Anda di halaman 1dari 11

REO EN CARCEL.

EXP. N° : 2004-09-10-0806-JP-01.
SUMILLA : SOLÍCITA ADECUACIÓN DE PENA.

SEÑOR PRESIDENTE DE LA SALA MIXTA LIQUIDADORA DE SICUANI


CANCHIS- CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE CUSCO.

FELIPE AQUINO LLOCLLA, Sentenciado por la


comisión del delito contra la salud pública, en su
modalidad de tráfico ilícito de drogas a veinte años
de pena privativa de la libertad, en agravio del
Estado Peruano; Ante usted, con el debido respeto
digo:
Que, al amparo de lo dispuesto, por el inc. 20 del
Art. 2°; 103° segundo párrafo e inc. 11 del Art. 139 de la carta
fundamenta, concordante con lo dispuesto por el Art. II y VIII del
Título Preliminar del Código Penal; Principios rectores, Artículos 45°; y
46° del C.P, concordante con el Acuerdo Plenario N° 2-2006/CJ-116,
asimismo al amparo del ACUERDO PLENARIO N° 3-2008-CJ-116,
referido al artículo 297, inc. 6°; Acudo por ante su Despacho, con la
finalidad de solicitar ADECUACIÓN DE PENA IMPUESTA, en la
sentencia de fecha veintinueve de noviembre del dos mil cinco, por la
Sala Mixta Descentralizada de Canchis-Cusco, confirmada por
Ejecutoria suprema de fecha diez de mayo del dos mil seis, en
atención a lo dispuesto por el Art. 45-A, 3) a) incorporado por la Ley
30076; Fundamentándola la misma, en atención a las consideraciones
siguientes:

I.-ANTECEDENTE.
A.- Que conforme al fallo de sentencia, se me condena como autor del
delito contra la salud pública, en su modalidad de tráfico ilícito de
drogas, tipificado en los dispositivos legales, artículos 296° - tipo base
y 297° agravado, inciso seis - pluralidad de agentes e inciso siete-
cantidad de droga del C.P a veinte años de P.P.L; Sentencia que por
resolución de Ejecutoria Suprema de fecha 10 de Mayo del dos mil
seis, declararon no haber nulidad en la sentencia.

