Anda di halaman 1dari 3

ALTMAN

Tres formas de entender las dificultades psicológicas: (i) en relación a patrones de apego y
relacionales, (ii) en relación a patrones de experiencia subjetiva y (iii) en relación a la auto-regulación.
Patrones de apego y relacionales
Las bases teóricas sobre el apego plantean que están involucrados en la construcción de los modelos
representacionales internos del mundo interpersonal que guían las interacciones con las personas.
Estas bases teóricas explican cómo nuestras experiencia con personas importantes influencia la forma
en la que nos experimentamos a nosotros mismos y a otros. Patrones perturbados de relación tienen
múltiples subcategorías:
a. Patrones de apego inseguros y perturbados:
- apego seguro: niños tienden a usar a los cuidadores como una forma segura mediante la cual
pueden explorar el ambiente, buscan contacto, encuentran calma en él y tienen una
aproximación positiva hacia los cuidadores. Resultan adultos autónomos, capaces de
establecer relaciones íntimas y auto reflejarse. *Hay evidencia de que la sensitividad materna
está relacionada con la seguridad del apego del niño y que otros factores, como el
temperamento, también influenciará la calidad del vínculo.
- apego inseguro: (i) evitativo: desinterés en sus madres y otros significativos. Cuando crecen
tienden a continuar evitando la interacción con los padres, tratan de complacer a los adultos y
hacen pocas demandas, son obedientes, sobrecontrolados y tienden a esconder su ira e
infelicidad. De adultos tienden a minimizar la importancia de relaciones íntimas, de esconder
sentimientos y a veces idealizan a los padres. (ii) ambivalente o resistente: dificultades para
separarse de sus padres, con facilidad se estresan y no tienden a calmase rápido. La
ambivalencia puede ser una respuesta de padres que actúan de forma sumisa con sus hijos. La
ansiedad por separación puede ser una respuesta a la ansiedad o miedo de su propia madre
frente a dicha separación. Tienden a ser dependientes mientras crecen, tienden a ser
disruptivos, victimizarse y parecer necesitados de ayuda. De adultos parecen preocupados y
constantemente tienen peleas con los padres, pueden ser pasivos o agresivos. *Pueden
relacionarse con personalidades borderline, y puede que el sentimiento de omnipotencia que
debe ser frustrado en el periodo edípico no se haya frustrado, por lo que puede generar
dificultades. (iii) apego desorganizado/desorientado: niños no parecen tener una estrategia
organizada de como manejar el estrés, su comportamiento parece extraño y tienden a tener
miedo y confusión. Cuando crecen la desorganización continúa y de adultos tienen lapsos de
distancia y orientación en cuanto a pérdida y eventos traumáticos.
Hijos de padres abusivos generalmente son leales, protectores y están fuertemente apegados a sus
padres. Estos niños tienden a usar mecanismos disociativos. Niños que han sido abusados también
pueden experimentar una constricción en su percepción de las relaciones interpersonales y sobre sus
roles posibles en las relaciones con otros.
b. Sobreidentificación y confusión: inconsciente confusión sobre los motivos de otros y
acciones, sobreidentificación con otros tienden a ser dos caras de la misma moneda. Niños
intuitivamente toman las ansiedades de los padres y aprenden a evitar actuar y sentir de
formas sensibles para sus familiar. Cuando crecen rodeados de desaprobación, crítica o padres
ansiosos existen áreas de la experiencia que se evitan, lo que resulta en restricciones de
personalidad y una habilidad pobre de adaptación. Cuando estas áreas que se han evitado
tienen que ver con las necesidades básicas suelen ser malas las consecuencias.
Los niños construyen sus formas de percibir el mundo con base en los modelos comunicados por sus
padres. Cuando éstos son muy estrictos o tienen puntos de vista distorsionados ciertos tipos de
experiencias no son vividas por los niños. Esto podría afectar su expresión de alegría o volverlos no
capaces de mostrar enojo. Los niños aceptan los roles que los padres inconscientemente les dan, por lo
que pueden volverse cuidadores, ser excesivamente responsables o auto-suficientes, se pueden volver
ansiosos o llenos de problemas.
*padres que han sufrido traumas pueden no mostrar evidencia de estrés, pero sus hijos pueden cargar
con el trauma. El esfuerzo de los niños por encajar en las formas en que sus padres ven el mundo y
negar su propia percepción por ser contradictoria puede llevar a una ansiedad que responde a una
amenaza de rechazo por parte de los padres. La identificación puede ser una forma de sentirse cerca a
los padres cuando este está emocionalmente no disponible. La identificación es universal y no una
simple respuesta al trauma, pérdida o aislamiento; juega un rol esencial en la formación de la
identidad del niño y el establecimiento y crecimiento de las relaciones interpersonales.
Algunos niños rechazan los roles asignados, éstos podrían sentirse alejados o incluso rechazados por
sus familiares y terminar con un gran nivel de conflicto interno.
Levenson: patología como el resultado de ser adoctrinado en un mundo donde la gente actúa para
mantener su propia estabilidad social. De cierta forma para algunos niños mantener su propio sentido
de seguridad e integridad con su mundo interpersonal puede no desarrollarse de la mejor forma.
- incompetencia semiótica: falta de convicción en relación de sus propias percepciones y
creencias e ideas confusas sobre responsabilidad personal, proyección de la maldad, debilidad
