Anda di halaman 1dari 3

Capítulo 8

Ayudas u obstaculizas

Una de las cosas más difíciles de hacer para un hombre, es admitir que se ha equivocado.
Una de las cosas más difíciles de hacer para una mujer, es permitir a un hombre que falle. Los
hombres no siempre serán perfectos, ni siempre serán exitosos. Cuando fallan necesitan no
ser condenados ni justificados, sólo ser aceptados. Aceptando a su esposo con sus debilidades
y sus decisiones, incluso cuando se equivoca, será la medida de fe y creencia en Dios de la
mujer. Muchas veces en la vida, los errores preceden al éxito. La visión de muerte, sepultura y
resurrección, es un principio divino. Todos quieren la gloria de la resurrección, pero ninguno
quiere la muerte que la hace posible.

1 Pedro 4:8
Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de
pecados.

Los hombres pertenecen a Dios

1. Los esposos son mayordomos de sus matrimonios.


2. Las esposas son administradoras del amor de su esposo.
3. El amor requiere confianza y aceptación para convertirse en un verdadero amor.
4. El antiguo adagio “Detrás de un gran hombre está una gran mujer”, es cierto. Sin
embargo, esto no significa que ella deba consagrar su vida a convertir a su pareja en un
triunfador. Esto implica que ella debe soportarlo cuando él falla.

Querer que Dios cambie a tu esposo es un deseo válido.


1. Una mujer debe querer cambiarse a sí misma, en la misma medida que quiere que
cambie el esposo.
2. Las mujeres pueden ayudar a cambiar los hábitos de un hombre, pero sólo Dios puede
cambiar la naturaleza de un hombre.
3. Cuando una mujer trata de cambiar la naturaleza de un hombre, usurpa el lugar de Dios.

Las mujeres son capaces tanto de edificar como de hacer tropezar.


1. Las mujeres cuyos maridos tienen que tomar decisiones difíciles acerca de sus trabajos o
profesiones, pueden hacerlas fáciles o duras, alegres o tristes, de acuerdo a sus
actitudes y aceptación o no aceptación al cambio.
2. Muchas veces una mujer determina desde un segundo plano la voluntad de Dios para la vida
de su familia.
3. Ella debe creer en la habilidad de su esposo para saber lo correcto, aceptando la decisión de
que lo que él piensa que es bueno para él, también es bueno para ella.
4. Algunas veces una mujer requiere más fe para hacer cambios, que la que requiere un
esposo. Así como ella cree en Dios, debe creer que Dios está en su esposo.

¿Colaboras u obstaculizas, cual es la verdad?


1. Ser una colaboradora implica dar; obstaculizar implica pedir, tomar, impedir o ser
egoísta.
2. Al comenzaron los conflictos en el matrimonio, este se convierte en un campo de batalla
en donde cada contrincante está esperando al otro para que se rinda.
3. Esto no es dar, sino tomar.

La otra pregunta es: ¿A quién estamos dando?

1. Cuando algunas mujeres adquieren el título de “ama de casa” se convierten solamente


en eso.
2. Sus casas se vuelven más importantes que sus esposos y por lo tanto tiene mayor
prioridad que las necesidades del esposo.
3. Éste empieza a sentir que ya no tiene una mujer ni una casa y debe conformarse con
cosas como el garage, el jardín o el auto, como si fuera lo único que debe querer.
4. Asimismo, muchos hombres no se sienten como padres de sus hijos, porque sus esposas
desempeñan bien este rol.
5. Aunque ellas puedan sentirse bien pensando que alivian la presión a sus esposos, lo que
consiguen es colocar límites o barreras entre él, la casa y los hijos.
6. Cuando reconoces la destrucción que has provocado, es necesario adoptar una nueva
actitud de dar, a fin de que el esposo se sienta libre cuando regresa para encontrar su
casa y su familia.

Toma decisiones
 Puedes cometer errores. Puedes no hacer las cosas exactamente como él espera, pero
de todos modos toma decisiones.
 Tú puedes dar constantemente de forma indirecta, sin que lo note tu pareja.
 Esto requiere santidad en ti, aunque también es usual un buen sentido del humor.
 Uno de las grandes trampas de una esposa es ver a su esposo, o su trabajo o el trabajo
de ella como su proveedor, en lugar de buscar a Dios para que sea su máximo
proveedor.
 Cuando comienza a tambalear el trabajo del esposo, la esposa puede anular a su
esposo por su falta de fe en Dios.

La mayor recompensa cuando se tiene un carácter semejante a Cristo es la paz en el hogar

1. Tú no puedes crear paz con gritos. ¿Podrá alguien que hace callar a gritos, tener paz y
silencio?
2. De este modo puedes mantener el silencio un momento, pero no será un silencio
pacífico. Esto sólo será un silencio tenso, que estará esperando por otra erupción.
3. La paz es la que llevas a tu casa a través de tu rectitud, porque la virtuosa trae la paz. No
pierdas la paz con tu esposo; mantén tu paz al margen de lo que pase y sé una mujer.
¿Qué significa ser una mujer de “ayuda?”

1. La imagen de mujer es: Al llegar él a casa después de un día largo y duro de trabajo,
encuentre una casa limpia y ordenada con la comida casi lista para servir a la mesa.
2. Al llegar a casa, “El Esposo que trabaja”, una vez que se relaje, debe ayudar en algunas
cosas, como el aspirado de los pisos o lavar los platos o barrer.
3. Cuando un hombre ayuda a su esposa en la casa, ella se pone voluntariosa para con él y es
fácil que ella se sujete y lo trate bien.