Anda di halaman 1dari 12

CAJAMARCA

MONUMENTAL:
OBJETIVO GENERAL:

Con el presente Plan de Gestión de la Zona Monumental de la ciudad de


Cajamarca se busca definir, implementar y fortalecer las políticas de gestión
interinstitucional para orientar y ejecutar las acciones prioritarias de su puesta en
valor, coherentemente con un desarrollo local y en concordancia con la normatividad
vigente, promoviendo la inversión pública, privada y de cooperación internacional.
Así ́mismo propiciar la revitalización de las estructuras espaciales y sociales de
valor cultural, definiendo Ejes Temáticos y Ejes Transversales.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

 Analizar e interpretar la realidad local permitiendo contar con una línea base
veraz y objetiva que nos permita plantear lineamientos y criterios de
intervención para controlar un proceso permanente de deterioro, destrucción y
transformación inapropiada del patrimonio material e inmaterial dentro de
un tejido social de un centro histórico vivo.
 Implementación y fortalecimiento de las políticas de gestión
interinstitucional para orientar y ejecutar las acciones prioritarias de
recuperación del patrimonio, coherentemente con un desarrollo local y en
concordancia con la normatividad vigente, promoviendo la inversión pública
y privada, con la opción de acceder a cooperación internacional.
 Contar con propuestas, acciones y normativa que permitan una efectiva
protección y revitalización de la Zona Monumental en su conjunto, así́
como de sus elementos urbanaś ticos en lo arquitectónico y en las
actividades sociales, económicas y culturales, enfocándolo bajo un conjunto
de programas, proyectos y actividades; así́ como normatividad que
permitirá́ desarrollar acciones de conservación y puesta en valor del
patrimonio. Aplicadas de manera interinstitucional.
 Considerar los lineamientos y criterios del Plan de Gestión de la Zona
Monumental como un componente del Plan de desarrollo urbano de la ciudad.

PLANEAMIENTO URBANO
 Enmarcar dentro del Plan de Gestión de la Zona Monumental, el contenido
histórico y de valor para la humanidad, como base para lograr la inscripción
como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

CAJAMARCA: CIUDAD Y LA ZONA MONUMENTAL

La zona monumental de Cajamarca constituye el principal elemento de


identidad de nuestra ciudad y representa el corazón de un cuerpo urbano con una
fuerte articulación de interdependencia con el resto de la ciudad y del valle. Su
estructura urbana, conformada a partir de una zona central, muestra una clara
tendencia a concentrar los principales equipamientos urbanos y los poderes políticos
y religiosos, así́ como a mantener la esencia de la vivienda y el concepto de barrios
tradicionales que dan una característica especial al lugar. A partir de este núcleo es
que la ciudad se ha extendido con el pasar de los años. Y este crecimiento se ha dado
en base a principios de escaza autoridad que han generado problemas urbanos como
la inexistencia de adecuados polos de desarrollo paralelos a la zona monumental,
así ́como un alto dinamismo relejado en tendencias urbanas con falsos conceptos
de “modernidad”. Esto debido a diversos factores como el uso asignado a la propiedad
y el crecimiento de los índices comerciales que conllevan a mutaciones
arquitectónicas que atentan contra los principios de conservación del patrimonio.
Motivos como estos hacen que los centros históricos sean vistos más como un invento
del presente y no como una herencia del pasado.
El reconocimiento a Cajamarca como Patrimonio Histórico y Cultural de las
Américas, otorgado por la Organización de Estados Americanos (OEA) el 14 de
noviembre de 1986, así ́ como la inscripción en la lista indicativa de la Unesco,
son dos distinciones que nos hacen reflexionar sobre la importancia del patrimonio
cultural no solo material sino también inmaterial, constituidos ambos por la riqueza
histórica que ha pasado de ser un asunto de cada localidad o paíś a ser de interés
de la humanidad. El conocimiento acumulado que tengamos 1.1 CAJAMARCA:
CIUDAD Y LA ZONA MONUMENTAL 27 Casa Conde Uceda MARCO DE ´ sobre
la historia del lugar, su conservación sostenible y la valoración de las tradiciones
culturales, nos hará́ tomar conciencia de que aún estamos a tiempo de rescatar
huellas perdidas que se encuentran dentro del corazón de la ciudad, configurándose
como un escenario lleno de vigor y cultura, una zona monumental viva, capaz de
convivir con sus multifuncionalidades y características propias, bajo lineamientos y
políticas de gestión del patrimonio aplicadas de manera interinstitucional y dentro
de los ejes que permitan el desarrollo local basado en el fomento y recuperación del
patrimonio cultural.