e impredictibilidad de los padres a otros, etc.
Algunos niños aceptan la definición de sus padres de la relación entre padre e hijo y tienen
dificultades posteriormente para definir relaciones con otros en sus propios términos.
c. Problemas de negociación interpersonal: algunos niños tienen dificultades con ciertos tipos
de transacciones interpersonales.
- sullivan: aprender la cooperación y competencia como las principales tareas sociales.
- benjamin: salud psicológica como la habilidad de acertar con uno mismo y a la vez reconocer
al otro como una persona valorable y una fuente de experiencia.
Algunos tienen dificultades en apreciar y cooperar con otros, toman pero no dan. Tienden a ser
provocativos para prevenir muchos sentimientos positivos. Sullivan lo llama malevolent
transformation, niños aprenden que su necesidad de ternura podría asociarse con dolor, y ridiculez por
lo que asocian la ternura con la ansiedad y tienden a actuar mal.
Ira puede ser útil como sustituto de otros sentimientos difíciles.
A pesar de deshacerse de sentimientos que los perturban, la sustitución inapropiada de la ira
generalmente interfiere con una buena adaptación.
d. Problemas de logro: algunos niños pueden tender a “sobre-lograr” o “lograr por debajo” a
costo de ellos mismos. Niños evitativos eligen evocar a sí mismos para lograr cosas en lugar
de tener relaciones con otros, logro como una forma de sobresalir. Otros necesitan el logro
para encajar o mantener el interés de sus padres o para cumplir con la presión de los mismos.
Por otro lado pueden lograr por debajo como una forma de experimentar resentimiento y
rehusarse a cumplir las expectativas, ambiciones o demandas de sus padres.
Patrones perturbados de experiencia subjetiva
Disociación como desligamiento emocional de aspectos de la experiencia propia. Puede involucrar
falta de consciencia de las motivaciones particulares que envuelven emociones como ira o afecto.
La disociación es universal, ocurre a lo largo de un continuo. Con el transcurrir de la vida las personas
con formas más rígidas de ser tienen menos acceso a las formas cordiales de la experiencia interna a
los aspectos del comportamiento social asociado con dichas experiencias. No es necesariamente
patológico.
-Sullivan: consecuencias en tres términos: (i) partes constitutivas del buen yo, (ii) aquello que
constituye el mal yo y (iii) aquello que evoca malas respuestas y que se convierte en lo no yo.
La disociación es una respuesta natural al trauma y como un intento de solución del conflicto entre la
necesidad de otras personas y el deseo de autonomía. Este conflicto sería inherente a la condición
humana.
Disociación se puede experimentar como sentimiento de pérdida y sin dirección, como desconección
del pasado y futuro de uno mismo, como una falta de convicción de las propias decisiones, etc.
El juego es una actividad importante para los niños y las perturbaciones en el juego pueden pensarse
como una forma de patología disociativa. El juego involucra una actitud positiva en relación a nuevas
situaciones y el ganar habilidades instrumentales y sociales. La capacidad para jugar es crucial para un
desarrollo emocional sano.
El juego es una interacción entre el niño, pero también una negociación entre diferentes aspectos del
self: requiere de una experiencia dual, fantasía/mundo real.
Problemas de autorregulación
Beebe y Lachmann demostraron cómo la autorregulación y el regular la relación de uno con otros
están relacionadas.
Niños víctimas de trauma pueden desarrollar un carácter rígido y menos adaptable, así como también
dificultad para regular niveles de reacción y experimentar el incremento de la sensibilidad frente a
posibles traumas futuros.
-Winnicott: miedo de futuras recaídas es en realidad un recuerdo displacentero de una recaída real del
pasado.
Niños traumatizados por padres no responsivos pueden volverse depresivos y desarrollar sentido de
necesidad de ayuda, padres ansiosos sobre la ternura y la interacción tienden a tener hijos con
dificultad para tolerar dichas emociones.
-Bowlby: dificultades con relaciones íntimas como consecuencias de desórdenes en ciertas
experiencias interpersonales que determinan la capacidad de tolerar emociones relacionadas con la
intimidad.
Nota sobre manuales diagnósticos
Manuales diagnósticos están orientados hacia clasificación psiquiátrica de las dificultades con base de
signos y síntomas observables. Tienden a asumir que síntomas y signos similares indican un proceso
subyacente similar.
Objeciones:
(i) ven a las personas como pasivas, víctimas de sus condiciones, mientras que en realidad deberían
verse como agentes activos de sus propias vidas. Cada niño ve y experimenta en base a sus
capacidades innatas y a su historia personal. Intentar entender el comportamiento de alguien en
términos individualizados en lugar de solo como una condición interna.
(ii) nosotros asumimos que la psicopatología no es, usualmente, distinta del desarrollo normal, sino
que es un continuo.
(iii) posición esencialista de los manuales diagnósticos niegan el hecho de que lo que es definido
como patología depende de los valores personales y culturales. Ilusión de objetividad por parte del
médico tiende a omitir que hay ciertos sesgos que responden a la influencia de su percepción.

Aproximaciones de manuales privan al paciente de un tratamiento individual.


importannte tener en consideración que las dificultades del niño no lo separan del resto de la especie
humana, a pesar de que pueda sentir que así lo hace.