Anda di halaman 1dari 3

ANEXOS 2

HOJA DE RESUMEN

El territorio peruano ha sido ocupado y organizado a lo largo de la historia de diferentes


maneras, con la finalidad de administrar y controlar el espacio y los recursos que en él
se encuentran. La forma en que las antiguas civilizaciones prehispánicas organizaron
sus territorios fue muy diversa. En la época del Tahuantinsuyo, el espacio se dividió en
cuatro suyos (continsuyo, Collasuyo, antisuyo, Chinchasuyo), teniendo como centro la
ciudad del Cusco; la población se encontraba dispersa y sólo había unos pocos núcleos
urbanos.

Producida la conquista del Imperio Inca y hasta el siglo XVIII, en la América española
existieron dos grandes divisiones administrativas:

Virreinato del Perú, creado en 1542, tomando como base las gobernaciones de Nueva
Castilla y Nueva Toledo. Su extensión original abarcó toda la parte occidental y sur de
América del Sur, desde Panamá hasta Tierra del Fuego (Chile-Argentina). Estos límites
en su mayor parte, abarcaron los límite del imperio Inca, salvo el límite sur, que fue
ampliado del río Biobio (máximo límite sur del imperio Inca) hasta la Tierra del Fuego y
el límite este que incorpora los territorios de la Amazonía, hasta los territorios del Imperio

7
del Brasil (Portugal). Desde el siglo XVIII empezó a desmembrarse por la creación de
otras circunscripciones territoriales. Los virreinatos del Perú y de Nueva España fueron
los ejes de la administración colonial durante los siglos XVI y XVII.

En el siglo XVIII, en Sudamérica, desmembrando el Virreinato del Perú, se crearon los


siguientes virreinatos:

Virreinato de Nueva Granada, formado en 1717 y refundado en 1739.

Virreinato del Río de la Plata, creado en 1776.

Proclamada la independencia del Perú el 28 de julio de 1821, el general José de San


Martín convoca a un Congreso Constituyente, el cual inicia sus labores en septiembre
de 1822. De acuerdo al reglamento adoptado para el efecto, acuden a esta cita los
delegados de los departamentos de Lima, Trujillo, Tarma, Huaylas, La Costa, Cuzco,
Arequipa, Puno, Huancavelica, Maynas y Quijos (Jorge Basadre Grohmann).

Luego del desembarco del 8 de setiembre de 1820 en Paracas del Libertador José de
San Martín, Guayaquil proclamó su independencia el 9 de octubre del mismo año, y
formó parte de la Gran Colombia. El 7 de enero de 1821 Tumbes proclamó y juró su

7
independencia en un Cabildo Abierto y el 4 de junio del mismo, hizo lo propio Jaén bajo
el amparo de la protección de San Martín procediendo en 1822 a enviar diputados al
Congreso Constituyente del Perú de 1822, pidiendo ser integrantes del territorio
peruano. Maynas a su vez, se incorporó a la vida independiente como integrante del
departamento de Trujillo, jurando la Constitución liberal del Perú de 1823.

La división política y administrativa del territorio peruano reconoce cuatro tipos de


unidades administrativas: regiones, departamentos, provincias y distritos. Las unidades
administrativas más pequeñas son los distritos cuyos municipios tienen competencias y
recursos propios, aunque dependen en cierto grado de los municipios provinciales, a los
que pertenecen. Los municipios provinciales, cuya máxima autoridad es el alcalde
provincial, son el segundo nivel en esta jerarquía; el conjunto de estos municipios
conforman cada departamento. En la actualidad, cada departamento conforma una
región -por cuanto cuenta con un gobierno regional, elegido por sus habitantes-.
Eventualmente, y siempre siguiendo la voluntad popular, dos o más departamentos
podrán unirse para formar una región mayor. La ciudad de Lima Metropolitana y la
Provincia Constitucional del Callao permanecen independientes, tanto de la región Lima
como entre sí mismas.

BIBLIOGRAFÍA

Benavides Estrada, Juan Augusto.


(1995). Atlas del Perú. Lima: Editorial Escuela Nueva.

Basadre Grohmann, Jorge (1939). Historia de la República del Perú [1822-


1933]. Lima: Orbis Ventures SAC.