Anda di halaman 1dari 8

TEMA 1 ETICA

1. 1 Definición etimológica y real de la Etica

Es un hecho de toda evidencia el acercamiento de la Filosofía


a la Filología. En cada palabra importante queda prendido un pensamiento. Cada
palabra es un cauce. La etimología nos devuelve la fuerza elemental (gastada con el
largo uso) de las palabras, a las que es menester regresar para recuperar su sentido
auténtico. La disciplina filosófica que estudiaremos se llama Etica y Moral (filosofía
moral).

La palabra ética procede del griego ethos, que significaba originariamente


`morada´, `lugar donde vivimos´, pero posteriormente pasó a significar el carácter, el
modo de ser que una persona va adquiriendo a lo largo de la vida.

X. Zubiri ha precisado esta afirmación de carácter con las siguientes


palabras: ``el vocablo ethos tiene un sentido infinitamente más amplio que el que
damos hoy a la palabra ética. Lo ético comprende, ante todo, las disposiciones del
hombre ante la vida, su carácter, sus costumbres, también lo moral. En realidad se
podría traducir por `modo o forma de vida´, en el sentido hondo de la palabra a
diferencia de la simple manera´´

Etica significa el carácter entendido no en el sentido biológico de


temperamento dado por las estructuras psicobiológicas, sino el modo de ser o forma de
vida que se va adquiriendo, apropiando a lo largo de la vida. Significa esto que los
seres humanos nacemos con un temperamento (con un conjunto de sentimientos y
pasiones), que no hemos elegido y resulta difícil modificar, con un talante, que puede
encauzarse con dificultades, incluso con un carácter que nos viene dado ya natural y
socialmente, pero a lo largo de la vida tenemos que ir adquiriendo un nuevo carácter,
tenemos que ir forjándolo al elegir unas posibilidades vitales y rechazar otras. La vida
humana –decía Ortega- es quehacer y el quehacer ético es quehaceres, hacerse a sí
mismo.

Quiere decir todo ello que el ser humano no está `determinado´ por sus
predisposiciones a ser un criminal; nadie está `condenado´ a ser un drogadicto, o un
alcohólico. Las personas nacemos con unas predisposiciones genéticas y psicológicas,
pero las podemos encauzar a lo largo de nuestra vida en un sentido u otro. De ahí que,
como nos recuerdan Zubiri y Aranguren, los seres humanos contamos con dos tipos de
propiedades: aquéllas que no elegimos, porque nacemos con ellas o las recibimos de
nuestro entorno social (la `lotería natural y social´), y otras que vamos adquiriendo poco
a poco por apropiación, es decir, otras de las que nos vamos apropiando.

La vida humana es entonces un proceso de apropiación de


posibilidades, que tiene más éxito cuanto más una persona elige las que le llevan a
apropiarse de sí misma, a poder decidir desde ella misma con propiedad. En el extremo
contrario, en el fracaso vital , se encuentra la expropiación, la pérdida de la vida
personal, porque otros me quitan parte de ella o porque se la vendo.
Pero, ¿cómo acontece esa apropiación?. Es la etimología quien nos lo
dice, nos guía: ética deriva del ethos, lo cual quiere decir que el carácter se logra por
hábito, que ethos no es adquirido por naturaleza (pathos), sino adquirido por hábito
(vocio/virtud). De ahí una segunda naturaleza, es decir, sobre la naturaleza del pathos
se levanta la segunda naturaleza, lo que de aquella hemos hecho libre y éticamente.

Así quedaría definido el ámbito conceptual de la idea central de la


Etica. De ahí que podamos comprender que el carácter es la personalidad que hemos
conquistado a través de la vida,, lo que hemos hecho de nosotros mismos, viviendo. Y
lo que importa no es el acto bueno, sino el hombre bueno que se revela como tal en los
actos de la vida.

De todo lo dicho podemos dar alguna definición de Etica:

- ``La ética es la rama de la filosofía que estudia, analiza y evalúa el


comportamiento moral del hombre´´

- ``Es la ciencia normativa de la actividad humana en orden al bien´´

- ``Es la ciencia de los valores que dirige, orienta e ilumina nuestra libertad para
vivir de acuerdo a la dignidad de la persona y al misterio que encierra la misma´´

1.2 Etica y Moral

En la vida cotidiana suele hablarse indistintamente de ética y moral,


refiriéndose con estas expresiones a todo un mundo de valores, actitudes, principios y
normas, en el que resulta difícil establecer con claridad qué es cada cosa, y si conviene
hablar de actitudes, valores y normas morales o éticas. ¿Existe alguna diferencia entre
estos dos vocablos?. ¿Hay ocasiones en que deberíamos utilizar el término moral y
otras, en que lo correcto sería emplear el término ética?.

