Anda di halaman 1dari 3

República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del poder popular para la Educación


Enlace Latinoamericano de Universidades
San Cristóbal – Edo. Táchira

sociedad de la información

Realizado por:
Adrián Alejandro Pinzón D.
C.I 26.209.318
Contaduría
El entorno en el que vivimos actualmente se denomina sociedad de la
información. Un ecosistema muy condicionado por las innovaciones tecnológicas
que permiten una rápida difusión de información. Así, si miramos a nuestro
alrededor, nos daremos cuenta de que, tanto en el trabajo como en el ocio, el
desarrollo tecnológico está presente en la forma de relacionarnos con los demás y
con el medio.

Estas innovaciones tecnológicas están principalmente relacionadas con las


tecnologías de la información y la comunicación, que han pasado a ser un pilar
fundamental en todos los entornos de nuestra sociedad, comenzando desde el
ámbito educativo.

La denominación de «sociedad de la información» tiene ya algunas décadas,


pudiendo situar su origen en la década de los 80, con la evolución de la era industrial
gracias al desarrollo de Internet. El concepto está ligado al paso de una sociedad
industrial a otra postindustrial o de la información.

A partir de la información, los seres humanos creamos conocimiento, que se


difunde y se absorbe para poder, a su vez, crear más conocimiento aún. Así, se
forma una espiral de desarrollo y de evolución que nos lleva a un posible cambio en
el término, que puede ampliarse a «sociedad de la información y del conocimiento».

Hoy en día, este tipo de sociedad se ha extendido a todos los ámbitos de


nuestras vidas, especialmente en los países desarrollados. Ahora es, casi, una
obligación. En los países más desarrollados, hablamos de un hecho tan interiorizado
que realmente pasa desapercibido, ya que las nuevas generaciones nacen en un
entorno gobernado por las innovaciones tecnológicas. Así, para ellos es muy difícil
imaginar un mundo en el que estas herramientas no existieran.

El reconocimiento de que el aprendizaje tiene lugar en diferentes entornos


sugiere una visión “sistémica” de la estructura educativa, que sea capaz de tratar
las diferentes formas de aprender como partes de un sistema interconectado. La
visión sistémica hace responsables a los proveedores (los centros de enseñanza)
del reconocimiento de las conexiones con otros sectores de implicados en la
educación y con lo que pasa en la sociedad de forma más general. Ningún entorno
de aprendizaje es una isla. De hecho, los centros educativos no son el único factor
de influencia en la educación de los individuos (Sancho, 1998).

La educación debería beneficiarse de la irrupción de las nuevas tecnologías


al ser capaces de dotar de una nueva dimensión a la enseñanza tal y como la
entendíamos antes de la aparición de estas herramientas Web 2.0. Se produce un
desfase entre una clase magistral tradicional y el ciberespacio como entorno de
aprendizaje colaborativo y continuo, donde se generan contenidos a la vez que se
comparten. Un entorno educativo donde se estimula la experimentación y la
creatividad en detrimento de la memorización de contenidos, donde se aprenda
haciendo, compartiendo y buscando recursos para luego compartirlos. Un entorno
educativo alineado con las demandas que está generando la Sociedad de la
información. Nos guste o no, el sistema educativo está diseñado y configurado para
encaminar a los estudiantes hacia el mercado laboral, una idea que se podrá discutir
pero que forma constitutiva del sistema educativo.