II.- FUNDAMENTOS.
1. CONDUCTA DESARROLLADA DEL ACTOR.
Conforme a los hechos se tiene, que el día quince de enero de dos mí
cuatro, aproximadamente a las 16:30 horas, personal de la policía
nacional en operativo intervinieron una camioneta de placa de rodaje
N° PZ-5434, en el puesto de Checacupe, de la carretera Cusco
Sicuani, en el interior de dicho vehículo, viajaban las personas de
Felipe Aquino Lloclla, como chofer, Carlos Hernán Lloclla Gamarra
como copiloto; Teodoro Vera Ruiz; Miguel Vera Ruiz; Felipe Ditman
Roca Villanueva y Teodoro Roca Villanueva (…) seguidamente se
intervino al camión marca Nissan de Placa WB-7121, conducido por
Guillermo Norberto Condori Quispe, acompañado por Federico Torres
Carrillo, al proceder con el registro de este último vehículo, se
encontró acondicionado en la carrocería, sesenta y un paquetes con
sustancias blanquecinas que realizada la prueba de reactivo químico
arrojo positivo para alcaloide de cocaína, con un peso total de 62 kilos
con 265 gramos(...), posteriormente se tomó conocimiento que el
actor poseía un canchón tipo garaje en la carretera panamericana(..),
lugar donde se halló una baranda de una carrocería(...), todos en sus
manifestaciones policiales en presencia del fiscal aceptaron su
participación en los hechos (...)
Como está referido en el cuarto considerando de la sentencia, donde
obra mi declaración refiero, que como actividad laboral estaba
dedicado a la compra y venta de vehículos y comercio de ganados;
Que el día 15 de enero del 2,004, fui intervenido por la policía, y la
droga incautada pertenece a Nicol ás Méndez Méndez y a otro
sujeto conocido como Richard, quienes convencieron para
llevar la droga de Ayacucho a Juliaca y que le pagarían Mil
Quinientos dólares por este viaje; Reconocí que me encontraba
conduciendo la camioneta de Placa PZ-5434, transportando a los
cargadores que habían traído la droga desde Pichari a quienes recogió
en kepashiato, y que el tal Richard les pagaría a ellos por el
transporte en la ciudad de Sicuani; los que compraron la droga fueron
Nico y Richard; No sabiendo a quienes los compran (...). Señala, los
que acondicionaron la droga en el camión fueron un desconocido
enviado por Nico y Richard; aclara que el 10 de enero Nico y Richard
le habían llamado por teléfono, indicando que ya habían salido con la
PBC, y que tenían que esperarlo en Kepashiato, para tal fin llamaron
a Guillermo Norberto Condori y Federico Torres Carrillo para que
maneje el camión WB-7121, mientras que el actor y cuñado Felipe
Ditman Roca fueron en la camioneta PZ 5434 (...)., es la primera vez
que transporte droga y que a Nico y Richard los conoció en Ayacucho
en Diciembre del dos mil Dos cuando visito a sus suegros, pues
Nicolás Méndez Méndez era inquilino de su suegro y desconoce el
nombre completo del tal Richard, quienes son los propietarios de la
droga (...), y que mi única labor, era transportar en el camión de Placa
WB-7121 la droga (PBC)incautada (...), señala, que colaboraron con
el acondicionamiento y equipaje de la droga, el Actor Guillermo
Condori Quispe, Felipe Ditman Roca Villanueva y Federico Torres
Carrillo y, fue el declarante, quien corrió con los gastos de
alimentación y combustible (...)
De lo que antecede, se concluye que:
 El actor es confeso del delito y he colaborado con la justicia
individualizando al dueño de la droga incautada, vale decir, a
NICOLAS Méndez Mendez y a un tal "Richard" este último de
quien no sabe sus apellidos, sin embargo, se advierte la
identidad completa de uno de ellos, quienes les convencieron
para llevar droga de Ayacucho a Juliaca.
 Ha reconocido que fue contratado por dos personas (Nicolás
Méndez Méndez o Nico Quispe Buendía y Alejandro Gómez
Morales) y que por esta labor (correo de drogas) debía recibir la
suma de $. 1,500.00 dólares por este viaje.
 Reconocí, que conocí a Nicolás Méndez Méndez en la ciudad de
Ayacucho; de quien recibí llamada telefónica y del tal Richard,
para el traslado de la PBC desde Kepashiato.
 Reconocí que contrate a Guillermo N. Condori Quispe y Federico
Torres Carrillo conductor y ayudante respectivamente, para que
conduscan el vehículo de Placa WB-7121, donde se incautó la
PBC.
 Reconocí que las personas que venían en el vehículo de Placa
PZ-5434 que conducía, eran cargadores, que habían traído la
droga desde Pichari, a quienes los recogí en kepashiato, a fin
de que el tal Richard, les pagaría a ellos en la ciudad de
Sicuani, por haber traslado droga desde Pichari.
 Reconocí, a los que acondicionaron la droga en el camión, fue el
Actor; Guillermo Condori Quispe, Felipe Ditman Roca
Villanueva, Federico Torres Carrillo y un desconocido que mando
el tal Richard.
 Acepte que sobre este hecho, he dado referencias claras sobre
las participaciones, desde la etapa policial, el mismo que fue
UNIFORME, ello se puede corroborar, con las versiones de mis
demás co-sentenciados, tal conforme obra en la sentencia, con
la excepción de la labor de los cargadores, que trasladaron de
Pichari hasta kepashiato, a quienes los había contratado Nicolás
Méndez Méndez y el tal Richard (...), tal conforme refirieron los
hermanos Vera Ruiz.
De todo ello, el actor ratifico lo referido, sobre las
