Anda di halaman 1dari 2

CONSTRUCCIÓN DE UN TERRARIO

La forma del recipiente puede ser muy variada, de acuerdo al recipiente del que se disponga. Se
pueden utilizar garrafones de agua como los que utilizan para transportar el agua purificada;
jarrones que ya no se desee usar como tales; peceras, botellas, etc.

Se requiere preparar el suelo que se desea, de manera que contenga materiales que le den
solidez (grava, arena, pequeñas piedras), humus (tierra de hoja, tierra negra o tierra preparada
para macetas), carbón de madera.

Las plantas escogidas deben ser de 'sombra', pequeñas y que puedan crecer junto con otras, en
un espacio pequeño.

 La grava o arena debe cubrir una capa de 2 a 3 cm de espesor, en el fondo del recipiente.
 Agregar una capa de 1 a 2 cm de carbón de madera (evita el mal olor de la putrefacción de
las hojas)
 Agregar la tierra que se desea usar como sustrato (negra, de hoja, preparada)
 Colocar algunas piedrecillas que dan soporte a algunas plantas y ornamentan el terrario.
 Colocar las plantas escogidas.
 Conviene tapar el terrario pero dejando una pequeña entrada para el aire.
 Como la humedad se recicla dentro del recipiente, sólo se requiere una pequeña cantidad
de agua periódicamente, para mantener bien a las plantas. Esto se puede lograr rociando
suavemente las plantas cada dos o tres días.
 No conviene colocarlo directamente a la luz solar sino en un lugar donde se reciba
resolana.
 Se puede pensar en un terrario de cactáceas y entonces deberán elegirse plantas xerófitas
y el suelo debe retener menos el agua de riego. La cantidad de luz también debe ser
mayor.

UN SENCILLO TERRARIO
PARA LOMBRICES
Material:
Un marco de madera
 Dos vidrios del tamaño del marco
 Listones de madera o aluminio
 Un desarmador o destornillador
 Tornillos
 Grava o arena finas, tierra preparada (con humus)
 Un recipiente para vaciar el suelo
 Un paño para cubrir el terrario
 Lombrices vivas
 Un pincel mediano para depositar las lombrices en el terrario
1.
En un marco de madera fijar dos vidrios utilizando listón (tira) de aluminio o
madera atornillado

2. Agregar el tipo de suelo que se desea, alternando suelo, humus y grava


o arena finas, en capas de 2 a 3 cm de espesor.

3. Colocar con sumo cuidado las lombrices y cubrir el terrario con un paño.

4. Inspeccionar periódicamente el desarrollo de la colonia. Verificar la humedad. Si se requiere, se


puede regar ligeramente con un gotero o mediante un atomizador.

Un terrario para hormigas (formicario) u otro tipo de organismo que viva


en cavernas subterráneas puede hacerse usando el mismo
procedimiento pero, cuidando que el tipo de suelo sea el indicado.

Mantenimiento

Coloca el terrario en un lugar donde le de la luz, pero no el sol directamente.

Mantén las condiciones de humedad óptimas según las características de las plantas, para ello
utiliza un rociador que mejor empape las paredes del terrario que directamente las hojas y flores.

En general el riego es infrecuente por el encierro al que están sujetos los vegetales, además no es
conveniente provocar un encharcamiento.

Procura destapar constantemente para ventilar, y evitar así que se condense demasiado el agua.

Un consejo más, intenta recrear un paisaje en miniatura, cualquiera que surja de tu creatividad,
emplea elementos tales como caracoles, puentecitos, casitas, tronquitos, pedrería de colores,
cuentas texturizadas, en fin dale vuelo a la inventiva.