Anda di halaman 1dari 3

Las preguntas de la vida

Fernando Savater
Antonia Manrique

Al ser nosotros, lo humanos, seres que cuestionan constantemente su entorno y el porqué del
mismo, las preguntas de la vida priman en nuestras mentes. En el fondo habría que plantearse por
qué el ser humano es capaz de hacerse preguntas, llevamos con algunas generaciones, siglos e
incluso milenios, pero no conocemos su solución. Aun así, previo a la cuestión sobre la vida
debemos preguntarnos, ¿Cómo contestare a las preguntas que la vida me plantea? Y si no hallo
argumentos fuertes o suficientes ¿de qué manera puedo entenderlas mejor? Luego de plantear
estas cuestiones se deberían intentar responder los grandes enigmas del conocimiento, ¿Cómo se
lo que es lo que deseo conocer?, ¿Cómo logro hallar respuestas un medianamente validas?

El ser humano recolecta concomimientos desde que nace, sus experiencias con el mundo son las
que le ayudan a crear su propia realidad del mismo e incluso su propio conocimiento puede serle
de utilidad al momento de interpretar situaciones. Del mismo modo, mediante los estudios y
diferentes opiniones o puntos de vista el ser humano construye su conocimiento, es de aquí donde
viene lo que creemos saber. Es lógico argumentar que las diferentes experiencias no son todas
creadas con el mismo grado de certeza, las experiencias personales son más certeras que los
puntos de vista ajenos que pueden ser siempre cuestionados. Ahora bien, pese a que es necesario
revisar las cosas que se cree saber, buscar argumentos que sustenten lo que se cree para poder
estar medianamente seguros de tal conocimiento. Ese ejercicio de buscar argumentos antes de
aceptar lo que se cree saber o, en otras palabras, esa habilidad de hábitos deductivos dictados por
la experiencia y la lógica es a lo que conocemos como razón.

La razón parte de una visión relativa al lugar desde donde se esté viendo, de una perspectiva
concreta y sin embargo su objetivo es establecer la verdad. Verdad y razón comparten el mismo
propósito de validez. La razón delimita los diferentes campos de la verdad puesto que existen
afirmaciones que pueden ser verdades en diferentes campos del conocimiento. De esta manera
podemos otorgar diferentes verdades, sin mezclar o negar los diversos campos del conocimiento.
Conectando así con diferentes puntos de vista para una misma realidad.

Por otro lado, la razón intenta de conectar, comparar o analizar el punto de vista propio y
subjetivo con uno más objetivo, una idea que para muchos sea conocida como la realidad, para
hallar argumentos que sustenten la idea propia. Al ser la razón una cuestión universal, es decir que
todos los hombres la poseemos, podríamos llegar a coincidir en varios aspectos ya que en esto se
funda nuestra naturaleza compartida.

Ahora bien, es importante mencionar a los escépticos pesto que son ellos los que ponen en duda
todos los conocimientos humanos, incluso dudan de la capacidad humana de llegar a adquirir
conocimiento digno. Ellos niegan o dudan de la razón para establecer verdades y afirman que no
existe conocimiento verdaderamente fiable o seguro, incluso cuando es examinado. De igual
forma, hasta ese escepticismo es cuestionable puesto que el no saber nada sería necesariamente
una realidad o verdad para ellos. Además, para construir argumentos fuertes es necesario razonar
en cuanto a los mismos por lo que no tendría sentido que propusieran el hecho de que racionar no
es útil. Por último, el no creen en ninguna realidad o considerarla verdadera lleva a malentendidos
fatídicos e irracionales por lo mismo. El escepticismo, pese a tener buenos contraargumentos se
deshace solo con sus grandes contradicciones.

Los humanos somos capaces de interpretar la realidad porque formas parte de ella. Pero así
mismo, poseemos de una realidad propia que nosotros mismos construimos. Teniendo en cuenta
que nuestra percepción, incluso siendo materia prima para nuestro conocimiento, no es suficiente
para construir una realidad valida, no podemos conocer realmente nada con total certeza. El
relativismo cuestiona nuestra capacidad de alcanzar la verdad mediante el razonamiento, piensan
que algo como la argumentación racional no es posible ya que siempre se razonara de manera
subjetiva, superponiendo los intereses y creencias propias. Pero entonces, si todo es relativo,
entonces esta afirmación también lo es y si es así, no todo es relativo ya que estaríamos
afirmaríamos la relatividad.

Existen también, aquellos que consideran se puede encontrar una verdad irrefutable mediante la
fe, la intuición, que sea descubierta por dioses sobrehumanos o incluso mediante una corazonada.
Ellos opinan que la razón no es necesaria ni se utiliza para encontrar la verdad, esta para ellos ya
está o será dada. Ante los ojos de los racionalistas, esto no es posible puesto que carecen de
pruebas, contrapruebas, deliberaciones, etc. Así mismo, solo son pocos los que tienen el privilegio
de conocer estas verdades y son los demás quienes compartirían indirectamente por obediencia
intelectual a los privilegiados. La verdad de esta manera debe ser aceptada en su totalidad,
incuestionable mientras que la razón es totalmente diferente. La razón no tiene exigencias
especiales y puede ser elegida por cualquiera, este ejercicio no se puede fingir.

Por esto mismo, todo razonamiento es social. Es necesario compartir puntos de vista, conseguir
pruebas, comparar y analizar las ideas para construir argumentos válidos que la sustenten. Es
imprescindible la formulación de dudas y preguntas que originarían un debate que aporta de
manera esencial y significativa a la construcción de razonamientos e incluso realidades. El
razonamiento mudo carece de árbitro y validez, puesto que es un pensamiento subjetivo, sin el
efecto de los contraargumentos y argumentos que defiendan la posición. Al basarse en el dialogo
el método racional, trae consigo implicaciones políticas puesto que en eso se fundamente la
democracia. En encontrar una validez mediante la obtención de diferentes puntos de vista y
argumentar el más valido para tomarlo como punto de partida y guía. Se necesitan de sociedades
con jerarquización de ideas para construir argumentos válidos y desechar los erróneos, se
necesitan distintas opiniones para que todos los ciudadanos sean políticamente iguales.
Lógicamente no todas las afirmaciones son igualmente validas, se reconocen como mayormente
válidas las que cuentan con argumentos sólidos y al ser debatidas son pocas o débiles sus
objeciones.

Por último, teniendo en cuneta las diferentes cuestiones planteadas anteriormente no queda otra
alternativa más que utilizar la razón como vía hacia la verdad. Igualmente es importante precisar
que la razón funciona dentro de nosotros y entre nosotros, no es un juicio que se encuentre por
encima. No solo debemos ejercer la razón en nuestras argumentaciones, también debemos
identificar y apoyar las mejores argumentaciones. Dicho en otras palabras, debemos ser
racionales, pero así mismo razonables con nuestro conocimiento. Es importante entender que el
convencerse de un argumento racional, es reconocer que existen argumentos mucho más validos
a favor de la otra tesis y haciendo uso de nuestro propio razonamiento reconocemos dicha idea
con mayor validez, sin ser humillante. La verdad buscada es siempre un resultado, no como una
afirmación de la subjetividad sino como una construcción objetiva a partir de múltiples
subjetividades.