Anda di halaman 1dari 1

lunes, 24 de febrero de 2003/ la voz de la escuela viaje al espacio < 4 y 5>

> LA EXPOSICIÓN PERMANECERÁ ABIERTA HASTA EL MES DE DICIEMBRE

Los cosmonautas rusos aterrizan en la Casa de las Ciencias


> Marcos Pérez
marcos@casaciencias.org La carrera espacial
Los motores originales de un cohete espacial y el prototipo a En la década de 1950 tanto los EEUU seguían alunizar a bordo del Apollo 11 en
escala real de la cápsula Vostok, la primera nave tripulada como la Unión Soviética anunciaron lo que ya se conoce como «ese gran paso
que salió al espacio, ocupan este año la planta baja de la Ca- su intención de comenzar la exploración para la humanidad».
sa de las Ciencias. Son una pequeña muestra de las casi cien del espacio. El 4 de octubre de 1957 los
piezas que componen la exposición «Cosmonáutica rusa», soviéticos sorprendieron al mundo con el
que también incluye trajes, alimentos y herramientas que ya lanzamiento del Sputnik 1, que impulsa- Moda y tecnología
forman parte de la historia espacial. do por un cohete derivado de los misiles El autor de El Principito escribió que «la per-
nucleares se convirtió en el primer satéli- fección se alcanza no ya cuando no quede
Un día cualquiera un grupo de niños y adultos se te artificial de nuestro planeta. Miles de nada por añadir, sino cuando no queda na-
reune al atardecer para observar a simple vista el pa- personas pudieron ver por primera vez da por suprimir». Esta búsqueda de la má-
so de varios satélites. Están en un parque bastante os- el brillo inconfundible de un satélite re- xima simplicidad es compartida por quie-
curo en medio de la ciudad y han encontrado en In- corriendo el cielo durante el crepúsculo. nes diseñan los objetos que se usan en el
ternet la hora exacta y la dirección por donde aparecerán Sólo un mes después se lanzaba el Sput- espacio. Cada gramo de peso inútil que se
sus objetivos. Acaba de hacerse de noche y el cielo des- nik 2 tripulado por la perra Laika, el pri- pone en órbita cuesta mucho dinero y
pejado cambia lentamente del azul al negro, dejando mer animal en salir al espacio si excep- resta sitio para cosas más importantes.
aparecer las primeras estrellas en el firmamento. «¡Allí tuamos las bacterias que pudieran haberse Por eso, los objetos empleados en la ex-
está! ¡Mirad, justo por encima del campanario!», grita «colado» en el Sputnik 1. La respuesta ploración espacial pueden parecernos an-
uno de los más jóvenes. Otros también lo ven: es un pun- de los EEUU llegaría en marzo de 1958 tiguos, pero no pasados de moda. En la ex-
to brillante, igual que una estrella, pero se mueve por el con el lanzamiento del Vanguard, un posición es posible seguir la evolución de
cielo como si fuera un avión. «No lo veo», dice un señor modesto satélite cuyos 1,5 kg. de peso
que lleva traje y corbata. «Ahora va a pasar entre las parecían ridículos frente a los 85 kg. del
dos estrellas más brillantes de la constelación de Orión», primer Sputnik. Los soviéticos volvieron a
le contesta alguien. «Ah, sí; ahí está. Qué pequeño es, dejar clara su ventaja en los primeros pa-
¿no?». Apenas tres minutos después el punto brillante sos de la carrera espacial con el envío de
se apaga al entrar en la zona de sombra que proyecta las primeras sondas a la Luna. En sep-
la Tierra. tiembre de 1959 la Lunik 2 impactó sobre
Esta escena puede ocurrir cualquier noche en un sitio la superficie de nuestro satélite y en oc-
cualquiera de nuestro planeta. Justo antes del amane- tubre del mismo año la Lunik 3 alcanza-
cer e inmediatamente después del anochecer algún saté- ba su órbita lunar enviando las primeras
lite recorre el cielo al alcance de nuestra vista. El más fotografías de la cara oculta de la Luna.
brillante de todos es la Estación Espacial Internacio- El siguiente desafío consistía en lanzar al
nal (ISS) que viaja a una altura que ronda los 400 km espacio una nave tripulada en una misión
y tarda menos de dos horas en dar una vuelta a la Tie- que pondría en grave peligro la vida del
rra a la fantástica velocidad de 25.000 km/h. Otros saté- piloto. Los estadounidenses ya disponían
lites se dedican a la investigación meteorológica, las de un programa de astronautas en el
telecomunicaciones o el espionaje militar, aunque tam- que participaban sus mejores pilotos de
bién podemos ver partes de cohetes empleados en an- aviones, pero una vez más los soviéticos lle-
tiguas misiones. Prácticamente todo lo que se envía al vaban ventaja. El 12 de abril de 1961, Yu-
espacio se desintegra antes o después a medida que cae ri Gagarin salía disparado al espacio a bor-
de nuevo hacia nosotros. do de la cápsula Vostok, una pequeña bola
A esas velocidades, el contacto con la atmósfera eleva la de apenas 2,5 metros de diámetro en la
temperatura hasta superar los mil grados, y sólo las na- que el cosmonauta permanecería duran-
ves diseñadas para resistir semejante calor llegan enteras te poco más de dos horas, convirtiéndo-
