Anda di halaman 1dari 13

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA BENITO JUÁREZ DE OAXACA

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES

MATERIA: TEORÍA DE LA CONSTITUCIÓN

CATEDRÁTICO: LIC. CARLOS PÉREZCAMPOS MAYORAL

ALUMNOS: JAZMÍN SANTOS SANTIAGO

ELIUD LOPEZ VASQUEZ

GRADO: TERCER SEMESTRE

GRUPO: 3138181

HORARIO: 11:00 – 12:00 PM


ÍNDICE

QUE ES EL ESTADO DE DERECHO?…………………………………………..

ANTECEDENTES…………………………………………………………………..

CONCEPTO…………………………………………………………………………

IMPORTANCIA DEL ESTADO DE DERECHO………………………………..

CARACTERÍSTICAS DEL ESTADO DE DERECHO………………………….

LAS CRÍTICAS A LA DOCTRINA DEL ESTADO DE


DERECHO……………………………………………………………………………
¿QUE ES EL ESTADO DE DERECHO?

El Estado de derecho es un modelo de orden para un país; éste se rige por un sistema
de leyes escritas e instituciones ordenados en torno a una constitución, funcionarios que
se someten a las normas de esta. Cualquier medida o acción debe estar sujeta a una
norma jurídica escrita y las autoridades del Estado están limitadas estrictamente por un
marco jurídico preestablecido que aceptan y al que se someten en sus formas y
contenidos. Por lo tanto, toda decisión de sus órganos de gobierno ha de estar sujeta a
procedimientos regulados por ley y guiados por absoluto respeto a los derechos.

Lo anterior contrasta con lo que sucede ocasionalmente en muchas dictaduras


personales, donde el deseo del dictador es la de una gran medida de acciones sin que
medie una norma jurídica. En un Estado de derecho las leyes organizan y fijan límites de
derechos en que toda acción está sujeta a una norma jurídica previamente aprobada y de
conocimiento público (en ese sentido no debe confundirse un Estado de derecho con
un Estado democrático, aunque ambas condiciones suelan darse simultáneamente). Esta
acepción de Estado de derecho es la llamada "acepción débil" o "formal" del Estado de
derecho.

En un Estado de derecho, toda acción social y estatal encuentra sustento en la norma; es


así que el poder del Estado queda subordinado al orden jurídico vigente por cumplir con el
procedimiento para su creación y es eficaz cuando se aplica en la realidad con base en el
poder del Estado a través de sus órganos de gobierno, creando así un ambiente de
respeto absoluto del ser humano y del orden público.

https://es.wikipedia.org/wiki/Estado_de_derecho
ANTECEDENTES

Antes de 1800 el concepto de autoridad era de carácter absoluto, es decir que tenía el
pleno poder de hacer y decidir lo que le convenía, en Roma se debía “legitus solutos”,
‘legislar solo’.

La aparición del Estado de Derecho puede ubicarse en la teoría aristotélica sobre la


constitución mixta en el pensamiento de Marco Tulio Cicerón sobre la moderación, la
razón práctica y la vocación republicana, en Tomas de Aquino en cuanto a la mesura del
Gobierno y su sujeción a la ética y derecho debido.

Tres momentos fundamentales se pueden distinguir en su formulación hasta alcanzar el


sentido que tiene en la actualidad.

En el primer momento se luchó para que el Estado, personificado en el monarca y en las


instituciones en que se fundamenta (burocracia, ejército y aristocracia), se sometiera en el
ejercicio del poder a formas jurídicas bien establecidas, reglas generales, dadas con el
consentimiento de la representación de la sociedad (en el Parlamento), discutidas y
públicas. En esta primera acepción supuso ya el reconocimiento de los derechos
fundamentales de los ciudadanos: libertad civil, igualdad jurídica, independencia del poder
judicial y garantía de la propiedad.

En 1832 Robert von Mohl en “La Ciencia Política Según Los Principios Básicos Del
Estado De Derecho” hace referencia a un Estado donde la autoridad encargada de
imponer la ley también se somete a ella, o sea al imperio de la ley; es decir la autoridad
deja de ser las personas, sino pasa a ser la ley, el imperio del Derecho.

En un segundo momento, el Estado de Derecho implicó también la extensión del control


judicial a la actividad administrativa. A finales del siglo XIX se produjo un fuerte debate en
torno a esta cuestión, que cristalizó con el desarrollo de la administración contencioso-
administrativa, encaminada a romper la impunidad del Estado ante sus propias acciones.

