legislador e n co n tra m o s una en u ­
m eración cu yos m iem b ros están e n tre ellos relacio n ad o s co n « o » estam o s segu ros
de que se trata de una e n u m e ra ció n d isyuntiva, m ien tras que cu an d o e n co n tra m o s
una en u m eració n cu yos m iem b ro s están e n tre ellos relacio n ad o s co n « y » puede
tra ta rse tan to de una e n u m e ra ció n acu m u lativa cu a n to de una d isyu ntiva, y p ara
d ecid ir es n e ce sa rio re fe rirse a la frase que rige la en u m e ra ció n .
En la p rá ctica in terp retativ a — se tra ta de p rá ctica , y no de regla lógica — las
en u m e ra cio n e s acu m u lativ as son tra ta d a s c o m o c o le cc io n e s de m iem b ro s que
son tod os n ecesa rio s para in teg rar el su p u esto de h ech o que rige el elen co p ero
que, en su con ju n to , no son n e ce sa ria m e n te su ficien tes para in tegrarla: e sto es, las
e n u m eracio n es acu m u lativ as no se co n sid e ra n n e ce sa ria m e n te co m p letas. Ello no
solo en el sen tid o de que una n o rm a e x traíb le de o tro en u n ciad o legislativo que
p rescrib iere una u lterio r co n d ició n (n o co n sid erad a en la e n u m e ra ció n ) para la
realización del su p u esto de h ech o no sería co n sid erad a en co n flicto co n la n orm a
estab lecida p o r el en u n ciad o que co n tie n e la e n u m e ra ció n ; sino tam bién en el
sen tid o de que no se co n sid e ra un d e b e r para el in térp rete el e v ita r e x tr a e r o tras
co n d icio n es n ece sa ria s para la realizació n del su pu esto de h ech o del co n ju n to s de
en u n ciad os legislativos no e x p lícito s51. Así, la form u lación del artícu lo 1 2 1 2 c .c .

49 Sobre las definiciones legislativas extensionales cfr. iníra, cap. IV, n. 30.
50 Ari. 28 c. nav.: «Bienes de dominio marítimo. Forman parte del dominio marítimo: a)
el litoral, la playa, los puertos, las radas; b) las lagunas, las desembocaduras de los ríos
que desembocan en el mar, las cuencas de agua salada o salobre que al menos durante
una parte del año comunican libremente con el mar: c ) los canales utilizables de uso
público marítimo».
51 En otras palabras, en la práctica interpretativa no se considera que, por el solo hecho
de que un elenco acumulativo sea efectuado por el legislador, el intérprete deba pro­
ceder a contrario partiendo del elenco (sobre el argumento a contrario cfr. T a r e l l o ,

136 |
Los documentos normativos v «su» significado

no im pide al in térp rete e x tr a e r — incluso de en u n ciad o s no exp lícito s — n o rm as


que añ adan o tra s co n d icio n e s para la validez de la co n sig n ació n : y la form u lación
del art. 1 3 2 c .p .c. no im pide al in térp rete c o n s tru ir o tra s co n d icio n e s de existen cia
de una sen ten cia civil. Puede d e cirse c o m o m á x im o que en g en eral — salvo en
se cto re s p articu lares d ond e siem p re es sugerida la in te rp re ta ció n m ás literal — la
form u lación de una e n u m era ció n acu m u lativa g e n e ra para el in té rp re te que la
quiera in cre m e n ta r co n nuevos m iem b ro s una p a rticu la r carg a de a rg u m en tació n
in terp retativ a.
Un m ás e x te n so d iscu rso debe h a ce rse so b re las e n u m e ra cio n e s d isyuntivas.
H a de d e cirse que de las e n u m e ra cio n e s disyu ntivas (a d iferen cia de las a cu m u ­
lativas) la d o ctrin a se ha o cu p ad o en alguna o casió n . Casi siem p re, sin em b argo,
desde un ángulo p articu lar, y ello en c o n e x ió n co n el p rob lem a de las d efin icion es
legislativas32: en efecto , el n exo e n tre e ste ú ltim o prob lem a, del que d e b e re m o s
o cu p arn o s m ás a fondo53, y el de las e n u m e ra cio n e s es doble: p o r un lado, que
uno de los tipos de defin ición está co n stitu id o p o r una d en o m in ació n ju n to a una
en u m eració n d isyu ntiva54 y. p o r el o tro lado, que la co n ju n ció n de una d efinición
co n cep tu al co n una e n u m e ra ció n tien e e fe cto s so b re la in te rp re ta ció n de esta
últim a35. P ero la en u m e ra ció n disyuntiva da lugar a p rob lem as au tó n o m o s (y , en
cie rto sen tid o , p reju d iciales) re sp e cto a aquellos de las d efin icio n es legislativas.
El problem a in terpretativo cen tral a que una en u m eració n legislativa disyuntiva
da lugar es el co m ú n m e n te llam ado p rob lem a del c a rá c te r « ta x a tiv o » o «e je m -
p liticativo» de la en u m e ra ció n . Son « ta x a tiv a s» las e n u m e ra cio n e s d isyu ntivas
com p letas, esto es, aquellas a las que el in térp rete no p uede añ ad ir o tro s m ie m ­
bros m ás allá de aquellos co m p ren d id o s en el elen co . Son «ejem p lificativ as» las
en u m eracio n es d isyu ntivas in co m p letas y su scep tib les de s e r co m p letad as p o r el
in térp rete, que p uede añ ad ir o tro s m iem b ros al e le n co . En sum a, la e n u m e ra ció n
legislativa d isyuntiva taxativ a está e stru ctu ra d a p o r la fórm ula: «la disciplina x se
extien d e a a ), b ), c ) , d ). y solo a e sta s» : la e n u m e ració n disyuntiva ejem plificativa
está in stru m en tad a so b re la fórm ula: «la disciplina x se e x tie n d e , p o r ejem plo, a
a ), b ), c ) . d )» .
Las dificultades in terpretativas derivan del h ech o de que, m uy frecu en tem en te,
el d iscu rso del legislador no se co n fo rm a a uno de los dos esq u em as arrib a m e n ­
cion ad os, sino que p ro ce d e e líp ticam en te co n en u n ciad o s del tipo: «la disciplina

1977b: 9 6 4 -9 6 9 ). Naturalmente el procedimiento argumentativo a contrario puede ser


sugerido o impuesto por otros factores, como por ejemplo la colocación del elenco en
un sector disciplinario en que el argumento a contrario es sugerido (configuración de
delitos, configuración de presupuestos de tributos especiales).
a Cfr., por ejemplo, D a b i n , 1 9 3 5 :1 2 8 , F i o r e l l i , 1947, I r t i , 1 9 7 6 :1 5 6 vsgts, P e s c a t o r e ,
1960: 215 y ss.
Sobre las definiciones legislativas cfr. infra. cap. IV.
1 Se trata de la así llamada «definición extensional», de que se trata infra. cap. IV, n. 29.
Cfr. infra, en este parágrafo, regla tercera.

| 1 37
La interpretación de la Ley

x se e xtien d e a a ), b ). c ) , d )» , sin p re cisa r si se e x tie n d e tam bién o se e x tie n d e solo


a los m iem b ro s en u m erad o s.
H ay algunas reglas g e n e ra lm e n te seguidas p o r los o p e ra d o re s ju ríd ico s h o ­
d iern os en n u estra o rg an izació n , que to rn an las co sa s m en o s in ciertas.
1 ) P rim era regla. Si un m iem b ro de la e n u m e ra ció n es una in d icació n de « o tro s
caso s estab lecidos p or la ley» o una reserv a de ley5", la en u m eració n es co m p a ­
tible solo co n o tro s m iem b ro s que estén p rev isto s p o r la ley y. así co m p letad a,
resu lta taxativ a.
2) Segunda regla. Si un m iem bro de la en u m eración es una d escrip ción con ceptu al,
la en u m e ra ció n es ejem plificativa y p ued e s e r integrada p o r el in té rp re te al
m enos co n m iem b ro s que resp o n d an a aquella d e scrip ció n . E jem plo: art. 2 6 4
c. de n avegación (« y en g en eral todas las co sas d estin ad as e tc .» ).
3) Tercera regla. Si la e n u m e ra ció n está p reced id a p o r una d efin ición legislativa
co m p leta , la e n u m e ra ció n es ejem p lificativ a y p ued e s e r in teg rad a p o r el
in térp rete co n m iem b ro s que resp o n d en a la defin ición. E jem plo: el a rt. 8 2 0
c .c. co n tie n e una defin ición co n ce p tu a l (« S o n frutos n atu rales aquellos que
p rov ien en d ire cta m e n te de la c o s a » ) y una e n u m e ra ció n (« ... los p ro d u cto s
agrícolas, la m ad era, las p artes de los an im ales, los p ro d u cto s de las m inas,
ca n te ra s y tu rb e ra s » ): esta p ued e se r in tegrada (p o r ejem plo co n : «las flores
silv e stre s» ).
4) Cuarta regla. Si los m iem bros de la en u m eració n son claram en te todos reco n d u -
cibles a un c o n ce p to u n itario que p arece co n stitu ir la ratio de la e n u m e ra ció n ,
es tolerab le (au n q u e no un d e b e r) que el in té rp re te añada al e le n co m iem b ro s
co m p ren d id o s en el c o n c e p to unitario.
5) Quinta regla. En to d o s los o tro s c a so s la e n u m e ra ció n ha de co n s id e ra rse
taxativ a o co m p leta y el in té rp re te no p uede in tegrarla.
6) Sexta regla. En p articu lar, d eben co n sid e ra rse ta x a tiv a s las e n u m e ra cio n e s de
caso s en que la ley exclu y e d e re ch o s atribuidos en gen eral, o lim ita el e je rcicio
de d erech o s atribuidos en gen eral, e sp ecialm en te si se tra ta de d e re ch o s c o n s ­
titu cion alm en te g aran tizad os. C o h e re n te m e n te co n esta regla, d eben tam bién
co n sid e ra rse ta x a tiv a s las e n u m e ra cio n e s de los lím ites a p ro ce d im ie n to s de
p articip a ció n p o lítica g aran tizad as en g en eral y las e n u m e ra cio n e s de las e x ­
ce p cio n e s a las g aran tías de las p o sicio n es individuales co n stitu cio n a lm e n te
estab lecidas.
En g en eral, los ó rg an o s de ap licació n del d e re ch o se atien en b astan te rígida­
m ente a estas reglas in terpretativas, incluso si rara vez las m en cion an exp lícitam en te
en las m o tiv a cio n e s de las se n te n cia s y de aquellas m edidas ad m in istrativ as que
están m otivad as.
En cam b io , se ap arta o casio n alm en te de esta regla la C o rte co n stitu cio n al, que
en gen eral se co n ce d e p od eres de in terp retació n elástica, aptos para in cre m e n ta r su
rol en el sistem a de los ó rg an o s del E stad o. Ello p uede d e riv a r de fa cto re s d iv erso s

56 Cfr. retro, en este parágrafo (frases atributivas absolutas).

138 |
Los documentos normativos y «su» significado

_ _e van d esde la p ro ce d e n cia s d ire cta m e n te p olítica de sus co m p o n e n te s hasta


lis p articu lares so licitu d es y p re o cu p a cio n e s de o rd en p o lítico estan d o la C o rte
en no p o cas o casio n e s so m etid a a la ad o p ció n de una p re cisa línea de co n d u cta
p o r p a rte de m ayorías en su in terio r. C o m o fu ere, en la ju risp ru d en cia de la C o rte
con stitu cion al la arrib a m en cio n ad a se x ta regla no es siem p re seguida.
Un caso recien te y cla m o ro so , que a m e rita s e r re co rd a d o , es el de la sen ten cia
i d 7 de feb rero de 1 9 7 8 , n. 1 6 57. En ella la C o rte co n sid e ró no taxativ a la e n u m e ­
ración de los caso s en que se exclu y e el re cu rso al referén d u m ab rogativo (a rt.
ap artad o 2 o, C o n s t.) aunque tal e n u m e ra ció n no co n ten g a m iem b ro ab ierto
alguno, no esté p reced id a p o r una d efin ición, no c o n ste de tipos de a cto co n v alo r
i e ley co m p ren d id o s en un c o n c e p to u n itario , esté dirigida a co n stitu ir caso s de
exclusión de un d e re ch o y a c o n stitu ir e x c e p cio n e s a un p ro ced im ien to g e n e ra l58.

19. LOS ASÍ LLA M A D O S PR E S U P U E S T O S DE H E C H O ERRÓ N EO S

En o casio n es se co n sid e ra n ju n to a los p rob lem as p aralógicos, en o tras jun­


io a los p rob lem as se m á n tico s, los p rob lem as así llam ados «d e los p resu p u estos
erró n eo s».
P o r p resu p u esto e rró n e o se en tien d e aquel p resu p u esto de una ex p re sió n del
legislador que no es v e rd a d e ro ” . P ero es n e ce sa rio distingu ir el ca so en que una
exp resión del legislador reen v ía a o tro en u n ciad o n o rm ativ o , del ca so en que la
exp resión reen vía a un h e ch o 60. E n el p rim e r caso , el p roblem a a tien e a las rela­
cion es e n tre en u n ciad os y se rá se p a ra d a m e n te tra ta d o en esa se d e 61. El segundo
caso es el que ah o ra in teresa.
H ay p resu p u esto s de h e ch o e rró n e o s en los caso s en que, p o r ejem plo, en un
en unciado del legislador se e n cu e n tra la p roh ib ición de p e s ca r en un lugar que
no es (n o es ya m ás, no es to d av ía) un d ep ó sito de agua; o se e n cu e n tra la p re s­
crip ció n de ad o p tar m ed ios de p rev en ció n de los p eligros d erivad os del em p leo
de una su stan cia que no es en realidad peligrosa (p o r ejem plo, se ha co m p ro b ad o
que no lo e s ).
C uando, co m o en el p rim e r ejem plo, el p resu p u esto es in existen te no surge en
la p ráctica p rob lem a in terp retativ o alguno p orq ue la n o rm a no se aplica. C uando
es in cierto si la p re scrip ció n co n tin ú a co n vida, co m o en el segu nd o ejem plo, se
sigue co n frecu en cia la siguiente regla in terp retativ a: si el p resu p u esto integra un
p recep to v erd ad ero y p rop io, la p re scrip ció n co n tin ú a en v ig o r incluso si es inútil:

La sentencia se lee en Giur. It., 1 9 7 8 ,1 ,1 , 913.


Para una crítica técnica de la sentencia cfr. T a r e l l o , 1 9 7 8 c .
59 Ross, 1965: 126 y ss.
Ross, 1 9 6 5 :1 2 6 y ss., considera conjuntamente los dos casos: ello sirve solo para com­
plicarlos.
Cfr. infra, en este capítulo, n. 21.

139
La interpretación de la Ley

si el p resu p u esto in tegra una así llam ada n o rm a final o d irectiv a62, d eján dose al
d estin atario la ele cció n del m edio y resu ltan d o el fin au to m á tica m e n te realizad o,
la exp resió n del legislador se co n sid e ra no exp resiv a de n orm a alguna63.

2 0 . PR O BLEM A S DERIVADOS DE LA PLU R A LID A D DE LOS EN U N CIA D O S


LEG ISLA TIVO S
La m ínim a unidad de co m u n ica ció n (ta m b ié n de co m u n ica ció n p re ce p tiv a )
es, co m o ya se ha dich o, el en u n ciad o . Por ta n to , es verdad que en el p ro ce so de
atrib u ció n de sign ificad o al d iscu rso del legislador el in té rp re te en un p rim e r
m o m en to (q u e no debe s e r en ten d id o co m o sep arad o , ni en gen eral, ni en la c o n s ­
cien cia del in té rp re te ) b u scará atrib u ir un significado a los en u n ciad o s singulares.
En esta p rim e ra fase el in térp rete (c o n sc ie n te m e n te o in co n scie n te m e n te ) reso l­
verá co n una serie de d ecisio n es los p rob lem as que, p o r así d ecir, esco ltan a todo
en u n ciad o legislativo: p rob lem as atin en tes a los v o cab lo s u sados p o r el legislador,
a la p u n tu ació n , al v alo r de las co n e x io n e s g ram aticales y sin tá ctica s, a las frases
atrib utivas, a las frases ad jetivales, a las e n u m e ra cio n e s, a los p resu p u estos de h e­
ch o e rró n e o s. T om ad as todas estas d ecisio n es, el in térp rete habrá atribuido — esto
es, habrá d ecid id o atrib u ir — un significado a cad a singular en u n ciad o . P ero esta
atrib ución de significado será casi in evitablem en te provisoria. Casi in evitablem en ­
te el in térp rete estará co n stre ñ id o a s o m e te r la atrib u ció n de significado en esta
p rim era fase d ecid id a, al b an co de prueba co n stitu id o p o r u lte rio re s m o m e n to s y
fases del p ro ce d im ie n to in terp retativ o .
Ello p o r v arias razo n es, la p rim e ra de las cu ales es que un sin gu lar en u n ciad o
legislativo no es una entidad aislada sino que se ubica, ju n to a o tro s en u n ciad os,
d en tro de una unidad m ás g ran d e, que es el d o cu m e n to legislativo de que form a
p arte; y ello no basta, p orq ue el d o cu m e n to legislativo, a su vez, se ubica en una
unidad todavía m ás g ran d e, co n stitu id a p o r el d iscu rso legislativo en su integridad.
La pluralidad de en u n ciad o s legislativos da lugar a tre s situ acio n es típicas en
que la co -p re se n cia de en u n ciad os plantea p rob lem as, tam bién a nivel de in te r­
p re ta ció n , esto es, al nivel de atrib u ció n de significado a los en u n ciad o s m ism os.
Las tres situ acio n es so n : a ) la de la p resu p o sició n , b ) la de la in com p atibilid ad , c )
la de la red u n d an cia. D eb em os ah o ra an alizar estas tres situ acio n es.
P rim ero , sin em b argo, es n e ce sa ria una ad v erten cia. En la d o ctrin a ju ríd ica de
la E uropa co n tin e n ta l de los últim os d ecen io s del siglo p asado y de los p rim ero s
d ecen io s de este, gran p arte de los p ro b lem as a que las situ acio n es m en cio n ad as
daban lugar e ra n co n sid erad o s, no ya p rob lem as de in te rp re ta ció n , sino p rob le­
m as atin en tes a la n atu raleza del sistem a ju ríd ico y a las fu en tes. En p articu lar, la

62 Esto es. una norma que prescribe un fin dejando al destinatario libertad de elección
del medio con tal que éste sea idóneo.
63 Puede considerarse un caso de interpretación abrogante cuando la expresión es un
enunciado completo.

140 |
Los documentos normativos y «su» significado

_ : mpatibilidad era co n fre cu e n cia pensad a co m o in com patibilidad en tre norm as


e sto es. en tre in te rp re ta cio n e s de e n u n cia d o s) y resu elta según reglas atin en tes a
•ü m en tes que con sisten en « c rite rio s» (e n o casio n es ob jeto de n o rm ativ a de nivel
¿Túrquicam ente su p e rio r) para su p erar las an tin om ias. E stan d o así con figu rad a
^ tem ática de la in com patibilidad, los p rob lem as de la ap licación del d e re ch o en
Z3SQ de « co n flicto de n o rm a s» se planteaban co m o p rob lem as lógicos, e sto es, de
¿r.ica ció n m ecán ica de los crite rio s para su p erar las antin om ias: co n sig u ien tem en ­
te. de «in com p atib ilid ad » se hablaba, en sede de in te rp re ta ció n , solo de pasada
• ra jo la rú b rica de la « in te rp re ta ció n lógica». V erem os cu án su perficial era este
— fd o de co n sid e ra r las co sas.

.1 . LOS EN U N C IA D O S LEG ISLA TIVO S Y LOS PR O BLEM A S DE LA P R E S U P O ­


SICIÓN

A lgunos en u n ciad o s legislativos son form u lad os en m od o de reen v iar al in­


terp rete a o tro s en u n ciad os legislativos. En esto s caso s el in té rp re te , al atrib uir
significado al en un ciado en que está el reen v ío , no puede e v ita r atrib u ir preli-
m n a rm e n te un significado al en u n ciad o o b jeto de reen v ío : la in te rp re ta ció n del
- - m e r en u n ciad o p resu p o n e la in te rp re ta ció n del segu n d o en u n ciad o.
La p resu p osició n , en ten d id a en este sen tid o , da lugar a dos ó rd en es de p ro -
te r n a s en sed e de in te rp re ta ció n : a ) los p rob lem as a tin en tes a la p resu p o sició n ,
y b ) los p rob lem as que n acen de la ya v erificad a p resu p o sició n . Los p rim ero s
¿o-n prob lem as «d e la p resu p o sició n » en el sen tid o de que la « p re su p o sició n » es
: im p lem en to de d en o m in ació n , e sto es, son el p rob lem a que la p resu p o sició n es:
> segundos son p rob lem as «d e la p re su p o sició n » en el sen tid o de que la « p re ­
su posición» es co m p le m e n to de e sp e cifica ció n , e sto es, so n los p rob lem as que la
rresu p o sició n tiene.
A) — I. R eenvío explícito. En algu n os c a s o s , el re e n v ío e fe ctu a d o p o r un
enunciado a o tro u o tro s en u n ciad os es exp lícito . En esto s no se p o n e n un ca en
discusión que la atrib ución de significado al p rim er en un ciado presuponga la previa
¿rrib ución de significado al en u n ciad o o a los en u n ciad o s ob jeto de reen v ío . De
ntodo que en esto s ca so s no es p ro b lem ático que haya una p resu p o sició n (p u e d e
ü r s e . al m áxim o , que la p resu p o sició n que hay dé lugar a p rob lem as u lte rio re s )64.
Por ejem plo, el art. 5 1 , apartado 4 o, c.p . dice: «N o es punible quien o b ed ece una
rie n ilegítim a, cu an d o la ley no le co n sie n te co n tro l alguno so b re la legitim idad
de ia o rd en ». La atrib u ció n de significado a e ste en u n ciad o p resu p o n e que se haya
¿tribuido significado a (e s decir, p resu p on e la in terp retació n d e ) o tro s en un ciados
relativos a la su sceptibilidad de co n tro l de ó rd e n e s p o r p arte de algunos sujetos
e ;. m ilitares) en algunas circu n sta n cia s (e j. en ca so de estad o de s itio ).
II. Reenvío implícito. En o tro s caso s el reen v ío es in cie rto , e in cie rto es en
c o n se cu e n cia que haya una re la ció n de p re su p o sició n e n tre e n u n cia d o s: ello

Como veremos enseguida, sub B.

| 141
La interpretación de la Ley

o cu rre en los ca so s de reen vío im plícito, en los que la p resen cia o no reen v ío o,
co n sig u ien tem en te, la p resen cia o no de p resu p o sició n , d ep en d e de una p rim era
fase del p ro ce s o de in te rp re ta ció n del en u n ciad o legislativo. En o tra s p alabras, si
un en u n ciad o no reen vía e x p lícitam en te a o tro s en u n ciad os legislativos p ero algún
vocab lo suyo p ued e h a c e r p e n sa r en el reen v ío (im p líc ito ), se to rn a un p roblem a
de (u n a p rim era fase de la) in te rp re ta ció n el de d ecid ir si hay o no hay reen v ío
y, p o r tan to , p resu p o sició n . D espués de resu elto este p rob lem a de in te rp re ta ció n
p relim inar, se p resen ta el p roblem a su cesivo de in terp retació n del en u n ciad o bajo
in terp retació n : si se d ecid ió que hay reen v ío , será n e ce sa rio an tes in te rp re ta r los
en u n ciad os ob jeto de reen v ío : si se ha decid id o que no hay reen v ío , se p ro ced e
d irectam en te a atrib u ir significado al en u n ciad o bajo in te rp re ta ció n .
¿C uándo surge el p rob lem a re s p e cto a si hay o no un reen v ío im plícito? La
respuesta es que el problem a surge en todos los caso s en que el enunciado legislativo
bajo in te rp re ta ció n co n tie n e un v ocab lo té c n ico o tecn ificad o que es el n o m b re de
un instituto o de un en te jurídico objeto de esp ecífica disciplina en o tro s en unciados
legislativos. En este sentido, en estos caso s surge el problem a relativo a si el vocablo,
que a p arece en el en u n ciad o bajo in te rp re ta ció n , se p resen te o no co m o nom bre
del in stitu to o del en te ju ríd ico d isciplinado en o tro sitio. En el p rim e r caso hay
reen v ío y p resu p o sició n , en el segundo ca so no los hay.
C om o se ve, la d ecisión sobre si hay o no p resu posición está ligada a problem as
de la term in olo g ía de las leyes, ya co n sid e ra d o s65: y en p articu lar, a los p rob lem as
relativos a la co n sta n cia de los usos té cn ico s en los d iscu rso s del legislador y a los
prob lem as de las te cn ifica cio n e s no u nívocas. En esa sed e se ha o b serv ad o ya que
hay, en la p rá ctica aplicativa, una p resu n ció n en favor de la co n sta n cia te rm in o ló ­
gica. p ero solo en el ám b ito del d o cu m e n to sin gu lar y del s e c to r discip linario en
que el vo cab lo té c n ic o se ha in tro d u cid o o en que la te cn ifica ció n se ha v erificad o ;
m ien tras que, fuera del s e c to r discip linario, tal p resu n ció n no juega (au n q u e no
jugando ta m p o co la p resu n ció n o p u e sta ). Si ah o ra reg resam o s al p rob lem a del
reen v ío , p o d em o s tran q u ilam en te p re cisa r que. si en un e n u n ciad o legislativo
ap a re ce un vocab lo que se ha tecn ificad o co m o n o m b re de un in stitu to o de un
en te ju ríd ico d isciplinado p o r o tro s en u n ciad o s del m ism o d o cu m e n to o bien de
o tro d o cu m e n to que e x p re sa n o rm as d isciplinarias del m ism o s e cto r, en to n ce s
juega una p resu n ció n en favor de la co n fig u ració n del reen v ío del en u n ciad o bajo
in terp retació n a los o tro s en u n ciad o s legislativos que disciplinan el in stitu to o el
en te ju ríd ico: en cam b io, si la te cn ifica ció n (o la in tro d u cció n del té rm in o té c n ic o )
se ha verificad o en en u n ciad o s que disciplinan o tro s y d iv erso s se cto re s , e n to n ce s
no hay p resu n ción alguna en favor de la con fig u ració n del reen v ío y no se p resu m e
que el en u n ciad o bajo in te rp re ta ció n req u iera la p revia in te rp re ta ció n de los o tro s
en u n ciad os an tes de serle atrib uido un significado.
C uando la p resu n ció n no o p e ra , la d ecisió n so b re si hay o no re e n v ío (y
p resu p o sició n ) deriva de co n sid e ra cio n e s p rag m áticas de los o p e ra d o re s de la in-

65 Cfr. retro, en este capítulo, n. 15 y n. 16.

142
Los documentos normativos)' «su» significado

rerp retació n : ello así dado que esto s ú ltim os no están en esto s caso s vin cu lad os, al
-trib u ir un significado al en un ciado in terp retad o , p o r una regla con solid ad a (c o m o
x 'u rr e en los caso s en que juega la p re su n c ió n ), cu y a elusión pueda co n fig u rarse
: : m o infidelidad a la (g e n e ra lm e n te a d o p ta d a ) regla y casi ley. E sto no significa,
ot>\ñám en te, que en los ca so s singulares no se co n so lid e una p rá ctica , c o n tra o
r^ra la co n fig u ració n de la p re su n ció n : p e ro e stas p rá c tica s , p re cisa m e n te , no
rstan gen eralizadas m ás allá del singular ca so d ud oso y no están m otivad as p o r
_n¿ regla de in terp re ta ció n sino p o r razo n es p rag m áticas relativas a la solución
cel singular caso dudoso.
Así, p o r ejem plo, es p o r razo n es p rag m áticas que los o p e rad o re s de la apli­
cación han atribuido a los arts. 7 0 7 , 7 0 8 , 7 1 0 , 7 1 1 c.p . un significado tal que se
exclu ye que en los en u n ciad os co rre sp o n d ie n te s esté p resu p u esto , p o r ejem plo,
e_ en un ciado del art. 1 1 4 1 , ap artad o 2 ° , c .c .
B) — I. Reenvío a en u nciado inexistente. Más allá de algunos p ro b lem as en re ­
g i ó n a la d ecisión a c e rc a de si hay una p resu p o sició n , hay algunos p rob lem as en
-r ación a la presu p o sició n m ism a, una vez d ecidido que la hay. El p rim ero de estos
rro b lem as es el del « re e n v ío a en u n ciad o in e x iste n te » . H ay reen v ío a en u n ciad o
-e x is te n te en aquellos ca so s en que un en u n ciad o legislativo hace reen v ío a o tro
enunciado legislativo, e sto es, lo p resu p o n e, p e ro este segu nd o en u n ciad o falta.
La situ ació n ah o ra d e scrip ta no es, c o m o se p od ría c re e r, in frecu en te: y no
e>. co m o tam bién se podría c re e r, n e ce sa ria m e n te resu ltad o de una d esaten ció n
¿ e una d istracció n del legislador. Se tra ta , en cam b io, de una situación m uy fre-
.u en te en n u e stra o rg an izació n ju ríd ica (c o m o en o tra s o rg an izacio n es ju ríd icas
—o d e rn a s), que d eriva de la trasp o sició n p rogresiva en leyes de p ro y ecto s p olíticos
. realizarse en tiem p o s su cesivos: en o ca sio n e s o cu rre que se logre o b te n e r una
m ayoría p ara la lev en uno de cu y o s en u n ciad o s hay un reen v ío (in clu so e x p lícito ),
—.¡en tras que no se logra o b te n e r la m ayoría tam b ién para una ley u lte rio r en que
e n cu en tra la disciplina a que se ha h ech o reen v ío ; y p uede s e r p o líticam en te
.p reciad o , y se r co n sid erad o p olíticam en te útil, v a ra r m ien tras tan to la p rim era ley.
En el ca so de reen v ío a en u n ciad o legislativo in e x iste n te , el en u n ciad o bajo
n terp retació n es h abitu alm en te in terp retad o — y p o r los ó rg an o s de ap licación
es aplicado — co m o si no co n tu v ie se reen v ío alguno a co n d ició n de que, sin co n -
>.derar el reen v ío , al en u n ciad o pueda d arse un sen tid o co m p leto . Si el en un ciado
no puede te n e r co m p leto sen tid o en au sen cia del en u n ciad o ob jeto de reen v ío ,
en to n ces es co n sid erad o p o r los ó rg an o s de ap licació n c o m o in e x iste n te : no se
trata, sin em b argo, de una in te rp re ta ció n ab rogan te, sino solo de una su sp ensión
que p uede s e r incluso largu ísim a) de la ap licació n . C uando el en u n ciad o objeto
de reen vío es estab lecid o (o b v ia m e n te a co n tin u ació n de una nueva n o rm a tiv a ),
la p resu p osició n n o rm ativ a e n tra en juego, de m od o que el p rim e r en u n ciad o a
in terp retar adquirirá nuevo y d iv erso significado si ya había sido aplicado o adqui-
rirá p o r p rim era vez un significado si tod avía no lo había sido.
E jem p lo . El a rt. 4 0 de la C o n s titu c ió n e s ta b le c e : « E l d e re c h o de huelga
se ejerce en el ám b ito de las leyes que lo regu lan ». C on la en trad a en v ig o r de

143
La interpretación de la Ley

la C o n stitu ció n rep u b lican a, los a rtícu lo s del có d ig o p enal que d iscip linab an
p re ce d e n te m e n te la huelga co n figu rán d ola c o m o delito fueron ab rogad os p or in­
com p atibilid ad : m ien tras, p o r v arias razo n es que no im p o rta re c o rd a r y que son,
p o r lo d em ás, co n o cid a s, no fue prom ulgada su cesiv am en te a la C o n stitu ció n ley
alguna que regule la huelga: de m o d o tal que el reen v ío (e x p líc ito ) del en u n ciad o
(ú n ic o ) del art. 4 0 de la C o n stitu ció n se co n fig u ró , d esd e 1 9 4 8 hasta hoy, c o m o
reen vío a en u n ciad os legislativos in existen tes. Pues bien, tal en u n ciad o fue c o n ­
sid erad o p o r la ju risp ru d en cia y p o r la d o ctrin a — p rim e ro casi c o n co rd e m e n te ,
luego en absoluta co n co rd a n cia — co m o su scep tib le de atrib u ció n de significado
inclu so p rescin d ien d o del reen v ío allí co n ten id o : el significado a él atribuido de
tal m od o fue el de elev ar la huelga — en la acep ció n de uso co m ú n y p o r tan to
en una acep ció n p ro g resiv am en te siem p re m ás lata — a d e re ch o subjetivo, cu yo
eje rcicio p o r tan to no da lugar a responsabilidad ni de o rd en penal ni de ord en
civil66. C uando se ob tu v iese una ley disciplinaria de la huelga (e n la titularidad
subjetiva del d e re ch o , en las m od alidad es de e je rcicio , en los p resu p u esto s y así
en a d e la n te ), e n to n ce s el reen v ío a que refiere el a rt. 4 0 de la C o n stitu ció n ya no
sería «a en un ciados inexistentes», devendría «a en un ciados e x isten tes» y resp ecto a
esto s habría p resu posición : el art. 4 0 sería rein terp retad o y, cie rta m e n te , el alcan ce
del vocab lo «h u elg a» p asaría, p o r ejem plo, a s e r en ten d id o no ya en la ace p ció n
latísim a del u so o rd in ario sino en aquella (n e c e s a ria m e n te m ás re strin g id a ) del
uso tipificad o p o r la ley d isciplinaria, para la cual no es «h u elg a» aquella a cció n
para la que faltan los p resu p u esto s objetivos y su bjetivos, que no se e je rce en las
m od alidad es p revistas, e tc.
II. Reenvío a instituto no operativo. En o ca sio n e s en un en u n ciad o legislativo
se atrib uye una p o sició n ju ríd ica (v e n ta jo sa o d e sv e n ta jo sa ) a un sujeto co n d icio ­
nándola a un in stituto — p o r ejem plo, ad m in istrativo — p rev isto p o r leyes, p ero no
o p erativo . Este ca so difiere del p re ce d e n te , p o r cu a n to los en u n ciad o s legislativos
ob jeto de reen v ío e x iste n : sin em b arg o , las activid ad es in stitu cion ales — fre cu e n ­
tem en te ad m in istrativ as — p rev istas p o r los en u n ciad o s o b jeto de reen v ío no son
llevadas a cab o, de m od o tal que el p resu p u esto del en u n ciad o bajo in te rp re ta ció n
es igu alm ente im posible.
Ejem plo. El art. 1 6 0 de la lev de quiebras, en la e n u m e ra ció n acu m u lativa de
las co n d icio n es para la ad m isión del e m p re sa rio que se e n cu e n tre en estad o de
in solven cia al p ro ce d im ie n to de c o n c u rso p rev en tiv o , e stab lece en el n .l la c o n ­
d ición de que el e m p re sa rio m ism o esté «in scrip to en el reg istro de las em p resas
al m en o s desde un bienio o desde el inicio de la e m p re sa , si esta tuvo m en os
d u ración , y haya tenido una regu lar contabilidad p o r el m ism o tiem p o ». La a tri­
b ución de significado a este en u n ciad o reen vía a, y p resu p o n e, sean in terp retad o s
los en u n ciad os relativos al « re g istro de las e m p re sa s» , los cu ales e x iste n y no
gen eran prob lem as. P ero el problem a d eriva, en cam b io , del h e ch o de que, h asta

06 Sobre la vicisitud de tal atribución de significado, con particular referencia a la doctrina,


cfr. T a r e l l o , 1972c.

144 |
Los documentos normativos y «su» significado

hoy, el reg istro de las e m p resas no está o p erativ o . A este p un to el en u n ciad o del
_rt. 1 6 0 , n. 1. queda ab ierto a b stra cta m e n te a tre s posibilidades in terp retativ as:
. hasta la eventual o p erativid ad del reg istro de las e m p re sas ningún e m p resa rio
ru e d e te n e r el b en eficio del co n c u rso p rev en tiv o (d a d o que to d o s los em p re sa rio s
ncum plen , aunque no p o r h e ch o p rop io, co n la p rim era co n d ició n inderogable
ndicada p o r el artícu lo m e n cio n a d o ): b ) hasta la eventual op erativid ad del regis­
tro de las em p resas to d o s los e m p re sa rio s pueden o b te n e r — n atu ralm en te si las
>tras co n d icio n es so n cu m p lim en tad as — el b en eficio del c o n c u rs o p reven tivo
li a d o que la p rim era co n d ició n es im p o sib le); c ) hasta la eventual op erativid ad
del reg istro de las em p resas p ueden o b te n e r el b en eficio del c o n c u rs o p reven tivo
« S o aquellos em p re sa rio s que hayan cu m p lim en tad o las ob ligaciones y carg as
rjstitu tiv a s de la in scrip ció n al reg istro de las e m p resas, incluso si no p resu p u es-
•^5 p o r el en u n ciad o bajo in te rp re ta ció n , e sto es, p o r el a rt. 1 6 0 (e n c o n c re to , las
aligaciones p revistas p o r el a rt. 2 0 0 , ap artad o 3 o disp. a tt., esto es, la an o tació n
el reg istro de los libros de c o m e rc io a trav és de la s e cre ta ría del tribunal de las
requisitorias de en u m e ra ció n , legalización , tim b rad o de libros co n tab les p o r p arte
- v se cre ta rio o de un n o ta rio )67. De h ech o , los ó rg an o s de ap licació n han seguido
m este caso la últim a de las in te rp re ta cio n e s in dicadas: p e ro h ace falta todavía ver
>: Sa han seguido en base a una regla gen eralizad a de in te rp re ta ció n relativa a los
rn u n ciad os legislativos que reen vían a un in stitu to no o p erativ o o bien en base a
: n sid eracion es p rag m áticas atin en tes a la co n fig u ració n del c o n cu rso p reven tivo.
Pues bien, aunque en esta m ateria no sea fácil el relev am ien to de las reglas
d in erales con solid ad as, c re o pueda fácilm en te co n v e n irse que — p o r p arte de los
rganos de ap licació n — se m an ifiesta al m en o s una ten d en cia (p ro b a b le m e n te
destinada a to rn a rse en el futuro v erd ad era y prop ia reg la).
La ten d en cia es la siguiente. En el ca so de reen v ío a un in stitu to no op erativ o
ra r a la atrib u ció n a su je to s de p o sicio n es ju ríd ica s fa v o ra b les (d e r e c h o s , b e n é fi­
c o s . e x clu sio n e s de d elito o de p e n a ), la p o sició n ju ríd ica se c o n sid e ra atrib u id a
: atrib u ib le c o m o si el in stitu to e s tu v ie s e o p e ra tiv o ; sin e m b a rg o , si se p o n e n a
.¿ r g o de los su je to s o b lig a cio n e s o c a rg a s su stitu tiv a s de aq u ellas d e p e n d ie n te s
¿ r ! in stitu to no o p e ra tiv o , se c o n s id e ra que el e n u n c ia d o bajo in te rp re ta c ió n
-¿riere im p lícitam e n te e sta s o b lig a cio n e s y c a rg a s su stitu tiv a s ( y los e n u n cia d o s
í u e los e sta b le ce n so n co n s id e ra d o s p re s u p o s ic io n e s ). En el c a s o de re e n v ío
= in stitu to no o p e ra tiv o p ara la a trib u ció n de p o sicio n es ju ríd ica s d esfavorables
(c o n fig u ra c ió n de d e lito s, c o n fig u ra c ió n de d e b e re s de c o m p o r ta m ie n to ) la
7 sició n ju ríd ica se c o n s id e ra no a trib u ib le , el e n u n c ia d o bajo in te rp re ta c ió n
r : se c o n s id e ra e x p re s iv o de una n o rm a c o m p le ta y los ó rg a n o s de a p lica ció n
r e n d e n a no a p lica rlo ; los e v e n tu a le s e n u n c ia d o s que im p o n e n o b lig a cio n e s
: ;a r g a s su stitu tiv a s so n c o n s id e ra d o s v e rd a d e ra s y p ro p ia s p re su p o s icio n e s
í-:lo si a ellos se h a ce e x p líc ita re fe re n c ia , e s to es, no se c o n fig u ra n re e n v ío s
-^ titu tiv o s im plícitos.