participaciones en el hecho ilícito de mis co-sentenciados, y que
también fueron admitidos por los mismos, tal conforme obra en
autos:
En relación a los cargadores, ellos afirmaron que únicamente
conocían al tal "Richard” y Nico, los que los contrataron para
que trasladen la droga, conducta que admitieron y ratificaron en
la confronta realizada, donde se estableció la participación de
Teodoro y Miguel Vera Ruiz únicamente como (cargadores), sin
embargo, estas personas no conocían al actor y, solo los vio
cuando se encontraban en kepashiato.
Con respecto a la participación de Hernán Lloclla Gamarra, este
mismo refirió haber participado en el hecho, quien asumió
haber recibido del tal “Nico” apuntes para que sean entregados
al actor; asimismo, admite haber recibido de Nico, quien le
entrego la droga a cada uno de los cuatro cargadores; conducta
que no exime de su participación o responsabilidad, pues esta
corroborado con mi propia versión la colaboración prestada
desde la etapa policial, al admitir que Hernán lloclla Gamarra,
viene hacer mi sobrino, a quien conozco, pues fue detenido
juntamente que al actor y demás co-sentenciados en el vehículo
camioneta que conducía.
2.- PLURALIDAD DE AGENTE- CONCIERTO DE VOLUNTADES.
Conforme está tipificada en el inciso 6 del Art. 297° del C.P, esta
conducta ilicita no se concretiza únicamente con la existencia
en el hecho, de existirla participación de más de tres personas,
como está referido en los plenarios, especialmente en el
acuerdo plenario N°3-2008-CJ-116, para su concreción de la
circunstancia agravantes, no solo se debe observar la captación
de personas, para ciertas utilidades a fin de materializar un
hecho, que es conocida por la persona que los captan, en
algunos casos queda en el anonimato hasta llegar a un lugar
señalado, siendo el caso la del conductor y ayudante; en el
presente, el concierto de voluntades con respecto a mi
participación, se configura con la presencia de Felipe Ditman
Roca Villanueva; Guillermo Condori Quispe; Federico Torres
Carrillo y Hernán Lloclla Gamarra; en el hecho ilícito y en una
fecha determinada, como así ocurrió con la materialización del
delito, este no se perfecciono con la sola existencia de una
previa proposición de trabajo, para este acto, debe de primar la
decisión y aceptación y es a partir de esta decisión que existe la
voluntad y cierto grado de concierto; que estando en el plano
ilícito, esta voluntad para su consumación individual
necesariamente deberán de cumplir la labor para lo que fue
contratado, lo cual no podrán ser ajenos a la existencia del
concierto y/o acuerdo, sino fuere así, no tendrían la capacidad
de obrar como persona; lo que se trata de resaltar, es que las
personas que contrate, tienen a partir de su aceptación, la
igualdad de decisión de hacer, por lo que no sería legal, que se
deba sancionar con mayor severidad al que contrata, cuando de
por medio de los contratados tenían conocimiento de la
actividad a realizar.
En este extremo, está claro, que el actor también fue
contratado para transportar la PBC, por una suma de dinero, por
persona que fue individualizada en el proceso, como Nicolás
Méndez Méndez o Nico Quispe Buendía y Alejandro Gómez
Morales, perfeccionando esta voluntad y/o acuerdo de mi
conducta ilícita al cumplir la labor de transportador y/o correo
de drogas, en cuya conducta ilícita, no se observa cantidad de
droga, sino el cumplir los fines de mi aceptación de transportar
PBC de un lugar a otro, viendo desde esta perspectiva el
concierto de voluntades como agravante, devendría en
innecesario su consideración para resaltar la severidad en este
hecho particular; si se sabe que el actor ha venido en adoptar
una conducta ilícita inicial, al haber sido captado y/o contratado
por terceras personas para transportar PBC, los mismos que
están individualizados en autos.
Por tal sentido, el concierto de voluntades para el presente caso
solo debió ser preciso, en el extremo, si debe de ser
considerado como agravante únicamente por conducta ilícita o
por no contar con la capacidad para obrar, del agente cuando
es captado o contratado para una labor o se deban de observar
ambas posiciones, al intervenir en el caso particular personas
con capacidad de obrar.
Por lo tanto; de la declaración policial, y a nivel judicial de
manera uniforme se ha sostenido nuestra actuación en el
presente acto delictivo solo se ha trasuntado en el transporte de
drogas toxicas “correo de drogas” y en aplicación estricta del
acuerdo plenario N° 3-2008/CJ-116 tal como acordaron en la
parte decisoria del referido acuerdo plenario, el presente debe
ser considerado al suscrito como coautor del delito de tráfico
ilícito de drogas, previsto y sancionado en el artículo 296° del
código penal, al cumplir el presente los elementos subjetivos y
objetivos que integran el citado precepto legal y en aplicación
estricta de la parte decisoria numeral 3°, no es de aplicación al
“correo de drogas” la circunstancia agravante prevista en el
primer extremo del inciso 6) del artículo 297 del código penal,
en consecuencia al suscrito se debe considerársele únicamente
dentro del artículo 296 del código penal, es decir reconducir al
artículo 296 como coautor dentro del referido artículo.

