Anda di halaman 1dari 6

Argentina, un referente mundial en tecnología de Agricultura de Precisión.

La tecnología de Agricultura de Precisión (AP) comienza a dar sus primeros pasos en Argentina
alrededor del año 1996, cuando el primer monitor de rendimiento y la primera sembradora
inteligente se pusieron en funcionamiento en la Estación Experimental Agropecuaria INTA Manfredi;
desde esa oportunidad, todas las herramientas disponibles de AP en nuestro país han sido probadas
y evaluadas ampliamente. Si bien actualmente hay mucho por aprender sobre la interpretación y
toma de decisión en base a esta tecnología, en Argentina se utilizan, con diferentes niveles de
adopción, todas las herramientas de Agricultura de Precisión, y con todas se han obtenido buenos
resultados.
La Agricultura de Precisión y la tecnología de gestión de manejo por zonas han mejorado mucho en
los últimos 15 años. La mayoría de los agricultores y actores de la agroindustria tienen adoptadas al
menos algunas de las tecnologías de Agricultura de Precisión. La Tabla 1 muestra un panorama
general de la evolución de adopción de herramientas de AP.

Tabla 1: Evolución en la adopción de herramientas de Agricultura de Precisión.

1997 1999 2001 2003 2005 2007 2009 2010 2011


Monitores de rendimiento 50 300 560 850 1600 3600 6200 7450 8415
Dosis Variable en
sembradoras y fertilizadoras 3 5 10 25 80 700 1400 1804 2050
(sólidos)
Dosis Variable Fertilizadora
0 0 0 0 50 215 450 600 750
(líquido)
Monitores controladores de
400 700 1300 1800 3000 6500 9500 12560 15105
siembra
Banderillero Satelital en
35 100 200 300 480 680 700 800 900
aviones
Banderillero Satelital en
0 70 400 2000 4000 7500 10500 12298 13270
pulverizadoras
Guía Automática 0 0 0 0 25 190 650 1150 2710
Sensores de N en tiempo
0 2 4 6 7 15 22 27 30
real
Sensores de Conductividad
0 0 0 0 0 4 6 6 10
Eléctrica
Cortes Por Sección
Pulverizadoras y 0 0 0 0 0 0 300 650 1091
Sembradoras

Información brindada por empresas proveedoras de equipos y herramientas de AP.

Algunos productores y contratistas han buscado activamente y han incorporado estas herramientas a
sus sistemas de gestión, otros han sido más pasivos en la adopción, pero a medida que la tecnología
se ha convertido en una parte del procedimiento de operación estándar, es decir que se incorpora en
la práctica común (como es el caso del banderillero satelital, que comenzó a instalarse en las
pulverizadoras que estaban trabajando y actualmente ya sale de fábrica incorporado a la máquina),
se puede decir que la adopción fue lineal, debido a sus ventajas directas, como reemplazar al trabajo
insalubre y rudimentario de los banderilleros humanos y al permitir el trabajo nocturno. Esta
tecnología se encuentra instalada en un 95 % de las pulverizadoras, cubriendo el 99% de la superficie
cultivable argentina (Figura 3). Actualmente el desarrollo y fabricación por parte de la industria
argentina cubre un 30 % (Figura 2) de los 13.270 banderilleros que existen trabajando (Figura 1).
También es creciente la cantidad de sembradoras monitoreadas mediante Controladores de
Siembra. Estos equipos informan sobre la dosificación de semilla y fertilizante, también permiten
conocer otros valores como la velocidad de avance, la capacidad de trabajo, la densidad de siembra y
semillas por metro de surco. También detectan anomalías en la entrega de semillas, dosificaciones
menores o mayores al objetivo, o cuerpos obturados que no entregan semillas. Estas ventajas
directas sobre la performance de la maquinaria y del operario, hizo que la adopción sea inobjetable,
llegando al 2011 con 15.105 controladores trabajando en el campo (Figura 1), teniendo la industria
nacional una participación del 100 %, tanto en el desarrollo como en la fabricación (Figura 2). La
superficie potencial de cobertura con esta tecnología es del 59% de la superficie cultivable (Figura 3).
Lo que sigue en importancia en cuanto a la adopción de herramientas de AP es el Monitor de
Rendimiento, cuya evolución ha sido destacable tanto en su conformación y prestación, como en su
adopción. En este equipamiento en particular vale la pena destacar la importante participación en el
desarrollo y fabricación de la industria nacional, actualmente existen en el campo unos 8.415
monitores de rendimiento con mapeo (Figura 1), de los cuales el 30% fueron desarrollados y
fabricados en Argentina por diferentes marcas (Figura 2), llegando a equiparar en calidad y
prestaciones a las grandes marcas importadas. Los equipos en funcionamiento en la actualidad
alcanzarían para monitorear el rendimiento del 66 % de la superficie cultivable del país (Figura 3).

Figura 1: Evolución de la adopción de herramientas de Agricultura de Precisión en unidades


acumuladas.