Sobre estos problemas ver ahora A f f e r .n i , 1978.


La interpretación de la Ley

22. LOS EN U N C IA D O S LEG ISLA TIVO S Y LOS PR O BLEM A S DE LA IN CO M ­


PA TIBILID A D
En o casio n e s dos (o m ás de d o s ) en u n ciad o s legislativos están form u lad os de
un m od o tal que a ) co n sie n te n o b ) im pon en la atrib u ció n de significados tales
que ellos resu ltan e x p re sa r dos n o rm as in com p atibles.
Se da in co m p atib ilid ad e n tre n o rm a s (e s to es, e n tre in te rp re ta c io n e s de
en u n ciad o s legislativos) cu an d o los e fe cto s ju ríd ico s que las dos n o rm as enlazan
al m ism o su p u esto de h e ch o son in com p atibles.
Se pued en d ar tres grad os de in com patibilidad, según las situ acio n es a que las
n o rm as en relació n de in com patibilidad dan lugar.
I. Incom patibilidad absoluta (o total-total). Se da cu an d o ninguna de las dos n o r­
m as puede s e r ap licad a a ninguna circu n sta n cia sin e n tra r en co n flicto co n
la o tra : se da p o r tan to , en este caso , su p erp o sició n sin residu os del área de
ap licación de las dos n o rm as: co m o , p o r ejem plo, cu an d o una n o rm a prohíbe
los co m p o rta m ie n to s de una clase y la o tra n orm a cu alifica c o m o facu ltativos
u ob ligatorios los c o m p o rta m ie n to s de la m ism a clase.
II. Incom patibilidad unilateral (o total-parcial), se da cu and o una de las dos n orm as
no p uede s e r ap licad a a n in g u n a c ir c u n s ta n c ia sin e n tr a r en c o n flic to co n
la o tr a , m ie n tra s que la n o rm a re s ta n te p u ed e, en algu n a c ir c u n s ta n c ia , s e r
a p licad a sin e n tr a r en c o n flic to c o n la p rim e ra : se da p o r ta n to , en e s te
c a so , in clu sió n del á re a de a p lic a c ió n de una n o rm a en el á re a de a p lic a ­
ció n de la o tra n o rm a : c o m o , p o r e je m p lo , c u a n d o una n o rm a p ro h íb e los
c o m p o rta m ie n to s d e una c la se y la o tra n o rm a c u a lifica c o m o fa c u lta tiv o s
u o b lig a to rio s los c o m p o rta m ie n to s de una clase m ás am plia, que incluye a
la p rim e ra clase.
III. Incom patibilidad eventual (o parcial-parcial). Se da cu an d o cad a una de las
dos n o rm as está en co n flicto co n la o tra en algún caso de ap licació n y no lo
e stá en algún o tro : se da p o r tan to , en este ca so , su p erp o sició n solo parcial
del cam p o de ap licación de las dos n o rm as: co m o , p o r ejem plo, cu an d o una
n orm a prohíbe los c o m p o rta m ie n to s a ), b ), c ) , y o tra n o rm a cu alifica co m o
facu ltativos u ob ligatorios los c o m p o rta m ie n to s c ) , d ), e ) . de m od o tal que
p ara los c o m p o rta m ie n to s a ), b ). d ). e ) , no se da co n flicto alguno.
En g en e ra l, e stá cla ro que un co n ju n to de n o rm a s que co n te n g a n o rm a s
in com p atibles es cu an to m en os in eficien te re s p e cto a la función de guiar el c o m ­
p o rtam ien to y de o rg an izar una so cied ad . Es p o r esta razón que, c o m o ya se ha
señ alad o68, el co n ju n to de n o rm as que en un d eterm in ad o m o m e n to h istó rico
co n stitu y e el d e re ch o de una com u n id ad es fre cu e n te m en te co n sid e ra d o co m o un
sistem a de n o rm a s y en o ca sio n e s estu d io so s del d e re ch o han so sten id o que está

68 Cfr. retro, cap. I, n. 4.

146 |
Los documentos normativos y «su» significado

en la n atu raleza m ism a del sistem a ju ríd ico de n o rm a s el s e r « co h e re n te » y no


:e n e r en su in terio r n o rm a s en co n flicto , e sto es — c o m o se d ice — « a n tin o m ia s» 69.
Esta últim a es una ideología d o ctrin a l, en el sen tid o de que cu m p le tan to una
tarea teó rica o de co n o c im ie n to cu an to un c o m p o rta m ie n to p rá c tic o , co n siste n te
en ind ucir a los o p e ra d o re s ju ríd ico s a llevar a cab o cie rta s o p e ra cio n e s m ás que
•tras y o cu lta r algunas d isfu n cion es de las o rg an izacio n es ju ríd icas70: ideología
u stificada p o r el h ech o de que es útil tr a ta r a las o rg a n iz a cio n e s ju ríd icas c o m o
si fu esen ) sistem as n o rm ativ o s c o h e re n te s y p o r el h e ch o de que m u ch os ó rg an o s
i e ap licación del d ere ch o así las tratan . Ello no ob sta a que no se deba co n sid e ra r
¿ la d o ctrin a de la co h e re n cia no ya c o m o una te o ría v erd ad era, sin o co m o una
propuesta o p erativ a am p liam en te co m p a rtid a p o r los o p e ra d o re s ju ríd ico s.
C om o igualm ente se ha señ alad o71, algunos así llam ados « crite rio s p ara la su p e­
ración de an tin o m ias» fueron elab o rad o s p o r la d o ctrin a ju ríd ica para re sp o n d e r a
distintas exig en cias e in tereses según los v ariad o s ca s o s y en los d iv erso s tiem p o s:
se trata del crite rio de jerarq u ía (/e x su p erio r derogat legi inferiori), del c rite rio
- ro ñ o lógico ( lex po sterio r derogat ¡egi a n terio ri) y del crite rio de esp ecialidad (/e x
-pecialis derogat legi gerterali). C rite rio s que se co n so lid aro n y co n ciliaro n e n tre sí
rn las e x p e rie n cia s ju ríd icas de la E uropa co n tin en tal en los u m b rales de la edad
co n tem p o rán ea72, y cu ya casi gen eral ad o p ció n tien d e a to rn a r m en o s in cie rta y
m ás u n ívoca la ap licación de los d e re ch o s en sen tid o objetivo.
T ales c rite rio s fu ero n o b je to de a c to s n o rm a tiv o s e x p lícito s en la m ay o r
parte de las o rg an izacio n es m o d ern as y, así re ce p ta d o s p o r el d e re ch o objetivo,
rev in iero n n o rm as de o rg an izació n en cu a n to n o rm as de sistem atizació n de las
"aen tes del d erech o .
Ello su ced ió tam bién en n u e stro sistem a, del que han de co n sid e ra rse a este
rro p ó sito los sigu ien tes a sp e cto s. El p rin cip io de jerarq u ía e n cu e n tra exp lícita
rxp resió n : a ) en la in stitu ció n del co n tro l de legitim idad co n stitu cio n a l de las
íeyes y de los a cto s co n fu erza de ley, de los que tratan los a rts. 1 3 4 y 1 3 6 de la
C on stitu ció n ; b ) en la in stitu ció n de una relació n g e n é rica e n tre ley, reg lam en to s,
usos, de los que tratan los a rts. 4 -8 de las d isp o sicio n es so b re la ley en g en eral; c )
en la in stitu ción de una relació n com p leja de jerarq u ía y de co m p e te n cia e n tre ley
n acional y ley regional, de la que trata el a rt. 1 1 7 de la C o n stitu ció n . El p rin cip io
de sucesión tem poral e n cu e n tra exp lícita exp resió n en la ab ro g ació n p o r in co m p a­
tibilidad e n tre la ley nueva y las p re ce d e n te s y p o r nueva disciplina de la totalidad
de la m ateria de leyes a n te rio re s, so b re lo que v ersa el art. 15 de las D isposicion es

Sobre la noción de «antinomia» se vean, desde un punto de vista analítico B o b b i o ,


1957, B o b b i o , 1960, G a v a z z i , 1959.
Un análisis del carácter ideológico de algunas doctrinas de la coherencia se encuentra
en Sistema giuridico e ordinamento giuridico, en C a s t i g n o n e , G u a s t i n i , & T a r e l l o ,
1979, Pt. I, cap. V, T a r e l l o , 1976c.
Cfr. retro, cap. I, n. 4.
71 Cfr. T a r e l l o , 1 9 7 6 b , ca p. II. n. 2.

| 147
La interpretación de la Ley

sob re la ley en gen eral. El p rin cip io de esp ecialid ad e n cu e n tra alguna e x p re sió n
exp lícita en lo cu cio n e s fre cu e n te s del g e n e ro «salv o las leyes e sp eciales», «salvo
cu an to d isp u esto p o r la ley e sp ecial», etc.
¿C uál es el a lc a n c e de to d o ello en sed e de p ro c e s o s in te rp re ta tiv o s , en
sede de atrib u ció n de significado a los en u n ciad o s legislativos? Para re sp o n d e r a
estas p regu n tas h ace falta co n sid e ra r que, p o r un lado, el p rob lem a te ó rico de la
incom patibilidad co n c ie rn e a n o rm a s, esto es, significados p re ce p tiv o s ya atrib u i­
dos a en u n ciad o s o a con ju n to s de en u n ciad o s legislativos: p o r el o tro lado, los
en u n ciad os del legislador que e x p re sa n n o rm a s de e stru ctu ra siste m á tica de las
fu en tes no distinguen e n tre norm as y enun cia d o s, y son form u lad os en térm in o s de
ley y en térm in o s de n o m b res té cn ic o s de d o cu m e n to s legislativos típ ico s (c o m o
reglam ento).
Pues bien, en sede de in terp retació n se p resen tan : a ) el problem a del significa­
do global, en relación a las incom p atibilid ad es e n tre n o rm as, a atrib uir al co n ju n to
de los en u n ciad o s legislativos (d e d iverso n iv el) so b re las relacio n es e n tre fu en tes,
incluido allí el p rob lem a de los co n flicto s e n tre las n o rm as e x p re sa d a s p o r esos
en u n ciad os: b ) el p roblem a de si la disciplina así ob ten id a c o n cie rn e a n o rm as, o
a en u n ciad os, o a d o cu m e n to s legislativos, o a v e ce s a u no y a v e ce s al o tro y — en
tal caso — cu án d o : c ) el p rob lem a relativo a cuál in te rp re tació n d ecid ir para los
singulares en u n ciad o s legislativos ex p re siv o s de n o rm as, en v istas a to rn a r o no
to rn a r o p erativ a la disciplina de las fu en tes que se ha ob ten id o.
Es del tod o ev id en te c ó m o las d iversas líneas de solu ción a esto s p rob lem as
que a b stra cta m e n te p ueden d arse, sean ap tas para co n fig u rar en m od o re sp e c ti­
v am en te d iverso , y tam bién m uy d iv erso , la o rg an izació n en su co n ju n to . Es por
ello m u y im p o rtan te e sta b le ce r si, en la p rá ctica de los o p e ra d o re s ju ríd ico s y en
p articu lar de los ó rg an o s de ap licació n , se ha co n so lid ad o una u nívoca línea en la
solu ción de los m en cio n ad o s p rob lem as: línea ap ta, si la hay, para co n fig u rar una
u n ívoca so lu ción (e n tr e las tan tas a b stra cta m e n te p o sib les) al p rob lem a de las
in com p atibilid ad es e n tre n o rm as en n u estra o rg an izació n .
Pues bien, en gen eral se d e te cta que, e n tre to d o s los ó rg an o s de ap licación del
d erech o , está difundida y no ob jetad a la op in ión de que el d e re ch o objetivo italia­
no es un sistem a que no tolera an tin o m ias reales y de que. p o r tan to , el p roblem a
de las n o rm as in com p atibles es el p rob lem a de las in com p atibilid ad es ap aren tes,
resolub les co n in stru m en to s de d e re ch o p ositivo73. En b ase a una opinión tal, el
con ju n to de los ó rg an o s de a p licació n ha co n so lid ad o un co n ju n to de reglas para
la atrib u ción de significado u n ív o co a los en u n ciad o s legislativos relativos a las
relacio n es e n tre fu en tes. El co n ju n to de e stas reglas, sin em b arg o , no p ro d u ce una
regla in terp retativ a g en eral p o r la cual, cu an d o es posible, los en u n ciad o s deben
se r in terp retad o s en m od o de no h a ce r su rg ir an tin om ias (a re so lv e r en base a
los crite rio s p ara su so lu ció n ). Esta regla (q u e puede llam arse p rin cip io de c o n ­
serv ació n de los d o cu m e n to s) se ha afirm ad o solo en relació n a la co n se rv a ció n

73 Esta opinión no carece, en cambio, de contrastes en doctrina.

148 |
Los documentos normativos y «su» significado

del d o cu m en to de la ley in fraco n stitu cio n al en las re la cio n e s co n la C o n stitu ció n :


co m o verem o s.

In te r p r e ta c ió n de los e n u n c ia d o s so b re la je r a rq u ía

I. La jerarquía entre normas constitucionales y normas infraconstitucionales


L a in terp retació n del p rim e r p un to del en u n ciad o del art. 1 3 4 C o n st. según el
cual la C o rte co n stitu cio n al ju zga « so b re las co n tro v e rsia s relativas a la legitim i­
dad co n stitu cio n al de las leyes y de los actos, con fu erza de ley, del E stad o y de las
R egiones» estaba ab ierta a dos a b stra cta s posibilidades: a ) e n te n d e r que el ob jeto
del ju icio de co n stitu cio n alid ad son las leyes y los a cto s, e sto es, los d o cu m e n to s74
en que la n o rm ativ a se in co rp o ra y que están co n stitu id o s p o r (u n o o m á s) e n u n ­
ciados: b ) e n te n d e r que el o b jeto del ju icio de co n stitu cio n alid ad es una n o rm a, en
relación con (u n o o m á s) en u n ciad os co m p re n d id o s en los d o cu m e n to s de que esa
n orm a p u ed e se r e x tra íd a , p e ro co n sid e ra d a c o m o entidad d iversa del d o cu m e n to
y. re sp e cto a él, a u tó n o m a m e n te juzgable en relación a su co n fo rm id ad co n la
co n stitu ció n . La p rim era posibilidad in terp retativ a lleva a que el p ro n u n ciam ien to
de ilegitim idad co n stitu cio n al golpee al d o cu m e n to de la ley o del a cto , o a una
p arte suya (u n en u n cia d o ) que es p o r ello d esb aratad o p or el p ro n u n ciam ien to
y « e x tra íd o » del siste m a ju ríd ico ; la segu nd a posibilidad in te rp re ta tiv a lleva a
que el p ro n u n ciam ien to de ilegitim idad co n stitu cio n al golpee a una n o rm a, que
co n stitu y e uno de los posibles significados atrib uidos a un d o cu m e n to o a uno o
m ás en u n ciad os in te rn o s a un d o cu m e n to , p ersistien d o en el sistem a ju ríd ico el
d o cu m en to aunque dejando a salvo la p reclu sió n de asign arle c o m o sign ificad o en
el fu tu ro la n o rm a d eclarad a ilegítim a.
Sobre estas posibles in te rp re ta cio n e s la d o ctrin a , en un p rim e r m o m e n to , se
ha dividido. U na cie rta can tid ad de au to res so sten ían que el juicio de legitim idad
tiene p o r ob jeto textos, do cu m en to s75, arg u m en tan d o que en un sistem a de d erech o
legislativo y e scrito sería inadm isible la in n ovación del d e re ch o p o r obra de un juez
co n stitu cio n al en la p ersisten cia de los m ism os te x to s de ley, y que es o p o rtu n a la
rem o ció n del sistem a de un te x to de ley p o r el solo h e ch o de que es su scep tib le
de una in terp retació n in co n stitu cio n al (e n tan to no e x tra v a g a n te ). O tro s ju ristas

Los juristas italianos, especialmente los constitucionalistas, con frecuencia llaman a los
documentos legislativos «disposiciones»; el término «disposición», en esta acepción,
se refiere tanto al documento en su totalidad (ley o acto) cuanto a sus particiones y a
los singulares enunciados en él comprendidos; y se contrapone a «norma». Esta ter­
minología fue introducida por C r i s a f u l l i , 1 9 6 4 : 1 9 5 y ss.
En este sentido A s c a r e l l i , 1957, B a r i i .e , 1962, B a r t h o l i n i , 1962: 2 9 y sgts, M o n -
t e s a n o , 1958, M o n t e s a n o , 1961, M o n t e s a n o . 1963: 33 y sgts, P i e r a n d r e i , 1961,
S a n d u l u , 1961, S a n d u l l i , 1967: 20 y ss.

| 149
La interpretación de la Ley

sosten ían en cam b io que la C o rte co n stitu cio n a l se p ron u n cia siem p re solam en te
sob re la legitim idad co n stitu cio n a l de las n o rm a s76.
P ero una línea de co n d u cta siem p re p ro g resiv am en te m ás clara fue ad optada
p o r la C o rte co n stitu cio n al, tan to que tam bién la d o ctrin a ha ido ad ecuán d ose a esta
línea y u n ificán d ose. Según tal línea de co n d u cta , el ju icio de legitim idad c o n s titu ­
cional v ierte sob re los d o cu m e n to s cu an d o todas las razon ab les in te rp re ta cio n e s
suyas p ro d u cen n o rm as que son in co n stitu cion ales o bien cu an d o la jurisprud en cia
con solid ad a p o r la m ag istratu ra ord in aria ( y en p a rticu la r la de C a sa ció n ) da una
in terp retació n resu ltan te en una n o rm a in co n stitu cio n a l77; en to d o o tro caso , el
ju icio de legitim idad co n stitu cio n a l v ie rte so b re n o rm a s (y so b re n o rm as cu yas
relacio n es con los en u n ciad o s singulares o co m b in ad o s de los que se asu m en s e r
in te rp re ta cio n e s p ueden s e r m uy láb iles). La C o rte , p o r tan to , d esd e los p rim ero s
m o m en to s78, se p erm itió p ro n u n ciarse (cu a n d o lo con sid erab a o p o rtu n o ) no sobre
d o cu m en to s sino so b re sus in te rp re ta cio n e s. Son p ro n u n ciam ien to s so b re n orm as
an te tod o las sen te n cia s así llam adas in terp retativ as estim ato rias que, sin a fe c ta r al
d o cu m en to , acog en la cu estió n de legitim idad co n stitu cio n a l de una d eterm in ad a
ley «en cu an to» in terpretada en un d eterm in ado m od o; son p ron un ciam ien tos sobre
n o rm as las sen te n cia s e stim a to ria s de una cu estió n de legitim idad co n stitu cio n al
de una d eterm in ad a ley «en c u a n to » in terp retad a en un d eterm in ad o m o d o : son
p ro n u n ciam ien to s so b re n o rm a s las se n te n cia s e stim ato rias de una cu e stió n de
legitim idad co n stitu cio n a l de un «co m b in ad o d isp u esto » o de una n o rm a ex tra íd a
de « p rin cip io s» que presid en una m ateria o de una n o rm a ex tra íd a a trav és del
arg u m en to p ro d u ctiv o (a contrario, a simili, a fo rtio ri) de un en u n ciad o que, co m o
tal, no es im pugnado; son p ro n u n ciam ien to s so b re n o rm a s las se n te n cia s e stim a ­
to rias p arciales que h acen c a e r p artes co n ce p tu a lm e n te au tó n o m as del a lcan ce
n o rm ativ o de uno o m ás en u n ciad o s de un d o cu m e n to que p e rm a n e c e in tacto ;
son p ro n u n ciam ien to s so b re n o rm as las se n te n cia s así llam adas «ad itiv as» (a se r
distinguidas de las así llam adas «su stitutivas» que en cam b io son pron un ciam ien tos
so b re el d o cu m e n to en cu a n to co n tie n e un en u n ciad o en lugar de o tr o ), co n que
la C o rte deja vivir al d o cu m e n to aun si d eclaran d o in co n stitu cio n al la n o rm a por
él exp resad a «e n la p arte en que no p re v é » o tra co sa: son . p o r últim o, p ro n u n ­
ciam ien to s so b re n o rm a s las así llam adas « se n te n cia s d esestim ato rias en sen tid o
in terp retativ o » co n que se rech aza la cu estió n de co n stitu cio n alid ad de una ley
p orq u e una in te rp re ta ció n suya, indicada p or la C o rte , es una n orm a co n stitu -

76 A r n e l u t t i , 1950, C a r n e l u t t i , 1962, C o n s o & F a z z a l a r i , 1966, G a l l o , 1956, G i a n -


NINI, 1956, MODUGNO, 1970: 27 1 -2 7 6 , Z a ü REBELSKY, 1977: 151 y SS.
77 Cfr., por ej„ las sentencias n. 3 de 1956, n. 52 de 1965 (la Corte no puede prescindir del
significado que el texto «ha venido asumiendo por efecto de interpretación judicial»),
n. 114 de 1977.
78 Por ejemplo, las sentencias n. 13 y n. 20 de 1956.

ISO
Los documentos normativos y «su» significado

cio n alm cn te legítim a in clu so si una d iversa in te rp re ta ció n suya resu ltaría en una
n orm a co n stitu cio n a lm e n te ilegítim a79.
Esta línea de co n d u c ta de la C o rte co n stitu cio n a l, según la cual el ju icio de
con stitucionalid ad vierte sob re te x to s cu an d o ellos no son su sceptibles en co n cre to
de in terp reta cio n es en sen tid o co n stitu cio n al y v ie rte so b re las in te rp re ta cio n e s o
n o rm as cu an d o los te x to s son su scep tib les en c o n c re to de una in te rp re ta ció n en
sentido con stitu cio n al, co n stitu y e en nuestra actual o rgan ización un dato de h echo,
del cu al tam b ién la d o ctrin a debió to m a r n ota. El resu ltad o es que se ha venido
afirm an d o una v erd ad era y propia regla de in te rp re ta ció n , que e stab lece que a)
toda vez que es posible no deben co n sid erarse d esbaratados p o r la incom patibilidad
co n stitu cio n al los te x to s in fra co n stitu cio n a le s (p rin cip io de co n s e rv a c ió n de los
d o cu m e n to s); y que b ) los en u n ciad o s de los d o cu m e n to s legislativos in fraco n s-
titu cion ales, si es posible, d eben s e r in terp retad o s en m od o tal que no resulten
n o rm as in co n stitu cio n ales.
Se tra ta de una regla in te rp re ta tiv a que vale solo fren te a los en u n ciad o s in fra­
co n stitu cio n ales. Ella nada d ice en relació n a la in te rp re ta ció n de los en u n ciad os
co n stitu cio n ales. Se tra ta p o r ello de una regla in terp retativ a que fu n cion a solo
p arcialm en te en el sen tid o de re d u cir las an tin o m ias ju ríd icas: esto así, dado que
para tal red u cció n sería n e ce sa rio que tam bién re sp e cto a los en u n ciad o s c o n s ti­
tu cion ales se co n so lid asen in te rp re ta cio n e s tales de to rn a r m en o s fáciles y m en os
frecu en tes los co n flicto s co n las n o rm a s e x p re sa d a s p o r d o cu m e n to s legislativos
in fraco n stitu cio n ales (lo cual no es el c a s o )80.
Sin em b argo, lo c ie rto es que en la m edida en que la regla recién aludida sea
op erativa, ella red u ce las an tin o m ias y tien d e a p re se n ta r la o rg an izació n global
co m o co h e re n te .

II. La jerarquía entre leyes y otros documentos normativos jerárquicam ente


inferiores
La in te rp re ta ció n del a rt. 4 disp. p rel., p o r p a rte de to d o s los ó rg an o s de
ap licació n del d erech o , fue siem p re en el sen tid o de que cu an d o el en u n ciad o de
un reglam en to es in terp retad o de m o d o tal que d eterm in a la incom patibilidad
con la in terp retació n de una ley, lo que es elim inado del sistem a ju ríd ico no es el
resu ltado de la in terp re ta ció n , no es la n o rm a, sino el reg lam en to m ism o (o una
p arte au tón om a su y a).
En o tras p alabras, los ó rg an o s de ap licació n de la ley n u n ca han ad op tad o un
p rin cip io de co n se rv a ció n del te x to (d el re g la m e n to ) o una regla gen eral de in­
terp retació n p o r la cu al, en tan to sea posible, el reg lam en to deba s e r in terp retad o
en m odo tal de no d e te rm in a r in com p atibilid ad es co n la in te rp re ta ció n de la ley.

Para éstos tipos de sentencia cfr. C r i s a f u l l i , 1978, O n i d a , 1977, Z a g r e b e l s k y , 1977,


Y cfr. T a r e l l o , 1979.
T a r e l l o , 1977d, e int'ra. cap. VIII.

| 151
La interpretación de la Ley

Ello significa que la in te rp re ta ció n del reg lam en to y la in te rp re ta ció n de la


ley no están co n d icio n ad as p o r una regla g en eralizad a dirigida a lim itar los caso s
de su presión de los reg lam en to s del sistem a, y la n o rm a exp resad a p o r el a rt. 4
se rá en cad a o ca sió n aplicable o no en base a in te rp re ta cio n e s efectu ad as en cada
op ortu n id ad co n el au xilio de los esq u em as o rd in ario s de in te rp re ta ció n de los
en u n ciad os.

In te r p r e ta c ió n de los e n u n cia d o s so b re la su c e sió n te m p o ra l

Los en u n ciad o s del a rt. 15 disp. prel. seg ú n los que a ) las leyes son abrogadas
« p o r in com p atibilid ad e n tre las n uevas d isp o sicio n es y las p re c e d e n te s» y b ) son
ab rogad as p orq ue la nueva ley «regu la la integridad de la m ateria ya regulada por
la ley a n te rio r» , son a b stra cta m e n te su scep tib les de dos in te rp re ta cio n e s en línea
general. Según una p rim era in terp retació n gen eral posible, una ley (o un en un ciado
su y o ) es abrogada cu an d o í¡1 ) una in te rp re ta ció n suya (o una in te rp re ta ció n de un
e n u n cia d o ) es in com p atible co n una in te rp re ta ció n (o una in te rp re ta ció n de un
en u n ciad o ) de la ley nueva, y cu an d o b 1 ) la ley nueva p uede se r in terp retad a co m o
discip linan te de la integridad de la m ateria cu b ierta p o r tod as las in te rp re ta cio n e s
de la an terio r. Según una d iversa in te rp re ta ció n g en eral posible, una ley a 2 ) es
abrogada cu an d o no hay ninguna in te rp re ta ció n (n o e x tra v a g a n te ) que pueda s e r
glob alm ente com p atib le co n al m en os una posible (n o e x tra v a g a n te ) in te rp re ta ­
ció n de la ley n ueva, y cu an d o b 2 ) no sea posible in te rp re ta r la ley a n te rio r co m o
regu latoria de una m ateria, aunque sea tan solo m arg in alm en te, m ás vasta que la
regulada p o r la in te rp re ta ció n preelegida de la ley p o sterio r.
C o m o es ev id en te, la segu nd a in te rp re ta ció n g en eral es aquella que in co rp o ra
el p rin cip io de co n se rv a c ió n de los d o cu m e n to s.
Sin em b argo, no se ha con solid ad o, e n tre los ó rg an o s de ap licació n , la segunda
in terp retación gen eral; m ás bien puede d ecirse que — aunque de m od o no exp lícito
— los ó rg an o s de ap licació n p arecen privilegiar la p rim era in te rp re ta ció n gen eral
favorecien d o la ab rogación , esp ecialm en te en esos cam p o s d isciplinarios en que es
habitual p resu m ir la rápida su ce sió n de las disciplinas (el d e re ch o ad m in istrativ o
y trib u tario , e se n c ia lm e n te ).

I n te r p r e ta c ió n del p rin cip io d e e sp e c ia lid a d

Salvo e sp o rá d ico s reen v ío s en te x to s de leyes, el p rin cip io de esp ecialidad es


en n u estra o rg an izació n e n te ra m e n te fruto de la elab o ració n ( y de la tra d ició n )
d o ctrin al y las ju risp ru d en cias p re se n ta n , a su re sp e cto , notable variabilidad en
relació n a los v a rio s se cto re s discip linarios.
P o r ello no se ha podido co n so lid ar, en gen eral, re sp e cto al c rite rio de e sp e ­
cialidad. regla in terp retativ a alguna. Puede quizás o b se rv a rse que el p rin cip io de
esp ecialidad incluye el p rin cip io de co n se rv a ció n de los te x to s . E sto así, dado que
cu an to m ás se exp an d en los significados del en u n ciad o « g e n e ra l» y del « e sp e cia l» ,
tan to m ás se exp an d e el área de la incom p atibilid ad : y en este área, la n o rm a que

152 |
Los documentos normativos y «su» significado

co n stitu y e el significado del en u n ciad o « e sp e cia l» p rev alece, p e ro sin p e rju d ica r
ni m ín im am en te al d o cu m e n to de la n o rm a «g e n e ra l» .

C o n flicto s e n tre c r ite r io s p a ra la so lu ció n d e c o n flicto s

Se han elab orad o reglas para la solu ció n de los co n flicto s.


El c rite rio de jerarq u ía p rev alece so b re o tro s crite rio s.
El c rite rio de esp ecialidad p rev alece so b re el c rite rio de su cesión tem p o ral
(/e x posterior generalis non derogat priori speciali).
C om o con secu encia, el principio de co n serv ació n de los textos in fraconstitucio­
nales en relación con la C onstitución vale tam bién con referencia a la ley especial.

2 3 . LOS EN U N C IA D O S LEG ISLA TIV O S Y LOS PRO BLEM A S DE LA R ED U N ­


D ANCIA

En o casio n es dos en u n ciad o s se form u lan de un m od o tal de p o d e r se r in te r­


p retad os c o m o en lazan do a un m ism o su pu esto de h ech o una m ism a co n se cu e n cia
o efecto ju ríd ico . Se d ice en esto s ca so s que hay red u n d an cia.
En los d iscu rsos de ca rá c te r asertivo, la redundancia no siem pre es con sid erad a
un d efecto. En cam b io, trad icio n alm en te, la red u nd an cia es co n sid erad a un d efecto
en los d iscu rso s p recep tiv o s, d irectiv o s, p ersu asiv o s. Ello d eriv a de la co n sid e ra ­
ción de que la rep etició n d e te rio ra la fuerza p ersu asiva v p rop agan d ística de los
m en sajes, dado que los re ce p to re s son p o co im p resio n ad o s p o r el m en saje iterad o
al h abitu arse a él. T odavía m ás, la rep etició n es co n sid erad a un d e fe cto para el
d iscu rso del legislador, dado que p uede s e m b ra r la so sp e ch a o inclusive la ce rte z a
de que la p rim era n o rm a no haya sido eficaz, y que p o r tan to el legislador sea débil.
E sta co n sid eració n ha dado lugar a una p resu n ció n de e co n o m icid a d de la ley,
p o r la cual — d en tro de un m ism o nivel je rá rq u ico — se co n sid e ra que el legislador
evita las re p e ticio n e s. P o r tan to , se ha co n so lid ad o la d o ctrin a según la cual las
red u n d an cias son ap aren tes. E sta d o ctrin a , a su v ez, está en la base del arg u m en to
in terp retativo así llam ado « e co n ó m ic o » 81, o hipótesis del legislador no red u nd an te,
según el cual cu an d o dos en u n ciad o s están form u lad os de m o d o tal de p o d e r ser
in terp retad os c o m o en lazan do a un m ism o su pu esto de h ech o un m ism o efecto
ju ríd ico , el en u n ciad o su cesiv o (o el esp ecial re sp e cto al g e n e ra l) d ebe, si es p o ­
sible, se r in terp retad o co m o en lazan d o al su pu esto de h e ch o un e fe cto u lte rio r y
d iverso re sp e cto a aquel que a él enlaza un en u n ciad o a n te ce d e n te (o uno g e n e ra l).
Se trata, sin em b arg o , de un a rg u m e n to su m am en te débil, co m o débil — y
sujeta a m u ch as e x ce p cio n e s — es la regla in terp retativ a.
La regla de no red u n d an cia es análoga a la de co n se rv a c ió n del te x to : dado
que ella induce a c o n s e rv a r el te x to atrib u yén d ole un sign ificad o tal que no resulte
superfluo.

81 T a r e l l o . 1 9 7 7 b : 9 8 8 . e infra, cap. VIII, n. 6 6 .


La interpretación de la Ley

Tal co m o la regla de co n se rv a ció n induce a atribuir significados no conflictivos


a en u n ciad os que p odrían se r co n sid e ra d o s exp resiv o s de n o rm as en co n flicto , del
m ism o m o d o , la regla de la n o -red u n d an cia in d uce a atrib u ir sign ificad os d iv erso s
a en u n ciad o s que p o d rían s e r co n sid e ra d o s e xp resiv o s de la m ism a n o rm a. A m bas
reglas tiend en a h a ce r e fe c tu a r al in térp rete un p aso u lte rio r en el p ro ce so de in­
te rp re ta ció n de los en u n ciad o s luego de la co n sid e ra ció n de otros en u n ciad o s: el
p rin cip io de co n se rv a ció n cu an d o se e n cu e n tra o tro en u n ciad o p o te n cia lm e n te
in terp retab le c o m o en co n flicto , el p rin cip io de no red u n d an cia cu an d o se e n ­
cu e n tra o tro en u n ciad o p o te n cia lm e n te in terp retab le co m o iterativ o . E ste paso
u lterio r en el p ro ce d im ie n to in terp retativ o es efectu ad o re cu rrie n d o a arg u m en to s
in terp retativ o s, que serán o b jeto de tra ta m ie n to m ás ad elan te.

154 I
C a p ít u l o IV

Definiciones legislativas e interpretación de la ley

Su m a r io :
24. Noción de «definición legislativa».- 25. Las doctrinas relativas al carácter vinculante
o no vinculante de las definiciones legislativas o de algún tipo de definición.-26. Algunas
consideraciones sobre las tendencias a la afirmación doctrinal del carácter no vinculante.-
27. Excursus sobre la historia de la teoría de la definición.-28. Los verdaderos problemas-
de las definiciones legislativas.- 29. Clasificaciones de las definiciones legislativas.- 30.
Los caracteres formales de las definiciones legislativas:.-1) Las definiciones basadas sobre
clasificaciones (por género y diferencia específica: extensional: por exclusión).- A ) Las
definiciones por género y diferencia especifica.- B) Las definiciones extensionales.- C)
Las definiciones por exclusión.- 31. Sigue: II) Las definiciones por designación.- A ) La
definición parentética.-B) La definición por rúbrica.- C) ¿Se dan definiciones por simple
mención?.-32. Sigue: III) Las definiciones por conceptualización (por enumeración de las
características necesarias: por descripción empírica; por exclusión).- A) Las definiciones
por enumeración de las características necesarias.- B) Las definiciones por descripción
empírica del objeto o situación cualificados.- C) Las definiciones por origen.-D) Las defi­
niciones por cuantificación.- 33. Definiciones operativas.-34. Los modos estilísticos de la
introducción de las definiciones en el discurso legislativo.-35. Los términos definidos.- A )
Términos fácticosy términos calificatorios.-B) ¿Los términos calificatorios definidos por
la ley son nombres de institutos?.- 36. Las definiciones legislativas y su contexto.- A ) El
documento en que la definición legislativa está incluida.- B) Las definiciones legislativas
en las relaciones entre documentos normativos.- 37. Consideraciones finales.

