Anda di halaman 1dari 8

El concepto de desecho sólido es el que se aplica a todo tipo de residuo

o desecho que genera el ser humano a partir de su vida diaria y que


tienen forma o estado sólido a diferencia de los desechos líquidos o
gaseosos. Los desechos sólidos son los que ocupan un mayor
porcentaje en el total de desechos o residuos que el ser humano
genera debido a que gran parte de lo que se consume o se utiliza en la
vida cotidiana deja desechos de este tipo. Además, los desechos
sólidos son también los que ocupan mayor espacio al no asimilarse al
resto de la naturaleza y al permanecer muchos de ellos por años e
incluso siglos en el terreno.

El estilo de vida actual de la mayor parte de la población mundial está basado


en el consumo de productos y bienes de todo tipo que generan un importante
porcentaje de residuos sólidos por contar con diferentes tipos de envases,
empaques y formas de presentación. Así, desde los comestibles pasando por
productos de limpieza, elementos tecnológicos, ropa y muchos otros son
presentados y vendidos siempre en paquetes hechos normalmente en
materiales como plástico, vidrio o poliestireno, todos elementos que se pueden
recuperar pero que tardan mucho tiempo en desaparecer, promoviendo
entonces el acopio constante de residuos de todo tipo. Al mismo tiempo,
muchos de estos residuos sólidos, como las pilas, metales o el mismo plástico,
son extremadamente contaminantes para el suelo, el agua y el aire.

El problema actual de los desechos o residuos sólidos es de gran magnitud ya


que este estilo de vida mencionado, que se basa en el consumo, no toma en
cuenta la generaciónde formas nuevas y más sustentables que hagan que se
pueda acceder a los mismos elementos pero sin tantos envases. Muchos países
y localidades cuentan con sistemas de diferenciación y reciclado de los
desechos sólidos a fin de darles dentro de lo posible una reutilización y así
disminuir la generación de residuos de todo tipo.

Los desechos sólidos son conocidos comúnmente como “basura” y representan una amenaza por su
producción excesiva e incontrolada, ya que, contribuyen a la contaminación de las aguas, la tierra, el
aire, y también afean el paisaje. Además, ponen en peligro la salud humana y la naturaleza en general.

Clasificación de los Desechos Sólidos


1-Por su Origen:
El origen de los Desechos Sólidos lo determina el tipo de actividades que las personas realizan. Por
ejemplo, es evidente que los desechos que se producen en las casas son diferentes a los que resultan del
trabajo en las fábricas.

2-Por su composición y tiempo que tardan en desaparecer:


Los Desechos Sólidos se componen de sustancias orgánicas e inorgánicas y de acuerdo al tiempo que
tardan en desaparecer, pueden ser biodegradables o no biodegradables.

 Desechos Orgánicos o Biodegradables: Los desechos orgánicos siempre han existido, pero antes
no eran considerados un problema, ya que tras estar en un lugar por un corto periodo se
trasladaban a otra parte, de modo que las personas no sufrían los efectos de olores, insectos,
parásitos y animales carroñeros. Aunque en la actualidad se dice que este tipo de desechos tiene
la ventaja de que se descomponen en la tierra en un tiempo menor que los desechos inorgánicos,
y hasta puede servir de abono, su manejo inadecuado causa serios problemas de contaminación,
que amenazan la salud.

 Desechos Inorgánicos o No Biodegradables: La producción de desechos sólidos inorgánicos es


más reciente y se inicia con la producción industrial. Una vez que los seres humanos
desarrollaron técnicas para fabricar utensilios y herramientas en materiales duraderos como la
arcilla, la piedra, el vidrio y distintos metales, se comenzó también la producción de este tipo de
desechos. Debido a que los desechos inorgánicos pueden tardar cientos de años en
desintegrarse, y con las pautas de consumo desmedido que tienen las personas en nuestro país,
la acumulación de Desechos Sólidos y sus efectos contaminantes, se han convertido en un
problema nacional, que involucra a instituciones gubernamentales, privadas y a comunidades.
Ni el agua, ni el suelo, ni el aire pueden absorber la cantidad de basura que es arrojada cada día
al planeta.

