Anda di halaman 1dari 2

TEXTO COLECTIVO

Sharith Gaspar
Paula Gomez
Yudy Gomez
Alexandra Herrera
Angelica Horta
Laura Vargas

El leer y compartir nuestros conocimientos y las experiencias que vivenciamos en


la zona rural nos permitió dar una mirada más amplia sobre la vida campesina;
reconocemos que el campo es un espacio muy sereno dónde se posibilita el
encuentro propio, con el otro y lo otro, puesto que la ciudad no permite aquella
tranquilidad ya que estamos siendo expuestos a la presión generada por el estrés y
la rutina que se rige por las extensas horas de trabajo mismo que muchas veces no
nos llena ni satisface. De tal manera, la zona rural nos ofrece un contexto amplio
lleno de riquezas en cuanto a flora, fauna, la extracción de minerales que en su
totalidad son para la producción de acero, abonos agrícolas, cementos, tierras muy
ácidas, suelos, entre otros. Por lo tanto, los habitantes de estos territorios
sobreviven de la agricultura y ganadería, pero cuando quieren vender algo de sus
productos en la ciudad no se da el valor adecuado, ese valor que se merecen los
campesinos por su arduo trabajo de cultivar, cuidar y cosechar de estos alimentos,
para ello se debe tener mucha responsabilidad y extensas horas de trabajo.
Sin embargo, la rutina citadina no permite valorar el trabajo del campesino siendo
este de gran importancia para nuestra sostenibilidad como país, pero apreciar las
tierras productoras que a diario nos brinda alimentos sanos y ricos, no se presenta
la oportunidad puesto que al momento de comprarlos son muy costosos para
nuestra economía; en conclusión los buenos productos que nos brinda el campo no
se pueden adquirir y si se adquiere, suelen ser costosos y de mal aspecto.
Por otro lado, la esencia que nos brindan estos lugares son por sus riquezas, como
los diferentes aromas que se perciben allí y todo lo que esta la conforma, desde la
amabilidad, la unión que se da con sus habitantes, el acercamiento entre ellos, esto
hace que la convivencia sea más amena; del mismo modo la tranquilidad, el hecho
de explorar y la riqueza de poder trabajar en comunidad, todo esto posibilita
construir conocimiento aproximándonos a la realidad, explorando su entorno por
medio de las huertas en las escuelas del sector como también sus cultivos.

Pero desafortunadamente no todo es color de rosa en esta zona ya que se ha visto


fuertemente afectada por el poco interés del gobierno, por lo que la han dejado de
lado incluso en los problemas de violencia, como lo era la presencia de grupos
armados como “Las Farc” o en el destierro a personas, todo en consecuencia de un
conflicto que los ha puesto en el medio sin poder hacer nada al respecto, esto
perjudicando incluso a los niños que han tenido que vivir la violencia muy de cerca.
Pero todo esto es responsabilidad de un sistema opresor que desafortunadamente
nos rige.