Anda di halaman 1dari 6

LA EDUCACIÓN EN VALORES

INTRODUCCIÓN
Esta ponencia se refiere a los valores que se están tomando en cuenta, en el proyecto
integral de formación cívica y ética a nivel primaria, el cual ha surgido de la reforma
que se está llevando a cabo en la educación básica: preescolar, primaria y secundaria.
Las competencias cívicas y éticas con las que los alumnos que egresan de la
educación básica son para que además de haberlos practicado a lo largo de su
educación, también los sigan fomentando a lo largo de su vida, en todas las
situaciones y con todas las personas que los rodean.

TODOS ESTAMOS RODEADOS DE VALORES


Los valores forman parte de todo nuestro entorno, nosotros estamos alrededor, con y
dentro de ellos.
Sin embargo, primero debemos conocer que es un valor y según las siguientes
corrientes:

 Idealismo objetivo- Considera que el valor existe a pesar del observador.

 Idealismo subjetivo: Considera que el valor es creado en la conciencia de los


individuos y es por lo tanto subjetivo.

 Para el Materialismo: El propósito de la naturaleza del valor está en la capacidad


que tiene el ser humano de valorar el mundo objetivamente, es decir, valorarlo tal
como es, buscando no alterar, ni deformar esta visión.

 El subjetivismo axiológico: Éste defiende que el que algo se considere valioso


depende de la impresión que origine en el individuo, de ahí que se vea sujeto a las
condiciones del momento histórico, personales.

 El objetivismo axiológico: Afirma que los valores son objetos ideales más allá de la
experiencia. Serían algo así como ideales de perfección, captados mediante
intuiciones emocionales especiales:
Destaca la independencia e inmutabilidad de los valores, puntualizando que sólo
nuestro conocimiento de ellos es relativo, no los propios valores.
Los valores son inmutables no cambian con el tiempo ni de una sociedad a otra.
Sin embargo, todos tenemos nuestro concepto de valor, debido a las experiencias que
vamos adquiriendo, y el concepto es como el de la belleza no lo podemos describir,
pero lo reconocemos cuando lo vemos y vivimos.
No podemos concebir el mundo sin valores, nadie hace nada sin ninguna intención,
incluso en las acciones más ordinarias y en cada una de ellas se demuestra una parte
de nosotros: una actitud e intención que puede ser buena o mala.
La educación, no es la excepción puesto que requiere estrictamente de la interacción
entre personas, principalmente entre el educador y el educando, aunque siempre de
manera directa o indirecta todo nuestro entorno está presente y en cada una de estas
relaciones se ven expresados valores como en cualquier relación
Pero ¿Qué importancia tienen los valores dentro de la escuela y la enseñanza?, ¿De
verdad son importantes o sólo son un complemento de la educación?, ¿En el mundo
real, a los alumnos les sirve conocer los valores y no sólo conocerlos, sino también
practicarlos?
“Los valores siempre han estado ahí donde vive, crea y se expresa el ser humano
individual o colectivamente, son su símbolo más definitorio; han estado siempre en la
práctica y en el pensamiento educativos”.
Por lo que, aunque los valores se demuestren de manera innata en la escuela, lo más
recomendable es que las relaciones que se dan deben ser de calidad, para que su
aprendizaje sea significativo, tanto de lo bueno como de lo malo.

EL AMBIENTE DENTRO DEL AULA


En cualquier nivel educativo, dentro del aula, y en los diferentes lugares donde se da
la educación, el aprendizaje de los valores es una tarea que puede estar o no dentro
del currículo, sin embargo, siempre se van a presentar.
Es por esto, que el docente, no sólo debe reconocer la educación como el
conocimiento de los contenidos, sino también de las relaciones que se dan en el aula,
puesto que de ellas también depende que ese aprendizaje se dé. En un clima hostil
no se puede dar de la manera que se espera, porque por tratar conflictos personales
se pierde la intención de clase y de igual forma su seguimiento, porque los argumentos
que se dan no van destinados al aprendizaje sino a enfrentarnos unos a otros.
Todo esto se demuestra desde el momento en el que entran a la escuela, el saludo
hacia sus compañeros, su comportamiento dentro de la clase, e incluso el de cumplir
con sus obligaciones.
Recientemente, los valores que se demuestran los alumnos, son según hemos
escuchado en distintas conversaciones “no son los de antes o ya no tienen valores”
en los que a comparación de los valores que buscan el bien común, estos están a
favor del bien propio, sin ver cómo afecta a los demás.
El sistema educativo se ha dado cuenta de lo anterior, por lo tanto, “en los últimos
decenios como un tema inherente a todos los planteamientos de reforma y de
mejoramiento de los servicios educativos y, desde esta base como exigencia de todo
proyecto de reconstrucción social y de desarrollo humano”.
Afortunadamente, esto es una realidad, puesto que en programas anteriores de
educación básica, la formación cívica y ética se veía en conjunto con otras materias,
por ejemplo en primaria hasta el segundo grado se veía con las materias de
conocimiento del medio: ciencias naturales, historia y geografía , recientemente, en
las reformas en la educación básica, que comenzó en preescolar en el 2004, en
secundaria en el 2006 donde se sentaron las bases de los propósitos de la educación
básica poniendo en conjunto los tres niveles educativos y por último el de la educación
primaria en el 2008 que aún está en proceso, pues está presente de manera oficial en
los grados de primero y sexto, los otros grados sólo en las escuelas piloto, sin embargo
la materia que se renovó en todos los grados y en todas las escuelas fue la de
formación cívica y ética.
Dentro de los propósitos que, del programa integral de formación cívica y ética de la
educación primaria, nos marca los siguientes propósitos del cuerpo docente:

 Reconozca la función de la escuela como generadora de situaciones que


favorecen la formación valoral a través de la creación de espacios para el ejercicio
de la libre expresión, la participación de los alumnos en la toma consensuada de
decisiones, el manejo de conflictos cotidianos y el respeto a las diferencias
individuales.

 Diseñe acciones conjuntas para favorecer el desarrollo de la formación valoral en


la escuela.

 Intercambie experiencias y conocimientos adquiridos durante la aplicación de las


estrategias didácticas.
En el primer punto, estoy de acuerdo en que se generen situaciones, sin embargo,
debemos tomar en cuenta que existen otras materias que abordar en el plan y
programas, por lo tanto el espacio que se le da a la formación valoral puede entrar
como parte de la actividad sin ser el propósito principal de ella, sino que por la
transversalidad poder abarcar tanto el contenido de la materia en especifico y el valor
que interviene dentro cada situación de aprendizaje, como las que nos menciona
anteriormente, puesto que en todas las clases se puede aplicar la libre expresión, la
participación y sobre todo los más difíciles de manejar ,que son los conflictos que se
dan de manera cotidiana y que aunque no formen parte del propósito que se tenga en
mente sí se puede aprender mucho de ella, sobre todo el respeto a las diferencias
individuales, que son la causa de muchas situaciones desagradables dentro no sólo
de la escuela sino de todos los ámbitos, por lo que es preciso no sólo tolerar las
diferentes opiniones, pensamientos e incluso características físicas e intelectuales
sino llegar a la aceptación de que somos distintos, pero esas diferencias es lo que nos
hace iguales como nos menciona el libro de formación cívica y ética de segundo
grado: “En realidad, los seres humanos nos parecemos en que todos somos
diferentes.”.
En el tercer punto: intercambiar experiencias y conocimientos adquiridos con otros
maestros es de gran ayuda, porque se enriquece la comunicación de la comunidad
educativa de cada institución y no se aísla cada una de las aulas o de las materias
que se abordan, todos persiguen los mismos propósitos y las actividades cada una
buscando lograr sus objetivos particulares, pueden ayudar a encontrar esos
reforzamientos de valores de manera conjunta.

CONCLUSIONES
Estas competencias que aquí se abordaron son de gran importancia, no sólo para los
alumnos sino también para los docentes, quienes estamos en constante interacción.
Los valores no se pueden aprender sólo observando y no son como otra asignatura,
pues su sentido es más práctico que teórico, además no sólo se abordan en la
escuela, desde la familia los van aprendiendo y a lo largo de su vida los alumnos, los
van fortaleciendo o atenuando, sin embargo, es fundamental que, en la escuela, se
procure fortalecer valores que nos ayuden a formar ciudadanos que en un futuro
busquen el bien común.
Además, no sólo en el nivel de primaria se puede llevar a cabo estas actividades, en
todos los nivele son aplicables.
Así pueden enfrentar el mundo real, manejar y resolver los conflictos que se les
presenten y convivir con los demás de manera armónica.
Referencias bibliográficas
 Concepto de valor: http://es.wikipedia.org
 Barba,Bonifacio
http://www.comie.org.mx/v1/revista/visualizador.php?articulo=ART00107&crite
rio=http://www.comie.org.mx/documentos/rmie/v10/n24/pdf/rmiev10n24scB01
n01es.pdf
 Álvarez, Arellano Lilian, Formación Cívica y Ética Segundo grado, Secretaría
de Educación Pública, 2008. Argentina 28, Centro,06020, México, D.F.
 Cando, Castro Gloria Elementos para el desarrollo de competencias cívicas y
éticas en los estudiantes de Educación primaria, Comisión Nacional de Libros
de Texto Gratuitos, Secretaría de Educación Pública, 2007, Argentina 28,
colonia Centro, 06020, México, D.F.