2 4 . N O CIÓ N DE «D E FIN IC IÓ N LEG ISLA TIV A »

P o r «d efin ición legislativa» se en tien d e, tau to ló g icam en te, la defin ición de un


térm in o (re p re se n ta d o p o r un sin gu lar vocab lo o p o r una e x p re sió n co m p u e sta
p o r un con ju n to bien fo rm ad o de v o ca b lo s ) que se estab lece en el c o n te x to de una
ley o, m ás g e n é rica m e n te , de un d o cu m e n to n o rm a tiv o ’. P ro v iso ria m e n te , p o r

1 I.as definiciones legislativas fueron objeto, en los últimos años, de renovada atención
por parte de filósofos del derecho y también de juristas, y especialmente en Italia. Des­
de ya han de señalarse, entre las voces más importantes, las siguientes: Ross, 1958a,
ahora parcialmente en traducción al it. En la antología editada por S c a r p e l l i , 1976:
S c a r p e l l i , 1959a, precedentemente en francés S c a r p e l u , 1958, y ahora parcialmente
en la antología S c a r p e l l i . 1 9 7 6 :1 8 3 y ss.: S c a r p e l l i , 1959b. M a r t i n o , 1975 (y sobre

I 155
La interpretación de la Ley

«d efin ició n » en te n d e m o s a cu alq u ier d iscu rso que ten ga el a sp e cto de d efinición
según el uso co m ú n del v o cab lo, c o m o es el ca so — a titulo ejem p lificativo — de
los d iscu rso s según el esq u em a: « x es A »: o bien según el esq uem a: « p o r x se
en tien d e A »; o bien según el esq u em a: « N o ció n de x . C uando se lleva a cab o la
a cció n p, S d ev ien e x S » ; o bien aun según el esq uem a: «A . B, C, D. son x » (d o n d e
x es el térm in o d efin id o ).
El térm in o que es definido m ed ian te una «d efin ició n legislativa» a p a re ce n e­
ce sa ria m e n te en el d iscu rso de la ley (o del d o cu m e n to n o rm a tiv o ) que co n tien e
la d efin ición . Sin em b arg o , tal té rm in o a p a re ce tam bién — h ab itu alm en te aunque
no n ece sa ria m e n te — en o tro s seg m en to s del d iscu rso legislativo, dado que — si así
no fu ere — la defin ición legislativa sería inútil y red u n d an te. P or el c o n tra rio , las
d efin icion es legislativas son u sualm en te no red u n d an tes y, m u ch as v e ce s, tam bién
útiles: aunque su utilidad pueda e sta r lim itada. Para c o m p re n d e r las razo n es de su
utilidad y de sus lím ites es co n v e n ie n te alguna o b se rv a ció n prelim in ar.
Una de las razo n es p o r las cu ales la a trib u ció n de significado a los en u n ciad o s
legislativos p resen ta d ificultad es e in ce rte z a s y está ab ierta a m ás de una posibili­
dad in terp retativ a , reside en el h e ch o de que no to d o s los v o cab lo s y los con ju n to s
bien fo rm ad o s de v o cab lo s que a p a re ce n en el co n ju n to de to d o s los en u n ciad o s
legislativos son u n ív o co s2. Pues bien, la utilidad de las d efin icio n es legislativas ha
de co n m e n su ra rse p re cisa m en te p o r su cap acid ad de to rn a r u n ív o co s, al m en o s,
a aquellos vo cab lo s que ellas definen.
El fin que q uienes form ulan las leyes se p ro p o n en p erseg u ir m ed ian te la inclu­
sión de d efin icio n es en ellas, es e v id e n te m e n te el de re m o v e r una de las razo n es
p o r las que las leves e stán ab iertas a la a trib u ció n de sign ificad os p re ce p tiv o s
d isp ares y p o r las que co n fre cu e n cia las in te rp re ta cio n e s e fe ctiv a m e n te llevadas
a cab o divergen e n tre sí. En o tra s p alab ras, el fin p ersegu id o p o r el legislad or co n
sus activid ad es d efin ito rias es el de to rn a r m en os in cie rta la atrib u ció n de signifi­
cad o a la ley, m en o s variables las in te rp re ta cio n e s y m ás seg u ras las e x p e cta tiv a s
en relación a las ap licacio n es.
P o r lo d em ás, la utilidad de las d efin icio n es legislativas es lim itada, así co m o
resu lta p arcialm en te fru stra d o el fin p ersegu id o p o r el legislador al estab lecerlas.
Los lím ites de la utilidad de las d efin icio n es y las ra z o n e s de las fru stra cio n e s del
legislad or son v ariadas y de d iv erso ord en .
La p rim era lim itació n es de o rd en lógico. No to d o s los vocab los de la to tali­
dad del d iscu rso legislativo p u ed en s e r d efinidos en el d iscu rso legislativo m ism o;
esto así dado que el d iscu rso legislativo incluye a las d efin icio n es legislativas las
cu ales definen m ed ian te té rm in o s ten id os p o r co n o cid o s (aq u ello s que están en el
d efin ien s) los té rm in o s d efinidos (lo s que o cu p an la p osició n de d efin ien d u m ); si

él G u a s t i m i , 1 9 7 6 b ) ; I r t i , 1 9 7 6 , ca p . II, § § 6 y 7 ( s o b r e el cu al T a r e l l o , 1 9 7 6 - 1 9 7 7 ,
II, 9 3 2 - 9 4 2 ) ; B e l v e d e r e , 1 9 7 7 ( s o b r e el cu al hay re c e n s i ó n de G a b r i e l l i , 1 9 7 8 y nota
de T a r e l l o , 1 9 7 8 b ) : B e l v e d e r e , L a n t e l l a , & J o r i , 1 9 7 9 .
2 C a s t i g n o n e , G u a s t i n i , & T a r e l l o , 1 9 7 9 , Pt. II, cap . I y cfr. r e t r o , cap . I, n. 3.
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

to d os los térm in o s que a p a re ce n en el defin ien s de una defin ición fueren definidos
m ed ian te o tra s d efin icio n es n e ce sa ria m e n te se daría circu larid ad v, co n sig u ie n te ­
m en te. las d efin icion es p erd erían al m en o s en p a rte su utilidad. P o r ello, no to d o s
los v ocab lo s del d iscu rso legislativo pueden s e r definidos p o r el legislador (sin
circu la rid a d ). E sto significa que h ay siem p re esp acio s residu ales (au n q u e re s trin ­
g id o s) ab iertos a la d iscre ció n del in térp rete y del ó rg an o de ap licació n . P o r tan to ,
en to d o caso la utilidad de las d efin icio n es legislativas es p arcial, al tiem p o que el
fin del legislador que e stab lece las d efin icio n es, en p arte, se fru stra. Este p rim er
límite — de ord en lógico — de las defin iciones legislativas, sin em bargo, es de escasa
im p ortan cia v no d ebe s e r so b re v a lo ra d o : co n referen cia a e ste lím ite se puede de
tod os m od os re c o n o c e r que el legislador está en co n d icio n e s de re d u cir m u ch o el
n ú m ero de vo cab lo s indefinidos y que el d iscu rso legislativo puede v o lv e rse , en
gran m ed id a, ce rra d o a la d iscre ció n in terp retativ a.
La segu nd a lim itación es de o rd en se m á n tico . Las d efin icio n es legislativas se
presen tan co m o enun ciados, esp ecíficam en te co m o en un ciados legislativos: al igual
que tod os los o tro s en u n ciad o s legislativos req u ieren de in terp retació n , es d ecir, es
n ecesario que les sea atribuido un sign ificad o. Los en u n ciad o s legislativos (y p o r
ello tam bién las d efin icio n es leg islativas) no son n o rm a s: las n o rm a s son los signi­
ficados atrib uidos a ellos. En o tro s té rm in o s, las d efin icio n es legislativas red u cen
el cam p o de la d iscre ció n en el atrib u ir significado a ntros en u n ciad o s legislativos
(cu a n d o lo re d u ce n ) solo d esp u és de h ab er sido in terp retad as. La in tro d u cció n de
una defin ición en el d iscu rso legislativo es en tod o caso in tro d u cció n de un u lterio r
objeto de in terp retació n . La o p e ra ció n es v en tajo sa, en té rm in o s de red u cció n de
la d iscrccio n alid ad , en la m edida en que los té rm in o s co n te n id o s en el d efiniens
su sciten (d e h e ch o ) m en o s co n tro v e rsia s de las que su scitan los té rm in o s c o n te ­
nidos en el d efin itu m : p e ro en to d o ca so , se tra ta de una ven taja co n tin g e n te , y
lim itada p o r el h ech o m ism o de s e r co n tin g e n te . T a m p o co esta segunda lim itación
debe s e r so b revalo rad a. aunque se la deba te n e r p resen te.
La te rc e ra lim itación es de orden e stru ctu ra l, e sto es. d ep en d e de la e s tru ctu ra
de la o rgan izació n ju ríd ica. Las d efin icio n es legislativas so n u n a clase p a rticu la r de
en u n ciad os n o rm ativ o s, co n n o tas c a ra cte rís tic a s su ficie n te m e n te individuadas.
Este solo h ech o d eterm in a , en las o rg a n iz a cio n e s ju ríd icas en que las d efin icio n es
legislativas están p re se n te s, una s e rie de p ro b lem as p rá c tic o s (h a b itu a lm e n te
d isfrazad os c o m o p ro b lem as « te ó r ic o s » ), cu y as p osib les so lu cio n e s tien d en a
m u ltip licar la can tid ad de d iscre ció n dejada p o r el legislador a los o p e ra d o re s de
la in terp retació n . En p a rticu la r se plan tean los sigu ien tes dos p ro b lem as: a ) si
los en u n ciad os legislativos que co n sisten en d efin icio n es e x p re se n «v e rd a d e ra s
n o rm a s» ; b ) en caso afirm ativ o , si las (v e rd a d e ra s ) n o rm as e x p re sa d a s p o r las
d efin icio n es legislativas p re v a le z ca n o ced an fren te a n o rm a s e x p re s a d a s p o r
en u n ciad os legislativos de o tro tipo en ca so de c o n flicto o de incom p atibilid ad : y,

157
La interpretación de la Ley

ev en tu alm en te, cu án d o y en qué co n d icio n e s las p rim e ra s p rev alezcan so b re las


segu nd as o v ic e v e rs a 3.
En co n clu sió n , p uede d e cirse que las d efin icio n es legislativas son las d efini­
cio n es in trod u cid as en el d iscu rso legislativo p ara red u cir la d iscrecio n alid ad de
los o p erad o res de la ap licació n ; que tal re d u cció n e n cu e n tra lím ites o b jetivos, de
ca rá c te r lógico, se m á n tico y estru ctu ra l: que m ie n tra s los lím ites de c a rá c te r lógico
y sem án tico son invencibles, p ero de peso com p arativ am en te e scaso , los de c a rá cte r
e stru ctu ra l co n c ie rn e n a la d istrib u ción de p o d e r e n tre los ó rg a n o s legislativos y
los de ap licació n , y d ep en d en , en g ran p arte, de la cu ltu ra ju ríd ica: en el sen tid o de
que es la cu ltu ra ju ríd ica quien p ro b lem atiza la relev an cia o irrelev an cia, así co m o
la fuerza com p arativ a, de las n o rm as e x p resad as m ediante d efin iciones legislativas.

25. LAS D O C T R IN A S R ELATIV AS AL C A R Á C T E R V IN C U L A N T E O NO V IN ­


C U L A N T E DE LAS D EFIN IC IO N ES LEG ISLA TIVA S O DE ALG Ú N T IP O DE
D EFIN ICIÓ N
La opinión según la cual las d efin icio n es legislativas no son v in cu lan tes c ir ­
culó p o r m u ch o tiem p o en las cu ltu ra s ju ríd icas del O ccid en te. A n tes de d ev en ir
d o ctrin a v erd ad era y propia, esta opinión estu vo p o r m u ch o tiem p o o cu lta y no
exp resad a, y co n stitu y ó una e sp e cie de ju stificació n im plícita de p rá ctica s in ter­
p retativas y ap licativas que d esaten d ían — cu an d o lo con sid erab an o p o rtu n o — a
las d efin icio n es co n ten id as en d o cu m e n to s n o rm a tiv o s que, sin e m b arg o , se c o n ­
sid erab an , en su co n ju n to , v in cu lan tes. En p articu lar, to d o s los usos m ed iev ales y
m o d ern o s del d e re ch o ro m an o se ca ra c te riz a ro n p o r co n tin u o s re ch a z o s de aq ue­
llos en u n ciad o s, co n te n id o s en las fu en tes ro m a n ística s, que se p resen tan co m o
«d efin icio n es» (e n el sen tid o m o d e rn o y en el uso o rd in ario de la p a la b ra )4 . E sto
se debía, en p arte, a las c a ra cte rís tic a s de las fu en tes d o cu m e n ta le s, en esp ecial

3 En nuestra cultura jurídica, este problema es generalmente planteado como pregunta


sobre «si las definiciones legislativas tengan carácter vinculante». Así planteado, el
problema tiene carácter ideológico, como fue muy bien visto por S c a k p e l l i , 1958,
ahora en S c a r p e l l i . 1976: 183 y ss. (cfr. p. 194: «La tesis de que el legislador no deba
definir y que las definiciones legales no sean vinculante es a mi parecer la máscara de
una orientación política a favor de una mayor libertad en la interpretación»). Pero,
en una prospectiva realista, detectar el carácter ideológico del problema así planteado
no es suficiente; es necesario indagar acerca de si un tal planteamiento del problema
y alguna de sus «soluciones» estén difundidos entre los operadores jurídicos o entre
algunos de ellos o en relación a algún sector de la organización jurídica. Esto así porque
es esta última indagación, y no la simple operación de «enmascaramiento ideológico»,
lo que nos ofrece informaciones sobre la estructura de la organización jurídica y sobre
los eventuales límites estructurales que encuentra la legislación actuada a través de, o
que en cualquier caso incluye, definiciones.
4 En el uso antiguo definitio tenia con más frecuencia significado de determinación, de
resolución: significado que las palabras derivadas han mantenido como secundario

158 I
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

al D igesto: tra tá n d o se de co le c c io n e s de p rá ctica s de d iv erso origen y no siem p re


efectiv am en te h o m o g en eizad as. no es in frecu en te en ellas la p resen cia sim ultán ea
i e d efin icion es in com p atib les, lo que su scita la te n d e n cia a no te n e rla s en cu en ta.
En p arte, ello tam b ién se debía a la n ecesid ad de ap licació n p rá ctica de en u n cia ­
dos n o rm ativ o s en situ acio n es y a su p u esto s de h e ch o m u y alejados re sp e cto de
aquellos de su form u lació n : la su presión (d e h e c h o ) de las d efin icio n es facilitaba la
m an ip u lación de las fu en tes. Por lo d em ás, to d o el m o v im ien to d o ctrin al dirigido
¿ rem ed iar la co n fu sió n » y a « re s ta b le c e r el o rd e n » , a d ar o rd en « ló g ico » o « n a -
rural» o « siste m á tic o » a las fu en tes ro m an as (d e sd e los C ultos a los racio n alistas
co m o D o m a t y L e i b n i z , desde los racio n alistas a los ju ristas siste m á tico s del siglo
X I X ), se ca ra cte riz a b a p o r su stitu ir — en función re o rd e n a d o ra o siste m á tica —
p or d efin icio n es « cie n tífica s» a aquellas co n te n id a s en las fu en tes. C o m o fu ere, la
tradición ro m an ística, h asta la é p o ca co n te m p o rá n e a y hasta la H istorisierung del
d erech o ro m an o , nos p resen ta un e sce n a rio ca ra cte riz a d o p o r el fre cu e n tísim o y
no o cu ltad o d esuso p rá ctic o de las d efin icio n es legislativas3.
Es verd ad , sin em b arg o , que el p rob lem a de las d efin icio n es legislativas se
rep rop u so co n n uevas im p licacio n es a p a rtir de las co d ifica cio n e s m o d ern as, dado
que en ellas se m an ifestó fre cu e n te m e n te el in ten to de los legisladores de p ro cu ra r
disciplinas co m p leta s y cie rta s , las que podían o b te n e rse — se co n sid e ra b a — solo
m ed ian te d efin icion es y cla sifica cio n e s de los n o m b res de los in stitu to s y, m ás
en gen eral, de los té rm in o s que d e scrib e n la m ateria disciplinada. Las m ás de las
veces, al llevarse a cab o la co d ificació n (e n las m aterias no p ro fu n d am en te in n o ­
vad as) sim p lem en te eligiendo una de e n tre las d iv ersas d iscip linas p ro p u estas
in terp retativ am en te c o m o « d e re c h o » en la o rg an izació n p re-v ig en te, la defin ición
del térm in o o b jeto de disputa in te rp re ta tiv a era el ca m in o a p a re n te m e n te m ás
sim ple y e c o n ó m ic o 6. En p articu lar, el p rob lem a de si las d efin icio n es legislativas
fueren v in cu lan tes se p ro sp e cta b a so b re las co d ifica cio n e s del d e re ch o civil (y
co m ercial cu an d o el d e re ch o co m e rcia l pasó a s e r co n sid e ra d o d e re ch o p riv ad o )
y sob re las p artes atin en tes al d e re ch o p rivad o de las co d ifica cio n e s co n pluralidad
de m aterias: en sum a, en un p rim e r m o m e n to , el p rob lem a se p ro p u so en térm in o s

(«definir una controversia» = «resolver una controversia»). Con frecuencia, sin em­
bargo, definitio era sinónimo de regula (iuris).
En su lindo libro sobre El problema de las definiciones en el código civil, B e l v e d e r e ,
1977, comienza su reseña histórica con el Código de N a p o l e ó n y con la doctrina
francesa sobre él; ello está justificado por el hecho de que el autor se ocupa no de
todas las definiciones legislativas, sino de aquellas específicamente contenidas en el
código civil; por otro lado, si no se tiene en cuenta la tradición romanística se puede
dar la impresión (com o he observado en la recensión cit.) de que el problema de las
definiciones legislativas, y la opinión que no vinculen, sean más recientes de cuanto
en efecto lo son.
En estos casos se trataba de «definiciones legislativas» en doble sentido: en el sentido
de que se trataba de definiciones de términos incluidos en el texto de la ley, y en el
sentido (antiguo) de que se trataba de definiciones autoritativas de disputas.
La interpretación de la Ley

nuevos en relación a los có d ig o s civiles a u stría co s (el W estgalizisches G esetzbuch


de 1 7 9 7 y el cód igo civil universal de 1 8 1 1 ) , al có d ig o prusiano (A llg em ein es Land-
recht. de 1 7 9 4 ) p ara las p artes de d e re ch o privad o y al có d ig o de N a p o l e ó n 7. En
relació n a las co d ifica cio n e s p enales el p rob lem a de la no vin cu lato ried ad de las
d efin icion es legislativas en p rin cip io no se p re se n tó , p o r la razón de que en penal
las d efin icion es legislativas c ircu n scrib e n los d elitos, de m o d o que d esaten d erlas
con llev a la posibilidad de e x te n sió n de la pena a ca so s no ex p lícita m e n te p revistos
y a la posibilidad de v iolación de la p roh ib ición de analogía (p ro h ib ició n e x p líci­
ta m e n te p revista p o r la ley o g e n e ra lm e n te atribuida a en u n ciad o s en térm in o s
de legalidad de la p e n a )8.
En el ca so del código de N a p o l e ó n , en particular, la opinión de que las defi­
nicion es legislativas « n o co n stitu y e n ley» fue sostenida — y c o n tra stad a — tanto
durante los trabajos p re p ara to rio s’ cu an to s u c e s iv a m e n te 10.
En el caso del có d ig o civil italiano de 1 8 6 5 , la opinión de que el có d ig o no
d ebiese co n te n e r d efin icio n es dado que las d efin icio n es no tie n e n v alo r de ley y

7 Sobre las primeras codificaciones modernas cfr. T a r e l l o . 1976b. En particular, para


las discusiones sobre la oportunidad de introducir definiciones en relación al Proyecto
del año VIII y al código de N a p o l e ó n , cfr. B e l v e d e r e , 1977: 2 0 y ss.
K Este último es el caso del art. 4 del código penal N a p o l e ó n í c o , que desde el inicio fue
interpretado también como estatuyendo la prohibición de analogía.
9 M a L e v i l l e , 1805: 3 5 0 (art. 8 9 4 ): «On contesta ici et sur la définition que cet article
renferme, et sur la question générale de savoir si le Code devait contenir des défini­
tions. Pour établir qu'il ne devait pas en contenir, on disait quelles étaient dangereuses,
difficiles, et d'ailleurs inutiles, parce qu’elles ne font pas loi. Pour l'aflirmative, on disait
que le Code n’était pas seulement fait pour des jurisconsultes, mais pour tous le cito­
yens... que les définitions au surplus étaient, dans un Code, de véritables dispositions
qui fixaient les inceri iudes que d'autres articles, sur la la même matière, pourraient'
faire naître». Veremos (infra, n. 2 7 ) los orígenes filosóficos de estas opiniones.
10 Ecos de esta opinión se encuentran en los comentarios de los exponentes de la escuela
de la exégesis. especialmente a propósito de los arts. 533 y ss., 8 9 4 ,1 1 0 1 y ss., 1156 y ss.:
así C.B. T o u l l i e r . V.N. M a r c a d é , J.C.F. D e m o l o m b e , A. D u r a n t o n , R.T. T r o p l o n g ,
F. L a u r e n t , citados por B e l v e d e r e . 1977: 24.
Al clima desfavorable para las definiciones legislativas que incluso los miembros de la
escuela exegética - frecuentemente tan proclives a acordar valor a la letra del código
en toda parte suya - hacían resonar, han de adscribirse también las palabras de uno
de los más tardíos exponentes de la escuela, a propósito del código civil italiano de
1865: «Pero se puede afirmar que muchas otras cosas eran de sobreentenderse. Así,
todos los artículos del código de N a p o l e ó n que contienen sea definiciones, sea reglas
de interpretación y aplicaciones evidentes y forzadas de principios ya formulados...
Estos defectos ya muy aparentes en el proyecto M i g l i e t t i habían sido detectados por
diversos jurisconsultos, los señores D e S t e f a n i - N i c o l o s i y Buniva particularmente
pidieron que se hiciesen desaparecer estas disposiciones inútiles cuando no dañosas,
y que en todo caso son de exclusiva competencia de la doctrina, y no del legislador»
(HUC, 1867: 16).

160
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

ñor tan to las d efin icio n es legislativas eventual m en te in tro d u cid as habrían sido en
el m ejor de los caso s in eficaces y en el p e o r de los ca so s d añ osas, fue sosten id a
cu ran te los trabajos p re p a ra to rio s p o r ju ristas de au toridad co m o , p o r ejem plo, De
>t e f a n i N ico lo si y B u n i v a . Sin em b arg o , d espu és de la p rom u lgación del cód igo,
que con ten ía un gran n ú m ero de d efin icio n es“ , p revaleció en la d o ctrin a italiana un
espíritu de satisfech a e x a lta ció n so b re la co d ifica ció n n acion al, y p o r algunos añ os
>e negó que la co d ificació n co n tu v ie ra co sa s inútiles y se so stu v o e x te n d id a m e n te
que en té rm in o s g en erales en el có d ig o no hubiera d efin icio n es, sin o solo « p re c i­
siones» y « d ire ctiv a s» : así, p o r ejem plo, Pa c i f i c i M a z z o n i llama a las d efin iciones
d irectiv as» co n las que «el legislador ex p lica te ó rica m e n te las relacio n es de las
:o sa s, a fin de esta b le ce r las bases racio n ales de sus d is p o sicio n e s» 12. La d o ctrin a
>egún la cual las d efin icio n es legislativas no v in cu lan dejó de se r — p o r algunos
iñ o s despu és de la co d ificació n — e x p u e sta y so sten id a en té rm in o s g en erales,
v quedó m ás bien en el trasfo n d o de c o m e n ta rio s a la disciplina de singulares
institu tos, esp e cia lm e n te en los tra ta m ie n to s m o n o g rá fico s. Lo que p a re ce en
cam bio s e r p en sam ien to gen eralizad o, aunque m u ch as v e ce s im plícito, es que tod o
co n tra ste e n tre una d efin ición legislativa y o tro en u n ciad o legislativo de c a rá c te r
im p erativ o » (e s to es, co n tin e n te de un « v e rd a d e ro y p ro p io » p re c e p to ) haya de
ser resu elto en sed e in terp retativ a a favor de este ú ltim o 13: de tal m o d o , aunque
in d irectam en te, se priva a las d efin icio n es legislativas de v a lo r v in cu lan te, en la
m edida en que no se re c o n o c e a ellas cap acid ad de influencia so b re los en u n ciad o s
legislativos que estab lecen la d isciplina, in terp retad o s co m o si las d efin icio n es
legislativas no estu v ieren en ab soluto.
En la d o ctrin a g e rm á n ica del siglo X IX , el p an o ram a re s p e c to al p rob lem a del
valor vin cu lan te de las d efin icio n es legislativas, lejos está de s e r h o m o g én eo . Es
n ecesario , para d is ce rn ir cla ra m e n te las líneas de este p an o ram a, aislar algunas
co rrien tes d o ctrin ales e n tre ellas d iversas p o r génesis, p o r tem ática y p o r objetivos
"cien tífico s» p ersegu id os.

Para u n análisis m e t i c u l o s o , cfr. B e l v e d e r e , 1 9 7 7 : 2 6 - 2 8 .


Y, P a c i f i c - M a z z o n i , 1880: XIV, XVI, 31 citado por B e l v e d e r e , 1977: 29.
Las mismas posturas verbales se encuentran luego de muchos años en autores mucho
más refinados como B r u g i , 1911: 9: «si también se quieren introducir distinciones
entre las varias normas contenidas en las leyes, reduciendo algunas a meras declara­
ciones teóricas, es cierto que no se puede establecer entre estas una definición legal
de la propiedad. Piénsese que ella figura en un código de tipo práctico com o el código
de N a p o l e ó n y el nuestro, adversos a definiciones y declaraciones doctrinales». Los
fines científicos de B r u g i eran, sin embargo, opuestos a los de Pa c i f i c - M a z z o n i .
Cfr. B e l v e d e r e , 1 9 7 7 :3 0 y ss. Él se basa especialmente en: B i a n c h i , 1895a: 3 9 2 y ss.,
401 y sgts, B o r s a r i , 1871-1881: 102 y sgts. B u n i v a , 1869: 11, C h i r o n i & A b e l l o ,
1904: 315 y sgts, G i a n t u r c o , 1905, G i a n t u r c o , 1947: 453, LESSONA, 1902: 2 2 6 y
sgts, L o m o n a c o , 1894: 78 y sgts, P a c i f i c - M a z z o n i , 1880: 77 y ss.

| 161
La interpretación de la Ley

A n te to d o , han de to m a rs e en c o n s id e ra c ió n los p riv a tista s c u lto re s del


«d e re ch o ro m an o a ctu al», cu ya form a literaria p o r e x ce le n cia son los tra ta d o s de
p an d ectas, co m e n z a n d o p o r el de S a v i g n y .
Ellos prosiguen p o r tod o el siglo sob re los esq uem as de la ro m an ística ra cio n a ­
lista del siglo p re ce d e n te , su stitu y en d o co n tin u a m e n te y sin p esar las d efin icion es
co n te n id a s en las fu en tes (e s to es, a las d e fin icio n e s le g isla tiv a s) p o r n uevas
d efin icion es « cie n tífica s» , en el c u rs o de su o b ra de p ro g resiv a m an ip u lación c o n ­
cep tu al — p o r lo d em ás am p liam en te ju stificad a y n e ce sa ria — de los m ateriales
asu m id os c o m o d e re ch o vigen te. E ste su stan cial re ch a z o a a co rd a r v alo r alguno a
las d efin icion es legislativas es fre cu e n te m e n te im plícito. Sin e m b arg o , e n cu e n tra
una exp resió n m uy n eta en la segu nd a m itad del siglo, en un en sayo te ó ric o del
gran ro m an ista E i s e l e , titulado «L a s p artes no v in cu lan tes de la le y » 14.
Las tesis de E is e l e es la sigu ien te: la cie n cia ju ríd ica no está v in cu lad a p o r las
d efin icion es legislativas y elab ora el d e re ch o estab lecien d o ella m ism a cie n tífica ­
m en te los co n c e p to s : las d efin icio n es (ta n to las elab o rad as p o r los ju ristas, co m o
las que se e n cu e n tra n en la le y ) «so n ju icio s co n los que se indica el significado
de una palabra que design a un c o n c e p to » 1’ ; p ues b ien, «lo s ju icio s, sean ellos
v erd ad ero s o falsos, no co n stitu y en d e re c h o » “’. Es verd ad que, c o m o algún au to r
so stien e, hay ca so s en que el legislador e stab lece n o rm a s de las cu ales la ap aren te
defin ición es una p arte, m ed ian te la cual él « o rd e n a : a esta p alabra, cad a vez que
yo la utilizo en esta ley, debe h a cé rse le c o rre s p o n d e r p o r quien aplica la ley este
c o n c e p to » 17; y que en e sto s caso s to d o el co n ju n to co n stitu y e una n o rm a d e s a rro ­
llada a trav és del c o n c e p to ; y es tam bién verd ad que la d ificultad de d isce rn ir los
dos ca so s en c o n c re to p ued e s e r g ran d e. P ero no se puede fu n dar la p resu n ción
de que cad a vez que en la ley se e n cu e n tra una d efin ició n , ella sea p arte de un
p re ce p to d esarro llad o a trav és de un c o n c e p to 18. En su m a, en té rm in o s g en erales,
las d efin icion es legislativas no son v in cu lan tes, a m en o s que se d e m u e stre que se

14 E i s e l e , 1886. El escrito trata en primer lugar de los límites «de la voluntad» de la


ley: de la falta de vínculo respecto al pasado, esto es, de la no-retroactividad de la ley
interpretativa (y sobre esta posición de E i s e l e cfr. infra, cap. V, n. 3 9 ), respecto a la
necesidad física, respecto al concurso de fuentes: luego (pp. 303 y ss.) de los límites que
surgen de la línea de límite entre voluntad y conocimiento, entre legislación y ciencia
jurídica. Entre estos se ubica el problema de las definiciones junto con el problema de
la ley interpretativa, de las clasificaciones legales, de la construcción jurídica hecha por
el legislador.
15 E i s e l e , 1886: 314: «... eine Definition ist ein Urtheil, in welchem die Bedetung eines
einen Begriff bezeichnenden W ortes angegeben wird».
16 E i s e l e , 1 8 8 6 :3 1 4 : «Logische Urtheile sind aber nun einmal nicht im Stande, objectives
Recht zu schaffen, seien sie richtig oder unrichtig».
17 E i s e l e , 1886: 316. E sta p re cisió n e s h e c h a e n re lació n a la d o c tr in a d e VON THÖL,
cita d a a co n ti n u a c i ó n .
18 E i s e l e , 1886: 317.

162 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

Trata de fintas d efin icio n es y, en realidad, p artes de n o rm as form u lad as en m od o


¿típico. Algún e co de e ste m o d o de v e r se e n cu e n tra tod avía m ás tard e, d u ran te
y despu és de la co d ificació n g erm án ica, tam b ién en e x p o n e n te s de la E scu ela del
d erech o libre, c o m o p o r ejem plo E h r l i c h 10. Ello es del to d o co m p ren sib le p or el
hech o de que la d o ctrin a según la cual las d efin icio n es legislativas no son v in cu -
a n te s está — aunque m arg in alm en te — e n tre aquellas que tiend en a re p re s e n ta r
¿i d erech o e s crito c o m o m a y o rm e n te in d eterm in ad o y tien d en a m o s tra r có m o ,
en cad a caso , la d ete rm in a ció n del d e re ch o no pueda s e r sin o resu ltad o de una
libre b úsq u ed a» de él.
H a de to m arse luego en co n sid e ra ció n un segu nd o gru p o de ju rista s g e rm á n i­
cos: aquellos que, en la segu nd a m itad del siglo, p restan a te n ció n a los ele m e n to s
form ales de las n o rm a s y, fre cu e n te m e n te , se id en tifican co n los e lab o rad o res de
.2 «teo ría g en eral del d e re c h o » ( a llgem ein e R ech tsleh ere) en ten d id a c o m o teo ría
ce las fo rm as ju ríd ica s u n iv ersales. E sto s ju rista s so n , p o r lo d em ás, tam bién
p artidarios de la co d ificació n civil, y e stán fre cu e n te m e n te c o m p ro m e tid o s con
el estu d io de las técn ica s de la legislación. G en e ra lm e n te se tra ta de privatistas,
com o von T h o l , T h o n , R e g e l s b e r g e r : p ero algunos son penalistas, co m o B i n d i g ,
y o tro s son e sen cialm e n te te ó rico s g en erales o filósofos del d e re ch o co m o B i e r -
ling v S t a m m l e r . T odos e sto s ju ristas tien d en a v e r a las d efin icio n es legislativas
co m o elem en to s o p a rte s de la n o rm a ju ríd ica, que pasa p ro g resiv am en te a s e r
con sid erad a c o m o la e stru ctu ra form al de un p re ce p to co m p le to (y p o r ello co m o
despegada — o ab straída — de los sin gu lares seg m en to s del d iscu rso legislativo).
De tal m od o, los seg m e n to s del d iscu rso legislativo co n stitu id o s p o r d efin icio n es
deben se r co n sid erad o s vin cu lan tes p o r cu an to integran a los o tro s se g m e n to s del
d iscu rso legislativo para co n stitu ir, to d o s ju n to s, «las n o rm a s » 20.
E sta c o rrie n te de p e n sa m ie n to ju ríd ico p rev aleció en la p re p a ra ció n del Bür-
geliches G estzbuch. en que de h ech o fueron in tro d u cid as d efin icio n es legislativas
en gran n ú m ero , co n té cn ica s lingü ísticas ap tas p ara m o s tra r cla ra m e n te que se
tratab a de elem en to s a in teg rar en la disciplina p recep tiv a (fó rm u la s del tipo «a los

E h r l ic h , 1 8 9 9 : 2 7 y ss.
Cfr. VON T h ó l , 1851: 101 y ss., que usa primer la expresión «begriffsentwickelnde
Rechts-sátze»: T h o n . 1964 (trad. it. T h o n , 1 9 3 9 :3 3 5 ): B i e r l i n g . 1883. B i n d i n g , 1885:
182, n. 4, R e g e l s b e r g e r , 1893: 112. Luego del BGB este modo de ver es retomado y
desarrollado. Cfr. B i e r l i n g , 1911: 221, SOMLÓ, 1927: 187, St a m m l e r . 1911: 3 2 2 y
sgts, T u h r , 1910: 23, ZlTELMANN, 1912: 216.
Viene al caso recordar que esta teorización, probablemente a través de la influencia de
Z i t e l m a n n , es acogida por K e l s e n , que la reformula en modo riguroso como es en él
usual y la conserva a lo largo de toda su larga actividad científica. También Ross, aun­
que en el cuadro de una concepción realista del derecho, acoge la teoría según la cual
las definiciones lgislativas son partes de normas (R oss, 1958a, trad. it. en S c a r p e l l i ,
1976: 213 y ss.).

| 163
La interpretación de la Ley

fines de esta n orm a se en tien d e p o r x ...» ; inclusión e n tre p arén tesis del definiendum
en una exp re sió n p recep tiv a que incluye el d efiniens, e t c .) 21.
H a de co n sid e ra rse p o r últim o, en la cu ltu ra g erm án ica del siglo X IX , un te rc e r
gru p o de ju ristas que se ca ra c te riz a p o r una tom a de p osició n so b re el p rob lem a
del c a rá c te r vin cu lan te de las d efin icio n es legislativas. Se trata de los te ó rico s del
d e re ch o público que re p re se n ta ro n a la así llam ada p a n d ectizació n del d e re ch o
público m ism o, desde L a b a n d a J e l l i n e k . La verdad es que no sea quizás o p o rtu n o
— si se co n sid e ra p rin cip alm en te la gén esis de las d o ctrin a s — co n sid e ra rlo s co m o
un gru p o sep a ra d o , p orq u e, de h ech o , bajo el perfil que nos in teresa su p o sición
no es o tra que aquella de los ju ristas siste m á tico s y de los p a n d e ctista s p rivatistas:
sin em b argo, d e n tro del p an o ram a p an d ectista, se d istingu en p orq ue su in terés
apunta esp ecíficam en te a la ley en sen tid o form al en cu ad rán d o se el problem a de las
d efin icion es legislativas en esta p e rsp e ctiv a . E sto s au to res co n cep tu alizan aquellas
activid ad es que tienen form a de legislación y p ro v ien en del órg an o legislativo, p ero
no son p ro d u ctiv as de m an d ato s ju ríd ico s; se trata de tal m od o de ele m e n to s no
v in cu lan tes de la ley o urtverbindliche G esetz b estim m u n g en ; pues b ien, e n tre esto s
elem en to s de la ley que no p ro d u cen m an d ato s ju ríd ico s y no son v in cu lan tes se
en cu ad ran las d efin icio n es legislativas22. Por lo d em ás, se tra ta de una p o sición
d octrin al d estin ad a, en el d e re ch o público, a se r reem plazada h acia fin de siglo p o r
aquella de los te ó ric o s de la a llgem ein e R echtslehre, que in flu en ció a los estu d io so s
de la ley en sen tid o fo rm a l23.
En la cu ltu ra ju ríd ica italiana del siglo vein te el p rob lem a del c a rá c te r v in ­
cu lan te de las d efin icio n es legislativas fue o b jeto de d iscu sión . Sin em b arg o , es
n e ce sa rio d istingu ir los p erio d o s y los s e c to re s d iscip linarios, ten ien d o en cu en ta
el h ech o de que a p a rtir del final de la p rim e ra g u erra m undial se m an tu vo siem ­
pre en c u rso un p ro ce so de refo rm a de los có d ig o s, d ond e tod as las d iscu sio n es
atañ en m ás a las té cn ica s de legislación (o p o rtu n id a d o in op ortu n id ad de p ro ce d e r
p o r d e fin icio n e s) que a las teo rías de la in te rp re ta ció n y de la ap licació n (c a r á c te r
vin cu lan te o no de las d e fin icio n e s); y ten ien d o ad em ás en cu e n ta el h e ch o de que
la co d ificació n penal se ob tu vo un d e ce n io an tes que la co d ifica ció n civil. Ha de
co n sid e ra rse tam bién que, a lo largo de la p rim e ra m itad del siglo, fue notable la
influencia de la d o ctrin a g erm á n ica , y de to d as sus co rrie n te s.
E n tre los p rivatistas, al inicio del siglo y sin co n e x ió n co n prob lem as de té cn ica
de la co d ificació n , fue no p o co influyente la d o ctrin a p an d ectista g erm an a según la
cual las d efin iciones legislativas no vinculan. Por ejem plo, G. M essina en un e scrito
de 1 9 0 5 24 ev o cab a a E i s e l e afirm an d o que las deifiniciones «n o m in a le s» co n te n i­

21 Sobre ello B e l v e d e r e , 1977: 34-37.


22 I e l l i n e k , 1964: 232, L a b a n d . 1886. Bajo el perfil de la construcción dogmática, la
tesis de LABAND y seguidores se basa en la distinción entre «contenido de la ley»
(Gestzesinkalt) y «mandato de la ley» (Gestzesbefehl).
23 V o n S e l i g m a n n , 1886: 42, citado por B e l v e d e r e . 1977: 32.
24 M e s s i n a , 1906, ahora en M e s s i n a , 1948a: 175.