3.- CANTIDAD DE DROGA INCAUTADA.


con respecto a la cantidad de droga incautada y lo que
antecede, al actor se sanciono por trasladar cantidad de droga
en vehículo, pero no está probado que el actor sea propietario
de la droga incautada, menos está claro, que el actor integre o
pertenezca a una organización dedicada al TID, únicamente se
probó haber desarrollado la conducta de transportador y/o
correo de drogas, como también el colegiado Supremo concluyo
en la Ejecutoria Suprema; viendo la participación del actor en el
hecho ¡licito, esta se perfecciona con el favorecimiento,
posesión de la PBC para fines de tráfico ilícito de drogas, pues la
conducta del actor no es directa para ser considerado dentro
con la agravante del inciso 7); ello pudo ser directo, solo si se
demuestra indubitablemente que la droga incautada pertenezca
al actor, pues como está acreditado en la sentencia de la Sala
Penal Superior, considerando vigésimo, se observa, que no se
ha podido establecer fehacientemente, que los acusados
constituían una banda organizada y jerarquizada, que este
dedicada a la comisión de este tipo de delitos contra la salud
pública(...), en el que deben existir otras personas aún no
identificas que tendrían responsabilidad penal por este
delito(...), no han sido identificadas; conclusión que concuerda
con el considerando Noveno de la Ejecutoria Suprema.
4.- Que, como se tiene en la fecha que ocurrió el hecho ilícito (año
2,004), se sancionaba esta conducta ilícita en los dispositivos
legales del Art 296° e Inc. 6 y 7 del Art 297° del C.P, (Ley
28002). El Art. 296° dice: el que promueve, favorece o facilita el
consuma ilegal de drogas toxicas, estupefacientes o
sustancias..., mediante acto de fabricación o tráfico, comete el
delito de tráfico ilícito de drogas”
Del Inc. 6 y 7 del Art. 297°, circunstancia agravante, cuando el
hecho es cometido por tres o más personas o en cantidad que
este caso exceda más de veinte kilogramos de PBC.
En este escenario del ilícito Penal, la investigación y juicio oral,
fue desarrollado bajo la preeminencia de la vigencia del código
de procedimientos penales; por tanto es pertinente observar,
que el presente recurso que se pone a deliberación, en su
extremo de lo solicitado, con la conducta desarrollada, la
adecuación de la pena impuesta, esta librado exclusivamente a
su valoración en base a:
 La conducta demostrada el día de la intervención policial
en fecha 15 de Enero del 2004.
 La conducta desarrollada durante el hecho, que se inicia
con la captación y/o contratación que se me hizo por
parte de Nicolás Méndez Méndez y otro; y.
 La actitud de colaboración prestada a la justicia desde la
investigación policial, las mismas que están sustentadas
con las declaraciones, prestadas de mis co-sentenciados,
que obran en la sentencia y ejecutoria suprema.
5.- Considerando lo anteriormente expuesto, es necesario advertir,
para la determinación judicial de la pena, no se advierte
extensivamente al momento de imponer la pena en la
sentencia de fecha 29NOVlEMBRE2005 y Ejecutoria
Suprema, de fecha 10MAYO2006, los artículos 45° del C.P, que
observa:
Las carencias sociales que hubiere sufrido el agente; La cultura y
costumbres; Y, el Art 46° del CP, que observa; Los móviles y fines;
La edad, educación, situación económica y medio social; La
confesión sincera antes de ser descubierto y las condiciones
personales y circunstancias que llevan al conocimiento del agente;
La habitualidad del agente al delito, omisión que limito valorar lo
siguiente;