El tercer momento se inició después de la I Guerra Mundial. El concepto de Estado de


Derecho pasó a incluir la legitimación democrática del poder del Estado, que también
tiene que estar sometido a norma jurídica.

La idea del sometimiento del poder a la juridicidad la hacen Federico Julio Stahl (1802-
1861) que defiende el sentido formal del Estado de Derecho ideal siguiendo las
propuestas hegelianas. Lorenz von Stein (1815-1890) dice que el Estado debe estar por
sobre, por encima de los intereses de todas las clases o sectores sociales. Rudolf Gneist
hace un giro mas a la idea del Estado de Derecho, este Estado no es tal solo por el hecho
del sometimiento del poder al Derecho, sino “el hecho de que la juricidad [sic] que le es
consubstancial”. Es decir la reorganización de la gestión puede justificar el Estado de
Derecho. La idea de la autolimitación del poder estatal es iniciada por Jorge Jellinek
(1851-1911) así dice, desde el punto de vista jurídico el Estado es una corporación o
sujeto de derechos y obligaciones.
Con el desarrollo del Estado de derecho, aparece la división de poderes (el Poder
Legislativo, el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo, tres instancias que, en el Estado
absolutista, se reunían en la figura del rey). De esta forma, los tribunales se vuelven
autónomos respecto al soberano y aparece el parlamento para contrarrestar el poder del
gobernante.

La noción de democracia es otro concepto relacionado con el Estado de derecho, ya que


supone que el pueblo tiene el poder y lo ejerce mediante las elecciones, cuando elige a
sus representantes.

De todas formas, hay que tener en cuenta que la democracia no implica que exista un
verdadero Estado de derecho. Un líder puede llegar al poder por vías democráticas y
después abolir el Estado de derecho, como el caso de Adolf Hitler en Alemania. También
pueden existir gobiernos que respetan el funcionamiento democrático en ciertas
cuestiones pero que violan el Estado de derecho en otras.

https://jorgemachicado.blogspot.com/2013/06/edd.html

https://definicion.de/estado-de-derecho/
CONCEPTO

El Estado de Derecho es la Organización política de la vida social sujeta a procedimientos


regulados por ley en el cual los actos del Estado están limitados estrictamente por un
marco jurídico supremo (la CPE) guiados por el Principio De Legalidad y el respeto
absoluto de los derechos fundamentales.

Es el imperio de la ley. El comportamiento estatal no puede ser discrecional. Los actos del
Estado están sometidos a la Constitución política del Estado, marco que no debe rebasar.
Además esos actos deben estar guiados, siempre, por el Principio De Legalidad, ya sea el
formal o el sustancial.

El Principio De Legalidad es un axioma de valoración de lo justo por una sociedad en


virtud del cual no se puede aplicar una sanción si no esta escrita previamente en una ley
cierta (Machicado. J, Principio De Legalidad, Apuntes Jurídico, 2009,
http://bit.ly/11MwT6k).

El Principio De Legalidad Substancial es un axioma extrajurídico de defensa social en


virtud de la cual se sanciona con una pena o se somete a una medida de seguridad
cualquier acción u omisión o estado peligroso de una persona que vaya contra la
sociedad o el Estado (Machicado. J, Principio De Legalidad Sustancial, Apuntes Jurídico,
2009, http://goo.gl/PS4Mi).

Un Axioma (del griego "axioma", 'lo que parece justo') Es “lo que es digno de ser
estimado, creído o valorado”.

( Ferrater Mora, José, Diccionario De Filosofía Abreviado, Bs. As., Argentina:


Sudamericana, 6ta, 1977, pagina 46).

https://jorgemachicado.blogspot.com/2013/06/edd.html
IMPORTANCIA DEL ESTADO DE DERECHO

Es importante señalar que en todos los territorios existe algún tipo de ordenamiento
jurídico pero que ello no implica que en el mismo rija un Estado de Derecho, ya que para
que éste exista es necesario que la sociedad política se encuentre plenamente juridificada
y donde las normas aseguren que todo ciudadano será tratado por igual frente a la
justicia.