PLANEAMIENTO URBANO
UBICACIÓN:

PLANEAMIENTO URBANO
Se encuentra ubicado al sur este de la ciudad de Jaén en el valle de la Pushura,
a una distancia de 2 Km y 5 minutos en movilidad de la plaza de armas de Jaén, Es
un principal referente de la ciudad, de sus orígenes, tradiciones y cultura en el marco
contextual de formación de la alta cultura andina amazónica. El sector de
Montegrande es una colina baja atarazada de origen aluvial, formado por
conglomerados de bloques de roca granodioríticas ígneas, calisas y areniscas.

EXTENCIÓN:

Se extiende desde la ladera baja del cerro Chililique hasta el cerro San Isidro
cercando el valle y la ciudad de Jaén por el frente sureste.

DESCRIPCIÓN:

Este sitio arqueológico de 40 metros de alto con relación al nivel del valle,
tiene cerámicas con decoraciones incisas, pulidas, bruñidos de fino acabado, engobe
rojo interior, pinturas en zonas delineadas, figuras geométricas enmarcadas o
delimitadas por trazos incisos, pasta naranja, roja y gris en algunos casos
representan formas escultóricas, botellas con asa estribo. Alfarería similar o muy
parecida hallada por la doctora RUTH SHADY en el valle de Utcubamba (MIASTA,
1989), estos estilos también fueron identificados por JAIME MIESTA (CEREZAL
ESTRATOS 1-2) (MIESTA 1979) esta información permite sustentar que se trata
de un asentamiento correspondiente al denominado “Periodo Formativo”
cronológicamente podría fecharse alrededor de 1,000 a. C. aproximadamente.

RESEÑA HISTORICA:

Un grupo de investigadores, apoyados por pobladores, desenterraron dos


templos que, según los primeros indicios, tendrían una antigüedad de 4 mil años y
habrían sido ocupados por los ancestros de la cultura Bracamoros.

Investigadores que participaron en el desentierro de dos templos, señalan que


en Jaén habrían habitado las primeras civilizaciones del Perú.

La cultura Bracamoros ocupó parte de la actual provincia de Zamora


Chinchipe, en Ecuador, y de las regiones Cajamarca y Amazonas, en el lado peruano.

En ambos recintos se encontraron 14 contextos funerarios, incluyendo


osamentas de neonatos y adolescentes, que fueron colocados como ofrendas en
diferentes momentos a lo largo de los 800 años que duró la ocupación de estas
edificaciones.

PLANEAMIENTO URBANO
Los sectores donde se encontraron estos hallazgos son conocidos como
Montegrande y San Isidro, lugares donde por varias décadas los moradores que
habitan por los alrededores estuvieron a punto de invadir estas áreas con fines
agrícolas. Es más, este importante espacio llegó a ser utilizado como botadero público.

Cuando los arqueólogos empezaron su trabajo, hallaron primero grandes muros


semicirculares construidos con una mezcla de argamasa de barro y piedras de hasta
200 kilos. Y si se sigue excavando se podría dar con vestigios anteriores a Chavín,
Caral y Ventarrón, pues ni en los Andes ni en la costa se han encontrado templos
tan antiguos y con estas características.