La verdad es que las palabras ética y moral, en sus respectivos


orígenes (ethos) y la latina (mos), significan prácticamente lo mismo: carácter,
costumbre. Por eso está sobradamente justificado que la gente normal y corriente las
utilicemos como sinónimos. Ambas expresiones se refieren, a fin de cuentas, a un tipo
de saber que nos orienta para forjarnos un buen carácter, que nos permita enfrentar la
vida con altura humana. Porque se puede ser un auténtico experto en diferentes campos
y, sin embargo, resultar poco aceptable como persona. De ahí que tanto la ética como la
moral nos ayuden a labrarnos un buen carácter para ser personas en el pleno sentido de
la palabra; es decir, para acondicionar la realidad de tal modo que podamos vivir en ella
de forma humana.

Ahora bien, también es verdad que en el lenguaje filosófico distinguimos


entre estas dos expresiones –moral y ética- porque necesitamos dos términos diferentes
para designar a la vez dos tipos de saber: uno que forma parte de la vida cotidiana, y que
ha estado presente en todas las personas y en todas las sociedades (la moral), y otro que
reflexiona sobre él filosóficamente y, por tanto, nació al tiempo que la filosofía (la ética
o filosofía moral).

Igual que distinguimos entre la ciencia y la filosofía de la ciencia, la


religión y la filosofía de la religión, el arte y la filosofía del arte, distinguimos también
la moral y la filosofía moral o ética. De ahí que José Luís Aranguren las caracterizara
muy adecuadamente como con dos expresiones: la moral sería la moral vivida, y la
ética, moral pensada.

La moral es un tipo de saber, encaminado a forjar un buen carácter, que ha


formado y forma parte de la vida cotidiana de las personas y de los pueblos. Por eso
podemos decir que no la han inventado los filósofos, mientras que la ética, por el
contrario, sería filosofía moral, es decir, una reflexión sobre la moral cotidiana hecha
por filósofos, que utilizan para ello la jerga propia de la filosofía.

Ahora bien, como la distinción entre ética (como filosofía moral) y moral
(como saber de la vida cotidiana) es un negocio que sólo importa en buena ley a los
filósofos, es perfectamente legítimo en la vida cotidiana –en el habla ordinaria, en los
medios de comunicación- emplear indistintamente las expresiones moral y ética, y decir
de los valores o de las normas que son morales y éticas, refiriéndose en ambos casos a la
forja del carácter.

1.3 La ética no es ni puede ser ``neutral´´

La caracterización de la Etica como Filosofía moral nos conduce a subrayar que esta
disciplina no se identifica, en principio, ningún código moral determinado. Ahora bien,
esto no significa que permanezca ``neutral´´ ante los distintos códigos morales que
hayan existido o puedan existir. No es posible semejante ``neutralidad´´ o ``asepsia
axiológica´´, puesto que los métodos y objetivos propios de la ética la comprometen con
ciertos valores y la obligan a denunciar a algunos códigos morales como ``incorrectos´´,
o incluso como ``inhumanos´´, al tiempo que otros pueden ser reafirmados por ella en la
medida en que los encuentre ``razonables´´, ``recomendables´´ o incluso ``excelentes´´.

La misión de la Filosofía moral no es la justificación racional de un único código moral


propiamente dicho, sino más bien de un marco general de principios morales básicos
dentro del cual pueden legitimarse como igualmente válidos y respetables distintos
códigos morales más o menos compatibles entre sí. El marco general señalaría las
condiciones que todo código debe cumplir para ser racionalmente aceptable,
manteniéndose de esta forma un pluralismo moral más o menos amplio.

En este sentido los creyentes reconocemos la existencia de un sustrato moral común que
alimenta la vida y el comportamiento de todas las personas y que se asienta sobre el
valor y la dignidad de la persona. Sin embargo, profesamos que la fe cristiana impregna
toda la vida de la persona y que lejos de mermar el empeño ético intramundano, lo
fortalece desde un horizonte de trascendencia.
1.4 La Etica como ciencia

Como parte de la Filosofía, la Etica es un tipo de saber que intenta


construirse racionalmente, utilizando para ello el rigor conceptual y los métodos de
análisis y explicación propios de la Filosofía. Como reflexión sobre las cuestiones
morales, la Etica pretende desplegar los conceptos y los argumentos que permitan
comprender la dimensión moral de la persona humana en cuanto tal dimensión moral, es
decir, sin reducirla a sus componentes psicológicos, sociológicos, económicos o de
cualquier otro tipo (aunque, por supuesto, la Etica, no ignora que tales factores
condicionan de hecho el mundo moral). La Etica estudia más bien el obrar de la
persona en tanto que es libre.

