Anda di halaman 1dari 4

MI PRÁCTICA DOCENTE CONTINUA

Introducción.
Ser profesor y sobre todo especializarte en la educación básica implica un conocimiento

bastante profundo sobre los contenidos que los estudiantes deben adquirir en esa etapa, cómo

prepararlos, una continuidad en la aplicación de estrategias novedosas para contribuir al logro de

aprendizajes cada vez más significativos por parte de los educandos, un conocimiento de los

alumnos, sus necesidades y problemáticas particulares, entre muchas cosas más.

Por lo tanto, en el siguiente documento se comentará de manera general sobre la

preparación del docente, el rol que este cumple en el ámbito educativo, la definición de enseñanza

y la importancia que esta tiene y no menos importante la función de los planes y programas de

estudio vigentes en nuestra sociedad.

El docente debe ser un guía muy transparente, pues los alumnos suelen darse cuenta

(aunque no conozcan los contenidos) cuando el docente no es honesto con su saber. Por eso la

significativa preparación para la clase, la planificación es muy importante.

Desarrollo.

Principalmente, ¿qué entendemos por enseñanza? Estebaranz (1994), define a la

enseñanza como una de las tareas más peculiares de la escuela, la cual se estructura en torno a

tres características: primero que es una actividad, donde lo propio de esta es ser un medio

facilitador del aprendizaje, por otra parte, es intencional, ya que todo acto lo es, la intención

de la enseñanza es lograr algún cuerpo de aprendizaje sobre algo, a lo que se le denomina

como objetivo. Por último, es una actividad interpersonal. La enseñanza es una parte de un

proceso de interacción entre personas, por lo tanto, significa que el profesor


ejerce una influencia sobre la actividad del educando y, a la inversa, los alumnos ejercen una

influencia sobre la actividad del maestro.

Ahora bien, en relación a mi primera práctica docente, considero que el proceso de

preparación fue el adecuado, ya que se dio el tiempo suficiente y se hicieron las revisiones

necesarias a las planeaciones. Según Ballesteros y Usano (1964) “la preparación es

indispensable desde el punto de vista del objeto, del contenido del aprendizaje, ya que el

maestro debe dominar los contenidos, dándoles las adecuaciones necesarias para sus alumnos

“(p. 149).

A sí mismo, gracias a la pertinente preparación de los temas proporcionados por la

tutora asignada y la observación del aula y características de los colegiales realizada al inicio

del curso, se logró llevar a cabo un proceso de enseñanza-aprendizaje adecuado.

Las planeaciones fueron adecuadas a la modalidad de trabajo de la tutora del grupo en el

que se practicó, la cual seguía correctamente los planes y programas de estudio correspondientes

a tercer grado de primaria. Sin embargo, se implementaron algunas estrategias ajenas, ya que,

“el maestro contextualiza, personaliza, cambia el lenguaje e incluye ejemplos particulares para

hacer accesible a los niños el contenido académico, esto como parte del proceso de transposición

didáctica” (Brosseau, 1984, p.43).

Por último, pese al escaso tiempo de prácticas, se logró cumplir con el rol de docente

y se tuvo la experiencia de la interacción entre alumno-docente y viceversa, se llevó un control

de disciplina lo que favoreció a los aprendizajes de los alumnos, puesto que, se evitaban las

distracciones en el aula. Según Ballesteros y Usano (1964):

El profesor tiene que encontrar una forma de organizar a la clase para que

trabaje con un orden productivo. Y en cuanto comienza a hacerlo,


descubre que esto tampoco se lo han enseñado. Se supone que el ‘buen maestro’

debe saber organizar la clase, pero en pocas ocasiones se le ha contado al futuro

profesor dónde está la clave para que el grupo funcione sin conflictos (p.159).

Conclusión.
El rol del educador no es sólo proporcionar información y controlar la disciplina, sino

ser un mediador entre el alumno y el ambiente. Dejando de ser el protagonista del aprendizaje

para pasar a ser el guía del estudiante.

Por otra parte, y haciendo énfasis en el plan y programas de estudio, es de gran

importancia conocer que este es imprescindible para que los docentes puedan establecer su

propio plan de acción y den las materias necesarias en el tiempo establecido. Además, gracias

a ese guion, los padres y alumnos pueden observar que tipo de conocimientos se priorizan en

ese centro, así como las bases de su educación.

Referencias.
Ballesteros y Usano. (1964). Organización de la escuela primaria. México: Editorial Patria.

Brosseau, G. (1984), “La observación de las actividades didácticas (L’Observation des

Activités Didactiques)”, en Reveu Française de Pedagogie.

Estebaranz, A. (1994). Didáctica e innovación curricular. España: Sevilla.

Elsa Lucía Hernández Contreras 3ro “A”