Es importante mencionar que para que sea considerado como tal un Estado de Derecho
debe cumplir una serie de normas, las mismas son:

* La Ley debe ser el mandato fundamental: todos los ciudadanos, incluso quienes
gobiernen deben someterse a las leyes y ser juzgados en igualdad de condiciones y no se
harán excepciones a ningún individuo, por alto que sea el cargo que posea. Como la Ley
es hija del Poder Legislativo y éste se encuentra separado del resto de poderes del
Estado, el cumplimiento de las normas podría ser más posible.

* Deben garantizarse todos los Derechos y Libertades: es responsabilidad del Estado que
la Ley se cumpla y que en ella se vele por la libertad de todos los individuos que viven
bajo su tutela; la norma máxima del Estado es garantizar este principio.

* La Administración debe encontrarse limitada por la Ley: los directivos del Estado
pertenecen a dos cuerpos diferentes: el Gobierno y la Administración, ésta se trata de un
elemento no-político y se compone de los funcionarios, y, al igual que el gobierno, se
encuentra limitada a las leyes que rijan sobre el territorio.

En las últimas décadas hemos visto cómo el término democracia ha sido manoseado y
llevado a la ruina en manos de personajes ineptos, lo cual ha traído como consecuencia
que muchos ciudadanos, de países diferentes, se sintieran decepcionados por la política y
llegaran a sentir que vivían en un territorio gobernado por dictadores. Esta manera de
pensar tan actual y tan nefasta para la política ha hecho trastabillar las bases del Estado
de Derecho y obliga a que se busquen con urgencia alternativas para recuperar la
confianza del pueblo en sus representantes y la formación de una sociedad igualitaria y
responsable políticamente.

https://definicion.de/estado-de-derecho/
CARACTERISTICAS DEL ESTADO DE DERECHO

El Estado de Derecho es aquella forma de organización política en la cual el ejercicio del


poder se encuentra sometido a los parámetros del Derecho; es decir, la forma como se
ejerce el poder se rige por los mandatos que emanan del orden jurídico vigente. Para
comprender este concepto entonces, es de vital importancia entender que el sistema
jurídico (Constitución, leyes, reglamentos, etc.) es el encargado de controlar el poder del
Estado, y también el de los particulares.

Podemos señalar cuatro características que identifican el concepto de Estado de Derecho


de manera general. Estas son:

1) División de poderes: en el Estado de Derecho el ejercicio del poder se divide entre los
diversos organismos de poder público. Estableciéndose entre ellos una relación de
coordinación y cooperación.

2) Control y fiscalización de los poderes públicos: en el Estado de Derecho los


ciudadanos están facultados para vigilar y supervisar la labor de las entidades públicas.
Del mismo modo, las instituciones tienen el deber de controlarse mutuamente (Legislativo-
Ejecutivo-Judicial).

3) Imperio de la ley: en el estado de Derecho ningún hombre se encuentra por encima de


lo que dispone la ley. En otras palabras, en el Estado de Derecho no existen reyes o
reinas cuya voluntad se impone sobre lo que la ley ordena. Ello es así porque la ley es
expresión directa de la voluntad del pueblo soberano, producto de la participación de los
ciudadanos y sus representantes.

4) Derechos y libertades fundamentales: en el Estado de Derecho se reconocen


positivamente, garantizan y protegen los derechos humanos velando por que estos
puedan ser ejercidos a cabalidad por sus titulares.”

https://elvisoroz.wordpress.com/2015/08/17/que-es-estado-de-derecho-y-cuales-
son-sus-caracteristicas/
LAS CRÍTICAS A LA DOCTRINA DEL ESTADO DE DERECHO

Según Carl Schmitt, el Estado de Derecho burgués descansa en dos principios: derechos
fundamentales y división de poderes. Cuando se dice que no mandan los hombres, sino
las leyes, se está expresando de alguna manera la doctrina del Estado de derecho. Afirma
Carl Schmitt que ésta es la respuesta típica de los liberales respecto a la esencia del
Estado burgués de derecho.

La doctrina jurídica de Hans Kelsen es la última derivación de la teoría del Estado de


derecho. Esta doctrina trata de hacer del Estado una ordenación jurídica. Por ello ve en
este ordenamiento jurídico la esencia del Estado de derecho. Cuando se habla de ley
fundamental o de norma fundamental (Grundnorm) no se sabe muy bién de qué se está
hablando, puesto que tales normas son imprecisas y oscuras.