En condiciones óptimas de descomposición (presencia de oxígeno, luz solar y humedad), los desechos
orgánicos e inorgánicos pueden tardar, por ejemplo:

 Cáscaras de frutas y verduras: de 3 semanas a 1 mes.


 Un cuaderno: de 1 a 2 meses.
 Un zapato de cuero natural: de 3 a 5 años.
 Una lata de aluminio: de 350 a 500 años.
 Una botella de vidrio: no se descompone.
 Una bolsa de plástico: alrededor de 500 años.
 Un empaque tetra brick: indefinido.
3-Desechos ordinarios y especiales:
 Desechos Ordinarios: Son aquellos que no requieren un tratamiento especial antes de ser
dispuestos, entre los que tenemos los desechos domésticos.
 Desechos Especiales: Son aquellos que necesitan un manejo especial y vigilancia desde su
generación hasta su disposición final debido a sus características tóxicas, explosivas, corrosivas
o radiactivas, como lo serían algunos desechos industriales y los hospitalarios.

Problemática con los Desechos Sólidos

Aunque las personas suelen echarle la culpa a los Desechos Sólidos por la contaminación que provocan,
son las mismas personas las responsables del problema, debido a sus malos hábitos y el deficiente o nulo
tratamiento que le dan a los mismos.

Entre los problemas que representan los desechos sólidos están:

 Problemas con los Desechos Sólidos dentro del hogar (vectores, malos olores, suciedad,
enfermedades).
 Problemas con los Desechos Sólidos cerca del hogar (bolsas y recipientes rotos, vectores, malos
olores, suciedad, enfermedades).
 Malos hábitos de ciertas personas (tiran los desechos al suelo, no barren el frente de sus casas).
 Excesiva producción de Desechos Sólidos por desconocimiento de las prácticas para reducir la
cantidad (reutilización, reciclaje, etc.).
 Falta de un lugar donde disponer los Desechos Sólidos.
 Acumulación de Desechos Sólidos en lotes y terrenos baldíos.
 Acumulación de Desechos Sólidos en ríos y aguas.

Cómo se clasifican los residuos sólidos


Los residuos sólidos se pueden clasificar en dos grandes
grupos, los residuos sólidos peligrosos y los no
peligrosos. Los peligrosos, como su nombre indica, agrupan
aquellos residuos que pueden suponer un peligro para el
ciudadano o para el medio ambiente, debido a sus
propiedades corrosivas, explosivas o tóxicas. Mientras que
los residuos no peligrosos no suponen un peligro para el
ciudadano ni para el medio ambiente. Estos, a su vez, se
pueden subdividir en:
 Ordinarios: estos residuos son generados durante la rutina
diario en hogares, escuelas, oficinas u hospitales.
 Biodegradables: estos residuos se caracterizan por poder
desintegrarse o degradarse de forma rápida, convirtiéndose
en otro tipo de materia orgánica. Ejemplos de este tipo de
residuos son restos de comida, frutas y verduras. Puedes
conocer más sobre Cuánto tardan en degradarse los
desechos aquí.
 Inertes: estos residuos se caracterizan porque no se
descomponen fácilmente en la naturaleza, sino que tardan
bastante tiempo en descomponerse. Entre estos residuos
encontramos el cartón o algunas clases de papel.
 Reciclables: estos residuos pueden someterse a procesos
que permiten que puedan ser utilizados nuevamente. Entre
estos encontramos vidrios, telas, algunas clases de plásticos
o papeles.
Además de esta clasificación, los residuos sólidos también
pueden agruparse en orgánicos e inorgánicos:
 Orgánicos: en esta clasificación se agruparían a los
residuos biodegradables.
 No orgánicos o inorgánicos: son residuos que por sus
características químicas sufren una desintegración natural
muy lenta. Muchos de estos residuos son reciclables por
métodos complejos como las latas, algunos plásticos, vidrios
o gomas. En otros casos su reciclaje o transformación no es
posible, es el caso de las pilas, que son peligrosas y
contaminantes.
La gestión de los residuos sólidos urbanos se realiza en
varias etapas: una primera etapa previa a la recogida
(incluyendo la separación y el almacenamiento), la propia
recogida, el transporte desde el punto de recogida y, por
último, su eliminación o transformación