El equipo quedó sorprendido por la técnica utilizada por los antiguos pobladores
de esta localidad, quienes adornaban los muros aplicando tierra de colores, y porque
fueron descubiertas ocho fases de construcción con alineamientos perfectos.

Según explicó Quirino Olivera, la construcción de los templos de Montegrande


y San Isidro data aproximadamente del año 2,000 antes de Cristo. Son templos
únicos en su género y los primeros hallados en un área que, por su ubicación
geográfica, es una zona de contacto entre la selva y los Andes, de modo que
“estaríamos frente a una de las primeras civilizaciones del Perú”.

En los templos recientemente descubiertos se hallaron caracoles y conchas


Spondylus, lo que revela que hubo relación entre los pobladores del nororiente del
Perú y de la costa ecuatoriana.

Los pobladores de San Isidro y Montegrande participan directamente en el


proyecto de investigación arqueológica, con el apoyo de la Municipalidad Provincial
de Jaén, que preside el Ing. Jaime Vílchez Oblitas, quien en su reciente visita a este
lugar, se comprometió a continuar apoyando con la siguiente fase de investigación.

DESCUBRIMIENTO DE UN SUPUESTO LÍDER RELIGIOSO EN JAÉN:

Este personaje ha sido identificado como un maestro curandero que lideró a


una civilización hace más de 2.800 años, en la actual ceja de selva peruana.

La aparición de misteriosos esqueletos sin cabeza, osamentas incompletas y


cráneos de adultos colocados como ofrendas estuvo a punto de confundir a los
investigadores, que trabajaban en un antiguo templo en la zona arqueológica de
San Isidro, en Jaén).

PLANEAMIENTO URBANO
Sus dudas empezaron a despejarse cuando, en la parte central del monumento,
descubrieron los restos óseos de un antiguo personaje con características muy
primitivas. Él ha sido identificado como un maestro curandero que lideró a una
civilización hace más de 2.800 años, en la actual ceja de selva peruana.

Una gruesa capa de caracoles de diversos tamaños, abundantes restos de


animales mamíferos y aves, piezas de cerámica multicolor y piedras de apariencia
volcánica fue lo primero que atrapó la atención de los arqueólogos del proyecto
Investigación y Valoración del Patrimonio Cultural en la Zona Nororiental del
Marañón.

Una vez retirados estos elementos, el sitio arqueológico ubicado cerca de Jaén
fue invadido por momentos de un inusual silencio y algarabía porque a 45
centímetros de profundidad hicieron su aparición los restos de un personaje que
habría presidido las más importantes ceremonias y ritos. Estos fueron encontrados
en una de las seis construcciones arquitectónicas que hay en la cuenca hidrográfica
del valle Utcubamba y Marañón.

Se trataba de un contexto funerario único y completo. Los momentos más


intensos para el responsable del proyecto, Quirino Olivera Núñez, ocurrieron cuando
en la parte superior del esqueleto empezaron a aparecer los prominentes arcos ciliares
que forman parte de la zona frontal del cráneo, que inmediatamente lo hizo pensar
en el conocido hombre de Neandertal.

RASGOS ATÍPICOS:

Interesado por el hallazgo, el antropólogo físico Mario Millones reveló que se


trata de un individuo que murió a los 40 años, de proporciones robustas y con una
apariencia facial muy prominente, que lo diferencia de los otros esqueletos
encontrados en la huaca San Isidro.

Millones señaló que los restos se encuentran en muy mal estado de


conservación e incluso la recuperación de las ofrendas pone en riesgo la osamenta.
“El cráneo está formado por huesos frontal, parietal y occipital bastante gruesos, casi
similares a la de los otros individuos, pero eso no significa que pertenezcan al mismo
grupo familiar, lo cual se determinará en los próximos meses con exámenes de ADN”,
agregó.