Schmitt, frente al formalismo jurídico, frente a Kelsen sobre todo, sostiene que «La
constitución no es, pues, cosa absoluta, por cuanto que no surge de sí misma».{5} Esto
es porque ocurre que «En el fondo de toda normación reside una decisión política del
titular del poder constituyente» (Schmitt, TC 47).

Schmitt se da cuenta del reduccionismo burgués ejercitado y presente en el concepto


mismo de Estado de derecho. «Así, cada Estado no tiene ya por sí mismo una
Constitución, sino que hay Estados con y sin Constitución, Estados constitucionales y
Estados no constitucionales» (Schmitt, TC 58). Aquí surgen fácilmente la oscuridad y la
confusión, porque como bien dice Carl Schmitt, «Para el lenguaje del liberalismo burgués
sólo hay una Constitución cuando están garantizadas propiedad privada y libertad
personal; cualquier otra cosa no es «Constitución», sino despotismo, dictadura, tiranía,
esclavitud o como se quiera llamar» (Schmitt, TC 49). Trasládese esto al terreno
concerniente al concepto de Estado de derecho. Ocurrirá lo mismo. Los ideólogos del
Estado de Derecho, los doctrinarios juristas del Estado de Derecho afirmarán y afirman
que sólo el Estado Burgués de Derecho es verdadero Estado de Derecho porque así lo
afirman y definen ellos de tal manera, incluso verdadero Estado. Ahí tenemos el
fundamentalismo jurídico o fundamentalismo democrático diríamos hoy siguiendo al
profesor Bueno. Desde la doctrina del Estado de derecho sólo se habla de constitución
cuando hay garantías y libertades, al igual que sólo es Estado de Derecho el que tiene
imperio de la ley y libertades públicas (podríamos añadir además, separación entre los
tres poderes del Estado). En el fondo en el doctrinarismo burgués jurídico del Estado de
Derecho se piensa que un Estado sólo tiene constitución si hay libertades públicas y
división de poderes, o bien, sólo es Estado de derecho aquél estado que tiene libertades.
Hoy diríamos que sólo es

no cabe ninguna conducta política de ningún sujeto (Schmitt, TC 123). Pero sin legítimo
un Estado si es democrático desde la perspectiva del fundamentalismo democrático.

Carl Schmitt critica a la ideología del Estado de derecho el que pretenda fundamentar
nada menos que la legitimidad del Estado partiendo del derecho. Pretende declarar que
un Estado es legítimo si es Estado de derecho, esto es, pretende fundar en el derecho la
legitimidad del Estado. «No puede hablarse de legitimidad de un Estado o de un poder
público. Un Estado, la unidad política de un pueblo, existe y existe en la esfera de lo
político; es tan poco susceptible de justificación, juridicidad, legitimidad, etc., como si en la
esfera del Derecho privado se quisiera fundamentar normativamente la existencia del
individuo humano vivo» (Schmitt, TC 106).

Además, más bien ocurre que lo político es la base de lo jurídico. La realidad política es
anterior y superior a la realidad jurídica. Cuando se producen circunstancias
excepcionales, extraordinarias, dice Carl Schmitt, entonces hace su prístina aparición lo
político y cuando se adoptan medidas extraordinarias por parte del Soberano,
quebrantándose la legalidad en interés de la eutaxia o existencia política del todo. Se
muestra con ello la supremacía de lo existencial sobre la simple normatividad.

Desde la perspectiva burguesa, desde la doctrina del Estado de derecho, todo ejercicio
del poder estatal puede ser comprendido y delimitado sin residuo en leyes escritas, con lo
que ya embargo, precisamente en realidad y por eso mismo, afirma Carl Schmitt, son las
decisiones políticas esenciales las que escapan a los controles normativos.

Por esa razón las cuestiones jurídicas no pueden separarse de las cuestiones políticas y
es un error creer que un asunto jurídico-político puede despolitizarse. Por ello no tiene
sentido la existencia de un tribunal constitucional.

En el fondo, hablar de Estado burgués de Derecho y de Estado constitucional es hablar


de la misma cosa. El Estado burgués, por ser un Estado garantista de las libertades y de
los derechos individuales, es por ello Estado de derecho. Sin embargo, según Carl
Schmitt, «En realidad, el Estado de Derecho, pese a toda la juridicidad y normatividad,
sigue siendo un Estado, y contiene siempre otro elemento específicamente político, a más
del elemento específico del Estado de Derecho» (Schmitt, TC 137). Es que resulta que en
el fondo, la doctrina del Estado de Derecho consiste entre otras cosas en reducirlo todo a
derecho. Esto es un error. No todo es derecho, ni siquiera en una Constitución se reduce
todo a derecho. «Por eso, no hay ninguna Constitución que sea, puramente y sin residuo,
un sistema de normas jurídicas para la protección del individuo frente al Estado» (Schmitt,
TC 137).