164 |
Definiciones legislativas e interpretación de la lev

das en la ley «re d u cié n d o s e a un ju icio lógico no p u ed en c re a r de p o r sí d e re ch o


o b jetiv o »25; siguiendo siem p re a E i s e l e , o b serv ab a, sin em b argo, que cu an d o « c o n
la d efin ición se dé co n ju n ta m e n te el im p erativ o de e sta b le ce r so b re la base de las
n orm as, en que se en cu e n tre el definido, la definición dada p o r la ley», en to n ce s «la
disposición recae indudablem ente en la co m p eten cia m aterial legislativa y la cien cia
no puede re ch a z a r la defin ición bajo p re te x to de su in e x a c titu d » 20. Y añadía que la
d efinición legislativa puede d arse p o r ley in terp retativ a: en tal ca so « co m p a rtirá la
su e rte de tod as las n o rm a s in terp retativ as, y d eberá ap licarse cu an d o c o n cu rra n
los e x tre m o s sin que pueda ni siquiera aquí p o n e rse en cu e stió n su e x a ctitu d o
in e x a ctitu d » 27; p o r lo d em ás, y en d o m ás allá de los m od elos g e rm á n ico s, M e ss ina
adm itía tam b ién el v a lo r v in cu lan te de la c o n s tru c ció n d o g m ática del legislador
cu an d o co n tal c o n s tru c c ió n la ley disciplina una figura reen v ian d o « a o tra figura
p a rticu la rm e n te d iscip lin ad a»28. Q uizás tod avía m ás trad icion al es el tra ta m ie n to
del arg u m en to efectu a d o p or C a l d a r a . D espués de h ab er o b serv ad o que «alguna
vez el legislador defin e él m ism o el significado que en tien d e atrib u ir a d e te rm i­
nadas palabras usadas p o r las d isp o sicio n es de la ley o p o r el h o m b re » 29, co n clu y e
sim plem en te que « ta m p o co en esto s caso s se puede d ar un valor absoluto a las defi­
n icion es del legislador» y que «las d efin icion es e xp resad as p o r el m ism o legislador
no disp en san jam ás al in té rp re te de p rofu n d izar las búsquedas so b re el significado
propio de las p alab ras»30. En los p rim ero s años del siglo, adem ás, algunos privatistas
italianos m o stra ro n alguna sim patía p o r p o stu ras (a v e ce s in spiradas en la E scu ela
g erm án ica del « d e re ch o libre» y a v e ce s tam bién en la n acien te escu ela llam ada
«ju risp ru d en cia de in te re s e s » ) de m e n o r ad hesión al p rin cip io de in te rp re ta ció n
literal y de m en o r v in cu lato ried ad re s p e cto a la letra, a favor de co n sid e ra cio n e s
de o tra n atu raleza llam adas de o ca sió n en o casió n — co n fu sa m e n te — « ló g ica s»
o « é tica s» o « id e o ló g ic a s » . Aunque e stas ten d en cias no p u ed an s e r incluidas en
la c o rrie n te gen eral dirigida a n egar el c a rá c te r vin cu lan te de las d efin icio n es le­
gislativas (d ad o que lo que ellas q uerían era d ebilitar la v in cu lato ried ad de la letra
tan to de los en u n ciad o s legislativos d efin itorios cu an to de los no d e fin ito rio s),
lo cie rto es que, sien d o fre cu e n te m e n te los objetivos y las ra z o n e s m o rales de la
disciplina legislativa id entificables m ás en ind icios n o rm ativ o s e x tra íd o s de los
en un ciados in m ed iatam en te reco n o cib les co m o im perativos que de los en un ciados
definitorios, tam bién estas ten d encias privilegiaban de h ech o , en ca so de co n tra ste .

25 M e s s i n a , 1948a: 175.
26 M e s s i n a , 1948a: 176.
27 M e s s i n a , 1948a: 176.
28 M e s s i n a , 1948a: 176.
C a l d a r a . 1908: 97. Este volumen es una reimpresión autónoma de la voz correspon­
diente al Digesto italiano, del mismo año.
30 C a l d a r a , 1908: 98 y ss.

165
La interpretación de la Ley

a los en u n ciad os no d efin ito rio s re sp e cto a los d efin ito rio s. E jem p lo típ ico p uede
se r co n sid erad o , bajo e ste perfil, el volu m en so b re la in te rp re ta ció n de F. D e g n i 31.
D u ran te los añ os v ein te, e n tre los p rivatistas y te ó rico s g en erales del d e re ch o
p arecían co n fu n d irse las ideas. A lgunos, c o m o F e r r a r a , m ien tras que ubican p o r
una p arte a las d efiniciones legislativas en tre las así llam adas « n o rm a s d eclarativas»,
niegan que las p rim eras tengan siem p re v alo r v in cu lan te co m o tien en , en cam b io,
las segu n d as32. O tro s, c o m o A. L e v i, so stie n e n p o r un lado que la defin ición le­
gislativa es el fu n d am en to im p erativ o del c o n c e p to cie n tífico y, p o r el o tro lado,
sostien en que la d efin ición im p erativ a del legislador puede su frir m o d ificacio n es
in terp retativ as33. El m ás difundido m anual de d e re ch o p rivad o, el de De R u g g e r o ,
niega que las d efin icio n es legislativas de in stitu to s y co n ce p to s ju ríd ico s tengan
v alo r v in cu lan te para el in té rp re te 34, p e ro afirm a que las activ id ad es e x e g é tica s
están vinculadas p o r el legislador que p recisa el sen tid o en que em plea un v o cab lo 35.
En el m ism o p erio d o , los p enalistas de las m ás d iversas ten d en cias v escu elas
siguen co n co rd a n d o en re c o n o c e r v a lo r vin cu lan te a las d efin icio n es legislativas,
y tal co n co rd ia d ev ien e tod avía m ás e xp lícita d espu és de la co d ifica ció n penal de
1 9 3 0 36.

31 D e g n i , 1909: 2 3 7 (a propósito de los «factores filológicos» de la interpretación): «En


ocasiones es la misma ley la que indica el significado que debe darse a algunas expresio­
nes ...Sin embargo, ni siquiera en estos casos el significado literal debe ser a tal punto
absoluto, que impida la interpretación lógica, la cual, en cambio, podrá ser subsidiada
por tales elementos que demuestran cómo, a veces, no se puede seguir literalmente la
palabra de la ley en el significado atribuido a estas expresiones». En general, sobre la
doctrina de la interpretación de D e g n i , cfr. G u a s t i n i , 1977.
32 F e r r a r a , 1 9 2 1 :4 6 y ss. Recordado por B e l v e d e r e , 1977: 42 nota 74 como ejemplo de
incongruencia.
33 Vale la pena citar todo el fragmento ( L e v i , 1920: 140): la ciencia jurídica «com o toda
otra ciencia opera a través de conceptos... Las fuentes técnicas de tales conceptos son
las normas jurídicas. Y puede darse que estas determinen incluso, con su definición
(que tiene sin embargo siempre un significado deontológico o directamente práctico)
el concepto de uno y otro instituto: por ejemplo, de la servidumbre predial (art. 531
c.c.) o de la sustitución fideicomisaria (art. 899 c.c.). Pero la definición, com o los ló­
gicos enseñan, no es el concepto, no es sino su signo o expresión. Tales definiciones
legislativas no son, por lo demás, sino un condensado, por así decir, de experiencia
científica, a que el creador de la ley confiere un rol imperativo. La misma definición
imperativa, hecha por el legislador, puede sufrir, luego, modificaciones imprevistas,
que la adecúen a las mutables necesidades de la vida: piénsese, por ej., en la definición
de la propiedad, como está dada por nuestro código civil (art. 4 3 6 )» . Luego las ideas
de L e v i se aclararon, y él adoptó plenamente el punto de vista de los teóricos de la
allegemeine Rechtslehre germánica según la cual las definiciones legislativas integran
normas y son por tanto vinculantes. Cfr. L e v i , 1953: 147 y ss.
34 D e R u g g i e r o , 1929: 123.
35 D e R u g g i e r o , 1929: 128
M B e l l a v i s t a . 1936. G r i s p i g n i , 1932: 3 0 5 y sgts, 394 y sgts. M a n z i n i , 1933: 273.

166 I
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

En el d ecen io 1 9 3 0 - 1 9 4 0 los p riv atistas están p a rticu la rm e n te in teresad o s


— bajo el perfil de las d efin icio n es — en las té cn ica s de co d ifica ció n y en los
rro b lem as de op ortu n id ad de re d a cció n . En o ca sio n e s, o p in ion es p recisas so b re
el valor vin cu lan te pued en se r extra p o la d a s de d iscu rso s so b re la co d ifica ció n : es
el caso , p o r ejem plo, de A l l a r a 37 y de M a i o r c a 38 que se alinean en c o n tra ; el de
• e r g a . que co n sid e ra que las d efin icio n es legislativas puedan « s e r su p erad as p or
a su cesiva evolu ción y elab o ració n del d e re ch o » , p e ro estén de to d o s m od os en
. jndición de «o b sta cu liz a r la o b ra de la d o ctrin a en la in te rp re ta ció n de la le y » 39;
el de B e t t i , que p ro p o n e tra d u cir las d efin icio n es del p ro v e cto en «fo rm u lacio n es
im perativas in stitu yen tes de e fe cto s ju ríd ico s» 40.
En ocasion es, sin em b argo, la p rep aración de la cod ificación su scita y estim ula,
tam bién so b re n u e stro p rob lem a, estu d io s p rofu n d izad os y m ás elab orad as tom as
ue posición . E ste es el caso , en p articu lar, de tre s civilistas: G r a s s e t t i , P u g l i a t t u
G o r l a (d e 1 9 4 1 ).
La elab o ració n d o ctrin al de G r a s s e t t i se ubica en los añ o s que in m ed iata­
m ente p reced en al cód igo, e n tre 1 9 3 7 y 1 9 3 8 41. Ella co n siste en la co m p o sició n ,
que se h ace posible p o r una d istin ción p relim in ar, de las dos o p u estas d o ctrin a s
i e origen g erm án ico (la de los p an d ectistas rep resen tad a p o r E i s e l e y la de los
Teóricos generales representada p or B indig y B i e r l i n g ). La d istinción prelim inar es
¿quella que G r a s s e t t i instituye e n tre las « d efin icio n es v erd ad eras y p ro p ias» por
un lado y las «d efin icio n es im p ro p ias» p o r el o tr o 42. Las d efin icio n es «v e rd a d e ra s
y p rop ias» se d istingu en a su v ez en « n o m in a le s» y « re a le s» , am b as ca ra cte riz a d a s
por e x p re sa r un ju icio lógico: las d efin icio n es n o m in ales un juicio lógico so b re
norm as, las d efin icio n es reales un ju icio lógico so b re un c o n c e p to . Ni las d efini­
cion es nom in ales ni las reales e x p re sa n una disciplina del térm in o definido, siendo
no m ás que el «el resu ltad o de la disciplina dada p o r las o tra s d isp o sicio n es del
cód igo» que co n tie n e n el definido m ism o 43.

A l l a r a . 1 9 3 8 :1 4 : «Dada la dificultad de la formulación... y el grave riesgo de provocar,


con una definición insensata, un contraste entre ella y el reglamento analítico de la
materia definida, parece de augurarse que el nuevo legislador reduzca al mínimo las
definiciones, dejando a la doctrina, más idónea para este trabajo y de la cual los resul­
tados erróneos son menos dañosos, la tarea de definir».
38 M aiorc . a , 1939: 9 1 .
V e r g a , 1938: 4 y ss. Él sostiene que las definiciones legislativas son extrañas a los
códigos «de tipo latino» y que sean propias del «modelo germánico»: sostiene además
que las definiciones legislativas sean síntoma de «apriorismos teóricos».
B e t t i . 1940-1941: 309. Sobre el pensamiento de B e t t i cfr. también infra.
4 Los escritos de C. G r a s s e t t i relevantes en orden al problema de las definiciones le­
gislativas son cuatro: G r a s s e t t i , 1937, G r a s s e t t i . 1938b (especialmente pp. 22 y ss.
y 39 y ss.), G r a s s e t t i , 1938a, G r a s s e t t i , 1939.
G r a s s e t t i . 1939: 302.
i: G r a s s e t t i . 1939 :3 0 6 . Ejemplos de definiciones verdaderas y propias serían por ejemplo
los arts. 436, 531, 759. 1050, 1098 c.c. 1865.

| 167
La interpretación de la Ley

C o n las d e fin ic io n e s p ro p ias reales el leg islad o r h aría u n a c o n s tru c c ió n


co n cep tu al, esto es, haría o b ra de « d o ctrin a » m ás que de legislación 4'1: y, co m o
ju icios lógicos y c o n s tru c c io n e s co n ce p tu a le s, tales d efin icio n es, si incluidas en
un cód igo, no son v in cu la n te s45; a m od o de m áxim a, estas d efin icio n es d eb en ser
su prim idas de los có d ig o s, aunque en o ca sio n e s puedan e sta r ju stificad as para
d ar «in d icacio n e s de m á x im a » al in té rp re te 46. Las d efin icio n es «im p ro p ias», en
cam b io , según G r a s s e t t i , han de co n sid e ra rse v e rd a d e ra s y p ropias n o rm a s ju rí­
dicas in teg rad oras de la disciplina del té rm in o definido; según un uso de algunos
ju ristas g erm án ico s (e n p a rticu la r S t a m m l e r ). reto m ad o tam bién en Italia (p o r
ejem plo p o r D e l V e c c h i o ), G r a s s e t t i llama a estas d efin icio n es im propias « n o r­
m as se cu n d a ria s» 47 y las co n sid e ra n ecesarias p ara la legislación «au nq u e no se las
em p lee m uy e x te n d id a m e n te » 48.
La elab o ració n d o ctrin a l de P u g l i a t t u se d esarro lla en un n ú m ero m ayor
de añ os, e n tre 1 9 3 0 y los últim os tie m p o s de su activ id ad 49; sin e m b arg o , ella
se p resen ta co m o co m p letad a en sus fu n d am en tales c o n to rn o s en los añ o s de la
fo rm ació n y p ro m u lg ació n del nuevo có d ig o civil5". D esde el in icio P u g l i a t t u
elab ora el co n ce p to de « n o rm a d e cla ra tiv a » atrib u yen d o a las n o rm a s que recaen
en tal c o n ce p to el c a rá c te r de v erd ad eras y p ropias n o rm as, que son p o r ello p ro ­
d u ctiv as de v erd ad ero s p re ce p to s, vin cu lan tes para los ó rg an o s de ap licació n : e
insiere las d efin icio n es legislativas (o , p o r lo m en os, en los p rim ero s e scrito s, a
las d efin icio n es que h ace o b jeto de e sp ecífica co n sid e ra c ió n ) d e n tro de la clase de
las n o rm as d ecla ra tiv a s51. En un segundo m o m e n to , el a u to r resalta que en la ley
se en cu en tran d efin icio n es en fu n ción de objetivos legislativos d iv erso s, a sab er:
a ) las d efin icion es que fu n cio n an de « sín tesis ló g icas» co n que el legislador, a la
p ar del cien tífico del d e re ch o , e x tra e « d e d u ctiv a m e n te » el c o n c e p to del té rm in o
definido de las n o rm a s regu lad oras del institu to de que ese té rm in o es n om b re,
b ) las d efin icion es que fu n cion an c o m o « a b re v ia cio n e s co n v e n cio n a le s» de que
el legislador, estab lecién d o las, se vale p ara evitar, en la disciplina de in stitutos
d esignados p or el té rm in o d efinido, « p erífrasis o re p e ticio n e s» , c ) las d efin icion es

44 G r a s s e t t i , 1 9 3 9 :3 0 7 : «... la construcción, al menos en principio, es posterior a la ley,


pero no pertenece a la competencia material legislativa, sino a la doctrina».
45 G r a s s e t t i , 1939: 3 0 7 y ss..
46 G r a s s e t t i , 1939: 312.
47 G r a s s e t t i , 1 9 3 9 :3 0 7 y ss. Para la locución «normas secundarias» cfr. por ejemplo D e l
V e c c h i o , 1952: 230.
4S G r a s s e t t i , 1939: 313.
49 En la vastísima producción de S. P u g l i a t t u , son relevantes para el presente problema las
siguientes voces P u g l i a t t u , 1929-1930, P u g l i a t t u , 1935a, P u g l i a t t u , 1935b (ahora
en P u g l i a t t u , 1951a: 25 y ss.), P u g l i a t t u , 1935a, P u g l i a t t u , 1938, P u g l i a t t u , 1941.
P u g l i a t t u , 1954, P u g l i a t t u , 1964, P u g l i a t t u , 1973.
50 P ara un análisis de la p o s tu ra de P u g l i a t t u , cfr. B e l v e d e r e . 1977: 52 y ss.
51 P u g l i a t t u , 1 9 2 9 -1 9 3 0 :1 2 7 . P u g l i a t t u , 1938: 232.

168 |
Definiciones legislativas e interpretación de la lev

que sirven al legislad or para e sta b le ce r «p re su p u e sto s p ara la ap licación de una


d eterm in ad a reg la»52. En esta clasificació n , p e rte n e ce n a la clase de las n o rm a s d e­
clarativ as — ah o ra llam adas « e x p lica tiv a s» — las d efin icio n es según la fu n ción b ),
así co m o son ob v iam en te v erd a d e ra s n o rm a s o p a rte s de n o rm a s las d efin icio n es
según la fu n ción c ) , m ien tras que las sín tesis lógicas, en cu an to d ep en d ien tes de
o tras n o rm as según d ed u cció n , no p a re ce n v erd ad eras n o rm a s en grad o de d e te r­
m in ar la in terp reta ció n de las o tra s n o rm a s (s e a n co e v a s o s u ce siv a s), sien d o los
co n ce p to s ju ríd icos — tam bién los del legislador — d ep en d ien tes de las n o rm a s y
no in cid ien d o sob re ellas53. En fin, en los añ os m ás re cien tes, P u g l i a t t u abandona
la tem ática relativa a las «sín tesis ló g icas» — aunque no rep u diánd ola — e insiste
sob re las d efin icio n es en fu n ción b ) y c ), que ve c o m o n o rm a s té cn ica m e n te d iri­
gidas «a reso lv er im p erativ am en te toda duda que pueda n a ce r de la p o lise m ia » 54;
tales n o rm as d eben , c o m o es ev id en te, a rm o n iz a rse co n las o tra s n o rm a s, y p o r
ello no p u ed en s e r co n sid erad as co m o un in stru m e n to id ón eo p ara elim in ar la
in certeza en la in terp re ta ció n de la ley55.
La elab oració n d o ctrin al de G o r l a — en o rd en al p rob lem a esp ecífico de las
defin icion es legislativas — se lleva a cab o en el ám b ito de una sola o b ra: su libro
de 1 9 4 1 so b re la in te rp re ta ció n del d e re c h o 56. En esta ob ra, p o r p rim e ra vez en la
literatu ra ju ríd ica italiana, p o r un lado, las d efin icion es legislativas son e x p re sa ­
m en te to m ad as en c o n sid e ra ció n 57 y, p o r el o tro lado, se niega que co n stitu y an un
p roblem a esp ecífico , distinto re s p e cto a los p rob lem as de los c o n ce p to s co n que
el legislador e je rce la activid ad n o rm ativ a (s e tra ta de co n ce p to s e x p lícita m e n te
definidos o de c o n ce p to s u sados u o p e ra d o s sin defin irlos e x p líc ita m e n te ). T odos
«los co n cep to s o actos con cep tu ales legislativos... son p arte integrante e inescindible

52 P ug l ia tt u , 1 9 4 3 : 3 3 , P u g lia tt u , 1 9 5 4 : 1 2 4 .
53 P u g lia tt u , 1 94 1 . P u g lia tt u , 19 43, P ug l ia t t u , 1954.
54 P u g lia tt u , 1 9 6 4 :1 1 .
55 P u g l i a t t u , 1 9 6 4 : 11, P u g l i a t t u , 1 9 7 3 : 8 7 5 .
56 Go r l a , 1 9 4 1 .
57 Precisamente en el último capítulo de apéndice, sobre «Los conceptos legislativos»
(pp. 1 3 9 - 1 5 8 ) . El libro de G o r l a de 1 9 4 1 se ubica en el ámbito de los tratados de la
interpretación inspirados en la filosofía neoidealista italiana; frecuentemente la litera­
tura perteneciente a esta familia - con frecuencia insoportablemente abstracta y hoy
ilegible - no se planteaba los problemas técnicos de la interpretación tradicionales
de la literatura jurídica, como el problema del valor de las definiciones legislativas
precisamente (y como los problemas de los argumentos jurídicos de los reflejos de las
jerarquías de las fuentes sobre la interpretación, de los operadores típicos y atípicos de
la interpretación, de las relaciones entre sectores disciplinarios e interpretación, de la
interpretación de las normas especiales, etc.). Ejemplos de la literatura idealista sobre
la interpretación son los siguientes: A s c o l i , 1 9 2 8 , M a g g i o r k , 1 9 1 6 , PEKELIS, 1 9 3 0 .
Entre estos estudios, el de G o r l a importa una excepción porque se ocupa (si bien con
terminología abstrusa) de algunos de los problemas prácticos de la interpretación.

| 169
La interpretación de la Ley

del a cto n o rm ativ o y, co m o tales, no tien en una existe n cia fu era de e s te » 58: ello
significa que a) las d efin icio n es legislativas, cu an d o las hay, son p artes in teg ran tes
e in escin d ib les de la n o rm a ( y son vin cu lan tes en la m ism a m edida que tod as las
otras p artes del d iscu rso n o rm a tiv o ) y que b ) no se puede e fe ctu a r d istin ción algu­
na — a los e fecto s de la fu erza n o rm ativ a — e n tre las d efin icio n es de los co n ce p to s
té cn ico -ju ríd ico s y de los n o m b res de in stitu tos, p o r un lado, y las d efin iciones
de los térm in o s no té cn ico s que sirven p ara e sta b le ce r e lem en to s del su pu esto de
h e ch o 59. G o k la o b serv a, sin e m b arg o , que « n o h ace falta co n fu n d ir la defin ición
de un c o n ce p to , e sto es, la (m a n ife sta ció n o e x p re sió n e x te rn a de la) fijación de
los ca ra c te re s típicos del c o n c e p to legislativo (q u e es p a rte in teg ran te de una n o r­
m a) co n la defin ición de un n o m b re o in d icació n del sen tid o que se atrib uirá a
una palabra en las varias n o rm as» , ev o can d o así la d istin ció n de G r a s s e t t i e n tre
las d efin icion es « v e rd a d e ra s y p rop ias» y las « im p ro p ia s» 60: y p a re ce ju stificar
la exten d id a « re a c c ió n c o n tra las d efin icio n es n o m in alistas»61; p e ro tam bién las
d efin icion es n om in alistas son p ara G o r la v e rd a d e ra s n o rm as. Esto así, porque
las d efin icion es n om in alistas (in clu id as p o r el a u to r e n tre las « n o rm a s legales de
in te rp re ta ció n » relativas «a la in te rp re ta ció n del h e ch o e x p re siv o e x te r n o » )62si
no c a re ce n de h o m ogen eid ad re sp e cto a la o tra s n o rm a s bajo in te rp re ta ció n son
«m e ra s ad v erten cia s o tam bién p rin cip ios o d irectiv as p ro g ra m á tica s dadas p o r el
legislador a sí m ism o » 63: p e ro si ca re ce n de h om ogen eid ad «so n (c a s o m ás bien e x ­
tra ñ o ) n o rm as para las cu ales el significado de cad a singular d eclaració n legislativa
no es aquél en co n c re to q uerid o p o r el legislador en la fo rm a ció n de ella, sino el
sen tid o p red ete rm in a d o co n un a cto que está fuera de la d e cla ra ció n m ism a», esto
es, son n orm as que, im p on ien d o «a cu alq u ier co s to un d eterm in ad o significado
de las p alab ras», e stab lecen « m ed ian te un reen v ío cuál es el co n ten id o n o rm ativ o

58 G o r l a , 1 9 4 1 :1 4 1 .
59 G o r l a , 1 9 4 1 :1 4 0 nota 141: «... dada la función normativa de estos conceptos... no se
puede distinguir... entre los conceptos jurídicos puros, o conceptos de derechos, de
deberes, de relaciones jurídicas, y conceptos de elementos materiales en que se con­
creta la relación, como, por ejemplo, la cohabitación, asistencia... Los primeros como
los segundos son tan solo peculiares (y no genéricas o científicas) representaciones
conceptuales constituyentes de parte esencial de un concreto acto normativo».
60 G o r l a , 1 9 4 1 :1 4 8 y ss„ nota 142: las obras de G r a s e t t i son expresamente citadas (en
verdad, junto a obras de F e r r a r a y de M e s s i n a : pero es claro que estas últimas están
citadas a título meramente bibliográfico).
61 G o r l a , 1 9 4 1 :1 4 9 nota 142: «La reacción contra las definiciones puede estar justificada
respecto a las definiciones clasificatorias y a las nominalistas, por los bien conocidos
peligros: pero no lo está asimismo para las verdaderas y propias definiciones concep­
tuales o posiciones de los caracteres típicos de los esquemas constituyentes de la norma,
porque, sin estas definiciones, directas o indirectas, ni siquiera puede haber norma».
62 G o r l a . 19 4 1 :3 0 . Es ejemplificado: «como aquellas que una palabra o una frase es usada
en las singulares leyes con un determinado significado».
63 G o r la , 1941: 30.

170 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

querido p o r el legislad or»64. En sum a, cu an d o se e n cu e n tra en el d iscu rso legisla­


tivo una form a d efin itoria co n ce p tu a l « o se tra ta de m era ap arien cia o se trata de
una sep arad a p ro p o sició n , que co n tie n e la defin ición o fijación de un co n ce p to
p arte in teg ran te de u n a n o rm a, se tra ta p o r ta n to ... de un frag m en to de n o rm a » 65.
Y d iscu rso análogo ha de h a ce rse re sp e cto a las clasificacio n es del legislador:
bajo la ap aren te form a de ju icio clasificato rio pueden e sco n d e rse : un en lace de
un efecto y un su pu esto de h e ch o (v e rd a d e ro a cto n o rm a tiv o ): una e x te n sió n de
los efecto s n orm ativ o s d ictad o s para el su pu esto de h ech o m ás restrin g id o (p o r
tanto, siem p re v erd ad ero a cto n o rm a tiv o ); una definición o fijación de un co n ce p to
p arte in tegran te de una n o rm a (fra g m e n to de n o rm a ); o de una m e ra defin ición
nom inalista, ind icación del sen tid o atribuido en las varias n o rm as a una p alab ra»66.
Si ah o ra p asam o s al e x a m e n de la d o ctrin a iuspublicista — siem p re con re fe ­
ren cia al área italiana del d ecen io 1 9 3 0 - 1 9 4 0 — d eb em o s d e s ta ca r que el p roblem a
de las d efin icion es legislativas es del tod o p asado p o r alto: p rá ctica m e n te no se
en cu en tra m en ció n en las p artes g en erales de los tra ta d o s y de los m anuales. En
este p erio d o se sitúa el m ás im p o rtan te tratad o de la in te rp re ta ció n que la d o c ­
trina italiana m od ern a nos haya dejado, el de M.S. G i a n n i n i 67: p ues bien, en este
tratad o , a las d efin icio n es legislativas les es co n ce d id a solo una línea de p asada68.
Esta línea, p o r lo d em ás, es in teresan te, p orq ue atrib uye a p o d íctica m e n te c a rá c te r
n o rm ativ o a las « n o rm a s d efin ito rias», refirién d o se a un te ó rico de aquellos que
hablaban «p a rte s de n o rm a s » 69; signo de que, fuera del d e re ch o civil, la d o ctrin a
del c a rá cte r no vinculante era ya desacred itad a y no co n sid erad a digna de m en ción .
Y volvem os al área cu ltu ral g erm á n ica , que habíam os dejado co n las d o ctrin a s
del inicio del siglo.
En la cu ltu ra g e rm á n ica del siglo X X , h asta la Segunda G u erra M undial, el
tem a de las d efin icio n es legislativas es su stan cialm en te re p e n sa d o — re s p e cto a
las p o sicio n es típicas de la cu ltu ra del siglo d iecin u ev e — solo en la ju risp ru d en cia
de in tereses.
C om o ya h em o s o b se rv a d o 70 en las p o stu ras de los cu lto res de la « te o ría ge­
neral del d e re ch o » según los que las d efin icio n es son « fra g m e n to s» , « p a rte s » , o
elem en tos de la n o rm a, se p rop agan b astan te m ás allá del inicio del siglo, co m o
testifican ob ras de B i e r l i n g . de B i n d i n g , de v o n T u h r , de S t a m m l e r , de S o m l ó ,
v del m ism o K e l s e n .

M Gorla , 1941.
* Gorla , 1 9 4 1 :1 5 2 .
Gorla , 1941: 155.
G iannini, 1939.
G iannini . 1939: 66: «Hay normas interpretativas diseminadas por varias leyes; según
una opinión que es de aprobar son tales aquellas definitorias» (cursiva propia).
Es de hecho citado E. Z itelmann (en verdad es citado también Messina , que poco
tiene que ver).
■° Cfr. retro.

I 171
La interpretación de la Ley

C o m o ya h em o s igualm ente o b se rv a d o 71, la opinión p an d ectista en la v ersió n


racionalista de E í s e l e , según la cual (salv o en caso s e x ce p c io n a le s ) las d efin iciones
no v in cu lan , en cu an to no e x p re sa n n o rm as, al inicio del siglo pudo e n c o n tra r
alguna ad hesión en los p artid ario s de la E scu ela del d e re ch o libre, co m o E h r l i c h ,
a cau sa de su cap acid ad de p re se n ta r al d e re ch o legislativo c o m o in d eterm in ad o ,
de m od o tal de d ejar m argen para una «búsq u ed a del d e re ch o » libre.
La p ostu ra de la ju risp ru d en cia de in tereses, c o m o lo p o d em o s individuar en
el m ás im p o rtan te e x p o n e n te de la co rrie n te , P h il ip H e c k 72, difiere — incluso en
ord en a las d efin icio n es legislativas — de la de las dos c o rrie n te s que la p re ce d ie ­
ron , aun si estan d o co n ellas relacio n ad a (ta m b ié n p o r op o sició n p olém ica, p ero
no so la m e n te ).
E n ten d ien d o la ley co m o evalu ación de, y d ecisió n so b re, in tereses, H e c k
so stien e que tam b ién las d efin icion es co n ten id as en la ley están dirigidas a la d e ­
term in ació n de los in tereses evaluados p o r el legislad or73 y, p o r tan to , son (c o m o
p ara los « te ó rico s g e n e ra le s » ) « p a rte » de la ley. Sin em b arg o , H e c k so stie n e que
las d efin icion es son p arte d e la evaluación del in terés llevada a cab o p o r la singular
d isp osición o con ju n to de d isp o sicio n es que d ecid en so b re ese interés que resulta,
p o r la d ecisión , individuado y evaluado: p o r lo que la definición sirv e, al in térp rete,
para d esarrollar (te cn o ló g ica m e n te ) según una rep resen tació n em o tiv a (em otionale
Fortbildung, em otionales D en k e n ), p re cisa m e n te , esa d ecisió n n o rm a tiv a a que la
d efin ición es funcional y en la cual está incluida. En o tra s p alabras, el en un ciado
d efin itorio, ju n to co n los en u n ciad os en que se in siere, e x p re sa una v erd ad era
n orm a y es vin cu lan te p ara el in té rp re te , p e ro su v in cu lato ried ad no se ex tie n d e
m ás allá de la evalu ación del in terés y de la e le cció n n o rm ativ a en que se insiere
(e sto es, al d esarro llar otras n o rm as que decid en sob re o tro s co n flicto s de interés el
in térp rete no debe te n e r en cu e n ta la defin ición legislativa, dado que el ca m p o de
e xten sió n y de exp an sió n de esta últim a no es ya un co n c e p to p rop io del legislador
en a b stra cto y e xte n d id o p ara to d o el d e re ch o , sino un co n c e p to funcional solo a
la evalu ación y d ecisió n de un singular co n flicto típico de in te re se s).
El m od o de ra z o n a r de la ju risp ru d en cia de in tereses fue afo rtu n ad o , co m o es
sabido, d u ran te el p erio d o nazi y se difundió, en A lem an ia, tam b ién en el p e n sa ­
m iento penalista (b ajo las vestid u ras de la «ju risp ru d en cia teleo ló g ica»).
En la p o sgu erra p arecen v o lv erse a p o n e r en boga en la cu ltu ra g e rm á n ica ,
al m en os en las fo rm u lacio n es g e n é rica s, las tesis de la vieja te o ría g en eral, según
las cu ales las d efin icio n es so n pura y sim p lem en te « p a rte s» de n o rm as, en ord en
a las cu ales no se plantea p rob lem a alguno e sp e cífico de vin cu lato ried ad para el
in térp rete y para los órgan os de ap licación, ni de exten sió n de tal v in cu lato ried ad 74.

71 Cfr. retro.
72 H e c k , 1 9 1 2 , H e c k . 1 9 1 4 y se p a ra d a m e n te H e c k , 1 9 3 2 .
73 E x p lícita m e n te en H e c k , 1 9 3 2 : 8 1 .
74 C fr. p o r ej., E n n e c e r u s & N i p p e r d e y , 1 9 5 2 : 1 1 6 , Kopp, 1 9 5 8 : 6 3 0 y ss.

172
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

En la Italia de p o sg u erra el p rob lem a de la d efinición (e n g e n e ra l) fue e s c a ­


sam en te ab ord ad o en los m anuales y tratad o s, y fre cu e n te m e n te lo fue en m o d o
e clé ctico , co m o p o r ejem plo en el de M e s s in e o 75.
Y luego de ello estu v o en el c e n tro de los in tereses de la escu ela an alítica, y
uno de los m ás au torizad os re p resen tan tes de ella tom a p o sición e x p lícitam en te en
favor de la tesis según la cual las d efin icio n es legislativas son útiles en sed e de fo r­
m ulación de la ley (sie m p re que sean « rig u ro sa s» )76y son v in cu lan tes, o m e jo r aún,
deben s e r co n sid erad as tales, al m en o s en tan to se elija — p or p arte del in térp rete
y del o p e ra d o r de la in te rp re ta ció n — la «fidelidad a la le y » 77. La tesis es afirm ada
con d ecisión aun cu an d o n otab les eq u ív o co s p u d ieren p ro d u cirse (c o m o de h ech o
su ced ió ) dado que la filosofía del d e re ch o an alítica italiana — esp ecialm en te en su
p rim era fase — estaba en red ad a en el falso p rob lem a de m o stra r la « cien tificid ad »
de la cien cia ju ríd ica: toda co n ce p tu a liz a ció n era juzgada p o r la cie n cia en el s e n ti­
do de resu ltar « rig u ro sa m e n te » d esarro llad a p o r «p rem isas d eclarad as» y dotada
de virtu d «exp licativ a » (p e ro no se p ro p o rcio n ab an crite rio s de e x p lica ció n ). De
tal m od o, se p resen tab an co m o « cie n tífica m e n te e x p lica tiv a s» , m ás que co m o
d o ctrin as p ara in terp re ta r, las d o ctrin a s así llam adas d ogm áticas, a las cu ales les
era re co n o cid a c o rre c c ió n cie n tífica in clu so en el ca so en que, p o r ejem plo, se
ap artasen de las d efin icio n es legislativas. La fidelidad a la ley era p ro p u esta en una
no m ejor p recisad a «sed e de in te rp re ta ció n » , m ien tras la « cie n c ia » era p resen tad a
co m o d esarrollo de una e x p licitació n a u tó n o m a a la in terp retació n (c o m o si las
co n stru ccio n e s d o gm áticas fuesen h ech as p o r alguna razó n «p u ra » y d iversa a la
de su gerir in te rp re ta c io n e s ). P o r lo cual, el v ín cu lo «en sed e de in te rp re ta ció n »
resultaba un p o co am biguo, incluso si fu e rte m e n te afirm ad o 78.