 Mi educación, situación económica y medio social; donde se


evidencia tener quinto grado de educación primaria; deficiencia
que incide, no conocer en todo, el contexto de la ilicitud y el
daño que se ocasiono a la salud pública, con la posesión y/o
favorecimiento al tráfico ilícito de drogas; el medio social,
aunado a mi deficiente educación; precario conocimiento y mi
carga familiar (cinco hijos) donde resalta mis obligaciones de mi
hogar familiar.
 De los móviles y fines, se observa, mi limitado grado cultural,
fui fácil para ser captado o contratado por las personas de
Nicolás Méndez Méndez o Nico Quispe Buendía y Alejandro
Gómez Morales, al no entender la ilicitud en toda su magnitud;
siendo los fines, para aceptar, la promesa de recibir una
retribución económica, conforme la admití en el propio juicio
oral, tal como obra en la sentencia.
 La confesión sincera antes de ser descubierto(...); este criterio,
está probado que el actor, ha declarado uniformemente desde
la etapa policial, esclareciendo en todo las acciones que
adopté, desde que fui captado y fueron contratados mis co-
sentencíados, a excepción de los hermanos Vera Ruiz
(cargadores)(...).; De las condiciones personales y de las
circunstancias que llevaron al conocimiento del agente, en este
extremo., es de bien saber que la carencia de conocimiento
influyo sustancialmente, para no entender y saber las
consecuencias de la ilicitud de mi conducta al no saber
diferenciar, el derecho a la salud que tiene la sociedad al
favorecer y promover al tráfico ilícito de drogas.
 La habitualidad; en este extremo, está probado que no cuento
con antecedentes penales; soy primarlo en la comisión de
delitos.