PLANEAMIENTO URBANO
Los peculiares rasgos físicos de las osamentas no fueron lo único que llamó la
atención de los estudiosos. A medida que avanzaba el proceso de excavación, fueron
encontrando ofrendas, especialmente de cerámica, que datarían del período Formativo
Tardío.

“También hemos registrado los restos de una mujer sin cabeza que tiene en sus
brazos a un niño que también fue decapitado”, dijo Millones. “La existencia de
personajes sin cabeza reafirma el lado simbólico del complejo funerario, donde aún no
se ha detectado la práctica de sacrificios humanos”, añadió.

Quirino Olivera explicó que los restos pertenecerían a uno de los curanderos
más antiguos de la zona nororiental porque ha sido ubicado en el lugar donde se
desarrollaron los ancestros de la cultura Bracamoros.

“Se trata de un personaje que por la gran cantidad de ofrendas de caracol y


los rasgos físicos peculiares probablemente fue elegido para ser el sacerdote o el líder
más importante del grupo social que gobernó desde el templo de Montegrande”.

Detalló que el curandero fue enterrado en las primeras capas de la


arquitectura monumental de la huaca San Isidro, como si estuviera sellando el
templo donde también se han encontrado hasta cuadro pisos de ocupación asociados a
elementos arquitectónicos que hacen referencia a un gran recinto ceremonial.

MÁS DATOS:

Los pobladores de San Isidro y Montegrande participan directamente en el


proyecto de investigación arqueológica, con el apoyo del Gobierno Regional de
Cajamarca y la Municipalidad Provincial de Jaén.

Las autoridades han destinado S/.800.000 para continuar con la siguiente fase de
investigación. Los trabajos de la presente temporada culminarán en diciembre y se
reanudarán en marzo del 2011.

PLANEAMIENTO URBANO
PLANEAMIENTO URBANO
UBICACIÓN:

Se encuentra ubicada al sur este de la ciudad de Jaén en el valle de la


Pushura.

RESEÑA HISTORICA:

Una investigación de nueve años presenta el templo ceremonial de


Montegrande, en Jaén, como parte del descubrimiento de una cultura que se
desarrolló en la frontera del Perú y Ecuador, y que revela que en esta zona se halla el
cacao más antiguo del mundo.

La meta de los investigadores de ambos países es crear un eje turístico


arqueológico binacional. Conozca en este informe del Diario Oficial El Peruano los
alcances de esta investigación arqueológica que encabezó el arqueólogo Quirino
Olivera.

Tiene forma de cola del mono de Nasca. De espiral de la Marca Perú. Un dron
le tomó la fotografía que reproducimos en estas páginas. En 2012, Quirino Olivera y
su equipo excavaron, limpiaron y encontraron en Jaén una “arquitectura en forma de
espiral”. El arqueólogo cree que el templo tiene forma de serpiente enroscada, símbolo
importante hallado en sitios cercanos.

PLANEAMIENTO URBANO
Dos años antes, el equipo había desenterrado el templo arqueológico
Montegrande, debajo de una moderna iglesia católica abandonada, que era un
botadero y un fumadero, a solo cinco minutos de la ciudad de Jaén, Cajamarca. Por
falta de presupuesto, el hallazgo debió taparse con arena seca.

PASOS DE LA INVESTIGACIÓN:

Las investigaciones empezaron en el 2009, gracias a un aporte de 10,000


dólares de la Comunidad Andina de Naciones que permitió reunir a ocho arqueólogos
ecuatorianos, encabezados por Francisco Valdez, y a nueve arqueólogos peruanos,
dirigidos por Quirino Olivera.

En Ecuador, Valdez había hallado una arquitectura similar a la de


Montegrande. La diferencia es que en el caso de la de Jaén, la arquitectura se rodea de
“brazos extendidos” que envolvían la totalidad hacia el centro de la espiral, donde se
supone hay una tumba.