Los impactos de la producción de


Desechos Sólidos
El hombre y los animales han usado los recursos de la tierra para sustentar la vida y disponer desechos desde
tiempos ancestrales. En tiempos antiguos, la disposición de desechos humanos y de otra naturaleza no
presentó un problema significativo, debido a que la población era pequeña y la cantidad de tierra disponible
para la asimilación de desechos era grande. Hoy día hablamos de reutilizar el valor energético y fertilizante de
los desechos sólidos, pero el agricultor de los tiempos antiguos probablemente hizo un intento más audaz de
esto. Todavía se pueden ver indicaciones de reutilización en las prácticas agrícolas primitivas, aún sensibles, en
muchas naciones en desarrollo donde los granjeros recirculan desechos sólidos por su valor combustible o
fertilizante.

Los problemas con la disposición de desechos sólidos pueden ser encontrados desde el tiempo en que los
seres humanos empezaron a congregarse en tribus, poblaciones y comunidades y la acumulación de desechos
se convirtió en una consecuencia de la vida. La dispersión de alimentos y otros desechos sólidos en ciudades
medioevales - la práctica de botar desechos en calles sin pavimentar, carreteras y terrenos desocupados
condujo a procreación de ratas, con su compañía de pulgas acarreando gérmenes de enfermedades, y la
erupción epidémica de la peste.

La falta de planes para el manejo de los desechos sólidos condujo a la


epidemia de peste, la Muerte Negra, que mató a la mitad de los europeos en el siglo catorce y ocasionó
muchas epidemias subsiguientes y un elevado tributo de muertes. No fue hasta el siglo diez y nueve que las
medidas de control de salud pública se convirtieron en una consideración vital de los funcionarios públicos,
quienes empezaron a darse cuenta de que los desechos de alimentos se debían recolectar y disponer en forma
sanitaria para controlar vectores de enfermedades.
La relación entre salud pública y el almacenamiento, recolección y disposición inadecuados de desechos
sólidos es muy clara. Autoridades de Salud Pública han demostrado que las ratas, moscas y otros vectores de
enfermedades procrean en botaderos a campo abierto, lo mismo que en viviendas pobremente construidas o
mantenidas, en instalaciones de almacenamiento de alimentos, y en muchos otros lugares donde hay alimento
y albergue disponible para las ratas y los insectos asociados con ellas.

Los Servicios de Salud Pública Mundial han publicado los resultados de estudios que señala la relación de más
de 22 enfermedades humanas al manejo impropio de desechos sólidos. También hay datos disponibles para
mostrar que la tasa de enfermedad- accidente para trabajadores empleados en la recolección y disposición de
desechos sólidos es varias veces mayor que para empleados de industrias.

Los impactos ecológicos, tales como polución del agua y el aire, también han sido atribuidos a manejo
impropio de los desechos sólidos. Por ejemplo, líquido de botaderos y rellenos pobremente diseñados y
operados han contaminado aguas superficiales y subterráneas. En áreas mineras el líquido lixiviado de los
botaderos de desechos puede contener elementos tóxicos, tales como cobre, arsénico y uranio, o pueden
contaminar abastecimientos de agua con sales indeseadas de calcio y magnesio. Mientras la capacidad de la
naturaleza para diluir, dispersar, degradar, absorber, o disponer de otra manera de sus residuos indeseados en
la atmósfera, en los cursos de agua, y sobre el suelo es bien conocida, los seres humanos no pueden exceder
esta capacidad natural para la disposición de sus desechos indeseables o se impondrá un desequilibrio
ecológico sobre la biosfera.