Que, sin alterar los criterios rectores reconocidos por los artículos
45° y 46° del C.P y la cosa juzgada, que incide en los hechos
probados; se omitió también valorar mi colaboración con la
justicia, desde el inicio de la investigación, pues no se consideró
la aplicación del Art. 136° del Código de Procedimiento Penales;
imponiéndoseme la pena de veinte años de P.P.L, si bien se
encuentra dentro del marco normativo la agravante, pero si vemos
la sola existencia y participación de más de tres personas, sin que
se haya probado que el actor, sea el propietario de la droga
incautada, menos fue probado que integre una organización ilícita;
viendo esta claras conclusiones, a pena impuesta deviene en
desproporcional y es contraria a los principios de
humanidad y rehabilitación garantizado en la Constitución
política del Estado.
6.- Que la pena fijada dentro del marco legal, fue intermedia el cual
contrasta con mi manifestaciones de colaboración con la justicia;
donde admití mi participación en el delito, como transportador, es
por ello que pido LA ADECUACIÓN DE LA PENA Y DETERMINAR LA
PENA DENTRO DE LOS ALCANCES del Articulo 45-A; 3) c),
incorporada por el Art. 2° de La Ley N° 30076, donde
expresamente dice: (...), cuando concurran circunstancias
atenuantes privilegiadas o agravantes cualificadas, la pena
concreta se determina de la siguiente manera:
c),- En los casos de concurrencia de circunstancias atenuantes y
agravantes, la pena concreta se determina dentro de los límites de
la pena básica correspondiente al delito.
Que aunado a lo dispuesto por el inciso 1, 2 del Art. 45° del C.P;
Inciso a) del Art. 46°, se puede revisar judicialmente la Pena,
considerando lo concluido por el colegiado de ese entonces en la
sentencia, donde se advierte, caramente, que se abonan
atenuantes privilegiadas y agravantes cualificadas, para imponer
una pena, dentro del límite de la pena básica, vale decir, dentro
del extremo del límite inferior fijado por el delito.
Que para estos efectos, debe de atenderse a la nueva conminación
punitiva-penal legal abstracta, a las diversas circunstancias que
permiten concretar legalmente la pena y a los factores referidos al
contenido del injusto, a la culpabilidad por el hecho y de ser
posible a los fines de la pena, operación que ineludiblemente debe
respetarse desde el derecho procesal, la declaración de los hechos
probados y las circunstancias y factores reconocidos en el fallo
como relevantes, para determinar jurídicamente la nueva pena, en
tanto se trata de efectos ineludibles, de la cosa Juzgada que en ese
mismo orden de ideas, desde el derecho penal material debe
acatar el principio de proporcionalidad de la pena, que incluye el
respeto a la sistemática de los tipos penales y su consiguiente
sanción relacionados con la conducta ya juzgada, así como los
criterios o pautas matemáticas o estándares tasados de cualquier
índole para establecer la nueva penalidad, pues vulneraria el
contenido esencial de la propia potestad jurisdiccional y los
criterios rectores del código penal en la materia.
7.- La exigencias que plantea la determinación de la pena, no se
agotan en el principio de culpabilidad, ya que no solo es preciso
que se pueda culpar al actor del hecho que es el objeto de la
represión penal, sino que además debe tenerse en cuenta los fines
que se persiguen con la misma, por lo que atendiendo a la tercera
edad del actor, tomando en cuenta el estado de mi salud actual,
de conformidad con lo dispuesto por el Art. 45-A del CP y en
observancia a lo dispuesto por el Art. 9° de su Título Preliminar por
lo que debe de adecuarse la pena solicitada.
8.- La exigencia que plantea la determinación de la pena, no se agota
con el principio de culpabilidad, debe tenerse en cuenta además la
colaboración con la justicia, por lo que no solo es preciso que se
pueda culpar al autor del hecho que es objeto de represión penal,
sino que además debe tenerse en cuenta, los fines que se
persiguen con !as misma (Rehabilitación, Reeducación,
Reincorporación del penado a la sociedad) por lo que atendiendo
las condiciones del acusado, para los efectos de rebajar al mínimo
y/o por debajo del mínimo legal, establecido en los dispositivos
legales por el que fui sentenciado, deben existir hechos o actos
que le permitan, lo cual se dan en el caso de autos, en atención al
principio constitucional contenido en el inc. 11° de Art. 139 de la
Carta Fundamental, para aplicar el dispositivo legal más favorable,
vale decir, el Art. 45-A del C.P, para la adecuación de la pena, y lo
dispuesto por el Art. VIII, Proporcionalidad de Las Sanciones del
C.P; que dice:
“la pena no puede sobrepasar la responsabilidad por el hecho,
esta norma no rige en caso de reincidencia ni de habitualidad".

