Anda di halaman 1dari 9

CONTROL DE FILTRACIONES

CONTROL DE FILTRACIONES EN EXCAVACIONES BAJO NIVEL


FREÁTICO.

Cuando la construcción de la cimentación lo requiera, se controlará el flujo del


agua en el subsuelo del predio mediante bombeo, tomando precauciones para
limitar los efectos indeseables del mismo en el propio predio y en los colindantes.

Si en una excavación se mantiene constante el nivel de aguas freáticas, el agua


contribuye con su empuje sobre la pared en los esfuerzos totales; por el contrario
el control o abatimiento del nivel de agua producirá un incremento en los
esfuerzos efectivos y consolidación del suelo por lo tanto originará
asentamientos. Los esfuerzos que actúen sobre la pared se deben estimar
separando los componentes efectivos neutrales.

Se escogerá el sistema de bombeo más adecuado de acuerdo con el tipo de


suelo. El gasto y el abatimiento provocado por el bombeo se calcularán mediante
la teoría del flujo de agua transitorio en el suelo. El diseño del sistema de bombeo
incluirá la selección del número, ubicación, diámetro y profundidad de los pozos;
del tipo, diámetro y ranurado de los ademes, y del espesor y composición
granulométrica del filtro. Asimismo, se especificará la capacidad mínima de las
bombas y la posición del nivel dinámico en los pozos en las diversas etapas de
la excavación.

El agua freática fluye hacia la zona excavada, por lo cual se debe conducir por
zanjas colectoras hasta cárcamos de bombeo para extraerla e impedir la
acumulación en el área de trabajo. A este procedimiento, se le conoce
como bombeo de achique, el cual abate el nivel freático en el interior del agua
excavada, generando el flujo de agua freática a través de los taludes y del fondo.

El gasto de agua que se tiene que bombear para mantener el nivel freático
abatido depende de la forma y dimensiones de la excavación y de la
permeabilidad de los suelos. Cuando se excava en suelos cohesivos, de baja
permeabilidad, el gasto de bombeo es, relativamente, pequeño y fácil de
manejar; Además se tomará en cuenta la sobrecarga inducida en el terreno por
las fuerzas de filtración y se calcularán los asentamientos correspondientes. Si
los asentamientos calculados resultan excesivos, se recurrirá a procedimientos
alternos que minimicen el abatimiento piezométrico. Deberá considerarse la
conveniencia de reinyectar el agua bombeada en la periferia de la excavación y
de usar pantallas impermeables que la aíslen.

En cambio, cuando se excava con este procedimiento en suelos no cohesivos,


de mediana o alta permeabilidad, el gasto de bombeo crece en función de la
permeabilidad y puede llegar a hacer inmanejable y peligroso para la estabilidad
de la excavación.

En todo tipo de suelo, el flujo del agua hacia el interior de la excavación produce
fuerzas de filtración que tienden a provocar fallas por deslizamiento de los
taludes y el levantamiento del fondo de la excavación. El control de estas fuerzas
desfavorables a la estabilidad es entonces el objetivo principal de un sistema de
abatimiento del nivel freático durante la construcción de la cimentación.

En suelos no cohesivos, de permeabilidad media a alta, la resistencia al corte


depende solamente de la presión intergranular, los efectos de las fuerzas de
filtración en la estabilidad de los taludes y del fondo se manifiestan de inmediato,
y se agravan a medida que se profundiza la excavación.

Cualquiera que sea el tipo de instalación de bombeo que se elija, su capacidad


garantizará la extracción de un gasto por lo menos 1.5 veces superior al
estimado. Además, deberá asegurarse el funcionamiento continuo de todo el
sistema.

Las filtraciones a través del fondo de la excavación ejercen fuerzas de arrastre


ascendentes sobre las partículas de suelo; si el gradiente hidráulico a la salida
de las filtraciones de fondo es cercano a la unidad, las fuerzas de filtración
ascendentes reducen a la presión intergranular entre la partículas del suelo no
cohesivo, lo cual reduce considerablemente la resistencia al corte. La pérdida de
resistencia al corte inducida por las fuerzas de filtración ascendentes reduce el
empuje pasivo que actúa en el empotramiento de las tablaestacas, dando por
resultado la falla de estas por pateo. Finalmente, si el gradiente ascendente en
el fondo es mayor que la unidad, se pierde totalmente la presión intergranular y
las partículas del suelo no cohesivo quedan en suspensión en el agua
ascendente, produciendo el fenómeno llamado ebullición.

Control de excavaciones.-De acuerdo a la Norma Técnicas Complementarias


(2008) Se deberá asegurar que no se rebasen los estados límite de servicio
(movimientos verticales y horizontales inmediatos y diferidos por descarga en el
área de excavación y en la zona circundante), además no se deben ser
afectadas las construcciones de los predios vecinos o los servicios públicos.