M e s s i n e o , 1957: 9 8 y ss.: «las definiciones... tienen - en general - valor vinculante, o


sea. son imperativas, si bien expresadas no en términos de mandato, sino de concepto, y
como tales, más que ser normas autónomas, son elementos de otras normas... y pueden
llamarse definiciones interpretativas... Sin embargo, para asignar carácter interpretativo
a las definiciones legales es necesario ante todo, que ellas no contrasten con las otras
normas, en las cuales está formulado un mandato en sentido propio, a menos que es­
tén dirigidas a efectuar interpretación auténtica. Por lo demás, se advierte que algunas
definiciones pueden tener carácter exclusivamente conceptual, o sistemático, o pro­
gramático y, como tales, no ser vinculantes para el intérprete, sino en cuanto seguidas
por otras normas que actúen el enunciado». Como sucede con frecuencia en el caso
de este tratadista, fragmentos de las tesis doctrinales más dispares y menos unívocas
se yuxtaponen en este pasaje con el resultado de decirse (mal) todo y lo contrario a todo.
S c a r p e l l i , 1959a: 503.
S c a r p e l l i , 1959a: 504: «en tanto se acepte la idea de que el intérprete debe, en tanto
la ley se presente univoca, permanecer fiel a la ley y no superponerle sus preferencias,
el valor vinculante de las definiciones que se encuentran en la ley no podrá ser desco­
nocido».
S c a r p e l l i , 1959a: 506: «el científico, cuando se dedica a la construcción y al mejora­
miento del lenguaje, no está por cierto vinculado a los significados que los términos

| 173
La interpretación de la Ley

Q uizás tam bién p o r este m argen de am bigüedad, quizás p o r la escasa injerencia


que la filosofía ju ríd ica an alítica p o r algunos añ os ha ten id o d en tro de la cu ltu ra
de los ju ristas té cn ico s, las an tes m en cio n ad as tajan tes a firm acio n es no dieron
in m ed iatam en te frutos. L as p o sicio n es m ás incisivas e n tre los civilistas italianos
restaro n p o r m u ch o tiem p o las — ya re co rd ad a s — de G r a s s e t t i y de P u g l ia t t u
(b a sta n te m en o s las de G o r l a , porq u e su libro so b re la in te rp reta ció n no tuvo
vasta circu la ció n ). P o r lo d em ás, co n los añ os, el tem a del c a rá c te r vin cu lan te o
no de las d efin icion es legislativas fue p erd ien d o in terés y no faltaron g e n é rica s
ad h esion es a la tesis n egativa. De h e ch o B e l v e d e r e , que so m e tió a m e ticu lo so
análisis a este p ro p ó sito a la d o ctrin a italiana, h ace de estas ad h esio n es una lista
— que se dice am p liam en te in com p leta — en la cual la tesis negativa p a re ce ría ,
al m en o s a nivel de las a firm a cio n e s g en éricas, am p liam en te p rev alecien te en la
d o ctrin a privatista italiana79.
Es probable que esa p rogresiva gen eralidad de las tom as de posición so b re un
prob lem a cuya reso lu ció n es p resagio de co n se cu e n cia s in terp retativ as p rá ctica s,
esté en la raíz de las recientísim as ten d encias a reco n sid erar el problem a: ten d encias
que se trad u jero n en algunas in terv en cio n es de las que se hacía m en ció n al inicioh".
N. I r t i ten tó una nueva calificació n de las d efin icio n es legislativas, según las
líneas que siguen: a ) la «d e fin ició n -d e scrip ció n de los e lem en to s del su pu esto
de h e ch o » , que es sin resid u os n o rm ativ a, y b) la «d efin ició n d o ctrin a ria » 81. Las
d e fin icio n e s d o c trin a ria s se ría n re co n o c ib le s p o rq u e «n in g u n a n o rm a p ued e
aco g e r su co n te n id o en la p a rte h ip o tética o en la p a rte d isp ositiva», y no serían
n un ca v in cu lan tes82. Las d e fin icio n e s-d e scrip ció n de ele m e n to s del su pu esto de
h ech o se subdividen en dos esp ecies: 1 ) las sim ples «q ue se lim itan a d escrib ir,
co n palabras de la lengua co m ú n o del léxico ju ríd ico , m od alidad es y e lem en to s
del su pu esto de h e ch o » , y son v in cu lan tes: 2 ) las co m p u e sta s que «clasifican d o
el fen óm en o c o m o e sp e cie de un g é n e ro » to rn an «ap licab le a una la disciplina
de la o tra » ; y estas d efin icio n es com p lejas pued en s e r fru strad as p o r el e r r o r del
legislador cu an d o «la c o n c re ta disciplina del fen ó m en o resu lte in com p atible con

tienen en los textos normativos... Sin embargo, sería necesario distinguir cuidadosamen­
te entre la definición libremente elegida en sede científica y la definición a que se debe
llegar en sede de interpretación. Con demasiada frecuencia esta distinción no se hace
y se considera sin más como buena en sede de interpretación la definición científica.
Se llega así a hacer depender el significado de un término en un texto normativo de
una libre elección nuestra hecha en sede diversa de aquella de interpretación».
79 La lis ta ( c f r . B e l v e d e r e , 1 9 7 7 : 5 7 ) c o m p r e n d e C a r n e v a l i , 1 9 6 9 : 1 3 6 , C o s t a n t i n o ,
1 9 6 7 : 3 2 , D e N o v a , 1 9 7 4 : 1 3 2 , F e r r i . 1 9 7 0 , G h e r a , 1 9 6 9 : 5 8 . R o d o t à , 1 9 6 9 : 2 1 y sgt s,
S p a n t i g a t i , 1 9 6 9 : 9 8 , V i t u c c i , 1 9 6 8 : 2 2 4 , Z i c c a r d i . 1 9 6 9 : 1 0 9 y ss., n o t a 1 0 6 .
80 Cfr. retro, nota 1.
I r t i , 1976: 150 y ss.
82 I r t i , 1976: 156.

174 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

la relación de gén ero a e s p e c ie » 83. C o m o resu lta claro , e sta clasificació n es fu n cio­
nal al ten tativ o de a co rd a r v alo r v in cu lan te a las d efin icio n es de los térm in o s no
té cn ico s, y a su b ord in ar la v in cu lato ried ad del in té rp re te a un p revio ju icio de no
com isión de e rr o r o de no e je rcicio de activid ad d o ctrin a ria en cad a caso en que la
definición legislativa se valga de co n c e p to s d o g m ático s (e sto es, p rá ctica m e n te , de
tod os los térm in o s té cn ico s, dado que so b re los co n ce p to s p o r ellos rep resen tad o s
se e je rce la « d o g m á tic a » ),
A. M a r t in o p ro p u so una serie de clasificacio n es de las d efin icio n es legis­
lativas, p ero p artió de la asu nción de que tod as las d efin icio n es legislativas sean
siem p re vin cu lan tes sin d iscu tir el p rob lem a, p o r ta n to no nos in teresa p o r ah o ra
(d e b e re m o s to m arlo en co n sid e ra ció n a co n tin u a ció n ).
P or ú ltim o, A. B e l v e d e r e ha afro n tad o el p rob lem a de m o d o o rg á n ico , según
las líneas que siguen.
A n te tod o se plantea el problem a trad icion al de si las d efin icio n es legislati­
vas sean «v in cu lan tes para el in té rp re te » . A este p rob lem a trad icio n al se da en
térm in os g en erales una resp u esta afirm ativa, so b re las huellas del p lanteo p ropio
de las c o rrie n te s an alíticas ( y en p a rticu la r de S c a r p e l l i ): las d efin icio n es legis­
lativas form an p arte del d iscu rso del legislador, quien q uiere s e r fiel a la lev o de
cu alq u ier m od o ad opta el p un to de vista de la in te rp re ta ció n no infiel debe se n tir
la vin cu latoried ad de todo el d iscu rso legislativo; las d efin icio n es legislativas son
estip u lacio n es o red efin icio n es im p erativ as estab lecid as p o r el legislador, y se
estab lecen so b re el m ism o plano que tod as las o tra s p artes del d iscu rso legislativo
(in clu so si están co n ten id as en la rubrica legis)84.
En segundo lugar. B e l v e d e r e plantea el p roblem a u lterio r a ce rc a de si las
d efin icio n es legislativas p rev alezcan so b re o tra s p artes del d iscu rso legislativo o
v icev ersa. Este u lterio r problem a es d esacred itad o co m o mal planteado: las d efini­
cion es legislativas no son ni m ás ni m en os v in cu lan tes que las o tra s «d isp o sicio n es
legislativas», lo son en igual m edida, de m od o que las relacio n es e n tre d iversas
d isp osicion es legislativas (algu n as de las cuales co n stitu id as p o r d e fin icio n e s) han
de reso lv erse co m o p rob lem as de in te rp re ta ció n . T anto las d isp o sicio n es c o n s ti­
tuidas p o r d efin icio n es cu an to las o tra s d isp o sicio n es legislativas son ob jeto de
in terp retació n , y sus relacio n es de so b re e in frajerarq u ía re cíp ro ca s son tam bién
ellas objeto de in terp retació n de lasq u e no se puede h ab laren térm in o s gen erales85.
En té rm in o s p a rticu la re s, p u ed en p la n te a rse p ro b lem as de in te rp re ta ció n
en relación a singulares d efin icio n es legislativas. E n tre esto s, el p rim e r puesto
co rre sp o n d e al de d e te rm in a r si el d efiniendum esté definido según uno solo de
sus significados o según d iv erso s o tod os sus significados (to d a vez que el m ism o
térm in o definido ap a re z ca en el d iscu rso del legislador p ara design ar o p ara in s­
titu ir y c o n fo rm a r fen ó m en o s d isp a re s). Según B e l v e d e r e no se puede d ar una

83 I r t i , 1976: 154 y ss.


84 B e l v e d e r e , 1977: 161 y ss., como también 167 y ss. y 111 y ss.
83 B e l v e d e r e , 1977: 162 y ss.. como también 164 y ss.

| 175
La interpretación de la Ley

«reg la» g en eral al in térp rete, sino que es n e ce sa rio que de o casió n en o ca sió n el
in térp rete d eterm in e si el legislador ha definido según uno solo o algunos o todos
los sign ificad os en que el definiendum a p a re ce en el d iscu rso legislativo86. Con
ello, sin em b arg o , él en realidad pro p o n e una regla gen eral al in térp rete, aunque
sea negativa, y p re cisa m e n te la de e v ita r co n sid e ra r a la defin ición legislativa ne­
ce sa ria m e n te su p e rio r en jerarq u ía (d o n d e el legislador no d istin g a) a tod os los
o tro s en u n ciad o s legislativos que co n tie n e n el térm in o definido.
O tros p rob lem as p articu lares surgen en la p e rsp e ctiv a de B e l v e d e r e — que
en esto se ubica sob re la línea re cie n te m e n te sosten id a p o r I r t i s7 — en caso de
co n tra ste e n tre la in te rp re ta ció n del en u n ciad o d efin itorio y la in te rp re ta ció n del
en u n ciad o que e x p re sa la d isciplina del té rm in o definido. B e l v e d e r e o b serv a
e x a cta m e n te que el co n tra s te surge e n tre en u n ciad o s ya interpretados y no sim ­
p lem en te e n tre en u n ciad o s; en línea de m áxim a, según B e l v e d e r e , p a re ce sin
em b argo «p referib le» aquella in terp retació n «q ue no dé lugar a co n tra d iccio n e s en
el d iscu rso legislativo»88: p ero cu an d o « n o se p u ed a» a rrib a r a una in terp retació n
u n ificad ora. surge co n tra ste : pues bien, según el au tor, tal co n tra s te debe s e r solu ­
cio n ad o según los a co stu m b rad o s c rite rio s para la su p e ra ció n de an tin om ias, esto
es, con el re cu rs o «a la así llam ada in te rp re ta ció n c o rre c tiv a o a b ro g a n te » 89. Aquí
B e l v e d e r e rech aza la regla gen eral de la n ecesaria p rev alen cia de la n o rm a in te r­
p retació n de la disciplina p o r so b re la n o rm a in te rp re ta ció n de la d efin ición, que
se le p resen ta co m o sosten id a e x te n sa m e n te , aun si im p lícitam en te, en d o ctrin a "'.

2 6 . ALGUNAS C O N SID ERACIO N ES SOBRE LAS TEN D EN C IA S A LA A F IR M A ­


CIÓN D O C T R IN A L DEL C A R Á C T E R NO V IN C U L A N T E

La b reve reseñ a de h istoria d o ctrin al e xp u esta en las páginas que p reced en


nos p erm ite p o stu lar — al m en os co m o p rim e r ten tativ o de e x p lica ció n — algunas
co n sid eracio n e s.
La p rim era co n sid e ra ció n es que la tesis so b re el c a rá c te r no v in cu lan te de
las d efin icio n es legislativas está m ás difundida en el ca m p o del d e re ch o civil de
cu an to lo esté en los ca m p o s del d e re ch o penal y del d e re ch o público. En el cam p o
penalista p rácticam en te no ha sido nunca sostenida en térm in os generales, al m enos
en los últim os cie n to cin cu e n ta añ os: en el cam p o publicista fue so sten id a solo p o r
los p adres del P an d ectism o iuspublicista. que razon ab an con esq u em as p rop ios de
los p an d ectistas civilistas, sien d o luego ab and on ad a. En sum a, una m irad a incluso
superficial a la historia de la cu ltu ra ju ríd ica m o d ern a p arece su gerir que la d o ctrin a

86 B e l v e d e r e , 1 9 7 7 : 1 6 3 y ss.
87 Cfr. retro, en este n.
8S Cfr. B e l v e d e r e . 1 9 7 7 :1 6 8 . Este «carácter preferencial» no es motivado, quizás porque
al autor le parece intuitiva: sin embargo, ello es discutible.
89 Belv ed er e, 19 7 7 .
90 B e l v e d e r e . 1 9 7 7 :1 7 1 y ss.

176 I
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

del c a rá c te r no v in cu lan te de las d efin icio n es legislativas es p u ra m e n te secto rial


y que c o n cie rn e al solo s e c to r de la legislación civilista. La tesis fue am p liam en te
co n sid erad a una tesis d o ctrin al gen eral, solo a cau sa del h ech o de que p o r m u ch o
tiem p o el d erech o civil fue co n sid e ra d o el c e n tro del d e rech o , y que la teo ría de
la in terp retació n se ha d esarro llad o en la sede del d e re ch o civil.
La segunda co n sid e ra ció n a efe ctu a rse c o n cie rn e al área cu ltu ral de desarrollo
de la d o ctrin a. Es claro que, en la é p o ca m od ern a, la d o ctrin a del c a rá c te r no v in cu ­
lante de las d efiniciones legislativas ha en co n trad o te rre n o favorable esen cialm en te
en el área de cu ltu ra g e rm á n ica y en la italiana (e n la segunda p o r in fluen cia de
la p rim e ra ). No hay signo co n siste n te de la p resen cia de la d o ctrin a en el área de
cu ltu ra fran cesa d espués de la co d ificació n NAi’OLHÓNica. Esta co n sta ta ció n p uede
se r significativa: d ado que el á rea cu ltu ral fra n ce sa es aquella en que no solo la
co d ificació n del d e re ch o civil se ha v erificad o p rim e ro , sino que tam bién allí se
ha verificad o p rim e ro y m ás acab ad am en te el d esp o jam ien to a la d o ctrin a ju ríd ica
de aquellos in stru m en to s de m an ip u lació n de las fu en tes que eran co n n a tu ra le s
a los reg ím en es org an izativ o s p reco d ificad o s, in stru m e n to s ap tos a p e rm a n e ce r
solo en Sistem as no ca ra cte riz ad o s p o r in terp retacio n es que atribuyan a las n o rm as
del g én ero del art. 4 có d ig o N a po l eó n íc o el significado y el a lcan ce de n o rm as de
clausura. C o n sid eració n , esta últim a, que su giere — c o m o v e re m o s — u lterio res
a rticu la cio n e s de una posible ex p lica ció n h istó rica de la d o ctrin a en cu estió n .
M ientras tan to , p od em o s d e cir que la d o ctrin a del c a rá c te r no v in cu lan te, m ás allá
de se r una d o ctrin a se cto ria l, y p re cisa m e n te civilista, es tam bién una d o ctrin a de
difusión g eo g ráfica m e n te lim itada: lim itada a las áreas g erm án ica e italiana ( y a
las áreas cu ltu ralm en te d ep en d ien tes de estas ú ltim as).
P rosiguiendo en e ste ord en de co n sid e ra cio n e s se p uede fácilm en te d ar un
paso ulterior. La tesis del c a rá c te r no vinculante es exp resió n de aquellas ten d encias
in ternas a la d o ctrin a civilista g erm án ica e italiana que — d u ran te el siglo X IX y
el siglo actu al — co n d iversa fortu na p rop ugn an m etod ologías de in te rp re ta ció n ,
de in tegración , de aplicación del d e re ch o (c iv il) dirigidas a co n s e n tir a los o p e ra ­
d ores ju ríd icos am plias posibilidades de d esv in cu larse del m an d ato del legislador
(ev en tu alm en te sin d e sa p a re ce r — ap a re n te m e n te — la fidelidad a la le y ). Se trata
de ten d en cias que fu eron veh icu lad as p o r dos escu elas, e n tre ellas d ivergen tes
aun cu an d o las d eriv a cio n e s cu ltu rales que la segunda h ace de la p rim era son m ás
n u m erosas de cu an to h abitu alm en te se c re e : la escu ela p an d ectista co n cep tu alista
y la escu ela de la libre búsqueda del d e re ch o . La escu ela p an d ectista p ro m o v ía la
d esvin cu lación del o p e ra d o r ju ríd ico de la ley su giriend o p o n e r p o r so b re e sta úl­
tim a a los p ro d u cto s de la « cie n c ia » , e sto es, el sistem a elab orad o p o r los ju ristas,
las clasificacio n es ad optadas p o r los ju ristas y — p o r ú ltim o — la term in ología y las
d efin icion es de los ju ristas: la e scu ela de la libre búsqueda del d e re ch o p rom ovía
la d esvin cu lación del o p e ra d o r de la ley su giriend o que esta últim a es siem p re
in suficiente y debe s e r integrada p o r una libre búsqueda del d e re ch o p o r parte
del o p erad or.

| 1 77
La interpretación de la Ley

P ara e n c o n tra r un ele m e n to co m ú n a las dos escu elas d eb em o s b u scar en tre


los argu m en to s re tó rico -a rg u m e n ta tiv o s p o r ellas re sp e ctiv a m e n te p rivilegiados91;
la escu ela p an d ectista co n ce p tu a lista privilegiaba el arg u m en to siste m á tico c o n ­
cep tu al y el arg u m en to natu ralista, m ien tras que la escu ela de la libre búsqueda
del d erech o privilegiaba el arg u m en to equitativo y el arg u m en to n atu ralista: c o m o
se ve, el a rg u m e n to privilegiado p o r am bas escu elas es el natu ralista, e sto es. la así
llam ada h ip ótesis del legislador im p o ten te.
En relación al problem a del c a rá c te r v in cu lan te de las d efin iciones legislativas,
la h ip ótesis de la im p o ten cia del legislador, se co n fig u ra en las dos escu elas de
que h ablam os c o m o im p o ten cia de im posición de d efin icio n es « n o v e rd a d e ra s» .
C o n siste en un lím ite del legislad or co n fig u rad o c o m o de d e re c h o n atu ral: se
trata p o r ello, e v id e n te m e n te , de una su p erv iv en cia d o ctrin al de c o n ce p c io n e s
m ás antiguas que la p an d ectista, que hunden sus ra íce s en una saliente trad ició n
de p en sam ien to iusn atu ralista. Y en e fe cto , la tesis según la cual las d efin iciones
que el legislad or insiere en su d iscu rso no tienen aptitud para e sta b le ce r n o rm as
y no son p o r ello v in cu lan tes, sigue siendo exp u e sta en la escu ela p an d ectista
civil g erm an a ( y en las d o ctrin a s tra sla ticia m e n te rep etid as m ás ta rd e ) en m odos
que no son co m p ren sib les sino co n referen cia a co n c e p c io n e s p re m o d e rn a s de la
lógica y de la d efin ición. Sobre e stas co n c e p c io n e s p re m o d e rn a s de la defin ición
(m á s que sob re las m o d e rn a s ) es o p o rtu n o d e te n e rse , aun si b rev em en te, an tes de
co n sid e ra r las posibles razo n es de su su p erv iv en cia en la d o ctrin a ju ríd ica recien te
y de sus recie n te s usos.

2 7 . E X C U R S U S SO BRE LA H IST O R IA DE LA T E O R ÍA DE LA D EFIN ICIÓ N

La co n sid e ra ció n p re ce d e n te nos induce a un b reve ex cu rsu s so b re la h istoria


de la teoría de la definición. Los p roblem as relativos a la d efinición legislativa y a su
c a rá c te r vin cu lan te, co m o prob lem as, en ú ltim o térm in o , de d istrib ución de p o d er
e n tre o p erad o re s ju ríd ico s (leg islad o res, ju e ce s, d o c trin a rio s ), p a re ce ría n s e r del
tod o in d ep en d ien tes a, e irresu elto s por, las so lu cio n es del problem a filosófico de
la d efin ición 92. No ob stan te, c o m o se señalaba, es p re cisa m e n te en la h istoria del
p rob lem a filosófico de la d efin ición que p o d em o s e n c o n tra r algún ele m e n to para
la co m p ren sió n de los té rm in o s — a v e ce s so rp re n d e n te s — en los cu ales algunas
escu elas ju ríd icas han planteado p arte de los p rob lem as de las d e tin icio n es legis­
lativas. A lgunas d o ctrin a s ju ríd icas utilizan su p erv iv en cias de m o d o s de p en sar
que se u bican en un p a rticu la r m o m en to de la h istoria de la teoría filosófica de la
defin ición.
En la historia de la cultura o ccid en tal, hasta tiem p os recen tísim o s, la definición
fue co n ceb id a co m o un d iscu rso (fre c u e n te m e n te c o m o un p a rticu la r tipo de dis­

91 T a r e l l o , 1 9 7 7 c , tam b ién en TARELLO. 1 9 7 7 b , e infra, cap. VIII.


92 Sobre los problemas generales de la definición véanse sobre todo, en la moderna lite­
ratura filosófica: PAP. 1 9 6 4 , ROBINSON, 1 9 7 2 , STEBBING, 1 9 6 6 .

178 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

cu rso fo rm alm en te iden tificad o, un ju icio ) de c a rá c te r d escrip tiv o o a se rtiv o , esto


es, dirigido a a se v e ra r y co m u n ica r co n o cim ie n to s so b re co sa s o so b re h ech o s: no
en cam b io co m o un d iscu rso p recep tiv o , e sto es. dirigido a p re scrib ir activ id ad es
o a p ro p o rcio n a r esq u em as de evalu ación p rá ctic a 93.
H asta los tiem p o s m ás c e rc a n o s a n o so tro s la d istin ció n e n tre el d iscu rso en
uso d escrip tiv o y el d iscu rso en uso p recep tiv o no era co n o cid a p o r los filósofos
y no era p o r tan to co n sid erad a relev an te a los fines de los estu d io s de lógica: p o r
o tra p arte, en la distinción e n tre los dos u sos del lenguaje, el estu d io de la lógica se
ha d esarro llad o (re p ito : hasta tiem p o s re c e n tís im o s ) c o m o estu d io de la función
del c o n o c e r y de la búsqueda de lo « v e rd a d e ro » . Pues bien, el estu d io de la defi­
n ición, esto es, de la individuación de los « té rm in o s» en las p ro p o sicio n e s, n ació
en el ám b ito del estu d io de la lógica: de m o d o tal que la defin ición, hasta tiem p o s
recen tísim o s, fue sie m p re co n sid erad a c o m o ob jeto de la lógica bajo su perfil de
estu d io de d iscu rso s « v e rd a d e ro s» .
Según A ristóteles, la defin ición es un d iscu rso que significa la e se n cia , lo que
es la co sa definida94, in dicando el g é n e ro y la d iferen cia e sp e cífica 95; quien define
tien e en m en te sea la co sa definida sea el n o m b re de la c o s a 96, y en este segu nd o
a sp ecto el d iscu rso definitivo v ie rte so b re aquello que la palabra significa97.
T oda la trad ició n lógica m ed ieval se m u eve so b re los rieles a risto té lico s; así se
con solid a la noción de la definición co m o d iscu rso so b re la esen cia, co n stitu id o p o r
un ju icio en que el d efin ien te se da p e r g en u s pro xim u m et differentiam specificam-,
así tam b ién se d istingue (a ce n tu a n d o tal d istin ción en m a y o r o m e n o r m edida
según las v arias c o rrie n te s en que se subdivide la e s co lá s tic a ) e n tre d efin iciones
que v ierten so b re la co sa — definitiones quid rei — y d efin icio n es que v ie rte n so b re
la palabra o m ejo r so b re el n o m b re — definitiones quid nom is — . Esta distinción
tiende p rogresivam en te a refo rzarse, tan to que las d efiniciones «reales» p o r un lado
y aquellas «n o m in ale s» p o r el o tro p arecen a v e ce s p re se n ta rse co m o dos clases
d iversas de d efin icion es; sin em b arg o , d u ran te el M edioevo y hasta el siglo X V II
la d istin ció n no es im p o rta n te — p o r lo m en o s d esd e n u estra ó p tica — p orq u e no
induce a co n sid e ra r a las d efin icio n es n om in ales c o m o d iscu rso s rad icalm en te di­
v erso s re sp e cto a las d efin icio n es reales: las d efin icio n es n om in ales siguen siendo
co n sid erad as «v e rd a d e ra s» , y p re cisa m e n te verd ad eras en cu an to c o n fo rm e s al
co n ce p to ( y no ya en cu an to resp on dan a d ecu ad am en te al uso de los h ab lan tes).
En cam b io esta d istin ción e n tre las d efin icio n es n o m in ales y las d efin icion es
reales d evien e fu n dam ental en la crítica a la lógica e sco lá stica p o r o b ra de las
c o rrie n te s de p en sam ien to racion alista del siglo d iecisiete. T o m e m o s c o m o ejem -

99 Sobre la distinción entre discurso descriptivo y discurso preceptivo, cfr. G u a s t i n i ,


1 9 7 9 , Pt. I. cap. II, T a r e l l o , 1 9 7 4 , Pt. II.
94 A r i s t o t e l e , , 3 , 9 0 b , A r i s t o t e l e , , 4 , 1 01b .
95 A r i s t o t e l e , , 6 , 103a.
96 A r is t o t e l e , , 7 , 9 , 9 2 b
97 A r i s t o t e l e , . 10, 94a.

| 179
La interpretación de la Ley

pío — se trata del ejem plo m ás im p o rta n te y sign ificativo — a la gran « L ó g ica » de
P o rt-R o y al98.
En ía «L ógica» de Port-R oyal la distinción en tre las «defin iciones de palabras»99
y las «d efin icio n es de c o s a s » 100 es su m am en te neta y cualitativa. Las d efin icion es
de palabras pueden s e r « a rb itra ria s» o bien « le x ica le s» . Las arb itrarias sirv e n a
cien cias c o m o la lógica, la g e o m e tría , la m a te m á tica , y son «el m ejo r m ed io para
no in cu rrir en la co n fu sió n de las p alab ras» m ed ian te «el fo rm a r un nuevo len ­
guaje y nuevas p alabras, que sean unidas a aquellas solas ideas que q u erem o s que
re p re s e n te n » 101: «las d efin icio n es de las palabras son a rb itra ria s » 102, y c o m o tales
no pueden se r im pugnadas, «n o pueden p o n erse en d isp u ta » 103, y pueden p o r tan to
s e r lib rem en te « to m a d a s p o r p rin cip io s» 104.
Las d efin iciones de palabras del o tro tipo (q u e n o so tro s d irem o s le x ica le s)
son aquellas « co n las cu ales e x p lica r aquello que ellas significan en el uso co m ú n
de los h o m b re s » 105, y so n p o r tan to no a rb itra ria s sino «obligadas... a re p re se n ta r,
no la verd ad de las co sa s, sino la v erd ad del u so , y d eben ju zg arse falsas cu an d o
no e x p re sa n v erd a d e ra m e n te este u s o » 106.
Las d efin icio n es de co sa s, o reales, no son a rb itra ria s, c o n c ie rn e n a la esen cia,
y son tod avía aquellas de la trad ició n esco lástica m edieval: ta n to ello es verd ad que
de las « tre s co sa s n e ce sa ria s a una b uena d efin ición , que ella sea u n iversal, que sea
propia (e s to es, que co rre sp o n d a exclu siv a m e n te al d efin id o ), que sea c la r a » 107, las
p rim eras dos n o tas se re m o n ta n a la tra d ició n e sco lá stica . La defin ición de co sas
en sen tid o p rop io es aquella «que exp lica la n atu raleza de la co sa p o r sus atrib utos
e sen ciales, de los cu ales el que es co m ú n se llam a g é n e ro y el que es suyo p rop io
se llam a d ife re n cia » 108; en ella se incluye la d efin ición dada a trav és de las p artes
que la in te g ra n 109.

98 En las páginas que siguen utilizaré la traducción italiana anónima. A r n a u l d , 1765.


99 Cfr. A r n a u l d , 1 7 6 5 , lógica (de Port-Royal). parte I, cap. XII y ss
100 A r n a u l d , 1 7 6 5 , p arte II. cap . XVI.
101 A r n a u l d , 1 7 6 5 . parte I, cap. XII (ed. cit. p. 6 2 ) . Y más allá: «Y esta es aquella que
llamase Definizion de palabras, definitio nominis, de la cual útilmente se sirven los
geómetras: y la cual debe bien distinguirse de aquella que es llamada Definizion de la
cosa, definitio rei» (p. 6 2 ) .
102 A r n a u l d , 1 7 6 5 , parte I, cap. XII (ed. cit. p. 6 3 ) .
103 A r n a u l d . 1 7 6 5 , parte I. cap. XII (ed. cit. p. 6 4 ) .
104 A r n a u l d , 1 7 6 5 , p arte I, cap . XII (e d . cit. p. 6 4 ) .
105 Esta expresión se encuentra en el título del cap. XIV de la parte I (ed. cit., p. 7 1 ) .
106 A r n a u l d , 1 7 6 5 , p a rte I, ca p . XIV (e d . cit. p. 7 1 y ss.)
107 A r n a u l d . 1 7 6 5 , parte I, cap. XVI (ed. cit. p. 1 5 8 )
108 A r n a u l d , 1 7 6 5 , p arte I, ca p . XVI (e d . cit. p. 1 5 8 ) .
109 A r n a u l d , 1 7 6 5 , parte I, cap. XVI (ed. cit. p. 1 5 8 ) : «como cuando se dice que el hombre
es una cosa compuesta por un espíritu y un cuerpo. Pero también entonces hay algo

180 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

A la p ar de las definiciones reales «m ás e x a cta s» se ubican definiciones « m en o s


e x a c ta s » — siem p re reales — que co n sisten en « d e scrip cio n e s » ; las d e s crip cio ­
nes son in d ivid u acion es de la co sa a tra v é s «d e los a ccid e n te s que le son p ropios
y que su ficien tem e n te la d eterm in an p ara dar alguna idea que la distinga de las
o tr a s » 111': así son las ta x o n o m ía s zo o ló g icas y b o tán icas cu an d o re cu rre n a «la figu­
ra, gran d eza, co lo r» , y « asim ism o las d e scrip cio n e s h ech as so b re las cau sacio n es
(c a u s a s ), m ateria, form a, fin. e t c .» 111. En sum a, la lógica de P o rt-R o y al distingue
las d efin icion es en dos g ran d es clases: 1) las d efin icio n es n om in ales, 11) las defi­
n icion es reales; en la p rim e ra ciase individua dos su b clases: l a ) las d efin icio n es
(n o m in a le s) arb itrarias, Ib) las d efin icio n es (n o m in a le s ) lexicales: en la segunda
clase individua dos su bclases: lía ) las d efin icio n es (r e a le s ) p ropias y e x a cta s , p o r
gén ero y d iferen cia e sp ecífica, 115) las d efin icio n es (r e a le s ) im propias o m en os
e x a cta s o p o r d escrip ció n , a su vez distintas según v ersen so b re a ccid e n te s ( form a
e x tern a, color, g ran d e z a ) o so b re cau sas (ca u sa m aterial, cau sa form al, causa final).
Pues bien, solo la p rim era su b clase de las d efin icio n es n om in ales, e sto es, la de
las d efin icion es arb itrarias, es p resen tad a c o m o e stab lecim ien to o estip u lación
de p rin cip ios: tod as las o tra s d efin icio n es son p resen tad as co m o ju icio s de h ech o ,
que son o v erd ad ero s o falsos. Vale la p en a n o ta r que tod as las d efin icio n es de la
cien cia jurídica, y to d as las d efin icio n es legislativas, en los tiem p o s de P o rt-R o y al,
tenían la e stru ctu ra form al de d efin icion es reales y. p o r tan to , se pensab a pudiesen
se r d esplazadas siem p re que fu eren falsas.
La d istin ción e n tre las d efin icio n es n om in ales y las d efin icio n es reales co rre
p o r tod o el siglo d ie cio ch o , así c o m o las d istin cio n es in tern as a la clase de las d e­
finicion es reales. Sin em b arg o , en el siglo d ie cio ch o se in siere g rad u alm en te, e n tre
las d efin icio n es reales, en la su b clase de las d efin icio n es según la cau sa, una nueva
defin ición típica: la así llam ada d efin ición g e n é tica , e sto es, aquella que define una
cosa a través de su (e x c lu s iv o ) origen. E sta últim a d efin ición , al final de un largo
p ro ce so de elab o ració n , a p a re ce c o m o un tipo g en eral en sí, a u b icarse a la p ar de
la n om in al y de la re a l112.
En el p ositivism o filosófico del siglo X IX se m an ifiesta la ten d en cia a p riv i­
legiar las d efin icio n es g e n é tica s en cu an to « re a lm e n te explicativas, e sto es, aptas
para c a ra c te riz a r al o b jeto p o r m edio de una propiedad que e x p re sa sus m od os

que tie n e lugar de g e n e ro c o m o la p alab ra c o s a co m p u e s ta ; y el re m a n e n te tie n e lugar


d e d ife re n cia » .
110 A r n a u l d . 1 7 6 5 , p arte I, cap . XVI (e d . cit. p. 1 5 8 ) .
" A r n a u l d , 1 7 6 5 , p a rte I. cap . XVI (e d . c it. p. 1 5 8 ) : « C o m o si se d efin e un reloj una
m áq u in a de h ie rro ( o d e o tr o m e ta l), c o m p u e s ta d e d iv ersas ru ed as, cu y o m o v im ie n to
re g la d o e s p ro p io p ara se ñ a la r las h o ra s» . E sta su b cla se de d e fin icio n e s n o e ra ign o ­
rad a ta m p o c o e n el p e n sa m ie n to m ed iev al, en algu n as d e cu y a s c o r r ie n te s se hablaba
d e d e fin itio n e s m a te ria le s (m e d ia n te la m a te ria , la ca u sa e ficie n te , la cau sa fin al) en
c o n tr a p o s ic ió n a las d e fin itio n e s fo rm a le s (a s í p o r ej., A l b e r t o M a g n o y O c k h a m ) .
112 Así p o r e je m p lo en H a m il t o n . 1 8 7 4 .

| 181
La interpretación de la Ley

de g e n e ra c ió n » 113: tod avía una vez, de este m o d o , e ra to m ad a c o m o p a rá m e tro de


definición una definición constituida p o r un ju icio asertivo, apto a se r d esacreditado
p o r falsificación. Solo a fin de siglo, y solo en relació n a los co n ce p to s m a te m á tico s
y de las cien cias físicas, se teo rizan m od os de d efinir y tipos de d efin ició n que no
v ie rte n so b re la e sen cia de la co sa, sino que v ie rte n so b re los fu n d am en to s de una
teoría. Se trata de las así llam adas «d efin ició n p o r p o stu la d o s» 114 y «d efin ición
p o r a b s tra c c ió n » 115.
En n u estro siglo, la teoría de la defin ición, p o r un lado, ha d esacred itad o la
idea de que hayan d efin icio n es reales en sen tid o e stric to , esto es, que algunas
d efin iciones d iscu rsivas estén p rivadas del c a rá c te r de arb itraried ad que deriva
del fu n darse so b re una teo ría: las d efin icio n es d iscu rsiv as serían siem p re, incluso
cu an d o tien en la ap arien cia de una defin ición real, d efin icio n es p o r p ostu lad os o
bien d efin icion es p o r a b stra cció n . Por el o tro lado, la teoría ha llam ado la a ten ció n
sob re dos tipos de d efin ición ah ora o b jeto de am plio debate, una d iscu rsiv a y una
no d iscu rsiva: la d efin ición o p erativ a y la defin ición osten siva.
La defin ición o sten siva, que según B. R u s s e l i . es el m é to d o basilar de la c o ­
m u n icación y del ap ren dizaje (ju n to a los térm in o s « e s to » , « e s o » ), y que algunos
co n sid eran sea el p ro ce d im ie n to p rim itivo del ap ren dizaje de una lengua, co n siste
en el in d icar el o b jeto definido p ro n u n cian d o el n o m b re (q u e es el d efin ien d u m ):
in d ican d o un lápiz, digo «láp iz» e in d ican d o el cu a d ro del L o u v re llam ado La
G iocond a digo «L a G io co n d a». No va al ca so h a ce r alusión a to d o s los p rob lem as
de la d efinición o sten siva, dado que las d efin icio n es legislativas no pueden valerse
de la té cn ica d efin itoria de la o sten sió n .
En cam b io , es a n u estro s fines m uy im p o rtan te la defin ición o p erativ a (d ad o
que las leyes m o d e rn a s h acen de ella uso fre cu e n te , in clu so si no siem p re c o n s ­
cie n te ). C o m o fue e x a cta m e n te o b se rv a d o 116 la definición op erativa es con ven ien te
— m ás aún es la única p ra ctica b le — toda v ez que el defin ien d u m es un térm in o
que está p o r una « d isp o sició n » , una actitu d a c o m p o rta rs e en un cie rto m od o ante
d eterm in ad as co n d icio n e s: un té rm in o d isp osicion al es un té rm in o que designa la
disp osición de un ob jeto a (o de una clase de ob jetos A ) a re a ccio n a r de un d e te r­
m inado m od o R fren te al estím u lo S (s i S es una o p e ra ció n rep etible llevada a cab o

1,3 C o m t e , 1907, lección XII.


114 La definición por postulados consiste en formular como postulados o axiomas las rela­
ciones fundamentales intercurrentes entre una serie de términos, relaciones que agotan
la teoría de los términos mismos: luego de que los términos sean definidos en relación a
sus relaciones en esa teoría (p or ejemplo todos los términos de la geometría euclidiana
se definen en base a algunos axiomas que contienen los términos mismos, «punto» y
«segmento», y estos términos son definidos en base al conjunto de los postulados).
115 Definición por abstracción es por ejemplo aquella de una función lógica mediante
indicación de las condiciones ante las cuales vale una ecuación entre dos valores de
aquella función (este método es usado con frecuencia en las ciencias físicas).
116 M a r t i n o , 1975: 71.