16000
Guías Automáticas 15105
Cantidad de Equipos

14000
Dosificadores Variable 13270
12000
Monitores de Rendimiento
10000 Monitores de siembra
8000 Banderilleros Satelitales 8415
6000
4000 2800
2000 2710

0
7

1
9

1
19

19

20

20

20

20

20

20

20

La mejora de la tecnología de GPS y la reducción de los precios de los equipos ha marcado una gran
ventaja para que la Guía Automática sea un equipamiento de uso frecuente en muchas aplicaciones
de campo. El Piloto Automático, de la misma forma que el Banderillero Satelital, tiene significativo
impacto en la productividad de la maquinaria y del operario. Este equipamiento posibilita guiar a la
maquinaria de manera automática sobre una trayectoria de trabajo predeterminada, a través del
accionamiento automático del sistema de dirección en donde el operador solamente necesita
realizar las maniobras de cabecera.
Actualmente la tendencia de esta tecnología es automatizar completamente a la maquinaria hasta
llegar a un equipo totalmente robotizado e independizado totalmente del operario. Existen algunos
antecedentes en Suecia y Japón, con equipos en funcionamiento y en etapa de comercialización.
En Argentina la adopción va en incremento, ya que si se toma en cuenta los beneficios que esta
tecnología ofrece, el precio no es determinante. Prueba de esto es la cantidad de equipos en
funcionamiento sumando 2.710 unidades en nuestro país (Figura 1). Los fabricantes argentinos han
desarrollado esta compleja tecnología y actualmente se encuentra en plena comercialización
cubriendo el 10 % de la demanda nacional (Figura 2).

Figura 2: Participación de la industria argentina en el desarrollo y fabricación de herramientas de


Agricultura de Precisión.

100% 100%
Industria Nacional (%)

95%
Participación de la

80%

60%

40%
30%
20%
10%
0%
2001 2003 2005 2007 2009 2010 2011

Guías Automáticas Dosificadores Variable


Monitores de Rendimiento Monitores de siembra
Banderilleros Satelitales

En cuanto a la Aplicación Variable de Insumos, desde 1997, fecha en que se probó esta tecnología
por primera vez en Argentina, hasta la actualidad, el INTA ha testeado esta herramienta, obteniendo
muchos beneficios de índole económica. Con el elevado precio de los fertilizantes y la aguerrida
competencia por la tierra que existe en la actualidad, la Aplicación Variable de Insumos es una
herramienta cada vez más adoptada, ya que incrementa la eficiencia en el uso de insumos y
constituye una buena alternativa de crecimiento vertical.
El incremento en la adopción de esta tecnología fue exponencial, sumando a la aplicación variable
sólida y líquida totalizan 2.800 unidades en 2011 (Figura 1); estos sistemas pueden ser de tipo
hidráulico, mecánico o eléctrico. Cabe aclarar que todavía está en las primeras etapas de la adopción,
pero promete convertirse en una práctica común en el futuro cercano, en la medida de que el
conocimiento, la práctica y la tecnología evolucionen favorablemente.

Figura 3: Evolución de la superficie agrícola y porcentaje afectada con diferentes herramientas de


Agricultura de Precisión.
35

en Millones de hectáreas
30 99%
90%
25 65%
Superficie 20 55% 66%
59%
15 35% 45%
41%
10 25% 20%
16%
5 15%
10% 12% 15%
0
97

98

99

00

01

02

03

04

05

06

07

08

09

10

11
19

19

19

20

20

20

20

20

20

20

20

20

20

20

20
Superficie Agrícola Superficie Mapeada con Monitor de Rinde
Superficie con Control de Siembra Superficie con Guia Satelital en Pulverizadora
Superficie con Dosificación Variable Superficie con Guia Automática

Existen otras herramientas que, a medida que la evolución en el conocimiento y la tecnología lo van
permitiendo, se van haciendo cada vez más protagonistas en la toma de decisiones, tales como las
herramientas que sirven para realizar diagnósticos, como la Rastra de Conductividad Eléctrica -que
mapea la variabilidad del suelo-, las fotografías aéreas y satelitales, los sensores en tiempo real -que
mapean la condición en la que se encuentra el cultivo-, como los sensores de índice verde.
Todas estas herramientas se encuentran en etapa de comercialización y en su mayoría son usadas
por empresas prestadoras de servicios. Estas empresas utilizan los datos obtenidos para medir la
variabilidad de los lotes, separar zonas de manejo, caracterizarlas a través de un muestreo de suelos
y dimensionar sus propiedades físico-químicas que sirven como apoyo para la toma de decisiones.

De izquierda a derecha: Rastra de Conductividad, Sensor Green Seeker, Imagen Satelital.


Abajo: Lote Zonificado.