Una vez desplegados los conceptos y argumentos pertinentes, se puede


decir que la Etica, la Filosofía moral, habrá conseguido dar razón del fenómeno moral,
dar cuenta racionalmente de la dimensión moral humana, de modo que habremos
crecido en saber acerca de nosotros mismos, y, por tanto, habremos alcanzado un mayor
grado de libertad. En definitiva, filosofamos para encontrar sentido a lo que somos y
hacemos; y buscamos sentido para colmar nuestras ansias de libertad, dado que la falta
de sentido la experimentamos como cierto tipo de esclavitud.

Es una ciencia porque es una disciplina racional. Parte de los actos


humanos y los trasciende para llegar a sus principios. Es un conjunto de conocimientos
sistemáticos, metódicos, racionales, basados en la experiencia y fundados en principios.

Es una ciencia teórico-práctica, es el saber para actuar. Tiene un


momento explicativo, en el que se desea esclarecer, justificar y fundamentar los
elementos de la experiencia moral, y tiene también y principalmente un momento
práctico en el que se pretende sobre todo aportar criterios válidos para la dirección de la
propia vida. Es un saber práctico no sólo porque es un saber acerca de la conducta, sino
también porque es un saber directivo de la conducta (1)

Entonces la ética es una ciencia que tiene una estructura normativa


porque establece leyes-normas de la actividad humana en orden a un bien. Trata del
comportamiento moral de las personas tanto a nivel social como individual. De ahí que
sea la ciencia no sólo especulativa, sino también práctica que ayuda al ser humano a
alcanzar un fin determinado: su relación integral como persona, a saber elegir lo justo.
La ética es categóricamente normativa, capaz de establecer y normas de conducta de
valor absoluto e incondicionado, es decir, de valor n o dependiente últimamente de
criterios establecidos por otra ciencia práctica, de los intereses y preferencias subjetivas
ni de las convenciones sociales.

En cuanto ciencia, la ética forma parte de la Filosofía y guarda estrecha


relación con las demás ciencias humanas y tiene que trabajar interdisciplinarmente.

¿Qué estudia la ética? Los actos humanos en relación con la


moralidad, es decir, en cuanto son buenos o malos desde un punto de vista moral. La
ética no crea su objeto, sino que reflexiona sobre él.
¿Qué investiga la ética? Lo que el ser humano debe hacer. Utiliza,
pues, un lenguaje prescriptico. Establece normas. Así podemos definir la ética como
la ciencia normativa de la actividad humana en orden

1.5 Método de la ética

La palabra método (del griego métodos, camino, guía). Las


normas éticas son las que dirigen la actividad humana en orden al bien. Abarcan los
diferentes estratos de la persona: su vida, sus relaciones con los demás, con el Ser
absoluto. Estas normas éticas comprometen a la persona porque se dirigen al núcleo
mismo de su ser: exige la libertad. La obligatoriedad de esas normas es una invitación
del valor y una exigencia de su realización perfectiva.

Así, pues, la ética tiene un contenido de valores. Por eso también la


podemos definir como la ciencia de los valores que dirige, orienta e ilumina nuestra
libertad para vivir de acuerdo a la dignidad de la persona.
aplicada a cualquier saber, se refiere primariamente al procedimiento que se ha de
seguir para establecer las proposiciones que dicho saber considera verdaderas, o al
menos, provisionalmente aceptables (a falta de otras mejores). Distintos `métodos´
proporcionan verdades distintas que a veces incluso pueden ser contradictorias entre sí,
de modo que la cuestión del método seguido para establecerlas cobra una importancia
capital, si es que se quiere aclarar un determinado ámbito del saber.

La mente humana procede de dos maneras en el conocimiento


para la elaboración de las ciencias:

- por inducción, la mente pasa de lo particular a lo universal, de la observación de


los casos particulares al principio o ley universal que los rige;

- por deducción, la mente parte de un principio o ley universal para explicar algo
particular o para obtener conclusiones o aplicaciones concretas de lo general.