El Estado de derecho en sus constituciones diversas comprende dos principios: El


primero es el principio de distribución, que no es otro que el conjunto de las libertades
individuales distributivamente consideradas. El segundo es el principio de organización
del Estado de manera atributiva, como totalidad atributiva. El poder del Estado se divide
según la doctrina de la división y separación de poderes. Derechos fundamentales y
división de poderes designan pues, el contenido esencial del elemento típico del Estado
de derecho, presente en las constituciones modernas.

Para Carl Schmitt, se hace preciso el entender el Estado de derecho desde su impronta
burguesa. «Según la significación general de la palabra, puede caracterizarse como
Estado de Derecho todo Estado que respete sin condiciones el Derecho objetivo vigente y
los derechos subjetivos que existan» (Schmitt, TC 141). Claro está, que por orden jurídico
los doctrinarios de la Teoría del Estado de Derecho entendían el Estado burgués de
derecho, el orden burgués, la propiedad privada y la libertad personal.

Pero el concepto de Estado de derecho se precisa cuando además de los principios


generales de libertad burguesa y de defensa del derecho, se establecen ciertos criterios
orgánicos y se afirman como características del verdadero Estado de derecho. Son los
siguientes según Carl Schmitt: A) Principio de reserva de ley. Sólo se puede limitar la
libertad individual mediante ley. La Administración debe obrar dentro de la legalidad
(principio de legalidad en la Administración). B) Todas las actividades del Estado están
reguladas por la ley, sometidas a la ley. C) Independencia del poder judicial. Es el control
judicial de la Administración. De aquí se desemboca en el gobierno de los jueces. Se
produce entonces la primacía o supremacía del poder judicial. «De modo tal, el Estado de
Derecho se convierte en el llamado Estado de Justicia» (Schmitt, TC 143).

El Estado de derecho desemboca así «en una conformación judicial general de toda la
vida del Estado» (Schmitt, TC 144). Se eleva todo a la categoría jurídica. La crítica de Carl
Schmitt estriba en que «El Estado no es sólo organización judicial; es también cosa
distinta a un juez arbitral o un componedor neutral. Su esencia estriba en que adopta la
decisión política» (Schmitt, TC 144)

El Estado de derecho se basa en el imperio de la ley. Es un Estado legalitario. No basta


sin embargo con el imperio de la ley. La ley ha de tener determinadas cualidades que
hagan posible distinguir entre una norma jurídica y una simple orden. Esto encierra una
recusación del imperio de los hombres, de la idea de Julien Freund respecto a la política
entendida como gobierno del hombre sobre el hombre.

La doctrina del Estado de derecho intenta abarcar y encerrar todas las posibilidades de
actuación estatal, sin residuo, en un sistema legal pretendiendo limitar así la acción del
Estado. La expresión «Estado de derecho», puede tener tantos contenidos que no queda
vinculada a ninguno en concreto.

Para Hans Kelsen es necesario reconocer la unidad entre el Estado y el orden jurídico.
«Considerado como el orden coactivo relativamente superior de la conducta humana, el
Estado es idéntico al orden jurídico, como «creador» o «portador» del orden jurídico y
también en cuanto sujeto de deberes y de ordenación sujeto a él, el Estado no es sino la
personificación, la expresión de la unidad de este orden».{6} Por lo tanto, no se puede
definir el Estado como algo situado fuera del derecho. Así pues, «el Estado no es sino la
expresión de la unidad del orden jurídico, su personificación» (Schmitt, PC XLIX). Se trata
de una unidad sustancial, no formal del derecho y del Estado. Hay que darse cuenta «de
que el Estado, en cuanto objeto del conocimiento jurídico, no puede ser otra cosa que
derecho, ya que el conocer o el concebir jurídicamente no significa nunca sino el concebir
algo como derecho» (Schmitt, PC L).