Procedimientos de control de filtraciones.

Los procedimientos para el control de las filtraciones actúan de dos formas


diferentes:

El método de drenaje es aquel abatimiento del nivel freático, mediante


instalaciones convenientes de bombeo, se extrae el agua al suelo antes que
llegue al interior de la excavación.

El método de impermeabilización es aquel en el que se impide la entrada del


agua al sitio de la excavación, interceptándola mediante pantallas impermeables
que rodean al sitio de construcción y, en ocasiones, se forma también un fondo
impermeable, cuando no existen en forma natural estratos impermeables que
impidan la filtración por el fondo.

Métodos de drenaje.
 Pozos –punta

 Pozos profundos

 Sistema combinado de gravedad y vacío

 Sistema combinado de pozos de bombeo y electrósmosis

Pozos–punta.- Este sistema es aplicable a suelos cuyo coeficiente de


permeabilidad varia de 10-2 a 10-4 cm/seg. El sistema consiste en una serie de
tubos verticales de 6 m de longitud y 3.81 cm (1 ½”) a 5.08 cm (2”) diámetro en
cuyo extremo se acopla una punta de succión como se muestra en la figura
siguiente:

La punta de succión está formada por una malla metálica o de plástico con
cuyo interior se aloja un tubo perforado; esta última parte tiene unos 0.60 m de
longitud y en su extremo inferior esta provista de una válvula de pie.
Estos tubos-puntase hincan en el terreno por medio del chiflón de agua que
circula en el interior del tubo y sale en el extremo inferior. Se colocan en línea
alrededor de la excavación con separación de entre 0.5 a 2 m y en suelos de
menor permeabilidad hasta 3.0 m.

Abatimiento del nivel de aguas freáticas, NAF, con pozos punta en una etapa.

En el extremo superior de los pozos-punta se conecta una tubería con diámetro


de 20.32 cm (8”) hasta 25.4 cm (10”), la cual a su vez se conecta al extremo de
succión de una bomba centrifuga provista de una trampa de aire y una bomba
de vacío, conectada también en la tubería de succión. Al crear el vacío en la
tubería de succión, la válvula de pie de las puntas de pie de puntas cierra el
extremo inferior de estas y el agua del suelo pasa solamente a través del
cedazo, con lo cual se evita el arrastre de partículas de arena y limo.

Este sistema solo puede abatir el nivel freático hasta unos 6.0 m de profundidad,
que es la máxima altura de succión posible por la presión atmosférica, si se
requiere el abatimiento a mayor profundidad se recomienda la instalación en un
sistema de circuitos escalonados.

Pozos profundos.- Las bombas de pozo profundo sumergible se fabrican en


una amplia gama de capacidades desde 2 a 10 lts/seg, hasta gastos mayores
de 100 lts/seg, lo cual permite controlar cualquier gasto de filtración y a cualquier
profundidad aun tratándose de excavaciones de depósito de grava y arena
gruesa cuya permeabilidad sea menor de 10-1 cm/seg, la separación entre pozos
no debe sobrepasar la mitad de la profundidad de abatimiento requerida y que
el espejo del agua abatida en cada pozo de bombeo se encuentre entre 2 y 3 m
bajo la profundidad de abatimiento deseada en la excavación. Sobre estas bases
se puede elegir la capacidad y numero de bombas. Para suelos con
permeabilidades de 10-1 cm/seg, o mayores, los gastos llegan a ser tan grandes
que se requiere de equipos costoso como en la siguiente figura:

Pozos profundos auxiliados por pozos punta.

Sistema combinado de gravedad y vacío.- En depósitos de arenas limosas,


con 25% de limo plásticos o limos arenosos con valores de permeabilidad varía
entre 10-4 y 10-5 cm/seg, estos sistemas pueden requerir de un tiempo muy largo
para lograr el abatimiento. Para depósitos de limos menos permeables se
requiere de un sistema de vacío que, combinado con el sistema de pozos-punta,
produciendo una succión que actúa en las paredes del pozo, a través del filtro,
según se muestra en la figura más adelante; la succión aumenta el gradiente de
filtración hacia el pozo, lo cual aumenta la velocidad de flujo y desarrolla un
estado de tensión en el agua de los poros del subsuelo (aumento de la presión
intergranular) y la resistencia al corte del suelo (cohesión aparente). De esta
manera no solamente la eliminación de las fuerzas de filtración, sino que además
mejora la estabilidad de los taludes de la excavación, lo que permite aumentar
el ángulo del talud y reduce el volumen de tierra excavada.

Instalación de un pozo-punta con vacío en suelos estratificados de


permeabilidad intermedia, para abatir el nivel freático.