El método inductivo es esencialmente empírico (a posteriori) y


es el propio de las ciencias positivas y es el más apto para investigar y descubrir. El
método deductivo es esencialmente analítico (a priori), es propio de las ciencias exactas
y es el más apto para demostrar, es decir, para conocer la relación existente entre ideas.

La Etica va más allá de la descripción de las costumbres mediante


el método empírico, que algunas ciencias positivas realizan con el objeto de conocer lo
que en una determinada sociedad y época histórica se considera bueno o malo. La Etica
formula y fundamente filosóficamente juicios de valor y normas de comportamiento con
la intención de orientar el ejercicio de la libertad personal hacia el bien de la vida
humana considerada como un todo. La Etica es un saber moral y no sólo un saber acerca
de la moral.

Así, pues, método de la ética no puede ser exclusivamente


inductivo ni exclusivamente deductivo, es analítico-inductivo. La ética quiere
conocer la realidad con todas sus dimensiones a través del método empírico. Pero ello
no es suficiente, después de haber conocido la realidad (las cosas como son), se trata de
poner los hechos en relación con los principios (del deber ser o del valor). Objeto
material y objeto formal de la ética.

La ética debe, pues, empezar por reconocer los datos de la conciencia moral para tratar
de interpretarlos, y al descubrir su significación última, llegar a los principios que hacen
posible la deducción. O sea, hay que partir del hecho moral para reducirlo al
fundamento último de su significación y de su valor (método reductivo).

1.6 Objetivos de la ética

La ética es la ciencia que nos indica cómo formar nuestro carácter (no
en el sentido de temperamento), sino ``como modo de ser´´ como ``forja del carácter´´,
como la paulatina apropiación de una segunda naturaleza, que tenemos que ir haciendo
inteligentemente si queremos vivir mejor.

A nivel social ayuda a construir una sociedad que pueda albergar sujetos con dignidad
humana. Una sociedad, dirá María Zambrano,`` que sea adecuada a la persona humana;
su espacio adecuado y no su lugar de tortura. En este sentido si se hubiera de definir la
democracia podría hacerse diciendo que es la sociedad en la cual no sólo es permitido,
sino exigido, el ser persona´´

1.7 Funciones de la ética

- A la ética la importa ante todo aclarar, averiguar en qué consiste la moral, y


para eso tiene que investigar qué rasgos deben reunir los valores, las normas o
los principios para que los llamemos ``morales´´ y no de otro modo.

- Fundamentar la moralidad, es decir, intentar dar razón de por qué hay moral o
cuáles son las razones por las que tiene sentido que los seres humanos se
esfuercen en vivir moralmente, ``la cuestión del fundamento de lo moral´´

- Y, por último, procurar aplicar a los distintos ámbitos de la vida social los
resultados obtenidos en las dos primeras funciones, de manera que se adopte en
esos ámbitos sociales una moral crítica (racionalmente fundamentada) en lugar
de un código moral dogmáticamente impuesto o de la ausencia de referentes
morales (cuestiones de ética aplicada). Porque la ética es un saber moral, y no
sólo un saber acerca de la moral.

La ética, también ejerce una función crítica y utópica. A través de la


función crítica, el discurso ético detecta, desenmascara y pondera las realizaciones
inauténticas de la realidad humana. Mediante la función utópica, la ética proyecta y
configura el ideal normativo de las realizaciones humanas.
Estas dos funciones se realizan de modo eminente cuando el discurso ético
se inserta en la trama social en que acaece lo justo o lo injusto. El nivel moral de la
realidad social corresponde a la configuración ``humanizadora´´ o ``deshumanizadora´´
de la sociedad.

1.8 Contraste entre el ámbito moral y otros ámbitos (Adela Cortina y Emilia
Martínez, Etica, Akal, Madrid, 1996, pp 40-49

1.9 En qué consiste lo moral ( o.c, pp. 29- 39)

1.10 Etica de Mínimos y ética de máximos (Adela Cortina, Etica de la sociedad


civil, Anaya, Madrid, 1995, pp. 35-58.

1.11 A modo de vocabulario

Bibliografía

Aranguren, J.Luis. Etica, Biblioteca Nueva, Madrid, 1997.


Cortina, Adela. Etica de la sociedad civil, Anaya, Madrid, 1994
Cortina, Adela y Martínez, Emilio. Ëtica. Akal, Madrid, 1996 (pp. 35-58; 139-149)
Rodríguez Luño, A. Etica General, UNSTA, Pamplona, 2004.
Apuntes del profesor.