El concepto que tiene Kelsen del Estado de derecho es muy parecido al concepto clásico
de Estado de derecho tal y como lo hemos visto más arriba inicialmente o en Carl Schmitt.
«La esencia del Estado constitucional de derecho reside, sin duda alguna en que toda su
actividad, es decir, todos los actos que deben considerarse como actos del Estado,
descansan sobre normas jurídicas; son ellas, en efecto –como en varias ocasiones hemos
repetido– las últimas reglas de imputación con base en las cuales los actos humanos
pueden imputarse, no al sujeto físico agente, sino a la persona del Estado» (Schmitt, PC
483).

Así pues, Kelsen afirma que puesto que todo Estado es un Estado de derecho, la teoría
del Estado de derecho carece de sentido y la teoría del Estado forzosamente será teoría
del Estado de derecho, pero no habrá una teoría del Estado de derecho y otra teoría del
Estado o del Estado sin derecho. Todo Estado es un Estado de derecho en el sentido
formal, puesto que todo Estado tiene que construir un orden coactivo de la vida humana, y
este orden coactivo, cualquiera que sea el método –autocrático o democrático– de su
creación y cualquiera que sea su contenido, ha de ser un orden jurídico.

Gustavo Bueno entre nosotros ha ejercitado una aguda crítica a la ideología del Estado de
derecho.

1. En primer lugar, «La idea de «Poder judicial» no es una idea exenta, no es la idea de
algo que pudiera ser considerada como una totalidad cerrada, inteligible por sí misma,
sino que forma parte de un todo,

2. En segundo lugar, «La concepción jurídica de la sociedad política que atribuimos a


Montesquieu y todavía más, la teoría del Estado de derecho que, setenta años más tarde
(si nos atenemos a la primera publicación de Von Mohl) se configuró como una
redefinición, purificación y por su parte, la propia teoría de la gravitación newtoniana se
redefinió y sistematizó en la obra de Lagrange o de Hamilton) son teorías que se
mantienen no sólo muy lejos del nivel de una teoría científica, sino también muy cerca de
lo que pudiera ser el nivel metafísico de las teorías». (Bueno, CC)

3. En tercer lugar y en conclusión, «La teoría del Estado de Derecho y, a fortiori, la


concepción de Montesquieu, es una ideología de cuño metafísico, a pesar de las
pretensiones de tantos y tantos juristas, políticos o científicos del derecho constitucional
de nuestros días» (Bueno, CC).

La idea del Estado de derecho implica la doctrina de la separación de poderes, pero no


ocurre a la inversa. «la idea del Estado de Derecho (en el sentido de «Estado pleno de
derecho», no de «Estado simple de derecho») implica, de algún modo, la doctrina de la
separación de poderes; pero esta doctrina no implica la idea de un Estado de Derecho, al
menos en la modulación característica o estricta de Estado pleno, según la cual suele ser
utilizada esta idea (la que se refiere al reconocimiento de los derechos humanos
individuales, eminentemente, aunque no exclusivamente, en el sentido del liberalismo)»
(Bueno, CC).

Se habla de Estado de Derecho como garantía formal de la libertad individual, de la


democracia, de la paz. Se apelará al Estado de Derecho como remedio universal de todos
los problemas y males. La idea de Estado de Derecho es una idea metafísica. Se trata de
una ideología construida por los profesores de derecho. Es una ideología gremial, que
defienden los juristas por lo que les interesa a ellos debido a su profesión. Sólo una
ideología jurídica de juristas y profesores de derecho hablará de Estado de Derecho como
si tal concepto tuviera sentido político pleno por sí mismo. «La teoría jurídica del Estado y
su reelaboración plena en la forma de la teoría del Estado de Derecho, habría surgido
paralelamente al proceso de constitución del Estado moderno» (Bueno, CC).
Efectivamente, las cosas fueron históricamente así. Sin embargo, la pretensión de
entender el Estado como Estado de derecho es ilegítima e insostenible según Gustavo
Bueno. «Ninguna sociedad política se agota en su condición de Estado de Derecho»
(Bueno, CC). Por ello mismo afirma Bueno, ocurre que «la teoría del Estado de Derecho
es, desde este punto de vista, un totalitarismo jurídico» (Bueno, CC). En la teoría del
Estado de derecho, todo es ley, todo queda convertido en ley. Es un reduccionismo
jurídico. «En resolución, la teoría del Estado de Derecho podría considerarse como
consecuencia ideológica de una tradición profesional de legistas teóricos que pudieron
llevar al límite sus propias categorías profesionales» (Bueno, CC).

http://nodulo.org/ec/2010/n102p09.htm