Anda di halaman 1dari 8

Capricho Árabe

A medida que la humanidad ha adoptado el concepto de identidad cultural, la música ha adoptado

unas características suficientemente específicas respecto a su posición geográfica, esto a tal punto

que en la actualidad es posible escuchar una obra musical e intuir donde fue hecha la misma y en

qué año. La investigación que se presentara a continuación está hecha con el propósito de

manifestar; ¿cuáles son los factores que generan esos paisajes en nuestra mente? Todo esto lo

haremos basándonos en una obra específica; titulada “Capricho Árabe”, investigando

específicamente por que se genera este factor en la música española.

Escrita en 1882, en la actualidad permanece siendo considerada una pieza música característica

del romanticismo español. Es el capricho árabe una de las mayores expresiones de virtuosismo en

una escena melancólica propia de la época como lo fue el post-romanticismo e igualmente es una

obra que ofrece abundantes rasgos característicos del nacionalismo español, los cuales se irán

desmenuzando con el fin particular de identificar, reconocer y resaltar esta identidad cultural

propia de la música española y develar los reactantes de los paisajes.

El guitarrista clásico Francisco de Asís Tárraga Exea fue el autor e intérprete de esta

característica composición. Nacido en 1852 en Villareal España, ha sido un pilar importante de

técnica para los estudiosos de la guitarra clásica por su sonido y su raíz cultural de abundante

semejanza con la cultura islámica. Era conocido como el Sarasate de la guitarra. En 1880 dio

recitales en París y Londres. Aparte de sus hazañas compositivas también genero un gran aporta a

1
la guitarra clásica arreglando piezas de otros autores para este instrumento poniendo al alcance de

los guitarristas el estudio de nuevas obras desde su instrumento, poniendo en claro su tendencia

de combinar la música clásica con los elementos populares españoles. Estudió en el conservatorio

de Madrid y resultante a su papel de guitarrista existieron posteriores obras representativas de

España. Dio una gran cantidad de conciertos en España y finalmente sufrió una parálisis en la

mitad de su cuerpo de la cual nunca pudo recuperarse no sin antes dejar un vasto repertorio de

obras para la posteridad, Es el capricho árabe una de estas obras características. Francisco

Tárraga es hoy reconocido por su inmenso aporte a la transformación de la guitarra clásica en

instrumento solista debido a que antes este era tocado acompañado de una sinfonía lo cual hizo

que se creara a una sala de concierto para él mismo. A ese logro contribuyeron sus más de 80

composiciones para guitarra clásica y sus más de cien transcripciones de piezas de compositores

clásicos y románticos.

En esta obra que francisco tárraga compuso para su amigo compositor la amalgama de

condicionamientos culturales de su época y locación geográfica que inspira diferentes colores y

adornos característicos, hacen que a la hora de tocarse deban ser interpretados como un fuerte

nacionalismo a los paisajes históricos. Debido a su falta de variedad temática, es posible percibir

sensaciones de himno que con su difícil interpretación, materializa todos los aspectos que hacen

saber que la obra se hizo en España.

El capricho árabe es una obra contemporánea al post-romanticismo una época en la que se

componía para un público que no encargaba la obra, era una expresión más libre del autor y esto

se ve fácilmente plasmado en la obra escogida que es producto de la expresión del artista en

2
respuesta a una experiencia, a diferencia de como ocurría un siglo antes en donde cada obra debía

ser sujeta a revisión y si se salía de los esquemas y parámetros que se tenían podría ser rechazada

esa obra, sin embargo tárraga es tanto de originalidad e innovación como lo es de conservador en

sus obras y es en el capricho donde los percibimos. Un capricho es una pieza musical de forma

libre y de carácter vivo. Se puede decir que el capricho es una forma predominante; de naturaleza

rápida, intensa y a veces virtuosa, aun así francisco tárraga utiliza bastantes sistemas folclóricos

de composición encontrando un equilibrio.