182 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

p or un o p e ra d o r O, la d efinición o p erativ a p uede s e r en c ie rto m o d o verificad a


e x p e rim e n ta lm e n te ). Las ven tajas de las d efin icio n es o p erativ as son m u ch a s117,
la prin cip al de las cu ales co n siste en e v ita r que el defin ien s y el defin ien d u m sean
n ecesariam en te eq uivalen tes (e s to es, en e v ita r el c a rá c te r tau tológico de la d efi­
n ició n ) sin p erd er las ven tajas de las d efin icio n es p o r a b stra cció n . T ales ven tajas
h acen así que m u ch os cie n tífico s co n sid e re n que tod os los té rm in o s puedan ser
definidos o p erativ a m e n te (e s to es, se r co n sid erad o s « d isp o sicio n a le s» ).
Sobre un plano d iv e rso se e stab lece la d istin ció n , que algu n os e stu d io so s
m o d ern o s in stitu yen, e n tre d efin icio n es lexicales, red efin icio n es y d efin icio n es
estipu lativas: distinción que ha ten id o g ran fo rtu n a a trav és de algunos filósofos
del d erech o v analistas del lenguaje ju ríd ic o 118. La defin ición lexical es aquella
co n sisten te en la in d ivid u ación del sign ificad o de un té rm in o m ed ian te in d ica­
ción de las reglas de uso del v o cab lo c o rre sp o n d ie n te en u n a lengua n atural y de
sus sin on im ias; en el ca so de m ás significados la defin ición reg istrará las d iversas
resp ectiv as reglas de uso y las d iversas fam ilias de sin on im ias: en o tra s p alabras,
la d efinición lexical es aquella dada p o r el vo cab u lario , y el d iscu rso d efin itorio
puede s e r critica d o en té rm in o s de falsedad, de no co rre s p o n d e n cia co n el uso
efectivo del lenguaje, siendo p o r ello un d iscu rso d escrip tiv o . La definición llamada
red efinición o tam bién d efinición exp licativa es aquella m ediante la cual se adopta,
p or ejem plo, p ara o b te n e r las ven tajas de la tecn ifica ció n , un sign ificad o p reciso
en tre los d iverso s y e v en tu alm en te im p reciso s sign ificad os de un v o cab lo; no nos
ap artam o s co m p leta m e n te del uso e fe ctiv o , sino que se aísla un significado p re ci­
so del v ocab lo co n fines té cn ico -cie n tífico s, p o r ejem plo, p ara m e jo r p re cisa r los
térm inos de un p rob lem a; el d iscu rso d efin ito rio exp licativ o es p o r ta n to criticab le
(p o r lo m en os critica b le ta m bién ) bajo el perfil de su op o rtu n id ad y fecundidad
té cn ico -cie n tífica ; bajo este perfil es un d iscu rso no fácilm en te reco n d u cib le a la
función d escrip tiva del lenguaje y, quizás, reco n d u cib le e n te ra m e n te a la función
p rescrip tiva del lenguaje. La defin ición estipulativa es aquella d efin ición co n que
se co n fiere, se da, se estab lece, el significado de un té rm in o : ella es p ra ctica d a sea
cu and o un térm in o n uevo es in tro d u cid o (p u e d e s e r un sím b o lo ) sea cu an d o , aun
d efiniendo un vocab lo u sado, se lo defin e en un m o d o nuevo — sin relació n co n
su uso lexical o en to d o ca so sin que la relació n co n su uso lexical sea relev an te —
p or razo n es cien tíficas; el d iscu rso d efin ito rio estipu lativo p e rte n e c e o b v iam en te
al lenguaje en fu n ción p recep tiv a.
C om o queda claro , la distinción e n tre las d efin icio n es lexicales, exp licativ as
v estipulativas c o n c ie rn e a aquellas d efin icio n es que en la lógica de P ort-R oyal
eran co n sid erad as « d e fin icio n e s de palab ras» y no « d efin icio n es de c o sa s» , en el
cernido de que c o n c ie rn e a v o cab lo s y sím bolos y no a la realidad o a las co sas (au n

Para una ejemplificación M a r t i n o , 1 9 7 5 : 7 2 y ss.


Cfr., en general. N/F.ss, 1966: 44 y sgts, PAP, 1949: 4 4 6 y sgts, R o b i n s o n , 1972: 35 y
sgts. S t e b b i n g , 1966. cap. XXII. Entre los analistas del lenguaje jurídico especialmente
B e l v e d e r e . 1 9 7 7 :6 5 y sgts. S c a r p e l l i . 1 9 5 5 :6 4 y sgts, S c a r p e l l i . 1959b: 27 y ss..

| 183
La interpretación de la Ley

siendo útiles p ara estu d iar tam bién la realidad y las c o s a s ). P o r lo d em ás, co m o
resulta claro , las así llam adas d efin icio n es p o r postu lad os se incluyen en las d efi­
n icion es estipu lativas. A caso m en o s claro resulta que las d efin icio n es o p erativ as,
en cu an to d efin icio n es, so n fre cu e n te m e n te estipu lativas p orq u e u sadas en sede
de c o n stru cció n de teo rías cien tíficas; p ueden p o r lo d em ás s e r estip u lacio n es
n orm ativas cu an d o la disp osición del o b jeto a a re a c cio n a r en un d eterm in ad o
m odo R fren te al estím u lo S no es una d isp osición fáctica sino una d isp osición
n orm ativa: en tal ca so la d efinición estip u lativ a-o p erativ a es una p re scrip ció n de
que a re a ccio n e en m od o R al estím u lo S.
E ste b reve ex cu rsu s so b re la historia de la d efin ición nos p e rm ite h a ce r algu­
na o b serv ació n p relim in ar d esd e la que a c la ra r los p rob lem as de las así llam adas
d efin icion es legislativas.
A n te tod o, las d o ctrin a s ju ríd icas según las cu ales las d efin icio n es legislativas
«n o son n o rm a s» y p u ed en s e r d esacred itad as cu an d o y en cu a n to « n o v e rd a d e ­
ras» están an clad as a co n c e p c io n e s p ara las cu ales a ) las d efin icio n es o so n tod as
y siem p re ju icio s de h ech o o bien hay dos clases, de las que una está co n stitu id a
p or ju icios de h e ch o y la o tra p o r co m p ro m iso s a rb itra rio s; b ) el legislador, cu a n ­
do in tro d u ce en su d iscu rso d efin icio n es, in tro d u ce siem p re ju icio s de h ech o (o
porque tod as las d efin iciones son ju icios de h ech o o p orque, aun habiendo tam bién
d efin iciones co n stitu id as p o r co m p ro m iso s arb itrario s, el legislador no h ace n unca
uso de ellas o bien las usa ilegítim am en te y p o r tan to en m o d o no v in cu la n te).
C o m o h em o s señ alad o , las fu en tes so b re las que e jercían su activid ad los
te ó rico s del d e re ch o p re v alen tem en te al fin del M edioevo — y todavía en los tie m ­
pos de P o rt-R o y al — eran las fu en tes ju stin ian eas y las ca n o n ista s: ca ra cte riz a d a s
tod as p o r m od o s e x p re siv o s tales que, cu an d o había algo que se asem ejaba a una
defin ición, se tratab a de una defin ición de co sas o d efin ición « re a l» . C laram en te
p o r ello se pensab a que ella no era v in cu lan te, en el sen tid o de s e r d esacred itab le
si era falsa y red u n d an te si era v erd ad era. Q uizás ya an tes de las co d ifica cio n e s
m o d ern as este m o d o de v e r se atenúa allí d ond e la in n o v ació n legislativa es m ás
frecu en te y las fu en tes ro m an istas y ca n o n ista s p ierd en im p o rtan cia: esto es, en
el d erech o penal. C ie rto es que las d iscu sio n es so b re la in op ortu n id ad de legislar
p or d efin icion es en la é p o ca de las co d ifica cio n e s m o d ern as e stán m arcad as por
las altern ativas de las d o ctrin a s de los siglos d iecisiete y d ie cio ch o : co m o nos re ­
cu erd a M a L e v i l l e , aquellos que p atro cin ab an las d efin icio n es decían que « so n t
des v éritab les d isp o sitio n s» , en te n d ie n d o p ro b a b le m e n te que son — segú n la
lógica de P ort-R oyal — d efin icio n es n om in ales y c o m p ro m iso s a rb itra rio s que al
legislad or nadie im pide.
En su m a, las d o ctrin a s que — en el restrin gid o s e c to r civilista del área germ an a
e italiana, d en tro de los lím ites c ircu n scrip to s p o r dos escu elas p a rticu la re s — han
sosten id o la tesis del c a rá c te r no vin cu lan te de las d efin icio n es legislativas, están
irrem ed iab lem en te ligadas a co n ce p c io n e s lógicas antiguas y d esacred itad as que se
p resen tan , bajo el perfil de los fu n dam entos teó rico s, co m o co sas de o tro s tiem p os.

184 |
Definiciones legislativas e interpretación de la lev

P o r lo d em ás, en su e se n cia , las d o ctrin a s ju ríd icas no son en absoluto teo rías
lógicas: son. en cam b io , in stru m e n to s o p erativ o s para a cre d ita r, para ju stificar,
para p ro p o n er, algunas ap licacio n es del d e re ch o m ás que o tra s. P o r tan to, una vez
re co n o cid a la debilidad «filo só fica» y el c a rá c te r a rca ico de la tesis según la cual
las d efin icion es legislativas no vin cu lan , el d iscu rso real debe tod avía co m e n z a r.
Aquellos ju ristas que co n sid eran lo co n tra rio , c o m o m u ch os analistas d e sp re v e ­
nidos. caen en la falacia filosófica: el h ech o de que los fu n d am en tos te ó rico s de
una d o ctrin a ju ríd ica sean visibles (c o m o el h ech o de que su origen sea re m o to )
no legitim a su ficien te m e n te a co n clu ir negando que esa d o ctrin a sea de h ech o
adoptada p o r im p o rta n te s o p e ra d o re s ju ríd ico s (n i a co n clu ir negand o que esa
d o ctrin a pueda ser, en alguna circu n sta n cia y p ara algún fin, útil y re co m e n d a b le ).
Una d o ctrin a te ó rica m e n te infundada y filo só ficam en te a rca ica , si es co m p artid a
p o r los o p erad o res ju ríd ico s y es o p e ra n te en una o rg an izació n ju ríd ica o en un
s e c to r suyo, d evien e un co m p o n e n te e stru ctu ra l de esa o rg an izació n ju ríd ica o de
ese s e c to r de la o rg an izació n .

2 8 . LOS V ER D A D ER O S P R O BLEM A S DE LAS D EFIN IC IO N ES LEG ISLATIVAS

Los v erd ad ero s p rob lem as a que dan lugar las d efin icio n es legislativas no son
de c a rá c te r filosófico (« si una d efin ición sea p o r ese n cia un ju icio a se rtiv o o bien
sea p o r esen cia un m a n d a to » ) y no co n c ie rn e n a su « c a r á c te r » vin cu lan te o no
vin cu lan te en térm in o s g en erales. Los v erd ad ero s p ro b lem as so n . en cam b io, de
c a rá c te r em p írico (q u é h acen , aquí hoy, los o p erad o res de la ap licación del d e re ch o
en p resen cia de d efin icio n es legislativas) y de c a rá c te r d eo n to ló g ico e ideológico
(q u é d eb erían h acer, qué co rre s p o n d e su g erir que hagan, los o p e ra d o re s de la
ap licación del d erech o en p resen cia de d efin icio n es legislativas). La opinión de
que las co n sta ta cio n e s e m p írica s y las su g eren cias de é tica y p olítica del d e re ch o
queden resu eltos p o r m edio de la so lu ció n p revia de p rob lem as filosóficos rela­
tivos a las esen cias (e n la e sp e cie , la e sen cia de una d e fin ició n ), opinión en un
tiem p o difundida en la cu ltu ra ju ríd ica eu ro p ea, ha sido hoy — a fo rtu n a d a m e n te
— aband on ad a (au n cu an d o a p a re n te m e n te a p re cia d a ) p o r la g ran m ayoría de los
o p erad o res ju ríd ico s: en cu alq u ier ca so , aunque resu ltase todavía o p e ra n te , tal
opinión es ob jeto de co n statació n em p írica, co m o crite rio de a cció n even tu alm en te
ad op tad o p o r algunos o p e ra d o re s ju ríd ico s.
D esde mi punto de vista, los v erd ad ero s p rob lem as de c a rá c te r e m p írico y de
c a rá c te r d eo n to ló g ico -id eo ló g ico a que las d efin icio n es legislativas dan lugar no
p ued en se r p ro p u esto s ú tilm en te en té rm in o s g en erales. No es probable ni c ie n ­
tíficam en te o p o rtu n o p resu m ir que — inclu so d en tro de una cu ltu ra g eo g ráfica e
h istóricam en te circu n scrip ta — de h ech o, tod os los o p erad o res ju rídicos reaccio n en
u n ifo rm em en te a todas las d efin icion es legislativas en todas las circu n stan cias. P or
lo d em ás, es m uy difícil im agin ar una ideología ju ríd ica, una p olítica del d e re ch o ,
un d iseñ o p rá ctico , in clu so solo te m p o ra lm e n te ad o p tad o s, que puedan su g erir

| 185
La interpretación de la Lev

que to d o s los o p e ra d o re s ju ríd ico s deban re a ccio n a r en un cie rto m od o u n ifo rm e


fren te a tod as las d efin icio n es legislativas en to d as las circu n sta n cia s.
Es probable, en cam b io, que las co n stan tes a nivel de co m p o rta m ie n to y de p ro ­
y e ccio n e s políticas puedan d e te cta rse , d en tro de co o rd e n a d a s esp a cio -te m p o ra le s
y su bjetivas no d em asiad o vastas, en relació n a p articu lares tip os de d efin icio n es
legislativas, p o r p arte de su jeto s típ ico s de la in te rp re ta c ió n 119, en o rd en a p a rticu ­
lares se cto re s d iscip linarios, dados cie rto s tip os p a rticu la re s de co n flicto e n tre la
in terp retació n de algunos en u n ciad o s d efin ito rio s y la in te rp re ta ció n de algunos
o tro s en u n ciad o s legislativos no d efin ito rio s. Una probabilidad tal es sugerida p o r
el h ech o , ya o b se rv a d o , de que las d o ctrin a s so b re el c a rá c te r no v in cu lan te de las
d efin icion es han ten id o difusión en un s e c to r (el civ ilista ) m ás que en o tro s , y p o r
el h ech o , tam b ién ya o b se rv a d o , de que las ela b o ra cio n e s d o ctrin a le s han d iv ersa­
m en te tendido a d istingu ir (au n cu an d o en m o d o fre cu e n te m e n te in sa tisfa cto rio )
en tre d iv erso s tip os de d efin ició n legislativa según la fo rm a o según el c o n te x to .
En lo que, p or o tra p a rte , c o n c ie rn e a los su jetos de la in te rp re ta ció n , ya se ha
ob serv ad o có m o el p rob lem a de la vin cu lato ried ad de las d efin icio n es legislativas
y el p rob lem a de la fu erza co m p a ra d a de las n o rm as e x tra íd a s de los en u n ciad o s
d efin itorios de o tro s e n u n ciad o s, sean , d esd e el p un to de v ista de la e stru ctu ra
de la o rg an izació n ju ríd ica, p rob lem as relativos a la d istrib u ción de p o d e r e n tre
los ó rg an o s de p ro d u cció n legislativa y los ó rg a n o s de a p licació n del d e re ch o .
Ello así d esd e que, c la ra m e n te , si se elab o ra en sed e cu ltu ral la d o ctrin a de que la
d efin ición no vin cu la o de que en ca so de co n flicto no p rev alece, se d e te rm in a o
se su giere el efecto de que en el área en que el ó rg an o de p ro d u cció n legislativa
ha p ro veíd o m ed ian te d efin icio n es, allí el ó rg an o de ap licación p o d rá v alerse del
m ayor grad o de d iscre ció n que deriva del elegirse las p rem isas n o rm ativ as de en tre
los o tro s en u n ciad o s legislativos: d esde que la fu n ción de la in tro d u cció n de las
d efin icion es legislativas es la de m in ar o re d u cir la in d eterm in ació n del sistem a,
se sigue que el d ebilitam ien to de ellas in tro d u ce o in cre m e n ta la in d eterm in ació n
del sistem a m ism o. Es p o r ello probable que, tam bién segú n el s e c to r d iscip lina­
rio. se m an ifiesten d ivergen cias de h ech o e n tre los d iv erso s tip os de o p e ra d o re s
(d o ctrin a rio s, ju e ce s, fu n cio n a rio s) en o rd en a la fuerza de las n o rm a s extraíb les
de los en u n ciad o s d efin ito rio s; y es probable que d iv ersas líneas de p o lítica del
d erech o su gieran a d iv erso s tipos de o p e ra d o re s re sp e ctiv a m e n te d istin tas re a c­
cio n es fren te a en u n ciad o s d efin itorios.
C o m o es evid en te, los p rob lem as reales su scitad o s p o r las d efin icio n es legis­
lativas están e stre ch a m e n te co n e cta d o s, y v aria d a m e n te e m p a re n ta d o s, co n o tro s
órd en es de p ro b lem as. P or un lado, co n los p rob lem as que, en té rm in o s g en erales,
su scitan el léxico y el d iscu rso legislativo: la term in ología del legislador (re le v a n cia
de la term in ología, relev an cia de las m u ta cio n e s de te rm in o lo g ía )120 y sus clasifica­

1,9 Sobre los sujetos típicos de la interpretación C a s t i g n o n e , G u a s t i n i , & T a r e l l o , 1979,


Pt. II, cap. II, y retro, cap. II.
120 Cfr. retro, cap. III.

186 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

c io n e s (r e le v a n c ia de las c la s if ic a c io n e s , de su s m u ta c io n e s , p ro b le m a s de
co n tra ste e n tre clasificacio n es y disciplina, v alo r de los co n ce p to s que rigen las cla­
sificacio n es del legislad o r). P o r el o tro lado, co n los p rob lem as de la in te rp re ta ció n
au tén tica y de las leyes in te rp re ta tiv a s121. R e sp e cto a los p ro b lem as m en cio n ad o s
en p rim er térm in o , aquellos a tin en tes a las d efin icio n es tie n e n relacio n es y p a re n ­
tesco s de tipo fu ncional, en el se n tid o de que co n fre cu e n cia el d eb ilitam ien to de
las d efin icio n es del legislador es so sten id o junto al d eb ilitam ien to de su lé x ico y
de sus clasificacio n es; re s p e cto a los p ro b lem as m en cio n ad o s p o r últim o, aquellos
atin en tes a las d efin icio n es p re se n ta n relacio n es y e n tre cru z a m ie n to s su stan ciales
y e stru ctu ra le s, dado que m uy fre c u e n te m e n te las leyes in terp retativ as y. en g e n e ­
ral, los a cto s de in te rp re ta ció n a u té n tica se v alen de en u n ciad o s d efin ito rio s. Por
tan to , no se rá siem p re posible — ni sería o p o rtu n o — distingu ir rigurosa y fo rm a ­
listam en te los p rob lem as de las d efin icio n es legislativas, sea de los p rob lem as del
léxico y de las clasificacio n es legislativas, sea de los p rob lem as de la in terp retació n
au tén tica y de las leyes in terp retativ as.
A lgunas o tra s co n s ta ta c io n e s son p relim in ares a los v erd ad ero s p rob lem as de
las d efin icion es legislativas. A n te tod o, la relativa a los tipos de defin ición usados
p o r el legislad or y a sus posibles clasificacio n es.

2 9 . C LA SIFIC A C IO N E S DE LAS D EFIN IC IO N ES LEG ISLATIVAS

Las d efin icio n es p ued en se r d iv e rsa m e n te clasificad as, p o r ejem plo, en rela­
ción a las c a ra cte rís tic a s fo rm ales de la d efin ición , a las c a ra c te rís tic a s del té rm in o
definido, a las relacio n es e n tre el en u n ciad o n o rm ativ o exp resiv o de la d efinición y
o tro s en u n ciad o s n o rm ativ o s, al s e c to r discip linario en que la d efin ición se co lo ca .
Por cu an to se refiere a las ca ra cte rística s fo rm ales de las d efin iciones, p ién sese
en la d istin ció n e n tre las d efin icio n es d adas p o r g é n e ro co m ú n y d iferen cia e s p e ­
cífica y tod as las o tra s d efin icio n es, o bien en la d istin ció n e n tre las d efin icio n es
p o r en u n ciació n de los m iem b ro s de una clase y tod as las o tra s d efin icio n es; y
p ién sese, so b re tod o, en la d istin ción e n tre d efin icio n es en té rm in o s cu an titativ o s
y d efin icion es en té rm in o s no cu an titativ o s.
P o r cu an to se refiere a las c a ra c te rís tic a s del té rm in o definido, p ién sese en las
d istin cion es e n tre las d efin icio n es de ele m e n to s de su p u estos de h e ch o d iscip li­
nados (ej., «la palabra ‘visible’ cu an d o ap licad a a los fa ro s» de un au to m ó v il) y las
d efin icion es de un té rm in o ca lifica to rio (e j., «d elito fla g ra n te » ); o bien p ién sese
en las d istin cio n es e n tre d efin icio n es de un sim ple térm in o calificato rio y d efin i­
cio n es de un n o m b re de un in stitu to (e j., « c o n tra to » ).
P or cu an to se refiere a las re la cio n e s e n tre el en u n ciad o n o rm ativ o exp resiv o
de la d efin ición y o tro s en u n ciad o s n o rm a tiv o s p o te n cia lm e n te ap to s p ara su g erir
in terp retacio n es en co n flicto , p ién sese en las relacio n es de inclusión o no inclusión
de los segu n d os en el m ism o d o cu m e n to n o rm ativ o que el p rim e ro (p o r ejem plo,

121 Cfr. infra, caps. IV y V.

| 187
La interpretación de la Ley

m ism o cód igo, m ism a ley. m ism o d e c re to ): en las re la cio n e s jerárq u icas e n tre los
en u n ciad os que co n tie n e n d efin icio n es y los o tro s en u n ciad o s (p o r ejem plo, una
d efin ición en el cód igo civil y o tro s en u n ciad o s en la C o n stitu ció n , o v ic e v e rs a );
en las relacio n es de su cesió n en el tiem p o : en las re la cio n e s de ley g en eral — ley
esp ecial: y así en ad elan te.
P or cu an to se re fie re al s e c to r d iscip linario, p ién sese en las d efin icio n es in­
cluidas en sistem as de en u n ciad o s que circu n scrib e n s e c to re s d iscip lin arios que
la cu ltu ra ju ríd ica d o m in an te re c o n o c e co m o c a ra cte riz a d o s p o r ex ig e n cia s de
e x tre m o literalism o in te rp re ta tiv o (p o r ejem plo, el d e re ch o trib u ta rio ), o en las
d efin icion es incluidas en sistem as de en u n ciad os que la cu ltu ra ju ríd ica d om in an te
re c o n o c e co m o ca ra cte riz a d o s p o r la fu erte in cid en cia de las e la b o ra cio n e s d o c ­
trin ales en las sed es in terp retativ a y ap licativa (p o r ejem plo, el d e re ch o civil, el
d erech o co m e rc ia l). Es claro que, en la m edida en que estas líneas de clasificació n
de las d efin icio n es legislativas son d isy u n tiv am en te relev an tes en ord en a la d e­
term in ació n em p írica de p o stu ras de o p e ra d o re s ju ríd ico s y a la individuación en
sed e d eo n to ló g ico -p ro p ag an d ística de líneas de posibles políticas del d e re ch o , en
esa m ism a m edida las d iversas líneas de clasificació n in teractú an . Si se co m p ru e ­
ba una p ostu ra de un tipo de o p e ra d o r en o rd en a las d efin icio n es cu an titativ as,
una p o stu ra del m ism o tipo de o p e ra d o r en ord en a las d efin icio n es que atien en a
elem en to s del su p u esto de h ech o y una p o stu ra de ese m ism o tip o de o p e ra d o r en
ord en a las relacio n es e n tre en u n ciad os n o rm ativ o s fu n cio n alm en te jerarq uizados,
se p resen ta el problem a de id entificar la fuerza co m p arad a de estas p ostu ras en caso
de d efiniciones legislativas que se ubican en m odos no m u tu am en te reforzad ores en
las varias líneas d e clasificació n . P o r ejem plo, ¿ese o p e ra d o r se c o m p o rta rá d iv er­
sam en te en el ca so a ) de una defin ición cu an titativ a de un ele m e n to del su p u esto
de h ech o en en u n ciad o je rá rq u ica m e n te su p erio r, b ) de una d efinición cu antitativa
de un ele m en to del su p u esto de h e ch o en un en u n ciad o je rá rq u ica m e n te in ferior,
y c ) de una d efin ición cualitativa de ele m e n to del su p u esto de h e c h o en en un ciado
je rá rq u ica m e n te su p erio r?

3 0 . LOS C A R A C T E R E S FO R M A L E S DE LAS D EFIN IC IO N ES LEG ISLA TIVA S:


I ) LA S D E F IN IC IO N E S B A S A D A S S O B R E C L A S IF IC A C IO N E S (P O R
G ÉN ERO Y D IFER E N C IA E S P E C ÍF IC A ; E X T E N S IO N A L ; POR E X C L U S IÓ N )

A) L a s d e fin ic io n e s p o r g é n e ro y d ife re n cia e s p e c ífic a

La trad icio n al (a risto té lica y e s c o lá s tic a ) d efin ición p o r g én ero pró xim o y di­
feren cia específica, que e ra en o tro s c o n te x to s cu ltu rales co n sid e ra d a la fo rm a p o r
ex ce le n cia de la d efin ició n de co sa s o bien d efin ición real, fue p o r m u ch o tiem p o
la p referid a p o r los legislad ores122. T odavía hoy, en los sistem as legislativos m o ­
d ern o s, ella está m uy difundida, sea a cau sa de tra n sm isio n e s e im itacio n es en las

122 Cfr. Martino , 1975: 68 y ss„

188 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

fórm u las en u n ciativ as de la legislación , esp e cia lm e n te en algunos s e c to re s d isci­


plinarios (c o m o el d e re ch o c iv il), sea a cau sa de su ap a ren te eco n o m icid a d . por
cu an to ap a re n te m e n te idónea a e x te n d e r im p lícitam en te a la e sp e cie la totalidad
de la disciplina aco rd ad a al g é n e ro 123. Es p resu p u esto del em p leo de este tipo de
defin ición que el g é n e ro sea co n o cid o : el legislador, o lo define en o tro sitio o lo
asu m e n o to rio .
P o r ejem plo, el a rt. 1 4 7 0 c .c . d efine la v en ta: «N oción. La v en ta es el c o n tra to
que tien e p o r ob jeto la tra n sfe re n cia de la p ropiedad de una co sa o la tra n sfe re n ­
cia de o tro d e re ch o a cam b io de un p re cio » . El g é n e ro es el co n tra to : la d iferen cia
esp ecífica del definienchim (la v e n ta ) es ese p a rticu la r « o b je to » . A p a re n te m e n te , el
resultado de tal d efin ición legislativa es el de to rn a r aplicable a la e sp ecie (la v e n ta )
la totalidad de la disciplina del g é n e ro (el c o n tra to ). Un p ro ce d im ie n to d efin itorio
tal es u sado p o r n u estro legislador civil para m u ch o s co n tra to s n o m in a d o s124; y,

123 Naturalmente este efecto puede obtenerse también sin una definición por diferencia
específica. Basta, de hecho, una inclusión, aun si no definitoria, de un término como
especie de un género. Todas las enumeraciones, incluso las ejemplificativas, de especies
como contenidas en un género determinan este efecto.
Sobre el problema que deriva de la terminología clasificatoria y de los nombres com ­
puestos usados por el legislador, cfr. retro, cap. III, n. 15. En el caso en que el nombre
compuesto sea usado por el legislador como definición, los problemas suscitados por
los vocablos técnicos compuestos en sede interpretativa pasan a ser ulteriormente
complicados a causa de las opiniones y hábitos relativos a las definiciones legislativas.
Como siempre, la superposición de diversos órdenes de problemas interpretativos torna
difícil la formación de prácticas interpretativas consolidadas y por ello torna dificultosa
la previsión sobre las elecciones futuras de los órganos de aplicación y produce, por
ello, amplios espacios de discrecionalidad aplicativa.
124 Así, de hecho, el art. 1548 c.c.: «Noción. El reporto es el contrato por el cual el vendedor
transfiere en propiedad al comprador títulos de crédito de una determinada especie por
un determinado precio, y el comprador asume la obligación de transferir al vendedor, al
vencimiento del término establecido, la propiedad de otra cantidad igual de títulos de la
misma especie, contra el reembolso del precio, que puede ser aumentado o disminuido
en la medida convenida»; art. 1552: «Noción. La permuta es el contrato que tiene por
objeto la recíproca transferencia de la propiedad de cosas, o de otros derechos, de un
contrayente al otro»: art. 1556: «Noción. Con el contrato estimatorio una parte consigna
una o más cosas muebles a otra y esta se obliga a pagar el precio salvo que restituya
las cosas en el término establecido»; art. 1559: «Noción. El suministro es el contrato
por el cual una parte se obliga, por un precio respectivo, a efectuar, a favor de la otra,
prestaciones periódicas o continuas de cosas»: art. 1571: «Noción. La locación es el
contrato con el cual una parte se obliga a hacer gozar a la otra de una cosa mueble o
inmueble por una determinado tiempo, a cambio de un determinado precio»; y todavía,
art. 1655: «Noción. La concesión es el contrato por el cual...»: art. 1703: «Noción: El
mandato es el contrato por el cual...»; art. 1766: «Noción. El depósito es el contrato
por el cual...»: art. 1803: «Noción. El comodato es el contrato por el cual...»; art. 1823:
«Noción. La cuenta corriente es el contrato por el cual...»; art. 1842: «Noción. La
apertura de crédito es el contrato por el cual...»: art. 1858: «Noción. El descuento es

| 189
La interpretación de la Ley

g en eralm en te , es usada cu an d o en un su b sistem a legislativo se p o n e en evid en cia


una « p a rte g e n e ra l» co m o discip lina del g é n e ro re s p e cto a las « p a rte s e sp eciales»
co m o disciplina de la esp ecie.
P o r ejem plo, el a rt. 2 del có d ig o de circu la ció n vial, que co n siste en un fajo de
d efin icion es, defin e e n tre o tra s co sa s a la au top ista: « ... A u top ista: c a rr e te ra re s e r­
vad a a la circu la ció n de au to m ó v iles y de m o to c ic le ta s » . El g é n e ro es la c a rre te ra ;
la d iferen cia e sp e cífica del defin ien d u m (la a u to p ista) es esa p a rticu la r re se rv a a
los au to m óviles y a las m o to cicle ta s.
H an de h a c e rs e algunas o b se rv a cio n e s.
A n tes que nada, las d efin icio n es p o r g é n e ro (p ró x im o ) y d iferen cia esp ecífica
son aquellas tra d icio n a lm e n te m ás usadas p o r los legislad ores y aquellas que, en
c o n te x to s legislativos an tigu os, eran co n sid e ra d a s d efin icio n es reales. P ues bien,
los ataq u es a las d efin icio n es legislativas p o r p arte de las c o rrie n te s d o ctrin a le s
que so sten ían el c a rá c te r no v in cu lan te tra d icio n a lm e n te apun tab an p re cisa m e n te
a d efin icio n es de este tip o . E s a las d efin icio n es que p re te n d e n (o se p resen tan
c o m o si p re te n d ie se n ) individuar la realidad o n tològica del d efiniendum que puede
o p o n e rse la o b jeció n de falsedad.
En segu nd o lugar, puede o b se rv a rse que las d efin icio n es legislativas p o r gé­
n ero y d iferen cia se p resen ta n siem p re c o m o co n stitu tiv a s del c o n ce p to legislativo
d efinido (e s to es, del d efin ien d u m ): la d efin ición legislativa de la v en ta se p resen ta
co m o co n stitu tiva del co n ce p to legislativo de venta (d e n tro de ese sistem a ju ríd ico ),
así c o m o la d efin ición legislativa de la au top ista se p resen ta co m o co n stitu tiv a del
c o n ce p to legislativo de au top ista. P or lo d em ás, esta p reten sió n de co n stitu tiv id ad
p uede p o stu la rse en m od o m uy d iv erso según haya o no en la d efin ició n un e x p lí­
cito o im plícito reen v ío a una u lte rio r activid ad n o rm ativ a esp e cífica , co n stitu tiv a
de la p e rte n e n cia de un sin gu lar ca so c o n c re to a la e sp e cie definida. No se da un
reen v ío tal — p ara re m itirn o s a los ejem p los p ro p u esto s — en la d efin ición legis­
lativa de la v en ta; si un c o n c re to c o n tra to sea o no un c o n tra to de v en ta debe ser
d ecidido aten d ien d o, al m en o s aparen tem en te, al ob jeto del c o n tra to co n referen cia
a la d efin ición y a nada m ás: se d ebe d ecid ir que se tra ta de una v en ta si tien e p o r
ob jeto la tra n sfe re n cia de la prop ied ad o de o tro d e re ch o a cam b io de un p re c io 125.

el contrato por el cual...»: art. 1882: «Noción. El seguro es el contrato por el cual...»;
art. 1960: «Noción. La transacción es el contrato por el cual...»; art. 1977: «Noción. La
cesión de bienes a los acreedores es el contrato por el cual...».
Algunos contratos son definidos - siempre por género próximo y diferencia especifica
- com o especies de un género próximo constituido por otro contrato nominado; es el
caso del art. 1731: «Noción. El contrato de comisión es un mandato que tiene por objeto
la adquisición o la venta de bienes por cuenta del comitente y en nombre del comisario...»;
del ari. 1737: «Noción. El contrato de expedición es un mandato con el cual...».
Sobre las definiciones de los contratos nominados cfr. B e l v e d e r e . 1977, cap. 111. n. 2.
125 Naturalmente, los problemas interpretativos ulteriores, por ej. qué se puede o quiera
entender por «precio», permanecen; pero no son problemas atinentes a la temática
de la definición legislativa, y las decisiones o motivaciones relativas a la elección del

190 |
Definiciones legislativas e interpretación de ¡a iev

En cam b io , un tal re e n v ío se da en la defin ición legislativa de au top ista: dado que


el h ech o de que en c o n c re to una c a rre te ra e sté « re s e rv a d a a la circu la ció n de
au tom óv iles o de m o to c ic le ta s» (c o n exclu sió n de p eato n es, b icicletas, veh ícu los
a tra cció n an im al, jin e te s, e tc .) debe d e cid irse m ed ian te la co m p ro b a ció n de una
esp e cífica activid ad n o rm ativ a — co n stitu tiv a de la in clusión de aquella c o n c re ta
ca rre te ra en la esp e cie « a u to p ista » — que se e x p re sa co n la fijación en los a c c e ­
sos, p o r p arte de la a d m in istració n pública, de una ad ecu ad a señ alizació n vial. En
los dos caso s, la co n stitu itiv id ad (re p ito : a p a re n te ) de la d efin ició n legislativa se
co m p o rta d iv ersam en te, p orq ue la n o rm a e x p re sa d a p o r el en u n ciad o legislativo
d efin ito rio de la ven ta vin cu la (e n tan to v in cu le ) a so m e te r a u n c o n c re to co n tra to
a la disciplina de la v en ta si — a co n tin u a ció n de la d e scrip ció n de su o b jeto — se
re c o n o c e que tal d e scrip ció n re ca e d e n tro del c o n c e p to legislativo co n stitu id o
p o r el en u n ciad o d efin ito rio : en tan to que la n orm a e x p re sa d a p o r el en u n ciad o
legislativo d efin ito rio de la au top ista vin cu la (e n tan to v in c u le ) a s o m e te r a una
co n cre ta c a rr e te ra a la disciplina de la au top ista solo si se v erifica la p resen cia de
la ad ecu ad a señ alizació n . La d istin ción e n tre e stas dos su b clases de en u n ciad o s
legislativos que co n tie n e n d efin icio n es p o r g é n e ro y d iferen cia e sp ecífica es m uy
im p ortan te en sede in terp retativ a p or razo n es que serán aclarad as p o ste rio rm e n te .
En te r c e r lugar, es n e ce sa rio o b s e rv a r que tod a d efin ición p o r g é n e ro y di­
feren cia esp ecífica, en cu a n to incluida en un en u n ciad o legislativo, p uede s e r en
a b stra cto in terp retad a c o m o e x p re siv a de dos p re ce p to s: a ) el p re ce p to de ap licar
la disciplina exp resad a p o r el co n ju n to de to d o s los en u n ciad os legislativos (in clu so
el d efin ito rio ) que se re fie re n al té rm in o definido solo a los e n tes que re ca e n en la
definición: b ) el p recep to de ap licar la disciplina exp resad a p o r todos los enunciados
legislativos que se refieren al té rm in o que en el e n u n ciad o legislativo d efin itorio
a p arece c o m o g én e ro p ró x im o a to d o s los e n tes que re c a e n en la defin ición de la
esp ecie. En o tras p alabras, el en u n ciad o legislativo que define la ven ta p uede en
ab stra cto s e r in te rp re ta d o c o m o e x p re siv o a ) del p re ce p to de ap licar la d isciplina
exp resad a p o r el co n ju n to de to d o s los en u n ciad os que se refieren a la « v e n ta » solo
a los co n tra to s que re ca e n en la defin ición (d ejan d o a salvo el ca so de o tra s n o rm as
de reen v ío y la an alo g ía) y b ) el p re ce p to de ap lica r la d isciplina e x p re sa d a p o r
tod os los en u n ciad o s que se re fie re n al « c o n tra to » (e n g e n e ra l) a tod os aquellos

significado a atribuir a los vocablos no definidos están fundadas sobre habituales es­
quemas de argumentación jurídica. En ocasiones el hecho de que en cualquier caso la
definición legislativa deja problemas residuales, incluso si asumida como vinculante,
es usado para argumentar sobre la escasa utilidad de la legislación definitoria. Así
G a r r i ó , 1971: 25 y ss., se explaya para mostrar cómo las definiciones legislativas (con
los enunciados legislativos no definitorios) resultan absolutamente insuficientes para
limitar los márgenes de discrecionalidad interpretativo-aplicativa y para reducir los
elementos no deductivos del razonar jurídico ( C a r r i ó polemiza, en ese escrito, con
S. S o l e r , de quien cfr. S o l e r . 1962, S o l e r , 1969: sobre la polémica véase M a r t i n o ,
1977.

| 191
La interpretación de la Lev

p articu lares co n tra to s que tie n e n p o r o b jeto la tra n sfe re n cia de la p rop ied ad o de
o tro d e re ch o c o n tra p re c io 126.
Las p reced e n te s o b se rv a cio n e s nos p erm iten aclarar, o p o r lo m en os te n ta r un
inicio de a clara ció n de, algunos p rob lem as in terp retativ o s que surgen en p resen cia
de las d efin icio n es legislativas p o r g é n e ro p ró x im o y d iferen cia e sp ecífica. E ste
in icio de a clara ció n p ro ce d e según las líneas que siguen.
Las d efin icio n es legislativas del tipo « p o r g é n e ro p ró x im o y d iferen cia e sp e ­
cífica», en n u e stra cu ltu ra ju ríd ica, so n m ás bien débiles. Ello p orq u e: a ) este tipo
de d efin ición fue tra d icio n a lm e n te co n ce b id o c o m o dirigido a in d icar la realidad
del d efin ien d o al tiem p o que tra d icio n a lm e n te se co n sid erab a ( y m u ch o s están
d isp u estos o e stu v ie ro n h asta h a ce p o co d isp u estos a co n s id e ra r) que p u d iere se r
invalidada cu an d o falsa; b ) e ste tipo de d efin ición es el m ás difundido, al m en o s
en una de sus v aried ad es, en la sed e del d e re ch o civil, y la sed e del d e re ch o civil
es aquella en que d u ran te m ás tie m p o estu v o difundida ( y según algunos todavía
lo e s tá ) la d o ctrin a según la cual «las d efin icio n es no v in cu lan », o algunas de
ellas no vin cu lan . D ecir que las d efin icio n es legislativas p o r g é n e ro p ró x im o y
d iferen cia esp ecífica so n . en n u estra cu ltu ra ju ríd ica, m ás bien débiles, significa
d ecir que las n o rm a s que co n stitu y e n posibles in te rp re ta cio n e s de los en u n ciad o s
legislativos d efin ito rio s de e ste tipo so n co n sid e ra d a s p o r m u ch o s o p e ra d o re s
rem ovib les en caso de conflicto co n o tra s n o rm a s, que co n stitu y e n in te rp re ta c io ­
nes de o tro s en u n ciad o s legislativos. C o m o en tod o o tro ca so , tam b ién en este la
co n fig u ració n de un c o n flicto e n tre n o rm a s es, d en tro de cie rto s lím ites, fru to de
una elecció n llevada a cab o p o r el o p e ra d o r ju ríd ico : e ste , en un p rim e r nivel de
atrib u ción de sign ificad os a una se rie de en u n ciad o s legislativos, p o d rá atrib uir
al en u n ciad o d efin ito rio y a los o tro s en u n ciad o s sign ificad os n o rm a tiv o s c o m ­
patibles. o bien p o d rá atrib u irles sign ificad os in co m p atib les co n fig u ran d o así un
co n flicto de n o rm a s a re so lv e r en un segu nd o nivel de atrib u ció n de significado
a tod a la serie de en u n ciad o s legislativos; sin e m b arg o , en to d o ca so , la ele cció n
del o p e ra d o r de p ro c e d e r a esas a trib u cio n es de sign ificad o ap tas p ara co n fig u rar
el co n flicto p relu d iará la reso lu ció n del co n flicto m ism o en favor de las n o rm as
que co n stitu y e n in te rp re ta cio n e s de los en u n ciad o s no d efin ito rio s y en disfavor
de las n o rm as que co n stitu y e n in te rp re ta ció n de los en u n ciad o s d efin ito rio s. Es
p recisam en te en e sto que co n siste la «d ebilid ad » de las d efin icio n es legislativas
p o r g én ero y p o r d iferen cia esp ecífica.
La debilidad de las d efin icio n es legislativas p o r g é n e ro p ró x im o y d iferen cia
esp ecífica se revela co n referen cia a los dos p re c e p to s que cad a d efin ició n se ­
m ejan te a b stra cta m e n te co n sid e ra d a e x p re sa . En relació n a los dos p re ce p to s se
delin ean algunos m o d o s típ ico s de im pu gn ación de tales d efin icio n es en las sed es
in terp retativ a y ap licativa. a ) El p rim e r p re ce p to típico es el de ap licar la disciplina
ex p resad a p o r el co n ju n to de to d o s los en u n ciad o s que se re fie re n al té rm in o d e­

126 El segundo precepto es aquel que resulta implícitamente dado incluso mediante el uso
de la terminología compuesta: cfr. retro, cap. 111, n. 14.