Sistema combinado de pozos de bombeo y electrósmosis.-En depósitos de


limos plásticos y arcillas limosas de baja permeabilidad (k<10 -5 cm/seg) se
producen gastos de filtración pequeños que son fáciles de manejar desde el
interior de la excavación; además, por ser suelos cohesivos, no son fácilmente
erosionables y puede excavarse en ellos hasta profundidades razonables,
utilizando solamente el bombeo de achique. Sin embargo, la profundidad
crítica de la excavación está limitada por resistencia cohesiva, que determina la
estabilidad de los taludes. Cuando la profundidad excede este límite, el empleo
del bombeo combinado con la electrósmosis ha sido utilizada para la
estabilización y alcanzar la seguridad de la profundidad de excavación final,
(Casagrande, 1964).
En la tabla que se muestra a continuación, se muestra los intervalos de
permeabilidad de los suelos en los cuales son aplicables los diferentes métodos
de control de filtraciones.

Los valores del coeficiente de permeabilidad están relacionados con el diámetro


efectivo de Hazen, (diámetro en mm) para el cual el 10% de los granos de suelo
son de menor tamaño.

Aplicabilidad de procedimientos de control de filtraciones en excavaciones


profundas

D 10 K Procedimiento
TIPO DE SUELO
aplicable
mm cm/seg
Pantallas
impermeables
Grava con arena, con flexible:
menos de 10% de finos no
>1 >1  Trincheras
plásticos GW-GP
 Inyecciones

Gruesa 1 1 Muros de concreto

Arena con Bombeo en pozos


menos de Media 0.3 10-Ene profundos,
10% de finos grandes gastos
no plásticos
SW-SP
Fina 0.1 10-Feb Bombeo en pozos
punta o pozos
profundos con
Arena limosa con 10 a
eyector
50% de finos no plásticos 0.03 10-Mar
SM
Pozos punta
Limos con arena, más de 50% de finos 10-Abr
combinados con
no plásticos ML
10-May vacío

Arena arcillosa, con más de 15% de finos Pozos profundo o


plástico SC pozos punta,
combinado con
Limo plástico MH <10-1 electrómosis
Arcillas CL o CH

Según Hazen la permeabilidad es igual a:

En la cual:

100<C<150
La permeabilidad varía con la porosidad, en todo caso la medición directa de la
permeabilidad en campo o laboratorio es el único método confiable para su
determinación.

Nota: los datos de la tabla anterior solo pueden ser una referencia.

Métodos de impermeabilización.

 Pantallas rígidas de concreto

 Pantalla o trinchera flexibles


Pantallas de inyección

Pantallas rígidas de concreto.- Estas se realizan excavando zanjas de planta


rectangular de 3.0 a 6.0 m de longitud y 50.0 a 100.0 cm de ancho. A medida
que la excavación se va profundizando, se mantiene llena de bentonita la cual
se adhiere a las paredes de la zanja formando una delgada costra agregando
una presión contra las paredes y las estabiliza. Una vez alcanzada la profundidad
requerida se procede a la colocación de la zanja para formar la pantalla.

Pantalla rígida de concreto colada in situ.

Pantallas o trincheras flexibles.- Estas están formadas mediante una zanja


estabilizadora con lechada bentonítica con una mezcla de grava y arena bien
graduadas además se le agrega entre un 20 y 25 %, en peso de arcilla de
mediana a alta plasticidad. La excavación de la zanja puede realizarse de la
misma forma que la construcción de muro de concreto. El relleno de la zanja
puede construirse del extremo opuesto a la excavación, con apoyo de
un bulldozer, se empuja la mezcla impermeable haciendo que esta se desliz ene
la excavación, con la cual se desaloja la lechada bentonítica que estabiliza las
paredes de la zanja.

Pantalla flexible.

Pantallas de inyección.- Estas están formadas mediante la inyección de


lechadas de diversos materiales, tales como : la bentonita sola o con cemento,
de productos químicos como el silicato de sodio con alcohol isotropílico, cloruro
de calcio, resinas de lignosulfonato de cromo u otras resinas comerciales, ver la
siguiente figura:

En depósitos de arena de baja permeabilidad es necesario la inyección a alta


presión, con el fin de abrir grietas a través de la masa de suelo y poder rellenar
de lechada para formar una trama heterogénea de planos de material
impermeable, en ocasiones para lograr el sellado optimo, puede requerir el
empleo de productos químicos de menor viscosidad, capaces de penetrar en los
poros del suelo.

Cuando no existe una capa impermeable para apoyar el extremo inferior de la


pantalla se forma una capa artificial mediante la inyección, a la profundidad
requerida, por medio de una retícula de agujeros distribuidos dentro del área por
excavar. La profundidad de esta capa artificial debe de ser de equilibrar la fuerza
de supresión y el material ubicado entre el fondo de la excavación y la capa
impermeable, para evitar que sea empujada por la supresión.
Pantalla flexible formada por inyectado de lechada de bentonita y cemento, a
través de tubos perforados.