La libertad a la interpretación que da el romanticismo español a la música y que es en este caso

uno de los factores que brindan culto al virtuosismo interpretativo de la obra se centra en un

concepto llamado “Alhambrismo” propio de la cultura española y particularmente de Andalucía.

Es importante recalcar que francisco tárraga compuso esta obra poco tiempo después de hacer un

viaje por el norte de áfrica y Andalucía, por lo cual podemos deducir que este viaje fue la piedra

angular del nacionalismo en esta obra. El “Alhambrismo” es la recuperación de obras y aires

nacionales en la música; El capricho árabe es “Alhambrismo”.El capricho árabe es un

nacionalismo que va más allá de la bandera, es un nacionalismo crudo que retrocedió también a

lugares como la Antigüedad clásica o el paisaje árabe del cual fueron parte sus antepasados, en

cuyos motivos musicales se presencian orientalismos arabescos y breves fragmentos modales

representativos de la edad media que se solían utilizar en la iglesia católica que hace parte de la

cultura española, recuperando y fortaleciendo una identidad fruto de la unión de otras que

existieron o que aún existen. Pintoresquismo musical es otro nombre por el cual podemos

referirnos al ahambrismo.

3
Una pregunta que se podría formular es ¿Por qué esta obra transmite paisajes españoles y no

árabes? Esta pregunta se torna un poco difícil de responder debido al condicionamiento que se

puede tener al haber escuchado posteriormente la obra y de saber el país de procedencia de la

misma, por lo cual nos adentraremos en los recursos teóricos musicales utilizados por tárraga

para tener una respuesta más sistemática del asunto.

Podemos percibir en un fragmento de la obra la notación e intervalos de las notas son como la de

cualquier obra occidental con las mismas figuras musicales e indicaciones y sin ningún tipo de

alteración micro tonal haciéndolo algo muy tonal sin existir una razón clara de orientalismos en

esta parte de la obra.

Por lo que nos damos cuenta que el intérprete es el que lleva el rol más importante en la creación

de paisajes en esta obra que es en donde se resalta el virtuosismo. Es el músico quien da los

colores e intenciones a conveniencia de la obra en sus conocimientos previos de cómo deben ser

interpretados ciertos tipos de géneros y de épocas. Sin embargo la obra en ciertos puntos presenta

ornamentaciones que ayudan a dar un trance confuso y abstracto el cual el oído occidental no está

acostumbrado, dando la sensación arábica cómo es posible notarlo en esta sección de la obra.

Francisco Tárrega sabe imprimirle un fuerte estilo modal, que nos evoca ese ambiente árabe de su

título. El "alhambrismo" de la pieza es muy intenso, como no podía ser menos la utilización de un

modo llamado frigio muy característico de la música española se ve presente en varias partes de

4
la obra, también colabora al orientalismo de la obra dado que este modo se asemeja al sistema

melódico árabe “ Maqam Hijazkar-kurd “ en los intervalos de las notas. Estos aspectos explican

la adaptación de una cultura musical oriental a la sistematización de la occidental y como esto da

pie a una sensación completamente distinta a la occidental sin necesidad de utilizar un sistema

melódico oriental, el modo frigio era utilizado en los cantos litúrgicos como una estructura de

estándar para los cantos eclesiásticos de la iglesia católica, la cual adapto este canto de pasados

estudios musicales de la antigua Grecia y que hoy en España es usado en la música gallega y

flamenca de gran nacionalismo e identidad española.

El capricho árabe hace uso de materiales que son reconocibles como nacionales o regionales, es

por esto que vemos diversos autores con características comunes a Francisco Tárraga que al igual

que él expresan un nacionalismo mediante herramientas como la recuperación de las raíces

folclóricas de España las cuales han acogido bastante folclor árabe desde el siglo VIII hasta el

siglo XV.