Con respecto a las novedades en comunicación, internet y telefonía celular tienen un rol importante
en la Agricultura de Precisión. Estas tecnologías que constituyeron una gran novedad 15 años atrás,
en la actualidad parece difícil imaginar la vida sin esa comunicación instantánea en todo el mundo y
el acceso inmediato a una gran riqueza de información.
Hoy no solo es posible visualizar en un monitor de computadora lo que ocurre en nuestro campo,
sino que también podemos comandar a los equipos a través de internet y del teléfono celular. Con
un simple mensaje de texto podemos realizar importantes operaciones como activar un equipo de
riego; y desde una computadora conectada a internet es posible tener acceso a los mapas de rinde, a
los mapas de aplicación y siembra en tiempo real.
Otro punto a considerar a la hora de clasificar las herramientas de AP son los softwares, que tienen la
capacidad de localizar información geográfica y construir una base de datos detallada de los
recursos, las actividades del campo, las observaciones, los insumos y la producción; el software es la
base del manejo por ambiente. La capacidad de crear registros que definen la variabilidad dentro del
campo crea la oportunidad de variar el manejo agronómico para adaptarse mejor a las necesidades
del campo. La economía también puede ser refinada a una menor escala para evaluar el impacto en
la eficiencia y la rentabilidad.
Los software SIG (Sistema de Información Geográfica) han evolucionado notablemente en los últimos
15 años, mejorando el poder y características para facilitar el uso. En consecuencia, el usuario tiene
la posibilidad de integrar las diferentes capas de datos de manera más eficiente utilizando bases de
datos de recursos, tales como estudios digitales de suelos y la información del clima, los cuales a su
vez ayudan a interpretar la variabilidad de otras capas de datos.
La mayoría de los productores de punta y sus asesores, e investigadores, han aprendido a utilizar
estas herramientas para la toma de decisiones y la demanda de esta información sigue siendo
constante, un indicio de esto es la creciente convocatoria a los eventos de capacitación que se llevan
a cabo cada año en INTA Manfredi, en donde los cupos de los talleres de software se agotan
rápidamente.
Considerando este análisis, las tendencias y el constante avance de las herramientas de Agricultura
de Precisión y la industria del software, se puede prever que en los próximos años sería posible
manejar desde cualquier dispositivo (notebook, celular, tablet, etc) el negocio agropecuario,
controlando en tiempo real las actividades cotidianas de la producción agrícola y ganadera, e
inclusive la industria. Conectados a internet los usuarios (productores, asesores, industriales,
consumidores de productos específicos y acopiadores, entre otros) podrán contar con información
detallada de cada establecimiento y controlar a distancia acciones que van a influir directamente a
una mejora en el manejo de la actividad. Sería posible, por ejemplo, controlar el funcionamiento del
equipo de riego, del estado de los cultivos, de la siembra, pulverización, cosecha, almacenaje de
granos; todo lo referido a la producción del tambo (lo que produce cada vaca cada vez que entra en
la ordeñadora, el alimento que consumió, etc.), entre muchos otros factores que influyen en la
producción y en su eficiencia.
De la misma manera que hoy se está desarrollando para la producción primaria, también existen
desarrollos destinados al almacenaje y a la industrialización de los granos. A un acopiador le interesa
poder recibir granos con calidad conocida para poder diferenciar su almacenaje y tener una oferta
diferenciada para la industrialización de esos granos.
En el caso de los industriales, es muy importante conocer la calidad de la materia prima que se va a
procesar, como así también contar en tiempo real y a distancia, con información de todos los
procesos industriales, pudiendo corregir cualquier deficiencia en los procesos que vayan a influir en
el producto final. Puede ocurrir que con el aumento de la agroindustrialización no se cuente con
operarios capacitados, y formar gran cantidad de operarios específicos podría demandar mucho
tiempo, pero con el desarrollo de software específicos un operario capacitado tendría la posibilidad
de multiplicarse virtualmente, pudiendo seguir en tiempo real la información de muchas empresas,
muchos procesos industriales y corregirlos desde un dispositivo externo en tiempo real.
La tecnología sigue avanzando constantemente y da la impresión que lo hace más rápido que la
agronomía. El INTA, a través de la Red Agricultura de Precisión, en conjunto con las organizaciones
agrícolas, empresas privadas y productores, trata de mantener un sólido programa de capacitación y
apoyo a quienes se inician en estas tecnologías. También colabora con las empresas en el desarrollo y
adaptación de nuevas tecnologías, haciendo de nexo interdisciplinario, uniendo la electrónica, la
mecánica, la tecnología espacial y la agronomía para lograr un producto de alta tecnología que
respalde el trabajo en el campo.

Autores:
Ing. Agr. M.Sc. Mario Bragachini
Ing. Agr. Andrés Méndez
Ing. Agr. Juan Pablo Vélez

INTA EEA Manfredi (Unidad Ejecutora Proyecto Agricultura de Precisión y Máquinas Precisas)
Ruta 9, km 636. (5988) Manfredi. Pcia. de Córdoba.
Tel: 03572 - 493039 /053 /058
E-mail: precop@correo.inta.gov.ar
Web: www.cosechaypostcosecha.org - www.agriculturadeprecision.org