En el 2016, el plan Binacional Perú-Ecuador aportó 80,000 soles al proyecto;


otros 100,000 los financió la municipalidad provincial de Jaén. Con ese dinero se
avanzó para mostrar los detalles del bello templo. Para este fin de año, el Ministerio
de Cultura apoya excavaciones para “abrir” parte del frente norte del templo. El
arqueólogo afirma que se necesitan unas excavaciones adicionales de medio año
para, mediante la técnica de la anastilosis (desmontaje arqueológico), desenterrar la
tumba.

REIVINDICACIÓN DE TELLO:

Olivera presenta el libro Jaén. Arqueología y turismo (municipalidad


provincial de Jaén, 2018). Por un lado, permite desmitificar la idea de que entre Jaén
y Bagua no hubo un desarrollo arqueológico importante, como sí ocurrió en la costa o
la sierra peruana.

PLANEAMIENTO URBANO
Por otro, refuerza la teoría autoctonista de Julio C. Tello (1880-1947), quien
al investigar Chavín de Huántar halló elementos amazónicos y planteó que el origen
de la civilización andina estaba en la Amazonía. “Pero, a pesar de ocupar el 60% del
territorio del país, no hay proyectos de investigación”, recuerda Olivera.

La civilización que construyó los templos en el Perú y Ecuador tiene más de


cinco mil años y sería la cuna del cacao. Sus restos se ubican en la cuenca
binacional del Chinchipe-Marañón. “Donde hace 20 años se desarrolló un conflicto;
ahora, los arqueólogos trabajamos en conjunto para investigar el pasado porque
somos un solo pueblo”, dice el arqueólogo cajamarquino.

La primera arquitectura monumental se descubrió en la naciente del río Mayo


Chinchipe, en Ecuador, donde hicieron 32 fechados de carbono 14, que permitieron
identificar una bebida fermentada del teobroma cacao, cuando siempre se pensó que
este fruto era originario de la región mesoamericana, relacionado con los olmecas.
“Las evidencias arqueológicas señalan que se encontraría en la parte alta de la
cuenca binacional del Chin chipe-Marañón, evidencias de 2,000 años antes que los
olmecas; es decir, 5,500 años de antigüedad. Eso lo hace el cacao más antiguo del
mundo”, dice Olivera.

PLANEAMIENTO URBANO
“De acuerdo a las investigaciones, el cacao estuvo en estado silvestre en la
Amazonía, lo que buscamos es identificar en qué momento se domesticó.Un proceso
fundamental porque el cacao es vital para los rituales y está presente en los
elementos más importantes de nuestras culturas: la piedra, el oro, el lapislázuli y el
collar de concha Spondylus, que llevaba el ajuar del Señor de Sipán. Ahora
investigamos una maqueta encontrada en la huaca de la Luna, donde personajes
amazónicos cargan un gran cacao”.

EJE TURÍSTICO BINACIONAL:

Los investigadores han planteado la creación de un eje turístico arqueológico


Perú-Ecuador. Se iniciaría en el cantón Palanda, donde se ubica el sitio arqueológico
de Santa Ana-La Florida (el gemelo ecuatoriano del templo de Montegrande).
Pasaría por las provincias de San Ignacio y Jaén, en Cajamarca, y Bagua,
Utcubamba y Chachapoyas, en Amazonas.

En San Ignacio se podrían apreciar las 1,200 figuras de arte rupestre de


Faical, en Jaén a Montegrande y el museo Hermógenes Mejía Solf. Se recorrería
Bagua hasta Kuélap, captando a los turistas que llegan en los vuelos aéreos de Lima
a Chachapoyas. Inclusive se prolongaría hasta la región San Martín. La iniciativa
ya se presentó a la ministra de Cultura, Patricia Balbuena, y al Plan Binacional de
Desarrollo Perú-Ecuador.

PLANEAMIENTO URBANO