Anda di halaman 1dari 1

Cuando me inicie con mis alumnos a realizar el proyecto MANOS A LA SIEMBRA los

primeros meses fueron si pudiera medir me atrevo a decir que no se alcanzó un 20%. De ese bajo
porcentaje de producción más de la mitad era para los insectos y para las distintas plagas. Es por
ello que decido realizar algunas consultas por internet, vecinos y lo más importantes algunos
sabios populares o mejor dichos personas que de una manera han utilizado el cultivo como forma
de vida. Y solo así y aplicando las distintas sugerencias ancestrales y de conocimiento popular fue
que comenzamos a ver algunos beneficios en la siembra. Comencé a realizar los semilleros solo en
la luna menguante, ya que en esta luna los cultivos eran favorecidos por el astro rey. Porque en
esta época los nutrientes eran absorbidos totalmente por las plantas, como resulturales y con
gran porcentaje de germinación. Ya teniendo plántulas vigorosas y esperando el crecimiento
adecuado para llevarlas al suelo donde se desarrollarían, este tiempo de espera era el propio para
preparar el suelo para su trasplante. Donde se debe desmalezar y tratar con un preparado a base
de excremento de caballo y leche de vaca, claro esto yo no lo sabía, solo lo aprendí gracias a las
personas que me habían recomendado su uso y las cuales indicaron que lo recomendaban y las
cuales indicaron que el resultado era sorprendente. Ya que esto permite además de revitalizar el
suelo elimina las plagas y por ende tenemos algunos problemas menos. Ya cuando el suelo estaba
preparado y la plántula tiene aproximadamente ya sus primeros hojas y por su puesto en
menguante la llevamos al suelo, pero esto no termina allí, hay que mantenerlas y cuidarlas contra
algunas aves que se comían las flores Y también poniendo en práctica un conocimiento ancestral
como el preparado de niño una infusión de ajo o cebolla… que tal…… todo esto y otras técnicas
más aprendidas nos dio como resultado que en 45 días teníamos en el colegio ají, pimentón y
berenjena.

De la misma forma aplicando lo aprendido y lo que seguí aprendiendo realizo una siembra
de maíz y algunos surcos de frijol con algunos hijo de plátano, topocho y cambur. Y de igual forma
le comento pudimos realizar un compartir para cerrar el año escolar con una cachapada realizada
por las madres cocineras con el maíz que fue cultivado por los jóvenes de 6° grado A como
proyecto de grado para culminar con éxito esta etapa. Y todo esto gracias a lo aprendido de
nuestros productores populares y ancestrales.