09.-Por otro lado, también no es menos cierto, el Pleno Jurisdiccional


Acuerdo Plenario N° 2-2006/CJ-116, referente a la combinación
de leyes y el principio de favorabilidad, señalando en los
fundamentos jurídicos 6,7,8,9,10 y 11, entre otros lo siguiente:
“Ninguna ley tiene fuerza ni efectos retroactivos, sin embargo,
como excepción a este carácter retroactivo surge el principio
consagrado en el segundo párrafo del artículo 103 de la carta
fundamental que establece la retroactividad de la ley penal más
favorable al reo en caso de duda o conflicto entre leyes penales” y
que tácitamente desplaza a la regla TEMPUS REGIS ACTUM
(fundamento N° 06).
“En igual sentido, el inciso 11 del Art. 139 de la Carta Fundamental
estatuye que el principio del derecho de la función jurisdiccional, la
paliación de la ley más favorable al procesado en caso de duda o
conflicto entre leyes penales" (fundamento 7).
"Asimismo el Art. 6 del C.P. prescribe que la ley penal aplicable es
la vigente en el momento de la comisión del hecho punible:
empero se aplicara la más favorable al reo, en caso de conflicto en
el tiempo de las leyes penales. Dicha disposición es conexa con el
principio constitucional de aplicación retroactiva de la ley en
cuanto le sea favorable al reo'' (fundamento 8).
"Sin embargo también es posible que se pueda elegir de entre dos
leyes penales sucesivas en el tiempo los preceptos más
favorables, en virtud al "principio de combinación'' que permite al
juzgador poder establecer una mayor benignidad penal a favor del
reo" (fundamentó 10).

"Es congruente con la finalidad esencial del principio de


favorabilidad que se pueda reconocer - dentro de las leyes penales
- los preceptos que más favorezca al reo. Pues si se autoriza
escoger entre dos leyes distintas íntegramente en el tiempo,
resulta coherente y razonable que puedan combinarse para buscar
un tratamiento más favorable al reo" (fundamento 11).
"En el fundamento jurídico 15 del acuerdo plenario aludido, se
acordó restablecer como doctrina legal, respecto al principio
de combinación de leyes que es de aplicación en el conflicto de
leyes penales en el tiempo, pudiéndose acogerse a la más
favorable de una u otra ley siempre que sea más favorable al reo
(…)”.
“precisar que los principios jurisprudenciales antes mencionados
constituyen precedentes vinculantes para los magistrados de
todas las instancias judiciales y que en todo caso, las ejecutorias
supremas dictadas con anterioridad en cuanto a la doctrina legal
que consignaron, quedan modificadas conforme a los términos del
presente acuerdo plenario” (fundamento N° 16).
10.-Esta cláusula general DE ADECUACIÓN DE PENA, que obliga a una
revisión judicial de la pena impuesta conforme al marco legal
punitivo, pues la aplicación de los Art 45° y 46°, tiene una
excepción cuando dentro de la sentencia, no está debidamente
considerada, en cuyo caso el juzgador deberá aplicarlas
imperativamente (no de forma facultativa) en la presente
adecuación de la pena solicitada, la misma que debe estar
conforme al acápite c; Inc. 3 del Art. 45-A literalmente indica que,
"En los casos de concurrencia de circunstancias atenuantes y
agravantes, la pena concreta dentro de los límites de la pena
básica correspondiente al delito, vale decir, limite o límite inferior
de Quince Años de P.P.L, El carácter imperativo de la aplicación del
dispositivo legal más favorable, es en atención al fundamento
Constitucional del Art. 103° de la Constitución Política.
Es necesario entender, que cuando el legislador constitucional
alude a Materia Penal, no se refiere exclusivamente a la ley penal,
sino también a las leyes que posibiliten su realización (Ley Procesal
Penal y a ley de Ejecución penal) y que pueden implicar al igual
con la ley penal una restricción de las esferas de libertad del ser
humano; la ley procesal penal y la ley de ejecución penal, no
contiene únicamente disposiciones procedimentales, sino que
incluyen disposiciones que afectan los ámbitos de libertad del
ciudadano y por ello, no pueden aplicarse retroactivamente, Salvo
cuando favorece al reo; en suma la constitución política del Estado
no puede ser utilizada como argumento para restringir la
libertades individuales.
11.- Por todo lo expuesto, la sentencia de fecha veintinueve de
noviembre del dos mil cinco y Ejecutoria Suprema, se cumplen y
determina lo que exige un tribunal para efectos de ADECUAR LA
PENA, más favorable fijado dentro del marco previsto en el
dispositivo legal del Art 296° del C.P en estricta aplicación
del acuerdo plenario N°3-2008/CJ-116, considerando la
existencia de atenuantes favorables de la responsabilidad,
anidadas en los artículos 45° y de favorabilidad del Art. 45-A y 46°
del C.P, permisible, si tenemos en cuenta, la inmutabilidad de la
sentencia firme de condena.
12.-Por otro lado, está proscrito el carácter retributivo de la pena, la
única función de la pena de acuerdo a la constitución vigente, es
de carácter rehabilitador, a la fecha Señor Presidente el recurrente
viene guardando reclusión efectiva, desde el 15ENERO2004, a la
fecha, cuento con ONCE AÑOS CON NUEVE MESES DE RECLUSION
EFECTIVA aproximadamente; tiempo durante el cual, vengo
demostrando buena conducta, desempeñándome en diferentes
actividades laborales, participando de las terapias psicológicas y
sociales programadas al interior del recinto penal; Asimismo, pido
se tenga en cuenta mi delicado estado de mi salud, el mismo que
acredito con el respectivo certificado médico.