Producción de desechos en una sociedad moderna


Junto con los beneficios de la tecnología también han venido los problemas asociados con los desechos
resultantes. Para comprender la naturaleza de estos problemas, será útil examinar el flujo de materiales y la
producción asociada de desechos en una sociedad tecnificada y considerar el impacto directo de los avances
tecnológicos sobre el diseño de las instalaciones para desechos sólidos.

Flujo de materiales y producción de desechos

Los desechos sólidos (desperdicios) se producen al iniciar el proceso,


empezando con la extracción de materias primas. Los desperdicios dejados de operaciones de minería a campo
abierto, por ejemplo, son bien conocidos. De allí en adelante, se producen desechos sólidos en cada etapa del
procesado a medida que las materias primas son transformadas en productos para el consumo.

Una de las mejores maneras de reducir la cantidad de desechos sólidos a ser dispuestos es limitar el consumo
de materias primas y aumentar la tasa de recuperación y reutilización de materiales de desecho. Aunque el
concepto es simple, se ha encontrado extremadamente difícil efectuar este cambio en una sociedad
tecnológica.

EL MANEJO DE RESIDUOS sólidos se ha convertido en un área de esfuerzos permanentes de


planificación pública. En el contexto latinoamericano se ha logrado un manejo apropiado de los
residuos, mediante la formulación y la instrumentación de planes, con lineamientos y metas
precisas. Venezuela difiere de la mayoría de los países latinoamericanos, por la ausencia de un
plan nacional y planes municipales que faciliten la gestión. El sistema de manejo de residuos
predominante en Venezuela se caracteriza por un escaso tratamiento de los desechos. En marzo
de 2011 entró en vigencia un nuevo instrumento legal: la Ley de Gestión Integral de la Basura. Un
requisito urgente para la ejecución de esta ley es la iniciación del proceso de planificación y la
implantación de medidas correctivas en la práctica del manejo de residuos. Tendencias en la
planificación del manejo de residuos sólidos El manejo de residuos sólidos ha sido objeto de
debate entre instituciones públicas en América Latina, pues se aspira a convertir el sector en un
sistema eficiente que aporte ingresos, como consecuencia del incremento del valor económico de
los residuos (reciclaje y conversión de energía). Los principios de desarrollo sostenible
especificados en la Declaración de Río 1992 de las Naciones Unidas promueven la reducción, la
reutilización, el reciclaje y el tratamiento apropiados a los desechos. En otros países fuera de
América Latina, las cifras de generación y disposición final de los residuos varían
considerablemente. En todo el mundo, el objetivo es reducir la cantidad de desechos dispuestos
en rellenos sanitarios, priorizando la reutilización, el reciclaje y el tratamiento de residuos. Un
factor positivo es que las cifras de disposición sean menores que las de generación de residuos. En
Estados Unidos la generación es 2 kg/día y la disposición 1,24. En el caso de Australia se generan
1,26 y se dispone exactamente la misma cantidad. Japón tiene una alta tasa de aprovechamiento
de residuos: se generan 1,12

El Manejo de la Basura en Venezuela


De las 19 mil toneladas de residuos que se producen diariamente en Venezuela, alrededor del
80% pudieran ser reciclados, con lo cual no sólo resolveríamos el primer problema ambiental del
país, sino hasta pudiéramos generar alrededor de 250 mil empleos directos y más de 1 millón
indirectos en un año. Sin embargo en el país, no se recicla ni una quinta parte de los residuos.

Los desechos son desperdicios o sobrantes de las actividades humanas. Se clasifica en gases,
líquidos y sólidos; y por su origen, en orgánicos e inorgánicos.

En los últimos años las naciones del mundo industrializado han cuadriplicado su producción de
desechos domésticos, incrementándose esta cifra en un dos o en un tres por ciento por año. El
volumen de producción de desechos es inversamente proporcional al nivel de desarrollo del país
que se trate. Diariamente consumimos y tiramos a la basura gran cantidad de productos de
corta duración, desde los pañales del bebé hasta el periódico.