Un ejemplo externo a este nacionalismo español puede ser Isaac albenniz una figura destacada

del Nacionalismo Musical Español. Virtuoso del piano al igual que tárraga se esmeró en trasmitir

paisajes españoles y esto es evidenciados en que sus composiciones para piano al ser adaptadas a

la guitarra española, se pueden evidenciar una compatibilidad muy perecedera entre estos dos

instrumentos en la misma obra. Teniendo en cuenta que el piano no es un instrumento originario

de España, al escuchar las obras de Isaac albenniz ocurre lo mismo que al escuchar el capricho

árabe, se sienten los paisajes españoles con un color oriental además de transmitir esa sensación

de estar escuchando un himno por su falta de variación que se compensa con el efecto de la

5
interpretación.

Además según un estudio del departamento de psicología de McGill University and Douglas

Mental Health University Institute (Montreal, Quebec, Canada) se descubre que la música tiene

una gran influencia por el lenguaje, esto debido a los acentos y al largo de cada palabra que

subconscientemente va condicionando la métrica, pulso y figura rítmica que el compositor se

dispondrá a poner en su obra, lo anterior mencionado se puede fortalecer en el hecho de que el

idioma árabe comparte una gran cantidad de similitudes, en la forma de pronunciar las palabras;

por lo cual una obra árabe puede ser confundida fácilmente con una obra española basándonos en

lo rítmico y viceversa, sin embargo Francisco Tárraga desde el título de la obra se dispone a

presentar algo relacionado con la cultura oriental al titularla “Capricho Arabe”; logrando

condicionar el paisaje que el receptor va a construir en su mente mucho antes de empezar a tocar

en el momento que se presenta la obra.

Para finalizar, nos dispondremos a hacer un análisis musical de la obra en general y con esto

concluiremos el ensayo; en esta obra podemos notar que La melodía está formada por un único

motivo, de un compás de duración, que se repite constantemente con pocas variantes siempre

acompañadas por un patrón de acompañamiento el cual contrasta con la melodía por su

simplicidad rítmica el cual combina tiempos de 1 pulso en parte grave y acordes a contratiempo

en un registra un poco más alto pero no muy alejado.

La melodía y el acompañamiento se complementan perfectamente, además establecen una

diferencia que presenta un ritmo regular que se opone a la variedad rítmica de una melodía que

reclama un ritmo más libre culminando con los mencionados arabescos a través del rubbato

6
(oscilaciones en el tiempo) mientras la melodía se expone bajo la misma tonalidad que suena en

la nota más grave cada compás y los arabescos tiene como base acordes con función de tensión

en pro de la movilidad.

El capricho árabe es una expresión del alhambrismo el cual recoge sonidos musicalmente

reconocibles del folclor español el cual en su simplicidad genera una sensación de himno en el

receptor que objeta en la reproducción del nacionalismo en su máxima expresión dirigiéndose a

lo más profundo de la cultura española y así mismo a un público selectivo y previamente

condicionado a través de los paisajes generados por los arabescos, ritmos y estructuras tonales

apropiadas para generarlo.

Bibliografía:

 Neural overlap in processing music and speech | Philosophical Transactions

of the Royal Society B: Biological Sciences

 Quarter note. (2008a). Sistema Melódico árabe - 1: Maqam, 2018, de https://quarter-

note.blogspot.com/2008/06/sistema-meldico-rabe-1-maqam.html

 Melomanos. (s.f.). Capricho I Formas Musicales. Recuperado 21 septiembre, 2018, de

http://www.melomanos.com/la-musica/formas-musicales/el-capricho/

7
 Musica en clave. (2018). arabescos. Recuperado 21 septiembre, 2018, de

http://www.musicaenclave.com/articlespdf/arabesco.pdf

 Musicnetmaterials. (2014, 14 agosto). Capricho Árabe de Francisco Tárrega. Recuperado

21 septiembre, 2018, de https://musicnetmaterials.wordpress.com/2014/08/14/capricho-

arabe-de-francisco-tarrega-analisis/

Ensayo por Gerson Felipe Salgado Guzman