POR LO EXPUESTO:
Pido a usted Señor Presidente, deferir mi
petición en la forma expuesta, que espero impetrar por ser de justicia,
solicitando que en vía de Adecuación, se establezca la Pena que debo
cumplir, sea el que me corresponda de acuerdo a los Principios de
Proporcionalidad, razonabilidad y Humanidad.

PRIMER OTROSÍ DIGO: Adjunto al presente en calidad de Anexos:


 Copia de sentencia, de fecha veintinueve de noviembre del
dos mil cinco.
 Ejecutoria suprema, de fecha diez de mayo del dos mil seis.
 Copia simple del Oficio N° 699-2010-HRC-UEEL, remitido por la
Directora del Hospital Regional de Cusco, diagnosticando al
suscrito HERNIA EN NUCLEO PULPOSO-DISCOPATIA.
 Copia simple del Protocolo Medico, mediante la cual se informa
sobre la situación médica del suscrito.
 Original de la resonancia magnética, emitida por el hospital
regional del Cusco, departamento de diagnóstico por
imágenes.
 Y otros instrumentos Jurisprudencias vinculantes Acuerdo
Plenario N° 2-2006/CJ-116 a fs. (06) y acuerdo plenario N° 3-
2008/CJ-116 a fs. (06).

SEGUNDO OTROSÍ DIGO:
Que, atendiendo al Derecho de Defensa que me asiste, el cual es
irrenunciable, y que está consagrado en el Inc. 14 del Art. 139 9 de la
Carta Fundamental, solicito se me haga comparecer por ante su
Judicatura, para hacer uso de la palabra, donde poder exponer hechos
y circunstancia de mi pretensión y demás sustentos acorde con lo
solicitado.

TERCER OTROSÍ DIGO:


Que, como me encuentro recluido en el Establecimiento Penal
Varones Cusco, señalo como mi domicilio procesal, este
Establecimiento Penitenciario que está situado, en la prolongación de
la Av. De la Cultura Km. 7.5 - San Jerónimo Cusco, donde pido se me
haga llegar las ulteriores de Ley.

Cusco, 09 de Octubre del 2015.

------------------------------
Felipe Aquino Lloclla