Se estima que los envases de los productos representan el 40% de la basura doméstica, siendo
nocivos para el medio ambiente y además encarecen el producto. Una vez puesta la tapa en el
cesto de basura, se olvida el problema; a partir de ahí es asunto de los municipios. Estos tienen
varias posibilidades: arrojar la basura en vertederos (solución económica pero peligrosa);
incinerarla (costosa pero también contaminante); o separarla en plantas de tratamiento para
reciclar una parte y convertir en abono los residuos orgánicos. Esta sería una solución mucho
más ecológica, pero también más costosa.

El destino final de la basura es administrada por el municipio, quien la confina al denominado


"Relleno Sanitario".

En Venezuela los desechos sólidos ha ido en continuo crecimiento, situándose entre los países
generadores de mas basura por habitantes, 62% de origen domestico y 38% de origen industrial
(BIOMA, 1991). El 80% de la basura en Venezuela permanece a cielo abierto, y solo un
porcentaje reducido es separado informalmente para ser reciclada por algunas empresas. Las
ciudades pequeñas generalmente planifican y desarrollan sus sistemas de aseo urbano con
soluciones locales. En cambio, las ciudades grandes, densamente pobladas y urbanizadas,
presentan problemas que sobrepasan los límites municipales, como la escasez de áreas para la
disposición final de la basura, conflictos en el uso del terreno con la población establecida
alrededor de las instalaciones para el tratamiento y destino final, exportación de basura a
municipios vecinos, basureros que contaminan los escasos recursos hídricos,
etc. Adicionalmente, cabe acotar la falta de conocimiento del venezolano acerca del ambiente,
ya que solo un 7% de una muestra nacional (BIOMA, 1991), consideró la protección ambiental
un tema prioritario. Según el informe, el venezolano no analiza su comportamiento en relación
con el estado del ambiente y solo destaca como importantes a los problemas que afecten su
entorno inmediato (humo y basura) y aquellos que le son más tangibles por su efecto visual y
por estar asociados a un servicio público (aseo urbano).

Venezuela requiere de alrededor de 150 rellenos sanitarios para atender la necesidad actual de
disposición final de los desechos sólidos. En el país no hay rellenos sanitarios aptos, “ninguno de los que
existen, tienen las características de un relleno sanitario, para empezar en un relleno sanitario no debe
haber humo, ni mal olor” y tienen que cumplir con las disposiciones ambientales y sanitarias. En
Venezuela los llamados rellenos sanitarios, son vertederos o botaderos de basura, se pueden ver estos en
casi todas las ciudades de Venezuela, hombres, mujeres y niños que deambulan por los residuos, aguas
superficiales y subterráneas que se contaminan, deterioro del paisaje, degradación del suelo y
contaminación del aire por malos olores y quemas aisladas. La situación se complica toda vez que los
encargados del manejo de tales instalaciones, no siempre cuentan con el equipamiento básico necesario
lo cual puede atentar directamente contra su salud. Por si esto fuera poco, y muy lejos de lo que sugieren
los expertos, en Venezuela no llegamos a un 0.8% de reciclaje de los desechos que se acumulan en estos
lugares. Por esta razón, es común observar toneladas de desperdicios de todo tipo acumulándose por
calles y avenidas, particularmente en áreas donde el comercio buhoneril se apodera de las aceras. De allí
que el 60% de los desechos sólidos urbanos sean empaques, envoltorios o cajas. La vida útil de un relleno
sanitario es de 12 años mínimo.

Frente a esta situación, tan responsable es el que ensucia como el que deja ensuciar. La basura es una
responsabilidad de todos, y no sólo de las alcaldías y las empresas recolectoras. De allí la importancia de
cumplir con los horarios y sitios establecidos para la recolección, además de la necesidad de incidir
positivamente en la disminución de la generación de los residuos y el fomento de esfuerzos alternativos
dirigidos a reutilizar lo más posible y reciclar lo que se pueda reciclar. En Venezuela existen alrededor de
400 vertederos de basura, que pudieran ser absorbidos y controlados con todas las consideraciones
ambientales con unos 100 o 150 rellenos sanitarios.