192 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

finido (e j. la « v e n ta » ) solo a los e n tes que re ca e n en la d efin ición (d ejan d o a salvo


n orm as e x te rn a s de reen vío y la an alogía). El p rim er tipo de im pu gn ación , fre cu e n ­
tem en te p resen tad a afirm an d o que la defin ición legislativa es « e rra d a » , co n siste en
con figu rar un co n flicto e n tre el con ju nto de los en u n ciad os que disciplinan la ven ta
(o un su b con ju n to de tales e n u n cia d o s) y el en u n ciad o d efin ito rio , de m o d o tal de
su stitu ir la d efin ición legislativa co n una defin ición d iversa (d o ctrin a l o ju d icia l)
apta para e x te n d e r o re strin g ir el ca m p o de ap licació n de la d isciplina re sp e cto
al que habría sido el ca m p o según la d efin ició n legislativa1-7. El segu nd o tipo de
im pu gn ación , fre cu e n te m e n te p re se n ta d a afirm an d o que la d efin ición legislativa
es in ad ecu ada, co n siste en m o s tra r el c a r á c te r o p o rtu n o (llam ad o en o ca sio n e s
finalidad legislativa, en o ca sio n e s n atu raleza de la co sa, en o ca sio n e s racionalid ad
de la d iscip lin a) de atrib u ir la disciplina, no a títu lo de analogía, tam bién a su p u es­
tos de h ech o que no re ca e ría n en la d e fin ició n 128, b ) El segu n d o p re ce p to típico

127 Esta línea de ataque a las definiciones legislativas por género próximo y diferencia
específica es tradicionalmente habitual en las culturas jurídicas en que prevalecen
tendencias conceptualistas.
Las elaboraciones dogmáticas de los conceptos, cuando se trata de conceptos que son
definidos también en sede legislativa, son (igualmente) una predisposición de arsenales
de los que extraer los instrumentos para la frustración de las definiciones.
Cuando se escribe, en los tratados, que la elaboración de los conceptos jurídicos y de su
definición es oficio de los juristas y no del legislador, se quiere precisamente significar
(entre otras cosas) que la definición legislativa (o mejor aún, la norma que constituye
su interpretación) debe ceder frente a una definición doctrinal.
128 Esta línea de ataque a las definiciones por género próximo y diferencia específica se ha
difundido más bien recientemente, en particular en la cultura jurídica germánica. La
jurisprudencia de intereses y los movimientos doctrinales similares, con inclinación
al teleologismo, se han valido de ella ampliamente. Recientemente esta línea de ataque
fue ampliamente utilizada por las doctrinas civilistas e italianas, que se remontan a la
así llamada «doctrina de tipo normativo» o «Typuslehre», sobre la cual véase, también
por interesantes aplicaciones, D e N o v a , 1 9 7 4 . Según esta doctrina la ley disciplina
relaciones o figuras de la vida social individuándolas no tanto mediante «conceptos
legislativos» cuanto más bien con referencia a un «tipo» institucional o de figura de
relaciones; la definición legislativa, fijando un concepto, inevitablemente pierde algo
del «tipo», tanto que en relación a las definiciones legislativas se configuran diferencias
entre las definiciones mismas y las disciplinas del definido.
Función del intérprete sería entonces la de superar tales diferencias reconduciendo la
disciplina al «tipo» para el cual es («verdaderamente», «racionalmente», «oportuna­
m ente») establecida, pasando por alto la definición. Por ejemplo (según De Nova) la
consideración de la disciplina de los vicios de la cosa vendida de que trata el art. 1 4 9 2
c.c. (confrontada con la disciplina del art. 1 6 6 8 en tema de concesión) indicaría que el
enunciado definitorio que rige la disciplina de la venta (esto es, el art. 1 4 7 0 ) inoportu­
namente está formulado en términos de venta, y debería entenderse como adscripción
de la disciplina que lo sigue a la sola «venta por parte del no fabricante del producto
vendido»; el «tipo» sería «la venta por parte del no fabricante» y se debería por ello

193
La interpretación de la Ley

es el de ap licar la disciplina e x p re sa d a p o r to d o s los en u n ciad o s legislativos que


se refieren al té rm in o que en el en u n ciad o legislativo d efin ito rio a p a re ce co m o
g én ero p ró x im o (e j. « c o n tr a to » ), a to d o s los e n tes que recaen en la defin ición
de la esp ecie (p o r ejem plo « v e n ta » ). R esp ecto a este p ro c e so , el m od o típ ico de
im pu gn ación co n siste en in clu ir su b re p ticia m e n te una cláusula del tipo «cu an d o
ap licab le» (p o r ejem plo, a la v en ta se aplica la disciplina del co n tra to cu an d o apli­
cab le: a la au top ista se aplica la d isciplina de la c a rre te ra cu an d o a p lica b le )129, que
ev id en tem en te fru stra la d efin ición legislativa.
P or lo d em ás, la d iscu tid a debilidad de las d efin icio n es legislativas p o r g é n e ro
p ró xim o y d iferen cia e sp ecífica, en lo c o n c e rn ie n te al p rim e ro de los p rece p to s
típ icos p or ellas exp re sa d a s, no se revela en el ca so en que en la d efin ición se
incluya un reen v ío a una u lte rio r activid ad n o rm ativ a e sp ecífica. Es el ca so de la
au top ista. En esto s caso s la im pu gn ación de la c o rr e c c ió n o de la o p ortu n id ad de
la defin ición no sirv e, p orq u e es la u lterio r activid ad n o rm ativ a la que co n stitu y e
la p erten en cia del en te al d efin ien d u m . La c a rre te ra es au top ista y re se rv a d a a la
circu la ció n de au to m ó v iles y m o to cicle ta s no so b re la base de un re co n o cim ie n to
de elem en to s fáctico s o de la d ecisión so b re el s e r ella recon d u cib le a un tipo, sino a
con tin u ació n de la actividad n o rm ativ a co n stitu tiv a de la c a rre te ra co m o au topista,
co n sisten te en la fijación de la relativa señ alizació n p o r p arte de la a d m in istració n
pública. P e rm a n e ce débil el segu nd o p re ce p to típ ica m e n te e x p re sa d o p o r la d e­
finición legislativa, p ud ién d ose in clu ir la cláusula según la cual la disciplina de la
c a rr e te ra se e xtie n d e a la au top ista «en cu an to ap licable».
Pues bien, d esd e que en la m ay o r p a rte de los ca so s el re e n v ío a u lte rio r
activid ad n orm ativ a co n stitu tiv a se e n cu e n tra — en las d efin icio n es legislativas
p or g én ero y d iferen cia e s p e c ífic a — en aq u ellas que p e rte n e c e n al d e re c h o
a d m in is tra tiv o , al tie m p o que la a u s e n c ia de tal re e n v ío e s c a r a c te r ís tic a de
los e n u n cia d o s le g isla tiv o s de) d e re c h o p riv a d o (c o n e x c lu s ió n del d e re c h o
de fa m ilia ), se c o m p re n d e p o r qué e s ta ra z ó n de d ebilid ad de las d e fin ic io n e s
leg islativ as haya sid o m a y o rm e n te a d v e rtid a en la d o c trin a s e c to ria l civ ilista y
c o m e r c ia lis ta . Ella, p re c is a m e n te , es e le m e n to de las d o c trin a s seg ú n las cu a le s
la d efin ició n n o es v in cu la n te , así c o m o ta m b ié n de las p rá c tic a s in te rp re ta tiv a s
in clu so ju ris p ru d e n c ia le s se g ú n las que las n o rm a s e x p re s a d a s p o r los en u n cia­
dos d efin itorio s han de c a e r en c a s o de co n flicto con n o rm as e x p re sa d a s p o r o tro s
en u n ciad os en co m p e te n cia .

pasar por alto la definición legislativa en aquella parte en que generaliza «inoportuna­
mente» a todas las ventas.
Para una crítica a estas doctrinas desde el punto de vista de su resultado B e l v e d e r e ,
1977: 176.
129 Esta cláusula subrepticiamente incluida es frecuentemente argumentada y motivada.
Las motivaciones prevalentes en este caso son las motivaciones y las argumentaciones
teleológicas, apagógicas y equitativas. Cfr. T a r e l l o . 1977b.

194 I
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

B) Las definiciones extensionales


Muv usadas p o r los legisladores incluso m o d e rn o s son las d efin icio n es e x te n ­
sionales (llam ad as tam b ién denotativas e — in o p o rtu n a m e n te — cla sific a to ria s )13“.
La « e x te n sió n » de un térm in o es la sum a de los en tes a que el térm in o se refiere; los
e n tes a que el térm in o se refiere y son p or él « d e n o ta d o s » 131. Es un c a rá c te r de la
d efin ición exten sion al el que los e n tes a d scrip to s c o m o e sp e cie al g é n e ro definido
agotan a este últim o. Es p o r e ste c a rá c te r, en au sen cia del cual la d efin ició n resulta
au sen te, que tod a la h istoria de la lógica m u estra d esco n fian za p o r las d efin icio n es
e xten sio n ales que no co n cie rn a n a en tes ló gicos (o m a te m á tico s o g e o m é tric o s ):
basta con id en tificar un en te no e n u m e ra d o en la d efin ición y que, sin em b argo,
sea recon d u cib le al definido para que la d efin ició n resu lte invalidada. La form a
de la d efin ición exte n sio n a l es: «A e stá co n stitu id o p o r r. s. f ( y p o r ningún o tro
en te fuera de r, s, t) » . P resu p u esto del em p leo de e ste tipo de d efin ición es que
tod as las esp e cie s co m p re n d id a s en el g é n e ro sean co n o cid a s. El legislador, o las
define o las asu m e n o to rias.
C om o es evid en te, el definiens de la definición exten sion al es una en u m eració n
legislativa d isyu ntiva ta x a tiv a 132.
D esde el p un to de vista de la té c n ic a legislativa, el em p leo de d efin icio n es
e xten sio n ales sirv e p ara e s ta b le ce r co m o de g é n e ro un té rm in o al que re fe rir —
e co n ó m ica m e n te — una u lte rio r disciplina unitaria de una se rie de té rm in o s de
esp ecie ya co n o cid o s y ev en tu alm en te en o tro s a sp e cto s ya d iscip linad os o en o tro
sitio d iscip linad os d isy u n tiv am en te.
P o r ejem plo, el a rt. 8 1 2 , ap artad o s I o y 2 o, c .c . d efine e x te n sio n a lm e n te los
«b ien es inm uebles»: «Son bienes inm uebles el suelo, las su rgen tes y cu rso s de agua,
los árb oles, los ed ificios y las o tra s c o n s tru c cio n e s , in clu so si unidas al suelo co n
fin tra n sito rio , y en g en eral to d o aquello que n a tu ralm en te o en m od o artificial
está in co rp o rad o al suelo. Se rep u tan inm uebles los m olin os, los b años y los o tro s
ed ificios flo tan tes cu an d o están firm e m e n te aseg u rad o s a la riv era o al lech o y
están d estin ad os a ello en m o d o p e rm a n e n te p ara su u tilización ».
P o r ejem plo, el a rt. 2 8 c. nav. define e x ten sio n alm en te los «b ien es del d om inio
m a rítim o »: «B ien es de dom inio m arítim o. F o rm an p a rte del d om in io m arítim o : a )
el litoral, la playa, los p u erto s, las radas: b ) las lagunas, las d e se m b o ca d u ra s de los
ríos que d esem b o can en el m ar, las cu e n c a s de agua salada o salo b re que al m en os
d u ran te una p arte del añ o co m u n ica n lib rem en te co n el m ar; c ) los can ales utili-
zablcs de uso público m arítim o » .
T am b ién so b re las d e fin icio n e s leg islativ as e x te n sio n a le s h an de h a c e rs e
algunas o b serv acio n e s.

130 Cfr. B e l v e d e r e , 1977: 92 y sgts, M a r t i n o , 1975: 70 y ss.


131 Sobre la extensión y denotación cfr. T a r e l l o , 1974: 215-152.
132 Cfr. retro, cap. III. n. 17.
La interpretación de la Ley

Ha de o b se rv a rse an tes que nada, que m uy ra ra m e n te se e n cu e n tra n en u n ­


ciad os legislativos form u lad os a m o d o de no dejar dudas so b re el h ech o de que su
significado sea una defin ición legislativa e x te n sio n a l1" ; con m ucha frecu en cia, nos
e n co n tra m o s frente a en u n ciad o s legislativos form u lad os de un m od o tal que el
in térp rete puede en ten d erlo s tan to co m o e xp resiv o s de una defin ición exten sio n al
cu an to c o m o e x p re siv o s de una m e ra relació n de inclusión de té rm in o s co n o cid o s
(q u e están p o r e n tes singulares o p o r cla s e s) en un té rm in o m ás co m p re n siv o (q u e
está p o r una prop ied ad co m ú n o p o r una clase m ás c o m p re n siv a ) sin resolver la
cu estió n de si los té rm in o s en u m erad o s en el (a p a re n te ) defin ien s agoten el (a p a ­
re n te ) definien d u m .
Es ev id en te que el in té rp re te p o d rá te n e r en cu e n ta to d o el co n ju n to de los
en u n ciad os legislativos relev an tes; en el c a s o del a rt. 2 8 c. nav., p o r ejem plo, el
in térp rete p od rá te n e r en cu e n ta el h e ch o de que to d o s los o tro s b ien es d om in ia-
les son a d scrip to s a o tro s d om in ios, d istintos al m arítim o . P ero, h acién d olo así,
el in térp rete ten d rá en cu e n ta la interpretación de o tro s en u n ciad o s legislativos
an tes — y no d espu és — de e fe c tu a r el p rim e r p aso en la in te rp re ta ció n del e n u n ­
ciad o bajo ex a m e n , p rim e r paso que co n siste en e sta b le ce r (e s to es: en d ecid ir o
p ro p o n e r d e cid ir) si el en u n ciad o bajo e x a m e n es en u n ciad o d efin ito rio . P o r esta
razón las d efin icio n es e x te n sio n a le s son co n fre cu e n cia — a cau sa de su form u la­
ció n — d ep en d ien tes de la p rev ia in te rp re ta ció n de o tro s en u n ciad o s legislativos y
pueden se r debilitadas p o r m ed io de las in ce rte z a s in te rp re ta tiv a s a que dan lugar
los en u n ciad os legislativos de los que d ep en d en .
En segu nd o lugar, ha de o b se rv a rse que las d efin icio n es legislativas e x te n s io ­
nales p u ed en s e r im pu gn adas — y tra d icio n a lm e n te son en o ca sio n e s im pugnadas
— so b re la pauta de las im p u g n acio n es de las d efin icio n es legislativas p o r g é n e ro
p ró xim o y d iferen cia e sp ecífica, e sto es, im pu gn and o la ta x o n o m ía ad op tad a p o r
el legislador. Así co m o se im pugna la p e rte n e n cia de una e sp e cie a un g é n e ro , del
m ism o m od o p uede im pu gn arse el ag o tam ien to del g é n e ro p o r n esp ecie. T odas las
p ostu ras d o ctrin ales de insignia p an d ectista, que co n sid eran a la con cep tu alizació n
y la clasificació n tarea propia de la « c ie n c ia » ( y a ella p o r tan to re se rv a d a ) y no de
la legislación ( y a ella p o r tan to im pedida, en el sen tid o de que no co rre sp o n d e
a la le y ), m ilitan p o r la leg itim ació n de in te rp re ta cio n e s que soslayen no so lo las
d efin icion es p o r g é n e ro y d iferen cia, sino tam bién las d efin icio n es e x te n sio n a le s,
y p o r tan to m ilitan p o r la legitim ación de d e sap licacio n es de las n o rm a s e x p re ­
sad as p o r en u n ciad o s d efin ito rio s de am b o s tipos. En cam b io , es verd ad que las
p o stu ras inclinadas a la fidelidad al te x to d o cu m en tal tien d en a atrib u ir pleno
v alo r n o rm ativ o a las d efin icio n es clasificato rias. ju n to co n la a trib u ció n de valor
n o rm ativ o a las p a rticio n e s y a la siste m á tica de la ley, esp e cia lm e n te en el ca so

133 Como sería, por ejemplo, si el art. 28 c. nav. estuviese así formulado: «Forman parte
del dominio marítimo, y lo agotan:...».

196 I
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

de los có d ig o s134. En cu alq u ier ca so , esta im pugnabilidad a la luz de una c o rrie n te


d o ctrin al que tuvo p eso esp e cia lm e n te en el ca m p o del d e re ch o civil, debilita
tam bién este tipo de d efin icio n es al m en o s d e n tro de ese s e cto r.
En te rc e r lugar ha de o b se rv a rse que las d efin icio n es legislativas e x te n sio n a -
les no co in cid en co n las e n u m e ra cio n e s ta xativ as; en el sen tid o de que, m ien tras
todas las d efin icion es e x te n sio n a le s co n tien en una en u m e ra ció n tax a tiv a (p o rq u e
e x h a u stiv a ) del d efin ien d u m . no to d o s las e n u m e ra cio n e s legislativas taxativ as son
d efin itorias: solo lo son aquellas que co n stitu y en , so b re la base de los té rm in o s
que agotan ta x a tiv a m e n te el e le n co , un té rm in o de g é n e ro . F re cu e n te m e n te la
e n u m eració n taxativ a es em p lead a p o r el legislad or p ara c o n stitu ir un térm in o
de g én ero cu an d o ( y en cu a n to ) él m ism o co n sid era que los té rm in o s de e sp e cie
en u m erad o s ten gan una prop ied ad en co m ú n id ón ea para ad scrib irlo s a una clase
co m p ren siv a, sien d o esta prop ied ad la que ju stifica la co m ú n disciplina de los
térm in o s en u m erad o s.
Ha de resaltarse , p o r últim o, que no sien d o las ejem p lificacio n es d efin icio n es
exten sion ales ( y no siendo definiciones en sen tid o algu n o), no pueden se r co n stru i­
das co m o d efin icio n es legislativas aquellas e n u m e ra cio n e s m ed ian te las cu ales un
térm in o queda co n stitu id o p o r una clase ab ierta. Así, no co n stitu y e una d efinición
exten sio n al el art. 2 4 6 c. nav., que recita: «P erten en cia s de la nave. Son p erte n e n cia s
de la nave las em b arca cio n e s, las h e rra m ie n ta s y los in stru m en to s, los m uebles y en
gen eral tod as las co sas d estin ad as en m o d o durable al s e rv icio u o rn a m e n to de la
n a v e » 135; se tra ta sim p lem en te de una defin ición p or g én ero (« c o s a s » ) y d iferen cia
esp ecífica («d e stin a d a s en m o d o durable al s e rv icio o a o rn a m e n to de la n a v e » )136,

1,4 Por mucho tiempo la primera de las dos posturas fue característica de la doctrina ger­
mana, a partir de la Escuela histórica y de sus articulaciones pandectistas (tanto en el
derecho privado cuanto en el derecho penal y administrativo); mientras que la segunda
postura fue característica de la doctrina francesa, a partir de la escuela de la exégesis.
Nótese que el estudio de las estructuras clasificatorias de las codificaciones - y de las
relaciones entre clasificaciones, enumeraciones y definiciones - aunque omitidas en
todos lados, poseen algún ejemplo interesante en la cultura jurídica francesa (y casi
solamente en ella): por ejemplo DABIN, 1935, RAY, 1926.
135 Así, en cambio, Martino , 1975: 71: «... se ve además que el legislador designa (por lo
menos) una de las clases no con un nombre, sino con un criterio general, seguramente
para cubrir matices residuales de la suma de las clases (esto es típico en materia de
enumeraciones legislativas)». El hecho es que M a r t i n o llama «clasificatorias» a las
definiciones extensionales y las identifica con toda clasificación legislativa. Ahora,
entre las clasificaciones y las definiciones basadas en clasificaciones hay, obviamente
muchas relaciones: pero la interpretación lleva solo a inconvenientes. Parece admitir
una definición legislativa «por ejemplos» (aunque sin confundirla con la extensional)
también B e l v e d e r e , 1977: 95.
u6 Que recalca la definición de «pertenencias» de que trata el art. 817 c.c.: «Pertenencias. Son
pertenencias las cosas destinadas en modo durable a servicio u ornamento de otra cosa».

| 197
La interpretación de la Ley

p reced id a p o r un e len co ejem plificativo. En esta d efin ición el definiertdum es de


h ech o individuado n o p o r el e le n co sino p o r la « d e stin a ció n » .
¿H ay criterio s acep tab les y g en eralm en te acep tad o s para exclu ir que un elen co
en lazad o a una d esign ación de un g é n e ro co m p re n siv o sea (e s to es, e x p re s e ) una
d efin ición legislativa? Si lo hay, tal c rite rio es c ie rta m e n te un c rite rio o can o n
in terp retativ o . Pues bien, p arece h aberlo y e s ta r am p liam en te a ce p ta d o en n uestra
cu ltu ra ju ríd ica: cu a n d o un e le n c o de té rm in o s inclu id os le g islativ am en te en
una clase co m p re n siv a está p reced id o o seguido (e n este ca so m ed ian te frases
co m o : « y en los o tro s ca so s d e», o sim ila re s) p o r una d efin ición no exten sio n al —
h ab itu alm en te p o r d iferen cia e sp ecífica, u o p erativ a — de la ciase co m p re n siv a ,
e n to n ce s el elen co se co n sid e ra c o m o ejem p lificativ o 137. A este c rite rio , form al
y g en eral, utilizado en to d o s los s e c to re s del d e rech o en n u estra cu ltu ra, pued en
agregársele o tro s de c a rá c te r secto rial y so b re p resu p u esto s de c a rá c te r su stan cial:
ellos, sin em b arg o , no c o n cie rn e n a la teo ría de la defin ición legislativa.

C) L a s d e fin ic io n e s p o r e x clu s ió n
El ú ltim o y m ás sim ple tipo de defin ición b asado so b re las clasificacio n es del
legislador es la defin ición p o r exclu sió n . La d efin ición p o r exclu sió n es aquella
co n que una esp e cie es definida en relación al g é n e ro que la co m p re n d e y, p o r
exclu sió n , en relació n a todas las o tra s e s p e cie s del g é n e ro co m p re n siv o . Para
o b te n e r una d efinición p o r exclu sió n es n e ce sa rio que sea definido el g é n e ro y,
p o r lo m en os, o tra e sp e cie a él p e rte n e cie n te según una fórm u la del tip o « so n x
to d o s los A que no son p » . La defin ición p o r exclu sió n es, bajo un perfil lógico,
tam bién exten sio n al.
P or ejem plo, el art. 8 1 2 , a p artad o 3 o c .c . define p o r exclu sió n a los bienes
m uebles: «Son m uebles to d o s los o tro s b ien es». Ello se to rn a posible p o r el h ech o
de que está definido el g é n e ro o la clase co m p re n siv a que es el « b ien » (p o r el art.
8 1 0 ) y está definida la e sp e cie «b ien in m u eb le» (p o r el a rt. 8 1 2 , a p artad o I o y 2 o )
la cual, ju n to co n el d efin ien d u m , agota el g én ero .
De p or sí la d efinición p o r exclu sió n es una d efinición cu antitativa, em pleando
el cu an tificad o r « T o d o s» ; y es p o r ello idónea p ara e x clu ir dudas in te rp re ta tiv a s138.
P or lo d em ás, ella d ep en d e de dos d efin icio n es p resu p u estas (la del g é n e ro y la de
la o tra o de las o tra s e sp e cie s e x clu id a s) y si estas son im pugnadas resulta d ebi­
litada. A b stracta m e n te p o d ría se r im pugnada la clasificació n del legislador so b re
la cual se basa: p e ro esta im pu gn ación n e ce sa ria m e n te se refiere al g é n e ro y a las
esp ecies d efinidas en form a p ositiva.

137 En este sentido D a b i n , 1 9 3 5 :1 3 3 y sgts, R a y . 1926: 2 7 6 y 290, B e l v e d e r e . 1977: 94:


«Se debe por tanto identificar en cada ocasión... si el elenco de las subclases es taxativo
o no lo es, concluyendo en este último sentido, al menos en línea de máxima, si tal
elenco está precedido o seguido por una definición intencional».
138 Cfr. infra, en este capítulo, n. 31, donde se verá que no basta con el uso de un cuanti­
ficador universal («todos») para dar lugar a una definición por cuantificación.

198 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

3 1 . SIG U E: II) LAS D EFIN IC IO N ES POR DESIGNACIÓN

A) L a d efin ició n p a re n tè tic a

La defin ición p a re n tè tica es aquella que co n siste en in d icar e n tre p arén tesis
el térm in o definido (e l d efin ien d u m ) d espu és de la e xp resió n d efin itoria: la e x ­
p resión d efin itoria p ued e se r una palabra que el legislador no define p o r asum irla
co n o cid a y clara p ara el in térp rete, puede se r una d e scrip ció n o bien p uede se r una
v erd ad era y propia d efin ición legislativa (e n este ca so la d efin ició n p a re n tè tica es
ob viam en te una defin ición de segu nd o g ra d o ). E ste tipo de d efin ición está m uy
difundido en la m o d e rn a trad ició n legislativa g erm an a, sien d o re c u rre n te en el
BGD (la d o ctrin a g e rm a n a la ha llam ado K la m m er-D efin itio n ): tan to que alguno la
ha co n sid erad o una peculiaridad de esa p a rticu la r trad ició n legislativa139. En c a m ­
bio, p o r su frecu en cia e stad ística ella es e v en tu alm en te ca ra c te rís tic a del d e re ch o
statutory an glosajón ; y es de to d o s m o d o s m uy fre cu e n te tam bién en la legislación
italiana (au n cu an d o no en los có d ig o s).
P o r ejem plo, el r.d. del 1 4 de d iciem b re de 1 9 3 3 , n. 1 6 6 9 , a rt. 1, d efine p a re n ­
tè tica m e n te al girado y al librador: « ... 3 ) el n o m b re de quien es designado p ara
pagar (g ira d o );... 8 ) la su scrip ció n p o r aquel que em ite la letra de cam b io (lib ra ­
d o r)» , d espu és de lo cual d icta la disciplina re firié n d o se , no a las e x p re sio n e s de
d escrip ció n , sin o, e co n ó m ic a m e n te , al «g ira d o » y al « lib ra d o r» 140.
P or ejem plo, el r.d. del 2 1 de d iciem b re de 1 9 3 3 , n. 1 7 3 6 , a rt. 1, m ás allá de
iterar la d efinición de « g irad o » y «lib rad o r», define p a re n tè tica m e n te al « ch e q u e » ;
«L a ord en de pago b an caria (c h e q u e ) co n tie n e ...» .
P or ejem plo, el d .p.r. del 12 de feb rero de 1 9 6 5 , n. 1 6 2 , a rt. 4 , m ás allá de
c o n te n e r una se rie de d e fin icio n e s de o tr o tip o , d efin e el «collo oliva» c o m o
ca ra cte rística de cie rta s b otellas de vino: «... unida a un cuello co n en san ch am ien to
cen tral ( collo o liv a )» '41.
La d efin ición p are n tè tica , de p o r sí, no fue n unca im pugnada; cu an d o sigue
una defin ición p o r g é n e ro y d iferen cia, esta últim a puede serlo y reflejarse tal
im pu gn ación so b re la d efin ición p a re n tè tica de segu nd o grad o : cu an d o sigue una
d escrip ción u o tra palabra que el legislador asu m e c o m o co n o cid a , la d efinición pa­
ren tètica se insiere indisolublem ente en un en unciado en el con ju nto no definitorio.

B) L a d efin ició n p o r rú b ric a

La d efin ición p o r rú b rica es aquella en que el legislador estab lece el vocablo


que co n stitu y e el d efin ien d u m co m o rubrica legis d espu és de donde p ro ce d e , sin
re p e tir ese v ocab lo, a d e scrib ir y a d iscip linar el su p u esto de h ech o . Si el vocab lo

139 Así por ejemplo B e l v e d e r e , 1 9 7 7 :3 5 .


140 Como, para ejemplificar, el art. 3 apartado I o del mismo decreto dice: «La letra de
cambio puede ser a la orden del mismo portador».
141 Ejemplo citado, para otros tipos de definición, por M a r t i n o , 1 9 7 5 :1 1 2 .

|i99
La interpretación de la Ley

se rep ite en el te x to del en u n ciad o legislativo que no form a p arte de la rubrica legis,
el n exo e n tre ese v o cab lo y el su p u esto de h ech o d e scrip to es d ire cto y no e sta ­
m os en p resen cia de una «d efin ició n p o r rú b ric a » 142: si en el te x to del en u n ciad o
legislativo el vocab lo estab lecid o en la rú b rica no solo es rep etid o sino definido,
estam o s en p rese n cia de o tro tipo de defin ición legislativa143; p e ro cu an d o no hay
rep etició n y al v ocab lo (o co n ju n to de vocab los co n v alo r n o m in a l) de la rú b rica le
sigue la d escrip ció n de un su pu esto de h ech o , en to n ce s aquel funge de definiendum
al tiem p o que el su pu esto de h ech o d e scrip to funge de d efin ien s'44. Q ue se tra te de
una defin ición legislativa es indicado p o r el h ech o de que el legislador, en o tro s
en u n ciad os legislativos, usa — para re fe rirse al su pu esto de h ech o y discip linarlo
o u lterio rm en te d isciplinarlo — el v o cab lo estab lecid o en la rú b rica y no p resen te
en la d e scrip ció n m ism a del su p u esto de h ech o .
Muy sim ilar a la d efin ición p o r rú b rica es la d efin ición p o r titu lació n , que se
da cu an d o el legislador e stab lece el v o cab lo que co n stitu y e el d efin ien d u m co m o
título de una p artició n de un d o cu m e n to legislativo (c o m o su ced e en o ca sio n e s en
los títu los de los Títulos, de los Capítulos, de las S eccio n es de un có d ig o o de una
ley o rg án ica y g lo b al), sin re p e tir ese té rm in o en los singulares en u n ciad o s que
d escrib en el su p u esto de h e c h o 145.

142 Así no estamos en presencia de una definición por rúbrica de la carta de porte en el caso
del art. 1684 c.c., porque la expresión «carta de porte», más allá de estar en la rúbrica,
está iterada en el primer apartado: «Carta de porte o recibo de carga. A requerimiento
del porteador, el remitente debe entregar una carta de porte con la propia firma, que
contenga...».
l4í Así no estamos en presencia de una definición por rúbrica, sino de una definición
diversa (p or género y diferencia específica) en el caso del art. 8 1 7 c.c.: «Pertenencias.
Son pertenencias las cosas destinadas en modo durable al servicio u ornamento de la
cosa».
144 B e l v e d e r e , 1 9 7 7 :1 1 1 y ss., trata ampliamente el problema del valor de la rubrica legis
en relación a las definiciones legislativas. Como veremos enseguida, en relación al
problema mencionado, la de B e l v e d e r e constituye una contribución valiiosa y su tesis
de fondo es plenamente compartible sobre el plano deontológico. Por cuanto respecta
al tratamiento del nexo entre rúbrica y definición legislativa, sin embargo, las páginas
de este autor suscitan alguna perplejidad en la medida en que él parece considerar que
las palabras en rúbrica integren definiciones legislativas incluso cuando replicadas e
iteradas en el texto (aunque el autor distinga los dos casos a p. 112). Pero en este caso,
la rúbrica tiene una mera función de titulación, de instrumento de identificación del
enunciado y de auxilio a la memorización; cuando la expresión de la rúbrica (o del
título) es repetida en el enunciado legislativo que sigue, todo operador de la interpre­
tación y de la aplicación se refiere al enunciado y no a la rúbrica, y no hay razón para
sugerir algo diverso. El así llamado «problema de la rúbrica» se plantea solo en orden
a las verdaderas y propias definiciones por rúbrica, en el sentido de vocablos que el
legislador establece en rúbrica y no repite describiendo el supuesto de hecho.
145 B elv ed ere, 19 7 7 : 116.

200 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

P or ejem plo, el art. 6 2 8 c.p . define p o r rú b rica el rob o: «R obo. C ualquiera que,
para p ro cu ra rse a sí m ism o o a o tro s un injusto b en eficio, m ed ian te v io len cia a
la p erso n a o am en aza, se ap o d e re de la co sa m ueble de o tro , su stray én d o sela a
quien la tien e».
El v alo r de la rubrica legis, y p o r ta n to de las d efin icio n es p o r rú b rica, fue p o r
m u ch o tiem p o p rob lem atizad o en la cu ltu ra ju ríd ica. A ntiguos m o d ism o s, co m o
aquel según el cual « ru b rica legis n on e st le x » , que tienen origen en e stru ctu ra s o r ­
ganizativas m uy lejanas en el tiem p o y en la cu ltu ra re sp e cto a las actu ales, circu lan
tod avía en o casio n e s — en m o d o a c rític o — en los m an u ales (e sp e cia lm e n te de los
civ ilistas), y tien d en a a p o y a r op in ion es, co n fre cu e n cia in articu lad as, difundidas
en algún s e c to r de la d o ctrin a , según las cu ales la rú b rica « n o form a p a rte de la
ley» y « n o vin cu la». Una opinión tal tien d e a su vez a re fo rz a r aquella o tra según
la cual las d efin icion es legislativas no vin cu lan en aquellos ca so s en que la rú b rica
in tegra una de tales d efin icion es.
C om o ya se ha d ich o , es n e ce sa rio distingu ir dos p rob lem as: el p rob lem a, de
c a rá c te r co n stitu cio n al, relativo a la «p ro v en ien cia de las rú b ricas de tod os los ó rg a ­
nos co n cu rre n te s a la fo rm ació n de la ley»; y un problem a, su cesivo y con dicion ad o,
de las relacio n es e n tre titu lacio n es de seg m en to s de d o cu m e n to s legislativos y
en u n ciad os legislativos, que es un p rob lem a atin en te a la in te rp re ta ció n de la le y 146.
Una vez que se re co n o z ca que las titu lacio n es in tern as y en p a rticu la r las
rú b ricas fo rm an p arte de la ley, habrá de re c o n o c e rs e que ellas so n vin cu lan tes
en la m ism a m ed id a que to d o s los o tro s seg m en to s del d iscu rso legislativo. P o r
ello, cu an d o se está en p resen cia de una defin ición legislativa m ed ian te rú b rica o
m ed ian te titu lación in tern a, debe co n clu irse que ella v in cu la (sie m p re que no se
exclu ya el ca rá c te r vin cu lan te de tod as las d efiniciones co m o ta le s )147. P o r lo dem ás,
debe re c o n o c e rs e que, en té rm in o s de co n sta ta ció n em p írica, en algunos se c to re s
de n u estra cu ltu ra ju ríd ica — en p a rticu la r en la d o ctrin a y en la ju risp ru d en cia
civilista — la d escon fian za fren te a las d efin icio n es se su m a a una a c rítica re p e ­
tición de la no vin cu lato ried ad de las titu lacio n es y de las rú b rica s148: p o r lo cual
d en tro de eso s se cto re s, n o rm a s que con stitu y en in terp retació n de las d efin iciones
legislativas p o r rú b rica y p o r titu lació n ce d e n — cu an d o surge co n flicto — fren te

146 Cfr. retro, cap. III, n. 1. Y, en orden a la relación entre rúbricas y definiciones, B e l v e d e ­
r e , 1977: 114. En este caso, diversamente del caso de las rúbricas, B e l v e d e r e precisa
que se debe tratar de expresiones no repetidas «en el caso del artículo» para que la
titulación integre una definición legislativa.
147 Esta es la conclusión de B e l v e d e r e , a la que había ya expresado adhesión en la recensión
citada.
148 Ver, por ejemplo R e s c i g n o , 1977: 43. Después de haber dicho que «el epígrafe de las
singulares normas no cumple... una función 'definitoria', desde que definir es tarea ex­
traña a la actividad del legislador...», el ilustre autor concluye que «el eventual contraste
entre título y contenido de un artículo debe en cada caso resolverse con la prevalencia
de cuanto se extrae de la disposición» (cursiva propia). En jurisprudencia se vea por
ejemplo G.I. Trib. Napoli, 22 de mayo de 1972, Foro it.. 1972, II, 303.

| 201
La interpretación de la Lev

a las n o rm as que co n stitu y en in te rp re ta ció n de o tro s en u n ciad o s legislativos, y


el arg u m en to in te rp re ta tiv o que p a rte de una defin ición p o r rú b rica tien d e a no
te n e r éxito e n tre los o p e ra d o re s de la ap licación .