al suelo. Por eso, a pesar de que ya hemos subido al es- se en el primer ser humano en orbitar al-
pacio cientos de toneladas de material, en la Tierra hay rededor de nuestro planeta. La preocupación
muy pocos objetos que hayan hecho el viaje de vuelta. en los EE UU por la superioridad soviéti-
Algunos de los más interesantes, pueden verse estos me- ca supuso la creación de la NASA y el ini-
ses en la Casa de las Ciencias formando parte de la ex- cio de un programa para mejorar la edu-
posición «Cosmonáutica rusa». cación científica de los ciudadanos. Las
Esta exposición reune objetos de la colección del Mu- dos potencias se embarcaron en el obje-
seo del Cosmos de Moscú que recorren la historia de tivo más ambicioso que cabía en la men-
la exploración espacial. Entre las piezas más destaca- te humana: enviar astronautas a la Luna.
das podemos señalar los prototipos perfectamente equi- Para llegar a la Luna es necesario lanzar
pados del satélite Sputnik 1 o la cápsula Vostok en la que una nave mil veces más lejos de lo que
Yuri Gagarin se convirtió en el primer hombre en salir habían llegado las primeras misiones tri- los trajes espaciales, desde las telas engo-
al Espacio. También encontraremos el prototipo a ta- La cápsula Vostok que llevó a Yuri Gagarin al puladas. Para muchos este viaje era una madas con que se fabricaron los de los
maño real de la primera nave que se posó en la Luna o
los trajes espaciales (utilizados en varias misiones) de pe-
El futuro espacio forma parte de la exposición, igual
que los trajes y herramientas empleados por
auténtica temeridad, ya que suponía situar primeros perros, hasta los sofisticados teji-
una nave en órbita lunar, hacer descender dos sintéticos que visten a los cosmonautas
rros, monos y cosmonautas humanos. La vida a bordo La profesión de astronauta es pe- cuencias estancias en el espacio su- bita a poco menos de 400 km so- con menos riesgo y dinero. De he- los cosmonautas en la Estación Espacial o el un módulo de alunizaje que pudiese vol- actuales. También aparecen representados
de una nave aparece reflejada a través de herramientas ligrosa, como lo demuestra el periores a los dos años. En cualquier bre la superficie de nuestro planeta. cho, ya existen multitud de satéli- prototipo del Lunik 9, la primera sonda que ver a despegar de la Luna y ensamblarse los avances en los materiales con que se
de materiales exóticos, un menú con alimentos prepa- hecho de que cuatro de cada cien caso, todavía estamos muy lejos de El reciente accidente del transbor- tes científicos que nos proporcionan realizó un alunizaje controlado. También for- de nuevo con la nave para volver a la Tie- fabrican naves, instrumentos y herramien-
rados para su consumo en el espacio y hasta un cuarto astronautas que han subido a una disponer de una nave espacial que dador Columbia ha puesto en peli- ingentes cantidades de información man parte de la exposición un traje para mono rra. Además, no existía un cohete con la tas. Hay un largo camino que lleva desde
de baño que demuestra lo difícil que resultan algunas nave espacial no han salido vivos pueda afrontar con garantías un via- gro la supervivencia de la Estación sobre el Sol y el resto de los plane- utilizado durante las pruebas previas al vuelo potencia suficiente para llevar las varias to- la baquelita y los plásticos amarillentos de
acciones cotidianas en ausencia de gravedad. En su con- de ella. Además, la ingravidez pro- je a Marte, el siguiente objetivo en Espacial, y muchos especialistas cre- tas del sistema solar, nuestra propia de los primeros cosmonautas, los mecanismos neladas de equipo necesario hasta tan le- los interruptores de la cápsula Vostok al
junto, los objetos de «Cosmonáutica rusa» revelan la ten- voca la descalcificación de los hue- la exploración espacial tripulada. A en que es mejor abandonar los atmósfera o el espacio profundo. de un cuarto de baño espacial o una muestra jos. Los estadounidenses lo consiguieron titanio con que se fabrican las herramien-
sión de un trabajo perfectamente organizado, pero tam- sos y la pérdida de masa muscular, corto plazo, la presencia del hom- vuelos tripulados y centrar los es- Que sigamos saliendo al espacio es de los alimentos que los cosmonautas consu- con el Saturno V, el cohete más potente tas utilizadas en la Estación Espacial. Pero
bién el aburrimiento y la claustrofobia que todos los aunque algunos cosmonautas han bre en el espacio se limita a la Esta- fuerzos en sondas robotizadas que más una cuestión de orgullo y de- men a bordo. Pueden verse en esta galería de nunca construido. Finalmente, en julio de estos cambios no siguen los criterios de la
astronautas sufren en algún momento de su vida. superado sin demasiadas conse- ción Espacial Internacional que or- pueden hacer casi las mismas cosas safío tecnológico que una necesidad. fotos y en las de la columna de la derecha. 1969, Neil Armstrong y Edwin Aldrin con- moda, sino los de la funcionalidad.