C) ¿Se d an d e fin ic io n e s p o r sim p le m e n c ió n ?

C o m o bien saben los e stu d io so s de la se m á n tica , el em p le a r un v o cab lo o una


exp resió n en un cie rto m od o, el hablar co n alguna u nivocidad en cie rto s té rm in o s
a ce rca de algo, in stau ra un uso y d e-fin e, e sto es, asigna lím ites a los significados
de los vocab los.
P rob ab lem en te m ovidos p o r co n sid e ra cio n e s tales, los estu d io so s de las defi­
n icio n es legislativas tien d en a v islu m b rar d efin icio n es en m u ch as m e n cio n e s de
vo cab los o ex p re sio n e s co n v a lo r nom inal que a p a re ce n en el d iscu rso del legisla­
d o r149. P or ejem plo, co m p o n ie n d o una titu lació n o una rú b rica co n un en u n ciad o
que fija c a ra cte rístic a s esen ciales del su p u esto de h ech o titulado o ru b ricad o se
puede o b te n e r una d efin ición.
Sin em b argo, la co n fig u ració n de d efin iciones legislativas p o r sim ple m en ción
es te ó rica m e n te critica b le y p rá ctica m e n te in o p o rtu n a.
Bajo el perfil te ó rico ha de o b se rv a rse : a ) las sim ples m e n cio n e s del legislador
no so n ad vertid as p o r los o p e ra d o re s — en n u estra y p ro b ab lem en te en cu ltu ra
ju ríd ica alguna — co m o d efin icio n es legislativas: h ) los u sos lingü ísticos del legis­
lador, tan relev an tes c o m o so n p ara la in te rp retació n y la ap licació n de la ley, so n
ob jeto de análisis co m o p a rte del estu d io de la té cn ica legislativa y de la te rm in o ­
logía del legislad or150, de m odo que co n sid e ra rlo s bajo el perfil d efin ito rio sería
in d eb id am en te red u ctiv o : c ) las d efin icio n es p a re n té tica s y aquellas p or rú b rica
no son su b esp ecies de una «d efin ició n p o r m e n ció n » , sino que son d efin icio n es
verd ad eras y propias, dada las fu n cion es esp ecíficam en te definitorias del paréntesis
p or eq u ivalen cia n om in al y de la titu lación .
Bajo el perfil p rá ctico la con figu ración de d efin iciones legislativas p or m en ción
es in op ortu n a p orq ue, d ond e se le d iere cré d ito , ten d ería (c o n tr a las in ten cio n es
presu m ib les de los p ro p o n e n te s y de los p r a c tic a n te s )151 a d ebilitar el v ín cu lo de
fidelidad al d o cu m e n to legislativo p o r p arte del o p e ra d o r de la in terp re ta ció n y
de la ap licación . No se olvide que, aunque en sed e de teoría sean hoy m uy c riti­
cad o s, d en tro de algunos s e cto re s ju ríd ico s hay g ran d es s e c to re s de la d o ctrin a

149 Cfr. B e l v e d e r e , 1977: cap. III, M a r t i n o , 1975: cap. V.


150 Los estudios sobre la terminología del legislador, por mucho tiempo en Italia descui­
dados. comienzan a gozar del significativo aporte de especialistas, especialmente del
derecho civil. Quisiera recordar los estudios recientes de I r t i , 1967, I r t i , 1976, cap.
II, § 4, L a z z a r o , 1979, cap. 10. Cfr. en cualquier caso, retro, cap. III.
151 Como destaca G a b r i e l l i . 1 9 7 8 :2 6 8 -2 7 0 , el libro de B e l v e d e r e está caracterizado por
un espíritu de repulsión y de reacción frente a las tendencias a la «rebelión frente a la
letra». Reacción que a quien escribe se presenta, en términos generales, como com-
partible.

202 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

que acred itan el c a rá c te r no v in cu lan te de las d efin icio n es legislativas en g en eral:


p o r lo cual, p o r c ie rto , el co n fig u rar co m o d efin icion es a tan am plias p o rcio n e s
del d iscu rso legislativo p o d ría debilitar su fu erza y c a rá c te r v in cu lan te a los ojos
de algunos o p erad o re s (d e aquellos que, aun cu an d o p ro cliv es a p asar p o r alto las
d efin icion es, no se p e rca ta ro n aún de la posibilidad de a cre d ita r, so b re la m ism a
b ase, la licitud de p asar p o r alto tam b ién a las m e ra s m e n cio n e s).
Por estas razon es, teó ricas y p rácticas, in d epen d ien tem ente de los estudios que
deben h acerse sob re los a sp e cto s definitorios de los usos lingüísticos del legislador,
no p a re ce sea posible (n i se d eb a) co n fig u rar c o m o tipo de defin ición legislativa
a la «d efin ición p o r (m e r a ) m e n ció n » .

3 2 . SIGUE: III) LAS D EFIN IC IO N ES POR C O N C EP T U A LIZ A C IÓ N (P O R E N U ­


M ERA CIÓ N DE LAS C A R A C T E R ÍS T IC A S N EC ESA R IA S; PO R D E S C R IP ­
CIÓN EM PÍR IC A ; POR E X C L U S IÓ N )

A) L a s d e fin icio n e s p o r e n u m e ra c ió n de las c a r a c t e r ís ti c a s n e c e s a r ia s

La esp ecie m ás fre cu e n te de d efin ición p o r co n ce p tu a liz a ció n es aquella que


indica las c a ra cte rístic a s n e ce sa ria s del d efin ien d u m 152. A fin de que el en u n ciad o
legislativo sea d efin itorio, esto es, co n stitu y a una d efinición legislativa, se req u iere
que estab lezca todas las ca ra c te rís tic a s necesarias: en caso d iv erso no se tra ta rá de
un en u n ciad o que co n sie n ta d iscrim in a r — en el sen tid o de la ley — el té rm in o
definido de o tro s térm in o s, sino tan solo de un en un ciado que fija c a ra cte rística s —
n ecesarias o even tu ales — de un térm in o , disciplinándolo sin definirlo (s e a p orq ue
fue en o tro sitio definido, sea p orq ue no lo ha sido y el legislador lo ha asum ido

152 M a r t i n o , 1975: 79, llama a estas definiciones «descriptivas de propiedades» cuando


conciernen a «términos pertenecientes al lenguaje ordinario» y «prescriptivas de pro­
piedades» cuando se aplica a «términos técnico jurídicos». Primero, corresponde evitar
la palabra «propiedades», que reconduce a concepciones esencialistas, y sustituirla
por «características». Segundo, no parece oportuno distinguir - a este propósito - los
términos pertenecientes al lenguaje jurídico: los unos y los otros, cuando aparecen en
un enunciado normativo que precisa sus características, son caracterizados preceptiva­
mente respecto a ellas. Si el legislador dice que las pasas de Pantelleria son el producto
de la fermentación natural de uvas maduras de la isla de Pantelleria recogidas in loco
y de no de menos de 13 grados, el legislador prescribe estas características a fin de
que un vino sea «moscato de Pantelleria» en los términos de la ley, y no simple vino;
así como en el caso en que el legislador dice qué características debe tener la letra de
cambio para ser letra de cambio en los términos de la ley.
Probablemente M a r t i n o instituye esta distinción porque después de haber distingui­
do la «definición» de los «enunciados normativos» (p. 2 3 y ss.), frente a definiciones
legislativas que se presentan a primera vista como expresivas de preceptos, trata de
justificar el carácter preceptivo de algunas definiciones legislativas, y precisamente el
de aquellas que establecen cualidades en términos técnico-jurídicos. Para una crítica a
la posición de partida de M a r t i n o cfr. G u a s t i n i , 1976b.

| 203
La interpretación J e la Ley

n o to rio ). En o ca sio n e s las c a ra c te rís tic a s n e ce sa ria s son iden tificad as en una serie
ce rra d a , de las que basta la p resen cia de un n ú m ero e sta b le cid o 153.
Por ejem plo, el art. 4 4 7 , ap artad o I o c.p.p. define la sen ten cia penal: «Requisitos
form ales de la sentencia. La sen ten cia co n tien e: 1 ) el en cab ezam ien to en n om b re del
pueblo italiano: 2 ) las g en eralidad es del im pu tad o o cu an to sirva para id en tificarlo,
las g en eralid ad es de la p erso n a civ ilm en te obligada a la rep aració n , del re sp o n ­
sable civil y de la p arte civil; 3 ) la e n u n ciació n del h e ch o o de las circu n sta n cia s
que form an el o b jeto de la im p u tación ; 4 ) la co n cisa e x p o sició n de los m otivos de
h ech o y de d ere ch o , so b re los cu ales la sen ten cia se funda: 5 ) la in d icació n de los
artícu lo s de ley ap licad os: 6 ) la p arte dispositiva; la fech a y la firm a de los ju e ce s
que han d elib erad o y del s e c re ta rio » .
Por ejem plo, el a rt. 1 3 2 ap artad o I o y 2 o c .p .c. d efine la sen ten cia civil: « C o n ­
tenido de la sentencia. La se n te n cia es p ro n u n ciad a en n o m b re del pueblo italiano y
lleva el e n cab e z a m ie n to “R epública italian a”. Ella debe c o n te n e r: 1 ) la ind icación
del juez que la p ro n u n cia; 2 ) la in d icación de las p a rte s y de sus d efen so res; 3 ) las
co n clu sio n es del m in isterio público y las de las p artes; 4 ) la c o n cisa exp o sició n
del d esen volvim ien to del p ro ce so y de los m o tiv o s de h ech o y de d e re ch o de la
d ecisión : 5 ) la p a rte dispositiva, la fecha de la d elib eración y la firm a del ju ez».
P o r ejem plo, el art. 4 del d .p.r. del 12 de feb rero de 1 9 6 5 , n. 1 6 2 , d efine, m ás
allá de o tro s v ario s re cip ien tes d estin ad o s a co n te n e r vino, al fia sco toscano': «...
Por fiasco to sca n o se en tien d e un recip ien te en vid rio co n stitu id o p o r un cu e rp o
de form a ap roxim ad am en te elipsoide de ro tació n co n e cta d o m ediante su eje m ayor
a un cu ello alargado, no sien d o la altura total in ferio r a 1,2 y no su p e rio r a tres
v e ce s el d iám etro del cu e rp o , revestid o en to d o o en p arte co n h ierba, paja u o tro
m aterial vegetal n atural de en trelazam ien to . El fondo puede se r tam bién plano o
ligeram en te có n ca v o » .
Las d efin iciones legislativas p o r e n u m e ra ció n de las ca ra c te rís tica s n ecesarias
están e n tre las m ás fácilm en te im pugnables. Ello p o r razo n es té cn ica s: si todas
las c a ra cte rístic a s necesarias d eben in teg rar la d efin ición , es fácil e n c o n tra r o tro s
en u n ciad o s legislativos in terp retab les co m o e xp resiv o s de n o rm as en co n flicto
co n la d efin ición , dado que basta e n c o n tra r una n o rm a que ponga co m o n ecesaria
una u lterio r ca ra c te rís tic a del defin ien d u m . El problem a se m an tien e p orq u e se
puede so ste n e r que, frente al co n flicto de n o rm as, se p ro ce d e a la in terp retació n
en vistas a la solución del co n flicto , y nada im pide que caiga la n o rm a e x tra íd a del

N. del t. Se trata de un tipo especial de botella de vino.


155 Así el d.m. del 17 de enero de 1950, n. 13 («Determinación de las características de
las viviendas de lujo en los términos del art. 13 de la 1. 2 de julio de 1949, n. 4 0 8 ),
define como «viviendas de lujo» a todas aquellas que tienen al menos una de cuatro
características; de estas características, la cuarta consiste en la presencia de más de
cinco ulteriores características determinadas en una lista que comprende 19: de estas
19, la que lleva el número 10 se concreta en una sub-sub-característica incluida en una
sub-sub-lista de cuatro.

204 |
Definiciones legislativas e interpretación de la lev

en un ciado no d efin itorio. P ero en la p rá ctica cae siem p re la n o rm a e x tra íd a de la


defin ición legislativa, aunque ello solo fuere p orq u e las n o rm as en co n flicto son
frecu en tem en te n u m erosas.
Una diversa línea de im pu gn ación de las d efin icio n es legislativas p o r e n u m e ­
ración de las ca ra cte rístic a s es aquella — co n fre cu e n cia efectu ad a p o r o p e ra d o re s
que se inspiran en d o ctrin a s co n cep tu alistas o teleológicas — que co n siste en n egar
la n ecesid ad de las c a ra c te rís tic a s de la d efin ición legislativa en relación al c o n ­
cep to (o a la finalid ad) del d efin ien d u m . P o r ejem plo, el «fiasco toscano». del cual
la defin ición legislativa e sta b le ce la c a ra c te rís tic a del rev estim ien to co n «m aterial
vegetal n atu ral de en tre la z a m ie n to » , es ah o ra en o ca sio n e s revestid a co n p lástico:
esto s recip ien tes rev estid o s co n p lástico que im ita al e n trelazam ien to vegetal son
a v eces con sid erad o s fia sco s toscanos en el sen tid o de la ley, so b re la base del a r­
gu m en to de que la c a ra cte rís tic a « re v e stim ie n to vegetal n atu ral» no es n ecesaria
al co n ce p to (leg islativ o ) o al fin (leg islativ o ) del fiasco.
P or lo d em ás co m o es ev id en te, el c a rá c te r n e cesa rio es in cie rto en to d o s
aquellos ca so s — que son aquellos en que este tipo de d efin ición legislativa es
m ás frecu en te — en que se tra ta de las c a ra c te rís tica s de a cto s: visto que los a cto s
ju ríd icos, a d iferen cia del fia sco (n o el ju ríd ic o ) y quizás tam bién d iv ersam en te
resp ecto a P egaso (el lite ra rio ), tien en distintos g rad o s de falta de realización ,
co m o la in existen cia, la nulidad, la anulabilidad, la no oponibilidad. Y en algunos
caso s la falta de realización puede san arse co n el paso del tiem p o , co n el v erificarse
o tro s ev en tos, co n una co m b in ació n del p aso del tiem p o y el v e rifica rse ev en to s.
La n ecesid ad de una c a ra c te rís tic a , p o r tan to , es d iv ersam en te evaluable según
que la falta de ella co n d u zca a uno u o tro grad o de fru stració n del a c to y según las
vicisitu d es a que algunos g rad o s de fru stra ció n están ab iertos.

B) L as d e fin ic io n e s p o r d e s c rip c ió n e m p íric a d el o b je to o s itu a ció n c u a ­


lificad os
Las d escrip cio n e s p erm iten d efinir en la m edida en que sirven para individuar
co n la m ínim a duda residual aquello que resu lta d e scrip to . C o m o es ev id en te, el
legislador debe h a c e r am plio uso de d e scrip cio n e s y de d efin icio n es p o r d e scrip ­
ción , no pudiendo dejar que la co rrespon d encia en tre la disciplina y lo disciplinado
quede en teram ente confiada a la capacidad expresiva del léxico y de las m enciones. Es
p or ello que los puntos de partida de las clasificaciones (esto es, los «gén eros» en base
a los cuales en ocasion es se definen las «e sp e cie s» ) son con frecuencia descripciones.
También frecuentem ente las descripciones se refieren a cualidades que corresponden
a diferencias específicas en las cadenas nom oclasificatorias del legislador: en tal caso
una definición por d escrip ción se implanta sobre una definición por género próxim o
y diferencia específica. Por ah ora estam os interesados en las definiciones p o r d es­
crip ció n in d ep en d ien tem en te de su eventual in tro d u cció n . Las d efin icion es que
recaen en este tipo pueden co n c e rn ir tan to a un objeto físico cu an to a una situación.
P or ejem plo, el d.l. del 1 7 de e n e ro de 1 9 5 0 , n. 1 3 , define al o b jeto «e sca le ra
principal de lujo» (c a r a c te rís tic a n. 6 en la tabla de las d iecin u ev e ca ra c te rís tic a s

| 205
La interpretación de la Ley

m ás allá de cin co de las cu ales basta p ara in clu ir a la v iv ien d a e n tre las «v iv ien d as
de lujo» en el sen tid o de la ley del 2 de julio de 1 9 4 9 , n. 4 0 8 ) c o m o aquella esca le ra
« co n p ared es rev estid as en m árm ol o en piedra natural u o tro s m ateriales valiosos
de rev estim ien to de altura m edia su p e rio r a 1 6 0 cm .» .
Por ejem plo, el a rt. 5 , ap artad o 2 o de la ley de quiebras define la situación
del e m p resario ru b ricad a co m o estado de insolvencia co m o sigue: «El estad o de
in solven cia se m an ifiesta co n in cu m p lim ien to s u o tro s h e ch o s e x te rio re s , que
d em u estren que el d eu d o r no e stá ya en g rad o de sa tisfa ce r re g u larm en te las
prop ias ob ligaciones».
Las d efin icio n es p o r d escrip ció n no son n unca o b jeto de im pu gn ación en
cu an to d efin icio n es. Son. co n fre cu e n cia , p o co d ecisivas p o r cu an to los e n u n cia­
dos legislativos que las in co rp o ra n son fre cu e n te m e n te su scep tib les de plurales
in terp retacio n es.

C) L a s d e fin icio n e s p o r o rig e n


En o casio n e s el legislador d eterm in a un c o n c e p to refirién d o se al orig en , p ro ­
ven ien cia, al p ro ce so p ro d u ctiv o del d efiniendum
P o r ejem plo — es el ejem plo obvio — el a rt. 8 2 0 , ap artad o 2 c .c . define los
frutos n atu rales: «Son frutos n atu rales aquellos que p ro v ien en d ire cta m e n te de la
co sa, co n c o n c u rre n c ia o no del o b ra r del h om b re, co m o los p ro d u cto s agrícolas,
la leña, las p artes de los an im ales, los p ro d u cto s de las m inas, ca n te ra s y tu rb e ra s» .
P o r ejem plo, el a rt. 1 del d.p.r. del 12 de feb rero de 1 9 6 5 , n. 1 6 2 , d efin e al
m osto: « P o r m o sto o m o sto de uva se en tien d e el p ro d u cto que se e x tra e de la uva
fresca o pren sada m ediante pisado o e scu rrim ie n to o estru jad o, co n una g rad ació n
total n atu ral no in ferio r a 8 o...».
T ra d icio n a lm e n te , las d e fin icio n e s p o r o rig en e stán e n tre las m e n o s im ­
pugnadas. incluso p o r aquellos m o v im ien to s d o ctrin a le s y en aquellos se cto re s
que se inclinan a d en eg ar el v alo r vin cu lan te a las d efin icio n es legislativas. Ello,
vero sím ilm en te, a cau sa del h e ch o de que las n o rm as p o r ellas e x p re sa d a s no son
ad v ertid as co m o d efin itorias, sino co m o «fijació n de su p u estos de h e ch o » .

D) L a s d e fin ic io n e s p o r c u a n tific a c ió n

Las d efin icio n es legislativas p o r cu an tificació n o cu an titativ as, son aquellas


que co n cep tu alizan co n referen cia a una m edida (q u e el legislador p resu p o n e c o ­
n o cid a ) del defin ien d u m . T ales m e n su ra cio n e s p ueden s e r a ltam en te tecn ificad as,
de difícil realizació n , e tc.: p ero e sto s c a ra c te re s de la m en su ració n p ueden in cid ir
sob re la dificultad fáctica de ap licar la n orm a exp resad a p o r el en unciado definitorio
y no, en cam b io, so b re la ce rte z a de la d efin ición legislativa. Las d efin icio n es p o r
cu an tificació n son las que m en o s d ificultades in terp retativ as co n llev an ; las n o r­
m as que ellas ex p re sa n son « n o rm a s cu a n titativ as» e sto es, son el tipo de n o rm as

154 M a r t in o , 1 9 7 5 : 7 9 .

206 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

que — co m o p on en de m an ifiesto los so ció lo g o s del d e re ch o que se in teresan en


las relacio n es en tre tipos de n o rm a v e stru ctu ra s de la o rg an izació n ju ríd ica en su
co n ju n to — con llev an el m ínim o de d elegación de au toridad a ó rg an o s d iversos
de aquellos que las p ro d u cen o las e m ite n 153. C uando la m edida req u iere un e x ­
p erim en to o bien una o p e ra ció n com p leja, no esta m o s ya fren te a una d efinición
cu an titativ a sin o an te una defin ición o p e ra tiv a 156.
P or ejem plo, el art. 2 6 8 del d.p.r. del 2 7 de abril de 1 9 5 5 . n. 5 4 7 , define p o r
cu an tificació n las in stalacio n es e lé ctrica s «d e baja ten sió n » y a «d e alta te n sió n » :
«A los efecto s del p re se n te d e cre to , una in stalación e lé ctrica es co n sid e ra d a de
baja ten sión cu an d o la ten sió n del sistem a es igual o m e n o r a 4 0 0 Volts e ficaces
para co rrie n te alternada y a 6 0 0 Volts para co rrie n te con tin u a. C uando tales lím ites
son su p erad os, la instalación e lé ctrica es co n sid erad a de alta ten sió n ». El legislador
p resu p on e n oto rio el crite rio de m edida de la tensión, y p resu pon e n o to rio el signi­
ficado de « te n sió n » : una v ez que tod o ello sea co n o cid o , la defin ición cu an titativ a
deja escasísim o m argen de d iscrecio n alid ad cu an titativ a.
P or ejem plo, el a rt. 1 de la ley del 5 de m ayo de 1 9 6 6 , n. 2 7 6 , define cu a n tita ­
tiv am en te, e n tre o tro s, el «so n id o b r e v e » :« ... La e x p resió n 'son id o b re v e ’ designa
un son id o de una d u ració n de ap ro xim a d a m e n te un segu n d o». Aquí el legislador
deja un p eq u eñ o m argen de d iscre ció n in terp retativ a, co n la palabra « a p ro x im a ­
d a m e n te » ; y se g u ra m e n te , en algunas circ u n s ta n cia s de h ech o p ued e resu ltar
difícil la m en su ració n del son id o en segu nd os. T am bién esta, sin em b arg o , es una
defin ición legislativa p o r cu an tificació n .
Las d efin icio n es cu an titativ as n un ca son im pugnadas so b re el p resu p u esto
de tr a ta rse de « d efin icio n e s» ; ningún tra ta d o d o ctrin a l, al s o ste n e r el c a rá c te r no
vin cu lan te de las d efin icio n es legislativas ha dado jam ás — que yo haya llegado a
e n c o n tra r — un ejem plo b asado so b re una defin ición cu an titativ a; las d efin icio ­
nes cu an titativas son co n sid erad as (e x p re siv a s d e ) v erd ad eras y p ropias n o rm as
p o r la generalidad de los o p e rad o re s ju ríd ico s en el ám b ito de n u e stra cu ltu ra y
d en tro de n u estra o rg an izació n . Este es un a rg u m e n to m uy fu erte para m o stra r el
c a rá c te r p u ram en te id eológico de las d o ctrin a s según las cu ales «las d efin iciones
ju ríd icas no vin cu lan » y según las cu ales las d efin icion es legislativas no son (re c -
tius: no e x p re s a n ) v erd ad eras y p rop ias n o rm as: e sto así dado que, bajo to d o s los
posibles m od os de c o n sid e ra r a las d efin icion es, es cla ro que las d efin icio n es p or
cu an tificació n son d efin icion es.

33. D EFIN IC IO N ES O PERATIVAS

Las d efin icio n es o p erativ as co n stitu y e n un tipo de d efinición legislativa s o ­


bre las que solo re cie n te m e n te se llam ó la a ten ció n de los ju ristas, e sp ecialm en te

155 F r i e d m a n , 1978, ca p s. II y IV.


156 Cfr. infra, e n e s t e ca p ítu lo , n. 33.

I 207
La interpretación de la Ley

p or ob ra de A. M a r t i n o 157. Son co n sid erad as d efin icio n es legislativas o p erativ as


aquellas d efin icion es p resen tes en el d iscu rso legislativo que co rre sp o n d e n a las
llam adas «d efin icio n es o p era tiv a s» en sed e de m etodología de la c ie n c ia 158: esto
es, aquellas d efin icio n es p o r las que el definiendum se iden tifica a trav és de una
c a ra cte rística v erificab le m ed ian te una o p eració n .
Ejem plo típ ico (s e trata de un ejem plo m uy bien elegido p o r M a r t in o ) es la
defin ición legislativa de «visible» en cu an to cu alificación n o rm ativ a de los faros
de los au tom óviles, que co n stitu y e la d efin ición n. 1 0 de que tra ta el a rt. 1 de la ley
del 5 de m ayo de 1 9 6 6 . n. 2 7 6 : «L a palabra ‘visible’ cu an d o es aplicada a los faros,
significa visible en una n o ch e o scu ra con atm ó sfera cla ra » . El ejem plo está bien
elegido p o r el h ech o de que m u estra c ó m o la c e rte z a de la defin ición legislativa
op erativa no co in cid e co n la re d u cció n al m ínim o de la d iscrecio n alid ad in terp re­
tativa. El ex p e rim e n to id en tificad o co n ab un d an cia de e x p re sio n e s cu alitativas y
no cu an titativas (n o c h e « o s c u ra » , a tm ó sfe ra « c la r a » ) está ab ierto a d iscre ció n en
la m edida en que reen vía a im presion es subjetivas del o p erad o r de la ap licación : y a
p esar de ello, el significado atribuido al d efiniendum p e rm a n e ce claro e in co n te sta ­
ble (sien d o in cierta solo la in te rp re ta ció n en c o n c re to del d efin ien s). Para o b ten er,
m ás allá de las ven tajas de ce rte z a de la d efinición o p erativ a, tam bién las ven tajas
de la red u cció n de la d iscre ció n , el legislador debe re c u rrir a una d efinición que,
a m ás de ser o p erativ a, sea tam bién cu a n tita tiv a 159.
O tro ejem plo. El a rt. 1 del d .p.r. del 12 de feb rero de 1 9 6 5 , n. 1 6 2 , define
o p erativ am en te la uva seca o pasa: « ... P o r uva se ca o pasa se en tien d e la uva cu yo
m arch itam ien to ha alcan zad o un p u n to tal que no co n sie n te el pisado d ire cto con
los m ed ios ord in ario s de b o d eg a y que no pued e, de cu alq u ier m od o, fe rm e n ta r
esp on tán ea y n o rm a lm e n te » .
Aunque la te o rizació n de las d efin icio n es o p erativ as ( y tod avía m ás la de las
d efin icion es legislativas o p e ra tiv a s ) sea m o d ern ísim a, d efin icio n es legislativas
op erativ as se e n cu e n tra n co n alguna fre cu e n cia tam bién en cu e rp o s n o rm ativ o s
an tig u os160. Ello p o r el h ech o de que este tipo de d efinición es id ón eo p ara la dis­
ciplina ju ríd ica de las p ro d u ccio n e s de los b ienes, incluso a rtesan ales. Es cie rto
que, p re cisa m e n te p o r e sto , la g ran difusión de las d efin icio n es o p e ra tiv a s se
en cu e n tra en las legislaciones (e sp e cia lm e n te ad m in istra tiv a s) m o d ern as, en que
los p ro ced im ien to s de p ro d u cció n , las tip ificacio n es de m e rca n cía s, la m anipula­

157 Cfr. M a r t i n o , 1975: 77-79.


158 Cfr. retro, en este capítulo, n. 26.
159 Sobre las definiciones legislativas cuantitativas ver retro. M a r t i n o tiende a identificar
las definiciones operativas con las cuantitativas ( M a r t i n o , 1 9 7 5 :7 7 ): pero los mismos
ejemplos por él considerados resaltan la diversidad.
160 En las leyes antiguas, frecuentemente, la definición operativa no aparece autónoma,
sino en el cuerpo de una definición por género próximo y diferencia específica: la
definición operativa sirve para individuar la «diferencia específica».

208 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

ción de su stan cias o p e ra tiv a m e n te definibles (su sta n cia s alim en tarias, su stan cias
farm acéu ticas, e tc .) son d iscip linad os en e s tre ch o eslab o n am ien to .
Las d efin icion es legislativas o p erativ as no son n u n ca im pugnadas (la im pug­
n ación , cu an d o se da, co n c ie rn e solo a la in te rp re ta ció n de la o p e ra ció n cu an d o
los resu ltados son ex p re sa d o s p o r el legislador en té rm in o s cu a n tita tiv o s).
Ello se debe p ro b ablem en te, en alguna m edida, al h ech o de que ellas están casi
au sen tes en aquellos s e cto re s discip linarios — co m o el d e re ch o civil — en relación
a los cu ales se han h e ch o e s c u ch a r las d o ctrin a s so b re el c a rá c te r no v in cu lan te de
las d efin iciones legislativas, m ien tras son frecu en tísim as en los s e cto re s — c o m o el
d ere ch o ad m in istrativo — en que, en cam b io, esas d o ctrin a s no han ten id o acogida.
P or lo d em ás, no ha de olvid arse que los ó rg an o s de ap licació n de la ley ad m in is­
trativa, esto es, los ó rg an o s de la a d m in istració n pública, están trad icio n alm en te
(tam b ién en n u estra tra d ic ió n ) m ás v in cu lad o s a la letra de la ley — y p o r ello
tam bién a la letra « d efin ito ria» — que cu an to lo e stán los ó rg an o s de ap licación
del d erech o civil (la m ag istratu ra ord in aria, tra d icio n a lm e n te m en o s insensible a
las solicitu d es d o ctrin a le s).

3 4 . LOS MODOS EST ILÍST IC O S DE LA IN TR O D U CC IÓ N DE LAS D E FIN IC IO ­


NES EN EL D ISCURSO LEG ISLA TIVO

H ay re cu rso s e stilístico s, en el d iscu rso del legislador, que n o s ad v ierten


que una d efin ición está p o r s e r allí in trod u cid a. M uchas v e ce s la ad v erten cia es
exp lícita, co m o cu an d o la defin ición está p reced id a p o r una rú b rica en que se
lee « D efin ició n », o — m ás fre cu e n te m e n te en n u estro s có d ig o s — «N o ció n ». P ero
m ás allá de las ad v e rte n cia s exp lícitas, hay in d icad o res se m á n tico s que p o d em o s
te n e r en cu en ta. Así, la e xp resió n « X e s ...» preludia — h abitu alm en te — a una
definición del tipo esen cialista, c o m o son fre cu e n te m e n te aquellas basadas so b re
las cla sifica cio n e s del legislad or (a q u e lla s p o r g é n e ro y d ife re n cia e sp e cífica ,
aquellas p o r en u m eració n de las esp ecies, aquellas p o r exclu sió n en que la fórm ula
ap arece en n egativo. « X no e s ...» ), y co m o son tam bién algunas de aquellas p o r
co n cep tu alizació n (p o r origen c o m ú n m e n te ). A sim ism o, las fo rm as v erb ales « X
co n tie n e ...» , « X está co n stitu id o p o r...» , m u ch as v e ce s in tro d u cen d efin icion es
p o r co n cep tu alizació n (e n g en eral aquellas p o r e n u m e ra ció n de las c a ra c te rís tic a s
n ecesarias, en o casio n e s aquellas p o r d e scrip ció n e m p írica del o b je to ). M uchas
veces el legislador es e x p lícito so b re sus in ten cio n es d efin itorias, p orq ue pone
en tre co m illas el vo cab lo definido d icien d o que «sig n ifica» o «d esig n a» e sto y
aq uello161, o bien que p o r algo « se e n tien d e» o tra co sa co n c ie rta s c a ra c te rís tica s 162.

161 Piénsese en el «sonido breve» y en el «visible» (farol) de la ley del 5 de mayo de 1966,
n. 276, de la cual retro.
162 Piénsese en la pasa de uva con que, en los términos del d.p.r. 12 de febrero de 1965 «se
entiende» uva con determinadas características.

| 209
La interpretación de la Ley

C o m o se ha o b serv ad o co n frecu en cia, n u estro legislador — no d iv ersam en te


del legislador de o tro s E stad os — en o ca sio n e s in tro d u ce el au xiliar « d e b e r» en las
d efin icio n es, sin que sea razo n ab lem en te creíb le una d iversa voluntad n orm ativa
re sp e cto a los ca so s en que no usa e ste au xiliar: m ien tras que la sen ten cia civil
en el sen tid o del a rt. 1 3 2 c .p .c . d ebe co n ten er una serie de requisitos, la sen ten cia
penal, en el sen tid o del art. 4 7 4 c.p .p ., sim p lem en te contiene una serie de requisitos
(p e ro el sen tid o n o rm ativ o de los dos en u n ciad o s no d iv e rg e ). En cu alq u ier caso ,
tam bién el « d e b e r» es in d icad o r se m á n tico de la in tro d u cció n de una definición
cu an d o se aplica a c a ra c te rístic a s de un a cto form al. Una serie de o tro s re cu rso s
estilísticos fungen de in d icad ores sem án tico s de la in tro d u cció n de d efin iciones en
el d iscu rso legislativo: «se re p u ta n ...» 163, «se en tien d e p o r...» 164, « se c o n sid e ra ...» 16*.
La in clusión de un vocab lo e n tre p arén tesis in m ed iatam en te d espu és de o tro v o ­
cablo co n c re ta , co m o h em os v isto , un p a rticu la r tipo de d efin ició n 166.
P ero los m o d o s estilístico s co n los cu ales las d efin icio n es legislativas son in­
tro d u cid as no adquieren relev an cia solo en o rd en a la posibilidad de re c o n o c e r a
las d efin icion es m ism as. A dquieren relev an cia tam bién en o rd en al problem a de
la v in cu latoried ad p ara el in térp rete.
En relación a este p roblem a, p o r lo d em ás, es n e cesa rio p a rtir de un doble
ord en de co n sid e ra cio n e s.
A n tes que nada, ha de co n sid e ra rse que los m od os estilístico s co n que las
d efin icion es son in trodu cid as p o r el legislador calcan los m od os e stilístico s en que
son in trod u cid as las d efin icio n es en el hablar o rd in ario . Pues bien, en el hablar
ord in ario las fórm u las del tipo « p o r x se e n tie n d e » in tro d u cen o d efin icio n es
lexicales (« p o r x c o m ú n m e n te se e n tie n d e » ) o bien d efin icio n es n o rm ativ as, esto
es: d efin icion es estipu lativas (« p o r x p ro m e to e n te n d e r» ) o d efin icio n es c o n v e n ­
cion ales (« h e m o s co n v en id o , en n u estro g ru p o de hablantes, e n te n d e r p o r x » )
o red efin icion es (« e n tr e los v ario s significados de x p re se le ccio n o el siguiente a
los fines exp licativ o s p ro p io s» ): p o r lo d em ás, siem p re en el hablar o rd in ario , los
p arén tesis, cu an d o tienen v alo r d efin itorio. in tro d u cen o d efin icio n es lexicales o
d efin icion es n orm ativ as; p o r últim o, las d efin icio n es in tro d u cid as en térm in o s de
d eb er ( « x d ebe te n e r» ) so n siem p re d efin icio n es n o rm ativ as.
C uando el legislador in tro d u ce sus d efin icio n es (le g isla tiv a s) con los m odos
estilístico s habituales para in tro d u cir d efin icion es n o rm ativ as (o sea d efin icion es
n o rm ativ as o le x ica le s) en el d iscu rso o rd in ario , está lin gü ísticam en te claro que
él en tien d e e sta b le ce r n o rm as, e sto es, que los en u n ciad o s están , p o r p arte del
em iso r, dirigidos a e x p re s a r n o rm as (s e debe ex clu ir que el legislador en tien d a
reg istrar el lé x ic o ). D esde un punto de vista p u ram en te lingüístico, no tendría

163 Como «Se reputan inmuebles los molinos etc.» (art. 812 c.c.).
16'1 Como «Por mosto o mosto de uva se entiende...» (art. 1 d.p.r. 12 de febrero de 1965,
n. 162).
165 Como «Son considerados pequeños emprendedores...» (ar. 1. apartado 2 o, ley de quiebras).
166 Cfr. retro, sobre la definición parentètica.

210 |
Definiciones legislativas e interpretación de la ley

sen tid o d e sa cre d ita r las d efin icio n es n o rm ativ as (e s to es, las estip u lativas. las
co n v en cio n ales v las exp licativ as o re d e fin icio n e s) p o r « n o v e rd a d e ra